Diario de Sesiones 80/2013, de fecha 28/5/2013 - Punto 19

· 8L/C-1020 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Nacionalista Canario (CC-PNC-CCN), sobre objetivos de déficit autonómicos tras la prórroga de la Comisión Europea a España.

El señor presidente: Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Nacionalista Canario, sobre objetivos de déficit autonómico tras la prórroga de la Comisión Europea a España.

Don José Miguel Ruano, por el Grupo Nacionalista Canario, tiene la palabra.

El señor Ruano León: Señor presidente. Señorías, buenas tardes, casi buenas noches.

Vamos a intentar situar un asunto que resulta muy relevante hoy día. Representa uno de los temas más publicados, publicitados en el Estado español, el tema de los objetivos de déficit, a la vista del escenario económico que se presenta para España, para el Estado español, en este año 2013 y las previsiones que la propia Comisión Europea va a realizar previsiblemente en el día de mañana a favor de España, a favor de conceder una prórroga respecto de los objetivos fijados con anterioridad.

Quisiera, señorías, empezar diciéndole además al señor Rodríguez, don Román Rodríguez, que evidentemente en la comparecencia anterior necesariamente hay vasos comunicantes con esta. Por tanto, no hay nada, no hay nada por lo que excusarse. Ciertamente empezamos diciendo, si les parece a sus señorías voy a leer una frase que viene a decir básicamente: "la Oficina Estadística de la Unión Europea -Eurostat- ha certificado que el déficit de España en el 2012 fue del 10,6 del PIB, teniendo en cuenta las ayudas recibidas para sanear a las entidades financieras. Excluyendo estas ayudas, el déficit al cierre del último ejercicio se situó en el 7%, 6 décimas por encima de lo que había anunciado el Gobierno".

El límite de déficit acordado con la Comisión Europea para el año 2012, señorías, era del 6,3%. Por tanto, el déficit declarado, excluyendo las ayudas al sector bancario, se sitúa 7 décimas por encima de la previsión realizada por el Gobierno, que equivale a unos 7.000 millones de euros aproximadamente.

Señorías, puede ser que en este debate, desde el punto de vista social, el tiempo nos haya permitido, nos ha permitido por lo menos llegar a cierto nivel de consenso respecto de lo que antes era mero disenso. Algunos articularon en su discurso político los objetivos del déficit como algo sagrado y realmente, desconociendo que lo importante, si realmente esa política daba éxito, era que eso era una vía para mejorar la economía. No puede ser un objetivo político el conseguir reducir el déficit si eso no está vinculado a que se mejora la economía, con ello se produce crecimiento y en términos finales se produce empleo, que es el mayor problema que aqueja ahora al Estado español y también a la comunidad autónoma canaria.

Por tanto, señorías, la frase que les leo ahora es, "una política excesivamente restrictiva produce efectos negativos en la actividad económica". Y no lo dice don Román Rodríguez, no lo dice ningún miembro de Coalición Canaria ni del Partido Socialista. La frase que acabo de leer es de Luis de Guindos, el actual ministro de Economía, que estoy convencido de que hace un año escasamente no decía, incluso menos tiempo, no hubiera dicho esta frase. De esto nos alegramos... no nos alegramos, realmente no nos alegramos los nacionalistas canarios de decir que se ha equivocado el Gobierno español en la previsión de déficit, porque en realidad no vamos a ser beneficiarios de eso; de lo que sí nos alegramos es de que esto sirva a la Comisión Europea para pensar que los objetivos que se están fijando son objetivos inalcanzables desde el punto de vista social, porque el coste social rompe la paridad social en Europa y crea una Europa distinta a la constituida, una Europa de dos velocidades, una Europa donde los Estados de la periferia sufren, desde el punto de vista social, los efectos de los recortes que algunos han querido denominar reformas. Habrá reformas, habrá reformas, pero también, básicamente, hay recortes, recortes desde el punto de vista social.

Por tanto, en ese escenario, señorías, queremos situar el debate de esta tarde.

Dice el señor Durão Barroso -también alguien ajeno a nuestra formación política-: "Aunque creo que esta política es correcta en lo fundamental, me parece que ha llegado a su límite, porque una política, para que tenga éxito, no solo tenía que estar diseñada adecuadamente sino que debe tener un mínimo apoyo político y social".

Y termino, señorías, mi intervención inicial preguntándole al señor consejero sobre la distribución de ese déficit. El déficit, el llamado déficit a la carta que ahora propone el Gobierno de España para satisfacer las pretensiones de comunidades autónomas que no han cumplido sus objetivos frente a otras que, haciendo un esfuerzo importante, han realizado básicamente un esfuerzo social que ha agravado las circunstancias económicas y sociales, en este caso de la comunidad canaria. Y, por otra parte, señor consejero, también conocer la distribución de esos objetivos de déficit para España, porque en el fondo seguimos estando en desacuerdo con que el mayor peso de ese déficit lo carguen las comunidades autónomas.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, don José Miguel Ruano.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, don Javier González Ortiz.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Gracias, presidente. Señorías, buenas tardes de nuevo a todos y a todas.

