Diario de Sesiones 64/2017, de fecha 22/2/2017 - Punto 4

9L/I-0020 INTERPELACIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE MEDIDAS EN RELACIÓN CON EL FESTIVAL DE MÚSICA DE CANARIAS, DIRIGIDA A LA SEÑORA CONSEJERA DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Proseguimos con el orden del día. Siguiente interpelación, del Grupo Popular, sobre medidas en relación con el Festival de Música de Canarias, dirigida a la señora consejera de Turismo, Cultura y Deportes.

Para su defensa, la señora Luzardo.

La señora LUZARDO ROMANO: Gracias, señor presidente. Señorías, señora consejera.

Señora consejera, enhorabuena: si lo que usted pretendía era cargarse esta última edición del Festival Internacional de Música de Canarias, lo ha conseguido. Vamos a tener el festival más bonito, variado y completo de los últimos años: ¿lo recuerda? Palabras optimistas pero poco premonitorias de su coordinador accidental, el señor Díaz. Sucedió todo lo contrario: la última edición del Festival de Música, su apuesta personal, señora Lorenzo, ha sido un fracaso estrepitoso.

Como ya le dije, enhorabuena por haberse cargado un festival que venía funcionando razonablemente bien y para ello no ha dudado en eliminar cualquier estorbo, cualquier cosa que usted quería, que le advirtieran los disparates que iba a cometer. Primero cesó a la anterior directora y luego al consejo asesor. Todavía todo valía para sacar adelante su modelo, porque el anterior no le servía a sus fines clientelistas y propagandistas. No eran necesarios los cambios, sino lo que pasa es que no le servían para sus fines.

Defendió este cambio con uñas y dientes en septiembre -recordará la comparecencia que tuvimos en ese mismo pleno-; le dije que ojalá me equivocara en la predicción, pero desgraciadamente los resultados han sido los que le vaticinó en julio la comisión asesora. Unas recomendaciones que usted no quiso escuchar ni asumir. Fue un error muy grave pretender ampliar la audiencia del festival rebajando su calidad y aumentando la cantidad. Iba a llegar a más público eliminando la excelencia de la que gozaba este certamen.

Señora consejera, después de hacer sistemáticamente oídos sordos a las señales de advertencia que se ha ido encontrando por el camino, finalmente se ha estrellado contra el muro de la realidad y no le ha quedado más remedio que intentar justificar lo injustificable. Ha justificado el desastre de esta edición. Porque la cultura no tiene por qué ser rentable, sino que considera al evento cultural más importante de Canarias, lo considera como un proyecto social. Un concepto trasnochado que en el mejor de los casos va a costar a los bolsillos de todos los canarios más de doscientos treinta y tres mil euros.

Menos mal que ya ayer reconoció expresamente que los resultados económicos no han sido los esperados. El pasado año ingresó por 43 conciertos, en el año 2016, 623 163 euros. ¿Qué desfase estima para este año? Hay quien dice que estamos hablando de en torno a cuatrocientos mil. Supongo que usted nos va a dar datos, porque tendrá que manejar más datos que los que dijo la semana pasada en la comisión. ¿Cuál ha sido finalmente el número de entradas vendidas, señora consejera? ¿Confirma las 25 528 entradas por internet? Eso sí, le he pedido certificación de las dos empresas que han hecho la venta online, tanto de entradas.com como de entrees.es, porque queremos conocer exactamente cuántas entradas se han vendido de manera online. Eso sí, le reconozco que saber la procedencia o el distrito de las personas que han comprado es algo muy importante.

Estamos hablando en total de unos asistentes de 30 666 espectadores, eso sí, el doble de conciertos, casi, de 43 a 88, incluidos los invitados. Por cierto, ¿al final confirma que solo se han distribuido de invitaciones 5128, como nos dijo en la comisión -por todos los conceptos, patrocinios, medios de comunicación, orquestas, solistas, abonos obsequiados, etcétera-?

Señora consejera, la media asistente ha sido en esta edición, por cada uno de los conciertos, de 348 personas o espectadores, mientras que en el año 2016 la media estuvo en 547 asistentes. Esto para ustedes es caer en picado, es decir, el año que tiene menos asistencia es cuando se cae en picado, porque ustedes lo que quieren es popularizar, como dijo el presidente, el festival.

Y, por cierto, señora consejera, queremos saber, y tengo aquí la foto porque se la hice en el propio auditorio, el equipo que ha acompañado al coordinador, el señor Díaz, qué tipo de contrato tiene, cómo fue seleccionado, hasta cuándo va a estar trabajando, ¿queda alguna persona todavía trabajando, ya no está trabajando absolutamente nadie? Queremos saber qué ha pasado con este equipo que asistía al señor director o coordinador del evento.

Y, por cierto, señora consejera, no nos creemos las cuentas. Es un secreto a voces que los datos económicos están maquillados, que no cuadran y que no reflejan la realidad de los ingresos. Eso sí, tenemos clara la aportación que hace habitualmente el Ministerio de Cultura a través del Inaem, de 70 000 euros, y la aportación de la Sociedad General de Autores, que son 6000 euros. No conocemos ningún otro patrocinio económico.

Yo le hice una pregunta, lo recordará, del presupuesto desglosado en la comisión y me dijo que le había hecho un estudio el departamento financiero de Canarias Cultura en Red -por cierto, que se la he pedido, la copia de este estudio, y no me la ha dado-, que el escenario más conservador era de 583 175 euros de ingresos. Por lo tanto, estamos en el escenario más conservador. Tampoco la cree la propia consejera de Hacienda, que ya ha anunciado que auditará el festival cuando se confirme el desfase.

Este festival ha sido el más opaco de las treinta y tres ediciones, además la transparencia brilla por su ausencia, su obstinación le ha quitado la credibilidad para continuar asumiendo la gestión la Consejería de Cultura. Este es un fracaso personal, no es un fracaso del área de Cultura.

Y además ¿cuál es su balance, señora consejera?, ¿qué ha hecho en dieciocho meses?, ¿qué ley? Ni mecenazgo ni bibliotecas ni archivos ni patrimonio histórico: cargarse lo único que razonablemente funcionaba bien. Cuando algo funciona, se suele decir que mejor es no cambiarlo. Ha intentado dilapidar 1,9 millones de euros más el prestigio de este festival. Podría haber incorporado algo, todos tenemos la vanidad siempre de dejar algo, pero lo suyo ha sido la crónica de una muerte anunciada.

Hablan del agotamiento anterior. ¿Qué agotamiento, señora consejera? Su capricho de suprimir las grandes orquestas, los grandes directores, importantes solistas, ha eliminado cualquier posibilidad de repercusión exterior. Mire, cuando dicen que el festival no tiene ninguna repercusión o no tuvo ninguna repercusión exterior, yo le voy a enseñar una página del New York Times, porque, claro, cuando vienen las orquestas internacionales, ponen y avisan de dónde van de gira, y además, en este caso, la Orquesta de Chicago aparece el 20 de diciembre de 2013 y dice, efectivamente, que iba a estar en Tenerife y en Gran Canaria entre los días 10 y 12 del año 2014. Por lo tanto, esto sí es repercusión internacional.

Usted intenta justificar lo injustificable y la verdad es que yo creo que a estas alturas lo que queremos es primero saber qué es lo que ha sucedido. Usted justifica la gestión de este festival porque dice que la cultura es un derecho -¡hombre, faltaría más!- y decidió multiplicar por dos los conciertos. Llevarlos, eso sí, a todos los municipios. Mire, en Breña Baja, se lo dije, dos entradas se habían comprado, se habían vendido, cuando tuvieron que llamar a los cargos públicos para que fueran al concierto, porque, claro, ante dos entradas para ver a un dúo era muy complicado. Se ha cargado a un público que era fiel, que eran los abonados, un 44 % menos de abonados han comprado, no ha captado nuevos espectadores, este festival sí ha caído en picado, y después hay algunos errores muy importantes. Además a mí me resulta curioso cómo piensa que todo el mundo nos hemos puesto de acuerdo. Se han puesto de acuerdo todos los medios de comunicación, todas las radios, todos los columnistas y algunos grupos parlamentarios, salvo uno, me parece, que se han puesto de acuerdo en ese ruido mediático.

Yo le digo una cosa: si el público quiere aplaudir una cosa lo hace. Lo único que destaco de esta edición es el concierto con las dos orquestas canarias, el coro eslovaco y, eso sí, algunos miembros del coro de la ópera, lo digo porque se veían uniformados en el Auditorio Alfredo Kraus, no vinieron todos los miembros del Coro de la Ópera de Tenerife.

Nosotros coincidimos con don Jerónimo Saavedra. Él dijo: esta cita es un sello de Canarias que nos prestigia y lo hemos puesto en riesgo de desaparición; temo, y mucho, por el futuro del festival de música. Y además me confirma ayer, que le escuché en una entrevista en la Cadena Ser...; que, por cierto, a la reunión del consejo asesor, esa nueva que usted ha hecho, de los siete cabildos solo asistieron tres. Veo cuál es su capacidad de convocatoria para que asistieran todos los cabildos, que deben estar muy contentos porque hubo en todas las islas conciertos, cosa que ya sucedía desde el año 2009, que el festival llegó a La Graciosa.

Y nosotros, también mi grupo, teme por el futuro del festival. Por eso le hemos presentado esta interpelación el día 10 de enero, sobre todo cuando ayer escuchamos al presidente respaldarla y justificarla, que el festival iba en picado. Lo que va en picado, señora consejera, es el festival de este año que usted ha organizado.

Ya en la segunda intervención haré algunas precisiones.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Luzardo.

Para la primera intervención, la señora consejera de Turismo, Cultura y Deportes.

La señora CONSEJERA DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Lorenzo Rodríguez): Gracias, señor presidente. Señorías.

El mundo de la música clásica se encuentra inmerso en una crisis de audiencia. Este es un hecho objetivo, al que apuntan las estadísticas y las investigaciones. Tenemos datos de la SGAE que así lo apuntan, o sea, que no es un fenómeno solamente de Canarias sino también de España, y probablemente de fuera también. Quienes advierten también del preocupante hecho de que la media de edad de los asistentes a este tipo de eventos se ha incrementado en la última década. Algo que se contrapone con el empuje y potencial de una nueva generación musical. En este sentido, este fin de semana aparecía en la prensa una entrevista al director de orquesta Marzio Conti, presente en la cincuenta temporada de la Ópera de Las Palmas, en la que titulaba, según sus palabras, hay más jóvenes estudiando música que hace veinte años pero no hay público, y argumentaba la necesidad de rejuvenecer al público que asiste a conciertos sinfónicos de cámara y ópera. En esta misma línea también se manifiesta el crítico e investigador musical Jorge de Persia, en un duro artículo publicado por las SGAE sobre la música clásica, en la que pone en valor la ilusión y la fuerza de los jóvenes bien formados frente a la pasividad y miopía de las administraciones, que deberían ser orientadoras y no solo distribuidoras, de introducir cambios que se correspondieran con tres objetivos perfectamente lícitos. Una mayor descentralización del festival que permitiera... Perdón, perdón, perdón... (La oradora interrumpe su discurso para consultar su documentación). O sea, estoy hablando del artículo de Jorge de Persia, que decía: la ilusión y la fuerza de los jóvenes bien formados frente a la pasividad y miopía de las administraciones, que deberían ser orientadoras y no solo distribuidoras de ayudas; falta -añade- una verdadera política cultural que ponga en valor el potencial de que disponemos en gentes y patrimonio, que atienda a la reflexión crítica, que abra puertas mirando al futuro de una sociedad europea; necesitamos nuevamente que nos miren desde fuera, estamos perdiendo peso cualitativo, mientras crece nuestro potencial en cuanto a nueva generación musical y a públicos que se renuevan, como decía Jorge de Persia.

Permítanme, señorías, que haya recurrido a palabras de terceras personas para situar el origen de las decisiones de este Gobierno con respecto al Festival Internacional de Música de Canarias. Una cita de sello público que, como he dicho en anteriores intervenciones, venía dando síntomas de agotamiento. En seis años pasó de 48 222 personas a 23 535 en la edición de 2016. Eso es un dato objetivo de síntoma de agotamiento. Ante ello, creíamos necesario introducir cambios para intervenir en la tendencia decreciente de público, así como captar la atención de otros públicos, formados o no en música clásica, y que no se habían visto nunca antes identificados ni atraídos por el festival. ¿Qué es lo que hicimos? Quizás con la premura del poco tiempo para programar que requiere este tipo de citas y condicionados por que parte de la edición del 2017 contaba ya con compromisos que comprometían casi un tercio del presupuesto, todos programados por la anterior directora, que usted citó, en solo conciertos, un tercio del presupuesto ya comprometido en solo seis conciertos... Por cierto, son los dos conciertos más importantes los que tenía comprometidos, el del inicio y el del final. Optamos por introducir cambios que se correspondían con tres objetivos perfectamente lícitos: una mayor descentralización del festival, que permitiera alcanzar territorialmente al público, una apertura a más estilos y repertorios musicales, que nos permite conectar con ese público joven que estamos buscando o nuevos públicos, y una mayor promoción del talento y la creación canarios, en la línea del objetivo del Gobierno de apoyar la cultura, el talento canario, la posibilidad económica, el valor económico de la cultura a través de artistas vivos, que generan derechos, que cobran derechos. Una apuesta, desde luego, arriesgada, que no ponía tanto el acento en los resultados de taquilla como en la proyección y vertebración social y cultural que debe presidir toda inversión pública en materia de cultura. Con ese objetivo de mayor proyección sociocultural y territorial consideramos que había que crecer en oferta, en intérpretes, en público, en compositores, los municipios, las islas, las salas, los estilos, las estéticas, y, por supuesto, introducir reducciones de precios.

En definitiva, aires frescos, señorías, que despertaran el interés por la música docta, que languidecía. Un objetivo que materializamos en ochenta y ocho conciertos programados, a través de los cuales el festival pudo llegar a muchos más rincones de todas las islas, posibilitando de forma más amplia y equilibrada el acceso a conciertos en todo el territorio canario, incluyendo espacios donde nunca antes había estado el festival.

Desde luego que el festival ha visitado todas las islas en anteriores ediciones, claro que sí, esa no era la novedad. Llegar a 31 municipios en esta edición es un hito que no se había alcanzado y menos aún que la población de municipios como Arona, Arafo, Arucas, Agüimes, Tuineje, Antigua, Yaiza, Haría, Valle Gran Rey, El Pinar, Tijarafe o Mazo pudieran acercarse por primera vez a un concierto del Festival Internacional de Música de Canarias, financiado por todos los canarios, también los de estos municipios. Además ha desaparecido, y esto es un hecho, que en las islas no capitalinas se llevaba reclamando hace mucho tiempo: a los conciertos de las islas no capitalinas se le llamaba el "Festival de las Islas", no el Festival de Canarias: eso ha desaparecido.

Junto a la extensión territorial, ya he dicho que otra de las grandes metas ha sido el alcance en cuanto a variedad de épocas y estilos en los repertorios musicales programados, desde música antigua y barroca hasta partituras creadas semanas antes de la inauguración del festival. Así, el público pudo disfrutar nada menos que de setenta y cuatro obras compuestas en los siglos XVII y XVIII, del Romanticismo y del Impresionismo, de las vanguardias de principio del siglo XX, de música de mediados del siglo XX y de creaciones actuales y experimentales.

El tercer gran objetivo era reforzar la presencia de intérpretes canarios, algo de lo que no se puede abstraer ningún gobierno. Más allá del simbolismo que representa... Y con esto, y con ese ánimo, revisamos los precios de los 68 conciertos de pago. Las entradas para el 70 % de ellos tenían un coste de entre un 8 y un 15 %. Además... Perdonen, disculpen, porque se me saltó la hoja.

Más allá del simbolismo que representó el festival en su trigésimotercera edición, se inauguraba con una obra de un canario, algo que en la medida de las posibilidades se debería institucionalizar. La nómina de músicos canarios este año ha superado con creces la programada en las últimas ediciones. También esta edición ha supuesto el regreso de compositores canarios, interpretándose partituras de cinco músicos isleños: Juan Hidalgo, Juan Manuel Ruiz, Gustavo Trujillo, que fue la obra que se estrenó el primer día, Leandro Martín y Gonzalo Díaz. Estos dos últimos protagonizaron la vuelta de las obras de estreno. Desde el 2013 no se estrenaba una obra de un canario.

Permítanme que destaque la apuesta que hicimos también por la creación canaria en dos hechos importantes, como fue el homenaje a don Juan Hidalgo, Premio Nacional de Artes Plásticas, gran músico, un artista polifacético, y que además está vivo y sigue produciendo y compartiendo su arte; y que las dos orquestas canarias por primera vez, la Orquesta Sinfónica de Tenerife, creada en el 45, la Filarmónica de Gran Canaria, creada en el 35. Es decir, en más de ochenta años de historia de estas dos orquestas nunca habían tocado juntas la obra Gurrelieder, de Schoenberg, pues fue un hito y es algo que tanto los músicos como el público, como los profesionales, han agradecido. Aquí tengo además a un gran músico, que estuvo en ese evento y lo puede corroborar, que es diputado de esta Cámara, Juan Márquez.

En cuanto a la política de precios que desarrollamos, una de nuestras máximas para el festival fue la accesibilidad; si queríamos conseguir más público, teníamos que pensar que también el precio podía ser una barrera. Revisamos los precios. De los 68 conciertos de pago las entradas del 70 % estaban entre 8 y 15 euros. Este año se habilitó por primera vez la venta electrónica de todos los conciertos y espacios. En las ediciones anteriores solo había venta electrónica en los auditorios principales. Esto nos ha facilitado muchísima información que hemos podido captar, como nacionalidad, código postal, por tanto, saber la residencia y más datos.

En cuanto a los resultados cuantitativos, el Festival de Música ha contado con la asistencia de 30 666 personas, que ya en la comisión pude detallar. De ellas 23 454 fueron de pago; 5345, conciertos gratuitos; y también 5128 fueron con invitación. Explicarles que están incluidas en las invitaciones patrocinadores -70 abonos que equivalen a 350 entradas-, protocolo institucional, que bajó de 177 a 61 -es decir, que entradas de protocolo hemos hecho un control estricto para que sean las justas y necesarias; por tanto, menos que el año anterior-, protocolo artístico, medios de comunicación, críticos musicales. Es decir, que cuando se habla de cinco mil y pico invitaciones están incluidas las que corresponden a contraprestaciones con las orquestas, porque traen su equipo, o con los medios de comunicación o con protocolo institucional, y por supuesto los patrocinadores. Además de 5345 a conciertos gratuitos, 2200 a actividades paralelas.

En cuanto a la recaudación provisional, pero casi definitiva, de 350 000 euros, efectivamente, hemos recaudado menos que en la edición anterior. Uno de los motivos, la apuesta por la reducción de precios para incrementar nuevos públicos.

En cuanto a otros ingresos, pues, están pendientes de que nos confirmen el ingreso del Inaem, que es una convocatoria que ya está en marcha pero que no ha finalizado su resolución. (Al producirse el corte del sonido por el sistema automático de control, la oradora se dirige a la Presidencia para solicitarle un tiempo adicional, que esta concede). Todo eso sumaría el total de los ingresos de este festival.

Y en relación con los gastos, señorías, no les puedo dar cuenta de los gastos hoy, porque, como ustedes saben, el Gobierno encomienda a la sociedad Canarias Cultura en Red la gestión del festival. Es una sociedad anónima. Los servicios que se prestan por las orquestas, las agencias de viaje, etcétera, facturan a la empresa y todavía no han llegado las facturas. Por tanto, la contabilidad no está completa, no se puede dar cuenta de algo incompleto para hacer un balance económico final. Se dará cuenta cuando tengamos toda esa información. De momento solamente hemos dato el dato, que es el que tenemos, de los ingresos casi definitivos.

Bueno, destacar como resultados positivos, además del incremento de público y la extensión territorial, el incremento de la presencia de creadores canarios, las charlas introductorias, los conciertos impartidos por la musicóloga, 26 a cargo de Marina...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Se ha acabado su tiempo, señora consejera.

Para un segundo turno, por tiempo de cinco minutos, señora Luzardo.

La señora LUZARDO ROMANO: Gracias, señor presidente.

Señora consejera, de verdad sigo sin entender cómo se mantiene usted erre que erre, que ha sido un fracaso y encima lo defiende.

Mire, cuando vienen grandes orquestas, grandes directores y grandes solistas las entradas se agotan y las entradas se pagan a un precio elevado. Es lo mismo que cuando uno va a ver un partido de fútbol del Barcelona y el Real Madrid. Si quieres ir al Bernabéu, tendrás que pagarlo.

Mire, yo hay cosas que no entiendo. En política las responsabilidades siempre se asumen y los errores sobre todo se reconocen como mínimo. Luego, si esto ha sido un fracaso... Por no hablarle de que del programa de mano ha sido muy criticado el contenido. Y, por cierto, en Twitter tiene solo 974 seguidores -974 seguidores-, con lo cual eso también demuestra la difusión que tiene el festival en Twitter.

Mire, no he encontrado otro evento que haya congregado tanta contestación del público y de los medios como este. Hombre, algo tendremos de razón.

Usted solo quiere hacer un festival a su imagen y semejanza. Mire, en julio dijo, porque recordará que todo esto empieza en julio, y en agosto, yo recuerdo además, el día 2 de agosto, que iba camino de Fuerteventura, leer un artículo en un medio de comunicación y usted reconoció en esos días, hombre, que el 2017 iba a ser un festival de transición -ya veo que no, usted dijo que iba a ser de transición, ya veo que no- y que iba a recuperar para el 2018 las orquestas de renombre internacional; y además que iba a sacar a concurso en septiembre las bases para un nuevo coordinador. Creo que ahora acaba de presentar las bases hace dos días, o ayer -no, antes de ayer-, y dice en las bases que no sabe qué sueldo va a poner sino que se iba a intentar consensuar con los aspirantes. Hombre, yo creo que va a ser muy poco atractivo, si no ven en las bases cuánto se va a pagar por la dirección del festival y luego venir.

Por tanto, señora consejera, hemos tenido un festival con un estrepitoso fracaso, tenemos un área de Cultura sin balances y sobre todo, algo que me sorprendió ayer, que el presidente del Gobierno de Canarias también coincide en los síntomas de agotamiento y la respalda totalmente.

Mire, usted no dice toda la verdad. En el año 2013, en el año 2013 sí hubo un estreno también en el festival, en el 2009, 2010, 2011, 2013. Por cierto, del señor Díaz, la obra Concierto para clarinete número 2, del señor Díaz. Otra cosa es que la orquesta con la que se estrenó, la del teatro Mariinsky, hubo algún comentario de su director.

No es verdad que se haya creado más público, se lo dije antes. Vamos a ver, en el año 2016, que fue el año pasado, asistieron 23 535 personas y en el 2017, 23 114, si quita los invitados, claro.

Usted ha rebajado los precios, pero, mire, ¿sabe lo que no ha hecho? Usted ha rebajado los precios. ¿Sabe lo que no ha hecho? Usted anunció aquí, el Gobierno de Canarias, una rebaja del IGIC del 7, del 7 al 3 %, es decir, las entradas tenían que haber bajado a partir del día 1 de enero un 4 %, y usted no lo ha hecho. Las entradas han costado exactamente lo mismo a partir de enero que lo que anunció en diciembre. Por lo tanto, la rebaja del IGIC que ustedes, el IGIC cultural que ustedes tanto vendieron, no la aplicaron.

Mire, una cosa es programar en todas las islas y otra cosa es hacer once conciertos en La Palma o dieciséis audiciones en Lanzarote. Por cierto, el Cuarteto de La Habana tuvo un éxito tremendo, porque nadie fue a verlo a los auditorios de Agüimes o Teror.

Mire, yo creo que usted lo que tiene que hacer es trabajar con los cabildos un evento, con las bandas, con los conservatorios -bueno, este es el antiguo conservatorio (refiriéndose al salón de plenos)-, o sea, tiene que hacer algo con los cabildos para potenciar nuevos públicos, pero el Festival Internacional de Música de Canarias es otra cosa, es otro modelo, tenía, tenía otro prestigio.

Y después hay algo que a mí me sorprende. Yo fui a ver, y además digo me gustó el concierto, fui a ver el de la banda, el de la Banda de Santa Cruz de Tenerife, la Banda Sinfónica. ¿Sabe lo que hicieron las asociaciones de bandas? Comprar 100 entradas, con una rebaja de Canarias Cultura en Red -que, por cierto, usted preside la empresa, creo, que usted preside la empresa y debía saber algo de cómo están las cuentas en la empresa-, compraron las 100 entradas y le hicieron una rebaja de un 30 %, con lo cual se pagó por la entrada -claro que va a tener pérdidas- 5,6 euros, porque lo rebajaron de 8 a 6. Era desolador el poco público que asistía. Mire, yo misma he defendido siempre las bandas, hasta tal punto que me siento muy orgullosa de haber potenciado la Banda Municipal de Las Palmas de Gran Canaria. Que, por cierto, en el año 2014 pudieron ir a Chicago a un evento internacional entre el 17 y el 20 de diciembre. ¡Claro que hay que potenciar las bandas!, pero una cosa son las bandas y otra cosa es el Festival Internacional de Música de Canarias.

Además ha dicho que ha hecho 600 encuestas de 30 000 personas que asistieron. No sabemos ni qué empresa ha hecho las encuestas, no sabemos...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señora Luzardo un minuto más.

La señora LUZARDO ROMANO: Les decía que ha hecho 600 encuestas de 30 000 asistentes. No sabemos quién las ha hecho ni cómo se han hecho ni cuánto ha costado, y tampoco sabemos el resultado. Le he pedido también, le he solicitado la documentación para que me la presente.

Nosotros estamos convencidos, señora consejera, de que el festival ha sido un verdadero fracaso. Por eso queremos, en la moción consecuencia de interpelación, hacer algunas consideraciones, entre ellas que la Audiencia de Cuentas fiscalice esta edición del festival, porque estoy convencida de que los números están maquillados. Y además queremos también proponer solicitarle que vuelva al modelo anterior del festival, con un consejo asesor especializado, porque, si no, lo que me temo, algo que leí el otro día, que lo voy aquí a citar, de Javier Durán: ha tenido la mala suerte este festival de caer en manos de una cuota de poder que carece de las herramientas intelectuales suficientes para sacarlo adelante.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Luzardo.

Para su segunda intervención, la señora consejera de Turismo, Cultura y Deportes. (Rumores en la sala).

Señorías, guarden silencio, por favor.

Señora consejera, cuando quiera.

La señora CONSEJERA DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Lorenzo Rodríguez): Este Gobierno respeta y ha entendido perfectamente el valor que tiene tras más de tres décadas de celebración de este encuentro musical de Canarias.

No compartimos frases como que se lo han cargado, ha fracasado; todo lo contrario, señorías, estamos haciendo cosas para que no languidezca. Preservar el festival como si fuera una pieza de museo sería un horror... Un error, perdón, y también un horror. Hemos sido audaces, para algunos en exceso, para otros nos hemos quedado cortos, pero aquí nadie ha dejado de cumplir con sus responsabilidades. Muy al contrario, lo que ha hecho es llevar a cabo una propuesta con la comisión de que sirva para dar nuevos aires a un festival que presentaba pérdidas paulatinas de espectadores.

Y entiendan, los resultados de este tipo de cuestiones no son ni inmediatos ni rápidos. Está claro que se trata de innovar, y ello significa adoptar una serie de riesgos. Muchas de las nuevas ideas puede que no lleguen a cuajar de entrada, pero otras pueden resultar muy positivas, y han resultado muy positivas en este proyecto.

Sin duda lo fácil sería repetir fórmulas, hacer más de lo mismo, pasar desapercibidos, mirar para otro lado, cerrar los ojos a las cosas que están funcionando mal. Lo difícil, intentar mejorar, aunque eso suponga trabajar el doble, ser objeto de críticas, que te miren con lupa cada paso que das. Como es lógico, los que trabajan duro y hacen muchas cosas tienen muchas más posibilidades de equivocarse que los que no lo hacen, que los que pasan de puntillas. Este Gobierno está haciendo en este sentido muchas cosas por cimentar la cultura en las islas y que deje de ser algo improvisado, desde proyectos como la Jocan -la Joven Orquesta de Canarias-, el canon canario de la modernidad, que ya lo conocerán, la memoria audiovisual que acabo de presentar, pasando por la revisión y actualización del Plan estratégico canario de la cultura.

El cambio que planteamos para el festival era darle un mayor alcance. ¿Y eso qué significa?, pues simplemente trabajar el doble, señorías, enfrentarse al doble de problemas. Hemos tenido un equipo humano que se ha dejado la piel en la producción de este festival y que se merece toda nuestra consideración. No olviden que fueron ochenta y ocho conciertos, que eso es mucho más complejo de producir, y además felicito la colaboración de los cabildos porque se han implicado -créanme- realmente, y los municipios también. Estamos hablando de una media de tres o cuatro conciertos diarios a la vez.

Pese a la dureza de algunos comentarios, yo de las cosas que más celebro de esta edición es el debate público precisamente que se ha generado en torno al festival, algo totalmente necesario. Esta edición ha sido un objeto de amplio debate, que se ha trasladado a los medios de comunicación convencionales, medios digitales y redes sociales, con cifras, inserciones e interacciones nunca antes conseguidas. Medios que han dado voz de forma intensa a este festival, permitiendo a la sociedad reflexionar y debatir sobre esta cita, sobre la música clásica y sobre las necesidades que tenemos, culturales, en materia cultural en todo el territorio canario. No les voy a relatar todos los impactos de las redes sociales, ya tuvieron conocimiento en la comisión, pero en Facebook, más de 2 millones de personas, 52 000 me gusta; en fin, Twitter, Instagram... Con todo esto ahora lo que nos toca es conciliar, señorías, acercar las distintas posturas, las que han abogado por un festival más conservador con las que apuestan por una mayor innovación, que es lo que hemos introducido, y reflejarlas en la próxima edición, en la que ya se trabaja, así como en la convocatoria para cubrir el puesto del que será el nuevo director, un concurso público. Ya se convocó la comisión asesora el lunes y estamos trabajando ya en los pliegos para el concurso del nuevo director.

Por primera vez esta cita cuenta con una herramienta importante como es la comisión asesora. Un órgano asesor profesional, con una visión amplia de lo que acontece en el mundo de la música docta. Contamos también como herramientas con una mayor experiencia por todas las innovaciones que hemos hecho en este festival, también con una mayor implicación y valoración por parte de la ciudadanía, prueba, toda la repercusión que ha tenido, y contamos con un mayor conocimiento del público y sus aspiraciones, gracias a que hemos implantado por primera vez esa venta online de todos los conciertos, que nos permite tener esos datos de nacionalidad, residencia, edad, importantísimos, con los que no se contaba hasta esta fecha. Los treinta y dos años anteriores no tenían datos de público, si eran turistas, si no eran turistas, si les gusta, si no les gusta; todo lo hablábamos con suposiciones o con notas de prensa. Ahora ya tenemos datos y esto nos va a permitir mejorar. Además de las encuestas. Le parecen insuficientes, por lo menos las hemos implantado, vamos a ser un poquito constructivos. Por supuesto que todo se puede mejorar y ya le daremos cuenta de la empresa y de los resultados. No se preocupe, señora Luzardo.

En fin, hay muchas frases a las que le podría responder, pero tengo muy poco tiempo, señora Luzardo. Todos los datos que me pide se le van a facilitar, no me da tiempo a contestarle. Por decir algo, Breña Baja, yo estuve allí, fueron 50 personas; el Dúo Antwerp, maravillosos, una marimba, un saxofonista... ¡Por favor! Digamos las cosas con propiedad, casualmente en ese concierto sí que estuve. En fin, hay muchísimas... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

Yo creo que es importante el debate que se ha abierto. Como digo, hemos arriesgado para mejorar las cosas. Yo he reconocido en la comisión que asumo los errores que se han cometido, como máxima responsable de la cultura en Canarias, y seamos constructivos. Yo ya los he reconocido, los errores cometidos; por tanto, sumemos todos, todas las fuerzas políticas aquí representadas para tener un mejor festival, atender a los públicos tradicionales, más conservadores en sus gustos, con nuevos públicos. Es un festival de todos los canarios.

¿Es que acaso a alguien le parece mal que hayamos hecho más conciertos? ¿Es que acaso a alguien le parece mal que haya 7000 espectadores más? ¿Es que acaso a alguien le parece mal que hayamos estrenado más obras de canarios o que hayamos puesto más acento en lo canario? ¿Es que a alguien le parece mal que hayamos tenido actividades paralelas de divulgación con los conservatorios...?

(Aplausos).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Se ha agotado su tiempo, señoría.

Muchas gracias, señora consejera.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/I-0020 Sobre medidas en relación con el Festival de Música de Canarias, dirigida a la Sra. Consejera de Turismo, Cultura y Deportes.

Facebook Twitter Youtube Google Plus Flickr

Aviso jurídico · Parlamento de Canarias C/Teobaldo Power, 7
38002 S/C de Tenerife
Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400