Diario de Sesiones 38/2012, de fecha 9/5/2012 - Punto 1

· 8L/PPL-0004 Dictamen de Comisión. De la Comisión de Gobernación, Justicia y Desarrollo Autonómico, sobre proposición de Ley de Modificación de la Ley 5/2002, de 3 de junio, del Consejo Consultivo de Canarias.

El señor presidente: Y tal y como habíamos dicho, vamos a ver la proposición de Ley, según el dictamen de la Comisión de Gobernación, Justicia y Desarrollo Autonómico, proposición de Ley de Modificación de la Ley 5/2002, del Consejo Consultivo de Canarias.

Hay una enmienda que se mantiene viva del Grupo Parlamentario Popular. Para su defensa, don Fernando Figuereo.

Decirles que luego habrá un turno de cinco minutos en contra. El turno a favor lo hace el grupo de la enmienda, el Grupo Parlamentario Popular, y si desean después cada grupo, empezando por el Mixto, si desean intervenir en contra. Si no desean intervenir, evidentemente no. Es el procedimiento para el debate de este asunto.

Don Fernando Figuereo, para la defensa de la enmienda.

El señor Figuereo Force: Gracias, señor presidente. Buenos días, señorías.

La propuesta de modificación del artículo 4, apartados 1 y 3, de la Ley 5/2002, de 3 de junio, afecta a la independencia e imparcialidad que el artículo 44 del Estatuto de Autonomía de Canarias exige garantizar al legislador autonómico. La anómala situación creada y la necesidad de evitar una perturbadora modificación de la norma legal vigente, reguladora del régimen jurídico de este Consejo, de contenido y tramitación institucional, sin el respaldo de los otros grupos parlamentarios...

Señorías, estas dos frases no son frases mías, no son frases de nuestro grupo. Estas dos frases son parte de los votos particulares de dos miembros del Consejo Consultivo de Canarias en su dictamen 49/2012, sobre la modificación interesada en esta proposición de ley por la cual pretenden pasar de 40 diputados a 36; es decir, de dos tercios a tres quintos.

Pero tampoco están lejos las palabras del señor Cruz y del señor González, cuando en el año 2002, ante la reforma efectuada en su día, merced a la cual se llegó a la mayoría, dejándola en los dos tercios actuales, defendían las bondades de la reforma, del consenso a la hora de regular el órgano fundamental de la comunidad.

¿Y qué decir de las palabras del que era secretario del Gobierno, el señor Ruano, cuando señalaba que el Ejecutivo era partidario de no interferir en la independencia de estas instituciones?

Lejos está la sentencia del Tribunal Constitucional dictada en el recurso presentado por el Partido Socialista en cuanto a la creación y funcionamiento del Consejo Consultivo, cuando señaló, dio el visto bueno al mismo, siempre y cuando se mantuviera la independencia de los miembros y de la elección.

¡Cómo han cambiado las cosas, señorías!: ahora vamos a nombrar a quienes nos han de controlar sin el consenso, sin la necesidad de que confluya la Oposición. ¡Viva la democracia, viva la independencia! Sí, señorías.

Señorías, ni el Consultivo está bloqueado ni ha sido el Partido Popular el causante de la no renovación; todo lo contrario, el Consultivo sigue trabajando. Nuestro grupo ha hecho lo imaginable para llegar al consenso, pero no a la humillación. Sí a la renovación, pero no a la imposición; sí a una elección democrática, no a una elección tipo castrista. ¿O no fue el Partido Socialista el que se negó a su renovación en la anterior legislatura? Sí, señor Fajardo, fueron ustedes quienes paralizaron la renovación de los órganos dependientes de este Parlamento. Pero es más, incluso en esta modificación que ustedes pretenden ahora en la anterior legislatura hubiera sido necesaria la confluencia de los votos de las tres fuerzas políticas, no como ustedes pretenden ahora, solo cambiarlo con los votos de los partidos que sustentan al Gobierno.

Esta modificación es una burla al sistema democrático, nada la justifica, y nuestro grupo está convencido de la existencia de intereses ocultos que tarde o temprano saldrán a la luz. Esta proposición de ley es una pretensión más al estilo chavista, al estilo de Cristina Fernández, al estilo de Evo Morales, donde sus actuaciones se ciñen más al populismo radical, a la vulneración de las leyes, a la creación de leyes de conveniencia y al interés personal de quienes las proponen.

Es curioso: ¡una modificación cerrada al número de diputados que forman las dos fuerzas políticas! ¡Qué curioso! Miren, aun imaginándonos que no existen esos intereses personales o intereses de partido que antes reseñé, les digo, por vergüenza, por pudor, por ética personal, por ética política, no acomoden el número necesario para la elección a su mayoría parlamentaria. Acepten la enmienda, acepten las reglas de juego democrático, no modifiquen las leyes a su conveniencia.

Sigan actuando así, sigan justificándose mutuamente en la forma de actuar; sigan los miembros de Coalición Canaria negando que el Partido Socialista ha sido el causante de la situación en que se encuentra nuestro país; sigan actuando como si ustedes no fueran los copartícipes del estado en que se encuentra nuestra nación.

Miren, esta modificación, hecha a medida de las dos fuerzas políticas, no le interesa a nadie. Solo a ustedes para consolidar el caudillismo de Paulino Rivero, ¡solo para eso! Al pueblo le interesa la situación económica, el paro, la sanidad. Le importa saber por qué se gastaron 26.000 millones de euros que no tenían, por qué mintieron a todo el Estado español a la hora de ocultar ese gasto. ¿Por qué?, ¡eso es lo que le interesa al pueblo! A todos los canarios les interesa que se tomen medidas a nivel autonómico, como las está tomando el Partido Popular a nivel nacional, para sacar a esta comunidad de la situación crítica en que se encuentra. Los canarios se preguntan y quieren saber, quieren que se les explique por qué este Gobierno ha tardado más de dos años en empezar a tomar unas medidas que, de haberlas tomado antes cuando se les advirtió o cuando se les dijo, en ningún caso hubieran supuesto una subida de los impuestos, como están pretendiendo ahora. Recuerdo que es la única comunidad donde ha subido el paro. ¿Por qué?, ustedes lo sabrán.

Quieren saber por qué es tan importante adecuar, los canarios quieren saber por qué es tan importante adecuar las leyes a las mayorías parlamentarias y no fue importante hacer caso al Partido Popular cuando hace dos años les dijimos que tomaran las medidas de ahorro necesarias. A los canarios no les interesan sus patrañas para modificar las leyes a su conveniencia, a su mayoría. Los canarios quieren un consenso de todas las formaciones políticas para que todas juntas saquemos a esta comunidad de la situación a la que el Partido Socialista nos ha llevado junto con Coalición Canaria. Nos da la sensación de que a ustedes no les interesa que los canarios salgan de la situación en que se encuentran, que nuestro país salga de la situación en la que nos encontramos.

Señores que sustentan al Gobierno, todo tiene un comienzo, háganlo. Dejemos esta modificación pendiente, dejemos el artículo 4 como está. Acepten nuestra enmienda. Lleguemos a un consenso para la renovación de todos los órganos, consenso que nos sirva como punto de partida para una política coordinada en la lucha contra la crisis.

Por ello reitero que apoyen la enmienda presentada en orden a dejar el punto primero del artículo 4 como queda así: "el Consejo Consultivo de Canarias está integrado por siete consejeros nombrados por el presidente de la Comunidad Autónoma de Canarias, cuatro a propuesta del Parlamento por mayoría de dos tercios de sus miembros y tres a propuesta del Gobierno. En ambos casos elegidos entre juristas de reconocida competencia y prestigio, con más de quince años de ejercicio profesional, que gocen de la condición política de canarios". Y el punto tercero quedando: "Cuando se acredite que en dos sesiones plenarias diferentes del Parlamento, en las que se trate la elección de cuatro consejeros a proponer por este, no se ha conseguido la mayoría de dos tercios exigida en este artículo, pese a lo establecido en el apartado anterior, se deberá proceder a la designación y toma de posesión de los consejeros propuestos por el Gobierno, continuando en funciones aquellos que hubieron sido designados en el periodo anterior por el Parlamento, hasta que se alcance la mayoría requerida y tomen posesión los nuevos que los sustituyan. El mandato de estos últimos concluirá coincidiendo con la finalización del mandato de los que previamente hubiesen sido designados por el Gobierno".

Termino, termino recordando una célebre frase de Abraham Lincoln, que decía: "ustedes pueden engañar a todo el pueblo parte del tiempo, incluso pueden engañar a muchas personas todo el tiempo, pero no pueden engañar a todo el mundo todo el tiempo". Reflexionen.

Gracias, presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, don Fernando Figuereo.

Les indico que a partir de ahora es turno en contra y que además es de fijación de posiciones también.

Grupo Parlamentario Mixto, don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Señor presidente, señorías: muy buenos días.

Pensaba incluso no tomar la palabra porque las posiciones de los grupos se definieron aquí en la toma en consideración, en ponencia y en comisión, pero el señor diputado del Partido Popular me ha obligado a subir a la tribuna para decir tres cosas. Primero, que la democracia es una cosa muy seria, donde hay poca gente que pueda dar lecciones, poca. Desde luego yo tampoco pienso darlas, ¿no?, no pienso darlas, pero yo sí que pediría un poco de prudencia y mirar atrás antes de hacer afirmaciones grandilocuentes, porque me parece que a los pocos que nos ven y nos oyen los vamos a confundir, los vamos a confundir.

Yo creo que nuestro sistema democrático tiene serios problemas. Tenemos elementos básicos de la convivencia que funcionan razonablemente bien. Aquí estamos los representantes de la soberanía popular, con algún elemento distorsionador como nuestro sistema electoral, pero razonablemente representado el pueblo de Canarias, y este Parlamento tiene órganos de control que tienen que venir a propuesta, y yo defiendo esta tesis, frente a otros, de los grupos parlamentarios, su composición. Y defiendo, a pesar de que sería legítima la aspiración del grupo que represento a estar en los órganos, que sean los grupos mayoritarios, especialmente en los órganos de poca composición, de cuatro-cinco miembros. Pero de la misma manera que digo eso, digo que las mayorías para designarlos tienen que ser homogéneas, razonables, proporcionales y que uno se las pueda encontrar en otros ámbitos institucionales o en otras comunidades autónomas. Lo de tres quintos es una cifra suficiente para designar los órganos.

Lo que ha ocurrido aquí, una vez más, insisto -y nadie puede dar lecciones porque el pasado es contundente-, lo que ha ocurrido aquí es que no ha interesado a algún grupo sumarse a estas composiciones, porque tenía otras legítimas pretensiones. Si llegan a estar ustedes en la otra bancada, hubieran hecho lo contrario, y lo saben, y lo saben, y no pasaría nada porque forma parte de la lógica democrática.

Les voy a decir más: ustedes en las Cortes Generales están tomando decisiones de este mismo tenor absolutamente más graves que esta. Yo fui miembro de la ponencia que creó el nuevo modelo de radiotelevisión pública en España, tratando de asemejar a los países más avanzados en esta materia, y acaban ustedes de cargarse un sistema que costó dos años de discusión, que permitió contrastar muchos modelos de radiotelevisiones públicas para... Puede ser más grave. No es lo mismo, no, puede ser hasta más grave, porque lo que determina la independencia de los órganos no es quién los proponga, sino los propuestos, los que van allí. Las personas, por su perfil, por su tradición, por su capacidad, por su honestidad, son las que determinan la objetividad de los órganos de control, no tanto quien los proponga, porque se supone que las propuestas tienen que estar sustentadas en perfiles profesionales, en perfiles humanos, en trayectorias intachables desde el punto de vista técnico y democrático. Y lo que se ha hecho, por ejemplo, en la radiotelevisión pública española es volver a un modelo partidista, que ustedes critican aquí y yo también, lo criticaba en el Parlamento español y lo critico aquí, y me parece mal que la radiotelevisión pública, un instrumento básico siempre para informar, hoy esté en manos del partido del Gobierno y que lo vaya a utilizar, con seguridad, en base a sus propios intereses.

Les digo esto porque dio la sensación de que ustedes están de nuevos en la política, y no están de nuevos en la política y, por lo tanto, hay que ser cuidadosos con dar lecciones a los demás. Y yo me sentí aludido, en el sentido de que creo que nadie puede dar lecciones en esta materia y ustedes tampoco.

De forma que nosotros, como dijimos en la toma en consideración, sabemos que estas mayorías se adecuan en función de la correlación de fuerzas de los parlamentos. Se ha hecho en otras ocasiones y se está haciendo ahora aquí. Que la mayoría requerida es una mayoría razonable, homogénea y comparable a otros órganos ya de control de este propio Parlamento, de otros parlamentos territoriales; y que lo que determina, en definitiva, la objetividad de los órganos de control, insisto, son las personas designadas, no los porcentajes para su designación.

Y les vuelvo a invitar a lo que yo creo que es lo más razonable, a que aprovechen ustedes, no ya este órgano sino los otros que están pendientes, para que hagan las propuestas pertinentes, las candidaturas adecuadas, para que su grupo, que es el que más votos tiene en esta Cámara, por ahora, tenga la representación correspondiente. Reflexionen, quedan horas para que en relación a la Audiencia de Cuentas el Grupo del Partido Popular tenga la representación que le corresponde, que son dos miembros, y en su momento, pues, supongo, lo propio en el Consejo Consultivo...

El señor presidente: Muchas gracias, don Román Rodríguez.

Por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Manuel Fajardo.

El señor Fajardo Palarea: Buenos días, señor presidente. Buenos días, señorías.

Señor Figuereo, seguramente le habrá traicionado el subconsciente cuando dijo que su grupo ha hecho lo "imaginable" para renovar el Consejo Consultivo; no dijo lo "inimaginable". Lo imaginable lo sabíamos todos, ¿eh?, que es intentar bloquear la renovación -queda en el Diario de Sesiones- de este órgano.

Mire, ya hemos asistido a este debate en ocasiones precedentes. En la comisión nos dijo usted -y lo acaba de volver a decir-: "el pase de dos tercios a tres quintos es por conveniencia del pacto de gobierno. Esta modificación afecta a la imparcialidad, a la objetividad, a la independencia de los miembros a elegir para el Consejo Consultivo". Se basaba usted en los votos particulares de los dos miembros que, por cierto, fueron propuestos en su día por el Partido Popular, y ninguno de ellos, en los votos particulares, dice que no sea ajustada a Derecho la fórmula propuesta por esta proposición de ley. Además, si usted tuviera razón, lo normal es que la modificación operada por la Ley 5/2002, que modificaba la primigenia ley del 84, que regulaba el Consejo Consultivo de Canarias, lo normal es que se hubiera puesto que, efectivamente, era para garantizar una mayor imparcialidad, objetividad e independencia, y eso no se dice.

Miren, esto no ha de pasar nunca, me decía usted, no había pasado nunca en la historia del parlamentarismo autonómico de Canarias, esto de modificar los quórums, y yo le respondí en la comisión, y le vuelvo a responder hoy, que sí ha pasado. Los quórums se han modificado. De hecho, se modificaron de tres quintos a dos tercios. Y además lo que sí le dije es que lo que no había pasado nunca en la historia del parlamentarismo autonómico canario es una actitud tan irresponsable como la del Partido Popular, que lleva cinco años bloqueando la renovación de los órganos, cinco años.

Bien. El motivo de la modificación que se propone a partir de esta proposición de ley nosotros no lo escondemos, se lo decimos en la exposición de motivos. Decimos que es intentar el desbloqueo y la normalización democrática de la renovación periódica de la institución ante los efectos no deseados del quórum de dos tercios, por lo anteriormente explicitado con respecto a la actitud del Partido Popular. La pregunta es -y se ha referido el señor Román Rodríguez a esto-: ¿podíamos haber hecho otra cosa desde los grupos que apoyamos al Gobierno? Sí, podíamos haber hecho otra cosa. Podíamos haber hecho lo que ustedes han hecho en el Real Decreto 15/2012, de modificación de la Radiotelevisión Española. Y les voy a leer los motivos, les va a sonar la música y la letra. Miren lo que dicen ustedes en la exposición de motivos: "La experiencia acumulada desde que tuvo lugar la primera designación del Consejo de Administración de la corporación Radiotelevisión Española ha demostrado que es necesario llevar a cabo algunas modificaciones en cuanto a su composición y la designación de sus miembros, con el fin de garantizar un funcionamiento más eficaz". Y siguen ustedes diciendo: "Por otro lado, la designación de los miembros del Consejo de Administración y del presidente de la corporación Radiotelevisión Española, basada en un sistema de mayorías reforzadas en las Cortes Generales, ha demostrado ser ineficaz, puesto que no permite renovar el Consejo de Administración con la agilidad necesaria". Y siguen diciendo: "La modificación ahora regulada garantiza que la renovación del Consejo de Administración pueda llevarse a cabo en un corto periodo de tiempo, evitando situaciones como la que se viene produciendo en Radiotelevisión Española". Y terminan diciendo: "Asimismo, esta medida continúa el criterio establecido en la Ley 17/2006 -mentira, ahora explicaré por qué-, que ya contempló la posibilidad de recurrir a la mayoría absoluta si no se lograba la mayoría de dos tercios, en primera designación -¡la primera designación!-, del consejo de administración. Precisamente -y atentos a esto-, esta previsión se incluyó para evitar que, mediante el bloqueo de mayorías, de la minoría a la mayoría parlamentaria, no pudiera constituirse el Consejo de Administración de la corporación Radiotelevisión Española".

¿Qué lecciones nos vienen ustedes a dar a nosotros de ética y de democracia en este Parlamento? ¡Si esto tiene fecha de 21 de abril de 2012! ¡Son sus compañeros del PP en Madrid! ¿Dónde están los dos tercios? Fíjese usted si es diferente que se lo voy a explicar, se lo voy a explicar. Fíjese usted si es diferente que ustedes han hecho el siguiente cálculo: "hombre, podíamos haber llegado a los tres quintos; no, nos vamos a la mayoría absoluta". ¿Por qué? Porque los tres quintos son 210 diputados y no los tenemos. Gracias a Dios no sacaron 210, porque, si no, nos modifican la Constitución y hacen desaparecer el Estado autonómico. Ustedes son capaces de eso y lo vienen demostrando poco a poco (Ante los comentarios en la sala). ¡Sí, sí, sí, sí!

Hay otra gran diferencia: que la mayoría absoluta no la tenía el Partido Socialista cuando hizo esta modificación en el 2006, no la tenía; ustedes sí la tienen ahora.

Y otra gran diferencia: la mayoría, los dos tercios que contempla la ley, eran dos tercios y solamente se exceptuaba, con carácter excepcional, para la primera designación pasar de dos tercios a mayoría absoluta, ¡y después de dos meses de producida la primera votación! ¿Saben lo que han hecho ustedes? Desde que se produce la primera votación y no se consiguen dos tercios, 24 horas después ustedes aplican la mayoría absoluta. ¡No nos den lecciones de ética, no nos den lecciones de democracia!

Lo cierto es que ustedes, ustedes, ustedes, quieren designar los miembros, con tres quintos, con dos tercios, con mayoría absoluta, quieren designar los miembros del Consejo Consultivo, quieren designar los miembros de la Audiencia de Cuentas y querrían designar también...

El señor presidente: Tiene un minuto, sí.

El señor Fajardo Palarea: Gracias.

...y quieren designar también al adjunto del Diputado del Común. ¿Saben lo que pasa?: que no los dejan. Sí, hombre, me consta que ustedes quieren y no los dejan. ¿Saben por qué, saben por qué? Porque algún medio de comunicación bastante afín al Partido Popular, ayer o antes de ayer -yo no soy de los que sacan los... los suelo sacar lo menos posible-, ya habla de la desaparición de los consejos consultivos, de los consejos económicos y sociales, de las audiencias de cuentas y la desaparición de los diputados del común, porque dicen que hay un Defensor del Pueblo. Eso es lo que les pasa a ustedes.

Señorías, todavía estamos dispuestos al consenso, súmense. Aunque a ustedes no los dejen, aunque su jefe de filas, aunque sus jefes de filas les dicen que, les dicen, y me consta, que ya no hay marcha atrás, hombre, rebélense ustedes, que muchas veces aquí hablamos de rebelarnos contra la política del Estado, por los recortes que están haciendo en Canarias. Por cierto, ha hecho usted una interpretación muy larga. Rebélense todos contra sus jefes, que les irá mejor.

El señor presidente: Turno en contra.

Grupo Nacionalista Canario, don José Miguel Ruano.

El señor Ruano León: Señor presidente. Señorías.

Realmente intentaré, intentaré hacer la intervención en contra de esta enmienda, que en realidad es una enmienda que consiste en decir "quedémonos como estábamos", y como estábamos y como estamos es que las instituciones estatutarias están bloqueadas desde hace varios años. No ha habido renovación; no tienen, por tanto, la legitimidad parlamentaria, que es la que empuja y legitima la capacidad de todos los órganos estatutarios, ya sea Diputado del Común, ya sea Consejo Consultivo, ya sea Audiencia de Cuentas.

Por lo tanto, cuando presentan la enmienda, que no deja de ser una reproducción, la enmienda parcial, de la enmienda de totalidad que en su momento formularon e incluso de la posición que mantuvieron en el debate de toma en consideración, siguen enrocados en la misma posición. Ha habido negociaciones, ha habido conversaciones, ha habido intentos de que ustedes ejerzan, ejerzan, la capacidad que tienen como grupo de la Cámara, en este momento grupo mayoritario, con 21 escaños. Igual que los que tiene el Grupo Parlamentario Nacionalista pero ciertamente con más votos en el conjunto de Canarias -podíamos hablar también de la territorialidad pero no vamos a hacerlo hoy-. Lo cierto es que en ese escenario ustedes están decidiendo -legítimamente pero unilateralmente- que no van a ejercer su capacidad. Y esa es su responsabilidad, la suya, exclusivamente de ustedes. Ustedes no van a ejercer su responsabilidad en la renovación de las instituciones autonómicas. Es así, no hay ningún otro discurso. Da igual la mayoría, da igual que sean dos tercios, tres quintos, la totalidad de la Cámara, da igual, no la van a ejercer, no la van a ejercer porque su jefe de filas les ha dicho que tienen que hacer determinada cosa con la presidencia de la Audiencia de Cuentas. Esa es la razón, esa es la razón. La razón, al final, que nos lleva al debate estéril incluso de cómo se ejerce el poder, la mayoría, la titularidad, quién manda, quién no manda. Miren, da igual, da igual, porque en el fondo ustedes tienen una legitimación que no van a ejercer porque no quieren ejercerla. Tienen una responsabilidad a la que van a renunciar y tendrán que dar cuenta de ello, porque la responsabilidad se ejerce en un momento determinado para un periodo de tiempo y las cosas cambian. En la Audiencia de Cuentas el mandato es de cinco años, en el Consejo Consultivo el mandato es de cuatro años y en el Diputado del Común es de cinco años, y ustedes hoy, por una razón exclusivamente coyuntural, van a decidir que no ejercen esa responsabilidad.

Miren, la Audiencia de Cuentas está en periodo de renovación. Estamos en el tercer momento para que ustedes ejerzan la responsabilidad, hasta mañana. Les digo hoy, para que lo sepan, que si ustedes no ejercen su responsabilidad los demás grupos de la Cámara, los que tenemos responsabilidades de Gobierno, vamos a ejercer la nuestra. Vamos a ejercer la nuestra, ténganlo claro, ténganlo así de claro. Porque igual que vienen a dar lecciones de cómo ejercen en el Gobierno de España, resulta que hoy les toca ser a ustedes el sujeto pasivo en la relación. Pero porque ustedes quieren, eso también es así.

Y si quieren que hablemos de la crisis, de las complicidades, de la responsabilidad, miren, al final, eso es como el chiste de los tres sobres, de los tres sobres, en los cuales usted al primer sobre dice "échenle la culpa al equipo anterior"; y el segundo sobre dice: "empiece a hacer cambios"; y el tercer sobre dice: "vaya abriendo otros tres sobres", porque les tocará a ustedes volver a ceder el paso.

La responsabilidad la ejercemos nosotros, los nacionalistas canarios, en relación con los intereses de Canarias, los intereses de Canarias por encima de cualesquiera otros, cualesquiera otros. Esa es la diferencia, porque si no seríamos parte de algún partido de Estado. Ustedes ejercen la posición política de otra manera.

Pero, miren, lo sustantivo, lo sustantivo: no han querido llegar a acuerdos y la responsable es su portavoz. No han querido llegar a acuerdos, no lo han sabido hacer. No ha sabido ejercerla o simplemente ejercía, ejercía el mandato de alguien que no se sienta ya entre nosotros, pero que sigue ejerciendo desde la distancia su poder sobre un partido que solo tiene una única decisión que hoy hemos visto.

Muchas gracias.

El señor presidente: Señorías, vayan ocupando sus escaños.

Vamos a votar el dictamen de la comisión sobre la proposición... Perdón, primero hay que votar la enmienda, correcto, sí. Vamos a votar la enmienda a la proposición de Ley de Modificación de la Ley del Consejo Consultivo de Canarias, enmienda del Grupo Parlamentario Popular. Insisto, se vota ahora la enmienda. Comienza la votación (Pausa).

Resultado de la votación: 50 presentes; 20 a favor, 30 en contra y ninguna abstención.

Queda rechazada.

Y ahora sí votamos, vamos a votar el dictamen de la Comisión de Gobernación, Justicia y Desarrollo Autonómico, sobre la proposición de Ley de Modificación de la Ley 5/2002, del Consejo Consultivo. El dictamen tal como viene de la comisión. Comienza la votación (Pausa).

Resultado de la votación: 51 presentes, 31 a favor, 20 en contra y ninguna abstención.

Queda aprobado el dictamen de la comisión.

(Pausa.)

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/PPL-0004 Sobre De modificación de la Ley 5/2002, de 3 de junio, del Consejo Consultivo de Canarias.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico