Diario de Sesiones 42/2016, de fecha 19/7/2016 - Punto 31

9L/C-0595 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO PODEMOS, SOBRE LA INCIDENCIA DE LAS VIOLENCIAS MACHISTAS.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Siguiente comparecencia, del consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, sobre la incidencia de las violaciones machistas.

Proponente, el Grupo Podemos. Señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes, señor presidente, señor consejero, señorías.

Hace poco más de un año que empezamos esta IX Legislatura. Un año en el que muchas de nosotras pisábamos por primera vez esta Cámara con mucha ilusión, pero también con cierto miedo e intimidación ante un espacio desconocido y que nos merecía mucho respeto.

Ha pasado un año y toca hacer balance de lo vivido y del trabajo realizado. No puedo dejar de pensar que hay una parte de teatro en todo esto, de escenificación pura y dura, que puede estar bien, siempre que lo que se transmita sea algo consistente que de verdad refleje el anhelo, el deseo de transformación y el convencimiento de que contamos con proyectos y herramientas adecuadas para, de verdad, mejorar la vida de una inmensa mayoría de personas y colectivos que están sufriendo las consecuencias de esta larga crisis generada por un sistema neoliberal, patriarcal e injusto que tanto tiempo llevamos soportando.

Nuestra labor en la Oposición, además de contribuir con propuestas legislativas, es hacer control al Ejecutivo. Y ahí estamos. Después de un año de rodaje, ahora nos toca ir pidiendo cuentas de lo que hasta ahora hemos trabajado y aprobado muchas veces por unanimidad en esta Cámara. Y fíjense que, a estas alturas, nuestra postura dentro de Podemos se ha ido radicalizando tanto que lo que queremos, en este momento, el empeño nuestro, es que se cumplan las leyes y que se cumplan las PNL que hemos ido aprobando, y con esto nos daríamos más que por satisfechas. Porque no puede ser, de verdad, que tengamos un montón de leyes, como buenas herramientas que permitirían la construcción de esa sociedad más justa por la que luchamos, y que no sepamos dónde están, si están dormidas o guardadas en alguna gaveta, y que no sepamos, una vez que se aprueban, qué es lo que ocurre con ellas.

Para el Grupo de Podemos sigue siendo un misterio, un enigma que nos gustaría realmente que usted nos aclarase en esta comparecencia. No puede ser que sigamos posponiendo respuestas y soluciones a los problemas más urgentes. A veces se nos cae la cara de vergüenza y no queremos acostumbrarnos a ver pasar delante de nosotros el padecimiento de tanta gente, escuchar sus demandas, oír sus quejas, percibir su dolor sin inmutarnos. Si no somos capaces de dar alternativas, nos preguntamos, a veces, desde nuestro grupo, para qué sirve la política, para qué los parlamentos y las personas que decidimos dar el paso y trabajar desde ellos.

Le hemos pedido a usted esta comparecencia con el deseo de alejar esos fantasmas de ineficiencia que a veces nos asaltan y conocer de primera mano cuál es la incidencia de la violencia machista en Canarias, así como el impacto de las políticas de prevención y reparación que están en marcha en este momento, teniendo en cuenta que las cifras y los datos son bastante alarmantes. Desgraciadamente, estamos a la cabeza en la tasa de violencia machista dentro del Estado, con un 22,83 % por cada 10 000 mujeres. Nos sigue Baleares y esto es un tema que habrá que analizar: por qué los archipiélagos son los dos que están en peor situación en cuanto a la tasa de violencia y muy lejos de la media estatal, que está a 13,52.

Es, por tanto, el momento de hacer un poco de balance y ayudar a entender, explicando a los grupos que aquí estamos y también a la ciudadanía, qué es lo que se está haciendo desde el Gobierno para mejorar la vida de las mujeres en Canarias. Qué pasos estamos dando en el camino hacia la igualdad real y en la lucha por la erradicación de todo tipo de discriminaciones y violencias machistas.

En esta primera parte de la comparecencia nos vamos a centrar, sobre todo, en hacer un recorrido por las tres PNL que, en ese sentido, hemos ido aprobando. La primera fue la del Grupo Nacionalista Canario, la 8; la siguiente del Partido Socialista, la número 20; y la tercera, la 29, del Grupo de Podemos.

Le voy a preguntar por la primera, que consistía en hacer una mesa de trabajo técnico compuesta por las distintas instituciones y organismos implicados a fin de modificar el Protocolo de coordinación institucional para la atención de las víctimas de violencia de género en la Comunidad Autónoma de Canarias, suscrito en el año 2009, con el objetivo de incorporar plenamente a los hijos y a la familia extensa de la víctima en el sistema de protección que contemple, además, su atención psicológica. Bien, queremos saber cómo va, si se reunió la mesa de trabajo y en qué parte del proceso estamos.

Voy a centrarme, de las distintas PNL, en las que tienen contenido canario.

Con respecto a la número 20, del Grupo Socialista, había dos cosas -de ámbito canario, porque el resto era de ámbito estatal- que era impulsar un pacto en Canarias que ponga de relieve la gravedad de la situación y dé prioridad a la intervención y lucha contra la violencia machista. Además de la inclusión en los presupuestos, que supongo que, por la parte que nos corresponda, ahora en el 2016 hablaremos para el 2017.

Y por último, con respecto a la número 29, hecha por el Grupo de Podemos, queríamos saber cómo va. El punto número 1 era garantizar una alternativa o solución habitacional... (Corte en el sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. El señor vicepresidente le concede un minuto adicional).

Vale, pues voy a utilizar el minuto. Porque luego haré las preguntas concretas.

Bien, en concreto, voy a ceñirme a los tres puntos más importantes. El tema de garantizar la alternativa o solución habitacional, con los suministros necesarios, a toda aquella mujer que, previa valoración de los servicios sociales, ostente la condición de mujer violentada por violencia machista, con independencia de orden de protección y de que haya habido una denuncia previa, solamente con el visto de bueno de los servicios sociales. ¿Cómo está ese asunto? ¿Se ha puesto en marcha? Eso quería saber.

En concreto, la número 2 era ampliar el ámbito de aplicación de la Ley 16/2003. Bueno, en esa estamos trabajando con la modificación legislativa, que ya hablaremos después. Incorporar indicadores de medición. Es superimportante, lo estamos haciendo, está aprobado y lo hemos pedido en distintas ocasiones, en distintas PNL, y es un tema que tenemos aún pendiente.

Y, finalmente, garantizar en la ley de los municipios canarios el mantenimiento de todos los servicios sociales de atención a las mujeres que venían realizando los entes locales. ¿Cómo está? Porque me consta que en muchos ayuntamientos en Canarias todavía no tenemos servicio de atención a las víctimas de violencia machista.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Del Río.

Para su primera intervención, el consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Afonso González): Gracias, presidente.

Señora Del Río, en virtud de la exposición que ha efectuado en su primera intervención y donde ha centrado una serie de preguntas específicas en relación con las PNL presentadas, trataré de dar respuesta, sin perjuicio de la posición general que, evidentemente, tenía efectuada como consecuencia de la literalidad de la comparecencia que había solicitado.

De nuevo, en esta Cámara, evidentemente, abordamos un problema social de extrema gravedad, la violencia de género, que al Gobierno de Canarias no solo le preocupa, sino que también se ocupa en ello.

Antes de informar sobre el objeto de la comparecencia, quiero recordar a las víctimas mortales de esta barbarie. También quiero trasladar mi solidaridad con todas las personas que viven esta realidad y manifestar mi más enérgica condena a cualquier forma de violencia contra las mujeres.

La frecuencia de los asesinatos ha convertido a la violencia de género en un funesto asunto cotidiano, con el riesgo de que la sociedad lo normalice y lo sienta como una realidad inevitable. Por ello, es más necesario que nunca luchar contra esa posible tendencia desde la prevención, la sensibilización, la atención a las víctimas y la lucha contra el machismo, pero no se conseguirá erradicar las violencias de género mientras no exista un contundente rechazo del conjunto de la ciudadanía, sin fisuras, sin matices.

Entre los asuntos de la comparecencia, usted solicita que informe sobre la incidencia de las violencias de género. Como recordarán, el informe correspondiente al año 2014, último disponible hasta este momento, lo presenté en esta Cámara el pasado mes de marzo. Recordaré algunos de los datos de 2014 y ya les anuncio que el informe correspondiente a la incidencia de la violencia de género en el 2015 estaremos en disposición de presentarlo en esta Cámara en el próximo periodo de sesiones.

En el año 2014 se presentaron en Canarias 6936 denuncias en los juzgados de violencia sobre la mujer y se registraron un total de 2197 órdenes de protección. Una mujer fue asesinada en Canarias y 955 internos estaban cumpliendo condena por violencia de género. Los dispositivos de emergencia para mujeres agredidas -el DEMA- recibieron 1065 alertas y se atendió a través del 1-1-2 un total de 13 264 incidentes relacionados con situaciones de violencia de género, de los que 3330 fueron de emergencia.

Estas cifras, frías y distantes, no reflejan, y no pueden hacerlo, la cruda realidad de la violencia de género y la verdadera magnitud del gravísimo problema social al que nos enfrentamos. La violencia de género es un fenómeno que no puede desligarse de la desigualdad estructural de género, siendo una evidente consecuencia de la más grave de esta.

La intervención sobre el fenómeno de la violencia de género desde las instituciones públicas, cualquiera que sea su naturaleza, detección, prevención e intervención, ha de estar conectada directamente con la política de igualdad y la acción con las desigualdades sociales, laborales, culturales y económicas. Es impensable, en los tiempos actuales, que se pueda actuar eficazmente sobre la violencia de género exclusivamente mediante el mecanismo de gestión de recursos públicos de emergencia, alojativos, de orientación jurídica y laboral, de protección policial o de ayuda económica a mujeres víctimas sin recursos. Antes al contrario, estas acciones supondrían un mero paliativo de las consecuencias más graves de la violencia de género, la inseguridad física y psicológica de la víctima y de las criaturas a su cuidado, y la vulnerabilidad social de las familias sin recursos, permaneciendo, no obstante, el drama social de la violencia de género como una constante en las conductas.

Una vez puestos en marcha los mecanismos más urgentes ineludibles para la protección de las víctimas, el Gobierno de Canarias ha podido prestar atención a la intervención en prevención directa e indirecta mediante programas educativos del alumnado, formación de profesorado y profesionales sanitarios y sociales, recuperación de víctimas de la violencia de género o formación de las víctimas para la inserción social y laboral.

La prevención se hace absolutamente fundamental para evitar que se perpetúe la violencia hacia las mujeres, y es fundamental la prevención a edad temprana. Este mismo año se ha puesto en marcha el aplicativo Cibermolo, una herramienta específica para trabajar la prevención de la violencia de género entre jóvenes y adolescentes. Asimismo, durante este año se desarrollan actividades de sensibilización y prevención en los centros educativos de las islas. También se han puesto en marcha campañas de sensibilización destinadas a dicho colectivo, como la realizada el pasado 25 de noviembre con el lema "En ti está parar la violencia machista".

Como saben, el Gobierno de Canarias y los siete cabildos aportan financiación para el sostenimiento de la red canaria de servicios y centros de atención a las víctimas de violencia de género, casi 9 millones de euros. Desde el Instituto Canario de Igualdad hemos comenzado ya un proceso, junto con los siete cabildos insulares, para evaluar y, con ello, mejorar, a través de los convenios suscritos con cada uno de ellos, los servicios y recursos que se prestan. Tengo que destacar la buena acogida y predisposición de los siete cabildos para trabajar conjuntamente.

Uno de los temas destacados que ha surgido en las comisiones paritarias donde se está trabajando es el de contar con una estrategia conjunta de prevención, de forma que las acciones sean planificadas y ejecutadas obteniendo de ellas el máximo de rentabilidad social que buscamos. ¿Por qué? Porque en Canarias se vienen realizando en los últimos años numerosas actuaciones con fines preventivos de las violencias de género por las diversas administraciones públicas y organizaciones sociales, siendo importante promover una actuación conjunta. Y estamos realizando un trabajo de recopilación de las acciones desarrolladas por las instituciones públicas y las ONG con el objeto de planificar de cara al futuro acciones coordinadas para optimizar y mejorar la eficacia de la prevención temprana de la violencia de género y, por tanto, estamos trabajando en poder presentar este documento a los cabildos, ayuntamientos y agentes intervinientes antes de que termine el ejercicio 2016.

En este año, los proyectos más destacados se dirigen a desarrollar actuaciones concretas de inserción sociolaboral de las víctimas, ya que, en la medida en que se favorezca su independencia económica, se mejorarán también sus niveles de autonomía personal y social, pudiendo solventar o evitar caer en situaciones de dependencia y/o violencia asociada y perpetuada. Se va a intervenir con 54 mujeres víctimas de violencia de género y usuarias de nuestros recursos, tanto en las casas de acogida como en los pisos tutelados, y será un programa coordinado con el Servicio Canario de Empleo, de la Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, para lo cual contamos con un presupuesto de 110 000 euros.

También desde el Instituto Canario de Igualdad se reforzará el programa de apoyo a la intervención psicológica con menores víctimas de violencia de género, que ya se viene realizando en la red canaria, lo que permitirá atender de forma especializada a 60 menores. El proyecto cuenta con un presupuesto de 39 312 euros.

Además, durante este año 2016 estamos desarrollando otros proyectos que pretenden mejorar la prevención de situaciones de violencia de género al favorecerse la actuación coordinada de los recursos implicados y competentes en la búsqueda de soluciones. Como usted señalaba en una las PNL, es la actualización del protocolo interinstitucional de actuación ante la violencia de género. Ha habido las reuniones técnicas pertinentes, y en el pasado mes de junio hemos determinado que ese protocolo, esa comisión esté coordinada directamente por el Instituto Canario de Igualdad para efectuar el impulso necesario y la actualización del mismo de aquí a finales de año.

También es necesario protocolizar la actuación de los recursos de la red especializada -el protocolo entre el Instituto Canario de Igualdad y los cabildos insulares-, así como protocolizar la intervención con menores víctimas de violencia de género, y, por tanto, las actuaciones en las que debe participar, además del instituto, la Dirección General de Protección de la Infancia y la Familia.

Con relación a las otras dos PNL que planteaban, por un lado, impulsar el pacto en Canarias de violencia de género, yo creo que, en primer lugar, es necesario terminar de cerrar el protocolo interinstitucional para favorecer y actualizar aquellos procedimientos que tenemos que efectuar entre todos los agentes implicados. Y, sin ninguna duda, debemos promover ese pacto en Canarias, sin perjuicio de las consideraciones que ahora efectuaré de la necesidad de un pacto a nivel estatal.

Y, en cuanto al impulso que se recoge en el ámbito de la Ley de los Municipios de Canarias, pues, evidentemente, la prestación de determinados servicios creemos que, desde la Viceconsejería de Administración Pública, con los informes que se han emitido sobre el ámbito de aplicación de la misma en relación con el mantenimiento de los servicios preexistentes a la entrada en vigor de la ley de racionalización efectuada en diciembre del 2013, queda garantizada. No obstante, si detectan cualquier tipo de disfunción, es importante que lo trasladen al Gobierno para tratar de buscar una solución jurídica al respecto.

Finalmente, sí quiero destacar un tema por la gravedad que supone, que es que por primera vez en Canarias hemos decidido abordar una de las formas de violencia de género que también tenemos en nuestras islas y que es socialmente más consentida: la situación de las mujeres traficadas y las prostituidas. Para ello contamos inicialmente con la colaboración de las universidades canarias, de los cuerpos de seguridad y de las ONG que llevan muchos años trabajando con las mujeres víctimas.

Miles de mujeres y sus hijos e hijas sufren a diario la violencia machista, muchas más de las que denuncian o las que aparecen en las estadísticas; y sigue la espiral de asesinatos. Según datos del Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales e Igualdad, el pasado año fueron asesinadas en España 60 mujeres así como 4 menores, y en el año 2016 también -ahí está el dato que tenemos a 18 de julio- 25 mujeres han sido asesinadas, y un menor, con los datos actualizados a 30 de junio, también ha sido asesinado.

Ante esta escalofriante realidad, quiero concluir esta primera intervención destacando la imperiosa necesidad de un pacto de Estado contra la violencia de género... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.) Termino, presidente. Ya que la extremada gravedad de este problema social así lo requiere, tenemos que volver a incorporar este asunto a la primera línea de las agendas políticas.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor consejero.

Grupos no solicitantes. Por el Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señor consejero.

No es la primera vez que, por la trascendencia social que tiene la lucha contra la violencia de género, hablamos en este Parlamento, y, a nuestro pesar, me imagino que tampoco será la última.

Mire, señor consejero, más eficacia. Se puede decir de mil formas, pero la realidad solo es una: tenemos que ser más eficaces en la lucha contra la violencia de género. De poco sirven los datos estadísticos en los que se refleja que cada vez más mujeres se atreven a dar el paso a denunciar si no se ha impedido que las mujeres sigan sufriendo amenazas, golpes e incluso la muerte.

Es así, por muy duras que suenen mis palabras. Y no lo digo yo, lo dice el Instituto Canario de Igualdad, que nos ha pedido que actuemos con cautela y que interpretemos de manera correcta las estadísticas, asegurando, además, que solo han aumentado las denuncias. ¿Buenas noticias? Pues depende de la lectura que hagamos, pero vamos a pensar que es un gran paso que las mujeres que sufren violencia confíen cada vez más en el sistema. Sin embargo, los números reflejan que tan solo un 26 % de las mujeres que denunciaron recibió orden de protección, un porcentaje que, a nuestro juicio, sí que debe ser analizado con calma.

También debo lamentar las contradicciones en las que cae la directora del Instituto Canario de Igualdad, pues en un comunicado reciente, al que todos podemos acceder a través de la web del Gobierno, asegura desconocer si han aumentado los casos de violencia, apuntando también que más de la mitad de las mujeres que acuden al Instituto Canario de Igualdad... pocas son las que se atreven o ni siquiera la mitad llegan a denunciar. ¿En qué quedamos entonces, señor consejero?

La realidad es, señorías, que el incremento de denuncias debe preocuparnos a todos, pues se tradujo en más casos de violencia en el primer trimestre del 2016. Ojalá el Consejo General del Poder Judicial hubiera publicado ya las estadísticas del segundo trimestre para saber si ha habido alguna mejoría durante el segundo trimestre. Debemos estar atentos para tomar medidas correctoras en caso de que se repitan los malos resultados, que ponen a Canarias como la comunidad autónoma con más casos de violencia de género.

No hace falta que le repita tampoco, señor consejero, la estadística oficial. El Instituto Canario de Igualdad ha indicado que en 2015 aumentaron significativamente los casos de violencia de género en Canarias. Pero yo sigo, y quiero confiar en su sensibilidad y, por tanto, guardo la esperanza de que tome cartas en el asunto de forma que evitemos un nuevo aumento.

Nosotros creemos que merece la pena que haga usted una evaluación interna con la participación de los responsables de área, que, seguramente y sin lugar a dudas, le ayudarán a buscar el mejor camino y que, de una vez por todas, sea...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Mendoza.

Por el Grupo de Nueva Canarias, señora Acuña.

La señora ACUÑA MACHÍN: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías.

Y, aunque sea reiterativo, yo creo que no nos cansaremos de repetirlo para interiorizarlo cada uno de nosotros: Canarias es la comunidad autónoma con mayor número de mujeres víctimas de violencia de género: 22,83 por cada 10 000 mujeres; después le sigue Baleares, con 19,49 mujeres, cuando la media nacional se sitúa en 13,52, según datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial.

Estos datos reflejan que, en el conjunto de España, el número de condenas por violencia machista ha aumentado por tercer trimestre consecutivo hasta alcanzar las 6322 sentencias, lo que representa el 64,1 del total de las resoluciones, y más de 32 000 mujeres aparecen como víctimas de este tipo de maltrato.

Iniciativas en esta IX Legislatura sobre violencia de género se han presentado varias. Cabe destacar la PPL de modificación de la Ley 16/2003, de 8 de abril, de prevención y protección integral de las mujeres contra la violencia de género, cuyo preámbulo dice: "La violencia de género no es un fenómeno nuevo ni característico exclusivamente de nuestra sociedad. Se trata de una terrible lacra social que debilita los pilares de nuestro sistema político y nuestra convivencia ciudadana, y que se fundamenta en una consideración desigual y desequilibrada de las relaciones de poder entre hombres y mujeres, prejuicios sexistas, y actitudes discriminatorias en los más variados aspectos". A día de hoy contamos con el programa Educar para la Igualdad, que tiene como finalidad propiciar que toda la comunidad educativa trabaje y se relacione desde una perspectiva coeducativa para superar los estereotipos sexistas, potenciar unas relaciones igualitarias y prevenir la violencia de género.

Pese a todo lo anterior, la violencia de género aumenta en España. Es una tragedia que no es un suceso ni un fenómeno natural e inevitable, ni una desgracia que surge por sorpresa. Todas eran muertes predecibles, anunciadas, asesinatos antecedidos de desprecios, humillaciones, silencio, sufrimiento, malos tratos... Vidas truncadas tiempo atrás a las que no se les dio protección y a las que nadie ofreció respuesta, la ayuda y el apoyo que necesitaban y merecían.

Todas estas certezas exigen un mayor esfuerzo desde el Gobierno. Necesitamos invertir mucho más y, aunque ya el consejero ha dicho que se está trabajando sobre ello, hay que actuar sobre las causas y sobre los factores de riesgo para impedir que nazca el problema, mejorar los instrumentos de valoración de riesgos y especializar a quienes toman decisiones vitales para las víctimas, sus hijos e hijas.

Muchísimas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Acuña.

Por el Grupo Popular, don Emilio Moreno.

El señor MORENO BRAVO: Muchas gracias, señor presidente. Señorías, señor consejero.

"El grado de civilización de una sociedad se mide por el grado de libertad de la mujer". Ya lo decía un famoso socialista utópico, Charles Fourier, en el siglo XIX. Ahora bien, la libertad de la mujer no solo exige el desarrollo integral de la misma con plenitud de derechos civiles y políticos, sino que también exige que se garantice, por los poderes públicos, por todas las estancias públicas, el sagrado derecho a vivir sin estar sometida a la violencia machista de cualquier desalmado delincuente que haya sido o sea, por ejemplo, su esposo, padre, novio o hermano.

La iniciativa del Grupo Podemos trae su origen en el reciente informe elaborado y facilitado por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, donde se está en dos consecuencias básicas: Canarias presenta una tasa del 22,83 % de mujeres víctimas de violencia de género por cada 10 000 mujeres. Somos, por desgracia, los que encabezamos dicho ranquin, y eso no puede ser, señor consejero.

Me gustaría saber cuáles son las ideas de cara al futuro, no las que han existido, porque de poco han valido. Y me gustaría saber qué es lo que va a hacer la consejería socialista para igualarse a otras comunidades autónomas que cuentan, y han tenido, con las mismas condiciones económicas, sociales y políticas que Canarias.

Y espero no tener que recordarles a todos y cada uno de ustedes, y en especial a usted, señor consejero, la política que se ha desarrollado por parte del Gobierno de la nación, del Partido Popular, durante estos últimos años. Y le voy a poner ejemplos, algunos de ellos, porque no quiero que luego se me hable de los recortes para justificar o no el fracaso en la política de violencia de género por parte de su Gobierno durante este año y durante los cuatro años anteriores.

Un Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades 2014-2016 dotado con 3127 millones de euros; la puesta en marcha en el año 2013 de la primera Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, dotada con más de 1500 millones de euros; y, por recordar, fíjese, le recuerdo que el Gobierno de Aznar, el Gobierno del Partido Popular, fue aquel que tipificó por primera vez como delito el maltrato familiar no habitual en la reforma de la Ley Orgánica 11/2003.

Les digo, además, que, aparte de esta conclusión, la primera, que en el ranquin de víctimas de mujeres de violencia de género estamos el 22,83 %, superando a toda la media nacional, nos encontramos con otro ranquin y es en el que somos los primeros -el 27,8 %-, en la ratio de casos en los que la víctima de violencia de género se acoge a su derecho a no declarar contra pariente; es decir, que la víctima de violencia de género, una vez interpuesta la denuncia, habiendo acudido al órgano judicial, decide retirar la denuncia contra su presunto maltratador. Y no es la primera vez que hemos hablado aquí con la posibilidad de que se reforme este precepto del artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal o incluso la posibilidad de inaplicabilidad en los casos de violencia machista.

Pero, de verdad, vale ya de contar lo que han hecho, lo que han hecho mal, porque no ha servido de mucho, porque seguimos en los ránquines de donde no se debe estar: ser los primeros en lo que está mal hecho.

Nada más y muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Moreno.

Por el Grupo Socialista, doña Ventura.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Buenas tardes, señorías.

Los datos que nos ofrecen estos informes, tanto el del 2014, que se trajo aquí ya hace unos meses, como los que conocemos del 2015, de 60 mujeres fallecidas, incluso los de 2016, lamentablemente son 26 mujeres ya y 4 menores, son muy duros de aceptar. Son la punta del iceberg de una realidad que vive este país, y mientras siga habiendo una víctima de violencia de género debemos seguir trabajando, con mayor esfuerzo si cabe y de forma conjunta, con todas las administraciones, y trayéndolo aquí las veces que haga falta, como ya se han traído incluso iniciativas de este partido político.

El Grupo Socialista, y el Partido Socialista, ha tenido clara siempre la lucha contra esta lacra social. De hecho, ha sido el Partido Socialista en este país el que aprobó una ley contra la violencia de género y una ley de igualdad, don Emilio, que el Partido Popular votó en contra. Cierto que los recortes no son la justificación para las dificultades con las que este consejero del Gobierno de Canarias se encuentra ahora, pero eliminar este asunto de la agenda política sí que impide o dificulta un cambio social, que es de lo que se trata, para poder resolver este problema.

Decía usted maltrato familiar no habitual. No, señor Moreno, llamemos a las cosas por su nombre, eso es violencia machista, es feminicidio (Aplausos). No solo es en el ámbito familiar, es el maltrato contra la mujer por el hecho simplemente de ser mujer.

Tenemos instrumentos, como la ley de igualdad o la ley contra la violencia de género o los planes que se han aprobado y la propia ley canaria contra la violencia de género, para trabajar en ese ámbito contra este tipo de lacra social. Desde luego, señor consejero, cuenta con el apoyo del Partido Socialista para trabajar en ese sentido. Destacar además el trabajo que se viene realizando desde el Instituto Canario de Igualdad en la red canaria de atención a las víctimas de violencia, junto con los cabildos.

Y decía también la señora Mendoza más eficacia. Desde luego que aquí sí me voy a permitir, además, pedir un apoyo o una intervención de todos los partidos políticos en todas las administraciones, incluso los cabildos, y la isla de La Gomera en la que probablemente todos podemos hacer algo más, ya que tiene la posibilidad de estar gobernando en esa isla, probablemente también hay mucho trabajo por hacer.

Como digo, esta es una cuestión en la que debemos intervenir todos, y, nosotros, apoyarle para que el trabajo que realiza tenga sus frutos y sea una legislatura en la que al final se note el cambio en estas políticas transversales que son absolutamente necesarias.

Hablaba usted del protocolo interinstitucional, de la actuación de protección con los menores. Asuntos que son prioritarios en esta comunidad autónoma...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Ventura.

Por el Grupo Nacionalista Canario... (El señor Moreno Bravo solicita la palabra).

Dígame, don Emilio.

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): (Sin micrófono.)... contradicho en las manifestaciones que he hecho en mi exposición.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Si le parece bien, finalizamos la comparecencia y, una vez finalice, me pide la palabra de nuevo.

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): Hombre, me gustaría, porque si después van a generar la posibilidad de que sea consecuencia del debate palabras que yo he dicho, quiero que se aclare cuanto antes. ¿Es posible, señor presidente?

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muy bien. Tiene usted un minuto.

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): Mire, señora diputada, con todos mis respetos, no sé qué ha entendido usted o ha dejado de entender. He puesto ejemplos del Partido Popular en la lucha contra la violencia de género, y le he dicho que fíjese que nosotros convertimos un delito -¡que antes era una falta!-, que es el maltrato no habitual, lo convertimos en delito. ¿Y a usted le parece eso algo no tener en cuenta? Estamos en contra del delito de violencia de género ¡habitual y no habitual!, pero lo elevamos, en una reforma del Partido Popular, a la consideración de delito.

Fíjese, esas son las maneras de luchar por parte del Partido Popular contra la lacra de la violencia de género. Y resulta que se nos achaca, como, a lo mejor, no sé, y todos aplauden como si fuese aquí... De verdad, no sé lo que entienden o dejan de entender, a veces es que me desconcierto, no lo entiendo, pues si esto les parece bien, aplaudir justo lo que es un avance en la legislación penal.

Nada más y muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Moreno.

Doña Ventura (La señora Rodríguez Herrera solicita intervenir).

La señora RODRÍGUEZ HERRERA (Desde su escaño): Señor diputado, entiendo perfectamente lo que planteó y, además, ponemos en valor esa calificación de delito, cierto. Pero no es lo mismo hablar de maltrato familiar no habitual que hablar de violencia contra la mujer que hablar de feminicidio. Son conceptos completamente distintos. La violencia de género no la entendemos solamente en el ámbito familiar. Esa es la diferencia en la definición que hace el Partido Socialista y cómo entendemos esta sociedad (Aplausos).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, doña Ventura.

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): (Sin micrófono).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Don Emilio, quedan muy claras las dos posiciones...

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): (Sin micrófono).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señor... Señor...

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): (Sin micrófono).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Don Emilio...

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): (Sin micrófono).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señor Moreno... Señor Moreno...

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): (Sin micrófono).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señor Moreno...

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): (Sin micrófono).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señor Moreno, no tiene la palabra. Pídame la palabra un momento, por favor.

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): (Sin micrófono).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Pídame la palabra un momento, por favor.

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): (Sin micrófono).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): No. Por favor, no, que le dé al botón.

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): Disculpe, señor presidente, es la pasión...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Dígame, dígame, señor Moreno.

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): Es que vuelve, vuelve de nuevo a establecer elementos de valoración que yo no he establecido. Es decir, parece que excluye de lo que le estoy hablando, que es del 153, reforma de la Ley Orgánica 11/2003, como que no es delito violencia de género... ¡Claro que es delito de violencia de género! ¡Dios mío! De violencia machista, ¡pues claro que lo es!

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señor...

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): Pero es que, antiguamente, la concepción en el Código Penal estaba solo el maltrato habitual, fíjese, solo el físico, luego pasamos al psíquico y luego pasamos al maltrato no habitual. Que he utilizado la expresión "familiar"...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señor Moreno, queda clara su posición...

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): No, pero es que, por favor: ninguna sombra de duda, ni una sombra de duda, de que el PP está en la lucha contra la violencia de género. Y que se acuda, a lo mejor, a ese concepto que ha utilizado usted ahí para decir que...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señor Moreno, muchas gracias.

El señor MORENO BRAVO (Desde su escaño): Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señora Machín, siga usted con el orden del día. Grupo Nacionalista Canario.

La señora MACHÍN TAVÍO: Presidente, señorías.

La violencia de género es multicasual y afecta a las personas de diferente cultura, edad, religión y clase social. No es un problema exclusivo de las mujeres o de un sector determinado de la población, es algo que afecta socialmente a todas y a todos. La violencia no entiende ni de origen ni de cultura, no conoce fronteras y aparece en cualquier rincón del planeta.

La Declaración de los Derechos Humanos del 48, como nuestra Constitución en su artículo 15, expone que todos tenemos derecho a la vida y a la integridad física y moral, al igual que la ley canaria del 2003 o en las distintas cuestiones que se han tramitado en este Parlamento, como bien ha dicho el señor consejero. Todos los principios básicos y las leyes nombradas han supuesto un avance en el sentido de que han dado lugar a la desnormalización social del uso de la violencia en cualquier tipo de relación.

Los informes elaborados por el Instituto de la Mujer evidencian que la violencia de género sigue latente en nuestra sociedad, y, aunque es más visible y somos más sensibles a ella, todavía nos queda mucho camino por recorrer porque las cifras siguen arrojando desesperanza, aunque sabemos, señor consejero, que sigue trabajando en ello.

La conferencia de la ONU del 95 reconoció que la violencia contra la mujer es un obstáculo para lograr los objetivos de igualdad y desarrollo de la paz. Y también recientemente en las jornadas que celebramos aquí con las mujeres africanas se habló de este tema y de las razones de arraigo cultural que enfrentan en sus países. Pero no es solo cuestión de sus países, sino que aquí también tenemos una cuestión cultural bastante importante.

La violencia de género está dirigida a las mujeres simplemente por el hecho de serlo, por ser consideradas por sus agresores como carentes de derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión. Primero llegará el maltrato psicológico y, una vez que lo consigan, llegará el maltrato físico. El maltratador aísla socialmente a la víctima, culpabiliza a la víctima de propiciar o provocar situaciones de malos tratos. No se dejen engañar, será primero en una primera agresión y luego llegarán otras más, y tampoco crean en la justificación, que perdieron el control. No hay excusa para que nadie vulnere los derechos que, como personas, tenemos todas las mujeres.

Desde el Grupo Nacionalista Canario queremos dirigirnos a todas esas mujeres que sufren malos tratos para decirles que fuera de ese infierno de dolor y esas vejaciones hay un mundo de esperanza que está esperando para ayudarlas. Que no olviden que el silencio y el miedo es lo que hace más fuerte al agresor, pero por eso tienen que tomar la decisión -y esa es la clave- de denunciar, eso es lo que tenemos que hacer para que se active todo el protocolo. Tenemos una necesidad de prevenirlo desde la infancia fomentando una educación igualitaria y libre de violencia, donde hombres y mujeres permanezcan en una igualdad real; por ello es fundamental la acción socioeducativa con los más jóvenes.

La erradicación de la violencia de género es algo que pasa por cada uno de nosotros, y solo el día, y solo, lo repito, en que podamos erradicarla habremos dado un paso como sociedad (Aplausos).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Machín.

Segundo turno del grupo proponente, el Grupo Podemos. Señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes de nuevo.

Y antes que nada quiero agradecer de verdad a todos los grupos políticos porque creo que, en serio, cada uno desde una perspectiva y a su manera, están implicadas en esta lucha, y a mí me parece superimportante, al Grupo de Podemos nos parece superimportante, que aquí en este campo, de verdad, no hagamos política partidista, sino que nos encontremos en el trabajo. Nuestra disposición con el Gobierno para colaborar en todo lo que haga falta, y también con todos los grupos, porque creo que cada uno aporta una visión, una luz que es interesante. Porque este, efectivamente, es un trabajo que solo haciéndolo entre todas y todos podremos dar el cambio necesario.

Quería hablar un poquito -no voy a hablar de los datos, que ya los han dicho mis compañeras y compañeros anteriormente, con lo cual no vamos a repetir- de aspectos importantes. Cuando hablamos de la violencia machista, sobre todo de los asesinatos machistas, efectivamente, estábamos hablando de la punta del iceberg. Pero ¿qué hay detrás, qué hay por debajo? Lo que hay por debajo es la desigualdad, que es la que genera... o sea, el acto extremo de desigualdad ese es el asesinato. Vayamos entonces a de qué manera podemos combatir la desigualdad.

Y tenemos legislación, por eso insisto mucho y me quiero basar casi en la legislación canaria y en los acuerdos que tenemos aquí de sobra para hablar. Como, por ejemplo, la importancia de la educación. Pero la importancia de la transversalidad en todas y cada una de las consejerías, en cada uno de los campos de trabajo: si no ponemos en marcha la transversalidad, como nos obliga nuestra propia ley, difícilmente daremos los pasos que necesitamos.

Voy a citar, a leer un par de cositas que me parecen importantes. En concreto, en nuestro artículo 5 de la ley del 2010 con respecto a la violencia de género, dice: "La consecución de la igualdad de oportunidades en la política económica, laboral y social -es importante-, sin que se permitan diferencias salariales por razón de sexo". ¿Por qué seguimos teniendo brecha salarial en Canarias? ¿Por qué las mujeres cobran 3000 euros al año menos que el hombre, teniendo en cuenta que aquí la brecha en las comunidades autónomas es menor, porque también el sueldo de los señores es más bajo? Vamos a ver, ¿no tenemos inspectores de trabajo que fiscalicen y controlen que, a trabajos iguales, no se le pueda pagar menos a una mujer que a un hombre? Es que hay cosas que no se entienden. Si esto es un derecho que ya tenemos adquirido por las leyes, que no se están cumpliendo y habrá que ver por qué no se cumplen teniendo las herramientas que tenemos, trabajemos con ellas. Hablamos de esa brecha de un 14,9 %.

Hablamos también de la importancia de la transversalidad en todas las políticas, y una política fundamental, porque violencia no es solamente el momento en que asesinan o pegan o maltratan; violencia es que una mujer no tenga trabajo, eso es violencia, que no pueda alimentar a sus hijos, que no pueda ser autónoma, que no pueda ser independiente. El tema del empleo es básico, tenemos el plan estratégico de empleo, a nivel europeo o como marco también de referencia, 2011-2020.

Tres cositas voy a leer que me parecen superimportantes.

Reducir la desigualdad en cuanto a empleo y protección social, incluida la diferencia de retribución -volvemos al mismo tema- entre mujeres y hombres con el fin de alcanzar los objetivos de la Estrategia Europa 2020, especialmente en tres ámbitos de gran relevancia para la igualdad de género, a saber: el empleo, la educación y el fomento de la inclusión social, en particular mediante la reducción de la pobreza, contribuyendo así al potencial crecimiento de la población activa europea. Esto en Canarias, con el nivel de exclusión social que tenemos, en general, y de las mujeres, en particular, es como para tomárselo también en serio.

Segundo, promover un mejor equilibrio entre la vida laboral y la vida privada para mujeres y hombres a lo largo de toda su vida con el fin de impulsar la igualdad de género, aumentar la participación de la mujer en el mercado laboral y contribuir a superar los desafíos demográficos.

Y, por último, combatir todas las formas de violencia contra la mujer con objeto de garantizar que esta disfrute plenamente de sus derechos humanos y lograr la igualdad de género con vistas a un crecimiento integrador.

Es fundamental, tenemos que trabajar en el empleo. Sin la independencia económica no va haber igualdad y sin igualdad no lucharemos, no podremos combatir la violencia; primer paso. Segundo paso, o sea, primero, empleo para todas las mujeres, ¿cómo? También desde abajo, desde la educación, desde la educación por parte y de la aplicación de las leyes, no solamente la Consejería de Educación, cuando hablamos de educación hablamos de cómo participamos, cómo cumplimos nuestras propias leyes aquí en el Parlamento.

Tenemos las leyes de igualdad, que incluyen cosas que no cuestan dinero, como es el lenguaje inclusivo y que nos cuesta tanto trabajo abordar, con lo cual, cada vez que invisibilizamos a las mujeres, también estamos haciendo otra forma de violencia.

Tenemos aspectos superimportantes que tienen que ver con la publicidad. ¿Cómo puede ser que con dinero público estemos financiando la utilización de los cuerpos de las mujeres en publicidad, muchas veces en eventos deportivos con anuncios sexistas donde la mujer queda expresada como nada más que un cuerpo, un cuerpo bonito que adorna el anuncio? No hablo solamente de anuncios privados, hablo de cosas que tienen que ver con el dinero público y también en la televisión pública canaria y también, por supuesto, si tenemos que hacer cumplir las leyes de no discriminación, lo tenemos que hacer también con las privadas.

Es decir, son muchos campos: tenemos la publicidad, tenemos la educación, tenemos el empleo como básico, tenemos el tema de la vivienda, el tema de los suministros. Es decir, las mujeres maltratadas, las mujeres que están en la situación, con más dificultades sociales a la hora de atender a sus hijos, como tenemos casos en Canarias de desahucios, el viernes pasado otra vez, todo esto es violencia y es violencia institucional.

Tenemos herramientas. Y yo creo que tenemos herramientas suficientes, que tenemos una ley bastante trabajada y desmenuzada y yo le pregunto: ¿cuál es el problema para aplicarla? ¿Por qué nos quedamos solamente, como decían, en declaración de buenas intenciones, por qué no vamos un poco más allá? Y, de verdad, me preocupa, ¿por qué en Canarias estamos yendo a la cabeza de todo esto? Sí es verdad que el problema no es solo canario, pero ¿por qué estamos en peores situaciones? Habrá que analizarlo en serio y creo que tenemos que hacer un trabajo exhaustivo no solo de diagnóstico, que también, sino de poner en marcha todas las herramientas que ya tenemos.

Por último, quería... porque hablamos... estas son las propuestas, estas son las voluntades, tenemos un montón de iniciativas hechas... Bueno, desde el pacto de gobierno que ustedes tienen -el Partido Socialista con el Grupo Nacionalista Canario- en materia de igualdad, que, si se cumpliese, yo estaré... estaremos supercontentas. De verdad, sí, a veces es poner en marcha lo que ya tenemos.

Tenemos también las recomendaciones de las asociaciones feministas de todos los movimientos de Canarias, que nos dan claves de cómo resolver y cómo poder visibilizar lo que son conflictos. Hagamos caso y resolvamos con esas pequeñas cosas.

Voy a leer, exclusivamente, lo que nos piden las organizaciones feministas de Canarias con respecto a la violencia de género. Nos piden que hagamos: suficiencia, continuidad y transparencia en el reparto económico y local de la financiación estatal para la atención jurídica, psicológica, social, económica y laboral y de vivienda a las víctimas del territorio; un mínimo de tres campañas anuales de prevención y sensibilización, informando de los derechos a las mujeres en sus relaciones de pareja y en la separación o divorcio, las campañas han de empezar y poner el foco en la idea de tolerancia cero contra el maltratador; extender a todo el profesorado de Educación Infantil, Primaria, Secundaria Obligatoria y posobligatoria la formación en promoción de la igualdad y contra la violencia de género. Es fundamental que, además, los planes de enseñanza no solamente se trabajen de forma piloto en algunos institutos, en algunos colegios, que no, en todos, que se trabaje en todos. Pero, sobre todo, hay una cosa: las personas responsables de igualdad de los institutos y de los colegios tienen que tener una formación previa, y a mí me preocupa que hay una gran parte del profesorado que es que de verdad no sabe nada de la materia, no tiene formación suficiente. ¿Y esto cómo hay que trabajarlo también desde la educación? Pues desde la universidad a la gente que se va a dedicar a la docencia, en el CAP, en el máster, es decir, que nadie pueda acceder a la docencia ni en Magisterio ni en la Enseñanza Secundaria sin tener unas mínimas nociones básicas de igualdad. Y después en las escuelas tendremos que volver... a mí me da igual como se llame, si se quiere llamar Educación para la Ciudadanía o le queremos poner otro nombre, pero, desde luego, hay una asignatura imprescindible en la que hay que trabajar el tema de violencia de género. Existe en otras comunidades autónomas, podríamos ponerla también en marcha en Canarias. Estaba pensando en Andalucía, que está como optativa una asignatura que se llama Cambios Sociales y de Género y que aquí también se podría aplicar. Es decir, tenemos herramientas, mejora de la...

Bueno, por seguir, en la formación oficializada también en materia sanitaria, en igualdad y detección precoz de intervención de la violencia de género, a todo el personal indirectamente implicado en la atención de víctimas de violencia de género: sanitarios, trabajadores sociales, fuerzas y cuerpos de seguridad, etcétera. Y mejora, esto ya no está en el protocolo, de la formación del personal judicial y técnico de los juzgados.

En fin, usted hablaba de hacer un pacto estatal. A mí me parece muy bien, era una reivindicación y fue la enmienda que hicimos en su momento a una de las proposiciones no de ley que se aprobaron. Queremos un pacto de Estado contra las violencias machistas, pero como mientras podemos instar al Estado a que se haga, yo propongo, por favor, que hagamos nuestro pacto en Canarias, que creo que es importante, con todas las fuerzas políticas, que sirva de embrión a ese pacto estatal y en el que nos comprometamos a llevar a cabo todas estas iniciativas que tenemos, tanto de los movimientos sociales de la calle como de las fuerzas políticas que están en este Parlamento.

Creo que es necesario y creo que tenemos ahora la oportunidad con el cambio de ley de sentarnos en una mesa y trabajar en serio con la realidad que tenemos.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Del Río.

Señor consejero, para finalizar la comparecencia.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Afonso González): Gracias, presidente.

Señorías, efectivamente, estamos hablando de una materia de especial sensibilidad que afecta a la sociedad en su conjunto y donde debe haber unanimidad de todas las fuerzas que tienen representación en esta Cámara para trabajar de forma conjunta.

Respecto a las intervenciones, algunas precisiones. Señora Mendoza, por supuesto que estamos de acuerdo en que los recursos con los que contamos y los esfuerzos que debemos efectuar en el ámbito de la consejería y el Instituto Canario de Igualdad deben ganar en eficiencia y en eficacia. En eso estamos trabajando.

Estamos trabajando de manera coordinada, principalmente con los cabildos insulares, donde tenemos implantada una red de atención a las víctimas y donde estamos tratando de establecer los protocolos necesarios para mejorar los procedimientos y mejorar la calidad de los servicios que se prestan a las víctimas. Pero, con relación a la intervención que efectuaba, usted hacía alusión a una posible contradicción de la directora del instituto respecto a los datos que eran públicos por el observatorio con relación al número de denuncias por cada 10 000 mujeres que había en las distintas comunidades autónomas, y la intervención de la directora lo único que advertía es que ojo con esos datos. Es decir, todos sabemos que la violencia de género sigue estando oculta, con lo cual el porcentaje de denuncias, que, efectivamente, son datos objetivos, no pone de manifiesto si en Canarias o en otras comunidades autónomas ha habido un incremento o no de la violencia machista. Es un dato a tener en cuenta, pero seguimos creyendo, no solo por el Instituto Canario de Igualdad, sino, evidentemente, todos los colectivos especializados en esta materia, que sigue pensándose en el ámbito de la sociedad española, de la sociedad canaria, que la violencia de género sigue siendo un problema de la esfera privada, un problema donde las mujeres tienen dificultades o no se atreven a denunciar y, por supuesto, que las instituciones públicas debemos estar al lado para que sean capaces de dar ese paso con las medidas que seamos capaces de instrumentalizar para dar soporte y atención a aquellas mujeres que sean capaces de romper el círculo de la violencia machista.

En la misma línea, la intervención de la señora Acuña, en general de todos los portavoces que han intervenido, pues agradecer evidentemente el tono. Por parte del Gobierno por supuesto que tendemos la mano a todas las fuerzas políticas para trabajar conjuntamente en lo que ha de ser la mejora no solo de los servicios que se presten actualmente en la red de atención a las víctimas de violencia de género, sino, fundamental -y lo explicaba muy bien la señora Del Río-, en trabajar en igualdad. Al final, estamos hablando de la violencia machista, usted lo significaba y lo decía, que es la punta del iceberg de la profunda desigualdad que pueda haber en una sociedad, y se pone de manifiesto en atentar contra las mujeres por su sola condición de ser mujeres.

En el Gobierno, señora Del Río, como usted señalaba, estamos trabajando en la transversalidad de género. En ese sentido, tenemos vigente la Estrategia canaria para igualdad entre hombres y mujeres 2013-2020, donde, efectivamente, hay que trabajar de manera conjunta y coordinada con todos los departamentos para propiciar unas políticas trasversales que sean coordinadas desde el Instituto Canario de Igualdad con todos los departamentos del Gobierno. Especialmente en materia educativa, en el ámbito de políticas sociales, con especial atención a la Dirección General de Protección a la Infancia y la Familia, por supuesto con la Consejería de Empleo en el ámbito del Servicio Canario de Empleo para establecer políticas que permitan la inserción laboral, que es absolutamente fundamental para aquellas mujeres que son víctimas y que necesitan, evidentemente, recuperar su vida, y para eso es absolutamente necesario la autonomía económica y, desde el punto de vista del desarrollo vital, poder incorporarse al mercado laboral.

Usted también señalaba la necesidad de que en Canarias siguiéramos trabajando de la manera que estamos efectuándolo en un diagnóstico claro sobre la desigualdad que existe actualmente entre hombres y mujeres específicamente en Canarias y poder establecer acciones concretas que permitan trabajar en esa línea de evitar aspectos que se ponen en evidencia en los distintos informes que se van emitiendo por los órganos especializados, no solo por el Observatorio Estatal de Violencia de Género, sino incluso, en el caso de Canarias, por el propio Instituto Canario de Igualdad.

En esa línea, por supuesto, una labor preventiva importante tiene que ser en el ámbito educativo. Y usted ponía el foco en la necesidad de que hubiera acciones de formación, que, como decía en mi primera intervención, se están efectuando en los centros educativos, y también trasladarle que aquellas personas que son responsables y, por tanto, coordinadoras de igualdad en los centros educativos en este momento tienen acreditada una formación mínima en materia de igualdad de al menos cien horas.

Por tanto, podemos discutir si hay que seguir trabajando... Discutir no, podemos incluso convenir que es necesario seguir trabajando en la especialización, pero, en la línea que tenemos marcada con la Consejería de Educación, sí trasladar que los coordinadores de igualdad en los centros educativos tienen acreditada una formación mínima de cien horas para impulsar aquellas acciones que son necesarias en los centros educativos y que, al fin y al cabo, van a permitir desarrollar al futuro de la sociedad canaria, que son nuestros hijos y nuestras hijas, el saber qué hacer y saber desarrollar su proyecto de vida en igualdad real entre hombres y mujeres.

En general, podemos estar de acuerdo también todas las fuerzas políticas sobre la necesidad de impulsar medidas que puedan impulsar un pacto también en Canarias en materia de violencia de género, pero sí permítame, señor Moreno, que, sin perjuicio de la enumeración de actuaciones que se han efectuado por su formación política a nivel estatal, lo que es evidente es que durante estos cuatro o cinco años de gobierno del Partido Popular se han liquidado herramientas preventivas que eran absolutamente necesarias. La reforma educativa, la Lomce, podrán banalizar desde su fuerza política sobre la importancia o no de una asignatura como Educación para la Ciudadanía. Entendemos que es absolutamente necesaria para establecer esa línea de formación de nuestros alumnos y nuestras alumnas para poder crecer en igualdad. Tenemos que transformar nuestra sociedad y si no lo hacemos desde la educación no lo vamos a hacer desde ningún otro ámbito. Desde Canarias, evidentemente, hemos actuado como dique, y por eso en la anterior legislatura se aprobó una ley de educación en Canarias que permite de alguna manera suavizar los efectos de la Lomce en esta tierra. Pero aun así, el daño que se ha producido con esa reforma educativa, promovida por su formación política, pues evidentemente genera los efectos que pueda generar.

Además, en esa línea también, el Gobierno estatal vuelve a rechazar el tener un trato sensible con esta tierra, con Canarias. En la Conferencia Sectorial de Igualdad, celebrada en Madrid el pasado mes de mayo, volvieron a rechazar la posibilidad de incluir la insularidad y la ultraperiferia en los fondos contra la violencia machista, que se reivindicó expresamente por esta comunidad autónoma, sin entender las razones por las que el ministerio sigue sin admitir esas singularidades que afectan a esta tierra y que es fundamental incorporar en la distribución de esos fondos.

Señor Moreno, los retrocesos son notables. A los recortes económicos, evidentemente, debemos sumar los recortes ideológicos. Cuando estamos hablando de la reforma laboral, ¿quiénes son las principales damnificadas? Las mujeres. Cuando estamos hablando en estos cuatro cinco últimos años del desmantelamiento de la ley de dependencia, ¿quiénes son las principales perjudicadas? Las mujeres (Aplausos).

Si ustedes plantean, evidentemente, en ese consenso, dar un paso a favor de lo que deben ser las políticas de violencia machista, por favor, señor Moreno, por favor, Grupo Parlamentario Popular aquí en Canarias, hablen con sus compañeros en Madrid, dejen de poner palos en las ruedas, sumen y promuevan lo que estamos invitando desde el Gobierno de Canarias, que es un pacto de Estado de violencia machista.

Muchas gracias (Aplausos).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor consejero.

(El señor secretario segundo, Gómez Hernández, ocupa un escaño en la sala).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-0595 Sobre -Consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad-, sobre la incidencia de las violencias machistas.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico