Diario de Sesiones 24/2016, de fecha 24/2/2016 - Punto 10

9L/PNL-0085 PROPOSICIÓN NO DE LEY DEL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC), SOBRE EL EMPLEO EN EL SECTOR TURÍSTICO.

La señora PRESIDENTA: Vamos ahora a la PNL del Grupo Nacionalista Canario, sobre el empleo en el sector turístico.

Para su defensa, interviene el señor Cabrera.

(Rumores en la sala).

El señor CABRERA GONZÁLEZ: Buenos días, presidenta. Señorías...

La señora PRESIDENTA: Disculpe, señor Cabrera.

Por favor, a ver si son tan amables, señorías, de poder escuchar al diputado que está interviniendo. Muchas gracias.

El señor CABRERA GONZÁLEZ: Gracias. Buenos días.

Decía que la iniciativa que traemos hoy aquí, que planteamos, es fruto del trabajo de los diputados y diputadas de Coalición Canaria de escuchar, de trabajar, de encontrarnos con los problemas que Canarias tiene y que sus ciudadanos nos trasladan. Es producto de la convivencia cotidiana que tiene este grupo político y que tenemos prácticamente todos, pues, conviviendo, en este caso en islas que somos turísticas, que vivimos fundamentalmente del turismo, con trabajadores y trabajadoras del sector. Por tanto, creo que todos y todas seremos conocedores en este territorio canario de las condiciones laborales, de la situación que el sector turístico vive en Canarias.

Acabamos de registrar el mejor año turístico. Hoy, si lo vemos también en la prensa, vemos que dice que el mes de enero ha sido un mes histórico: 718 000 nuevos clientes en Canarias y además estamos recuperando el segmento turístico peninsular, donde subimos más de un 14,6 %. Cerramos el año con 13,6 millones de turistas y más de 12 500 millones de euros de ingresos. Es decir, datos altamente positivos. Datos altamente positivos que además han sido, se han dado en medio de una coyuntura internacional, política, económica y social, favorable a Canarias; en una política promocional fundamentalmente pública que nos ha permitido excelentes resultados; con un trabajo del sector privado en la renovación y mejora y también en la promoción, con muy buenos índices; y sobre todo en una reducción del precio del combustible para un destino turístico tan alejado del centro de Europa como el nuestro. La reducción del combustible no es que haya abaratado los costes de los billetes pero al menos no tenemos el miedo en el cuerpo de las subidas espantosas que se hacían en cada temporada. La conectividad ha ido aumentando en Canarias con nuevas plazas aéreas y se ha logrado también que nuevos operadores empiecen a funcionar en estas islas. Por tanto, junto con la política de promoción, nos hace, eso, que lleguemos a 13,6 millones de turistas, con tasas de ocupación media por arriba del 75 %, con perspectivas de reservas turísticas para la próxima temporada por los mayoristas, concretamente en la isla que más conozco, Fuerteventura, que nos garantizan que el próximo invierno lo tendremos lleno. Por tanto, una ocupación muy buena.

Bien. Pero ante tanto aspecto positivo yo quería, queríamos centrarnos hoy en la otra vertiente, en la dinámica laboral. Somos conscientes de que con estos buenos resultados también se ha aumentado la contratación en el sector turístico y se ha reducido el número de parados. Según las cifras del Ministerio de Empleo, el número de parados registrados en las oficinas públicas descendió durante el 2015 en 13 153 personas, un 5,05 %. Llegó a 247 529 desempleados en las islas, de los cuales 183 000 corresponden al sector servicios, es decir, a turismo y a comercio. Un número de empleos que, según las estadísticas del Observatorio Canario de Empleo, son temporales en casi un 90 %, temporales en casi un 90 %. Y por supuesto que evidentemente todos sabemos la perversión que se oculta tras ese sistema contabilizador, 247 000 desempleados, que parece ideado para que las personas que no acuden a las oficinas de empleo o que cursan programas formativos para desempleados no aparezcan en las estadísticas del ministerio, que de esta forma se convierten en irreales.

Pero en esta ocasión lo que quiero es centrarme especialmente en la cualificación de este balance. Hay casos que incluso han suscitado la atención en medios de comunicación, como es el de las camareras de piso, que es otro de los aspectos importantes en turismo. Un trabajo especialmente duro en el sector y que está prácticamente reservado, casi en un 100 %, a las mujeres.

Pues bien, valga como ejemplo significativo el de las camareras de piso, donde en Canarias tenemos 15 000 personas trabajando. Totalmente imprescindibles para un sector que tiene que dar un servicio de calidad y que, según denuncian los sindicatos, las propias trabajadoras, las condiciones de trabajo y sus remuneraciones han ido deteriorándose progresivamente. La carga de trabajo, es decir, el número de habitaciones, aumenta de forma indefinida hasta llegar a la veintena de habitaciones, contando incluso las salidas que tienen que hacer. Los sueldos se han mantenido, cuando no descienden, y bordean el salario mínimo interprofesional. A eso hay que añadir las condiciones contractuales, que se han deteriorado progresivamente con la proliferación de subcontratas a empresas de trabajo temporal, que precarizan la situación de las trabajadoras y trabajadores, que dividen las jornadas y proliferan los contratos a tiempo parcial, etcétera, etcétera.

Y nos estamos centrando en un colectivo, que es el de las camareras de piso, pero es prácticamente general a todo este sector.

Y hablando estos días con representantes sindicales nos comentan los casos donde recepciones que se cierran de noche y las atienden los empleados de seguridad, restaurantes y cocinas de hoteles que se cierran para unificarlos con los hoteles en la misma zona, cerca, sin aumentar la plantilla... En fin. Es más, advierten que, desde algunos sindicatos, como Comisiones, UGT o la propia Intersindical, se está centrando casi exclusivamente lo que es este trabajo en los pequeños establecimientos del sector y están dejando de lado a los grandes complejos y, por tanto, ahí, ahí sería bueno que también entráramos a trabajar.

Hasta ahora, nos advierten de que cuando se va a hacer alguna inspección a un establecimiento alojativo se suele hacer, bueno, pues, de una forma que no se tiene en cuenta al trabajador. Lo que plantean es que se pidan los partes diarios de trabajo a esas camareras de piso, a esos trabajadores, porque ahí se refleja la realidad. En fin, son indicaciones que sería bueno que se tuvieran en cuenta.

También hemos de tener en cuenta que la problemática no es exclusiva de Canarias. En Baleares, por ejemplo, y volvemos con el caso de las camareras de piso, se está planteando limitar el número de habitaciones que deben atender por jornada o establecer un sistema de supervisión de hoteles y complejos turísticos que establezca condicionantes relacionados con la ergonomía para atenuar el efecto de las enfermedades laborales en un sector tan duro como el de las camareras de piso.

Precisamente, en torno a esta problemática de las camareras de piso, veíamos, el 9 de febrero, artículo en el periódico El Mundo, de Rebeca Paniagua, muy reflexivo, que nos hace reflexionar sobre todo, en el que decía que también ha terciado recientemente la patronal empresarial turística señalando otro punto de vista distinto, evidentemente, en el que se habla de estabilidad, de mejora de condiciones laborales y de que no se puede generalizar. No queremos generalizar, y que además dice la patronal que cumple con sus condiciones laborales.

Bien. Nosotros, evidentemente, no estamos aquí para juzgar a nadie, pero sí para exponer y traer al Parlamento las situaciones que nos comentan nuestros vecinos que trabajan en el sector. Y una conclusión parece clara: hay que reconocer que la dinámica de las sucesivas reformas laborales estatales ha acabado dejando en manos de las grandes empresas la posibilidad de hacer y deshacer prácticamente lo que se quiera en relación con las condiciones laborales de los trabajadores del sector turístico y también de otros sectores, pero hoy estamos hablando de este: sobrecarga permanente de trabajo, reducciones de plantilla, unificación de servicios -salvamento y camareros, recepción y seguridad, bares y restaurantes, animación y cafetería-.

Y reitero que no se puede generalizar, porque también hay -y conozco mi isla- dignísimas excepciones, que se comprometen, que tienen buenos convenios, que dan estabilidad, pero es que estamos hablando en Canarias, insisto, de 13,4 millones de visitantes, casi, casi un 75-80 % de ocupación, 12 500 millones de ingresos. Y, por tanto, esto lleva a reflexión.

Y no, no hay éxito turístico, por muchos 13 o 14 millones de turistas que tengamos, si no implica también una mejora sustancial en las condiciones laborales. Así, habrá éxito para algunas grandes empresas pero, desde luego, no habrá éxito para el sector turístico, ni para los trabajadores y trabajadoras de este sector.

Miren, aquí hemos debatido sobre los hoteles que deben tener una estrella por tener en sus establecimientos cuadros de artistas canarios, hemos hablado de certificados de calidad por tener compromisos medioambientales a la hora de ahorrar el agua o el uso más economicista de las toallas, vemos como se avalan acreditaciones de calidad a empresas turísticas que son punteras en el tema de internet o cómo se les dan certificados de calidad a empresas turísticas porque tienen unos jardines altamente atractivos. Quizás, y seguramente sin el quizás, sea el momento de que, a través de algún tipo de acreditación, se avale también la disponibilidad de un ambiente laboral digno, por hablar de incentivos en positivo. Y si no es con incentivos en positivo, pues, habría que poner la herramienta que tiene hoy el Gobierno, una herramienta básica que ya existe, y es la inspección laboral. Y esa inspección laboral tiene que contar con más personal, con más medios, que pueda trabajar...

La señora PRESIDENTA: Señor Cabrera, se le ha acabado su tiempo. Un minuto más, que es el proponente.

El señor CABRERA GONZÁLEZ: Señora presidenta, gracias.

La señora PRESIDENTA: Intente no agotarlo. Gracias.

El señor CABRERA GONZÁLEZ: Optamos por los incentivos en positivo pero si no, insisto, tendrá que ser a través de la inspección, que llegue a todas las zonas turísticas, que llegue a todas las islas.

Nosotros no tenemos una solución inmediata y entiendo que no se puede generalizar, pero lo que sí planteamos es que se cree ese grupo de trabajo con representantes sindicales, empresarios del sector, profesionales del sector, con todos los departamentos que considere el Gobierno correspondientes, pero que se abra un foro de diálogo de todas las partes y que podamos dar una respuesta a una demanda que es un clamor hoy en toda Canarias.

Por tanto, agradecer a los dos grupos que han hecho enmiendas, como el Partido Socialista y Nueva Canarias, que con una transaccional hemos recogido, porque responden al espíritu de esta proposición no de ley.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Cabrera.

Grupos enmendantes para la fijación de posición. El Grupo Socialista, interviene la señora Rosa Bella Cabrera.

La señora CABRERA NODA: Gracias, señora presidenta. Buenos días a todos y a todas.

Antes de entrar de lleno en mi intervención, quiero recordar que en la pasada legislatura el Grupo Parlamentario Socialista trajo al seno de esta Cámara una proposición no de ley sobre las plantillas mínimas en los centros hoteleros, proposición que no prosperó al no contar con los votos adecuados. Digo esto para recordar que no es un problema de ahora este que tenemos sino es un problema que venimos arrastrando hace mucho tiempo. Y los trabajadores y trabajadoras del sector necesitan respuestas también por nuestra parte. O sea, establecer unos principios de calidad en materia de personal en los establecimientos de hostelería garantiza un servicio de calidad y al mismo tiempo unas condiciones laborales óptimas para los profesionales de la hostelería y el turismo.

El sector turístico de Canarias ya no se puede parapetar en la crisis económica, puesto que en los últimos años hemos sido testigos del incremento de ocupación turística alcanzado, llegando el pasado año a cifras históricas y sin referencia en nuestra región. Sin embargo, a pesar de los datos, la situación de los trabajadores y trabajadoras del sector turístico permanece estancada. La mayoría del empleo que se crea en el sector turístico es temporal, lo que influye negativamente en las condiciones de los trabajadores y repercute directamente en el trato que reciben los turistas que nos visitan. Fidelizar a un turista cuesta mucho y para llegar a lograrlo debemos empezar por fidelizar al trabajador, que es quien mantiene el trato directo con el cliente y quien, sin ningún género de dudas, tiene más posibilidades de conseguir ese objetivo. Para ello es imprescindible, entre otros aspectos, apostar de manera contundente por la formación continuada, diversa e innovadora de los trabajadores, porque, a pesar de contar con todos los valores idóneos como destino turístico, sin una formación constante de los trabajadores y trabajadoras del sector no somos ni seremos jamás un destino competitivo.

Resulta inevitable y necesario regular la actividad turística en todas sus variantes, con el objetivo de conseguir una calidad mínima en nuestros establecimientos turísticos, al mismo tiempo que debemos velar por la profesionalidad de los trabajadores del sector, quienes son la columna vertebral de nuestra industria turística, imprescindibles para el éxito de Canarias como destino.

Hemos regulado condiciones y condicionantes, modelos y usos, equipamientos e instalaciones, pero dentro de este paquete de medidas no podemos olvidar lo esencial, y lo esencial son las personas, los trabajadores y trabajadoras de los establecimientos turísticos. Estamos obligados a establecer una calidad mínima suficiente en materia de recursos humanos.

No voy a explicar mi enmienda porque ya el grupo proponente la ha dado por buena. O sea, que muchas gracias a todos.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Cabrera.

El Grupo Nueva Canarias, señora Acuña.

La señora ACUÑA MACHÍN: Gracias, señora presidenta.

Y aunque sea reiterativo tenemos que seguir hablando de datos, porque el turismo es esencial para Canarias. Supone el 31,4 del Producto Interior Bruto y el 36 % del empleo, pero, a pesar del excelente comportamiento del sector, en el periodo reciente ni puede solucionar todos los problemas del archipiélago ni ha generado el empleo deseado. Según datos oficiales, en el 2007, con 11,5 millones de visitantes en las islas, se facturaron 10 500 millones de euros en el sector turístico y había 116 550 afiliados en la Seguridad Social en hostelería y agencias de viaje. En 2015, con 13,2 millones de visitantes, la facturación superó los 15 000 millones de euros, mientras que los efectivos en la Seguridad Social eran solo 127 436. Por tanto, la afiliación en esta etapa aumentó solo un 9,34, mientras que la facturación lo hizo un 42,9 %. Lo que evidencia la escasa correlación entre el aumento del turismo y la generación de empleo. Además se hace en un marco de peores condiciones laborales.

El caso más sangrante y al que estamos asistiendo en precariedad y abuso laboral es sin duda el de las camareras de piso, que se ven obligadas, como ya dijeron antes mis antecesores, a realizar más de veinte habitaciones. Y eso por no hablar de la externalización, que está ocurriendo también y a la que estamos asistiendo, de este servicio a través de las ETT, pero no hay tiempo de hablarlo todo.

La preocupación del grupo proponente la compartimos todos. La diferencia es que la propone Coalición Canaria, la apoya el Partido Socialista, que curiosamente son los partidos que sustentan al Gobierno y son los únicos que pueden forzar y hacer que el Gobierno cumpla con sus competencias, que sí las tiene en cuanto a prevención de riesgos laborales y a la vigilancia de que se desarrolle en condiciones dignas.

Por lo tanto, hemos transado con el compañero una adición. Vamos a seguir trabajando en este asunto, pero sí les pedimos encarecidamente... Sabemos que la inspección no es competencia del Gobierno de Canarias, que la tiene el ministerio. Por lo tanto, tendrá que exigir este Gobierno al ministerio que cumpla con sus funciones, pero creo que el Gobierno de Canarias no puede dejar de hacer las suyas y creo que en seguridad laboral y en prevención de riesgos laborales este Gobierno puede hacer mucho y los grupos que lo sustentan. Si de verdad están preocupados, como así lo creo, deben ayudar a empujar.

Nosotros, desde la posición que ocupamos en este Parlamento, desde luego seguiremos al lado de este asunto. Apoyaremos y enmendaremos en positivo todas aquellas propuestas que se hagan, pero el modelo turístico que tenemos, y si se sigue apostando por el mismo, no nos va a dejar otra cosa. Hemos hablado del todo incluido: el todo incluido no deja más que esto. Si no apostamos por un turismo de calidad, señores, lamentablemente creo que el panorama poco podrá cambiar.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Acuña.

El grupo proponente ya fijó posición, pero para que quede claro otra vez el texto transado, señor Cabrera.

El señor CABRERA GONZÁLEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Sí, efectivamente, agradecer a los grupos y para el resto de los grupos, que sepan, el texto... ¿Quiere que lo lea cómo queda transado? (La señora presidenta indica que sí). Quedaría con un punto más del que nosotros planteamos, y con la enmienda de adición tanto de Nueva Canarias como del PSOE. El primer punto, "El Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias a crear un grupo de trabajo con representantes sindicales y empresariales del sector turístico para analizar la situación actual del empleo que se genera en el sector turístico y la evolución de sus condiciones laborales en los últimos años, con la elaboración de propuestas de actuación e incluso propuestas de modificación de convenios colectivos que impliquen a todas las partes, dirigidas a la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras del sector". Aquí se incluye la parte que hace el Partido Socialista.

Y en el punto 2 se incluye la propuesta de Nueva Canarias: "El Parlamento de Canarias insta al Gobierno de Canarias a poner en marcha un conjunto de actuaciones sobre seguridad laboral y prevención de riesgos laborales y sobre las condiciones de trabajo que afectan a las trabajadoras y trabajadores del sector turístico, asunto sobre el que la comunidad autónoma tiene competencia".

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Cabrera.

Resto de grupos. Grupo Mixto, señor Ramos Chinea, por tres minutos.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta.

En el año 2015, con más de 13 millones de turistas que visitaron nuestras islas, ha supuesto una facturación superior a los 15 000 millones de euros y un crecimiento del empleo del sector en un 4 %. A pesar de estas cifras tan buenas, no es equiparable a la situación laboral por la que atraviesa el sector. Las condiciones laborales, de empleo, en el sector turístico canario dejan mucho que desear, pues hay carencias en cuanto a un empleo de calidad. La mayoría de los contratos son temporales, estando muy por encima de los contratos indefinidos, con condiciones muy limitadas, muchas horas de trabajo, con un salario que no llega en la mayoría de los casos al salario mínimo interprofesional.

También me gustaría desde aquí romper una lanza a favor de aquellos empresarios del sector turístico que sí valoran económicamente en este caso a sus empleados y también respetan los tiempos y muchas veces no tienen que hacer horas extras o, si las hacen, de alguna manera son retribuidas. Yo mismo he tenido la suerte de trabajar en el sector turístico durante bastante tiempo y reconozco que se valoraba mi trabajo, algo que no le sucedía a otros compañeros directores. No voy a hacer aquí promoción ni de la empresa ni del hotel, pero sí incidir en que también existen empresarios honestos. Si alguno de los diputados presentes desea veranear en La Gomera, ya les puedo informar en privado.

También recalcar la incidencia sobre las camareras de piso. Recalcar que ya solo con trabajar ocho horas al día es uno de los trabajos más duros que hay, pues imagínense ustedes si tienen que hacer incluso una hora, dos, tres o cuatro horas extras más.

El que seamos un mercado líder en turismo, con unas condiciones climáticas inmejorables y un entorno privilegiado, no hace que por sí solo mantengamos esa posición y mucho menos si tenemos a empleados descontentos en condiciones límites. Situación que debe revertirse para que no sean los propios empresarios los que afecten las posibilidades de vender al exterior la calidad turística que ofrecen las islas.

Desde la Agrupación Socialista Gomera apoyamos esta PNL, pues consideramos de suma importancia que reestructuremos el organigrama que conforma el sector turístico. Desde contratos de empleo dignos, formación íntegra para los empleados, que nos sitúe en el primer destino del sector a nivel mundial, pero con garantías de una evolución de las condiciones laborales y con la elaboración de propuestas de actuación dirigidas a la mejora de las condiciones laborales en el sector.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Por el Grupo Podemos, señora Santana.

La señora SANTANA PERERA: Turoperadoras de nuestra tierra, en el último ejercicio más del 300 % más de beneficios, alguna cadena hotelera de nuestra tierra, más del 225 % más de beneficios, la tabla de revisión salarial de los trabajadores del sector, un 5 % más (mientras muestra un documento a la Cámara). Esta, sus señorías, no es más que una radiografía del reparto en el sector turístico de Canarias, una distribución a todas luces cicatera, injusta y mezquina. Los beneficios cohabitan con la sobreexplotación del trabajo.

Evidentemente que esta situación no es un endemismo de nuestra tierra, pero también es cierto que nuevamente salimos mal parados si lo comparamos con otras comunidades a nivel estatal. Por ejemplo, la diferencia de salarios base de trabajadores del sector de la hostelería entre las islas Baleares y las islas Canarias dista en 100 euros mensuales entre ambas, es decir, 1400 euros al año.

La política que se ha seguido históricamente en Canarias con respecto al sector turístico y a la hostelería podríamos calificarla -permítanme utilizar términos hosteleros- como una barra libre con respecto a nuestras clases trabajadoras: lo que quiera la empresa, cuando quiera la empresa, donde quiera la empresa y como quiera la empresa. Y esto no me lo pueden negar, esto se deduce además nítidamente de la exposición de motivos que hacen en su PNL, en la PNL que nos traen hoy aquí.

Muchos de los turistas que pasan temporadas más o menos largas en nuestro archipiélago se sonrojan al descubrir que detrás de esa pantalla de sol, playas, espacios naturales y un trato exquisito por parte de nuestros trabajadores se ocultan salarios misérrimos.

Y ante esta situación caben dos soluciones. La solución clavijana, de darnos golpes en el pecho e incluir dentro de los atractivos inversores en Canarias nuestros bajos salarios y una normativa legal y convencional laxa en lo que se refiere a derechos laborales, o la solución que propone Podemos: exigir una contratación mínima en las plantillas de alojamientos turísticos, fijar una jornada laboral mínima, establecer unos plazos máximos de conversión de los contratos laborales temporales en indefinidos y exigir una inversión por parte de la patronal en formación y adaptación de los trabajadores a las nuevas tecnologías y al nuevo mercado.

Señor Clavijo, a usted no lo ha elegido la patronal, a usted lo han elegido los trabajadores y la ciudadanía canaria.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Señora Santana.

Por el Grupo Popular, señora Pérez.

La señora PÉREZ BATISTA: Muchas gracias. Buenos días, señorías. Señora presidenta.

El total de visitantes alojados en los establecimientos turísticos de Canarias en diciembre del 2015 creció un 5,5 % con respecto al año anterior y, en términos de gasto turístico, el gasto total de los turistas internacionales que visitaron Canarias, según datos oficiales, alcanzó los doce millones ochocientos cincuenta y nueve euros al cierre del 2015, lo que supone un incremento del 3,3 % interanual. Sin embargo, el turismo, como locomotora de la economía de Canarias, que acoge el 28,5 % del empleo ocupado, tiene en muchos casos un alto coste que se traduce en precariedad, en sobreexplotación y en bajos salarios y en circunstancias que se vienen, evidentemente, produciendo desde hace muchos años.

Sin embargo, nos llama la atención esta proposición no de ley, instada por el partido de Coalición Canaria, por el Grupo Nacionalista, porque, miren, llevan ustedes treinta años gobernando en Canarias y llevamos más de diez años hablando de la precariedad de determinadas categorías y de determinados trabajadores en el sector turístico en Canarias, y ustedes, treinta años después, diez años después de estar hablando de esto, lo único que se les ocurre, al Grupo Nacionalista y Coalición Canaria, es que se constituya un grupo de trabajo, un grupo de trabajo. ¡Ojo!, no en el Parlamento, en el Gobierno canario.

De verdad que me he sonrojado cuando he leído la proposición no de ley, me he sonrojado, y reconozco que he sido una ilusa. Yo siempre he creído que el Gobierno canario estaba trabajando en esto, hace mucho tiempo, evidentemente, porque llevamos diez años hablando de esto. Pero yo también pensé -y pido perdón por mi ilusión- que este Gobierno canario trabajaba siempre con grupos de trabajo y que trabajaba siempre teniendo en cuenta a los sectores afectados, y que siempre, señor Cabrera y señores nacionalistas, tomaba sus decisiones políticas oyendo y después de reuniones mantenidas evidentemente con los sectores afectados, en este caso empresarios y sindicatos. Ya veo que no, ya veo que no, con lo cual, digo, me sonroja y me da mucha pena que este Gobierno trabaje así.

Sin embargo, nosotros sí vamos a apoyar esta proposición no de ley, vamos a apoyar esta proposición no de ley, porque, a pesar de que dudamos de la capacidad que han tenido ustedes y que van a tener ustedes para solucionar estos problemas, sí que entendemos que, por fin, después de muchos años, el Gobierno canario se decida a reunirse con los empresarios y con los sindicatos para mejorar las condiciones de vida de nuestros trabajadores.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Pérez.

Vamos a proceder a votar esta enmienda, en los términos que han transado el grupo proponente y los grupos enmendantes. (La señora presidenta pulsa el timbre de llamada a la votación). (Pausa).

Señorías, comienza la votación. (Pausa).

Señorías, 51 votos emitidos: 51 síes, ningún no y ninguna abstención.

Queda aprobada por unanimidad de los presentes esta proposición no de ley del Grupo Nacionalista Canario.

Señorías, son las dos, paramos para almorzar. Reanudamos a las cuatro de la tarde, a las dieciséis horas.

Gracias, señorías. Sean puntuales, por favor.

(Se suspende la sesión a las trece horas y cincuenta y nueve minutos).

(Se reanuda la sesión a las dieciséis horas y dos minutos).

La señora PRESIDENTA: Señorías, buenas tardes.

Damos comienzo a la sesión plenaria de la tarde de hoy para dar cuenta de las iniciativas que nos quedan en el orden del día del pleno de hoy, de ayer y de hoy, señorías.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas

Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico