Diario de Sesiones 43/2016, de fecha 20/7/2016 - Punto 11

9L/PPL-0009 DEBATE DE TOMA EN CONSIDERACIÓN. PROPOSICIÓN DE LEY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, DE APOYO A LA FAMILIA.

La señora PRESIDENTA: Y vamos ahora al último punto del orden del día del pleno de hoy, que es el debate de la toma en consideración de una proposición de ley, del Grupo Parlamentario Popular, sobre apoyo a las familias.

Para la defensa, por tiempo de quince minutos, tiene la palabra... ¡Ah, perdón!, que hay que leer primero el criterio del Gobierno, disculpen, perdón. Gracias letrado (refiriéndose al señor letrado-secretario general adjunto).

Secretario primero.

El señor SECRETARIO PRIMERO (Cabrera González): "Doña Rosa Dávila Mamely, secretaria del Gobierno de Canarias, certifica [...]:

'Propuesta de acuerdo por el que se fija la posición del Gobierno sobre la proposición de ley del Grupo Parlamentario Popular, de apoyo a la familia.

[...]

Visto el informe de la Dirección General de Planificación y Presupuesto en el que se concluye que [...] la misma implica un aumento de los créditos contenidos en los estados de gastos de los vigentes Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Canarias así como una disminución de los ingresos contenidos en los estados de ingresos de los citados Presupuestos [...].

En su virtud, el Gobierno, tras deliberar [...], acuerda manifestar su criterio desfavorable a la toma en consideración de la proposición de ley del Grupo Parlamentario Popular, de apoyo a la familia'".

La señora PRESIDENTA: Gracias, secretario primero.

Ahora sí, para la defensa de la iniciativa legislativa, tiene la palabra el señor Rodríguez, por tiempo de quince minutos.

(Abandona su lugar en la Mesa la señora presidenta y ocupa la Presidencia el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández).

El señor RODRÍGUEZ PÉREZ (don Jorge Alberto): Señor presidente, señorías.

Aunque reglamentariamente correspondía leer la posición del Gobierno, en este momento, a mí personalmente no me hubiera gustado escucharla, sino al final, para que este debate pudiéramos tenerlo con la suficiente reflexión, con el suficiente sosiego, con la suficiente expectativa, y no partir ya de la base de esta losa que el Gobierno nos ha puesto ya delante de manera condicionada para el debate, y la conclusión mediante la votación que procediere.

Miren, dos tareas, dos labores, tenemos encomendadas la Oposición: una, la de control, y, otra, la de impulso. Realmente la bonita de realizar, y que satisface yo diría que plenamente a todos cuantos diputados estamos aquí presentes, es la de impulso, con la cual se proponen cuestiones que afectan y resuelven problemas de los ciudadanos y además tratamos lógicamente de darles el cauce de satisfacción oportuno.

Esta iniciativa que hemos planteado por parte del Grupo Parlamentario Popular corresponde a esa segunda forma de trabajo, de tarea, de un grupo parlamentario que está en la Oposición.

Y por lo menos en nuestro grupo nos sentimos plenamente satisfechos del trabajo que hemos hecho, labor que si ustedes la analizan detenidamente verán que es un trabajo serio, un trabajo riguroso, y hasta me atrevería a decir que ha sido una tarea ocurrente, que creo que es una de las razones por la cual hoy el Gobierno nos dice que no. ¿Saben por qué? Porque no se les ha ocurrido a ellos.

Pero no solamente hay que tener la idea, luego hay que plasmarla, y nosotros hemos hecho ese trabajo, lo hemos intentado, lo hemos hecho con el respaldo del grupo parlamentario y con apoyos externos para poderla llevar a cabo.

Miren, las razones que nos han llevado a presentar esta proposición de ley yo creo que están perfectamente explicitadas en la exposición de motivos, claramente. Hemos hecho una exposición de motivos transparente, no hemos escondido absolutamente nada. En ella están todas las pistas que se puedan ustedes imaginar en relación con esta cuestión. Es decir, no nos hemos escondido, no hemos escondido ni hemos querido escondernos absolutamente nada, hemos explicado por qué viene y cuáles son las ventajas que a nuestro entender corresponden a la aprobación de esta proposición de ley.

Miren, realmente he quedado perplejo, realmente es pobre el contenido del informe del Gobierno, la fijación del Gobierno en la que se nos dice que no se puede tomar en consideración por su afectación a los vigentes presupuestos generales de la Comunidad Autónoma de Canarias. Yo he preferido leer entre líneas y la lectura entre líneas me ha dejado dos razones por las que el Gobierno no quiere que tomemos en consideración esta proposición de ley, porque si me atengo a lo que está escrito es de lo más peregrino y de lo más mendaz que he podido ver en mucho tiempo. Miren, la primera razón es que, como es un tema serio, esto le debe corresponder al Gobierno, no a la Oposición, es un tema tan serio, que cómo se le ha ocurrido a la Oposición, esto debe ser una cosa del Gobierno, ¿cómo osa la Oposición traer un tema de tanta trascendencia, de tanta envergadura, de tanta seriedad a la Cámara y no el Gobierno? Miren, porque ustedes no lo hacen, esa es la razón, esa es la razón. Y la segunda razón que he leído entre líneas, pues, porque este Gobierno de Coalición Canaria y Partido Socialista es un Gobierno incapaz, incapaz. Yo entiendo que para ustedes sea muy duro reconocer que no han tenido reflejos, pero creo que no harían más que responder a las necesidades de los ciudadanos si asumieran el normal juego democrático porque es que aquí todos pintamos algo, todos pintamos algo. Cuando ustedes tengan una buena idea, nosotros deberemos aplaudirla y, cuando nosotros resolvamos los problemas de los ciudadanos, deberían ustedes asumirlo.

Miren, es absolutamente falso, no quiero emplear la palabra mentira porque habría que erradicarla de la Cámara, pero es absoluta y rotundamente falso que esta iniciativa afecte al presupuesto general de la comunidad autónoma. Absolutamente falso que afecte al estado de gastos o al estado de ingresos del presupuesto general de la comunidad vigente. Y a ese señor director general de Planificación y Presupuestos deberían cesarlo hoy mismo, pero hoy mismo.

Las disposiciones adicionales cuarta y quinta, que les invito a leer, del texto de la proposición de ley, establecen de forma inequívoca que las medidas administrativas y fiscales de apoyo a la familia se desarrollarán en las futuras leyes de presupuestos de la comunidad autónoma. ¿Dónde está la desfavorabilidad del Gobierno a que se tramite esta ley?, ¿que afecta al estado de ingresos y gastos del vigente presupuesto general de la comunidad?, por favor, señorías, no hagan caso a esa mendaz afirmación. Es más, esta proposición de ley deja en manos del Gobierno su desarrollo y ejecución mediante las correspondientes disposiciones en futuras leyes de presupuestos. El informe de la consejera de Hacienda, permítanme decir, es una auténtica chiquillada que ralla la prevaricación. Negarse a debatir una proposición de ley tan importante como esta con el falso argumento de que afectaría a los presupuestos actuales es sencillamente un atropello y una arbitrariedad sin precedentes.

Y aunque, como dije antes, parto de la losa que el Gobierno nos ha dejado, yo voy, en cualquier caso, a intentar convencer a sus señorías de la oportunidad de esta proposición de ley, que parte, repito, de nuestra convicción de que la familia en sus múltiples formas es la institución más importante de nuestra sociedad. Y si siempre ha resultado decisiva a la hora de ayudar a sus integrantes a afrontar situaciones difíciles en las distintas etapas de la vida podemos afirmar que lo ha sido de manera especial ante las últimas dificultades que hemos venido padeciendo en esta reciente crisis.

La proposición de ley pretende por su texto fortalecer la familia desde su reconocimiento como principal institución de la sociedad canaria, y lo hace dibujando, además, aquellos servicios, aquellas medidas y políticas sociales que la harían o la habrían de favorecer, contribuyendo a ofrecerle un entorno favorable en el que se puedan desarrollar los valores que esta representa. Se trata, señorías, de crear las condiciones adecuadas a fin de que la institución familiar goce de plena libertad en la toma de sus propias decisiones y cuente además con la seguridad necesaria para alcanzar sus propias metas.

Es la familia, como digo, la más eficaz red de apoyo solidario, económico y, además, afectivo para un gran número de personas afectadas por el desempleo. Es también la familia una unidad generadora de riqueza económica de especial importancia, y ello es así porque, en primer lugar, constituye la unidad básica de consumo y ahorro, pero también es necesario poner de relieve que, dada la estructura económica de nuestra sociedad, gran parte de las pequeñas y medianas empresas que están a nuestro alrededor, pues, obviamente se sustentan en una base familiar.

De modo que esta proposición de ley pretende la protección y mejora de la calidad de vida de las familias canarias. Y, como ustedes ya saben, en los últimos meses se han aplicado diferentes normas por parte del Gobierno de la nación que tienen consecuencias en el ámbito de las comunidades autónomas, actuaciones en materia de familia, y esto, sumado al hecho de que la Comunidad Autónoma de Canarias no cuente con una ley específica de la familia o de apoyo a la familia, pues, justifica que esta iniciativa se esté hoy debatiendo y, en primer lugar, presentándola ante ustedes. Su objetivo, como digo, es hacer cada día más presente la perspectiva familiar en el conjunto de las políticas públicas sociales que aborda el Gobierno de Canarias, a partir de las cuales se proporcione a las familias el apoyo necesario para prevenir o eliminar la pobreza en todos sus miembros, facilitar la conciliación y la corresponsabilidad familiar y laboral, apoyar la maternidad y paternidad y ayudar a las familias en situaciones especiales.

El contenido de la proposición de ley, como digo, incorpora medidas para la conciliación, la sensibilización social, el empleo, la vivienda, la educación, la cultura, el turismo y los ámbitos social, sanitario y fiscal, con ayudas directas y de participación. Incluye, además, la clasificación de las familias de especial consideración -familias numerosas, familias monoparentales, familias con personas mayores a su cargo, familias con personas con discapacidad, familias con personas dependientes y las que están en situación de vulnerabilidad-.

Finalmente, la proposición de ley incluye un apartado específico de medidas de protección a la maternidad.

Señorías, la familia no es solo un bien privado, es también un bien social, un bien público, y el Gobierno debe apoyarla como la mejor inversión para el futuro.

La política de familia no debería ser un agregado de políticas sociales, sino una auténtica política pública que debe garantizar la transversalidad de la promoción y protección familiar en todas las actuaciones públicas.

Miren, nadie de los que estamos aquí, ningún grupo de los que estamos aquí representados, debería oponerse a tomar en consideración esta iniciativa. Se trata, al fin y al cabo, si llega a aprobarse, de defender los derechos de la familia, que es también defender los derechos de la infancia, de la adolescencia. No puede entenderse la defensa de los derechos de la infancia al margen de la defensa de los derechos de la familia.

Hace pocos días recordarán ustedes que recibimos en esta casa, en esta Cámara, al presidente de Unicef España, que de su exposición recuerdo aquello de "creemos que la familia ocupa un lugar central en la labor de Unicef para defender los derechos de la niñez y ayudar a los niños a que desarrollen todo su potencial". Esta proposición de ley, señorías, va en esa línea.

Concluyo, señor presidente, apelando de verdad al consenso y solicitando la toma en consideración de esta proposición de ley, en la que, una vez conseguida, podrían, lógicamente, incorporarse todas aquellas mejoras, aquellas correcciones que por parte de los grupos parlamentarios tuvieran interés en hacer. Pero, miren, las políticas fundamentales en una sociedad trascienden los mandatos legislativos; el apoyo a la familia es una de esas políticas importantes que debe trascender los tiempos y que debe contar con un amplio apoyo de esta Cámara.

Muchas gracias, señorías. Muchas gracias, señor presidente.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Rodríguez.

Los grupos no proponentes de esta iniciativa, por el Grupo Mixto, por tiempo de siete minutos, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidente.

Teniendo en cuenta que la proposición de ley presentada por el Partido Popular ha sido informada desfavorablemente por el Gobierno, en sesión celebrada el 20 de junio de 2016, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos.

Tal y como se desprende del informe de la Dirección General de Planificación y Presupuesto de la Consejería de Presidencia, Justicia e Igualdad, se concluye que, sin perjuicio de los informes que pudieran emitir los departamentos afectados por la iniciativa, la misma implica un aumento de los créditos contenidos en los estados de gastos de los vigentes presupuestos generales de la Comunidad Autónoma de Canarias así como una disminución de los ingresos contenidos en los estados de ingresos del citado presupuesto.

Asimismo, en el informe del Instituto Canario de Igualdad se apunta la disconformidad con la iniciativa.

Pese a todo, hay que tener presente que en Canarias no contamos con una ley de apoyo a la familia, y que desde el año 2014 estamos a la espera de que se ejecute el primer plan de infancia y familia, que hasta el momento ha quedado en agua de borrajas, a pesar del fin último para el que estaba diseñado, es decir, ayudar a los menores más desfavorecidos.

Urge que el Gobierno de Canarias impulse una normativa y un marco de actuación en este sentido, pues la familia es el principal pilar de la sociedad, es el lugar en el que nacemos, aprendemos, nos educamos, nos desarrollamos y, a la postre, es instrumento de cohesión social. Tengamos presente, además, que Canarias registra un elevado número de familias monoparentales, formadas en su mayoría por mujeres solteras con menores a su cargo, que sufren una importante tasa de desempleo, lo que indudablemente pone en riesgo el bienestar de los menores y nos lleva al consecuente desenlace de pobreza severa que estamos pudiendo observar.

Por ello, igual que sucede con los diferentes grupos de familia de especial consideración, se debe garantizar por parte del Gobierno de Canarias una política integral de atención a las familias, orientada a mejorar la calidad de vida, la integridad y, en especial, la cobertura de las necesidades esenciales, sea en materia de vivienda, de empleo, de educación, de ocio o de servicios sanitarios, entre otras muchas.

El fin último de la normativa que se apruebe debe ser la protección de todas las familias de Canarias, y en concreto la articulación de medidas que permitan resolver determinadas circunstancias excepcionales. Pero es que, además, tenemos que procurar el máximo consenso político, la cuestión lo merece.

La Agrupación Socialista Gomera considera relevante, además, que el contenido de ese futuro marco legal incluya la denominación "conciliación entre la vida personal, familiar y laboral", que posibilite tanto el desarrollo personal como el familiar, y que en consecuencia se fijen horarios laborales flexibles, con los que se garanticen las mismas oportunidades para las mujeres y para los hombres en el quehacer de sus responsabilidades familiares.

Según el informe de evolución de la familia en España, publicado este año, Canarias es una de las comunidades que está en mayor situación de natalidad crítica, y llevamos treinta y cinco años por debajo del reemplazo generacional. La conclusión lógica, si tenemos en cuenta que la esperanza de vida cada vez es mayor, es que pronto acabaremos con una población mayoritariamente envejecida. Es evidente, por tanto, que debemos ver el descenso de la natalidad como un problema que tenemos que afrontar. En Agrupación Socialista Gomera consideramos vital que el Ejecutivo canario emprenda políticas y/o programas que incentiven la natalidad.

Para concluir, nosotros queremos insistir y subrayar que es esencial que Canarias disponga de una normativa adecuada en materia de familia, una legislación específica que proteja el núcleo familiar, que reconozca sus derechos, y consecuentemente los recursos y las prestaciones suficientes de las que deben disponer las familias canarias, además de potenciar la protección social ante todos aquellos casos de vulnerabilidad.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Mendoza.

Por el Grupo Nueva Canarias, señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Muchas gracias, señor presidente.

Vamos a intentar ser breves, porque nuestras familias nos están esperando, y la hora...

Fíjese, se lo decía el otro día en la comisión, yo realmente estoy sorprendido con este Partido Popular, realmente sorprendido. He estado intentando durante un rato hablar con el compañero Pedro Quevedo -no me coge el teléfono- para decirle que cambie la orientación del voto y que vote a favor del Partido Popular.

Lo digo porque, sinceramente, uno se siente absolutamente sorprendido del perfil tan social que tiene el Partido Popular en Canarias, en contraposición con las decisiones que toman en Madrid. Es decir, cómo se puede orientar las políticas en función de donde uno esté. Entonces, si estoy en el lado del Gobierno, tomo unas decisiones, y si estoy en el lado de la oposición, tomo las del sentido contrario.

Aunque es cierto, y probablemente por eso, nosotros, además, lo hemos criticado: el concepto de familia empieza a degradarse en ocasiones cuando determinados colectivos, partidos políticos, intentan apoderarse de ese concepto. Un concepto que yo creo que todos coincidimos en que es positivo, que es esencial, que es uno de los ejes fundamentales en el ámbito de la sociedad. Pero cuando uno intenta patrimonializar determinados conceptos tenemos un problema, y pasó cuando en su momento se hablaba de que se rompía la familia cuando se estaba intentando legislar, por ejemplo, el matrimonio homosexual, u otros muchos aspectos cuando hablábamos de la interrupción del embarazo.

Intentaré ir resumiendo algunas de las razones por las que, a pesar de que probablemente..., una vez escuchado el conjunto del debate, nosotros sí que vamos a apoyar que se siga tramitando esta proposición de ley, porque lo hemos dicho, salvo circunstancias extraordinarias, nosotros estamos de acuerdo en que en esta Cámara se legisle todo lo que se pueda. Otra cosa es que el resultado, lo que saliera finalmente. Nos gustaría que fuera, no absolutamente distinto, compartimos muchas de las cuestiones que aquí están, pero sí con orientaciones al menos matizadas y otras complementando aspectos que aquí aparecen.

Esta es una ley que recoge de manera transversal decenas de medidas, creo que un total de cincuenta y siete, si no me equivoco, en favor de la familia, de la conciliación, entre otros aspectos. Pero el que haya medidas importantes y trascendentes nos deja también una sensación extraña. El 90 % aproximadamente de ellas, fundamentalmente las de calado, o ya existe, o ya se está aplicando, o está inmerso en otras leyes, por lo cual hubo un momento en el que nos cuestionábamos si realmente tenía sentido la tramitación de una ley.

Es verdad que puede favorecer el unificar en un único texto para que las familias puedan tener una orientación clara de los derechos, deberes también, aunque aparecen poquitos, pero la mayoría de los derechos a los que tendrían derecho.

Pero también vemos notables carencias, como le decía, por ejemplo en el reconocimiento social y lucha contra la estigmatización de nuevas tipologías familiares, por ejemplo del colectivo LGTBI, y no hablo solo entre cónyuges sino también de las realidades que hay dentro de las familias, fundamentalmente menores, por ejemplo en menores transexuales, y debería de haberse especificado. Es también una oportunidad en la tramitación no solamente para reconocer las tipologías sino para trabajar la sensibilización y las nuevas realidades a las que se enfrentan estas familias.

También entendemos que no hay ninguna mención relativa al asesoramiento o apoyo psicológico, por ejemplo, en el ámbito de la interrupción del embarazo, que forma parte de la realidad de miles de familias, y al que tienen derecho. Entiendo que ideológicamente es algo que ustedes precisamente no defienden, pero si se habla del apoyo a los menores en muchísimas materias, como en materia de embarazo, también esta otra faceta. Pero no solo de los menores sino del conjunto de los componentes que conforman la unidad familiar.

Luego hay contradicciones importantes, por ejemplo, en las medidas que ustedes plantean en el ámbito del empleo, digo contradicciones porque en una de ellas, en concreto en la número 2, ustedes establecen que las familias que estén recogidas como familias de especial consideración tengan prevalencia en aquellos planes de empleo precisamente dirigidos a ellas, y hoy por hoy esos planes de empleo dirigidos a estas familias son los planes de empleo social que ustedes critican constantemente y que dicen que no tienen sentido, pero, sin embargo, aquí lo recogen para plantearlo como un elemento esencial que precisamente ayuda a las familias y sobre todo a aquellas que ustedes catalogan como de especial consideración.

Pero, al margen de los aspectos que recoge la ley, yo creo que la mejor manera de avanzar, no en esta ley, en todas las leyes, la mejor manera de avanzar en favor de las familias como elemento fundamental de la sociedad, porque no olvidemos que el concepto familia, detrás de ello lo que hay son personas, es precisamente con medidas, con propuestas y con programas que vayan en la dirección contraria de las leyes que ustedes han ido aplicando en los últimos años.

Por ejemplo, reforma laboral. Ustedes piden medidas de apoyo al empleo cuando han favorecido la precariedad y la vulnerabilidad de los trabajadores y trabajadoras, que les recuerdo que también forman parte de la familia. Han desarrollado una ley, la Lomce, sin consenso absolutamente de nadie de la comunidad educativa, de nadie, por supuesto tampoco de las familias, que la rechazaron expresamente; la ley de dependencia, la han llevado a la mínima expresión en los últimos años, dejándola prácticamente sin financiación, que era uno de los elementos esenciales para favorecer la conciliación de la vida laboral y familiar. Y podríamos seguir dando muchísimos ejemplos de cómo se orientan las políticas, se toman decisiones donde uno gobierna, y, sin embargo, donde estamos, en la Oposición, aparte de fiscalizar y de decirle al Gobierno por dónde tiene que ir, que yo estoy de acuerdo, uno tiene que intentar ser mínimamente coherente, y, desgraciadamente, entiendo que el Partido Popular muchas veces no lo es.

Aun así, como decía con anterioridad, nosotros vamos a apoyarla, porque defendemos, como decía al principio, que esta Cámara es el lugar para confrontar ideas, para debatir, para ver posiciones distintas y para legislar, porque, además, ya hemos visto en la otra gran faceta, aparte de preguntar para ver cómo van las cosas a través de las proposiciones no de ley y el recorrido que tienen, es el justo y necesario para que una vez aprobado aquí llegue al Gobierno y se meta en una gaveta, por lo menos las leyes tienen una mayor capacidad, un mayor rango, y estaríamos dispuestos, aunque, como le digo, en la tramitación, si finalmente fuera aprobada, nosotros defenderíamos una ley, en algunos aspectos coincidiríamos pero, en otros, bastante distintos de lo que están.

Es una oportunidad para trabajar en pro de la familia, del concepto de familia universal, el concepto de familia donde ninguna ideología, donde ningún partido político intente apoderarse de ella, y, sobre todo, también un ejercicio para que ustedes reflexionen en lo que supone ser coherentes en el ámbito del desarrollo de las políticas, se gobierne o se esté en la Oposición.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Campos.

Por el Grupo Podemos, señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Señor presidente. Señorías.

Señor Campos, no todas las propuestas de ley ustedes las aprueban o las admiten a trámite, a nosotros, al Grupo Podemos, ustedes a nuestra propuesta de ley de cuentas claras no votaron a favor, por lo tanto, en fin, no es el criterio que ustedes siguen con todas las propuestas.

En segundo lugar, le diré que la propuesta que hace el Partido Popular no tiene un perfil social como usted mismo desmontó, yo voy a seguir desmontándolo, no tiene un perfil social, es más, parte de un concepto de la familia bastante estrecho, bastante anticuado, que no se corresponde con la realidad. No tiene perfil social.

La familia, señor Rodríguez, como no es un ente aislado de la sociedad, es más, si nosotros queremos proteger a la familia -y nosotros queremos protegerla-, lo que hay que proteger fundamentalmente es el entorno que hace posible a la familia, que hace posible que las familias sigan manteniéndose como un ente de cohesión social, como un ente productor de valores además. Precisamente, entornos que tienen que ver con la sociedad, con la seguridad, con el trabajo, con la educación, con la sanidad, con las identidades también, con todo lo que ustedes, el Partido Popular, están destruyendo constantemente. Ustedes no están protegiendo a las familias, ustedes destrozan el entorno en el que la familia es posible. Además -se me olvidó-, señora Luzardo, ahora que la oigo (ante manifestaciones de la señora Luzardo Romano desde los escaños del GP Popular), usted critica constantemente en muchas comisiones que otros partidos traigamos propuestas que están, que se presentan en el resto del Estado, esta es una propuesta que el Partido Popular ha presentado en otras comunidades autónomas, por lo tanto, no vuelvan a criticar que se traigan propuestas de corta y pega.

Es decir, conservadores, neoliberales, se cargan el entorno laboral, social, afectivo y de seguridad que hace posible a la familia y ahora vienen con una ley de protección a la familia. Señorías, a mí, en mi familia obrera y canaria, me enseñaron una serie de valores fundamentales, entre otras cosas no ser hipócrita, esta ley es hipócrita, esta propuesta que ustedes traen.

Entiende Podemos que la familia ha evolucionado, el actual período en el que nosotros estamos, que algunos han definido como de modernidad líquida, digamos que la familia no es lo que ya era, la familia admite otras posibilidades, otros cambios, otras cuestiones. Y, como dijo el señor diputado anterior, que me precedió, ustedes han denunciado constantemente otras posibilidades familiares de relaciones, de cómo se organizan las personas en su entorno afectivo y familiar, ustedes critican y constantemente se niegan a admitir que otro tipo de familia es posible. Por lo tanto, ¿qué familia es la que ustedes están planteando?

Soy personalmente favorable y pienso que no hay nada más importante en el mundo que la familia, los amigos y los pueblos, por eso entiendo que es tan importante, cuestión vital de la vida de las personas, estar perfectamente imbricada; es decir, la familia, insisto, no es un ente aislado. Ustedes, por ejemplo, en políticas de viviendas, desahucios; en atención temprana, en intentar llegar al Programa de la infancia, se han cargado todas las ayudas de atención temprana, no existe. El dinero para las infraestructuras educativas que es tan importante para que los chiquillos puedan estudiar, en este caso, por ejemplo, hacer gimnasia con canchas cubiertas, y ustedes se han cargado 40 millones. Las identidades nacionales, las familias no son tampoco entes aislados de la cultura del pueblo en el que están, necesitan ser reconocidas sus identidades, por ejemplo, ustedes se niegan a que los pueblos del Estado español que tienen lenguas propias puedan desarrollarse tranquilamente y de manera legal en su comunidad autónoma, eso también es importante, les hablo del caso catalán o vasco. Es decir, ustedes mantienen un concepto de familia bastante retrógrado, que recuerda a su mentor, don Manuel Fraga Iribarne, cuando estaba toda la vida hablando de las amas de casa y la cesta de la compra, siempre tengo yo esa matraquilla porque era un revolucionismo constante sin comprender que todos teníamos que ser amos de casa, que la mujer no vivía en una especie de casa de la pradera que era maravillosa. Que el principal problema del país era la cesta de la compra y el ama de casa, no, todo eso está relacionado con problemas laborales, problemas de identidad sexual, señorías, problemas de machismo que circunscribía, por ejemplo, a las mujeres al ámbito doméstico en exclusiva, es decir, todo está relacionado.

Por lo tanto, no es un problema de la cesta de la compra, es problema de no tener trabajo para la cesta de la compra, es una concepción de la mujer circunscrita siempre al ámbito doméstico. Todo eso ha cambiado y ustedes no se enteran, ustedes no se enteran. Las cosas han cambiado mucho más de lo que se imaginan, señorías.

Sí, es alucinante lo de ustedes porque es hipócrita (ante manifestaciones desde los escaños del GP Popular).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señorías, respeten al orador, por favor.

Continúe, señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Esta ley, en definitiva, no aporta absolutamente nada puesto que las cuestiones de lo que ustedes están planteando que tienen que protegerse ya están recogidas, el problema es que no se aplican.

Por ejemplo, en el ámbito dos de su articulado habla usted de registro de parejas estables, señor Rodríguez, por favor, atiéndame, ¿qué es eso de registro de parejas estables? Yo he visto registros de parejas de hecho, registros de parejas estables no dice nada; o, por ejemplo, en el ámbito de aplicación de su ley está, en relación con los núcleos de familias estables: ¿eso qué es? Actualmente quién..., no sé, no sé si es un concepto nuevo, pero estabilidad en estos momentos... En definitiva, no sé lo que ustedes están planteando con esta ley. Están planteando cuestiones que ni existen ni creo que la sociedad admita ya como concepto, lo de estable, el concepto que ustedes están manejando. Le pregunto: ¿qué es un núcleo estable de convivencia? No lo entiendo.

Por lo tanto, señorías, nosotros creemos que la mejor manera de proteger a la familia es proteger el entorno, pero el neoliberalismo y el conservadurismo..., incluso protección ambiental y protección de seguridad, las familias tienen que plantearse en un entorno de seguridad laboral y de futuro, de perspectivas de futuro, en la consolidación de su núcleo, entendiendo, además, la familia en el sentido amplio, cómo la sociedad va mucho más adelantada que las leyes que existen. Actualmente estamos asistiendo a la evolución de este concepto y la familia va un poquito más allá de los progenitores, de los hijos, de los tíos, de los primos y demás familia, es decir, estamos en otro mundo. Y entonces ustedes eso no lo recogen. Por ejemplo, ya el señor diputado que me precedió planteó el tema de las parejas gais, de lesbianas... Ustedes cada vez que pueden hacen una lucha contra este tipo de evolución.

En definitiva, entendemos que esta ley para nosotros no es un problema de financiación como puede serlo a lo mejor para el equipo de Gobierno, es un problema de concepción de la familia. Estamos a favor de la familia, pero estamos fundamentalmente a favor de garantizar el entorno que le hace posible, no destruirlo, pues, en ese sentido las familias son héroes...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Déniz.

Por parte del Grupo Socialista, señora Cruz Oval.

Cuando quiera.

La señora CRUZ OVAL: Señor presidente, señorías, ya buenas tardes.

No cabe duda, desde el Grupo Parlamentario Socialista no podemos estar más de acuerdo con el 98 % de los ciudadanos y ciudadanas de este país en que la institución familiar es la más importante. Por tanto, esa importancia tiene que ir acompañada, por parte de los políticos y de los legisladores, de acciones que estén a la altura de la relevancia que tiene la familia en la sociedad.

Las leyes están para resolver problemas. En este caso, el Grupo Parlamentario Popular presenta una proposición de ley que se supone que va a resolver los problemas de las familias canarias, no va a generar una ley nunca frustración como puede generar esta ley. Lo decía anteriormente y lo vuelvo a repetir: entiendo y comparto el hartazgo que tiene la ciudadanía con la clase política; y lo entiendo con este tipo de iniciativas.

La mayoría que ha tenido el Partido Popular en la X Legislatura no consideró ni relevante ni urgente aprobar una ley de familia. Desde el 2012 la Unión Europea está instando a España a que emprenda acciones de protección social y económica para la familia como una manera de disminuir los indicadores de pobreza, medidas que no han sido impulsadas por el Gobierno del PP.

El señor Rodríguez hacía referencia estos días en los medios de comunicación a que poco menos que era una tragedia que esta comunidad autónoma, después de tres décadas de autonomía, no tuviera una normativa específica; solo tres comunidades autónomas tienen normativa específica sobre familia. Desde el Grupo Parlamentario Socialista hemos descubierto cómo el Partido Popular puede presentar con tanta rapidez, con cuatro semanas dicen que pueden poner en trámite una ley. En esta lo han hecho antes, creo que solo con dos horas ha sido suficiente, no les ha inspirado la Ley de Apoyo a las Familias de Aragón, la han copiado literalmente, de 58 artículos, han copiado con sus puntos y con sus comas 56 artículos.

Esta ley virtuosa, porque es una ley virtuosa, es la primera ley de familia que soluciona problemas en dos comunidades autónomas tan dispersas, una del norte de España poco poblada, muy rica, por encima de la media estatal la renta per cápita, 25 000 euros, y una pobre; o sea, es una ley virtuosa, va a resolver los problemas de las familias en dos comunidades autónomas tan dispersas y tan diversas.

Esta ley, promovida por el PP de Aragón en octubre del 2014, era un guiño a las familias de Aragón, esas familias que reivindicaban una serie de acciones. Varios meses después esas mismas familias dijeron "esta ley no nos gusta", y ponemos en la oposición a quienes la aprobaron.

Señores del PP, creo que han perdido la oportunidad. Y desde luego que para el Partido Socialista no es asumible que la propuesta que el Partido Popular haga para resolver la situación de las graves condiciones socioeconómicas que viven muchas familias canarias, esas 45 000 familias que tienen dependientes, 45 000 familias que tienen su expediente sin resolver, la comunidad autónoma canaria tiene 42 665 solicitudes desde enero del 2007, pero para el Partido Popular hay 45 000, y resulta que ninguno de ellos tiene reconocido el derecho a la prestación. O esas 17 000 personas pendientes de la PCI. Han perdido la oportunidad de haber presentado una proposición de ley que realmente diera respuesta a los problemas que tienen las familias canarias.

Por otra parte, yo creo que no es asumible que ustedes vengan aquí con un documento, copiar cosas buenas, este trabajo riguroso que ustedes dicen que han hecho, y dicen que les vamos a decir que no porque no lo ha presentado el Gobierno, y que hay que destituir al secretario general técnico por ese pésimo informe que ha presentado. Yo hago una pregunta en voz alta: ¿con quien copia una ley y no hace su trabajo qué debemos hacer? Aquí nos están pagando para que trabajemos. Entonces, yo me hago en voz alta esa pregunta.

Yo creo que no es serio ni riguroso que las políticas sociales las convirtamos en ese puzle, ese rompecabezas, que sacamos del armario cada vez que llueve. Yo creo que las políticas sociales de Canarias requieren, desde luego, de un impulso, como no puede ser por otra parte, de la oposición, pero con rigor.

Yo quiero detenerme en alguno de los artículos que son tan novedosos. El artículo 31 que propone la proposición de ley, haciendo referencia a que se prevé que las familias acogentes de Canarias puedan recibir una remuneración. Esta comunidad autónoma desde hace casi veinte años está remunerando el acogimiento familiar a las familias. El copia y pega tiene esos inconvenientes.

El artículo número 10 hace referencia a educación, y en aspectos como conciliar la vida familiar y...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Lo siento, ha finalizado su tiempo.

Del Grupo Nacionalista Canario, señora González Taño.

La señora GONZÁLEZ TAÑO: Buenas tardes, señoras y señores diputados.

Esta ley se dedica a la familia, así que empecemos por ahí. Según la Declaración Universal de Derechos Humanos, la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y del Estado. La familia no está definida en el derecho español, pero se suele considerar el conjunto de personas físicas relacionadas entre sí por vínculos conyugales o de parentesco. Y la definición jurídica en España ha ido adaptándose a los cambios sociales, de la familia patriarcal, de la época franquista, a la igualdad entre parejas de distinto sexo o del mismo sexo, las parejas de hecho, o la inclusión de los ascendientes o de los hijos independientemente de su filiación. Lo que hay es un cambio social que se convierte en un cambio jurídico.

La familia no es, por tanto, un concepto neutro. De hecho su partido, señores del PP, se opuso inicialmente a que las parejas del mismo sexo contrajeran matrimonio y hoy por hoy lo acepta. La ideología ha impregnado profundamente este concepto que aún hoy es objeto de discusión.

Entrando ya en la propuesta, parece obedecer a un problema grave que sufre España: un bajísimo índice de natalidad y un escaso apoyo a la maternidad y la paternidad, que colocan a España en los índices de natalidad más bajos del mundo, y que producen como resultado la grave inversión de la pirámide poblacional que pondrá en riesgo en pocos años el sistema de protección social que conocemos.

Ante este grave problema es evidente que hay que ponerse manos a la obra, pero no así. Porque esta proposición, de buenas intenciones, no contiene medidas concretas, y las que contiene, que son pocas, ya se están aplicando en Canarias. Vayamos al detalle.

Empiezan por proponer múltiples cuestiones en materia de conciliación personal, laboral y familiar, y trasladan el derecho a conciliar de un derecho personal al ámbito de la familia. No podemos compartir ese concepto. Yo debo tener derecho a conciliar sin necesidad de que se me incluya o no en una organización como es la familia. Debe ser un derecho personal y estar asociado al derecho a la igualdad, y no a la protección a la familia. Pero, es más, si uno analiza su proposición, todo se basa, en ese aspecto, en cuanto a conciliación, en medidas basadas en concienciación y sensibilización. Ese, señores del PP, no es el camino. Por muchas campañas que hagamos, una mujer no va a tener un hijo si pierde el puesto de trabajo precario del que vive; si cuando el niño se le pone enfermo no va a poder perder un día de trabajo para cuidarle. Y se lo dice alguien a quien le ha costado mucho, mucho, conciliar. Si cuando necesité una plaza de guardería para poder seguir estudiando la universidad en vez de ayudarme con la guardería me hubiera dado un folleto, se lo hubiera tirado a la cara.

En materia educativa proponen medidas que ya se han aplicado en Canarias y que estamos pagando los canarios: comedores escolares, ayudas para libros, ampliación de horarios, o que se tenga en cuenta el domicilio laboral para elegir colegio, algo que ya está en el decreto canario. Es lo que pasa por coger un texto de otro lado y no adaptarlo.

En materia de empleo proponen incluir en la negociación colectiva materias que tengan que ver con la conciliación. Bueno, no hay problema, que el nuevo Gobierno que van a formar recupere la negociación colectiva y entonces podrá incluirse la materia.

Hace su propuesta especial hincapié en los horarios, una propuesta para la que, por cierto, el señor Rajoy propuso una medida curiosa, que era irnos al horario canario y de esa forma se conciliaría mejor en España, no sé si lo recuerdan. Eso significaría que en Canarias conciliamos mejor que en el resto de España, cosa que es evidente que no ocurre.

Promover el teletrabajo, promover la formación, ayudas al transporte, promover nuevas estructuras empresariales.

Pero, bueno, vamos a centrarnos en dos que nos parecen curiosas. Una es aquella que propone su ley en la que piden la educación en valores relacionados con la igualdad, la educación emocional y la pluralidad familiar. Es curioso, porque ustedes eliminaron la asignatura que hacía esto, Educación para la Ciudadanía, en vez de haberla adaptado y haberle cambiado el nombre si les parecía demasiado ideológica; la segunda propone más atención para los cuidadores de personas con dependencia, pero ya ha explicado la señora Cruz Oval -y no lo voy a repetir- el tema de la dependencia. Es de nuevo el doble discurso: "pedir en Canarias lo que no hago en Madrid", compensaciones por acogimiento familiar que ya existen, etcétera.

Y llegamos al apoyo a las mujeres embarazadas y a las menores gestantes, por supuesto que sí, háganlo en toda España y el Gobierno de Canarias hará su parte, pero no olviden apoyar también las políticas preventivas de los embarazos no buscados, materia en la que han producido enormes recortes. Las mujeres debemos decidir cuándo queremos ser madres, y, por supuesto, entonces tener todo el apoyo.

En fin, si yo leyera esta propuesta y no supiera de dónde viene, pensaría que viene de alguien que aterrizó en una nave espacial, pero no es así. Señores del Partido Popular, han gobernado con mayoría absoluta este país y las condiciones de la conciliación y las familias han empeorado enormemente en los últimos cuatro años, ¿por qué?, porque han empeorado las condiciones laborales, no se puede conciliar cuando cobras por cuatro horas y trabajas ocho, no se puede conciliar cuando pides un día porque tienes un niño enfermo y te despiden, no pueden salir adelante las familias si se siguen recortando las becas y se encarece la educación.

Esta proposición responde a algo que ya hemos visto en otros temas: "lo que no hago en España lo traigo a Canarias y que sea aquí, y por supuesto que lo paguen los canarios".

Señores del PP, a mí esta proposición, que soy católica, me recuerda una enseñanza del catecismo, parece que ustedes en Canarias han hecho examen de conciencia, dolor de los pecados, propósito de enmienda -parece que esta ley responde a eso-, y cumplir la penitencia, que es pagar con buenas obras. Así que cojan esta proposición, llévenla a su grupo en el Congreso, negócienla con los otros partidos, añadan una ficha financiera y la aprobamos entre todos allí.

Y, por cierto, añadan un plan educativo apoyado por todas las fuerzas políticas, que dure diez años y un plan de igualdad también unánime.

No vamos a apoyar esta proposición, porque, primero, traslada a Canarias una estrategia global que debe acometer el Estado, y, en segundo lugar, porque no contempla medidas concretas, y las que contiene se aplican en Canarias.

Por cierto, y ya para finalizar, porque me ha quedado tiempo, el Gobierno se pronuncia sobre la afectación a los presupuestos de la comunidad autónoma, y es lo que ha hecho. Y nos parece que los calificativos que usted ha usado van mucho más allá de cualquier calificación que se pueda hacer sobre esta materia, y si hay un gobierno incapaz de resolver este problema, señores del PP, ha sido el suyo.

Señor Rodríguez, no ha explicado bien esta ley, y, si lo ha hecho, lo ha hecho de una forma que para nosotros es absolutamente inasumible. Le repito: si queremos solucionar los problemas que atañen a las familias, no solo a las canarias sino a las españolas, cojamos esta proposición, mejorémosla entre todos en el Congreso, añadamos una ficha financiera y apliquémosla para toda España, y les aseguro que el Grupo Nacionalista, el Grupo Socialista y todos los grupos de esta Cámara apoyaremos que el Gobierno de Canarias haga su parte.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora González Taño.

Procedemos a llamamiento para la votación (La Presidencia acciona el timbre de llamada a votación).

(La señora presidenta se reincorpora a su lugar en la Mesa).

La señora PRESIDENTA: Señorías, procedemos a la votación (Pausa).

Señorías, 47 votos emitidos: 10 síes, 33 no, 4 abstenciones.

Queda rechazada esta toma en consideración.

Muchas gracias, y se levanta la sesión, señorías. Buen verano.

(Se levanta la sesión a las quince horas y veintiséis minutos).


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico