Diario de Sesiones 16/2015, de fecha 24/11/2015 - Punto 28

9L/C-0234 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERA DE EDUCACIÓN Y UNIVERSIDADES-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE LA RECLAMACIÓN DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE DEVOLUCIÓN DE 4,7 MILLONES DE EUROS DE AYUDAS PARA LA CREACIÓN DE GUARDERÍAS.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Damos paso a la siguiente comparecencia, solicitada por el Grupo Popular, a la consejera de Educación y Universidades, sobre reclamación del Ministerio de Educación de devolución de 4,7 millones de euros de ayuda para la creación de guarderías.

Señor Díaz.

El señor DÍAZ GUERRA: Gracias, presidente. Consejera, buenas tardes.

Bueno, desde el Grupo Popular le pedimos una comparecencia porque queremos que... No es para acusarla de nada ni para echarle en cara nada que haya podido hacer mal, que para eso ya habrá tiempo, sino únicamente para que nos cuente un poco qué es lo que ha pasado, qué se encontró usted al llegar a la Consejería de Educación, que resulta que había que devolver un dinero al Estado. Recuerde usted, y para quien no recuerde, ahora en agosto se notifica a su consejería, entiendo que para sorpresa suya, espero que diga que para sorpresa suya, que haya que devolver un dinero al Ministerio de Educación. Esa notificación la entendemos de una manera, como algo que pone fin a una vía, que ponía fin -la resolución- a la vía administrativa y a la vez a lo que pone fin también es a un cúmulo de despropósitos en materia de gestión educativa, que ha llevado, no usted, ni siquiera su partido, sino el partido, quien le ha precedido en la gestión de educación en los últimos años.

Y, por lo tanto, pues, nos gustaría que nos contara cómo se lo tomó. Ya sabemos cómo se lo ha tomado el presidente del Gobierno, cómo se lo toman compañeros suyos de partido. No sabemos cómo se lo toman los del Partido Socialista, porque ya sabe que no solo no nos pueden dar lecciones, a casi nadie, en materia de gestión sino que además, cuando tienen que dar cuenta de lo que han hecho mal, ni están ni se les espera.

Bueno, quería que nos contara cómo se lo encontró, cómo se lo tomó. Que nos contara a nosotros y también aprovechar para contarles, pues, a los responsables de los municipios que se quedaron sin guarderías en toda Canarias, contarles a los padres y a las madres que querían conciliar su vida laboral con la vida personal por qué no tuvieron guarderías, escuelas infantiles, a los que llevar a los niños; contarles a las empresas que podrían haber ejecutado esas obras por qué no pudieron contratar gente... Imagino que esto le pilló por sorpresa a usted y me permito aventurar que no va a ser, si fue la primera, no va a ser la última sorpresa que se encuentre usted en esas alfombras de la consejería a medida que pase el tiempo.

De verdad que la comparecencia no está pedida con el ánimo de buscar culpabilidad en usted, sino para ofrecerle, como siempre, la mano del Partido Popular, la mano de los miembros que componen este Grupo Popular, para ayudarle a hacer su gestión lo mejor posible. Es que es la típica herencia que uno recibe del Partido Socialista cuando llega al Gobierno, o sea, encuentra una gestión, pues, mal hecha, dinero mal empleado o que no está y encima, cuando se piden explicaciones, pues, no las dan. Pero, bueno, nosotros estamos dispuestos a que usted nos cuente esas explicaciones que ha pedido, esas averiguaciones que ha hecho y, sobre todo, cómo lo va a solucionar en el futuro. Nadie discute la capacidad de sus antecesores en el puesto de tener discursos grandilocuentes, de estar muy bien en las fotografías, salir muy bien en medios de comunicación; ahora, de gestionar, muy poco y de dar la cara, nada.

Para eso nos gustaría su intervención, al margen de que tengamos que oír, lógicamente, o estemos encantados de oír a los demás grupos políticos. Resumiendo, o sea, veintipico guarderías, escuelas infantiles, que no se abrieron en Canarias; una subvención, una ayuda, al 50%, de tres millones y pico de euros, que con los intereses suman 4 700 000 euros; un procedimiento que se inicia en 2008, mal gestionado, el Gobierno no puso el dinero. Se dice en el 2008 -entiendo- porque creo que el convenio se firma a finales del 2008. Entiendo que la partida entra en el 2009. Hay un cambio en ese Gobierno, ya le he oído a usted, y a algún miembro de su Gobierno, decir: "¡bah!, es que en esa época el consejero de Hacienda...". Bueno, el consejero de Hacienda era otro, sí, bueno. El consejero de Educación en esa época no era del Partido Popular. Tampoco lo ha sido en la siguiente. De hecho, el Partido Popular nunca ha gestionado -que yo recuerde- la educación en Canarias.

Bueno, consejera, un procedimiento mal llevado. Su presidente, nuestro presidente, decía que se han cometido errores, lamentablemente, que va a tomar nota de esos errores, que espera que no se cometan en el futuro. Díganos usted cómo se lo encontró, cómo lo va a arreglar, al margen de esa evolución, que ya ha dicho que la va a aplazar a 2017, y sobre todo garantizarnos que esto no va a suceder en el futuro, que no se va a repetir.

Gracias, consejera.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Díaz.

Por tiempo de diez minutos, la consejera de Educación y Universidades, señora Monzón.

La señora CONSEJERA DE EDUCACIÓN Y UNIVERSIDADES (Monzón Cabrera): Gracias, presidente. Gracias, señorías.

Señoría, con su estilo embaucador casi ha contestado usted mismo a casi todas las preguntas, pero, bueno, intentaré... -No es en negativo, es en positivo (ante las manifestaciones del señor Díaz Guerra desde su escaño). No, no, no, no. Pues no lo digo de forma peyorativa, sino todo lo contrario: embaucador.

Señoría, me pregunta usted por las causas que han llevado a la obligación de devolver casi 3,6 millones de euros al Estado, más 1,1 millones de intereses de demora, de los fondos recibidos para la ejecución del programa Educa3. Un hecho que nos ha llevado a hacer un análisis exhaustivo de los procedimientos, plazos y actuaciones para el desarrollo del plan y que desembocaron en esta situación no deseable.

Una vez estudiada en detalle la evolución del expediente administrativo, hemos detectado algunas disfunciones que podemos considerar en cierto modo sistémicas, toda vez que no hemos detectado una causa única sino varias, que han confluido en una ejecución por debajo de las expectativas creadas en el momento de la firma del convenio, por el que se recibirían algo más de 5,3 millones de euros del Estado.

Partiendo de un análisis cronológico de los diferentes pasos que se han ido dando para el desarrollo del Educa3, podemos encontrar una primera causa ya desde la concepción misma de los convenios con las diferentes comunidades autónomas y desde el momento en el que se procedió a suscribirlos. Así, lo primero que habría que tener en cuenta, antes incluso de suscribir un convenio de este tipo, es que se debe partir de un estudio realista de los plazos de ejecución, de los recursos disponibles para afrontar el trabajo y, sobre todo, debemos realizar una estimación lo más objetiva posible de las incidencias que suelen producirse en este tipo de contratos, sin obviarlas. En el caso que nos ocupa, por ejemplo, los trámites habituales para la construcción de las escuelas infantiles son, en primer lugar, la puesta a disposición de la consejería por parte de los ayuntamientos de los terrenos en los que se edificarán los inmuebles; una vez obtenidos, se procede a encargar el proyecto de construcción de la escuela infantil. El proceso continúa con la supervisión de cada proyecto por la consejería, que durante el primer programa Educa3 era la de Educación, Cultura y Deportes y durante el segundo, la de Educación, Universidades y Sostenibilidad. Una supervisión que no solo tiene por objeto comprobar la solvencia técnica de los documentos presentados sino también detectar posibles espacios de mejora dentro de los parámetros fijados en la licitación y que pueden dar lugar a una extensión del procedimiento ante la posibilidad de realizar mejoras en la funcionalidad del inmueble. A continuación, se debe proceder a la licitación de la obra, en el marco y los plazos establecidos en las leyes que rigen la contratación pública. A partir de entonces ya pueden dar comienzo los trabajos, que en función de las dimensiones y características técnicas de cada centro tendrán diferentes plazos de construcción.

Sé que sus señorías conocen perfectamente cuál es el procedimiento para licitar la obra pública, pero hemos considerado relevante hacer este breve repaso por todos y cada uno de los pasos que han de seguirse para arrojar una mayor luz sobre las posibles causas que llevaron a una ejecución menor de la establecida.

Hablamos de un plazo para la ejecución de los proyectos, establecida por el convenio, en dos años, que es un plazo ciertamente ajustado en el caso de cualquier incidencia que pudiese ocurrir durante su desarrollo, como se puede apreciar en el hecho de que han sido numerosas las comunidades autónomas que se vieron obligadas a pedir ampliación de plazos y varios los proyectos cuyas dificultades de ejecución originaron la devolución de fondos.

Centrándonos en el caso de Canarias, señorías, son varios los aspectos que debemos tener en cuenta y que nos llevan a la consideración inicial de que los programas Educa3 adolecieron de una defectuosa estimación de los plazos previstos desde su propia concepción.

El primer hecho a tener en cuenta es que la Comisión General de educación de las Comunidades Autónomas estableció ya, en febrero del 2008, los criterios de distribución de los fondos previstos en el Plan Educa3, que posteriormente serían asignados a cada una de las comunidades en conferencia sectorial. Sin embargo, no sería hasta diez meses después, el 18 de diciembre de 2008, cuando se suscriben los convenios con las comunidades autónomas. Estimamos que esto se debió a las previsiones presupuestarias estatales, porque al menos en el caso del archipiélago la partida de 5,3 millones de euros prevista no se transfirió hasta enero del 2009. A pesar de que el pago se produjo solo un mes después de la firma, el cambio de ejercicio presupuestario tuvo un importante efecto a la hora de contar con partidas suficientes en la Consejería de Educación para afrontar la inversión prevista en el plazo estipulado. Y es que los responsables de la Consejería de Economía y Hacienda por aquel entonces argumentaron ese cambio de ejercicio para rechazar la petición de la Consejería de Educación de que transfiriera los fondos llegados del Estado. Desde Hacienda argumentaron que no derivarían los fondos a Educación, para cubrir una obligación adquirida en 2008, para evitar un déficit excesivo en las cuentas de 2009, según consta en la comunicación que obra en el expediente administrativo.

Así pues, la Consejería de Educación acometió el procedimiento necesario para modificar sus presupuestos y obtener las partidas necesarias para poder encargar los proyectos donde de nuevo encontramos retrasos de varios meses debido a los trámites administrativos.

El 3 de marzo de 2009 se solicitaron desde la consejería dos modificaciones de crédito: la primera por un importe de 920 000 euros, que no fue autorizada por la Consejería de Hacienda hasta el 22 de julio de ese año; y la segunda por 179 000 euros que no fue autorizada hasta el 3 de agosto. Es decir, Hacienda por fin permite a Educación contar con fondos para el Plan Educa3 cuando se habían consumido más de siete meses del plazo de dos años dado para terminar los proyectos. Lo que sí pudo iniciarse con antelación fue la tramitación de solicitudes a los ayuntamientos para que dispusieran los terrenos necesarios, y en esa disponibilidad de suelo radica el segundo de los factores que desembocaron en una falta de ejecución del convenio. En su anexo -del convenio- se detalló una lista de 26 municipios donde se construirían escuelas infantiles, sin embargo, un año y tres meses después de la firma, en la comisión de seguimiento celebrada en marzo de 2010, y a solo nueve meses de que expirara el plazo, se comprobó que cuatro de los ayuntamientos no habían respondido a la solicitud del Gobierno, mientras que otros ocho propusieron terrenos que no reunían las características necesarias para ejecutar las obras en el plazo previsto. Esa comisión mixta optó por eliminarlos del listado e incluir otros 7 municipios que no estaban en el documento del convenio.

Estas modificaciones son relevantes para comprender la evolución siguiente del convenio.

Según la documentación consultada, la comunidad autónoma dio por hecho, al haberlo tratado así en las reuniones, que estos cambios supusieron una modificación tácita también del plazo de ejecución que, a través de la conferencia sectorial de agosto de ese año, habría quedado fijado en diciembre del 2012, de ahí que la comunidad autónoma siguiese invirtiendo en escuelas infantiles casi 3 millones de euros entre el 2011 y el 2012, que se sumaron a 1 600 000 euros que se ejecutaron hasta diciembre de 2010; en total, 4,6 millones de euros invertidos de los que finalmente solo se reconocieron los ejecutados hasta finales de 2010, de ahí la obligación de devolver los 3 600 000 euros de los que hablamos hoy, más 1 100 000 euros en intereses de demora, que son consecuencia, en parte, del tiempo que ha llevado resolver la discrepancia.

Respecto a las consecuencias, lógicamente, la consecuencia más directa e inmediata del pago de los 4,7 millones es la pérdida de liquidez de la comunidad autónoma para afrontar otro tipo de gastos, como puede ser el reducir la deuda o cualquier otro programa al que pudiesen haberse destinado los fondos; unos fondos que ya están reservados con cargo a partidas no ejecutadas de este año 2015 por lo que su pago se realizará en este mismo ejercicio. Más allá de esta consecuencia inmediata, un efecto significativo que ha tenido el desarrollo del Plan Educa3 para el equipo de dirección de la actual Consejería de Educación y Universidades ha sido el análisis de todos los factores que han confluido en la culminación incompleta de los objetivos y la consiguiente localización de determinadas disfunciones a evitar en el desarrollo de futuros convenios de este u otro tipo.

En primer lugar, creemos que se debe hacer una mejor evaluación previa de los factores que pueden desembocar en retrasos y de los recursos técnicos, humanos y materiales disponibles para su ejecución, así como el nivel de ocupación de estos recursos y su capacidad de ampliar su rango de actuación. Solo a través de este análisis se podrán ajustar inicialmente tanto los plazos como los recursos que vayan a ser realmente ejecutables dentro de ellos.

En segundo lugar, es preciso considerar otros parámetros que podrían parecer irrelevantes, como es el propio momento de la firma, y que en este caso tuvieron las nefastas consecuencias que hemos descrito a consecuencia del cambio de ejercicio económico.

Y, por último, es imprescindible contar con un mayor conocimiento previo de su contenido por parte de todas las administraciones que pudieran resultar implicadas, tal es el caso de los ayuntamientos, cuya participación, según parece a posteriori de la firma del convenio, generó muchas incidencias, como la indisponibilidad de terrenos o las discrepancias posteriores con la comunidad autónoma en torno a la gestión de los centros. Este último factor lo consideramos de especial relevancia, y de ahí que ya hayamos iniciado los contactos con la Fecam para involucrar a los municipios desde el primer minuto de la legislatura...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): ¿Quiere un minuto? Sí.

La señora CONSEJERA DE EDUCACIÓN Y UNIVERSIDADES (Monzón Cabrera): ...directas en la capacidad de gestión de los municipios y en los recursos y servicios educativos disponibles en cada uno de ellos.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora consejera.

Por el Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidente.

Nuestro grupo parlamentario ya ha hecho pública la conveniencia de que el Gobierno regional emprenda negociaciones con el Estado para evitar la devolución de los fondos destinados a la construcción de guarderías.

No es posible que por un malentendido -hacer un pacto verbal y no dejar las cosas firmadas en una conferencia sectorial con el Estado en agosto de 2010- nos reclamen en junio de 2015 la devolución de 4,7 millones, incluidos los intereses, por no haber ejecutado todas las obras del I Convenio Educa3; un malentendido en el que se creía que se daban dos años más de plazo. Y, si no fuera esto suficiente, nos dijo en la Comisión de Educación que fue renunciando Canarias a un nuevo reparto de 4 millones.

Señora consejera, con el actual Gobierno autonómico hemos recuperado un camino de entendimiento con el Gobierno central que nunca debíamos haber perdido. Apelamos, por tanto, a esa vía de diálogo entre administraciones, convencidos de que vivimos en un tiempo de grandes necesidades y recortes, en los que todos los recursos públicos son pocos.

Pese a que se ha asegurado que la devolución no afectará al Presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2016, pues la previsión es devolver el dinero en 2017, los 4,7 millones de euros que están en tela de juicio son recursos que Canarias tenía para otros proyectos y que, por no licitarse a tiempo en la anterior legislatura, quedarán como obras no ejecutadas a final del año. Por tanto, hay que hacer todo lo posible para que se queden en nuestras islas.

A nuestro juicio, se debe además rectificar la mala gestión y culminar, a la mayor brevedad posible, todas las obras programadas y financiadas con los recursos estatales, cuya devolución se reclama.

Es imprescindible buscar soluciones para que en el futuro no se repitan situaciones como las que estamos sufriendo y sobre todo debemos trabajar para que se pueda generalizar en todo el archipiélago la educación de 0 a 3 años. Son muchos los beneficios de la escolarización a temprana edad para el desarrollo del niño: su capacidad de movimientos, su control corporal y sus primeras manifestaciones en la comunicación y en el lenguaje, así como sus primeras pautas sociales para la convivencia. También da salida a muchos problemas sociales: genera empleo directo e indirecto, da soluciones en lo que se refiere a la conciliación de la vida familiar y laboral de los padres y es un apoyo a las familias necesitadas. Nada que no hayamos comentado en comisiones pasadas.

En consecuencia, reiteramos nuestra colaboración al actual Gobierno canario para que continúe avanzando y no deje de lado un proyecto con tantas ventajas sociales.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Mendoza.

Por el Grupo Nueva Canarias, el señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Señor presidente, señora consejera.

Creo que hace una semana, menos de una semana, le pedía la comparecencia precisamente para hablar de educación infantil de 0 a 3 años en la Comisión de Educación.

Son tres minutos, tres minutos en los que voy a hablar en serio, pero en algunos momentos la ironía va a estar presente.

Yo le decía que para nosotros esta -y por eso no quise centrar mi intervención en este aspecto, aunque parecía que era la noticia-, que el Gobierno de Canarias tuviera que devolver 4,7 millones de euros que no había destinado a la construcción de escuelas infantiles, yo le decía que esta no era la noticia; la verdadera noticia se produjo hace aproximadamente cinco años, el día en que el Gobierno de Canarias decidió abandonar a los ayuntamientos y a las familias y dejar sin financiación las escuelas infantiles que ya estaban construidas. Nos preocupamos de las que estaban por construir cuando hubo un momento en que una decisión que surge de un Gobierno de esta tierra obliga a algunos ayuntamientos a cerrar escuelas infantiles; a otros, a privatizar escuelas infantiles. Por tanto, la verdadera noticia se produjo hace cinco años. Esta -ironía número uno-, para nosotros, es la consecuencia de la verdadera noticia.

Nosotros estamos convencidos, a lo mejor no es así, pero estamos convencidos de que las decisiones de no construir determinadas escuelas tenían sentido. Ironía número dos. Tenían sentido en el momento en que ¿para qué haremos nuevas escuelas infantiles si el Gobierno de Canarias no va a encontrar por parte de los ayuntamientos capacidad ni voluntad para recepcionar esas escuelas si no se les financia el mantenimiento y el funcionamiento posterior?

Si me apuran -ironía número tres- era lógica la decisión que tomó el Gobierno de Canarias en los últimos años de no construir nuevas escuelas. Habrá habido trámites burocráticos que habrán complicado el proceso, pero estoy convencido de que una parte, alguna parte, en la toma de decisión de no construir determinadas escuelas infantiles tuvo que ver precisamente con el hecho de la desaparición de la financiación por parte del Gobierno de Canarias a aquellos ayuntamientos y de paso también a las familias, que, 33-33-33, cofinanciaban la educación infantil de 0 a 3 años de los niños y niñas en Canarias.

Por tanto, para nosotros esa es la verdadera noticia.

Y le decía el otro día también -y termino con las ironías- que el gran problema de la educación infantil de 0 a 3 años en Canarias, en este caso concreto... Muchas veces hablamos de tener claro un modelo y nosotros entendemos que el gran problema de la educación infantil de 0 a 3 años en Canarias es que carece de modelo. No tiene un modelo claro, porque cuando en algo se cree, cuando hay una apuesta decidida por algo, se dota de recursos, se dota de medios y no se hace lo que se hizo en su momento: precisamente quitar toda la financiación, manteniendo solo la que se da en aquellos lugares donde los ciudadanos que han nacido allí tienen la suerte de que el Gobierno de Canarias tenga un edificio de titularidad propia. Ahí sí hay fondos.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Campos.

El Grupo Podemos, señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes, señora consejera. Compañeras y compañeros diputados.

7,2 millones de euros sin ejecutar para la construcción de nuevas guarderías: 3,7 millones que se devolvieron entre 2011 y 2013 y 3,5 millones que ahora hay que devolver. Y, lo que es peor, hay que pagar 1,2 millones de euros en concepto de intereses de demora. Esto solo tiene una definición, la verdad: incompetencia. Una inoperancia, incapacidad de gestión, que se traduce echando balones fuera.

De haberse ejecutado este proyecto adecuadamente contaríamos hoy con nuevas guarderías hasta en 26 municipios, que hubieran permitido crear alrededor de mil plazas nuevas. Fondos transferidos, ahora en vía de reintegro, que son de vital importancia para nuestra comunidad y que nos preocupa de dónde van a salir, ya que no se encuentran en las partidas de devolución previstas en los presupuestos de 2016. Preocupación que va en aumento por la gravedad del asunto y sus consecuencias, más cuando se ha incumplido por parte del Gobierno el compromiso de la implantación de la educación infantil de 0 a 3 años en el sistema público y muchos de nuestros municipios se encuentran aún sin escuelas infantiles.

Y es que las consecuencias de esta malísima gestión, en una materia tan sensible como la educación de nuestra infancia, son preocupantes, tanto que en los últimos años han proliferado guarderías sin la autorización necesaria, sin seguro, sin personal cualificado, en instalaciones poco adecuadas y sin las más mínimas condiciones higiénico-sanitarias. La situación económica y la falta de control de la Consejería de Educación y Universidades hacen que muchas familias en situación desesperada acudan a estas instalaciones, agarrándose a ellas como a un clavo ardiendo.

Pero hagamos un ejercicio de empatía. ¿Qué familia, de forma voluntaria, quiere dejar a sus peques, a veces con poquísimos meses, en condiciones no del todo seguras? La triste realidad es que son muchas las familias que, sin acceso a escuelas infantiles de 0 a 3 años, estamos condenando a distintos tipos de marginalidad, a no tener derecho a un trabajo digno; a, en el mejor de los casos, explotar a las abuelas y abuelos que, desde su propia precariedad, ya no saben qué hacer para ayudar a sus nietas y nietos, renunciando también a su merecida jubilación y descanso. Pero sobre todo estamos condenando a las mujeres, que son las que en última instancia asumen de forma mayoritaria, con impotencia y frustración, la tarea de los cuidados, renunciando así a sus derechos laborales, sociales, presentes y futuros. Por todo eso es una falta de responsabilidad absoluta en la que no cabe excusa que justifique la devolución de este dinero tan necesario.

Voy a terminar. Desde el Grupo Parlamentario Podemos exigimos la activación inmediata del proceso para implantar el ciclo de infantil en el sistema público, con un modelo que cuente con la suficiente orientación y financiación, de manera que se garantice la universalidad de la educación pública de 0 a 3 años y esta oferta en toda Canarias.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Del Río.

Por el Grupo Socialista, señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña Ana): Gracias, señora presidenta. Buenas tardes, señorías.

Creo que, antes de empezar en la materia que nos lleva esta comparecencia, es importante recordar, sobre todo al Partido Popular, que en el 2008, cuando se firma el convenio con el Estado para la creación de escuelas infantiles, el consejero de Hacienda era José Manuel Soria y la consejera de Educación, Milagros Luis Brito. Señor Díaz, debería tener muy claro cuál era la fotografía en aquel momento, en el 2008: un Gobierno de Canarias gobernado por Coalición Canaria y el Partido Popular.

Entrando en materia, en el 2008 se firma este convenio con el Estado para la creación de escuelas infantiles, cuyas características eran, el 24 % lo ponía el Estado, el 50 % el Gobierno de Canarias y los ayuntamientos ponían el suelo. ¿Qué pasó después? Los ayuntamientos no tenían suelo para la construcción, por lo que no respondían a la solicitud de disponer de suelo; llegó la crisis y los ayuntamientos tenían problemas con la gestión y el mantenimiento de esas escuelas infantiles; y lo más importante es que el señor Soria, como consejero de Hacienda, en aquel momento no ponía la partida que le correspondía al Gobierno de Canarias. Estas fueron las tres causas por las que las escuelas infantiles no se llevaron a cabo, causas que la Fecam en aquel momento planteaba como problema.

Lo que resulta sorprendente es que hoy el Partido Popular pida explicaciones al Gobierno de Canarias en esta sesión plenaria cuando ha sido el propio José Manuel Soria el que no ponía el dinero. ¿De quién ha sido la mala gestión?: del Partido Popular.

Está claro que, a medida que las escuelas infantiles se fueron haciendo, se fueron certificando y donde no estaban hechas, evidentemente, hay que devolver el dinero.

Posteriormente, se firma el convenio en el 2011, donde se hicieron seis escuelas infantiles en toda Canarias, todas ellas justificadas y entregadas.

Para terminar, desde el Grupo Parlamentario Socialista animamos a la Consejería de Educación a que, para posteriores convenios, realice los contactos pertinentes con las partes implicadas para así evitar malas actuaciones y que puedan tener consecuencias como las aquí planteadas en la tarde de hoy.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora González.

Por el Grupo Nacionalista Canario, la señora García.

La señora GARCÍA MARTÍNEZ: Señor presidente, señorías: buenas tardes.

Ya tratamos este tema en la última Comisión de Educación, en la que dio tiempo a profundizar sobre los problemas derivados de las características de este convenio, que afectó a muchas comunidades autónomas. Probablemente que, como decía usted, sufren también otros muchos convenios de colaboración con el Estado, debido a que los plazos en los que se anuncian y en los que al final se hacen realmente efectivos difieren mucho. Diez meses, nada más y nada menos, en esta ocasión.

Eso incide además directamente en los periodos admitidos para justificar las inversiones y hasta en la disponibilidad de presupuesto, sobre todo si estamos hablando de los peores años de la crisis, e incluso incide hasta en la disponibilidad de recursos que tienen que aportar otras administraciones, como en este caso son los ayuntamientos.

He creído entender que doce de los veintiséis municipios donde inicialmente se querían construir estas escuelas infantiles no respondieron a los requisitos de documentación o bien lo hicieron aportando suelos que no eran aptos para poder construir estas escuelas. Desde luego que es un dato que demuestra que es necesario mejorar la coordinación y me atrevería a decir que hasta la comunicación con los ayuntamientos.

En este sentido, consejera, solo apoyar su iniciativa para replantear la forma en que se elaboran estos convenios. Creo que ese es el camino, porque por muchos esfuerzos que como políticos empleemos para explicar a los ciudadanos los problemas surgidos difícilmente podremos considerar admisible que en estos años de crisis se dejen de realizar estas inversiones con tanta incidencia social.

Y desde luego que no echamos balones fuera o no se han echado balones fuera, se han intentado estudiar los expedientes, se han buscado los motivos por los que no se han podido hacer estas escuelas infantiles y se ha asumido esa responsabilidad, y se asumirá esa responsabilidad de aquí en adelante, que es lo que nos ha dicho la consejera.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora García.

Por el grupo proponente, por tiempo de diez minutos, el señor Díaz, don Guillermo.

El señor DÍAZ GUERRA: Gracias, presidente.

Señora consejera, me habían hablado de que aquí a veces se salía alguien del tono, perdía respeto por un compañero de sala, pero desde luego nunca lo hubiese esperado de quien presume de ser quien dirige los designios, quien dirige la educación de los niños en Canarias. "Embaucador" tiene sinónimos como 'mentiroso, charlatán, quien miente y quien usa las palabras para engañar'. Alguno de ellos es el que usted me está dedicando. No sé ni conozco en profundidad el Reglamento de esta Cámara, pero creo que si eso no está impedido o limitado por la Cámara, deberíamos hacer algo para evitar que ese fuera el lenguaje que se usara, porque desde luego yo a usted no se lo diría. Usted, en cambio, ha sido cautivadora con sus palabras, que sí es un piropo. Ha sido cautivadora, ha conseguido captar mi atención, que tome note y que aprenda alguna de las cosas que ha dicho, pero desde luego embaucador no me han llamado en vida, ni lo pretendo. A lo mejor lo que quiso es que no escuchara lo que realmente usted quería decir, que es que tampoco ha dicho gran cosa.

También la cautivadora compañera González ha dicho una realidad como un templo: en el 2008 gobernaba el Partido Popular y gobernaba Coalición Canaria y por eso fueron capaces de llegar a Madrid, hacer una buena negociación y conseguir buenos fondos para Canarias. Como un montón de dinero que luego fue el Gobierno siguiente el que fue incapaz de ejecutar, porque ya en el 2009 estaban en el presupuesto unas modificaciones... No fueron lentas, en siete meses una modificación presupuestaria, creo que fue bastante bien. Lo que pasa es que fue el Gobierno de un compañero suyo de partido el que fue incapaz de ejecutarlo. Y además tan mal no lo estaba haciendo cuando se le prorrogó en 2012, se le prorrogó en 2014 y se le dieron 50 000 oportunidades. Lo que pasa es que, al final, oiga, la Ley General de Subvenciones, 38/2003, y aprovecho para recordar, dice que cuando alguien no justifica en qué ha gastado el dinero, pues, lo tiene que devolver y, si encima pasa un montón de tiempo, tendrá que poner los intereses de esa deuda. Y lo único que ha hecho el Gobierno actual ha sido pedir qué es lo que pasó con ese dinero. Es preocupante, un montón de millones de euros, pero que nos desvía de lo que pretendíamos tratar hoy aquí, que es qué errores cometieron, que los asuma quien tiene que asumirlos, que no se escondan, que la consejera nos diga que sí, igual que ha hecho el presidente del Gobierno y la consejera de Hacienda, el anterior Gobierno lo hizo mal, el anterior consejero de Educación lo hizo mal y el anterior Gobierno del anterior lo hizo bien, porque fue capaz de negociar que vinieran esos créditos que otros fueron incapaces de gestionar.

La realidad es que a día de hoy hay un montón de municipios en Canarias que sí quisieran tener una guardería, que no la tienen por culpa de esa mala gestión. Arucas, La Aldea, Teror, Moya, Tejeda, Artenara, Teguise, Haría, Antigua, Güímar, Santa Úrsula, Tegueste, Arico, Santiago, Los Silos, Garachico, Arafo, Buenavista, Fasnia, Tacoronte, Adeje, Santa Cruz de La Palma, Breña Baja, Hermigua y Agulo lo intentaron, solo algunos lo consiguieron. Pero es que, ¿sabe?, es que muchos de ellos pusieron el suelo. Es que, por ejemplo, Teguise puso el suelo o Santa Cruz puso el suelo. De hecho Santa Cruz de Tenerife ha abierto la guardería sin que la Consejería de Educación le aportara el dinero.

¿Y sabe qué decía su compañero o su antecesor, perdón, cuando le preguntaban que qué estaba pasando con ese dinero? Dice: es que el Gobierno del Estado había quitado el dinero; dice textualmente: no podemos financiar escuelas infantiles porque el ministerio ha quitado las ayudas. Hay que ser cínico, cuando lo que tenía que haber hecho es reconocer la incapacidad para gestionar.

Y en el 2011 un sindicato, que está libre de toda sospecha, por lo menos de afinidad con el partido al que pertenece quien les habla, le pregunta, 2011, al Gobierno de Canarias -no gobernaba el Partido Popular-: ¿dónde está el dinero de las escuelas infantiles? Le preguntan: ¿dónde está el dinero de las escuelas infantiles? Dentro del Plan Educa3 tendrían que estar abriéndose 1000 plazas para niños de 0 a 3 años: ¿dónde está ese dinero? ¿Dónde están las expectativas de la gente que quiere colocar a sus niños en estas guarderías para poder conciliar la vida familiar y laboral? ¿Y dónde están los puestos de trabajo para gente que va a trabajar en esas guarderías? Le preguntaba un sindicato, ni un partido político, ni siquiera un sindicato que tenga la mínima, al menos expresa afinidad con ningún partido político.

Por eso, una vez que sabemos que el anterior Gobierno dejó sin guarderías un montón de municipios, que han quedado 1000 plazas sin abrirse, que sabemos que es un ejemplo clarísimo de muy mala gestión y que el presidente de esta comunidad autónoma ha dicho que se cometieron un montón de errores y que se van a corregir, díganos usted qué va a hacer por la educación infantil. Díganos, a los que pretendemos todavía tener un niño -espero, algunos de esta Cámara tenemos esa esperanza-, dónde vamos a llevarlo. ¿Tendremos que pagar una guardería privada, ustedes nos van a ayudar con una guardería infantil? ¿Nos van a ayudar, a los municipios que quieran poner su parte de financiación y que ya le han puesto a su disposición el suelo, a abrir una nueva escuela o van a seguir la escuela del anterior Gobierno de -repito- decir que el Estado le ha quitado los fondos cuando no es cierto, de tener la incapacidad de gestionar dinero que el anterior Gobierno ha conseguido y de no dar explicaciones cuando se le solicitan?

Gracias, consejera.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Díaz.

Por tiempo de diez minutos, la consejera de Educación y Universidades, señora Monzón.

La señora CONSEJERA DE EDUCACIÓN Y UNIVERSIDADES (Monzón Cabrera): Gracias, señor presidente. Señorías.

Se me ha ocurrido otra cosa que decirle, pero esta vez no se la voy a decir, no vaya a ser que se vaya a ofender y me la busca en el diccionario. A ver si yo tengo otro diccionario distinto. Bueno, pues, nada, pienso que no se ha ofendido entonces, porque mi intención desde luego no era ofenderle (ante un comentario que se efectúa desde los escaños).

Señorías, el Plan Educa3, cuyo objetivo era la financiación de plazas públicas para la franja de población de 0 a 3 años, se saldó en Canarias con una inversión ejecutada de 7 380 196 euros y con el resultado de doce escuelas infantiles terminadas, que suponen la aportación al sistema de atención a estos menores de 478 plazas nuevas. De ellas solo están abiertas las de Valleseco y Candelaria, precisamente por la indefinición de la colaboración con los ayuntamientos, que cedieron suelo pero que no quieren gestionarlas.

Señoría, señorías, si hemos hecho alusión a que existen causas de la devolución en el propio sistema empleado y en los plazos de origen pactados para desarrollar los planes Educa3, no ha sido para soslayar el hecho de que Canarias deba devolver 3,6 millones de euros, a los que hemos de añadir los intereses de demora, sino para poner en claro que un incumplimiento de los plazos tan generalizado creemos que debe tener un componente sistémico que, como hemos mencionado, estimamos que radica en unos plazos de ejecución previstos poco realistas. Y decimos generalizado, porque las dificultades originadas por esos ajustados plazos se plasman en diferentes informaciones periodísticas recabadas de diferentes etapas del Plan Educa3. Ya en el 2011 el diario El País afirmaba que, un año y medio después de la firma de los convenios con las diferentes comunidades autónomas, solo se había construido el 23 % de las plazas previstas. Las dificultades de ejecución del segundo Educa3 en los tiempos previstos hicieron necesario que hasta seis comunidades autónomas -Galicia, Canarias, Extremadura, Castilla y León, Murcia y la Comunidad Valenciana- tuvieran que prorrogar un año la fecha de justificación de sus convenios, según eldiario.es. En Andalucía, otra comunidad autónoma más, la Junta y el Ayuntamiento de Jaén deben devolver cerca de 2 millones de euros por una sola guardería sin terminar, según la publicación aparecida en el Diario Jaén el 15 de abril de este año. Por último, el diario El País ya avanzaba el 17 de febrero de 2011 que la Comunidad Valenciana -gobernada por el Partido Popular- debería devolver 6,1 millones de euros al Estado y que debía otros 5,3 millones a los ayuntamientos, en los que había delegado la construcción y a los que no había pagado. Unas cifras que el actual conseller de Educación, Vicent Marzà, durante una comparecencia en el Parlamento del pasado 18 de septiembre, elevó hasta los 20 millones de euros, más de 2,5 millones de intereses, que el Ministerio de Educación reclama a la Generalitat por inejecución de los programas Educa3.

El papel de los ayuntamientos, con respecto a esto, en el desarrollo de estos planes y de la educación infantil en general, noten, señorías, que hay casos como el de la Comunidad Autónoma Valenciana que ni siquiera puso un euro para el desarrollo de los planes Educa3, sino que descargó toda la responsabilidad de la financiación de los centros en los ayuntamientos, que ahora le reclaman más de cinco millones de euros. Es algo que destaco para hacer referencia al marco normativo existente en relación con el papel que ha de jugar cada una de las administraciones públicas en el desarrollo de las escuelas infantiles.

Señoría, creo que, sinceramente, nuestra labor como representantes políticos, y más en el comienzo de una legislatura de cuatro años, debe centrarse en qué hacemos nosotros y no en lo que hicieron otros en el pasado. Sin embargo, es obvio que es esta consejera la que ha tenido que realizar las reservas de crédito necesarias para afrontar el pago de 4,7 millones de euros y que deriva de actuaciones de legislaturas anteriores. Por lo tanto, sí cabe realizar en este caso el análisis de lo que se hizo, puesto que las consecuencias las hemos de afrontar en el presente. Ahora bien, tal y como se pudo apreciar en mi comparecencia en la comisión del pasado 13 de noviembre y en mi intervención de hace unos minutos, el afán que me ha movido en ese análisis del desarrollo de los planes Educa3 ha sido el de arrojar luz sobre cómo fue todo el proceso, detectar dónde se acumularon los retrasos y posibles errores y tomar buena cuenta de ello, para tratar de que no se repitan a lo largo de nuestra gestión.

Como adelanté, en la creencia de que debemos emplear el pasado para aprender de él y aplicar mejores soluciones futuras, no para enredarnos en discusiones bizantinas sobre qué ocurrió en él. Sin embargo, señorías, sea con un objetivo u otro, en lo que coincidiremos todos es en que, puestos a estudiar el pasado, debemos hacerlo de forma exhaustiva y con un mínimo de seriedad. Hasta ahora, les he detallado al máximo todos los pasos seguidos para tratar de aprender de los posibles errores que, a nuestro juicio, se deben tener en buena parte en la concepción misma del sistema para desarrollar los planes. Pero si ustedes, algunos, prefieren buscar culpables y dedicarse a acusar a unos y a otros, al menos les pido que se atengan a los hechos y también que sean exhaustivos y serios, porque, desde luego, no parece demasiado serio plantear esta comparecencia como una suerte de caza de brujas, y menos serio parece soslayar algunos detalles que no son en absoluto menores en el debate de hoy.

Si hemos de buscar responsabilidades, las tenemos que buscar en todos sitios, en la que ya hemos planteado y en la que ya les recordaba que ustedes... El portavoz del Partido Popular cree que no es importante pero sí es importante que no se consignaran los fondos en la Consejería de Educación para poder ejecutar los planes, y eso tiene nombres y apellidos y, efectivamente, tiene el nombre del vicepresidente del Gobierno en aquel momento y consejero de Hacienda.

Le recuerdo que el vicepresidente del Gobierno de Canarias y titular del departamento de Economía y Hacienda no emitió hasta el 22 de julio y el 3 de agosto del 2009 las autorizaciones solicitadas por Educación en marzo para gastar el propio presupuesto de la Consejería de Educación en escuelas infantiles, y no era de Coalición Canaria ni del PSOE, era y sigue siendo el presidente del PP en Canarias.

Y si hablamos de recortes, como se ha hablado a lo largo de todo el día de hoy en las distintas comparecencias, también tenemos que hablar de los recortes que se han llevado y que han hecho que hoy en día no tengamos 40 millones del PIEC para hacer escuelas y colegios que sí son necesarios, como son los de educación primaria, secundaria... Y con ello no queremos decir que las escuelas infantiles no sean prioritarias, ya lo hemos dicho en la comisión, el señor Campos lo sabe perfectamente, que ha sido una de las personas que sí se ha preocupado por la educación infantil, por lo menos en las iniciativas. Sabemos que es importante, pero también sabemos que hay prioridades como son, precisamente, la educación que es obligatoria, y esta etapa ustedes saben que no lo es.

Lo primero que tenemos que hacer, y ya lo hemos explicado también, es, tal y como regula la Ley Canaria de Educación, sacar el reglamento que regule la educación de 0 a 3 años. Con los cambios normativos que ha habido y con la Ley Canaria de Educación, el primer paso que tenemos que hacer es la reglamentación, precisamente para saber de qué manera ponemos en funcionamiento las escuelas infantiles, porque si las asume directamente la consejería, todavía no estamos en disposición. Si se hace en convenios con los ayuntamientos, tal y como recoge la propia Ley de educación, todo eso tendrá que firmarse en convenios y tendrá que regularse en un reglamento. Por lo tanto, hemos explicado que estamos en ese camino y que estamos avanzando en el cumplimiento de lo que pone la propia ley. Esta cuestión que nos ha traído hoy aquí, que es la devolución de una cantidad de dinero, creo que queda suficientemente explicada y que no es el momento ahora de buscar culpables, como ya he dicho, sino de poder aprender de los errores y que a la hora de firmar nuevos convenios seamos conscientes de qué tiempo es el que nos dan de ejecución y si se pueden llevar a cabo o no se pueden llevar a cabo.

Por eso, señorías, les invito a que dejen de lado todas esas tácticas de estrangularnos durante cuatro años y después darnos una palmadita en la espalda con la otra para, poco a poco, ver qué se le puede decir y qué cosas se pueden hacer. Les invito sinceramente a no ser cortoplacistas ni mirar al mes que viene o a dentro, incluso, de un año. Les invito a trabajar juntos, como hemos hecho siempre, para mejorar la educación en Canarias durante los próximos cuatro años; también la educación infantil, como el resto de etapas, es víctima de la difícil situación económica que atravesamos.

La que he descrito es la situación con la que nos hemos encontrado al iniciar la legislatura, y el que he explicado hoy, en mi comparecencia del 13 de noviembre en comisión, es el análisis que hemos realizado de los planes que empezaron a desarrollarse hace siete años. Nosotros comenzamos ahora una legislatura y tenemos la oportunidad de iniciar una forma diferente de hacer las cosas, con una mayor previsión y tratando de prever todos los factores... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo). Podemos aprender mucho del pasado, siempre que tengamos planes para el futuro y apliquemos de él lo aprendido.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora consejera.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-0234 Sobre -Consejera de Educación y Universidades-, sobre la reclamación del Ministerio de Educación de devolución de 4,7 millones de euros de ayudas para la creación de guarderías.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico