Diario de Sesiones 108/2018, de fecha 6/3/2018 - Punto 26

9L/C-1607 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERA DE EMPLEO, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE LA PREVISIÓN DE PLAZAS PREVISTAS EN EL II PLAN DE INFRAESTRUCTURAS SOCIOSANITARIAS.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Siguiente comparecencia, a la señora consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, instada por el Grupo Popular, sobre la previsión de plazas previstas en el II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias.

Para su defensa, señora Navarro.

La señora NAVARRO DE PAZ: Gracias, presidente. Señorías.

En España, según los datos oficiales del padrón municipal de habitantes de 2015, las personas de 65 años y más representaban el 18,7 % frente al 17,3 en el año 2011. Y de ese colectivo, el 6 % -un tercio, aproximadamente, sobre el total- tenía 80 años y más.

Es evidente, dados los datos que he dado, que la población española sufre un progresivo y sostenido envejecimiento. De hecho, el Instituto Nacional de Estadística estima que las personas mayores de 65 años superarán el 20 % de la población en el año 2020 y el 30 % en el año 2050. Además, las enfermedades crónicas serán la principal causa de discapacidad y/o dependencia en el 2020 y se estima, asimismo, que en el 2030 doblarán su incidencia en mayores de 65 años. De hecho, hoy en nuestro país las enfermedades crónicas son la primera causa de demanda asistencial en los centros sanitarios, es más, el 40 % de las consultas las realiza la población mayor de 65 años.

Ante todo ello, evidentemente, se exige una respuesta desde los poderes públicos, señora consejera, y la respuesta no puede ser otra que adoptar un modelo de gestión integral de coordinación sociosanitaria que responda a este nuevo perfil de necesidades, que implica una mayor diversidad de los servicios y un mayor soporte comunitario.

El abordaje integral de las necesidades de nuestros mayores requiere fomentar y potenciar el trabajo en equipos interdisciplinares que garanticen la continuidad de los cuidados y el seguimiento activo de las mismas. Y para ello, insisto, y así lo entendemos desde el Grupo Popular, se precisan acciones e intervenciones planificadas y coordinadas entre los servicios sociales y sanitarios de la comunidad autónoma, de nuestra comunidad autónoma. Y, de hecho, no es que lo entendamos nosotros, es que así, además, se recoge, como usted bien conoce, en la ley 14..., 16 de 2003, de atención sociosanitaria, que nos habla del conjunto de cuidados que deben destinarse a los enfermos y hablando de los crónicos, que, por sus especiales características, pues, pueden beneficiarse -y lo recoge claramente- de una actuación simultánea de los servicios sanitarios y sociales.

Pero es que también lo recoge la Ley 39 de 2006, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, en el artículo 11, que establece la obligatoriedad de las comunidades autónomas de "establecer los procedimientos de coordinación sociosanitaria, creando, en su caso, los órganos de coordinación que procedan para garantizar una efectiva atención". Es más, de hecho, y en atención a estas leyes, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, le recuerdo que en diciembre también del 2011 creó, o publicó, mejor dicho, el Libro blanco de la coordinación sociosanitaria en España. Y bueno, ahí se recogía las necesidades de las personas a quienes se dirigen estas actuaciones.

Y claro, al hablar de esas necesidades y teniéndolas presentes en nuestra comunidad autónoma, a pesar de tener los mayores índices de población mayor de 65 años y unas previsiones de aumento en torno a un 60 % en los próximos quince años, bueno, pues, tengo que afirmar que han sido sistemáticamente olvidadas. Y se lo digo, señora consejera, porque, claro, ante lo que tenemos..., y no es que lo diga el PP, sino que así se recoge en el último informe, le recuerdo, de los directores de servicios sociales, tenemos unos servicios sociales irrelevantes; también, evidentemente, ante la inexistente cartera de servicios y de prestaciones, que ni está ni se la espera, a tenor de la intención de su propio departamento de diseñarla después de un año de que aprobemos la ley de servicios sociales, y después, por supuesto, que no tenemos ninguna coordinación. Por lo tanto, señora consejera, y teniendo presente que en las islas hay más de 326 000 mayores de 65 años y que las previsiones para el 2032 son de 523 905 mayores viviendo en el archipiélago, yo le quiero preguntar tres cosas. ¿Sabe usted cómo van a evolucionar las necesidades de este colectivo dentro de diez años?, ¿tiene preparadas las estrategias de actuación necesarias para que pueda hacer frente al crecimiento de este segmento de la población?, ¿tiene los planes necesarios para implementar los servicios que demandará este colectivo, señora consejera? Espero su respuesta.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Australia.

Turno de la señora consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda.

La señora CONSEJERA DE EMPLEO, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA (Valido García): Efectivamente, el envejecimiento de la población es uno de los grandes retos de este siglo para todo el Estado español. Y eso es algo compartido, una preocupación compartida por todas las comunidades autónomas, que precisamente la semana pasada, en conferencia sectorial, hablábamos de esta situación.

En el caso de Canarias, a mí me gustaría recordar que allá por el 2003 se inició un plan de infraestructuras muy ambicioso por el que, gracias a Dios, no demasiadas, pero bastantes plazas se crearon en todas las islas, aunque insuficientes, en un empuje importante en un territorio que apenas contaba con plazas residenciales públicas. A partir de 2007, cuando se planteaba una segunda fase de aquel plan para seguir creciendo, nos encontramos con que no había dinero. Estábamos en una situación de crisis que impedía seguir construyendo y el problema era entonces si podríamos, en los años de crisis que venían, mantener todas las plazas creadas ante los recortes y la falta de recursos.

Centros que se habían puesto en marcha, nuevas plazas que se habían puesto en marcha en un momento en el que no había dinero para más y todavía había obras en construcción. Muchos cabildos asumieron el coste de la puesta en marcha de esos centros con el mismo importe por parte de la comunidad autónoma, que no creció durante todo ese tiempo. Bueno, por suerte, esa época pasó, estamos en un escenario económico diferente y ese es uno de los principales motivos por los que se aprobó, con los siete cabildos, con el acuerdo de los siete cabildos, un nuevo plan de infraestructuras para poder incrementar las plazas que se ofrecen en Canarias. Estamos hablando de un plan de infraestructuras que se ha hecho a partir de las propuestas que los cabildos han hecho, que son quienes tienen las competencias en la planificación insular, quienes conocen las necesidades y quienes conocen mejor que nadie cómo debe ser la distribución de esos recursos, dependiendo de la concentración de población o de la distribución de la población por edades y las necesidades que tienen.

Hemos cerrado un acuerdo que permitirá prácticamente 4000 plazas nuevas en Canarias para atender a los dependientes. Pero esa, desde luego, no es la solución. Todas las plazas serán siempre pocas, porque si hablamos de que en el 2030 vamos a tener casi 500 000 mayores de 65 años y nos planteamos que el 40 % va a ser dependiente, estamos hablando de 200 000 personas. Permítanme que dude que podamos poner 200 000 plazas en funcionamiento en Canarias. Yo, además, estoy convencida de que no es el futuro ni la salida que todos queremos. En el 2030 algunas de las personas que están aquí estarán en esa situación y estoy convencida de que preferirán servicios alternativos al ingreso en un centro.

Por eso tenemos que trabajar y avanzar en la ayuda a domicilio, en el apoyo en domicilio, en los servicios sanitarios, en los servicios de domicilio especializados. Tenemos, en paralelo, que trabajar y, cómo no, contemplar también algo que venimos contemplando durante los últimos años, que es la concertación de recursos también al sector privado como complemento a las plazas públicas que se van construyendo.

El desarrollo de los servicios sociales, a través de la cartera que usted ha mencionado, debe fijar el espacio sociosanitario, que es uno de los primeros reglamentos prioritarios para estar en una misma mesa todos aquellos agentes que intervienen en la atención a mayores y a dependientes: ayuntamientos, cabildos, Gobierno con Sanidad, Gobierno con Políticas Sociales. Y, a partir de ahí, poder trabajar, con financiación segura, con abordaje seguro de plazas, todos los modelos que podamos abordar; sin dejar ni uno, porque la situación a lo que nos vamos a enfrentar, es evidente, nos obliga a establecer servicios que incluyan -y lo tenemos que empezar a cuantificar- transporte, para que los centros de día sean viables para familias que no pueden llevar y traer a su padre o a su madre todos los días y que, a lo mejor, si lo tuvieran, no pensarían en una residencia.

En este momento, Canarias está pagando 174 millones de euros solo en personas dependientes. Por un lado, 125 millones de euros para financiar las 10 000 plazas que hay en Canarias para atención a dependientes; pero en prestaciones económicas vinculadas al servicio en el entorno familiar, para que puedan hacerse con el cuidado, estamos hablando de alrededor de 52 millones de euros. Estas cantidades, sin duda alguna, se verán incrementadas porque, a medida que se vayan incrementado los servicios, a medida que podamos ir cerrando con los ayuntamientos más prestaciones, bueno, y también, evidentemente, con el resultado del trabajo de la cartera de servicios que plantee los costes reales de la asistencia especializada o del transporte, y podamos, también, incluir ahí a muchos municipios que están financiando con recursos propios estos espacios, tendremos desde luego que hacer una apuesta económica mucho mayor.

Por eso, ya lo he dicho y lo sigo diciendo, la cartera en la que ya estamos trabajando nos va a comprometer con un importe muy superior al que se aporta hoy para la atención a los dependientes.

Mire, tenemos otros problemas que dificultan esta situación. Cuando apareció la ley de dependencia se creó una puerta de entrada a los sistemas, al sistema residencial, con diferente situación, con diferentes condiciones, de las que se producen cuando una persona viene del sistema sanitario. Y esto genera importantes conflictos, porque una persona que está en lista de espera para acceder a una residencia como dependiente, en su PIA se establece su patrimonio, sus recursos económicos, se establece el copago y puede, incluso, que si tienes una buena pensión, unas buenas rentas y un buen patrimonio, no le corresponda. Cuando una persona está en un centro sanitario no tiene que pagar nada, cuando una persona está en una plaza vinculada al sistema sanitario no se le descuenta nada. Y ahí tenemos un conflicto importante también, que es el mismo conflicto que tienen todas las comunidades autónomas, las dos entradas al sistema de nuestros mayores a partir de que se ponen enfermos, dependiendo del camino que utilizan. Tenemos que ver de alguna manera, y así además lo hemos trasladado, cómo regulamos la dificultad enorme que esto supone, la diferencia de tratamiento a unos y a otros, y cómo algunos intentan acceder por la vía sanitaria, retrasando al máximo el copago que establece la ley de dependencia.

El esfuerzo que en materia de infraestructuras y de servicios ha hecho el Gobierno de Canarias, ha hecho el cabildo, ha hecho el ayuntamiento, se ha hecho únicamente con recursos canarios, con recursos propios. Como ustedes saben, la atención a dependientes hasta hoy supone únicamente el mínimo acordado por dependiente, pero jamás dinero para infraestructuras o para el mantenimiento de las mismas, algo que es muy importante porque tenemos ya muchos centros que tienen muchos años y que hay que rehabilitar, que hay que poner en hora, porque, además, el cumplimiento de la ley es muy importante. Y todo eso es un esfuerzo en solitario, que a veces hacen los ayuntamientos, que a veces hacen los cabildos y que en esta ocasión, gracias a este plan de infraestructuras, cuentan con fondos del Gobierno, con 160 millones de euros, para poder desarrollar todas esas nuevas plazas y también poder reformar aquellas que hoy están incumpliendo, que tienen que ser reformadas porque no nos podemos permitir el lujo de perderlas. No podemos permitirnos el lujo de perder un centro público porque no se reforme, porque no cumpla la ley. Necesitamos más plazas, por tanto, las que están hoy las tendremos que reformar, no podemos perder ninguna; ampliando, por supuesto, pero también reformando. Y este plan incluye también, algunos cabildos lo han incluido, centros residenciales para personas con discapacidad, porque no estamos hablando solo de mayores. Como he dicho en muchas ocasiones, los servicios sociales se han especializado y la red de recursos ya va mucho más allá de solo el mayor dependiente: tenemos personas con discapacidad intelectual, tenemos personas con discapacidad física que necesitan asistentes personales, tenemos personas con discapacidad por salud mental que también necesitan de recursos alojativos sociosanitarios que financiamos con los cabildos. Y ese es un esfuerzo enorme que hacen las administraciones canarias.

Tenemos un reto muy grande por delante, es verdad. El envejecimiento es un reto enorme para todas las comunidades autónomas. Algunas han empezado a sufrirlo antes que nosotros, nosotros éramos de las comunidades más jóvenes, otras tenían la población más envejecida, pero nosotros tenemos un problema: la doble insularidad. Personas mayores que, además, tienen que trasladarse a las islas capitalinas porque no hay plazas en su isla, no hay plazas en su recurso, con la tragedia y el desarraigo que puede significar para una persona abandonar su isla a sabiendas de que probablemente no vuelva a ella. Y aquí, además, los recursos se nos vuelven más caros porque no tenemos operadores -lo vamos a ver, espero que tengamos ofertas suficientes en algunas islas- para presentarse a los concursos. Los cabildos están trabajando en los proyectos, en los suelos y a lo largo de este mes tienen de plazo para presentar, de manera definitiva, aquellos lugares en los que se va a producir la inversión. A partir de ahí, se podrá hablar de los municipios en los que cada cabildo va a proyectar las nuevas construcciones para centros de atención...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): ¿Un minuto más, señora consejera, o finaliza?

La señora CONSEJERA DE EMPLEO, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA (Valido García): No.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Vale.

Turno de los grupos no solicitantes.

Por parte del Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señora consejera.

Desde Agrupación Socialista Gomera, desde el comienzo de la legislatura, hemos venido demandando la tan ansiada firma del II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias que el Gobierno ha concertado con todos los cabildos y desde que se ha materializado desde el pasado mes de enero podemos decir que se ha cumplido con una demanda histórica de todas las islas, pero en especial con la isla de La Gomera. ¿Y por qué le digo esto?, porque, como usted bien sabe, la situación de La Gomera no es comparable con ninguna de las otras islas, es una población bastante envejecida ya que contamos con el 21 % de personas mayores de 65 años. Si, además, a ello le unimos la falta de infraestructuras y de plazas suficientes que ha provocado el desplazamiento de muchos gomeros a otros centros en la isla de Tenerife, el coste también añadido que supone para las familias es, sin duda, una buena noticia la creación de esta infraestructura en La Gomera, pues va a ayudar a mejorar la calidad de vida de nuestros mayores, de nuestros dependientes y, cómo no, de las familias.

(La señora presidenta se reincorpora a su lugar en la Mesa).

Hay que ponerse en la familia de una isla no capitalina que debe ingresar a un ser querido en un centro de Tenerife para saber los auténticos problemas por los que pasa, no solo económicos sino también el distanciamiento que esto produce. Por eso, la reciente firma del II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias, en este caso, con el Cabildo de La Gomera, y la construcción de nuevos centros nos va a permitir tener 160 plazas de estancia residencial y 50 de estancia diurna. Esto va a suponer que de las 4460 plazas previstas que se van a crear en toda Canarias, 210 van a ser para la isla de La Gomera. Es una gran noticia para nuestra isla, puesto que nos va a permitir hacer frente al centenar de gomeros que a día de hoy demandan una plaza y tener perspectiva de cumplir con los nuevos ingresos que va a haber en un futuro. Pero es que, además, también va a suponer contar con unas infraestructuras sociosanitarias de primer nivel acordes a las necesidades que demandamos los ciudadanos gomeros.

Pero es que, señorías, este segundo plan nos va a permitir también disponer de mayores recursos humanos y materiales, mejorando así la asistencia sociosanitaria y pudiendo crear nuevas oportunidades de empleo y mejorar la calidad de vida de los mayores dependientes que tenga a su cargo el nuevo centro. Una inversión necesaria de fondos públicos, que he escuchado, en muchas ocasiones, que es dinero que se va a invertir en cemento: no es dinero que se va a invertir en cemento, es el dinero que estamos invirtiendo en las personas.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno ahora para el grupo de Nueva Canarias, señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ (Desde su escaño): Muchas gracias, señora presidenta. Buenas tardes, señorías.

Señora consejera: 4460 plazas, 256 millones, 161 por parte del Gobierno de Canarias. Podemos pensar que estamos hablando de unas cifras importantes, y lo son. Es verdad que hemos defendido desde el inicio de la legislatura, como decía la portavoz de la Agrupación Socialista Gomera, que era necesaria, nosotros entendíamos que tenía que haberse hecho antes y con aportaciones de otros fondos en los que, precisamente, nosotros ahí sí que decíamos que este tipo de planes son absolutamente necesarios porque están identificadas las necesidades, están identificados los problemas en el ámbito de la dependencia, ni le cuento, y, por supuesto, de los mayores. Y el Fdcan fue un claro ejemplo de lo que podría haberse hecho con este tipo de inversiones que llegan a Canarias en momentos importantes.

Pero no hablamos solo de mayores. Cuando hablamos de infraestructura sociosanitaria, usted en la parte final de su exposición lo dejaba claro, es un amplio espectro; es cierto que los mayores son los predominantes en este colectivo, pero en la dependencia no solamente hablamos de mayores de 65, hablamos de otras muchas personas con distintas dolencias, con distintas discapacidades o problemáticas que les hace necesaria e imprescindible una residencia, un espacio en un centro sociosanitario.

Lo hemos debatido en varias ocasiones y, de hecho, la mayoría de los expertos apuntan a que para nuestros mayores o nuestros dependientes el espacio idóneo es su propia vivienda, intentar, dentro de su propia discapacidad o de su propio ámbito de dependencia, el mayor nivel de autonomía posible en un espacio lo más familiar posible. Por tanto, tendríamos que invertir cantidades notables también en este elemento. Pero como hablamos del II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias, para nosotros es relevante, pero tenemos una pregunta: esas 4460 plazas que van a invertirse en este plan 2017-2020, en estimaciones de la consejería, con datos reales, tanto de mayores como de dependientes en su conjunto, vendrán a satisfacer las necesidades reales en Canarias o van a ser insuficientes; cuáles son las estimaciones de la consejería, cuál sería el porcentaje, por tanto, que se vendría a cubrir y si realmente por parte de la consejería, una vez que se ha firmado a principios de este año, estamos en disposición de afirmar que en 2020 estas 4460 plazas estarán ya puestas a disposición de los usuarios y usuarias en Canarias.

Estamos hablando de una de las problemáticas quizás más importantes. Los mayores se han convertido en una gente tremendamente activa, lo hemos vivido en estos días, reivindicando no solamente en el ámbito de las pensiones, que es en el que estamos ahora. Pero este es el siguiente paso. Cuando la gente ya no solo se preocupa del dinero que necesita, sino de aspectos superiores como es la calidad de vida para ellos y para su entorno familiar, estamos hablando de un tema al que hay que prestarle la máxima atención, que debe ocupar el primer plano en las prioridades políticas, por supuesto, de su consejería y de este Gobierno también. Es un paso, pero no el último, esperemos, en esta...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Campos.

Turno para Podemos, señor Márquez.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Cuando hablamos de políticas sociosanitarias también estamos hablando de políticas de igualdad, porque a nadie se le escapa que en la sociedad patriarcal que vivimos muchas veces ese cargo que tienen las familias recae sobre las mujeres. Por tanto, si queremos políticas efectivas de igualdad también tenemos que poner el foco en este tipo de servicios.

Claro que nos parece que son bienvenidos esos recursos para el plan de infraestructuras, pero, mientras eso se lleva a cabo y se ejecuta, porque hasta ahora no lo estamos viendo, ¿qué va a pasar? Y ahí es importante la atención domiciliaria, no solo porque tenemos un tiempo de espera que no sabemos cuántos años van a tardar en estar disponibles esas plazas y si van a ser suficientes, sino que, además, influye en ese desarraigo al que usted había mención en las islas no capitalinas y también en las islas capitalinas, en las que en muchos casos esas personas mayores o personas dependientes, personas con discapacidad, no quieren o no tienen por qué salir de su casa si reciben la atención adecuada. Y ahí también lo hemos puesto de manifiesto en las políticas sanitarias y también lo tenemos que poner en las políticas sociales.

Por tanto, le preguntamos en ese sentido qué está haciendo el Gobierno sobre atención domiciliaria; la está delegando en las corporaciones locales con lo que conlleva para estos ayuntamientos la ley Montoro, que les impide poder gastar y poder atender en muchísimas de las ocasiones a la población dependiente, a la población mayor. Y hay que tener en cuenta que nuestra población está sufriendo un envejecimiento bastante agudo y, por tanto, debemos poner la atención en estas cuestiones.

Y otra cosa que también le preocupa a Podemos y que también pondremos de manifiesto cuando hablemos de la ley de servicios sociales, es la privatización, señora consejera. Porque estamos viendo que la ley de servicios sociales abre la puerta a la privatización del servicio sociosanitario, y con la dependencia y con este tipo de políticas nosotros creemos que no hay que hacer negocio, señora consejera. La prioridad, precisamente cuando los recursos son limitados, como es el caso de nuestra comunidad autónoma, a la que usted siempre hace referencia, a la limitación de recursos, a la limitación de recursos, entendemos que no debe haber margen para el beneficio empresarial. El margen y, digamos, el foco debemos ponerlo en la atención eficiente y la atención adecuada.

Por tanto, nosotros decimos: muy bien el plan de infraestructuras, pero, mientras tanto, pongamos todos los esfuerzos en la atención domiciliaria para llegar a todos los casos precisamente y, ahora, que estamos en las horas previas al 8 de marzo, generar una sociedad más igualitaria.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Márquez.

Turno ahora para el Grupo Socialista, señora Cruz Oval.

La señora CRUZ OVAL (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta. Buenas tardes, señorías.

Señora consejera, el 8 de enero, cuando se firma el segundo plan sociosanitario con los cabildos, el presidente del Gobierno de Canarias afirma que daba respuesta a las necesidades de Canarias este segundo plan.

Canarias cuenta, en la actualidad, con 83 000 personas mayores de 85 años, potencialmente demandantes de plazas residenciales. A esta cantidad hay que unirle las personas dependientes que hay en Canarias, y ustedes han puesto en el II Plan sociosanitario la respuesta universal, el remedio universal al envejecimiento, a la dependencia en Canarias. La pregunta que le formulo es: ¿considera que este segundo plan va a dar respuesta a las necesidades de envejecimiento, y agilización del sistema de la dependencia en Canarias? ¿Por qué, por qué le planteo esto?

Canarias ha decidido, como cualquier comunidad autónoma, dar como prestación al 17 % de los que solicitan y se les reconoce el derecho a la dependencia, al 17 se le reconoce el derecho a la prestación residencial, mientras que la media nacional es el 13 % y la de la comunidad autónoma que mejor funciona, que es la de Castilla y León, es el 7 %. O sea, que estamos diez puntos por encima de la comunidad autónoma que mejor funciona.

Por lo tanto, con los datos que tengo en la mano, este sería el resultado: a fecha 31 de enero, usted necesita, para dar respuesta al sistema de la dependencia y al envejecimiento, 3330 plazas, tiene 4460; pero a 12 de enero vamos a tener, aproximadamente, las siguientes solicitudes: 50 288 solicitudes de dependencia exclusivamente. De esas 50 288, 39 973, probablemente, tendrán reconocido el derecho; por lo tanto, necesitamos 5011 plazas sociosanitarias. Tenemos un déficit, al 31 de diciembre, de 551 plazas.

Por lo tanto, la invitación que le hacemos es ¡pónganse sonotone!, el Gobierno de Canarias, que las demandas que estaban haciendo los dependientes y las personas envejecidas en Canarias van por otro lado, por una apuesta decidida por la ayuda a domicilio, por el asistente personal, que genera más empleo, que genera una atención en el ámbito más cercano donde se desarrolla la vida de la persona dependiente o mayor.

Nada más y muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Turno ahora para el Grupo Nacionalista, señora Luis.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: Gracias, señora presidenta. Señorías.

Señora consejera, una vez más, volvemos a debatir en este Parlamento sobre un tema que nos preocupa, y mucho: la atención a las personas mayores y personas dependientes. Y, efectivamente, como se ha señalado, no son para nada tranquilizadoras las previsiones que existen en relación con la evolución de la población, que apuntan a que en Canarias en unos años se puede llegar a esa cifra, que asusta, de más de 500 000 de personas mayores de 65 años, con aproximadamente un 40 % de dependientes.

Desde nuestro punto de vista, para hacer frente a esta situación es preciso avanzar, fundamentalmente, en dos sentidos. Por un lado, incrementando los esfuerzos en materia de prevención, las políticas de envejecimiento activo, entre otras, y, por otro lado, en materia de intervención, ya ha hecho usted referencia a la cartera que va a contemplar los servicios y prestaciones del sistema y también su ficha financiera.

Debemos tener un sistema de atención a la dependencia que debe seguir mejorando cada día, y para eso es preciso seguir aumentando los recursos económicos y las medidas y acciones para seguir mejorando también la gestión del sistema, el refuerzo, como usted ha comentado, de los servicios complementarios. Y no cabe duda de que es absolutamente prioritario abordar las entidades que existen y que van a seguir creciendo en materia de atención sociosanitaria, de recursos de atención residencial y de estancia diurna en todas las islas.

Por eso no podemos más que valorar positivamente la puesta en marcha del Plan estratégico de envejecimiento activo para las personas mayores no dependientes 2017-2019. También las acciones que se están llevando a cabo destinadas a hacer frente a las situaciones de soledad y desprotección, a implantar a través del servicio de atención domiciliaria. Y, como se ha señalado, el pasado 8 de enero, se firmó con los siete cabildos ese II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias. Sin duda una magnífica noticia, porque se materializa con este convenio la necesaria coordinación e implicación entre todas las administraciones para crear un número muy importante de plazas, tanto de atención residencial, como diurnas, y con un presupuesto también elevado para los años de ejecución del convenio, ya se ha comentado: 161 millones, que pone el Gobierno de Canarias, más de 256 millones si se suman las cantidades que aportan los cabildos.

Señora consejera, con la precaución lógica de que estamos hablando de previsiones en cuanto al número de plazas a crear en cada una de las islas e inversiones a realizar, sabemos que está todavía el plazo para que las islas presenten el plan insular de ejecución de centros y plazas, queremos que nos aclare si tiene previsto negociar con los cabildos la modificación de los convenios en cuanto a la ejecución anual para adaptarlos a las posibilidades reales de ejecución de los mismos y si considera que las previsiones con las que actualmente se está trabajando pueden cambiar cuando se presenten, por parte de cabildos, esos planes insulares de ejecución de centros y plazas.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Elena Luis.

Turno ahora para el grupo proponente.

Señora Navarro, Grupo Popular.

La señora NAVARRO DE PAZ: Gracias, presidenta.

Vamos a ver, señora consejera, la realidad de la atención que reciben nuestros mayores deja mucho que desear, lamento decirle. Que yo la he escuchado y me habla de sus deseos, pero sus deseos no coinciden para nada con la realidad.

¿Sabe cuál es la realidad de nuestros padres, de nuestros abuelos, de los mayores de 65 años? Pues se la voy a decir yo, porque parece que usted no la conoce: hacinadas en unos espacios de apenas 25 metros cuadrados, en una camilla con una colchoneta de 5 centímetros de grosor, sin luz, sin intimidad, ¿sabe dónde?, aparcados, literalmente, en las urgencias del Hospital Insular, por ejemplo, de Gran Canaria. ¿Pendientes de qué?, de que se les de una cama sociosanitaria.

Sí, señora consejera, esa es la realidad de nuestros mayores. Personas mayores en los servicios de urgencia de los hospitales, que desesperan por una cama sociosanitaria. Y esa es una fotografía que se repite constantemente. Personas con edades entre los 65 y 83 años esperan, esperan a que usted y su compañero de Sanidad y los cabildos les solucionen la papeleta, y ustedes no lo solucionan. Pero no solo en las urgencias, señora consejera, es que también están en diferentes plantas de los hospitales de Canarias, esperando a que el cabildo, por ejemplo, en Gran Canaria, les dé un acceso, una plaza en un centro sociosanitario en la isla. Y no me diga que no es verdad, porque el propio consejero de Sanidad de su Gobierno reconocía no hace mucho tiempo que hay más de un centenar de pacientes con alta médica que permanecen en los hospitales públicos del Servicio Canario de la Salud ante la falta de camas sociosanitarias en el archipiélago.

Esa es la realidad que tienen que soportar nuestras personas mayores, nuestros padres, nuestros abuelos, desesperados esperando por plazas sociosanitarias. Y nosotros nos preguntamos y yo le pregunto..., esto es lo que conocemos porque están ingresados en hospitales canarios, pero yo me pregunto y le pregunto: ¿y los mayores que no están en ingreso hospitalario, sino que están en sus casas con sus familias esperando por que se les dé una respuesta? ¿Sabemos cuántos son, señora consejera, usted lo sabe? Mire, me atrevo a decir que ni usted misma conoce la verdadera magnitud del problema. Es una crueldad innecesaria cuando estamos hablando de personas de más de 65 años. Y, al mismo tiempo, viene hoy y saca pecho y presume de su II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias, que no estará a pleno rendimiento hasta el 2022, por lo menos. ¿Y saca usted pecho? Mire, señora consejera, entre el 2020 y el 2025 se prevé que en Canarias se supere el medio millón de personas con más de 65 años, ¿de verdad pretende hacernos creer que con las 4460 nuevas plazas, de las que usted presume, se va a poder dar atención a las personas mayores y personas con discapacidad y con dependencia? ¿De verdad vamos a poder dar a atención a esas nuevas personas con esas necesidades? Si cuando se termine de financiar este plan y, por lo tanto, entre en funcionamiento en su totalidad habrá en las islas unos 175 000 canarios mayores de 65 años más que hoy. ¿De verdad usted cree que con cuatro nuevos centros de atención sociosanitaria y el incremento de plazas previsto por usted va a solucionar las listas de espera sociosanitarias? Permítame que se lo diga: qué desfachatez, señora consejera. Ya le digo yo que no, y le voy a hablar de lo que conozco, de Gran Canaria, de la demanda actual de Gran Canaria.

Su tardío Plan de Infraestructuras Sociosanitarias nace muerto, por lo menos en lo que a Gran Canaria se refiere. En Gran Canaria, los recursos que piensa poner usted en marcha durante los próximos cuatro años son insuficientes para dar respuesta plena a las listas de espera que acumula la isla. La planificación prevista solo va a permitir la creación de 1117 plazas, que no cubren, señora consejera, ¡escúcheme bien!, no cubren ni dos tercios de la lista de espera que en este momento existe, que en este momento existe. Imagínese usted dentro de cuatro años.

En Gran Canaria, la lista de espera sociosanitaria ha alcanzado unas dimensiones preocupantes, señora consejera. A día de hoy, en la isla hay una plaza sociosanitaria por cada 197 personas. Lamentable, señora consejera. Impresentable, señora consejera. Y eso estamos hablando solo de mayores, porque le recuerdo que cuando firmaron el plan con los cabildos usted misma anunció que esas nuevas 4460 plazas eran también para la atención no solo de mayores, sino también de personas con discapacidad.

Así que, señora consejera, peor lo tenemos. Si desconoce las necesidades de nuestros mayores, que las desconoce, qué le puedo decir yo en cuanto a las personas con discapacidad. Para empezar, que ni siquiera sabe usted cuántas son. Mire, hace más de dos años este Parlamento encargó al Gobierno de Canarias la elaboración del libro blanco para conocer la realidad y la situación de las personas con discapacidad y de sus familias, pues en Canarias no existía ningún estudio específico sobre las personas con discapacidad y su situación. Pues bien, escúcheme bien, señora consejera: ni existía ni existe dos años después. Qué duro, señora consejera. Hace un año este Gobierno nos dijo que iba a dar prioridad al plan integral de atención a la discapacidad. Y claro, como ocurrió con el libro blanco, ni está, ni se le espera, señora consejera.

Pero todavía más. El pasado mes de julio presentó a bombo y platillo la estrategia denominada Compromisos Mayores para responder -decía usted- al envejecimiento de la población del archipiélago. Pues ¿sabe qué le digo?, que hoy, casi diez meses después, esa estrategia se ha quedado en solo eso, un compromiso. Típico, típico del Gobierno de Canarias que tenemos. En junio del año pasado, aprovechando que presidía el Consejo Canario de los Mayores, presentó la estrategia canaria de envejecimiento activo para el periodo 2017-2020 y, señora portavoz del Grupo Nacionalista, ¿sabe lo que duró esa estrategia?, permítame que se lo diga, está mal informada: duró lo que duró la reunión, nada más.

Lo único que parece que ha cumplido, señora consejera, a rajatabla es su plan contra la soledad de los mayores, que anunció al principio de la legislatura en enero de 2016. Desde entonces, señora consejera, ningún gobierno ha dejado tan solos a sus mayores como el suyo, como usted, como el Gobierno de Coalición Canaria que tenemos en Canarias.

Una vez más, se demuestra, señorías, que detrás de la propaganda del Gobierno minoritario de Coalición Canaria solo hay eso, abandono e ineficacia. Tiene usted, señora consejera, y en general este Gobierno, graves problemas de organización, de planificación, de descoordinación, de gestión, pero, ¿sabe qué?, y lo más grave, tiene un problema de credibilidad: no la creemos, señora consejera.

Deje de parchear, deje de figurar y empiece a trabajar, permítame que se lo diga, y se lo digo con el máximo respeto. Pero es que estamos hablando de nuestros abuelos, de nuestros padres. Estamos hablando de las personas que tienen dependencia, que sufren dependencia. Estamos hablando de las personas que presentan discapacidad. Esto es muy grave, señora consejera, muy grave, muy grave para que usted se dedique solamente a figurar y no a trabajar. Y yo, de verdad, llámeme ingenua, pero le quiero dar una nueva oportunidad, tiene usted la oportunidad -valga la redundancia- de empezar a arreglar esta situación ya. A arreglarla ya, señora consejera, clarificando la gestión de la dependencia y la discapacidad, estableciendo -como le decía antes- una cartera de servicios y prestaciones y, sobre todo, garantizando la financiación necesaria para su adecuada aplicación.

Señora consejera, póngase manos a la obra. Hay un problema: nuestros padres, nuestros abuelitos no pueden esperar, ni por usted ni por nadie.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Navarro.

Turno ahora para el Gobierno, señora consejera.

La señora CONSEJERA DE EMPLEO, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA (Valido García): Bien.

¿Usted sabe quién gobernaba en el Cabildo de Gran Canaria cuando se desarrolló el I Plan de Infraestructuras Sociosanitarias, quién tomó las decisiones de las plazas que financiaba y dónde las financiaba? Porque lo que tienen hoy es fruto del primer plan, como lo que tiene Tenerife y como lo que tienen otras islas, incluso las que no tienen nada porque no entraron en el primer plan. Luego vamos a repartir un poquito las cosas para que usted también tenga credibilidad, porque no solo tengo que tenerla yo... (La señora Navarro de Paz formula un comentario sin micrófono desde su escaño). Ah, bueno, a usted no le importa tenerla o no tenerla, pero yo creo que sí, que es importante que también estando en la Oposición se tenga credibilidad.

Usted, cuando habla del informe de la Asociación de Directoras y Gerentes, ¿usted ha leído donde dice que no hay datos del Estado, desde hace años, fiables y rigurosos que les permitan hacer un análisis?, porque eso lo pone el informe que debatimos aquí. Pregúntele al señor Luis Campos, pregúnteles a todas las personas que intervinieron y que vieron ese informe.

¿Usted sabe otra cosa que pone ese informe de directores y gerentes? Que el Estado ni está ni se le espera. Ese es un titular, señor Luis Campos, creo recordar, del informe, ¿verdad?, que ni está ni se le espera, que han recortado 5000 millones de euros en materia social. Eso lo ponen los directores y los gerentes de asociaciones de esos informes, de los que solo leemos la frase en la que hablan mal de esta comunidad autónoma, pero no leemos lo que dice del Estado, del dinero que no se pone, de 5000 millones menos o de la ocultación de datos.

De las plazas de Gran Canaria, de las que usted tanto ha hablado, ustedes han tenido una importante responsabilidad, porque ustedes han estado gobernando allí en ese cabildo mientras se desarrollaba el plan y podían haber hecho la apuesta que Gran Canaria necesitaba.

Yo no sé si necesito un sonotone como me han dicho aquí, pero creo que no soy la única. O a lo mejor lo que necesito es empezar a entender cómo se puede decir una cosa y la contraria. Cómo se puede decir que cómo es posible que nosotros estemos en un 17 % de prestación de servicios, cuando Castilla y León, que es la mejor funciona, solo ofrece el 7 % y, a la vez, decirme que hay un déficit en plazas, y que con el plan de infraestructuras que estamos financiando no vamos a resolver nada. Y a la vez decirme que cumpla una ley que prioriza la prestación de servicios a las prestaciones económicas. Y cuando defendemos lo que dice la Asociación de Directoras y Gerentes, también defendemos que, como dicen, las prestaciones económicas son un engaño, que ningún mayor dependiente con 300 o 400 euros resuelve su situación, que lo que necesitan son servicios. Entonces, yo, al final, más que un sonotone lo que necesito es empezar a entender cómo se puede decir una cosa y la contraria en el mismo discurso.

Déjese de construir más ayuda a domicilio, pero mire, lo que va a construir no da, es que ya tiene un déficit de 500 plazas. Ojalá el déficit fuera de 500 plazas, será mayor, porque con los datos de envejecimiento que tenemos va a ser mayor, y por eso estamos trabajando en la autonomía personal y en la prestación de servicios que, en paralelo, puedan atender a las personas a la vez que construimos los centros residenciales que necesitamos. Por eso estamos trabajando en paralelo las dos vías, y estamos trabajando en el envejecimiento activo, potenciando las muchísimas asociaciones de mayores que hay, que generan actividades para que nuestros mayores permanezcan activos y poder prevenir la dependencia. Y todo eso lo estamos haciendo.

Ustedes probablemente no sepan muchas cosas de las que estamos haciendo y algunas que saben no les gustan o no les interesan. Pero lo que no pueden decir es que no se está haciendo nada y a la vez recriminarnos lo que estamos haciendo. Porque estamos haciendo todo lo que podemos con ayuntamientos y cabildos con nuestra financiación. Y si hablamos de dejar solos a los mayores, entonces tenemos que hablar de los 5000 millones que habría que repartir, o de los 44 millones de dependencia que el Estado no se ha gastado mientras se niega a recuperar el nivel acordado con todas las comunidades y poner el dinero que tiene que poner, además del mínimo, que lo quitaron antes de la crisis y no nos lo han devuelto. Y que lo más que están poniendo, dicho en todas las comunidades, incluida la consejera de Castilla y León, es un 20 % del coste de los dependientes. Pues si no se gastan los 44, lleguemos a un acuerdo de una vez y pongamos dinero, pactemos dinero con las comunidades para la financiación del sistema con carácter finalista. A la vista que tienen dinero, háganlo con carácter finalista, respondan a las reclamaciones de todas las comunidades las comunidades autónomas para que no seamos las comunidades las que soportemos el 80 % del cargo de la atención a las personas dependientes.

Pero, mire... Sí, sí, ojalá. Después de lo que he visto estos días en las televisiones, con nuestros mayores reclamando dignidad, que me diga usted que somos nosotros quienes los dejamos solos me parece fuertísimo. Fuertísimo. Cuando lo único que podemos ofrecerles es un crecimiento de un 0,25 a las pensiones, ¿que seamos nosotros los que los dejamos solos? No, no. (Ante comentarios de la señora Navarro de Paz sin micrófono desde su escaño). No, es que son mayores también, ¿sabe?, los que están ahí son mayores de 65 y de 70 años con pensiones ridículas, que no se pueden pagar a un asistente a domicilio y que por eso tienen que estar en listas de espera porque no tienen recursos para ser atendidos. No, ¿sabe lo que pasa?, que esto es una realidad a la que ustedes llaman demagogia, pero la demagogia no es de uso exclusivo de la Oposición tampoco, porque ya ve usted que el Gobierno de España que gobierna la utiliza. Entonces, bueno, pues aquí todos decimos lo que nos parece y los ciudadanos y las ciudadanas, que saben bastante más de todo, decidirán quién tiene credibilidad y quién no la tiene.

A La Gomera le digo que, efectivamente -ya lo he dicho en muchas ocasiones-, las islas no capitalinas tienen un problema añadido con la doble insularidad, con el desarraigo y por eso es muy importante que reforcemos las plazas en esas islas. Pero, además, el trabajo que estamos haciendo con los cabildos, con los ayuntamientos para reforzar la autonomía personal, para poder trabajar con ellos en reforzar la atención domiciliaria, va a pilotar con algunos cabildos -estamos precisamente con La Gomera viéndolo, en algún caso en Gran Canaria y en Tenerife- la atención específica a personas mayores que viven aisladas en núcleos rurales alejados, que se han quedado solas, que no tienen transporte y que están bien, que quieren seguir estando en sus casas y que lo que necesitan es un mínimo apoyo para su día a día, para mantenerse en su zona, en su casa con su huertita, con sus vecinos, porque no tienen ninguna enfermedad que les haga abandonar eso; salvo que necesitan compañía para ir a determinados lugares y que necesitan ocio y que necesitan relacionarse. Y estamos diseñando con Cruz Roja un plan para probar a esos mayores que, aunque no sean dependientes, podamos apoyar para retrasar el mayor tiempo posible esa situación.

Don Luis Campos, como les digo, creo que le he contestado. Estamos trabajando con los cabildos y los ayuntamientos en ese espacio. Evidentemente, a medida que vayamos construyendo, la población mayor sea más, nos tendremos que plantear continuar. Cuando acabemos este plan seguramente tendremos que hablar de segunda fase, para entonces habrá otros recursos, ahora ponemos los que tenemos y tendremos que seguir dimensionando los recursos. Nosotros no vamos a resolver el problema de envejecimiento en los próximos cuatro años con este plan, pero este es un plan que debe tener continuidad para los próximos años, que tendrá que tener una segunda fase que permita nuevas plazas para ir dando respuesta. ¿Estará en el 2020?, es el compromiso, pero puede que algunas no estén en 2020, que estén en 2021 porque las construcciones son siempre complejas, los concursos, las empresas, los proyectos... Hay algunos cabildos que tienen proyectos avanzados y otros que no- Entonces, vamos a ver, cuando ya nos cierren dónde van a construir y veamos qué es lo que tienen, si a 2020 estarán o terminarán en el 2021. Pero en los próximos años, desde luego, irán viendo la luz muchas de las plazas del segundo plan sociosanitario.

Totalmente de acuerdo, señor Márquez: el papel de la mujer en el ámbito de la dependencia es tremendo y son, precisamente, como decíamos esta mañana, las más perjudicadas, por la falta de recursos, porque son ellas las cuidadoras, las que tienen que sacrificarlo todo para cuidar a sus familiares. Y en la medida en la que vayamos mejorando la asistencia y el apoyo, seguramente ellas podrán ir recuperando tiempo y podrán ir recuperando autonomía y ese también es uno de los objetivos.

Mire, la ley establece el concierto y el convenio con entidades no lucrativas...

La señora PRESIDENTA: Disculpe, señora consejera, que la interrumpa. Disculpe que la interrumpa, para ver si son tan amables y se callan y la escuchan.

Señorías, por favor... Señorías, silencio.

Cuando quiera, consejera.

La señora CONSEJERA DE EMPLEO, POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA (Valido García): Y ese es, precisamente, uno de los caminos para evitar que haya una mayor privatización. Porque con la Ley de Contratos, los concursos y las convocatorias, que tenemos que hacer legalmente para obras de esta entidad o para servicios, bueno, cuestan caros. Si nosotros, pues, no podemos concertar o conveniar con entidades sin ánimo de lucro sus recursos y vamos a concurso, pues ya sabemos lo que pasa. De esta manera, podemos ir, de alguna manera, bueno, pues, atemperando el impacto inevitable del sector privado que trabaja en este ámbito y que se presentará a los concursos y que construirá. Pero aquellos recursos que están en manos de entidades no..., incluso de congregaciones religiosas, podrán seguir prestando sus servicios en base a convenios o conciertos sin necesidad de ver peligrar sus plazas.

Yo creo que termino con esto. Insisto: estamos haciendo todo lo que podemos y estamos haciendo muchas cosas. La Fecai y la Fecam dan buena cuenta de ello y creo que el trabajo se puede hacer mejor...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, consejera. Gracias.

Hemos concluido esta intervención.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1607 Sobre -Consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda-, sobre la previsión de plazas previstas en el II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias.

Facebook Twitter Youtube Google Plus Flickr

Aviso jurídico · Parlamento de Canarias C/Teobaldo Power, 7
38002 S/C de Tenerife
Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400