Lo primero que nos gustaría decir es que Canarias no quiere más déficit. Esa es la primera consideración que hacemos desde este Gobierno, porque más déficit, en definitiva, significa más deuda y más deuda conlleva más coste en intereses, presentes y futuros. Un gasto que, finalmente, lo que hace es restar y detraer recursos de otras partidas del Presupuesto, porque el déficit no deja de ser la diferencia entre los ingresos y los gastos, y cuando una comunidad autónoma como la de Canarias es la peor financiada por el Estado para atender los servicios públicos esenciales entonces es cuando debemos incurrir en él. Eso me parece que sea fundamental. Por tanto, no es la ampliación del objetivo de estabilidad la mejor de las opciones, sino un correcto y justo sistema de financiación, lo que hoy en día se nos está negando; con una diferencia que ustedes ya conocen, que nos provoca un desfase en torno a 800 millones de euros si recibiésemos la media. Y si recibiésemos la media del sistema de financiación, pues, no tendríamos ni déficit en las cuentas de la comunidad autónoma. Es más, tendríamos la posibilidad de dedicar una parte importante de ese gasto, de esos fondos, a políticas sociales o incluso sobre todo, hoy en día, a disponer, por tanto, de un mayor margen para incrementar las políticas destinadas al crecimiento. Pero la realidad hoy por hoy es otra y viene marcada por la necesidad que tenemos de aumentar el techo del déficit para seguir sosteniendo el núcleo de los servicios básicos y para destinarlo a la reactivación económica y la generación de empleo.

Como usted bien dice, señor Ruano, esperamos, creemos que mañana, previsiblemente, Bruselas autorizará la ampliación al 6,3% del PIB para el año 2013 al Estado español. Me imagino que así será, pero, eso sí, no será gratis, y acabamos de hablar del Plan nacional de reformas para el próximo trienio. Y, por tanto, eso son condiciones para solicitar la ampliación del déficit. Es decir, son las cosas que... España le ha dicho a la Comisión Europea: "amplíame el plazo para llegar al objetivo de estabilidad del 3%, amplíame el plazo, y yo a cambio propongo esto". "¿Y qué propongo?": "lo que hablamos antes, más recortes". ¿Dónde? No en la Administración General del Estado, no, no, en las transferencias a las comunidades autónomas, en las transferencias a las corporaciones locales y en los servicios que prestan las comunidades autónomas y las corporaciones locales.

Eso es lo que ha propuesto, en términos generales, el Gobierno de España, después de demonizarlas, de señalarlas injustamente, como hablábamos antes, como las responsables de los males de las administraciones públicas en España. Porque las obligaciones a las que están sometidos recaen nuevamente en el conjunto de las comunidades autónomas. Díganme ustedes cuál es la reducción, las medidas propuestas por el Gobierno central, para adelgazar su estructura. Si conocen ustedes, no sé, eso que dicen, la disminución de los ministerios, de las delegaciones insulares, en el caso de Canarias, o de las delegaciones del Gobierno o... ¿Conocen alguna medida de ese tipo? No encontrarán ni una, ni una. Lo digo porque cuando se habla de qué se está haciendo, pues, hombre, quiénes estamos haciendo la tarea y quiénes no. Hombre, no por mucho repetir una mentira acaba siendo verdad. Eso tengámoslo, por lo menos, en cuenta.

Y además, hombre, alguien podía pensar que esto es una opinión totalmente partidista, que es solo en este caso el Gobierno de Canarias, que está siempre enfrentado al Gobierno central. Pero es que esta posición es mayoritaria en el conjunto de las comunidades autónomas, incluidas -no nos olvidemos- las gobernadas por el Partido Popular. Mire, la consejera de Hacienda de Castilla y León fue la que afirmó, dice: "para que España intente cumplir el objetivo de estabilidad las comunidades autónomas harán el 75% del esfuerzo frente al 25% de la Administración General del Estado". Lo dice una consejera del Partido Popular, de una comunidad autónoma: 75%, las comunidades autónomas; 25, el Estado. No es asumible hoy en día el planteamiento que se está haciendo.

Por lo tanto, miren, lo que necesita el Estado español, perdón, la Administración General del Estado, no es más déficit, es acometer las reformas estructurales, pero no como las está acometiendo sino de una forma muy distinta. Por eso hablábamos antes de que las medidas que se están tomando siguen siendo las erróneas, porque no nos olvidemos que es la Administración central la que lidera el volumen total de endeudamiento público de España, con un coste en intereses anuales de 38.000 millones de euros, anuales, de intereses. Por lo tanto, debe -la Administración General del Estado- intentar acotar este gasto. Y es verdad que este gasto se está corrigiendo, en parte, solo, solo, solo, por la bajada de la prima de riesgo hoy en día en el ámbito de España.

Porque la Administración central del Estado no nos olvidemos que al final, al término del primer trimestre de 2013, representará el 81% del PIB, un 18% más que el año anterior; en cambio, las comunidades autónomas en su conjunto, las deudas están en torno a un 20%; Canarias en un 10%. Lo digo para situarnos dónde están los problemas, quiénes no hacen su tarea. Que es que, repito, no por mucho repetir una mentira acaba siendo verdad.

Con todo esto y con el agravante de que todos los indicadores económicos, principalmente empleo, renta y PIB, han empeorado, pues, llegan las concesiones a Bruselas y ahora hablamos de ese nuevo objetivo de estabilidad. Bueno, pues, hemos pasado, hemos incrementado el 1,8%, hemos pasado del 4,5 al 6,3 en el conjunto del Estado español, y empieza una discusión que lo que viene a hacer es a engañarnos. Es decir, en este momento el problema es que... -lo ha hecho bien el Gobierno del Partido Popular-, y es "pónganse ustedes a discutir, comunidades autónomas, a ver cómo resolvemos este tema y no hablemos de la parte importante". Y la parte importante es la que ya hemos hablado aquí en más de una ocasión, es cómo se hace la distribución entre la Administración General del Estado, las comunidades autónomas, las corporaciones locales y la Seguridad Social. Ese es el debate fundamental. Debate fundamental que, como ya dije antes, se aceptó por parte del ministro discutirlo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera en el grupo de trabajo, pero que posteriormente sus ayudantes han decidido obviar, porque ahí está la discusión. Es que no es entendible que se plantee por parte del Gobierno central que quienes asuman la mayor parte del mismo sean las comunidades autónomas. Las comunidades autónomas tenemos el 36% del gasto público español. Si extrapolamos, por tanto, el peso del objetivo del déficit, a las comunidades autónomas nos correspondería un 2%, en vez del supuesto 1,2 que nos han asignado. Porque, ¿cuáles son las previsiones?, las previsiones son las que desconocemos. Creemos, creemos, que el Gobierno central va a plantearle a la Comisión Europea una distribución del déficit... Que entiendo que la Comisión Europea no va a entrar en esa discusión, repito, antes, para la Comisión Europea es el Estado español, el conjunto de administraciones públicas, las que tienen que conseguir el objetivo de estabilidad del 6,3. La propuesta interna que hace el Gobierno central es que, según dice, publica en la rueda de prensa famosa del 26 de abril, es que a las comunidades autónomas va a asignarnos un 1,2, al conjunto de las comunidades autónomas.

Y entonces en ese momento es en el que se empieza a hablar de una distribución asimétrica; es decir, que ese 1,2 no se distribuye de forma global entre todas las comunidades autónomas, igual entre las comunidades autónomas, sino que para distribuirlo analizaremos una serie de repartos.

Mire, el Gobierno de Canarias lleva reclamando eso desde hace dos años y medio y no le han hecho caso. Le han dicho que no, que eso era imposible, que cómo se iba a plantear un objetivo distinto entre comunidades autónomas. Bueno, finalmente, han entendido. Pero eso sí lo que el Gobierno de Canarias dijo, "mire, para establecer un régimen asimétrico de distribución del déficit habrá que tener algunos criterios, criterios objetivos". ¿Cuáles? Hombre, analicemos por ejemplo el sistema de financiación, aquellas peor financiadas tendremos necesidad de incluir el déficit, porque tenemos un problema; analicemos por ejemplo los niveles de deuda, es decir, las que tengamos menos deuda tendremos una mayor capacidad de endeudamiento; analicemos por ejemplo los niveles de desempleo, es decir, no es lo mismo comunidades autónomas como pueden ser las del norte de España, que tienen unas menores tasas de desempleo, que necesitan, por lo tanto, menos recursos en un momento como el actual para reactivar la economía, y nosotros sí... Bueno, analicemos cuestiones objetivas.

¿Qué nos encontramos? Pues nos encontramos con que las funciones...; reuniones secretas, que después acaba uno enterándose; reuniones de partido al margen de las reuniones oficiales; supuestos pactos entre comunidades autónomas. Pero, lo peor, lo peor de todo esto, nos encontramos con espectáculos como el que vivimos hace unos días, donde al parecer se cambia crispación por un tren de alta velocidad o al parecer se cambia crispación o levantar la voz o disenso de una comunidad del Partido Popular por un plan de empleo. Mire, es absolutamente inaceptable, inaceptable que se publique que el Gobierno central apoya un acuerdo con la Junta de Extremadura por el cual acuerda un tren de alta velocidad y un plan de empleo especial para que el presidente se calle, y es inaceptable cuando observamos que, por ejemplo, la distribución de la financiación del Estado en Canarias significa que son 170 euros por habitante frente a los 315 de Extremadura; es absolutamente inaceptable cuando se bajan de 42 millones de euros del PIEC, 40 millones de euros del PIEC, a 10 millones de euros en este año. Es absolutamente inaceptable que se esté negociando con el futuro de los canarios.

Muchas gracias.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero, don Javier González Ortiz.

Los grupos no solicitantes de la comparecencia, don Román Rodríguez (Pausa).

Román Rodríguez, por favor.

El señor Rodríguez Rodríguez: Oye, vamos a ver, no tengo tiempo en tres minutos de cuestionar algunas consideraciones del consejero sobre la orientación de la política europea, española y canaria frente a la crisis.

Yo no estoy de acuerdo con la tesis esa que dice "frente a la crisis hay que endeudarse poco porque luego hay que pagar los intereses". ¡Solo faltaba! Nosotros estamos en otra política. Otra cuestión es que en este contexto tan injusto el endeudamiento se paga a precios de usura. Esa es otra cuestión, pero aquí no se sale de esta crisis sin dinero público e importante en los mercados, crédito para las familias, para los bancos y recursos presupuestarios para el sector público. Si no no salimos de esta. Pero vamos a dar una vueltilla por el mundo y veamos lo que se está haciendo en los últimos meses. No vamos a entrar en eso.

Pero, en cualquier caso, al margen de esa discusión que es más teórica y más global, lo que es evidente es que no va a haber modificación rápida del sistema de financiación y que estamos perjudicados con las actuales reglas del juego. Eso está ahí. Habrá que pelear por mejorarlo y desde luego nosotros hemos sido los primeros en denunciar el mal acuerdo de entonces.

Segundo, en el mientras tanto, es razonable no, es una exigencia política y yo diría que, si me apuran, ética exigir el déficit que nos corresponde, porque el déficit que nos corresponde no es ocioso, es para destinarlo a responder a necesidades sociales inaplazables. De manera que debiéramos pelear por lo menos por el 1,5% de déficit para el año 13, ¡como mínimo! Porque, ¿de qué nos ha servido a nosotros, comunidades autónomas, tener menos deuda relativa que el gasto que representamos? ¡De nada!: pagar los platos rotos. ¿De qué nos ha servido a nosotros tener menos deuda de las comunidades autónomas españolas? De nada, de que nos discriminen a la hora de autorizar deuda. ¿De qué nos ha servido a nosotros -y no he conocido rectificación al respecto- llevar el déficit al 1,23 a costa de sacrificar gasto público... -al 1,23 según el ministro. 1,29, bueno, pues será... Pues tampoco es tan distinto, tampoco es tan distinto (Ante un comentario que se efectúa desde los escaños.)- a costa de sacrificar gasto público esencial?

Nosotros lo que reclamos aquí es que el Gobierno se ponga las pilas y defienda el 1,5 como mínimo y que esos recursos adicionales del 0,7 al 1,5, el 0,8 de nuestro PIB, que son 320 millones, los destinemos a lo aquí hemos hablado como necesidades perentorias: a combatir las listas de espera, a hacer un plan contra la pobreza y exclusión, con recursos y no solo con palabras, a atender las necesidades de las ciudades turísticas y a lo mejor incluso completar algunas obras de carreteras que están inconclusas y que es inaceptable socialmente lo que nos está pasando (El señor presidente abandona su lugar en la Mesa y pasa a ocupar la Presidencia el señor vicepresidente segundo, Fernández González).

De manera que nosotros reclamamos pelear por el 1,5, porque a Cataluña le van a dar el 2 gracias al incumplimiento. El 1,5 permitiría a esta comunidad responder ya a necesidades inaplazables que están...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Muchas gracias, señor Román.

Tiene la palabra el Grupo Socialista.

El señor Pérez Hernández: No, no voy a entrar aquí ahora en algo que ya está certificado y constatado, y es que ha sido un error esa política dirigida a una senda única de austeridad. Eso se ha demostrado que ha sido un error. Ya lo reconoce la propia Unión Europea, que ha permitido a nuestro país y a los países del sur una flexibilización en la consecución del objetivo del déficit. Por lo tanto, eso es un error constatado, una política equivocada, que ha traído más recesión, más paro, más desigualdad. De lo que se trata ahora es de ver en el marco de esa flexibilización nosotros como canarios qué tenemos que reivindicar.

Y tampoco me preocupa las escandalera que ha formado el Partido Popular, lo decía antes, una escandalera entre los barones del Partido Popular a ver cómo repartimos el déficit, si de forma asimétrica o no. Eso tampoco me preocupa, porque eso lo que hace es ocultar -también se lo dije ya-, ocultar un problema más grave, y es que vuelve otra vez el Estado a quedarse con la parte más importante de esa flexibilización del déficit. Y no es de recibo que, siendo las comunidades autónomas, como ya hemos dicho aquí esta tarde pero reitero, las que soportan el gasto público, tengan, por lo tanto, menos participación en esa flexibilización. De ahí que esta comunidad autónoma, que además, como ya se ha dicho, ha cumplido claramente también con los objetivos trazados, que tiene una menor deuda y que además tiene un tratamiento diferencial reconocido en la Constitución, aunque valga parece que para poco, nosotros tenemos que reivindicar que en esa flexibilización haya un tratamiento singularizado para la comunidad autónoma. Y ese tratamiento singularizado pasa, primero, por que el Estado reconozca que efectivamente tiene que dar más participación. El Estado va a contar con unos 18.000 millones de euros con los que no se contaban. Por lo tanto, ahí hay una cantidad importante y ese dinero, ese dinero, luego hay que... Las comunidades autónomas tienen que participar en esa capacidad que tenemos de endeudamiento por ese montante.

Y nosotros tenemos que destinar recursos en Canarias para mantener las políticas activas de empleo, para mejorar la educación, la sanidad... Porque somos una comunidad autónoma que además el Estado la ha maltratado, incumpliendo convenios que teníamos firmados o eliminando planes específicos para Canarias. De ahí que el tema está en que tenemos que reivindicar, como usted ha hecho en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, un trato singular y diferenciado para esta comunidad autónoma y reivindicar, lógicamente, que el Estado no puede, por tercer año consecutivo, quedarse con la mayor parte de ese objetivo, de esa flexibilización del déficit, sino destinarlo en mayor medida a las comunidades autónomas, que son las que dan los servicios más cercanos al ciudadano y son los ciudadanos los que están sufriendo las consecuencias de este recorte brutal en los servicios públicos esenciales. Esa es la posición que mantiene nuestro grupo parlamentario.

Gracias, presidente.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el Grupo Popular. Tres minutos.

La señora Navarro de Paz: Gracias, presidente. Señorías.

Escuchando a los portavoces que me han precedido en el uso de la palabra, se diría que el aplazamiento de dos años concedido por la Unión Europea a España para corregir el déficit la verdad es que parece una pésima noticia y la realidad, aunque algunos gusten de hacer política de trincheras, señor consejero, es que España, es decir, todas las administraciones públicas, está hoy en mejores condiciones para cumplir el déficit que hace un año. Porque, miren, el deslizamiento del objetivo del déficit en dos años representa, y no creo que nadie lo dude en este hemiciclo, que las administraciones públicas podrán reducir su déficit de forma más paulatina, disponiendo, por tanto, de más recursos de los inicialmente presupuestados. Concretamente, para España -y ya se ha dicho aquí- el conjunto del déficit en el 2013 pasa del 4,5 al 6,3 y para las comunidades autónomas se amplía, de forma que en vez del 0,7 -también se ha dicho aquí pero me gusta repetirlo- previsto, pues, pasa hasta el 1,2.

Por tanto, y a pesar de las incertidumbres y temores que algunos prefieren alentar, el aplazamiento en dos años de los objetivos del déficit, yo, señor consejero, quiero decírselo y mirándolo a la cara porque me parece muy importante, es una buena noticia no, es una magnífica noticia, señor consejero, para la economía española y para la economía canaria, es decir, en definitiva, para sociedad y para los ciudadanos y más aún para nuestra comunidad, para Canarias, que a 31 de diciembre de 2012, señor consejero, cumplía el déficit.

Otra cosa sería explicar cómo se cumple en Canarias con el déficit, quiénes pagan la factura de los ajustes de este Gobierno y cómo el sector público, porque también hay que decirlo en su conjunto, permanece inamovible con una economía y una sociedad en crisis. Pero, bueno, yo no he venido hoy aquí a hacer demagogia como otros; no, yo he venido, en nombre de mi grupo, a ser seria y responsable.

Por lo tanto, y vamos a hablar de lo que interesa, y como sabemos, y así lo ha anunciado el Gobierno de la nación, la distribución de los nuevos objetivos del déficit entre las administraciones se establecerá donde corresponde. Y yo pregunto dónde corresponde; pues seguro que todos lo sabemos: en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que también todos sabemos, está previsto para el mes de junio.

La agenda, por lo tanto, señor consejero, es clara. El Gobierno va a escuchar a todas las comunidades, las va a escuchar, una vez se ratifique por la Unión Europea, y se lo distribuirá, el déficit, con criterios objetivos.

Mi consejo para el Gobierno, mire, no adelante acontecimientos, no cree problemas donde no los hay. Canarias va a ser escuchada como a las demás autonomías. Tendrá voz y voto, ¡faltaría más!, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Y además, y además -y eso es muy importante-, estamos convencidos de que Canarias no resultará en modo alguno penalizada. Y, por cierto, señor Ruano, el Gobierno de la nación, mire, no es que pueda, es que debe corregir todas las veces que haga falta. Lo que nunca hará el Gobierno...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señora diputada.

Por el grupo proponente, el señor Ruano.

El señor Ruano León: Señor presidente. Señorías.

La verdad es que a estas horas de la noche, señora Navarro, resulta difícil cuando menos entrar a contestar un discurso que no sé a qué hora lo elaboró. Posiblemente lo elaboró muy temprano, esta mañana, con toda la fuerza, con todo el ímpetu y el énfasis que ha puesto finalmente en la intervención. Pero, mire, ni siquiera creo que eso sea motivo al final en mi intervención para contestarle. Más allá de que nos hemos quedado sin saber cuál es la posición del Partido Popular de Canarias ante el reparto de las cargas del déficit que va a hacer el Gobierno español en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera. O sea, eso es lo que nosotros desearíamos saber. Porque sabemos qué es lo que piensa el presidente de Extremadura, sabemos qué piensa el presidente de Castilla y León, sabemos qué piensa el presidente de Galicia, pero qué es, cuál es la posición del Partido Popular de Canarias en este nuevo escenario. Si yo además le dije antes en mi intervención, lo dije de forma general para todas sus señorías, que yo no me alegraba de los errores; de lo que me alegro es de que los errores sirvan para corregir una política equivocada, para deslizar eso que es un objetivo que nos debe llevar a lo importante, al crecimiento económico, al empleo, en el marco de la eurozona, en el marco del Estado español del que formamos parte y obviamente de nuestra comunidad autónoma.

Por tanto, no vale ni la pena entrar en sus aseveraciones acerca del... bueno, demagogia incluso. No sé si se la atribuía al consejero o a mí. Da igual, da igual, da igual... (Ante un comentario que se efectúa desde los escaños.) A mí. Bueno, en fin, qué risa (Risas en la sala). Realmente, realmente, realmente, supongo que es la hora, supongo que es la hora, señora Navarro.

Mire, de verdad, señor consejero, lo que importa, usted va a ir en nombre de Canarias a representar a esta comunidad en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Canarias, en el 2012, se ha computado por parte del ministerio en torno al 1,23%, que media entre el 1,23-1,29, que dice el Gobierno de Canarias. Al final lo significativo es que Canarias cumplió con los objetivos de déficit fijados para el año 2012. Y eso se traduce en términos de esfuerzo social, porque el equilibrio de la balanza fiscal ha significado más esfuerzo en los ingresos, es decir, más carga fiscal, y ha significado más recorte de los gastos y, por tanto, desde el punto de vista del funcionamiento de nuestros servicios públicos, de alguna manera ha habido resentimiento, se han resentido. Y ante ese escenario nosotros, los canarios, las canarias, no podemos permitir, no podemos permitir, más allá del propio reparto que el Estado viene a hacer entre las cargas de la Administración General del Estado y las propias comunidades autónomas, que nosotros, Canarias, pague más por ese esfuerzo. Porque al final esto es un tema que pretende ser de paridad social, usted lo decía en términos de "nosotros queríamos que se establecieran diferencias desde el punto de vista del esfuerzo". Claro que sí, pero es que lo que se está planteando ahora es justamente lo inverso. Se está planteando el mismo escenario que para la deuda pública y en términos de esfuerzo nosotros, los canarios, las canarias, no podemos padecer un reparto injusto.

Por tanto, señorías, señor consejero, yo creo que usted debe estar, desde el punto de vista de nuestros intereses, evidentemente en un mejor reparto en las cargas entre el Estado y las comunidades autónomas. Pero si hay que decidir, porque el Estado eso ya lo decidió, prefiero que esté usted con el señor Feijóo a que esté usted con el señor presidente de la Comunidad de Baleares, con el presidente Fabra de la Comunidad Valenciana, con el presidente de la Comunidad de Murcia, el señor Valcárcel.

Por tanto, esto que le digo yo, que soy nacionalista, me hubiera gustado escucharlo de algún miembro, en este caso de la señora portavoz del Grupo Popular, que no sabemos si está con los incumplimientos gravísimos del señor Fabra o está, por el contrario, con el cumplimiento de otros barones del Partido Popular. Al final de lo que se trata es de hacer un juego de marcar diferencias y no reconocer que los objetivos fijados por el Gobierno de Canarias para el Presupuesto del año 2012 se han cumplido. Se han cumplido, para nuestra desgracia desde el punto de vista, desde el punto de vista social, porque es un esfuerzo. Porque el déficit no puede ser sino un instrumento, una herramienta, un medio para, pero no es un objetivo político cumplir ese marco. Al final la propia Comisión reconoce que para el crecimiento económico, incluso el Fondo Monetario Internacional, reconoce que es necesario para producir el crecimiento que ese esfuerzo se haga en más plazos.

Y nosotros claro que nos alegramos, ¿cómo no nos vamos a alegrar de eso? Si lo dije en mi primera intervención. Lo que pasa es que usted, señora Navarro, la traía escrita y a veces no le da... Sí, señora Navarro, no le importa lo que digamos los demás en la tribuna y debería usted escuchar algo más. Escuchar, porque no necesariamente tenemos que estar en desacuerdo en todo, aunque ustedes sean Oposición y nosotros Gobierno.

Creo que lo importante, señorías, en la tarde de hoy, en esta tarde-noche ya, es que el Gobierno se vaya con un mensaje claro por parte de la Cámara. Para defender los intereses de Canarias nosotros, que encima cargamos con lo que usted ha expuesto en su primera intervención, con un modelo de financiación absolutamente desequilibrado y penoso, que evidentemente carga mucho más, carga mucho más... Culpa, culpa, señora Navarro, ya que me espeta usted, probablemente culpa mía (Ante una manifestación que se pronuncia desde los escaños). Claro que sí, yo era miembro del Gobierno. Y también culpa del señor Soria, fíjese usted. Fíjese usted, compartíamos escaños. Ahí, en esos bancos azules, nos sentábamos justamente al lado. Así que, en fin, señorías, seamos serios, aunque sea porque el tiempo nos enseña cosas, la madurez nos da capacidades, y evidentemente estamos en este momento ante el reto, ante el reto, de dar respuesta a los ciudadanos y ciudadanas de Canarias de hoy y de mañana y del escenario que se nos presente para este año y para el próximo año; dar respuestas en términos sociales, en términos de financiación de nuestros servicios públicos, en términos de crecimiento y de empleo.

Por tanto, señoría, yo no le estaba reprochando nada al Partido Popular, al Grupo Popular, sino su falta de definición para la defensa de los intereses canarios. Alguna vez lo he dicho, creo que en este asunto hay que seguir insistiendo. Y lo importante, señorías, es que los 60 diputados y diputadas que se sientan en este Parlamento hemos sido elegidos por el pueblo canario para defender los intereses canarios y no los intereses del Gobierno de España.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el señor consejero para concluir esta comparecencia.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): Gracias, presidente.

Señor Ruano, empezaba usted haciendo referencia al resultado final. Le recuerdo que las cuentas que presentó España fueron corregidas por Eurostat por la inaplicación correcta de las liquidaciones sobre los ingresos del impuesto de sociedades. Las cuentas que presentó España inicialmente a Bruselas eran con un déficit menor. ¿Qué pasa?: que finalmente Eurostat corrigió incrementando el déficit que había presentado el Gobierno de España. Lo cual provocó una situación ciertamente complicada, porque, claro, estamos solicitando y pidiéndole a Bruselas una ampliación del objetivo de estabilidad para que sea más suave y a la vez la estamos engañando y mintiendo. Claro, eso lo que no hace es generar confianza, ni genera confianza en la economía española y mucho menos genera confianza en el Gobierno central. Lo digo por todas estas dudas sobre los objetivos.

Mire, déjeme decirle una cosa -lo digo porque el señor Rodríguez también lo planteó-. Le recuerdo cómo estuvo el cumplimiento del objetivo de estabilidad del año 2011. Empezaron diciendo que Canarias tenía el 1,78; dijimos aquí por activa y por pasiva que nuestro resultado estaba en el 1,5. El señor ministro me llegó a decir en un Consejo de Política Fiscal y Financiera que cómo me atrevía yo a poner en duda la fiabilidad de las cuentas de España. Claro, después publicaron que el 1,5, es decir, el resultado final. Por lo tanto, simplemente decirles que esto tiene la variación con los ajustes. El primer resultado que dio el Gobierno de España para la Comunidad Autónoma de Canarias está en el 1,23% del PIB; el último comunicado a Bruselas en el Plan nacional de reformas está en el 1,29. Permítanme que por lo menos, y dada la experiencia, me crea mucho más los datos que me dan en la Administración general de la Comunidad Autónoma de Canarias que aquellos que hoy en día publica el ministro, ¿no?

Y es verdad, señor Ruano, evidentemente el déficit no puede ser un objetivo en sí mismo. El déficit es, en este caso reducir el déficit es un objetivo para conseguir un elemento fundamental. Claro, si el elemento fundamental se corrige así, y ahí entramos en la discusión de lo que hablaba el señor Rodríguez, ¿no?, porque, claro, en este momento lo que se está planteando es, no, no, no, nosotros no queremos reducir el déficit para tener una mejor situación, sino al revés, en una situación de dificultades económicas debe ser la Administración la que actúe de forma anticíclica para destinar recursos a reactivar la economía. ¡Pero si eso está más que inventado! Bueno, es verdad que hay teorías económicas sobre cómo afrontar una crisis. No a la que hace referencia el señor Rodríguez, que es una inyección monetaria, no una inyección de gasto público sino una inyección meramente monetaria -ya hemos discutido sobre eso, no me creerá el señor Rodríguez, pero, bueno, seguiremos discutiendo enormemente sobre eso-. Y evidentemente al final lo que se plantea es si los objetivos son inalcanzables. Pero no es que sean inalcanzables solo desde el punto de vista social sino que, planteados como tal, lo que provocan es que se conviertan en inalcanzables, porque la restricción de las prestaciones, la restricción de la actividad económica llevada a cabo por la propia reducción de las administraciones públicas provoca más desempleo, menor renta disponible y al haber menos renta disponible, menos ingresos, se incrementa el déficit.

Esa es la situación actual, la que se está produciendo, y la que está llamando la atención sobre, "señores de Europa, ustedes se están equivocando". Que en un momento dado funcionaran esas medidas en Alemania no significa que en el conjunto de las economías del sur de Europa y en algunas del norte que pueden empezar a tener problemas, no significa que esa sea una receta válida para todos, y no solo para todos sino en todos los momentos. Porque no es lo mismo una realidad objetiva en un país -es verdad que como Alemania- que si se produce una debilidad económica objetiva en el conjunto de las economías europeas, y eso, cuando menos, tiene que tener recetas distintas. No será lo mismo afrontar una enfermedad que afrontar una epidemia, y eso es algo que está empezando a calar en el mensaje de la Comisión Europea, como usted bien dijo, del Fondo Monetario Internacional, cambiando, por lo menos, haciéndose replantear si están actuando de la forma más adecuada.

Pero aquí estamos discutiendo sobre cómo distribuimos el déficit en el conjunto de las administraciones. ¡Pero si está inventado! El Gobierno central aprobó la Ley de Estabilidad Presupuestaria y en los artículos 15 y 16 se trata: distribución entre las distintas administraciones públicas, el 16, distribución entre las comunidades autónomas en este caso.

¿Qué se planteó en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, como dije? Establecer un grupo de trabajo. ¿Para qué?: para ver cómo distribuíamos el reparto entre las comunidades autónomas. ¿Pero qué se acordó en la Conferencia de Presidentes o es que ya nos olvidamos? Mire, en la Conferencia de Presidentes se acordó estudiar la distribución del reparto entre las comunidades autónomas y el Estado. El planteamiento del Gobierno central, en este caso del señor Rajoy, dijo: "no podemos variar hoy y estudiar una distribución entre el Estado y las comunidades autónomas, porque ya la hemos comunicado a Bruselas, esa distribución; luego, tendrá que ser para el año 2014". Bueno, pues bien, lo que ha faltado es al respeto al acuerdo de Presidentes, porque al ampliarse el objetivo de estabilidad para el conjunto de España... -bueno, perdón, señora Navarro, no se ha ampliado todavía, es la petición, para ser precisos en el lenguaje-. Es decir, ¿qué se ha incumplido? El acuerdo de la Conferencia de Presidentes, porque en esa Conferencia de Presidentes se acordó muy bien, como no puede ser para el 13, porque ya está comunicado, ahora en el 14, que se ha ampliado. ¿Qué hace el Estado?, vuelve a definirlo unilateralmente antes de los acuerdos. Y ahí es donde está nuevamente el problema, porque sigue sin entenderse, no lo entienden ni en la Comisión, cómo si en este momento lo que necesitan son políticas de reactivación económica... ¿La política económica regional quién la lleva a cabo, no solo en España sino en el conjunto de las regiones europeas?: ¡las regiones!, no nos olvidemos de eso. No la Administración General del Estado, la Administración General del Estado, de cualquier Estado, pone en marcha la estructura general, y eso es algo que vuelve a obviar España y, por lo tanto, vuelve a chocarse contra los planteamientos continuos de la necesidad de desarrollo de la economía en el conjunto de las comunidades autónomas y contra la posición de la Comisión Europea.

Vamos a ver, exactamente igual que el Estado no nos hizo caso cuando le planteamos la distribución diferenciada del objetivo de estabilidad y hoy lo hace, es decir, igual que en muchas materias, al final, espero, confío, que cuando los hechos nos acaban dando la razón, pues, la tengamos. Igual el problema es que es ya demasiado tarde, señor Ruano. Pero un elemento fundamental, y es que lo que va a plantear, por lo tanto, la comunidad de Canarias, para que quede claro, es, primero, que no estamos de acuerdo con esa distribución entre el Estado y las comunidades autónomas; segundo -y de forma muy importante-, hemos reclamado un mayor déficit, del 1,2%, porque, atendiendo a la situación actual y a criterios objetivos, nos correspondería más. Pero también le digo, corriendo el riesgo de que la situación final sea por componendas políticas que nada tienen que ver con atender los problemas sociales de los ciudadanos, Canarias estará entonces en que... Mire, para eso, mejor repartan a todos iguales y por lo menos no habrá nuevas discusiones, porque me temo que la solución final nada tenga que ver con las cuestiones objetivas sino con introducir determinados elementos objetivos que vengan a perjudicar a la Comunidad Autónoma de Canarias.

Es verdad que ha habido voces que han manifestado la necesidad de que se podrá castigar o no a las comunidades autónomas incumplidoras. No sé a qué se refieren, de verdad, porque lo que se está planteando es de darles más déficit a aquellas comunidades autónomas que no han logrado sus objetivos, y salvo que sea porque en su caso les dan la parte de la Administración General del Estado y hay quien puede entender que eso es justo, no, volvemos al principio: discutamos entonces cuál es el reparto entre el Estado y las comunidades autónomas para ver qué posición tenemos. Ya les dije antes que, atendiendo a la distribución del gasto y del 6,3 conjunto que tiene el Estado español para el año 2013, a las comunidades autónomas nos correspondería el 2%, por un criterio objetivo. Luego, ahí hay otros elementos que están diciendo que nada tienen que ver con lo que nos preocupa y, por lo tanto, el Gobierno de Canarias lo que está haciendo es intentando introducir esos elementos objetivos en ese reparto, y ese será el planteamiento que va a llevar a cabo Canarias en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, el planteamiento que ya ha hecho en los grupos de trabajo para defender la posición de Canarias.

Pero no puedo terminar sin hablar de un par de cosas, sobre todo de las que habló el señor Rodríguez. Señor Rodríguez, mire, ¿que de qué sirve, señor don Román, de qué sirve? Pues, mire, sirve para que tengamos que pagar este año 200 millones de euros de intereses frente a los 600 que pagaríamos si estuviésemos endeudados como Cataluña, por ponerle un ejemplo, y, como usted bien sabe, el pago de intereses es prioritario, es completamente prioritario, es la primera partida que hay que atender. Señor Rodríguez, usted que ha tenido responsabilidades, y si quiere analizamos decisiones que se tomaron por lo tanto en el conjunto de la comunidad autónoma y cómo hemos controlado ese gasto, hoy en día podemos atender otras necesidades y no atender el pago de los intereses. Simplemente reflexione eso. Ahora bien, estoy con usted en que en este momento actual lo que se necesita es incurrir en déficit. ¿Por qué? Porque tenemos dificultades de recursos y necesitamos establecer políticas anticíclicas para reactivar la economía. Eso no es discutible, pero, por favor, usted, mejor que nadie, es consciente de lo que implica. Y no le cuento nada de lo que diría usted hoy, subido aquí, si la comunidad autónoma estuviese en un 30% de endeudamiento, no pudiese plantear ni uno más, y si hubiésemos destinado 600 millones, como mínimo, millones de euros al año en intereses. ¿Vale?, estaríamos detrayéndolos de otras políticas. Lo digo simplemente para reflexionar sobre cómo hacer el planteamiento.

Yo lamento, señor Ruano, es verdad, las referencias que hizo la señora Navarro, mentir o no. De verdad, tengamos la fiesta en paz y analicemos cada una de las casas, saber quién miente y quién no miente, ¿eh?, simplemente para, si usted me permite, si usted me permite...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Un minuto, para terminar con el consejo.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad (González Ortiz): ...la soga en casa del ahorcado.

Y a partir de ahí, simplemente un apunte más. Mire, dice la señora Cospedal, que creo yo que usted le hará algo de caso, o debiese, ¿no?, en su caso, que las comunidades autónomas tienen que defender los intereses de las comunidades autónomas a las que representan, porque sería un error y un disparate que no lo hicieran. Es una frase no mía, es de la señora Cospedal. Permítame, por tanto, que yo le pida que en este y en otros planteamientos le haga usted caso a la señora Cospedal y que plantee y defienda los intereses de Canarias.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor consejero.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-1020 Sobre -Gobierno-, sobre objetivos de déficit autonómicos tras la prórroga de la Comisión Europea a España.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico