Diario de Sesiones 76/2017, de fecha 10/5/2017 - Punto 2

9L/C-1088 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERA DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE LOS CRITERIOS DE CALIDAD Y ECOEFICIENCIA DE LA LEY DE MODIFICACIÓN DE LA LEY DE RENOVACIÓN Y MODERNIZACIÓN TURÍSTICA DE CANARIAS.

La señora PRESIDENTA: Damos por finalizada esta comparecencia y vamos a la siguiente, a la 1088, a instancias del Grupo Popular, también de la consejera de Turismo, Cultura y Deportes, sobre los criterios de calidad y ecoeficiencia de la Ley de modificación de la Ley de Renovación y Modernización Turística.

Señor Jorge.

El señor JORGE BLANCO: Gracias, señora presidenta. Señorías, señor presidente.

Señora consejera de Turismo, la Ley 9/2015, de 27 de abril, modificó a su vez la Ley 2/2013, de Renovación y Modernización Turística, y, de acuerdo con su exposición de motivos, se sustenta, supuestamente, en varios pilares que permiten abordar la renovación de lo que llamamos ciudad turística. Por un lado, renovación y rehabilitación de la planta alojativa y de los equipamientos complementarios; por otro lado, el cumplimiento del deber de conservación y de rehabilitación edificatoria de todos los complejos turísticos; por otro lado, en tercer lugar, la necesidad de que el planeamiento propicie la reconducción del proceso de residencialización...

La señora PRESIDENTA: Disculpe que le interrumpa, señor Jorge, le paro el tiempo.

Ruego silencio, señorías, porque hay un murmullo que empieza a subir de tono.

Continúe, señor Jorge.

El señor JORGE BLANCO: Decía que el tercer pilar sería la necesidad de reconducir los procesos de residencialización en núcleos turísticos a través de dos caminos. Por un lado, el deber de atenerse al uso efectivo y, por otro lado, el establecimiento de criterios para que las áreas más próximas al mar o las más privilegiadas de esos suelos se destinen al uso turístico, facilitando la reconversión del residencial en turístico.

Y en cuarto lugar, como cuarto pilar, señora consejera, la mejora de la calidad de los establecimientos a través de una planta turística de excelencia y ecoeficiencia que permita una mayor sostenibilidad ambiental y económica.

Particularmente, señoría, me detengo en este apartado, en el cuarto, incluido en el artículo primero de esa ley, que a su vez modifica el artículo 4.2 de la ley original. Cuando se dice, en ese texto, que se otorgarán autorizaciones previas a los establecimientos hoteleros y extrahoteleros que "deberán cumplir unos estándares de calidad edificatoria y del servicio ofrecido que garanticen un mínimo impacto medioambiental en términos de, al menos, ahorro de agua, contaminación acústica y lumínica y de gestión de residuos, y reunir las condiciones de densidad, equipamiento, infraestructuras y servicios establecidas reglamentariamente para configurar un modelo de excelencia y ecoeficiencia, así como para obtener certificaciones de calidad y gestión medioambiental turística y de máxima eficiencia energética".

La disposición transitoria segunda de la propia ley, ya, la Ley 9/2015, establece un régimen transitorio mientras no se apruebe ese reglamento que establece el artículo 4.2 modificado y que viene a decir, en definitiva, que el Gobierno, a nuestro juicio, de manera discrecional, será quien autorice o no la construcción de hoteles de cuatro estrellas o inferiores. Porque recordemos, señorías, que eso que yo he hablado antes, ese enorme artículo incorporado, no se refiere a hoteles de cinco estrellas. Paradójicamente, los hoteles de cinco estrellas no necesitan requisitos de ecoeficiencia ambiental, pero sí los de cuatro y de menos estrellas. Y por tanto, digo, será el Gobierno de Canarias quien autorice o no la construcción de esos hoteles de categoría inferior de manera, insisto, a nuestro juicio, discrecional.

(Abandona su lugar en la Mesa la señora presidenta. Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández).

Visto que la disposición transitoria dice que el Gobierno tiene que presentar, señorías, una comunicación previa al Parlamento en relación con este tema y, lógicamente, mientras el Partido Popular no pueda presentar comunicaciones a esta Cámara por no ser parte del Gobierno, hemos presentado esta comparecencia para que nos explique usted qué está haciendo el Gobierno de Canarias, qué va a hacer el Gobierno de Canarias, qué quiere hacer el Gobierno de Canarias o qué puede hacer el Gobierno de Canarias en relación con este tema para solucionarlo de una manera definitiva.

Gracias, señor presidente.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Jorge.

Para su primera intervención, la señora consejera de Cultura, Turismo y Deportes.

La señora CONSEJERA DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Lorenzo Rodríguez): Señor Jorge, nos realiza una respuesta directa y clara, como podría parecer inicialmente, cuestiona sobre criterios de calidad y ecoeficiencia previstos en la modificación de la Ley de Renovación y Modernización Turística de Canarias, y yo distinguiría dos aspectos: de un lado, los criterios de sostenibilidad, que hay que tenerlos en cuenta para el tema de la autorización de camas turísticas, y, por otro lado, en qué momento deben trasladarse o de qué forma a la normativa turística.

Con relación al primero, me parece que debemos hablar más en términos de sostenibilidad y no de ecoeficiencia, porque lo segundo es un aspecto de lo primero. En toda la Unión Europea se está discutiendo de la sostenibilidad del turismo y se hace hincapié en todos estos asuntos: educar a los turistas para que colaboren en la sostenibilidad del destino, reducir emisiones de CO2 y ahorrar energía en las instalaciones alojativas, reducir comida desechada en alojamientos y restaurantes, separar y gestionar las basuras en alojamientos y restaurantes, formar al personal del sector turístico en buenas prácticas de sostenibilidad, implicar al sector turístico con las comunidades locales y sus valores culturales, colaborar con proyectos de sostenibilidad de ONG desde el sector turístico, reducir y tratar de eliminar los impactos negativos sobre el territorio y el paisaje, cuidar y eliminar los impactos negativos sobre la vida animal y la biodiversidad, controlar toda la cadena de suministro del sector y alinearla con la sostenibilidad.

Se trata, por tanto, de que nuestros estándares sí que deben fijar procesos y normas mínimas para avanzar en la sostenibilidad, por lo que creo que sí tenemos que incluir en nuestra legislación normas y estándares cuantificables sobre aspectos del servicio, que estoy hablando en este caso, como informar a los clientes sobre medidas de separación de residuos, sobre el lavado de toallas, etcétera. Además, hay que empezar a hablar de que los estándares se aplicarán a toda la oferta alojativa, no solamente a los hoteles, y puntualizo algo que usted comentó: los estándares que vienen recogidos en la Ley de Renovación y Modernización se aplican, tras las distintas modificaciones habidas, a toda la oferta alojativa, incluidos los hoteles de cinco estrellas.

Cuando nos encontramos en el debate sobre la modificación del decreto de viviendas vacacionales, debemos recordar que su oferta ronda en torno a las 120 000 camas. Por tanto, cuando hablamos de equiparar la calidad de los servicios hacemos referencia a que las mismas tienen que estar alineadas con nuestra apuesta por la sostenibilidad antes mencionada.

Con relación al segundo punto, el de cómo trasladar a nuestra normativa o cuándo trasladar a nuestra normativa, cuándo incluir los estándares en nuestras normas, creo que, si queremos tener éxito, los mismos deben ser contemplados también desde un ámbito estratégico. Como ustedes saben, ya he anunciado la elaboración del plan estratégico del turismo en Canarias. Necesitamos repensar el modelo turístico. Es un modelo de éxito, pero, sin duda alguna, hay que gestionar bien el éxito y hay que ver hacia dónde caminamos. Hay cambios importantes normativos y hay que reflexionar sobre la evolución del turismo en los próximos años, ver en qué medida los cambios en las normas turísticas queremos que influyan en determinados aspectos para mejorar el destino, para mejorar la calidad del destino, la competitividad, las infraestructuras, la formación, el empleo, todos esos aspectos de que hablamos constantemente. Sin duda alguna, en este caso, los estándares de calidad del servicio y en términos de sostenibilidad -creo que es más adecuado el término- deben ir a la par de esa reflexión que vamos a iniciar en breve. Estamos a punto de sacar la licitación para el plan estratégico y se abrirá un proceso de diálogo con todas las partes, con todo el sector, con todas las instituciones público-privadas en cada una de las islas en los próximos meses. Por tanto, los estándares también de calidad deben formar parte de esa reflexión.

Si nos inclinamos por determinadas prácticas de sostenibilidad desde el punto de vista de nuestra estrategia, y esa consideración es ampliamente compartida, podremos incluir normas claras en nuestra ordenación legislativa. Sé que me va a recordar que, hace algunos meses, a una pregunta suya en torno a en qué situación se encontraba el reglamento que debía desarrollar los estándares de calidad previstos en la Ley de Renovación y Modernización Turística, yo le informé de que la consejería había comenzado los trabajos para elaborar ese reglamento que modificaría los estándares o que incluiría los estándares. A día de hoy, puedo afirmar que esos trabajos están muy avanzados, pero que toda la legislación no es un capítulo aislado, como citaba antes, y para que sea verdaderamente efectiva necesita interrelacionarse con el resto de normativas del sector. Al igual que estamos afirmando que no podemos abordar la reforma del decreto de vivienda vacacional hasta que no tengamos todas las sentencias a los recursos presentados para hacer una valoración conjunta, pues de la misma forma necesitamos valorar todos los cambios normativos que estamos iniciando de forma conjunta para que tengan coherencia y obedezcan a una finalidad, como decía, de la mejora del destino y de la calidad y de la vida, en definitiva, de lo que siempre hablamos, de que se trasladen los beneficios del turismo a todos los sectores de la economía y a la vida de las personas que aquí vivimos.

En cuanto a los tiempos, por, digamos, priorización del equipo de trabajo que dirijo, estamos bastante más avanzados en el tema de la vivienda vacacional, la acometeremos inmediatamente. Aunque todos los trabajos están en paralelo, digamos que los tiempos van a ir un poco en esta línea: vivienda vacacional, el decreto de restauración -que tenemos también modificaciones importantes que hacer para mejorar esa normativa-, el decreto de estándares de calidad, el 142/2010, en este decreto es en el que vamos a abordar los estándares que nos, digamos, exige la Ley de Renovación y Modernización, será este decreto en el que se incluirán, además de revisar el resto de estándares que aquí se regulan, y luego continuaríamos con otras normativas que también tenemos que adaptar.

Es importante decir que priorizar no significa que frenemos nuestra labor, sino que entendemos que hay algunos aspectos de normativa mucho más urgentes, pero todos ellos, por supuesto, un compromiso; en esta legislatura esperamos que todos salgan.

Como ustedes saben, encargamos unos estudios a una consultora para ver las mejores prácticas a nivel internacional en cuanto a incorporar criterios de sostenibilidad o de ecoeficiencia en la nueva construcción de planta alojativa. Es un estudio muy interesante, que también tienen a su disposición porque esto es un estudio a nivel mundial de los países, los destinos que incorporan este tipo de requisito y, bueno, pues, les invito a conocerlos. De ahí hemos extraído ejemplos importantes que pudieran trasladarse a nuestra normativa y que nos pueden agilizar el camino y optimizar, digamos, la elaboración de nuestra normativa.

Indudablemente, a todos los gestores públicos nos gustaría poder dar respuestas más rápidas, pero creemos que lo que se debe primar es la eficiencia final. Esa eficiencia que nos llevará a seguir trabajando en el establecimiento de medidas capaces de fortalecer nuestra economía, toda vez que el turismo sigue siendo la locomotora de otros muchos sectores productivos. Una locomotora que favorece el empleo, que a su vez potencia el consumo y la puesta en marcha de empresas. Todo ello en aras de más oportunidades para el desarrollo de las personas que aquí vivimos.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora consejera.

Turno de los grupos no solicitantes. Por el Grupo Mixto, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señor presidente. Buenos días, señorías; buenos días, señora consejera.

A nuestro grupo le parece positivo que este asunto, que ya hemos debatido en esta Cámara, como es la actual redacción de la norma, pues que mantenga los objetivos de rehabilitación y modernización de la planta alojativa y que, además, pues, amplíe las excepciones para nuevos hoteles. Es decir, que ya no solo deberán ser necesariamente de cinco estrellas, sino que también pueden serlo de categorías inferiores, siempre y cuando cumplan con los criterios de calidad y ecoeficiencia que se iban a establecer en un reglamento posterior.

Por tanto, partiendo de la base de que esta reforma legal no desvirtúa el modelo de rehabilitación y modernización turística y además contenta a sectores que demandaban que los nuevos hoteles pues no fueran necesariamente todos de cinco estrellas, la nueva redacción desdibuja que la oferta turística se centre únicamente en criterios de categoría de calidad turística, apostando por un desarrollo de otro tipo de establecimientos.

Teniendo en cuenta aquel debate que tuvimos y el que tenemos hoy aquí, pues, nuestro grupo quiere hacer un énfasis en esos criterios que el Ejecutivo canario estudia para que todos los establecimientos hoteleros y extrahoteleros se adecúen a esos estándares de calidad y ecoeficiencia.

Si bien se mantiene en la norma los múltiples requisitos y las garantías medioambientales de edificación que las nuevas infraestructuras que se instalen deben cumplir, por ello, señora consejera, nuestro máximo interés es conocer en profundidad cuáles son dichos requisitos. Porque es cierto que, a pesar de ese posible desarrollismo del que se habla, hay limitaciones en la norma en cuestión de garantía ambiental y en materia de dimensiones y requisitos técnicos y arquitectónicos que deben cumplir estas nuevas infraestructuras. Por tanto, entendemos que es de suma importancia que se defina cuáles son esos criterios de calidad de los nuevos hoteles, a parte de los que contempla la norma 7/1995, de Ordenación del Turismo de Canarias, y el Decreto 142/2010, de la actividad turística de alojamiento, así como los criterios de ecoeficiencia.

En este sentido, podríamos entrar a valorar también si con esta medida se acota aún más el desarrollo de las nuevas camas turísticas, a lo que habría que discutir después si estas restricciones son realmente necesarias, pero este ya sería otro debate. Para nuestro grupo lo que es esencial es que se cumplan todas las garantías medioambientales y, a su vez, seguir ofreciendo una oferta alojativa de calidad para seguir siendo un destino turístico de calidad. En definitiva, crear nuevos establecimientos turísticos teniendo en cuenta que el turismo es nuestro principal motor económico. Puede ser una gran oportunidad de generar puestos de trabajo y oportunidades en el sector turístico, pues es una realidad que genera un gran impacto en el tejido económico y social de nuestro archipiélago.

Por todo esto, desde nuestro grupo agradecemos su aclaración de los denominados criterios de calidad y ecoeficiencia.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Por parte del Grupo de Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señor presidente, señorías.

Estamos hablando del sector económico determinante en nuestro sistema productivo, insustituible, pero estamos en un momento donde hay que tomar decisiones inteligentes y no dejarse llevar por las corrientes. Tenemos una gran demanda, una demanda yo diría casi que incontenible, porque nuestros competidores están como están, porque esta es una actividad en crecimiento en el mundo, pero nosotros tenemos que definir qué modelo turístico queremos. Si 22 millones de visitantes a costa del bienestar local, de las infraestructuras, sin importar el empleo, su calidad, la redistribución de riqueza o un modelo turístico capaz de conservar el medioambiente, de conservar el territorio, de generar valor añadido, empleo de calidad y que además sea compatible con el desarrollo de las comunidades locales y sus intereses. Y hay que definir, la tendencia es al crecimiento cuantitativo sin límite, y a esto se suman algunas sentencias de los tribunales que complejizan la gestión del sector, a esto se suma el llamado alquiler vacacional, que se ha convertido en un sector con una gran demanda y con una gran presión, a esto se suma la residencialización de las zonas turísticas. Si todo este conglomerado no lo gestionamos de forma inteligente y con visión estratégica, podemos estar cometiendo un error que pagaremos décadas, para siempre.

De manera que, al margen de que el contexto sea el reglamento sobre el que ya hemos opinado aquí durante años, algunos, sería muy importante sentarnos a reflexionar y a pactar un modelo turístico que tenga en cuenta nuestro territorio, nuestras comunidades locales, que recupere la planta antigua y que crezca de manera contenida. Porque se puede crecer de manera contenida, no en base a criterios de calidad, porque lo ha prohibido el Tribunal Constitucional, pero sí en base a capacidad de carga porque lo dice el Tribunal Constitucional; y buscar un mecanismo inteligente y pensando en el futuro sobre el llamado alquiler vacacional y sobre la residencialización de las zonas turísticas, porque todo esto, junto, puede ser un cóctel explosivo que comprometa no ya al sector turístico, sino al futuro de Canarias, porque en gran medida depende de cómo manejemos este sector.

Aprovecho esta comparecencia para poner sobre la mesa el conjunto de los problemas y la necesidad que tenemos de buscar el encuentro. Nosotros ponemos a disposición del Gobierno de turno, nuestro grupo parlamentario, nuestra influencia social y política para articular una propuesta, a ser posible, de consenso que defina un modelo turístico sostenible, duradero y al servicio de la mayoría social.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Rodríguez.

Turno del Grupo Podemos, señora Delgado.

La señora DELGADO LUZARDO: Gracias, presidente.

Señor Jorge, ya su Grupo Popular presentó hace un año una PNL que, desde luego, no dejaba lugar a dudas: pedían literalmente suprimir cualquier regulación que impida la construcción de nuevos complejos turísticos, eliminando cualquier exigencia de calidad edificatoria o nuevos estándares turísticos para que no encarezca la inversión del promotor. Es decir, que planteaban el boom turístico II: volver a los años setenta, que tanto daño se hizo en esta tierra con las mayores locuras y destrozos al territorio. ¡Estupendo! Con esto los inversores se quedarán con el pastel, las migajas irán a los pobres contratados, explotados y el resto del destrozo del territorio escaso, de la pérdida de patrimonio canario, la huella ecológica, los residuos, los vertidos, todo eso es para el canario, que no saca nada a cuenta porque la externalización de los costes ambientales está muy bien para los inversores.

Miren, les recomendamos que se lean la Estrategia de Especialización Inteligente, que se aprobó también en este Parlamento en el año 2014, para que sepan cuál debería ser la hoja de ruta sobre el turismo. Dice: "diversificación productiva de la economía basada en el turismo". Dice no consumir más territorio: justo lo contrario de lo que ahora quieren hacer. Dicen rehabilitación y mejoras aplicando criterios de sostenibilidad, ecodiseño y ecoinnovación. Lo más penoso es que la estrategia se aprobó en 2014 y la Ley de Turismo se aprobó en el año 2015; es decir, así funcionamos en este Parlamento: no se le hizo ningún caso a la Estrategia de Especialización Inteligente.

Esta ley de 2015 abría la posibilidad de saltarse la moratoria con hoteles y apartamentos de cinco estrellas, cosa que ha tirado, ha tumbado, el Constitucional y ahora se puede hacer de todo siempre y cuando se cumplan con unas generalidades imprecisas de estándares de calidad edificatoria, ahorro de agua, eficiencia energética...; pero eso ya se tiene que cumplir. Y hay un término tan vago, señora consejera, como cumplir con un modelo de ecoeficiencia y excelencia.

En el plazo de un año, según la disposición transitoria de esa Ley 9/2015, tenía que haberse hecho el reglamento que dijera qué era la excelencia y la ecoeficiencia. Han pasado dos años y no existe ese reglamento, por lo que de manera arbitraria y subjetiva se está interpretando desde la Administración lo que son estos términos para otorgar autorizaciones. Mire, ¿sabe qué?, eso es también denunciable ante el Constitucional; ya están tardando algunos en denunciarlo, porque las autorizaciones se están dando de forma discriminatoria, no son objetivas ni tampoco transparentes. ¿Ahora qué van a hacer, eliminar el término...?

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Delgado.

Turno del Grupo Socialista, señora Cabrera.

La señora CABRERA NODA: Gracias, señor presidente. Buenos días, señorías.

El control del crecimiento de la planta alojativa turística todos sabemos que ha pasado por diversas fases en la historia de Canarias. La primera de masivo crecimiento, sobre todo en los años ochenta y noventa. Una segunda etapa en la que primó el consenso político de ponerle coto a ese crecimiento y que culminó con la aprobación de la moratoria turística en 2001 y la Ley de Directrices en 2003. Es a partir de esta fecha cuando comienza a hacerse patente la necesidad de reforzar la competitividad de nuestro sector y se apuesta por la renovación de la planta alojativa madura. A raíz de ahí, el Gobierno, el Gobierno de Canarias, trajo la pasada legislatura la Ley de Renovación y Modernización Turística de Canarias, con la que se pretendía compaginar los objetivos de sostenibilidad territorial y medioambiental con el impulso a la renovación y captación de inversiones para generar actividad económica y empleo.

El Parlamento de Canarias, a propuesta del Gobierno de Canarias, aprueba la Ley 9/2015, de 27 de abril, en la que se alteraban algunos de los preceptos de la Ley 2/2013, entre ellos los apartados a) y c) del artículo 4.2 de la ley. Sin embargo, como todos sabemos, el Tribunal Constitucional concluye sobre dicha modificación que es inconstitucional respecto a la utilización de requisitos de naturaleza económica vinculados a la calificación del establecimiento para la concesión de la autorización.

Después de veintiún meses, señora consejera, para elaborar el reglamento al que hace referencia la letra a) del artículo 4.2, donde se definan los estándares, así como el modelo de excelencia y ecoeficiencia, no solo no está aprobado, sino que, si acudimos a la web de transparencia del Gobierno, no está ni en trámite.

Este vacío normativo está dando pie a especulaciones sobre la parálisis en los procedimientos que deberían estar ya en curso. Ninguna de las normas de las que nos hemos dotado en este proceso para controlar nuestra capacidad alojativa ha sido pacífica desde el punto de vista político. Es más, ninguna norma ha sido perfecta en su aplicación práctica hasta el punto de obtener la totalidad de los objetivos perseguidos y evitar los resultados indeseados. Sin embargo, se hace necesaria y exprés una buena regulación en que prime el interés general y la sostenibilidad.

Nada más. Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Cabrera.

Turno del Grupo Nacionalista Canario. Para su intervención, señora Calero.

La señora CALERO SAAVEDRA (Desde su escaño): Gracias, presidente. Buenos días.

Señora consejera, ya hemos tratado en otras ocasiones el objetivo que se buscaba con la Ley de Renovación y Modernización Turística y lo que se pretendía con la Ley 9/2015, que la modificaba. También el compromiso de su consejería para elaborar el reglamento que concrete y aclare su desarrollo y aplicación.

Como ya se ha dicho, una sentencia declaraba inconstitucionales y nulos los apartados a) y c) del 4.2 de la Ley 2/2013, lo que significa que ahora puede edificarse cualquier establecimiento nuevo de cualquier categoría si el planeamiento no lo prohíbe expresamente y si respeta los estándares. De ahí la importancia de actuar rápido, pero sobre todo de forma coordinada con las distintas instituciones y buscando el máximo consenso posible en la elaboración del reglamento. Un reglamento que permita el impulso de la calidad, fijando criterios de infraestructuras y servicios y que busque el mínimo impacto ambiental, estableciendo también criterios para ello.

Pero debemos tener claro, aunque no sea el objeto de este reglamento, que hay que hablar de límites, de capacidad de carga, de programación y modulación del crecimiento y, sobre todo, de renovación y modernización como prioridad. Por supuesto que los estándares de calidad son muy importantes, pero no deben ser el único criterio determinante, porque son insuficientes para responder a los objetivos que buscamos de equilibrio y de sostenibilidad.

Y todo esto es especialmente importante en Canarias teniendo en cuenta lo que reflejan los balances que el mes pasado se presentaban en Calviá en el marco del congreso mundial. Indicaban que Canarias lidera el conjunto de islas del mundo con mayor número de turistas por cada 100 habitantes. Concretamente, 2016 se cerró con un ranking en el que Fuerteventura es la isla con mayor proporción: 2217 turistas por cada 1000 habitantes. Pero es que Lanzarote fue la segunda del ranking, La Gomera la sexta, Tenerife la séptima, Gran Canaria la novena y La Palma la número doce. Subrayo que estamos hablando de una estadística mundial y que nos pone con mayor incidencia turística que destinos como Ibiza, Mallorca o Bahamas.

Lo que quiero decir con todo es que en todas las políticas que hagamos en torno a la actividad turística no podemos limitarnos a los estándares como único requisito, y ahora tenemos también otro ejemplo, como ya se ha dicho, con el alquiler vacacional: hay que establecer límites y graduar el crecimiento, consejera. Tenemos que afinar al máximo con herramientas como el reglamento para garantizar la calidad y la ecoeficiencia, pero no debemos olvidar que las islas son un territorio limitado y muy frágil y que, como tal, tienen límites sociales y ambientales. Estos límites debemos asumirlos como parte de nuestras políticas, porque de otra forma acabaremos degradando y destruyendo nuestra principal actividad económica y, por consiguiente, nuestro territorio. Porque, aunque es cierto que el sector turístico de Canarias vive el mejor momento de toda su historia, también quiero recordar dónde estábamos hace al menos una década, cuando los efectos de la crisis se cebaban sobre la actividad turística y Canarias perdía, consejera, turistas y bajaba precios de forma casi incesante.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Calero.

Turno del grupo solicitante, del Grupo Popular. Señor Jorge.

El señor JORGE BLANCO: Gracias, señor presidente.

Señora Delgado, señora diputada de Podemos interviniente en esta comparecencia, yo no soy el interpelado en este tema, yo no soy ni formo parte del Gobierno. Una comparecencia es para interpelar al Gobierno de Canarias y no a la Oposición como en este caso, a no ser que en su subconsciente piense que el Partido Popular manda más en el Gobierno de lo que realmente hacemos. No sé si esa es su intención.

Señora consejera, hay un proyecto de ley que sigue pendiente, en tramitación en este Parlamento. Ustedes lo retiraron del orden del día, estaba el otro día, en el pleno pasado, en el orden del día, e inexplicablemente fue retirado del orden del día sin saber exactamente por qué, ni exactamente qué es lo que pretenden hacer con este proyecto de ley. Sería una buena oportunidad, señora consejera, para analizar en profundidad muchas cosas, rectificar muchas cosas que están sucediendo en el mundo turístico últimamente en Canarias. Y también sobre todo aquellas cosas que existen en nuestra legislación y que los tribunales de justicia están tumbando, fundamentalmente, diversas figuras de carácter administrativo que, como rémoras, existen todavía en la legislación canaria.

Mi impresión, señora consejera, es que ustedes no han desarrollado este apartado de la Ley 9/2015 porque es un galimatías del que no saben salir, que no saben qué hacer. La intención, según parece, es regular criterios de calidad y de ecoeficiencia para nuevos hoteles en Canarias. Por lo que parece, a contrario sensu, hasta entonces es o que no ha existido hasta ahora una regulación que garantice los niveles cualitativos de las nuevas edificaciones...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Perdón, señor Jorge. Perdón, señor Jorge, perdón.

Señorías, por favor, guarden silencio. Es complicado estar en la tribuna con tanto murmullo.

Continúe, señor Jorge.

El señor JORGE BLANCO: Digo que esto significaría que o no existen actualmente criterios que garanticen los niveles cualitativos de calidad en las edificaciones o que todos en Canarias, el sector turístico, fundamentalmente, están dispuestos a no atender criterios de calidad y de ecoeficiencia, y por eso es el Gobierno de Canarias quien los tiene que imponer.

Pues mi impresión es que ni una cosa ni la otra, señora consejera. En primer lugar, ya existen en Canarias suficientes estándares y criterios, que son de los más altos en el mundo, que obligan a construir con calidad y con ecoeficiencia. Hasta el propio Consejo Consultivo, en su dictamen de aquel proyecto de ley 9/2015, lo dijo en su dictamen. Y, en segundo lugar, pues que es el propio mercado con la presión que hace y con la competencia existente el que hace de máximo regulador cualitativo en todo el mundo.

Mire, el Reglamento de la Actividad Turística de Alojamiento, el Decreto 142/2010, que establece densidades, establece dimensiones de la planta alojativa, establece los equipamientos mínimos. O el Código Técnico de la Edificación, que es de obligado cumplimiento para todos, que, usted bien sabe, es el marco normativo que establece las exigencias básicas de calidad en los edificios y sus instalaciones. En ese código técnico, señora consejera, se han traspuesto dos directivas europeas, la 91 del año 2002 y la 31 del año 2010, que endurecen, además, los requisitos mínimos para conseguir el objetivo final, para conseguir en Europa, en el mundo de la Unión Europea, en el año 2020, edificios de consumo de energía prácticamente nulo. En este código, señora consejera, están suficientemente detallados los apartados respecto al ahorro de energía, de protección frente al ruido, de seguridad estructural, de salubridad, etcétera, etcétera. Este código es el resultado, como usted bien sabe, de lo previsto en la Ley 38/1999, de Ordenación de la Edificación.

Parece ser que al Gobierno de Canarias le parecen poco todos estos criterios que se pretenden y, en una vuelta de tuerca, quieren poner más exigencias a la inversión en Canarias. No casa desde luego con las declaraciones del presidente del Gobierno, que, reiteradamente, dice que hay que remover trabas y requisitos innecesarios a la inversión, a la creación de puestos de trabajo y al progreso de nuestra tierra.

Y respecto a los criterios de ecoeficiencia, que están muy ligados a los anteriores, pues no hay mucho más que decir, porque son prácticamente iguales los argumentos, iguales a los anteriores. Regulación de parámetros de ahorro de agua, de contaminación acústica o lumínica, de gestión de residuos son, a mi juicio, una exigencia de Perogrullo, porque son superfluos, señora consejera. Se puede dar la sensación de que sin dicha regulación el complejo, el complejo turístico, no sería eficiente, como si el titular del complejo no estuviera interesado en ahorrar agua, luz o mejorar la gestión de sus residuos. Además, como bien indican algunos informes existentes, la gestión medioambiental no es nada nuevo, señora consejera, forma parte de la responsabilidad corporativa desde hace mucho tiempo, por economía, por ahorro de costes y también por marketing turístico, porque aportan, desde luego, ventajas competitivas al complejo turístico del que hablamos.

Mi impresión, señora consejera, es que la redacción de este artículo, tan bonito como farragoso en su redacción, se hizo más por motivos políticos que por la necesidad real de la búsqueda de la eficiencia, que ya cumplen los hoteles canarios. Se hizo para redimir supuestos pecados y prejuicios, sobre todo prejuicios internos, que el Gobierno del año 2015 en Canarias tenía cuando no le quedó más remedio que permitir la construcción de hoteles de cualquier categoría. Y para no quedar mal con aquellos que se oponían rotundamente a la apertura del mercado, se sacaron de la manga este artículo, que nadie entiende ni comprende. Recuérdese a todas sus señorías que esta ley del año 2015 se sacó o se aprobó un mes antes de las elecciones.

Finalizo con una reflexión, señora consejera. Mire, pertenece usted a un Gobierno de minoría parlamentaria, un Gobierno en franca minoría parlamentaria. No sé si usted es consciente de ello, no sé si usted y el resto de los miembros del Gobierno son conscientes de que ustedes tienen 18 diputados en el Parlamento. Y por tanto, ustedes deben gobernar, a mi juicio, a nuestro juicio, con humildad, deben gobernar con diálogo y aceptando, señora consejera, que hay otras maneras de ver las cosas en la vida, por ejemplo, este, en nuestra posición o en nuestra postura.

Llegar a acuerdos no es venir al Parlamento y pedir ayuda, como hizo ayer el presidente, para luego hacer lo que ustedes consideran. Llegar a acuerdos es aceptar otras posturas, señora consejera, otras políticas y otras visiones, y si el Gobierno, tal y como el presidente ha dicho, quiere nuestra ayuda, señora consejera, no le queda más remedio que cambiar. Nosotros no seremos convidados de piedra solo para levantar la mano cuando ustedes lo necesiten, para eso desde luego no cuenten, señora consejera, señor vicepresidente, con nosotros, con el Partido Popular. Para eso miren a otro lado, miren si quieren otra vez al Partido Socialista, porque así les fue, desde luego, muy bien con anterioridad.

Estamos hablando, señora consejera, de una materia muy sensible en la que no caben inventos ni experimentos. Y no cabe ningún tipo de broma, las justas, señora consejera. El "déjese ayudar" conlleva medidas y acción política y el "yo sí me dejo, soy muy facilón" significa aceptar nuestras ideas y nuestras iniciativas; si no, señora consejera, de nada sirve recorrer caminos juntos, y le recuerdo, insisto, que ustedes tienen 18 diputados de 60. El horizonte de los presupuestos del 2018 está a la vuelta de la esquina. El horizonte legislativo del Gobierno de Canarias es muy largo para recorrerlo de manera solitaria, como están ustedes haciendo en estos momentos.

De ustedes depende, señora consejera, de usted depende, del vicepresidente del Gobierno y, sobre todo, depende del presidente del Gobierno.

Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Jorge.

Turno, para finalizar esta comparecencia, de la señora consejera de Turismo, Cultura y Deportes.

La señora CONSEJERA DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Lorenzo Rodríguez): Señor Jorge, coincido con usted en algunos aspectos, y que no sirva de precedente, en cuanto a que nuestra legislación en materia de la edificación es bastante completa en las exigencias y, además, cumpliendo la trasposición de normativa y directivas europeas y nacionales. Bueno, eso no quiere decir que sigamos haciendo lo mismo, no hemos venido aquí para hacer lo mismo, sino que hay que mejorar todo lo que tenemos.

El equipo, como decía, está trabajando en buscar cómo mejorar los requisitos, los estándares de calidad, de sostenibilidad, de ecoeficiencia, porque, sin duda alguna, el modelo que nosotros proponemos, perseguimos busca, en primer lugar, generar actividad económica, porque si no generamos actividad económica -y la Administración, efectivamente, tiene que remover trabas para generar esta actividad económica-, si no generamos actividad económica no damos oportunidades de empleo a todas las personas que aquí viven. Si no damos oportunidades de empleo no se generan recursos para esta comunidad autónoma; por tanto, no podremos atender los servicios esenciales, la calidad de los servicios y, por supuesto, adaptarnos a las necesidades de la sociedad económica actual y, en este caso, al turismo.

Sin duda alguna, nosotros abogamos por un modelo turístico, en primer lugar, que preserve nuestro territorio, somos conscientes de la fragilidad, nos hemos concebido así, nuestras normativas han transitado siempre tratando de respetar nuestra fragilidad, nuestro territorio, y así lo ha entendido Europa y nos ha permitido en determinados momentos limitar o acondicionar nuestra normativa para salvaguardar precisamente nuestro medioambiente, nuestro territorio, y por ahí es por donde probablemente irán esos estándares que exigiremos a la nueva construcción hotelera. Porque, sin duda alguna, también queremos propiciar construcción, de una manera moderada, sin calificar más suelo, pero propiciar la renovación, en primer lugar, y también nueva construcción de forma moderada, siempre y cuando, como digo, se salvaguarde nuestro territorio y se proteja nuestro territorio.

Por tanto, los estándares en los que estamos trabajando no solamente tendrán que ver con temas que ya están tratados en otra normativa, en términos de eficiencia energética, que entendemos que está bastante completa, digamos, la normativa, sino que iremos también en términos de calidad del servicio, aunque no sean de cumplimiento obligatorio porque podrían ser limitaciones, pero sí propiciaremos que el sector incorpore mejoras en la calidad del servicio, mejoras en el empleo, mejoras en términos de sostenibilidad en todas sus vertientes no solamente medioambiental, sino económica y social. Es decir, que contribuya realmente a que sea un modelo turístico sostenible, adecuado, incardinado en su entorno local y, por tanto, propiciando una mejora de vida para la gente que aquí vivimos.

(Se reincorpora a su lugar en la Mesa la señora presidenta).

Les invito, y agradezco las palabras del señor Román Rodríguez de ofrecerse a colaborar, a ese diálogo necesario para llegar a un gran pacto por el turismo en el momento en el que estamos iniciando, como decía, la elaboración del plan estratégico de Canarias. Saldrá en breve a consulta pública precisamente la convocatoria del plan estratégico para que todos los grupos políticos que aquí hoy están representados y representan a todos los ciudadanos puedan hacer aportaciones a priori, antes de la elaboración del documento, para ya facilitar el inicio de los trabajos de esa elaboración del plan estratégico, que va a permitir mejorar, redefinir el modelo turístico que queremos para Canarias.

Y en cuanto a la normativa sobre la que hoy se me pregunta, pues, estará dentro de esas reflexiones y, por supuesto, como digo, los trabajos ya están bastante avanzados, tenemos perfilados los criterios que queremos incorporar a ese reglamento para dar cumplimiento a la Ley de Renovación y Modernización y esperamos tenerlos cuanto antes.

Nada más. Muchísimas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchísimas gracias, señora consejera.

Damos por finalizada esta comparecencia.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1088 Sobre -Consejera de Turismo, Cultura y Deportes-, sobre los criterios de calidad y ecoeficiencia de la Ley de modificación de la Ley de Renovación y Modernización Turística de Canarias.

Facebook Twitter Youtube Google Plus Flickr

Aviso jurídico · Parlamento de Canarias C/Teobaldo Power, 7
38002 S/C de Tenerife
Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400