Diario de Sesiones 37/2012, de fecha 8/5/2012 - Punto 25

· 8L/C-0354 Comparecencia del Gobierno -consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad-, instada por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN), sobre programa de modernización y simplificación de procedimientos administrativos.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Comparecencia del Gobierno -Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad-, instada por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, sobre el programa de modernización y simplificación de los procedimientos administrativos.

Por parte del Grupo Nacionalista, don José Miguel Ruano, por tiempo de diez minutos... de cinco minutos... (Rumores en la sala.) No, cinco minutos, tiene la palabra. A don Román le vamos a retirar dos minutos por interrumpir a la Presidencia, intentarla confundir.

Don José Miguel, cuando usted quiera.

El señor Ruano León: Gracias, señor presidente.

Celebro iniciar la tarde con mejor sonrisa que con la que acabamos la mañana.

Espero que en el asunto que nos trae hoy -señor consejero, señorías- podamos tener, por lo menos, un planteamiento que tenga contenido y que intente dar respuesta a un tema que normalmente es más complejo que lo que se oye cuando estamos en debates, si me permite la expresión, en debates de café.

La simplificación de los procedimientos administrativos y la modernización de la Administración como objetivo tienen después detrás un trabajo muy preciso que hay que articular en cada uno de los procedimientos administrativos -y están censados en procedimientos de la Comunidad Autónoma de Canarias más de 900 procedimientos administrativos- y, consecuentemente, llevarlos a un proceso de simplificación, donde determinados principios se pongan de manifiesto -dícese, por ejemplo, reducción de la documentación que ha de presentar la persona interesada, reducción de los plazos para resolver por parte de la Administración, priorización del silencio positivo como forma de articular el procedimiento de respuesta a la ciudadanía-, es un modo diferente al clásico modo con el que algunos aprendimos Derecho Administrativo, donde la posición del ciudadano o de la ciudadana era la de un administrado o administrada. Es invertir el proceso, darle ese carácter de titular de derechos y, en relación con esa titularidad de los derechos, la Administración tiene que prestar respuesta a los derechos o intereses de la ciudadanía.

En ese marco, señor consejero, por una pregunta escrita que le formulamos a usted en el mes de marzo, obtuvimos la respuesta, la respuesta de su departamento, respecto de qué estaba haciendo el Gobierno en torno a los procedimientos de simplificación, y lo más importante de aquella respuesta es que el Gobierno había decidido desde el mes de enero elaborar un programa estratégico para los ejercicios 2012 a 2014. En ese escenario, un nuevo programa, un contenido que partía de algunas actuaciones realizadas en la pasada legislatura, pero que innovaba en el sentido de producir, propiciar, esa simplificación, esa modernización, articulándola como respuesta por parte del Gobierno.

La pretensión de este grupo parlamentario cuando trae este asunto al debate plenario es que seamos capaces de superar esos chascarrillos, decir que esto va a solucionar la crisis, porque es radicalmente falso que esto vaya a solucionar crisis alguna, porque no se puede llegar a trivialización diciendo estas cosas, pero sí es bueno saber que lo que hacemos es propiciar una nueva Administración, un modelo diverso distinto de Administración, donde se invierte la posición de la preferencia a la Administración hacia la preferencia hacia el ciudadano. Es decir, es imbricar todo el funcionamiento de la Administración canaria de los principios que inspiraron la Directiva Bolkestein de 2006. Mucho antes, por tanto, de la conocida crisis, primero financiera y ahora esta crisis monetaria de tanta entidad que algunos atribuyen a la balanza fiscal y olvidan, olvidan, principios esenciales en el funcionamiento económico. No entremos quizás, no quisiera que derivara este asunto nuevamente en un tema de esa naturaleza, porque pudiéramos o debemos -creo, entiendo- centrarlo en qué está haciendo el Gobierno en relación con ese programa estratégico para los ejercicios 2012-2014, qué cosas concretas tiene articuladas, qué beneficios entiende usted, como consejero responsable del área, que puede producir, en esa relación entre la ciudadanía y la Administración canaria, y, en definitiva, qué ahorro, desde todos los puntos de vista, no solo económico, va a producir ese programa que el Gobierno tiene proyectado.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por parte del Gobierno, señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, por tiempo de diez minutos, tiene usted la palabra.

El señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad (Hernández Spínola): Buenas tardes, señor presidente. Señorías. Señor Ruano.

Procedo a intervenir como respuesta a la comparecencia que ha formulado el Grupo Nacionalista Canario sobre este programa de modernización y simplificación de los procedimientos administrativos.

Un proceso que, como usted bien ha dicho, se impulsó en la legislatura pasada por parte del Gobierno de Canarias para transformar la Administración de la Comunidad Autónoma de Canarias, para ofrecer un servicio público eficaz y eficiente orientado hacia la ciudadanía. Esa es la clave. Efectivamente, la Administración ha cambiado mucho. Desde el advenimiento de la democracia ha ido mejorando y hoy en día el papel central, nuclear, está residenciado en los ciudadanos. Una Administración que además ha de ser menos costosa mediante la simplificación de los procedimientos, la reducción de los documentos y también la reducción de los plazos de resolución de esos procedimientos. Una Administración, en definitiva, que sea moderna y que sea transparente y que les permita al mismo tiempo a los ciudadanos que se puedan relacionar con ella a través de la Administración electrónica.

Al inicio de esta legislatura, el Gobierno de Canarias renovó ese compromiso y quedó plasmado en el acuerdo político que suscribieron los dos partidos que sustentan al Gobierno, Coalición Canaria y el Partido Socialista Canario, así como el CCN, y en el que se establecía como objetivo prioritario de la acción de gobierno la simplificación de la Administración. Ese proceso supone uno de los principales retos que tiene hoy nuestro departamento, la Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad, y lo que persigue, como hemos dicho, es continuar ese proceso, esa senda de reducción de los trámites administrativos. Todo ello con la finalidad de facilitar la relación de la ciudadanía y agilizar la puesta en marcha de posibles iniciativas de negocio en tiempos de crisis. En tiempos de crisis, en situaciones como la que estamos viviendo, es muy importante la adaptación de los procedimientos administrativos, la supresión de cargas, la simplificación, la reducción de plazos, para facilitar la puesta en marcha de negocios y promover, por tanto, la mejora de la economía y del bienestar de los ciudadanos.

Quiero resaltar la importancia de esa simplificación de los procedimientos, porque hay determinados estudios que ha llevado a cabo la Administración del Estado que fijan un ahorro en la Administración por ese proceso de simplificación de entre 150.000 y 200.000 euros. Como le digo, esto es una metodología, un estudio que ha llevado a cabo la Administración del Estado.

Quiero destacar, asimismo, que desde el año 2008 se han realizado 36 procedimientos de actuación de respuesta inmediata, y esto ha generado en el conjunto de la Administración pública de la Comunidad Autónoma de Canarias más de 3.500.000 expedientes hasta la fecha, a través de estas actuaciones de respuesta inmediata de la Administración. Cifra me parece muy importante que quiero volver a resaltar, más de 3.500.000 expedientes.

Otra de las medidas con importante repercusión para la reducción o la simplificación de las cargas ha sido la creación de ese catálogo de procedimientos administrativos, al que usted se refirió, y que constituye un inventario de los procedimientos, que recopila información de cada procedimiento desde el inicio de la tramitación, los plazos de presentación, los efectos del silencio administrativo, y que permite, en definitiva, con esos más de 900 procedimientos ya catalogados, permite a la ciudadanía tener una información centralizada, actualizada y completa de los procedimientos que gestiona la Administración pública de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Como saben -y usted lo ha citado-, el Gobierno de Canarias, el día 26 de enero del año 2012, aprobó, acordó encomendar a la Consejería de la Presidencia la elaboración de ese programa estratégico para los ejercicios 2012-2014, cuyo objetivo central es este proceso de modernización y mejora de los servicios públicos. Ese acuerdo del 2012, de enero del 2012, viene a sustituir a otro, de abril del año 2008, sustitución que se justifica por la necesidad de revisar los ejes de actuación para afrontar los retos que impone la actual etapa restrictiva, la actual etapa restrictiva que en este momento estamos sufriendo como consecuencia de la contracción del gasto público y los ajustes que se están llevando a cabo en el conjunto de las administraciones del Estado. Por tanto, el agravamiento de esa situación económica hace necesario buscar nuevas fórmulas que estén basadas en la innovación, la experiencia y la creatividad.

Pretendemos con este programa estratégico dar un impulso decidido a la simplificación, a la racionalización de los procedimientos, reducir las cargas tanto a los ciudadanos como a las empresas. Y quiero poner énfasis en las empresas, porque en este momento para reactivar la actividad económica es fundamental que haya una mejora en el funcionamiento de la Administración pública, una simplificación de los procedimientos y una disminución de la carga burocrática. Esto nos parece fundamental. Y la consejería y el Gobierno en su conjunto son muy conscientes de esta situación. Por lo tanto, nos estamos centrando inicialmente en aquellos procedimientos que tienen que ver con las actividades productivas de la economía canaria.

El programa de modernización tiene siete líneas de actuación que voy a describir. La primera de ellas es el desarrollo e implantación de la Administración electrónica; la segunda, la simplificación de los procedimientos administrativos y la reducción de las cargas administrativas; la tercera, la mejora de la calidad en la prestación de los servicios públicos; en cuarto lugar, la evaluación de los programas y las políticas públicas; en quinto lugar, la dirección por objetivos, orientada a resultados; en sexto lugar, la gestión integral del conocimiento corporativo y, por último, la transversalidad.

Una de las líneas fundamentales para la transformación y la modernización de la Administración, señorías, es, como ya he expresado, el desarrollo de la Administración electrónica y, en relación a la misma, el Gobierno ha tomado como prioritaria la implantación en los departamentos de las sedes electrónicas, en los distintos departamentos del Gobierno, hasta el punto de que, hace dos semanas, ya hemos puesto en marcha la sede electrónica de la Consejería de Sanidad, estamos a punto de poner en marcha la sede electrónica del Servicio Canario de Empleo y próximamente llevaremos a cabo la de la Consejería de Presidencia, y posteriormente la de la Consejería de Industria.

Una de las medidas también innovadoras es la puesta en marcha del portafirmas móvil. Esta es una iniciativa única en el Estado, que está actualmente en periodo de pruebas y que estará en explotación a partir de la semana que viene.

Asimismo, señorías, hemos aprobado recientemente, el 25 de abril, hace nada, hemos aprobado el uso corporativo de tres grandes herramientas de software libre, lo que generará un ahorro a partir de este año. Tengan en cuenta que -y quiero resaltar-se ha producido un ahorro del 25% de las facturas de microinformática con respecto al ejercicio del año 2011.

Pero todo esto que estamos llevando a cabo lo queremos hacer utilizando nuestro capital humano, los empleados públicos, porque son el verdadero motor, el agente dinamizador del cambio. Contamos con los empleados públicos y quiero decir que están haciendo un trabajo magnífico en el desarrollo y en la puesta en marcha y en la ejecución de este programa, que aspiramos a que sea referencia de una organización pública moderna, transparente, competitiva y sostenible, que brinde servicios públicos de calidad a los ciudadanos de Canarias.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor consejero.

Pasamos a las intervenciones de los distintos grupos no solicitantes de la comparecencia. Por el Grupo Mixto, don Román Rodríguez, por un tiempo de tres minutos, tiene usted la palabra. Los minutos, tres. Pueden ser menos, si usted quiere.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente, señorías: muy buenas tardes.

La Administración es imprescindible para el buen funcionamiento de una sociedad desarrollada. No conozco ninguna sociedad avanzada que no tenga una potente Administración centrada en garantizar derechos, libertades y servicios. ¡Ninguna! Entre más potentes y desarrolladas son las sociedades, mejor es el funcionamiento de su sector público. De manera que reclamo, aunque no esté de moda, el papel de lo público para que funcione nuestra sociedad. También la economía. Pero tiene que hacerlo de forma eficiente, tiene que centrarse en los ciudadanos. Y hay que decir que hay experiencias más que contrastadas en las administraciones públicas españolas que funcionan bien, que funcionan muy bien, aunque tengan, pues, sus limitaciones. La Administración Tributaria española funciona bien, es diligente, es rápida, está hipertecnificada. Es cierto que tiene un agujero, que es el fraude, que hemos comentado aquí en alguna ocasión. La administración de la seguridad pública en España funciona bien, funciona muy bien. La administración de todo lo referente a la circulación, a los accidentes, al tráfico, funciona muy bien en España. De manera que hay ejemplos más que contrastados de que se puede funcionar de manera eficiente, tecnificada, centrando la acción en los ciudadanos de forma clara.

Lo que toca hacer ahora, desde mi punto de vista, en medio de esta crisis, es que la simplificación de la Administración, el control de los procedimientos para ponerlos al servicio de la gente, se oriente hacia las actividades económicas. Donde nosotros tenemos un fallo es en los procedimientos de autorización de actividades económicas y procedimientos de impacto en la economía. Es ahí donde tenemos que hacer un esfuerzo. Porque la sanidad también funciona bien, si usted tiene un problema de salud, el sistema está articulado y los mecanismos de identificación y procedimientos funcionan bien; si usted quiere apuntar a un hijo o a una hija en la universidad, funciona bien; donde tenemos que hacer el esfuerzo -y se lo digo al consejero- es en todos los procedimientos vinculados a la economía, a la apertura de un negocio, al desarrollo de una actividad económica. Si nos centramos ahí en los próximos meses, solo ahí, avanzaremos, porque hay ámbitos de la Administración que funcionan, que funcionan de manera eficiente, diligente, transparente, y lo que yo creo que se ha burocratizado son los papeles para las actividades económicas. La Directiva Bolkestein no se cumple, de forma expresa. Se buscan pegas y mecanismos para que no se cumpla.

Yo le pediría al consejero, porque estos no son tiempos para grandes experimentos, que concentre todo el esfuerzo de la simplificación en lo referente a la economía y verán ustedes que conseguiremos avances concretos y medibles.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, don Román.

Ha tardado usted menos de tres minutos.

Por parte del Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Manuel Fajardo, por tiempo de tres minutos, tiene usted la palabra.

El señor Fajardo Palarea: Buenas tardes, señor presidente. Buenas tardes, señorías.

Efectivamente, como bien decía el señor Ruano en el inicio de su intervención, de esta comparecencia, le hizo una pregunta a usted, señor consejero, que usted respondió, en la que decía que consolidar el proceso de mejora y remodelación de la Administración pública de la Comunidad Autónoma de Canarias y lograr una Administración más transparente y con mayor capacidad de gestión era uno de los acuerdos que había suscrito el actual pacto de gobierno de esta comunidad, suscrito por el Partido Socialista, por el PNC, CCN y Coalición Canaria. Que tuvo, como consecuencia de ese pacto, reflejo en el acuerdo -del que ha hablado usted- del pasado 26 de enero de 2012, un acuerdo del Gobierno que, como usted bien ha explicado, le encomendaba a usted la elaboración de un plan estratégico 2012-2014, que tiene que ver con el tema de eliminar las barreras burocráticas con las que se encuentra la ciudadanía a la hora de relacionarse con la Administración pública de la Comunidad Autónoma de Canarias, contribuyendo a dinamizar la economía -como bien ha dicho el señor Rodríguez- canaria y suprimiendo o reduciendo, en su caso, las cargas en la tramitación administrativa, y esto es uno de los fines fundamentales sobre los que se basa este plan.

Usted, en la contestación al señor Ruano, establecía, entre otros, nueve objetivos, o subobjetivos, entre ellos la revisión de los procedimientos administrativos de la Administración de la Comunidad Autónoma de Canarias, a fin de aplicar los criterios de simplificación previstos en el Decreto 48/2009; la revisión en el sentido del silencio administrativo en todos los procedimientos de la Administración de la Comunidad Autónoma de Canarias -ya hemos hablado de eso-; el control previo de las disposiciones de carácter general que regulen nuevos procedimientos administrativos o modifiquen los ya existentes, también para adecuarlos a lo dispuesto en el Decreto 48/2009; la tramitación electrónica de los procedimientos para facilitar su instrucción y resolución -también ya hemos hablado en más de una ocasión de ellos- y, entre otros, la consolidación y mejora del catálogo de procedimientos administrativos; la implantación de nuevas actuaciones de respuesta inmediata; la medición de cargas de todos los procedimientos, a fin de comparar sus costes antes y después del proceso de simplificación y, en consecuencia, calcular el ahorro económico alcanzado. Estos son los fines que usted se ha marcado, estos son los fines de los que usted nos está informando en el día de hoy.

Y decirle, señor consejero, que este trabajo es un trabajo arduo y complejo, pero merece la pena, y que en ese empeño nos va a tener a su lado, al Grupo Socialista, apoyándolo, pero también vigilando que los trabajos se realicen en un plazo prudencial, con participación y transparencia, que fue un término utilizado por él. Sabiendo que algunas de estas actuaciones ya se están ejecutando en el año 2012, pero que otras requieren un esfuerzo que va a tardar mucho más tiempo.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Jorge Rodríguez, por tiempo de tres minutos, tiene usted la palabra.

El señor Rodríguez Pérez: Señor presidente. Señor consejero, señorías.

En cada comparecencia, en cada manifestación que el Grupo Parlamentario Popular ha tenido ocasión de hacer, la llamada a la modernización de la Administración pública es permanente. Ya no debe ser un reto, ya no debe ser una aspiración, como aquí se ha dicho, sino que tiene que ser una exigencia, porque es un factor, además, clave para la dinamización económica y un factor importante de cohesión social. El objetivo, señor consejero, tiene que ser una Administración pública eficaz, una Administración eficiente, una Administración sobre todo -y lo recalco- sensible, innovadora, flexible y orientada, sin duda alguna, a prestar un servicio de excelencia a los ciudadanos.

Le propongo, señor consejero, abordar, pero de verdad, un plan de simplificación y de agilización de trámites y que además lo traiga a este Parlamento cuanto antes. Los canarios se lo agradecerán y además pasará usted a la memoria colectiva, sin duda alguna, como el consejero que ha hecho bien sus tareas. Un plan además, señor consejero, que contenga reducción de plazos, transformación de procedimientos en servicios de respuesta inmediata, simplificación y agilización de procedimientos, sustitución de autorizaciones previas por declaraciones responsables o comunicaciones previas del interesado, con control posterior, y sin duda transformación del silencio administrativo negativo en silencio positivo.

Señorías, hay que evitar, sobre todo hay que evitar que las normas sean un obstáculo para la actividad empresarial, sino una ayuda para impulsar sobre todo los proyectos y las propuestas y crear empresas, lo que terminará redundando en creación de empleo.

Señor consejero, señorías, criticamos, y criticamos duramente, señor consejero, la hipertrofia en la que se ha convertido la Administración autonómica canaria. Criticamos, y criticamos duramente, su sobretipificación, su hiperformalismo y el expedientalismo en que se ha convertido la actividad administrativa de la Administración autonómica. No olvide que la confianza excesiva en las formalidades puede hacer perder de vista el objetivo de las normas jurídicas. Es falso que no podamos pagar los servicios básicos; lo que no podemos permitirnos es el tinglado en que se ha convertido la estructura para gestionarlos. Sustituyan, señor consejero, sustituyan el "vuelva usted mañana" de Larra por, "por favor, espere usted un minuto, enseguida le resolvemos su problema".

Nada más, señor consejero. Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Por parte del grupo solicitante de la comparecencia, don José Miguel Ruano, por tiempo de diez minutos tiene usted la palabra.

El señor Ruano León: Muchas gracias, señor presidente. Señorías.

Señor consejero, creo que usted en su primera intervención ha expuesto las líneas maestras de ese programa estratégico para los años 2012-14. Señalaba usted los principios que inspiran ese programa, que, por otra parte, no se alejan en demasía a los principios a los que se refería don Jorge Rodríguez. Que, por otra parte, parecía leer, que no creo que fuera eso, pero parecía leer lo que fue su respuesta a la pregunta escrita que le formulaba yo en febrero o marzo, y en la cual, entre otras cuestiones, la consejería señalaba como objetivos de ese programa, entre otras cuestiones, la tramitación electrónica, la generalización del régimen de comunicación previa y declaración responsable como sistema alternativo a las autorizaciones, la medición de cargas de todos los procedimientos, costes, antes y después del proceso, la implantación de nuevas actuaciones de respuesta inmediata.

Los procedimientos de respuesta inmediata, que el señor consejero de Presidencia nos señalaba que en este momento están en 36 procedimientos, son procedimientos en donde el ciudadano o ciudadana llega a la ventanilla y se va con la resolución. Y esto se empezó con un número determinado de procedimientos hace unos años. La Administración ha ido progresando en la medida en que ha sido capaz de implementar esos procedimientos. Y hasta tal punto ha sido tal que el propio Gobierno de Canarias ha sido capaz de articular sus procedimientos en sede física insular, ajena a las islas de Tenerife y Gran Canaria, que es donde tiene su sede la Administración de la Comunidad Autónoma, y ha fijado, mediante convenios con los cabildos insulares de las islas no capitalinas -creo recordar que El Hierro todavía no se ha sumado, creo recordar, quizás es un error-, que en este momento se pueda dar respuesta desde todo el territorio canario a los procedimientos que están establecidos en ese catálogo de 36 procedimientos simples que pueden conllevar una respuesta inmediata por parte de la Administración.

Pero decíamos, decíamos, que estamos hablando de 900 procedimientos y a su vez el señor Rodríguez se quiso referir específicamente a aquellos de tramitación económica o económico-empresarial, y creo que la pregunta que hacía o, digamos, la afirmación que realizaba el señor Rodríguez merece que en sede plenaria, puesto que ya creo haberlo escuchado de su parte en comisión, que usted nos informe también de cómo están en estos momentos los reglamentos de desarrollo de la Ley de Actividades Clasificadas, que obviamente son una expresión manifiesta, clara, de una decisión previa de este Parlamento en torno a la ley.

El marco, señor Rodríguez -me refiero ahora al portavoz del Grupo Popular-, no es un marco legal, porque, entre otras cosas, el marco legal no es el marco idóneo para en este momento hacer el desarrollo de los procedimientos. El marco legal ya lo hemos fijado en el tema de la Ley de Actividades Clasificadas. Lo que hace falta es ver si esos dos reglamentos que tiene el Gobierno en este momento proyectados y que estarán en la fase que nos indique el consejero son procedimientos eficaces, esos reglamentos articulan procedimientos eficaces para que aquella ley sea una ley real, es decir, sea una ley materialmente aplicable, porque la ley derivaba, tenía una vacatio legis de seis meses y derivaba al desarrollo reglamentario la práctica totalidad de los temas que tienen que ver con la actividad económica, sobre todo con la pequeña actividad económica, la de montar un pequeño negocio en un pueblo, en una ciudad, y eso es a lo que se refería el portavoz del Grupo Mixto en su intervención anterior. Por tanto, es oportuno que diga usted, señor Spínola, señor consejero, cómo está en este momento esa tramitación reglamentaria.

Por otra parte, a mí, en relación con su intervención, me cabe hacerle alguna, si quiere, referencia, reflexión, sobre las graves dificultades que tiene cuando estás en la Administración. No es cierto, no es cierto, señor Rodríguez, portavoz del Grupo Popular, que la Administración canaria sea una Administración hipertrofiada. No hay ningún dato que... Si usted quiere que se pueda plantear el dato o la referencia, el contraste, por la existencia previa de los cabildos, debate que de forma, digamos, muy simple se ha suscitado estos días en los medios de comunicación, podríamos hablar de eso, porque ese es un asunto que también tiene que ver con la responsabilidad del señor consejero de Presidencia. En torno a un asunto que, por otra parte, hay una comparecencia posterior, en la cual, pues, todo el proceso que hace que los tres niveles de las administraciones públicas canarias puedan atender, cada uno de ellos, atender cada uno de ellos, a su demanda. Y yo, evidentemente, con algunas cosas de las dichas esta mañana, por ejemplo por el entonces, en su intervención, portavoz del Grupo Popular, el señor Afonso, en relación con la autonomía local, podríamos hablar también, y cómo se materializa y ver cómo se retiene, y si están recibiendo fondos autonómicos a través de un fondo canario de financiación municipal, y eso conlleva obligaciones en relación a la gestión de los recursos públicos...

Es decir, si quiere que hablemos de temas de verdad, más allá de esos debates en los que a veces nos metemos y que tienen poca utilidad práctica, en este asunto concreto, en este asunto concreto -y alabo en ese sentido por lo menos el tono de la intervención del portavoz del Grupo Popular, el tono de la intervención-, en este asunto concreto hay que trabajar procedimiento a procedimiento. Esto de decir si viene menos documentación, si el carácter del silencio es positivo o es negativo, cuál es el plazo de resolución, todo eso tiene que verse procedimiento a procedimiento. Y eso no mengua, señor consejero, su responsabilidad en articular el impulso desde su departamento, porque lo más difícil que tiene usted -y eso es con seguridad- es la coordinación. La actividad de coordinación en las grandes estructuras es de las más complejas. ¿Por qué?, porque todo el mundo debe responder a un conjunto de principios e impulsos y no permitirse... A veces sucede en un mismo departamento, que un centro directivo funciona razonablemente bien y otro funciona mal, pues porque el titular no se ocupa, porque los medios de los que dispone no son suficientes... Bien, están todas las herramientas en su mano.

Tiene usted hoy la responsabilidad, por ejemplo, de la redistribución de efectivos, porque si el Gobierno se ha propuesto que el funcionamiento de los servicios públicos se haga sin menguar el empleo público, lo que le va a pasar, lo que pasa, si hemos pasado de un presupuesto de casi 8.000 millones de euros a un presupuesto que va a estar en torno a los 6.000 millones de euros, habrá gente que sobra. Eso es así y quien quiera opinar de otra manera puede hacerlo, pero realmente esto es así. ¿Cómo rentabilizar esos recursos humanos? Pues, mire, si el Gobierno se ha propuesto no destruir empleo público, materializando la redistribución de efectivos, porque es cierto que en algunas partes sobra y que en otras partes falta. Pero el modelo español, estructurado sobre relaciones de puestos de trabajo, ha sido un modelo demasiado fosilizado para dar respuesta a esa movilidad necesaria. Al fin y al cabo estamos hablando de servicio a la ciudadanía y no podemos centrar en el instrumento el objetivo de la Administración. La Administración está para servir a la ciudadanía, y el instrumento es su estructura, en la cual está un conjunto de empleados públicos que sirven a la ciudadanía.

Es verdad que tiene usted la dificultad añadida siguiente. En un momento de crisis tan complicado como es este, en un momento en donde, en este momento, en Europa se presentan unas incógnitas enormes -la sostenibilidad de la eurozona, las estrategias de crecimiento, sí o no, cuál es la balanza fiscal, cuándo se cumplen los objetivos de déficit-...; en esa complicadísima trama, que se sale con mucho de nuestra responsabilidad autonómica, ustedes, el Gobierno anuncia que va a tomar una serie de medidas que tendrán que articularse mediante ley, en la cual está la reducción de las retribuciones de todos los empleados públicos. En ese escenario es necesario que se explique, que se haga una tarea, una tarea cultural si se quiere, hacia los empleados públicos, de su necesidad, más allá de la desmoralización que produce el que en este momento vuelva a producirse un nuevo recorte. Y esto es bastante más complicado que hablar de si lo hizo Zapatero o si no lo hizo Zapatero, porque, con mucha probabilidad, será más tarde o más temprano cuando lo tenga que hacer la Administración General del Estado. Igual que dijeron que no iban a hacer determinadas cosas y tienen que hacer otras. Y no es nada para responsabilizarlos, yo no subo a esta tribuna para decir: "es que ustedes lo hicieron, ustedes lo dijeron, es que ustedes...". Miren, lo cierto es que lo que tenemos es que estamos aquí para dar respuestas a la ciudadanía, y eso da responsabilidades desde el Gobierno o desde la Oposición.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente primero (Cruz Hernández): Gracias, señor diputado.

Para contestar a los distintos interrogantes de los grupos parlamentarios, señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, tiene usted la palabra por tiempo de diez minutos.

El señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad (Hernández Spínola): Gracias, señor presidente.

Bueno, voy a proceder a contestar a las intervenciones de los distintos grupos parlamentarios. En primer lugar, agradeciendo las intervenciones de los portavoces, de todos, de todos los portavoces: del señor Ruano, del señor Fajardo y de don Jorge Rodríguez, y del señor Rodríguez también, de don Román Rodríguez. Creo que han sido unas intervenciones en general, en general, constructivas y positivas, aunque el señor don Jorge Rodríguez ha hecho algunas, en fin, referencias que no comparto, obviamente, y que procuraré rebatir.

Yo creo que todos estamos de acuerdo si decimos que la Administración pública ha experimentado, en el país y también en Canarias, un cambio muy sustancial. Decía don Román Rodríguez: "hay servicios públicos que funcionan bien". Claro que sí, claro que sí, y eso lo constatan los ciudadanos. Cada vez más, son los servicios públicos que funcionan mejor y el proceso de modernización es un proceso imparable, imparable. Cada día, cada día, está más interconectado, interrelacionado, el funcionamiento de la Administración pública con la economía. Esto no ocurría a lo mejor hace 30 o 40 años, donde la Administración miraba más hacia ella misma, tenía una visión introvertida. No, hoy no; hoy la relación es continua, permanente. La Administración trabaja sobre todo para ser un elemento central en la dinamización económica del país y, en este caso, de la comunidad autónoma. Y así lo hacemos, y así lo hacemos, y el Gobierno de Canarias trabaja, trabaja, en esa dirección.

Me proponían: simplifique la Administración centrándose en la necesidad de que desde la Administración pública se dinamice la apertura de negocios, de establecimientos. Claro que sí, ya lo estamos haciendo.

Aplique usted, señor Spínola -me decían-, la Directiva Bolkestein. Lo estamos haciendo. Mire, algún ejemplo concreto. Se aprobó, hace un cierto tiempo, en esta Cámara la Ley de Actividades Clasificadas. Hemos dicho que el Gobierno ha fijado como una de sus prioridades el desarrollo reglamentario de esa ley. En este momento están en trámite dos decretos, que ya han pasado por el Consejo de Gobierno, que están en su fase última, en este instante pendientes del informe del Consejo Consultivo de Canarias. Cuando se evacue ese informe, serán aprobados definitivamente por el Gobierno y publicados en el boletín oficial. Son dos decretos muy importantes. Para eso que hemos estado hablando, para la apertura de pequeños negocios, de bares, de restaurantes, de todo tipo de establecimientos. Utilizando los mecanismos que prevé la Directiva Bolkestein: la comunicación previa, la declaración responsable. Eso es lo que hacen estos dos decretos. Por tanto, el Gobierno trabaja de forma decidida en esa línea. Esa es su prioridad.

Hablé antes de las actuaciones de respuesta inmediata, porque son importantísimas. Fíjense que hablé de más de 3.500.000 expedientes. ¿Saben lo que significan esos expedientes de actuación de respuesta inmediata?: que un ciudadano llega a una ventanilla de la Administración, solicita un certificado y sobre la marcha, sobre la marcha, tiene una respuesta inmediata. Y eso esta comunidad autónoma lo ha cuantificado. Porque decía usted, "bueno, ya está bien de hablar siempre de la eficiencia, la eficacia, pero que eso se traduzca en hechos". Pues, mire, le voy a dar unos cuantos datos, a usted y a toda la Cámara. Desde el año 2008 se ha producido un ahorro de 36,7 millones de euros por la tramitación de 183.520 expedientes ARI -es decir, actuaciones de respuesta inmediata-, de nueva implantación. 36,7 millones de euros desde el año 2008 en esta Comunidad Autónoma de Canarias.

La Administración del Estado ha calculado que por cada actuación de respuesta inmediata la Administración se ahorra 200 euros. Y eso también está calculado. Por tanto, estamos muy pendientes de este tipo de actuaciones. ¿Por qué estamos poniendo todo el énfasis y todo el esfuerzo en la implantación de la Administración electrónica, las sedes electrónicas de las consejerías? Porque eso es lo que dinamiza, porque eso es lo que realmente hace a una Administración eficaz, una Administración del siglo XXI.

Decía usted, don Jorge, yo creo que lo hacía para dar un titular, porque como usted...; en fin, ha hecho su intervención y creo que lo que pretendía es dar un titular, cuando decía: "acabe usted, señor consejero, con la hipertrofia de la Administración autonómica, porque la Administración de la comunidad autónoma sufre hipertrofia". Y yo le voy a decir algo: solo llevo en este Gobierno 10 meses. Mire, 10 meses es un tiempo demasiado corto para que se pueda producir la hipertrofia. Para que haya hipertrofia usted tiene que hacer una valoración en términos anuales y le recuerdo que su partido ha estado en el Gobierno de Canarias 18 años. Sí, yo llevo 10 meses, el Partido Socialista lleva 10 meses, ¡y usted me viene a hablar a mí de hipertrofia cuando usted ha estado en el Gobierno -su partido- 18 años! No, no se lo puedo aceptar.

Le voy a dar datos concretos para que vea que no hablo solo por hablar. Mire, don Jorge, se ha producido una reducción de altos cargos de la comunidad autónoma de un 14%, de un 14%, y no voy a hacer en esta intervención referencias comparativas al Gobierno de España, al número de asesores. No, no quiero entrar en ese debate. Solo le quiero decir que esta Administración cada día se reduce más: cada día reduce sus empresas públicas, cada día reduce sus fundaciones públicas. Sí, es verdad. Cada día reduce el número de direcciones generales, de secretarías generales técnicas, de viceconsejerías. Sí, es así, es así, se lo puedo demostrar.

Y le voy a contar otra cosa: en próximas fechas traeremos aquí un proyecto de ley donde también se van a suprimir órganos consultivos, en torno a 10 órganos consultivos. Es decir, que ese proceso de poda, de reducción de la Administración, no es filosofía, es realidad, y ojalá, ojalá el conjunto de las administraciones públicas en Canarias siga la senda del Gobierno de Canarias. Podemos ver cómo se produce una reducción sustancial en el Capítulo I de la comunidad autónoma, en gastos corrientes de la comunidad autónoma. Y si quiere, podemos hacer un estudio comparativo del conjunto de las administraciones públicas para que vea usted cómo el Gobierno de Canarias está en un proceso serio, serio de austeridad y de reducción del gasto.

Creo que el proceso que tenemos en marcha, este plan de modernización 2012-2014, es un proyecto serio, es un proyecto que continúa un trabajo que se ha venido haciendo en la legislatura pasada, que me parece que es realmente importante. Aquí tengo el conjunto de proyectos que hoy mismo, hoy mismo, en una reunión del comité de dirección, un comité de dirección que está formado por distintos integrantes y representantes de distintas consejerías del Gobierno, está evaluando para darle hoy el visto bueno y su aprobación, que son muchísimos proyectos los que en este momento tiene en marcha (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente).

Tenemos un calendario que vamos a aplicar, que vamos a cumplir. En el primer semestre estará elaborado este programa de modernización y de simplificación y a partir del segundo semestre de este año 2012 se va a ejecutar. Pensamos llevarlo a la aprobación del Gobierno en la primera semana del mes de julio.

Por tanto, tenemos un calendario, lo vamos a cumplir, daremos cuenta al Parlamento de cada una de las iniciativas y desde luego vamos a proseguir incrementando la relación de actuaciones de respuesta inmediata, poniendo en marcha más procedimientos a través del mecanismo de la Administración electrónica, vamos a seguir desarrollando las leyes para aplicar la Directiva Bolkestein, para que podamos, digamos, suprimir trabas que todavía existen pero que cada vez son menos.

Por tanto, el trabajo que se está haciendo creo que es encomiable, creo que va en la buena dirección y creo, además, que debemos ponerlo en relación no solo a la Administración...

El señor presidente: Tiene un minuto, señor consejero, tiene un minuto para ir terminando.

El señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad (Hernández Spínola): Sí, acabo en seguida.

...sino que los agentes económicos y sociales puedan beneficiarse de estos procedimientos que tenemos en este momento en marcha. Esperemos que pronto estén publicados en el Boletín Oficial, porque eso, sin duda, supondrá un revulsivo para la economía de las islas.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero de Presidencia, señor Hernández Spínola.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0354 Sobre programa de modernización y simplificación de procedimientos administrativos.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico