Diario de Sesiones 157/2015, de fecha 11/2/2015 - Punto 3

8L/C-1796 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE OBRAS PÚBLICAS, TRANSPORTES Y POLÍTICA TERRITORIAL-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC-CCN), SOBRE LA PRIVATIZACIÓN DE AENA, POSICIÓN Y RECURSOS INTERPUESTOS ANTE EL ESTADO.

El señor PRESIDENTE: Continuamos, señorías, con el orden del día tal como se había establecido y retomamos el punto de comparecencias. Hay dos comparecencias que vamos a acumular, y son la 1612 y la 1796. La primera, del Grupo Socialista Canario y la segunda, del Grupo Nacionalista Canario. En consecuencia, voy a dar lectura de la intervención de los tiempos de los grupos, en función de que los autores de las iniciativas tienen más tiempo y los grupos que no han solicitado la comparecencia se les acumulan los tiempos. En todo caso, hay una reducción de tiempo a los grupos que presentan la iniciativa y al Gobierno. Los tiempos van a ser los siguientes: en primer lugar, el Grupo Socialista Canario, seis minutos, y en la segunda intervención, doce minutos; lo mismo, el Grupo Nacionalista Canario, que intervendrá a continuación; lo hará el Gobierno después por tiempo de diez minutos; a continuación el Grupo Mixto, por seis minutos, el Grupo Popular, seis minutos; y el Gobierno, después de la intervención, de la segunda intervención que había anunciado, que es de doce minutos, de los grupos solicitantes, cierra con quince minutos.

(El señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial, Berriel Martínez, solicita la palabra.)

Sí. Dígame, don Domingo, si usted quiere una alteración de los tiempos...

Sí, sí, dígame, cómo no voy a escuchar. Dígame.

El señor CONSEJERO DE OBRAS PÚBLICAS, TRANSPORTES Y POLÍTICA TERRITORIAL (Berriel Martínez) (Desde su escaño): Señor presidente, había entendido que tenía más tiempo inicial, porque era una manera de responder...

El señor PRESIDENTE: De acuerdo. Ningún problema. La cuestión es el tiempo total. ¿Prefiere los quince minutos al principio y los diez a...?

La señora NAVARRO DE PAZ (Desde su escaño): (Sin micrófono.)

El señor PRESIDENTE: No. No, la regulación de los debates, doña María Australia, por favor, léanse el Reglamento, corresponde a la Presidencia y...

Los grupos tienen el tiempo... Sí, sí, le doy la palabra, doña María Australia. Dígame.

La señora NAVARRO DE PAZ (Desde su escaño): Gracias, presidente.

No pretendo imponerle a usted un criterio, pero le recuerdo que en la Junta de Portavoces se establecieron los criterios de cómo deberían desarrollarse estos debates. Entiendo, con todo mi respeto, que si se va a alterar, alterar, tendrá que escuchar a la Junta de Portavoces.

El señor PRESIDENTE: No hay ninguna alteración sino que la suma de los tiempos es, del Gobierno, la misma. Y el Gobierno, piense usted que el Gobierno tenía derecho, tenía perfectamente derecho a cuarenta minutos y va a tener veinticinco minutos y lo menos que puedo hacer es... Hombre, si los grupos no solicitantes tienen tres más tres son seis. Si el Gobierno tiene veinte minutos en cada una de las comparecencias, son cuarenta. Y entonces usted me deja a mí que la Presidencia regule, regule pacíficamente la intervención de todos los grupos. Si se acepta eso, si se acepta eso, que está aceptado, y no hay alteración de tiempos para nadie, lo usan, en la medida en que yo entienda que es correcto, lo usan como lo que... Lo mismo que si los grupos quieren utilizar primero doce y después seis, se lo voy a admitir. Lo único es que no va a tener nadie más tiempo del que está acordado como es de costumbre. Me parece que no tiene mayor relevancia.

Grupo Socialista Canario. Grupo Socialista Canario, seis minutos, para defensa de su comparecencia, de su solicitud de comparecencia.

El señor CRUZ HERNÁNDEZ: Señor presidente, señorías, muy buenos días.

Hoy, señorías, es un día triste para Canarias. Un día triste porque hoy se ha consumado un expolio a esta comunidad autónoma por parte del Partido Popular. Hoy han vendido el 50%, el 49% de AENA, lo que significa el 49% de los ocho aeropuertos también canarios. Y, por lo tanto, hoy los intereses de Canarias están y se han puesto por el Partido Popular, incumpliendo el Estatuto de Autonomía de Canarias, incumpliendo la Constitución española, se han puesto en manos de personas, entidades, bancos, financieras privadas, nacionales e internacionales, en definitiva, del capital, que lo que pretende, como no puede ser de otra manera, es generar beneficios económicos, que no siempre coinciden con beneficios sociales, con beneficios territoriales.

Aquí ya lo hemos planteado varias veces, incluso el Gobierno trajo una comunicación que se debatió en julio del año 2014, en la que se instaba al Gobierno a hacer una serie de medidas y se instaba al Gobierno de España a que cumpliera con el marco constitucional, que cumpliera con el Estatuto de Autonomía y que desgajara los ocho aeropuertos canarios y entablara las negociaciones correspondientes con el Gobierno de Canarias, en cumplimiento del artículo 33.13 del Estatuto de Autonomía de Canarias. El Partido Popular ha hecho caso omiso de esa situación. Y esa situación, que además se planteaba muy grave para Canarias, además, se corroboró en octubre con una proposición no de ley que venía a reafirmar esa necesidad de que el Gobierno de España oyera una vez a Canarias y no volviera a castigar de una manera sectaria, siguiendo los intereses particulares del negocio y no los intereses generales de los ciudadanos españoles y de los ciudadanos canarios; que oyera a Canarias, que oyera a su Parlamento, que oyera a sus instituciones, que oyera a un montón de los ayuntamientos -de los ochenta y ocho, muchísimos ayuntamientos se han pronunciado en los plenos correspondientes instando a que esta privatización de los aeropuertos canarios no se produjera-, los cabildos insulares. En definitiva, caso omiso al clamor de todas las instituciones representativas del pueblo canario, su Parlamento, sus cabildos, sus ayuntamientos, el propio Gobierno de Canarias.

Y hoy, señorías, en ese día triste, comparecemos aquí para decirle al Gobierno de Canarias que nos explique a los ciudadanos de Canarias qué medidas ha adoptado el Gobierno, qué está haciendo el Gobierno y también para exigir al Gobierno, apoyar al Gobierno en las medidas y exigirle el cumplimiento de esas medidas, pero también para exigirle al Partido Popular, al Partido Popular, no ya en el Congreso de los Diputados, no al Partido Popular, al señor Soria, ese ministro que de canario tiene de nacimiento pero no en su acción política diaria, para exigirle al Partido Popular aquí, a los representantes del Partido Popular, al Grupo Parlamentario Popular, que se pongan de una vez del lado de los ciudadanos de Canarias. Pónganse del lado de Canarias, pónganse del lado del interés general de Canarias y pongan por una vez, aunque sea al final de la legislatura, el interés de los ciudadanos de Canarias por encima de sus intereses concretos. Que yo estoy convencido de que no son la mayoría de los intereses concretos de ustedes sino los intereses concretos de la especulación, del expolio que ustedes, con su aval, con su voto, están permitiendo al Gobierno que sustentan.

¿Porque es AENA una empresa rentable? Es una empresa rentable. No estamos hablando de una privatización de una empresa que da pérdidas, de una empresa que no explota un interés general, estamos hablando de la empresa que explota unas infraestructuras básicas en la estructura económica, social, territorial, de cohesión esenciales para la Comunidad Autónoma de Canarias y que son insustituibles. Porque este también es un dato importante: el puerto de Santa Cruz es sustituible, el puerto de La Luz y de Las Palmas es sustituible; el aeropuerto de Gando no es sustituible y el aeropuerto de Tenerife Sur tampoco es sustituible, por ponerles los dos más importantes. Qué decir del aeropuerto de Lanzarote, el de Fuerteventura, el de La Gomera, el de El Hierro... No son sustituibles. Por lo tanto, es una infraestructura tan básica y tan esencial para Canarias que no se puede poner en manos privadas, como pretenden ustedes hacer y han hecho. Porque además esa gestión les costaba a los bolsillos de los españoles cero euros, porque AENA era una empresa que se retroalimenta, que se retrofinancia, porque sus beneficios financian su acción de inversión; es decir, no había que poner, en AENA no se ponen recursos del Estado, no se pone dinero de los impuestos de los españoles. Ahora sí, ahora se vende, y además se vende y la venta va directamente al tesoro, que es el propietario, no va a AENA, no sirve para mejorar los aeropuertos.

¿Y qué me dicen del futuro de La Gomera, del aeropuerto de La Gomera, del futuro del aeropuerto de El Hierro, de La Palma, de Tenerife Norte, incluso de Lanzarote o Fuerteventura o Tenerife Sur...? ¿Van a decidir invertir en una infraestructura o en una mejora tecnológica si no hay una rentabilidad clara desde el punto de vista económico? Evidentemente que no, evidentemente que no, porque ahora lo que primará es el negocio. Y ustedes han puesto una vez más los intereses particulares de fondos de inversión, el negocio, por encima de los intereses de los ciudadanos de Canarias. Y en este caso los han puesto para largo alcance. Y la repercusión la estamos pagando ya, los costes más caros de viajes de Canarias con la Península, ni una reducción de tasas ni una reducción de los costes, y hoy lo pagamos todos los canarios por su acción... (Se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y el señor presidente le concede un minuto adicional).

Gracias, señor presidente, pensaba que no lo tenía.

Decirle, señor consejero, que sobre todos estos aspectos es la comparecencia, comparecencia que, en este día triste, espero que el Gobierno esté a la altura de las circunstancias. Cuenta con todo el apoyo del Partido Socialista, en este Parlamento y en el Congreso de los Diputados y en el Senado español. Cuenta con todo el apoyo de todos los instrumentos del Partido Socialista para oponernos, para seguir reivindicando, seguir peleando por que los ocho aeropuertos canarios vengan a esta comunidad autónoma, para que sigan o puedan volver a seguir siendo de gestión directa pública y que prime, en la acción de lo que se hace en los ocho aeropuertos canarios, el interés general de todos los canarios y no los intereses particulares y el expolio del Partido Popular a Canarias, una vez más.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Julio Cruz.

Aclararles que, como siempre, los grupos solicitantes y el Gobierno tienen el minuto de cierre si lo necesitaran.

Don José Miguel Ruano, Grupo Nacionalista Canario.

El señor RUANO LEÓN: Gracias, señor presidente. Señorías.

Créanme si les digo que al comienzo de esta intervención quizás podíamos hacer una evaluación del trabajo realizado hace aproximadamente año y medio. Año y medio en el cual, pues, se viene barajando la hipótesis de que se produjera el proceso de privatización de AENA, es decir, el propio Gobierno de España inició el proceso, digamos, un proceso accidentado, con diferencias internas en el seno del Gobierno, en torno a la Oficina Económica del presidente del Gobierno, el señor Rajoy, don Álvaro Nadal, titular de esa oficina, frente al Ministerio de Fomento, porque no siempre la privatización representa lo que se debe buscar para la generación de menores costes, que es la competencia. Es decir, no se cambia un monopolio público por un monopolio privado o un modelo público por uno semipúblico si no se genera competencia para establecer la valorización real de lo que se pretende, porque, si lo que se pretende es simplemente un proceso de financiación, es decir, una enajenación de un patrimonio público hacia el mercado privado, sin que exista el propósito de garantizar las cuestiones más importantes que afectan al tráfico aéreo, si se pretende eso, lo que estamos haciendo es una operación distinta.

Miren, este proceso lo hemos tocado muchísimas veces y, como digo, creo que lo más importante en la evaluación es que genera una vez más la frustración hacia lo que es la posición de Canarias. La posición de Canarias es la que se manifiesta en este Parlamento por la mayoría parlamentaria, que en este asunto ha contado siempre con la participación de tres grupos parlamentarios y con la autoexclusión del Grupo Parlamentario Popular, que, aun siendo un asunto que podía tener una vertiente diferente, ha mantenido siempre la posición del Ministerio del Fomento, del Gobierno de España, en un tema que es vital para nuestro futuro.

Quizás la tensión vivida esta mañana o, digamos, la expectación, por no decir la tensión, la expectación vivida en el punto número 1 hace que ahora no nos concentremos adecuadamente. Lo digo por los escaños, por tantos escaños que no están en este momento cubiertos, en el que es, seguro, el asunto más importante para nosotros en los próximos años. Porque ¿qué va a pasar con el proceso de privatización? De inmediato no va a pasar nada, de inmediato no va a pasar nada, no se van a producir cambios en las decisiones de la nueva sociedad participada por el capital público, en ese modelo mixto, que no es la prestación directa por el Estado del servicio, que es lo que dice la Constitución y lo que dicen los estatutos, que reservan a las comunidades autónomas como la nuestra la posibilidad de la gestión de los aeropuertos en caso de que no se gestionen de forma directa por el Estado.

Esta es la situación, lo hemos dicho en otros debates. Lo dijimos en el debate de julio, producto de una comunicación del Gobierno, y lo que es lamentable es que cuando esta Cámara hace sus pronunciamientos no exista siquiera la posibilidad de hablar sobre ello, es decir, no existen condiciones políticas para poder tratar el asunto. Porque ¿podía haberse hecho de otra manera? Podía haberse hecho, incluso podía haberse privatizado de otra manera, incluso podía haberse privatizado de otra manera, entonces se podía haber planteado un proceso que diferenciara el régimen de privatización de los aeropuertos canarios. Podríamos también haber valorado esa posibilidad en un sistema aeroportuario único de los ocho aeropuertos canarios, en donde hay aeropuertos muy rentables y aeropuertos que prestan funciones de cohesión territorial y social, como son los de El Hierro, La Gomera e incluso, por ahora, porque está amortizando inversiones, el de La Palma. Pero no ha sido ese el camino, el camino una vez más ha sido ignorar la posición del Parlamento de Canarias, ignorarla, continuar. Y la consecuencia final, la que hoy publican los periódicos, todos los medios de comunicación, precisamente hoy, porque el titular de hoy, el periódico Expansión, 11 de febrero, "AENA apoya en su oferta pública de valores, en su OPV, los grandes fondos". ¿Por qué?, porque al final el valor de cotización ha sido incluso superior al que la auditora pronosticó para el Gobierno, de tal manera que la horquilla que había proyectado entre, aproximadamente, 42 euros y 53 se ha ido a 58 euros , de tal manera que son los grandes inversores...; 96% son grandes inversores y solo el 4% para los minoristas. Es decir, son fondos de inversión extranjeros, es así, fondos de inversión extranjeros hoy los propietarios de la mitad del valor de AENA en todo el territorio español y, por supuesto, de los ocho aeropuertos canarios. Esto es lo que hay, esto es lo que se ha hecho.

¿Existe, consejero, capacidad política y técnica, jurídica, para impedirlo? ¿Estamos en condiciones de intentar que el interés general de Canarias prevalezca frente a este modo de hacer política? Esta es la pregunta, señor consejero, este es el motivo de la comparecencia.

Esperamos poder extendernos más en nuestra segunda intervención.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don José Miguel, don José Miguel Ruano.

Por el Gobierno, don Domingo Berriel, señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial.

El señor CONSEJERO DE OBRAS PÚBLICAS, TRANSPORTES Y POLÍTICA TERRITORIAL (Berriel Martínez): Gracias, señor presidente.

Ruego a sus señorías que me disculpen si no me expreso muy bien, sobre todo en el tono de voz, porque yo también he sido víctima de la bolsa, ¿no?, pero de la bolsa de virus.

Señor presidente, señorías, gracias.

Antes de explicar cómo la privatización de AENA afecta especialmente a Canarias, todas las acciones judiciales emprendidas por este Gobierno, los preceptos jurídicos en los que se basan dichas acciones y el derecho que asiste a la comunidad autónoma para oponerse a la privatización de AENA, considero oportuno detenernos en unas preguntas muy sencillas: ¿por qué, cuál es la razón para vender AENA?, ¿cuál es la razón de la resistencia numantina del Gobierno central a admitir la viabilidad de la descentralización, de la cogestión por nuestra comunidad de los aeropuertos canarios? y, tercera, una vez desechado lo anterior y consumado el proceso privatizador de AENA, convirtiéndola así en una empresa de capital mixto, ¿por qué continúa negando el irrefutable hecho de haber optado por la gestión indirecta, por más que el Estado mantenga una exigua mayoría absoluta accionarial, negando el derecho, insistentemente reclamado, reconocido en nuestro Estatuto de Autonomía, artículo 33.13, que con claridad meridiana determina la competencia de la comunidad autónoma sobre los puertos y aeropuertos de interés general al darse tal circunstancia?

La respuesta, señorías, a la primera pregunta es la siguiente. Debemos recordar que AENA es el mayor gestor aeroportuario del mundo, casi ciento noventa y seis millones de pasajeros en el año 2014, gestiona actualmente 46 aeropuertos y 2 helipuertos en España y participa en la gestión de otros 15 aeropuertos en todo el mundo. Y, según los datos con los que el Consejo de Ministros, en sesión del pasado 23 de enero, motivó su autorización para el último tramo de venta y la salida a bolsa de la empresa, textualmente expresó: "Es una empresa rentable y en mejora continua, con la duplicación del resultado bruto de explotación de 883 millones de euros en el año 2011 a 1.610 millones de euros en el año 2013. Es una empresa donde se ha producido una mejora de la eficiencia en la gestión y recorte del gasto en 255 millones de euros entre el año 2011 y 2013. Es una empresa que mejora la generación de caja, de un déficit de 511 millones de euros en el año 2013, además de los nueve primeros meses en el año 2014, la generación de caja ha sido de 1.066 millones de euros ". Ahora bien, señorías, lo que omite el Consejo de Ministros es que esos beneficios pertenecen a todos los ciudadanos del Estado y, por tanto, cuáles son los aeropuertos que hacen posible esos resultados, que, como veremos, se deben en buena parte a la rentabilidad de la red canaria de aeropuertos, que sin duda constituye una de las respuestas a las dos preguntas subsiguientes que hemos formulado, como veremos luego.

Dicho de otro modo, el Consejo de Ministros decidió que una empresa enteramente pública, que da beneficios, siendo estratégica para la conectividad y consecuentemente para la cohesión territorial, además de herramienta esencial para el sector turístico, resulta oportuno venderla para obtener unos ingresos inmediatos que, a tenor de las cifras facilitadas y que les que acabo de resumir, podrían obtenerse en el medio plazo manteniendo la totalidad de la propiedad y, por tanto, la garantía de la gestión pública directa. Además, señorías, lo hace garantizando en la Ley de Presupuestos Generales del Estado que este año repartirá el 50% de los beneficios en dividendos, lo que hace inicialmente por un precio de salida irrisorio, con una operación de venta cuando menos extraña, reservando inicialmente para lo que denominaron un núcleo estable de tres inversores privilegiados, restrictivamente elegidos. Un 21% de las acciones y el otro 28% para una operación pública de venta, dirigida en su mayoría a grandes inversores o inversores institucionales, esto es, realmente, fondos de inversión de los más diversos orígenes y procedencia que ocuparán así los correspondientes sillones en el consejo de administración, influyendo en la gestión con su sabia experiencia para así mejorar la eficiencia empresarial, en palabras del Gobierno central.

Contestemos ahora a la segunda y tercera de las preguntas con una respuesta bien sencilla, fundamentada en las frías cifras de la contabilidad pública por la propia AENA, antes AENA Aeropuertos, SA, y ahora AENA, SA. Para comprender el porqué de esta estrategia fagocitadora y centralista la clave está en las cifras, las últimas oficiales de un ejercicio completo son las del año 2013. El resultado de explotación de la red de aeropuertos canarios fue ese año de 110,68 millones de euros , lo que supone casi el 15% del resultado de explotación total del Estado, después de una amortización de 90,26 millones de euros , lo que refleja que el Ebitda canario, con 201 millones de euros , representa un porcentaje sobre el total de la red estatal de nada más y nada menos que del 13%. Además, la deuda acumulada en las islas, esto es, la cantidad pendiente de amortización de los activos canarios, es solo de 524,3 millones de euros , es decir, el 4,3 de los 12.065 millones de euros de la deuda estatal. Por lo tanto, la red canaria aporta el 15% del resultado de explotación y solo representa el 4,3 de la deuda. Además su resultado de explotación equivale nada menos que al 21,1% de la deuda acumulada, mientras que el resultado del ente frente a la deuda del conjunto de los aeropuertos de España apenas cubre el 6,1 de esta.

Y un último apunte contable de relevancia: la deuda acumulada en Canarias se sitúa en 2013 solo en el 37% de sus activos fijos, 1.430 millones de euros , mientras que en el conjunto del Estado alcanzaba el 78% de los activos de la empresa. Como conclusión, señorías, la red canaria de aeropuertos está más saneada que el conjunto del Estado y su aportación al sistema es positiva. Con sus buenos resultados se financia el endeudamiento que producen otros.

Esta, señorías, esta y no otra, es la razón por la que el Estado se niega a desagregar los aeropuertos canarios y respetar la competencia reconocida en nuestro Estatuto de Autonomía. Esta y no otra es la razón por la que AENA, unilateralmente, decidió incumplir las previsiones establecidas en el cronograma de inversiones del plan director del aeropuerto de Gran Canaria, aplazando hasta no se sabe cuándo su ejecución. Esta y no otra es la razón del incumplimiento de las obligaciones contraídas por la entidad con los vecinos de Ojos de Garza, La Montañeta y el caserío de Gando. Y todo ello porque, pese a la rentabilidad y aportación al sistema de aeropuertos canarios, el Ministerio de Fomento adquirió el compromiso con los inversores privados de limitar a 450 millones de euros al año la inversión futura de todo el ente, como requisito para el mantenimiento de las tasas hasta el año 2025. Eso sí, después de haberlas subido sensiblemente en el año 2012.

¿Cuál es la posición del Gobierno? Aunque los datos que acabo de exponer son suficientes para el rechazo general a esta venta, en el caso de Canarias la decisión estatal es más rechazable aún porque incluye en la venta una red de ocho aeropuertos estratégicos para la cohesión territorial y social de Canarias y el buen funcionamiento de su principal fuente de ingresos, el turismo, el turismo. Optar a tal operación el Estado perdió su competencia de gestión. Así, como hemos expuesto en anteriores ocasiones, cierto es que la Constitución española reserva la competencia exclusiva del Estado en los aeropuertos de interés general, pero, a su vez, el Estatuto de Autonomía de Canarias atribuye a nuestra competencia de ejecución sobre los aeropuertos con calificación de interés general cuando el Estado, como es el caso, no se reserva su gestión directa.

La controversia ha de circunscribirse, pues, en consecuencia, a dilucidar con claridad si el Estado sigue prestando o no la gestión directa con la por ahora privatización parcial de AENA, Sociedad Anónima. Pues bien, la entrada de capital privado en la sociedad y, por tanto, la inevitable influencia de los socios privados en la toma de decisiones, sea cual fuere el alcance de esta, supone el tránsito a un modelo de empresa mixta público-privada que configura un modelo de gestión indirecta indiscutible. Y ello es así porque, conforme a la normativa europea y a la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, la participación, aunque sea minoritaria, de una empresa privada en el capital de una sociedad en la que participa la autoridad pública concedente excluye, en cualquier caso, que dicha autoridad pública pueda ejercer sobre esta sociedad un control análogo al que ejerce sobre sus propios servicios -sentencia del año 2015, la 332, del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas-. En consecuencia -insiste el tribunal-, si la sociedad concesionaria es una sociedad abierta al capital privado, aunque solo sea, señorías, parcialmente, esta circunstancia impide considerarla una entidad de gestión interna de un servicio público en el ámbito de la entidad territorial a la que pertenece. Así, la gestión directa es la realizada por la propia Administración, por sí misma o mediante la utilización instrumental de una persona jurídica vinculada a aquella económicamente, pero, señorías, de modo absoluto, íntegro; esto es, requiere que la totalidad de su capital sea de titularidad pública, como han establecido las sentencias del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas del 11 de enero de 2005, de 8 abril de 2008 y del 10 septiembre de 2009, entre otras muchas. Por el contrario, la gestión indirecta es la realizada a través de diversas formas o instituciones de origen y base contractual mediante las que la Administración mantiene la titularidad del servicio y la responsabilidad última de su prestación, confiando el ejercicio de explotación de la actividad a una persona distinta, sin perjuicio de la posibilidad de intervención mediata en ella. La modalidad de la contratación de la gestión indirecta de los servicios públicos está regulada en el artículo 177 de nuestro texto refundido en la Ley de Contratos del Sector Público, entre ellas, la prestación mediante una sociedad de capital mixto.

Por tanto, sentado el hecho irrefutable, señorías, de que el Estado, pese a que lo niegue sistemáticamente, ha optado con su decisión privatizadora por un modelo de gestión indirecta, y fracasado todo intento de negociación sobre la descentralización o cogestión de los aeropuertos canarios, a un modelo similar al que viene operando en los puertos de interés general del Estado, solo ha quedado al Gobierno la única alternativa de recurrir todas y cada una de las normas y resoluciones que sustenta la decisión estatal y su ejecución, que, de modo sintético, señorías, paso a resumir.

El día 9 de julio de 2014 el Gobierno de Canarias remitió carta al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas instándole a convocar la Comisión Mixta de Transferencias Canarias-Estado para comenzar el proceso de traspaso de la competencia ejecutiva sobre los aeropuertos canarios de interés general de la comunidad autónoma por entender que la decisión privatizadora adoptada por el Gobierno de la nación producía ex lege la activación de la competencia estatutaria de nuestra comunidad autónoma. El 29 del mismo mes, se notificó a la presidencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores certificación del acuerdo adoptado por el Gobierno de Canarias, en sesión celebrada el 24 de julio de 2014, mediante el cual se instaba a dicho organismo a que ordenara que se hiciera constar expresamente en el folleto informativo de la futura oferta pública de venta de valores de AENA la intención del Gobierno de Canarias de impugnar tal decisión y de exigir ante los organismos judiciales competentes que se declarase que la gestión de los aeropuertos canarios corresponde al Gobierno de Canarias. Una advertencia que ha quedado recogida en la página 28 del tríptico informativo emitido por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Los siguientes días, 23 y 24 de septiembre del 2014, este consejero solicitó a la vicepresidenta del Gobierno de España y ministra de la Presidencia, en su condición de secretaria del Consejo de Ministros, notificación formal de los mencionados acuerdos de 13 de junio y 11 de julio del Consejo de Ministros, instando su expedición a la mayor brevedad, por considerarlo esencial para la defensa de los intereses legítimos de esta comunidad en el marco constitucional. Asimismo, el día 23 de septiembre de 2014 se instó al presidente de Enaire a que informara a los inversores en análogas circunstancias.

El Consejo de Gobierno del 25 de septiembre de 2014 acordó solicitar la convocatoria de la comisión bilateral entre la Administración del Estado y la comunidad autónoma, definida en el artículo 33.2 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, como órgano de negociación previo a la interposición del correspondiente recurso constitucional contra el real decreto que regulaba esta privatización.

En esta misma sesión de 25 de septiembre, también acordó recurrir a la Audiencia Nacional para exigir la convocatoria de la Comisión Mixta de Transferencias del Estado, una vez que se cumplieran los tres meses desde la solicitud del ministerio.

El 30 de septiembre, la Comisión bilateral Administración General del Estado-Comunidad Autónoma de Canarias acordó iniciar negociaciones para resolver las discrepancias, si bien es verdad que ha aplazado al 26 de febrero, por motivos de agenda, la parte estatal.

El 16 de octubre, se produjo la adjudicación del primer lote de acciones, señorías. El 21% se adjudicó inicialmente, por un procedimiento restringido, a tres inversores privilegiados.

El 17 de octubre, este consejero formuló un requerimiento a la Administración General del Estado, a través del Ministerio de la Presidencia, para que se modificara el acuerdo del Consejo de Ministros, adoptado en sesión celebrada el 15 de julio de 2014, por el que se autorizó a Enaire a iniciar los trámites para el proceso de venta del capital social de AENA.

El 15 de diciembre se recibió notificación de la orden del Ministerio de Hacienda desestimando expresamente la convocatoria de la Comisión Mixta de Transferencias, que había sido solicitada en fecha de julio pasado. Señorías, especial asombro ocasiona el razonamiento de tal negativa, fundamentado en la consideración de que la competencia de la comunidad autónoma quedaría, en su caso, colmada con la posibilidad de dictar reglamentos en ejecución de la legislación del Estado en materia para su propia competencia funcional. ¡Casi nada! Razonamiento que también se advierte en el folleto publicado por la operación pública de venta.

Contra esta desestimación, por supuesto, se ha interpuesto el correspondiente contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional. Y contra la desestimación por silencio del requerimiento de 17 de octubre del Consejo de Ministros se interpuso también recurso contencioso-administrativo. En esta ocasión, ante el Tribunal Supremo, que lo admitió a trámite el pasado 15 de enero del presente año.

Y el pasado 23 de enero, el Consejo de Ministros acordó continuar con la privatización a pesar de todo y sacarla en bolsa, el 28% de la empresa.

En previsión de que el Estado no cediese en su empeño, el Gobierno ya había ordenado la interposición inmediata de una ampliación del recurso y la solicitud de medidas cautelares. En su cumplimiento, el pasado 2 de febrero se formuló dicha ampliación y la solicitud de suspensión cautelar del proceso en lo relativo a los aeropuertos canarios, para asegurar, en su caso, la eficacia de la sentencia invocada.

Los acontecimiento siguientes se han concretado en que en el día de... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo). Un minuto. Gracias, señor presidente.

En el día de ayer, al haber alcanzado las acciones en la operación pública de venta un precio de 58 euros , que hoy se han cotizado a 65 euros nada menos, un 12% más, y, por tanto, muy por encima del máximo ofertado por los inversores estables seleccionados y que ya ocupaban su plaza en el consejo de administración, fueron estos desplazados por los solicitantes de la operación pública de venta y así adjudicaron a los inversores institucionales -esto es, bancos y fondos de inversión de diversos orígenes y procedencia- el 46,5% de las acciones de AENA y al sector minorista el 2,5% de las acciones, que a partir de hoy inicia su cotización en bolsa.

Señorías, sí, para el Gobierno central del Partido Popular, estas son islas mínimas en cuanto a inversión financiera, mínimas en cuanto al convenio de carreteras, mínimas para los aeropuertos y mínimas para los derechos y las competencias.

Muchas gracias, señorías.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor consejero, don Domingo Berriel.

Para la fijación de posiciones, Grupo Parlamentario Mixto, don Román Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señor presidente, señorías.

Volvemos sobre un tema importante, relevante, que condicionará nuestro presente y nuestro futuro, que es la venta de nuestros aeropuertos, un patrimonio de todos los canarios que representa las infraestructuras que mejor definen lo que es un archipiélago y lo que es el problema que nos condiciona, que es la conectividad, la comunicación entre nosotros y la comunicación de Canarias con el resto del mundo.

No hay -lo hemos repetido aquí hasta la saciedad- ninguna justificación racional, de sentido común, de interés general, que sustente esta decisión. Es sencillamente pura ideología, más de lo mismo. Eso que hemos dado en llamar, esa máxima liberal de socializar las pérdidas y privatizar las ganancias. No tiene ningún sentido, no hay ninguna necesidad para que una parte de nuestros aeropuertos pueda caer en manos de especuladores, de gente a la que solo le interesa la cuenta de resultados, sin tener ningún valor social, sin tener ningún valor de orden estratégico; sencillamente la cuenta de resultados.

Se podía entender, como he dicho en alguna ocasión, si habláramos de infraestructuras descapitalizadas, sin capacidad de respuesta por parte de las administraciones públicas y que necesariamente necesitan captar capital para eso, para capitalizarse, para ser competitivas, pero no ocurre esto con los aeropuertos españoles y menos con los canarios. Están perfectamente capitalizados, son modernos, son competitivos, los precios son competitivos, el personal está altamente profesionalizado, son seguros. Sencillamente, se venden porque son un negocio, porque tienen resultados, porque van a favorecer a los amigos del Gobierno de turno.

Lo que no hemos logrado, señor consejero, y me consta de su voluntad y la del Gobierno en la pelea de defender este patrimonio de todos, primero a través de la fórmula consorcial, que siempre consideramos una vía razonable, parecida a la que hacemos con los puertos de interés general en Canarias; después de quebrarse esa posibilidad, cabía la opción de la transferencia o la ejecución de la competencia de nuestro Estatuto de Autonomía en la materia y no ha sido posible... Va a ser difícil, porque está en ejecución, está ejecutado ya el proceso de venta parcial, por ahora, de los aeropuertos españoles y los aeropuertos canarios. No creo que la vía jurídica, que hay que perseguirla y persistir, sea la solución, desgraciadamente. Y quizá donde podamos todos hacernos reproches es en que no hemos conseguido trasladar a la ciudadanía, a la opinión pública, lo que nos jugamos con la venta de nuestros aeropuertos. Sé que los trabajadores del sector, sé que la gente más consciente, la gente más organizada, sabe lo que nos jugamos, pero el común de los ciudadanos, desgraciadamente no hemos logrado -y ahí todos somos responsables- trasladar la importancia que tiene, el compromiso que nos genera, las dificultades que puede suponer para el futuro de Canarias que se vendan nuestros aeropuertos al mejor postor. Quizás ahí debemos seguir haciendo trabajo. (Abandona su lugar en la Mesa el señor presidente. Ocupa la Presidencia la señora vicepresidenta segunda, Tavío Ascanio).

En cualquier caso, ahora nos enfrentamos a un momento político relevante en democracia, que son las elecciones, y son los ciudadanos los que tienen que evaluar el comportamiento de los representantes del pueblo y son los ciudadanos los que apuntan, en muchos análisis, que van a cambiar de opinión, que van a cambiar de partido, que van a cambiar de opción. Y yo me alegro porque son decisiones como esta las que hacen que la gente cambie de opinión. La gente no puede entender que lo que funciona en el sector público se venda, la gente no puede entender que cuando se arruina una empresa se nacionalice y la paguemos entre todos, la gente no puede entender ese doble rasero, insisto, de socializar las pérdidas y vender las ganancias, que es lo que se ha hecho con esta privatización y se ha hecho con las privatizaciones anteriores.

Y algunos utilizan una máxima que dice que la Unión Europea dice, en no sé qué directiva, que hay que privatizar los servicios y las infraestructuras públicas. Esto no es verdad. Hay países punteros en Europa, entre ellos Alemania, que son titulares -el Estado- de empresas estratégicas de orden energético, automovilístico, etcétera. Es falso que la privatización sea una exigencia de las reglas de juego de la Unión Europea. La empresa eléctrica española está en manos de una empresa pública italiana. De manera que lo que hemos hecho nosotros es vender nuestro patrimonio sin ninguna consideración, sin ninguna explicación, que no sea el negociete para los amigos. Y yo lo lamento porque las consecuencias van a ser negativas para nuestros intereses. Van a quebrar la capacidad de autogobierno, van a quebrar la capacidad de autoorganización y pueden quebrar los intereses económicos y la cohesión social de Canarias. No es que vayan a cerrar aeropuertos, lo único que dirán en unos años... -y si vivimos para contarlo, pues, lo diremos-, no van a cerrar el aeropuerto de El Hierro o el de La Gomera, van a pedir dinero para mantenerlo abierto, que es lo que siempre hacen. Lo que van a hacer es pedir subvenciones, ayudas, porque estos liberales son muy liberales hasta que les toca poner la mano a ellos. Y ya verán ustedes que vendrán las exigencias al sector público para, si quieren mantener determinadas líneas, si tienes que mantener determinados horarios de apertura o determinados aeropuertos, no es que los cierren, sino entonces dirán que, como es un servicio público, hay que aportar dinero del erario público. Esto es lo que harán: descapitalizarán nuestros aeropuertos. No habrá inversiones absolutamente importantes, en algunos de ellos, que están planificadas. Y esto solo tiene un remedio, la política, ¿no?: la conciencia ciudadana, las urnas y cambiar los gobiernos. Sé que retrotraer el proceso de privatización no es fácil, pero es posible y desde luego creo que lo que hay que hacer en mayo y en noviembre es cambiar a los gobiernos que venden el patrimonio de todos a sus amigos, abandonando los...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Tiene la palabra, en nombre del Grupo Popular, su señoría, el señor diputado don Fernando Enseñat.

El señor ENSEÑAT BUENO: Gracias, señora presidenta. Buenos días, señor consejero. Señores diputados.

Es falso que AENA se vaya a privatizar o que los aeropuertos en Canarias, situados en Canarias, se vayan a privatizar, lo que se va a permitir es la entrada de capital privado, y ustedes, señores nacionalistas y señores socialistas, saben que eso no es lo mismo, aunque prefieran tergiversar la realidad en su nueva campaña de falsedades y exageraciones. Solo el 49% será privado, lo que significa que el 51% seguirá siendo público. AENA continuará en manos públicas, la gestión de los aeropuertos continuará en manos del Estado, gestión directa.

Señor Julio Cruz, basta ya de tanta demagogia: ¡si ustedes fueron los que aprobaron el Real Decreto-Ley 13/2010, dirigido a privatizar AENA!, con el voto a favor de Coalición Canaria, porque ustedes querían en la legislatura pasada privatizar el 60% de AENA y malvender a empresas privadas la explotación de los aeropuertos de Madrid y Barcelona. Solo para hacer caja, así lo ha reconocido su portavoz en Fomento hace unos días. Era el año 2010, teníamos que hacer caja para evitar la intervención, y esa fue la única razón. Malvender los aeropuertos en Canarias, señor Julio Cruz, porque ustedes habían arruinado a AENA.

Y a Coalición Canaria, en el año 2010, no le importaba que los socialistas privatizaran los aeropuertos canarios si a cambio les dejaban meter un poquito la mano en la gestión, incluso querían trocear AENA. ¿O es que ya no se acuerdan ustedes de esta reunión? ¿O de las declaraciones del señor Rivero: la entrada de capital privado no es mala, siempre y cuando haya un control público? Y ha sido el Partido Popular el que ha dicho no: no a perder el control de AENA, no a fragmentar AENA para satisfacer la glotonería nacionalista, y esta es la verdadera razón por la que ustedes se oponen ahora.

Y en una nueva pataleta, señor Berriel, usted quiere ir a los tribunales, pero si sus propios socios de gobierno le han dicho que no tiene fundamento ninguno, que el Estado tiene el 51%, gestión directa. ¡Dejen ustedes de despilfarrar el dinero de los canarios!

AENA ni se divide ni se fragmenta; es más, lo contrario sería un grave error, porque nuestro turismo y nuestra conectividad dependen no solo de que los aeropuertos en Canarias sean rentables y eficientes sino de que los de origen o destino también lo sean. Bilbao, Santiago, Valencia, Málaga, Barcelona o Madrid deben ser sostenibles, porque dependemos unos de otros, nos necesitamos los unos a los otros.

Y este año y el anterior AENA ha generado beneficios, beneficios fruto de la gestión del Gobierno del Partido Popular, porque bajo sus manos, señores socialistas y señores nacionalistas, los aeropuertos españoles generaban pérdidas, 500 millones, y la deuda alcanzó los 15.000 millones. Sus pérdidas sí ponían en peligro los aeropuertos en Canarias. Y necesitamos la entrada de capital privado, al igual que lo hacen todos los países de nuestro entorno, porque aún seguimos teniendo que pagar una deuda millonaria que ustedes nos dejaron y, como cualquier otra empresa, AENA necesita capitalizarse para que continúe siendo el primer operador aeroportuario del mundo, para seguir teniendo los aeropuertos más competitivos y baratos de la Unión Europea, para seguir ganando en eficacia y en calidad de gestión y para poder seguir invirtiendo. En Canarias, presupuesto del 2015, 80 millones de euros de inversión. Pero ya sé que ustedes estos objetivos no los entienden, porque para ustedes las empresas públicas, sus empresas públicas, no son más que meros agujeros negros para despilfarrar los impuestos de los canarios. 50 millones de pérdidas todos los años, 34 contratos irregulares en el 2013 de personal, 336 millones de gasto en el 2015, un 30% más, a pesar de que hay menos empresas.

Señor Rodríguez, señores de Coalición Canaria y del Partido Socialista, es falso que las decisiones de gestión vayan a estar en manos de inversores privados, que ellos puedan decidir sobre las tasas, las frecuencias, la política de inversiones o si se cierra algún aeropuerto en Canarias, y ustedes lo saben, porque nuestro aeropuertos están declarados de interés general, porque el Documento de Regulación Aeroportuaria -DORA- y la Ley 18 del 2014, que lo regula, así lo prohíben. Estas decisiones, como hasta ahora, siempre estarán en manos del Estado y la voluntad del Gobierno de la nación, a pesar de la crisis, ha sido no solo no cerrar ningún aeropuerto en Canarias sino ampliar y modernizar nuestros aeropuertos. ¡470 millones de euros de inversión en esta legislatura! Y no se olviden de que la navegación aérea la sigue gestionando Enaire, que es 100% pública.

Canarias bate récords de turistas, turistas que entran por nuestros aeropuertos, aeropuertos gestionados por el Gobierno del Partido Popular. Lo cierto es que el único temor, el único peligro que deben temer los canarios, los empresarios y el sector turístico, nuestro sector turístico, es que el señor Rivero y este Gobierno de Canarias llegaran alguna vez a gestionar los aeropuertos.

Y les dejo una reflexión. Tenemos los mejores aeropuertos de España, unas infraestructuras pensadas para el siglo XXI, competitivas y eficaces, infraestructuras para sentirnos orgullosos, y, curiosamente, las únicas infraestructuras donde Coalición Canaria, ni en los cuatro años que gobernó el señor Román Rodríguez ni en los ocho años del señor Rivero, ha podido meter mano. Curioso, ¿no?

Por cierto, y aunque les pese, la entrada de capital privado ha sido un éxito, para AENA y para Canarias: 65 euros por acción, 24 euros más que su valor de salida, 4.263 millones para la gestión de los aeropuertos y para pagar la deuda socialista.

Y si a ustedes les interesa y si ustedes hablan del interés general en Canarias, miren, Canarias multiplica por tres sus listas de espera con este Gobierno, Canarias tiene la mayor tasa de paro de toda la Unión Europea, uno de cada tres canarios es pobre, según el informe de Cáritas, el mayor fracaso escolar, de Canarias; todos esos son competencia de esta comunidad autónoma, todos esos son competencia de este Gobierno: ese es el verdadero interés general de Canarias.

Gracias.

(Aplausos).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos, señorías, a la intervención de los grupos políticos no solicitantes de la comparecencia.

En nombre del Grupo Socialista Canario, tiene la palabra su señoría, el señor diputado don Julio Cruz.

El señor CRUZ HERNÁNDEZ: ... ante tanto disparate, señorías. Ante tanto disparate porque en lo último que se señala... Hay algo en que sí coincido con ustedes: ustedes se niegan a que los aeropuertos canarios estén en manos de Canarias, estén en manos del Gobierno de Canarias, del Gobierno de Canarias, que ustedes han gobernado y han cogobernado muchísimos años, porque ustedes, como dice su portavoz, como dice su portavoz, Canarias no ha podido meter la mano. ¡Claro!, ¡quien mete la mano! ¿Quién mete la mano?: ¡ustedes!, ¡ustedes que los venden! Porque, miren, AENA acaba de salir en bolsa. ¿Sabe lo que llevan perdiendo ya los ciudadanos españoles con su venta?, pues un 17%, ¡un 17%! AENA, en una hora, ha subido un 17%. Significa 714 millones de euros que han perdido todos los españoles y, entre ellos, los canarios, porque ustedes han malvendido a sus amigos, a sus fondos de inversión, a sus fondos en el extranjero, una infraestructura que es de todos los españoles. Antes de terminar le diré por dónde va, porque sigue subiendo, es una flecha hacia arriba, el negocio... Claro, ahí sí han metido la mano, ahí sí han metido la mano, un montón de inversores, porque ustedes, en connivencia con el Gobierno de España, se lo han permitido.

Y, miren, es evidente que la realidad se explica por sí misma. Ya lo ha dicho el señor consejero, porque es que AENA es una empresa rentable, es una empresa muy rentable, y es pública, era pública totalmente y hoy ya no es tan pública, tiene una gestión indirecta. Porque dice, "no, es que se mantiene el 51%", pero, señorías, ¿quién se sienta en el consejo de administración? Es que en el consejo de administración hoy dicen todos los periódicos, cesa el de Corporación Alba y el de Ferrovial porque no han podido ir a ese 40% que salía en la oferta pública porque los institucionales van a los fondos de inversión; es decir, salen incluso empresas españolas y ahora están en manos del señor Soros, en manos de la especulación pura y dura, que ustedes de eso saben y conocen mucho.

Pero, miren, en esa política que ustedes plantean, ya AENA, en esos disparates que decía, oiga, es que ha costado muchísimo y que no está... Pero ¿qué están diciendo?, si AENA era una empresa pública que, como corporación pública, se autofinanciaba, señorías, se autofinanciaba. Ningún recurso de los presupuestos generales del Estado iba a AENA. Por lo tanto, no engañen a los ciudadanos. Ningún recurso de los impuestos va a AENA y, si no, léase los papeles, léase la ley, sepa lo que dice y no diga disparates en esta tribuna, porque los beneficios generaban, los beneficios que daba AENA financiaban la inversión correspondiente.

Y para que el negocio sea correcto y sea más negocio, el Estado dice, "oiga, es que, como tenemos, el negocio tiene que ser tan bueno, tan bueno, la inversión, yo le garantizo que la inversión, en los próximos cuatro o cinco años, solo 450 millones de euros ". Y, claro, si son 450 millones de euros , ¿usted cree que los van a invertir en Canarias?, ¿usted cree que los van a invertir en La Palma, en La Gomera o en El Hierro, aunque les haga falta una inversión de un millón de euros , por poner un ejemplo, que es peccata minuta? No, lo harán en donde tienen que hacerlo.

Porque, además, ustedes dicen: oiga, esto viene de la época socialista, del 2010. Pero ¿qué está diciendo, hombre! Primero, si viniera en la ley, el Gobierno socialista no lo hizo, quien lo hizo son ustedes; segundo, ustedes han publicado dos decretos-leyes. Léanse los decretos-leyes, por favor, léanselos, porque ustedes los hacen, yo sé que los hacen con alevosía, nocturnidad. Ustedes aquí no se enteran, pero se publican en el Boletín Oficial del Estado, y en el Boletín Oficial del Estado, el Real Decreto-Ley 8/2014 es claro. Y eso de que habla usted, del DORA, ¿sabe lo que dice el DORA? El DORA dice, en el artículo 22, señala en ese real decreto-ley: se establecerá el procedimiento mediante el cual se instrumentará el posible cierre o venta de cualquiera de las instalaciones e infraestructuras aeroportuarias". Por primera vez, ustedes quieren cerrar y vender aeropuertos.

Y, señorías, si se cierran y se venden aeropuertos en España, ¿ustedes cuáles piensan que son, el de Barajas, el de Gando -por poner en Canarias-, el Reina Sofía...? Hombre, se cerrará el de El Hierro, se cerrará el de La Gomera, a lo mejor el de La Palma, Tenerife Norte -Tenerife tiene dos-, el de León a lo mejor en el territorio peninsular. Pero es que en territorio peninsular, en territorio continental, el aeropuerto es prescindible; en Canarias, no. Pero, claro, es un negocio y el de Canarias es un muy buen negocio. Ya lo ha explicado muy bien el señor consejero, lo ha dicho y les ha dado las cifras: el 4% de deuda, el 20% de beneficios. Y dice: "oiga, pero si eso... ¡una bicoca los aeropuertos canarios!, ¿cómo vamos, cómo vamos, desde el Partido Popular, a separar los aeropuertos canarios para cumplir el Estatuto de Autonomía de Canarias y cumplir la Constitución y no...?; ¡no, incumplimos el Estatuto de Autonomía, incumplimos la Constitución y se lo vendemos a los amigos, porque, claro, en el primer día y a la primera hora ya vamos por el 17% de beneficios". Beneficios que ya no son para España, que ya no son para los españoles, que ya no son para los intereses generales; ya son para los intereses particulares, esos fondos internacionales financieros que tienen en jaque a muchos países, entre otros a la Unión Europea y a la propia España en el pasado reciente.

Por lo tanto, señorías, ustedes quitan, incumplen,y yo les recomendaría, diputados del Partido Popular y diputadas, que aquí juraron ustedes o prometieron cumplir el Estatuto de Autonomía... Y el artículo 33 es claro. Y se lo decía el señor consejero: ¿hay gestión directa?, no hay gestión directa. Y no es que nos lo inventemos nosotros, no se lo inventa el Gobierno, es que es el tribunal, los tribunales europeos quienes dicen cuándo hay gestión indirecta, y dicen: oiga, si entra el capital privado en una empresa de gestión pública, de un servicio público, la gestión es indirecta, es una gestión mixta. Porque, oiga, que en el consejo de administración -ya se lo he dicho- hoy se sientan, mañana se sentará no se sabe ni quién y, evidentemente, no van a preguntar ni al Gobierno de Canarias, no le van a preguntar a nadie qué inversión hacen.

Por lo tanto, ustedes priman los intereses particulares, priman el interés de sus negocios por encima del interés general, y con eso nosotros no estamos de acuerdo, señorías, porque los aeropuertos canarios, los aeropuertos en general... AENA, si es la mejor empresa, rentable, del mundo en la gestión aeroportuaria, que no tiene pérdidas, que tiene tantos beneficios, ¿por qué la vendemos?, ¿por qué la vendemos? Es decir, ¿cuál es la razón? La razón es que ustedes quieren hacer caja, pero la caja no es para los aeropuertos, la razón es, esos 4.200 millones que ha cobrado el Estado, los cobra, los mete en el tesoro y se los gastará en las infraestructuras, en los servicios generales de toda España, en los que considere pertinentes. Pero, mire, AENA, los beneficios que genere a partir de hoy, estos que está generando, van a los bolsillos de esos particulares, y ya no es el interés general; y podían seguir siendo interés general y solo público y ustedes, una vez más, venden lo público a lo privado y, en este caso, venden los ocho aeropuertos canarios, que no tienen ninguna sustitución, a los intereses concretos de no se sabe quién, pero, en todo caso, beneficios para sus amigos.

Mire, el artículo 33.13 del Estatuto de Autonomía lo dice claramente y ustedes lo incumplen, pero si además me dijeran "es que vamos a lograr con esos 4.200 bajar las tasas", pero es que ayer la propia ministra dice: Fomento descarta intervenir para bajar los precios de los billetes aéreos. Para eso el Gobierno no está, el Gobierno del Partido Popular, eso de bajar billetes, eso... Ir de aquí a Madrid cuesta entre 140 y 300 euros , de media, si quiere ir -con el 50% de descuento, por supuesto-; ir de Cádiz a Madrid puede costar 80 euros ; ir de Madrid a París, a Berlín, a Londres, es mucho más barato que ir de Tenerife o de Gran Canaria a Madrid; ya no les digo de La Gomera, El Hierro o Lanzarote a Madrid, el coste se multiplica. Es decir, el Partido Popular y el Gobierno del Partido Popular para los billetes, para los intereses de los ciudadanos, para bajar los precios de los billetes, para eso no está: "¡cómo vamos a intervenir, hombre!, vendemos los aeropuertos y también tenemos que dejar que las empresas -Iberia, Ryanair, los amigos, en definitiva- sigan ganando dinero, y ganen mucho, y además ganen a costa de los canarios". Pero si son los canarios los que pagan, qué más les interesa a ustedes.

Señorías, están haciendo ustedes una dejación permanente de los intereses generales de Canarias, de todos los ciudadanos de Canarias. Tenemos los billetes más caros de todo el continente para viajar de aquí al territorio del Estado. Pero es que incluso, dentro de Canarias, ir de Lanzarote a El Hierro cuesta ciento y pico euros , ciento y pico euros . Y la competencia en el transporte aéreo interinsular es del Estado. Pero si usted no se ha enterado de que la comunidad autónoma no la tiene, hombre, por favor, léase el Estatuto de Autonomía. La competencia del transporte aéreo interinsular sigue siendo del Estado. Y tenemos los billetes más caros para viajar entre islas, los billetes más caros para viajar de Canarias con el resto del territorio nacional. Los del resto del territorio nacional ya no les digo para venir a Canarias: un peninsular, de Madrid, de Barcelona, eso cuesta 500, 800, 900 euros , venir a Canarias. ¡Cómo van a venir, cómo van a venir! Pero ustedes, no, ustedes mucha palabrería, mucho aquí, al Grupo Socialista, la deuda, la rentabilidad, pero ustedes siempre es erre que erre, el negocio, el negocio en los pasajes, el negocio en los aeropuertos, y además, señorías, ustedes venden el capital público, expolian a esta comunidad autónoma, defienden intereses particulares, defienden intereses particulares y no el interés general. Defienden intereses de financieras internacionales por encima del interés general de Canarias, defendiendo e incumpliendo el propio Estatuto de Autonomía que dijeron prometer, y niegan a esta comunidad autónoma lo que no les niegan a sus amigos financieros.

Para nosotros, señorías, hoy es un día triste. Lo malo en este día triste para Canarias es que el Partido Popular nunca está con Canarias, el Gobierno del Partido Popular ni está ni se lo espera. Pero, como decía don Román y como decían... -y ustedes lo verán, en las elecciones lo veremos, pero no les importan las elecciones-, a medio plazo lo sufriremos todos, ustedes también, ustedes también, pero vendrán aquí y se rasgarán las vestiduras; dicen, "oiga, los billetes son caros", cuando cambie el Gobierno, "los billetes son caros, los aeropuertos no funcionan, el aeropuerto de Lanzarote necesita no sé qué infraestructura y no me la ponen, necesita una segunda pista y no me la ponen, necesito una terminal y no me la hacen". Y ahí reclamaremos, y ahí estarán ustedes reclamando cada uno para sus islas, para su territorio, y ahí tendremos el momento en el que veremos la decisión de hoy cómo nos va a repercutir en el futuro próximo, a medio y largo plazo. Nos va a repercutir muy negativamente porque ustedes han vendido un interés general para Canarias, una infraestructura básica para Canarias, por sus intereses concretos.

Gracias, señor presidente.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Tiene la palabra en nombre del Grupo Parlamentario de Coalición Canaria su señoría, el señor diputado don José Miguel Ruano.

El señor RUANO LEÓN: Señora presidenta, señorías.

Existe siempre la posibilidad de que cuando va a intervenir un diputado, una diputada, el portavoz del grupo o el presidente y el portavoz, en definitiva, asignen la tarea de defender un asunto a un diputado o a una diputada. A lo largo de esta legislatura este asunto, que no es un asunto nuevo, AENA, la privatización, el régimen de aeropuertos, ha sido defendido en la Cámara, en esta tribuna, por distintos portavoces del Grupo Parlamentario Popular -supongo que por designación de su portavoz, que eso es lo normal, lo ordinario- y, en función de las diferentes intervenciones que se han producido, se ha producido, pues, si quiere, una radicalización de la posición del Grupo Popular, o sea, es decir, un alejamiento de cualquier interés en llegar a acuerdo alguno. Podía mencionar a algunas de sus señorías del Grupo Popular que han intervenido, desde doña Astrid Pérez hasta don Manuel Fernández, que en julio del pasado año negaba la existencia de AENA, SA, y tuvimos que exhibirle el Boletín Oficial del Estado para que presencialmente comprobara que esa publicación, que no es una malévola publicación del Grupo Parlamentario Nacionalista sino nada menos que el Boletín Oficial del Estado, establecía que AENA, SA, existía, que ya no existía AENA Aeropuertos, que era Enaire, en fin, que ese era el modelo. Aquella lección no fue suficiente para que intentara el Grupo Popular elegir entre sus portavoces a alguien de los que, de forma más frecuente, tienen tendencia a alcanzar acuerdos con alguna parte de la Cámara. Y hoy, y lo digo con todo el respeto desde el punto de vista personal, ha querido extremar la posición en la tribuna con la intervención de don Fernando Enseñat. Porque cuando se habla de trocear España, me pareció, de trocear los aeropuertos, me pareció oír aquel lema -¿se acuerdan ustedes?, los que somos más maduros-, aquello de, en aquella transición política, cuando gritaban "España es una y no cincuenta y una". Aquello, entonces existía Alianza Popular, más tarde los de Fuerza Nueva se coalicionaron o se fusionaron en el Partido Popular. Y el Partido Popular, a lo largo de los años, a lo largo de los años... (aplausos), a lo largo de los años, el Partido Popular, en general, en general, ha tenido posiciones más centradas en la política española, eso nos ha permitido ocasionalmente llegar a acuerdos, y eso es siempre lo deseable cuando no se tiene la mayoría. Cuando se tiene la mayoría absoluta, como ha sucedido y sucede en este periodo legislativo en España, lo que se hace es imponer la posición. Las consecuencias de la imposición normalmente se ven en el medio y largo plazo.

Pero le quiero decir a la señora portavoz, que se ha indignado tanto con mis palabras, con todo respeto, que mi voluntad es que podamos, en aquellas cosas en las que podemos llegar a acuerdos, tener acuerdos. Obviamente, con intervenciones como la que ha formulado en la mañana de hoy el portavoz popular, ni ahora ni nunca va a haber acuerdos. Y quiero repetirlo: ni ahora ni nunca va a haber acuerdos.

Por tanto, quisiera intentar que la mañana no fuera una mañana frustrante desde el punto de vista del propósito del interés general de Canarias. Porque de eso estamos hablando hoy, porque esto es un archipiélago, no es una comunidad continental, no es Valencia, no es Extremadura, no es Murcia. Esto es un archipiélago, lejano, con condición de región ultraperiférica. La conectividad, desde el punto de vista de las personas, es exclusivamente a través del tráfico aéreo y, por tanto, es vital para nosotros hablar de los aeropuertos como una infraestructura estratégica. Quien ignore esto, quien ignore incluso que los sistemas modales de transporte, la intermodalidad, requiere que tengamos alguna decisión sobre los aeropuertos, o la tenemos o no tenemos ningún futuro. Pero lo que se ha hecho, con el modelo por el que se optado, es poner en manos de fondos de inversión extranjeros la mitad del valor de los aeropuertos canarios, por ende todos los españoles, pero desde luego los canarios, y los canarios son de un archipiélago.

Lo he dicho en muchísimas ocasiones, podría traer aquí, en las referencias, yo sí he sido el que ha intervenido por parte de mi grupo en este asunto en todas las ocasiones y podía invocar los momentos en donde dije que teníamos que requerir del Estado, don Domingo, señor consejero, una política de Estado en materia de transporte aéreo y en materia de la gestión de las infraestructuras del transporte aéreo, de los aeropuertos. ¿Por qué? Pues, básicamente, porque todo han sido errores desde el momento de la llegada del Partido Popular en la política respecto de Canarias. Es decir, ante una situación que produce el sector privado, como por ejemplo la caída de Spanair, lo único que se nos ocurre como vía para fomentar el transporte es poner el certificado de residencia, reponer el certificado de residencia. Nunca supimos si había fraude; se invocaba que había fraude, llegamos incluso a un acuerdo con el Grupo Popular en la Cámara, uno de los escasos acuerdos adoptados por unanimidad en ese momento, acuerdo que naturalmente fue ignorado, incluso con la concurrencia del Partido Popular, por el Ministerio de Fomento. Todo este propósito, todo este modo de hacer las cosas, nos ha conducido a que el plan de viabilidad de Iberia estableció que fuera Iberia Express la que se encargara de los tráficos de Canarias, con lo cual el cambio del modelo de avión lleva menos plazas en la oferta. Eso ha representado el encarecimiento de los precios. Desde el punto de vista público, la política de tasas aéreas ha sido errática, primero subieron las tasas, después establecieron una política de moderación, tuvimos debates y debates en esta Cámara, en la cual, naturalmente, la culpa de la bajada de las tasas era del Gobierno anterior. Duró un tiempo, porque siempre dura: échele la culpa al Gobierno anterior. Y siempre dura eso, pero llega un momento en que ya no le puedes echar la culpa al Gobierno anterior, porque es tu propia responsabilidad. Después modificaron esa política de tasas, mantienen el certificado de residencia, crean el sistema SARA de acreditación de la condición de residente, pero tenga usted cuidado, canario o canaria: si resulta que usted cambia el billete, puede ser que el sistema no sea operativo y si su carné de identidad, en vez de poner José Miguel, pone José M., tenga cuidado, porque resulta que el sistema SARA no se lo reconoce y usted lleva el papelito encima o no viaja. Esto es así.

Entonces hablamos de un modelo y vienen a darnos lecciones de patriotismo, en fin, esas cosas que... Y, mire, nosotros nunca hemos tenido comportamientos desleales en esa materia, nos hemos suscrito a los grandes pactos de Estado en torno a políticas como el terrorismo... en fin, muchas cosas. O menos, podía ser que no lo hiciéramos (ante un comentario efectuado desde los escaños). ¿O estamos obligados? ¿Estamos obligados? Bueno, si usted quiere mantener un diálogo, lo mantenemos después; ahora intervengo yo. Lo que le digo es que nosotros hemos contribuido a la política de Estado desde todos los puntos de vista y, por ejemplo, llegamos a acuerdos con el señor Aznar. En el año 1998, acuerdos sobre transporte aéreo. Acuerdos que, por ejemplo, en la ley de acompañamiento del año 1998 representaron lo siguiente: reducción de las tasas de aterrizaje en Canarias en un 15%, acuerdo de utilización del DNI como forma de identificación para viajar entre Canarias y de Canarias con la Península, acuerdo respecto del modelo de privatización de la compañía Binter Canarias, que se segregaba de Iberia, entonces compañía pública de bandera estatal. Y en aquel modelo de privatización propusimos al presidente de la compañía de bandera que era Binter Canarias. El presidente de la compañía que propusimos se llamaba, se llama, José Luis Delgado Jalón. Propiciamos la imposición de obligaciones de servicio público en el tráfico aéreo canario para garantizar la conectividad desde primera hora hasta última hora de la tarde, garantizamos las inversiones en los aeropuertos; establecimos, por tanto, una política diferenciada, un modo distinto de hacer las cosas. Y la privatización del modelo de aquella compañía la convirtió en una compañía canaria que representa, que trabaja, también desde los intereses privados, pero de los intereses privados para Canarias, en un modelo en el que podemos negociar las obligaciones de servicio público, en el que la compañía proyecta tráfico aéreo con África, que forma parte del interés general del archipiélago. Y, por tanto, es un modo diferente de generar competencia, competitividad, canariedad... Esa es la diferencia de cuando uno viene aquí y se sube a la tribuna y dice que España es una y no cincuenta y una. ¡Y no lo podemos admitir!

Y le lanzo al Partido Popular una advertencia: ¡con ese modo de gobernar, con ese modo de relacionarse con Canarias, no va a haber acuerdos con Coalición Canaria ni ahora ni nunca! ¡Ni ahora ni nunca! Y prepárense, si va a ser así, y prepárense, si va a ser así, para chupar oposición en este Parlamento.

Muchas gracias.

(Rumores en la sala.)

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Señorías, un poquito de silencio.

Para cerrar este asunto, tiene la palabra su señoría, el señor consejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, don Domingo Berriel Martínez.

Señoras, les ruego un poquito de silencio. Muchas gracias.

El señor CONSEJERO DE OBRAS PÚBLICAS, TRANSPORTES Y POLÍTICA TERRITORIAL (Berriel Martínez): Gracias, señora presidenta. Señorías.

Por raro que parezca, tengo que empezar esta segunda intervención dándole la razón al señor Enseñat, al representante del Partido Popular. Es rotundamente falso que AENA se vaya a privatizar: ¡ya se ha privatizado! Por tanto, ya está hecho, no es una cuestión de futuro, ya es pasado. Ya, a esta hora, está privatizada y ya están sus acciones siendo objeto de especulación, siendo objeto del juego de la bolsa, que no es otro más que el de los especuladores. Subo, bajo, vendo, compro: ese es el juego. Y nuestros aeropuertos están al albur, por tanto, de ese juego económico, de esa especulación de que sube, baja, etcétera.

¿Y sabe cómo se suben las acciones, muy fácilmente, de AENA? Muy fácilmente: subiendo las tarifas. Así de claro, se suben las tarifas, se aumentan los réditos, suben inmediatamente las acciones, se venden las acciones y se hace un gran negocio. Eso es sencillísimo, estamos sometidos a eso. Es decir, estamos al albur de que cualquier otra locura, aunque sea de la venta de un 2% más, esa cuestión sea el pan nuestro de cada día.

Por tanto, señorías, pongamos las cosas en su sitio, no traten de variar la realidad. La realidad es que se ha privatizado un porcentaje muy sustancial, el 49%, por ahora, por ahora, porque nadie garantiza que inmediatamente no venga otro porcentaje, de los aeropuertos. Pero lo que es grave en relación con los aeropuertos canarios es que se ha privatizado, se ha vendido, el Gobierno central ha vendido lo que no le pertenece, lo que no es suyo. Y no le pertenece y no es suyo porque sabe muy bien, sabe muy bien, aunque evidentemente juega con aquello de que la luz que alumbra es la que va delante y, por tanto, su decisión ahora tiene un largo recorrido, que ellos esperan sea largo, pero saben muy bien que con esta acción que han hecho han optado por una gestión indirecta y la consecuencia automática, inmediata, es que la competencia es de Canarias y no han tenido la más mínima sensibilidad al menos para aceptar una mínima negociación, ni en esto ni en ningún tema. Por tanto, ya le digo, señor Ruano, que, créame, lo hemos intentado por activa y por pasiva, negociar, en esto, en el Convenio de Carreteras, en todo, sistemáticamente. Eso sí, hemos sido muy bien recibidos, tengo que reconocerlo, y tratados muy correctamente. Son muy educados, se ve que se han formado en buenos colegios. Son muy muy muy bien educados. Eso sí, las formas las mantienen allí. Allí, espero que aquí también, en este Parlamento, se mantengan para podernos oír todos.

Lo que quiero decir es que el Estado, además, es tan consciente de que ha hecho eso que fíjense lo que pone, fíjense lo que pone la contestación del escrito que el secretario de Estado de Administraciones Públicas nos hace cuando nos notifica la orden departamental desestimando la convocatoria de la comisión mixta. Dice el secretario de Estado, fundamenta la respuesta, la negativa a la comisión en que, en cualquier caso, la competencia que nace así a la comunidad autónoma canaria en los aeropuertos quedaría colmada con la posibilidad de dictar reglamentos de ejecución de la legislación del Estado en materia de su propia competencia funcional. ¿Eso qué quiere decir, qué es eso, a qué se refiere? Si tenemos una competencia funcional, que reconoce, unilateralmente él interpreta -y así lo ponen también en el folleto de la privatización-, interpreta que, vale, vale, eso que dice el Estatuto de Autonomía de que la gestión de ejecución le corresponde a Canarias, vale, eso lo dice, no puedo decir que no, pero eso se refiere a dictar normas reglamentarias en el ámbito de la ley básica del Estado en materia de su propia competencia funcional. Entonces en qué estamos: ¿existe competencia o no existe competencia de la comunidad autónoma?, ¿es directa o es indirecta la gestión de la comunidad autónoma? Si es indirecta, ¿por qué no nos dejamos de rodeos y de utilizar esa posición prevalente, exorbitante, para ni siquiera sentarse con el Gobierno de Canarias a discutir el futuro de los aeropuertos canarios? ¿Es que no merece siquiera el Gobierno de Canarias, respaldado por este Parlamento, que rechazó radicalmente también la privatización de los aeropuertos canarios, no merece siquiera una negociación? ¿No merece siquiera que nos sentemos a hablar de este asunto y buscar una solución satisfactoria que garantizara que los aeropuertos canarios iban a seguir teniendo una única función, que es el interés general de Canarias, la cohesión territorial de Canarias y el interés económico de su sector fundamental, que es el turismo?

Y dicen ustedes: ah, es que se garantiza que se van a invertir 400 millones cada año. Pero, señoría, 400 millones, si 400 millones de euros no es ni el 20% del resultado de explotación después de pagar amortizaciones. Si va a caer la inversión de forma estrepitosa. Si han garantizado a los inversores que no van a invertir. Eso es calderilla, eso es el mantenimiento y un pizco más. Eso es la reposición de cuatro aparatos en el año. 400 millones de euros , pero si los activos son de más de doce mil millones, ¿qué haces con 400 millones? Con 400 millones de inversión al año para toda la red, ¿cuánto tiempo se tardará en tener la ampliación del aeropuerto de Gando o la del aeropuerto de Lanzarote?, ¿cuánto tiempo?; ¿cuánto tiempo se tardará para poder realojar a los vecinos de Ojos de Garza, el caserío de Gando y La Montañeta, cuánto? Por favor, esto es un insulto a la inteligencia. Son cuatro números los que hay que hacer y leerse solo las contabilidades oficiales para darse cuenta de qué se ha hecho aquí.

Realmente, señorías, aquí ha pasado que, efectivamente, AENA diseñó una operación en la que a un grupo de tres amigos les iba a asignar el 21% para sentarlos en el consejo de administración -de hecho, los llegó a sentar, ya se celebró un consejo de administración con ellos-, a un precio de AENA que ya advertíamos, que ya decíamos que era irrisorio, irrisorio. Si es que ha subido, nada más ponerla en la bolsa, la cantidad que aquí se ha dicho, un 17%. Y ya estaban desplazados, eran cuarenta y poco euros por acción en lo que se les había adjudicado y, por tanto, han tenido que salir fuera, porque esos diseños alambicados siempre se vuelven en contra y nunca se consigue exactamente lo que se quiere con ellos. Pero la consecuencia es que hoy el 49% de AENA está en manos de no se sabe quién y no se sabe de dónde, de fondos de por ahí. Es decir, el 49% de la decisión de la empresa está por ahí, desde luego no en la decisión pública que se pueda mantener, porque a ver si alguien se cree que el 49% del capital no va a decidir nada de la empresa. Sería eso algo, bueno, de premio Nobel.

Sí, antes se decía, bueno, efectivamente, si había capacidad política para revertir esta situación. Con este Gobierno central no la hay, no la ha habido en todo este tiempo, porque dos no pueden hablar si uno se pone los tapones en los oídos y no escucha. No hay posibilidad política, sinceramente, en estos momentos de hablar, pero la habrá, la habrá en una próxima legislatura, porque los ciudadanos, aunque don Román decía y le preocupaba que no hayamos sido capaces de trasladar a la ciudadanía este problema, es muy posible, difícil siempre comunicar todo, es posible, pero los ciudadanos al final son muy sabios y se darán cuenta de todo esto. Se darán cuenta más pronto que tarde y esperemos que sea así para que no sea muy lesivo para los intereses de nuestra comunidad. Se darán cuenta y entonces, entonces, efectivamente, efectivamente, le darán el premio Goya pero a la pérdida de votos al Partido Popular por estas islas mínimas, por el trato que les han dispensado a estas islas que ellos consideran mínimas, mínimas en derechos, mínimas en competencias, mínimas en resolver sus problemas, resolver los problemas de los ciudadanos y en respetar, sobre todo en respetar los derechos de los canarios, los derechos de los ciudadanos. Eso, efectivamente, España es una y no cincuenta y una, no cincuenta y una. Ellos dirían cincuenta más una, esa está allá abajo, esa es Canarias, esos se conforman con poco, porque si gritan mucho estamos muy lejos y no tenemos por qué oírlos. Eso es lo que pasa. Por eso no confío mucho tampoco en la movilización popular, porque a la movilización popular el Partido Popular se la trae al pairo, le importa bien poco, bien poco.

En definitiva, señorías, lo que quiero decirles es que hoy, efectivamente, es un día triste, un día preocupante, porque el 49% de los aeropuertos canarios, tan estratégicos, los más estratégicos de todo el Estado, los más estratégicos sin duda alguna, hoy ya no son de Canarias, ya no son de los ciudadanos, ya son de fondos de por ahí, que no se sabe de dónde, de muchos kilómetros seguramente de distancia. Muchos de ellos en paraísos fiscales, muchos de ellos obedeciendo no se sabe a qué ni de dónde vienen, pero tienen el 49% de algo que nos ha costado mucho, que se ha construido con nuestro dinero, con nuestro sacrificio, con nuestro pago, y que va a repercutir considerablemente en el precio de nuestro transporte si alguien no lo remedia. Espero que sea la justicia la que remedie este tipo de injusticia.

Nada más, señorías, muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Domingo Berriel, señor consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 8L/C-1796 Sobre -Consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial-, sobre la privatización de AENA, posición y recursos interpuestos ante el Estado.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico