Diario de Sesiones 40/2016, de fecha 29/6/2016 - Punto 25

9L/C-0508 Comparecencia del Gobierno -consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento-, instada por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre posición ante el decreto de autoconsumo energético y los efectos de su aplicación en Canarias.

La señora PRESIDENTA: Comenzamos, señorías, con la comparecencia del consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento, instada por el Grupo Parlamentario Socialista Canario, sobre posición ante el decreto de autoconsumo energético y los efectos de su aplicación en Canarias.

Para la presentación de la misma... (Rumores en la sala).

Señorías, he intentado reanudar el pleno pero sus señorías... Vamos, venga, señor Matos, para la defensa de la iniciativa.

El señor MATOS EXPÓSITO: Señora presidenta. Señorías.

Siempre, no sé si es casualidad, señor consejero, pero las comparecencias de energía tocan después de comer, que es cuando se supone que han repostado los diputados y las diputadas, pero se ve que todavía andan de camino al plenario.

Bueno, lo cierto es que se han producido, como todos sabemos, unas elecciones hace escasos días. El panorama político está pendiente aún de resolverse, en el sentido de que todavía queda algún tiempo para que se forme Gobierno. Veremos cómo se resuelve el sudoku, que ha quedado algo diferente al mes de diciembre. Pero, aun así, para algunas cuestiones muy concretas, importantes, todavía es necesario que se constituya Gobierno lo antes posible. Esperemos que así sea y que podamos afrontar algunas cuestiones que son vitales.

Una de ellas, sin lugar a dudas, tiene que ver con el Real Decreto 900/2015. Un decreto que se dictó en el mes de octubre del año 2015, un decreto que teóricamente venía a regular una modalidad de autoconsumo energético en España, que hasta ese momento no tenía una regulación específica, y que fue fruto, pues, en fin, de un debate intenso, en el que desde luego nos hemos encontrado, a la vuelta de unos meses de entrada en vigor de este decreto, con que desde luego no ha cumplido en absoluto las expectativas del sector, las expectativas de una sociedad que esperaba que, una vez que el anterior Gobierno decidió, en su primera decisión en materia de energía, suspender las primas a las energías renovables, tal como se prometió, de forma inmediata se produjese la regulación del autoconsumo. No fue así, se tardó prácticamente casi tres años y medio, casi cuatro años, en terminar de sacar este Decreto 900/2015, que, desde luego, no contentó a la mayor parte de los sectores que estaban, insisto, ansiosos por conocer la regulación que este país necesitaba.

Un país que fue durante mucho tiempo un referente en lo que se refiere a las energías renovables, que desde luego el autoconsumo supone una oportunidad fantástica, una oportunidad irrenunciable, sobre todo y básicamente en un territorio como el nuestro, señor consejero, que usted conoce muy bien, un territorio en el que tenemos seis sistemas, seis sistemas eléctricos, digamos, aislados. Estamos pendientes de esas famosas inversiones de Red Eléctrica para ver si conseguimos que por fin las interconexiones entre Gran Canaria-Fuerteventura y Lanzarote sean una realidad y la de Tenerife y La Gomera. Pero lo cierto es que en un sistema como este la posibilidad de que los consumidores, que los ciudadanos puedan producir su propia energía, abastecerse de su propia energía, en un territorio como el nuestro, probablemente con más horas de luz de todo el territorio nacional, con una situación privilegiada también para aprovechar la energía eólica, desde luego parece una oportunidad irrenunciable. Y desde luego lo que sí parece evidente es que el decreto no ha cumplido esas expectativas y ya hemos tenido tiempo más que suficiente para contrastarlo.

Es verdad que podemos tener opiniones diferenciadas al respecto. Hay un gran bloque de partidos que consideran que este real decreto necesita una modificación en algunos aspectos concretos: balance neto, consumo colectivo, la eliminación definitiva del denominado impuesto al sol -no solo en territorio peninsular sino en Canarias, donde parece que estamos exentos temporalmente y solamente de una parte de ese famoso impuesto al sol-... Es necesario, por tanto, que este tipo de aspectos, que han constituido un freno evidente al desarrollo de una oportunidad fantástica para incluso ganar en soberanía energética en nuestro territorio, digamos, contribuir a la penetración de las renovables, bajar de alguna manera, y a medida que esto vaya siendo una realidad, el déficit tarifario con el territorio nacional, constituir una oportunidad de un desarrollo de una industria paralela o, digamos, accesoria a toda esta tecnología que desde luego supone, insisto, una oportunidad para un sector, para la diversificación también de nuestros sectores económicos y de nuestro sector industrial... Desde luego a día de hoy parece que no ha sido el éxito que se esperaba. Algunos ya dijimos que podían haberle cambiado perfectamente el nombre y denominarlo, en lugar de decreto para, en fin, la regulación del autoconsumo, decreto para impedir que se desarrolle el autoconsumo en este país, y la realidad es que, a la vista de algunos datos que empezamos a manejar, esta es una realidad.

Por eso, tras la entrada en vigor, ya el desarrollo temporal de este real decreto, queremos saber, conocer exactamente cuál ha sido la implantación en Canarias, el desarrollo, el grado de satisfacción que tenemos en Canarias con esta regulación, sin olvidar aspectos concretos que tienen que ver, por ejemplo, con la desalación vinculada a la energía eólica y a las explotaciones agrícolas. Y por eso queremos saber cuál es, insisto, ese desarrollo, cuál es la opinión del señor consejero y esperemos que el Gobierno se forme lo antes posible y podamos introducir modificaciones oportunas en esta regulación.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Matos.

En nombre del Gobierno, el señor consejero.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, INDUSTRIA, COMERCIO Y CONOCIMIENTO (Ortega Rodríguez): Señora presidenta, buenas tardes. Señorías, señor Matos.

Como usted bien sabe, el Gobierno de España, con fecha 10 de octubre del 2015, publicó el Real Decreto 900/2015, por el que se regulan las instalaciones de producción de energía para el autoconsumo.

A dicho real decreto, con anterioridad a su publicación, el Gobierno de Canarias presentó objeciones y, fruto de ellas, se consiguió que nuestras islas tuvieran un trato diferenciado frente al resto de las comunidades del Estado en alguna cuestión importante. Esta diferenciación se constata en la no aplicación a las instalaciones para el autoconsumo radicadas en Canarias de los diferentes peajes, que sí recoge para otras zonas del Estado. Pero, a pesar de ello, creemos que el real decreto es claramente mejorable para poder introducir más capacidad de generación de renovables de forma distribuida en nuestras islas. Estas mejoras deben pasar por los siguientes aspectos.

En primer lugar, la eliminación, de manera definitiva y no transitoria, como sucede ahora, de todo tipo de peajes, que se han de abonar por la energía producida para el autoconsumo. Entendemos que cualquier tipo de peaje o de impuesto al sol lo único que supone es un lastre a este nuevo modelo de producción energética, más democrático, más eficiente y justo.

En segundo lugar, la nueva reformulación de la regulación del autoconsumo debe pasar obligatoriamente por una simplificación en la tramitación de este tipo de instalaciones, fundamentalmente eliminando el papel de las compañías distribuidoras en el procedimiento, siempre que la instalación sea sin vertido en la red. El papel de las distribuidoras, cuando no hay vertido en la red, entendemos que lo único que viene a hacer es ralentizar el proceso de expansión del autoconsumo.

En tercer lugar, creemos -y así lo hemos hecho saber al ministerio- que determinados sectores estratégicos en Canarias, como es el de la desalación, no deben tener límites de potencia en sus instalaciones de autoconsumo, por motivos de eficiencia y máximo aprovechamiento de los recursos energéticos renovables. Concretamente, en su día solicitamos al entonces ministro que Canarias quedase exenta de límites en el autoconsumo energético a través de energía eólica en la desalación de agua, ya que, de no reformularse el real decreto, se iba a generar una situación lesiva en la desalación de agua con energías renovables en Canarias.

La Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento obtuvo el compromiso del ministerio de iniciar los trámites para modificar el real decreto, que finalmente entró en vigor en octubre del 2015, con el objetivo de eximir a las instalaciones de autoconsumo asociadas al ciclo integral del agua de las obligaciones que emanaban de la nueva regulación; sin embargo, dicha modificación no se pudo completar y hacerse efectiva debido a que continuaba habiendo un Gobierno en funciones en España. En este ámbito, destacar que vamos a seguir negociando con el Gobierno estatal entrante para que el principio de acuerdo alcanzado con el ministerio en funciones se aplique a las nuevas instalaciones de autoconsumo asociadas a la desalación que se pongan en marcha en Canarias y no solo a las ya existentes, apoyándonos en el principio de eficiencia energética. De esa manera queremos evitar el gran freno para el desarrollo de las renovables en un sector crucial para las islas como es el de la producción de agua con energías renovables.

Por otro lado, destacar que la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento cerró el pasado mes de abril un línea de préstamos, abierta a través de la Sociedad para el Desarrollo Económico de Canarias -Sodecan-, que puso a disposición de empresas y autónomos 19 millones de euros en varias anualidades. Estas subvenciones son dirigidas al desarrollo de proyectos de innovación tecnológica e inversiones en autoconsumo y eficiencia energética. La convocatoria resultó un éxito, con más de 27 proyectos presentados.

En cuanto a la segunda parte de su pregunta, señoría, sobre los efectos de la aplicación del real decreto en Canarias, comentarle que tras los ochos meses de su aplicación hemos constatado que no cumple con las expectativas esperadas. Desde entonces se ha solicitado autorización administrativa o la puesta en marcha de solo ocho instalaciones de autoconsumo con fotovoltaica, fundamentalmente porque no ofrece una fórmula adecuada para la remuneración de los excedentes, lo que es el balance neto, que rentabilice la generación en régimen de autoconsumo y posibilite su implantación masiva, así como por las dificultades técnicas que se establecen en el real decreto. Asimismo, los peajes y cargos que se establecen agravan la situación, minimizando el posible ahorro.

Por tanto, los efectos de su aplicación en Canarias no pueden calificarse hoy en día como positivos. Solo tres instalaciones fotovoltaicas, con una potencia total de 125 kW, se han puesto en marcha desde octubre de 2015, fecha de entrada en vigor del real decreto. Por ello la posición del Gobierno continúa siendo la de conseguir que el Gobierno del Estado modifique el texto reglamentario, de forma que se favorezca la viabilidad técnica y económica de las instalaciones de autoconsumo.

El objetivo es conseguir beneficios con carácter general, así como para el sector agrario, doméstico, industrial y para el ciclo del agua en particular.

Así, y con carácter general, el autoconsumo mediante eólica y fotovoltaica fomentará el empleo y la actividad económica en el sector de las energías renovables. Su implantación aumentará la demanda de paneles solares y permitirá la creación de empresas locales de servicios energéticos para instalar y mantener las centrales domésticas e industriales.

En cuanto al sector agrario, este aporta en el archipiélago canario una pequeña parte del valor añadido, ocupando al 21 % de la población activa. Las tierras cultivadas no sobrepasan el 20 % de la superficie frente a un 40 % en el conjunto nacional. Por tanto, el agua y la energía son factores importantes. Los agricultores utilizan multitud de máquinas para labrar, sembrar, cosechar, elevar agua para riego, y por esta razón el precio del gasóleo es un factor tan importante para su negocio como puede ser la lluvia. Cada kilogramo de alimento cosechado requiere la inversión de una gran cantidad de gasóleo, tanto en maquinaria agrícola como en electricidad para los motores de riego, como fertilizantes químicos, fabricados con alto consumo de energía, pesticidas, etcétera. En la actualidad los agricultores están evolucionando a un modelo mucho más racional de agricultura, con control biológico de las plagas, uso de fertilizantes orgánicos, procedimientos de labranza menos agresivos, cultivos adaptados al clima local que requieren menos agua, y con ello logran producir alimentos con un consumo de energía mucho menor.

Por tanto, el Gobierno de Canarias tiene que apostar decididamente por ese modelo energético, con la mayor penetración de energías renovables, y eso es lo que está haciendo. Todo ello dentro de las limitaciones que presenta el actual sistema energético canario, que se caracteriza por sus seis sistemas eléctricos aislados, de reducido tamaño, con escaso desarrollo de la red de transporte y una elevada vulnerabilidad.

De ello no puede quedar ajeno el sector agrícola canario, a través de la adopción de nuevas tecnologías que se apoyen en un uso extensivo de las energías renovables. La principal ventaja que se obtendría es la pérdida de competitividad que presumiblemente van a tener los productos agrícolas importados, que podrían sufrir tanto por los altos costes de energía incorporados al proceso de transporte hacia Canarias como por el sobrecoste de estos productos agrícolas en aquellas regiones que basan sus técnicas agrícolas en un uso intensivo de recursos energéticos no renovables.

En cuanto al ciclo del agua, se estima que el consumo de energía vertida a la red que se destina a la desalación está entre un 5 y un 10 %, dependiendo del subsistema energético insular del que se hable. Asimismo, estaría en torno al 20 % si consideramos todo el ciclo industrial del agua, lo que es la desalación, el transporte, la distribución, depuración y regeneración. Y en este sentido es importante citar que el consumo de agua desalada en Canarias es del 100 % en islas como Lanzarote y Fuerteventura y del 60 % en Gran Canaria y Tenerife, siendo los costes energéticos actuales en torno al 40 % del coste de producción. En los próximos años, tanto las instituciones públicas como empresas canarias, de los sectores doméstico y agrícola principalmente, debemos realizar un gran esfuerzo para posibilitar el bombeo y la producción de agua desalada utilizando energía renovable en régimen de autoconsumo. La finalidad no es otra que la de conseguir un ciclo del agua más sostenible, económica, energética y medioambientalmente hablando. Este esfuerzo hará que, por medio de la utilización del autoconsumo mediante energía eólica y fotovoltaica, se consiga producir agua desalada a un precio mucho más racional y asumible para el usuario final. Así, se lograrán ahorros sustanciales respecto al precio de la producción sin autoconsumo.

Finalmente, señorías, en cuanto al sector doméstico e industrial, la viabilidad económica de los proyectos de autoconsumo está plenamente justificada para el segmento de viviendas y pequeños negocios, que tienen la capacidad de asegurar un consumo mínimo permanente en horas de producción fotovoltaica y que de media estarán pagando un precio del término de energía en los periodos punta y llano del orden de los 14 céntimos de euro kilovatio/hora.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

Continuamos ahora con el resto de los grupos. Por parte del Grupo Mixto señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señor consejero.

Cuando el 9 de octubre pasado se aprobaba por el Consejo de Ministros el real decreto sobre el autoconsumo eléctrico, obtuvimos un nuevo texto legal frustrante para todos los intereses en conflicto, y eso después de más de dos años desde que empezó a trabajarse en esta norma. Un texto tan contestado que unió a toda la Oposición en su contra e incluso hizo que el Partido Popular dijera que lo cambiaría si gobernara otra vez, lo que nos da la imagen clara de lo poco válido que es este decreto. Solo sirvió para hacer casi inviable el autoconsumo eléctrico en España y frenar la industria de la energía solar, por lo que se puede decir que es mejor que sea reformado cuanto antes para no dejar a nadie en una laguna legal.

El autoconsumo eléctrico es una opción muy válida para rebajar la dependencia de combustibles fósiles y mejorar la inserción de energías renovables, pero esta vía de generación eléctrica, según el sector de la energía, pone en riesgo la continuidad de las empresas. Sinceramente, a mi modo de ver, con las mejoras técnicas y el desarrollo de la I+D+i en la energía solar y las continuas rebajas del coste de los paneles, la instalación y el montaje, los empresarios deben empezar a buscar vías para diversificar su negocio y hacer una apuesta por la sostenibilidad.

Y lo que está claro es que no se puede mantener el sistema tal como está, debemos cortar la polución que generamos con la producción de energía. Aquí, en Canarias, nuestra meta es tener en el 2050 el 100 % de energías renovables, pero si se modifica el decreto avanzaremos mucho más rápido en conseguir este objetivo.

El fin del decreto debería ser regular de forma ordenada la inserción del autoconsumo eléctrico y respetar la inversión que hacen los cientos de particulares para no depender más de las eléctricas y despejar las diferentes dudas que se han generado al respecto. Una de esas dudas es, por ejemplo, poder o no introducir el excedente de energía a la red eléctrica y si hay una compensación económica por ello; o despejar la incógnita de si hay que pagar un canon de conexión; o saber si esto incrementa la factura del resto, cosa que sostienen las compañías y que eso está por ver.

Todos están de acuerdo en que debe haber un decreto porque tiene que regularse el autoconsumo, pero piensen que este no es el decreto que nos merecemos y por supuesto no es por el que apuesta la Agrupación Socialista Gomera. Confiamos en que este decreto se pueda modificar a la mayor brevedad posible.

Y simplemente alentarle y darle nuestro apoyo para que así sea, y muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Ramos Chinea.

Por parte del Grupo de Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ PÉREZ (don Pedro Manuel): Gracias, presidenta. Señorías, señor consejero, buenas tardes.

Bueno, sobre este decreto de autoconsumo energético, el Real Decreto 900/2015, pues, yo creo que ya hemos hablado aquí mucho en este plenario. Precisamente en los meses de abril y mayo, pues, hemos hablado, ¿no? Hemos hablado de que la aplicación, efectivamente, yo creo que coincidimos en que la aplicación de este decreto en Canarias, pues, no ha sido positiva. No ha sido positiva, y ya usted anunciaba que por un lado ha tenido que negociar el Gobierno de Canarias con el Ministerio de Industria el permitir que el autoconsumo agrícola asociado a la desalación de agua pueda seguir funcionando. Estamos hablando de que el 70 % del cultivo del plátano y el 50 % del tomate dependen de esta modalidad. Usted mismo reconoce que ha habido escasas solicitudes de instalaciones fotovoltaicas desde que se ha aprobado el decreto hasta la actualidad.

Bueno, yo creo que en lo que sí coincidimos en esta Cámara es en que Canarias es el escenario idóneo para potenciar las energías renovables, porque configuran un sistema eléctrico aislado debido a la problemática de su territorio fragmentado y la lejanía de la Península, por el elevado también coste del sistema eléctrico canario y porque poseemos también un gran potencial de desarrollo de la fotovoltaica gracias a la posición geográfica y la exposición meteorológica.

Nosotros, desde el Grupo Nueva Canarias, vamos a continuar insistiendo en que efectivamente hay que...; estamos de acuerdo en que hay que derogar este decreto. Hay que acordar un nuevo marco legislativo que como mínimo, pues, permita el balance neto, el autoconsumo colectivo y elimine el denominado impuesto al sol; que se modifique esa legislación también que regula la producción de energía a partir de fuentes renovables para cambiar el sistema de subasta por un sistema retributivo estable y diferenciado del resto del país que garantice la estabilidad de los inversores; y también que se establezca una nueva regulación de autoconsumo que contemple las especificidades propias de los sistemas de desalación de agua para uso agrícola mediante las energías renovables en esta tierra, garantizando su viabilidad técnica y económica.

Por tanto, señor consejero, lo animamos. Hay un nuevo reto, está pendiente de conformarse un nuevo gobierno en España y desde luego su implicación, la de su consejería, es clave para retomar esas negociaciones con el Estado y proceder a la modificación de este Real Decreto 900/2015.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Continuamos. Por el Grupo Podemos, señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO: Buenas tardes.

Bueno, hablamos de autoconsumo. Yo, como todos los que me han antecedido, es evidente que yo creo que en esta Cámara estamos de acuerdo, la gran mayoría, sobre las políticas que con respecto al autoconsumo se han hecho a nivel del Estado. Y efectivamente compartimos que este Decreto 900/2015 hay que derogarlo, hay que modificarlo, porque evidentemente castiga el autoconsumo, algo que entendemos importantísimo en Canarias. Y de hecho, como se ha hablado, también en esta Cámara hemos hablado del autoconsumo y de hecho en el mes de abril presentamos una PNL por parte de este grupo parlamentario con una serie de puntos, que, según la intervención que ha hecho usted, señor consejero, entiendo que asume totalmente y que, por tanto, entendemos que va a defender ante el Gobierno del Estado todas las propuestas que se planteaban en esa PNL, que eran derogar precisamente, hacer que el pequeño consumidor y los consumidores vulnerables, entre otras cosas, fueran también tenidos en cuenta; que la energía autoconsumida, que no se vierta... que no haga uso ninguno de la red, quedará libre de cualquier tipo de imposición, que fuera propia de la red privada del consumidor y que no fuera ni monitorizada por la distribuidora ni estará sujeta a ningún tipo de peaje; y también, simplificar también los trámites administrativos para dar de alta dichas instalaciones, que yo creo que eso es algo que no se ha mencionado y que también es importante; el consumo colectivo; el balance neto, como hablábamos; y además que esas nuevas instalaciones de generación eléctrica asociadas al autoconsumo de los pequeños consumidores y consumidores de sectores vulnerables no tuvieran que proceder a dar derechos de cobro, de acometida ni ningún otro cargo.

Esos eran puntos que aprobamos en esta Cámara sobre esa PNL, entendiendo evidentemente que además estamos incumpliendo directivas europeas para propiciar precisamente este autoconsumo. Un real decreto que incluso la propia OCU habla de que, dentro de la obtención de la energía a través del sol, son más los costes regulatorios que tiene la norma que las propias instalaciones de este autoconsumo, algo que nos parece totalmente irrisorio, es decir, algo que no podemos compartir de ninguna de las maneras.

Y, por otro lado, hablar de los intereses, es decir, cómo puede afectar el autoconsumo en Canarias. Evidentemente, en todo el Estado pero en Canarias aún más por ser islas y por ser territorios de consumo, de sistemas aislados, tenemos que decir que además el consumir esta energía en un punto de generación evita las pérdidas del transporte, que se calculan en un 10 %. Por tanto, vamos a reducir el consumo total. Además los costes de futuras inversiones, de infraestructuras y mantenimiento de las redes eléctricas, tanto en generación como en transporte. También porque contribuimos a disminuir la contaminación local y las emisiones de gases de efecto invernadero, que este país tiene que hacer un esfuerzo muy importante debido al Tratado de París, pero sobre todo, sobre todo, porque vamos a reducir la dependencia energética y los costes que, como aquí se ha hablado, en este hablo con respecto al Estado, son de 1400 millones de euros.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Monzón.

Continuamos. El Grupo Popular, señora Tavío.

La señora TAVÍO ASCANIO: Gracias, presidenta.

El Real Decreto 900/2015, comúnmente denominado como decreto de autoconsumo, es un antes y un después en el desarrollo ordenado del autoconsumo, en definitiva, es darle seguridad jurídica y eliminar las luces y sombras precisamente de este sector; y significa el reparto ordenado de las cargas del sistema y garantizar en todo momento la seguridad de nuestro sistema eléctrico. En definitiva, que el autoconsumo sea cada vez más una parte esencial del sistema eléctrico. Pero, señorías, a nadie se le esconde, y yo creo que el consejero lo ha dejado muy claro, que es un asunto tremendamente complejo por el que el Gobierno de España, el Gobierno ahora en funciones pero entonces con plenas funciones, de Mariano Rajoy hizo una apuesta absolutamente decidida.

El autoconsumidor o autogenerador es un consumidor que autogenera una parte de la propia energía que consume. Esto tiene unas ventajas que todos los partidos políticos y todos los grupos políticos de esta Cámara tienen claro: reduce las pérdidas precisamente en el transporte de electricidad y permite la penetración de tecnologías de generación que no emiten CO2. Eso sí, los autoconsumidores conectados a la red sí deben contribuir a los costes generales del sistema, y he aquí la cuestión, he aquí el principio general que establece este real decreto. Vamos a pensar que no se regulara de esta manera, que los autoconsumidores no contribuyeran a estos costes. Estos irían, señor consejero, a incrementar la factura de los consumidores, que es precisamente lo que un gobierno sensato pretende evitar.

En este real decreto hay dos excepciones. Una específicamente pensada para los territorios insulares, como es el caso de Canarias -usted lo ha dicho y lo ha apuntado muy bien-, y también nos veríamos beneficiados por esa excepción a los pequeños consumidores de potencia controlada de los 10 kW.

Y, por lo tanto, este real decreto, políticamente hablando, viene a dar seguridad donde no la había. Es un camino, es un camino muy mejorable y matizable y desde el 9 de enero, desde el 9 de enero, hace nada más y nada menos que seis meses, existe el compromiso político del Gobierno entonces en funciones de...

La señora PRESIDENTA: Acabó su tiempo, señora Tavío.

Muchísimas gracias.

La señora TAVÍO ASCANIO: Gracias.

La señora PRESIDENTA: A usted.

Continuamos con el Grupo Nacionalista. Señora Allende.

La señora ALLENDE RIERA: Gracias, señora presidenta. Señores diputados.

Yo creo que una excepción parcial, como ocurre actualmente con el impuesto al sol que regula este real decreto, no puede ser una regla, y la regla debería ser común a todos. Yo por lo menos aspiro, en mi interés particular y profesional, que sea algo que deba ir en el ánimo de la conquista de cualquier país, en este caso España, cualquier autonomía, la canaria, cualquier isla, la herreña, civilizada y dentro de lo que son las bases o pilares del desarrollo sostenible. Y la regla es la democratización de la energía, es decir, la regulación más justa, mucho más sostenible y, sobre todo, independiente y al servicio de los ciudadanos. A partir de ahí yo desde luego no me atrevería nunca, desde una tribuna, a poner en valor lo que es, como un logro, lo que es una excepción, y una excepción porque evidentemente, es verdad, lo decía el consejero y lo mantenía, en Canarias no son de aplicación algunos de los peajes que se aplican en el resto de la España continental para aquellas instalaciones que están instaladas, pero para mí no deja de ser un parche, y yo lo justifico en el sentido de que es una política energética totalmente errónea que no satisface nada más que al oligopolio energético, pero a lo que es al consumidor de a pie o a aquellas organizaciones que en torno a dejar un mundo mejor para las generaciones presentes y venideras desde luego no nos satisface en nada.

Centrándonos en el propio decreto, en sus excepciones para Canarias, además es un decreto que hoy, hoy, a día de hoy, después de su puesta en funcionamiento, en vigor, en octubre del 2015, tiene una inseguridad jurídica tremenda desde el mismo momento en que es una regulación revisable; es decir, es una regulación excepcional revisable, que no sabemos cómo va a devenir porque dependerá de la voluntad política y de lo que debería depender no es de voluntad política sino debería depender del verdadero sentimiento de un sistema energético sostenido y sostenible. Y además yo creo que, aparte de los compromisos que se puedan asumir de boquilla, hay que manifestarlos, como se manifestó, por ejemplo, para la fábrica de celulosa de papel, sesenta años más en funciones. En Canarias no se quiso hacer. A nosotros se nos juega gran parte de nuestra competitividad porque el ciclo energía-agua va íntimamente ligado. El señor consejero ponía en evidencia: pasamos de tener una regulación de esas nuevas desaladoras ahorradoras a desaladoras generadoras, y yo creo que eso es un error, porque hoy en día el coste de la factura de la producción del agua, el 40% es un coste en energía. Y habíamos dado pasos decisivos en Canarias y hemos retrocedido.

Por lo tanto, yo lo animo, señor consejero, en base a la PNL aprobada en el Parlamento de Canarias, que podamos, en la senda de, con el nuevo Gobierno, sentarnos y...

La señora PRESIDENTA: Se acabó su tiempo, señora Allende.

Muchas gracias.

Continuamos. El grupo proponente, señor Matos.

El señor MATOS EXPÓSITO: Señorías.

Miren, igual que tener un naranjero en mi casa no me convierte en agricultor profesional, tener una placa de energía fotovoltaica con la que suministrarle energía a mi vivienda no me convierte en un empresario de las energías renovables. Y este es el problema que late en el fondo de la regulación que se aprobó, desgraciadamente, en octubre del año 2015, porque si alguien tiene un mínimo de interés en, digamos, estudiar cómo se ha regulado en otros países con los que nos podemos comparar el balance neto podrá llegar a la conclusión sencilla de que esta regulación o parecida no existe en ningún país con el que nosotros nos queramos comparar. No existe ninguna regulación parecida al balance neto en relación con el autoconsumo en ningún otro país. Hay un informe de la Agencia Internacional de la Energía que compara las regulaciones en autoconsumo en países como Estados Unidos, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, Dinamarca, España, Francia y llega a la conclusión de que la peor regulación en este sentido es la española. Y esta es una realidad y lo triste del caso es que tenemos probablemente los mejores mimbres para ser probablemente el número uno del ranking en la producción de energía con autoconsumo.

Y, como les digo, tener un naranjero en mi casa no me convierte en agricultor profesional y tampoco tener una instalación de energía fotovoltaica me convierte en empresario de las renovables y por eso no tiene ningún sentido que al consumidor que se le ocurre colocar una placa de energía fotovoltaica para autoabastecerse, creo que con una contribución enorme a la sostenibilidad del medio ambiente, a la eficiencia energética, no se le permita, digamos, de ninguna manera, compensarse con la energía que en un momento determinado le sobra. Esta regulación nos obliga a regalarla. No hay ningún tipo de compensación, y nos obliga a comprarla cuando en un momento determinado no podemos producir o la producción que hacemos en un momento concreto no nos da para abastecernos. Y esta es la realidad de una regulación que es un fracaso.

El consejero nos acaba de decir que ocho solicitudes en Canarias desde octubre del año 2015 y solamente se han instalado 125 en tres instalaciones concretas de fotovoltaica. Por tanto, un fracaso.

Yo les puedo decir a los diputados del Partido Popular, a doña Cristina, que si uno va por una autopista y todos conducen en la dirección contraria lo más normal es que el esté equivocado de dirección sea uno y no los 350 vehículos que vienen en la otra dirección. Y si todas las organizaciones medioambientales, digamos, las que saben de la materia, en relación con las energías renovables, todos los partidos políticos, dicen que no es una buena regulación y encima tenemos estos datos, yo creo que es bueno reconocer que los que vamos en la dirección equivocada somos los que vamos en esa dirección y no los demás.

Se dice que hay que pagar el impuesto al sol porque hay que contribuir a los costes del sistema, pero, claro, si al mismo tiempo se me prohíbe el balance neto, es decir, poder al menos compensarme la energía que me sobra en un momento determinado, pues, hemos hecho el círculo perfecto para que fracase el autoconsumo; por una parte te coloco un impuesto, un pago, que tienes que hacer a la contribución del sistema, pero por otro lado te impido que cuando generas más energía de la que has consumido no te puedas compensar. Esto no existe en ningún país. En Alemania, por ejemplo, no solo es que tienes derecho a comercializar la energía que te sobra, es que te la pagan a una tarifa especial, porque el Gobierno ha entendido que es un incentivo para producir energía. Hay dos contadores en la vivienda: uno que contabiliza la energía que vertemos y otro que contabiliza la energía que consumimos en un momento determinado. Nos hacen una compensación y encima la energía que hemos vertido a la red nos la pagan a un precio superior para incentivar la instalación. Esta es la realidad de una regulación que sí vale la pena y por eso el autoconsumo en Alemania es un éxito y en España es un fracaso.

Hay un par de cuestiones además que son especialmente sangrantes. Tiene que ver la otra con el denominado consumo colectivo. Tampoco está recogido en el real decreto, algo que tampoco existe en otras regulaciones con las que nos podamos comparar, ni en la regulación alemana; por supuesto en algunos Estados de los Estados Unidos, que tienen una regulación bastante más ambiciosa, donde se permite, por supuesto, el consumo colectivo, es decir, que en un edificio se puedan instalar instalaciones de autoconsumo que abastezcan a las zonas comunes, por ejemplo, de ese edificio, cosa que este real decreto prohíbe. Por poner solo un ejemplo.

Y en un territorio como en Canarias, donde la edificación normalmente es más en altura que en superficie, pues, prohibir el autoconsumo colectivo trae consigo introducir un elemento más de restricción, de desincentivación, a la instalación de este tipo de instalaciones de autoconsumo.

Por otra parte, y lo hemos dicho ya aquí, y el consejero ha hecho las gestiones que ha podido, desgraciadamente el olvido en la regulación hasta el día de hoy no se ha podido corregir, porque seguimos estando sin Gobierno, el olvido del autoconsumo asociado a la desalación. Se le olvidó a quien hizo la regulación que en Canarias existe una experiencia, que es un ejemplo mundial, en relación con la desalación de agua con energía eólica vinculada a explotaciones agrícolas. En un territorio como el nuestro, donde el agua es un bien escaso, donde nos sobra viento pero nos falta agua, donde el agua precisamente es uno de nuestros bienes más escasos, especialmente caro para las producciones agrícolas, que no las hacen competitivas, además de otros elementos que intervienen en la cadena de producción... Pero se les olvidó y esto ha colocado, en el mejor de los casos, en un limbo jurídico a las instalaciones que ya existían, pero desde luego impide que a nadie, en su sano juicio, se le ocurra en estos momentos continuar, apostar por la desalación con la eólica, al menos hasta que este decreto sea modificado.

Miren, todas estas cuestiones -como les vuelvo a repetir, los hechos son tozudos, hay estrictamente tres instalaciones, como ha dicho el consejero, prácticamente en ocho meses-, con estos problemas que se han ido colocando para aquel que se le ocurra poner una instalación de autoconsumo en su vivienda, tienen que ver también con la imposibilidad de hacer un cálculo económico de la rentabilidad o de la amortización de esa instalación. Nadie, en su sano juicio, hace una inversión sin saber exactamente, por ejemplo, la exención al impuesto al sol cuánto va a durar, cuándo va a terminar y desde luego sin saber si definitivamente el balance neto se va a permitir o no se va a permitir.

Y hay otra cuestión que tiene que ver además con esa tormenta perfecta en relación con el autoconsumo, que tiene que ver con la acumulación. Las dificultades que existen en España desde el punto de vista legal, que siguen existiendo y que no se han removido, para poder, digamos, instalar en nuestras viviendas sistemas de almacenamiento, que hoy por hoy están yendo a una velocidad tecnológica, abaratando precios, mejorando su rentabilidad, por supuesto económica pero también su vida útil, en relación, insisto, con las acumulaciones, con baterías, con pilas. Hay algunas de una marca que no voy a mencionar porque son muy famosas, que también han apostado decididamente por el coche eléctrico, pero que hoy por hoy cada seis meses se saca un modelo nuevo, más barato y más eficiente. Y hoy por hoy la legislación española de alguna manera no incentiva tampoco la instalación de acumuladores, de baterías en nuestra vivienda, que al menos si no hay balance neto nos permita acumularla, para cuando nos sobre la acumulemos y cuando la necesitemos podamos utilizar la que hemos acumulado. Tampoco eso se ha resuelto.

Por tanto, ni balance neto, impuesto al sol, dificultades para las baterías. Es una legislación que es imposible que, por tanto, pueda desarrollarse en unas condiciones razonables.

¿Esto lo sabía el Gobierno anterior cuando lo legisló? Hombre, yo creo que sí, porque a poco que uno se ponga a estudiar un poquito sobre estas cuestiones, en fin, no hace falta ser ingeniero en energías renovables para darse cuenta de que esto estaba abocado al fracaso. Se lo dijeron al anterior Gobierno todas y cada una de las asociaciones, de las ONG, en fin, empresarios, asociaciones de empresarios del sector de las renovables, que iba a fracasar, y no escucharon, no escucharon.

Bueno, no sé cuándo se va a constituir el Gobierno, tengo mis deseos de cómo debería ser, pero, en fin, ya veremos. Pero sí es verdad que existe además un acuerdo, en la pequeña legislatura que acabamos de terminar hace muy poco, de todos los partidos políticos, a excepción del Partido Popular, de introducir las modificaciones correspondientes en la normativa del autoconsumo. Una iniciativa que se presentó en el parlamento nacional y que yo espero que, sea cual sea la composición del próximo Gobierno, el próximo parlamento nacional sea capaz de introducir una serie de modificaciones que al menos nos pongan al nivel de unos países con los que nos queremos comparar, a los que nos queremos parecer, en materia de energías renovables y de autoconsumo energético.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Matos.

Para concluir esta comparecencia, consejero.

El señor CONSEJERO DE ECONOMÍA, INDUSTRIA, COMERCIO Y CONOCIMIENTO (Ortega Rodríguez): Señorías.

Bueno, creo que es evidente que todos estamos de acuerdo en que el autoconsumo en Canarias es importante y que evidentemente hay que mejorar, ese decreto hay que mejorarlo, y, bueno, tan pronto como tengamos gobierno con quien hablar de esto hablaremos y buscaremos soluciones para que satisfaga lo máximo posible las necesidades que tiene Canarias.

Mientras tanto, el Gobierno de Canarias no puede estar quieto y tiene que seguir trabajando en una línea, en la línea de la implantación de las energías renovables y en la línea de apoyar el autoconsumo, que el autoconsumo se extienda. Para ello el viceconsejero de Industria y Energía, Adrián Mendoza, está trabajando en la creación de la red RUP de la energía. Una red por la que pretendemos que todas las regiones ultraperiféricas juntas planteemos una posición a Europa en la cual pueda ser recogida esta situación especial que tenemos. Una situación en la que los sistemas energéticos de todas son vulnerables, son pequeños y necesitamos que algo como el autoconsumo sea tratado de forma diferente a como sería tratado en un territorio continental. Y es por ello que ya empezamos, y les recuerdo que en abril yo mismo me reuní con la directora responsable de Renovables, Investigación e Innovación y Eficiencia Energética, a la que le trasladé en su momento el interés que teníamos -Canarias- para que se impulsara un modelo energético basado en recursos naturales, un modelo que cree riqueza y empleo basado en este mismo, que sea sostenible, con unos elementos esenciales para el desarrollo de un modelo de autoconsumo energético. Y en este modelo, que hoy se enfrenta con esos impedimentos legales para desarrollarlo, pues, pretendemos que también desde Europa se nos dé mayor amparo, entendiendo que es un problema de todas las RUP. Por eso lo estamos enfocando dentro de lo que es la red RUP de la energía.

Las RUP deben recibir una atención específica por parte de la Unión Europea en el marco de la revisión de la directiva sobre las energías renovables en el periodo 2020 a 2030, y en eso estamos trabajando. En eso está trabajando la red RUP y esta semana la comisaria Creţu lanzaba y reconocía que la Comisión Europea va a tener que apoyar los trabajos de esa red energética y que va a ser lanzado oficialmente en la Conferencia de Presidentes de Canarias y las regiones ultraperiféricas el próximo mes de septiembre en Madeira. Con lo cual estamos trabajando ya en un ámbito superior, independiente de que en este momento haya cuestiones en que no podamos avanzar.

Pero también me gustaría hacerles partícipes de que estamos, conforme hemos hablado de expedientes, también es verdad que en este momento las solicitudes de instalaciones para autoconsumo en este momento -algo importante- ascienden ya a 1,2 MW. En estos últimos meses han llegado más proyectos y esperamos que se sigan sumando. Con lo cual no es que estemos parados, esto está caminando, el Gobierno sigue caminando impulsando la red RUP con el viceconsejero y el equipo de la consejería. Pero también, en el próximo mes de julio, el presidente y el consejero que les habla nos desplazaremos a reunirnos con el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, el señor Arias Cañete, para intentar conseguir de él que también arrope este impulso de la energía, que entienda la necesidad de fomentar el autoconsumo en Canarias.

Y, bueno, con estos elementos, modificación del reglamento, impulsar la red RUP y que Europa articule algún tipo de medidas para que, a partir del 2020, mejore las condiciones del autoconsumo en Canarias, como un elemento esencial para el desarrollo de las regiones y como un elemento esencial para garantizar la sostenibilidad, creo que son más importantes de lo que podamos imaginar. Con lo cual, bueno, prometerles que seguiremos trabajando para lo que hemos dicho y que esperemos que el futuro sea mejor de lo que es ahora.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor consejero.

Hemos concluido esta comparecencia. Como quedamos en la Junta de Portavoces que celebramos hoy antes de comenzar el pleno, vamos a pasar ahora a la comparecencia 546, a instancias del Grupo Nacionalista Canario, sobre plan de residuos de Canarias, a la consejera de Política Territorial, y es acumulada con la 567... Me salté una, perdón, tienen razón, disculpen, tienen razón, pido disculpas, sí.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-0508 Sobre -Consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento-, sobre posición ante el decreto de autoconsumo energético y los efectos de su aplicación en Canarias.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico