El Parlamento de Canarias acoge el acto de conmemoración del Día Internacional de la Memoria del Holocausto y Prevención de Crímenes contra la Humanidad

Matos: “Debemos estar atentos a las señales de deterioro de la convivencia social, por insignificantes que nos parezcan”

19/1/2023 Presidencia

Canarias, 19 de enero de 2023.- El Parlamento de Canarias fue sede este jueves del acto de conmemoración del Día Internacional de la Memoria del Holocausto y Prevención de Crímenes contra la Humanidad. “Debemos mantener vivo el recuerdo de estas personas que fueron asesinadas. Seamos beligerantes y activistas frente al mal. Estos actos que parecen lejanos, con los que a veces no nos identificamos, debemos verlo como algo nuestro. 28 canarios fueron asesinados por los nazis”, expresó el presidente de la Cámara, Gustavo Matos, al recordar este terrible capítulo de la historia. Ángel Pérez Quintero, colaborador del  Centro Sefarad - Ministerio de Asuntos Exteriores de España, intervino como maestro de ceremonias de un acto que contó con la participación de Eva Leitman-Bohrer, superviviente del Holocausto, Emilio Abad Ripoll, general de Brigada y miembro de la “Tertulia Amigos del 25 de Julio”, Jaime Moreno Bau, director general de Centro Sefarad-Israel. Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Julio Pérez, consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias. Ángel Pérez Quintero recordó que el 27 de enero ha sido designado por la ONU como Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto y la Prevención de Crímenes contra la Humanidad, y por la UE como Día Europeo de la Memoria del Holocausto. Ese día se recuerda la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau por parte de las tropas soviéticas. “Que las instituciones apoyen y respalden estas iniciativas solo refleja la sensibilidad del pueblo canario ante hechos ocurridos en Europa que nunca debieron ocurrir”, señaló. “No debemos olvidar nuestra propia historia. Los campos de exterminio figuran entre las páginas más vergonzosas de nuestra historia”, añadió. Eva Leitman-Bohrer, superviviente del Holocausto, por su parte, narró sus recuerdos tras escapar del Holocausto, y cómo truncó la vida de muchos de sus familiares. “Cuando hablamos de 6 millones de judíos torturados, humillados y asesinados, hablamos de personas que tenían sus sueños sus ilusiones y cuyas vidas fueron truncados por este terrible episodio”. “En mi casa no se hablaba del Holocausto, quizás mi familia quiso protegernos para que no cargáramos con una mochila de amargura”, expresó Leitman-Bohrer. “Nací en 1944, probablemente el peor día de Budapest. Fui el bebé milagro, porque nadie pensó que pudiera sobrevivir. Reinaba el terror, no había comida y estábamos asolados por incesantes bombardeos de los aliados.” Esta superviviente del Holocausto recordó cómo su familia recibió ayuda gracias al diplomático Ángel Sanz Briz, que “puso todo su ingenio para salvar a todos los judíos húngaros que pudo. Salvó a 2.500 personas. El Ángel de Budapest fue mi ángel. Tras su ayuda, su familia logró venir a España en 1954 gracias a su abuela que, desde España y Tánger, les mandó recursos económicos. “Aquí pudimos rehacer nuestra vida”. Emilio Abad Ripoll, general de Brigada y miembro de la “Tertulia Amigos del 25 de Julio” destacó el heroico comportamiento de Ángel Sanz briz “protegió a miles de personas del horror. Sanz y su equipo se propusieron salvar al máximo número de personas posibles. Fue un hombre que tuvo una larga e importante carrera diplomática, y nunca comprendió aquella demencia colectiva. Fue modesto y nunca habló, más que en dos ocasiones, de lo que había hecho en Budapest. Sanz tenía un sentido del deber hasta la máxima exigencia y se echó a la espalda las consecuencias de sus peligrosas actuaciones”, expresó Abad Ripoll. “Quien salva la vida de un hombre, salva al mundo entero”, añadió. Jaime Moreno Bau, director general de Centro Sefarad-Israel. Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, destaco que “resulta imprescindible acompañar a los más jóvenes y hacerles reflexionar cómo sociedades civilizadas cometieron actos tan terroríficos”. Moreno Bau recordó que “Hitler no llegó a al poder mediante un golpe de estado, fue de forma democrática. Nada podrá igualar a esta catástrofe aunque el ser humano se empeña en intentarlo, que podría llegar a aniquilar a la humanidad”. “Desde el Centro Sefarad-Israel divulgamos y recordamos la temática del Holocausto para concienciar a la población española con exposiciones y actos a los que acuden supervivientes, como es el de este día en el Parlamento canario. Es absolutamente necesario mantener viva esta parte de la historia y la memoria de estas personas”, expresó. Julio Pérez, consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, por su parte invitó a la reflexión de hasta cuándo sería necesario celebrar actos como este para que la humanidad recuerde hasta dónde es capaz de llegar. “¿Por qué sigue siendo necesario prevenir estos crímenes contra la humanidad? No es una pregunta sencilla de contestar. Creímos que las guerras habían desaparecido en territorios cercanos y estamos casi conviviendo con personas que están combatiendo en Ucrania”, manifestó Pérez. “Las fronteras morales en el interior de cada individuo deberían ser las que impidieras que ocurriera este tipo de crímenes, más allá de las ideologías y las estructuras; son personas concretas las que se suman a la corriente del mal. Otras deciden no hacerlo, como Ángel Sanz Briz. Actos como el de esta tarde y no vaigamos al olvido controbuyen a la creación de estas fronteras”, añadió el consejero.

El presidente del Parlamento de Canarias, Gustavo Matos, destacó la necesidad de la celebración de actos como el de este jueves: “en cada uno de nosotros se encuentra el mal. Todo ser humano es capaz de cometer los actos más bondadosos y los más atroces. No podemos darle una respuesta racional ni moral. En nuestro interior, por lo tanto, siempre existe esa posibilidad. Por ello, actos como este sirven para hacer parar esa seducción por el mal. Ahí está la clave. Nunca podremos renunciar a estos actos porque ese riesgo forma parte de nuestra naturaleza humana”. El presidente Matos prosiguió: “Cuando nos acercamos a la historia de los años 30, lo que más miedo da es cómo una sociedad avanzada fue capaz de esta atrocidad, cómo personas de alta cualificación, cómo las élites intelectuales, se dejaron arrastrar al episodio más deleznable que nos alcanza la memoria. Y esa es la enseñanza de la necesidad de no olvidar lo que ocurrió. Las sociedades son frágiles y es fácil que se deslicen hacia el mal. Es un proceso muy rápido”. “Debemos estar atentos a las señales de deterioro de la convivencia social, por insignificantes que nos parezcan. Imágenes grotescas como las que estamos viendo que ocurren en el mundo estos días demuestran que sigue siendo posible que venza el mal. Debemos mantener vivo el recuerdo de estas personas que fueron asesinadas. Seamos beligerantes y activistas frente al mal”. El presidente de la Cámara recordó también a los 45 canarios prisioneros en Mauthausen, de los que 28 fueron asesinados. “Estos actos que parecen lejanos, con los que a veces no nos identificamos, debemos verlos como algo nuestro. 28 canarios fueron asesinatdos por los nazis. Debemos tener muy presente la historia de Chano Perera, concejal socialista de La Laguna, asesinado en un campo de concentración nazi”. Para finalizar, Matos recordó la frase del escritor, filósofo y político Edmund Burke: “Para que el mal triunfe solo hace falta que los buenos no hagan nada”. ENCENDIDO DE VELAS Durante el acto se procedió a la ceremonia del encendido de velas en memoria de las víctimas. La primera vela fue encendida por Eva Leitman-Bohrer, superviviente del Holocausto, en memoria de los seis millones de judíos asesinados en guetos, persecuciones y campos de concentración. La segunda vela, en memoria del millón y medio de niños judíos asesinados por los nazis, fue encendida por Iris Allende Tavio, maestra de Educación Infantil. La tercera vela se encendió en memoria de los otros colectivos que padecieron la barbarie nazi: republicanos españoles, gitanos, personas con discapacidad, homosexuales, Testigos de Jehová y masones. También en memoria de 41 canarios que padecieron la barbarie nazi y murieron en los campos de concentración, por el presidente del Parlamento canario, Gustavo Matos. La cuarta vela, en memoria de los Justos entre las Naciones, aquellos quienes a riesgo de sus vidas salvaron a miles de perseguidos, y en memoria de quienes fueron protegidos por los Justos, fue encendida por Marisa Tejedor Salguero, ex rectora de la Universidad de la Laguna y catedrática en Edafología y Química Agrícola. Jaime Moreno Bau, director general de Centro Sefarad-Israel. Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, procedió a encender la quinta vela, en memoria de los supervivientes que rehicieron sus vidas en Israel y en la diáspora. La sexta y última vela, por la preservación de la memoria de las víctimas del Holocausto y de los Justos entre las Naciones; por la ineludible responsabilidad de luchar contra el negacionismo, rechazar el odio, combatir la indiferencia y elevar los principios de la convivencia y de la vida misma, fue encendida por Julio Pérez, consejero  de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias. Se guardó un minuto de silencio tras el encendido de velas en memoria de las víctimas. El acto estuvo acompañado por las interpretaciones de las piezas musicales “Sonata Nº1 g minor. Adagio”, compuesta por J. S. Bach, “La lista Schindler”, del compositor John Williams, y “La vida es bella”, del compositor Nicola Piovani, a cargo de Fernando Hidalgo Núñez, violinista en la Orquesta Sinfónica de Tenerife.