Diario de Sesiones 26/2016, de fecha 9/3/2016 - Punto 7

9L/PNL-0144 PROPOSICIÓN NO DE LEY DEL GRUPO PARLAMENTARIO PODEMOS, SOBRE LA ENDOMETRIOSIS.

La señora PRESIDENTA: Vamos a ver ahora la proposición no de ley, a iniciativa del Grupo Parlamentario Podemos, la 144, sobre la endometriosis. (Rumores en la sala).

Tiene la palabra la señora Del Río.

Señorías, pido silencio.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes de nuevo a todos y a todas, buenos días-tardes, lo que sea, ya que llevamos una mañana un poquito complicada.

Estoy haciendo un poquitín de tiempo pero les pongo en antecedentes, porque estamos esperando a que baje el colectivo de afectadas de endometriosis. Una asociación que es a nivel estatal pero que la vicepresidenta vive en Las Palmas de Gran Canaria y que ha venido para acá.

Para quien no lo sepa, les leo un poquito por encima en qué consiste la enfermedad. La endometriosis se define, según la Guía de atención a las mujeres en el Sistema Nacional de Salud, como la implantación y crecimiento benigno del tejido endometrial fuera del útero, siendo las localizaciones más frecuentes afectadas por la endometriosis el peritoneo pélvico y los ovarios, si bien ocasionalmente pueden encontrarse lesiones en otras muchas partes como el intestino, vejiga, estómago, pulmón, etcétera. Ese tejido tiene dependencia hormonal del ciclo menstrual, produciendo sangrado y desprendimiento del mismo con la menstruación. Se trata de una enfermedad crónica cuya causa se desconoce, aunque se ha comprobado una cierta predisposición genética.

Bien, ya están. Le doy la bienvenida aquí al colectivo de la Asociación Adaec y voy a adelantar un poco porque... No les voy a leer lo que proponemos, porque hemos llegado a un acuerdo con distintos grupos y nos vamos a centrar un poco en eso.

A mí me parece que lo más importante de todo es que esta enfermedad es una enfermedad que ha sido muy invisibilizada durante toda su historia, como muchas enfermedades de mujeres, y así lo reconoce el estudio. Hay un androcentrismo científico que hace que los dolores femeninos se encuentren con muchas mayores dificultades. En este caso, relacionado y vinculado con la regla. Cuando las chicas, a veces con 12 años, aparecen con unos dolores insufribles, según nos cuentan múltiples testimonios, nos encontramos con médicos y personal sanitario que les dice que la regla duele y ahí se queda la cosa. Pero, claro, los hombres que no han parido no saben cómo duele un parto, los que no tienen un dolor fuerte de regla y las mujeres que no tienen un dolor fuerte de regla tampoco saben cómo duele, porque no nos pasa a todas, le pasa a una parte de la población. Está entre el 15 y el 20 %, o sea, una cifra bastante importante y en función de qué grado. En función de esos grados, afecta muchísimo más a la vida. Hay quien tiene endometriosis y le afecta solo en algunos aspectos. Hay cuatro niveles de gravedad. En algunos de ellos pueden seguir haciendo su vida más o menos normal, aunque también causa infertilidad y es otro de los grandes problemas por los cuales se demanda una atención especial.

Porque además el tema de la invisibilidad ha tenido otras consecuencias como que el diagnóstico les haga pasar por una auténtica peregrinación, que a veces tardan entre diez y quince años en ser diagnosticadas; es decir, son muchas cosas que suman. En el caso, por ejemplo, de la infertilidad, y es uno de los puntos que reivindicamos también en esta proposición no de ley, hace que, cuando se dan cuenta ya de que realmente lo que tienen es una endometriosis, que es la causa de su infertilidad, pues, ya tienen una edad en la que le empieza a ser muy difícil acceder al sistema de salud pública de fertilidad, de tratamientos, que acaba además a los 38 años. Tema que hay que tener en cuenta dados todos los retrasos y dada la edad también en que las mujeres en estos momentos de la historia empiezan a ser madres.

A mí lo que me gustaría es que fuesen estas mujeres las que estuviesen hablando aquí, pero hasta que consigamos que en el Parlamento y en los plenos pueda haber testimonios de personas afectadas por sus causas, lo que voy a hacer es prestarles mi voz y leer el testimonio de una de ellas, que me parece mucho más importante que lo que yo pueda contar.

Me dejan un momentín porque esto ha sido muy precipitado hoy y le ponemos voz a una de las pacientes: "Con mis primeras reglas empieza mi calvario. Hemorragias constantes y un dolor insoportable al que hoy asocio más fuerte que el de un parto. Y así día tras día, mes tras mes, año tras año, se ve mermada mi adolescencia de urgencias en urgencias, pero todos me dicen que la regla duele. Con 20 años doy a luz a mi hija, a la cual, debido a mi estado de dolor, a veces ni soportaba. Desde entonces estoy tratada para la depresión del dolor. Sigue mi calvario. El ginecólogo dice que es normal que tenga dolores en la regla. Siempre he sido muy activa y trabajadora, pero hasta eso y tener relaciones normales con mi pareja me quitó la enfermedad.

Con mucho esfuerzo vuelvo a quedarme embarazada y lo pierdo. Voy a hacerme una ecografía paga y me dicen que lo he perdido completamente, pero que no ven mis órganos reproductivos por un bulto. -'¡¿Qué?!'. Sí. Llevo días yendo al Materno y no ven nada. Empieza otro calvario. Enseguida se vuelven locos y me dicen que les doy miedo en el quirófano, que cómo estaba por dentro. Esto hace que tenga que dejar mi trabajo, en el cual me habían ofrecido ser fija. Me operan tres veces en el mismo año, pierdo media vejiga de la orina, una trompa y un ovario. Mis órganos se quedan pegados por la enfermedad de por vida. Sufro tanto en las operaciones que llego a temblar en la cama del hospital y me tienen que mantener sedada. Sin fuerzas y flaquísima, sigo igual, parecía una muerta viviente.

Un día me pongo en el ordenador, pongo en el ordenador 'endometriosis' y me sale la asociación Adaec, de la cual soy vicepresidenta en la actualidad. María Antonia Pacheco, su presidenta, se asombra de mi caso y llama al Materno para pedir un traslado donde haya un equipo multidisciplinar. Primeramente se niegan pero ella les dice que hablará con todos los medios de comunicación para contar que me han tenido dos años y medio con un tratamiento para el cáncer de próstata el cual me desgasta los huesos.

Finalmente, me trasladan a Palma de Mallorca, donde soy operada durante ocho horas. Me limpian pero mis secuelas se quedan de por vida. No puedo tener regla ya porque esto origina los tumores. Estoy menopáusica desde los 25 años y tengo 36. Tomo ansiolíticos para dormir, tratamiento para la ansiedad y depresión para el dolor. Tengo que ir al baño cada quince minutos ya que tengo una vejiga de una persona mayor y si no voy se origina el dolor crónico. Si hago un esfuerzo, me viene el dolor; si estoy más de media hora de pie, me da dolor. Incluso hacer las tareas de casa me produce dolor. Se me ha asociado fibromialgia, lo cual complica más mi vida.

He pasado dos veces los tribunales y me han denegado la incapacidad. He denunciado y tenido el juicio, y estoy a la espera de la resolución. Y me pregunto: ¿qué pasa, que por ser joven no puedo estar enferma?

He perdido trabajos en los que se me ofrecía ser fija, estoy anulada como mujer en todos los sentidos. ¿Quién me contrata si tengo que estar cada quince minutos en el baño? Y si me viene el dolor, ¿qué hago? ¡Si ya al levantarme me duele hasta el alma!

Esta es mi historia, la historia de la lucha de una mujer ante una enfermedad de mujer que no tiene ni tratamiento adecuado ni cura de momento y que nos destroza por dentro y por fuera".

Bueno, cuando escuchamos estas cosas... Es verdad que no siempre la endometriosis tiene los mismos grados ni afecta de la misma manera a todas las personas, pero afecta a muchas más de las que nos creemos y hay más gente. Hablar de que puedan ser aproximadamente 300 000 personas, 300 000 niñas y mujeres las afectadas en Canarias, nos parece un número suficiente como para intentar visibilizar, y lo decimos, y yo lo digo como madre, como mujer, como feminista...; es decir, no podemos mantener esta diferenciación, esta segregación y esta invisibilidad ante los problemas que nos afectan como mujeres. Creo que tienen derecho a ser atendidas, creo que nos merecemos todas una sanidad pública que se ocupe de este tipo de enfermedades, que la investigación debe trabajar más en ella.

Y, bueno, hemos hecho una PNL pidiendo cosas muy muy básicas. Hemos tenido que transaccionar algunas cosas. No es exactamente lo que queríamos pero en estos temas, como ya dijimos ayer mismo hablando del 8 de marzo y de las mujeres, en temas tan sensibles nosotras, y desde el Grupo Podemos, es verdad que cedemos porque consideramos que lo que está por encima es llegar a soluciones, aunque no sean todas las que quisiéramos y tal como las quisiéramos. Por eso agradezco que la mayoría parece que está de acuerdo.

Voy a leer directamente lo que tenemos consensuado y ya no ocupo más tiempo: "El Parlamento de Canarias acuerda instar al Gobierno de Canarias a que estudie la viabilidad, en el menor tiempo posible, de la creación de al menos una unidad hospitalaria especializada en el estudio, diagnóstico y tratamiento de la endometriosis e incorporar a los centros de Atención Primaria la Guía de atención a las mujeres con endometriosis, elaborada por el Sistema Nacional de Salud.

Dos. Que el acceso a cualquiera de las técnicas y tratamientos que se encuentran protocolarizados en la especialidad de Obstetricia y Ginecología se organice en función de criterios como la gravedad de aquellas mujeres que sufren endometriosis y se incluya el apoyo psicológico durante el tratamiento de la enfermedad.

Tres. Instar al Gobierno de Canarias a que inste, a su vez, al Gobierno de España a incluir la endometriosis en determinado grado como enfermedad incapacitante en los baremos empleados a través de los equipos de valoración e incapacidades".

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Señora Del Río, yo agradecería.... Muchas gracias.

Ruego al público... ¡Señorías! En cada pleno sucede, ruego al público asistente que se abstenga de hacer afirmaciones a favor o en contra. Es el Reglamento y lo tengo que aplicar.

¿Ya lo hizo? Y para sucesivas iniciativas, PNL, hagan llegar a la Mesa o a los servicios de la Cámara el texto para poderlo tener. ¿De acuerdo? Gracias.

Hay dos grupos enmendantes. El Grupo Socialista, interviene el señor Hernández.

El señor HERNÁNDEZ GUILLÉN: Gracias, presidenta. Buenos días, señorías. Buenos días a quienes nos acompañan también.

María, estoy convencido de que cuando hay ganas, empeño, en alcanzar los acuerdos en temas tan sensibles, la disposición es total y absoluta, y yo me alegro de que seamos capaces de sentarnos en un tema, repito, de la sensibilidad que requiere este asunto y, por tanto, estar a la altura de las circunstancias. Me alegro profundamente de ello. Me congratulo.

Yo no voy a leer las propuestas que ya ha leído en este caso la compañera, señora Del Río, pero sí voy a hablar un poco de cuál ha sido el espíritu y cómo hemos basado las enmiendas que finalmente han sido acordadas.

Es verdad que la endometriosis es una enfermedad crónica cuyo diagnóstico y tratamiento entra en el actual ámbito competencial de la especialidad de Obstetricia y Ginecología, en la especialidad médico-quirúrgica que se encuentra en la cartera de servicios prestados, a nivel de Atención Especializada, por el Servicio Canario de Salud. Es decir, no partimos de cero, hay que reconocer que no partimos de cero, pero sí pretendemos que, a través de esta visibilización que hoy aquí el Parlamento pone en evidencia, seamos capaces de ir avanzando e ir incorporando más elementos en la mejora de esta enfermedad.

El programa formativo -quiero también dejarlo claro-, el programa formativo de dicha especialidad recoge explícitamente la capacitación de los profesionales en aspectos como la epidemiología, etiología, fisiopatología, clínica, diagnóstico, pronóstico y manejo de la endometriosis. Eso está contemplado en la orden. Por tanto, tenemos a las personas formadas para acceder en situación de garantías a mejorar su salud en cuanto a la afectación de esta enfermedad.

Asimismo, asimismo, también hay que resaltarlo, y quiero resaltar esto porque hace tan solo un momento estaba en una entrevista de radio preguntando por lo de ayer, las enfermedades raras, y ponía en valor nuestro sistema sanitario. Pongamos en valor, tenemos un sistema sanitario que tiene músculo, pero el hecho de que tenga músculo no quiere decir que no tenga déficit el argumento. Y ese es el trabajo que a nosotros nos corresponde: vertebrar ese músculo, fortalecer aquellos aspectos donde la debilidad se impone a las fortalezas del propio sistema. Pero pongámoslo en valor y pongamos en valor también la formación de nuestros profesionales.

Y en el caso de la enfermería, en el ámbito de la patología obstétrico-ginecológica también se presta una formación y una capacitación específica, y además regulado también en una orden de la misma.

Por tanto, poner en valor que los profesionales de salud que prestan sus servicios en unidades de Obstetricia y Ginecología de los hospitales de la red pública del Servicio Canario de Salud se encuentran capacitados para realizar con eficacia la asistencia a la mujer durante la gestación, el parto y el puerperio, para diagnosticar y tratar los problemas ginecológicos de la mujer, incluyendo los de mama, y para promocionar su salud reproductiva y diagnosticar y tratar los problemas de infertilidad. Tenemos un sistema fuerte que es capaz de vertebrar, repito, este tipo de cosas.

No obstante, y como bien comentaba antes quien me precedió en el uso de la palabra, el amplio espectro de manifestaciones clínicas en la endometriosis, la existencia de casos especialmente graves e invalidantes, como la denominada endometriosis profunda, puede hacer necesaria la valoración, tratamiento y posterior seguimiento de las pacientes en los hospitales de tercer nivel. Podamos entender que son hospitales de referencia. Hoy estamos hablando de la viabilidad, de analizar la viabilidad, de que además se genere o se pueda crear una unidad específica especializada en esta patología de la endometriosis.

Por tanto, yo no quiero extenderme más. Si hoy somos capaces de visibilizar cuáles son los problemas asociados a esta enfermedad, seamos capaces de entender la gravedad a veces de la misma en situaciones cuando son endometriosis profundas, de gravedad profunda; si además eso implica que se tengan que hacer las valoraciones oportunas para baremar cada uno de esos casos, estaremos seguramente coadyuvando a que vayamos en la línea correcta.

Yo cuando estas cosas ocurren yo me felicito y quería felicitar al conjunto de las señorías que hoy apoyarían o querrán y estoy seguro de que apoyarán esta proposición no de ley, así como también a las personas que nos acompañan y que sufren de primera mano esta enfermedad. Espero que esa visibilidad la hayamos conseguido aunque sea en un grado mínimo.

Muchísimas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Hernández.

Continuamos. La otra enmienda es por el Grupo Parlamentario Popular, el señor Díaz. (Rumores en la sala).

Ruego silencio, señorías, por favor. Gracias.

El señor DÍAZ GUERRA: Gracias, presidenta. Señorías.

Bueno, aunque por motivos obvios no puedo hablar del sufrimiento de la endometriosis, sí quiero agradecer a mi partido, a mi grupo político, que me haya elegido para defender esta proposición no de ley, porque mi partido considera que cuando un problema afecta a un sexo o a otro la solución tendrá que venir de la mano de ambos sexos. Por lo tanto, en la línea de no discriminación y sobre todo de igualdad que defiende el Partido Popular, eligen a un varón para que hable de endometriosis.

Mire, la propuesta del Grupo Podemos la consideramos muy oportuna, muy acertada. No obstante, nos ofrecimos a enmendarla y aportamos dos enmiendas. Una de ellas fue aceptada y otra no, pero, bueno, la retiramos gustosamente. Y le voy a motivar por qué presentamos esas enmiendas.

Adelantando que ya en el año 2005 el Parlamento Europeo hizo una declaración por escrito donde consideraba a la endometriosis como una enfermedad debilitante... Yo creo que el Parlamento Europeo en esa declaración probablemente se quedó corto. Yo creo que es algo más que una enfermedad debilitante, es una enfermedad incapacitante, y queda contrastado además. Las cifras de baja en la Seguridad Social abundan y nos aportan fortaleza, refuerzan lo que estoy diciendo.

Mire, es cierto, existe un real decreto, el texto refundido de la Ley de la Seguridad Social, que recoge que habrá un desarrollo reglamentario de esa norma y habrá una lista de las enfermedades incapacitantes. Todavía esa lista no se ha elaborado; por lo tanto, proponíamos al Grupo Podemos instar al Gobierno del Estado a que cuanto antes hiciera ese desarrollo reglamentario e incluyera la endometriosis como una enfermedad incapacitante. Bueno, por motivos de simplificación no se admitió esa enmienda. Aunque creemos que la enriquecía, tampoco era necesario para el buen término de esta propuesta.

Por otro lado, ya centrados en el tema de los baremos, que creo que precisamente es lo que preocupa a las personas que sufren endometriosis y de los profesionales que trabajan con ello, hay que recordar que existe una normativa básica del Estado, aprobada por el Real Decreto 1712, creo que es, del año 99, y que establece los baremos por los cuales en todo el territorio del Estado se va a evaluar si una enfermedad es incapacitante o no. Esos baremos son, por cada una de las unidades de valoración de las comunidades autónomas, los que se aplican. Por lo tanto, debe haber una uniformidad en todo el territorio del Estado para que luego las comunidades autónomas puedan aplicarlos. Ya hoy en día la endometriosis, debido al manual elaborado por la Escuela de Salud Carlos III, en colaboración con el Instituto Nacional de Seguridad Social, recoge la endometriosis como una posible enfermedad causante de la incapacidad temporal. De hecho, son centenares ya las bajas por incapacidad temporal, de unos veinte a treinta días, que se han dado en el último año, aproximadamente un 0,05 % de los procesos, de las patologías que acaban en incapacidad temporal.

Pero queríamos ir un poquito más allá y estar hablando de la incapacidad y las bajas definitivas. Hay que recordar también que la endometriosis profunda también es, y debe ser, objeto de valoración para una incapacidad permanente si provoca la incapacidad para determinados requerimientos físicos internos. De ahí la propuesta, a la que nos sumamos y que hemos tratado de perfeccionar, la iniciativa que presenta el Grupo Podemos, de instar al Gobierno del Estado a incluir explícitamente, en esos baremos que luego serán usados por las comunidades autónomas, la mención a la endometriosis como una enfermedad que puede provocar esa incapacidad permanente. Muchísimas gracias por aceptarla.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Díaz.

Continuamos. Señora Del Río, la fijación de la posición de su grupo entiendo que está en la transaccional que han acordado, pero cumplir con el Reglamento.

Seguimos, si les parece. Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Es un tema la verdad que bastante sensible, es un tema que me pone el vello de punta como persona pero sobre todo como mujer.

Nosotras también nos hemos puesto en contacto con la misma asociación que el Grupo Podemos. Hemos hablado con la vicepresidenta de la asociación, doña Eugenia, ella nos ha relatado esa historia, esa historia que nos cuenta hoy usted aquí, en este hemiciclo. Es una historia que de solamente escucharla desprende esa sensibilidad, ese sentimiento de no haber sido acogida por la sociedad, sentirse incomprendida, anulada como mujer.

Nosotras creemos que ante esta situación, y la de más de dos millones y medio de mujeres que la sufren en España y 176 millones que la sufren en el mundo entero, no podemos más que apoyar esta PNL, brindar nuestro apoyo a la asociación y a todas las mujeres que sufren esta enfermedad que no tiene cura.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Mendoza.

Continuamos. Grupo de Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señora presidenta, señorías: buenos días.

Un saludo a las personas que conforman esta asociación.

Me parece un acierto traer al debate de este Parlamento asuntos que afectan a los ciudadanos, en este caso a un colectivo de ciudadanas afectadas por un problema de salud frecuente, invalidante y, por lo tanto, que genera sufrimiento y dolor.

Me alegra de manera especial que se llegue a un acuerdo en los contenidos, porque yo, que tengo la condición de profesional del sector sanitario, y además conozco el sistema sanitario razonablemente, creo que hay un ámbito que se escapa de la actividad parlamentaria y que está más en el ámbito de la organización de los servicios, del conocimiento disponible, ¿eh?, digamos, y de las capacidades para organizar ese conocimiento.

Nosotros tenemos buenos profesionales y el mismo nivel de conocimiento que cualquier parte del mundo desarrollado. El conocimiento médico está globalizado y nosotros accedemos al conocimiento y a las técnicas yo diría que en condiciones muy competitivas a nivel internacional.

Pero lo que está pasando con este problema de salud pasa con otros. Yo, que conozco el sistema sanitario y cada semana recibo dos o tres situaciones diversas, podríamos traerlas aquí todas. La gente que tiene un cáncer y que sabe que se puede morir y que se retrasa su tratamiento por falta de medios, decenas, centenares de personas; las 120 000 personas que tienen enfermedades raras y que no tienen una respuesta organizativa en el sistema sanitario porque son poco frecuentes, ni les cuento los dramas y así sucesivamente. Ayer veíamos aquí el problema de los niños con cáncer y la disparidad de los criterios en el reconocimiento de las invalideces o incapacidades.

De manera que está bien traer esto aquí, pero que seamos conscientes de lo siguiente. Traemos esto, lo aprobamos y luego el impacto en la realidad va a ser pequeño o nulo, y no quiero descorazonar a quien tiene necesidad de una respuesta. Pero nosotros estamos aquejados por una crisis del sistema sanitario, basada fundamentalmente en la falta de recursos, en un problema de organización y de gestión. Y de la misma manera que este colectivo de ciudadanas reclaman respuestas a su problemática hay que decir que en casi todas las áreas de conocimiento nos tropezamos con situaciones similares y también dramáticas. Hay que ir a las historias clínicas para saberlo, para verlo.

De manera que bien que hagamos esto, bien que Podemos traiga esta iniciativa, bien que lo hagamos por unanimidad, pero no nos conformemos con aprobar esta PNL, porque sabemos, los que tenemos experiencia y los que no lo aprenderán pronto, que esto puede no servir para cambiar nada si no vamos a la raíz de los problemas, y es reinventar nuestro sistema sanitario, hacer el esfuerzo fiscal pertinente, organizarlo y gestionarlo de manera profesional y al servicio de la mayoría.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Rodríguez.

Para finalizar, por el Grupo Nacionalista, la señora Calero.

La señora CALERO SAAVEDRA: Gracias, presidenta. Buenos días a todos.

Desde el Grupo Nacionalista Canario queremos destacar la importancia de esta iniciativa y la preocupación de la proponente por este asunto, que por supuesto compartimos. Ya en la Comisión de Políticas Sociales del 20 de noviembre se trató sobre los recursos que se plantean desde el punto de vista psicosocial para paliar los efectos de la endometriosis. La consejera explicó que está dispuesta a colaborar con medidas concretas para colectivos sociales que, por sus características especiales, presenten problemas para acceder al empleo o mantenerlo. Se trató también sobre el problema de que la inspección sanitaria no reconozca la endometriosis como enfermedad incapacitante y todo lo que ello implica. Creo que aquí sería interesante que el colectivo de afectadas aprovechara también esta buena predisposición de la consejera para consensuar acciones en el plano social.

Desde el ámbito sanitario también se acordó esta cuestión en la comisión del 4 de diciembre, donde el consejero de Sanidad expuso los recursos que se destinan desde el Servicio Canario de Salud. Explicó que el tratamiento requiere de una respuesta muy individualizada para cada caso, ya que actualmente no existe un tratamiento causal y las opciones terapéuticas dependen también de cada mujer.

Según el consejero, el Servicio Canario de Salud presta una atención a las pacientes de endometriosis en los hospitales de la red pública, con un abordaje integral de la enfermedad, coordinado por los servicios de Ginecología y de Obstetricia, que también cuentan con consultas especializadas. Además, ante los problemas de infertilidad, se oferta el acceso a las unidades de Reproducción Humana Asistida. Hay que reconocer que en muchas enfermedades, al igual que en esta, todos los recursos que se destinen siempre serán insuficientes y deben seguir ampliándose, así como los recursos para el tratamiento psicológico y el reconocimiento como enfermedad laboral. En este sentido, como señaló el consejero, la comunidad autónoma va a desarrollar una estrategia para la atención a pacientes con enfermedades crónicas y quizás, en el caso de la endometriosis, habría que destinar un capítulo específico en esta estrategia que he citado.

En cuanto a los planteamientos en relación con la incapacidad laboral, es una cuestión que el propio consejero ya adelantó que trasladaría al propio ministerio.

Por tanto, desde nuestro grupo manifestar el apoyo al fondo y al objetivo general que persigue esta iniciativa, con los matices que han planteado el resto de grupos políticos, porque además nos parecen, pues, muy adecuados.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Calero.

Señorías, vamos a votar... (El señor Díaz Guerra solicita la palabra).

Sí, señor Díaz, dígame.

El señor DÍAZ GUERRA (Desde su escaño): (Sin micrófono).

La señora PRESIDENTA: ¿Perdón? No lo escucho. Coja el micrófono porque... Dígame qué quiere.

El señor DÍAZ GUERRA (Desde su escaño): A efectos del artículo 128.3, para corregir una imprecisión que he dicho en mi intervención y dado que va a constar en el acta.

La señora PRESIDENTA: ¿Suya?

El señor DÍAZ GUERRA (Desde su escaño): Mía.

La señora PRESIDENTA: Sí, treinta segundos.

El señor DÍAZ GUERRA (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

He mencionado el Real Decreto 1712 cuando en realidad quería decir el 1971 del año 99, por el que se establecen los procedimientos de evaluación. Lo cual me recuerda que tengo que comprar unas gafas bifocales.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Díaz.

Señorías, con la corrección hecha a sí mismo del señor Díaz, vamos a votar en los términos que leyó la portavoz del grupo proponente, la enmienda transada por todos los grupos. (La señora presidenta pulsa el timbre de llamada a la votación). (Pausa).

Señorías, comienza la votación. (Pausa).

Señorías: 53 votos emitidos; 53 síes, ningún no y ninguna abstención.

Queda aprobada por unanimidad esta PNL.

Muchas gracias.

(Aplausos).

(Los señores secretario primero, Cabrera González, y secretario segundo, Gómez Hernández, ocupan sendos escaños en la sala).


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico