Diario de Sesiones 76/2017, de fecha 10/5/2017 - Punto 10

9L/PNL-0411 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE LA SITUACIÓN EN VENEZUELA.

La señora PRESIDENTA: Pues entonces empezamos, si les parece, como es conjunta, empezaría el Grupo Podemos, que es el primero que la ha solicitado.

Grupo Podemos, por tiempo de doce minutos, que es la conjunta.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Señora presidenta, señorías.

El otro día, mientras oía una serie de noticias sobre la corrupción del PP, me entró una especie de aire frío, un escalofrío: era un augurio. Yo, que soy especialista un poquito en literatura prehistórica británica, sé de los augurios que tenían los antiguos britanos. Ese augurio quería decir que el Partido Popular va a sacar una propuesta sobre Venezuela. Cuanta más corrupción tienen, más hablamos de Venezuela. Y es una vergüenza, porque si yo fuera venezolano me sentiría ofendido, sinceramente, de que utilizaran el nombre de mi país para hablar cada vez que ustedes tienen que tapar sus vergüenzas. No me gustaría que nadie utilizara el nombre de Canarias para tapar las vergüenzas de otros; sinceramente, como canario se lo digo, pero, bueno, allá usted.

He leído detenidamente la propuesta de la señora diputada del Partido Popular, la señora Tavío, que creo que es la que la va a defender, y me gustaría hacer una serie de preguntas. Porque tengo dudas de a qué parte de la oposición representan ustedes, señores del Partido Popular, si a la gente que se levanta de la mesa cuando se está ofreciendo un proceso de asamblea constituyente nacional o a la gente que se niega a todo absolutamente y solo entiende de seguir extendiendo la violencia. Porque aquí hay que hablar de todo, de la oposición, hay muchos matices dentro de la oposición venezolana, señorías, y no todo es como ustedes lo pintan. Como luego les explicaré, no toda la oposición son angelitos del señor precisamente, hay una parte de la oposición que apuesta decididamente por la violencia, por desestabilizar el país.

La realidad de Venezuela es una realidad triste y compleja; a nosotros no nos gusta tampoco. La situación que estamos viviendo es triste, es muy calamitoso lo que está pasando, otra cosa es el análisis que hagamos de las consecuencias. Y me parece que se comete un error cuando se simplifican las cosas, las cuestiones complejas no se simplifican y ustedes lo simplifican todo a base de eslóganes. Eso también me parece un error. Lo simplifican criminalizando a todo lo que no es la oposición y no es así. Las cosas en cuestiones sociales no son ni de un color ni del otro, es mesturado, por lo tanto, modérense.

Yo creo que las propuestas de ustedes sobre Venezuela responden básicamente a dos intereses. En primer lugar, despejar balones sobre la corrupción. Los malos jugadores, aquí en Canarias, son los que despejan siempre los balones, no son los que rasean el balón, asumen sus responsabilidades. Ustedes utilizan Venezuela para despejar balones, ese es el primer interés, para conseguir algunos votos.

Y también de su lectura se desprende que ustedes están utilizando este caso con un compromiso expreso en la desestabilización de la situación política de Venezuela. Ustedes en el texto que nos presentan hoy están apoyando claramente a una oposición totalmente desestabilizadora y violenta sobre la realidad que solamente conduce a la guerra, señorías, al número de muertos.

Entonces, me parece que es bastante irresponsable, máxime pretender que el Gobierno de Canarias apoye su intervención, que apoye su documento, que el Gobierno de Canarias, este Parlamento, se escore totalmente en un conflicto. ¡Que, además, es un conflicto de otro país! Ustedes no respetan ni siquiera la soberanía de un país para dilucidar sus problemas políticos y nos están pidiendo que nos escoremos de una parte de la oposición. Yo creo que, atendiendo a la responsabilidad institucional, este Parlamento no puede votar en ningún caso la propuesta del Partido Popular, significa ponerse del lado de unos contendientes. En cambio, nuestra posición, desde el respeto del texto que presentamos a continuación, es de diálogo, de paz, de concordia, de respetar las mesas de diálogo.

Fíjese usted, señora Tavío, yo no me acuerdo, sinceramente no me acuerdo de la última vez yo fui a misa, no me acuerdo, pero yo estoy más cerca del Papa que usted. Fíjese lo que le estoy diciendo. Estamos cerca del expresidente de Panamá, el señor Torrijos, de Leonel Fernández, expresidente de la República Dominicana ¡y del señor Zapatero! Al que también desde el Partido Socialista también lo han criticado, algunas voces, no todos. Pero es verdad que el señor Zapatero aquí ha tenido una posición bastante decente, y lo mismo que le digo una cosa le digo la otra y no se me caen los anillos.

Por lo tanto, desde el diálogo, nosotros creemos que se está, además, escudándose aquí en Canarias, específicamente, en un discurso falso de lo que ha sido la emigración canaria y venezolana. Hay un discurso dominante en Canarias, poco más o menos que los canarios fuimos allí, nos trataron bien, bienísimamente, aquello fue el paraíso, recogimos el dinero a palas y nunca trabajamos ni nada, y eso es mentira. Yo conozco bastantes emigrantes venezolanos que te hablan de los sufrimientos que pasaron. Ese discurso un día tendremos que revisarlo -no es el momento-, pero desde luego no fuimos a que nos dieran el dinero, fuimos a trabajar y a sufrir; y ya era una sociedad bastante violenta, como lo que pasa en toda Sudamérica, señorías, toda América, desde el Canadá hacia abajo. No es de recibo que ustedes nos digan que la violencia es del otro día para acá: eso no es verdad, eso no se lo cree ningún canario que haya emigrado a Venezuela y, si no, pregúntenlo.

Por lo tanto, la violencia no es achacable al Gobierno actual. La cuestión es, esta propuesta, ¿de qué se trata, de aguantar algunos votos que ustedes están perdiendo por todos los casos de corrupción que tienen o de actuar con responsabilidad? Nosotros entendemos que, institucionalmente, tenemos que actuar con responsabilidad.

Lo responsable en estos momentos es estar del lado del diálogo, acabar con los simplismos estériles, los buenos y los malos, el rollo maniqueo ese que nos han acostumbrado a vivir. La cuestión ahora es estar desde el punto de vista del dialogo, del respeto a las instituciones y de intentar apaciguar los ánimos, porque si no vamos hacia una guerra civil, y eso creo que no es aconsejable para nadie, señorías, ¡para nadie!, sufrimiento extremo.

Nosotros entendemos que hay que defender el derecho a protestar, pero si por violencia es dar carta blanca desde la irresponsabilidad para que la gente saquee hospitales, colegios, dispensarios de neonatos, boicoteos constantes a los transportes aéreos, monopolizar los alimentos... Si eso es carta blanca, si eso protestar, nosotros no estamos de acuerdo, con nosotros no cuente y espero, además, que no cuente con estas instituciones.

O, si ustedes lo que pretenden es en el fondo que intervengan, eso que usted llamaba antes, señor Curbelo, los organismos internacionales. ¿A qué se refiere, a la CIA y a los marines? ¿Esos son los organismos internacionales que tienen que intervenir? No estamos de acuerdo tampoco. Y, si no, vaya usted a Siria o a Irak o a Libia o todo lo que fue Sudamérica, vaya a Nicaragua en el año 79 para que vean lo que es una intervención. No deseamos eso.

En el punto cuatro de su propuesta, señoría, dice usted que el Parlamento canario inste al Gobierno de España a que "exhorte al Gobierno venezolano a asumir responsabilidades con el fin de lograr el respeto a la democracia y el diálogo", y a la oposición ¿quién la exhorta? Nosotros estamos de acuerdo con esta parte, pero le faltó una segunda parte al párrafo. ¿A la oposición venezolana quién la exhorta a que respete las mesas de negociación, los resultados electorales? ¡Veinticinco comicios en los últimos dieciocho años y no respetan ninguno! En los últimos cuatro años, tres elecciones, no respetan para nada, ¿por qué usted no les exhorta a que respeten también el juego electoral?

En el punto cinco, dice usted -que esto ya es curioso viniendo de ustedes- que se exhorte al Gobierno venezolano "a que garantice la separación de poderes", ¡y lo dicen ustedes, señorías del PP! Ustedes -y no es un tema personal-, ustedes están inhabilitados para pedirle a ningún país que proceda a una separación de poderes. ¡¿Ustedes, pero qué es esto?!

Ustedes no separaron poderes cuando el problema de Euskadi, ni ahora en Cataluña, y mucho menos con el tema de la corrupción. ¿O quiere que pongan aquí la cinta de grabación del ministro Catalá dándose por entendido de lo que el fiscal Moix sabía del caso de la vinculación con el señor Ignacio González, arrestado el pasado abril y metido en la cárcel? ¿Quiere que hablemos de eso, de la vinculación entre el sistema judicial, de ustedes y los corruptos? ¿Quiere que hablemos de eso? Qué separación de poderes, pero si ustedes no están legitimados para decirle a nadie lo que tiene que hacer en este ámbito. Señoría, eso no es respeto a la soberanía de otros países.

¡A ver si va a ser que cuando se descubra el caso Mercasa, con Ignacio González, resulta que el Partido Popular se financiaba ilegalmente sobornando funcionarios públicos venezolanos! ¡¿De eso quiere que hablemos también?! Si quiere hablamos, tranquilamente.

La señora PRESIDENTA: Señor Déniz, yo lo que tengo que hacer es llamarle a la cuestión, señor Déniz. Una llamada a la cuestión, señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: ¿Una llamada, perdón?

La señora PRESIDENTA: A la cuestión.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Ah.

Usted habla también, señor (ininteligible), en los apartados de la cuestión de los políticos en la cárcel. Mire, hay un máximo dirigente venezolano, de la oposición venezolana, y está en la cárcel, efectivamente, por instigar actos violentos con el resultado de un saldo de 43 muertos, un golpe de Estado, un golpe de Estado, señorías; es decir, sembrar la violencia. ¿Usted qué haría en este país? ¿Saben lo que hace el PP? El PP le está pidiendo a otro país que libere a los golpistas y a los que siembran el terror y resulta que aquí en el Estado español lo que hacen es meter en la cárcel a los cómicos y titiriteros o a una tuitera, la señora Casandra, eso es lo que hacen ustedes. Es decir, lo que no hacen aquí lo están pidiendo para otro país.

En definitiva, nosotros entendemos que ahora hay una situación novedosa. Se ha convocado una Asamblea Nacional Constituyente para elaborar una Constitución, se van a elegir 500 representantes, hay convocado un proceso electoral donde se van a elegir 200 miembros de los consejos legislativos regionales y municipales, 355 alcaldes, 24 gobernadores y al presidente del país. Se ha abierto un proceso democrático y la oposición se sigue levantando de la mesa yéndose a las calles a armar a una serie de personas, no todos, efectivamente, para que sigan generando terror en las calles.

Y ustedes siguen hablando de dictadura. Dicen que los partidos políticos están reprimidos, señoría; ya le dije antes la cantidad de procesos electorales que hemos vivido. Que a la prensa se la reprime: le estoy diciendo que el 67 % de las radios son privadas, que de 108 periódicos públicos..., 97, 97 son privados, solamente 11 son del Gobierno. En periódicos donde, además, se llama directamente a asesinar al presidente. ¡Eso es libertad de expresión! Que se atreva alguien a hacer aquí. Bueno, Jiménez Losantos lo hizo también pero no le pasó nada, la verdad.

En definitiva, tal parece, señoría, que el argumentario suyo se lo escribe el periódico El Mundo, el ABC, El País, y la CIA norteamericana también les está escribiendo a ustedes el argumentario.

Creo que, en todo caso, lo que está ocurriendo es bastante triste y lamentable, y nosotros a lo más que podemos aspirar, señorías, es a que las cosas se calmen de la manera más democrática posible. Por eso nosotros presentamos esta iniciativa, que es una iniciativa, ya le digo, refrendada por algunos organismos internacionales, la ONU aprobó el informe sobre los derechos humanos en Venezuela, el papa, Zapatero y otra serie de presidentes están llamando a la mesa de negociación.

En definitiva, lo que planteamos en este Parlamento y que creo que es lo que, en responsabilidad, las instituciones canarias tienen que votar es: votamos al diálogo, la paz, la solución política, la mesa de negociación, el diálogo, o votamos por echarle más fuego a la gasolina, por crispar más los ánimos y hacemos que las instituciones canarias se escoren hacia un lado de la oposición. Esa es la cuestión. Nosotros decimos que diálogo, paz y...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Déniz.

Turno ahora para el grupo presentante de iniciativa, el Grupo Popular. Señora Tavío.

La señora TAVÍO ASCANIO: Señora presidenta. Señorías.

Señor Déniz, yo sí me acuerdo de la última vez que fui a misa; soy cristiana, mal practicante, pero sí me acuerdo, y le aseguro que, igual que ahora, porque yo no necesito estar en una iglesia para rezar. Recé por la libertad y la democracia, y recé por lo mismo que quiero para mi país, lo mismo que dice el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y lo ha dicho este fin de semana cuando visitaba Canarias. ¿Qué queremos para Venezuela? Lo mismo que queremos para España: queremos libertad y democracia.

Mire, señor Déniz, yo sé el problema que ustedes tienen con Venezuela (mostrando un documento a la Cámara). Yo sé el problema que ustedes tienen con Venezuela, suelten... (Aplausos). Suelten la mano que, presuntamente...

La señora PRESIDENTA: Disculpe, señora Tavío. Disculpe...

La señora TAVÍO ASCANIO: ...yo sí digo...

La señora PRESIDENTA: Señora Tavío. Señora Tavío, disculpe que la interrumpa, le paro el tiempo.

Ruego al público asistente que se abstenga de hacer afirmaciones a favor o en contra, por favor.

Disculpe que la haya interrumpido, señora Tavío. Continúe.

La señora TAVÍO ASCANIO: Gracias.

Yo sí digo que presuntamente les dio de comer y ayudó a fundar su partido.

Mire, y me acusa a mí y a mi partido político de desestabilizar la vida política en Venezuela y de conducir a los ciudadanos venezolanos a la guerra. Mire, a mí y a 450 eurodiputados del Parlamento Europeo y a los diputados de la asamblea iberoamericana, que somos los que estamos condenando la situación en Venezuela y exigiendo libertad y democracia en Venezuela.

Antes de comenzar, quiero dar la bienvenida a los representantes de Voluntad Popular, Copei, Primero Justicia, Acción Democrática, Unión Canario Venezolana, invitados venezolanos canarios, que viven con angustia lo que está ocurriendo en su país, y quiero decirles alto y claro en nombre de la mayoría de los grupos políticos, porque estoy segura que así lo dirán hoy aquí, que no están solos.

Y quiero contestarle, señor Déniz, quiero contestarle. Usted me dice que en nombre de quién, mire, en nombre del pueblo venezolano, porque lo que yo le voy a decir hoy aquí lo preparé con la mayoría de los venezolanos que tenemos y que estamos acogiendo en Canarias porque, desgraciadamente, en su país no pueden vivir por la pobreza a las que les está condenando el populismo.

Y muy especialmente quiero dar la bienvenida a Alejandra, la hermana de Andrea González y su cuñado Dani Abreu, que siguen presos en Venezuela desde el 17 de agosto del 2015, y que han estado año y medio presos sin conocer los cargos que se les imputaban. Hace muy poco su familia ha logrado saber -¡qué casualidad que usted lo ha empleado en su argumento!- que están presos por terrorismo y por recibir dinero de Obama, de Marco Rubio, de Álvaro Uribe, de La Razón, de ABC y de El Mundo. De locos, señorías. Jóvenes estudiantes que participaban en movimientos universitarios. Señorías, les puedo decir que en las veces que me he reunido con Alejandra me ha sorprendido su entereza, me hizo reflexionar sobre cómo quería enfocar esta intervención. Analizando tanto nuestra propuesta como la de ustedes, Alejandra me decía que ella puede entender y que es muy lícito abrazar o resguardarse bajo el paraguas de cualquier ideología o pensamiento político, que se pueden compartir formas de gobernar de una manera u otra, pero que lo único que no puede entender, que no le cabe en la cabeza es que partidos democráticos puedan justificar la dictadura.

No estamos aquí para confrontar formas de gobierno. No estamos aquí para utilizar, como algunos se excusan, a Venezuela como arma arrojadiza. No estamos aquí para hacer demagogia. Hoy hablamos de Venezuela, porque Venezuela, nuestra octava isla, está en apuros, y creo que no admite discusión ni justificación. Venezuela lleva mucho tiempo recorriendo una peligrosa senda de deterioro democrático institucional, y yo llevo, igual que mi partido, catorce años denunciándolo: no hay separación de poderes, no hay libertad de expresión, no hay elecciones. ¿Puede alguien decirnos, hoy, aquí, que en Venezuela no existen presos políticos? Hay 183 presos políticos, de los cuales casi una veintena -y le traje el listado (mostrando un documento a la Cámara)- son españoles y europeos.

Y yo le voy a ahorrar a todas sus señorías describirles la situación que tienen que sufrir escuchando lo que escuchan en las cárceles venezolanas Andrea González, una canaria, y su pareja, Dani Abreu. Ahora bien, lo que no voy a callar es lo que estamos presenciando en la actualidad, la violación sistemática de los derechos humanos, entre ellos el derecho a tener un proceso judicial transparente y con posibilidad de desplegar el libre ejercicio de defensa, por no hablar de la presunción de inocencia, que se está viendo dañada, ya que no existe un proceso que garantice los derechos del investigado, y se construyen pruebas ad hoc para evidenciar lo incierto. Y así lo demostró, y quiero agradecerlo, un abogado, canario, que intervino cuando vino el padre de Leopoldo López precisamente para denunciar las cuestiones y las garantías que no se estaban manteniendo en el proceso.

Y es que hasta ahora, desgraciadamente, es que en Venezuela aquellos que tienen que proteger a los ciudadanos están cargando contra ellos, señorías. Y eso es lo que estamos denunciando hoy aquí: muertes por disparos, tanquetas que pasan por encima a manifestantes, como las que vimos en la avenida Ávila, al sur de la simbólica plaza Altamira. Bombas lacrimógenas, represión, saqueos, más de cuarenta muertos y centenares de heridos, mil seiscientas personas arrestadas, muchos de ellos jóvenes estudiantes, jóvenes con ilusión, jóvenes como Pedro Yammine, de 22 años, un fotógrafo profesional. Su madre relata cómo le pedía que no fuera a las manifestaciones y cuál era su respuesta: voy porque quiero a mi país, porque lucho por construir Venezuela, no por destruirla.

En cuanto a los argumentos de su propuesta no de ley, señor Déniz:

En cuanto al movimiento ciudadano, ¿no se han enterado ustedes de que la Asamblea Nacional motivó nuevamente que la gente se echara a la calle precisamente porque la fiscal general de la República, Luisa Ortega, manifestó que estas sentencias evidenciaban varias violaciones del orden constitucional?

En lo referente a que ustedes plantean democracia más participativa. ¿No se han enterado de que una de las causas esenciales de la reclamación de la ciudadanía es la constante resistencia del Gobierno de Maduro a someterse al escrutinio público?

Señorías de Podemos, hablan ustedes de una propuesta de calendario electoral para nosotros algo sesgada. En 2016 tocaba elegir a los gobernadores, pero los comicios no fueron convocados; este año debían celebrarse elecciones municipales, pero el Gobierno ya ha advertido que con la inestabilidad política no pueden; y ahora con el proceso constituyente ponen en juego las presidenciales del 2018.

A esto tenemos que añadir las sentencias en contra de la Asamblea Nacional. Uno de los casos más llamativos, señorías, es permitir que el presidente Maduro pudiera aprobar los Presupuestos Generales del Estado sin pasar por el Parlamento y con la firma del propio tribunal.

Señorías, señorías, es triste que se justifique y que se pida respeto para la vida política de Venezuela y que no se defienda al pueblo venezolano, que sale a la calle cuando, precisamente, muchos de ellos son canarios.

Hablan ustedes, señorías, y aquí permítame las carcajadas, y de forma muy solemne, hablan ustedes de prosperidad en Venezuela como base de la democracia que ustedes defienden. Pero puede haber prosperidad ante la ocupación y usurpación de propiedades privadas, fincas agrícolas, podemos hablar de prosperidad y de derechos sociales en un país donde los ciudadanos sufren la falta de alimentos, o donde no se consigue el 95 % de las medicinas, donde los hospitales no tienen material quirúrgico o donde existe racionamiento eléctrico, y sobre todo en los hospitales. ¿De verdad alguien cree que esto es la prosperidad? ¿Esta es la prosperidad que ustedes nos quieren traer a nuestro país?

Mire, y qué me dice, y qué me dice usted del éxodo, del éxodo del 8 % de la población venezolana, que está saliendo por donde puede, y que muchos de ellos, como le decía, más de dos millones desde 1999, han abandonado Venezuela. Desgraciadamente, y afortunadamente por otro lado, podemos acoger a algunos, porque muchos son descendientes de canarios.

Mire, Venezuela nos mató el hambre durante décadas, usted lo decía, y yo lo confirmo. Y por eso se lo debemos, por eso no podemos abandonar a nuestra gente. Hablamos de Venezuela, y habla -y se lo decía hace un momento-, habla el Parlamento Europeo. Es que mi propuesta, la de mi grupo político y la del grupo político que represento en el Congreso de los Diputados fue la misma que ha aprobado el Parlamento Europeo. Pero es que es lo mismo que está pidiendo la Organización de los Estados Americanos, que precisamente, ¡anoche mismo!, escuchaba yo una declaración de Luis Almagro, su secretario general, pidiendo lo mismo que estamos pidiendo y que pide mi grupo político.

Los hechos, y lo dice la asamblea iberoamericana, no dejan lugar a dudas: Venezuela viola todos los artículos de la Carta Democrática Interamericana. Señorías, según la Real Academia Española, la dictadura, la dictadura, la dictadura es el régimen político en el que una sola persona gobierna con poder total, sin someterse a ningún tipo de limitaciones y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad. ¿Cómo se llama a perseguir líderes políticos? ¿Qué nombre le ponemos a la inhabilitación de los cargos elegidos, como ustedes, señorías, elegidos en las urnas y destituidos de sus competencias? ¿Cómo se denomina a un gobierno que suprime la separación de poderes? ¿Democracia? Pues esta no es la democracia que yo quiero ni para Canarias ni para España.

Mire, decimos que sí, y le agradecemos profundamente, al señor Marcos Pérez, al Grupo Parlamentario Socialista, que haya enmendado este documento, porque precisamente ha incluido aquellos acontecimientos que han ocurrido desde que mi grupo político presentaba esta proposición no de ley y claro que las vamos a admitir, porque tienen toda la razón. Y señorías, porque precisamente ustedes dicen lo mismo que estamos diciendo nosotros: que no el diálogo, no el buenismo, no, que queremos gestos, que queremos precisamente que, porque no se han cumplido, se han incumplido los acuerdos de ese diálogo. No se han liberado los presos políticos, no se ha dejado ni se ha permitido la apertura del canal humanitario, no se ha cumplido la agenda electoral y, desgraciadamente, tampoco se han cumplido las competencias de la Asamblea Nacional.

Miren, señorías, un alto dirigente de la política española dijo una vez que ir a manifestaciones es también hacer oposición y que la sociedad civil tiene que organizarse para que le diga al Gobierno que se tiene que cumplir la ley. Lo dijo su jefe de filas, señores de Podemos: cumplir la...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Tavío, se ha acabado su tiempo. Muchas gracias, señora diputada.

(El señor Déniz Ramírez solicita el uso de la palabra).

Dígame, señor Déniz, qué quiere.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ (Desde su escaño): Amparándome, señoría, en el artículo 79.3, réplica por alusión que afecta al decoro y dignidad de un grupo parlamentario.

La señora PRESIDENTA: Señor Déniz, vamos a esperar a que se hagan todas las intervenciones y después ya vemos y sopesamos con todas las intervenciones, señoría.

Van a intervenir los demás grupos, señor Déniz, y creo que puede haber más alusiones. Las hacemos, por si acaso, acumulativas, señor Déniz, y me ahorro... (Risas). Economía. Señorías, siempre cuando hay PNL esperamos a que intervengan todos los grupos y después si hay algún tipo de petición se hace.

Señor Pérez Hernández, por el Grupo Socialista.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ: Gracias, presidenta. Señorías. Saludamos también a las personas, a los representantes de diferentes organizaciones políticas y sociales que nos acompañan. (Se formula un comentario en la sala). ¿Perdón? Ah, sí, decía que saludaba a quienes nos acompañaban desde la tribuna.

Señorías de Podemos, nos alegra que hayan imperado el diálogo y la cordura en sus filas sobre el tema de Venezuela, aunque la intervención suya la verdad es que un poco trastoca lo que estoy diciendo. Nos alegra que ya no crean que traer una propuesta a esta Cámara para posicionarse sobre la situación política de Venezuela supone olvidarse de los problemas de los canarios y las canarias, una injerencia en la política exterior que debe decirse en el Congreso de los Diputados, alinearse con la derecha más rancia o que exista un interés electoral. Todas estas acusaciones fueron las que nos brindó en el mes de julio del año pasado cuando debatimos una proposición no de ley sobre la situación de Venezuela porque nos preocupaba la situación de los canarios y de las canarias, porque nos preocupaba la situación que viven los ciudadanos de este país. Todo esto fue lo que nos brindó el señor Márquez Fandiño. Y, por lo tanto, nos alegra que hayan decaído estas acusaciones con la propia presentación de la PNL; una PNL, sin duda, que supone una enmienda a la totalidad a la posición que Podemos ha venido manteniendo hasta ahora sobre Venezuela.

Y, entrando de lleno en la PNL, los socialistas llevamos mucho tiempo preocupados... Sí, el señor Márquez Fandiño se acaba de incorporar: lo que he dicho es lo que usted nos brindó, lo que usted nos brindó en aquella ocasión (dirigiéndose al señor Márquez Fandiño, quien acaba de entrar en la sala).

Decía que, entrando de lleno en el objeto de la PNL, los socialistas llevamos mucho tiempo preocupados por la deriva de los acontecimientos que se están produciendo en la octava isla, donde hay casi 80 000 canarios y canarias y donde se da una situación de colapso social, de colapso económico, de colapso democrático.

Y, sin duda, nosotros hemos planteado una enmienda, son dos enmiendas, una enmienda a cada proposición no de ley: dos enmiendas al Grupo Popular porque entendemos que el Grupo Popular cuando habla y dice que el Gobierno debe garantizar la separación de poderes creemos que entra en una contradicción; debe decirse que el Gobierno debe respetar la separación de poderes, porque no es el Gobierno quien tiene que garantizar la separación de poderes.

Y con respecto a la otra enmienda, la enmienda que plantea el Grupo Socialista dice textualmente que instemos "al Gobierno de España para que denuncie ante los organismos internacionales -ante los organismos internacionales- la amenaza de ruptura definitiva del orden constitucional vigente por el presidente Nicolás Maduro -y termino de leer lo que dice-: al pretender disolver la Asamblea Nacional, lugar donde reside la soberanía popular de Venezuela, cuyo mandato no puede ser anulado con el pretexto de convocar un proceso constituyente".

Dejando, por lo tanto, de un lado la dialéctica incendiaria y rupturista que se utiliza tanto desde el Gobierno como desde la oposición en Venezuela y que en nada contribuye a una solución del conflicto, el Partido Socialista condena rotundamente los intentos de disolución de la Asamblea Nacional por parte del régimen chavista. Si ya condenamos en su momento la maniobra del Tribunal Supremo venezolano con este objetivo, ahora redoblamos esta condena con ese anuncio pretendido de una convocatoria de una asamblea constituyente que no sabemos ni siquiera por quién va a estar constituida.

Por lo tanto, esto es, además, una situación que sonroja a cualquiera, incluso sonroja a un sector importante del chavismo. Unos actos que, como decía, deberían sonrojarnos a todos, sin duda, y nosotros entendemos que hay una parte ya importante del chavismo que rechaza esto.

No queremos que nadie intervenga en la toma de decisiones de las instituciones venezolanas, queremos presionar a través de los órganos internacionales para que sus decisiones sean acordes con los principios constitucionales que el propio pueblo venezolano aprobó en las urnas, no hay que olvidarlo.

Aquí se da una paradoja, señorías, nos encontramos con que muchos de los que en los últimos años del franquismo miraban a Europa, miraban a Venezuela y pedían ayuda para acabar cuanto antes con aquel régimen, ahora se ruborizan cuando Venezuela pide ayuda a los organismos internacionales para defender la democracia y para luchar contra un régimen que se ha impuesto claramente, porque la situación de penuria que vive el pueblo venezolano, la situación de falta de alimentos, de escasez de medicinas es insoportable.

Por eso decía que nosotros, señorías, el Partido Socialista no va a negar a nuestros hermanos venezolanos el apoyo que en su día recibimos de ellos, porque la situación ha llegado a un callejón sin salida. Hemos valorado, y lo hacíamos en la PNL que presentamos en su día, la mediación internacional. Por supuesto que valoramos el papel que ha llevado a cabo el expresidente Zapatero o el papel que lleva a cabo también su santidad el papa. No me hace falta rezar para reconocer también que el papa ha estado desarrollando un papel de mediación junto con expresidentes. Pero, sin duda, señorías, tenemos que buscar la mediación para acabar con esta situación, que es insostenible, pero es imposible acabar con la situación si no se respeta el Estado de derecho y si no se respetan los fundamentos que conforman la democracia.

Gracias, presidenta.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Pérez. Muchas gracias.

Para fijación de las posiciones. En el orden de intervención: señor Déniz, me fija posición respecto a la enmienda presentada por el Grupo Socialista.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ (Desde su escaño): Sí, señora presidenta.

Agradecemos el tono del portavoz del Partido Socialista, lo que pasa que nosotros entendemos que el llamamiento que hace la enmienda, que es, en fin, a la defensa del orden constitucional, ya está recogido en la propuesta que nosotros hacemos. Un llamamiento al orden constitucional, a la estabilidad democrática, al respeto a los organismos internacionales; es precisamente lo que estamos haciendo. Y por supuesto al orden constitucional, claro.

La señora PRESIDENTA: Por tanto no la acepta.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ (Desde su escaño): No, gracias.

La señora PRESIDENTA: Vale. Gracias, señor Déniz.

Señora Tavío, respecto a la enmienda. No sin antes precisar, señorías, que, salvo error de esta presidenta, creo que hay un error material en la enmienda del PSOE, salvo que me lo rectifiquen, que es cuando dice "añadir un apartado quinto" sería "añadir un apartado noveno", porque existe un octavo, entiendo. ¿De acuerdo? O sea, que se entiende que es un apartado noveno. (Asentimiento).

Señora Tavío, si es tan amable para que fije posición, aunque ya lo dijo antes pero para que quede constancia.

La señora TAVÍO ASCANIO (Desde su escaño): Muchas gracias, señora presidenta.

Lo dije en mi intervención, pero lo reitero para que conste en el acta: aceptamos y agradecemos las enmiendas del Partido Socialista que refuerzan el texto y lo actualizan.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Tavío.

Continuamos con el resto de los grupos: Grupo Mixto, por tiempo de cinco minutos. Señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta. Buenas tardes y bienvenidos los asistentes, en nombre de mi grupo.

Nos preocupa la situación que atraviesa la República Bolivariana de Venezuela. No es la primera iniciativa que debatimos en esta legislatura sobre este país hermano de Canarias y seguramente tampoco será la última, porque esto significa que no nos vamos a olvidar de ellos.

La base de nuestro discurso es el apoyo al pueblo venezolano. La Agrupación Socialista Gomera es consciente de que debemos ser solidarios con aquellos que nos abrieron las puertas cuando la situación social y política en Canarias y en España en general no era la que tenemos actualmente. Nos unen, por tanto, lazos de sangre, por los miles de isleños que partieron desde nuestra tierra en busca de un presente y un futuro mejor durante aquellos años.

La única vía posible es la democracia y velar por los derechos de todos los ciudadanos de la república. Es decir, el pueblo venezolano tiene que ser escuchado, y la forma de poder escuchar al pueblo es mediante las urnas. Unas elecciones democráticas bajo procesos electorales democráticos y, sobre todo, respetar el resultado que salga de esas urnas.

Lo que no se puede concebir es que un país con las mayores reservas de petróleo del mundo carezca de medicamentos. Es una odisea poder acceder a cualquier fármaco. Ciudadanos que recorren estados completos para conseguir algo tan básico como un antibiótico. No quiero ni imaginar el suplicio para aquellos con enfermedades crónicas y graves. La escasez de alimentos: productos básicos como la harina, huevos, etcétera, son difíciles de encontrar. La devaluación de la moneda y la deuda externa hacen que el día a día del venezolano sea una auténtica odisea.

La escalada de violencia, la falta de consenso y entendimiento en Venezuela hacen que prestemos especial atención a nuestros hermanos venezolanos. Precisamente las personas son la principal preocupación de nuestro grupo, sobre todo los sectores más vulnerables, como son los niños, los ancianos, los enfermos, que no pueden acceder a los servicios básicos: a la sanidad, a la educación y a la atención social.

Hay una frase del dalái lama que debería hacernos reflexionar sobre este y otros problemas que, lamentablemente, están presentes en el mundo actual en el que vivimos y es: "la paz solo puede durar cuando se respetan los derechos humanos, cuando las personas tienen qué comer y cuando los individuos y las naciones son libres". Durante la historia hemos visto como esta reflexión está bien fundada, y cuando uno de estos factores se desequilibra acaban por producirse guerras entre naciones e incluso, muchas veces, guerras civiles.

Para finalizar, solo expresar, en nombre de mi grupo y en el mío propio, el apoyo al pueblo venezolano y a todos aquellos canarios y retornados que nada noche se acuestan con la incertidumbre de si al día siguiente podrán contactar con sus familiares y amigos en Venezuela o si despertarán con una llamada para comunicarles que alguno de sus allegados ha muerto a consecuencia de esta situación tan injusta.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Turno ahora para el Grupo de Nueva Canarias. Señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta.

Lo de hoy yo creo que lo que no hace es contribuir a la búsqueda de ententes y acuerdos de avanzar hacia un modelo democrático en Venezuela, como algunos plantean, o de seguir defendiendo y manteniendo la democracia en ese país. Lo digo porque el tono que hemos escuchado hoy en los dos discursos creo que refleja lo difícil de una situación. Planteamos aquí, a miles de kilómetros, aunque podamos tener el corazón allá como decimos constantemente, le exigimos a Venezuela, a su Gobierno, a la oposición, capacidad de diálogo, de entente, de acuerdo, altura de miras, responsabilidad..., y a miles de kilómetros, aquí, lo de hoy, el espectáculo, desde mi punto de vista, ha sido vergonzoso.

Nosotros, que no estamos metidos en medio de ese mar de discusión, de represión, según algunos, nosotros tenemos este tipo de intervenciones absolutamente duras, contrapuestas y le pedimos a ellos que tengan esa capacidad. Mi opinión, personal, yo no voy a condicionar, como no lo permitiría obviamente, a lo que haga Nueva Canarias, yo creo que tendríamos que ser capaces en temas de estos de ponernos de acuerdo; y, si no es posible, al menos ser capaces de respetar las posiciones del otro. Porque creo que proposiciones no de ley como las de hoy, debates como los de hoy, obviamente, de lo que sí estoy seguro es que no contribuyen a generar esos espacios de acuerdo y de consenso.

Nosotros vamos a apoyar las dos iniciativas. Que puede parecer contradictorio, pero en absoluto, porque las dos iniciativas, no los discursos, que no los apoyamos, ni uno ni otro, obviamente, hay cuestiones que sí dentro de los discursos, pero no el tono y muchas de las cosas que se han afirmado hoy aquí. Pero no es razonable que se vote en contra de las propuestas de resolución de Podemos. No es razonable porque hacen un llamamiento al diálogo y hacen un llamamiento al fin de la violencia, por todos los lados, porque existe violencia en todos los lados. Por tanto, me parece absolutamente razonable y por eso vamos a apoyar eso.

Y hay otra posición, más conservadora, más alejada quizá desde las posiciones históricas de Nueva Canarias, que es la que presenta el Partido Popular, pero cuya filosofía es exactamente la misma: llamada al diálogo, que se mantenga el bloque constitucional, que la democracia prevalezca y que finalmente seamos capaces, obviando la violencia, de llegar a acuerdos a un país como el de Venezuela. Y por eso vamos a apoyar las dos iniciativas, porque creemos que ese debe ser el espíritu.

Y tendríamos que haber hecho un esfuerzo razonable en ponernos de acuerdo en lo que nos unía, alejando, a miles de kilómetros de allí, aquellos aspectos más delicados; porque, vuelvo y reitero, en absoluto en el día de hoy hemos contribuido a mejorar la situación de Venezuela. Ya de por sí las proposiciones no de ley sabemos el alcance que tienen, aquí, imagínense las que podrán tener allá.

También, digo, seamos capaces, cuando juzgamos a otro, de mirar para casa. Lo digo porque ha habido un país en Europa en el que, cuando millones de personas salieron a la calle, el Gobierno reaccionó colocando una ley mordaza que intentaba impedir este tema.

Para mí ese tema lo que creo que nos vislumbra es la situación de ser capaces de ponernos en el contexto que cada uno vive, en el que cada uno vive. Nosotros vivimos aquí y ellos allá. Y, al mismo tiempo, creo que no es justo, porque lo de hoy es lo de hoy, pero es que yo llevo escuchando muchísimos años cómo se cuestiona la democracia de manera constante en Venezuela. Cuando se consiguió que no se avanzara en el proceso de Estado socialista, fue un triunfo del pueblo; cuando ganaba Chávez eran procesos trucados. Cuando la asamblea legislativa se conseguía, era fruto -en este momento, con mayoría de la oposición-, de un avance significativo del pueblo; cuando ganan otros, no lo es. Pero al mismo tiempo, digo, estamos viviendo un momento preocupante y los tics y algunas de las decisiones que está tomando el Gobierno de Venezuela, en absoluto, desde Nueva Canarias podemos respaldarlos. Muchas de esas decisiones, las últimas, no las vamos a respaldar.

Y en ese sentido de consenso y de diálogo es por lo que vamos a apoyar las dos iniciativas.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Campos.

Turno ahora, Grupo Nacionalista, señor Cabrera... (El señor Moreno Bravo profiere manifestaciones y gestos al señor Campos Jiménez).

Señor Moreno, señor Moreno, por favor. Señor Moreno, no me haga llamarlo al orden, señor Moreno, por favor. (El señor Moreno Bravo prosigue con sus manifestaciones).

Señor Moreno, señor Moreno: primera llamada al orden, señor Moreno. Disculpe, no es la primera vez que lo hago, pero se lo estoy diciendo.

Señor Cabrera.

El señor CABRERA DE LEÓN: Gracias, presidenta. Buenos días, compañeros, señorías. Buenos días a todas las personas que nos han querido acompañar hoy para este debate tan importante para Canarias y buenos días también a todas las personas que seguramente desde Venezuela nos van a escuchar.

No podemos estar de acuerdo en las tesis que ha planteado el Grupo Parlamentario Podemos, sobre todo por su exposición y el tono con que se ha tratado este asunto, porque desde nuestro grupo parlamentario la prioridad, como decimos, son los derechos humanos, ¿no?

En año 1948, que fue el año de la seca en El Hierro, y fue un año especial cuando los herreños tuvieron que zarpar en veleros, de forma clandestina, como hicieron muchos otros canarios, ¿no? Uno de esos emigrantes canarios, decía en una décima, dice: El barco dio dos pitadas / en señal de despedida / y nosotros varios vivas / a la nación americana / fue el viernes por la mañana / el 18 de noviembre / grata fecha que conmueve / a todos los familiares / de estos hombres que en los mares / entre las olas se mueven. Esto lo recoge el profesor Venancio Acosta, como decimos, en su libro Emigración clandestina de El Hierro a Venezuela. Estoy seguro, señorías, que todos y cada uno de nosotros tenemos un abuelo, un padre, un tío, un vecino o un amigo que cruzó el Atlántico, algunos de ellos para nunca volver.

En el año 2007 tuve la suerte de ir a Venezuela, a nuestra octava isla, que, como decimos, acogió con cariño a miles y miles de canarios. En la visita, pues nos encontrábamos en cada uno de los rincones a canarios y a herreños cuando visitábamos, pues, sus lugares de trabajo, el mercado de Coche, Quinta Crespo...; y nos encontramos miríadas de herreños que anhelaban regresar a El Hierro, que cuando hablábamos con ellos se les rayaban los ojos y tenían la sensación de que Canarias era como la habían dejado. Como decimos, me llamaba la atención que los herreños tuvieran todavía esa imagen de Canarias.

Desde El Hierro zarparon tres veleros: el Saturnino, desde Las Playas; el Nuevo Adán, desde el faro de Orchilla; y el Joven Gaspar, desde El Verodal. Vecinos de todos los rincones de la isla, de El Pinar, de Isora, de San Andrés, de Valverde, de Sabinosa, de Tiñor, de El Barrio y de Frontera, decidieron marchar en precarias condiciones, huyendo de la sequía y de la pobreza hacia un mundo desconocido. Venezuela recibió a los canarios y les ofreció unas mínimas condiciones de vida y de supervivencia que la adversidad isleña les había negado. Un cambio de fortuna al que contribuyeron de forma decidida, a través del ahorro y del envío de remesas a la reactivación económica de la isla y de Canarias.

En todas las instituciones de El Hierro a lo largo de estas últimas semanas se han tomado acuerdos e iniciativas en solidaridad con Venezuela. El pasado lunes, en el Cabildo Insular de El Hierro, por unanimidad de todas las fuerzas políticas, también se aprobó una declaración institucional sobre todo de apoyo a los derechos humanos de los herreños en Venezuela.

Hoy Venezuela, señorías, como sabemos, es un país inestable, azotada por un conflicto político y social que ha hecho que una parte importante de su población haya salido a las calles reclamando mejoras para su país, para disponer de una sanidad digna, de una educación y de una seguridad dignas, como decimos, para cualquier persona.

También muchos de nuestros emigrantes retornados sufren esta situación, puesto que desde diciembre del año 2015 el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela interrumpió el pago de las pensiones a los beneficiarios en el exterior. Esperemos también que el Gobierno de España, también el de Canarias..., tienen que trabajar de forma conjunta, para desbloquear esta situación, que afecta a cientos de hogares en Canarias y a unas sesenta familias en El Hierro.

Apoyaremos desde nuestro grupo parlamentario cualquier acto o iniciativa que busque la paz y la estabilidad política en Venezuela, que refuerce y garantice la voz de un pueblo, venezolano y canario, que grita y clama al cielo democracia, diálogo y consenso. Y este año para nuestros herreños en Venezuela y para todos los herreños es un año especial, es un año de bajada de la virgen, los herreños en Venezuela también la han celebrado.

Señorías, la historia de El Hierro y la historia de Canarias es también la historia de ellos, de los que hicieron la maleta para ir a Venezuela, para ir a la otra orilla del Atlántico, señorías, sin dejar de divisar el horizonte de Canarias.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Cabrera.

Antes de pasar a la votación: señor Déniz, usted me había un turno por alusiones, tiene un minuto, señor Déniz. Un momentito, por favor, espere, espere un momento, señor Déniz. Disculpe. Ahora, cuando quiera, señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ (Desde su escaño): Sí, era por imprecisiones que se dijeron sobre mi grupo político.

Tengo que recordarle a la señora portavoz del Partido Popular que todas las sentencias que relacionaban a la financiación ilegal de Podemos con respecto a Venezuela han sido totalmente archivadas. Por lo tanto, no es de recibo que se estén recordando aquí. Primera cuestión.

Segunda cuestión: mi partido condena todas las dictaduras; hay otros partidos que hay una dictadura concreta que no la han condenado nunca, todavía.

Y, en tercer lugar, decir a todos los partidos de la Cámara que esta propuesta se votó en el Ayuntamiento de La Laguna y todos los grupos políticos, incluido el Partido Popular, votaron a favor de esta propuesta, señorías.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Déniz.

Señora Tavío.

La señora TAVÍO ASCANIO (Desde su escaño): Sí, muchas gracias, presidenta.

Yo, pedirle disculpas al Grupo de Nueva Canarias por hacer y pedir de este Parlamento lo mismo que se ha aprobado en el Parlamento Europeo (mostrando un documento), es decir, la restauración del orden democrático, la liberación inmediata de los presos políticos, el calendario electoral que permita celebrar procesos libres y el fin y condenar la represión en Venezuela. Y yo el tono a mí tampoco me ha gustado, pero yo creo que son otros los que tienen que explicar por qué se quieren ahora desvincular de Venezuela. Yo sigo teniendo la misma posición de siempre y el tono es el que me ha pedido el pueblo venezolano que es quien nos ha instado a presentar esta moción. Y yo le ruego a Nueva Canarias, le ruego a la agrupación gomera independiente, al Grupo Mixto, que se unan a este consenso internacional, que lo hagan hoy aquí, porque eso es lo que le va a dar fuerza y voz al pueblo de Venezuela.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Tavío.

Señorías, vamos a votar las dos PNL. (La señora presidenta acciona el timbre de llamada a la votación).

Señorías, vamos, comenzamos... Señora Tavío, tiene que venir para votar. No se preocupe, esperamos a que usted venga para poder votar, cuidado con las escaleras. (La señora Tavío Ascanio se reincorpora a su lugar en la Mesa).

Mientras la señora Tavío se incorpora, vamos a votar por separado. Primero votamos la PNL que se ha debatido en primer lugar que es la del Grupo Parlamentario Podemos, ¿de acuerdo?

Señorías: votamos PNL del Grupo Parlamentario Podemos. (Pausa).

Señorías, 54 votos emitidos: síes 11, noes 28, abstenciones 15. Queda, por tanto, rechazada esta proposición no de ley.

Vamos ahora con la PNL del Grupo Popular, señorías, PNL del Grupo Popular. Comienza la votación. (Pausa).

Votos emitidos 54: síes 47, ningún no y 7 abstenciones. Queda, por tanto, aprobada, señorías.

Facebook Twitter Youtube Google Plus Flickr

Aviso jurídico · Parlamento de Canarias C/Teobaldo Power, 7
38002 S/C de Tenerife
Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400