Diario de Sesiones 97/2013, de fecha 30/10/2013 - Punto 3

· 8L/C-1211 Comparecencia del Gobierno, instada por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre situación del transporte aéreo Canarias-Península y repercusión en la economía y sociedad.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Pasamos a la siguiente comparecencia -la número 1211-, del Gobierno, instada por el Grupo Socialista Canario, sobre situación del transporte aéreo en Canarias.

Tiene la palabra don Julio Cruz.

El señor Cruz Hernández: Señorías, muy buenos días. Señor presidente.

Señor consejero, el Grupo Socialista pide la comparecencia suya para informar sobre la situación actual del transporte en Canarias-Península y su repercusión en la economía y la sociedad canaria.

Tenemos la percepción de que tenemos menos rutas, menos asientos disponibles, menos frecuencias y billetes mucho más caros. Tenemos la situación de que podemos ir a menos sitios directamente. Tenemos menos conexiones con muchas ciudades del territorio peninsular. Tenemos costes aproximados de 430 euros de media de gasto por billete. Y, en definitiva, menos conectividad, menos cohesión territorial, menos cohesión social. Y eso, señorías, en un escenario que debemos fijar como antecedente en el año 2008 y 2009 ya se empezaba a producir una pérdida de conectividad entre Canarias y Península, entre otras razones, por la situación del petróleo, la situación de... la situación económica, de crisis económica que estaba ya afectando de una manera importante a las familias y a las empresas.

Sin embargo, Canarias pierde competitividad y esas rutas y frecuencias, pero el Gobierno de España está a la altura de la circunstancias y en el 2010 se plantea aquello que muchos denostaron que se llamaba el Plan Canarias. Aquel Plan Canarias que parecía que no iba a servir para nada, que decían algunos que no iba a servir para nada. No iba a servir para nada cuando ellos llegaron al Gobierno porque lo primero que hicieron fue suprimir aquel plan. Pero gracias a ese plan -bendito plan, diría yo- se establecieron, entre otras, en materia de transporte una serie de bonificaciones a las tasas aeroportuarias para intentar dinamizar, para intentar recuperar el sector del transporte, para intentar recuperar el sector del turismo porque, señorías, a nadie se nos escapa de que el transporte en Canarias va muy unido al turismo en Canarias. Nosotros por nuestros propios 2.200.000 ciudadanos es evidente que la conectividad sería mucho menor si no tuviéramos también 10 millones de turistas, 11 millones de turistas, 12 millones de turistas. No solo a nivel interno en Canarias, sino también con el exterior, con el territorio peninsular y con el resto del globo terráqueo.

En definitiva, esas decisiones de bonificaciones de las tasas aeroportuarias del Gobierno de Zapatero significó que ya en el 2010 subimos 500.000 pasajeros, aproximadamente en números redondos. Significó que se incrementaron de una manera considerable las rutas y las frecuencias y, consecuentemente, bajaron los precios. En el 2011, el incremento fue de más de un millón y medio de pasajeros, más de setenta nuevas rutas, más frecuencia, menores precios, una conectividad muchísimo mayor, y en esto, como dice la canción, llegó el señor Rajoy el 28 de diciembre a La Moncloa y la primera decisión, supresión de las bonificaciones de las tasas aeroportuarias en Canarias.

Ahora alega que tenían pérdidas, cuando los datos reales es que AENA ganó 19 millones de euros porque, todos tienen que saber, que el aumento de la conectividad, el aumento de los pasajeros significó que, con tasas más baratas, AENA recaudó muchísimo más dinero que el que venía recaudando anteriormente.

Dos días de tomar posesión, el Gobierno del señor Rajoy toma esta decisión, y decía el Partido Popular: "se toma porque no son necesarias, se toma porque no tienen ninguna influencia, se toma porque no tienen nada que ver con el turismo, se toma porque no tienen nada que ver con la conectividad". La realidad la hemos visto en estos días pasados cuando el ministerio observa que Barajas cae en picado, cuando el territorio nacional el resto de conectividades cae en picado, entonces dice: "vamos de nuevo a plantear las bonificaciones a las tasas aeroportuarias", y ahora sí, ahora las bonificaciones a las tasas aeroportuarias es la salvación para la conectividad en España y con Canarias, antes no.

Es por ello, señorías, señor consejero, que le pido que nos explique la repercusión en la economía, que nos explique la repercusión en la sociedad canaria de estas malas decisiones del Partido Popular, de esa falta de apego a las necesidades de Canarias, esa falta de sensibilidad con Canarias que tiene el Partido Popular. Lo desgraciado, sobre todo, es que no solo es el Partido Popular allá sino que, sobre todo, le aplaude el Partido Popular aquí.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, don Julio.

Tiene la palabra el señor consejero, don Domingo Berriel.

(El señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial, Berriel Martínez, hace uso de los medios audiovisuales.)

El señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial (Berriel Martínez): Gracias, señor presidente. Señorías, buenos días.

A finales del 2012 y a principios de este año, en sendas comparecencias ante este Parlamento para explicar la evolución de las conexiones aéreas entre Canarias y la Península, hemos mostrado la preocupación por la evolución negativa de las conexiones entre las islas y el resto del territorio nacional, con consecuencias importantes no solo para los desplazamientos de los residentes, sino también para el funcionamiento del principal motor de nuestra actividad económica, la industria turística, especialmente para la correcta conectividad Canarias-Península como elemento esencial de la cohesión territorial del Estado.

Entre otras cuestiones, se advirtió que la desaparición de Spanair a finales de enero del 2012 suponía una pérdida de disponibilidad de 165.000 plazas para la temporada de invierno 2012-2013, esto es, un 11 % de la capacidad total de las plazas ofertadas entre Canarias y la Península. También se constató y se advirtió que la capacidad aérea había estado cayendo de forma continuada desde el 2008 hasta el 2012, alcanzando una pérdida del 18 %. Una reducción, señorías, de más de 800.000 plazas.

En cuanto al número de vuelos, la disminución en este periodo fue de un 27 % y el número de rutas, por su parte, descendió un 21 %. Y cabe preguntarse, señorías, ¿qué ha ocurrido en este último año?, ¿ha cambiado esta tendencia negativa? La ministra de Fomento anunció el pasado lunes 21 de octubre en el Congreso de los Diputados que los asientos ofertados por las compañías que van a volar a Canarias en esta temporada de invierno habían aumentado un 15 % -se refería a los slot- con respecto a la temporada de invierno pasado. Pero, ¿a qué asientos ofertados se refiere la señora ministra? ¿A las rutas Canarias-Península o a los vuelos internacionales con Canarias? ¿A qué slot se refiere? ¿A los vuelos chárter, a los regulares, a ambos? ¿Están incluidos los vuelos interinsulares? Realmente, el ministerio tiene cierto confusionismo y oscurantismo en estos datos. En cualquier caso, los datos que maneja la consejería son, señorías, bien otros.

Según la programación de vuelos que las aerolíneas comunican a IATA, la capacidad aérea del transporte regular en las conexiones Canarias-Península esta temporada de invierno no solo no han aumentado un 15 % sino que, por el contrario, han disminuido un 3 %. Y la consecuencia directa e inmediata de una reducción de las conexiones aéreas es el incremento de los precios, hecho harto constatado.

Si tomamos como referencia no una temporada, sino el año completo y comparamos las plazas programadas desde el año 2013 con las del 2012, la disminución es del 8 %. Por tanto, la tendencia sigue siendo negativa y se aleja de ese 15 % de incremento anunciado por el Ministerio de Fomento. Anuncio que solo es comprensible si se incluye el incremento del tráfico internacional, el tráfico turístico, que no es objeto de esta comparecencia.

En relación con el número de vuelos Canarias-Península, ha habido una disminución de 980 vuelos con una caída de un 5 % de los programados en 2013 con respecto al año anterior. Si atendemos a cada aeropuerto durante este año 2013, el aeropuerto más afectado por el recorte de la capacidad ha sido el de la isla de La Palma, con una pérdida del 33 % de las plazas ofertadas; y el menos afectado, el de Tenerife Norte, con una pérdida del 3 %, aunque en todos los casos hay pérdidas preocupantes de conectividad.

Es el caso de las conexiones de La Palma con Madrid, ruta en la que, teniendo en cuenta tanto a su población como la necesidad de impulsar la actividad turística, se debe disponer de más vuelos. Se ha constatado que el mercado no tiene capacidad de autorregulación, y, esto es, el Ministerio de Fomento debe acudir a los mecanismos de garantía a la prestación de un adecuado servicio público como lo ha hecho -y no puede negarlo-, como lo ha hecho con la isla de Menorca.

Un último análisis de la evolución de las plazas ofertadas desde el 2008 hasta el 2013, nos muestra que, durante ese periodo, el número de asientos disponibles en las conexiones regulares de las islas con el resto del Estado se ha reducido un 24 % y el número de operaciones, un 30 %, un tercio de la oferta disponible en 2008. Y cabría preguntarse ¿a qué se debe esta tendencia negativa continuada? La respuesta, señorías, es que este comportamiento de la oferta aérea no se debe a una sola causa.

Por un lado, están las causas ligadas a la situación económica en España, con una drástica reducción de la renta disponible que ha tenido un efecto muy negativo sobre el consumo y que se traduce en un descenso de la demanda de servicios aéreos. Evidentemente, hay menos viajes de los peninsulares a Canarias. Y, por otro lado, la complicada situación que atraviesa el sector, ya que, a la caída de la demanda general, hay que añadir la escalada de precios de los combustibles, la intensa competencia ante el modelo de negocio radicalmente distinto -compañías chárter, compañías low cost, etcétera-. Pero sean cuales sean las causas del deterioro del mercado del transporte aéreo, señorías, hay que tener en cuenta que la situación está teniendo un impacto más acusado en aquellas regiones que, como Canarias, dependen exclusivamente de ese modo de transporte, y esto es lo que aquí importa.

Por eso, precisamente en una coyuntura como esta, lo exigible es que las administraciones competentes no solo sean prudentes en sus acciones y extremen las cautelas para no agravar más la situación, sino que resulta exigible acciones públicas de incentivación que la corrijan o la mitiguen. Sin embargo, señorías, ¿qué ha hecho el Gobierno de España, competente en esta materia, en este contexto? ¿Qué medidas ha tomado para paliar la situación?

La primera medida, precisamente en sentido opuesto, ya la había tomado el Gobierno de España en los presupuestos del año 2012, eliminando, por un lado, las bonificaciones de las tasas aeroportuarias y, por otro, incrementando estas de manera significativa, lo que provocó la reacción de todo el sector. Así, entre el año 2011 y el 2013, las principales tasas aeroportuarias -por lo que a los aeropuertos canarios se refiere- se han encarecido entre un 11 % en algunos casos y hasta un 80 % en otros. El 80 %, por ejemplo, en las tasas de seguridad de pasajeros.

Hoy nadie puede poner en duda el efecto negativo de la eliminación de las bonificaciones que se venían aplicando desde la segunda mitad del 2009 para estimular el tráfico aéreo en los aeropuertos canarios. Pues la recuperación durante el 2010 y 2011 volvió a interrumpirse en el 2012, coincidiendo precisamente con la eliminación de las bonificaciones en la ley de presupuestos de ese ejercicio. Eliminación que se ha mantenido en el año 2013, y, a pesar de que el Gobierno de Canarias ha estado insistiendo todo este tiempo, ante AENA y ante el Ministerio de Fomento, la necesidad de recuperar esas bonificaciones, como una forma de reactivar el tráfico aéreo en las islas, la negativa del Gobierno de España ha sido tan obstinada como caprichosa.

Sin embargo, precisamente ahora cuando se han visto las consecuencias negativas para el aeropuerto de Barajas, el Gobierno del Estado ha anunciado que aplicará con carácter general las bonificaciones al pasajero adicional o a la apertura de nuevas rutas, que demonizó, sin embargo, y eliminó para Canarias en el año 2012. Siguen, además, sin acceder a nuestra demanda de poner en marcha el observatorio de conectividad y precios aéreos común entre la comunidad autónoma y el Estado como una herramienta eficaz que permitiría a las administraciones vigilar el estado de las conexiones aéreas y proponer al ministerio actuaciones eficaces para las correcciones necesarias. Se lo he pedido por activa y por pasiva a la ministra, pero no accede en absoluto a esta herramienta.

Por otro lado, señorías, el precio del billete aéreo Canarias-Península podría ser un buen indicador del nivel de conectividad, en la medida que sus variaciones nos indicarían la tendencia al encarecimiento o abaratamiento de las conexiones aéreas. Aquí es preciso mencionar la cuestión de que los datos que el Ministerio de Fomento suministra al Istac sobre la evolución del precio medio del transporte aéreo Canarias-Península. Conforme a esta fuente, el precio medio del billete ida y vuelta Canarias-Península durante el 2012 fue de 214,8 euros, de manera que se mantuvo prácticamente igual a 2011, que era de 215,2 euros. Ahora bien, señorías, este precio medio que suministra el Ministerio de Fomento no muestra el precio real del billete aéreo, sino la media del precio de los billetes subvencionados, al que hay que añadir el coste de las tasas aeroportuarias. Es decir, el importe anual de la subvención dividida por el número de cupones aéreos efectivamente vendidos a residentes y utilizados. Ciertamente, el precio real del billete aéreo, el precio que preocupa al usuario, es el precio al que se vende el billete, el precio que tiene que pagar si se quiere viajar, y, según datos del observatorio de turismo de Canarias sobre precios turísticos del billete aéreo entre Canarias y el resto de España, el precio medio de ida y vuelta, en el periodo mayo-agosto, fue de 429 euros. Esto es, el precio medio del billete no es de 214 euros, como dice el ministerio, sino del doble exactamente.

Y el gran problema no es solo que el precio medio sea alto, sino que es la gran varianza de los precios la que deforma... la que hace más daño, porque esa gran varianza precisamente atenta contra las posibilidades que tiene el viajero coyuntural y que se encuentra desfavorecido, desprotegido, frente a la preponderancia que tiene la compañía de poder establecer el precio que le dé la gana en cualquier momento cuando la demanda supera o está próxima al equilibrio de la oferta.

Por tanto, señorías, un gobierno no puede dejar eso al azar, no lo puede dejar al albur de las compañías, tiene que proteger a los usuarios, y, por tanto, se le ha pedido muchísimas veces que en esos precios máximos, en esos precios de coyuntura, en el que el usuario se encuentra desprotegido, tiene que actuar el Estado, y tiene herramientas para hacerlo. Otra cosa es que tenga voluntad.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor consejero.

Los grupos no solicitantes. El Grupo Mixto, señor Martín.

El señor Martín Martín (Desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente. Buenos días, señores diputados.

En un estudio de la Universidad de Las Palmas firmado por José Ángel Hernández Luis y titulado El transporte aéreo en el contexto socioeconómico de Canarias, se afirmaba en el año 2005 que, en un momento en el que se evidencia una tendencia hacia la especialización de los territorios, la distancia de los puntos de servicio, producción y consumo solo puede ser salvada por el transporte aéreo como nexo de unión en territorios tan fragmentados como nuestro archipiélago. Estas especificidades acarrean una serie de gastos económicos y de tiempo del que no participan los territorios continentales. Circunstancias estas que valen de preámbulo a cualquier intervención sobre esta modalidad de transporte en nuestra tierra. Pero como la solicitud de comparecencia se refiere en su segunda parte explícitamente a las repercusiones económicas y sociales, y dado su prolija extensión respecto a la primera parte de la comparecencia, no me gustaría tampoco, consejero, dejar de referirme al informe que al respecto publicó en el año 2011, actualizado con posterioridad, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, IATA.

En él se recogen, por capítulos, los beneficios de esta actividad económica. Respecto a las repercusiones generales, podríamos comentar que el transporte aéreo empuja a la economía y al progreso social poniendo en contacto gente, países y culturas, permitiendo el acceso a los mercados globales, generando actividades comerciales y turísticas y creando empleo directa e indirectamente, así como siendo medio de acceso a la prestación y ofertas de servicio. Respecto a los beneficios sociales, esta modalidad de transporte permite mejorar los niveles de vida mediante la promoción económica, facilita la inclusión social al servir de conexión con áreas menos desarrolladas o contribuye, incluso, a asegurar el reparto de servicios y bienes de consumo.

Según los datos facilitados por la Dirección General de Transportes del Gobierno de Canarias, poco antes del verano pasado, desde finales de 2011, el archipiélago ha pasado de tener 400 vuelos semanales a 274. Esto es un 31,5 % menos. Las tasas aéreas, antes de la última corrección por parte del Gobierno del Estado, aumentaron un 41 % de media y el incremento del precio del billete aumentó, según los casos, hasta en un 50 %. Lógicamente, las repercusiones para una sociedad desarrollada como la nuestra tienen interés fundamentalmente desde el punto de vista económico, pero también desde el punto de vista social. Ver limitadas las plazas de conexión entre Canarias y el territorio peninsular implica, a priori, menos oportunidades para nuestra principal actividad, la turística, pero también un descenso en el flujo comercial, de servicios, cultural o profesional entre ambas sociedades.

A pesar de la dificultad de evaluación, consejero, me gustaría que en su segunda intervención hablase si se ha detectado decrecimiento de algunos sectores productivos vinculados a esta disminución de plazas o si ha habido disminución del producto interior bruto canario asociado a la misma, o si acaso ha disminuido la competitividad de nuestras empresas por vinculación con la disminución del...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor diputado.

Por parte del grupo Coalición Canaria, señor Ruano.

El señor Ruano León: Gracias, señor presidente. Señorías, buenos días.

Señor consejero, como usted ha dicho, el número de conexiones regulares Canarias-Península y viceversa se ha reducido en 900.000 plazas -un 32 %- entre agosto 2008-agosto 2013.

Nuestro grupo, ya en febrero de este año, el día 6 de febrero, le pidió una comparecencia sobre este mismo asunto. Hemos estado haciendo un seguimiento por la preocupación que nos produce la falta, vamos, la pérdida de conectividad de Canarias con la Península y, en fin, este es un asunto que -como dijimos entonces y reitero ahora- forma parte de nuestro marco especial del Régimen Económico y Fiscal, especialmente de la Ley del 94, que contiene el régimen económico de relaciones. El transporte para nosotros es una vía, la vía, no alternativa, al transporte aéreo, puesto que nosotros no tenemos tren de alta velocidad, en el cual parece estar centrando el Estado en este momento su capacidad financiera y, por contra, quienes vivimos en territorios insulares y, el nuestro lejano, padecemos la ausencia, la carencia de una política de Estado en este sentido.

Nosotros no vamos a responsabilizar -no lo hacemos-, de forma exclusiva al Gobierno de España en la caída de plazas aéreas. No es así, porque, como usted ha explicado, hay un proceso, hay una caída de la demanda interna, hay un problema de reconversión del propio sector aéreo, y eso ha producido que algunas compañías operadoras con Canarias, como ha sido el caso de Spanair -que dejó de operar- o es el caso de Iberia, en un proceso muy importante de reconversión o transformación; haya producido efectos y esté produciéndolos de forma singular.

En ese contexto, lo que demandamos es que haya una política de Estado para afrontar las decisiones en la dirección correcta, y lo que se ha hecho es en sentido inverso. Es decir, mientras cae la demanda, el Gobierno pone más trabas a la movilidad, al transporte aéreo, aumentando el régimen de tasas o ignorando, por ejemplo, la necesidad de establecer una política aeroportuaria capaz de paliar en lo posible las decisiones empresariales, que pueden ser legítimas, pero que no podemos estar al albur de ellas de forma exclusiva.

Por tanto, señor consejero, yo le pediría, le pediría nuestro grupo, que siga usted insistiendo en la necesidad de crear ese observatorio de conectividad, que la redefinición de la política del Estado en materia de tasas, ahora reconocidas básicamente porque afecta a la T4. Básicamente por eso, simplemente porque afecta a Barajas, han cambiando su política, y hagamos nosotros el esfuerzo de que Canarias comienza a estar en la agenda de esa conectividad con la Península, y especialmente habremos de tener especial cuidado con el proceso de privatización de AENA.

Muchas gracias.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Muchas gracias, señor Ruano.

Por parte del Grupo Popular, señor Figuereo.

El señor Figuereo Force: Gracias, señor presidente. Señorías, buenos días a todos.

Es como mínimo anecdótico que el Partido Socialista presente esta solicitud de comparecencia. Miren, un partido responsable es aquel que responde de sus actos, se hace cargo de sus consecuencias y aprende de ellas; y aquí el Partido Socialista jamás ha respondido de sus actos.

Miren, ¿o es que no es -la situación económica que se encuentra nuestro país en general y Canarias en particular, y la situación en que estuvo AENA- no fue responsabilidad del Partido Socialista? ¡Vamos a buscar culpables, hombre!

¿Es que no recordamos, en estos momentos, las mayores afirmaciones que hizo el mayor iluminado que ha tenido nuestro país? "Hoy estamos mejor que hace un año y dentro de un año estaremos mejor que hoy", diciembre del 2006. "España está totalmente a salvo de la crisis", agosto de 2007. "España está a punto de salir de la crisis, si no lo ha hecho ya", enero de 2010. Plan Canarias. Sí, fueron ustedes los que hicieron este tipo de afirmaciones con el señor Zapatero adelante.

Señor Cruz, señor consejero, la situación del transporte aéreo en Canarias tiene una justificación y es la situación económica en que se encuentra Canarias, que influye en la situación o en la conectividad, no al revés como pretenden ustedes hacernos creer. ¿O es que también el Gobierno de Canarias pretende que los aviones vuelen vacíos? ¿Pretende el Gobierno de Canarias inmiscuirse en las direcciones... en la dirección de las grandes empresas? ¿Van a exigir ustedes también a Binter que sigan manteniendo los aviones en ciertos trayectos o en ciertas conexiones que en este momento van vacíos? Miren, las políticas chavistas están circunscritas a un país determinado y ustedes se están moviendo en arenas movedizas.

Mire, los 393.000 parados que tiene Canarias, la situación económica, eso es lo que influye en la conectividad, pero también le digo una cosa, nunca las bonificaciones, que ustedes dicen que han influido tanto.

Mire, durante este tiempo que no han existido las bonificaciones se ha incrementado el turismo, mes a mes, en septiembre, un 4,7, se han abierto o se han anunciado nuevas rutas, 196 nuevas rutas; pero la verdad es que no nos podemos olvidar de los 12.359 millones de euros que dejaron ustedes en AENA y fueron los culpables de que, hasta que no se ha reestructurado, no se han podido volver a poner las bonificaciones.

Mire, termino diciendo una cosa. Decía al comienzo que un partido responsable es aquel que responde a sus actos, se hace cargo de sus consecuencias y aprende de ello. El Partido Popular aprendió, retiró el apoyo al señor Paulino Rivero y ustedes no... ahora notamos cómo Coalición Canaria se lo está quitando al señor Rivero, y ustedes van a ser incapaces de...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor Figuereo.

Por parte del Grupo Socialista, proponente de esta comparecencia, don Julio Cruz.

El señor Cruz Hernández: Gracias, señor presidente.

Señorías, la verdad que la última intervención no sé qué tenía que ver con el transporte. Quizás porque AENA... Es que me recordaba un aeropuerto, creo que es e l de Castellón, y es un aeropuerto que está hecho por ahí y creo que no es el PSOE quien lo hizo, ¿eh? Y, por cierto, no ha aterrizado ningún avión, y hay un coste.

Por lo tanto, por favor, por favor, no vengamos aquí a decir... No lo voy a calificar, porque no se puede exigir responsabilidad y además usted ha hecho una aseveración muy peligrosa, desde mi punto de vista, políticamente muy peligrosa, señor diputado. Porque usted ha dicho: "la situación económica que tiene Canarias es lo que influye en la conectividad", y por eso ustedes hunden la situación económica en Canarias. Ustedes, para justificar ahora que no hay conectividad, con lo que están haciendo. Es que esto es la pescadilla que se muerde la cola, ustedes quitan las infraestructuras, quitan los recursos, quitan todos los planes que tenían con Canarias. Canarias tiene muchas dificultades para salir de su situación económica porque ustedes, con su pie, lo hunden cada día más al Gobierno de Canarias y a los ciudadanos de Canarias, y ahora vienen a decir, "oiga, como Canarias está tan mal, pues, las personas que viven aquí no viajan". ¡Por favor!

Ustedes son los responsables de que no tengamos una situación económica mejor en esta tierra. ¿Sabe por qué? Porque son sectarios, porque son sectarios, porque ustedes hacen un sectarismo aquí con el resto del territorio nacional, porque ustedes recortan aquí lo que no recortan en el resto del territorio nacional. Y en conectividad y en bonificaciones, claro, los de Baleares esos no, Baleares, Baleares, es que son del PP. Pero, ¿sabe la ventaja que tienen los baleares? Que el Partido Popular de Baleares defiende a los que viven en esa tierra. El peligro que tenemos aquí es que ustedes no defienden a los que viven aquí. Ese es el problema que tenemos también en esta tierra, porque, si hay bonificaciones para Baleares, ¿por qué no puede haber para Canarias, cuando somos competidores directos? Somos competidores directos y no la hay.

Lo que pasa es que, claro, quieren justificar cuando su jefe dice -el señor Soria-: "no, es que las bonificaciones no tienen ninguna influencia", pues automáticamente cambian de discurso. Les puedo traer aquí la hemeroteca, está aquí, cuando su consejera de Turismo, doña Rita, decía: las bonificaciones las pedimos no solo para el 2012, sino para el 2013, para hasta el 2015 tenía que ser, y pedimos no solo del 70 %, sino del 100 %, cuando ustedes se sentaban en el banco azul. Cambiaron del banco azul y llegaron a las Cortes. Le quiero recordar que, cuando llegaron al Gobierno, fueron el hazmerreír el primer día, porque, le recuerdo, el día 28 por la noche el señor Soria salió diciendo en toda Canarias: "se respetan las bonificaciones" y, cuando se publicó el Boletín Oficial el día 1, no estaban las bonificaciones. Es que ni se enteró, ni se enteró, en el Consejo de Ministros lo que decidía.

Por lo tanto, no venga usted aquí a dar clases, a exigir responsabilidades, porque responsabilidades, señoría, en este caso y en Canarias, tienen ustedes muchas, muchas responsabilidades. Y, en esta materia, sepa usted también que las bonificaciones significan mayores ingresos para AENA, mayores ingresos para AENA. Esa historia de que AENA tiene tanta ruina y tiene tantas pérdidas económicas, que ahora es cuando hemos podido... eso no se lo cree ni usted. Lo que pasa es que, claro, le mandan el argumentario, el señor Soria, y ahora intenta justificar al señor Soria. Menos mal que la señora Pastor ni siquiera le hace caso porque, si no, no tendríamos la situación que tenemos.

Porque, señorías, del 2012 que se suprimieron las bonificaciones a los seis meses del 2013, se han perdido 4,1 millones de viajeros en Canarias, 4 millones de viajeros en Canarias. Esa es la realidad, esos son los datos, esos son los números, y, al suprimirse las bonificaciones, tiene una influencia clara, evidente. ¿Todo es por causa de las bonificaciones? Evidentemente no, pero que ha tenido una influencia brutal es real. Porque no solo ustedes suprimieron las bonificaciones, sino que, además, señorías, subieron de una manera muy considerable los costes del transporte en Canarias. ¿Y sabe por qué los subieron? Porque, aparte de las bonificaciones, ustedes subieron las tasas, suprimieron las bonificaciones. Y las tasas en Canarias, el 11 % en la tasa de aterrizaje, el 34 en la de pasajeros, el 80 % en la seguridad y, además, para el 2014 tienen prevista una actualización del 2,5 %.

¿Pero de qué estamos hablando? Si ustedes quieren tener una conectividad, que es lo que dicen aquí, pongamos soluciones y las soluciones las tenemos todos, pero para eso hay que tener criterio político y tiene que tener interés político, y ustedes no tienen ni criterio ni interés. Y yo les pido, al Partido Popular, que tengan criterio e interés y defiendan a Canarias por una vez y la defiendan y se alineen con la ministra Pastor, y se alineen con los del Partido Popular de Baleares y lo pidan porque, miren, necesitamos soluciones y las soluciones, señorías, pasan por tener unas bonificaciones generales como las que se pretenden instalar, implantar de nuevo.

Estamos de acuerdo, es de sabios sacar la pata cuando se mete la pata. Ustedes metieron la pata y ahora, en contra del ministro Soria, levantan la pata. Estamos de acuerdo, pero, miren, también necesitamos bonificaciones específicas como Baleares, porque Baleares, aparte de las generales, tiene una específica en la temporada baja y nosotros también tenemos temporada baja. Porque es que Canarias ahora tenemos muchos turistas, pero no solo los turistas viajan es que los dos millones de ciudadanos que viven en esta tierra, que no son turistas, también tienen necesidades de conectividad, las empresas canarias también tienen necesidades de conectividad y esos también necesitan el apoyo del Gobierno de España.

Pero, mire, si queremos ayudar al transporte en Canarias, primero tenemos que creer en qué situación estamos. Somos islas, estamos a 2500 km, es el único territorio... ¡Ni Baleares siquiera es comparable al territorio canario! Porque en Baleares tienen el avión, pero el barco lo tienen a dos horas del territorio continental. Aquí no, aquí o vamos en avión o vamos en avión. Y en esa situación, señorías, ustedes tienen que tener una política, como señalaba el señor Ruano, una política de Estado en materia de conectividad, en materia de transporte en todo lo que se refiere a Canarias, y eso es lo que se ha perdido en este Gobierno. Mire, ni en la época del señor Aznar se atrevieron a tanto y ustedes ahora han dejado a Canarias a su suerte, la han dejado a su suerte, y por eso les pido que hay que reducir las tasas, hay que reducir las tasas que se aplican en Canarias. No puede ser que tengan las mismas tasas el aeropuerto de Valencia que el aeropuerto de La Palma o el aeropuerto de Tenerife Sur. No puede ser, y eso hay que hacerlo y hay que tener una política de Estado con esa reducción de tasas.

El activar las obligaciones de servicio público con la isla de La Palma. ¿Qué razón hay para activarla con la isla de Menorca y no activarla con la isla de La Palma? ¿Me quieren ustedes dar alguna razón lógica?, ¿cuál es? Si Menorca tiene mayor conectividad que la isla de La Palma con el territorio continental, ¡tres mil veces más! Y Menorca sí... Hombre, claro, allí está un exministro de Exteriores del Partido Popular, que tiene muchos intereses y, evidentemente, allí el Partido Popular juega, y sobre todo el Partido Popular de Menorca exige. El problema es que aquí los de La Palma no exigen, los del Partido Popular, y los de Canarias exigen menos, pero activar la obligación de servicio público con la isla de La Palma es un requisito necesario en materia de transporte aéreo. Pero igual que el poner en marcha el Observatorio de conectividad y precios aéreos. Cómo puede ser, señorías, que, en el momento en que estamos, una comunidad autónoma como Canarias, una potencia turística, una potencia que necesita saber la información por dónde van y tener la programación de los slots es lo mínimo. Cómo no tengo yo, comunidad autónoma, de la administración competente, la programación de slots que pretende las compañías aéreas para poder hacer una política, programar una política de promoción, una política de activación o dar una respuesta desde la administración para que la principal economía de esta tierra siga adelante. ¿Cómo es posible?

Pues ustedes lo practican, oscurantismo. Y eso hay que destaparlo, hay que abrir las puertas, esa transparencia que señalan, pues denla; pero empiecen por la Administración. Ya ni lo digo que lo pongan en internet, pero, hombre, díganselo al Gobierno de Canarias en las relaciones esas institucionales, relaciones institucionales que ustedes no saben ya lo que es, pero hay que tener una relación institucional entre gobiernos y lo mínimo es tener esa información. Y para eso, además, es muy importante que el Observatorio de conectividad y de precios aéreos se reúna. ¿Cómo es posible que ese observatorio, vendido a bombo y platillo, la última reunión fuera de septiembre-octubre del año 2012? ¿Saben que estamos en el 2013, que estamos llegando al mes de noviembre? ¿Cómo es posible que no se reúna en un año? Cómo es posible, cuando ese es un observatorio que se tenía que reunir prácticamente cada dos meses entre los técnicos de la Administración autonómica y los técnicos del Estado para saber cómo vamos, para poner medidas.

En definitiva, señorías, estamos en un problema real. En un problema de que los datos nos dicen que tenemos cada día menor conectividad, que tenemos más dificultades de conexión, que los precios son más caros, que los ciudadanos de Canarias, cada uno de ellos, cuando tiene que viajar al territorio peninsular, no viaja siempre por turismo, muchas veces, en muchas ocasiones de un día para otro, y ahí tiene que pagar 400 euros sí o no, y eso no es posible en una política de Estado. Y nosotros le pedimos que tengan una política de Estado con esta tierra, y le pido, señor consejero, que siga presionando, que siga exigiendo, porque usted es el representante del Gobierno de Canarias, y lo que pedimos no es... pedimos simplemente lo que nos corresponde por justicia, lo que nos corresponde conforme el artículo 138 de la Constitución, el hecho insular se tenga en cuenta, y el hecho insular se tiene que tener en cuenta aquí...

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Sí. Gracias, señor... Tiene un minuto para concluir.

El señor Cruz Hernández: Gracias, señor presidente.

Señor consejero le decía que se tienen que tener en cuenta estas cosas, porque esto afecta a la economía real, esto afecta al bolsillo de cada uno de los ciudadanos, afecta a nuestras empresas, afecta al... nos va el futuro económico, la cohesión territorial, la cohesión social de esta tierra.

Por lo tanto, le animo a seguir exigiendo al Gobierno de España que esté a la altura de las circunstancias y que piense que Canarias también es España, y España no es solo el territorio peninsular, sino que también tiene un territorio a 2500 km.

Gracias, señor presidente.

El señor vicepresidente segundo (Fernández González): Gracias, señor Cruz.

Señor consejero, para concluir esta comparecencia.

El señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial (Berriel Martínez): Gracias, señor presidente.

Señorías, yo creo que la situación se resume en que los datos son constatables, es decir, los datos de la disminución de la oferta, de la frecuencia y del número de plazas con Canarias son evidentes, se diga lo que se diga, están acreditados o están demostrados, puesto que hay varias fuentes a las que afortunadamente se puede recurrir. Y frente a eso, que lógicamente afecta a la conectividad de Canarias con el resto del Estado y, por tanto, a la cohesión territorial del Estado, de la cohesión social, a la cohesión territorial si es que el Estado sigue considerando el territorio de Canarias como un territorio estatal, como uno más en condiciones de igualdad. Y, por tanto, frente a eso lo que no se puede hacer es lo que hace el Gobierno central, que es miro para otro lado, es decir, aplico el dogma de que el transporte aéreo está liberalizado y, como está liberalizado, pues Canarias se une con un ala delta o con lo que sea, pero de forma libre, y, si no hay oferta, pues no hay oferta, y, si la hay, pues la hay; pero a la suerte de los canarios y de los ciudadanos continentales que quieran venir a Canarias, a su suerte, porque no hay intervención estatal alguna.

Exclusivamente, el Estado mantiene la única intervención estatal y el único cumplimiento relativo en relación con el mandato del REF, que es mantener las subvenciones a los residentes en Canarias, por cierto, después de tener una herramienta peligrosísima activada en la ley de presupuestos generales del Estado, que, afortunadamente, no se atrevan a apretar el gatillo, pero que las armas las carga el diablo y en cualquier momento, cuando haya un déficit, pueden, porque así está en la ley de presupuestos todavía, reducir esas ayudas al transporte, esas ayudas a la residencia (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor presidente).

Es verdad que el Estado no lo ha hecho, es verdad que también intentó una fórmula ahí para ahorrarse unos cuantos euros; pero, efectivamente, la escandalera que se formó aquí, la reacción que se formó, evitó que hubiese un recorte en se sentido. Pero esa es la única, la única actuación que hace el Estado; y, además de esa, hay muchísimas más. No se puede decir "es falso ese dogma de que no se puede actuar en la liberalización del transporte aéreo".

Me decía el señor Figuereo: "¿es que usted va intervenir, ustedes, el Gobierno de Canarias, sería capaz de intervenir en Binter en una ruta en la que va poca gente en el avión?". Y tengo que decirle, mire, no tenemos competencia en el transporte aéreo interinsular -que tendríamos que tenerla-, pero claro que intervendríamos. Radicalmente, sí, no toleraríamos que se quitara una línea que fuera necesaria para la conectividad de nuestro territorio. Por supuesto, desde luego, claro que no lo permitiríamos, que una isla se quedara sin conexiones o con conexiones demasiado deficientes. No lo permitiríamos, claro que no. Por mucha liberalización del transporte aéreo que hubiera y por mucha competencia que sea del Estado el transporte aéreo interinsular. Porque, con ese dogma, podíamos haber dicho, si pensáramos lo mismo, si actuáramos de igual forma, podíamos haber dicho nosotros que la isla de El Hierro no podía ser intervenida desde el punto de vista económico y contratar una obligación de servicio público y financiarla con recursos públicos el transporte marítimo. Sería lo mismo.

Es decir, al libre mercado, al libre comercio, si quiere ir un barco va y, si no quiere ir, no va, eso no puede ser. Y el Partido Popular aquí, precisamente aquí, me ha preguntado a mí y me ha solicitado comparecencia para que explique cómo resolvíamos el asunto de El Hierro. Afortunadamente, lo explicamos bien cómo lo resolvíamos, lo resolvimos, pero el Estado, radicalmente, la única política que tiene es decir: esto está liberalizado... esto no se puede intervenir... obligaciones de servicio público en un transporte aéreo liberalizado... ustedes son muy antiguos... eso ya no se puede... ya no se usa...". Y eso no es cierto, el Estado tiene muchas herramientas -aquí se han puesto algunas claras- para incentivar esos transportes. Una evidente era lo de las tasas aéreas y tan traídas aquí, por tanto, no voy a extenderme mucho en eso. Pero lo que sí afirmo que precisamente la equivocación fue de tal calibre que ahora, precisamente, van reducir las tasas aéreas porque ha perdido AENA más que nunca por el incremento de los precios aéreos. Por cierto, fíjense ustedes, AENA, AENA cerró el ejercicio 2012 con pérdida de 68,97 millones de euros, 2,5 veces más que en el ejercicio anterior. Sin embargo, incrementó el coste de personal en mil y pico millones. Es decir, no hablemos de gestiones y si la gestión económica de atrás o la de antes, no. Es ahora cuando estamos en este momento y en este momento lo que se necesita son un par de cosas.

La primera, escuchar al Gobierno de Canarias, sentarse, permitir que, cuando le decimos al ministerio que queremos hablar un asunto, se nos escuche, se nos respete, porque no se nos respeta porque no se nos escucha. Yo personalmente he asistido a varias reuniones en Madrid en relación con esto y me da una sensación de que para qué me siento delante con unos interlocutores que ni siquiera me escuchan pero para nada, ni un secretario de Estado, ni una secretaria general y mucho menos la ministra, en relación con esto. Lo primero que le pedimos fue, oiga, usted está diciendo que las tarifas no son estas sino estas otras, las tarifas promedio; o está equivocada usted o estamos equivocados nosotros. Vamos a poner los datos en común, vamos a crear una comisión de estudio, vamos a reordenar ese foro para verificar de verdad, ponernos de acuerdo qué parámetros, qué fuentes tenemos que utilizar, cómo, y homogeneizar los datos entre unos y otros, para tener de verdad el pulso del problema y, una vez que tengamos el pulso del problema, proponer soluciones. Que claro que hay soluciones jurídicas, muchísimas, por ejemplo, se subvenciona efectivamente a las compañías con el certificado residente y no hay ninguna condición, por ejemplo, delimitación del precio máximo del billete. ¿Es que los ciudadanos no merecen tener la garantía o la protección del Estado frente a una situación de fuerza, una situación de prevalencia, de una compañía que, en un momento determinado de un alza en la demanda, se puede permitir el lujo de exigir un precio abusivo, un precio casi prohibitivo? Es como si alguien atacara, vamos, a mano armada. Eso no puede ser. Se han detectado billetes con Canarias que han superado los 800 euros. ¿O es que el Estado esa información no la tiene, o no le interesa tenerla? ¿Y se puede permitir eso? ¿Se puede permitir que un billete, porque resulta que se compra en un momento de coyuntura porque no se ha hecho con el tiempo suficiente para que la compañía tenga su economía ya organizada, etcétera, etcétera, resulta que exista plaza pero, valiéndose de la necesidad de quien llega a comprar el billete a última hora, se pueda quintuplicar su precio? ¿Cómo es posible eso? ¿Y el Estado eso lo puede permitir? ¿No tiene herramientas el Estado para evitar eso? ¿Es que eso no le hace daño a quien vive en Canarias alejado 2000 km?

Es que eso, ni siquiera escuchar eso, ni siquiera poner las herramientas, ni siquiera reunirse con Canarias para eso, no puede ser. No puede ser que la política de transporte aéreo de Canarias bascule solo sobre determinadas políticas que quiera poner el operador único, AENA, encareciéndonos las tasas de forma absolutamente errónea por lo que le acabo de decir. Porque nunca ha tenido tantas pérdidas AENA como en el ejercicio este pasado. Y en este se supone que va a ser mucho más. Y, frente a eso -ojo al dato porque aquí sí que puede venir un problema-, frente a eso, cuando ya resulta que no tiene capacidad de recuperación económica, cuando ha perdido toda su capacidad económica, ¿qué hace?, pues venderla. Regalarla, venderla, quitarla para poder enjugar esas deudas. Y, entonces, pues se mete en un proceso de privatización y como los inversores, a quienes tanto gusta defenderles al Gobierno central, los inversores le exigen que tengan más del 50 %, pues dicen se puede privatizar hasta el 60 % de los aeropuertos. Y entonces tenemos ya un servicio estratégico -la puerta de entrada en Canarias- liberalizado, y, consecuentemente, al albur de las decisiones de un consejo de administración que, lógicamente, lo primero que quiere garantizar es que el inversionista, que el accionista tenga una buena retribución, cuanto más retribución, mejor. Y tengo que decirles, señorías, que el Gobierno, el Gobierno ha reiterado -y se lo ha dicho ya al Gobierno del Estado- no hagan eso, porque en Canarias eso no lo vamos a permitir. No vamos a permitir que ustedes privaticen los aeropuertos en Canarias porque son las infraestructuras de transporte más estratégicas que tenemos y no vamos a permitir que un consejo de administración, al margen de la sociedad canaria, vaya a administrar algo que es estratégico para todos los ciudadanos canarios.

Por tanto, ya aviso, y vengo avisando, que ejerceremos nuestras previsiones estatutarias, las previsiones de nuestro Estatuto de Autonomía, e impediremos esa privatización porque ejerceremos nosotros esa competencia.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor presidente: Muchas gracias, señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial, don Domingo Berriel.

(Ocupa un escaño en la sala el señor vicepresidente segundo, Fernández González.)

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-1211 Sobre -Gobierno-, sobre situación del transporte aéreo Canarias-Península y repercusión en la economía y sociedad.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico