Diario de Sesiones 117/2014, de fecha 8/4/2014 - Punto 22

8L/C-1385 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE ECONOMÍA, HACIENDA Y SEGURIDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC-CCN), SOBRE LA FINANCIACIÓN AUTONÓMICA EN 2013 Y LAS ENTREGAS A CUENTA PARA 2014.

El señor PRESIDENTE: Entonces, vamos a ver esta primera comparecencia. Y por los tiempos, pues, reanudaremos la sesión a las cinco de la tarde.

Comparecencia del Gobierno, señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, instada por el Grupo Nacionalista Canario, sobre la financiación autonómica en 2013 y las entregas a cuenta del 2014.

Don José Miguel Ruano León, tiene la palabra.

El señor RUANO LEÓN: Muchas gracias, señor presidente. Señorías, buenas tardes ya. Señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad.

Traemos, señor consejero, esta comparecencia sobre un tema que hemos tratado ya en innumerables ocasiones en este Parlamento, pero que tiene la máxima actualidad, sobre todo porque muy brevemente comenzarán las negociaciones para la reforma del sistema general de financiación autonómica.

Creo que podemos hablar de que lo hacemos con un buen punto de partida, porque, no siendo una tradición en esta legislatura, que hayamos alcanzado acuerdos unánimes, el pasado debate de la nacionalidad tuvimos un acuerdo en torno a una propuesta de financiación autonómica en la que el Grupo Parlamentario Popular pactó, frente a una propuesta de resolución de los grupos que apoyan al Gobierno, el Grupo Nacionalista y el Grupo Socialista, una resolución en la que se fija como objetivo principal de cara al Gobierno que la financiación por habitante del archipiélago no sea menor que la media estatal en el bloque de servicios públicos fundamentales, que son la educación, la sanidad y los servicios sociales. Y también pactamos, y creo que es relevante, una posición común en la cual hemos venido insistiendo también en los últimos tiempos, respecto a la necesidad de que los recursos derivados del REF que compensan los sobrecostes derivados de la línea de insularidad hayan de excluirse del cómputo de la financiación que corresponde a Canarias como comunidad autónoma de régimen común.

Señorías, hasta el momento hemos hablado siempre de que los ejercicios liquidados, los que conocemos de los presupuestos de financiación autonómica liquidados, los años 9, 10 y 11, contemplábamos, como digo, un déficit de financiación media de unos 800 millones de euros al año de nuestra comunidad frente a la media española. 800 millones de euros son muchísimos millones de euros, y empiezan a darse datos provisionales -los que uso ahora son solo fuentes periodísticas- respecto de un ejercicio que cuenta con liquidación provisional, que es el del 2012, respecto del cual tendríamos unos 969 millones de euros menos que la media de las comunidades autónomas.

Señorías, esto significa que la incidencia que se está produciendo en nuestros servicios públicos fundamentales -la educación, con ciento y pico millones de euros menos respecto al año 2009, 2008; la sanidad, con casi 500 millones de euros menos; o los servicios sociales, en torno a unos 150 millones de euros menos-, son servicios que se tienen que ver necesariamente resentidos por la política de restricción, por la política de recorte o de control del déficit. Y quisiéramos, y lo dejamos para nuestra segunda intervención, también manifestar algunas preocupaciones en torno a los objetivos de déficit futuros, y en las obligaciones que se derivarán para las comunidades autónomas en la reducción de sus gastos o en el incremento de sus ingresos, y con todas las limitaciones que, como veremos, tendremos para el incremento de los ingresos en los dos próximos años. Como digo, eso lo trataré al final.

Me gustaría, señor consejero, no obstante, que, partiendo de la situación actual, nos explique el Gobierno qué previsiones tiene en torno a esa negociación, cuáles son los datos, porque, de forma común, de forma global, todas las comunidades autónomas están en este momento en un proceso de reivindicación frente al modelo general. El modelo no ha conseguido resolver de forma satisfactoria los problemas de equidad y de eficiencia que arrastra desde el origen, sino todo lo contrario, ha tendido a complicarse haciendo cada vez menos transparente y más incomprensible el modelo mismo de cara al ciudadano, por supuesto, y de cara a quienes estudian el mismo modelo. En fin, por eso nuestra preocupación se centra en que, habiendo una reivindicación general de la modificación del modelo, podamos nosotros encontrar en ese espacio común con quince comunidades autónomas, podamos encontrar, como digo, un sistema de financiación que sea suficiente, que sea garantista, que sirva de forma útil a financiar, sobre todo, el bloque de servicios públicos fundamentales del archipiélago que, como digo, se están viendo seriamente dañados por este déficit de financiación que arrastramos desde hace al menos tres años.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don José Miguel Ruano.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, don Javier González Ortiz.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, HACIENDA Y SEGURIDAD (González Ortiz): Presidente, señorías, buenas tardes a todos y a todas.

El actual sistema de financiación, creo que es obvio, ha resultado perverso y nocivo para Canarias. Desde su entrada en vigor en el año 2009, las islas se sitúan como la comunidad autónoma peor financiada de toda España en un aspecto fundamental: la prestación de los servicios públicos esenciales.

Los recursos procedentes del actual sistema son claramente insuficientes, no cumplen con el principio constitucional de igualdad de acceso a los servicios básicos, y amplían cada vez más la brecha entre las distintas comunidades autónomas, entre las distintas personas de las comunidades autónomas. Cuando se instauró en el año 2009, recuerdo que tenía como objetivos, además de garantizar los ingresos suficientes para la prestación de los servicios, mejorar su dotación global y acortar las diferencias de financiación que existían entre las distintas comunidades autónomas. Las islas, durante el modelo anterior, ya formaban parte de las comunidades peor financiadas. Sin embargo, hay que recordar que no aceptar este modelo que se configuraba resultaba aún más lesivo para Canarias, dado que recuerdo que todas las comunidades autónomas lo firmaron, no debemos olvidarnos de eso. No nos olvidemos que en el actual modelo se ponían sobre la mesa 7.600 millones de euros más y, por lo tanto, no firmarlo, quedarnos al margen del mismo, suponía haber renunciado en torno a unos 385 millones de euros.

En cualquier caso, con el actual sistema Canarias no solo no ha progresado, sino que se ha consolidado la desventaja con la que se partía, empeorando tanto en relación con la media de las comunidades autónomas como en referencia a la mejor financiada de todas ellas.

De esta forma, los ingresos del Estado continúan sin ser suficientes para garantizar la cobertura mínima de los servicios públicos esenciales, teniendo que asumir en este caso la Comunidad Autónoma de Canarias esa diferencia, por tanto, restando o eliminando recursos cada año de otras partidas del presupuesto para apuntalar los servicios públicos esenciales.

Esta insuficiencia financiera ha sido generalizada para todas las comunidades autónomas, aunque esta situación se ha reflejado en unas más que en otras, lo que demuestra que el sistema claramente no ha cumplido con uno de los objetivos iniciales, como tampoco lo ha hecho desde la perspectiva de la equidad, dado que este modelo en su aplicación ha sido gravemente injusto, permitiendo y fomentando grandes diferencias entre los ciudadanos según el territorio donde vivan, una cuestión que vulnera, por tanto, los principios constitucionales de igualdad y de solidaridad al permitir que los recursos se distribuyan de forma desequilibrada. Como demuestran los propios datos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, entre el año 2009 y el año 2011 Canarias se sitúa en la última posición en la percepción de fondos por habitante, con diferencias que llegan en el año 2010 a ser de 338 euros menos por cada canario o canaria. Si trasladamos esos datos a cifras absolutas, Canarias ha dejado de percibir unos 2.200 millones de euros solo en referencia a los tres años liquidados, siempre comparándonos con la media de las comunidades autónomas. Si a esta pérdida de la financiación, 2.200 millones de euros, añadimos la devolución que hace Canarias al Estado por el extinto impuesto general del tráfico de empresas, pues, llegamos a los 800 millones de euros en esa cifra.

En cambio, si la comparamos no con la media sino con la comunidad autónoma que más percibe de toda España, la brecha se amplía hasta 900 euros por habitante y año, 900 euros por habitante y año, en total 5.300 millones de euros en solo tres años, 2009, 2010 y 2011, una situación que creo que todos podemos entender que es claramente desproporcionada, y que nos sitúa en una desigualdad absolutamente incuestionable, ¿no? Estos son, por lo tanto, datos objetivos, que evidencian el desequilibrio existente entre ciudadanos y territorios como consecuencia final de la aplicación del actual modelo de financiación, un desequilibrio -no nos olvidemos- que por mandato constitucional debe impedir el Gobierno de España a través de otros mecanismos compensatorios, que no nos olvidemos que tiene a su alcance, por ejemplo, los Presupuestos Generales del Estado.

Porque, señorías, si la rigidez del modelo no permite la distribución equitativa de los recursos, las cuentas estatales de cada año podrían haber corregido esas desigualdades, y les recuerdo que no lo han hecho. Por el contrario, Canarias ha visto agrandadas esas divergencias, hay que recordar que las partidas globales a las islas han disminuido de forma generalizada en los últimos años, y en especial las destinadas a la inversión, lo que ha supuesto en estos tres años una pérdida añadida de 740 millones de euros, si nos comparamos siempre, repito, con la media de inversión en las distintas comunidades autónomas; un déficit que se produce en los peores momentos de crisis económica y de dificultades presupuestarias, con una comunidad autónoma que padece sobrecostes y desventajas estructurales derivadas de la lejanía y la insularidad, y con una tasa de paro superior en siete puntos a la del conjunto del Estado.

Parece mentira que haya que recordar a veces estas circunstancias, ¿no? Se trata, por tanto, de una realidad que refleja hasta qué punto no es justificable ni sostenible que el gasto público estatal se retire con esa magnitud de las islas, y que lo haga en forma tan desigual en relación con la comparativa con otras comunidades autónomas.

Bien, ¿qué pasa a partir del año 2011, no? Recordamos que el 2011 es el último año liquidado, y, por lo tanto, sobre el que podemos conocer exactamente las cifras, ¿no? Bueno, pues, Canarias sigue a la cola del sistema, como lo demuestran las cantidades entregadas a cuenta para los dos últimos ejercicios, ¿no? En el 2013 estas cantidades a cuenta ascendieron a 1.684 euros por habitante, mientras que en el 2014 descienden aún más, hasta los 1.658 euros, cifras que sitúan al archipiélago por debajo de la media de lo que reciben las comunidades autónomas.

Estos datos pongámoslos todos, sin estar liquidado el sistema, no está en la distribución de los fondos, y, por tanto, no se pueden comparar datos antes de la liquidación, ¿no?, pero sí sabemos cómo va la evolución de las entregas a cuenta, ¿no?

Por tanto, el Gobierno de Canarias ya ha manifestado su necesidad de corregir esta circunstancia, no nos olvidemos que esto está provocando que destinemos partidas, por ejemplo, que tendríamos que poder destinar o necesitamos destinar a la activación económica, a sufragar los servicios públicos fundamentales. Por tanto, en consecuencia, y de acuerdo con todo esto, hemos planteado una reforma urgente del sistema de financiación, dado que cada día que pasa Canarias se ve más perjudicada, ¿no? Debemos ir a un nuevo modelo que, en primer lugar, transfiera los recursos suficientes para financiar unos servicios públicos esenciales, que deben estar garantizados con independencia de los ciclos económicos. Por otra parte, no nos olvidemos de que el Gobierno central tiene que velar por el cumplimiento de los principios constitucionales de igualdad y de solidaridad, por lo que debe replantearse un modelo que distribuya los fondos conforme a criterios mucho más equitativos. Una reforma que, no nos olvidemos, ya tiene considerables retrasos porque hoy en día, además, coincidimos todas las comunidades autónomas, todas las comunidades autónomas prácticamente o la gran mayoría de ellas, en instar a su renovación urgente y, por tanto, coincidiendo con la Comunidad Autónoma de Madrid, Canarias y Madrid han exigido que esta modificación tenga efectos desde el 1 de enero de este año, y no se prolongue la circunstancia.

Bueno, no es menos cierto que, según ha avanzado el Ministerio de Hacienda en emisiones públicas, el cambio del modelo debe ir precedido de una profunda reforma fiscal y de la publicación de las balanzas fiscales entre los distintos territorios. Confiamos, primero, en que estas balanzas fiscales no se vinculen bajo ningún concepto con el cambio del modelo y, por tanto, que la premisa fundamental para que los ciudadanos tengan los mismos derechos, vivan donde vivan, no sea en función de la renta, porque, si no, estaríamos violentando los principios constitucionales de igualdad.

Asimismo, el nuevo modelo tampoco debe tener en cuenta, en esta caso, la asignación que tiene la comunidad autónoma canaria como consecuencia de los tributos del REF, porque no nos olvidemos que los tributos del REF son impuestos que recaudamos de forma diferenciada y aplicamos de forma diferenciada en Canarias para compensar un hecho objetivo que son los sobrecostes ocasionados por la lejanía y la insularidad.

En definitiva, y en conclusión, Canarias necesita de forma urgente, de forma apremiante, el cambio del sistema actual de financiación, porque, además, se ha mostrado enormemente injusto, desequilibrado e insostenible y nos sitúa a los canarios y a las canarias como los peores financiados de España, repito, nos sitúa como los peores financiados de España, ¿para qué?, para financiar la prestación de la sanidad, la educación y las políticas sociales que deben ser accesibles de forma igualitaria para todos los ciudadanos correspondiendo, por tanto, al Gobierno central la obligación y la responsabilidad de garantizarlos. Esa es su principal misión, en eso esperamos que se empeñe en la nueva reforma del sistema de financiación.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias, don Javier, señor consejero.

Los grupos no solicitantes de la comparecencia, don Román Rodríguez, desde el escaño.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señor presidente.

Nada nuevo en relación al sistema de financiación, un mal acuerdo, un injusto acuerdo, que se expresó de manera evidente en el primer año de su vigencia, se firmó en diciembre, pero tuvo efectos a 1 de enero del año 9, repitió la injusticia en el año 10, en el año 11, cuando tengamos lo datos definitivos de la legislación del 12 se volverá a producir la injusticia, lo propio en el año 13 y si dura hasta el año 14, pues, también habrá una injusta distribución de los recursos.

Vamos a ver ahora cómo nos colocamos para la nueva negociación porque esta no será sencilla. Desde luego, la nueva negociación tiene que tener como objetivo, al menos, estar en la media y eso nos parece un buen punto de partida, el planteamiento es que este siempre fue el punto de partida de los procesos negociadores y la debilidad de Canarias, pues, hizo imposible un acuerdo justo, ¿no? Además, es seguro que irá precedido o acompañado el nuevo acuerdo de un nuevo sistema fiscal, un nuevo modelo fiscal que necesitará de más recursos porque no bastará con que se reparta lo que hay bien, que sería de justicia, sino que lo que hay es insuficiente para mantener los servicios públicos básicos, por eso no solamente tendremos que reclamar la parte correspondiente de la tarta de la financiación autonómica, sino que tendremos que pelear por una tarta mayor y eso significa que el sistema fiscal español tiene que ser capaz de recaudar más y solo hay dos caminos: el camino de incrementar los impuestos a los que más tienen, el camino de una fiscalidad progresiva y la persecución implacable del fraude fiscal que sigue siendo masivo en el Estado español.

El asunto sería acumular fuerzas, generar las posiciones más unitarias posibles para enfrentar esta negociación. Esta es una negociación que, si todo va bien, tendrá efecto no el 1 de enero del año 14, yo esto no creo que vaya a darse, va a ser el 1 de enero del año 15, será legítimo aspirar a que tenga efecto el 1 de enero del año 14, será el año 15, pero sobre todo tendremos que ser capaces de acumular fuerzas para pelear esta condición de estar en la media; mientras tanto, lo acontecido no tendrá compensación, eso que se ha dado en llamar deuda histórica, eso en términos jurídicos o políticos no va a tener recorrido y, por lo tanto, se tratará de reconocer que el sistema actual fue muy injusto y que ha hecho un daño irreparable. Nosotros no tenemos capacidad fiscal propia para compensar semejante injusticia y solo podemos aspirar a partir del año 15 a tener un sistema justo que compense a la población de Canarias en condiciones de igualdad al resto. Y para eso tendremos que hacer todo bien y juntar las fuerzas de la sociedad canaria para que esto se entienda, una tarea de todos.

El señor PRESIDENTE: Grupo Socialista Canario, don Emilio Mayoral.

El señor MAYORAL FERNÁNDEZ (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Señorías, el sistema de financiación, como se ha dicho antes por parte del señor consejero, y yo creo que lo hemos venido repitiendo a lo largo de todos estos años, no es el adecuado, está claro que aquel sistema de financiación que se hizo en el año 2009 ha resultado nuestra comunidad autónoma la peor financiada de España, eso es evidente. Ocupa, además, también, el último lugar en cuanto a la financiación per cápita, con una desviación de más de 300 euros con respecto a la media. Y, además de todo esto, lo peor de todo es que durante los años 2010, 2011, 2012, 2013, etcétera, hasta el momento actual, tampoco ha sido compensado por las políticas del Gobierno del Estado. Y no ha sido compensado porque, como hemos visto, se han venido recortando año tras año los presupuestos generales del estado, las partidas correspondientes para estos mismos servicios esenciales, que hemos tenido que ir cumpliendo con partidas, con recursos propios y también con las propias inversiones que podían al menos haber equilibrado lo que el sistema en sí nos había dejado atrás, esa falta de financiación.

Por lo tanto, esa falta de compensación también hay que ponerla en ese debe con respecto a lo que le está ocurriendo con nuestra comunidad.

La cuestión ahora ya no es mirar para atrás, la cuestión es mirar hacia el futuro y decir qué es y qué objetivos son los que tenemos que perseguir en este nuevo modelo de financiación. Ya lo planteaba Román Rodríguez al decir que ese objetivo es que al menos tengamos la consideración de llegar a la media. Pero yo lo voy a plantear en términos, más como lo ha planteado el consejero, que me ha gustado más, es decir, primero, se tienen que transferir recursos suficientes para financiar los servicios públicos esenciales, ese es el primer objetivo, cubrir esos servicios públicos. Segundo, que todos los ciudadanos, con independencia del lugar, de la comunidad donde residan, tengan los mismos derechos, independientemente de los saldos fiscales que puedan tener y de las aportaciones que pueda tener cada comunidad, porque creo que es un mínimo que se debe de cumplir, y de igualdad, que tienen los ciudadanos españoles. Y, por lo tanto, se tienen que sufragar las prestaciones de sanidad, educación y políticas sociales en las mismas condiciones, y las mismas condiciones de igualdad para todos los ciudadanos del Estado español.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Emilio Mayoral.

Por el Grupo Parlamentario Popular, don Jorge Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ PÉREZ: Señor presidente.

Que no, señor Ruano. No, señor Mayoral. Ustedes son los que han traicionado a Canarias. Ustedes son los que traicionaron a Canarias votando ese modelo que a ustedes tanto les gusta. Pero un modelo que, además, ha contado con diferencias territoriales importantes. Y ahora somos, evidentemente, más pobres por culpa de ustedes. Sí, ustedes, que lo votaron y traicionaron a los canarios, votaron que fuéramos más pobres, así de evidente. Ustedes votaron un modelo que ha sido un fraude para Canarias. Ya está bien, señor consejero, de esa propaganda victimista que hacen continuamente. Ustedes lo votaron y ustedes son los responsables, así que ya está bien de que sigan ustedes diciendo que defienden a Canarias. Ustedes se han aprovechado de Canarias siempre, y lo llevan haciendo durante veinte años.

Señor consejero, el modelo de financiación debe ser cosa de todos, y ahí coincidiremos. Y debe ser un acuerdo multilateral, un acuerdo del Consejo de Política Fiscal y Financiera, un acuerdo en el que se tenga sensatez, en el que se ponga sensatez, en el que hace falta mucha inteligencia por todas las partes, hace falta equilibrio también, y hace falta sentido común. Porque, nosotros somos los primeros en decirlo, este sistema nos ha perjudicado enormemente, no la aplicación, el sistema. Porque... ¿Es que quienes lo aplican, antes el PSOE, ahora el PP, lo están aplicando mal? No, no, lo que importa, señor consejero, es que deberemos coincidir en un proyecto común, en una idea común, pero es que ustedes no creen en el Estado, por no creer no creen ni en la Constitución española.

Señor consejero, mire, la solución pasa por garantizar la suficiencia financiera y por apostar por la solidaridad entre todos los territorios. Señor consejero, ustedes tienen un currículum en esto del modelo de financiación y ya nos han engañado una vez, pero nosotros vamos a defender Canarias, y vamos a defender sus intereses, y estamos dispuestos a hablar con ustedes, pero díganos cuál es su propuesta, díganos cuál es la fórmula. Nosotros también estamos en desacuerdo con el reparto de los fondos, pero no olviden que ustedes dijeron que este modelo era mejor que el anterior, y la realidad ha puesto de manifiesto esa gran mentira. A lo que dijeron ustedes que sí era a la traición a Canarias.

Nada más, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Jorge Rodríguez.

Por el grupo solicitante de la comparecencia, Grupo Nacionalista Canario, don José Miguel Ruano León.

El señor RUANO LEÓN: Muchas gracias, presidente.

La verdad es que el primer reproche que tendría que hacer ahora es realmente un autorreproche, un reproche a mí mismo. Porque, después de tanto tiempo ejerciendo la política, después de tanto tiempo compartido con mis compañeros y compañeras del Partido Popular, todavía peco de ingenuo cuando tiendo la mano, cuando tiendo la mano y lo que se recibe es una fuerte mordida. Podía haber esperado que de mi primera intervención, que, como es obvio, fue una intervención contemporizadora, que empezó por el acuerdo que adoptamos de forma conjunta en el debate de la nacionalidad, podía haber esperado que el señor Rodríguez, don Jorge, que tenía su intervención escrita, cogiera el primer parrafito, lo tachara, y tuviera el buen criterio de intentar ponerse ahora en el punto de salida: el punto de salida es la negociación ahora. Y si la señora Roldós, que es muy habitual en sus interrupciones continuas a los oradores en la tribuna, se contuviera un poco, sería capaz de decir que ella se sentaba en el mismo gobierno que yo para decir que, con el consejero de Economía y Hacienda, tomábamos el acuerdo de apoyar aquel sistema de financiación.

Y yo asumo la cuota de responsabilidad que como gobierno mantuvimos en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, y lo lógico, si lo asumo yo, que no era nada más que el consejero de Presidencia de aquel Gobierno, que lo asuma también el que fue vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda en aquel Gobierno, y por tanto, en fin, a partir de ahí empecemos a hablar del repaso del pasado, porque el pasado, como ya alguna vez he dicho, ya pasó, y ahora tendremos que tener la situación o la capacidad como canarios y canarias de tomar el punto de partida, porque lo que está empezando, y ese era el sentido de la comparecencia, es la negociación en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera para remover, para cambiar, para modificar el sistema de financiación vigente, porque el sistema de financiación vigente, don Jorge Rodríguez, no ha sido solo malo para Canarias, ha sido malo en general. El análisis de los técnicos desde el punto de vista de la... Pero malo en general porque hay un hecho muy muy importante, y es que es verdad que cuando se adopta el acuerdo en 2009 ya estamos en un proceso de inicio de la crisis, pero lo que no se pensaba es que la caída de los ingresos del Estado fuera a tener la entidad que finalmente tuvo. En aquel momento, quienes tuvieron el análisis, que no solo era el Gobierno de España, ¿eh?, o sea, eran también instituciones externas, organismos internacionales, en fin, muchos responsables en las decisiones, igual que si tuviéramos que tomar decisiones en el análisis en torno a la crisis: quien acertó, quien diagnosticó, cómo no se diagnosticó, qué fue lo que dijo el Banco de España respecto a las entidades financieras españolas, tantas cosas que podríamos repasar en relación con ese período. En fin, y no solo centrarse en aspectos que tienen que ver con epítetos como traición y, en fin, estupideces de tal calado que más vale... Ni siquiera... Intelectuales, ¿eh?, intelectualmente. No estoy hablando de las personas. Las personas y los oradores, todos, en esta Cámara tienen la necesidad y merecen el respeto debido. Me refiero exclusivamente ahora al juicio, al juicio genérico y global que no nos conduce, por otra parte, ahora a nada.

El balance es el que ha explicado el consejero de Economía y Hacienda, el que conocíamos ya, en la liquidación final, en los tres años que están liquidados; se demuestra que estamos a 800 millones de euros, 800 millones de euros, en relación con la media del Estado; que en algunos indicadores ya meramente periodísticos, en torno al sistema, a la liquidación provisional del 2009, nos pone incluso más distantes, 962 dicen esos medios; y, por tanto, cómo nos situamos ahora, porque lo que dicen algunos expertos en esta materia -voy a citar concretamente a Ángel de la Fuente, que es un experto del Instituto de Análisis Económico del CSIC- es que ese modelo anterior, con datos de 2010, tiene un abanico de hasta 25 puntos porcentuales entre las regiones mejor y peor tratadas por el sistema, que nada tiene que ver con diferencias en factores de coste o con los ingresos tributarios brutos de los distintos territorios. Sabemos que uno de los indicadores para el reparto es el tema de la corresponsabilidad fiscal; nosotros, a su vez, digamos que hay gran dificultad de análisis de nuestra situación en esa corresponsabilidad fiscal, porque nuestro sistema de imposición indirecta es un sistema específico que tiene su amparo en el Régimen Económico y Fiscal. Por tanto, eso presenta dificultades a la hora de evaluar la corresponsabilidad fiscal. ¿Qué se hizo en la ley del 2009? Frente al modelo de la Lofca, general, del año 80, donde se hablaba de que el sistema general común a todas las comunidades autónomas era sin perjuicio de que el Régimen Económico y Fiscal, que correspondía a Canarias, en el año 2009 se introduce que la financiación indirecta que recibe la comunidad autónoma stricto sensu, no la que reciben las corporaciones locales del sistema de financiación del Régimen Económico y Fiscal, se incluye dentro de nuestro cómputo, de nuestros ingresos en el sistema de financiación. En fin, creo haberlo explicado suficientemente.

Lo importante es que si en este momento vamos a acometer, va a acometer el Gobierno del Estado -el Gobierno de Canarias- una negociación en el seno de un órgano, de un órgano multilateral, donde hay quince comunidades autónomas que tienen situaciones diferentes, donde los que están siempre van a ir con la idea de no perder ni un euro respecto a la financiación actual... Este fue uno de los grandes problemas del modelo del 2009 cuando se sustituyó al modelo de principios de los años 2000, el 2001, concretamente una de las cuestiones que se establecía es que ninguna comunidad podía perder en relación con aquel modelo, con lo cual, si no se reparte mucho más, y se repartieron 11.000 millones de euros adicionales, el resultado puede ser muy diverso.

¿Qué va a ocurrir en la futura negociación? Si se parte de que quienes están ya sobrefinanciados, por ejemplo Cantabria, va a tener que recibir, al menos, la misma cantidad, eso va a producir graves problemas, y yo tengo especial preocupación, y es casi ahora... Creo que tenemos el deber de anticiparnos a lo que creemos que pueden ser los problemas en la negociación, es evidente que va a ser el Gobierno quien lo lleve al seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, un órgano multilateral, donde el Gobierno de España tiene naturalmente la principal responsabilidad, y que todo eso acabará en un proyecto de ley que el Gobierno central presentará en las Cortes Generales, y que ese será al final el que se vote, y eso fue así también en el 2009, al final se vota un modelo que primero se pacta en el seno de las comunidades autónomas y que el Gobierno del Estado instrumentaliza a través de un proyecto de ley.

En esta situación, la preocupación que quiero trasladar ahora a la Cámara, y especialmente al Gobierno, es que en el marco global vamos a tener un problema, el problema de todos, porque hay algunos que, por ejemplo, se centran en el tema de la balanza fiscal, es uno de los grandes problemas, y estamos en medio del debate español sobre la situación de Cataluña, es que ellos hablan de la balanza fiscal que les es desfavorable. Otras comunidades autónomas, como Madrid, si utilizaran ese mismo criterio, también tendrían un balance desfavorable, porque son contribuyentes netos al sistema, pero eso forma parte de la esencia misma de un modelo territorial compartimentado, descentralizado. Por tanto, tendremos que reivindicar que el Gobierno de España sea capaz de establecer unos parámetros comunes en torno a que es normal que haya solidaridad entre el conjunto de los territorios y, a su vez, que podamos comunidades autónomas como la nuestra alcanzar un nivel de suficiencia para la financiación de los recursos públicos, perdón, de los sistemas públicos como la educación, la sanidad o los servicios sociales.

Termino, señor consejero, también trasladándole una preocupación, porque ¿cómo se premia a quienes sí cumplen con el déficit? El Grupo Popular ha retirado, ante la calificación que daba el Ministerio de Hacienda a la comunidad canaria entre las mejores en cumplimiento de déficit, esa comparecencia. En ese contexto, ¿cómo vamos a premiar, cómo se va a premiar el trabajo de los que sí han cumplido con los compromisos generales? Porque, en el fondo, lo que estamos haciendo, estamos -si me permite, un minuto, presidente-...

El señor PRESIDENTE: Sí, un minuto, sí, por supuesto.

El señor RUANO LEÓN: Lo que estamos haciendo es un gran esfuerzo, detraemos recursos para la financiación de los servicios públicos, y, al final, da igual, porque si hay otra comunidad autónoma que también tiene un compromiso y no lo cumple y a su vez eso representa recursos que sí que puede aplicar en su ciudadanía, por qué estamos nosotros haciendo el esfuerzo de detraer de la prestación de servicios públicos un conjunto de dinero que podría estar destinado a los ciudadanos y ciudadanas de Canarias, y que, sin embargo, se está haciendo para cumplir con los compromisos constitucionales y la Ley de estabilidad. Esto en sí mismo desacredita las palabras del portavoz popular en torno al incumplimiento de la Constitución y cosas semejantes, que no tiene mucho sentido detenerse en ello.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don José Miguel Ruano.

El señor consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, don Javier González Ortiz.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, HACIENDA Y SEGURIDAD (González Ortiz): Gracias, señor presidente.

Señor Ruano, voy a empezar por el final, porque hacía usted referencia a que primero se llega a un acuerdo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, un foro multilateral, donde están representadas las comunidades autónomas, las ciudades con estatuto de autonomía y el Estado, que tiene mayoría en el seno del consejo, y a partir de ahí se elabora la ley y se vota.

Pero le faltó a usted el último elemento, fundamental, y es la firma del acuerdo, porque una vez se acuerda un sistema en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera y se elabora la ley, después, cada comunidad autónoma firma en el seno de la comisión bilateral correspondiente el acuerdo o no del sistema de financiación.

Entonces, señor Rodríguez, la pregunta es: ¿traicionó el señor Soria a Canarias cuando firmó el acuerdo? ¿Traicionó el representante de la Comunidad Autónoma de Madrid a los madrileños cuando firmó el acuerdo? ¿Traicionó el representante de la Comunidad Autónoma de Murcia a los murcianos cuando firmó el acuerdo? Usted solo se contesta, señor Rodríguez, para dejar eso claro en ese sentido y no incidir o no continuar por un camino que nos conduce a lugares que en este momento no son deseables cuando necesitamos la suma y los esfuerzos de todos y todas nosotros.

Señor Ruano, evidentemente, sobre la balanza fiscal, que es algo que genera la discusión en este momento, pero claro si la discusión solo es balanzas fiscales y, por tanto, que los territorios deben recibir en función de lo que aportan, ¿qué hablaría España con respecto a Alemania en el Consejo de Europa, por poner un ejemplo, a la hora de elaborar los presupuestos de la Comunidad Económica Europea? Es decir, si las aportaciones o las percepciones que recibe cada territorio está en función de lo que aportan, cómo sería la posición de Alemania, porque entonces, lo he dicho aquí muchas veces, al planteamiento de que no creemos en el Estado, no, sí, precisamente en que es el Estado el que tiene que velar precisamente por la igualdad. Y, mire, el Estado tiene no uno, tiene múltiples instrumentos para llevarlo a cabo, porque, a ver, percepción en función de la aportación de renta no puede ser, no habría cumplimiento de la solidaridad.

Pero, es más, no estamos hablando solo y exclusivamente de los servicios públicos esenciales, en la que no duda nadie, es decir, ¿es que puede haber un sistema que distribuya recursos entre ciudadanos y que castigue a los mismos en función de la riqueza o la pobreza de ese territorio?, ¿para qué entonces el Estado?, ¿para qué entonces el Estado?

Segundo elemento, no solo en cuanto a la percepción de recursos para la presentación de recursos públicos esenciales sino para lograr un elemento fundamental, y es la convergencia de los territorios. ¿Invertimos más en aquel territorio donde más renta tienen? ¿Si no establecemos mecanismos de compensación, cómo conseguimos que las rentas medias de los distintos territorios se vayan acercando poco a poco? Lo que ocurre en su caso, con ese planteamiento, es que se van alejando y que, por tanto, son más ricos los más ricos y más pobres los más pobres.

El instrumento que tiene el Estado, entre otras cosas, para eso, está definido en el Fondo de Compensación Interterritorial en cuanto a las inversiones, muy pequeño y, por tanto, incapaz de resolver esa circunstancia. Por eso, cuando uno observa que hay comunidades autónomas que salen beneficiadas en el sistema de financiación y que, además, tienen inversiones muy superiores a la media continuadas en el tiempo dice: claro, el Estado no está actuando para resolver ese problema porque el Estado tiene año a año instrumentos para corregir las rigideces de un sistema que tiene un período más largo. Y cuando observamos, por ejemplo, los niveles de desempleo en determinadas comunidades autónomas y observamos qué relación tienen con la inversión media del Estado y con la percepción del sistema de financiación, observamos cosas curiosas y entendemos algunas de las cuestiones que ocurren hoy en día en la realidad de los distintos territorios que tiene el Estado español.

Por lo tanto, sí existen mecanismos para ir corrigiendo esas circunstancias a lo largo del período, sí existen, lo que hace falta es voluntad para aplicarlos y, por lo tanto, asignación de recursos en función de necesidades y no en función de otros criterios.

Señor Rodríguez, Román, había alguna referencia, mire, decía usted que es imposible que el sistema de financiación entre con efectos del 1 de enero del 2014, el anterior se firmó en diciembre del 2009 y entró en vigor con enero del 2009 y estamos todavía en abril, luego, imposible no, hace falta voluntad, absoluta voluntad.

Le decía antes que hemos coincidido, en este caso, la Comunidad Autónoma de Madrid y la Comunidad Autónoma de Canarias en exigir que ese sistema entre con efectos del 1 de enero del 2014 porque tiene razón de ser, tiene vigencia de cinco años y, por lo tanto, en este momento nosotros entendemos que el sistema actual no está vigente y, por lo tanto, debemos ir a un nuevo sistema que corrija las circunstancias actuales. Luego, sí, sí, sí es posible en ese sistema.

Hombre, y sí es verdad, hay otros caminos, habla usted del sistema, evidentemente, en el anterior modelo puso sobre la mesa 11.000 millones de euros más en su conjunto, 7.600 iniciales y los 4.000 restantes tenían que ver con los repartos de los distintos fondos, ¿eh?, y, por tanto, lo que ha hecho es la generación y la aplicación de ese sistema. Le recuerdo que la asignación o la consideración de los fondos que recibe Canarias, la comunidad autónoma canaria, el Gobierno, derivados del REF, son los que se tienen en cuenta para calcular dos cosas: cómo se distribuye el Fondo de Competitividad en sus dos vertientes, sobre todo, en el foso fiscal que se realiza por parte de las comunidades autónomas y, por tanto, la computación de esa parte de esos ingresos, exclusivamente en ese importe. O sea, que, señor Rodríguez, sí es posible, es posible llegar a un acuerdo para que entre en vigor el nuevo sistema con efectos del 1 de enero de este año porque, no nos olvidemos, que el sistema actual no es un problema solo del modelo, es un problema de la aplicación. Sí, señor Jorge, mire, el sistema actual parte de dos elementos, lo habló el señor Ruano, el statu quo, y partía de un elemento fundamental, año base 2007, mire, no se crean lo que yo diga, estudie, lea los continuos trabajos que se han realizado para ver la aplicación del modelo, palabras del estudio del BBVA, era imposible definir en el momento de la firma del acuerdo la aplicación del mismo, entre otras cosas, por dos elementos: porque se cambió el año base, del año 2007 inicial por el cual se hicieron los estudios al año 2009 final, y en el 2009 se produce una caída brutal del conjunto de los ingresos del Estado, tal es así que aquí, cuando comparamos cifras actuantes en el presupuesto del 2009, teníamos 1.000 millones de euros más en el presupuesto de los que tenemos hoy en día, 1.000 millones de euros que hemos tenido que ir devolviendo a lo largo de los últimos años.

Luego, simplemente, por información y no entrar en más debates de los estrictamente necesarios, señor Rodríguez, sí le digo que se pueden repasar los informes que han realizado los distintos estudios que se han hecho sobre el mismo y, por tanto, concluir de dónde se deriva ese elemento. Porque aquí, al final, lo que discutimos es cómo le trasladamos a los ciudadanos la importancia del tema de financiación, o sea cómo le trasladamos a los ciudadanos que esto es fundamental, porque afecta en el día a día en cuanto a la prestación de servicios, pues, porque está en función de los ingresos que tenemos.

Porque, claro, un Gobierno de Canarias, el que sea, la posibilidad que tenga de prestar más o menos eficientes recursos como la sanidad, servicios sociales, dependencia o educación, digo yo que tendrá que ver con que se nos asimile al resto de España. Porque, señor Rodríguez, ¿estamos pidiendo algún privilegio? No. ¿Estamos ejerciendo un derecho al pataleo? No. Estamos exigiendo únicamente una posición de igualdad al resto de las comunidades autónomas en relación con los recursos de que disponen. No es un discurso de mendigar, no se trata de mendicidad respecto al Estado, es una cosa tan sencilla como que se nos asimile al resto. No es un derecho al pataleo lo que estamos reclamando, los canarios no estamos pidiendo ningún tipo de limosna al Estado, no estamos diciendo es que vivimos muy lejos, dennos un premio, no.

Esto no son palabras de Javier González Ortiz, son palabras del señor Soria, en una comparecencia en este Parlamento, en el año 2010.

Porque, claro, el discurso por activa y por pasiva, día sí y día también, del Partido Popular es criticar la prestación de los servicios públicos esenciales en Canarias. Pero no tienen en cuenta que partimos de dos desventajas: primero, del conjunto y el volumen de los recursos, señor Rodríguez, partimos en desventaja en la aplicación de recursos, 800 millones de euros menos que la media, 2.000 millones de euros menos que la comunidad autónoma más financiada, un tercio del presupuesto, la mitad del presupuesto de educación; un tercio, señor Rodríguez, por tanto, de las cantidades de las que podríamos disponer de más para incrementar los servicios públicos esenciales.

¿Y qué hemos hecho? Dos cosas: restar recursos de otras partidas para apuntalar los servicios públicos esenciales, hacer frente a la política de recortes de los reales decretos publicados por el Partido Popular, donde exigen a las comunidades autónomas recortes en esas materias. Lo exigen... (Corte en el sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.)

Gracias, señor presidente.

Lo exigen, señor Ruano, porque preguntaba usted de qué sirve el cumplimiento del objetivo de estabilidad. Pues, sirve para que nos castiguen aun más, señor Ruano; sirve para que podamos exigir el cumplimiento de los convenios que tiene comprometidos, el déficit comprometido del Estado, de los pocos que tiene comprometidos con Canarias, porque si no, ni lo harían; sirve para poder exigir al Estado que las cantidades comprometidas las cumpla. Le recuerdo las dificultades que han tenido nuestros deportistas, porque no quisieron firmar un convenio, argumentando que Canarias incumplía el objetivo de estabilidad. Eso lo han hecho. Han dicho "no firmamos convenios con Canarias, porque van a incumplir los objetivos de estabilidad". Luego, sirve para, primero, no comprometer gasto futuro y la deuda destinarla a las inversiones, no al gasto corriente, porque si no estaríamos incumpliendo nuestra misión, estaríamos dejando un problema para el futuro.

En este momento en el que, parece, después del debate del estado de la nacionalidad y, por tanto, de la opinión conjunta de los grupos, tenemos unanimidad en cuanto a qué debemos hacer para el próximo modelo, espero que cambie la filosofía de algunos de nuestros compañeros en el Parlamento.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Javier González Ortiz.

Sí, doña Mercedes, dígame.

La señora ROLDÓS CABALLERO (Desde su escaño): Señor presidente, le pido la palabra por alusión directa del señor Ruano.

El señor PRESIDENTE: En qué sentido, porque no...

La señora ROLDÓS CABALLERO (Desde su escaño): El señor Ruano aludía a que yo, es verdad, era miembro del Gobierno de Canarias con él, y que fue el señor Soria quien firmó ese sistema de financiación. Y yo le tengo que decir...

El señor PRESIDENTE: Espere, espere. Primero se dice... Tiene usted un minuto para concretar esa... Eso está entre haber sido contradicha o no, pero contradicho no puede ser sino el que habla. Le voy a admitir la alusión a ese aspecto.

La señora ROLDÓS CABALLERO (Desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente.

Tomo la palabra porque quiero que quede constancia de la verdad y solamente la verdad, señor Ruano, porque usted sabe muy bien que fue el Gobierno socialista quien chantajeó a las comunidades autónomas, incluida la canaria, para que en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, si no se votaba afirmativamente o se abstenían, no se entrara en el criterio de reparto de 11.000 millones. Y parece mentira, señor Ruano, siendo usted jurista, que todavía no reconozca en esta tribuna que el sistema de financiación se aprueba por ley en las Cortes Generales, y se aprobó con los votos socialistas y nacionalistas exclusivamente.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias.

Que quede claro que como establece el Reglamento no es una alusión, doña Mercedes. Yo se lo permití, lo he dejado, pero, tal como establece el Reglamento, no es una alusión, son cuestiones absolutamente personales descalificatorias de su persona, no de su gestión.

De todas maneras, don José Miguel, si usted quiere decir algo al respecto, en el fondo se ha reabierto el debate.

Señorías, por favor, las cosas a veces están al límite y es difícil determinar algo u otro, pero ya que se admitió, por alusiones tiene derecho a responder la alusión el señor diputado, don José Miguel Ruano.

El señor RUANO LEÓN (Desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente.

Señoría, tiene usted un problema con el pasado. Yo le aconsejo que se reconcilie con él y, por tanto, será usted una persona más feliz. Estoy convencido de que compartimos una buena etapa de gobierno, ustedes salieron de él por decisión unilateral y yo asumo la cuota de responsabilidad que tuve en aquel momento. La secuencia, la decisión en torno al sistema de financiación, ya es una secuencia agotada, no voy a volver a discutir sobre eso; hagamos un esfuerzo por mirar al futuro, estamos en el momento de negociar el nuevo modelo de financiación autonómica y creo que es nuestro deber contribuir a una solución para Canarias.

Muchas gracias.

(La señora Roldós Caballero solicita intervenir.)

El señor PRESIDENTE: Doña... Señorías, se levanta la sesión hasta las cinco de la tarde.

Este asunto está concluido, doña Mercedes, no.

(Se suspende la sesión a las catorce horas y cincuenta y siete minutos.)

(Se reanuda la sesión a las diecisiete horas y tres minutos.)

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (Cruz Hernández): Buenas tardes, señorías.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-1385 Sobre -Consejero de Economía, Hacienda y Seguridad-, sobre financiación autonómica en 2013 y entregas a cuenta para 2014.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico