Diario de Sesiones 17/2011, de fecha 14/12/2011 - Punto 3

· 8L/PNL-0027 Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Popular, sobre solicitud al Gobierno del Estado en relación con la custodia compartida.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Pasamos a las proposiciones no de ley. En primer lugar, la proposición del Grupo Popular, sobre solicitud al Gobierno del Estado en relación con la custodia compartida.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Víctor Moreno, por tiempo de diez minutos, tiene la palabra.

(Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente.)

El señor Moreno del Rosario: Señor presidente. Señorías.

Quiero dar, en primer lugar, la bienvenida a los representantes de las Asociaciones Procustodia Compartida de Lanzarote, de Tenerife y de Gran Canaria, que hoy nos acompañan.

Señorías, hoy el Grupo Popular trae al Pleno de la Cámara un asunto muy importante. Se trata de un tema de máxima actualidad. Y digo esto porque es un tema con el que nos encontramos todos los días y que afecta a muchísima gente.

Coincidirán conmigo en que hoy el modelo tradicional de familia ha cambiado. Hoy hay familias monoparentales, relaciones de pareja, bien de matrimonio, bien que no están casadas, familias heterosexuales, familias homosexuales. Pues bien, qué duda cabe que el objetivo de la ley debe ser el de crear el mejor bienestar a esas familias, sean del tipo que sean.

Precisamente, señorías, de eso va la custodia compartida, de la conciliación de la vida familiar y laboral, y en los casos de ruptura del vínculo matrimonial reducir al mínimo el perjuicio a los menores, a las hijas y a los hijos.

La importancia de la familia está recogida tanto en las normas autonómicas como en las estatales y en las de la Unión Europea. Basta recordar los artículos 33 y 39 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y el artículo 39 de nuestra Constitución, que exige taxativamente adoptar políticas que garanticen la protección de las relaciones familiares. A ese fin conduce precisamente la custodia compartida, que deviene en una situación legal en la cual, en el caso de que haya separación matrimonial o divorcio, ambos progenitores deberán ejercer la custodia legal de sus hijos menores en igualdad de condiciones y derechos, a diferencia de lo que ocurre en la actualidad.

Señorías, no nos estamos inventando nada nuevo. Simplemente pedimos que se lleve a cabo aquello que funciona en las democracias más avanzadas. En Estados Unidos, en Alemania, en Francia, en el Reino Unido o en Italia ya prevén la custodia compartida en su legislación y los jueces acuerdan esa custodia compartida de los hijos con carácter preferente.

La custodia compartida, que defendemos, se fundamenta en dos derechos básicos. En primer lugar, el derecho de los menores a mantener una relación equilibrada con sus padres, con ambos, y, en segundo lugar, precisamente ese derecho-deber de los padres a participar activamente en el desarrollo y educación de sus hijos, a su educación familiar.

¿Por qué defendemos la custodia compartida? Porque queremos precisamente que pasen el mismo tiempo los hijos y las hijas con ambos progenitores y que los dos progenitores se involucren en dicha responsabilidad por igual, y por beneficio e interés de los hijos, para que los hijos vean que sus padres se siguen preocupando por ellos y no que uno de ellos pase a ser alguien que ven cada quince días, un fin de semana y con suerte algún día entre semana, como ocurre en la mayoría de los casos.

Señorías, ¿se puede admitir que alguien que esté capacitado para formar una relación de pareja, que incluso se plantee adoptar o tener un hijo, por mor de que exista una ruptura del vínculo matrimonial, legalmente se le inhabilite para estar con su hijo? ¿Alguien que está unido por matrimonio o mantiene una relación de pareja y convive con su hijo, por el mero hecho de que mañana se rompa el vínculo matrimonial, ya no es apto para estar con él? ¿Se presume que le va a influir de forma negativa, cuando es posible que sea todo lo contrario? ¿Se pretende que quede distanciado de sus hijos, que se rompa esa relación?

Señorías, da igual que la relación sea heterosexual u homosexual, el mero hecho de que se rompa la pareja solo implica que se rompe el vínculo matrimonial o el vínculo de pareja, pero nunca el afecto de los padres hacia sus hijos e hijas ni de los hijos y las hijas hacia sus padres.

Señorías, custodia compartida equivale a custodia paritaria, a custodia con derechos y obligaciones. Derechos y obligaciones que tienen que asumir ambas partes.

Nos gustaría que esta proposición no de ley se aprobara por unanimidad, porque se trata de un tema importante, se trata de algo vital para muchas personas y fundamentalmente para los menores. Las asociaciones de padres y madres separados nos reclaman que actuemos. Piden un cambio en la legislación ante el clamor unánime que existe en la calle para que los hijos no pierdan ese contacto con su padre y con su madre, por la ruptura del vínculo. Nosotros estamos totalmente de acuerdo con ellos. Las cosas tienen que cambiar. Hay rupturas y los hijos lo pasan mal. Por ello tenemos que intentar que esas rupturas sean lo menos traumáticas posible para los hijos.

Toca que se modifique la ley, toca que el artículo 92 del Código Civil sea reformado, para establecer el carácter preferente de la custodia compartida. En la actualidad la ley admite la custodia compartida si hay acuerdo por ambos progenitores y, en segundo lugar, se exige informe vinculante del Ministerio Fiscal. Pero, permítanme que les diga, es muy fácil para aquel progenitor que sabe que se va a quedar con la custodia -en la mayoría de los casos la madre- decir: si sé que no llego a un acuerdo de custodia compartida, la custodia va a ser para mí y yo voy a tener a los hijos. Eso es actuar de manera fraudulenta por una de las partes y por ello la mayoría de las quejas que se plantean, que plantean los ciudadanos ante la Administración de justicia civil, son precisamente por este asunto.

Señorías, la custodia compartida no es cuestión de siglas partidistas. La aprobó el PSOE en Aragón, la aprobó el tripartito de Cataluña, también Navarra, la Comunidad Valenciana. Se están aprobando mociones a favor de la custodia compartida con carácter preferente en toda España. Así lo han hecho ayuntamientos de Andalucía, de la Comunidad Valenciana, de Madrid, y así lo ha hecho también el Senado. Precisamente allí, en el Senado, el señor Belda Quintana decía lo siguiente -y leo textualmente-: "queremos manifestar el apoyo de Coalición Canaria a esta iniciativa, ya que va en línea con los ordenamientos más avanzados sobre la materia, como pueden ser los de Francia, Reino Unido o Estados Unidos. Si tanto el padre como la madre son personas normales y quieren dedicar parte de su tiempo y responsabilizarse por igual de sus hijos, lo normal sería la custodia compartida. Desde luego es mejor para el desarrollo de los menores y para conciliar la vida familiar y laboral de ambos progenitores". Señorías, eso es lo que decía Coalición Canaria en el Senado, y es que efectivamente, señorías, de eso se trata.

Confiamos en que Coalición Canaria no haya cambiado de criterio, porque con la proposición no de ley que hoy el Grupo Popular trae al Pleno del Parlamento de Canarias queremos, en primer lugar, que los menores tengan una relación equilibrada y continua con ambos progenitores después de la ruptura del vínculo, porque lo único que se rompe es el vínculo entre la pareja, pero no el afecto con los hijos, a los que se les sigue queriendo muchísimo como padres; y, en segundo lugar, el derecho de los progenitores de ver a sus hijos y participar activamente en su desarrollo y en su educación.

Señorías, este no es un problema de machismo o de feminismo. Si están ustedes de verdad a favor de la igualdad, deberían ser los primeros en estar a favor de la custodia compartida, con carácter preferente, porque esa es la verdadera igualdad. En nuestra comunidad autónoma la Ley Canaria de Igualdad entre Mujeres y Hombres establece, en su artículo 40, que las mujeres y hombres en Canarias tienen el derecho y tienen el deber de compartir adecuadamente las responsabilidades familiares, posibilitando la conciliación de la vida laboral, personal y familiar y la configuración de su tiempo. Precisa además el artículo 4.4 de la citada norma que dicha corresponsabilidad debe llevarse a cabo en cualquier circunstancia en que se encuentren ambos progenitores: de matrimonio, separación, divorcio, nulidad o convivencia de hecho.

Ha cambiado el modelo tradicional de familia y por ello se tiene que cambiar también la ley, para que la custodia compartida tenga carácter preferente y no sea, como hasta ahora, una excepción.

Terminaba el senador del Partido Popular, el señor Altava, su intervención en el debate de la moción que tuvo lugar sobre este asunto en el Senado con una reflexión que yo hoy quiero compartir con ustedes: ¿señorías, si ustedes de pequeños hubieran sufrido la separación de sus padres, con quién hubieran querido estar? Estamos seguros de que con los dos. Precisamente eso es lo que pretendemos con la proposición no de ley que hoy sometemos a su consideración, que se haga justicia y que esa custodia compartida sea efectiva.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don Víctor Moreno.

Hay una enmienda de los Grupos de Coalición Canaria y Socialista. Entonces, la defensa de la enmienda la hace el Grupo Parlamentario Socialista.

La señora Jerez Padilla (Desde su escaño): No, compartida.

El señor presidente: Compartida.

Yo les recuerdo que tienen la posibilidad de que la haga un grupo y el otro de fijar posiciones. Nunca utilizan esa posibilidad, háganlo compartido.

Adelante. Sí, la hacen compartida, para que lo sepamos todos.

Sí, doña Rosa Jerez Padilla, por el Grupo Parlamentario Socialista Canario.

La señora Jerez Padilla: Señor presidente. Señorías, muy buenos días.

Desde aquí darles la bienvenida a los miembros de las Asociaciones Procustodia Compartida.

Señorías, fue un Gobierno socialista quien modificó el Código Civil, la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de separación y divorcio. Esta modificación, que en su momento fue acusada de inconstitucionalidad por algunos grupos políticos, planteaba la desaparición del esquema casual para conseguir separación y divorcio, es decir, que bastaba la voluntad de uno de los cónyuges para obtener esa separación y divorcio, la fórmula del divorcio exprés. Y es el Gobierno socialista quien incorpora la expresión "guarda y custodia compartida", es decir, era una forma de decirles tanto a uno como a otro que siguen siendo responsables de los menores.

Señorías, creo que hay que poner claridad en todo el tema de la custodia compartida, ya que lo ideal es que haya una buena comunicación cuando una pareja se rompe, pero el tema no es tanto la custodia compartida sino cómo se aplica. Hay muchas opiniones sobre la misma. Por ejemplo, los psicólogos clínicos dicen que el consenso entre los padres evita muchos conflictos que dañan al niño. Padre y madre son competentes para compartir la crianza, pero, si no lo deciden ellos, pueden convertirse en fuente de conflicto. La custodia compartida -dicen- debe considerar aspectos como la edad del menor y su personalidad. Manifiestan que los menores, por ejemplo, de tres años necesitan mantener una relación continua y estable con un adulto, les da seguridad psicoafectiva. El otro estará también presente pero debe tener un referente claro.

Señoría, el grado de intervención de la ley solo se plantea a través del juez cuando no hay un acuerdo razonable para el desarrollo potencial de las individualidades del niño y de la niña. No se trata de sustituir el principio de autonomía de la voluntad de los progenitores, se trata de intervenir solo cuando ahí no impere la racionalidad, el sentido común y lo que más conviene a ese niño o a esa niña. Por lo tanto, no es un debate acerca de las libertades de los progenitores, es un debate acerca de lo que más le conviene al niño y a la niña.

Es verdad lo que usted plantea, señoría, y lo que usted solicita en esta Cámara, se aprobó en un Pleno del Senado, pero también se aprobó en un Pleno del Senado -y con una mayoría de todos los grupos- la creación de una ponencia de estudio. La cual se llegó a constituir en el Senado, pero que decayó, decayó en el momento de la disolución del Senado. Por lo tanto, la enmienda que le presentamos es para que se vuelva a constituir esa ponencia de estudio. Ya lo que se pretende es, no escuchar solamente a una parte, hay que escuchar a todas las partes en general. Aquí no sirven las improvisaciones, señorías, hay que escuchar a las distintas asociaciones de padres y de madres, a los jueces de familia, a los fiscales, a los abogados, a los trabajadores sociales, etcétera, etcétera, etcétera, y después realizar la modificación de la ley, porque después de escuchar se pueden hacer las propuestas que más convengan al desarrollo del niño y de la niña. De lo que se trata es de hacer las cosas bien, con sentido común, con rigor, sin ninguna frivolidad y sin ninguna improvisación.

Porque son muchas las preguntas que quedan sobre la mesa, señoría. ¿Cuánto tiempo se considera que debe establecerse para que hablemos de una custodia compartida y no de un amplio régimen de visitas? La ley de Aragón, por ejemplo, la cual nació tras varios años de trabajo, no cuantifica porcentualmente el tiempo de convivencia que debe establecerse para considerar que estamos ante una situación de custodia compartida. U otra pregunta, señorías: la atribución del uso de la vivienda, ¿serán los menores quienes cambien de domicilio o serán los progenitores?

En fin, el sentido común nos dice que, dado que la atribución de custodia es, en definitiva, una decisión ciertamente compleja, en la que se deben tener en cuenta muchos criterios que determinan lo que hay que tener en cuenta a la hora de velar por el cumplimiento del interés del menor, no puede ser tomada a la ligera y regirse por una regla de aplicación general, sino que necesita de un estudio exhaustivo, y no olvidemos que ya el tribunal superior viene exigiendo que los tribunales resuelvan sobre estas cuestiones y que motiven suficientemente las decisiones que se toman al respecto.

Decía Víctor Hugo, señorías, que ser bueno es fácil; lo difícil es ser justo. Lo que sugiero es que abordemos este asunto con seriedad, señor Víctor, y con rigor, y, por tanto, que acepte la enmienda, que recoge lo que usted plantea, pero se añade lo de la ponencia de estudio. Y en tal caso de que así no sea desde luego, desde esta tribuna, le anunciamos una proposición no de ley solicitando la creación de esa ponencia de estudio, que realmente es continuar como estaba en el Senado. Aprobar la iniciativa que planteó el Partido Popular, pero también se planteó la creación de esa ponencia en la que se estudie todo y se escuche a todos.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Rosa Jerez.

Para fijar la posición... ¡Ah!, perdón, es verdad que está el tiempo compartido. Doña Flora Marrero, por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario.

La señora Marrero Ramos: Muchas gracias, señor presidente.

Antes que nada dar la bienvenida a los representantes de la custodia compartida, a don Manuel Barreiro, con el que tuve la oportunidad de reunirme el lunes en Lanzarote.

Venimos aquí a hablar de una proposición no de ley del Partido Popular y yo quiero, en primer lugar, centrar toda la comparecencia, y estoy convencida de que es la de los cuatro grupos parlamentarios, tenemos que pensar siempre y exclusivamente en el interés superior del menor, y en los hijos y en las hijas, que lo que queremos todos y todas es que crezcan con su padre, con su madre y con el resto de la familia. Y esta realidad, que muchos hemos tenido la fortuna de criarnos felices, no es la realidad actual. En este momento tenemos -y lo decía el representante del Partido Popular- varios modelos de familia, aparte de la tradicional, la extensa, la nuclear, monoparental, la reorganizada, la de cohabitación, y después vienen unos nuevos modelos, como dicen en las doctrinas, los nuevos modelos que vienen de familia: el de las familias por inseminación de la mujer, el de madres y abuelas de alquiler, la fecundación con semen del marido muerto, la familia a la carta desde la selección genética... Estamos hablando de un conglomerado de nuevos modelos de familia que el legislador tiene que regular, y esta es la realidad que tenemos en este momento.

Y en todos estos modelos de familia hay una situación que es de ruptura. Canarias es la segunda comunidad autónoma, después de Cataluña, por cada 1.000 habitantes, donde más rupturas familiares hay. Y en este momento el Código Civil sí regula la custodia compartida y regula los casos, y lo tenemos y lo sabemos todos, los casos cuando hay un convenio regulador y cuando hay un acuerdo. Inclusive pone unas excepciones, que cuando haya acuerdo pero por el interés del menor, haya acuerdo entre las partes pero por el interés del menor no interese, no interese llevar a cabo la custodia a una de las partes, se regule siempre pensando en el interés del menor.

Y nosotros entendemos que la modificación del Código Civil no debe ser la modificación automática de un artículo, no debe ser la modificación automática, porque el propio colectivo -y nos hemos reunido con varias personas del colectivo- va más allá, y tengo aquí lo que piden, y además está en la propia web lo que piden, además hasta en siete puntos diferentes desglosados. Va más allá de lo que es la custodia preferente. Piden inclusive penalizar aquellas conductas de obstrucción de la relación parento-filial, piden incrementar los análisis de los equipos psicosociales, crear un propio ministerio de la familia, el crear un servicio de mediación familiar por cada partido judicial... Es decir, piden más allá de lo que es este propio artículo.

Y después además la enmienda que nosotros queremos la queremos ampliar no solo a los padres y madres, la hemos querido hacer extensiva a los abuelos y a las abuelas. Y estamos de acuerdo. Y le propondría una enmienda in voce, que cuando ponemos "custodia compartida" se ponga lo de "custodia compartida preferente". No tenemos ninguna objeción a este punto, pero sí que se recoja esta ponencia de estudio, por esto que estamos hablando, por los nuevos modelos de familia. Porque hemos hablado, repito, con representantes de varias islas de la custodia compartida, hemos hablado con abogados y abogadas, también con las asociaciones de mujeres y también, don Víctor Moreno, con nuestro compañero Alfredo en el Senado. Y en ese Diario de Sesiones, que usted tan bien ha leído, porque su intervención ha sido una transcripción literal del Diario de Sesiones -transcripción literal, no ha puesto nada de su cosecha-, decía que el propio Partido Popular, cuando la reforma del Código Civil, no estaba, nuestro grupo no estaba de acuerdo con la custodia compartida y no debería concederse en caso de discrepancia de las partes. Pensamos que es más beneficioso para el menor, porque para que funcione la custodia compartida debe existir un grado de colaboración, de buena comunicación entre los padres, un cierto grado de autonomía. Eso lo decían ustedes en el año 2005.

¿Y por qué digo esto? Ustedes han estado en contra de la Ley de Divorcio, estuvieron en contra de la Ley de custodia compartida. Me ha gustado muchísimo que usted hoy haya reconocido el matrimonio homosexual, porque yo entendía que iban a estar en contra. Y por eso -termino en treinta segundos-, y por eso, ante esta nueva realidad, queremos que nos admitan esta enmienda.

Ustedes no la tienen recogida en su programa electoral, la custodia compartida, no la tienen recogida en su programa electoral.

Y además, y además, otra cosa -y ya termino-, otra cosa: este tipo de decisiones hay que tomarlas con coherencia, hay que tomarlas con sosiego, hay que tomarlas pensando en los menores, porque las decisiones que se toman en la vida de los niños les van a afectar el resto de su vida. Y el propio senador del Partido Popular [...] (Fragmento de texto suprimido a petición de la Presidencia a la señora diputada interviniente.)

Nosotros repetimos, esperemos que sea admitido... (Corte del sonido producido por el sistema automático de control del tiempo.)

(Rumores y expresiones de desagrado desde los escaños ocupados por el Grupo Parlamentario Popular.)

El señor presidente: Sí. Doña Flora... Sí, por favor, señorías, el Grupo Popular tendrá oportunidad... Sí, por favor.

Sí, doña Flora tiene un minuto, por favor, tiene un minuto para acabar, doña Flora.

La señora Marrero Ramos: Las dos líneas que acabamos de decir: la ponencia de estudio, por estas nuevas realidades que vemos en este momento y sobre todo porque se haga extensivo a los abuelos y abuelas. Y no tenemos ningún inconveniente en incluir en esta enmienda lo que es la custodia compartida preferente. No tenemos problema ninguno en incluirlo.

Muchas gracias.

El señor presidente: Bien.

Efectivamente, yo creo que, doña Flora, sí, debe retirar del Diario de Sesiones la alusión personal... (Aplausos y palmadas de los diputados del Grupo Parlamentario Popular.)

Sí, señorías, señorías, estamos en un Parlamento y con muchas personas viéndonos. Aquí es para hablar, no para dar golpes, y permítanme que se lo diga desde la Mesa.

Entiendo que no, no es del ámbito parlamentario lo que le suceda a un parlamentario en su vida privada. Entonces, si no tiene inconveniente, retírelo de la expresión.

(La señora Marrero Ramos solicita intervenir.)

Sí, doña Flora, dígame.

La señora Marrero Ramos (Desde su escaño): Señor presidente, si me he explicado mal, lo que yo quería decir es que la propia persona que defendía la custodia compartida después obró en sentido contrario.

(Rumores en la sala.)

El señor presidente: Yo entiendo que lo que se haga con la vida privada no debe ser objeto de interpre­tación en un debate, en un debate parlamentario, como su tarea parlamentaria. Yo le rogaría que por el bien de la Cámara retire la alusión a la vida particular de ese parlamentario.

(Aplausos desde los escaños ocupados por el Grupo Parlamentario Popular.)

¡Pero bueno!, ¡por favor!

La señora Marrero Ramos (Desde su escaño): No hago referencia a la vida particular de las personas. Hago referencia a un comportamiento incongruente con lo que defiende y lo que hace.

El señor presidente: Sí. Eso hay maneras de decirlo -estará de acuerdo conmigo- sin necesidad de aludir a que es la misma persona la que lo hizo. ¿De acuerdo? Entonces queda una referencia como que hay que ser consecuente con lo que se dice y con lo que se hace, sin aludir en concreto a nadie.

Para fijar posición, sí, respecto a las enmiendas, don Víctor Moreno.

El señor Moreno del Rosario: Gracias, señor presidente.

No seré yo, no será el Grupo Popular quien entre en la cuestión que ha sacado la señora Flora sobre un tema personal de una persona. Sí le pido al señor presidente que se retire toda la alusión personal al senador al que ha hecho referencia la diputada de Coalición Canaria, porque no tiene que ver y, en cualquier caso, se ha faltado a la verdad.

Sobre la fijación de posición...

El señor presidente: Un momento, don Víctor.

Yo les agradezco que atiendan, porque ese asunto había quedado zanjado. ¿De acuerdo? Ya la señora Flora rectificó... (Los señores diputados del Grupo Parlamentario Popular expresan su desacuerdo.) Señorías, la señora Flora rectificó... (Nuevas expresiones de disconformidad en la sala.)

Esa cuestión está zanjada. Quedó en que constaría en el Diario de Sesiones que su expresión era lo que quiso decir ella que quiso decir, que le entendí yo; es que se debería ser consecuente con lo que se dice y con lo que se hace, sin aludir a ninguna persona en concreto, respecto al parlamentario. Y así queda en el Diario de Sesiones, si a ustedes no les importa, y asunto zanjado.

Don Víctor, comience de nuevo.

Aceptó ella, aceptó lo que dijo la Presidencia (Nuevos rumores en la sala).

¿Dejan ustedes que la Presidencia presida? Aceptó lo que dice la Presidencia y en el Reglamento está que lo que consta es lo que se habla aquí, respecto al Diario de Sesiones, es lo que dice la Presidencia y la Mesa.

Yo les agradezco, señorías, que tengan un comportamiento, todos tengamos un comportamiento más consecuente con lo que somos y representamos. Ha estado aclarado de sobra el asunto. Está aclarado de sobra el asunto, ¿verdad? Por parte de ustedes y por la otra parte.

Bien. Don Víctor Moreno, comience usted de nuevo, por favor.

El señor Moreno del Rosario: Agradecemos la rectificación hecha por parte de la diputada de Coalición Canaria.

Señor presidente, señorías, en la proposición no de ley presentada por el Grupo Popular el Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias a que se dirija al Gobierno de la nación para solicitar que se realicen las modificaciones legales necesarias para que la custodia compartida sea considerada como modelo preferente en los procesos de separación o divorcio, siempre en defensa del interés superior del menor y del derecho de los hijos a disfrutar de una adecuada relación con sus progenitores. Sin embargo, en la enmienda planteada por los Grupos Parlamentarios Socialista y Nacionalista Canario proponen que el Gobierno de Canarias se dirija al Gobierno de España para analizar las modificaciones legales necesarias en relación a la custodia compartida en los procedimientos de separación y divorcio. Señorías, analizar las modificaciones legales necesarias, con todos mis respetos, creo que las mismas están suficientemente claras, las hemos puesto hoy de manifiesto, se recogen en todas las mociones y proposiciones no de ley que han sido aprobadas en toda España y que también han sido contempladas en aquellas modificaciones legales llevadas a cabo en las comunidades autónomas con Derecho foral.

Pero continúan sus señorías pidiendo que se cree una ponencia de estudio. Señorías, yo me pregunto, ¿dónde?, ¿en el seno del Gobierno de España, en el Congreso de los Diputados, en el Senado, quizás en el Parlamento de Canarias -lo dudo, porque no tenemos competencia para ello-? Señorías, hay que actuar. Basta ya de divagar, de darles vuelta a las cosas. Los ciudadanos nos piden resultados, y para ello hay que tomar decisiones.

En cualquier caso, quiero decir que me parece ridículo que un Parlamento inste al Gobierno de la región a dirigirse al Gobierno de la nación, para que a su vez este se dirija a una de las cámaras, no sabemos bien si la alta, si la baja, para que creen una ponencia de estudio y se pongan a debatir sobre un tema que está suficientemente claro.

Además quiero recordarles, por si alguno todavía no lo tiene claro, que esta proposición no de ley es una mera recomendación, es de apoyo institucional a un clamor popular que existe en la calle. Se insta al Gobierno de España a actuar y quiero decir que la posición del futuro Gobierno presidido por el señor Rajoy sobre este asunto es muy clara: es la que ha defendido hoy el Grupo Popular en el Parlamento de Canarias.

Sinceramente, nos hubiera gustado que esta proposición no de ley, por el tema de que se trata, fuera aprobada por unanimidad. Les reconozco que tenía mis dudas sobre la posición del Grupo Socialista, pero les confieso que me he llevado una gran sorpresa, o más bien una gran decepción, con el Grupo Nacionalista Canario. Es incomprensible que el senador de Coalición Canaria, el señor Belda, hiciera una defensa rotunda y contundente sobre la propuesta del Partido Popular en el Senado y ahora vengan ustedes con otra cosa. Desde luego esto confirma que algunos navegan sin rumbo. Desde luego no vamos a aceptar la enmienda.

Muchas gracias.

(La señora Marrero Ramos solicita intervenir.)

El señor presidente: Fijación de posiciones de grupo. Sí, dígame, doña Flora.

La señora Marrero Ramos (Desde su escaño): Por alusiones a esta Cámara.

Porque ha dicho que es ridículo que nos hayamos dirigido, ha dicho que es ridículo que nos hayamos dirigido al Gobierno de España, como hacemos en todas las proposiciones no de ley, y a mí me parece que hay que tener un respeto absoluto al trabajo de los diputados y diputadas y no se puede calificar de ridículo.

(Rumores en la sala.)

El señor presidente: Sí, no... pero discúlpeme.

Vamos a ver, es evidente, y no lo digo por este caso, lo digo para todos, que el Reglamento es muy claro, que su intervención ahora tenía que haber sido exclusivamente para decir si admitía o no la enmienda, no para reabrir el debate, que entiendo yo que con las alusiones que hizo a los grupos y a los comportamientos de los grupos, y que no eran precisamente hablando de las enmiendas, reabrió el debate.

(El señor Moreno del Rosario solicita intervenir.)

Entonces, ¿usted para qué me pide la palabra, don Víctor?

El señor Moreno del Rosario (Desde su escaño): Señor presidente, yo en ningún momento me he referido a que me parezca ridículo... ¡vamos!, vamos, que el Parlamento de Canarias se dirija al Gobierno de Canarias para que este, a su vez, inste al Gobierno de la nación, porque esta es precisamente la función de las proposiciones no de ley y me conozco bien el Reglamento. Simplemente me parece ridícula la enmienda planteada por el Grupo Socialista Canario y el Grupo Nacionalista Canario.

Muchas gracias.

El señor presidente: Sí, sí, don Manuel.

Es evidente que se reabrió el debate. Don Manuel Fajardo, ¿quién va a intervenir?

Sí, muy bien. Doña Rosa...

Les voy a dar un minuto, toda vez que se ha abierto el rebate. ¿Usted va a intervenir, don Manuel? Perfecto.

El señor Fajardo Palarea (Desde su escaño): Sí. Buenos días, señor presidente. Buenos días, señores diputados.

El Partido Socialista, a través de la enmienda, lo único que ha pretendido -y se ha explicado al explicitar la misma en la Cámara- es enriquecer la PNL del Partido Popular. Yo jamás me atreveré a decir que es ridícula una PNL del Partido Popular, jamás, y espero que nosotros tampoco nos merezcamos que usted nos tilde con ese calificativo.

De todas maneras, todo sería discutible, porque, mire usted, si usted acaba de decir en el día de hoy que la postura del Gobierno de Mariano Rajoy es tan clara que va a aprobar la ley, no sé qué hacemos nosotros aprobando esta PNL.

El señor presidente: Sí, lo mismo, don José Miguel Ruano. Un minuto también.

El señor Ruano León (Desde su escaño): Señor presidente, sí, con los mismos efectos, señor presidente.

Desde el punto de vista del respeto al funcionamiento del Parlamento y a las iniciativas de los grupos, en este caso a la enmienda que han presentado conjuntamente el Grupo Socialista y el Grupo Nacionalista Canario, es inaceptable el término "ridículo" en relación a una iniciativa, porque podríamos decir lo mismo a quien, teniendo ahora la mayoría absoluta en el Gobierno de España, hace una iniciativa en el Parlamento de Canarias para modificar algo que puede modificar solo.

Muchas gracias.

(La señora Navarro de Paz solicita intervenir.)

El señor presidente: Muchas gracias.

Sí, doña María Australia, dígame a efectos de qué, porque lo único que... (Comentarios en la sala.) No, lo tengo que interpretar yo, no ustedes, señorías, lo siento. ¿A efectos de qué me pide la palabra?

El señor Moreno del Rosario (Desde su escaño): Para contestar a una pregunta que se me ha formulado por parte del portavoz del Grupo Socialista.

El señor presidente: Sí, cierto, cierto, tiene la palabra. Sí, procure ser muy breve.

El señor Moreno del Rosario (Desde su escaño): Me preguntaba que qué sentido tenía presentar esta proposición no de ley, y le voy a responder. Esta proposición no de ley que ha planteado el Grupo Popular es de respaldo institucional a un asunto que consideramos de gran importancia. Hay un importante clamor en la calle y lo hemos trasladado al Parlamento de Canarias para que nos pronunciemos sobre el mismo. Efectivamente, la competencia es del Estado, la posición del Gobierno de la nación, del futuro de la nación, es clara en este sentido y confiamos y estamos seguros de que se modificarán y se harán las modificaciones legales oportunas sobre este asunto.

El señor presidente: Sí, fijación de posiciones, Grupo Parlamentari o Mixto. Doña Carmen Hernández tiene la palabra.

La señora Hernández Jorge: Gracias, señor presidente. Buenos días.

Bienvenidas las asociaciones de padres en defensa de la custodia compartida y también a los alumnos, a los chicos, a los jóvenes, que nos acompañan.

Estamos ante un tema de gran trascendencia, un tema complejo. Un tema que hoy se ha visto aquí además que está lleno de tintes emocionales tan complejos como es el mundo de las relaciones humanas y de los afectos. Un entramado complicado, de muchas aristas y donde se entremezclan vínculos afectivos tan intensos y profundos como el vínculo materno-filial y el vínculo paterno-filial. Un vínculo, quizás el vínculo más profundo que pueden tener las relaciones humanas, y de eso deriva la complejidad de esta situación. Una situación que efectivamente, como se ha puesto hoy aquí de manifiesto, no se ha resuelto satisfactoriamente y que afecta a miles de hombres, de mujeres, de niños, a los menores, que por su especial condición de vulnerabilidad son los que sufren, desde nuestro punto de vista, con mayor intensidad los problemas generados en las separaciones o divorcios.

Todos tenemos una opinión de este tema, en la mayoría de los casos basada en experiencias personales, familiares, en nuestro entorno más inmediato. Una opinión que en muchos casos no se sustenta en datos objetivos ni en estudios ni en investigaciones, sino más bien en una construcción mental basada fundamentalmente en aspectos antropológicos y fundamentalmente, en España y en otros países, en una cultura profundamente matriarcal, la que desde mi punto de vista tiene un peso determinante en las opiniones al respecto de este tema.

La Ley del Divorcio, una ley que ya fue cuestionada y que se aprobó con importantes tensiones, luego mejorada con la ley del 2005, en la que se modifica el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil, y donde se introduce este nuevo concepto de custodia compartida o coparentalidad, en la que ambos cónyuges establecen de mutuo acuerdo un reparto del tiempo en la responsabilidad de los hijos... La realidad actual es que en el 95% de los casos la custodia queda en manos de la mujer y también la realidad de los casos es que esta ley no se ha ido modificando o no se ha ido adaptando a los nuevos cambios sociales, a los profundos cambios sociales, que hoy también se han puesto de manifiesto y a los diferentes modelos de familia que hoy tenemos. Lo que está claro es que los hijos necesitan estar seguros de que, aunque sus padres se separen, ninguno de ellos se ha separado de él.

En ese sentido yo creo que la custodia compartida o la coparentalidad tiene muchos beneficios para el menor. La experiencia en países donde se ha aplicado demuestra que reduce el fracaso escolar y las posibles carencias afectivas, aumentando la estabilidad emocional del niño y una correcta y adecuada socialización. Los niños sienten que no han perdido a ninguno de los padres, se evita el sentimiento de abandono y la autoestima del niño no se ve gravemente afectada. El menor desarrolla una mentalidad más abierta y menos intransigente ante la ruptura de sus padres, ya que tiene que adaptarse a dos formas de entender la vida, desapareciendo el sentimiento, muchas veces, de culpabilidad del niño por la separación de sus progenitores. Se mantiene y se fomenta una continuidad en la vida familiar del niño. Podría seguir enumerando muchas de las ventajas que tiene la custodia compartida y el no perder el vínculo afectivo con ambos progenitores.

Es cierto que también existen desventajas. La estabilidad se puede ver perjudicada por el continuo hacer y deshacer de maletas de dos hogares, el cambio de hábitos, el cambio de adaptarse a dos estilos familiares distintos; sin embargo, entendemos que un buen convenio regulador podrá mejorar sustancialmente esta situación, favoreciendo la comunicación del niño con ambos padres. Y, por tanto, estos acuerdos previos entre cónyuges, en cuanto al modo y manera de educar de forma correcta y eficaz al menor, van a poder paliar las dificultades que efectivamente tiene esta custodia compartida.

Por tanto, entendemos que las ventajas superan a los inconvenientes. Sin embargo, será fundamental, para que esta figura prospere y para que ese cambio normativo que pide el Partido Popular, y en el que creo que todos sustancialmente estamos de acuerdo, sea un cambio que signifique un bien para el menor y también, cómo no, una estabilidad emocional para los progenitores, porque creo que a ningún padre le gusta vivir durante años una situación de tensión continua con su pareja y ver a un menor en medio de esa tensión, tiene que haber un previo entendimiento entre los cónyuges. Sin él difícilmente podrá lograrse el funcionamiento de esta custodia, máxime si solo se resuelve a través de la vía judicial. Tenemos que ser realistas, esto no se resuelve solamente a golpe de leyes.

Por tanto, apoyamos la propuesta no de ley. Entendemos que la custodia compartida preferente es un modelo al que tenemos que avanzar, pero también es cierto que tenemos que buscar fórmulas para que esa modificación legislativa tenga en cuenta todos los aspectos que hemos puesto hoy sobre la mesa y, por tanto, que tenga en cuenta cuestiones o valoraciones de tipo técnico que garanticen el bien supremo del menor. Sin olvidar que en el bien supremo...

El señor presidente: Un minuto para terminar, doña Carmen.

La señora Hernández Jorge: Creo que a veces nos olvidamos de que el bien supremo del menor lleva inherente el bien supremo de los padres. ¿O es que algún menor está bien si no están bien sus padres? Por tanto, no podemos desligar al menor de sus padres y de sus progenitores.

Por tanto, estamos a favor de la proposición no de ley. Entendemos que es compatible con la enmienda que proponen los Grupos del Partido Socialista y Coalición Canaria. Debería salir de aquí un apoyo unánime, institucional. Es verdad que será gestual, es un gesto, porque, como bien se ha colocado aquí, esto depende del Estado. Nosotros no vamos a legislar en la materia. Nos alegramos de que el Partido Popular vaya a legislar en aras de garantizar esta medida, que es progresista y aplaudimos que el Partido Popular avance hacia actuaciones progresistas. Y, por tanto, yo lo que sí pediría -y casi aquí me siento como una mediadora interparlamentaria- es que busquemos un acuerdo para que esta proposición no de ley, que en el fondo estamos todos de acuerdo, pueda salir adelante y como gesto hacia la sociedad canaria, hacia los padres y madres afectados, podamos sacar de aquí una imagen, y sobre todo ante los menores, que a veces debemos ser un buen referente, de que somos capaces de que, con el diálogo y con el debate, buscar el consenso y apoyar a los miles de padres y de niños que se ven afectados por este no saber llegar a un acuerdo...

(La señora Jerez Padilla solicita la palabra.)

El señor presidente: Muchas gracias, doña Carmen.

Sí, sí, dígame, doña Rosa. Puede pulsar el interruptor del micrófono, sí.

La señora Jerez Padilla (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Vamos a decir nuestro sentido del voto y explicárselo a... Si puede ser.

El señor presidente: No. Primero, se lo decía por lo de antes, primero conviene siempre que sepamos explicar a la Mesa las razones por las que se pide la palabra, y es para explicar el voto, porque entiendo que después de la intervención del Grupo Mixto ha habido un planteamiento distinto, efectivamente.

La señora Jerez Padilla (Desde su escaño): Sí, sí. Exactamente.

El señor presidente: Entonces todos los grupos tendrán un minuto exclusivamente, porque no vamos a reabrir el debate, para explicar la posición del voto. Efectivamente.

¿Quién quiere?, ¿quién comienza? Doña Rosa Jerez, adelante.

La señora Jerez Padilla (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Señorías, comentarles que nuestro grupo parlamentario se va a abstener para que la proposición no de ley salga adelante, pero sí le anunciamos que a nosotros lo que nos interesa es el menor, los derechos de los menores, y desde aquí sí le anunciamos que vamos a presentar una proposición no de ley también para que conste la creación de esa ponencia de estudio, porque creemos que es fundamental el oír a todas las partes y a todos los que intervienen en la educación y en el derecho de los menores.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, doña Rosa Jerez.

Doña Flora Marrero, también.

La señora Marrero Ramos (Desde su escaño): Señor presidente, es que no lo había dicho en la comparecencia que tuve de los cinco minutos, pero sí dijimos claramente que estábamos a favor de la custodia compartida y también estamos a favor, porque entendemos, con los nuevos modelos de familia, que es imprescindible la creación de esta ponencia de estudio, con lo cual nos vamos a abstener.

El señor presidente: Que de eso se trataba, de fijar la posición del voto.

Muchísimas gracias, don Víctor, muchísimas gracias (El señor Moreno del Rosario señala que no va a hacer uso del turno).

(Suena el timbre de llamada a la votación.)

Señorías, antes de proceder a votar, aprovecho este momento, me disculpan, para darles un saludo a las alumnas y alumnos de 3º de la ESO del Colegio Luther King de La Laguna y a sus profesoras y profesores que los acompañan, que han presenciado este debate y que, sin lugar a dudas, les habrá resultado muy interesante. Decirles a ellos que es muy grato para nosotros que estén aquí, que se interesen por cómo es la vida de nuestras instituciones.

Y, bueno, pues, ahora vamos a votar y observarán ustedes una votación. Pueden mirar a las pantallas y saber cómo es esto, un poquito, todo por dentro.

Bien. Vamos a votar la proposición no de ley del Grupo Parlamentario Popular, sobre solicitud al Gobierno del Estado en relación con la custodia compartida. Que se cierren las puertas y que no entre nadie más. Señorías, comienza la votación (Pausa).

Resultado de la votación: 54 votos presentes, 24, sí; ningún no; 30 abstenciones.

Queda aprobada.

(Ocupa un escaño en la sala el señor secretario primero, González Hernández.)

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PNL-0027 Sobre solicitud al Gobierno del Estado en relación con la custodia compartida.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico