Diario de Sesiones 82/2017, de fecha 12/7/2017 - Punto 8

9L/PNL-0420 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO MIXTO, SOBRE SALVAGUARDA DE LAS TRADICIONES DEL SILBO GOMERO.

La señora PRESIDENTA: Pasamos a las proposiciones no de ley.

La primera, la 420, del Grupo Mixto, sobre salvaguarda del silbo gomero.

Para su defensa, señor Curbelo.

(El señor Curbelo Curbelo entrega a la señora presidenta un documento).

El señor CURBELO CURBELO: Gracias, presidenta. Señorías.

Estaba entregándole a la presidenta el texto de la propuesta transaccional que, finalmente, después de las enmiendas presentadas por dos grupos parlamentarios -el Grupo Parlamentario Podemos y el Grupo Parlamentario Socialista-, las hemos incorporado al texto final. Porque yo creo que, independientemente, de que algunas cosas se estén haciendo, en fin, me parece que es razonable porque, en definitiva, lo que pretende esta proposición no de ley es proteger un bien cultural inmaterial que, sinceramente, si no tomamos las medidas que hoy estamos planteando, en el futuro puede correr peligros, riesgos -graves- no digo de desaparición, pero sí de adulteración. Me refiero al silbo gomero.

Y, por tanto, hoy nuestro grupo parlamentario -finalmente, si tengo tiempo le hablaré del texto transado pero voy hacer algunas reflexiones-; hoy, digo, nuestro grupo parlamentario trae a esta Cámara la proposición no de ley que creemos que es de vital importancia para la defensa de lo que nosotros creemos que es el buque insignia de uno de los patrimonios más puros que conserva la isla de La Gomera y Canarias, que es ese patrimonio cultural que es el silbo gomero. E insisto en que son dos vocablos unidos para siempre por la tradición y la identidad de La Gomera, que nació de la necesidad y el ingenio de nuestros antepasados en una isla con una orografía accidentada, abrupta cuando, desde de lo más profundo de un valle a lo más alto de una montaña, se comunicaban a través del silbido para salvar las distancias y mantener unidas las comunicaciones, en definitiva, de los pueblos.

Y como bien saben sus señorías, el silbo gomero fue declarado patrimonio cultural de la humanidad por la Unesco en el año 2009. Con anterioridad y posterioridad a ese momento, las administraciones públicas -voy a incluirlas a todas sin excepción- se han esforzado en implementar cuantas medidas e instrumentos fueran necesarios al objeto de lograr la conservación y el mantenimiento de este patrimonio que, aunque lleve aparejado el adjetivo gomero, es sin lugar a dudas un patrimonio de toda la comunidad canaria y un patrimonio de la comunidad internacional, porque por esa razón fue declarado bien inmaterial de la humanidad.

Reconocerán conmigo todos que nuestra demanda es de justicia y necesaria, ya que estamos preocupados, con mucha razón, por la deriva que está tomando el asunto en la formación del lenguaje del silbo gomero en cualquier municipio de las islas y fuera de los centros educativos. Porque hoy la garantía está en los centros educativos, pero no está la garantía fuera sin respetar antes unos criterios específicos, científicos, académicos que deberían cumplir los formadores para conservar adecuadamente ese lenguaje que lleva siglos practicándose y transmitiéndose entre los gomeros. Y quiero recalcar que con esta proposición no pretendemos criminalizar a nadie, pero sí apelar a la responsabilidad y a la conciencia de quienes participan hoy en día de estas prácticas que desconocen el daño que involuntariamente le están haciendo al patrimonio de todos.

Ustedes han escuchado hablar del silbo canario: es una adulteración de la realidad. No existe silbo canario, existe silbo gomero, que se imparte en cualquier ámbito del territorio canario: en Gran Canaria, en Tenerife, en dónde sea, pero no es silbo canario, es silbo gomero. Entiendan que no podemos quedarnos inmóviles mientras se pierde la identidad de nuestro patrimonio sin buscar la ayuda y la cooperación interadministrativa necesaria del Ejecutivo. Es clave el Ejecutivo, La Gomera también, el cabildo también, pero el Ejecutivo, evitando que se pervierta con el paso del tiempo nuestro mayor legado. Pese a quien le pese, en Canarias el silbo como lenguaje es gomero por naturaleza y por tradición, no hay otro. Y digo lenguaje porque el silbo gomero ha sobrevivido como tal y se imparte desde hace muchos años en los centros educativos de la isla con respeto a la manera correcta de enseñanza con el método tradicional y la pedagogía adecuada para impulsar el respeto a nuestra tradición.

Y debo hacer un inciso, ya que las formas de comunicación silbadas que puedan pervivir... pueden existir..., que puedan pervivir en algún lugar de nuestras islas no llegan a ser un lenguaje como lo es el silbo gomero, que se recoge en nuestra normativa sobre patrimonio, evitando así que se aprovechen de manera fraudulenta y onerosa de un recurso identitario y ancestral de la isla de La Gomera, máxime cuando estás declarado, como antes decía, patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Es más, estas formas de comunicación no cumplen en ningún caso con los requisitos que para tal declaración la Unesco recoge en la Convención de París del 17 de octubre del año 2003. "Se entiende por 'patrimonio cultural inmaterial' los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas [...] que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial que se transmite de generación en generación es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana". En ese marco está el silbo gomero.

Nuestra proposición no de ley espera que desde el Gobierno de Canarias se establezcan las oportunas medidas de protección de nuestro patrimonio cultural para que, cuando alguien quiera impartir en Canarias clases o cursos de silbo gomero, al igual que ya se hace en la educación reglada, cumpla con una serie de criterios técnicos que garanticen dicha protección. Así pues, debemos evitar que quienes no cumplan esos criterios de impartición del silbo gomero se publiciten y lucren a costa de su adulteración no solo porque se engaña a quien recibe la formación, sino porque se transmite una versión perversa de lo que en realidad es el lenguaje silbado gomero. Y versionar libremente lo que es patrimonio de todos es perder el respeto a la realidad de la historia y a la tradición, y eso, señorías, no es una afición inocua, sino un atentado al patrimonio cultural y a la identidad de un pueblo. Es como pintar sobre un cuadro histórico solo porque no le gusta el color.

Hoy, nuestro grupo parlamentario, la Agrupación Socialista Gomera, solicita al Parlamento que traslade al Ejecutivo esta realidad, esta adulteración, esta preocupación, al objeto de que adopte medidas concretas y eficaces de control de la impartición del silbo gomero, estableciendo criterios unificados que garanticen que no se adultere la enseñanza del silbo gomero en Canarias. Sin protección, sin coherencia y sin respeto a la forma auténtica que tiene el silbo gomero, corremos el riesgo de perder y confundir para siempre este lenguaje único en el mundo.

Por tanto, desde La Gomera ponemos todo nuestro empeño en cuidar lo que nuestros antepasados nos han transmitido, que, en el caso del silbo gomero, es el legado de los gomeros y patrimonio de los canarios y de la humanidad. Esperamos que con la disposición de los criterios de protección necesarios para la conservación del silbo gomero, junto al impulso que supondrá la escuela del silbo gomero, así como con la finalización del censo de silbadores que se está confeccionando, tendremos un marco ideal para continuar con las labores de conservación de este patrimonio cultural inmaterial para generaciones venideras.

Termino, señorías, señora presidenta, parafraseando al célebre poeta Pedro García Cabrera: silbo más hondo, silbo más alto y sin tregua en defensa del silbo gomero, por lo que solicito a la Cámara el pronunciamiento favorable a esta proposición al objeto de que entre todos podamos el impulso necesario para la búsqueda de soluciones a este grave problema que atenta contra el silbo gomero, patrimonio cultural de la humanidad, amenazando a una tradición histórica de uno de los valores más genuinos y puros que conservamos en Canarias y que es patrimonio de todos.

Creo que en la transaccional -de que ya dispone la señora presidenta y de que disponen todos los grupos parlamentarios- sin entrar en temas menores, aparece recogida la sensibilidad de todos los grupos parlamentarios enmendantes y, por tanto, les pido a sus señorías el apoyo unánime...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Curbelo.

Hay dos enmiendas, dos grupos enmendantes. En este caso, por orden de presentación en el registro, el Grupo Socialista.

Señora Rodríguez.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Gracias, presidenta, señorías. Buenas tardes.

Desde el Grupo Parlamentario Socialista defendemos el silbo gomero como parte de nuestra tradición, de nuestra cultura, en La Gomera y desde La Gomera. Evidentemente hablamos de un patrimonio cultural de toda Canarias y de la humanidad, porque así, además, se declaró como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Unesco en 2009.

Pero, desde luego, nos toca protegerlo: hay una tarea muy importante que debemos realizar y que, probablemente, por no haberla hecho antes y de una forma bastante más intensa, pues, ahora corremos el riesgo de encontrarnos, efectivamente, con muchos imitadores o sucedáneos o actuaciones turísticas y espectáculos de feria, por decirlo de alguna manera, que desvirtúan y desnaturalizan lo que es el silbo.

Nos toca protegerlo desde todas las administraciones. ¿Cómo lo hacemos? Nosotros entendemos que debe hacerse, desde luego, desde el ámbito educativo, como se ha venido haciendo. La experiencia en los centros educativos en la isla de La Gomera ha sido buena, tenemos que reconocerlo. Mi hija, mis sobrinos y toda la generación de los jóvenes que hoy tienen menos de 18 años han tenido la oportunidad de aprender a silbar; pero también seamos realistas: no todos acaban siendo silbadores. Simplemente hay un pequeño grupo de ellos en quienes sí que se despierta ese interés y continúan silbando. ¿Pero dónde aprenden realmente a silbar fuera de la escuela? ¿Con quién? Con los expertos silbadores que hay en la isla.

Por tanto, nosotros apoyamos esta proposición no de ley, pero entendemos que debe reforzarse, y este es un trabajo que debe hacerse desde el Gobierno de Canarias, el cabildo y los ayuntamientos, dándole la cobertura al marco jurídico de la escuela insular de forma oficial a la escuela insular de silbo. Además, dotarla de medios económicos suficientes; 18000 euros en un presupuesto de la comunidad autónoma entendemos que son bastante escasos para proteger un valor patrimonial como el que estamos hablando.

Por tanto, desde esta escuela oficial de silbo y desde el comité de expertos silbadores. El otro día hablaba con expertos silbadores, con don Isidro Ortiz, con don Lino Rodríguez o con don Eugenio Darias, y algunos de ellos me decían que el silbo no se puede impartir en un local, en un garaje, ni se puede silbar en el comedor de un restaurante para un espectáculo a los turistas. El silbo se tiene que enseñar al aire libre, en un lugar donde están el viento, las montañas, la naturaleza, de forma que ahí el sonido, la intensidad, el sentimiento de los silbadores es donde se percibe y donde realmente llegamos a tener lo que es la esencia del silbo, que es lo que culturalmente protegemos.

Por tanto, entendemos que, como digo, apoyamos la proposición, reforzamos esa escuela insular, teniendo en cuenta a los expertos. Desde luego que habrá que hacer un trabajo muy importante para que los estudios que hasta ahora se han venido haciendo de forma muy adecuada, desde don Ramón Trujillo o el propio García Cabrera en sus poemas y diversos estudios que se han planteado a nivel universitario, nos sirvan para completar este trabajo que se debe hacer desde la escuela. Pero, no lo perdamos de vista: no se puede considerar silbador a cualquiera que haya aprendido cuales son las tres pautas. Yo me sé los cuatro trucos del silbo, pero jamás me atrevería a considerar que sé silbar, ni a enseñar a nadie a silbar porque es una osadía por parte de quien así lo considere.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Rodríguez.

Turno ahora para el otro grupo enmendante, el Grupo Podemos. Para su defensa, el señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Señora presidenta, señorías.

Nos alegramos de que, finalmente, la propuesta que se va a aprobar aquí se haga por unanimidad. De los seis puntos que se van a aprobar, cuatro los hemos enmendado nosotros. Se lo agradecemos, señor Curbelo, que nos los haya aceptado.

Antes dije que, en la cuestión del mar, necesitamos un acuerdo nacional para sacar esto para adelante. Creo que con la cuestión del silbo gomero también tenemos que estar absolutamente todos juntos y, sin que sirva de precedente, señor Curbelo, aquí tenemos que estar totalmente todos juntos.

Creemos que la situación por la que viene este tema hoy aquí a la Cámara tiene que ver, básicamente, porque las cosas no se han hecho como se tenían que haber hecho. Y eso, ese vacío institucional de apoyo que ha habido, ha dado pie a que, en fin, surjan numerosos cursos, cursillitos no documentados, acientíficos totalmente, que, como dice el señor Curbelo, probablemente estén adulterando y en un futuro, si no lo atajamos, puedan adulterar lo que es una especificidad propia de la isla de La Gomera, que es el silbo. Y, en tanto que especificidad de La Gomera, tiene que ser especificidad y tiene que ser defendida absolutamente por todos y todas los canarios. Por lo tanto, es preocupación, nuestra responsabilidad y tenemos que sacarlo para adelante como sea. Y creo que necesita un impulso fundamental.

Es verdad que no es la única forma silbada que existe en el mundo. Es verdad que en Canarias hay datado, que no documentado, que en alguna isla se silbaba, pero eso no está documentado ni mucho menos constituye un sistema articulado del lenguaje. Por lo tanto, es esta la referencia mundial, el silbo de La Gomera y, por lo tanto, es responsabilidad institucional y política y social y cultural nuestra.

No es la primera vez que el silbo entra en esta Cámara y espero que esta oportunidad sirva para relanzarlo, igual que se hizo en 1999, cuando el exdiputado que hoy nos acompaña a nosotros, el señor Pedro Medina Calero, trajo aquí a esta Cámara una propuesta para que se incluyera como BIC -bien de interés cultural- y para que también se incluyera en el sistema educativo. Fue en 1999. Hoy nos acompaña, junto con Rogelio Botanz, otro de los grandes defensores de este silbo, el señor Lino Rodríguez y también Rubén Carmona, consejero en el Cabildo de La Gomera. Están todos aquí, y también con nosotros también está, aunque no esté presente, el señor Isidro Ortiz, uno de los grandes precursores del silbo.

Yo creo que nosotros hemos realizado, en general, las instituciones, sobre todo el Cabildo de La Gomera, poco esfuerzo, y también consejerías anteriores. En los últimos diez años se ha reunido solamente cuatro veces la Comisión Técnica del Silbo, y en el último año la Consejería de Educación -que creo que no merece ninguna crítica en este sentido- la ha convocado ya dos veces. Por lo tanto, creo que aquí todo el mundo tiene que tirar p'alante con sus responsabilidades.

Por ejemplo, no está, no existe una escuela oficial de silbo gomero, al margen de lo que se está dando en el sistema educativo en primaria y secundaria. Eso es responsabilidad básicamente del Cabildo de La Gomera y también del Gobierno de Canarias, pero creo, señor Curbelo, que aquí todos tenemos responsabilidades diferentes. Creo que tenemos que tener una preocupación sistemática y continuada por institucionalizar y dar importancia a nuestros artefactos culturales e identitarios. Aquí ha habido deficiencias en la institucionalización del silbo gomero, es decir, no solamente se tiene que enseñar en las escuelas, sino que también la gente fuera tiene que tener oportunidad y espacio para aprenderlo en la enseñanza no reglada, y es un problema. Se ha tenido miopía política porque la demanda de gente que quiere aprender a silbar en toda Canarias es constante. Entonces, como eso no se ha cubierto, surge, pues, en fin, todo lo que nosotros ya sabemos, eso que ahora llaman silbo canario, que realmente también yo comparto con usted que no existe.

Si nosotros hubiéramos hecho nuestra tarea, si ustedes hubieran hecho su tarea, probablemente la proliferación de este tipo de cursos no se hubiera dado, probablemente ya tuviéramos también el censo de silbadores. Que no existe un censo de silbadores, se ha muerto mucha gente y se ha perdido una información fundamental: eso hay que hacerlo ya.

Y también la Comisión Técnica del Silbo no ha establecido los criterios jurídicos, que es lo que nosotros proponemos aquí, para que se establezcan las escuelas oficiales no solamente en La Gomera, sino también en toda Canarias, y también y fundamentalmente para que se establezcan los criterios con los cuales usted está acreditado a dar clases de silbo gomero. Necesitamos que eso esté claro ya, pero inmediatamente, no vengamos ahora dentro de diez años otra vez.

Por lo tanto, yo apelo a la responsabilidad, en definitiva, de todas las instituciones y también, y básicamente, a las instituciones gomeras, que son las que tienen que velar porque La Gomera se convierta -fíjese usted lo que le digo-, haciendo un símil con la universidad, en el campus central en torno al cual gire toda la impartición de la docencia del silbo. Es en La Gomera y son las instituciones las que tienen que velar porque esto se extienda y se extienda de la manera más rigurosa y que haga que todo esto perviva de la manera más...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Déniz.

Señor Curbelo, le tengo que pedir posición, pero entiendo que su posición es que acepta las enmiendas en la transaccional que usted me ha pasado, ¿no?

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): (Sin micrófono).

La señora PRESIDENTA: Me tiene que fijar posición sobre las enmiendas (Ininteligible)... que esté la transaccional, es lo que estoy diciendo. Pero diga usted lo que... como usted lo considere.

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): Sí, sí.

No, no voy a hacer réplica, lo que sí me gustaría es, en primer lugar, agradecer, en fin, a los grupos intervinientes, que son los grupos que han hecho enmiendas, la posición en este sentido.

Y, desde luego, a mí me gustaría que alguien, señor Déniz, me diera el marco jurídico y los criterios y yo mañana mismo, como presidente del cabildo, pongo en marcha la escuela del silbo...

La señora PRESIDENTA: Señor Curbelo, sabe que no puede entrar en el debate

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): Pero me lo tiene que..., me lo tiene que dar, indudablemente, la comunidad autónoma...

La señora PRESIDENTA: No me entre en el debate, señor Curbelo, se lo ruego.

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): Que es lo que pretendemos. Y, por último...

La señora PRESIDENTA: ¡No me entre en el debate, señor Curbelo!

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): No voy a entrar en debate...

La señora PRESIDENTA: Se lo ruego.

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): A mí me alegra enormemente que todos estemos en sintonía para que hayan unos criterios absolutamente rigurosos, claros, nítidos...

La señora PRESIDENTA: Acepta la...

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): ...para avanzar.

La señora PRESIDENTA: Acepta en la transaccional, señor Curbelo.

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): La acepto, pero permítame que salude también a todas las personas...

La señora PRESIDENTA: Tenía que haberlo hecho antes, señor Curbelo.

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): ...en la Cámara. Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Se dan por saludadas, y nosotros también las saludamos.

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Sean saludados todos desde la Presidencia. Que espero que los diputados y diputadas se sientan representados por quien les habla y así evitamos que cada uno me uno me pida la palabra para saludarles, si les parece, señorías.

Continuamos... (Se formula una manifestación en lenguaje silbado desde el palco destinado al público). (Aplausos).

Son cosas que no están contempladas, pero que se admiten, desde luego, con mucho gusto. Gracias, gracias.

En cualquier caso, para otra ocasión, yo creo que a este Parlamento que el silbo venga y esté con nosotros sería la ocasión de hacerlo y no desde arriba, sino desde abajo del salón de plenos.

Por tanto, si sus señorías me lo permiten, quedará cursada una invitación, en la manera que se haga pertinente, para que los silbadores -no sé si hay silbadoras también, no lo sé- puedan venir también aquí al salón de plenos a hacernos una exhibición de lo que saben hacer. Gracias, señorías.

Podemos continuar, señorías, con la PNL, si no pierdo yo el hilo...

Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ PÉREZ: Buenas tardes. Gracias, presidenta.

También saludar a quienes nos acompañan. Señorías

Efectivamente, señor Curbelo, para evitar lo que usted ha expuesto hoy como proponente de esta PNL, sobre todo el intrusismo, es necesario tomar una serie de acciones que esperamos que se acometan por las administraciones competentes lo antes posible.

Desde Nueva Canarias entendemos que es fundamental el crear y regular esos criterios específicos para que cualquier persona que quiera dar clase del silbo gomero deba estar acreditada como requisito previo y necesario.

Desde Nueva Canarias, lógicamente, también estamos de acuerdo en que se defina ese marco jurídico para que, de una vez por todas, se cree esa escuela oficial del silbo gomero y se ponga en marcha lo antes posible.

El que se apueste por la divulgación, por medio de la Consejería de Educación y Universidades, ofreciendo a las comunidades educativas que expresamente lo demanden, pues, lógicamente, es muy positivo y también que se impulse la práctica del silbo gomero con actividades de investigación, conservación, difusión y enseñanza a través de las administraciones públicas, pero también a través de iniciativas sociales.

Si a partir de hoy se asumen los acuerdos que en esta PNL usted ha aceptado, estas enmiendas transaccionales conseguiríamos, por un lado, preservar la puridad y la forma tradicional de este lenguaje que actualmente -ya lo hemos visto en este momento, creo que decían gracias, gracias (refiriéndose a la intervención silbada)- contamos con grandes expertos, su protección del intrusismo, que ya está siendo detectado y que tanto daño puede hacer a nuestro patrimonio si no actuamos a tiempo, y, por otro lado, también disponer de un reclamo turístico más para esta tierra canaria que llevaría también aparejada la creación de puestos de trabajo.

Por tanto, tratándose del silbo gomero, que se utiliza desde tiempos inmemorables en la isla de La Gomera, una tradición viva de nuestra cultura canaria y que se ha trasmitido de generación en generación, desde nuestro Grupo Parlamentario de Nueva Canarias, conscientes de la necesidad de defender nuestro patrimonio potenciando su divulgación y conocimiento, sobre todo en esa población que son esponjas, que son nuestros escolares, vamos a apoyar esta proposición no de ley.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Turno ahora para el Grupo Popular. Señora Hernández Labrador.

La señora HERNÁNDEZ LABRADOR (Desde su escaño): Buenos días, señorías.

Bueno, echábamos de menos esa muestra de silbo gomero aquí, pensé que lo haría el presidente del cabildo, pero como no lo hizo, pues nos alegra haberlos tenido.

El silbo gomero es el lenguaje silbado practicado por los habitantes de La Gomera para comunicarse a través de los barrancos, es patrimonio cultural inmaterial de la humanidad desde 2009 y, dada esa declaración, lo único que nos queda y nos compete es velar por su protección.

La Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad tiene como objetivo llamar la atención sobre la importancia de la salvaguarda del patrimonio inmaterial, y entiende la Unesco que es un componente esencial y un depósito de la diversidad cultural y la expansión creativa.

Hay estudios de investigación realmente interesantes sobre el silbo gomero, sobre su historia y su complejidad. El lenguaje silbado de La Gomera es un patrimonio vivo, que ha perdurado desde los aborígenes gomeros hasta nuestros días gracias a tantas personas que, con su conservación y práctica, lo convierten en una garantía de futuro. Y, por supuesto, también gracias a acciones desde las instituciones, puesto que ya es un bien universal. De hecho, hay muchas iniciativas en este Parlamento incluso en este sentido, hoy la salvaguarda de la tradición del silbo sobre también sobre la formación de la práctica del silbo, el profesorado, la formación, el aprendizaje, contenidos canarios en la educación..., y entendemos que todas las acciones que vayan encaminadas a salvaguardar la calidad del patrimonio de Canarias las apoyaremos, porque son tan importantes las acciones para su fomento y su conservación como las herramientas utilizadas para conseguirlo.

Así que nada más. Estamos a favor y votaremos, por supuesto, a favor.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Señora Hernández Labrador, muchas gracias.

Grupo Nacionalista, señor Cabrera.

El señor CABRERA DE LEÓN: Gracias, presidenta. Muchas gracias, también, desde el Grupo Nacionalista Canario, por que nos honren con su presencia expertos en esta materia, en el silbo gomero, que constituye una de las manifestaciones más genuinas, originales y representativas de nuestro patrimonio cultural. Por lo tanto, es obligación de todas las administraciones públicas implicadas, desde sus respectivos ámbitos de responsabilidad competencial, velar por su preservación, difusión y salvaguarda, yendo de la mano y en un clima inestimable de colaboración y de coordinación.

Los cambios sociales producidos durante la última mitad del siglo XX situaron al silbo gomero al borde de la extinción con apenas unas decenas de personas mayores capaces de practicarlo y las iniciativas del Gobierno de Canarias, del Cabildo de La Gomera y de otras administraciones implicadas, así como los diversos agentes sociales de la isla colombina y de fuera de ella indujeron en su momento a este Parlamento y al Gobierno de Canarias a elaborar una legislación concreta para preservar y revitalizar el silbo gomero.

Esta normativa, única en el mundo en cuanto a protección del patrimonio oral e inmaterial, incluye la enseñanza del lenguaje silbado en La Gomera, en los planes de Educación Primaria y Secundaria Obligatoria de todos y cada uno de los colegios de la isla. Esta innovadora medida ha logrado que se garantice de esta manera la pervivencia del silbo en las futuras generaciones.

Conviene recordar que el Parlamento de Canarias aprobó en la sesión de 25 y 26 de junio del año 1997 una proposición no de ley en la que instó al Gobierno de Canarias a que, tras los estudios previos pertinentes, incluyera el lenguaje silbado gomero en el sistema educativo. Desde entonces, concretamente, del 5 de julio del año 1999, se reguló la enseñanza del lenguaje silbado en la isla de La Gomera y se concretaron los contenidos e indicadores de evaluación para su impartición.

De igual modo, dentro de las disponibilidades presupuestarias del Gobierno, se han ido propiciando y organizando de manera periódica seminarios, jornadas, cursos de formación para especialistas y profesorado, intercambios, experiencias, proyectos e innovación para consolidar esta práctica.

Esta acreditación también al profesorado que se realiza desde la consejería es un reconocimiento competencial a las personas docentes que realicen el itinerario formativo de las convocatorias correspondientes. El profesor y diputado compañero García Ramos en su etapa de consejero de Educación también planteaba cuestiones de estas.

Consideramos que, desde el Parlamento de Canarias, los que tenemos las responsabilidades debemos velar para que tesoros culturales y patrimoniales, como son el silbo gomero o el baile de la Virgen, en El Hierro, se conserven en su más pura esencia y origen, sin intrusismo y sin distorsión.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Cabrera.

Señorías, voy a llamar a la votación de esta PNL en los términos que han sido transados por todos los grupos. (La señora presidenta hace sonar el timbre de llamada a votación. Pausa).

Señorías, ocupen sus escaños. Comienza la votación, señorías. (Pausa).

Señorías, 52 votos emitidos: 52 sí, ningún no, ninguna abstención. Unanimidad, señorías.

(Aplausos).

Muchas gracias y lo dicho: haremos algo con el silbo en esta casa.

Facebook Twitter Youtube Google Plus Flickr

Aviso jurídico · Parlamento de Canarias C/Teobaldo Power, 7
38002 S/C de Tenerife
Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400