Diario de Sesiones 90/2009, de fecha 25/11/2009
Punto 29

'· 7L/C-0808 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre los fondos procedentes de la Administración General del Estado en la aplicación de la Ley de Dependencia.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): A continuación pasamos a la 2.8: del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre los fondos procedentes de la Administración General del Estado en la aplicación de la Ley de Dependencia.'

'Por parte del Grupo Parlamentario Socialista, doña Francisca Luengo.'

'La señora Luengo Orol: Buenas tardes, señorías.'

'El Partido Socialista tiene el orgullo de haber tomado una iniciativa legislativa de una ley que supone el avance social, junto con la educación y la sanidad, más importante de nuestra historia, que nos acerca a los países europeos más avanzados en derechos sociales, que hace entre nosotros, que hace un homenaje a una mujer que está hoy entre nosotros, una mujer anónima, y no le vamos a permitir que la silencien ni aquí ni en ningún territorio, que la manipulen y menos aún que la boicoteen, porque detrás de la ley no hay política, hay rostros humanos, muchas lágrimas y mucho sufrimiento.'

'Desde el principio, señorías, señores del Gobierno, no han hecho otra cosa que atacar al Gobierno del Estado a través de la propia ley, pero no le están ha­ciendo daño al Gobierno, que seguramente también, sino de una manera muy importante a los ciudadanos canarios. Y un ejemplo de lo que digo lo tenemos en esta entrevista on-line a la señora consejera que tiene la responsabilidad en este Gobierno de aplicar la Ley de la Dependencia. No tengo tiempo, tengo cinco minutos. Cualquiera puede pinchar en esta entrevista y acudir a ver las respuestas que hace esta consejera respecto de las preguntas que le hacen los ciudadanos respecto de la Ley de la Dependencia, que son pre­guntas muy graves. No hay una sola pregunta que no indilgue la solución o el problema a la solución a la Administración General del Estado. No está usted a la altura de lo que usted representa con estas respuestas. Es ensuciar la política, señora consejera. No se puede llegar a esos niveles con los ciudadanos, no se puede mentir a los ciudadanos. Esto es un ejemplo de lo que no se debe hacer en política.'

'La falta de respuesta a las personas en situación de dependencia es muy grave en esta Comunidad Autónoma y uno de los asuntos más importantes que debiera estar en la agenda de este Gobierno y, sin embargo, no lo está.'

'Los responsables de que esto ocurra no es ni siquiera la consejera, que también, por su capacidad de gestión demostrada, sino dos personas que rigen este mal Gobierno: el presidente del Gobierno, el señor Paulino Rivero, y el vicepresidente, el señor Soria. ¿Quién ha oído decir a este último alguna palabra de solidaridad a favor de las personas que más sufren, alguna vez? Por tanto, ¿cómo iba a preocuparse de aportar recursos para algo que ni él ni su partido creen en la Ley de la Dependencia?'

'Y esto se puede comprobar en el Presupuesto del 2010. Un ejemplo de la mayor oscuridad presupuestaria, donde es imposible distinguir la aportación económica proveniente del Estado de la que aporta esta Comunidad Autónoma y que por ley tiene la obligación, naturalmente, de aportar. Sencillamente porque no la aportan. Y lo esconden, haciendo trampa, haciendo pasar con fondos de la Dependencia lo que son fondos de los servicios sociales, y así no se nota que hacen caja con los fondos provenientes del Estado. Baste examinar los convenios que anualmente se firman con el Estado. Ya vendrá la evaluación de la Ley de la Dependencia, que se hará más pronto que tarde, y entonces lo que hoy digo, 24 de noviembre, alguien me lo recordará y veremos cómo esta Comunidad Autónoma está dando como plazas nuevas en esos convenios lo que en realidad son plazas de centros que tienen vigencia más de 30 años.'

'Pero, en fin, el objeto de esta comparecencia, tiene principalmente por objeto que nos informe, señora consejera, dónde están y a dónde se destinan los fondos provenientes del Estado para atender a las personas en situación de dependencia, que, sin embargo, no les llegan.'

'Yo le voy a decir los fondos que han venido del Estado: 2006, 7 millones; 2007, 9; 2008, también 9 millones; y en el 2009, además de los 9 del nivel acordado, se recibieron por el plan extraordinario, las medidas anticrisis, 13 millones de euros. Es decir, que en el 2009 se recibieron en esta Comunidad 22 millones de euros, que son muchos millones de euros, más de 45 millones de euros.'

'Pero lo curioso, señora consejera, es que, con motivo, y es muy reciente, de la inauguración del centro Amma de Santa Cruz, en este mes pasado, dio como siempre el discurso de la confusión, que lo veré también cuando usted me conteste, seguro, porque se repite, pero además, como usted lo suele hacer, vestida -lo digo con cierto cariño, no lo vea con desprecio- de dama de la caridad, diciendo que hay 30.000 personas que cuentan con un servicio público de la dependencia, financiando exclusivamente por el Gobierno, los cabildos y los ayuntamientos. Y después dice usted, en esa intervención, desgrana esos 30.000, que ya se lo sabe de memoria, dice: 4.000 casos son beneficiarios de los servicios de prevención, 3.000 de teleasistencia, 11.000 de ayuda a domicilio, 8.000 residenciales y 2.353 de estancia diurna. Para que le salgan los 30.000. Y añade: con presupuesto exclusivamente del Gobierno...'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Vaya concluyendo, señora diputada.'

'La señora Luengo Orol: Ya termino.'

'...con presupuesto exclusivo del Gobierno de Canarias. Entonces, señora consejera, ¿dónde están los más de 46 millones recibidos del Estado? ¿Dónde está el dinero de la dependencia, que tenía que poner este Gobierno y no lo pone? Y no lo dice el Partido Socialista, lo constatan los informes recientes que hemos visto publicados por la Asociación de gestores y trabajadores sociales y también por Comi­siones Obreras a nivel nacional. ¿Y sabe lo que dice ahí?: que Canarias recibe más de lo que invertimos en depen­dencia. Es decir, que el sistema actual está financiado por los fondos del Estado y por lo que aportan los usuarios.'

'¿Cuántos informes más -no se ría- necesita usted para...? Ahora vamos a ver lo que dice la consejera. Lo que tiene que informar aquí, señora consejera, es las plazas que se crean a partir, a partir, del 2007. Y a partir del 2007, un informe oficial, porque usted rechaza los anteriores, son los datos anuales que publica el Imserso, que los da esta Comunidad Autónoma. ¿Y sabe lo que dice ese informe del Imserso, que cualquiera puede acceder a la página del Imserso? Es que Canarias, en esos 4.000 que usted decía en centros de prevención, son cero, cero en teleasistencia, cero en la ayuda a domicilio. Es decir, que si no se crean servicios nuevos, señora consejera, tendrá que decir a este Pleno hoy dónde, dónde, están entonces los famosos 46 millones, y otros 46 que tenía usted que aportar. Y cíñase, por favor, exclusivamente a lo creado a partir del 2007, no a lo anterior a esa fecha. Porque esa es la Ley de la Dependencia, lo que se crea a partir del 2007.'

'Mire, y concluyo...'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Ya ha terminado su tiempo, señoría, vaya concluyendo.'

'La señora Luengo Orol: Sí, ya concluyo, diciendo que lo único cierto, señora consejera, y lo discutirá, es que se tardan 22 meses en tramitar cualquier ayuda, que fallecen en el camino más de 1.500 personas y que al día de hoy, 2009, la inmensa mayoría que solicitaron, los grandes dependientes, en el 2007, están pendientes de una respuesta por parte de su departamento.'

'Muchas gracias.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Muchas gracias, señora diputada.'

'Por el Gobierno, tiene la palabra la señora consejera.'

'La señora consejera de Bienestar Social, Juventud y Vivienda (Rojas de León): Gracias, señor presidente. Señorías.'

'El Gobierno comparece hoy, a petición del Grupo Parlamentario Socialista, para informar sobre los fondos procedentes de la Administración General del Estado en la aplicación de la Ley de Dependencia.'

'Esta iniciativa, la presupongo y además creo que ha quedado confirmada, es producto de un informe publicado en el periódico El País y elaborado por la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales. Un informe -adelanto a sus señorías- pri­vado, un informe no oficial y un informe que ha sido desmentido y desacreditado por la ministra de Política Social, Trinidad Jiménez, y por el secretario, del Estado, de Política Social, Francisco Moza. Un informe que, de ser cierto, no solo debería producir una explicación por parte del Gobierno de Canarias sino también desde luego por parte del Imserso, ya que este organismo es quien valida, confirma y avala la justificación del presupuesto, incorporado a través de los convenios firmados entre la Administración General del Estado y Canarias en materia de dependencia. Sin embargo, el Grupo Socialista, que sí tiene además la capacidad de comprobar el presu­puesto que el Estado dedica a Canarias en materia de dependencia, venera -y lo digo con mayúsculas- un informe no oficial, y no solo eso, sino va más allá, trasladando a la opinión pública que el Gobierno de Canarias hace caja con los fondos de la dependencia en una nueva maniobra para confundir a la opinión pública, en un momento en el que además el Gobierno informa, y ha informado a sus señorías en comisión parlamentaria, que incrementará el presupuesto para la atención a las personas dependientes en un 97% para el año 2010 y que está además a punto de firmar un acuerdo con los cabildos para la descentralización de la ley y su aplicación en el marco del sistema de las transferencias en la Comunidad Autónoma de Canarias.'

'Y yo me pregunto: ¿cómo se puede hacer caja con los fondos de la dependencia?, ¿cómo se pueden desviar los fondos en materia de dependencia?, ¿cuál es el mecanismo para que el Ministerio de Política Social lo permita? Yo, sinceramente, lo desconozco. Es posible que la señora diputada del Grupo Parlamentario Socialista lo pueda explicar o nos lo pueda aclarar y nos pueda decir cómo es posible hacer estas cosas.'

'Bien. En esta mi primera intervención a mí me gustaría dejar claro el sistema de financiación para la atención a las personas dependientes y a ver si soy capaz de hacerlo de la forma más pedagógica y sencillita posible. La ley, en su artículo 32, señorías, establece la participación de las administraciones públicas en la financiación del SAD -del Sistema de Atención a la Dependencia- de la siguiente manera: la Administración General del Estado financiará el nivel mínimo de protección garantizado para cada uno de los beneficiarios; la Administración General del Estado fijará anualmente esta financiación en la Ley de Presupuestos Generales del Estado; además la Administración General del Estado aportará financiación para garantizar un segundo nivel de protección, el llamado nivel de protección acordado. Esta financiación se canaliza por medio de la suscripción de convenios anuales o plurianuales con las comunidades autónomas. Por su parte, las comunidades autónomas aportarán cada año una cantidad igual a la de la Administración General del Estado en su territorio.'

'Voy a intentar trasladar a números este man­dato legal. Por el nivel mínimo de protección, la Administración General del Estado -estoy hablando de este año, 2009- aporta 15.921.018,02 euros; por el segundo, el nivel de protección, el llamado nivel de protección acordado, la Admi­nistración General del Estado, a través de un convenio anual, firmado con Canarias, destinó, para este año 2009, 9.791.944 euros para Canarias. En total, la Administración General del Estado destina 25.712.296,02 euros.'

'Vamos a la financiación de la Comunidad Autónoma de Canarias. Prestaciones de servicios, 9.852.082,50; inversión y ayudas económicas para infraestructuras, 1.900.000 euros; prestaciones económicas, 28.812.962,02 euros; gastos de gestión y valoración, 6.417.702,40 euros; mantenimiento y creación de plazas para personas dependientes, aquí tenemos tres fuentes de financiación: la Consejería de Bienestar Social, Juventud y Vivienda, que aporta 35.637.860 euros, la Consejería de Sanidad, que aporta 12.164.581 euros, y los cabildos, que aportan 24.541.147 euros. Y aquí está la clave, señorías, esta es la clave de Canarias, la diferencia del resto de las comunidades autónomas. Los servicios especiales, los sociales especializados están transferidos a los cabildos y además creemos que en atención a la dependencia la implicación de los servicios sani­tarios es fundamental. La ley no contempla, desde luego, los servicios sanitarios en las personas dependientes, pero Canarias, ante su experiencia, sí entiende que desde luego es absolutamente necesaria la intervención de sanidad y, por lo tanto, nosotros, el Gobierno de Canarias, sí incorpora sanidad.'

'Por lo tanto, el total que aporta Canarias a la financiación de las personas dependientes -siempre hablando desde el año 2009, sin finalizar el año 2009- es de 119.326.334,92, y repito, 119.326.334,92. Me disculpan si estoy siendo demasiado exacta en las cantidades, pero es que me parece de absoluto rigor que, dada la pregunta, lo haga exactamente así. La Administración General del Estado, 25.712.296,02 euros, como les digo, aportación estatal, por lo que po­demos comprobar que de cada 100 euros destinados a las personas en situación de dependencia 83, de momento, los pone Canarias y 17 los pone el Estado.'

'Sí es verdad -y tengo que decirles- que, afortuna­damente, tenemos hoy una relación yo diría que absolutamente exquisita con el Estado, con el Minis­terio de Política Social, en la que por fin, después de mucho tiempo de conversaciones, de reuniones técnicas y de reuniones políticas, por fin el Estado ha entendido la diferencia de Canarias con el resto de las comunidades. La descentralización que tenía Canarias de sus servicios y la centralización a la que obligó de nuevo la Ley de Dependencia. Lo digo porque no me escucharán decir en este momento: "y el Estado, solamente 25 millones de euros".'

'Pero, como no sé muy bien qué cuentas maneja el Grupo Socialista o por lo menos no lo sabía hasta que subió aquí la señora Luengo, he visto que también incorpora... -y no tenemos ningún inconveniente sino todo lo contrario; yo además lo tenía previsto y se lo voy a trasladar-. Todos conocemos ya el Fondo especial del Estado para la dinamización de la economía y el empleo, aprobado por el Real Decreto 9/2008, de 28 de noviembre, que consigna fondos coyunturales, insisto, coyunturales, a las comunidades autónomas. Y dentro de esos fondos incluye, el presidente Zapatero dice que efectivamente, reconoce que la Ley de Dependencia nace sin ningún servicio, no se construyó ninguna residencia ni ningún centro de día para poder atender, para dar el derecho que la ley concede a los ciudadanos y que, por lo tanto, en ese fondo especial va a incorporar 400 millones de euros para que se puedan construir infraestructuras para la Ley de Dependencia. Y de esos 400 millones de euros, en el reparto -y si quieren en otra oportunidad les hablo del reparto-, pero en el reparto a Canarias le tocan, le corresponden exactamente 12.901.953 euros. Lo que daría un total, si lo sumamos a los 25 anteriores, de 38.614.249,02, que desde luego, frente a los 119, todavía siguen estando bastante alejados. Pero, miren, nosotros estamos seguros de que poco a poco, con la implantación definitiva o más definitiva de la ley, con la comprensión por parte del Estado de la realidad canaria, el Estado se irá aproximando lo máximo posible a que un día aportemos de verdad el fifty-fifty, el 50-50. De momento está bastante lejos y Canarias hoy, en la negociación que tiene con el Estado, pues, absolutamente también lo entiende, comparte las dificultades. Desde luego que discute, que exige sin duda, pero también comparte las dificultades.'

'Por eso es posible que la Asociación de directores y gerentes de servicios sociales, señorías, pues, no conozca o no sé a qué datos accedió, porque la propia ministra y el propio secretario de Estado me llamaban inmediatamente, el mismo día, y me llamaba personalmente él el mismo día que sale esta noticia y me dice: "no sé de dónde esta gente ha sacado estos datos, esos no son los datos que tenemos en el ministerio, no son los datos que tenemos en el Imserso", y desde luego deja en jaque al ministerio. Ningún ministerio ni ninguna administración -ya lo escuchaban aquí esta mañana como ejemplo el Ayuntamiento de Las Palmas-, jamás un ministerio va a firmar un convenio al año siguiente si el del año anterior no lo tenemos perfectamente justificado. A mí me da auténtica vergüenza tener que explicar esto en un lugar como este. ¡La verdad es que me da vergüenza! Eso sería de verdad para personas que no entendamos cómo se manejan los fondos entre administraciones. Pero, bien, les decía que es posible que esta asociación no conozca la realidad canaria, pero a usted yo sí le presupongo el conocimiento de nuestra situación. Es verdad que la historia de Canarias está llena de incomprensiones, no nos vamos a conformar, pero lo vamos a aceptar, que realmente ese es un hecho.'

'Y lo que sí que me parece que no es serio y que no es honrado es que usted sí escuche eso, usted escuche que la propia ministra sale a través de agencias desde luego desmintiendo esto y usted siga con su estrategia de la confusión. Yo, sencillamente, decirles, señorías, que el Gobierno sigue trabajando, discutiendo, exigiendo, comprendiendo y compartiendo dificul­tades con el Ministerio de Política Social a fin de que realmente, que es lo que realmente también le importa a la gente y lo que la gente espera de nosotros, es lograr -y miren lo que les digo-, es lograr que la Ley de Dependencia, desde los primeros años de su implantación, entre con garantías, con garantías, teniendo siempre presente que lo más importante es la calidad en la atención a las personas que están en situación de dependencia, bien sea por ser personas mayores o bien sea por tener alguna discapacidad.'

'Muchas gracias.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Muchas gracias, señora consejera.'

'Por el Grupo Parlamentario Popular, don Carlos Ester.'

'Señor diputado.'

'El señor Ester Sánchez: Muchas gracias, señor presidente. Señora consejera, señorías.'

'Yo, la verdad, señora Luengo, usted ya ha subido a esta tribuna y ha empezado con una falta de rigor... ¡vamos!, la falta de rigor que le caracteriza, porque, mire, en el Diario del Congreso, del Congreso de los Diputados, en el Diario, en su Boletín, se especifica claramente que el Partido Popular, vamos, las fuerzas políticas del hemiciclo, en el Congreso de los Diputados, aprobaron por unanimidad la Ley de la Dependencia. No es una ley socialista, es una ley de todas las fuerzas políticas. Es más, le quiero decir que, gracias al Libro Blanco de la dependencia, que propulsó el Partido Popular, esta ley se tenía que hacer. La mala suerte que tuvo España es que la pusieron en marcha ustedes, porque ustedes no son unos hachas económicos. Todo el mundo lo sabe: miren cómo está el país, miren cómo está el país. Entonces, la mala suerte que han tenido los ciudadanos españoles es que ustedes la han puesto en marcha.'

'¿Dónde va el dinero de los dependientes?: pues a los dependientes, señora Luengo, a los dependientes.'

'Y yo no sé qué pretenden ustedes, pero, miren, les voy a enseñar unos recortes de periódico. Recortes donde dicen que el Gobierno de España va a anunciar cambios para agilizar la Ley de Dependencia en el 2010, que funciona mal, pero no habla de Canarias, habla de toda España. Por lo tanto, si va mal en toda España, ¿de quién es la culpa?: del Gobierno de España, evidentemente. "Cataluña -dice- se plantea suspender la Ley de Dependencia por falta de dinero". El presidente de la Comunidad catalana no es sospechoso de ser del Partido Popular, señora Luengo. "El Gobierno...". Con muchos más recortes, mire, "Zapatero quiere revisar la Ley de Dependencia ante el fracaso de su aplicación". ¡El fracaso de él mismo!, o sea, él reconoce que está faltando a la aplicación de la Ley de Dependencia en España. Por lo tanto, usted y su grupo no se enteran, usted y su grupo no se enteran. Tengo muchísimas más, me podía pegar aquí toda la tarde pero vamos a ir al grano. Desde luego su grupo parlamentario no se entera y su propio Gobierno, sus compañeros del Partido Socialista les están diciendo que esto va mal. Pero que va mal en toda España.'

'Lo que debería hacer usted y su grupo desde luego es pedir al Gobierno de España más dinero, y se lo ha dicho la señora consejera, más dinero. Las comparativas están ahí. ¿Cuánto pone el Gobierno de Canarias y cuánto pone el Gobierno de España? En este año 2009, el Gobierno de España, con el fondo especial del que acabamos de hablar, 38 millones. ¿Cuánto pone el Gobierno de Canarias? 120 millones, cinco veces más, cinco veces más. Usted no conoce la ley, usted no conoce el artículo 32 de la ley, donde habla -y aquí lo ha mencionado- de que se financiará el nivel mínimo de protección garantizado por parte del Gobierno de España. Es que con lo que da el Gobierno de España no da. Además el 50%, dice que se aplicará por el Gobierno de España y comunidades autónomas. Desde luego cinco veces más que da el Gobierno de Canarias no es el 50%. Vamos, a mí no me dan las cuentas. El Gobierno de España conculca su propia ley.'

'Por lo tanto, señora Luengo, los datos están ahí. Pero es que no solamente fue en el 2009. ¿Recuerdan el 2008, en la tribuna, cuando el Grupo Parlamentario Popular presentó una proposición no de ley para pedir al Gobierno de España que le diese los 9 millones de euros que tenía firmados en convenio?, ¿se acuerdan? ¿Y qué votaron ustedes? Que no, ustedes votaron que no. No querían que el Gobierno de España diese los 9 millones al Gobierno de Canarias. ¿Y qué tuvo que hacer el Gobierno de Canarias?, ¿qué tuvo que hacer el Gobierno de Canarias? Pues mantener la dependencia con sus propios fondos, 27 millones, tres veces más. Tampoco es el 50%.'

'Usted se pone aquí a hablar de que el Gobierno de Canarias hace caja. Le voy a decir lo que es hacer caja. Mire, el Partido Socialista en el reparto de dinero entre comunidades autónomas tiene que atenerse a cuatro criterios: insularidad -Canarias-, dispersión geográfica, población y emigrantes retornados. Pero se sacan de la manga la territorialidad. ¿Para qué?, para darles más dinero a Andalucía y Cataluña evidentemente, a Andalucía y Cataluña. ¿Haciendo qué?: clientelismo político, señora Luengo, haciendo caja con los del Partido Socialista, porque son de su mismo carné. Pues eso es lo que hace el Partido Socialista con respecto a la dependencia, y eso no lo dice usted en los periódicos, eso no lo dice usted. Yo no le escucho a usted en los periódicos pedirle al señor Zapatero que dé los dos centros de referencia, que construya los dos centros de referencia en Canarias que prometió hace ya más de dos años, que no están ni presupuestados. Yo no le escucho decirle, y lo hemos visto esta mañana, al señor Saavedra que justifique los gastos para pagar y para cubrir la cobertura económica de 700 menores en situación de riesgo. Yo eso no se lo escucho en el periódico, eso no se lo veo.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Vaya concluyendo, señor diputado.'

'El señor Ester Sánchez: Ahora, para criticar al Gobierno de Canarias, sí, eso sí. La demagogia es barata, es gratuita y sale en todos los periódicos.'

'Mire, lo que tiene que pedir es más dinero, más dinero, señora Luengo. Deje de hacer la demagogia en la que está sumida, utilizando a las personas, porque usted aquí intenta venir, como en todos los temas que trae al Parlamento, a por lana y salen todos trasquilados. ¡En todos, en todos!'

'Por lo tanto, les animo, y hay que ser constructivos, a remar en la misma dirección por el beneficio de Canarias y por el beneficio de los dependientes, como ya hemos hecho el resto de grupos parlamentarios.'

'Muchas gracias.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Muchas gracias, señor diputado.'

'Por el Grupo Parlamentario de Coalición Canaria, doña Esther Herrera. Doña Nuria, perdón.'

'La señora Herrera Aguilar: Vale, vale.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Nuria Esther.'

'La señora Herrera Aguilar: Bueno, ya que estamos, Esther Nuria.'

'Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes también a los medios de comunicación.'

'Yo se lo voy a decir sin anestesia, y no creo que sea tan benévola como su intervención: la llamada Ley de Dependencia, señora consejera, es el gran fracaso, el gran engaño, la gran estafa en políticas sociales del Gobierno del Estado. No por la finalidad que persigue la ley, finalidad que nosotros compartimos y explicaré por qué, sino por la forma en que se ha hecho.'

'Ya el 15 de marzo de 2006, la anterior consejera de Empleo, bueno, de Asuntos Sociales, ponía de manifiesto: van a contar con nuestro apoyo para aprobar esta ley, sí, pero hay que garantizar la sosteni­bilidad del sistema. ¿Por qué? Porque se puede producir la quiebra del cuarto pilar del Estado, que es lo que se puede y que podemos entender que se está produciendo. Y le digo por qué. Se aprobó una ley que reconocía un derecho que desde el minuto uno nunca ha estado garantizada económicamente la aplicación o el reconocimiento del mismo.'

'Se hizo creer, diferente a lo que pone la ley, se ha hecho creer a la población que el Estado iba a asumir los costes de la aplicación y se ha obviado que es que los costes de la aplicación de la ley no los asume el Estado, ha dejado solas a las comunidades autónomas. Y es más, los beneficiarios, los titulares de la ley son los que van a tener que pagar de sus bolsillos también los servicios que se van a prestar con esta ley. Y eso no se dice.'

'También se ha hecho creer que es que la ley nos daba a todas las personas que solicitaban una ayuda económica, una prestación económica. Eso es lo que se ha hecho creer a la población y eso no es cierto.'

'La ley establece, en su artículo 15, un catálogo de servicios y se ha hecho creer a su vez que ese catálogo de servicios lo ha creado el Estado. Léanse los servicios que establece la ley: ayuda a domicilio, centros de día... ¿Qué servicios nuevos ha creado la ley? Si ya esta Comunidad Autónoma estaba prestando esos servicios, reconocido por el propio Estado. Porque también han pretendido ocultar que esta Comunidad Autónoma estaba configurando su propio sistema canario de la dependencia, recono­cido por el propio Estado. Y decía el Estado: ¡hombre!, claro, pues, entonces lo que vamos a hacer, te vamos a dar un marco temporal hasta 2015. ¿Para qué? Para que en función de tu sistema vamos a acoplar los dos. Y se ha pretendido ocultar eso, guste o no nos guste. Cuando nace la Ley de Dependencia, aquí se estaba atendiendo a 1.600 grandes dependientes, y se ha pretendido ocultar.'

'Nos han hecho creer que el Estado iba a construir centros de referencia estatal, aquí, porque el artículo también, lo que establece la ley es, "oye, vamos a aplicar, aplicamos la Ley de Dependencia, con los centros de las comunidades autónomas -en este caso cabildos-, entidades locales y los del Estado. ¿Dónde están los centros del Estado? Nos acusan, nos acusan de que "no les importan las personas que tengan problemas mentales, los discapacitados". ¿Dónde están los centros de referencia estatal para daños cerebrales y alzheimer? ¡Ah, sí!, señora consejera, es que están en Salamanca. Es que, por definirlo de alguna manera, el poco afortunado ministro de Asuntos Sociales en su momento, el señor Caldera, se equivocó y, en vez de construirlo aquí en Canarias, como se había comprometido, se fue a Salamanca, de donde es originario.'

'Nos hacen creer ahora, señora consejera, que el Plan E se va a destinar a la dependencia. Y yo me pregunto: ¿a ver, eso no pone de manifiesto que se está actuando a golpe de acontecimientos? O sea, el Plan E, nadie se puede creer que el Plan E está destinado para dependencia, y le digo por qué. El Plan E es una medida coyuntural para una situación de crisis económica. Es criticable a lo mejor esa medida, pero es para eso. Naturaleza, inversión. Y yo me pregunto: ¿y por qué en su momento no se hizo caso, por ejemplo, a la interpelación de Izquierda Unida-Los Verdes en el 2005, cuando le decían al señor Caldera, "oiga, es que yo creo que es que los ayuntamientos como administración directa al ciudadano tienen que estar participados económicamente, porque son realmente los ciuda­danos los que van a ir a los ayuntamientos? Lo solicitamos nosotros en el 2006. ¿Qué pasó? Nada, un artículo residual, el artículo 12, y resulta que ahora los ayuntamientos son los que se encargan de toda la gestión con las comunidades autónomas. ¿Y ahora me estás diciendo a mí que me vas a utilizar el Plan E para...? ¡No, hombre!, es que las cosas no son así.'

'Y ha puesto de manifiesto el portavoz del Grupo Parlamentario Popular también muchas manifes­taciones y declaraciones de dirigentes socialistas con respecto a la Ley de Dependencia. Yo diré otra, por ejemplo, para no repetirlas: la ex ministra de Educación, que decía que es que la ley era un bodrio, que necesitaba muchas modificaciones. Y Francisco Moza lo acaba de decir ahora, y además lo anuncian a bombo y platillo, "vamos a realizar numerosas modificaciones y avances legales para agilizar la aplicación de la ley". ¿Pero quién se lo cree?'

'Finalmente, también nos hicieron creer que esta ley se iba a aplicar de forma inmediata. La ley no pone eso, pero es lo que se hizo creer y la gente lo pensaba, y la gente ha ido a golpes, todo el mundo desquiciado, a presentar la solicitud, porque eso es lo que se ha hecho creer a la población.'

'En definitiva, señora consejera, la llamada Ley de Dependencia es una fantasía sin recursos y sin medios. Además una fantasía sin recursos y sin medios, dentro de un marco normativo insuficiente, inoperante e ineficaz. Lo que tendríamos que hacer, si fuéramos tan injustos como otros, es utilizar un modelo -que por ahí circula- para presentar una reclamación patrimonial por daños y perjuicios al Estado. Eso es lo que tendríamos que hacer si fuéramos injustos para que nos dieran a Canarias ni más ni menos sino lo que nos corresponde.'

'Nada más y muchas gracias.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Muchas gracias, señora diputada.'

'Por el Grupo Parlamentario Popular, la señora diputada doña Francisca Luengo... (Risas en la sala) Perdón, por el Grupo Parlamentario Socialista.'

'La señora Luengo Orol: Bueno, dos cosas, porque no quiero agotar mi tiempo, porque esto tendría para mucho, contradecir las cosas que se han dicho aquí.'

'Mire, señora consejera, yo no solamente le he dicho el informe de agentes sociales y Comisiones Obreras, le he hablado del Imserso, y esos sí son datos oficiales; y lo que le dice a usted el Imserso, a 1 de noviembre, datos que da esta Comunidad, es que se crean cero servicios. ¿Y sabe usted lo que pasa, sabe usted lo que pasa? Que la Ley de la Dependencia -lo sabe un niño de tres años, un niño de tres años-, la Ley de la Dependencia surge además de la Ley de Servicios Sociales, es decir, se intenta ir y acercándose a lo que se llama la universalidad, como es la educación y la sanidad, es decir, que si en el 2007 los servicios sociales tenían mucha gente en cola, muchísima gente fuera del sistema, la Ley de la Dependencia lo que intenta es, paulatinamente en ocho años, ir acercando a las personas que están fuera del sistema introduciéndolas paulatinamente. En el 2007 los grandes dependientes, y así. Y ese dinero es un dinero extra que llega a su vez a lo que... Usted cuando habla de las plazas de ayuda a domicilio, esas tienen sus propias fuentes de ingresos, también del Estado, y usted lo sabe, por el plan concertado.'

'Entonces la Ley de la Dependencia es para tres años y yo le estoy pidiendo, siempre que intervengo en este Parlamento, que me diga qué ha creado a partir del 2007. Y usted lo único que hace es enmarañar la cuestión y mezclar los servicios sociales, desde que se crearon, desde la época de Franco, con lo de ahora. ¡Y no, señor!, es a partir del 2007, y eso es la Ley de la Dependencia. Y el problema gordo que tenemos es que una consejera no sepa eso y oír eso de una consejera nos pone a temblar, y termino con eso. Y me pongo a temblar, y así nos va en Canarias, así nos va en Canarias.'

'Miren, estamos, me dice un correo, señora consejera, señorías, me dice un empleado público: "estamos en la peor etapa de los servicios sociales en Canarias, afecta a todo el personal; hemos perdido tanto: ilusión, motivación... Levantarse para ir al tra­bajo es un martirio, no estamos lentos, simplemente no estamos. Como profesional -esto es verdad, ¿eh?- es lo peor que me puede pasar. Me siento perdida y desmotivada, porque incluso pierdo lo que sé de no practicar. Comenzamos hace meses a empobrecernos, no aprendemos nada. Creo que hasta en lo personal se pierde mucho". Y esta mañana se ha hablado aquí del absentismo laboral, esta es una manifestación. Pero, mire, con ser importante el absentismo laboral, que es importante y habrá que resolverlo, más importante es tener al frente personas que no tienen el perfil político para gestionar correctamente un tema tan importante como es la Ley de la Dependencia.'

'Y ahora vamos a la realidad. A la realidad, no vamos a la ficción. Mire, en Gran Canaria, atrapado por el alzheimer, fue durante 50 años un querido profesor, pero la más cruel de las enfermedades que pueden atrapar a un amante de la lectura puso los ojos en él. Hace seis años que Cristóbal Castilla sufre alzheimer y hoy su incapacidad es incuestionable. Su familia reclama la ayuda que contempla la Ley de la Dependencia. En esta lucha se han convertido en su voz y sus pies. Se pidió en el 2007, 2009 y no saben nada.'

'Sigo. Fuerteventura, carta del señor presidente del Gobierno, el 30 de abril de 2009, a doña María Dolores Mato Cabrera: "le felicito porque cumple 100 años". La misma persona solicitaba la ayuda o la prestación, ayuda, para entendernos, asistencia. 2007, gran dependiente, grado III, nivel 1; al día de hoy no se sabe nada, con 100 años. Fíjate si se hace política con la Ley de la Dependencia y usted dice que el Partido o el Grupo Socialista. ¿Quién hace política con la Ley de la Dependencia?'

'Tenerife: "me moriré de hambre antes de que me paguen la ayuda a la dependencia". Ayuda es atención, atención; puede ser económica, puede ser una ayuda. Es para atendernos. Vive en Barranco Grande -(Ante los comentarios que se efectúan en la Cámara.) sí, ahora veremos, espérense-, tiene tres hijos, uno de ellos con parálisis cerebral, lo que le obliga a estar en silla de ruedas y a recibir todo tipo de atenciones y cuidados. Bienestar Social le aseguró que era la persona perfecta para pedir una ayuda económica, porque al atender a su hijo todo el tiempo no tenía posibilidad de ganarse la vida con un trabajo. Después de rellenar todos los papeles para recibir la ayuda y un año después de que le hicieran la valoración le vuelven a llamar para comunicarle que debe abrir una cuenta corriente con su hijo para el ingreso. Esto ocurre en enero, todavía no sabe nada. La dependencia va tan lenta que ni siquiera saben que mi marido murió. Después de meses insistiendo en la Consejería de Bienestar Social para que valoraran a su marido lo antes posible porque se encontraba en fase terminal, Concepción Marichal se siente engañada, nunca la llamaron y ahora se ha quedado viuda. Un caso real. Una historia de amor sin final feliz.'

'Mire, esto es muy serio, muy grave, muy grave (Se reiteran los comentarios en la sala). ¿Cuál sería grave?'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Por favor, no entren en diálogos entre los diputados.'

'Señora diputada, siga, por favor. Perdón, perdón, señora diputada, no hagan diálogo y, por favor, guarden silencio. Tiene usted la palabra, siga.'

'La señora Luengo Orol: Una familia, la madre enferma de alzheimer, 10 años; dos hijos, 33, 36 y 32 años, sin dinero para atenderla, discapa­citados psíquicos profundos, a cargo del marido; el marido, con 70 años, dice que no puede más, lo han operado de rodilla. Otro en Tenerife dice: "¿y esto es la Ley de la Dependencia?".'

'Yo hablo con muchas familias, me imagino que la consejera también, pero yo también recibo a muchos familiares. Hoy mismo en el Pleno hay muchas familias que lo están viendo y que las veo llorar delante de mí.'

'Hija única, y aunque cuenta con el apoyo incondi­cional de su prima, ya no basta para cuidar a su padre de 93, con principio de alzheimer, y a su madre, que padece demencia y está encamada y sufre grandes problemas de movilidad. Ha ido a la Fiscalía, a la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife.'

'Más en Tenerife. Juan Felipe González es padre de un joven de 19 años, catalogado como gran dependiente. Él y su mujer llevan 19 años cuidando a su hijo, con mucho amor pero sin haber recibido ninguna ayuda. Él reclamaba lo que los dependientes no pueden hacer, porque muchos de ellos no pueden hablar y solo les queda la mirada -dice esta familia-. Y así es, solo les queda la mirada.'

'Magdalena cobra de golpe 7.000 euros. Magdalena Guzmán y su hija, gran dependiente de grado III, nivel 2, lleva casi dos años esperando la ayuda a la dependencia. En tan solo una semana ha cobrado 7.300 euros por el retraso sufrido. ¿Saben a quién?: a la intervención de un alto político del Partido Popular. Me atendieron -dice- con excesiva amabili dad. Justo una semana antes le habían dicho que lo suyo iba para largo, que tuviese paciencia. Y aquí está, tengo la prudencia de no decir el nombre, del Partido Popular.'

'Así, así trabajamos, así trabajamos por cuña, por cuña, por cuña. Si no es por Zapatero, seguimos con la cuña, que era el sistema anterior, el de la cuña.'

'María del Carmen es madre coraje, con parálisis cerebral, dependiente grado III, nivel 2, requiere de cuidados y atención veinticuatro horas. Está separada y no tiene ningún tipo de ayuda de su ex marido. Vive de alquiler y trabaja como camarera de piso. Pidió en el 2007, 2009 y no sabe absolutamente nada.'

'Aurelia Emilia Chaparro Rodríguez, 92 años, lo pidió en el 2007; no sabe absolutamente nada.'

'Ana María Hernández Macías, igual, grado III. No sabe absolutamente nada, 2007-2009.'

'Todos lo solicitaron, como digo, en el 2007. Están valorados pero esperando la atención. Pero si es que los datos del Imserso lo dicen: hay 23.000 solicitudes, 17.000 valorados, pero no reciben pres­tación, porque estar valorado no significa recibir prestación. De 23 solicitudes solamente reciben 5.000. Esa es la realidad de la dependencia, no las 30.000 de las que usted habla. Esos son los servicios sociales, lo que se creó desde Franco hasta ahora, ¡desde Franco hasta ahora! Desde que salieron, desde que se habló en este país de los servicios sociales; la Ley de Dependencia es otra cosa, es otra cosa y se mezclan.'

'Mire, y ahora hay otro tema muy grave y muy importante. Mire usted, aquí tenemos varios casos que se los voy a decir. Tenemos a José Manuel Melián Díaz, grado III; Virginia González González, grado III, nivel 2, que es lo máximo, como usted sabe, y Carlos Alejandro Pérez, también grado III. Por cierto, Carlos Alejandro Pérez tiene una carta de doña Marisa Zamora, mire por dónde, mire por dónde, del grado III. Fíjese, de su época viene arrastrando esta persona y no está atendida. Y tiene una carta suya y la tengo aquí. ¿Y sabe usted lo que usted le dice? -y siempre la he valorado a usted como consejera, siempre se lo he dicho-. Y usted le dice que tiene derecho a ser atendido desde ese año. La pena es que usted eso lo hace en mayo y usted se va. Desde esa época en que usted le manda la carta está esperando. Dígame, dígame si esto que estoy diciendo, que es la realidad, concuerda con el discurso anterior de la señora consejera.'

'Pero, mire, seguimos con más personas. Bueno, y a estas personas que le digo de la compatibilidad y que tienen la carta...'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Vaya concluyendo, señora diputada.'

'La señora Luengo Orol: Ya voy concluyendo.'

'...¿sabe lo que les ha dicho?: si antes de la Ley de la Dependencia tenían una plaza en un centro, después de la Ley de la Dependencia, su consejería, por si no lo sabe, le adjudican el mismo centro; es decir, que a estas personas la Ley de la Dependencia no les afecta ni lo más mínimo. ¿Y sabe por qué? Yo se lo he oído a usted en la prensa, porque dice que es incompatible, que si tiene un centro de día ya es incompatible con cualquier servicio. Señora consejera, mire, copie, la Ley de la Dependencia no prohíbe la incompatibi­lidad, ni mucho menos, todo lo contrario. Quien está prohibiendo la compatibilidad es usted en esta Comunidad Autónoma, porque en Andalucía, donde apuestan por la Ley de la Dependencia, y se la puedo traer mañana, hay una orden de junio del 2007 con la compatibilidad entre las prestaciones y servicios, y el único servicio que es incompatible es una residencia, y usted aquí tiene a todo el mundo incompatibilizado. Y usted ya tendría, como Andalucía desde el 2007, que dictar la norma compatibilizando los servicios, porque hay una madre detrás que tiene veinticuatro horas, aunque tenga un centro de día, y tiene derecho a unas vacaciones, a pasar un fin de semana, a ir a una boda, etcétera, etcétera. Y eso es lo que pretende la Ley de la Dependencia: ayudar y aliviar en el sufrimiento, sobre todo a la mujer, que es la que ha sufrido históricamente la carga de las personas en situación de dependencia. ¿Y usted sabe lo que dice?: o deja el centro o no hay ayuda. Dicte la norma.'

'Y la inactividad en esa potestad normativa lo que hace es destrozar derechos, y la Ley de la Depen­dencia lo que trae son derechos. Y gracias a Rodríguez Zapatero hoy hablamos de derechos, porque si es por el Partido Popular, por el Partido Popular -no se ría, señora consejera-, a ustedes en el Pacto de Toledo les pusieron la encomienda de la Ley de la Dependencia y no la hicieron, porque no creen en los derechos de la Ley de la Dependencia. La sanidad y la educación fueron del Partido Socialista y la Ley de la Dependencia es del Partido Socialista, de lo cual estamos muy orgullosos porque damos una sociedad basada en derechos. Si es por ustedes, si es por ustedes, conciben los derechos sociales como los han concebido con el Plan Sociosanitario...'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Señora diputada, vaya concluyendo.'

'La señora Luengo Orol: ...privatización y cuña.'

'(Aplausos.)'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Muchas gracias, señora diputada.'

'(La señora Navarro de Paz solicita intervenir.)'

'Doña María Australia Navarro, dígame.'

'La señora Navarro de Paz (Desde su escaño): Gracias, presidente.'

'La diputada se ha referido y ha puesto en tela de juicio...'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Perdón, perdón, perdón...'

'La señora Navarro de Paz (Desde su escaño): Gracias.'

'He dicho que estoy pidiendo la palabra, porque la diputada que ha hecho uso de la palabra se ha referido a mi grupo y lo ha tildado de que utiliza la cuña, y yo quiero que me conceda el tiempo que usted crea correspondiente para poder referirme a ello. Sentimos que se ha atentado contra el honor de nuestro grupo...'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Sí. Señora diputada, le he entendido perfectamente. Tiene usted el tiempo, que es un minuto, si lo considera, pero también le advierto de una cosa: si usted alude a la otra interviniente, pues, reabre el debate. Por lo tanto, tiene usted un minuto.'

'La señora Navarro de Paz (Desde su escaño): No, no me voy a referir, señor presidente.'

'Gracias.'

'Mire, señora diputada, el único derecho que nos ha traído Zapatero es el del paro.'

'Dos. Le ruego que diga inmediatamente el nombre de la funcionaria o funcionario y el nombre del político que usted dice que responde a las siglas del Partido Popular... (Rumores en la sala.)'

'Perdón, presidente, estoy en el uso de la palabra.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Por favor, dejen a la señora diputada que exprese su opinión.'

'La señora Navarro de Paz (Desde su escaño): Muchas gracias, presidente.'

'Le exijo, señora diputada, insisto en que dé el nombre del funcionario o funcionaria y del político que, según usted, responde a las siglas del Partido Popular, que en connivencia entre ambos han hecho un trato de favor para alguien. Se lo exijo. En caso contrario, le ruego... -(Rumores en la sala.) si no he terminado-, en caso contrario -ni el presidente me ha quitado la palabra-, en caso contrario, le exijo también que retire lo que ha dicho.'

'Y es más, espero que tenga en su poder la autorización de cada una de las personas a las que ha hecho mención, porque le recuerdo, señora diputada, que ha desvelado usted datos personales y clínicos de una serie de personas cuyos nombres constan en acta. Por supuesto.'

'Gracias, presidente. Espero su contestación.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Muchas gracias.'

'(Rumores en la sala.)'

'¡Por favor, por favor! ¡Por favor, por favor! Todos debemos saber que en el Parlamento no estamos para escuchar las opiniones que nos gustan, sino precisa­mente las que no nos gustan. Por tanto, démonos todos un margen para escuchar lo que no nos gusta.'

'La señora diputada es evidente que ha sido aludida, y ha sido aludida también en cuanto a que le piden explicaciones. Por lo tanto, tiene usted la palabra, en los mismos términos para darla, si lo considera oportuno.'

'La señora Luengo Orol (Desde su escaño): Gracias, señor presidente o vicepresidente, que está haciendo las funciones de presidente.'

'Mire, señora diputada del Partido Popular, cuando me dice usted que he dado aquí los nombres, tengo que decir que el 14 de noviembre de 2007 la señora consejera de Bienestar Social nos leyó la carta de un menor. Si ella tiene derecho a una carta de un menor, yo tengo derecho a decir hoy los nombres de las personas afectadas.'

'Dos, dos, -hablo como usted, dos, tres, cuatro...-, dos, dos, ¿persona del Partido Popular? -y no le estoy faltando al respeto, no, no le estoy faltando al respeto...-'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Señora diputada, señora diputada, escúchela usted con la misma tranquilidad.'

'La señora Luengo Orol (Desde su escaño): Mire, mire, dos, la persona del Partido Popular, don José Macías. Creo que pertenece al Partido Popular.'

'¿El funcionario o funcionaria que lo resuelve?, tiene usted una gran ignorancia, parece mentira que haya sido usted consejera. ¿Sabe usted quién resuelve?: la directora general, doña Araceli, la directora general de Bienestar Social. Esa es la que lo ha resuelto. ¿Vale?'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Muy bien, muchas gracias.'

'Señora consejera.'

'(Rumores en la sala.)'

'Señora diputada, usted ha preguntado, le ha contestado, no reabramos más el debate. Están ustedes, ambas, en el derecho de ante la Mesa o ante donde consideren ejecutar las oportunas reclamaciones.'

'Señora consejera, tiene usted la palabra.'

'Señora consejera, cuando usted considere. Si tiene usted un problema de intendencia, podemos esperar perfectamente (A la señora consejera se le cae al suelo la documentación que portaba para su intervención).'

'Un minuto, por favor, que la señora consejera necesita reordenar algunas cuestiones. Mientras tanto, sigan sus señorías en el divertimento.'

'La señora consejera de Bienestar Social, Juventud y Vivienda (Rojas de León): Gracias, señor presidente. Señorías.'

'Agradezco enormemente la claridad con la que han hablado el señor y la señora diputada... (Comentarios en la sala.)'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): ¡Por favor, por favor!'

'La señora consejera de Bienestar Social, Juventud y Vivienda (Rojas de León): ...del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria y del Partido Popular, la claridad con la que han hablado. Desde luego que comparto y rubrico absolutamente todo lo que ustedes han dicho y además les agradezco esa claridad, porque escuchándoles a ustedes me he dado cuenta de que realmente hemos hecho pedagogía de esta ley y por lo menos, afortunadamente, personas con cualificación, pues, ya han entendido qué supone esta ley, qué es, cómo se ha hecho, cómo se ha elaborado, pero sobre todo cómo se ha puesto en marcha.'

'Y de verdad que ante lo que ha sucedido con la intervención de la señora diputada del Partido Socialista, la señora Luengo, sinceramente, yo no sé ni cómo calificarla. A mí se me ocurría y me venía a la cabeza una canción de Rosana, que no porque vaya vestida de dama de la caridad ni porque yo no crea en los derechos de los ciudadanos y los derechos de la gente, pero de verdad que llegué hasta esta tribuna pensando que iba a recitar algunos versos de esa canción de Rosana y, como a mí las personas sí me merecen respeto, no se lo voy a decir, señora Luengo. Pero usted y yo, como todas sus señorías, yo creo que podemos dirigirnos sin ofender, sin ofender. Podemos discrepar, tenemos opiniones diferentes, seguro. A mí me toca gestionar y a usted fiscalizar, y ahora le digo cómo lo hace usted y qué es lo que usted sabe, pero no se me ocurrirá decir de qué va usted vestida ni de qué no va vestida. Ahora, sí voy a decir qué hace usted en la vida, en la vida pública, con la responsabilidad que usted tiene, porque lo que usted habla va a influir muchísimo en la sociedad, sobre todo en la gente que está expectante con esta ley.'

'Y me va a permitir que primero vaya haciendo una valoración de lo que han comentado sus señorías, anterior a usted.'

'Los ciudadanos creen que la Ley de la Depen­dencia es una paga. Pero los ciudadanos no creen eso porque sí. Lo creen porque eso es lo que les di­jeron. Lo creen porque les informaron, previo a una campaña electoral, que la Ley de Dependencia era una paga. Y hoy la gente, todavía alguna de sus señorías, todavía alguna de sus señorías dice "ni la ayuda no le ha llegado". La ley es un derecho y la ley da servicios a los ciudadanos. ¿Y ustedes saben por qué da servicios a los ciudadanos? Porque lo que pretende la ley es la promoción de la autonomía personal de las personas en general, especialmente de las que están en situación de dependencia, para que su deterioro personal sea el menor posible y esté lo mejor posible el mayor tiempo de su vida posible. Y eso no se consigue con una paga en casa. Por lo tanto, primera inexactitud.'

'La otra: hasta el 2015. Se le vendió a la población que tenía todo el mundo un derecho, desde luego primero a una paga, y todo el mundo que tuviera una situación de dependencia tenía derecho a esa paga. Todo el mundo reclamó, un número importante de personas, en Canarias rondan las 26.000, solicitaron esa ayuda de la que se les hablaba, y el Gobierno de Canarias, que tiene una situación absolutamente diferenciada del resto del Estado, que ya tiene esos servicios descentralizados a los cabildos, tiene que volver a centralizarse, movilizar a esas 26.000 per­sonas en cada uno de sus domicilios para a más de 10.000 de ellas decirles... No el señor Zapatero, no, no, no, él no viene a decírselo, él les dijo que la ley era una paga y que todo el mundo tenía derecho, pero él no viene aquí a decirles a esas 10.000 personas, más de ellas, que no les toca ahora, porque a ustedes les toca en el 2014 o en el 2015 o en el 2013, porque la ley está puesta en marcha por fases. Por favor, seamos serios, ahora solo tienen derecho los grandes dependientes, de los dos niveles, y los dependientes severos. ¿Qué pasa? Nosotros le contestamos a la gente, porque una vez que las valoramos descubrimos que no cumple con ese grado y nivel de dependencia y tenemos que hacer una resolución en la que le decimos a la persona "usted sí tiene derecho", es decir, usted es persona dependiente y, por lo tanto, se acogería a la Ley de Dependencia, pero ahora no, le va a corresponder, por su grado actual, en el 2013. Pero es que en el 2013 su grado no será el mismo que el de ahora, porque a lo largo de estos años hasta el 2013 su situación de dependencia habrá variado sin duda. ¿Se pueden ustedes hacer una idea del caos con el que se ha puesto en marcha esta ley?'

'A pesar de todo eso y mucho más que les comen­taré, todas las comunidades, todas sin excepción, hemos hecho unos esfuerzos tremendos -Canarias sé, me consta, que el triple del resto de las comunidades por nuestra singular situación- por poner de verdad con garantías en marcha esta ley. A pesar de todo eso, porque sí creemos en una ley con derechos para los ciudadanos, sí creemos en una ley con derechos. Pero, miren ustedes, las personas que en estos mo­mentos están recibiendo, no un servicio, que ese lo tenemos garantizado por la Comunidad Autónoma de Canarias, sino las personas que en estos momentos están recibiendo una prestación económica, dense cuenta de que la recibirán de por vida. Yo no tengo garantías hoy de que esas personas de por vida vayan a recibir ese dinero, porque yo estoy firmando convenios con el Estado año a año, y los firmamos según la situación económica cómo vaya. Por lo tanto, si en Canarias tenemos un número determinado de personas que tienen derecho y que están cobrando una prestación económica, yo no sé hasta qué punto podemos garantizarles esa prestación. O sí, se la tendremos que garantizar siempre con fondos de la Comunidad Autónoma, porque el ciudadano a quien va a reclamarle desde luego va a ser a nosotros.'

'Y le agradezco además la claridad con la que ha hablado la diputada de Coalición Canaria: que ha sido el mayor fraude, el mayor engaño, la mayor estafa... Yo no sé si eso es exactamente así, pero desde luego que ha sido un engaño, sin duda; que se han creado unas expectativas a la gente que no son ciertas, sin duda; que se le ha dado a la gente un derecho sin haber creado primero esos servicios para que puedan acceder a esos derechos, sin duda, ¡sin duda! Por lo tanto, sí que comparto con usted ese sentimiento de rabia, incluso de impotencia, que podamos sentir.'

'También comparto con el diputado del Partido Popular la caja que pudieran estar haciendo. Sé que hacía un símil, pero sí me quiero referir a uno de los criterios que se utilizan en el Estado y que Canarias siempre ha reivindicado lo injusto e injustificado, injusto e injustificado. No puede ser que los fondos para la Ley de Dependencia se distribuyan en base a una serie de criterios, que todos más o menos podemos compartir, y criterios como el de las personas, el de los inmigrantes retornados, emigrantes retornados, que somos Canarias la primera Comunidad de España que más emigrantes retornados tiene, y que además se inventen, porque eso no existe en la ley, se inventen un criterio que dice: "y según la extensión territorial de la comunidad, también tiene un plus y ese pesa por encima de todos". ¡Vamos!, yo digo, "bueno, ¿y nada más que miden la tierra?" Si midiéramos el mar, pues, en Canarias a lo mejor salíamos ganando. Porque, claro, si solo me miden las islas, el territorio, lo que es tierra, si cogen desde La Graciosa hasta El Hierro, y cerramos... Bueno, si tuviéramos nuestro límite en el mar, pues, a lo mejor. ¿Con eso se beneficia a las comunidades que tienen más territorio?, ¿eso no es proporcional a que con más territorio tengas más personas dependientes? Si es que Canarias tiene la mayor densidad de población de España, sin ninguna duda; es decir, si España tuviera la densidad de población que tiene Canarias, España tendría 135 millones de habitantes. Imagínense ustedes. Por eso sí que comparto también con usted.'

'Y, señora diputada, mire, es tal la cantidad de inexactitudes que ha dicho usted de la Ley de Dependencia a lo largo de la historia de la Ley de Dependencia, corta historia de la ley, que yo creí que de verdad ya había aprendido que hay que ser más rigurosos, que hay que estudiarse bien la ley, que hay que conocerla, porque, claro, sus compañeros y compañeras, que se sientan ahí, pues, habrán confiado en que usted es la que se sabe la ley, la que la ha estado trabajando, como hacemos todos, y desde luego confían en que usted sepa de lo que está hablando. ¿Ustedes recuerdan...? Pero es que ha sido continuo desde el inicio de la ley. Vamos a ver, ¿ustedes recuerdan cuando la señora Luengo decía, primero hace unas declaraciones al periódico La Provincia, en las que, en aquellos momentos, en los albores de la ley, el año 2007, y dice que la gente tiene derecho a una paga de 1.000 euros. Si eso no es clientelismo, que venga Dios y lo vea. 1.000 euros, hablaba de esos 1.000 euros. A mí, en comisión parlamentaria... que recuerdo que los medios de comunicación se quedaban estupefactos diciendo "pero a ver quién tiene razón aquí, quién está diciendo la verdad". Mientras yo he dicho -¡y así es, señoría!-, la ley, la prestación económica, cuando la da, que es una excepción, se la da a la persona dependiente, para que la persona dependiente le pague, no a cualquiera, a un familiar, que no esté trabajando ni tenga ninguna otra prestación, para que le atienda en casa. Pues bien, ustedes recordarán que la señora Luengo me decía: "usted maltrata a las mujeres, porque las mujeres, que son las que atienden a las personas dependientes, usted no les paga a las mujeres. Le dije: "las mujeres, es decir, las familias cuidadoras no son las que cobran, señora Luengo". Me discutió que sí, se demostró que no. Acto seguido me dice: "usted, señora consejera, usted no incorpora a la gente en la Seguridad Social, porque ese familiar que atiende a la persona dependiente ha de incorporarse a la Seguridad Social". Señora Luengo, el Gobierno de Canarias no es la Seguridad Social. El Gobierno de Canarias no registra a la gente en la Seguridad Social. La Seguridad Social, lo hace el organismo que usted sabe y que usted conoce. Reclámele usted si no lo han hecho, porque esas personas tienen que estar incorporadas en la Seguridad Social. Demostrado que efectivamente así era, no es el Gobierno de Canarias quien registra.'

'Así toda una serie, pero ahora ha llegado ya al colmo...'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Vaya concluyendo ya, señora consejera.'

'La señora consejera de Bienestar Social, Juventud y Vivienda (Rojas de León): Sí, acabo, señor presidente.'

'¡Ahora ya es que ha llegado al colmo!, y dice que esto lo sabe hasta un niño de tres años. Yo, como confío tanto en los niños y sé que además los niños tienen una sabiduría increíble que vamos perdiendo a medida que nos vamos haciendo mayores, pues, estoy segura de que, desde luego, si a un niño le explican la Ley de Dependencia, seguro de que la entendería y estoy segura de que no tendría ninguna incoherencia y que además diría las cosas bien. Como mínimo, lo que no saben no lo dirían. Ahora el colmo es que no hablemos de los servicios que tenemos en Canarias: de centros de día, de centros, de residencias, de la ayuda a domicilio, porque eso dice que viene de la época de Franco y que eso es de la Ley de Servicios Sociales, y que eso son los servicios sociales y que eso no tiene nada que ver con la Ley de Dependencia, señorías. Simplemente, y una vez más, si eso no es así, ¿me quieren decir por qué la ley, en el artículo 15, señora Luengo, la ley, en el artículo 15, dice: "el sistema de atención a la dependencia se abastecerá de la red de servicios sociales de las respectivas comunidades autónomas, mediante centros y servicios públicos o centros privados concertados acreditados". Porque entonces, ¿me quiere usted explicar...? Es que si yo le diera la razón, que no la tiene, pero pongamos por caso que se la diéramos, si se la damos, señora Luengo, ¿qué hacemos con toda esa lista de personas que usted ha nombrado? Que yo ni siquiera le voy a hablar de la Ley de Protección de Datos. Fíjese, no, yo me espanto mucho más ante lo que usted ha sido capaz de hacer aquí esta tarde dando nombres y apellidos y situación de cómo están determinadas personas. Yo, de verdad, que alguien se atreva a hacer una cosa de esas, supongo que cuando menos tendrá la autorización de esas personas, cuando menos.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Señora consejera, vaya concluyendo, por favor.'

'La señora consejera de Bienestar Social, Juventud y Vivienda (Rojas de León): Acabo, señor presidente, discúlpeme, pero yo creo que podría intentar ser un poquito benevolente nada más.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Créame que lo he sido, pero tiene usted para poder concluir.'

'La señora consejera de Bienestar Social, Juventud y Vivienda (Rojas de León): Gracias, gracias, señor presidente.'

'Pero pongamos por caso que la señora Luengo tuviera razón y que estos servicios no pintaran nada en la Ley de Dependencia, ¿pues usted me quiere decir entonces cómo le vamos a dar los servicios a la gente? Porque es que ese señor Rodríguez Zapatero, que usted defiende tanto y que yo, desde luego, no quiero atacar, porque no me va a resolver nada, ¿sabe usted?... Es que yo ya me cansé de discutir y de enfren­tarme al Estado. Yo ya estoy más por la labor de coger el toro por los cuernos, poner en marcha esta ley como podamos, entre todos, en Canarias, todos los cabildos y todos los ayuntamientos, como estamos haciendo, trabajando concienzudamente, y no tiene usted por qué venir a decirnos aquí -que luego se ha perdido en el debate- que no justificamos los dineros al Estado, cuando eso también huelga decirlo aquí. ¿Qué servicio le vamos a dar a la gente? ¿Cuándo vamos a construir los centros de día y las residencias para darles ese servicio a la gente? Porque, señorías -con esto acabo, señor presidente-, si la Ley de Dependencia es el cuarto Estado de Bienestar, ¿por qué nosotros no hacemos compatible la ayuda económica con los servicios y sí hacemos compatibles los servicios entre sí? Porque la prestación económica supone un deterioro en la atención de calidad a las personas dependientes que les voy a decir, por ejemplo, solo en el municipio de Telde, que hablábamos de las personas enfermas de alzheimer, la concejala se ha dirigido a mí para decirme, "por favor, Inés, que se están quedando vacíos los centros que atienden a las personas enfermas de alzheimer porque sus fami­liares se las llevan a casa para cobrar una prestación". ¿Se imagina el deterioro de esa persona que no está siendo atendida por un profesional?'

'Y, como les decía, si es el cuarto pilar de bienestar, como la educación, como la educación y la sanidad -para ponerle el ejemplo de la prestación económica-, ¿usted se imagina que les dijéramos a las familias "mira, no mandes el niño al colegio, dale tú la educación que tú consideres en casa y te pagamos por ello"? La verdad es que es mucho más barato, porque las familias reciben, en el caso de la Ley de Dependencia, 510 euros, le damos 510 euros a todo el mundo para que atiendan a sus personas en casa, no tenemos que construir ningún servicio, que vale 2.400 euros mensuales, y aquí paz y en el cielo gloria, porque como lo dice la ley... ¡No, señora diputada!, este Gobierno no solo no va a hacer eso sino que va a seguir luchando por tener servicios de calidad, para atender con calidad y con garantía a las personas dependientes en Canarias.'

'Muchas gracias.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Muchas gracias, señora consejera.'

'(La señora Luengo Orol solicita intervenir.)'

'Sí, señora diputada, ¿a qué efectos?'

'La señora Luengo Orol (Desde su escaño): Lo digo a efectos de que la señora consejera se ha metido, frente a mi... hasta yo creo que mi honor, el haberme atrevido a citar nombres de personas en situación de dependencia en este Pleno.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Señora diputada, yo entiendo que la señora consejera le ha recriminado a usted casi en los mismos términos que la señora diputada del Partido Popular. En esos términos tiene usted treinta segundos para explicar por qué ha usado los nombres. Más allá de eso reabre usted el debate y le daré de nuevo la palabra a la señora consejera.'

'Tiene usted la palabra.'

'La señora Luengo Orol (Desde su escaño): No voy a abrir el debate, a reabrirlo. Lo único es que sí a usted le parece bien -debe ser que a usted le parece bien- traer al Pleno y leer una carta de un menor, frente a cualquier derecho de protección del menor, y sí le parece mal que la situación que están viviendo cientos y miles de familias, de sufrimiento, sí le parece mal que yo la diga en el Pleno; y usted a los menores no tiene usted ningún pudor para traerlos al Pleno, cuando le interesa, los menores extranjeros no acompañados.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Gracias, señora diputada.'

'(La señora consejera de Bienestar Social, Juventud y Vivienda solicita intervenir.)'

'Señora consejera, ¿en qué términos? (Comentarios desde su escaño de la señora consejera de Bienestar Social, Juventud y Vivienda.) Bueno, señora consejera, supongo que usted ha demostrado aquí que puede hablar perfectamente. Por lo tanto, exprese, exprese su posición de por qué pide la palabra.'

'La señora consejera de Bienestar Social, Juventud y Vivienda (Rojas de León) (Desde su escaño): Señor presidente, muchas gracias.'

'No voy a ocupar demasiado tiempo...'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Tiene usted treinta segundos y cerramos, sin derecho ya a réplica de nadie. Tiene usted treinta segundos.'

'La señora consejera de Bienestar Social, Juventud y Vivienda (Rojas de León) (Desde su escaño): No voy a ocuparle, como le decía, demasiado tiempo.'

'Sencillamente, yo he reflexionado en voz alta sobre su actitud y los niños extranjeros llegados en pateras y cayucos, le recuerdo que este Gobierno es el tutor de esos niños.'

'Muchas gracias.'

'El señor vicepresidente segundo (Alemán Santana): Concluido este debate, y antes de entrar en la siguiente comparecencia, para concluir en el día de hoy estas comparecencias, les quiero recordar que mañana el Pleno empieza, comienza a las diez de la mañana, porque a las nueve y media están convocados los portavoces para continuar la reunión de la Junta de Portavoces y el Gobierno que no pudo concluirse en el día de hoy.'