Diario de Sesiones 6/2015, de fecha 9/9/2015 - Punto 29

9L/CG-0001 COMUNICACIÓN DEL GOBIERNO SOBRE LAS SEDES Y LA ESTRUCTURA DE LAS CONSEJERÍAS DEL GOBIERNO DE CANARIAS.

La señora PRESIDENTA: Alteramos, como acordamos al comienzo de la sesión plenaria, el orden del día, y pasamos a continuación a ver la comunicación del Gobierno.

Voy a leer brevemente los tiempos para que los tengan sus señorías claros.

Antes comentarles que hay una errata que ha sido comunicada, en esta comunicación, que donde dice "Dirección General de Protección al Menor y la Familia", debe decir "Dirección General de Protección a la Infancia y la Familia".

Y los tiempos son quince minutos el Gobierno, quince minutos cada uno de los grupos parlamentarios, a continuación contestará el Gobierno por un tiempo de diez minutos, réplica de los distintos grupos parlamentarios por otros diez minutos, y cierre del debate por el Gobierno diez minutos. Estamos hablando de un tiempo amplio, con lo cual sus señorías sabrán cómo distribuyen el tiempo y, una vez se concluya, habrá que abrir un plazo de treinta minutos para la presentación de propuestas de resolución.

Consejero, cuando quiera.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Afonso González): Gracias, presidenta. Señoras, señores.

Como todos saben, el Gobierno aprobó una nueva estructura para acometer sus objetivos durante esta, la IX Legislatura. Por ello presenta ante esta Cámara una comunicación que explica esa reorganización administrativa fundamentada en los Decretos 103 del año 2015, del presidente del Gobierno, por el que se determina el número, denominación y competencias de las consejerías, modificado por el Decreto 143 de 2015 y por el Decreto 183/2015, de 21 de julio, por el que se determina la estructura central y periférica, así como las sedes de las consejerías del Gobierno de Canarias.

(Abandona su lugar en la Mesa la señora presidenta. Ocupa la Presidencia la señora vicepresidenta segunda, Tavío Ascanio.)

Antes de empezar a explicar los cambios en la estructura del Ejecutivo me gustaría recordarles por qué los gobiernos deben adoptar este tipo de cambios, cuál es el contexto en el que lo hace la administración canaria y, por supuesto, en qué consisten estas modificaciones.

En primer lugar, la necesidad de contar con una nueva estructura obedece, como es lógico, a que el nuevo equipo del Ejecutivo quiera llevar a cabo los objetivos que se ha fijado en el acuerdo de gobernabilidad. Empiezo por esto porque es muy sencillo cuestionar cualquier estructura, otra cosa es diseñarla, de hecho, estamos acostumbrados a oír críticas en este sentido, legislatura tras legislatura, con argumentos de todo tipo, pero la reorganización de las áreas del Ejecutivo no obedece a un criterio basado en el capricho ni tampoco es aleatoria, se trata de una base pensada de forma específica para garantizar la mayor efectividad posible a las actuaciones del equipo de gobierno. Y es que la estructura del Gobierno, como dijo hace cuatro años en esta misma Cámara el señor Román Rodríguez, no es neutral, y estoy de acuerdo con él en que lo determinante no es cómo se forma y cómo se adopta el Ejecutivo, sino que se haga y que se haga bien. Pero está claro que la agrupación de las áreas o, según el caso, su separación ayuda a que eso sea posible en mayor o menor medida, con más facilidad o con mayores dificultades. Por eso es importante adaptar la estructura a los objetivos que tiene marcados para estos cuatro años.

También el señor Asier Antona habló de este asunto en esta oportunidad, entonces defendió a capa y espada la necesidad de limitar a seis las consejerías del Gobierno, algo que este año su formación política llevaba en el programa electoral, siendo, como es evidente, Oposición en este momento en la Cámara.

Pero el Gobierno no solo descartó mantener las ocho consejerías que hubo en la legislatura pasada, sino que ahora las incrementa a diez. Nadie debería inquietarse por ello, y ya voy a explicarles por qué, pero lo que está claro es que, como replicó en aquel momento el Grupo Socialista, a algunos les gustaría tener una sola consejería si gobernaran, acumulando así el trabajo y centralizando las decisiones, mientras que otros preferimos repartirlo.

Lo primero que hay que explicar es que las expectativas económicas de Canarias, como es obvio, han cambiado respecto a las que teníamos hace cuatro años. En aquella época todas las políticas públicas estaban secuestradas por el discurso de la austeridad, un discurso que tiene como último fin desmontar lo público a favor de lo privado. Lo han denunciado numerosas voces políticas solventes, pero también de la economía, como han sido los premios Nobel en esta materia, como Joseph Stiglitz o Paul Krugman, quienes insisten en que hubo y hay otras formas distintas de afrontar la crisis que se ha impuesto, como ustedes saben, desde Europa.

Los socialistas canarios y el Grupo Nacionalista Canario repiten ahora la responsabilidad de gobernar los próximos cuatro años. La austeridad y los dogmas de fe económica, que, por cierto, están lejos de ser una verdad indiscutible, no son más importantes para este Gobierno, cohesionado y de unidad y comprometido, que los intereses de la ciudadanía canaria. No lo son y no pueden serlo.

¿Cómo se explicaría en estos momentos en la calle que los máximos dirigentes de la comunidad autónoma apuesten por mantener una estructura restrictiva, que obedeció a imposiciones del Gobierno central en el peor momento de la crisis, ante las probadas dificultades que ello ha acarreado para la óptima prestación de los servicios públicos que demanda la sociedad canaria, cuando tiene una alternativa? Porque hay alternativa, y ahora con el escenario económico que tenemos es aun más evidente.

En todo caso hay que poner las cosas en su justa medida y en proporción. Nadie está abogando por olvidarnos del control del déficit, gastar sin parar, aumentar la administración a lo loco. La nueva estructura del Gobierno, tal y como se ha explicado, apenas supone un incremento del 0,08 % del presupuesto de la comunidad autónoma para el ejercicio de 2015, lo que supone unos 500 000 euros aproximadamente, en un presupuesto que como ustedes saben ronda los 6714 millones de euros para este año. ¿Pero por qué gastar más en esto? Porque Canarias necesita recuperar cuanto antes el terreno perdido en nombre de la austeridad. La ciudadanía demanda mejores servicios, tiene derecho a pedirlos, y nosotros la obligación de darlos. Este no es un asunto baladí, ni puede posponerse. La demagogia puede esperar, las respuestas no.

Antes les dije que nadie debería inquietarse por este pequeño aumento del gasto, se los recuerdo, es un 0,08 % del presupuesto autonómico para el 2015. Y ahora les quiero recordar otra parte del contexto en el que el Gobierno toma esta decisión, para entenderlo. Las previsiones económicas del propio Ejecutivo hablan de un crecimiento del 2 % del PIB para este año, que en 2016 podría llegar hasta el 2,3 %. Los del Gobierno son los escenarios más conservadores. Según la fuente que se consulte hay algunos que indican que el crecimiento puede llegar al 3,5 %. Para hacernos una idea en dinero, el PIB canario ronda los 43 440 millones de euros, y ese 2 % del que hablamos supondría un incremento de unos 86 millones de euros. Estas son las cifras en las que tenemos que contextualizar el incremento del gasto en los alrededor de 500 000 euros que citábamos anteriormente que supone el incremento de la estructura.

Si la economía es capaz de crecer en al menos ese 2 %, lo que implicaría una inyección, como decía, de casi 90 millones de euros en el producto interior bruto, superior a los 43 400 millones de euros, ¿no les parece a los señores y señoras diputados y diputadas que es adecuado y justo y además proporcional emplear una pequeñísima parte de ese incremento de los ingresos que va a tener la comunidad autónoma para asegurar una mejor prestación de los servicios públicos a la ciudadanía canaria? El Gobierno entiende que tiene margen para hacerlo, y que, además, está en la obligación de hacerlo. Porque de eso va el acuerdo de gobernabilidad y la estructura que lo acompaña, brindar y prestar mejor servicios públicos.

Ya hemos dicho que esta nueva estructura va encaminada a reforzar las acciones prioritarias del Ejecutivo para afrontar el nuevo ciclo político y económico, con el fin de mejorar la gestión de las políticas sociales, prestar un servicio más especializado, desarrollar y ejecutar las nuevas reformas legislativas y diseñar las estrategias que son imprescindibles para el impulso de un nuevo modelo económico que facilite a su vez la creación de empleo. Todo lo cual nos demanda una estructura más sólida para garantizar que se ejecuten estos proyectos.

Dicho esto, vamos a entrar en materia. El área de Presidencia del Gobierno cuenta con cuatro viceconsejerías, seis direcciones generales y la Secretaría General. Siendo el cambio más significativo, en el área de Presidencia, la creación del comisionado de Inclusión Social y Lucha contra la Pobreza, que tiene rango asimilado al de un consejero. Se busca así fortalecer la lucha contra la desigualdad, la exclusión social y la pobreza, dotándola de todos los recursos que son necesarios.

La Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, bajo la dirección de la vicepresidenta, agrupa dos viceconsejerías, cuatro direcciones generales y la Secretaría General Técnica. El nuevo esquema pretende acelerar la respuesta del Gobierno en materia social. Una demanda insistente, como ustedes saben, de la ciudadanía canaria.

Ambas viceconsejerías, tanto la de Políticas Sociales y Vivienda como la de Empleo y Emprendeduría, de nueva creación, coordinan por un lado las políticas del Instituto Canario de la Vivienda y del Servicio Canario de Empleo, y tienen encomendada la mejora, la gestión de las políticas sociales y de vivienda, así como las políticas activas de empleo.

Además, nace la Dirección General de Dependencia y Discapacidad, y se rescata la de Protección a la Infancia y la Familia. La primera busca acercar los servicios al ciudadano y reducir los tiempos de espera, y deberá introducir los cambios pertinentes para ser más transparentes y que el ciudadano pueda acceder a su expediente en cualquier momento, y avanzar en la integración total de la discapacidad en el sistema de la dependencia.

La antigua Consejería de Economía, Hacienda y Seguridad se desagrupa; la separación de las áreas de Economía y Hacienda tiene sentido. Se busca que la primera se centre en la coordinación y planificación de la estrategia de progreso económico y social de Canarias, un objetivo de marcado carácter transversal, evaluando programas y coordinando acciones de los distintos centros directivos. De esta manera, el área económica se integra ahora en la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento, que cuenta con dos viceconsejerías, cinco direcciones generales, la Secretaría General Técnica y la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información, que tiene rango, como ustedes saben, de dirección general.

La nueva estructura persigue, entre otras finalidades concretas, impulsar la diversificación económica a través de la consecución de un mayor peso específico de la industria, el comercio y el desarrollo de las energías renovables. El área que dirijo -la Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad-, se estructura en tres viceconsejerías, seis direcciones generales y la Secretaría General Técnica. Lo más significativo en este departamento es que los jóvenes cuenten con una dirección general. Al incluirla justo en esta consejería, la de mayor carácter transversal, el Ejecutivo lo que pretende asegurarse es que estas políticas estén presentes en todas las áreas del Gobierno, pero desde un centro propio, que vele de forma específica por el cumplimiento de los objetivos de cada uno de los departamentos y realice un seguimiento de su evolución.

También quiero resaltar que la antigua Inspección General de Servicios se convierte ahora en la Dirección General de Modernización y Calidad de los Servicios, mientras que la anterior Dirección General de Relaciones Institucionales, Participación Ciudadana y Juventud es ahora la Dirección General de Transparencia, Participación Ciudadana y Relaciones Institucionales. Ambos cambios obedecen a la necesidad de alinear la estructura del Ejecutivo con los objetivos estratégicos propuestos en materia de modernización administrativa y transparencia.

Hacienda se vuelve así un departamento, como decíamos anteriormente, único y separado del resto de materias, que cuenta con una viceconsejería, tres direcciones generales, la Secretaría General Técnica y la Intervención General, que también tiene rango de dirección general. Se centrará, pues, en la política tributaria y en la gestión patrimonial, presupuestaria y financiera de la Administración regional.

La Consejería de Sanidad conserva la estructura orgánica y competencias que ya tenía atribuidas, mientras que la Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad cuenta con dos viceconsejerías, tres direcciones generales y la Secretaría General Técnica.

La Consejería de Obras Públicas y Transportes cuenta con dos viceconsejerías, la Secretaría General Técnica y dos direcciones generales; por su parte, la Consejería de Educación y Universidades se compone de una viceconsejería, la Secretaría General Técnica y cinco direcciones generales.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas agrupa una viceconsejería, la Secretaría General Técnica y cuatro direcciones generales; y, por último, la Consejería de Turismo, Cultura y Deportes queda integrada por dos viceconsejerías, la Secretaría General Técnica y cinco direcciones generales.

El turismo, como ustedes saben, aporta cerca de un tercio del producto interior bruto de Canarias, y en esta nueva estructura cuenta con un departamento por derecho propio. El crecimiento económico del que hablaba antes se apoyará en buena medida en esta actividad, a la que el Gobierno debe prestar especial atención, y para ello se diseña, como decíamos, esta área específica.

Al margen de esta estructura, permítanme insistir en la importancia que tiene la acción de gobierno y el pacto que lo sustenta, nacido desde el convencimiento de que es la mejor opción para Canarias, que cuenta con el sólido respaldo de los dos partidos con mayor representación parlamentaria, y que se cimienta sobre la base de la confianza y la lealtad. La prueba es que ambas fuerzas gestionarán políticas transversales que afectarán a todos los departamentos, desde lo social, lo económico, y otras materias clave, tal y como acabo de explicarles.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, consejero.

Interviene a continuación, por orden inverso, pues, el Grupo Mixto, ¿no interviene? (El señor Curbelo Curbelo rehúsa intervenir.)

¿Grupo Nueva Canarias? Doña Esther González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Bueno, buenas tardes a todas sus señorías.

Nosotros desde el Grupo Parlamentario Nueva Canarias entendemos, siempre lo hemos entendido así, que la estructura de los departamentos que forman el Gobierno debe contribuir a la eficacia y a la eficiencia de las políticas que desarrolla, y debe ser esta la razón, y no otra, la que determine la estructura del Ejecutivo.

En cuanto a este Gobierno, en un escenario que, aunque los datos macroeconómicos hayan mejorado, debe primar, seguir primando, la austeridad y el recorte en todos aquellos gastos que no sean determinantes y básicos para el interés esencial de la ciudadanía, contradictoriamente al discurso político del presidente del Gobierno, pues han incrementado el gasto para el erario público, que, según las declaraciones y lo que ha dicho ahora el consejero de Presidencia, se estima en unos 500 000 euros. Nosotros, en un dato aproximado, hemos determinado la posibilidad de que sean del orden de 800 000 euros, pero ante la duda lo que hemos hecho es preguntar por escrito y de forma detallada al Gobierno cuál es realmente ese gasto.

De todas maneras, además, estos 800 000, 500 000 o el dato que al final fuera, los pagamos todos los canarios y en apariencia da la impresión de que esta nueva estructura del Gobierno está diseñada más para pagar las facturas electoralistas del pacto que sustenta al Gobierno que realmente para dar la cobertura a las necesidades de todos los canarios, más aún cuando a más de dos meses de constituirse el Gobierno siguen sin cubrirse todavía o sin nombrar todavía cargos que están pendientes, según todas las declaraciones públicas que se han hecho, pues, por el Partido Socialista, en particular, y también por Coalición Canaria, de solucionar los incumplimientos políticos que se han producido en el pacto de Gobierno. En cualquiera de los casos y dando posibilidad al beneficio de la duda, que todos merecemos, si la justificación real atiende efectivamente a la necesidad de incrementar la eficacia y la eficiencia en la gestión de la Administración autonómica estaremos expectantes a los resultados del mismo. Y dado que esta nueva estructura crea, entre otros, un comisionado de inclusión social y lucha con la pobreza con rango de consejero, lo que sí pedimos al Gobierno, lo que proponemos, sería interesante además haber ampliado los cargos directivos de la consejería, es que se vuelva a hacer un nuevo plan contra la pobreza y contra la exclusión social dado el grave incremento de la pobreza y de la desigualdad en las islas. Un plan extraordinario que debe incrementar la financiación de las políticas sociales, competencia de la Comunidad Autónoma de Canarias, dirigidas a dar cobertura a la población más vulnerable, a ampliar de forma muy significativa la dotación presupuestaria para la Prestación Canaria de Inserción y a aumentar las ayudas de emergencia social tanto a los municipios como a las ONG, así como desarrollar un plan de empleo social en colaboración con las corporaciones locales especialmente dirigido a las familias con todos sus miembros en paro. Dicho esto, lo que sí que no entendemos ni aceptamos es el desequilibrio territorial que la conformación de Gobierno ha consolidado.

No entendemos que en la nueva estructura del Gobierno se incumpla ya, o sea, no siendo suficiente que se haya incumplido el acuerdo tácito en el que el presidente o presidenta y vicepresidente o vicepresidenta fueran de territorios distintos, no suficiente con eso, además se incumple el acuerdo en la estructura, ese mismo acuerdo en la estructura de las consejerías y se unifica el poder político con el poder económico en una misma isla. De eso claramente se da cuenta con la unión de la consejería, la sede de la Consejería de Hacienda con la sede de la Consejería de la Presidencia en el mismo territorio. La sede de la Consejería de Hacienda que, históricamente, desde el minuto uno de la autonomía de Canarias, estaba radicada en Las Palmas de Gran Canaria y que todos sus servicios centrales, sus servicios funcionales centrales, estaban en la isla de Gran Canaria -sean los de la Intervención, todos los servicios de fiscalización e, incluso, los servicios centrales de presupuestos que no tienen aquí, en la isla de Tenerife, personal o personal cualificado-, pues la trasladan. Esto, desde luego, nos parece inaceptable y, además, nos da la impresión de que lleva segundas partes y que a medio plazo, posiblemente, la intención pudiera ser replicar esa estructura en la isla de Tenerife, lo cual de todas luces nos parece un gasto descomunal, un gasto inapropiado y, desde luego, poquitísimamente justificado.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora González.

Interviene a continuación por el Grupo Podemos la señora Asunción, muchas gracias.

La señora MONZÓN NAVARRO: Buenas tardes a todas y a todos.

Algo que me ha sorprendido de la intervención del consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad es que no hemos encontrado ni una sola motivación en las sedes, en el cambio de las sedes, que es un tema que creemos que es importante que se justifique, que se explique a los ciudadanos por qué se cambian de sede ciertas consejerías. Y también nos sorprende la explicación que ha dado sobre el incremento de cargos públicos en esta nueva estructura de Gobierno.

Yo sé que este es un tema que de cara a los ciudadanos, aquellos que nos puedan estar escuchando desde fuera del Parlamento, es difícil de entender cómo se organiza la administración a nivel de estructura política y de organización de empleados públicos, y voy a intentar ser lo más clara posible e intentar resumirlo de una manera que podamos entender cuál es la situación que tenemos ahora en la estructura de este Gobierno comparándola con la estructura que teníamos, pues, justo hace unos meses.

Comentábamos antes, y se hablaba, que la estructura del Gobierno tiene que obedecer a unas premisas, que son la eficacia y la eficiencia adaptada a la situación socioeconómica que tenemos en el territorio canario, entendiendo que somos un territorio fraccionado y, por tanto, somos islas, y que tenemos que acercar la administración a todos y cada uno de los ciudadanos independientemente del lugar donde residan. Esos serían los principios básicos en los que tenemos que apoyarnos para crear una buena estructura y para que lleguen realmente las políticas que se quieren diseñar, los programas que se quieren diseñar, a cada uno de los ciudadanos.

Como ha indicado el señor consejero, hablaba de cada uno de los cargos que teníamos por cada una de las consejerías, yo les voy a resumir, no vamos a hablar de cada una de las consejerías, pero, en resumen, tenemos ahora mismo diez consejerías, por tanto, tenemos diez consejeros, más un presidente.

Sepamos que la Vicepresidencia comparte consejería, ¿vale?, que siendo también consejera de una de las consejerías es vicepresidenta.

Tenemos 19 viceconsejerías en total, tenemos 43 direcciones generales y tenemos 14 secretarías técnicas y otros cargos asimilados a dirección generales, como hablaba, del comisionado o de otros cargos que no tienen el rango, no tienen el nombre, no se denominan dirección general o viceconsejería expresamente o directamente.

Además de esto, tenemos organismos autónomos, que también gestionan y que dependen y que se adscriben, así mismo, a estas consejerías, que no ha nombrado este consejero esos organismos autónomos porque ha habido cambios de adscripciones. El hecho de que se configure la estructura de una manera hace que muchos de estos organismos autónomos se adscriban a las distintas consejerías de distinta manera dependiendo de sus leyes de creación; en algunos casos están definidas en la ley cuál es su sede y, en otros casos, va a depender de la consejería a la que estén adscritas, por lo cual se modifican también muchas sedes de esos organismos autónomos, que creo que es importante que lo sepamos y que se explique por qué: porque hay distintas adscripciones y no sabemos la motivación de esa modificación de adscripciones. En total tenemos 17 organismos autónomos.

Yo no voy a entrar en el debate de cómo se ha estructurado porque no se habla de que..., entendemos que los organismos autónomos van a seguir de la misma manera, no hay ninguna modificación en la estructura de ellos. Sí nos sorprende que no se nombre el Consejo Económico y Social, vemos que en la web del Gobierno de Canarias aparece este organismo, este ente, aparece dependiendo de la Viceconsejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda. La ley dice que su sede está en Las Palmas, pero la sede de esta consejería está en Tenerife, nos gustaría que nos aclarara cuál será la sede finalmente, si se respeta la ley la de Las Palmas y, por tanto, aunque esté adscrita a Empleo no va a tener la misma sede.

Por otro lado, cuál era la estructura del Gobierno de Canarias en la legislatura pasada, pues, tenemos que teníamos 8 consejerías más 1 presidente, también una consejería era compartida con la vicepresidencia, 17 viceconsejerías, 35 directores generales y 12 secretarios generales técnicos y otros cargos asimilados a direcciones generales u otros cargos que no son específicamente ni direcciones generales ni viceconsejerías. Esto es, un total de 72 cargos frente a los -y me vuelvo para atrás- 86 cargos que vamos a tener en una nueva legislatura.

Seguimos manteniendo los mismos organismos autónomos, es más, en esta comparativa que estoy realizando, además de que están cogidas estas ocho consejerías con las estructuras de las RPT que están publicadas en el portal de Transparencia, que son de fecha de noviembre de 2014, hay que resaltar que en esas RPT aún no estaba creada la Agencia Tributaria Canaria. Por lo tanto, tenemos cinco cargos que están en la Consejería de Hacienda y Economía, que era la antigua Dirección General de Tributos, que están cuantificados en estas ocho consejerías, con lo cual si aumentáramos diríamos que la diferencia todavía de cargos es mayor, ¿vale? Esto representa una diferencia de cargos que, en total, sin contar los que hablamos de la Agencia Tributaria, sería una diferencia de trece cargos más dentro de la nueva estructura del Gobierno de Canarias.

Estos son los datos que hemos obtenido, y si hay error, pues, yo pido que se nos corrija, pero son los datos que hemos podido obtener de la información que tenemos en la web del portal de Transparencia y en la web del Gobierno de Canarias actualmente.

Si cuantificamos estos datos, es decir, cuánto cuesta a cada uno de los canarios el sueldo de un viceconsejero, de un director general, de una secretaría general técnica... Bueno. Si comparamos a estos dos gobiernos, a nosotros nos salen 892 594,6 euros, con posible error que hayamos tenido con estos cálculos. Pero indicaba antes que aquí no hemos sumado los cinco cargos de diferencia de la Agencia Tributaria Canaria, con lo cual nos estamos poniendo en más de un millón de euros de gastos que para los ciudadanos supone esta nueva estructura.

Mi pregunta es que si realmente este gobierno piensa que la eficacia, la eficiencia, que si en la situación socioeconómica de Canarias, cualquier ciudadano de Canarias puede entender este incremento de gasto y este incremento de cargos públicos; nosotros no lo entendemos, no hemos visto la motivación suficiente en lo que ha comentado ahora mismo el consejero. Hablaba de que estábamos en una situación difícil en Canarias, que la austeridad efectivamente no es la solución para salir de los problemas de la crisis, pero, evidentemente, dentro de las administraciones tenemos que tener una coherencia entre las estructuras y la organización administrativa que, para entendernos, tenemos que configurar los cargos políticos con los cargos de las unidades administrativas, de los empleados públicos que forman la administración, que también son los que hacen la gestión y son los que directamente van a llevar esos programas y esa política a los ciudadanos, los que van a gestionar el día a día del ciudadano, con el que los ciudadanos se van a entender y con el que van a conectar y se van a comunicar. Por tanto, nosotros no podemos entender, y entendemos que los ciudadanos tampoco puedan entender estos datos, es muy complicado que los puedan entender en la situación que tenemos.

En intervenciones a lo largo de este día se han comentado por parte de algunos diputados la preocupación del techo del gasto público, se ha preocupado por la financiación que es deficitaria para Canarias, se ha preocupado por los presupuestos para infraestructuras y para un montón de cosas y un montón de problemas que tenemos en Canarias. Pero, sin embargo, este Gobierno en lo primero que se ha preocupado es en incrementar el gasto en cargos públicos. Esto yo creo que es intolerable en la situación actual, y entendemos que no debe ser así. Entendemos que se debe dar una vuelta y pedimos al Gobierno que recapacite y que entienda exactamente cuáles son aquellos cargos que realmente van a suponer una mayor eficacia, una mayor eficiencia en la gestión, dentro la situación socioeconómica de Canarias para todas y todos los ciudadanos.

Otra cosa que no entendemos es la división de ciertas estructuras. Hablaba el consejero de que Hacienda se queda como una única consejería, que se desagrega, recordamos que antes era la Consejería de Economía, Hacienda y Seguridad, que en un momento dado terminaba también la Dirección General de Tributos, aunque sí es verdad que la última etapa durante 2015 se crea la Agencia Tributaria Canaria y se separa todo el tema tributario y las intervenciones de lo que es la consejería. Pero hablamos también de que Seguridad desaparece también de esa estructura, y se va a otra consejería.

Con lo cual la Consejería de Hacienda se mantiene, dentro toda la estructura de presupuesto y de gasto, del tesoro, etcétera, etcétera, como una única consejería. No entendemos muy bien la motivación de que se quede como una única consejería, que tengamos un consejero con menos responsabilidad, con menos gestión que los consejeros que teníamos antes, con la estructura de las viceconsejerías y direcciones generales. Por tanto, nos parece que a lo mejor no es el momento para que se separe esta consejería.

Nos preocupan también las adscripciones a esta Consejería de Hacienda de algunos organismos autónomos, como el ente Radiotelevisión Canaria o el Istac.

Hablaba de que la Consejería de Economía que ahora está con Industria, va a desarrollar los programas económicos, necesitará los datos, que posiblemente sean los datos del Istac, y, además, se une a Conocimiento, a la agencia que va a llevar todo el tema de conocimiento, con lo cual el ente Radiotelevisión Canaria no entendemos muy bien por qué está encajado ahora en Hacienda y no en Economía. Esta es una sugerencia, y simplemente es un matiz para entenderlo. O sea, ver la motivación por la cual se hacen estas separaciones y por tanto se incrementan y se modifican las sedes.

Nosotros no vamos a hacer de esta ponencia nuestra un discurso de dónde tienen que estar las sedes, si en Las Palmas de Gran Canaria o en Tenerife, si esto perjudica a unos ciudadanos o a otros. Lo importante, lo que quiere el ciudadano, es que realmente se haga una buena gestión y que se racionalice el gasto público. Pero sí es importante que sí se motive y se diga por qué se modifican y por qué se cambian, cosa que no hemos escuchado hasta el momento.

Por otro lado, esta modificación de estructuras va a afectar también a la organización de la administración. Es decir, a la relación de puestos de trabajo de todos los empleados públicos, a una reestructuración del personal de unos a otros. Y sí nos preocupa también el hecho de que esto suponga un gasto mayor para todos los ciudadanos, porque tengan que realizarse otro tipo de estructuras, de sedes, de oficinas, de despachos, etcétera, etcétera, que incrementen aún más el gasto público que se va a dar.

En este incremento de consejerías, si bien se hablaba de una mayor eficiencia para los programas, hay que tener en cuenta que tenemos, dentro de los organismos autónomos, organismos con mucho calado para muchos temas importantes, como son el empleo, el Servicio Canario de Empleo; la sanidad, el Servicio Canario de Salud; vivienda, el Instituto Canario de Vivienda; tributos, la Agencia Tributaria Canaria, que no forman parte de las consejerías de las que estamos hablando, están adscritos pero tienen una estructura específica para gestionar.

Por tanto, como comentaba antes, entendemos que no es el momento para hacer este incremento. Que en la situación actual y con el deterioro de la función pública canaria que el señor consejero conoce perfectamente por su anterior cargo como director general de la Función Pública, recortes en todos los sentidos a los empleados públicos, recortes en los que no se permitía sustituir los puestos de trabajo que quedaban vacantes. Por lo tanto, hemos tenido servicios que demandan urgentemente personal, porque han quedado en un deterioro que no permite que se pueda realizar la gestión en las condiciones que merecen los ciudadanos y ciudadanas de Canarias.

En esa coyuntura, que se incrementen los cargos públicos nos parece que no es la medida más acertada.

Después, hablando de las sedes, para explicar un poco el tema de las sedes, tampoco entendemos la modificación de la sede de la Consejería de Educación, que ha estado en Tenerife y que ahora se traslada a Las Palmas. Queríamos que nos motivara y nos explicara el por qué del cambio de esa sede.

Ya había hablado de los organismos autónomos, pero, en definitiva, creemos que el Gobierno debe estructurarse en una organización que sea profesional, que sea eficiente, que sea eficaz, que tenga en cuenta la situación socioeconómica, y, por tanto, que se detenga claramente en ver si esos cargos públicos van a ser tan eficientes como el consejero está comentando, que se les explique a los ciudadanos exactamente si cada uno de los euros que se va a gastar este Gobierno en esa estructura realmente va a suponer una mejora en los servicios públicos. Nosotras entendemos que no, mientras no se mejore toda la capacidad del personal que ha quedado recortado dentro de la función pública, con políticas, además, de movilidad, que han hecho un daño tremendo también a los servicios. Hemos vestido un santo, si me permiten la expresión, desvistiendo a otro santo. Y esto es algo que tenemos que reponer, que tenemos que reparar.

Y yo, desde aquí, le pido al consejero que nos dé una explicación y una motivación sobre todos estos cambios que nos presenta en esta propuesta.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Monzón.

A continuación, en nombre del Grupo Parlamentario Popular interviene el señor diputado Moreno Bravo.

El señor MORENO BRAVO: Muchas gracias, señora presidenta.

Señorías, debatimos hoy a instancias del Gobierno autónomo una comunicación sobre la estructura y sedes del Gobierno de Canarias que se conformó tras las elecciones autonómicas de fecha 24 de mayo de 2015, y quisiera comenzar mi intervención en nombre del Grupo Parlamentario Popular recordando anteriores comunicaciones que sobre el particular se desarrollaron por el anterior Gobierno autónomo en la pasada legislatura, y enseguida entenderán por qué, y el señor consejero, que a la sazón era director general de Función Pública, entenderá también por qué, en tanto que formó parte de dicho Gobierno autónomo.

Fíjese, señor consejero: hace cuatro años exactamente, el 21 de septiembre del año 2011, el consejero de Economía y Hacienda de Coalición Canaria, el señor González Ortiz, nos decía que la nueva estructura del Gobierno de Canarias intentaba responder a los difíciles tiempos por los que atravesaba Canarias y los ciudadanos de Canarias, y nos decía que los principios de eficiencia, estabilidad, eficacia, racionalización y austeridad debían dejar de ser conceptos vacíos.

Pero vamos más allá: dos años después, el día 5 de febrero del año 2013, su anterior consejero, el consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad del Partido Socialista Obrero Español, comparecía y, en esta misma tribuna, exponía a la Cámara las razones de la reestructuración del Gobierno del año 2012. Y nos decía, fíjese, que la nueva reestructuración atendía a la coyuntura económica, pues era conocido por todos -nos lo explicaba con suficiencia el inefable señor consejero- que los ciudadanos canarios y las familias de Canarias lo estaban pasando mal, y esa era la razón -porque además llegaba a utilizar el término "una medida ejemplar"- de la reestructuración del Gobierno de Canarias y de su reducción de los altos cargos, minorando los salarios de los cargos directivos del Ejecutivo canario. Medida ejemplar que hoy incumplen, o, perdón, que han incumplido ustedes desde el día 21 de julio del año 2015.

Decía el señor Spínola, con el que usted trabajó codo con codo, que esa reducción, esa reestructuración del Gobierno autónomo, era un ejercicio democrático, echándonos en cara, precisamente, que cualquier actuación por parte de otros grupos no tuviese la coherencia de democracia que le exigía, en este caso, la restructuración del Gobierno. Fíjese, y decía que era un ejercicio democrático coherente con los tiempos que vivíamos, tiempos que le animo yo, señor consejero, en su siguiente intervención, me explique si han cambiado realmente. Es más: este ejercicio democrático decía que debía ser continuado a lo largo del tiempo, y que la gran remodelación, la remodelación sustancial de la estructura de sedes del Gobierno de Canarias avanzaría incluso más, más allá del año 2013, cuando se produjese una redefinición del marco competencial. Y decía el señor Spínola, el consejero socialista con el que usted trabajó codo con codo, que la reestructuración del Gobierno de Canarias, la reducción de la estructura del Gobierno de Canarias era una exigencia del rigor presupuestario y de la contención del gasto público, que era exigible a todos los poderes públicos sin excepción.

Y, señorías, se veía que toda esta estructura que planteaba el Gobierno de Canarias, el Gobierno autónomo, durante el año 2011 y durante el año 2013 con su reestructuración, respondía a un objetivo común, que era reducir el peso de la administración, racionalizar su funcionamiento y ofrecer a los canarios un Gobierno, una administración más austera y menos costosa y onerosa en coherencia con la situación de crisis económica y social que atraviesa Canarias.

Le agradezco a la señora consejera que se sonría tanto con mi intervención (dirigiéndose a la señora consejera de Hacienda Dávila Mamely), yo se lo agradezco, tener una fan, pero, hombre, me está usted despistando, pero, bueno, intentaré no despistarme, ¿de acuerdo? ¿No me oye? ¿No me oyen? ¿Desde dónde no se me ha oído? (Risas del señor diputado)

Bien, le voy a decir una cosa. El objetivo fundamental que tenía el Gobierno de Canarias en estas reestructuraciones que abordó durante el año 2011 y el año 2013 -le repito- era reducir el peso de la administración y racionalizar el funcionamiento y ofrecer a los canarios, como le he dicho, una administración austera y menos onerosa. Y, además, le voy a decir que, pese a todo, el Grupo Parlamentario Popular consideraba sinceramente que, pese a estos esfuerzos que hacía el Gobierno autónomo de Canarias en la pasada legislatura, en la del año 2011-2015, sobre todo si seguía manteniendo un gobierno poco austero y que contaba con un gigantesco sector público empresarial. Pero, pese a todo, le hemos de reconocer que el anterior Gobierno autónomo poquito a poquito y de manera parcial avanzó en esta tarea. ¿Y cuál es nuestra sorpresa cuando el día 21 de julio del año 2015 observamos que los mismos socios que integraban el Gobierno en el año 2011 y en el año 2013, los socialistas y los nacionalistas de Coalición Canaria, han acordado una estructura del Gobierno autónomo que a diferencia de lo que ha ocurrido otros años y a diferencia de los argumentos que han sostenido durante la pasada legislatura incrementa de manera significativa y abundante el volumen de los consejeros y, por tanto, del gasto público del nuevo gobierno que preside el señor Clavijo?

Está usted en su derecho, lo ha hecho cuando ha subido a esta tribuna, y faltaría más, que yo a usted le corrija de envolver en un discurso demagógico de eficacia y coordinación la presentación hoy de esta nueva estructura del Gobierno de Canarias porque lo que no se puede esconder, por mucho que usted haya querido justificarlo con un aumento del PIB y con una buena situación futura económica es que el Gobierno de Canarias va a costar más a los canarios en esta legislatura. Y fíjese que para nosotros, para el Grupo Parlamentario Popular ya costaba bastante y era gravoso el anterior Gobierno de Canarias. Es más, las apelaciones a la eficiencia y a la coordinación que se efectúan por parte del señor consejero comprenderá que no me las crea y que mi grupo tampoco se las crea, señor Afonso, porque ustedes, las señorías de Coalición Canaria y las señorías del Partido Socialista Obrero Español, han dado muy poquitas muestras de eficacia y coordinación a lo largo de todos estos años.

Pero volveré a la estructura, fíjese, nos presentan ustedes un Gobierno en el que Coalición Canaria y el Partido Socialista Obrero Español, en contra de los argumentos que han sostenido durante los años 2011-2015, elevan a 11 el número de miembros del Gobierno, contabilizando, en este caso, al presidente, la vicepresidenta y los consejeros. No solo agota la previsión máxima prevista en el Estatuto de Autonomía en el artículo 16, sino que, además, bajo la fórmula graciosa de un comisionado contra la pobreza nos empotra otro nuevo consejero al que se le otorga rango de consejero y se le permite la condición de presencia y voz en el Consejo de Gobierno. Le recuerdo, fíjese, que los gobiernos anteriores, los del año 2011 al 2015 intentaron efectuar una reestructuración tendente a la baja de ese número de consejerías, sin embargo, hemos acudido de manera gustosa a una estructura amplísima, pasamos de 8 a 11 consejeros. Y yo les pregunto, sinceramente, señor consejero: ¿dónde están ahora por parte de su grupo, de los grupos que sustentan y apoyan al Gobierno, las apelaciones a las crisis o a la crisis que siguen todavía sufriendo los canarios?, una crisis que motivó sobradamente el ajuste realizado en estos años atrás y que ahora cae en saco roto porque al parecer para Coalición Canaria y al Partido Socialista Obrero Español la crisis ha acabado, por lo menos en lo que respecta al Gobierno autónomo.

Mire, yo agradezco al señor consejero las explicaciones y sus mejores intenciones pero, sinceramente, con los datos económicos, a día de hoy, y los datos sociales que existen, sinceramente, acudir al Parlamento para defender esta estructura de gobierno es sinceramente defender un gobierno elefantiásico que no se sostiene y que no tiene base alguna, señor consejero.

Mire, por enumerar brevemente -ya se lo he dicho antes-: el comisionado de estas novedades que tienen ustedes, el comisionado contra la pobreza, alto cargo, con rango de consejero, fíjese, la pasada legislatura había otro comisionado, pero por lo menos fueron más cautos y le dieron el rango de director general, eso sí, un comisionado de infausto recuerdo político que todos conocemos.

Convierten la Dirección General del Servicio Jurídico en una viceconsejería de Servicio Jurídico, ¿cuál es la razón?, ¿cuál es la razón operativa de este cambio, señor consejero?

Crean la Dirección General de Relaciones Exteriores cuando ya existe una viceconsejería de Acción Exterior, ¿y esto no es un caso típico de duplicidad, señor consejero? Explíquemelo.

Crean una nueva Dirección General de Coordinación y Apoyo Técnico a la Vicepresidencia y, en este caso, no le niego, la verdad, que la vicepresidenta necesite apoyo y coordinación, sobre todo en su partido político, pero es que ya disponía la Vicepresidencia de una Dirección General del Gabinete de Vicepresidencia.

Mantiene la Viceconsejería de Políticas Sociales que el Gobierno anterior suprimió en el año 2013 y rescatan ustedes en el 2015. Pero, además, recupera la Dirección General de Dependencia, Infancia y Familia, eso sí, desdoblándola en dos direcciones generales.

Vuelven ustedes a rescatar las diez viceconsejerías de Asuntos Sociales, Industria, Energía, Cultura y Deportes y no satisfechos crean una nueva, la de Empleo y Emprendeduría.

Por tanto, ¿cuánto nos cuesta a los canarios saciar el apetito político de Coalición Canaria y el Partido Socialista Obrero Español? La consejera de Hacienda nos dijo que este apetito voraz de socialistas y nacionalistas a día de hoy nos iba a costar más o menos medio millón de euros, es decir, 83 millones de las antiguas pesetas y que todos los canarios vamos a pagar sí o sí de nuestros bolsillos para el feliz alumbramiento, el feliz parto de este Gobierno nuevo de Canarias.

Y dice la consejera de Hacienda que este gasto no es excesivo, y, la verdad, habría que preguntárselo a los canarios, que somos quienes pagamos, si esto nos parece acertado o no, este incremento del gasto público en medio millón de euros. Porque es muy fácil -se lo digo de verdad- desde el gobierno y con el dinero de los demás decir que el incremento no es excesivo, y como ocurre normalmente en España, señorías, en este caso otra vez, de nuevo como ejemplo de los nacionalistas y socialistas, disparar, tirar con pólvora del rey es gratis.

Lo dijimos y lo seguimos diciendo: señor Clavijo, señorías de Coalición Canaria y Partido Socialista Obrero Español, con este gobierno, con este nuevo gasto público, ustedes están mandando un mensaje equivocado a la sociedad canaria. Esta comunidad autónoma, aunque ustedes lo ignoren, lleva desde el año 2010 realizando ajustes sucesivos en su estructura y en el organigrama del Gobierno. Y les doy un dato: hace cinco años existían 122 altos cargos en el Gobierno, tras el último ajuste que efectúa el Gobierno de Canarias en el año 2013, se desciende a 96 altos cargos, con el consiguiente ahorro en las arcas públicas. Y ahora, ustedes, desandando todo este camino que se inició en el año 2010, vuelven a inflar el Gobierno olvidando que los canarios seguimos en crisis y seguimos pasándolo mal, aunque ustedes parece que ya lo han superado.

¿Cuántos altos cargos, señor consejero, va a tener finalmente este gobierno? Me gustaría que me lo aclarase para luego contestarle en la réplica. Y por tanto, ¿por qué realmente ha existido este aumento de altos cargos desmesurado dentro de la estructura del Gobierno?, porque usted argumenta que la hipertrofia que conduce al Gobierno obedece a objetivos relacionados con la gestión y la buena gobernanza, pero la impresión es que ofrece a los socios gubernamentales salidas dentro de sus disputas internas partidistas.

La impresión que tenemos realmente los canarios es que los socios se valen de la estructura del Gobierno para resolver las tensiones internas que existen en Coalición Canaria y Partido Socialista Obrero Español. Y, fíjese -no quiero dejar de decirlo por el poco tiempo que tengo-, portada de un diario de Las Palmas, un antiguo diputado del Partido Socialista Obrero Español y durante veintitrés años director de Transportes del Gobierno de Canarias, textualmente: "Están todos desesperados por pillar cargos". Y esta es la realidad, esta es la sensación que tenemos todos los canarios.

Por tanto, no lo digo yo, lo dicen, además -lo he dicho-, responsables del Partido Socialista Obrero Español, de su partido, bueno, creo que usted no milita en ningún partido político, pues el secretario general, el propio portavoz parlamentario, que critican públicamente al presidente Clavijo por condicionar, por emplear un verbo suave, el Gobierno a los intereses partidarios de Coalición Canaria en otras instituciones. ¡La Casa de tócame Roque! Y a continuación en la siguiente intervención seguiremos ampliando lo que le estaba comentando.

Muchas gracias, señor consejero. Muchas gracias, señora presidenta.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Tiene la palabra en nombre del Grupo Parlamentario Socialista el señor diputado don Manuel Marcos Pérez.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ: Gracias, presidenta. Señorías.

En el inicio de esta legislatura y en esta intervención, pues, nos toca, al Grupo Parlamentario Socialista, valorar políticamente la estructura orgánica del Gobierno, una estructura que puede gustar o no, que puede parecer excesiva o corta, pero una estructura que responde a las necesidades y a la realidad competencial canaria, y, como muy bien ha señalado el señor consejero de la Presidencia en su intervención, una estructura que permita al Ejecutivo alcanzar los objetivos que se han fijado en el acuerdo de gobernabilidad que suscribieron los dos grupos políticos que dan sustento a este gobierno.

Por ello, partiendo de esta premisa y encontrándonos, señorías, en un contexto donde la percepción de la política está en mínimos históricos, este grupo va a trabajar desde la responsabilidad y la sensatez, y, sobre todo, va a exigirle a este gobierno, señor consejero, que escuche y dé soluciones a los problemas de quienes nos ven y nos escuchan. Este es a nuestro entender el debate, señorías: la eficiencia y la eficacia de este gobierno, y no el número de consejerías ni altos cargos del mismo. No estamos aquí para desprestigiarnos mutuamente, sino para trabajar conjuntamente en buscar soluciones en lo que nos demanda la ciudadanía.

La política actual vive instalada en una paradoja de la que solo se puede salir con sensatez y con responsabilidad. Y en esta coyuntura entendemos -y me reitero- que el debate debe centrarse en la eficiencia y la eficacia, en la adecuada o no implantación territorial de la estructura del Gobierno. Algunos de los grupos que me han precedido, hoy y en declaraciones previas, han dicho que sobran consejerías y altos cargos, y yo escuchaba atentamente las intervenciones, y los únicos argumentos que encuentro que respaldan tal afirmación son aquellos que hacen referencia al dogma de la austeridad, cuyo principal objetivo es desmontar lo público a favor de lo privado.

Para el Grupo Socialista, el organigrama que presenta el Ejecutivo responde a las necesidades de Canarias y a nuestra realidad competencial. Una estructura que, también volviendo a las palabras del consejero, tiene como objetivo afrontar el nuevo ciclo político, el nuevo ciclo político y económico, con el fin de mejorar la gestión, señorías, de las políticas sociales, y dar un impulso al nuevo modelo económico, para crear empleo. Ese es el objetivo al que responde esta estructura de Gobierno que hoy se nos presenta en esta comunicación. Y en este sentido, señorías, quiero destacar que este Ejecutivo será el primero en el que la Vicepresidencia del Gobierno ostente las competencias en materia de Asuntos Sociales y Empleo, una decisión que deja bien a las claras la importancia que estas políticas tendrán en la acción del Gobierno. Además, señorías, el propio organigrama fijado para estas dos secciones, Presidencia del Gobierno y Consejería de Empleo, Asuntos Sociales y Vivienda, se ha articulado para ejecutar las medidas programáticas suscritas en el acuerdo de Gobierno.

Aunque se ha tratado de denostar, se crea una figura, el Comisionado de Inclusión Social y Lucha contra la Pobreza, con rango de consejero, órgano que bajo el paraguas de la Vicepresidencia tratará de imprimir transversalidad, señorías, a todas las políticas que emprenda el Gobierno en un asunto prioritario como este, que está como número uno en la agenda de prioridades de este Gobierno y de los grupos que lo sustentan.

Se crea también una nueva Dirección General de Discapacidad y Dependencia, haciendo suyo el Gobierno el dictamen de la Comisión de Estudio sobre la Discapacidad, que en la legislatura pasada trabajó y aprobó en este Parlamento un conjunto de recomendaciones, y una de ellas era crear la Dirección General de la Discapacidad, que se crea junto con la de Dependencia, también lógicamente con el objeto de favorecer la unificación de los procesos de valoración en ambas cuestiones.

Además, será el primer Ejecutivo canario que separa las consejerías -usted ya también lo ha señalado- de Economía y Hacienda, centrando la acción de la primera en el impulso y respaldo de nuestras empresas y tejido productivo, y la segunda asegurando, lógicamente, los fondos que permitan llevar a cabo y sostener la acción de las administraciones públicas que dependen de ella, Gobierno, cabildos y ayuntamientos.

Dentro del área de Economía se incorporan las competencias, y aquí está el consejero, en Industria, en Consumo, en Comercio y Conocimiento, lo que denota la preocupación del Ejecutivo por incorporar a las empresas que operan en Canarias al tan necesario cambio de modelo productivo. Es una medida que el Partido Socialista Canario llevaba en su programa electoral y que celebramos que haya sida tenido en cuenta y recogida por el actual Gobierno de Canarias con base, lógicamente, en el acuerdo programático que hemos sustentado las dos fuerzas políticas que le damos apoyo.

Otra cuestión que para nosotros supone también un cambio sustancial es que se incorpora a esta nueva consejería, la Consejería de Economía, la gestión de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información, como órgano responsable de ejecutar las políticas en materia de conocimiento.

Se crea también junto con la Dirección General de Asuntos Económicos con la Unión Europea -que ya existía- la Dirección General de Asuntos Económicos con África, lo que denota la apuesta de este Gobierno por la internacionalización de la economía canaria en los países de nuestro entorno, sobre la base de la competitividad de nuestras empresas.

En Sanidad, se da continuidad al cambio introducido la pasada legislatura, haciendo depender, por razones de eficiencia, todas las direcciones generales del propio Servicio Canario de Salud en lugar de la consejería.

Por otro lado, señoría, también quiero destacar que las políticas de sostenibilidad vuelven a tener sustantividad propia, y, además, aparecen bajo el paraguas competencial de las dos áreas con las que guardan mayor relación, Política Territorial, y Seguridad y Emergencias.

Así mismo, nos parece acertada la nueva Consejería de Turismo, Cultura y Deportes. Es un claro ejemplo, junto con otros que ya he comentado, de que este nuevo Ejecutivo, pues, no tiene problemas en rectificar lo que se ha hecho mal en el pasado. La experiencia nos ha demostrado que unas áreas como estas, con sustantividad propia, necesitan una gestión más directa y desligada de otras funciones más prioritarias. El resto de consejerías, señorías, conservan una estructura similar a la presentada las últimas legislaturas y al Grupo Socialista le parece, lógicamente, adecuada su continuidad.

Por su parte, la distribución territorial del Gobierno, además de adecuada y proporcionada, entendemos que cumple con los objetivos de implantación territorial que fija nuestro Estatuto y la ley de sedes; también por algún grupo se ha criticado esta distribución territorial que nuestro grupo entiende que cumple, lógicamente, con lo que fija el Estatuto y con la ley de sedes. En definitiva, señorías, el Grupo Socialista entiende que la estructura orgánica, la distribución del Gobierno, es la adecuada y que ha sido, además, pensada para alcanzar importantes objetivos, los objetivos que nos hemos trazado los grupos que apoyan al Gobierno, que se han suscrito en ese acuerdo programático de gobierno, y en los que también el interés general prima sobre cualquier otra consideración.

Gracias, presidenta.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Pérez.

En nombre del Grupo Nacionalista Canario, la señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señora presidenta.

Señorías, buenas tardes.

Me centraré ahora en exponer la posición del Grupo Nacionalista Canario sobre este asunto, si bien luego tendremos la oportunidad, en el segundo turno de intervenciones, de contestar alguna de las imprecisiones manifestadas hoy en esta Cámara.

El Gobierno comparece a petición propia para dar cuenta en este Parlamento de su nueva estructura. La estructura del Gobierno la crea quien tiene la responsabilidad de gobernar, y lo hace, como luego explicaré, conforme a unos objetivos claros, con un amplio margen de discrecionalidad y amparado en su potestad de autoorganización. En el caso de Canarias, sometida a tres limitaciones: por una parte, la limitación impuesta en la ley de sedes y el equilibrio territorial derivado del principio estatutario de cocapitalidad compartida consagrado en el artículo 3 de nuestro Estatuto de Autonomía; una segunda condición referida al número máximo de miembros del Gobierno; y, finalmente, una tercera limitación sobre la observancia de los principios constitucionales y estatutarios por los que la administración sirve con objetividad a los intereses generales.

Este Gobierno se constituye ante todo al amparo de la confianza otorgada a su presidente por treinta y seis de los sesenta diputados de esta Cámara, y se articula en torno a un pacto de dos formaciones políticas que juntas suman treinta y tres escaños, representando el mayor equilibrio en la representación territorial del archipiélago. Es, por tanto, un Gobierno con un amplio respaldo parlamentario, que se sustenta en un extenso programa recogido en el Pacto por el crecimiento y el progreso social y económico de Canarias.

La ley de sedes, como sus señorías conocen, desarrolla el principio estatutario de capitalidad compartida. De este principio deriva el principio de equilibrio territorial de distribución de sedes. En opinión del Grupo Parlamentario Nacionalista, el Gobierno respeta minuciosamente ambos principios, estableciendo en cada una de las ciudades que ostentan la capitalidad compartida la sede de cinco consejerías.

Por otra parte, cumple también el Gobierno con la condición impuesta por el Estatuto de Autonomía cuando limita en once el número de miembros del Gobierno. El Gobierno ha venido hoy a la Cámara a explicar el porqué de esta estructura, ha quedado claro que responde, ante todo, a la realidad que vive Canarias y a los objetivos que el nuevo Gobierno se ha propuesto para los próximos cuatro años, objetivos que deben sentar las bases de la acción del Gobierno, más allá de una legislatura, objetivos ambiciosos, que requieren el trabajo de todos, también de los grupos que conforman la Oposición.

Estamos ante un nuevo ciclo político y económico, y los gobiernos deben adaptarse a la realidad con la que se encuentran cada día, haciendo las transformaciones que consideran que responden mejor a las demandas de la ciudadanía. Con este propósito y para darle el impulso que necesita Canarias, el Gobierno vuelve a contar con diez consejerías y recupera parte de la estructura suprimida como consecuencia de los ajustes presupuestarios de años precedentes.

Como ven, señorías, el Gobierno no vive ajeno a la realidad. Han sido muchas las limitaciones en los últimos años, pero hoy es urgente, como antes decía el consejero, mejorar la gestión de las políticas sociales, ejecutar nuevas reformas legislativas y desarrollar estrategias para favorecer un nuevo modelo económico que nos facilite superar la crisis y fortalecer nuestro tejido económico, social y productivo para no depender de otros en nuestro desarrollo, con objetivos claros: la asistencia a los sectores más desprotegidos de nuestra sociedad, la promoción económica y la creación de empleo.

Sin duda, las políticas sociales ocupan en esta nueva estructura un lugar prioritario. Se crea el Comisionado de Inclusión Social y Lucha contra la Pobreza y la Viceconsejería de Empleo y Emprendeduría para fortalecer la lucha contra la desigualdad, la exclusión social y la pobreza. Se rescata la Dirección General de Dependencia a la que se incorpora la discapacidad, y asimismo se recuperan las direcciones generales de Protección a la Infancia y a la Familia y la de Juventud, ambas suprimidas en el año 2013.

El refuerzo a la política económica se traslada a la estructura con la separación del área de economía de la de Hacienda, esta última manteniendo exclusivamente las políticas de gestión de ingresos y gastos; a economía se agregan dos áreas: Industria y Energía, imprescindibles para provocar la transformación económica con un mayor peso específico de la industria, el comercio y el desarrollo de las energías renovables. Se unen, además, para contribuir a este cambio de modelo económico las políticas de investigación e innovación completando esta consejería de economía los centros directivos encargados de nuestras relaciones económicas con Europa y con los países de nuestro entorno geográfico para favorecer el intercambio de conocimiento y el intercambio económico y comercial.

Como ustedes bien saben, debemos dar pasos pequeños pero seguros para avanzar por este escenario globalizado de tanta inseguridad económica garantizando el empleo.

Uno de los principales objetivos que se ha planteado el Gobierno para generar empleo es el turismo, fortalecer el sector y crear sinergias con aquellas actividades que más proyección le puedan dar al archipiélago como pueden ser la cultura y el deporte. Para ello era necesario volver a contar con una consejería propia que trabajara en esta dirección por lo que se recupera la Consejería de Turismo suprimida en el año 2010.

También la colaboración del sector turístico con el sector primario está concebida para crear mecanismos estratégicos de impulso económico. Y en este ámbito se suprime la Viceconsejería de Pesca y Aguas para transformarla en dos direcciones generales recuperando la Dirección General de Aguas suprimida en el año 2013.

Asimismo, como recordarán, uno de los compromisos de este Gobierno que nosotros apoyamos es el de simplificar la legislación territorial y medioambiental para agilizar la creación y el desarrollo de la actividad económica. Era necesario también recuperar para este fin la Consejería de Política Territorial y volver a unir la ordenación del territorio con el área de sostenibilidad, separadas en el año 2011 al objeto de alcanzar ahora una acción más eficaz.

Estos son, señorías, los pilares que forman la estructura organizativa, las políticas sociales y el impulso a la economía.

La Administración pública ha de servir con objetividad a los intereses generales y actuar de acuerdo a los principios constitucionales y estatutarios, lo importante, lo relevante, lo esencial es que el Gobierno se organice y adopte una estructura adecuada para el cumplimiento de unos objetivos que estén alineados con el interés general de los canarios y las canarias.

Los gobiernos en los últimos años tuvieron que adaptarse a un escenario de crisis marcado por las políticas de austeridad. Se construyeron estructuras condicionadas por los límites de los objetivos de la estabilidad presupuestaria, de la deuda pública y la regla de gastos, centrándose, fundamentalmente, en el mantenimiento de los servicios públicos esenciales. Estamos ante un tiempo nuevo.

Todos los indicadores apuntan que nos encontramos ante el comienzo de la recuperación pero en un escenario muy inestable. La tarea será larga y difícil, lo sabemos, debemos, además, sentar las bases para ser capaces de corregir los errores del pasado evitando reproducirlos en el futuro. Tenemos que estar preparados para aprovechar la oportunidad de remontar estos años que han sido tan duros para muchos canarios y canarias, para las familias, para nuestras pequeñas y medianas empresas, porque muchos lo han pasado mal, lo siguen pasando mal.

Este Gobierno ha priorizado -insisto-, de una parte, las políticas sociales, el compensar desigualdades, la cohesión social, la protección a los más débiles y, de otra, la reactivación de la actividad económica para el crecimiento económico y el fomento en la generación de empleo, adecuando su estructura con una reasignación de áreas más efectivas.

Es cierto, señorías, que en momentos de crisis surgen voces que cuestionan la utilidad de lo público y la razón de ser de la administración, pero desde el Grupo Parlamentario Nacionalista creemos que es preciso defender una pervivencia de la administración como garantía de los derechos de los ciudadanos y la prestación de los servicios públicos, especialmente los servicios públicos esenciales porque administración pública es y debe seguir siendo nuestros hospitales y centros de salud, nuestras escuelas, la justicia y nuestra seguridad.

Garantizar el Estado de bienestar de nuestra sociedad depende de todos, cada uno desde nuestra responsabilidad y, sin duda, nuestro trabajo solo debe ser valorado por su eficiencia. La administración debe tener mecanismos para favorecer la actividad económica y la asistencia social, pero para ello se necesitan recursos, para ello se necesitan personas.

Señorías, la administración resulta imprescindible, debemos aspirar a tener la mejor posible afrontando la necesaria modernización de sus estructuras, procedimientos, procesos y servicios, medidas enfocadas a la reducción de burocracia con la simplificación y la aplicación de fórmulas de calidad normativa; optimizar la eficacia incrementando la transparencia y la redición de cuentas a la ciudadanía; avanzar en las transferencias y la delegación de competencias en cabildos y ayuntamientos desarrollando las Leyes 7 y 8/2015, de Cabildos Insulares y de Municipios de Canarias; llevar a cabo el análisis y revisión de la legislación sectorial para detectar, corregir y eliminar duplicidades de competencias entre las distintas administraciones públicas. Todas estas son, sin lugar a dudas, algunas medidas que nos conducirán a una mejor administración.

Canarias es una realidad singular con siete territorios diversos de más de dos millones de personas que precisan una administración que dé respuesta, también de manera singular, a los problemas que nos atañen.

Señorías, tenemos por delante retos importantes y ambiciosos, pero que son posibles con la adhesión de administraciones públicas, de la sociedad y de todas las fuerzas políticas. Somos nosotros, los grupos parlamentarios que conformamos esta Cámara, los que debemos aunar voluntades y propiciar ese consenso. En esta línea de trabajo está el Gobierno de Canarias y con ese objetivo ha puesto a sus miembros a trabajar desde el primer día. Creemos que el Gobierno tiene una estructura sólida para conseguir esos objetivos.

Desde el Grupo Nacionalista Canario trabajaremos para contribuir a ese logro, y esperamos que sea de la mano y colaboración y consenso con el resto de los grupos que conforman este Parlamento.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Beato.

Tiene la palabra por el Gobierno el señor consejero de la Presidencia, para contestar a las cuestiones planteadas, por tiempo máximo de diez minutos.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Afonso González): Gracias, señora presidenta. Trataré de ser breve porque, como decía la representante del Grupo Parlamentario Nacionalista, evidentemente la elaboración y la aprobación de la estructura orgánica del Gobierno responde a la potestad de autoorganización y del punto de vista de la facultad discrecional que tiene el Gobierno a la hora de diseñarla para atender como objetivo fundamental -y ya lo decía en mi primera intervención- los problemas que tiene la ciudadanía en áreas tan sensibles como pueden ser las políticas sociales, la educación o la sanidad.

Centrándonos en algunas de las intervenciones que se han efectuado, empezando por la de la señora González, diputada de Nueva Canarias, cuando plantea que la estructura responde a efectuar pagos de favores políticos, pues evidentemente el planteamiento de la estructura del Gobierno está pensado y está diseñado con un único objetivo: cumplir con los objetivos fijados en el programa de gobernabilidad, en el acuerdo de gobernabilidad firmado y aprobado por las dos fuerzas políticas con mayor representación en esta Cámara, y que da sustento al Gobierno. El mismo pretende atender los problemas de las personas, y la estructura que se ha diseñado es para tratar de resolverlos.

No puedo aceptar tampoco el planteamiento que efectúa sobre el desequilibrio territorial. Entendemos que aquí lo importante, con el diseño de la estructura, son las funciones que se desempeñan y quién las desempeña o es elegido para desempeñar la función directiva en cada uno de esos órganos, que, con independencia de dónde haya nacido, va a dedicar todos sus esfuerzos y todos sus empeños en tratar de resolver los problemas de la ciudadanía canaria. Aquí lo importante es crear empleo, lo importante es diversificar la economía, potenciar nuestro tejido productivo y mejorar los servicios públicos que se prestan a la ciudadanía, no el lugar donde nace cada uno de los cargos que ocupan las distintas responsabilidades que forman en este momento, pues, los órganos de la estructura del Gobierno.

En relación con la propuesta, evidentemente, el objetivo estratégico de luchar contra la pobreza, ahí tendrá de lado siempre al Gobierno y esperamos en esta Cámara, pues, que evidentemente todas las fuerzas con representación parlamentaria así lo secunden, como ya decíamos, un objetivo estratégico de este gobierno, poner en marcha un plan contra la pobreza. A través de la aprobación de la estructura entendemos que se han dado los primeros pasos, no solo con la creación del Comisionado de Inclusión Social y Lucha contra la Pobreza que, como saben, va a tener una función transversal, de coordinación con todos los órganos del Gobierno en aquellas políticas que se tengan que desarrollar y evaluando el resultado de las mismas para establecer unas pautas que sean coherentes y acertadas en esta materia, sino que a su vez se ha apostado, como decía en la primera intervención, por reforzar la estructura, que entendíamos esencial, de la Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Viviendas, para, como es habitual en cualquier organización, sea pública o privada, poder contar con los medios necesarios para llevar a cabo una dirección político-técnica y estratégica de aquellas acciones políticas que se quieren llevar a cabo.

Con carácter general lo ha planteado no solo usted, también la señora Monzón, el señor Moreno, poniendo en duda la eficacia o eficiencia de la estructura del Gobierno. Es más, ya se ha asentado en esta Cámara que la estructura que ha aprobado el Gobierno y que estamos comunicando ahora a la Cámara regional no va a ser eficiente. Llevamos sesenta días de intensa actividad gubernamental, permítame que el tiempo será el que dirá si es eficiente o no la estructura, y no estableciendo de antemano o afirmando ya en esta Cámara de antemano que no lo va a ser. Nosotros -vuelvo a reiterar- entendemos que no solo es eficiente o va a ser eficiente, sino que es la necesaria, y creemos que el tiempo nos dará la razón. Simplemente planteamos que si las fuerzas o grupos parlamentarios que tienen representación en esta Cámara entienden que unos 100 altos cargos, que son los que forman parte, aproximadamente, de la estructura del Gobierno, son demasiados para dirigir la acción de gobierno que tiene que efectuarse en las distintas áreas de la misma a través o mediante los más de 60 000 empleados públicos que componen la estructura administrativa de la Administración canaria. Nosotros entendemos evidentemente que no.

En cuanto al planteamiento que efectuaba sobre la Agencia Tributaria Canaria la señora Monzón, evidentemente no puedo aceptarle que estemos hablando de cinco cargos adicionales en el ámbito de la Agencia Tributaria Canaria. Usted sabe que esta Cámara aprobó en la anterior legislatura, en el año 2014, la ley de creación de la Agencia Tributaria Canaria, y, como consecuencia de la creación de esa agencia, lo que se produjo fue, dentro de la estructura del Gobierno, la supresión, como bien sabe, de la Dirección General de Tributos y la creación de la Dirección de la Agencia. La estructura interna que tiene la Agencia Tributaria Canaria vendrá determinada, en primer lugar, por el estatuto de la Agencia y, a su vez, por la aprobación de la relación de puestos de trabajo. Aquellos puestos que forman parte de la estructura de la Agencia, como usted bien sabe, como establece el estatuto, son subdirecciones generales o puestos con rango asimilado que deben desempeñarse por funcionarios públicos, como usted también perfectamente conoce.

En cuanto a la necesidad o no, creo entenderle que planteaba que en este momento, en esta legislatura, no era oportuno efectuar la división entre la Consejería de Hacienda y la Consejería de Economía. No solo nos remitimos al acuerdo de gobernabilidad, sino a los propios programas electorales de las fuerzas que apoyan al Gobierno, que entendían que era absolutamente necesario efectuar esa división. Para centrarse la Consejería de Hacienda en el ejercicio de las políticas, que tiene que diseñar la política tributaria, la política financiera, presupuestaria... Y por parte de la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento, apostar, como no puede ser de otra manera, por potenciar la diversificación de la economía, apostar por unas políticas de energías renovables, y, como decía también al inicio, tratar de fortalecer el tejido productivo de Canarias, que es lo que permitirá generar riqueza y resolver, como no puede ser de otra manera, el gran problema de la ciudadanía canaria que es el empleo, que posibilitará, como todos podremos compartir en esta Cámara, que empiece a salir o a reducirse, como decíamos, la tasa de desempleo y empezar a poder resolver buena parte de los problemas que tiene la ciudadanía canaria.

Para terminar, los contextos, y eso va ligado evidentemente al planteamiento que efectuaba el señor Moreno. Yo creo que el debate de cargos y de consejerías que ha planteado y los términos en que se han efectuado en anteriores comunicados o comunicaciones el Gobierno anterior, la discusión del número más o menos, yo creo que es superficial, demagógico y banal. En fin, yo creo que aquí lo importante, como no puede ser de otra manera, es la calidad de los servicios públicos que se prestan a la ciudadanía, y en esa posición van a encontrar siempre al Gobierno. Hablar de un número más, un número menos, para colgarnos la medalla del Gobierno menos austero -ya decía- yo creo que es demagógico. Yo creo que como Oposición el Grupo Parlamentario Popular parece que predica con esas estructuras austeras, pero, sin embargo, cuando tiene responsabilidades de gobierno y podemos verlo en las distintas instituciones, administraciones públicas, en las que están al frente, no predican con el ejemplo.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

Tienen la réplica ahora los grupos parlamentarios. ¿Grupo Mixto, la réplica? (El Grupo Parlamentario Mixto rehúsa intervenir.) ¿El Grupo de Nueva Canarias? Señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, señora presidenta.

Señor consejero de Presidencia, decirle que para el Grupo Parlamentario de Nueva Canarias para cumplir con los objetivos que tiene fijados el Gobierno no es necesario -entendemos-, no es prioritario, fundamental, incrementar el gasto en la estructura del Gobierno, sino incrementar el gasto en las necesidades de los ciudadanos canarios, incrementar el gasto en sanidad, incrementar el gasto en educación, incrementar el gasto en políticas sociales.

En cualquiera de los casos y al margen de la mayor o menor estructura, a la que, como le comenté antes, damos el beneficio de la duda y quedamos expectantes de los resultados, lo que sí seguimos sin aceptar, y que sí consideramos que es importante, es el desequilibrio territorial, como le dije antes. Ese desequilibrio territorial, que usted dice que no es importante de dónde sean las personas o de dónde no sean, entiendo que es que contradice el propio discurso que tiene el Gobierno, o sea, ese discurso en el que, cuando hablamos de la reforma electoral, se pide respeto al territorio, en ese discurso donde se considera que todos los territorios tienen que estar representados, pues, la realidad es que en la estructura que ha hecho el Gobierno, el territorio, o sea, al margen de la formalidad de la ley de sedes, el poder político -vuelvo y repito- y el poder económico lo han centrado en un solo territorio, en detrimento del resto de los territorios canarios.

Entonces, nosotros seguimos considerando que ese equilibrio territorial era necesario, era imprescindible y es fundamental para garantizar la estabilidad y el peso específico de todo el territorio canario, y no que quede concentrado en un solo territorio y en una sola isla.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora González.

A continuación el Grupo Parlamentario Podemos, la señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO: Bueno, voy a empezar un poco por algunos cargos que se han nombrado aquí de nueva creación, uno de ellos el Comisionado que va a luchar contra la pobreza en Canarias, algo que nos alegra enormemente, que dentro de los argumentos que se están esgrimiendo en este Parlamento se hable de la transversalidad, que, evidentemente, tiene el desarrollo de unas políticas para luchar contra la pobreza en Canarias; por tanto, nos sorprende enormemente que desde el Gobierno haya esa sensibilidad de transversalidad, y, sin embargo, no la haya en esta Cámara cuando se ha solicitado la mesa de rescate ciudadano, entendiendo que es una mesa transversal y que no está representada en ninguna de las comisiones ya creadas en este Parlamento, algo que quería dejar aquí por la propia contradicción de los grupos políticos, de los partidos políticos que integran esta Cámara en el Gobierno y en el Parlamento.

Por otro lado, se habla de la austeridad y se ha hablado de que efectivamente esta estructura, con el gasto que -vuelvo a repetir- ronda, y no voy a discutir sobre más o menos cargos, pero de 900 000 euros estamos hablando que ronda ese incremento de gasto en los cargos; yo hago esta pregunta en este Parlamento: ¿no creen que los ciudadanos y ciudadanas de Canarias no creerían que sería más eficaz y más eficiente un Gobierno que destinara esos presupuestos a la sanidad, a la educación, a los servicios sociales, con la situación socioeconómica que tenemos en Canarias? Nosotros pensamos que sí, que el ciudadano va a entender mejor que ese dinero se desvíe en lo que ahora mismo es una necesidad para muchísimos ciudadanos.

Nosotros apostamos por una administración pública de calidad. Defendemos los servicios públicos porque entendemos que son los únicos que pueden dar una calidad al ciudadano y que, además, atienden al ciudadano en igualdad de condiciones. Y para ello hablamos, cuando hablamos de las organizaciones, no solo de nuestra estructura política, sino de una organización de las unidades administrativas en la que no haya un divorcio entre la parte política y la parte administrativa, en la que se trabaje conjuntamente y que se apoye en los técnicos y en los profesionales que tenemos en la Administración pública, que son muchos y muy buenos, que han sido castigados enormemente en estas últimas legislaturas, precisamente por esa austeridad que ahora dicen que otros defienden, cuando han sido los propios partidos políticos que están ahora mismo en el Gobierno los que han ido a esta austeridad. No solamente porque hayamos tenido por parte del Estado español tanto la ley de presupuestos como otra ley de medidas administrativas en las que se ha deteriorado enormemente todas las condiciones de los empleados públicos, y la no sustitución de empleados como hablábamos antes, sino también por las medidas en las que el propio Gobierno de Canarias, teniendo excepciones en la ley de presupuestos, no ha sido capaz de sustituir personal que sí se podía haber hecho, y que ha generado movilidades entre el personal que ahora mismo está deteriorando la calidad de los servicios públicos.

Para nosotros, eso es lo importante: la calidad de los servicios públicos, que el ciudadano, cuando va a que le presten un servicio dentro de la administración, se encuentre con personas que puedan y tengan la capacidad y los medios suficientes para poder atenderle en las condiciones de calidad que se merecen los ciudadanos y ciudadanas de estas islas.

Yo pregunté por la motivación de los cambios de sede; no he encontrado ni una sola respuesta del señor consejero en esta materia, no sé si es que no la tiene. Esto puede inducir a que alguien pueda pensar que toda esta estructura del Gobierno se haya realizado para poner a ciertas personas en los cargos, porque hay un acuerdo de gobierno en el que hay que repartir un pastel y hay que colocar a mucha gente. Si no se da explicación, dejamos esto en el aire; yo vuelvo a insistir en que se motive y que se explique por qué hay cambios de sedes y por qué, aunque es verdad que la estructura depende del Gobierno, es el Gobierno el que deja de responder ante los ciudadanos, no ante las personas de esta Cámara o ante los diputados, sino ante los ciudadanos, que son los que están, como usted decía anteriormente, demandando cada vez más transparencia y más claridad en la gestión de lo público, en la gestión de su dinero.

En definitiva, y no me quiero extender mucho más, aunque también quería incidir en el tema de que hay algunas consejerías que no han modificado las asignaciones en las materias, en las áreas en las que también se han incrementado los cargos, como puede ser Presidencia o como puede ser Agricultura en la que se incrementan los cargos sin que haya nuevas asunciones de competencias ni se hayan asumido ningunas otras materias. Pero, en definitiva, demandamos una administración de calidad, una estructura que sea eficiente para la calidad y una administración profesional donde los directores generales que son los cargos políticos, digamos, que están más cerca de los cargos técnicos de la administración de las unidades administrativas sean profesionales, humanos y eficaces porque de esta manera realmente haremos mejor la Administración pública.

Y, por último, decir que con los razonamientos que aquí he escuchado, para nosotros, desde luego, este incremento de cargos públicos no solamente no es comprensible, sino es inconcebible e intolerable.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Monzón.

Señor Moreno, Grupo Popular.

El señor MORENO BRAVO: Muchas gracias, señora presidenta.

Señor consejero, me deja usted perplejo, esta era una iniciativa instada por su Gobierno para explicarnos la estructura y sedes del Gobierno de Canarias, ¿qué le ha molestado de mi intervención?, ¿le molesta a usted que le hable de la estructura del Gobierno de Canarias?, ¿eso es lo que le molesta? ¿Me llama usted demagógico a mí por hacerle o advertirle que esa nueva estructura, que es de lo que venimos aquí a discutir porque yo no vengo a discutir de otra cosa, genera más de medio millón de euros a las arcas canarias?, ¿eso es lo que le molesta y eso es demagógico? Pues, mire, son presupuestos puramente objetivos, yo no los veo ni siquiera subjetivos, puramente objetivos. Es más, la compañera de Podemos ha llegado hablar de que ese gasto público podría estar cercano a los 892 000 euros, tal vez su argumento, señor consejero, señor Afonso, no sea demagógico, sino temerario, porque que a usted que le parezca que más de medio millón de euros no es nada, eso sí que es una temeridad en un miembro del Gobierno.

Y, mire, le voy a decir otra cosa más, denota por dónde va a ir su gestión de cara al futuro: al fracaso. ¿Y quiere que hablemos de gestión? Le invito, cuando habla de la gestión de los gobiernos del Partido Popular, a que haga usted cualquier iniciativa e intente exponerme con datos fehacientes la diferencia, porque es la conclusión a la que va a llegar a usted entre el despilfarro socialista y la austeridad de los gobiernos del Partido Popular que han sacado a este país de la crisis donde nos llevaron ustedes en el año 2011, señor consejero.

Señor Afonso, le voy a decir la verdad, esta iniciativa era para esto, para hablar de la estructura, no más, si no da más juego. Entonces, a usted le molesta que yo le hable de los 122 altos cargos que existían en el 2011, que pasan a 97 en el 2013, ¿de qué quiere que le hable, señor Afonso?, es que, sinceramente, no lo entiendo. Y como sé que le molesta voy a seguir hablando de la estructura del Gobierno de Canarias y de los cargos que han ampliado ustedes en este Gobierno elefantiásico.

Mire, vamos a ver, lo importante, porque se lo voy a querer recordar, aunque parece que ahora ya el Gobierno anterior del que usted formaba parte como alto cargo, como director general de Función Pública..., se lo voy a recordar porque no sé si antes se me ha oído bien como consecuencia de los micrófonos, y quiero traerlo otra vez a colación, la definición que daba el anterior consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, medida ejemplar, ejercicio democrático: que la austeridad en el gasto público obligaba a todos los poderes públicos sin excepción y que este era el camino a seguir por parte de cualquier gobierno autónomo, en ese caso entiendo antes y ahora también, socialista y nacionalista. Y voy a bajar a la casuística de esta estructura de Gobierno que, le repito, es una comparecencia que no da para más, ¿de acuerdo?

Le hablo en primer lugar del caso del viceconsejero de Justicia. Hoy en día se encuentra paralizado el nombramiento del futuro viceconsejero de Justicia como consecuencia de la problemática, de la disparidad que existe entre Coalición Canaria de Lanzarote y el Partido Socialista Obrero Español de Lanzarote. Muy bien, le voy a decir una cosa, y también parece que venía a colación de lo que hemos vivido a cuenta del pacto que existe con estos mismos grupos en el Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna. Yo les voy a decir una cosa: no se preocupen tanto, no nombren viceconsejero de Justicia, no hace falta si ya tienen un director general de relaciones con la Administración de Justicia, o una cosa o la otra, pero dos, le voy a decir a usted que no vale para nada, ya lo demostraron en la anterior legislatura 2011-2015 de la que son ustedes absolutos herederos. ¿Por qué?, porque, fíjese, yo desde esta tribuna en muchas ocasiones requería a la consejería del ramo la instalación de la nueva oficina judicial en Canarias, que eso de nueva oficina judicial ya tiene pitorreo y cachondeo. Bueno, pues le voy a decir una cosa: no se consiguió nada y había dos flamantes cargos, el de viceconsejero de Justicia y el de director general de Relaciones con la Administración de Justicia, ahórrense la disputa, se lo arreglo yo ahora mismo, en este momento, ya no tienen más disputa en relación con la viceconsejería de Justicia. Eso sí, quiten al director general de Justicia que tienen ahora y por el que protestan algunos grupos de esta Cámara. Lo que sí es verdad es que parece inaudito e increíble que se condicione la configuración, la conformación del Gobierno de Canarias a estos pactos, a pactos en otras instituciones, a pactos en un ayuntamiento, por muy importante que sea, o en un cabildo, por muy importante que sea, porque no llegan ustedes a un acuerdo -los socialistas y los nacionalistas-. Creo que, incluso hoy, ya se está ahondando por ahí que Agrupación Herreña Independiente se va del Gobierno de Canarias -acabo de leer ahora en un digital, no sé si será verdad-. Pero, fíjese, a escasos dos meses de configurado el gobierno que hemos parido o que han parido ustedes y alumbrado en Canarias a raíz de las elecciones, nos encontramos con que ni siquiera han conformado y cerrado este gobierno con lógica y exactitud.

Y la verdad es que, se lo digo de verdad, sinceramente, yo creo que el señor presidente, y usted como señor consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, debería protegerse de estos ámbitos externos de decisión, y, además, proteger, de este modo, el gobierno de los canarios de tanta intriga, de tanto empujón y de tanta patadita por debajo de la mesa. Pero como a usted no le gusta la casuística de la estructura del Gobierno y se la he traído...

Hemos ya hablado del viceconsejero de Justicia, fíjese lo que me ha dado solo un futuro nombramiento, tengo más. Tengo el caso que ya antes he señalado sobre lo de queremos o tenemos necesidad de pillar cargos, que eso decía el señor Mayoral, el famoso director general de Transportes de veintitrés días de nombramiento. A lo mejor dijo eso de "llegué, vi y me marché", porque se marchó por lo que vio, seguramente, en esa Dirección General de Transportes. Y la verdad, dígamelo usted ya que está aquí para esto, para la estructura del Gobierno: ¿qué es lo que ha visto el señor Mayoral para salir corriendo a los veintitrés días de ser nombrado? Sigo: el nombramiento de la nueva directora de la Agencia Tributaria, la verdad es que para mí y para mi grupo, antepongo a mi grupo, y posteriormente me pongo a mí, sinceramente, la norma exigía titulación superior, bien, ustedes han buscado interpretaciones y ahora nos comemos todos pulpo como animal de compañía. Bien.

Pero le voy a decir una cosa: han preguntado ustedes a los funcionarios de la Agencia Tributaria qué les parece este nombramiento, esta organización, este organismo tan sensible para ustedes, que crearon recientemente y que, sinceramente, el mensaje que llega a la ciudadanía va a ser que cualquiera vale cuando lo imponga una organización insular concreta. Eso es lo que hay. Porque, mire, esto ha pasado exactamente igual dentro de la estructura del Gobierno, de la que usted no quiere hablar, con el nombramiento fallido de la directora general de la Agencia de Calidad Universitaria, a la que se elegía por su experiencia en la institución en el campo universitario y luego resulta que no reunía los requisitos objetivos establecidos por la norma, ¡qué casualidad!, y rápidamente por arte de birlibirloque la colocamos del campo educativo a ser ni más ni menos que directora general de las Relaciones Exteriores. Este nombramiento, señor consejero, ¿responde a mérito, capacidad y experiencia de la elegida, de la agraciada, que antes era experta en educación y ahora es experta en relaciones exteriores? Pero bueno, dígame usted lo que quiera luego en el trámite, lo que quiera.

Tenemos el caso reciente también del nombramiento del nuevo director general de Carreteras de la comunidad autónoma, que ha fracaso estrepitosamente en el Cabildo de Tenerife, y, no lo digo yo, lo dice el presidente del Cabildo de Tenerife, don Carlos Alonso. Toda la responsabilidad del fracaso en Tenerife es de este señor, del que fue nombrado director general de Carreteras. Y ahora resulta que lo que es malo para Tenerife lo vamos a trasladar a toda Canarias para que tengamos todos un poquito de cosita mal hecha, ¿vale? Y, sinceramente, la verdad, el ente Radiotelevisión Canaria sigue en la Consejería de Hacienda cuando tal vez su sitio natural es la Consejería de Presidencia, pero parece -eso también se lo adelanto yo- que el control de la televisión canaria, el control político de la televisión canaria, deba estar, al menos, en manos de Coalición Canaria.

Por último, la verdad es que me gustaría saber que este gobierno desmedido, que ha roto la tradición iniciada por los consejeros socialistas y por los gobiernos socialistas-nacionalistas anteriores, de reducción, de ser ejemplo, no corresponde..., cuando, precisamente, la disposición final segunda de la Ley de Cabildos nos dice que estaremos ante un nuevo reparto competencial y que va a significar la transferencia o la clarificación del mapa competencial con los cabildos, pero verán ustedes, transferirán competencias y eso significará menos gestión y tal vez eso significará que el Gobierno tenga que ser mastodóntico, como lo han convertido ahora ustedes, de 8 a 11.

Tendremos más en las propuestas de resolución. Muchas gracias, señor consejero.

Gracias, señora presidenta.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Moreno.

En nombre del Grupo Socialista, señor Pérez.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Si me lo permite, desde el escaño.

Simplemente para reiterar las consideraciones que esgrimí en la tribuna en nombre de mi grupo parlamentario defendiendo la estructura que ha presentado el Gobierno, una estructura que responde a unos objetivos claros que se han trazado en un programa de acción de gobierno, que es la necesaria para dar cumplimiento a esos objetivos, que tiene como prioridad el mantenimiento de los servicios públicos, la lucha contra la desigualdad, la apuesta por el crecimiento económico y la creación de empleo. Frente a aquellos que han aprovechado la crisis para desmantelar los servicios públicos, esta estructura de gobierno y este gobierno lo que van a hacer es mantener los servicios públicos y para ello es necesaria esta estructura.

Por lo tanto, no vamos a abundar más en los argumentos que hemos esgrimido, sino que reiteramos, por lo tanto, nuestro apoyo al Gobierno en esta comunicación.

Gracias, presidenta.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Pérez.

En nombre del Grupo Nacionalista Canario, señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señora presidenta.

Como decía, se han vertido muchas imprecisiones. El Gobierno está a más del 90 % de sus cargos nombrados, y se ha llevado un ritmo normal. Si ustedes consultan hemerotecas, comprobarán que la dinámica de nombramientos ha sido la misma, la habitual, de cualquier comienzo de legislatura. El Gobierno está centrado y se ha puesto a trabajar desde el primer día. Y esta mañana lo hemos visto con las comparecencias de muchos consejeros, que han podido explicar en qué están trabajando y cuáles son sus objetivos.

El incremento del gasto. Miren, en octubre del 2010 el Gobierno suprimió dos consejerías, convirtiéndose con ocho en la segunda comunidad autónoma con menor número de departamentos. Y los años del 10 al 15 se suprimieron una veintena de altos cargos y paralelamente los puestos eventuales. Desde 2008 se congelaron las retribuciones del Gobierno, y en el 2010 se redujeron desde un 15 a un 7 %. El sector público empresarial también experimentó severos ajustes, con más del 65 % en cinco años.

Estamos en un tiempo nuevo, es un nuevo ciclo, aunque el señor Moreno nunca está conforme pues, aunque el señor Montoro hable en Madrid de recuperación, a él aquí le parece que no estamos cambiando de ciclo. El incremento del gasto, señorías, cuyos datos ha explicado el consejero, obedece estrictamente a razones de eficiencia en los objetivos que hemos explicado, apoyo a lo social y dinamización en la economía. Y este Gobierno será transparente en el empleo de los fondos públicos.

Miren, señores de Podemos, el Cabildo de Gran Canaria también ha sido noticia por su incremento de altos cargos. Han aumentado un 20 % las consejerías con dedicación exclusiva, han incrementado de 11 a 19 los cargos directivos. Suponemos que también será por las mismas razones que incrementa la estructura del Gobierno de Canarias.

Pero también, señores de Podemos, quisiera decirles, que leyendo su programa electoral perdí la cuenta -confieso- de cuántas comisiones, oficinas, órganos y comités ustedes proponían en su programa, y les leo, les cito algunos de ellos, de los que prometían crear: un consejo de jóvenes, un consejo de mayores por cada isla, una oficina ciudadana de control, una oficina antifraude, una oficina de apoyo al emigrado, un centro de estudios jurídicos internacional, una comisión de peticiones y una comisión de cultura, un órgano independiente para la gestión del suelo, una oficina pública de protección frente a la discriminación, una consejería de juventud, una consejería de sostenibilidad, un organismo que ponga en contacto a los propietarios de tierras en desuso con los interesados en cultivarlos, y así un largo etcétera, hasta la creación de una banca pública canaria. No estoy haciendo una caricatura, son sus propuestas electorales, y las he traído aquí para ilustrar la importancia del valor de la coherencia, porque con ustedes se cumple aquello de que una cosa es predicar y otra dar trigo.

Señorías, no tenemos una estructura elefantiásica. En puridad solo se crean dos altos cargos, el resto se recupera de parte de la estructura suprimida, y no llegamos ni siquiera a igualar la estructura de antes de la crisis. Tampoco tenemos un sector público elevado, con veinte sociedades mercantiles y siete fundaciones públicas, estamos muy por debajo de la media de las comunidades autónomas.

Mire, hablaba usted de duplicidades, y ponía el ejemplo de la Dirección General de Coordinación y Apoyo Técnico a la Vicepresidencia. No le debería de sorprender, porque cuando el señor Soria era vicepresidente del Gobierno tenía una dirección general con competencias similares, que se denominaba Dirección General de Estudios Socioeconómicos, y que se suprimió en el año 2010.

Mire, no hay duplicidades, mandan los hechos, no las percepciones. Y eso se verá con la aprobación de los reglamentos orgánicos.

Mire, la Ley de Municipios y la Ley de Cabildos entraron en vigor en junio y el Gobierno se constituyó en julio. La Fecam, como principal interlocutor, aún no se ha constituido. El plazo de la disposición -de cabildos- adicional que usted decía, es de dos años. Hay una agenda y un calendario. Señorías, dejen que el calendario se cumpla.

Miren, crearon ustedes la CORA, una Comisión de Reforma de las Administraciones Públicas, que ha cosechado unos tibios resultados y que no ha abordado un asunto tan importante como la reforma de la estructura territorial del Estado, y cuyo único mérito destacable fue la reforma local, que sembró el caos en el ámbito local, suprimiendo en una crisis feroz las competencias en asuntos sociales y de prevención de la violencia.

Se empeñan en afear los nombramientos del Gobierno, hablan de repartir el pastel. Miren, nosotros no ponemos en duda la capacidad de ustedes para ejercer su trabajo. No pongan tampoco ustedes la capacidad del Gobierno para ejercerla, porque la política es un oficio digno, muy difícil de ejercer en estos tiempos, y les pido que sean consecuentes y nos comprometamos todos a recuperar esa credibilidad.

Canarias por encima de todo: ese fue el compromiso del presidente en su investidura y el encargo que hizo a los consejeros. Para este Gobierno, Canarias es su única prioridad. Para hacer política insular local, están otras instancias, otras instituciones. El Gobierno y todos sus altos cargos trabajan por y para Canarias sin distinción de islas y territorios, asumen el deber de servir a Canarias independientemente de dónde hayan nacido, dónde residan o dónde hayan echado raíces. Somos nacionalistas canarios, señorías, defendemos a Canarias por encima de todo, no vamos a entrar en luchas entre islas. No se preocupen, por tanto, por dónde está físicamente cada sede, porque, además, con la administración electrónica, la sede está donde esté uno mismo. Miren, tenemos un Gobierno equilibrado, de hombres y mujeres con preparación y solvencia, que encarnan una nueva generación, que representan una nueva esperanza para Canarias; estructurado para dar respuesta real y efectiva a los problemas de los canarios y canarias; que prioriza las políticas sociales y la activación de la economía para superar desigualdades, fomentar el empleo y llevar a Canarias por la senda del progreso.

La tarea de este Parlamento, nuestra tarea, señorías, es impulsar y controlar la acción de ese Gobierno. Yo les pido que hablemos de futuro, de cómo vamos a contribuir entre todos a remontar esta crisis, de cómo vamos a ponernos de acuerdo para consensuar desde este Parlamento, con generosidad y amplitud de miras, la solución a los problemas de los canarios y las canarias. En eso está concentrado el Gobierno, y en eso también tenemos que concentrarnos todos.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Beato.

Cierra el Gobierno. Señor consejero, turno de diez minutos para cerrar.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Afonso González): Señora presidenta, gracias.

Primero me gustaría agradecer -es algo que no hice en la primera intervención, en la primera réplica- a los portavoces del Grupo Parlamentario Socialista y a la portavoz del Grupo Parlamentario Nacionalista el apoyo dado a la estructura que hoy el Gobierno está comunicando a esta Cámara.

En cuanto a las intervenciones del resto de grupos de la Oposición, si me lo permite, presidenta, yo no sé si he tenido un lapsus, creía que estábamos en la comunicación de la estructura del Gobierno y con la intervención del señor Moreno parece que estábamos en una comparecencia sobre los nombramientos realizados en el mismo, no sobre un análisis de lo que debe ser la estructura. Vamos a ver, señor Moreno, cuando hablaba de demagogia no hablaba de que fuera demagógica su intervención; hablaba de que, con carácter general, hablar de la creación o la existencia de más cargos públicos o menos cargos públicos es un debate demagógico, superficial y banal. Si al final de lo que estamos hablando es de tener unos pocos o menos cargos públicos y que eso repercuta en la calidad de los servicios públicos que se prestan a la ciudadanía canaria. Bajo el principio y el paraguas de la austeridad que se ha implantado en Europa y que ha seguido el Gobierno central, pues, evidentemente, no, nosotros no vamos a estar ahí. Entendemos que se abre un nuevo ciclo, entendemos que debemos aprovecharlo, y que debemos dar pasos para revertir esa situación, y lo vamos a hacer. Si ustedes han podido ver cuál es la estructura que ha diseñado el Gobierno, buena parte del incremento de esa estructura se basa en fortalecer las áreas sociales del Gobierno, porque ya lo vuelvo a decir, como ya lo dije en las dos intervenciones anteriores: un objetivo fundamental para este Gobierno son las personas, y, por tanto, ese va a ser el objetivo primordial, trabajar para ellas, apostar por la mejora de la calidad de los servicios públicos que se prestan a la ciudadanía canaria. Y esta estructura -vuelvo a repetir- entendemos que es la adecuada para afrontar ese reto que tenemos por delante en los próximos cuatro años.

Solo una puntualización respecto a nombramientos, sobre todo aquellos que se refieren a mi consejería, señor Moreno: yo solo recordarle que, precisamente, la Viceconsejería de Justicia no es un cargo que en este momento esté vacante. Podremos entrar con el discurso que usted quiera, pero la Viceconsejería de Justicia, como usted perfectamente sabe, está ocupada por don Pedro Herrera, que es el viceconsejero de Justicia.

En cuanto a las intervenciones que efectuaba la diputada, la señora González, del Grupo Nueva Canarias, no me reitero: yo entiendo que el planteamiento que está efectuando Nueva Canarias habla de que la estructura establece o centraliza el poder económico y gubernamental en un territorio; vuelvo a reiterar que, conforme al decreto de estructura, se ha cumplido estrictamente la ley de sedes, que habla de un reparto proporcional de las diez consejerías por las que se conforma el Gobierno, cinco tienen sede, como no puede ser de otra manera y bajo el principio de la doble capitalidad de Canarias, en Gran Canaria y otras cinco en Tenerife, y vuelvo a reiterarle que lo importante no es el carné ni el lugar de nacimiento de los cargos que son designados para asumir las responsabilidades en cada una de las áreas de gobierno, sino que la labor que van a realizar es con un compromiso claro para atender las necesidades de la ciudadanía canaria en cada una de sus áreas de responsabilidad.

Y respecto a la intervención de la señora Monzón, buena parte de la intervención que ha efectuado la comparto, señora diputada, evidentemente, y en este Gobierno va a tener un aliado para reforzar, como no puede ser de otra manera, la calidad de los servicios públicos. Tiene que haber una interactuación constante entre la dirección política y estratégica de las distintas áreas con los empleados públicos, porque, al final, son los que prestan, como no puede ser de otra manera, los servicios a la ciudadanía canaria. En ese sentido, vamos a apostar firmemente por reforzar, pues, la calidad de esos servicios, creo que como gobierno tendremos, al menos por lo que se desprende de sus palabras, el apoyo de su fuerza política, y como hemos hablado en otra ocasión y en otros foros en esa posición nos va a tener también en el Gobierno.

Señores y señoras, muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

Hemos concluido el debate de esta comunicación del Gobierno. Son las ocho menos cuarto, abrimos un turno de media hora, por tanto se acabará a las ocho y cuarto, a las veinte quince horas, para la presentación de propuestas de resolución respecto a la comunicación del Gobierno. Y si les parece, señorías, en el tiempo que se sustancian, quizás un poco más, estas propuestas de resolución, vemos una comparecencia más y avanzamos en el orden del día, ¿les parece, señorías? (Asentimiento.)

Bien, por tanto, queda abierto el plazo para la presentación de propuestas de resolución hasta las veinte quince.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/CG-0001 Sobre las sedes y la estructura de las Consejerías del Gobierno de Canarias.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico