Diario de Sesiones 51/2012, de fecha 25/9/2012 - Punto 27

· 8L/C-0560 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN), sobre emisiones de deuda pública en 2012.

El señor presidente: Siguiente comparecencia: del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, sobre emisiones de deuda pública.

Don José Miguel Ruano tiene la palabra.

El señor Ruano León: Señor presidente, señorías, buenas tardes. Señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad.

Asistimos, en los dos últimos años al menos, a una profusión de términos, de reflexiones todas, que tienen que ver con la situación económico-financiera de España como Estado, de la zona euro como espacio europeo con una única moneda y, particularmente, también con la situación de las comunidades autónomas y específicamente hoy, esta tarde, con la situación de Canarias en relación con su deuda pública. En ese sentido, la ciudadanía se ha tenido que acostumbrar a términos difíciles, complicados, de contenido diverso, que ocasionalmente ni siquiera sabemos qué significan exactamente: Plan económico-financiero de reequilibrio, deuda pública, déficit público, Pacto de estabilidad y crecimiento, demanda interior, demanda exterior, balanza fiscal, Pacto por el Euro Plus, sostenibilidad de las finanzas públicas, estabilidad del sistema financiero, rescate bancario, MEDE, cláusula de acción colectiva, FROB, FLA... En fin, señorías, términos todos que si no fuera porque realmente están afectando en el día a día a la vida de todos y cada uno de los ciudadanos y ciudadanas de Canarias, del Estado español y de gran parte de la Unión Europea, si no fuera por eso, podíamos prescindir del conocimiento o de entrar en el contenido semántico de cada uno de ellos.

A nosotros, señorías, señor consejero, esta tarde nos interesa conocer, respecto de estos términos complicados, complejos, que tan distantes parecen del ciudadano y que tanto nos distancian ocasionalmente del ciudadano, porque introducen o nos introducen en una jerga incomprensible, en qué medida nuestra deuda pública, concretamente, el marco en el cual nos estamos moviendo, puede responder para hacer posible el sostenimiento de nuestros presupuestos y con ello -y esto es muy importante, lo más importante- el cumplimiento, la prestación de unos servicios a los ciudadanos y ciudadanas de Canarias.

En fin, estamos en condiciones de afirmar -así está acreditado por el Banco de España- que Canarias está entre las comunidades que mejor responden en las ratios de deuda pública. Hay que decir, como de forma frecuente hemos dicho ya en esta Cámara, que la deuda pública del Estado español, la gran mayoría la tiene el Estado, un 55,2%. Las comunidades autónomas representan en la deuda pública el 13,5 y los ayuntamientos, el 3,4. Y según datos del Banco de España, hablando a 31 de diciembre de 2011, por tanto, con algunas modificaciones en los informes trimestrales que realiza el Banco de España, pero referidos a esa fecha, las comunidades autónomas con más nivel de endeudamiento eran Cataluña, con un 20,7; Valencia, con un 19,9; Castilla-La Mancha, con un 18; y las que menos, las que menos deuda pública han tenido son las de Madrid, con un 7,9; el País Vasco, con un 8,1 o Canarias con un 8,8.

Señor consejero, el problema que tiene en este momento España como Estado, y nosotros en el conjunto de España, es el que se considera el de sostenibilidad de la deuda. Es decir, es verdad que España está en una media de deuda pública por debajo de la media europea, pero, de acuerdo con la referencia del Fondo Monetario Internacional, se considera que su deuda, su nivel de deuda, no es sostenible, en tanto que no es posible atender a esa deuda sin proceder a una amplia corrección de sus ingresos y gastos que no sea realista. De ahí que en esa consideración no se ve que la deuda pública española esté en condiciones de ser devuelta, aquellos a los que se les debe. Hablo de deuda pública porque no quiero entrar esta tarde en el tema de la deuda privada, la inmensa deuda privada y el rescate bancario, lo que representa el estallido de la llamada burbuja inmobiliaria. Y creo que es muy importante que usted pueda anticiparnos algo en relación con la posición de Canarias de acudir o no al fondo de liquidez estatal y en qué medida ese fondo de liquidez representa para nosotros un importante lastre desde el punto de vista de cuáles sean las consecuencias del llamado plan de ajuste respecto de los servicios públicos esenciales. Y esto no es asunto baladí: en qué medida, señor consejero, acudir o no al FLA -al fondo estatal de liquidez- puede determinar cierto nivel de intervencionismo estatal en nuestras responsabilidades y producir efectos directos en el funcionamiento de los servicios públicos, que son hoy un signo que distingue a este Gobierno frente al Gobierno de España.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don José Miguel Ruano.

Por parte del Gobierno, señor consejero de Economía y Hacienda, don Javier González.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Presidente. Señorías.

Canarias parte de un dato contundente: es la comunidad autónoma menor endeuda por habitante de España y la segunda con menor volumen de deuda en relación a su Producto Interior Bruto. Unas cifras que avalan la responsabilidad financiera y la gestión realizada en el control del gasto público.

Según los últimos datos facilitados por el Banco de España, a 30 de junio, la deuda de las islas se situó en 3.847 millones de euros, lejos de los más de 8.800 millones de media del conjunto de las comunidades autónomas. Este volumen representa un 9,3% del PIB canario, lo que supone un 5% por debajo de la media. Si tomamos la ratio por habitante, esta se cifra en 1.809 euros, frente a los más de 3.200 euros que presenta también, por término medio, el conjunto de las comunidades.

Por tanto, es constatable que este Gobierno, a pesar de las graves dificultades, ha realizado grandes esfuerzos para contener su deuda. Unos esfuerzos que han ido en paralelo al realizado con la estabilidad presupuestaria. Ambos indicadores, el del déficit y la deuda, se han logrado aun siendo la comunidad autónoma peor financiada del Estado.

Con todo, mantenemos el núcleo de los servicios públicos esenciales, razonables periodos medios de pago a los proveedores, a pesar de ciertas tensiones de liquidez, están garantizadas las nóminas de todos los empleados públicos y estamos al corriente en las cuotas de la Seguridad Social y de IRPF. Cosa que no pueden decir muchas otras comunidades autónomas.

Tampoco hemos solicitado anticipos al Estado, como así lo han hecho otras comunidades autónomas. Hemos mantenido nuestra solvencia ante los mercados, con una calificación de deuda alejada de los bonos basura. Una solvencia que ha sido también reconocida por los inversores canarios, que han suscrito en volúmenes superiores a las ofertas iniciales las emisiones de deuda con cargo a la Reserva de Inversiones en Canarias. Y también es reconocida por las entidades financieras a través de la firma de distintas operaciones crediticias. Y ello a pesar de no haber recibido inyecciones extraordinarias de liquidez por parte del Estado, como así ha sucedido con el resto de comunidades autónomas. Todas, absolutamente todas, han obtenido ingresos añadidos durante el primer semestre del año 2012 como consecuencia de las liquidaciones positivas del sistema de financiación del año 2010, salvo Canarias, la única comunidad autónoma con liquidación negativa. Una circunstancia por la que no solo no ha tenido esos ingresos extraordinarios que han tenido otras comunidades autónomas sino que se ha visto obligada a devolver más de 46 millones de euros por este concepto, a los que añadir 35 más por la compensación del extinto ITE. Esa es la realidad actual de Canarias.

Pero estos logros y este esfuerzo no han sido gratuitos. Se han obtenido a costa de detraer recursos de otras partidas de nuestro Presupuesto para poder apuntalar los servicios públicos esenciales, supliendo con ello las carencias de financiación del Estado. El sistema de financiación aporta en el año 2012, señorías, 3.200 millones de euros para sufragar sanidad, educación y servicios sociales, mientras que su coste supone 4.600 millones de euros. La diferencia de 1.400 millones de euros es aportada, por tanto, con recursos propios de otras partidas, que nos vemos obligados a destinar a estos conceptos para mantener, como he dicho, el núcleo esencial de los servicios públicos. Y esto sucede porque el Estado -que no sé si quiere revisarlo o no, porque ya me tiene confundido, un día dice que sí va a revisar el sistema de financiación y otro que no, y otro que sí y otro que no; no sé, digo-, y todo esto sucede porque Canarias está hoy en día alejada de la media en 812 millones de euros. Miren, estamos hablando de deuda y de déficit. Si no tuviésemos, si los canarios recibiésemos lo mismo que la media del conjunto de los españoles, Canarias este año no tendría déficit, tendría hasta superávit. Estaríamos, por tanto, en un escenario completamente distinto. No sería necesario que emitiésemos siquiera deuda, porque no la necesitaríamos con las cuentas actuales. Estaríamos, por tanto, en el escenario en el que podríamos destinar muchos más recursos a políticas de reactivación económica o incluso estaríamos en disposición teórica de disminuir, cancelar, endeudamientos anteriores y situar todavía aun más bajos las ratios actuales.

En cualquier caso, la deuda viva que mantiene esta comunidad autónoma debe ser financiada en unos momentos nada fáciles en los mercados. Son varias las dificultades. Por un lado, los problemas que arrastra el sector bancario, con evidentes estrecheces de liquidez, y por otro, el efecto contagio que padecemos algunas comunidades autónomas sobre la calidad, credibilidad del Estado español, en relación con su deuda soberana. Hasta el momento nuestra solvencia nos ha permitido acceder a la financiación que hemos ido necesitando, teniendo en cuenta el plan de tesorería diseñado. Sin embargo, hoy en día la incertidumbre y los cambiantes escenarios están provocando un cierre paulatino de los mercados.

Y ahora nos encontramos con la creación del FLA, uno de esos términos complejos a los que hacía referencia el señor Ruano: el Fondo de Liquidez Autonómica. Una línea que captará en torno a 18.000 millones de euros. Los restará del mercado, no nos olvidemos. El mercado tiene una suma, que es la que es, una capacidad de riesgo con las administraciones públicas, que es la que es. Y, por tanto, los drenará restando capacidad de financiación -no nos olvidemos tampoco de esto- a las comunidades autónomas como la de Canarias, que, si no fuese por determinadas condiciones, los bancos hoy en día estarían dispuestos a formalizar operaciones de crédito. Este mecanismo -no nos olvidemos- ha sido creado para hacer frente a un previsible cierre del crédito, como está ocurriendo hoy en día, y principalmente para solventar los graves problemas, gravísimos problemas, de algunas comunidades autónomas. Aquellas que mantienen los peores indicadores y que ha sido calificada su deuda como bonos basura, es decir, no hay entidad financiera que esté dispuesta a prestarles.

Y la pregunta es, ¿y acudiremos al Fondo de Liquidez Autonómica? ¿Canarias tendrá o no que acudir al Fondo de Liquidez Autonómica? Pues, mire, seguiré diciendo lo que he dicho en los últimos meses. Mucho se ha hablado sobre acudir o no al fondo y diré hoy y mañana exactamente lo mismo: dependerá de cuáles sean esas condiciones. Dependerá de la posible comparativa entre las condiciones del fondo de liquidez y los mercados financieros. Necesitamos, por tanto, comparar unas y otras para ser capaces de tomar una decisión responsable. Nuestra obligación es acudir a aquellas vías de financiación que resulten más beneficiosas para el interés general, y así lo haremos, pero necesitamos, por tanto, conocer una parte importante de las mismas.

Se ha insistido, insistido, exigido, la petición por parte de Canarias de acudir al Fondo de Liquidez Autonómica; es decir, algunos querían que el Gobierno de Canarias firmase una línea de financiación a modo de cheque en blanco, que no va a ocurrir. Necesitamos poder tomar decisiones serias y responsables. Una situación de una toma de decisión desesperada, como la que algunos pretenden, sería una decisión responsable.

Miren, la credibilidad de una comunidad autónoma es algo muy serio, se ve afectada por las continuas declaraciones que se realizan en los medios de comunicación. Las entidades de calificación, las entidades financieras, los gabinetes de estudio de las entidades financieras, analizan no solo los datos, empíricos, sino la información disponible con respecto a cada comunidad autónoma, a cada empresa, para hacer un informe previo, en su caso, al otorgamiento de crédito. Yo les pido a todos y a todas que no juguemos con la credibilidad de la Comunidad Autónoma de Canarias, que no lancemos mensajes que perjudiquen, no ya al Gobierno, sino al conjunto de los ciudadanos, porque ese mensaje es muy peligroso. El concepto de la credibilidad de una comunidad autónoma es un concepto lo suficientemente sensible para que todos extrememos la cautela, la sensatez y la prudencia que esto requiere.

Nada más.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero.

Por los grupos no solicitantes de la comparecencia.

Grupo Parlamentario Mixto, don Román Rodríguez.

El señor Rodríguez Rodríguez: Le decía al señor presidente que para esto sí tres minutos es poco tiempo. Así que voy a ser lo más esquemático posible.

Decía el portavoz de Coalición Canaria que esta crisis conllevaba un conjunto de conceptos y nuevas realidades que era de difícil comprensión para los ciudadanos. Yo diría que también para los políticos, también para los políticos, desgraciadamente, porque yo creo que no se está comprendiendo la complejidad de la situación ni los recursos ni el valor de cada uno de ellos.

Decirles lo siguiente. El endeudamiento es un recurso financiero para las familias, para las empresas y para las administraciones públicas. Es un tema elemental, uno tiene los ingresos que tiene, pero tienes habitualmente más obligaciones que los ingresos y recurres a pedir préstamos y los pagas a medio y largo plazo, las familias y los gobiernos. La deuda es un recurso financiero importante.

La deuda que se ha acumulado en España por parte de las administraciones públicas sigue estando por debajo de los países de nuestro entorno. Y no es que no la podamos pagar en abstracto, no la podemos pagar por dos razones: porque los intereses son abusivos y especulativos y porque la economía no crece, y entonces hay necesidades inevitables y te tienes que seguir endeudando. Les pongo un dato: la deuda pública española, del 31 de diciembre de 2011 a ahora, ha aumentado 7 puntos y medio: 70.000 millones de euros. Por cierto, el incremento más importante de esa deuda lo ha generado la Administración General del Estado, en menor medida las comunidades autónomas y ha decrecido el endeudamiento en los ayuntamientos españoles. Estos son los datos, lo otro es propaganda.

¿Qué va a ocurrir ahora? Que la deuda, que es un recurso financiero para los Presupuestos, se le ha puesto límite y el Consejo de Política Fiscal y Financiera ha distribuido el límite máximo de endeudamiento para el año 12, 13 y sucesivos, y a esta comunidad se la ha vuelto a discriminar y solo se le permite un máximo de endeudamiento del 12,1 de su PIB y a las que más deuda tienen se les permite -por ejemplo, a los catalanes- el 23%, 23,6; a los valencianos, el 22%. Ya hemos dicho aquí en muchas ocasiones que se distribuye el déficit de forma injusta entre la Administración central y las administraciones periféricas, quedándose el colchón más importante la Administración del Estado, teniendo menos compromiso de gasto, pero en el tema de la deuda no solo.. Y se trata a todas las comunidades por igual, al margen del nivel de déficit, pero en el caso de la deuda la discriminación es absoluta y brutal: a esta comunidad solo se le permite el próximo año hasta el 12,1 de su PIB y a las incumplidoras, a las hiperendeudadas, hasta el 23, y eso compromete el Presupuesto del próximo año.

Les voy a dar un dato: cada punto de endeudamiento son 400 millones de euros. En el próximo año la media de endeudamiento está en el 15,1; nosotros estamos en el 12,1. Si nos permitieran el endeudamiento medio, tendríamos 1.200 millones más. Estas son las cosas que hace la Administración del Estado, que estrangula a algunas comunidades más que a otras, aunque yo creo que la intención es estrangularlas a casi todas.

Desgraciadamente no tengo tiempo para profundizar, pero este es un asunto que obligará al Gobierno a ir al fondo de liquidez con casi toda seguridad.

El señor presidente: Muchas gracias, don Román Rodríguez.

Por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, don Manuel Marcos Pérez Hernández.

El señor Pérez Hernández: Gracias, presidente. Señorías.

Ya ha quedado claro aquí, los datos son contundentes, la situación de endeudamiento de esta comunidad autónoma le permite seguir acudiendo al mercado de deuda y, por lo tanto, estamos en unos datos, en unas cifras, totalmente soportables si las comparamos con otras comunidades autónomas del Estado español.

Pero yo creo que lo que subyace aquí no es tanto el problema de la deuda sino cómo solventamos la situación que padece la comunidad autónoma en tanto en cuanto no tiene capacidad suficiente con el actual sistema de financiación para garantizar los servicios públicos esenciales. El último, el sistema de financiación que está en vigor, aprobado en el año 2009, creaba un fondo, un fondo nuevo, un fondo de garantía de los servicios públicos fundamentales, con un objetivo, señorías, que era que todas las comunidades autónomas pudieran suministrar un nivel similar de servicios esenciales del Estado del bienestar: educación, sanidad y servicios sociales. El tiempo ha demostrado que, efectivamente, esta comunidad autónoma tiene un déficit de financiación que le ocasiona y que le lleva, por lo tanto, a tener que detraer fondos para mantener los servicios públicos esenciales. Y en todo esto vemos cómo el Gobierno del Partido Popular, en una actuación totalmente irresponsable, aboca a la comunidad autónoma a que para resolver sus problemas de financiación tenga que acudir al FLA -al Fondo de Liquidez Autonómica-. Ya ha dicho el consejero aquí claramente que se acudirá al fondo de liquidez cuando se conozcan, efectivamente, las condiciones en las que se puede acudir, pero nosotros -y se lo decimos, señor consejero- entendemos que acudir al fondo de liquidez va a suponer un control mayor por parte del Estado a la comunidad autónoma y, por lo tanto, habrá que saber primero cuáles son las condiciones para acudir a ese fondo. Porque lo que trata el Partido Popular es decir -y usted también lo ha señalado muy bien- que la comunidad autónoma canaria tiene problemas de financiación y que, por lo tanto, pues, hay que acudir a ese fondo, y lo que está haciendo es poniendo en entredicho la solvencia de una comunidad autónoma que hasta ahora ha demostrado la capacidad, el rigor, en la gestión de las cuentas públicas, y los datos ahí lo reflejan, y al hacer eso el Partido Popular no se da cuenta de que está también poniendo en tela de juicio la credibilidad de todo el Estado, cosa que ya han hecho con sus vaivenes, con sus idas y venidas, pero esta es una más, es una más. Al poner en entredicho la comunidad autónoma pone en entredicho también la solvencia del Estado, pero se ve que de eso no se han dado cuenta.

Nosotros tenemos muy claro que hay que ir a una revisión de un sistema de financiación que ya tiene un recorrido, no hay que esperar al año 2015 para su revisión, para su actualización, porque entendemos además que, de no hacerlo así, lo que es el sentido de una comunidad autónoma se pierde. Las comunidades autónomas se crearon para que den los servicios públicos esenciales a los ciudadanos. Si el sistema que tenemos impide y no garantiza ese sentido público de calidad en educación y servicios sociales, el sistema tiene que revisarse y tiene que ponerse en marcha un nuevo sistema.

Gracias, presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, señor diputado.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Miguel Jorge Blanco.

El señor Jorge Blanco: Gracias, señor presidente.

Al señor Ruano se le olvidó una más famosa que todas ellas, que es la prima de riesgo. De tantas definiciones que hemos aprendido en los últimos años la de la prima de riesgo también está de pleno vigor.

Mire, señor González, la realidad es que la deuda pública en Canarias ha aumentado en el segundo trimestre respecto del primero en 68 millones de euros. Dijo usted hasta los 3.847 millones de euros, pasando del 9,1 del Producto Interior Bruto canario al 9,3. En vez de disminuir, que sería lo deseable, ha aumentado, y eso sin duda, a nuestro juicio, debe ser, es preocupante.

De la misma manera además que el déficit público, que ha aumentado hasta el 1,24 del Producto Interior Bruto en seis meses. Frente al 0,3 que aumentó en el primer trimestre al 1,24 el segundo trimestre, estando, como dijo mi portavoz esta mañana, a escasamente unas décimas del objetivo final del año.

El presidente fue vago e inconcreto en su intervención, como suele ser siempre además, pero usted, que es el responsable de Hacienda, debería explicar ante la Cámara qué va a hacer en estos seis meses que quedan para contener el objetivo previsto del déficit del 1,5.

Y también a nosotros nos gustaría conocer, primero, a qué va a destinar los recursos, si los obtiene, obtenidos con la emisión de deuda pública, a qué los va a destinar; en segundo lugar, ¿ha estudiado el Gobierno de Canarias de manera seria y rigurosa la posibilidad de acudir al fondo de liquidez ofrecido por el Gobierno de España? ¿Pero está dispuesto el Gobierno de Canarias a someterse a los controles, lógicos y normales, por parte del Gobierno de España si se acude a ese fondo de liquidez? No es intervencionismo, como antes se dijo, es control, señor González Ortiz, que son dos cosas radicalmente diferentes. El fondo de liquidez es un fondo al que se acude de manera voluntaria. Si encuentra usted en el mercado mejores opciones para financiarse, desde luego mi grupo le va a aplaudir esa posibilidad.

Miren, y en relación con el sistema de financiación, que también le quería comentar alguna de las cosas. Recordará que mi partido, en el año 2009, fue el único que votó en contra de la ley del sistema de financiación autonómica. Los que votaron a favor de ese sistema fueron ustedes, en concreto la señora Oramas y el señor Perestelo, y el Partido Socialista Obrero Español, que es ahora -el Partido Socialista- cuando se enteran de que era un mal sistema. Ya lo dijimos nosotros desde el principio: ese era un mal sistema. Y no somos nosotros, por tanto, señor González Ortiz, los que hemos cambiado de opinión; son ustedes, señoría, y un cambio de opinión además que les debiera causar sonrojo y vergüenza...

El señor presidente: Muchas gracias, don Miguel Jorge.

El grupo solicitante de la comparecencia, don José Miguel Ruano.

El señor Ruano León: Señor presidente, señorías, señor consejero.

A los señores portavoces de los grupos que han intervenido, que me han precedido ahora en el uso de la palabra, también podríamos preguntarles...; como empezó el señor Jorge por el tema de la prima de riesgo, y es cierto que se me olvidó en el elenco de términos, podíamos decir también, ante la prima de riesgo, ¿qué piensa hacer el señor Rajoy ante los controles lógicos y normales que la Unión Europea le ha de imponer si pide el rescate, si pide el rescate de la economía española, y cuánto está costando su duda en la prima de riesgo? O sea, esta es la verdad, porque realmente es un tema de credibilidad. Y antes lo decía el consejero en relación a esa apelación que ha hecho, a ese sentido de Canarias, porque aquí no podíamos hablar de sentido de Estado; ellos, digamos que el Partido Popular a nivel de España, pues, ocasionalmente, ocasionalmente, apela al sentido de Estado, a veces, pues, quizás podamos acudir aquí a apelar al sentido de Canarias. Y lo digo porque se puede ser Oposición y no estar en contra de todo, se puede tener determinado nivel de acuerdos. Hay algunas cosas en las que hemos sido capaces de hacerlo, por ejemplo en los temas que afrontamos, cómo afrontamos nuestro estatus ante la Unión Europea o incluso en la propuesta reciente que este Parlamento realizó en el mes de julio en torno a la modificación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias. Y podríamos estar de acuerdo, señoras y señores del Partido Popular, en algo que dice el Banco de España, que al final evalúa y dice, pues, el déficit de Canarias es este y la deuda pública de Canarias es esta otra y resulta que en ambos parámetros somos de las comunidades que mejor estamos. Y ya después que cada uno se ponga las medallas que quiera, pero, frente a eso, frente a eso, ustedes hacen una proclama continua, por otra parte, de que desde los distintos responsables sectoriales se pide aumento de gasto público en esto o en este otro asunto... -sí, sí, señora Roldós, compañera y amiga Mercedes (Dirigiéndose a la señora Roldós Caballero, que niega con la cabeza desde su escaño)-. Porque es así, porque cuando uno está... La cuestión de tener una cierta credibilidad está al final en tener una posición, que puede que el tiempo cambie pero que no cambia polarizándola. No me refiero, no me refiero, no estoy haciendo una alusión a su posición, me estoy refiriendo a la posición sectorial del Grupo Popular en temas que representan incremento de gasto público y, sin embargo, después desde la portavocía en materia de economía y hacienda se hacen referencias a la necesidad de restringir el gasto público y de restringir las políticas públicas. En fin, lo que quiero decir es que hay cuestiones en las que podríamos tener un discurso único y es bastante posible hacerlo en este asunto, porque la situación es que la deuda pública es de las que menor están.

Pero, mire, no se puede hacer, usted, señor Jorge, que puede preguntarle a su compañero que habitualmente lleva los temas en materia de economía y hacienda, sabe que no vamos a poder, no vamos a poder reducir el déficit reduciendo a su vez la deuda. Eso ahora no es posible, no es posible. El incremento de la deuda se produce, entre otras cosas, porque ahora se produce el vencimiento de la deuda pública y que hay que afrontar. Y el problema que tiene Canarias es un problema que probablemente no tendría si las demás comunidades autónomas tuvieran las ratios que tiene Canarias, porque, si fuera así, no sería necesario crear el fondo estatal de liquidez -el FLA- o el Fondo de Liquidez Autonómica-. ¿Por qué? Muy fácil. Como decía el consejero de Economía y Hacienda -creo también- de la Generalitat de Cataluña, Mas-Colell, el señor Mas-Colell, decía: "nosotros no tenemos otro banco al que acudir que al Gobierno de España", cuando reclamó ya la asistencia, por parte del Gobierno de España a través del FLA, a la Generalitat de Cataluña. No es el caso de Canarias. Pero es que si usted crea el FLA y en el FLA las entidades financieras españolas y algunas otras que operan en España y no son españolas detraen 8.000 millones de euros del circulante, y a su vez lo van a hacer con la garantía del Gobierno de España, va a ser difícil que se obtenga financiación por quien sí que tiene una calificación de deuda equivalente a la que tiene el Gobierno de España, que es lo que tiene el Gobierno de Canarias. Porque es cierto, es así, la calificación de deuda del Gobierno de Canarias en las tres agencias de calificación es la misma que tiene el Gobierno de España, no es peor que la que tiene el Gobierno de España. ¿Pero qué ocurre? Al final todos contribuimos a la solidaridad, ¡todos!, también ahora con ese debate que se ha abierto en España sobre el tema de la balanza fiscal de Cataluña y demás y este debate por...

En fin, hagamos un planteamiento de Canarias y creo que ustedes podrían sumarse a un planteamiento de Canarias. Es que no tienen por qué hacer oposición en todo, pueden estar de acuerdo en algunas cosas, supongo que algunas cosas el Gobierno de Canarias las estará haciendo bien. ¡Supongo! Y esta, es que resulta que los que nos evalúan desde fuera nos dicen que estamos razonablemente bien. ¿Pero qué ocurre? Que detrayendo esa financiación, a la cual aportan -estos son datos de hoy-, el BBVA aporta 1.600 millones de euros; CaixaBank, 1.600; Santander, 1.200; Bankia, 800; Banco Sabadell, 800, Popular, etcétera, hasta llegar a 8.000 millones de euros; si usted detrae hacia el fondo, y encima lo hace con la garantía del Estado, ¿cree que es fácil para una comunidad, aunque tenga las mismas ratios que tiene hoy o la calificación que tienen las agencias de calificación hacia Canarias, obtener la financiación fuera? Ojalá tuviéramos relaciones con algunos que podrían establecer financiación, como los bancos chinos o demás, pero no es el caso, no es el caso, no hay posibilidad desde el punto de vista... (Abandona su lugar en la Mesa el señor presidente y pasa a ocupar la Presidencia el señor vicepresidente segundo, Fernández González.)

Entonces ¿es posible o será necesario acudir al FLA? Quizás lo sea, pero no es un rescate. No es un rescate, porque no hay problemas de rescate de la economía canaria en este momento. Las ratios están ahí. El mayor problema que nosotros tenemos no son los indicadores de déficit y de deuda sino el desempleo. Ese es el peor, sin ninguna duda, en el cual además estamos junto con otras regiones ultraperiféricas en ratios, por una economía poco diversificada como la que tenemos y padecemos.

¡Pero pongámonos de acuerdo en algo!, ¿por qué tenemos que estar en desacuerdo en este asunto? Si se sabe perfectamente, son indicadores que nos están evaluando de fuera. Es como el que hace la PAU, es que nos evalúan de fuera, ¿y resulta que en este asunto vamos a proclamar también y a faltar a la credibilidad de la deuda de Canarias?

Miren, yo creo que sería lo responsable, y creo que además a quienes han compartido responsabilidades de Gobierno, sería responsable que en este asunto tuviéramos una posición común y si finalmente tenemos que acudir al FLA, que se haga en las mejores condiciones posibles y que el plan, el llamado plan de ajuste que se prevé en la disposición adicional segunda de la Ley de Estabilidad, a la que se remite a su vez el real decreto-ley de creación del FLA, pues, sea en las condiciones que nos permitan, dentro de nuestro grado de cumplimiento, cumplir, sí, efectivamente, cumplir los objetivos de déficit y en el marco de deuda.

Y, como decía el señor Rodríguez, es verdad, nosotros estamos de los peor tratados, porque es que resulta que a los que lo han hecho bien en materia de deuda los márgenes de crecimiento de su deuda son escasos en relación con aquellos que la tienen absolutamente disparada, en el marco global del sistema autonómico. Es verdad que al final representan algo más del 13% de la deuda del Estado, que es el que responde ante la Unión Europea y específicamente ante la eurozona.

Por tanto, creo que estamos en condiciones de decir que las precauciones, la prudencia, que está mostrando el Gobierno es una prudencia más que razonable. Nosotros emplazamos al consejero de Economía y Hacienda, Economía, Hacienda y Seguridad, a que verifique con precisión cuál es el alcance de ese plan de ajuste, porque nosotros sí que tenemos el compromiso general de cumplir con los objetivos de déficit y con el objetivo de deuda que está, que ya lo cumplimos hoy, porque es que no lo vamos a pasar, es que no lo vamos a poder pasar en relación con el crecimiento estimado que tiene nuestra deuda pública.

Por tanto, señor consejero, quiero terminar simplemente recordando que no es verdad que el Partido Popular haya votado en contra. Se abstuvo en esa votación. Pero es más, cuando se asumen decisiones en el Gobierno, y yo fui miembro de aquel Gobierno de Canarias, se asumen de forma colegiada, para las duras y para las maduras.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor Ruano.

Para concluir, tiene el señor consejero la palabra por diez minutos.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Presidente. Señorías.

Sí, nos encontramos, como decía el señor Rodríguez, en un momento difícil. Un momento difícil porque la posibilidad de acudir al endeudamiento financiero se ha cercenado en los términos futuros en la capacidad de decisión de un gobierno. Cuestión que creo que ataca a la posibilidad de actuar de forma anticíclica en la economía, a mi juicio de forma incomprensible. Está bien como mensaje exterior, como mensaje de la limitación del déficit, pero a la vista está que todos y cada uno de esos mensajes que hemos intentado dar o que ha intentado dar el Estado español en su conjunto hacia el exterior no han sido suficientes. No han sido suficientes porque los intereses de la deuda siguen siendo muy altos, insostenibles, porque la economía sigue sin crecer; por lo tanto, no se revierte la situación.

Hay que recordar algunas palabras de hace aproximadamente un año, donde alguien jugaba a todo: la recuperación económica, la creación de empleo, la eliminación del déficit, de la prima de riesgo, a la confianza, a la confianza de los mercados. Y vamos a hablar un poquito sobre la confianza. A la vista está que o no es la confianza la solución del problema o que quienes están no han transmitido en absoluto confianza, sino todo lo contrario: una absoluta desconfianza. Porque es verdad que con las decisiones continuas, mandando mensajes a los mercados de que en el ámbito autonómico da igual lo que hagas, te van a castigar o premiar exactamente igual, no mandamos un buen mensaje a los mercados. Es decir, si cuando toca tomar decisiones, en la distribución del déficit y deuda en el Consejo de Política Fiscal y Financiera le decimos a todo el mundo que da igual cómo hayas hecho el trabajo, al final a todos por igual, estamos dando un mensaje de que hagan lo que hagan, que ya vendremos detrás a arreglarlo, o a estropearlo en este caso.

Que tenemos un déficit de financiación, que el sistema no está cubriendo los defectos, señor Marcos, que el Fondo de Garantía de los Servicios Públicos esenciales no está funcionando, creo que es evidente y se hace cada vez más necesaria su revisión.

Y, como le decía antes, la confianza: la confianza es la que va a llevarnos a todos a la salida de esta situación. Y la prima de riesgo -¿verdad, señor Jorge?-, la prima de riesgo, que debe ser que, o no tiene confianza o no es prima y solo es riesgo, porque comparemos la prima de riesgo hace un año y ahora, antes de la solución de la confianza, de la solución que en teoría representaba el Partido Popular. Es decir, ha generado cada vez más desconfianza. Esa es la realidad.

Y, mire, ha llegado usted a decir, "no, es que el Gobierno de Canarias ha incrementado la deuda". ¡Hombre, pues claro!, es que la deuda no es más que la suma de los déficits, es la suma de los déficits. Usted conoce que el Presupuesto se ha aprobado con ese déficit, pero también le he dicho antes que si tuviésemos un sistema de financiación en la media, no tendríamos siquiera ese déficit. Ahora bien, eso es algo que, por lo que se ve, por lo que manifiestan, no es importante. Y ha llegado usted a hablar de los controles necesarios. Mire, la Comunidad Autónoma de Canarias, las comunidades autónomas estamos sometidas, aquellas que acudimos al fondo del pago a proveedores, a un plan de ajuste. Es decir, ya tenemos controles, ya remitimos de forma más que continua, permanente, los vencimientos de deuda, las liquidaciones presupuestarias... Pero si la referencia que hizo usted al presupuesto, al déficit de la Comunidad Autónoma de Canarias en los seis primeros meses sale de esos datos, de los datos que remite la Comunidad Autónoma de Canarias, de la transparencia. Por lo tanto, este Gobierno no tiene miedo, ni mucho menos, a la transparencia. Información, toda la necesaria. Lo que sí cree que no debe permitir es la toma de decisiones sobre políticas que afectan al conjunto de los ciudadanos al margen de quienes ostentan la representación popular. Eso sí que cree este Gobierno que no puede tomarlo. Y, por tanto, determinados condicionamientos que se puedan intentar introducir en un sistema como el fondo de liquidez o en cualquier otro sí cree que puede y debe discutirlo, porque eso es intentar gobernar en determinadas comunidades autónomas a través del Ministerio de Hacienda, y eso, señor Jorge, no es democrático.

La deuda del Estado, y se ha hablado aquí sobre la sostenibilidad o no de la deuda y la deuda del Estado, en términos económicos es sostenible, lo que pasa es que no es creíble. El problema que tiene el Estado español hoy por hoy es que no es creíble. Los mercados no creen al Estado español. Un Estado español que es un Estado autonómico, constitucionalmente autonómico. Y no lo creen porque, por un lado, se han pasado durante los últimos meses criticando al propio Estado español, a la propia distribución competencial y a la propia acción de las comunidades autónomas.

Y, mire, es que esta mañana decía usted que el presidente del Gobierno -obsesión, ustedes, por el presidente del Gobierno, día tras día- fue vago al responder si el Gobierno iba a cumplir o no con el déficit. Pero es que el Estado, en agosto, ya se ha comido todo el déficit autorizado para España a lo largo de este año. No es que tenga dificultades para cumplirlo, es que el Estado español, la financiación general del Estado, lleva el 4,75% del PIB cuando tiene autorizado el 4,3 en todo el año. Ya se ha pasado en agosto. A partir de ahí es donde están las enormes dificultades.

Miren, y hablamos de credibilidad porque ahora han manifestado, ayer, en una reunión muy interesante, preparatoria de la Conferencia de Presidentes, oí una información, que además lo felicité, al señor responsable de la Oficina presupuestaria de La Moncloa, al señor Nadal, que dijo la siguiente expresión: "tenemos que ser capaces de transmitir que las comunidades autónomas no son el problema, son una buena parte de la solución"; y dijimos todos: "bienvenido, bienvenido, señor Nadal, a la situación". Porque, mire, como el chiste del caballo, el problema es que se han pasado a lo largo de los últimos meses criticando la actuación y resultados de las comunidades autónomas y es el mensaje que han lanzado fuera. El mensaje que han lanzado fuera del Estado español desde el Partido Popular es que el Estado español no es solvente por culpa de las comunidades autónomas, y las comunidades autónomas representan una parte importante del gasto de estas comunidades autónomas, y están recogiendo lo que han sembrado. Esa falta de credibilidad exterior es la que han generado ustedes mismos y por eso, por eso digo bienvenidos a la postura de la defensa del Estado de las Autonomías, tal como está planteado en el ámbito constitucional (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente).

Y hablamos de credibilidad y no es posible generar credibilidad en los mercados cuando en los últimos diez días hemos escuchado cuatro cambios de posición sobre la posibilidad o no de la revisión del sistema de financiación, ¡cuatro! El señor Beteta, el señor Montoro, han dicho: "no se revisa el sistema de financiación". Muy bien, nos quedamos ahí, oiga, no se va a revisar. Vale, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, el secretario de Estado de Administraciones Públicas. Pero es que después el señor presidente del Gobierno, el señor Rajoy, dijo que sí se podía revisar el sistema de financiación. ¡Hombre!, pues, nos quedamos con las palabras del señor presidente, que se supone que mandará algo más que el señor ministro y el señor secretario de Estado, nos quedaremos con sus palabras, pero es que después la secretaria de Estado, la secretaria general del Partido Popular, ha dicho que no se revisa el sistema de financiación. Yo oí hablar ayer a la vicepresidenta del Gobierno diciendo que sí es posible hablar del sistema de financiación y ahora oí al presidente del Gobierno decir que no se puede revisar el sistema de financiación. Señorías, ¿ustedes creen que se puede generar algo de credibilidad en el exterior con esos cambios de concepto en algo tan importante como la financiación de los servicios públicos esenciales a los ciudadanos?

Eso es, eso es, en definitiva, el aspecto fundamental que estamos generando: la confianza, la capacidad o no de obtener financiación en los mercados, en los mercados internacionales, que es como se mueven estos asuntos, en los socios europeos. La confianza de España como un Estado requiere de la defensa conjunta del Estado tal y como está planteado constitucionalmente. El Partido Popular está hoy recogiendo aquello que ha sembrado. Bienvenidos al cambio de posición, señores.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero, don Javier González.

(Los señores vicepresidente segundo, Fernández González, y secretario primero, González Hernández, ocupan sendos escaños en la sala.)

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-0560 Sobre -Gobierno-, sobre emisiones de deuda pública en 2012.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico