Diario de Sesiones 63/2017, de fecha 21/2/2017 - Punto 28

9L/C-0962 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE SANIDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE EL MODELO DE GESTIÓN DEL SERVICIO DE MEDICINA NUCLEAR DEL HOSPITAL DOCTOR NEGRÍN.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Proseguimos con el orden del día. Siguiente comparecencia, al señor consejero de Sanidad, sobre el modelo de gestión del Servicio de Medicina Nuclear del hospital Doctor Negrín. Grupo proponente, el Grupo Socialista.

Señor Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías, señor consejero.

La sanidad pública y universal y de calidad ha sido la base fundamental para el desarrollo del Estado del bienestar y es uno de los pilares para asegurar la solidaridad y la equidad dentro de nuestra sociedad. Y la equidad en salud requiere prestar los servicios de salud de una forma igualitaria, con independencia del lugar geográfico, del género, nivel de renta, edad o cualquier otro factor social. Se lo digo, señor consejero, en especial por su próxima visita a las islas de Lanzarote y Fuerteventura.

Señorías, en los últimos años hay una campaña generalizada para desprestigiar y desmantelar los sistemas públicos de salud, con el único objetivo de legitimar la privatización de los sistemas sanitarios públicos y buscar en ellos una oportunidad de negocio.

En esta campaña privatizadora juega un papel fundamental la estrategia de convencer a la opinión pública de las ineficiencias y problemas de funcionamiento del sistema sanitario público, con patentes esfuerzos por deteriorar la gestión o los recursos de los servicios públicos, continuas afirmaciones sobre las bondades de los hospitales privados frente a los públicos, que día sí, día también realizan determinados políticos, con el señor Clavijo a la cabeza, y que conciben a la sanidad pública como una fuente de problemas presupuestarios, un gasto y no una inversión.

Desde el Grupo Parlamentario Socialista hemos entendido necesario que comparezca hoy para abordar el modelo de gestión del Servicio de Medicina Nuclear del hospital universitario Doctor Negrín; un servicio asistencial que posiblemente sea uno de los paradigmas sobre cómo ha sido concebida la prestación de servicios sanitarios públicos en esta comunidad autónoma a través de operadores privados, el único servicio asistencial de gestión privada dentro de un hospital público de Canarias; un contrato que empieza a gestarse en el año 2001, si bien no es hasta el 4 de enero de 2005 cuando se publica el anuncio en el Boletín Oficial de Canarias, por el que se convoca concurso público, procedimiento abierto, para la contratación de la gestión del servicio público de medicina nuclear en las dependencias del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín; un contrato que se firma el 23 de junio de 2005, con la empresa Diagnósticos Médicos Especiales, S. A., Dimec, que pertenece al grupo San Roque, con una duración de cuatro años, y siendo la consejera de Sanidad en aquel entonces la señora María del Mar Julios.

Comienza así, en febrero de 2006, la prestación del servicio en la medicina nuclear, una especialidad médica dedicada principalmente al diagnóstico de pacientes mediante el uso de sustancias marcadas con radioisótopos, un servicio que comienza con dos gammacámaras, una de ellas con TAC incorporado, al que después se incorpora un aparato de tomografía por emisión de positrones, un PET-TAC, adquirido directamente por el Servicio Canario de Salud en diciembre del año 2006 y finalizada su instalación en el año 2008, ya siendo consejera del ramo la señora Mercedes Roldós. Un aparataje que debía ser completado con un ciclotrón, el aparato para generar los radiofármacos necesarios para diagnosticar enfermedades oncológicas, cardiovasculares y neurológicas, pero que finalmente fue licitado para su instalación en Tenerife a través de Imetisa, incumpliendo la señora Roldós, por cierto, su palabra cuando en sede parlamentaria afirmó que se adquiriría para el hospital Doctor Negrín. Un ciclotrón, por cierto, también, que a día de hoy no se ha instalado, y por lo que vamos conociendo no se instalará en el medio plazo, otra oportunidad perdida para crear talento y empleo público en Canarias mediante la producción del fármaco en las islas.

Ya en el año 2009, señor Baltar, el Gobierno en aquel entonces optó por modificar para incorporar la prestación del PET-TAC y prorrogar el contrato, finalizando en junio del año 2015 sin que exista posibilidad legal de conceder nuevas prórrogas, y siendo comunicado por su antecesor a la empresa Dimec un escrito, firmado con fecha 5 de diciembre de 2016, comunicando la intención de la consejería de no volver a licitar dicho contrato y asumir desde la Gerencia del hospital Doctor Negrín la gestión directa de dicho servicio, iniciando así las necesarias negociaciones para la transición entre los dos modos de gestión, que, evidentemente, incluye la negociación y el peritaje que determine el precio para el alquiler o compra por parte del Servicio Canario de Salud del equipamiento que, siendo propiedad de Dimec, fuera preciso para darle continuidad a la asistencia sanitaria, todo ello conforme a lo establecido en los pliegos que sirvieron de base para dicha contratación.

La decisión ya estaba tomada cuando usted accedió al cargo, una decisión, consejero, fundamentada en un análisis comparativo de costes de la prestación de servicio, decisión fundamentada en la defensa del interés general de los recursos públicos, decisión fundamentada en la búsqueda de la sostenibilidad del sistema sanitario público, decisión fundamentada en los cálculos de los profesionales de la gerencia del hospital Doctor Negrín, que estiman un ahorro de unos 800 000 euros anuales que podrían mejorar los recursos del propio Servicio Canario de Salud, al que habría que añadir el incremento cualitativo en pericia, conocimientos e investigación de nuestros profesionales.

Dicho esto, señor consejero, ¿puede usted decirnos hoy si va usted a darle continuidad a la externalización del Servicio de Medicina Nuclear del hospital Doctor Negrín, o si, tal y como estaba previsto por el equipo anterior, va a ser asumido mediante gestión directa?

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Lavandera.

Para su primera intervención, el señor consejero de Sanidad.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): Gracias, señor presidente. Buenas tardes.

Señor Lavandera, permítame que haga un relato paralelo al suyo, porque es coincidente en algunas fechas pero no coincide exactamente en según qué matices, porque es importante en este tema, son muy importante para los ciudadanos los matices.

Entonces, permítame que comience. Estoy de acuerdo con usted, el servicio se gestiona por la empresa Diagnósticos Médicos Especiales desde el 23 de junio de 2005, en virtud de un contrato administrativo de gestión de servicios públicos, tras un concurso.

No existe a día de hoy, este consejero al menos no lo ha encontrado, ningún expediente administrativo para recuperar la prestación mediante gestión directa del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, no existe. Existe solo un cruce de cartas, como le expliqué en su día, entre, primero, la consejera doña Brígida Mendoza Betancort y la empresa Diagnósticos Médicos Especiales, de fechas 10 y 17 de junio de 2015, respectivamente. La carta de la señora consejera comunica la finalización del contrato administrativo con fecha de 22 de junio de 2015, usted confirmó la fecha, y su intención de tramitar una nueva contratación de dicho servicio, solicitando a la empresa la continuidad en la prestación del servicio en tanto se sustanciaba el expediente administrativo en los mismos términos que el contrato vencido, dice textualmente.

La carta de la empresa manifiesta su conformidad a dicha continuidad en la prestación del servicio en los términos señalados.

Desde el mes de junio de 2015 hasta la actualidad el abono de los servicios, por supuesto, se tiene que hacer mediante expedientes de nulidad puesto que es la única vía administrativa de proceder al pago de los servicios que se realizan ahí.

Con fecha 5 de diciembre, efectivamente, señor Lavandera, el consejero de Sanidad, don Jesús Morera Molina, comunica por escrito a la empresa Diagnósticos Médicos Especiales su intención de prestar el servicio directamente, sin volver a ofertar una nueva licitación. El 16 de diciembre de ese mismo año responde la empresa, considerando que la citada carta es una alteración sustancial de los términos de un supuesto acuerdo del 10 de junio de 2015, que, en realidad, era solo un cruce de cartas, como le indicaba anteriormente.

Durante, y ahora empezamos con los matices, durante año y medio, entre junio de 2015 y diciembre de 2016, se inician los correspondientes estudios económicos y de viabilidad de la prestación directa del Servicio de Medicina Nuclear, pero se inician, una hoja de cálculo. Dichos estudios no constituyen un expediente administrativo de recuperación de la gestión directa del servicio puesto que no procede recuperar algo que ya es competencia del hospital, pues, al haber finalizado un contrato administrativo no puede volverse a prorrogar, como usted bien ha dicho. La cuestión ya pertenece al hospital (El señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández, abandona la Presidencia, que pasa a ocupar la señora vicepresidenta segunda, Tavío Ascanio).

Los estudios referidos, y esto es el punto grave, se han desarrollado exclusivamente en el ámbito hospitalario y se encuentran absolutamente inconclusos -si existen otros nos gustaría conocerlos- sin que hasta el momento existan datos suficientes para poder evaluar la vía más idónea para la sanidad pública y para los usuarios en orden a la prestación del referido servicio.

Estos estudios presentan grandísima complejidad y usted lo conoce, procede de los hospitales, dado que debe discernirse el destino del aparataje, muy costoso y en proceso de amortización, que en algunos casos es propiedad pública, como usted ha descrito, pero en otros es propiedad de la empresa, debe valorarse el coste de adquisición de los mismos por la empresa o bien la adquisición de otros nuevos por parte del Servicio Canario de Salud, lleva un trámite de tasación pericial nunca realizado, una negociación para tratar de alcanzar un acuerdo que evite la judicialización del tema nunca realizado que pueda acabar, además, en una suspensión cautelar del proceso y en la imposibilidad de prestar el servicio por un tiempo prolongado, cuestión que no nos podemos permitir.

Por otro lado, también debe estudiarse y alcanzarse un acuerdo respecto del personal, y sus antecesores lo sabían, de la empresa, que podría acabar pasando al Servicio Canario de Salud por la vía de la subrogación incumpliendo los principios de igualdad, mérito, capacidad, publicidad y concurrencia en el acceso al empleo público.

Tampoco existe, señor Lavandera, en los presupuestos para el año 2017 ninguna partida específica para la prestación de tal servicio de forma directa por el hospital. Si había la intención, no se reflejó. Estas cuestiones no se encuentran finalizadas y es por lo que se afirma que el estudio se encuentra inconcluso. Por dichas razones, antes de tomar ninguna decisión es preciso finalizar los estudios iniciados a la vista de los cuales se contará con la información suficiente para adoptar la decisión que mejor convenga a la sanidad pública y a los usuarios del sistema. En consecuencia, antes de tomar ninguna decisión concluyamos los estudios señalados, a la vista de los cuales con la información que haya se adoptará la decisión que mejor convenga a la sanidad pública y a los usuarios del sistema.

En cualquier caso, si por razón de la cuantía, como la competencia para el inicio y resolución del expediente de contratación corresponderá a este consejero de Sanidad, como en este caso se estima que concurra alguna de las causas de abstención previstas en el artículo 23 de la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público, se actuará conforme a lo previsto en dicho artículo, es decir, comunicación a nuestro superior jerárquico, en este caso el presidente del Gobierno, que resolverá lo procedente.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención de los grupos no solicitantes de la comparecencia. En nombre del Grupo Mixto, tiene la palabra el señor Casimiro Curbelo Curbelo.

El señor CURBELO CURBELO: Muchas gracias, presidenta. Señorías. Señor consejero.

Como quiera que en la última sesión mi grupo parlamentario tomó la decisión de no apoyar en aquel momento la auditoría que se planteaba a nivel privado para la sanidad de conciertos o concertada, le voy a decir cuál fue la razón y la voy a reiterar hoy. No quiero, mi grupo no quiere bajo ningún concepto ni pretexto que se utilice la sanidad pública, es decir, la salud de los ciudadanos, para hacer política, y menos para tirar la política o la acción política de un grupo para otro, estos son asuntos sensibles que requieren claridad, que requieren transparencia, y mi grupo, indudablemente, faltaría más, apuesta por la sanidad pública como un servicio público esencial, universal y gratuito. Y solo, solo acudiremos a la sanidad privada cuando la demanda los ciudadanos no la encuentren amparada en lo público, solo en ese caso, pero no nos gustaría ni apoyaríamos, indudablemente, ninguna opción que utilizara la sanidad pública como arma arrojadiza para hacer política, entre otras cosas porque saben que hay del orden de 100 000, más -señor consejero, cuando usted nos aporte los datos reales probablemente sea más-, más de 100 000 ciudadanos canarios y canarias esperando para ser atendidos, más de 33 000 para ser atendidos para una intervención quirúrgica y para consultas especializadas.

Por tanto, dicho esto me parece que, porque fíjense ustedes, de la intervención del portavoz del Grupo Socialista y de la intervención del señor consejero, al final lo que es el estudio parece ser que no existe ningún expediente o estudio y que lo que hay son unas cartas que se cruzan, y hay un expediente inconcluso, que, finalmente, por el grado de incompatibilidad, una vez resuelto -dice el señor consejero-, una vez resuelto el caso, lo planteara al superior, entiendo por una supuesta incompatibilidad, pero, en cualquier caso, mi grupo le recomienda al señor consejero que si es posible este servicio se preste desde lo público, atendiendo siempre sin necesidad de judicializar la relación que tiene con la empresa, atendiendo siempre el interés del paciente y el interés de los médicos, hágase, y si no, explíquese.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención del grupo político de Nueva Canarias, en su nombre tiene la palabra el señor don Román Rodríguez Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señora presidenta. Muy buenas tardes, señorías, de nuevo.

Primero, hay una controversia inevitable cuando las entidades privadas prestan servicios sanitarios públicos, forma una parte nuclear del debate político de las últimas décadas y sigue presente. Y ahí hay un asunto que mañana al menos yo procuraré aclarar en una interpelación que tengo al Gobierno en materia sanitaria. Por lo tanto, ahí hay controversia y discusión, también hay leyes, estatales y canarias, que dicen cuál debe ser el camino. Por tanto, mañana, si ustedes quieren, profundizaremos.

Ahora qué nos interesaría, creo yo. Primero, decirle a mi buen amigo Casimiro Curbelo que lo que el otro día se sometía a votación ya lo aprobamos cuando aprobamos el plan de salud. Hay una resolución de este Parlamento que reproduce literalmente la propuesta de proposición no de ley del Grupo Podemos, por eso dije yo que era una reiteración. Pero ya dijimos aquí unánimemente que hay que auditar los servicios concertados y hay que auditar el gasto público porque lo dicen las leyes, y es una obviedad hacerlo; y no hacerlo es sencillamente una majadería o una ilegalidad, de manera que tampoco me entretengo ahí.

Yo sí que tengo un cierto temor a que la grave situación de crisis del sistema sanitario que se evidencia en la opinión crítica de la gente, en la desmotivación y, yo diría, que en el alejamiento de los propios trabajadores del propio sistema sanitario, y en datos indiscutibles como las listas de espera o la crisis de las áreas de urgencia, lo confundamos con una parte del problema que puede ser la contratación de servicios privados que presten servicios públicos. Me gustaría... Sería una torpeza por parte de todos si confundiéramos el todo con esta parte del asunto que legítimamente hay que aclarar y delimitar. Por lo tanto, sería bueno que colocásemos el debate en sus justos términos y habláramos de lo importante, del esfuerzo fiscal, de la organización, de las prioridades, del plan de salud, de la atención primaria, de la profesionalización de la gestión, de la transparencia, de la participación de la gente, de la participación de los trabajadores, y no confundir, insisto, un problema del sistema sanitario, no el más relevante pero importante, que es la concertación, que hay que tratar en sus justos términos, e insisto: la legislación estatal y canaria es clara, establece contenidos y caminos bien tasados en la materia.

Con respecto a este servicio concreto ya les adelanto que yo no lo hubiera externalizado, pero se hizo por parte del Gobierno. Y ahora lo que toca, finalizado ese contrato, es, primero, garantizar la atención a la gente, no puede haber ruptura en la atención de la gente, y lo que tiene que hacer el Gobierno, con transparencia, con limpieza, es evaluar la solución debida. Y ya adelantaba el consejero que él forma parte de la problemática porque su procedencia laboral complica la solución. Espero que...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos al Grupo Parlamentario Podemos, tiene la palabra en su nombre el señor diputado don Juan Márquez Fandiño.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO: Gracias, presidenta.

Señor Curbelo, usted lo que no quiere bajo ningún concepto es tener la más mínima confrontación con el señor Clavijo. Eso es lo que usted no quiere, señor Curbelo, sea sincero en este Parlamento, nos hemos dado cuenta todos.

Si usted analiza el trabajo de nuestro grupo parlamentario en materia sanitaria no encontrará ni una sola intervención donde utilicemos este asunto como arma política. Nunca. ¿Pero sabe para qué tampoco usamos la sanidad? Como moneda de cambio, señor Curbelo, tampoco, tampoco la usamos.

Señor Baltar, nosotros fuimos los primeros que trajimos este asunto de medicina nuclear del Negrín a este Parlamento en el año 2015. En su momento el señor Morera decía que a él tampoco le gustaba esa externalización y que se revisaría, dijo en aquella comisión al finalizar el contrato. Y yo le pregunto, señor Baltar, ¿usted de qué lado está? ¿Usted está del lado de la empresa que tiene el servicio o usted está al lado de este Parlamento y, por tanto, de la soberanía popular? Porque este Parlamento le está diciendo que queremos recuperar ese servicio, señor Baltar. Y no tenemos que tener ningún informe que justifique la internalización o la reconversión de ese contrato, es al revés, señor Baltar, usted necesita un informe, traerlo aquí y que justifique la externalización de ese servicio. Cambie el chip, señor Baltar, no está usted en la empresa privada. ¡Claro que queremos recuperar los servicios externalizados!

Y usted decía en el anterior pleno que no había ningún informe, unos días después nos encontramos esto en la prensa, señor Baltar, un informe, decía un periódico con cierta credibilidad, ¿verdad, señor Baltar?, que se ahorrarían 786 000 euros al año si recuperáramos ese servicio, si volviera a ser público ese servicio.

Me pregunto, señor Baltar, ¿cuántos servicios externalizados no dejarían beneficios si los recuperáramos a lo público, señor Baltar?

Hablamos de una planta, un hospital, uno llega al hospital público, sube a la cuarta planta del Doctor Negrín y se encuentra que está en un hospital privado. ¿Pero no le parece eso demencial, señor Baltar? A nosotros nos lo parece. Nos parece impresentable y no tiene ninguna justificación.

Nos preguntamos también, señor Baltar, ¿qué pasa si un usuario, por ejemplo, decide no ser atendido en un servicio externalizado? ¿Pierde su posición en la lista estructural, la lista de espera estructural? Lo pregunto porque este es un tema muy importante, porque hay usuarios que no desean ser atendidos en servicios externalizados, desean ser atendidos en la sanidad pública. Para ello sería necesario reformar el Real Decreto 605, de 2003.

Se me acaba el tiempo.

Solo le digo una cosa, está incumpliendo la ley, la de concertación. En Canarias la ley dice que debe ser una cuestión puntual, y la concertación en Canarias, hoy por hoy, es estructural.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos al Grupo Parlamentario Popular, en su nombre tiene la palabra, su señoría, el señor diputado don Zacarías Gómez Hernández.

El señor GÓMEZ HERNÁNDEZ (don Zacarías) (Desde su escaño): Muchas gracias, señora presidenta.

En primer lugar, me gustaría saber por parte del señor consejero si realmente existe o no existe este informe o expediente, sobre la reversión del Servicio de Medicina Nuclear. En diversos medios de comunicación se ha hablado en torno a esta polémica, y no sabemos por boca del señor consejero si realmente existe o le consta que exista.

Ocurre entonces que estamos analizando el día de hoy una cosa que no sabemos de su existencia.

Señor Baltar, la aparición de filtraciones desde su consejería se está convirtiendo en la tónica habitual. En primer lugar, las listas de espera, a modo de capítulos; en segundo lugar, informes de gerencias de hospitales de su consejería. Quizás debería usted hacérselo mirar, tiene más filtraciones que el hospital de la Candelaria cuando llueve torrencialmente.

Puestos en materia, señor Baltar, suponiendo que los datos que aparecen en los medios de comunicación son ciertos, tenemos varias dudas.

En primer lugar, nos gustaría saber si realmente tiene usted la intención de revertir esta situación y recuperar la concesión, y con base en qué criterios, si en criterios económicos, en criterios organizativos o cuáles.

En segundo lugar, nos gustaría saber también cuánto tiempo se lleva pagando este contrato por procedimiento de nulidad. Usted nos ha dicho desde el año 2015. Y nos asalta otra duda: ¿por qué si se lleva pagando ese contrato por procedimiento de nulidad desde el año 2015, el anterior consejero no pudo sacarlo de nuevo a licitación? No lo sabemos, nos gustaría saberlo.

Tercero, a nuestro grupo parlamentario le gustaría saber qué ocurre con el personal que está prestando ese servicio ahora mismo. ¿Se va a convertir esto en la puerta de atrás de entrada a la Administración? Nos gustaría saberlo también.

Y para ponérselo sencillo, señor Baltar. Primero, nos gustaría saber quién hizo el informe; quién lo pagó, en caso de que se haya pagado; con qué datos contaron, con datos reales, ficticios o extemporáneos; qué tiene pensado hacer usted; qué coste tendría esta reversión; qué ocurriría con el personal. ¿Se incrementaría la actividad, en caso de que se recuperara la concesión? ¿Se contempla, en caso de existir depreciación, el coste de esta depreciación u obsolescencia de las gammacámaras y de los PET?

Señor consejero, evite que su consejería se convierta en un campo de batalla entre exsocios. Estamos viendo cómo se lanzan las granadas de un lado a otro, pues, queremos que su consejería esté al margen de todo esto.

Señor consejero, como hemos comentado en anteriores ocasiones, primero los hospitales públicos al 100 % y, después, siempre que sea necesario, la concertación, pero siempre a través de gestión, gestión y gestión.

Y un último ruego, señor consejero, no se convierta usted en el mayor exponente del escapismo en esta Cámara y como buen discípulo de Houdini no nos conteste las preguntas, conteste por favor a las preguntas que le hacemos.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Por el Grupo Parlamentario Nacionalista, tiene la palabra, su señoría, la señora diputada doña Guadalupe González Taño.

La señora GONZÁLEZ TAÑO: Buenas tardes, señorías.

No deja de ser curiosa esta comparecencia, ¿no? Porque cuando uno quiere saber en este Parlamento si un informe existe o no, pide una solicitud de documentación o formula una pregunta por escrito, o, a lo máximo, una pregunta oral en comisión. Hombre, para un consejero que creo que esta es la segunda vez que viene al Pleno, que este asunto sea el más importante de la consejería, debería llevarnos a pensar si realmente el interés de esta comparecencia es la situación de la sanidad, la situación del hospital, la situación de este servicio o los pacientes atendidos, que por cierto no se los he oído nombrar a nadie, o si interesa... Bueno, pues, disculpe (ante un comentario efectuado desde los escaños). O si interesa ir generando una determinada dinámica, en el sentido de aquello de "nunca dejes que la verdad te estropee un titular".

Nosotros, señor Baltar, si usted fuera funcionario no estaríamos a lo mejor hablando de esto, pero, claro, viene del sector privado. Nos hartamos a decir todos los partidos políticos que queremos que buenos profesionales de la gestión, vengan de donde vengan, se incorporen a la vida política, pero después cuando vienen empezamos a anteponerles determinadas cosas, como ocurre hoy.

Pues mire, repito lo que nosotros desde el otro día le decimos desde el Grupo Nacionalista: queremos una sanidad pública, universal y gratuita, pero que utilice todos los servicios a su alcance para prestar el mejor servicio, unas concertaciones en las que se controle y se audite, pero no los excesos de burocracia que algunas veces se han planteado aquí para intentar bloquear el sistema sanitario.

A aquellos que, por lo visto, viven instalados en lo bueno y lo malo, en el blanco y el negro, les decimos lo que queremos claramente en sanidad, lo que ha dicho aquí el señor consejero, lo que no vamos a dejar de decir desde el Grupo Nacionalista: más gestión, más diálogo, menos personas esperando por una operación o por un diagnóstico.

Aquí no se ha venido a preguntar en esta comparecencia cuántas personas han sido atendidas, si están contentas, si el servicio es satisfactorio o, bueno, ya lo de que la gente cuando se la va a atender y ve que el servicio es de una empresa se da la vuelta, usted perdone, porque yo eso estoy por verlo. Yo, desde luego, le aseguro que si estoy enferma voy a que me atiendan, en el sistema público, de control público, pero si se ha decidido por lo que sea que sea un servicio privado yo lo que le exijo es que sea un buen servicio, que se preste con buen criterio y que esté, desde luego, bien controlado.

Nosotros, señor Baltar, vamos a seguir en lo mismo, queremos más gestión, queremos más diálogo, queremos menos personas esperando por un diagnóstico o por una operación. Mientras tanto, disculpe pero va a tener que sufrir cosas como estas en este Parlamento en el día de hoy.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a una segunda intervención del grupo solicitante de la comparecencia, el Grupo Parlamentario Socialista. En su nombre tiene la palabra el señor diputado don Iñaki Álvaro Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, presidenta.

Señora González, ¿le parece que no es debatir de política, que no es cuestión de este Parlamento hablar del grito de Coalición Canaria de "más privada"? ¿Le parece que no es suficientemente grave lo que ustedes están planteando día sí y día también? Hombre, por favor.

Mire, señor consejero, hay datos que son ciertos y, por tanto, están fuera de toda duda, sin matices. El contrato de la empresa Dimec está vencido, es improrrogable, y por eso no es posible una alteración en las condiciones de la prestación del servicio, tal y como la empresa Dimec o usted alegan, no lo sé. O se presta de forma directa o continúa a través de una empresa, que en todo caso tendrá que ser mediante concurso público. Esa es la decisión que debe tomar, volver a sacar a concurso la prestación del servicio o asumir el mismo mediante prestación directa, y esta es una decisión política, es una decisión política sobre la que discutimos los políticos.

O mejor dicho, la decisión que debe tomar es si desautoriza al anterior equipo directivo del hospital Doctor Negrín, si desautoriza a la anterior dirección del Servicio Canario de Salud y a la anterior dirección de la consejería, cambiando el criterio ya adoptado y razonado, o continua con un proceso ya iniciado, presupuestado y profesionalmente valorado que es la gestión directa del Servicio de Medicina Nuclear del hospital Doctor Negrín.

Mire, el 2 de noviembre, mediante escrito firmado, y lo tengo aquí por si necesita una copia, porque está firmado, está firmado por el gerente, el anterior gerente del hospital Doctor Negrín, un gerente que aunque haya sido cesado por usted, mire, le he de decir que venía desarrollando su labor mucho antes de la toma de posesión del Partido Socialista en esta última legislatura, y, por tanto, nada sospechoso de ser bolchevique, comunicaba a la consejería mediante este escrito, firmado, tanto los costes de asumir la gestión directa del Servicio de Medicina Nuclear como el coste que supone el servicio a través de la empresa Dimec, y, por tanto, el ahorro que supone para el Servicio Canario de Salud el cambio de modelo.

Como ya le dije antes, el 5 de diciembre, y usted lo ha dicho también, su antecesor comunica la intención de la consejería de no volver a licitar dicho contrato y asumir este desde la gerencia del hospital Doctor Negrín, la gestión directa del servicio. Usted habla de que no existe expediente administrativo y de que una hoja de Excel no es un informe porque no está firmada. Pero mire, usted es matemático, y sabe que dos más dos son cuatro, estén en una hoja de papel, en una hoja de Excel o en un informe firmado por veinte técnicos. Y los números no engañan, y esa ya famosa hoja de Excel, que usted no legitima por no estar firmada, calcula en torno a los 800 000 euros, y se reproduce en esta que sí está firmada por el gerente (mostrando un documento a la Cámara), el anterior gerente, el ahorro de los 800 000 euros para el Servicio Canario de Salud.

Pero mire, como si es un solo euro, porque no deja de ser una anomalía la situación actual, y el no verlo así, desde luego, es algo que nos diferencia y que explica por sí solo su nombramiento, porque, como usted mismo dijo en un medio de comunicación antes de ser consejero, existe un cierto miedo a perder parte del presupuesto que ahora mismo se destina a las clínicas privadas. Eso no lo decimos los socialistas, lo dijo el consejero.

Pero le voy a dar más datos. Los presupuestos para el año 2017 del Servicio Canario de Salud ya prevén la gestión directa del Servicio de Medicina Nuclear del Doctor Negrín. Es falso lo que ha dicho, no tiene excusa si dice que no tiene presupuesto para ello porque en el incremento del capítulo I del hospital Doctor Negrín, que es de más de 3 millones de euros, ya se incluían 690 000 euros destinados a los refuerzos necesarios para asumir el Servicio de Medicina Nuclear, y también en los presupuestos del Servicio Canario de Salud para 2017 en el capítulo VI, de inversiones de la Dirección General de Recursos Económicos, que se llama Obras, reformas y equipamientos de infraestructuras sanitarias, por si necesita encontrarlo, dentro del programa de atención especializada se aumenta en 2 millones de euros, pasando de cinco y medio a siete y medio, precisamente para poder adquirir una nueva gammacámara para el Servicio de Medicina Nuclear del hospital Doctor Negrín, así estaba previsto por su equipo anterior.

Señor consejero, todos estos datos son ciertos, sin matices, y la única incertidumbre que existe es si usted va a parar este proceso que ya está iniciado, el proceso de desprivatización del Servicio de Medicina Nuclear; queremos saber si usted tiene realmente voluntad por trabajar por la sanidad pública, defendiendo los recursos públicos e invirtiendo en el sistema público, algo que le aseguro no está en contradicción con que el paciente sea el centro de sistemas, más bien, todo lo contrario.

Usted sabe perfectamente que para la correcta transición entre la actual gestión por parte de la empresa Dimec a la gestión directa por parte de la gerencia del hospital Doctor Negrín es necesaria una negociación entre ambas partes que asegure la continuidad del servicio, usted mismo lo ha dicho, y que salvaguarde, por tanto, los intereses de los pacientes. Por ello, le instamos, y es a lo que usted viene, de dirigir precisamente esa empresa, el grupo al que pertenece esa empresa, haga que esa transición sea amable y rápida en beneficio de los pacientes del Servicio Canario de Salud, utilice sus influencias en ese sentido.

Señor consejero, tenga claro que vamos a estar atentos a su gestión, es nuestro deber como grupo parlamentario exigir lo mejor para la salud de los canarios y no creemos que sea casual su nombramiento por parte del señor Clavijo, empezamos a sospechar que el suyo y el de las dos direcciones de área de Tenerife y Gran Canaria que gestionan el mayor presupuesto para concertación y que provienen al igual que usted de empresas del sector con intereses y contratos con la Consejería de Sanidad.

El hecho de que durante la presente legislatura hayan de iniciarse los trabajos para un nuevo expediente de contratación con el hospital San Roque-Maspalomas, ya que el actual finaliza sin posibilidad de prórroga el 1 de junio de 2020, el hecho de que se iniciasen los trabajos para sacar a concurso la hospitalización de corta y media estancia en centros privados, el hecho de que se sacase a concurso la adquisición de la resonancia magnética nuclear de las islas de La Palma, Lanzarote, donde también participa Dimec, y Fuerteventura, hasta ahora también prestaciones concertadas, el hecho de que el anterior consejero comunicase oficialmente la decisión de prestar directamente el Servicio de Medicina Nuclear del hospital Doctor Negrín o el hecho de que su anterior jefe, el presidente de la Comisión de Sanidad de la Confederación Canaria de Empresarios y el presidente de los Hospitales San Roque afirmase que las estadísticas avalan que con 16 millones de euros se pueden reducir las listas de espera sanitaria, y que calificase a las manifestaciones del anterior consejero como antiprivadas nos hace pensar que la campaña de derribo y acoso a Jesús Morera por parte de Coalición Canaria y, en especial, por parte del señor Clavijo poco tenía que ver con la salud de los canarios y sí con las de determinadas empresas.

Señor consejero, le pedimos que su gestión sea transparente, que el paciente sea el centro del sistema, que los resultados en salud y no los de las cuentas de resultado de las empresas del sector sean lo que le guíe en la toma de su decisión. También le pedimos que sea corporativista, pero que lo sea con el Servicio Canario de la Salud y no con la Alianza de la Sanidad Privada Española en cuya página web, y se lo digo para que le llame la atención, continúa figurando como vicepresidente de la misma. Creo que un consejero de Sanidad de un gobierno autonómico no debería estar todavía en esta página web como vicepresidente de una asociación de empresas privadas, una asociación que promueve el desarrollo empresarial del sector, como no podía ser de otra manera, una asociación cuya razón de ser es el maximizar beneficios.

Le pedimos que sepa separar escrupulosamente el interés general y el interés de la empresa que antes usted dirigía y que, evidente, tiene intereses en algunos casos de los que le he mencionado, y que me alegra que vaya a inhibir.

Y permítame que diga que el Servicio Canario de Salud siempre ha contado con buenos profesionales al frente de la gerencia de los hospitales, siempre, y que, por tanto, entendamos que los cálculos de la gerencia anterior son creíbles y que no hay otro interés detrás que mejorar el servicio al paciente.

La sostenibilidad del sistema sanitario no pasa única y exclusivamente por la prestación de servicios sanitarios a través de operadores privados, sin embargo, parece que ese sea el mensaje que se quiere trasladar a la sociedad, antes por el señor Clavijo, y espero y deseo que no por usted, aunque no lo parezca. Si los beneficios económicos que se pueden generar mediante la prestación de servicios sanitarios a través de una empresa mercantil los socializamos, señor consejero, evidentemente los resultados económicos de dichas empresas que desarrollan esa actividad se verán reducidos, pero nadie viene aquí a demonizar una actividad lícita como es la prestación del servicio sanitario por la empresa privada. Los socialistas venimos aquí a defender el interés general, eso es lo que nos diferencia, porque así entendemos que se defiende mejor el interés de los ciudadanos, por eso le pedimos, le instamos a que el Servicio de Medicina Nuclear del Doctor Negrín sea gestionado por el propio hospital, creo que no es tanto pedir, un hospital con funcionarios, como dice el propio señor Clavijo que hasta en ese detalle evidencia su ignorancia sobre el Servicio Canario de Salud porque es personal estatutario, en esa continua campaña, un arma más, ese continuo desprestigio de los empleados públicos en general y de los trabajadores del Servicio Canario de la Salud en particular.

Por último, señor consejero, mire, en política no es solo lo que se haga es a veces más escandaloso intentar ocultar una acción que la propia acción. Usted ha intentado ocultar que sí está presupuestada la gestión directa del hospital Doctor Negrín, y eso, desde luego, en la primera comparecencia de usted como consejero de Sanidad es un mal comienzo.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Para una segunda intervención, en nombre del Gobierno de Canarias, tiene la palabra el señor consejero de Sanidad, el señor don José Manuel Baltar Trabazo.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): Señora presidenta.

Permítanme que siga el orden.

Señor Curbelo, estoy de acuerdo absolutamente con usted en que no debe ser utilizada la sanidad pública como una herramienta política, una herramienta política, digo, arrojadiza, pero también tiene que estar usted de acuerdo, y usted lo ha manifestado expresamente, en que los procesos y los procedimientos hay que hacerlos bien para no entrar en un proceso de judialización que nos meta en un marasmo del que no salgamos nunca más. Casos tenemos, casos tenemos. En concreto, yo me veo ahora mismo con un concurso paralizado por haber hecho esto. Entonces, vamos a ir por orden.

Señor Román, espero que mañana tengamos tanta sintonía política como la que he tenido con muchas de las cosas que usted ha dicho, y espero poder demostrarle con la norma canaria en la mano que lo que usted estaba diciendo es exactamente así. No será este consejero el que decida los modelos que se deben aplicar en cada momento para la asistencia sanitaria a los canarios.

Señor Márquez, usted me dice que le diga si hay informe, parece ser que hay un informe de la gerencia que buscaremos ansiosamente. Lo que nosotros habíamos visto, desde luego, no responde a un informe de la envergadura que exige un proceso de retrocesión de esta índole, de esta índole. Un estudio que yo hago en que comparo cuatro costes aquí y allí y no sé qué, esto no es un estudio de esta envergadura. Y, desde luego, esto no tiene el concepto de expediente administrativo, se lo digo sinceramente. Si usted quiere, doctores tiene la Iglesia, consúltenlo, a mí me asesoran los nuestros.

Señor Zacarías, no haré ni una maniobra más de escapismo, lo que no contesto es porque no lo conozco. Entonces, a algunas de sus preguntas le he contestado absolutamente. Nosotros no disponemos de un informe que nos permita proceder o iniciar un proceso de retrocesión con base en lo que tenemos ahora mismo, y creo que he descrito pormenorizadamente por qué.

Y, señora González Taño, estoy de acuerdo y espero intentar ahora ajustarme a: en qué me estoy basando para poder trabajar en el momento actual con las herramientas que tenemos, porque la decisión final no la ha de tomar este consejero pero le ha de dar los instrumentos básicos a quien corresponda para que pueda decidir.

Porque, mire, señor Lavandera, yo sí voy a ser corporativista pero voy a ser corporativista con todos los canarios, ¡con todos los canarios! ¿Vale? Porque el término "corporativismo" responde a lo que responde y nos mete donde nos mete. Y usted me habla de sostenibilidad y eficiencia, y para volver a entrar en los matices de sostenibilidad y eficiencia, como le decía al principio, no soy yo quien debe decidir el modelo que convenga a los usuarios del sistema sanitario público en calidad y eficiencia. La concesión administrativa esta es del año 2005, han pasado cuatro consejero, ¿acaso ninguno vio lo que usted ve con esa clarividencia? ¿Nadie lo ve? ¿Sin análisis técnico previo alguno?

Señoría, señor Lavandera, no es este consejero, como digo, quien debe manifestarse sobre el modelo, y permítanme aquí, para la utilización y la prestación de un servicio de esta índole, permítanme que les lea un apartado de la Ley de Ordenación Sanitaria de Canarias, que en su artículo 2 dice "El Sistema Canario de Salud es el conjunto de las actividades, de los servicios y las prestaciones desarrollados por organizaciones y personas públicas o privadas", y cuando se refiere específicamente a las funciones del Servicio Canario de Salud dice "establecer acuerdos, convenios, conciertos o fórmulas de gestión integrada o compartida con entidades públicas o privadas", artículo 51.2.b). Pero recoge, entre las funciones de los consejos de dirección del área de salud -usted hablaba de participación-, proponer el establecimiento de acuerdos, convenios y conciertos para prestación de los servicios y el establecimiento de fórmulas de gestión integradas o compartidas con entidades públicas o privadas, artículo 67.d).

Pero mire, es más, el plan de salud aprobado por unanimidad en esta Cámara el pasado mes de agosto recoge: "El Servicio Canario de Salud [...] basa sus acciones en los siguientes valores: orientación a las necesidades de la ciudadanía; equidad, universalidad y gratuidad; calidad y seguridad del paciente; eficiencia y sostenibilidad -señoría, eficiencia y sostenibilidad-; participación ciudadana y gestión participativa; prevención de la enfermedad, protección y promoción de la salud [...]; carácter público del sistema, utilizando la gestión pública de los servicios, y, complementariamente la gestión privada, para la provisión de la asistencia sanitaria". Luego, no me pida, señoría, que tome una decisión sin conocer los informes técnicos que me puedan llevar a incumplir el mandato que de ustedes he recibido a través de la Ley de Ordenación Sanitaria y del plan de salud de Canarias.

Muchas gracias.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-0866 Sobre -Consejera de Educación y Universidades-, sobre el Servicio de Prevención y Ayuda contra el Acoso Escolar.

Facebook Twitter Youtube Google Plus Flickr

Aviso jurídico · Parlamento de Canarias C/Teobaldo Power, 7
38002 S/C de Tenerife
Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400