Diario de Sesiones 107/2018, de fecha 21/2/2018 - Punto 5

9L/C-1561 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE SANIDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC), SOBRE LAS LISTAS DE ESPERA.

La señora PRESIDENTA: Vamos ahora, señorías, a la comparecencia conjunta, la 992 y la 1561... (Rumores en la sala). Cuando quieran, señorías, yo continúo.

Les decía que vamos a ver las comparecencias conjuntas ahora, señorías, la 992 y la 1561, a instancias, la primera, del Grupo Socialista Canario y, la segunda, del Grupo Nacionalista, al consejero de Sanidad, sobre listas de espera.

Para la defensa de la iniciativa del Grupo Socialista, tiene la palabra el señor Álvaro.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, señora presidenta. Señorías, señor consejero.

La comparecencia solicitada por el Grupo Socialista es para informar sobre el sistema de información de listas de espera sanitarias, la situación de las mismas y acciones a desarrollar para reducirlas, un debate complejo para el poco tiempo que tenemos en una comparecencia en un pleno, pero vamos a intentarlo.

La accesibilidad en la sanidad pública española y en especial los tiempos de espera para acceder a ella es un problema creciente y además una fuente de inequidad. Para otros agentes como los seguros privados es la mejor noticia, por el incentivo que supone el aumento de la facturación de la sanidad privada. En estos años de crisis, cuanto mayores han sido los recortes, mayor ha sido la facturación de la sanidad privada. En Canarias, en especial, la comunidad autónoma donde más presupuesto público se destina a conciertos después de Cataluña y Madrid, comunidades además con una larga trayectoria en política de conciertos sanitarios y que, si las excluimos por ser de difícil comparación, desde luego tenemos un ranking que no nos gusta.

También Canarias, según las estadísticas publicadas por el Ministerio de Sanidad, es la comunidad autónoma donde más tiempo se espera para ser visto por un especialista o para ser operado en un quirófano. Batimos los récords en todos los indicadores y, mientras algunos se benefician, muchos sufren. Miles de personas sufren, se agravan sus enfermedades, los resultados en salud se deterioran y también le añadiría que la economía en general se resiente. De ahí la importancia de contar con la información suficiente para adoptar las decisiones necesarias para revertir esta situación. También para que la población y sus representantes puedan ejercer un control político suficiente sobre la misma, propiciando para ello una mejor gestión pública y una mayor calidad democrática.

Señor Baltar, una de las primeras decisiones adoptadas por su predecesor al inicio de la presente legislatura fue hacer públicas las listas de espera de forma mensual. Una decisión política que no necesitó de normativa alguna, fue asumida por convicciones y créame cuando le digo que queríamos ser más ambiciosos con la transparencia pero a nuestros socios de Gobierno no les parecía una buena idea. Hasta ese momento la única información publicada sobre las listas de espera sanitaria era la exigida por la periodicidad establecida en el Real Decreto 605/2003. Un real decreto que establece criterios claros y homogéneos para todas las comunidades autónomas para el tratamiento de los datos de las listas de espera, que son comunes, como he dicho, para todo el Sistema Nacional de Salud, y que después de casi quince años de entrada en vigor no debería dejar duda alguna sobre los criterios a utilizar, aunque este Gobierno haya encontrado la teoría de la búsqueda de los criterios como válida para hacer opaca la información.

Señor consejero, un buen gobierno no solo debe gestionar bien; para ser un buen gobierno debe rendir cuentas, y este Gobierno no hace ni lo uno ni lo otro. Ocultar datos es lo contrario a apostar por la evaluación de las políticas y por la calidad de los servicios públicos; ocultar información pública no es sino el primer síntoma de la mala gestión y, por mucho que la quieran ocultar, la realidad acaba imponiéndose.

Señor consejero, usted no ha sido capaz de gestionar correctamente. Un ejemplo reciente: a pesar de contar con más recursos, los extraordinarios y lamentables colapsos de las urgencias hospitalarias en Canarias.

En materia de listas de espera, hay una palabra que ha estado presente en multitud de titulares de prensa: "maquillaje". El primero en usarla, por cierto, el señor Clavijo hace un año en esta misma Cámara.

Por eso nos gustaría que en su primera intervención nos resolviera algunas dudas que ha ido generando el Gobierno desde su entrada en el mismo.

En cuanto al sistema de información de listas de espera sanitarias, nos gustaría saber si nos podría decir si el Gobierno dispone de esta información solo cada seis meses o si, al contrario, está disponible a demanda, y, en todo caso, mensualmente, de forma que sirva de apoyo a la toma de decisiones. ¿Cuáles son las políticas de información al ciudadano del Servicio Canario de la Salud y por qué el último informe disponible de la actividad de atención primaria y hospitales, publicada en la página del Servicio Canario de Salud, es del año 2016?

En cuanto a la situación de las listas de espera, le preguntamos si es cierto que por primera vez en años estamos por debajo de los seis meses en tiempo de espera para ser intervenido; cómo ha evolucionado la lista de espera no estructural.

Y en cuanto a las acciones para reducir la lista de espera, ¿cuántas camas de cirugía mayor ambulatoria han abierto en el último año? ¿Ha mejorado el rendimiento quirúrgico en jornada ordinaria durante el año 2017? ¿En qué ha mejorado la capacidad resolutiva en atención primaria? ¿Cuántos puntos de atención continuada han abierto? ¿Qué ha pasado con el Plan de Urgencias Sanitarias de Canarias? ¿Cuántas intervenciones quirúrgicas se han realizado mediante concierto con la sanidad privada en el año 2017?

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Álvaro Lavandera.

Turno ahora para el Grupo Nacionalista. Señora Luis.

Señorías, pido silencio, por favor. Hay un murmullo permanente y al diputado o diputada que está interviniendo, pues, le molesta en su intervención. Si son tan amables, señorías.

Gracias.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: Gracias, señora presidenta. Señorías.

Señor consejero, una vez más volvemos a traer a este Parlamento las listas de espera sanitarias. Sin duda un asunto que preocupa, y mucho, al conjunto de la ciudadanía, a todos los grupos de esta Cámara y por supuesto a usted, como principal responsable de gestionar nuestro sistema sanitario.

Nosotros, desde Coalición Canaria, desde el Grupo Nacionalista Canario, creemos sinceramente que Canarias cuenta con un buen sistema sanitario, pero es verdad que el mismo responde con niveles de calidad cuando el paciente está dentro del sistema y, sin embargo, son muchas las dificultades en el acceso al mismo. Las listas de espera quirúrgicas, de consultas y pruebas diagnósticas y complementarias son un claro ejemplo. Y mucho nos tememos que este no es un problema fácil de resolver porque, por un lado, las listas de espera son de alguna manera inherentes a un sistema público de salud universal y gratuito, eso sí, con cifras y tiempos de espera razonables, y, por otro lado, nos encontramos con una demanda creciente, con pacientes cada vez más mayores y, por tanto, con más problemas de salud, y esta es una tendencia además que va en continuo avance. Si a esto le añadimos más de seis años de recortes económicos, disminuciones continuas de los recursos sanitarios, con una población pasando dificultades y, por tanto, demandando más servicios de salud, bueno, pues, no cabe duda de que la situación de nuestro sistema de salud y en especial de las listas de espera se ha resentido considerablemente, y esto requiere, bueno, recursos adicionales, mejoras significativas en la gestión y la aplicación de medidas específicas para llegar a cifras y tiempos de espera, como decíamos, razonables.

No sé, señor consejero, si comparte esta reflexión que acabo de hacer. Usted se hace cargo del área a principios del año pasado y una de las primeras cuestiones que puso de manifiesto fueron las dificultades que se ha encontrado a la hora de determinar con exactitud y publicar con garantías las listas de espera. En aquel momento nos aclaró que, a través de los controles de calidad de los sistemas de información de listas, se había detectado un error que, aunque subsanado, produjo que se tomara la decisión de realizar un análisis exhaustivo de los sistemas informáticos y de todo el sistema en general; y por sentido de la responsabilidad también se decidió no publicar ningún dato hasta la finalización del informe y las pertinentes modificaciones. Además nos pidió usted un tiempo prudencial para lograrlo. Recordar que dicho error se produjo por el cambio radical del sistema de codificación de enfermedades, que dio lugar a la coexistencia de dos sistemas -el CIE-9 y el CIE-10-, con lo que eso supuso.

Toda esta situación ha producido bastante confusión e interpretaciones múltiples en relación con afirmaciones tales como que no se quieren publicar las listas de espera, se habla de discutidos datos del Gobierno e incluso se ha afirmado que se están poco menos que manipulando los datos, afirmando que las listas son sospechosamente confusas y contestadas o que la información es opaca, o que se trata de una burda operación de maquillaje. En fin, afirmaciones para todos los gustos.

Señor consejero, le pedimos que nos aclare esta situación. ¿Se han corregido definitivamente las incidencias detectadas en relación con el cambio de la nueva clasificación internacional de enfermedades? ¿Cuál es la evolución real y, por tanto, la situación de las listas de espera quirúrgica, de consultas, pruebas diagnósticas y complementarias desde que usted se ha hecho cargo del área a principios del año pasado? ¿Existe alguna divergencia o existe alguna diferencia entre los datos de las listas de espera que maneja el Servicio Canario de Salud y el Sistema Nacional de Salud? Y, por último, ¿cumple el sistema de información de listas de espera del Servicio Canario de Salud con la normativa vigente?

Asimismo, uno de los retos principales que ha asumido es evidentemente la reducción de las listas de espera y para lograrlo, para lograr ese objetivo, sabemos que ha sido imprescindible llevar a cabo una adecuada gestión de las mismas con el objetivo, bueno, de lograr unos tiempos de espera que se reduzcan a plazos razonables, marcados, evidentemente, por la prioridad y las necesidades del paciente y por la calidad y sostenibilidad del sistema. Y sobre ese objetivo se ha aplicado un plan de medidas a aplicar, que contiene medidas de gestión, de optimización de recursos, administrativas y de normalización. Son medidas que usted ha comentado en otras ocasiones que están sujetas a continua evaluación, si funcionan bien y si no se cambian por otras, y lo que queremos preguntarle es que nos explique qué medidas se han adoptado durante el 2017 y en lo que va de 2018 para reducir las listas de espera.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Luis.

Turno ahora para el Gobierno. El señor consejero.

Doce minutos.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): Gracias, señora presidenta. Buenos días, señorías. Buenos días y gracias a los proponentes.

Un año más retomamos el tema de las listas de espera y yo quiero rescatar aquí tres generalidades aprovechando, señor Lavandera -siempre digo, señor Lavandera, y no es señor Lavandera, pero...- y señora Luis... Efectivamente, la complejidad es enorme; si no, se habría resuelto. Es algo connatural a todos los sistemas nacionales de salud y es la forma natural de regular nuestra demanda cuando la asistencia sanitaria hemos decidido que sea universal y gratuita, por lo menos en su parte asistencial. Y eso es tremendamente importante, porque eso significa que nosotros nos podemos hospitalizar, podemos acudir a urgencias y podemos ir a nuestras consultas sin pensar en tener que pagar nada como pasa en otros países. Evidentemente eso hace que la demanda sea creciente. Ustedes lo han descrito muy bien, los problemas poblacionales, el envejecimiento de nuestra población hacen que la demanda cada día sea creciente, pero hay un factor más, un factor tremendamente positivo, que es el avance de la medicina en los últimos años. Eso hace que cada día seamos más resolutivos, eso hace que nuestros profesionales cada día sean capaces de resolver más nuestros problemas de salud. Evidentemente eso hace que la demanda sea prácticamente infinita y nos enfrentamos con unos recursos limitados.

Efectivamente, como decía usted, señora Luis... Perdone, primero voy a abordar lo que usted me planteaba (dirigiéndose al señor Álvaro Lavandera). Sí, sí se ha resuelto la cuestión del CIE-9 y el CIE-10. Y yo por eso quiero volver a insistir en lo que le decía el año pasado y al final tocaremos el tema si usted quiere incluso comunidad autónoma a comunidad autónoma. El tema de la publicación a veces está tan ligado a la gestión como ligado a la transparencia. No es que no se quiera ser transparente por no publicar mensualmente, pero publicar mensualmente unos datos no consolidados, que fue lo que le pasó a mi antecesor, porque es estrictamente necesario... Nosotros no tardamos un tiempo en publicar la lista de espera consolidada porque nos guste, sino porque hay que consolidar un gran número de subsistemas de información, verificarlos, hacer una serie de pruebas de seguridad, y ahí fue cuando se descubrió precisamente que había esos 3375 -hablo de memoria- pacientes fuera del registro, que no quiere decir que estuvieran fuera de la espera ni que no fueran atendidos, fueron atendidos por su vía normal. ¿Pero eso quiere decir que el señor Morera quería ocultar algo? Evidentemente no, como ya he dicho en reiteradas ocasiones en este apartado.

Pero por recordar los resultados. Miren, cuando partimos, a 31 de diciembre de 2016, teníamos 34 327 pacientes en espera y 181 con 58 días de espera; una espera de consultas externas que inicialmente se registró como 70 417 y explicamos en este mismo Parlamento, y a solicitud de la asociación para la defensa de la sanidad pública, que el total de registros en consultas era de 157 796, puesto que si nos atenemos a los registros de publicación obligatoria, tan solo las especialidades médicas publicaban su espera para primera consulta.

Tengo que decirles que las medidas que aquí se explicaron en su momento, muchas de ellas previamente utilizadas en otras etapas anteriores a esta consejería, alguna de ellas de factura mucho más reciente pero simplemente por los avances de las técnicas, como decía anteriormente, como son las potenciaciones de determinados tipos de cirugía, hacen que ya en junio obtengamos unos primeros resultados, en la línea de que los planes que se ponen en marcha comienzan a dar resultados. Así, se baja en 1908 pacientes en lista de espera quirúrgica para el mes de junio, pero, lo más importante, 2324 de esos pacientes, es decir, un 18,13 %, eran pacientes que llevaban esperando más de seis meses.

Y con esto llegamos al 31 de diciembre de 2017, donde registramos -y esta ya sí con datos consolidados- 5649 pacientes menos en lista de espera quirúrgica. Es decir, donde teníamos 34 000, 28 678, un 16,5 % menos que en el año 2016, en que había 34327, como les decía. Esa sí, y por eso se publicó, que es el mayor, la mayor bajada desde que se registran los datos siguiendo el Real Decreto 605/2003, que es un decreto que consensuan todas las comunidades autónomas para que haya un sistema homogéneo de medición de las esperas y así tratar de evitar en su medida las inequidades que a veces los sistemas de información ocultan.

En el sentido del descenso que les decía, ¿especialmente significativo?, pues, que, mire, que con demoras de más de seis meses hemos bajado, a 31 de diciembre de este año, en más de tres mil pacientes, 3021 pacientes, es decir, un 23,6 % menos. ¿Qué especialidades han bajado más?: traumatología, oftalmología, cirugía, urología y otorrino. Eran las más castigadas. Se hizo un especial énfasis en ellas. ¿Qué especialidades disminuyeron en más de treinta días la espera, especialmente importante por la complejidad de estas especialidades?: cirugía torácica, cirugía plástica, raquis y columna y cirugía general y digestiva.

No obstante, lógicamente, como explicamos ya aquí en diversas ocasiones, un mayor nivel de resolución a veces nos lleva a incrementar el número de pacientes: resolvemos más, incorporamos más. Y así, a pesar de este éxito, estas mismas especialidades, por ejemplo neurocirugía incrementa en 62 pacientes su lista, pero porque resuelven más rápido y mejor; cirugía cardiaca, en 17; y dermatología, en 5.

Por hospitales. El descenso más importante, el hospital universitario Insular de Gran Canaria, seguido muy de cerca por el hospital Nuestra Señora de la Candelaria, que es, entre comillas, entendiéndolo en el buen sentido de la palabra, el que logra una mayor reducción en más de seis meses; y en cuanto a demora, el hospital Doctor Negrín es el que logra la mayor demora.

Sí decirles que del conjunto de los diez hospitales del Servicio Canario de la Salud seis centros logran un descenso de la lista de espera, tres centros logran un incremento y el Hospital Universitario se mantiene en cuanto a su demora media.

Respecto de la lista de espera de consultas y pruebas, en consultas, como decíamos, se bajan los registros en 25 529, un 16 %, pasando de 157 000 pacientes a 132 000 pacientes.

Respecto de pruebas, porque, señorías, se lo dije desde el principio, los datos no solo reflejan lo bueno, reflejan lo bueno y lo malo, donde nos ha ido bien y donde nos ha ido mal, porque cuando nos va mal nos va mal a todos. Y le digo, respecto de esperas, pues, hemos logrado bajar en rehabilitación, que era un importante cuello, ginecología, oftalmología, digestivo y cirugía general. En cuanto a pruebas, hemos incrementado el número de pruebas en 125, porque evidentemente, en la medida en que resolvemos más, si hacemos 170 000 consultas, tendremos más pruebas complementarias. Si operamos más, tendremos que hacer más pruebas complementarias. Si suben 125 pruebas, 125 pacientes más esperan, pero, miren, es un dato fundamental, porque, mire, señor Zacarías, sé que a usted no le gusta nada el principio de entradas y salidas, que usted llama "Epi y Blas", pero esto se basa en entradas y salidas. Y hay que conseguir que haya más salidas que entradas, que seamos más resolutivos que el volumen de pacientes que demandan asistencia. Y en este caso, para lograrse en 125 pacientes más, simplemente tenemos que hacer 42 538 pruebas más que el año pasado para que esto, lógicamente, no crezca. Luego, la actividad es especialmente importante.

Para ir acabando esta primera intervención, solo repasar los grandes datos. Miren, en actividad quirúrgica, insistiendo en este tema, 6860 intervenciones más, con recursos propios, un 7 % más, para poder reducir lo que decíamos, al margen del crecimiento que hemos tenido con medios ajenos, que luego lo veremos posteriormente. Es decir, que se han hecho este año 104 250 intervenciones, donde anteriormente se habían hecho 97 000.

Pero, mire, recuperando los sistemas de información, nosotros no hemos eliminado la mediana. La mediana no está en el real decreto pero está en el sistema de información de la página si se quiere consultar. Y utilizando el criterio de la mediana el 50 % de los pacientes que están en lista de espera quirúrgica esperan solo 110 días. La mediana es un sistema de medida que introdujo don Jesús Morera, yo creo que con buen criterio, porque era una referencia de cuántos pacientes están por debajo y por encima de un nivel de espera, aunque como dato estadístico a veces se considera poco significativo. Quería decirle que hemos pasado de 131 días a 110, es decir, se ha bajado en 21 días, en la mediana, la espera. Y lo más importante, los pacientes que esperan por debajo de tres meses son un 44,4 %.

Respecto de las medidas, pues, mire, respecto a las medidas es especialmente importante todo lo que se ha citado, algunas las han citado ustedes, las conocen perfectamente, las hemos hablado en comisión. Pero medidas de optimización de recursos y rendimiento en hospitales propios -los planes Demora, los CMA24, los planes de fines de semana, los planes verano, etcétera, que vamos a citar ahora detalladamente-; medidas en cuanto a la gestión y lógicamente, y por último, la colaboración público-privada.

Miren, cuestiones que funcionaron, no en todas partes igual, en unos sitios muy bien, en otros sitios bien y en otros sitios se están cambiando, y por eso se van a implementar este año un plan Funciona II, que es continuidad del Plan Funciona I, pero que no va ni en los mismos ámbitos ni en los mismos centros; un plan Demora II para los de más de seis meses, que es continuidad del Plan Demora I, que se hizo el año pasado; lógicamente un plan fin de semana y vacaciones para mantener la productividad de nuestras áreas fuera de los horarios convencionales de mañana; una potenciación del Plan de Cirugía Mayor Ambulatoria 24; y lógicamente dos planes nuevos, que es un plan de potenciación de consultas de alta resolución, fundamentalmente por el buen resultado que ha dado en determinados servicios, y estamos, por último, en la modificación de los...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor consejero.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): Gracias.

... puesto que entendemos, puesto que entendemos que la gestión por parte del propio paciente es lo fundamental.

Pero, miren, para acabar, yo creo que la mayor transparencia, señor Lavandera, realmente es que el ciudadano tenga conocimiento en todo momento de cuál es su posición y cuánto tiempo va a necesitar esperar, y eso sí lo contempla el real decreto, y eso a día de hoy tenemos gravísimas dificultades para decírselo con solvencia. Esa sí es la transparencia y eso estaríamos obligados a hacerlo todos los días del año.

Y, segundo, yo no creo -créame-, yo no creo que por publicar los datos cada seis meses o cada tres... Los datos están ahí. Si usted quiere consultarlos -se lo oferté al señor Marcos Hernández en su día-, el servicio, la ULA, es la misma, la unidad de listas de espera -la ULE, perdón-, es la misma desde la etapa de don Jesús Morera y es de etapas anteriores, están a su disposición, ocho comunidades autónomas los publican cada seis meses y cuatro de ellas son socialistas: Andalucía, Cantabria, Extremadura y...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias.

Turno ahora para los grupos.

Grupo Mixto, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta. Buenos días, señorías. Buenos días, señor consejero.

Mire, señor consejero, mientras preparaba estas comparecencias, pues, me vino a la mente un poema de uno de nuestros poetas, de la Generación del 98, Antonio Machado, y decía: El que espera desespera, / dice la voz popular. / ¡Qué verdad tan verdadera! / La verdad es lo que es, / y sigue siendo verdad / aunque se piense al revés. Y es cierto, por mucho que disfracemos o camuflemos las cifras, la verdad es la que es y los canarios siguen sufriendo las listas de espera quirúrgica como de especialistas, etcétera. Y este es su trabajo, intentar solucionar este problema o minimizarlo lo máximo posible.

Estamos hablando de una de las deficiencias estructurales de la sanidad pública canaria y que es además una de las que más afectan a nuestros ciudadanos, y cada vez que sacamos el tema por la preocupación social que despierta nos quedamos solo con la guerra de cifras. Y está claro que hay incluso problemas para confeccionar estas cifras, pero quedarnos con eso es arañar el problema y no profundizar en él, para descubrir qué hay que cambiar de nuestro modelo sanitario.

No voy a exculpar al Gobierno, pero no se confundan, lo que importa de las listas de espera no es ni cuándo se publican ni si son transparentes. Lo que preocupa al ciudadano realmente es saber por qué, cuando se tiene un problema de salud y se necesita una intervención quirúrgica, se deben esperar meses para ser operado. Y usted, señor consejero, nos ha dicho muchas veces que no se trata solo de poner más dinero, pero es evidente que la principal causa de que en Canarias tengamos estos tiempos de demora en ser atendidos es porque seguimos centralizando y concentrando casi todos los recursos en la atención especializada y en las grandes estructuras hospitalarias de las islas capitalinas. Y con esto no me refiero a que debemos quitarles recursos, todo lo contrario, ni mucho menos; me refiero a que uno de los cambios drásticos de modelo que tenemos que hacer pero que nadie quiere afrontar es reconducir los recursos y apostar por la atención primaria. No lo decimos nosotros, lo dicen innumerables expertos de la medicina y además es la conclusión del propio Plan de Urgencias de Canarias que se está implementando. El 80 % de los ingresos de urgencias en los hospitales no requiere posterior hospitalización.

Está claro que los ciudadanos van al hospital cuando tienen un problema porque los centros de salud de sus municipios no tienen los medios para darles una respuesta adecuada, y esto está siendo un embudo y contribuyendo a agravar el problema, sobre todo al retrasar las pruebas diagnósticas. O como el caso de la gripe que vimos el pleno pasado, los enfermos ocupan camas que retrasan las operaciones programadas de otros. (La señora presidenta abandona su lugar en la Mesa. Ocupa la Presidencia la señora vicepresidenta segunda, Tavío Ascanio).

Si a los problemas de falta de medios de los centros de salud les añadimos la falta de medios y especialistas que tenemos en los hospitales de las islas no capitalinas, le sumamos otra carga más a estos grandes hospitales, que es que los habitantes de estas cinco islas debemos engrosar las listas de espera al ir a estos centros para que nos atiendan en multitud de casos. Por eso debemos poner medios diagnósticos que son necesarios para la población de las islas y municipios alejados de estos centros y que tengan falta de recursos.

También debemos sacar adelante todas las OPE pendientes para crear más plazas de especialistas o asegurarnos de operar a pleno rendimiento mañana, tarde y fines de semana.

Por eso, señor consejero, le quiero preguntar por las medidas que están llevando a cabo para eliminar las deficiencias que está generando este retraso en las intervenciones quirúrgicas, la atención especializada y la capacidad de realizar pruebas diagnósticas.

Ya usted nos ha adelantado, pues, varias de estas medidas. Nos gustaría que siguiera en su segunda intervención profundizando un poco más.

Muchísimas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario de Nueva Canarias, tiene la palabra su portavoz, el señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señora presidenta. Señorías.

La política es una actividad complicada, pero hay una cuestión que yo creo que no hay que perder, y es una razonable coherencia en los comportamientos. Cierto es que la información te debe permitir cambiar de opinión, pero es distinto cambiar de opinión que cambiar de comportamiento. Y yo siempre procuro en esta actividad ser muy riguroso. Lo fui con Brígida Mendoza siendo consejera de Sanidad en la etapa más crítica de la sanidad canaria, cuando se recortaron 400 millones de euros. Y está todo grabado, fui exigente, crítico con el Gobierno, pero también comprensivo, porque con 400 millones menos el impacto en el sistema sanitario lo estamos pagando. Fui bastante comprensivo con el consejero socialista, el señor Morera, y no solamente fui comprensivo sino que me puse a su lado cuando el presidente del Gobierno, de manera irresponsable, utilizó la sanidad para ajustar cuentas entre socios de gobierno, y lo dije aquí con mucha claridad y con mucha contundencia. De manera que esa manera de proceder yo no la voy a cambiar y menos a estas alturas.

La información es muy importante en el sistema sanitario porque permite, primero, que la gente conozca sus derechos y permite que este Parlamento controle al Gobierno de turno, sea del color que sea, pero la información tiene que ser una información rigurosa y tiene que ser parecida al resto del Sistema Nacional de Salud.

Nosotros hemos construido, en España y en Canarias, un sistema nacional de salud que ha costado treinta años consolidar y que es esencialmente positivo, de los mejores del mundo. Se ha descapitalizado por los recortes pero de los mejores del mundo. Hay pocos lugares del mundo donde la gente tenga tantos derechos, tan gratuitos y de tanta calidad como en el caso español. Y esa conquista es producto de la sociedad española, del compromiso político y luego hay responsables concretos que han tenido, pues, un papel más relevante.

Publicar la lista de espera cada seis meses, cada cuatro, cada ocho tiene que ser un acuerdo en el Sistema Nacional de Salud. No genera más garantías publicando cada quince días o teniendo una publicación permanente. Esto no es lo más relevante. Lo más relevante es que nosotros tenemos 183 000 pacientes esperando, que no sería grave si no fueran los que más esperan, porque tener 10 pacientes esperando, si a todos los ves la semana que entra, da igual, que sean 10, 20 que 25. El problema de nuestro sistema sanitario es que los excesos de demanda no los está gestionando de forma debida, porque el sistema se ha descapitalizado, porque el sistema ha perdido capacidad de respuesta y porque las demandas no esperan, las demandas aumentan. Me parece más relevante que los pacientes sepan un diagnóstico preciso y el tiempo que tienen que esperar que cada mes tengamos una información poco consolidada, no comparable con otros territorios, porque eso no añade más valor al sistema sanitario. Me parece más importante seguir reduciendo la demora media o la mediana que esta parte de la discusión que estamos teniendo, sin quitarle legitimidad y si es técnicamente posible publicarlas cada tres meses que se publiquen. Pero lo importante aquí es que espere menos gente y que espere menos tiempo la gente, y que además disponga de información cualificada para organizar su vida. Y en eso es donde tenemos que ser exigentes, con este Gobierno, con el anterior, con el anterior y con los venideros, y no hagamos cosas que luego se vuelvan contra los que las proponemos, porque algún día este Gobierno será sustituido por otro y entonces los listones son los listones.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Podemos, tiene la palabra el señor Sánchez... Márquez Fandiño. Gracias. Consigo llamar la atención de todo el mundo, como usted ve.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO: Nada. No se preocupe, presidenta, ya me tiene acostumbrado.

Muy buenos días.

Señor consejero, empezó usted su intervención hablando del avance de la medicina y es indiscutible que hay un avance de la medicina, pero en Canarias lo que avanza, señor consejero, es la privatización de la sanidad pública. Y un ejemplo de eso, señor consejero, es el Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Doctor Negrín, un hospital público. Accedes a una planta determinada y resulta que esa planta del hospital público está privatizada. ¿Se imaginan sus señorías que en el Parlamento de Canarias accediéramos a la planta de actividad parlamentaria y la gestionara la Mutua Guanarteme? ¡Eso es lo que pasa en el Hospital Doctor Negrín! Es algo inconcebible, a lo que no nos tenemos que acostumbrar, señor consejero, a la privatización.

Las listas de espera. ¿Qué son las listas de espera? Un síntoma, un síntoma de una degradación de un servicio público, de la incapacidad del sistema sanitario canario de absorber las necesidades, las demandas que tiene nuestra sociedad. Por lo tanto, no está dando respuesta a los cambios demográficos de Canarias. Por tanto, nosotros tenemos absolutamente claro que si tenemos en cuenta...; y todos los estudios nos lo dicen: en los próximos años van a avanzar las enfermedades cardiovasculares, las reumáticas, la obesidad, el cáncer, la diabetes, las enfermedades respiratorias crónicas, las enfermedades mentales, van a avanzar en los próximos años, y eso es consecuencia también, señor consejero, de un modelo productivo, de un modelo socioeconómico, de la distribución de la riqueza. Por tanto, cuando hablamos de listas de espera y cuando hablamos de sanidad y cuando hablamos de la situación de la salud en Canarias, hablamos del trabajo del Gobierno de Canarias en su conjunto, no solo del sistema sanitario.

Nosotros tenemos claro que se debe avanzar en ciertas cuestiones, en algunos parámetros, no solo en el Servicio Canario de Salud, también en el Sistema Nacional de Salud. Pero aparecen en el plan, insistimos, en el Plan de Salud de Canarias aparecen algunos indicadores y algunas propuestas que no se están poniendo en marcha.

Si queremos ser efectivos, evidentemente es imprescindible salirse de las cifras globales y entrar al detalle. Y no le vamos a pedir nada más de lo que aparece en el propio Decreto 25 del año 2006. Nosotros necesitamos que aparezca el registro donde estén incluidos todos los pacientes en consultas externas, las pruebas diagnósticas, las terapéuticas, las intervenciones quirúrgicas. Hablamos de fiabilidad, de validez, de priorización, pero también hablamos de transparencia, señor consejero. Traiga usted aquí la lista real de las listas de espera. Según el decreto, señor consejero, no le pedimos más, que cumpla la ley, lo que está establecido en la ley. No tenemos que inventarnos nada. Evidentemente que se podría modificar el decreto para que entren también las listas en oncología. ¿Qué está pasando en oncología, señor consejero? ¿Quién decide qué pacientes se derivan a la privada, qué intervenciones se derivan a la privada y por qué se derivan esas intervenciones a la privada, señor consejero? Muy simple la respuesta, la pregunta que le estamos haciendo: ¿quién decide qué pacientes se derivan a la privada y por qué? Y la pregunta que le hago es, ¿acaso se derivan por cuestión de rentabilidad económica?, ¿se derivan intervenciones que son rentables para las clínicas privadas, señor consejero, que se podrían estar haciendo en el sistema sanitario público? ¿Qué pasa con las ratios de profesionales en el sistema canario de salud?

E insistimos, señor consejero, las listas de espera son un síntoma. No podemos centrarnos única y exclusivamente en si se publican cada dos semanas, cada seis meses, que si la lista esto, que si la lista lo otro. Estamos hablando de la degradación de un servicio público. Ese es el problema que estamos viviendo en Canarias y, como dicen los de Mueve el Negrín, nosotros tampoco seremos cómplices.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra el señor Gómez Hernández, don Zacarías.

El señor GÓMEZ HERNÁNDEZ (don Zacarías) (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Señorías, una vez más nos trae un capítulo nuevo de las listas de espera a esta sede parlamentaria. Este se va a convertir en el tema estrella de esta legislatura, de su consejería, señor Baltar.

Como esta tarde vamos a debatir sobre las listas de espera, la información, y voy a tener tiempo suficiente para desglosar cada uno de los datos que usted ha tratado de ocultar en esta sede parlamentaria en alguna que otra ocasión, voy a tratar de pasar a vuela pluma.

Mire, señor Baltar, en el día de ayer nuestra portavoz parlamentaria le afeó su conducta respecto a su gestión en los servicios de urgencias y ya viene siendo común que usted se arrugue, por decirlo de alguna manera, y trate de rehuir el debate, como hizo en el día de ayer. Pues bien, señor Baltar, las listas de espera no pueden ser diferentes a las urgencias y en este caso le pido que en el tema que nos trae aquí hoy trate usted de dar algo de luz e información sobre lo que le ha cuestionado el Partido Socialista y que nosotros también le hemos cuestionado en otras ocasiones.

Señor Baltar, usted llegó con una supuesta aureola de buen gestor a la Consejería de Sanidad. Me imagino que sus dotes de convencimiento al señor Clavijo diciendo que podía arreglar la sanidad con 16 millones de euros fue lo que le llevó a usted a la consejería. Y yo le digo sinceramente: nosotros nos estamos cuestionando reprobarlo por una serie de motivos. En primer lugar, porque no vemos mejoras significativas, a pesar de que usted tiene el mayor presupuesto de la historia de la consejería: 2959 millones de euros. En segundo lugar, no vemos propósito de enmienda en ninguna de sus actuaciones. En tercer lugar, no vemos autocrítica ninguna en cualquiera de las comparecencias que tiene usted, y tiene muchas, en medios de comunicación y a lo largo de la tournée que le ha organizado el señor Clavijo por todas las islas.

Usted puede aquí hoy vendernos lo que quiera, pero la realidad es que usted está empleando el tiempo de gestionar en una tournée mediática, cual vendedor de crecepelo medieval, por cada una de las islas, vendiendo las bondades de un sistema que nadie ve.

Mire, en esto no se trata de... (ininteligible) pormenorizadamente las cifras y de ocultar la realidad. La realidad es que sindicatos profesionales, sindicatos del sector, colegios profesionales, grupos parlamentarios, asociaciones de defensa de los pacientes, todo el mundo opina que usted está tergiversando y maquillando las listas de espera. Usted puede salir ahí fuera e inmolarse en los medios de comunicación y decirles a los medios de comunicación, por orden del señor Clavijo, que todo el mundo está equivocado y que usted está en plenitud de condiciones de dar la verdad y la única verdad, pero lo que es cierto es que todo el mundo opina de manera diferente a usted. Trate, por favor, y aquí le recojo el guante, de explicarle, por ejemplo, con el ejemplo de Epi y Blas, a la gente que espera en urgencias, lo que es lento y lo que es rápido, y va allí y les explica a los pacientes que esperan en urgencia lo que es lento y lo que es rápido, a ver qué le dicen los pacientes; o explíqueselo a las personas que esperan más de quinientos días por la Unidad de Raquis del Doctor Negrín. Explíqueles lo que es lento y lo que es rápido y por qué los vascos esperan un mes y medio y nosotros esperamos cerca de seis meses en una lista de espera. Explíqueselo, por favor.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del grupo proponente de esta comparecencia, tiene la palabra el señor Álvaro Lavandera, don Iñaki.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, presidenta.

Señor consejero, yo lo primero que le quiero pedir es que no haga como el señor Clavijo y que en los debates se intente huir hacia otras comunidades autónomas. Estamos en Canarias, estamos en el Parlamento de Canarias, y creo que deberíamos hablar sobre los problemas de los canarios y las canarias.

No crea que es una alegría para el Grupo Socialista ni para nadie que Canarias lidere las listas de espera en España. Hay palabras pronunciadas que nos persiguen durante nuestra vida o al menos durante un tiempo, las ha sacado a relucir el portavoz del Grupo Popular -maldita hemeroteca, señor consejero-: 16 millones, 8 millones por provincia, por aquello del equilibrio insular. Toda una declaración de intenciones que el señor Clavijo compró al primer minuto. Una solución barata, para los amigos, y con reparto insular, como le gusta a Coalición Canaria. Así lo llama... "por fin un profesional al frente de la consejería". Yo no sé si el señor Morera o la señora Mendoza no se pueden calificar de profesionales, si es que el señor presidente los ve como asesores de presidencia del Gobierno y no como profesionales. Yo creo que usted es un profesional y sus antecesores también eran profesionales.

Usted representaba a la patronal de la sanidad en Canarias y con 16 millones prometía solucionar la lista de espera quirúrgica y bajarla de los seis meses de espera media. Ha tenido mucho más dinero, señor consejero, ha gastado mucho más presupuesto y permítame que le diga que sus resultados no se corresponden con aquellas declaraciones tres meses solo antes de ser nombrado consejero. Y es que este Gobierno parece estar en una nube lejana de la realidad de los problemas de la sanidad canaria, de los problemas de la salud de la población. Una falta de autocrítica que demuestra que ni tienen diagnóstico ni tienen las soluciones adecuadas. Esa realidad paralela que les hace decir que con 16 millones lo solucionan todo. O como cuando el presidente del Gobierno comparece públicamente felicitando que, por primera vez en años, estamos por debajo de los seis meses de media en lista de espera quirúrgica, como hizo el pasado mes de julio. Pasan dos cosas: primero, que se felicita por un dato que es el peor de toda España, con lo cual demuestra que no tiene ni la más mínima preocupación por ello; y, segundo, que miente, miente, ya que en junio de 2016, un año antes de esas lamentables declaraciones del señor Clavijo, ya era inferior a seis meses, y mientras ahora tenemos 176,59 días de espera media para ser intervenido, en junio de 2016 teníamos 162,02, un 8 % menos de espera media para ser intervenido.

Por cierto, se hablaba de un cambio de tendencia, con el primer dato de una supuesta serie histórica de carácter semestral ya se hablaba de un cambio de tendencia. Ahora que el dato es peor que hace seis meses, ahora que ya no hay cambio de tendencia -o sí, a peor-, el dato válido ya no es la espera media sino el número de pacientes que han salido de la lista de espera. Números, números y solo números.

Nosotros no recibíamos felicitaciones por parte del señor presidente, no, lo que recibíamos eran palos en las ruedas, eso es públicamente conocido, pero por encima de todo nos preocupaba y ocupaba seguir mejorando la calidad asistencial, seguir reduciendo la lista de espera y hasta, como todos sabemos, la Consejería de Hacienda mandó parar, cerró el presupuesto en septiembre, alertando del gasto sanitario, aunque finalmente se cerrase el ejercicio con superávit presupuestario. ¡Las paradojas de la vida!

Pero, mire, hablando de paradojas, señor Baltar, se denomina paradoja cuando existen hechos aparentemente contrarios a la lógica y sería interesante analizar algunos datos, porque es tan cierto que ha bajado el número de pacientes esperando a ser intervenidos como que el tiempo de espera medio ha aumentado. No creo que sea necesario recordar que el indicador que nos muestra la accesibilidad al sistema es el número de días de espera y no el número de pacientes que esperan.

Entonces para poder llegar a una conclusión deberíamos tener algunos de los datos por los que antes le he preguntado, que no ha sabido o no ha querido responder o no ha podido, vamos a darle ese margen, pero que podemos intuir y seguir avanzando en este análisis.

Mire, si el número de pacientes baja y la espera media sube, y vamos a darlos por buenos, verdad, son los datos del sistema de información, los mismos que maneja el ministerio y no ponemos en duda los profesionales que trabajan en los sistemas de información del Servicio Canario de Salud, es porque han salido de lista de espera sobre todo pacientes que llevan esperando por debajo de los seis meses de espera, mientras que los pacientes que más tiempo llevan esperando son los que menos han salido del sistema y los que menos han sido intervenidos. Claro que si lo que sale son muchos pacientes pero sube la espera media es porque se han realizado intervenciones, digamos, sencillas, de menor complejidad, ya sean cataratas, vasectomías, esas que se operan como churros y que se mandan a la privada; sin embargo, aquellas intervenciones complejas, que necesitan de toda una jornada, por ejemplo, para realizar una sola intervención, que afectan gravemente a la salud de las personas, al menos más que la necesidad de realizarse una vasectomía, enfermedades invalidantes, que también tienen su coste social, estas no parece que sean una prioridad, cuando la política sanitaria se centra solo en algunos números. Tampoco hay que olvidar que este tipo de intervenciones, como dije antes, son mayoritariamente derivadas a la sanidad privada, intervenciones sin complicación y con un componente de alta rentabilidad económica.

Señor consejero, si el programa Demora, que usted ha mencionado en múltiples ocasiones, tiene como objetivo resolver los casos más dolosos por su espera, si salen más pacientes y aumenta el tiempo de espera, lo que indica es que han fracasado en la puesta en marcha del programa Demora. Y lo que realmente hay es un programa concierto y, como ustedes lo denominan "programa complementario de colaboración público-privada", en este parece que sí han cumplido sus objetivos o, mejor dicho, los objetivos de la patronal de la sanidad privada en las islas Canarias. Todo ello a pesar de no haber puesto el máximo de rendimiento en las infraestructuras públicas. No solo en la atención especializada, también en la atención primaria. No han estado, durante el año 2017, los quirófanos públicos ni los centros públicos abiertos en jornada de mañana y tarde a pleno rendimiento. Solo así se explica que la lista de espera no estructural, por los datos que manejamos, haya aumentado un 33 %, debido a que la libre elección de los pacientes de querer ser intervenidos en un centro de titularidad pública les haya hecho salir de la lista de espera estructural. Solo así se explica que el rendimiento quirúrgico en jornada ordinaria de mañana no haya mejorado sino lo contrario. Solo así se puede explicar que no haya podido encontrar, y usted mismo lo ha dicho públicamente, una cama para poder liberar espacio en los hospitales públicos y se hayan colapsado las urgencias, ya que están todas ocupadas por esa lucrativa colaboración público-privada.

Señor consejero, podemos debatir si los datos mejoran o empeoran. Podrá intentar buscar una justificación al incremento de la demora media entre junio y diciembre del 2017, podrá decir que está el mes de agosto en medio, a pesar de la inyección presupuestaria en la ley de crédito extraordinario que aprobamos el pasado mes de julio; podrá intentar justificar por qué empeoran los datos de accesibilidad de todas las pruebas diagnósticas menos en el caso de los ecocardiogramas y las endoscopias, siendo las pruebas complementarias fundamentales para diagnosticar a los pacientes o para hacer un correcto seguimiento de determinadas patologías; podrá intentar justificar por qué empeora el tiempo medio para ser intervenido quirúrgicamente en siete de los diez hospitales de la red pública. Podríamos hacer muchas valoraciones sobre los resultados de su gestión, enfrascarnos en una guerra de cifras, hablar de tendencias, de variaciones absolutas o relativas. Señor Baltar, créame cuando le decimos que le deseamos éxito en su responsabilidad, es la salud de todos los canarios, al igual que lo hemos hecho con todos los responsables de sanidad anteriores a usted. Una tarea compleja que le reconocemos que necesita de tiempo, recursos, y planificación. Pero no ha empezado ni siquiera por esa tarea, por la planificación. El plan de salud debería estar ya en este Parlamento. Ya está fuera de plazo, un ejemplo más. Pero, mientras el tiempo pasa, ese tiempo que no tienen muchos pacientes en Canarias, que sufren con impotencia cómo su enfermedad avanza sin recibir respuesta del sistema público sanitario, lo que no puede es ofrecer ninguna confianza cuando este Gobierno se niega a la transparencia, y volvemos al punto inicial. Se niega al empoderamiento de la ciudadanía, se niega a creer en la evaluación de las políticas públicas. (Pausa).

Bueno, me faltan páginas. Mire, no pasa nada, sin texto.

Ustedes tienen información disponible que no hacen pública, ustedes tienen cuadros de mando, ustedes tienen información, con un carácter periódico mensual, para poder gestionar. Información a la que digo yo que le deben dar cierta credibilidad, información que debe tener cierta calidad. No se puede esconder en la necesidad de consolidar para no hacerla pública.

Ustedes hablan de que han publicado la mediana. La mediana ya no está en la web, pero, independientemente de la mediana o de cualquier otro estadístico, si realmente se quiere evaluar una política pública se necesita evaluar con una cierta periodicidad razonable. No puede llegar usted el último semestre del año 2018 y mandar a operar, a todos los hospitales privados de Canarias y públicos, todas las intervenciones posibles y después, en enero, echarse a la bartola, porque ya no hay publicidad de datos hasta después de las elecciones. Eso por ponerle un ejemplo.

Pero, independientemente de eso, ya que se habla del Decreto 605/2003, el Decreto 605/2003 habla de hasta siete datos. Pacientes en espera y tiempo medio: esos dos son los únicos que se publican. No se publica la distribución de pacientes por tramos de espera estructural, no se publica el número de entradas, no se publica el número de salidas y los motivos de salida, no se publica la espera media estructural de los pacientes atendidos, no se publica la demora...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Un minuto.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Y todos estos datos están disponibles, están disponibles en el Servicio Canario de Salud, están disponibles en la Unidad de Listas de Espera, están disponibles por el equipo directivo del Servicio Canario de Salud y están disponibles por usted, y lo único que queremos es que haya transparencia, que haya un empoderamiento de la ciudadanía, que haya un empoderamiento de este propio Parlamento y no estemos a expensas de lo que nos pueda o no nos pueda decir o de unos datos mínimos que se publican cada seis meses para poder evaluar una de las políticas públicas más importantes que tiene un gobierno, como es la sanidad. Es tan básico como eso y, cuando no se quiere hacer por falta de voluntad, le digo, ese es el primer síntoma de que no se es un buen gobierno, y a nosotros nos gustaría que se corrigiese esta situación, ya que se ha corregido aquella excusa -y permítame que lo llame excusa- entre la discrepancia entre el CIE-9 y el CIE-10, porque simplemente con dar el dato de la especialidad, porque la codificación de los procedimientos quirúrgicos no la van a publicar, ni falta que hace, pero con dar el dato de la especialidad, que es otro parámetro, con un simple algoritmo informático, con los...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Igualmente el grupo proponente de esta comparecencia, tiene la palabra, en nombre del Grupo Nacionalista Canario, la señora diputada, su portavoz adjunta, doña Elena Luis Domínguez.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: Gracias, señora presidenta. Señorías.

Señor Lavandera, antes que nada una puntualización: en el 2016 Canarias no cerró ejercicio con superávit sino con déficit. Que yo sepa, del 0,39 %, unos ciento sesenta y cinco millones de euros de déficit.

Señor consejero, de su intervención deducimos que están corregidas las incidencias detectadas en relación con el cambio de la nueva clasificación internacional de enfermedades, que algunos dicen que son excusas, pero, bueno, vamos a dejarlo ahí; que no existen divergencias entre los datos de las listas de espera del Servicio Canario de Salud y el Sistema Nacional de Salud, por tanto entiendo que los datos que presenta el Servicio Canario de Salud son datos que están admitidos por el ministerio, por el Sistema Nacional de Salud; que el sistema de información de listas de espera del Servicio Canario de Salud cumple con la legalidad vigente y es el homologado en todas las comunidades autónomas; y que además se trabaja actualmente en la mejora de la integración de la información, con el objetivo de disponer de toda la información sincronizada y de resolver problemas a la hora de remitir la información por parte de los hospitales, entre otros.

Asimismo, ha dado una explicación muy detallada sobre la situación de las listas de espera y, por tanto, sobre la fiabilidad de los datos. Aquí algunas de sus señorías han dicho que los datos no son importantes, pero la verdad es que cada vez que sale publicada una lista, bien sea de dependencia bien sea de listas de espera, pues, bastante que venimos aquí, hacemos iniciativas y estamos debatiendo horas y horas sobre esa situación y sobre esos datos.

Mucho me temo, señor consejero, que igual que ocurre en dependencia vamos a seguir asistiendo a toda una escenificación en relación con las listas de espera, pero eso va a ser inevitable. Está claro que cada uno tiene que jugar su papel. Y nosotros vamos a intentar centrarnos en el análisis de los datos o de algunos de los datos.

Esta información que nos ha dado, bueno, es el resultado del cómputo que se envía semestralmente al ministerio. Son datos, como usted señalaba, a 31 de diciembre del año pasado. Por lo tanto, los ingresos del año 2018 todavía no se pueden computar en esos resultados, el incremento de ingresos -me refiero, presupuestarios- importantes del año 2018. Y no cabe duda de que por fin se ha logrado parar la preocupante tendencia al alza del año anterior, con una disminución significativa, una reducción interanual del 16,5 % de la lista de espera quirúrgica estructural de los hospitales del Servicio Canario de Salud, si se compara con los datos del mismo mes del año 2016. Aunque es verdad, señor consejero, que llama la atención que la lista de espera quirúrgica disminuye en todos los hospitales menos en Lanzarote y Fuerteventura. No sé si tiene alguna explicación de por qué se produce esta situación en esos hospitales.

Como usted ha señalado, hay un descenso de 5649 pacientes, que han visto resuelto su proceso quirúrgico, el mayor descenso desde el 2003, fecha en la que el ministerio fijó por decreto las medidas para el tratamiento homogéneo de la información de las listas de espera del Sistema Nacional de Salud. También el número de pacientes con demoras de más de seis meses se redujo en el 2017 en un 23,6 %, 3021 personas vieron su proceso quirúrgico solucionado. Por otro lado, las especialidades quirúrgicas que más pacientes presentan -cirugía general, oftalmología, traumatología, otorrino y urología- logran también una disminución importante, del 18,5 % del total. También se ha reducido la demora media de los pacientes a cinco días, aunque es verdad que no en los diez hospitales ni en todas las islas, porque hay hospitales en los que aumenta la demora media. En cuanto a la espera para una primera consulta, la cifra se ha reducido en 25 529 pacientes, lo que representa una bajada del 16 %. Y por especialidades, las que más descienden en primera consulta son rehabilitación, ginecología, oftalmología, digestivo y cirugía general.

Señor consejero, los resultados confirman que el camino iniciado es el correcto y que el plan de medidas aplicadas durante el año 2017 ha empezado a dar resultados.

Nosotros valoramos algunas de las medidas que usted ha comentado hoy y que ha comentado en otras ocasiones en comisión. Valoramos las medidas para optimizar los recursos y el rendimiento de los hospitales del Servicio Canario de Salud, aunque sin duda los resultados son mejores en unos hospitales que en otros y habrá que incidir en aquellos en los que haya que mejorar. Valoramos de forma especial también las medidas que se están tomando en aras de reforzar la atención primaria, porque nosotros entendemos que la solución a muchos de los problemas que presenta nuestro sistema sanitario está precisamente en la apuesta por la atención primaria. Sin duda compartimos también la necesidad de mejorar los sistemas de información y registro, porque es imprescindible disponer de la información necesaria para poder implantar las medidas precisas. Y nos parecen acertadas las medidas de colaboración público-privadas que se están adoptando y que usted ha explicado.

No quiero terminar mi intervención sin decirle, señor consejero, que. asumiendo que nosotros somos el grupo que apoya al Gobierno y que eso desgraciadamente hace que muchas veces se reste valor a nuestra posición como grupo, pero aun así quiero transmitirle, desde el Grupo Nacionalista Canario, que queremos poner en valor estos resultados, porque, aun siendo conscientes de que son muchas las personas que siguen estando en lista de espera, tanto para una operación como para una prueba diagnóstica o complementaria o para una consulta y que los tiempos de espera siguen siendo, de verdad, demasiados altos, es evidente que en este último año se ha producido una mejora significativa, una mejora significativa. Y eso indica, por un lado, que las medidas que se están aplicando comienzan a dar sus frutos, que se trabaja en la dirección correcta y al mismo tiempo se lanza un mensaje positivo a los usuarios del sistema de salud de que nuestra sanidad mejora, que el incremento de los recursos económicos repercute positivamente, que se están haciendo esfuerzos también por mejorar la gestión, por optimizar los recursos, por reforzar los servicios de atención directa al usuario y también para empezar a compensar a los trabajadores del sistema canario del esfuerzo que han realizado durante todos estos años difíciles. Sin duda, los verdaderos valedores del sistema de salud.

Hago este comentario, señor consejero, porque, escuchando a alguno de los portavoces hoy y ayer, puedo hasta comprender que sienta usted hasta cierto nivel de desasosiego. Yo sé que usted es una persona bastante optimista pero realmente cuesta entender algunas intervenciones. Se critica duramente que no se consiga bajar las listas de espera y, cuando se consigue con mucho esfuerzo una bajada significativa, resulta o que se falsean los datos o que se trata de una burda operación de maquillaje o se resta importancia aludiendo a lo que aún queda por hacer. Todos y todas somos conscientes de lo que queda por hacer, señorías, pero eso no significa que restemos valor a lo que se va consiguiendo.

Menos mal, señor consejero, que esta teoría del caos total sanitario que algunos y algunas están empeñados en vender como sea, cuando escuchamos a algunos sindicatos, por ejemplo -que supongo que no serán sospechosos de nada-, pues, un poco nos quedamos más tranquilos. Porque ayer escuchábamos, por ejemplo, a la representante del sindicato de médicos de Las Palmas, que es un sindicato además mayoritario... -digo yo que no será sospechoso, señorías, porque podemos ser sospechosos nosotros pero supongo que de los sindicatos representantes de los trabajadores, además el sindicato de médicos, no tendrán ninguna sospecha-. Y cuando le preguntaban precisamente por la PNL que presenta a esta sesión plenaria el Partido Popular sobre realizar una auditoría, pues, decía que, bueno, entre otras cosas que cómo se había presentado una PNL sin contar con ellos en este sentido, cuando ellos tienen que participar, por lo visto, en esas auditorías. Y además, cuando pedían su opinión, decía que estaban perplejos, que le producía perplejidad, mostraba su preocupación por la utilización política de la sanidad, por que la sanidad se convierta en un foco de conflicto político. Afirmaba, en contra de todo lo que se ha dicho aquí, hoy y ayer, que nunca se ha operado más que ahora, que nunca han estado los quirófanos tan rentabilizados como ahora, que se está operando mañana y tarde, que se están realizando consultas mañana y tarde, y ponía incluso un ejemplo, hablaba de ecocardiología, que tenía una lista de espera de seis meses y que había pasado hasta... (ininteligible). Y mostraba su asombro, y mostraba su asombro, esta representante sindical de este sindicato mayoritario, por la reacción tan negativa que muchos y muchas están teniendo ante una magnífica noticia por fin en relación con las listas de espera. Señor Baltar, quién lo iba a decir, quién lo iba a decir, que sean los sindicatos los que nos vengan a decir a nosotros, los políticos, que no utilicemos la sanidad como instrumento de desgaste político por el bien de los trabajadores y por el bien de los pacientes.

En fin, señor Baltar, a mí lo que me queda es decirle que hay que seguir trabajando, que hay que seguir implantando esas medidas incluidas en el plan y, por supuesto, seguir incidiendo en la búsqueda de implantación de acciones, medidas y programas que permitan seguir mejorando el sistema de salud.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Para finalizar esta comparecencia, en nombre del Gobierno tiene la palabra el señor consejero de Sanidad, e informo a los portavoces que vayan llamando a los diputados porque a continuación veremos, escucharemos, el poema de Pino Ojeda y procederemos a su lectura.

Muchas gracias.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo): Gracias, señora presidenta.

(Se reincorpora a su lugar en la Mesa la señora presidenta).

Permítanme que aproveche para agradecer al señor Chinea que sacó una poesía en el Día de las Letras Canarias, para agradecer a la presidenta que ha recordado a doña Pino Ojeda, y para decirle al señor Chinea que me disculpo, porque, efectivamente, cuando expliqué las medidas probablemente no entré en el detalle de qué medidas eran asociadas a atención primaria y a atención especializada, pero sí hay una línea concreta de medidas asociadas a atención primaria que, al margen de las que tienen que ver con el Pluscan, que se trata fundamentalmente de cuestiones... urgencias, van por la línea del mayor nivel de resolución en atención primaria, fundamentalmente en la potenciación de las consultas virtuales y en la implantación de los catálogos de pruebas diagnósticas en atención primaria, etcétera.

Sí decirles que, intentando contestar a todos un poco, quiero agradecer a casi todos la actitud que han mostrado en este debate, habida cuenta de que estoy absolutamente de acuerdo con lo que decía el señor Román... Y ahora haremos un repaso de hemeroteca, como no podía ser de otra manera en un día como hoy, y nos retrataremos todos, señor Zacarías, nos retrataremos todos. Y entonces veremos que esto es un tema serio, un tema serio porque de verdad hay gente detrás, como dicen usted habitualmente, esperando y porque consiguientemente los abordajes técnicos no se pueden utilizar en esta sala para arrojarse unos contra otros. Y una vez más tiendo la mano de José Manuel Baltar, del equipo y de la consejería para que los que quieran de ustedes, como representantes de sus partidos, nos sentemos en una mesa a trabajar detalladamente cada una de las medidas y peleemos esto donde lo tenemos que pelear, en esa mesa, y traigamos aquí lo que funciona y lo que no funciona, y luego critiquemos la velocidad de gestión del consejero, la capacidad del consejero para implantar ciertas medidas, etcétera, etcétera, etcétera.

Miren, que no hubo cierre de agendas, por ir sacando cuestiones... Pues, mire, pues, si hubo cierre de agendas, soy mucho más torpe que el señor Morera, porque el señor Morera logró que de septiembre a diciembre de 2016 solo entraran 30 000 personas en la lista de espera, 30 213, y a nosotros nos entraron 32 156. Pero, señor Zacarías, como lo más importante son las salidas, este año salieron 41 018 personas frente a las 31 878. Y, señor Márquez, en la estructura pública, a veces con recursos públicos utilizando medios privados; 2222 intervenciones más realizadas por médicos de la estructura pública en ámbitos privados, porque no teníamos la estructura física ni los soportes de anestesia, de sangre, etcétera, a veces para poder darles ese espacio para que trabajaran. Entonces, le digo, torpes, tuvimos que ser torpes a la hora de ir cerrando las agendas.

Y la actividad, ya que queremos ver incluso lo negativo, les decía antes, en los temas de pruebas, hubo 42 538 pruebas más y, a pesar de ello, crecimos en 125 de espera, porque lógicamente cuanto más resolvemos... Entonces tenemos que buscar soluciones asociadas, estoy de acuerdo con ustedes.

Pero, mire, la complejidad de los sistemas de información nos da que solo en registros de consultas para primera consulta el año pasado se hicieron 3 176 114 registros, 33 244 más. Lo cual, si usted cuenta entradas y salidas, se convierte prácticamente en seis millones y medio de registros. Sí es... Bueno, yo no soy un técnico en informática, señor Álvaro, pero le garantizo que todos los datos que bajaban bajaban en lo público y en lo privado. Solo hay un dato que decrece en cuanto a actividad, y es la actividad de urgencias, que en el conjunto del archipiélago operamos a 106 personas menos de urgencias. Es el único dato. Pero la jornada habitual creció, creció, un 1,43 % y en las programadas ordinarias, un 1,93 %. Luego, sí se evalúa. ¿Que hay entornos en los que no estamos satisfechos?, por supuesto. Créanme que es falso que este consejero no asuma la autocrítica. No hay forma de avanzar si no entendemos que fracasamos en ciertas cosas, señor Zacarías.

Pero, miren, un dato más. Las salidas, que tanto se dijeron -usted saca de los ordenadores...; como usted dice, lo podemos sacar en barbecho o triturado-. En el año 2014 se operaron 89 439 y salieron en total 107 000 pacientes del sistema; en el año 2015 se operaron 88 000 y salieron 105 000 del sistema; en el año 2016 se operaron 84 000 y salieron 101 000; y este año se operaron 100 084 pacientes, por lo cual salieron del sistema 120 000. ¡Son los mismos porcentajes! Se los cederé, señor Lavandera, no se preocupe, no hace falta que tome nota.

Luego, créanme, estoy absolutamente de acuerdo y agradezco especialmente al doctor Rodríguez que haya hecho la reflexión que ha hecho, porque a veces la publicación más regular no da más transparencia. La mayor de las transparencias -quiero recuperar aquí lo que les dije antes- sería que nuestros pacientes pudiesen conocer en el momento en que le dan la hojilla que les incluye en la lista de espera que van a esperar tres meses, que van a esperar seis meses o que van a esperar un año, cosa que hoy no les podemos decir. Y eso sí es grave y eso sí es falta de transparencia.

Por ir avanzando en este tema, hablábamos del grado de complejidad, pero yo no quiero pasar por alto y reiterar el agradecimiento a la disposición que todos los portavoces parlamentarios, a excepción del señor Zacarías, han hecho aquí a efectos de sumarse al trabajo.

Miren, cuando uno hace un repaso, un repaso a las sesiones de este Parlamento de los últimos años en la búsqueda de medidas, y por eso le agradezco, señor Román, sus palabras, y señora Luis, cuando uno hace un repaso, se encuentra esto, por ejemplo, respecto del tema de la auditoría, que es algo especialmente grave. En el año 2010, señor Zacarías, el Partido Popular, a través de su portavoz -luego volveremos a hablar de él-, decía textualmente: de existir la capacidad de auditarse, presupuestaria para ello, entendemos que el coste que supondría contratar una empresa externa para analizar lo que ya ha sido sometido a controles de calidad continuos y periódicos debería destinarse a continuar mejorando los tiempos de demora en listas de espera y en consecuencia a procurar un beneficio mayor en el número posible de usuarios que encuentren solución fuera de la lista. Lo firmo.

En el año 2008, el señor Alemán, representante del PSOE, le pedía una auditoría externa al Partido Popular por la mentira, el maquillaje y el engaño. Créanme, la misma mentira, el mismo maquillaje, que utilizó doña Mercedes Roldós, el mismo que utilizó don Jesús Morera es el que está utilizando este consejero. ¡El mismo, señor Zacarías! El mismo. Son las mismas maquilladoras y es la misma cremita.

En el año 2010, el año 2010, la oposición pide una auditoría externa para las listas de espera. Por cierto, se opusieron ustedes, que le llamaron mercadotecnia política para beneficiar a otros.

En el año 2014, en el año 2014, el PP solicita una auditoría para aclarar el descenso de las listas de espera, porque no está conforme con la bajada de 2511 pacientes que -supongo que también vía maquillaje- había conseguido el doctor Morera.

Como nos gusta enseñar hojas, pues, si usted quiere las noticias, se las doy todas resumidas (el orador muestra una serie de documentos a la Cámara).

Miren, me parece tremendamente duro -y por eso quiero reiterar aquí: gracias, señor Márquez, gracias, señor Román Rodríguez, gracias, señora Luis, gracias, señor Lavandera-, me parece tremendamente duro que uno vaya a las actas de este Parlamento y no encontremos las medidas o una reflexión sobre las medidas que entre todos podríamos encontrar a este problema.

Y me voy a remitir para cerrar esta intervención a lo que el presidente de su partido, el señor Antona, decía el pasado 9 de marzo del año 2010 -textual, acta de este Parlamento-: decía usted qué indicadores están utilizando -le contestaba a la señora responsable, señora Padrón, del PSOE-; los mismos que se utilizan en Extremadura, Andalucía o Castilla-La Mancha, donde gobiernan ustedes y donde las listas de espera son muchísimo mayores. Es decir, para ti, lo peor, mejor. La segunda reflexión: es increíble que en un tema tan sensible y tan importante para los ciudadanos de esta tierra, que no podemos seguir jugando con este tema tan importante con esta falta de rigurosidad, la falta de responsabilidad, con demagogia y cinismo -textualmente-. Y remataba: vengamos aquí a esta tribuna a hacer demagogia con un tema tan importante como la sanidad, ¡ya está bien, ya está bien! Y yo les digo: ¡ya está bien!

Y quiero aprovechar unas palabras del señor Antona, unas palabras del señor Antona, para cerrar esta intervención, diciéndoles: yo creo que en un debate tan importante como este lo importante es que se arrime el hombro, que se deje de lado la demagogia, la irresponsabilidad, insisto, que se arrime el hombro en un tema tan importante como son las listas de espera. Gracias a los que se han ofrecido a arrimar el hombro. Esta consejería está abierta de puertas a la fiscalización que quieran. Estaremos encantados de ser auditados y de contar con su ayuda en la búsqueda de las soluciones para los pacientes.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

Facebook Twitter Youtube Google Plus Flickr

Aviso jurídico · Parlamento de Canarias C/Teobaldo Power, 7
38002 S/C de Tenerife
Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400