Diario de Sesiones 46/2016, de fecha 27/9/2016 - Punto 34

9L/C-0658 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC), SOBRE OPERATIVO DE EMERGENCIA Y RESPUESTA ANTE EL INCENDIO FORESTAL QUE AFECTÓ A LA PALMA EN AGOSTO DE 2016.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Proseguimos con el orden del día y será la última comparecencia que veamos en la tarde de hoy. Son dos comparecencias acumuladas, ambas a la consejera de Política Territorial: la primera del Grupo Podemos, sobre acciones durante el incendio de La Palma y sus consecuencias; y también la del Grupo Nacionalista Canario, sobre operativo de emergencia y respuesta ante el incendio forestal que afectó a La Palma en agosto de 2016.

Empezamos por el grupo proponente inicialmente, por el Grupo Podemos. Señora Arnaiz.

La señora ARNAIZ MARTÍNEZ: Buenas tardes. Gracias, presidente.

Cuando se produce un incendio todo el mundo trata de buscar culpables y responsables y en este caso no ha sido menos, pero también, una vez apagado el fuego, o incluso antes, parece que todos nos olvidamos de él y año tras año se sigue fallando en lo mismo. Esta vez ha sido en la isla de La Palma, pero con el actual y deficiente sistema de emergencias que tenemos todos sabemos que el desastre está asegurado en cualquier otra isla también.

En Podemos tenemos claras las responsabilidades, sobre todo cuando los datos nos dicen que las dos terceras partes de los grandes incendios forestales que se han producido en Canarias se producen en La Palma. En estos últimos cincuenta años se han registrado nada más y nada menos que 25 grandes incendios forestales en La Palma, mientras han sido 7 en Tenerife, 2 en la isla de Gran Canaria, 2 en La Gomera y 2 en El Hierro.

Señorías de Coalición Canaria y del Partido Socialista, la responsabilidad y la culpa es de la Administración. Es de los cabildos, pero también es del Gobierno de Canarias; de los primeros por dejación y de los segundos, por omisión.

Permítanme recordarles que cuando se realizó la transferencia a través del Decreto 182/2002, de traspaso de servicios, medios personales y recursos, en el caso concreto del Cabildo de La Palma se transfirieron vehículos y enseres viejos; vehículos con matrícula TF-O, que son del año 1983, tipo Nissan Patrol, Fiat Panda, etcétera. Además, la mayoría del personal transferido, muchos de ellos estaban a punto de la jubilación, mientras que otra gran parte significativa del personal contaba con edades cuestionables ya para realizar este tipo de trabajos. En los años 90, además, el Gobierno de Canarias eliminó 57 plazas dependientes del área del Medio Ambiente de La Palma para crearlas en otras islas. Y de todo este material fungible y también de personal que se ha ido perdiendo poco a poco solo se han incorporado 2 autobombas nuevas, pagadas con dinero europeo, y 4 trabajadores han sido contratados por Medio Ambiente por parte del cabildo.

Lo diré más claro: cuestionamos que estas transferencias estén bien hechas por parte del Gobierno y cuestionamos también la gestión que el cabildo está haciendo con ellas. 25 incendios, señorías, ya es demasiado.

En el Decreto 111/2002, de traspaso de funciones de la Administración pública en materia de servicios forestales, y para todos los cabildos, dice en el artículo 10, se habla de una memoria anual de los cabildos para comprobar la eficacia de las transferencias hechas. En este artículo 10 se dice: "En relación con los servicios transferidos, los cabildos insulares quedan obligados a lo siguiente: uno, remitir al Parlamento de Canarias, antes del día 30 de junio de cada año, una memoria justificativa del costo de funcionamiento y rendimiento y eficacia de los servicios transferidos; y, dos: mantener el mismo nivel de eficacia que tenían antes de la transferencia". Me gustaría que nos explicara, señora consejera, dónde están estas memorias que justifican esa eficacia de los servicios transferidos y qué es lo que dicen esas memorias. Si esas memorias no existen, nos gustaría saber por qué no las envían y sobre todo por qué no se las exigen, ya que es competencia también y obligación autonómica velar por el cumplimiento y eficacia de los servicios prestados.

Señorías, todas las personas expertas con las que hemos hablado coinciden en un aforismo: "los incendios se apagan en invierno". ¿Y esto qué quiere decir? Quiere decir que las administraciones deben contar con los medios y el personal suficiente para combatir el fuego no solo en verano y que es responsabilidad de los cabildos tener sus operativos funcionando todo el año, y del Gobierno vigilar que así sea.

En resumen, planificación, prevención y concienciación, pero esto sin personal y sin medios es imposible, y si no díganselo a los trabajadores que están en primera línea de fuego cada año.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Arnaiz.

Por el Grupo Nacionalista Canario, la señora González.

La señora GONZÁLEZ TAÑO: Gracias, señor presidente.

Bueno, la verdad es que es hablar de incendios, pero... Tenía mi intervención y desde luego tendré que combinarla con lo que usted acaba de decir, porque la verdad es que yo lamento... Sobre todo la invito a conocer en profundidad el sistema de emergencias canario, en primer lugar, porque creo que desconoce el nivel de calidad de los servicios de emergencias. Mire, el sistema de emergencias canario es un sistema que se usa como referente en España del mejor sistema de... Sí, usted si quiere se ríe pero es la realidad. Mire, vienen de otras comunidades autónomas. Y eso debería estar por encima de los partidos políticos. Se lo digo honradamente. Siempre han estado por encima de los partidos políticos los sistemas de emergencias y los sistemas de lucha contra incendios en Canarias. Yo lamento que esta nueva política, que parece que se impone, en realidad sea lo peor de algunos comportamientos políticos, que yo creo que son sinceramente desechables.

Mire, Canarias, le guste a usted o no, tiene el mejor sistema de emergencias de España, el mejor sistema de emergencias de España. El 112 de Canarias es un referente, vienen de otros países a estudiarlo. Pero, mire, lo voy a dejar ahí. La invito a visitarlo y a conocer los procedimientos y el sistema de emergencias.

Grandes emergencias, dice usted, los incendios, la culpa es de la Administración. Me parece que es desconocer por completo cómo funciona Canarias y lo que son los incendios.

Mire, voy a saltarme, decía al principio, porque, claro, he tenido que consumir algún tiempo...; bueno, que efectivamente tocaba, tocaba abordar, lógicamente, en esta comparecencia este incendio en profundidad y luego tenemos otro turno para seguir debatiendo, lógicamente. Y es cierto que en lo que va de siglo cinco de los grandes incendios que se han producido en Canarias se han producido en La Palma y el de este año, efectivamente, ocupa creo que el cuarto lugar entre los grandes, según las hectáreas quemadas. Y, bueno, a toda la gravedad que supone la quema de hectáreas también -ya lo decíamos en su momento- se suma la desgracia producida por el fallecimiento de un trabajador del Cabildo Insular de La Palma, Francisco Santana, al que por supuesto volvemos a dedicar desde aquí nuestra intervención.

La verdad es que me he quedado impactada con su planteamiento, porque la verdad es que... Ya decíamos en su momento, y lo desarrollaremos después, que los incendios han pasado de ser forestales a ser incendios de interfaz, que se producen en zonas habitadas y que, por tanto, hoy en día los riesgos son distintos. Por tanto, hay que analizar, y es lo que seguramente estará haciendo la consejería y deben hacer los cabildos, cómo se acomodan los servicios a esta nueva realidad, que ya no es meramente forestal y que, por tanto, implica que tienen que actuar bomberos en zonas urbanas, que se tiene que actuar por parte de todos los colectivos.

Y, mire, sinceramente, yo no la puedo invitar, lógicamente, a estar dentro de un operativo de incendios, porque eso, bueno, pues, de la isla que usted procede yo entiendo que es inviable, pero sí le recomiendo que hable con más gente, de verdad, que se informe, porque todo lo que usted dijo, bueno, es, prácticamente todo, de verdad, falso, todo, prácticamente todo. Bueno, sí, es cierto que se están produciendo incendios en La Palma, pero, mire, se producen...; hombre, claro, pero se han producido toda la vida y se seguirán produciendo, le guste a usted o no, y La Palma es una isla boscosa, tremendamente boscosa, en la que el monte está creciendo desde hace años, en la que el monte, a diferencia de otras islas, está aumentando. Es lógico que haya incendios. Yo no digo que no haya que tomar más medidas preventivas pero pensar que en Canarias no se van a producir incendios es una de tantas falacias con la que nos debemos negar a engañar a los ciudadanos. Se van a seguir produciendo incendios. Deben producirse los menos posibles y con el menor riesgo posible y con los menores daños posibles.

Pero también aprovecho mis últimos segundos para decirle que es triste, que es triste que en este Parlamento neguemos la capacidad de los cabildos para gestionar lo que a lo largo de la historia democrática de Canarias se ha decidido que debe residir ahí. Es triste. Podemos plantear que se creen comisiones o que se estudien mejoras o, como usted dice, que los cabildos expliquen mejor lo que están haciendo, no hay ningún problema en todo eso, ahora, nosotros desde luego, como grupo nacionalista, vamos a seguir defendiendo que los cabildos y los ayuntamientos canarios son instituciones mayores de edad, capaces de ejercer sus competencias, por supuesto de forma coordinada con el Gobierno de Canarias y con el Estado. Y los incendios son la mejor prueba de que la coordinación entre todas las instituciones, con algún fallo y mejora seguramente, es posible y necesaria.

Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora González.

Para su primer turno, señora consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Señor presidente. Señorías.

Voy a leer el título de las comparecencias, porque mis comparecencias versan sobre aquello en lo que se me ha interpelado. Las demás cosas de que se ha hablado aquí, pues, intentaré contestarlas en la segunda parte de mi intervención. Por un lado, informar sobre las acciones y medidas llevadas a cabo durante el incendio que ha asolado recientemente el oeste de la isla de La Palma y sus consecuencias; y operativo de emergencias y respuesta ante el incendio forestal que afectó a La Palma.

Centrándonos en los datos del incendio y, por tanto, para dar cuenta de los mismos, tenemos que decir que el incendio se origina el miércoles, 3 de agosto de 2016, en Jedey, en el municipio de El Paso, en torno a eso de las dos de la tarde -las catorce horas-. Un conato que en su primer estadio se considera así y evoluciona rápidamente debido a la meteorología desfavorable -hasta el momento la mayor ola de calor que ha sufrido Canarias en este año-, pasando entonces a gran incendio forestal en cuestión de horas. Valorada la situación y la evolución del mismo, a petición del Cabildo Insular de La Palma, se declara la situación de emergencia nivel 2 y, por tanto, la coordinación y dirección técnica pasa a manos del Gobierno de Canarias.

El incendio afectó inicialmente a los municipios de El Paso y Los Llanos de Aridane para, posteriormente, entrar en los municipios de Fuencaliente y Villa de Mazo. Varios núcleos rurales de los municipios afectados tuvieron que ser evacuados por protección y precaución. En total, durante toda la emergencia, en torno a unos 3000 ciudadanos, de los que unos 250 fueron alojados en los albergues que se habilitaron en distintos municipios.

Casi toda la masa forestal afectada se encuentra incluida en la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos y en la Red Natura 2000.

Las adversas condiciones meteorológicas, con fuertes vientos, altas temperaturas y una baja humedad relativa del aire, durante los primeros días del incendio, unido a lo abrupto y escarpado del territorio, dificultaron considerablemente al personal de extinción las labores de ataque de los diferentes focos del fuego.

La superficie total quemada, en torno a más de cuatro mil ochocientas hectáreas, supone más del 6 % de la superficie total de la isla. Fue necesaria la intervención de los 350 efectivos terrestres y 13 medios aéreos durante todo el periodo. 350 a lo largo del día. En total, unos 568.

En cuanto a la superficie afectada, se puede decir que el municipio de El Paso -con datos ya del perimetraje- fue el municipio más afectado, con más de dos mil trescientas hectáreas; en segundo lugar, Fuencaliente, con 1600; Villa de Mazo, con 816; y, por último, Los Llanos de Aridane, poco significativo, con 29,36 hectáreas.

Los daños materiales se produjeron sobre todo en inmuebles destinados a cuartos de aperos, bodegas y otras infraestructuras agrarias, así como en zonas de cultivo, especialmente en zonas de viñas, higueras y almendros, y también en algunas zonas ganaderas.

Respecto a los factores que influyeron en la propagación del incendio forestal, según los expertos en grandes incendios forestales, fueron principalmente los topográficos, propios de la abrupta topografía insular, con presencia de vientos en descenso de laderas de exposición, así como los atmosféricos, con el acaecimiento de un fenómeno meteorológico adverso, que durante los días 3 a 6 de agosto, entre otros valores, se lograron alcanzar temperaturas de más de cuarenta grados centígrados, con una humedad en algunos casos por debajo del 3 %.

En el desarrollo del gran incendio se pueden distinguir cinco fases concretas, en este caso concreto. Una primera etapa de ataque inicial en el primer día en el que la cabeza del incendio fue detenida a media ladera en una pista forestal. Esto consiguió a priori evitar que prosiguiera el sector más peligroso del incendio hacia la ruta de los volcanes y hacia la zona este para pasar al municipio de Villa de Mazo.

En la segunda fase, debido a las malas condiciones meteorológicas, el anterior flanco norte se extendió con gran virulencia, afectando a varias poblaciones de El Paso, además de reactivar la cabeza y el flanco derecho. La estrategia planteada en el puesto de mando avanzado, bajo la dirección de extinción del Cabildo Insular de La Palma, consistió en priorizar las maniobras de control de la cola, así como la sectorización específica del incendio, seguida de un control en su cabeza. (Abandona la Presidencia el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández, y pasa a ocupar la Presidencia la señora vicepresidenta segunda, Tavío Ascanio).

Una tercera fase con el flanco norte y la cola en Villa de Mazo controlada y un flanco derecho hacia el sur, concretamente en el municipio de Fuencaliente, en el que se realizaron maniobras defensivas en el núcleo de Los Canarios por parte de los contingentes de brigadas forestales, UME y bomberos. La parte que más preocupaba en esos momentos estaba en la ruta de los volcanes, donde se había saltado hacia el este de la isla por una zona conocida como el pico del Cabrito, lo que provocaba el inicio de la cuarta fase.

En esta fase se desarrolló en la zona oeste de la isla, afectando a los municipios de Villa de Mazo y Fuencaliente. A partir de ese momento, y después de los trabajos de defensa del día anterior, se progresó desde Los Canarios en sentido norte para cerrar las operaciones sobre la colada de Martín, un cortafuego natural ideal para su anclaje. Por otra parte, los medios terrestres intentaron frenar la bajada del frente en el pico del Cabrito con maniobras de contención y quema de fuertes..., quemas que fueron interrumpidas por la aparición de vientos de descenso nocturnos. Esta circunstancia obligó a los analistas de incendios y técnicos a replantear las operaciones con una nueva línea de control en la parte inferior del monte, sobre la carretera LP-2, a la altura del núcleo de Montes de Luna.

La quinta, y última fase, con frentes activos de fuego, se desarrolla de noche con la llegada del flanco originario del pico del Cabrito en descenso hacia Montes de Luna. En esta fase se genera una situación similar a la de Fuencaliente, con la evacuación de población y defensa de medios, de bomberos, UME y agentes forestales. Posteriormente, con la luz del día, desaparecen los vientos descendentes o catabáticos y se pudo progresar en ascenso por dos líneas de trabajo: un flanco hacia el norte, derecho, y otro hacia el sur, por la parte izquierda, de varios kilómetros, así como con medios aéreos, interviniendo ese día hasta los 13 medios aéreos disponibles en La Palma, y personal que remataba, distribuyendo los distintos sectores de la carga del trabajo, hasta conseguir la estabilización totalmente del perímetro. Durante esos días, el puesto de mando avanzado se trasladó al frente del incendio en base al principio de máxima proximidad hacia la emergencia.

En relación con los recursos forestales y biológicos, los incendios dañaron principalmente masa de pinar canario, en menor medida masa de tabaibal y también se vieron afectadas numerosas parcelas agrícolas abandonadas. Quizás precisamente por ese abandono de la agricultura y la ganadería.

Inicialmente, el día 3 se consideró como un incendio topográfico, con dos flancos bien definidos, en los que tanto el personal de tierra como de aire trabajó... (ininteligible) para ir sectorizando el incendio, con personal de Medio Ambiente del Cabildo Insular de La Palma, del parque nacional y del Cabildo de Gran Canaria. Asimismo, intervinieron la BRIF, la UME, la Brifor del Cabildo de Tenerife y personal, en todos los días, voluntario para el tema de avituallamiento y de evacuaciones.

Durante la madrugada del día 4 de agosto, se procedió a proteger los núcleos urbanos de Tacande, Las Manchas y Jedey, que fueron evacuados durante el día.

El viernes, día 5 de agosto, el incendio cruzó la divisoria en la cumbre, sobre la una de la tarde, en la zona conocida como Nambroque, y se dirigió hacia el Llano de las Moscas. Asimismo, cruzó la colada de Santa Cecilia y se dirigió hacia el núcleo rural de Los Canarios. Núcleo de vecinos que ya había sido evacuado preventivamente, junto con Las Indias. Durante el día se trabajó duramente en la zona del Llano de las Moscas, tanto con medios aéreos como por tierra, al objeto de que el fuego no se dirigiera hacia la zona de Las Breñas. A última hora del día, el foco del Llano de las Moscas quedó controlado, si bien en el volcán del Cabrito volvió a cruzar la divisoria y se dirigía hacia el barrio de Montes de Luna y Tigalate, núcleos que fueron evacuados durante la noche. El frente que se dirigía hacia Fuencaliente quedó controlado el sábado, día 6 de agosto.

Una vez controlada esa zona, los esfuerzos se centraron en Montes de Luna y Tigalate, impidiendo así que el fuego llegase a las casas.

Finalmente, el lunes, 8 de agosto, a primera hora del día, el incendio quedó totalmente perimetrado y estabilizado, dándose por controlado el viernes, 12 de agosto.

En cuanto a los efectivos intervinientes, en total, todos los medios aéreos durante el periodo en el que intervinieron en el incendio hicieron más de mil setecientas descargas de agua. Como decía, 13 medios aéreos, pertenecientes al Grupo de Emergencias y Salvamento del Gobierno de Canarias, al Cabildo Insular de Gran Canaria, al Ministerio de Medio Ambiente. No son los medios que teníamos posicionados aquí sino los que iban enviando según las solicitudes que se iban haciendo, tanto a otros cabildos como al propio Estado.

Quiero destacar especialmente, haré una relación, pero especialmente quiero destacar el esfuerzo y la dedicación que en este caso en particular prestó el personal de Medio Ambiente del Cabildo de La Palma, especialmente en unas circunstancias en las que quizás el dolor les podía más que otra cosa. Y aquí aprovecho para mandar un mensaje de apoyo a la familia del agente forestal fallecido. Ese quizás, desgraciadamente, sea el mayor recuerdo que recordaremos los palmeros de este incendio forestal. Así que para ellos nuestro apoyo desde aquí y para el personal de Medio Ambiente del Cabildo de La Palma.

Al personal de Cecopin de La Palma, al personal de las brigadas de Gesplan y Tragsa, que cada año hacen labores de prevención y además actúan en los incendios, a los bomberos de La Palma y a los bomberos del aeropuerto de La Palma. Interviene también personal de los cabildos de Gran Canaria, Tenerife, La Gomera, El Hierro y Lanzarote, así como de algunos ayuntamientos, que iban reforzando según las necesidades que se iban produciendo y las peticiones en las reuniones del PMA. A la Brigada Forestal de Puntagorda, que tiene base en Puntagorda, y que es estatal; a la Unidad Militar de Emergencias, con base en Los Rodeos, en Gando y en Sevilla; al personal de la Guardia Civil. Por primera vez la coordinación de medios aéreos se podía hacer en un helicóptero que no era de extinción sino un helicóptero que, en colaboración con la Guardia Civil, nos permitía tener al coordinador de medios aéreos y, por tanto, poder disponer de un medio aéreo más para la extinción. Al Ejército de Tierra, del mando de Canarias, a la AEMET, a la Autoridad Portuaria, a las empresas de transporte aéreo y marítimo, que en todo momento pusieron, plantearon su disposición para poder transportar a todos los efectivos que era necesario que llegaran a La Palma, en el momento en el que tenían que llegar. Agradecer también la colaboración de AEA y del aeropuerto de La Palma, de las distintas policías locales de los municipios de la isla y de otros municipios fuera de la isla; a las agrupaciones de voluntarios de todos los municipios de la isla.

Agradecer especialmente en materia de avituallamiento y de evacuaciones a Cruz Roja Española, que se volcó con los distintos albergues que montó, así como con la atención a los ciudadanos, a Ayuda en Emergencias Anaga -AEA-, Alfa Tango, Protección Civil y voluntarios, que de manera desinteresada, y movidos solo por un sentimiento de solidaridad, acudían al puesto de mando avanzado para ponerse a las órdenes de quienes coordinaban las evacuaciones. También a empresas y entidades privadas, y especialmente me van a permitir que a la Comunidad de Regantes de La Palma, que en todo momento dispuso lo que hacía falta, especialmente en ese último día de ataque del incendio, para que los 13 medios aéreos contaran con el agua suficiente y nunca faltara en ningún depósito de carga. (Se reincorpora a la Presidencia el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández).

Y dejo para el final, por ser dependiente del Gobierno de Canarias, al personal del parque nacional de la Caldera de Taburiente, que con todos los efectivos que tenía así como con los que refuerzan cada año hicieron una labor ardua en las zonas más complicadas, en las que el incendio podía complicarse y saltar a otro municipio; al personal del GES del Gobierno de Canarias y de las salas del Cecoes, al Cuerpo General de la Policía Canaria, al Servicio de Urgencias Canario, al Servicio Canario de Salud, a técnicos de Grafcan y Gesplan, que en todo momento estaban a disposición para lo que hiciera falta, así como a todos aquellos ciudadanos que de una manera responsable y voluntaria acudían a la llamada de quienes en cada momento, bajo la dirección del ayuntamiento que correspondiera, planteaban la necesidad de colaborar.

Y quiero agradecer en esta última etapa a todos aquellos que durante esos días mostraron, tanto desde este Parlamento como desde el Congreso y el Senado, su preocupación por el incendio. Especialmente, aunque no se encuentra, a la presidenta del Parlamento de Canarias, que se desplazó allí, también a la vicepresidenta del Gobierno, al presidente del Gobierno, al director y subdirector de Protección Civil del Estado, al presidente de Cruz Roja estatal, al presidente de Cruz Roja de Canarias y a las demás personas, ya he dicho ciudadanos pero también autoridades que se preocuparon.

En la segunda parte...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora consejera.

Turno de los grupos no solicitantes. Por el Grupo Mixto, el señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señora consejera.

A pesar de las suspicacias que recorren hoy este Parlamento, yo he de decir que estoy más de acuerdo con la visión que ha dado el Grupo Nacionalista Canario, con la versión de la señora González. Y, vamos, a mí desde pequeño me enseñaron que con el fuego no se juega; entonces no deberíamos estarlo utilizando para echarnos trapos unos encima de otros, sino más bien buscar la forma de estar unidos y trabajar juntos en solucionar este grave problema que tenemos cada verano.

Y no me gustaría empezar sin hacer un reconocimiento a los profesionales que luchan cada verano contra los incendios en nuestras islas y acordarnos también de los fallecidos, que lamentablemente hubo un agente forestal que falleció en el incendio de La Palma. Recordemos que no fallecía nadie desde 1984, cuando fallecieron 20 personas en el incendio de La Gomera, y uno de ellos era el gobernar civil de Tenerife.

Yo pienso que tanto la acción del Cabildo de La Palma como la del Gobierno de Canarias ha sido buena.

Y también me gustaría felicitarla, señora consejera, porque para usted tuvo que ser doblemente duro, no solo por coordinar el incendio sino porque también se estaba produciendo en su isla. Ahí tiene a sus amigos, a sus familiares, y eso es, pues, un extra de dureza.

La cooperación, como usted ya también comentó, entre administraciones fue clara, con los diferentes cabildos, incluido el Cabildo de La Gomera, que envió medios para la extinción del incendio. Medios de extinción que, bueno, podemos hacernos una idea de lo violento y la grandeza que tenía este incendio, que fueron 568 efectivos y 13 medios aéreos, 4864 hectáreas afectadas, el 6,8 de la superficie de la isla, que es una superficie bastante amplia.

Ha habido ayudas desde el Gobierno, se van a dar ayudas desde el Gobierno, tanto desde la Consejería de Agricultura como desde el propio Gobierno: 500 000 euros para restauración medioambiental, otros 500 000 euros para contrarrestar los daños sufridos por la población en general.

Y las consecuencias de un incendio, pues, bueno, generalmente son las mismas cada vez que se produce. Suelen ser pérdidas económicas, que vienen, pues, por las cancelaciones de reservas; la reducción de las cosechas, lo que hace que el comercio también disminuya, los productos agroalimentarios son menos. Tenemos el problema de la vid, en este caso de La Palma, la producción de vino, pues, se reduce bastante. Otro punto muy negativo es el temor, el miedo y la angustia que sufren los vecinos o los ciudadanos. En este caso, eso, por mucho dinero que se les dé o subvencione, la verdad es que es algo que no se puede paliar. Nosotros lo sufrimos en La Gomera en el 2012 y, vamos, ahora cada vez que vemos un poco de humo, pues, las alarmas, vamos, saltan.

Quiero aprovechar, señora consejera, también para recordarle una iniciativa que surgió desde el Grupo Parlamentario Mixto durante el debate del estado de la nacionalidad, y era la idea, bueno, también se la propuso nuestro portavoz en alguna de sus comparecencias, y era la creación de una BRIF canaria. Hubo una PNL en el anterior pleno pero ahí se instaba al Gobierno central para que aportara esas ayudas, pero nosotros no, nosotros queremos ir más allá y que sea el propio Gobierno de Canarias el que tenga el control y ofrezca la financiación a este ente. Esto sería un paso más en la lucha contra los incendios, agilizaría el tiempo de reacción, más en un territorio fragmentado como el nuestro, con la orografía tan difícil que tenemos.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Ramos Chinea.

Por el Grupo Nueva Canarias, señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidente. Señorías.

Con respecto al incendio de La Palma, como el que hubo en La Gomera en su momento, en La Palma en 2009, hay que tener claro que son cosas que se desmadran, que son difíciles de controlar y que todos los medios que tengan seguramente no serán nunca suficientes. Y tenemos claro también que el tema de la atención a las emergencias en los incendios forestales en Canarias ha sido por de pronto un tema ampliamente debatido en este Parlamento a lo largo de este año, ni siquiera en toda la legislatura sino a lo largo de este año.

Es evidente que Canarias, debido a nuestras condiciones meteorológicas, con los veranos secos o cada vez más secos que tenemos y calurosos y los sirocos que cada vez son más frecuentes, pues, las masas forestales y las zonas periféricas a estas masas son susceptibles de arder con mucha virulencia, y los ejemplos los tenemos, desgraciadamente, abundantes. Además hemos visto que esos incendios de esas masas forestales ya no solo afectan en sí a la masa forestal sino afectan a las zonas que ahora se denominan interfaz, en las que además existen asentamientos poblacionales. Con lo cual ya no se queman bosques, ya se queman tierras de cultivo, se queman viviendas, se quema ganado. Y, bueno, existen y viven personas en esas viviendas y ese ganado es de personas.

Obviamente, está claro que lo más importante para intentar paliar los problemas de incendios es la prevención y que es desde la Administración y desde una perspectiva integral desde donde se tienen que abordar todas las situaciones de emergencia. Primero la prevención y después la perspectiva integral, además de la prevención. Y además el incendio de La Palma lo deja claro, más de cuatro mil ochocientos montes calcinados, la evacuación de cientos de personas y además la muerte del guarda forestal.

Pero yo me ratifico en lo que la diputada, mi compañera Gladis Acuña, dijo en el pasado pleno, que es necesario llevar a cabo un debate profundo y sosegado en el que se analicen los medios materiales y personales que se necesitaran y cuál debe ser su distribución territorial, porque es que tenemos un problema añadido, que somos islas, o sea, la eficiencia, la eficacia, de los medios humanos y materiales distribuidos territorialmente, pues, es mucho más complicada.

Es cierto que existe el Infoca, pero no son menos ciertos los distintos testimonios recabados por los bomberos forestales, los agentes forestales y medioambientales, los retenes, los agentes de los parques nacionales, los voluntarios, los empresarios, los cuerpos de seguridad, Protección Civil, los militares y los agentes de la Guardia Civil, incluso los ciudadanos afectados, que desvelan que existen claves de esta urgencia que hay que solventar; carencia de profesionales, carencia de medios técnicos, falta de información ciudadana y además el peligro de los que se enfrentan en primera persona y en primera línea, que son los equipos de extinción.

Con lo cual -yo insisto- es necesario un debate sosegado, un análisis sosegado, y además la necesidad urgente de llevar a cabo mejoras en los protocolos de coordinación entre el Gobierno de Canarias, entre los cabildos, entre los ayuntamientos y entre los agentes implicados, porque sí es cierto que la mayor demanda, la mayor reivindicación y el mayor problema es que puedan existir en determinados momentos...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora González.

Turno del Grupo Popular, señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ LABRADOR: Gracias, presidente. Señorías, señora consejera, buenas tardes.

Esta comparecencia está en la hoja de ruta de un incendio que sufrió la isla de La Palma este verano, uno de los peores incendios en los últimos años.

Señora consejera, imagino que, como a todos los palmeros, le resulte difícil ver las imágenes desoladoras de este agosto en nuestra isla, pero supongo, y creo estar en lo cierto, que no será fácil para usted ser palmera y consejera de medio ambiente y de seguridad y emergencias y tener que timonear este incendio en primera persona, más cuando ha sucedido lo peor que puede pasar en una catástrofe, y es la pérdida de un ser humano; perder un paisano suyo, un paisano nuestro, una persona comprometida, que dejó su vida en el camino por defender nuestra tierra y nuestro monte. Estimado Fran Santana, la isla bonita te estará eternamente agradecida.

Todos los datos del incendio han sido publicados en numerosas ocasiones: casi cinco mil hectáreas quemadas, casi seiscientos efectivos, más de mil descargas de agua, 13 medios aéreos, cientos de voluntarios que ayudaron a extinguirlo y cientos de evacuados.

Señora consejera, como usted comprenderá, mientras se desarrolla esta comparecencia en La Palma aún está patente el incendio, porque todos los días nos lo recuerda su paisaje. La Palma aún siente el dolor de su gente y el temor a las llamas y la pérdida de tanto monte verde que da nombre a la isla bonita. Además de que ninguno de los que estamos aquí, por lo menos yo no lo soy, somos expertos ni en incendios ni en extinción de incendios. Un incendio, además, donde se ha volcado una isla entera, un archipiélago y un país para extinguirlo. Creo que es de justicia nombrar una y otra vez a todas las personas que de una forma u otra colaboraron para la extinción del mismo. Son numerosas las muestras de afecto, agradecimiento y solidaridad que se dieron en la isla en estos días.

Discrepo de ese tono, permítame, la diputada de Podemos, porque los que lo hemos vivido en primera persona le puedo asegurar que no tenemos absolutamente nada que ver con lo que usted aquí hoy ha expuesto.

Acaba este incendio, señora consejera, y ahora cabe sentarse y valorar la situación: el procedimiento, los medios, los aciertos y los errores. No sé si lo ha hecho y quizás hoy pueda adelantarnos algo. Y a partir de ahí empezar a trabajar, pero estará de acuerdo conmigo en que hay que preparar mejor nuestra isla para los incendios y no lo hemos hecho.

El incendio se declara rápidamente y afortunadamente los medios pueden llegar a La Palma ese mismo día. Si se declara el incendio a las siete de la tarde, los medios no podrán llegar a La Palma hasta el día siguiente, y eso es una realidad, señora consejera, que tenemos que contemplar.

Hablamos de sanidad, de educación, pero el servicio público más importante que podemos dar a la ciudadanía es la seguridad, porque está en peligro la vida de la gente, y ahí tenemos que volcar muchos más esfuerzos.

Los incendios en la isla de La Palma son especiales, todos los expertos coinciden en esta afirmación, porque son imprevisibles: porque tenemos un pinar muy denso, porque los terrenos son frágiles por ser una isla volcánica y porque su orografía es muy diferente al resto. Es una isla vertical y los incendios normalmente caminan hacia el monte pero en La Palma también caminan de forma descendente.

Es importante preparar a la isla, como dije, preparar a la población y preparar a los municipios. Los incendios en los últimos años no nacen en el monte, nacen en estos municipios interfaz, porque ahora la gente en La Palma vive en medio del monte.

Pensé que tenía cinco minutos, así que quiero ir acortando.

En el norte de La Palma tenemos una reválida, pero el trabajo que debería haberse hecho alrededor hace muchos años que no se hace; en el sureste de la isla ni siquiera contamos con esos medios, y quizás ahí deberíamos incidir.

Es imposible evitar los incendios; sin embargo, dificultar el desplazamiento del fuego una vez iniciado es uno de los principales objetivos de la prevención.

Le deseo, señora consejera, que sea la primera y última vez que tenga usted que comparecer aquí por un incendio en cualquiera de nuestras islas, y en caso de hacerlo, que estemos en mejores condiciones...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Hernández.

Por el Grupo Socialista, el señor Pérez, don Manuel Marcos.

El señor PÉREZ HERNÁNDEZ: Gracias, presidente. Señorías.

Sin duda cada vez que se produce un incendio forestal, pues, se originan daños irreparables en el medio ambiente, en nuestro paisaje, pero, lógicamente, en este incendio el daño irreparable ha sido la pérdida de una vida humana, de un defensor de la naturaleza, de Fran Santana. Un canarión, enamorado de La Palma, que decidió establecerse allí, trabajar allí y defender la riqueza y la biodiversidad de nuestra isla.

Señora consejera, participé en una etapa anterior en una comisión especial sobre incendios forestales en el Senado de España y en las conclusiones que aprobamos una de ellas era, aparte de las medidas de prevención, la inmediatez y la coordinación. Creo que cuando el incendio se declara, la alerta, el 3 de agosto a las catorce horas, se produce una reacción inmediata. Inmediata desde el Cabildo Insular, que se coordina luego con el Gobierno de Canarias, y hay una secuencia de intervención y de coordinación que sin duda fue determinante para poder sofocar un incendio de las características que tuvimos y, como usted bien ha señalado, que se dio con unas condiciones meteorológicas adversas.

Por lo tanto, señorías, creo que aquí cabe también esta tarde hacer una reflexión. Lo decía la diputada del Grupo Nacionalista, Guadalupe, que los incendios ya no se originan tanto en nuestros pinares, en las cumbres, sino que se dan ya en las medianías. Y aquí se impone una reflexión acerca de la necesidad de legislar en materia del uso del suelo rústico. Creo que es fundamental que podamos garantizar que en el suelo rústico puedan ser compatibles las actividades que han sido tradicionales para garantizar que los que viven en el medio rural puedan seguir viviendo, desarrollando su actividad económica y protegiendo también, porque lo que nos encontramos en muchos casos es que el incendio llega a poblaciones, a núcleos rurales, porque se han abandonado las medianías y el campo. Esa es una reflexión que hoy también toca hacer aquí.

Yo, señora consejera, pues, tengo que felicitar en el sentido de valorar de forma positiva, como he dicho, la acción coordinada del Cabildo de La Palma, el Gobierno y la Administración central del Estado.

Hay un cronograma que voy a leer rápidamente. A las 14:14 se declara la alerta; a las 14:32 la Policía Local ya está interviniendo con la Guardia Civil para cortar la carretera; a las 14:55 ya trabajan en la zona tres helicópteros: La Palma 1, La Palma 2 y otro helicóptero más; a las 15:13 el Cecoes activa y moviliza el Kamov; a las 15:45 se activa y moviliza el Air Tractor con base en La Gomera; y a las 17:21 ya el cabildo insta al Gobierno de Canarias a declarar el nivel siguiente, y se declara, y automáticamente interviene el Gobierno, con todos los medios del Gobierno, con todos los medios también de la Administración del Estado.

Por lo tanto, lo que decíamos en aquella comisión de la necesidad de prevenir...; pero la intervención, la inmediatez y la coordinación se han dado en este incendio y por eso quiero felicitar a todos los que han participado en su extinción.

Gracias, presidente.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Pérez.

Por los grupos solicitantes, el Grupo Podemos, señora Arnaiz.

La señora ARNAIZ MARTÍNEZ: Gracias, presidente.

Bueno, en primer lugar, nosotros también felicitamos, por supuesto, a los trabajadores y me gustaría que no hiciera demagogia con eso, porque en ningún momento hemos criticado la labor de los trabajadores. Estamos criticando la suya y la de este Gobierno. Eso que quede bien claro. Si hay alguien que lo está haciendo bien son ellos, desde luego.

En segundo lugar, es lamentable que usted presuma, usted además, esté presumiendo del sistema de emergencias que tenemos. De todas formas yo lo entiendo porque usted fue presidenta de La Palma, con lo cual usted tiene muchísima responsabilidad en cómo está la situación allí. Entonces es normal, es normal que lo haga, pero es lamentable. Es lamentable que presuma cuando en su isla no tiene bomberos profesionales, tiene bomberos voluntarios. Bomberos voluntarios que además están incumpliendo la Ley de Voluntariado, porque les están pagando a través de dietas. Tiene el sector completamente precarizado. ¿Sabe usted, sabe usted lo que vale la vida de este trabajador, de Santana, de Fran Santana?, ¿lo sabe?: 25 000 euros. Eso es lo que vale la vida de este trabajador y eso se tiene que corregir desde las instituciones.

Por otra parte, queremos decirle, señora consejera, que valoramos el despliegue de medios que hubo tras el incendio, pero desde luego yo creo que no hay que engañarse. Usted sabe también, como todos los expertos con los que hemos hablado, que este dinero que se gasta en una sola acción, que vengan helicópteros, que vengan hidroaviones, que venga intervención militar, que venga la BRIF, eso gasta muchísimo dinero y con ese dinero se pueden mantener limpios y en condiciones los montes todo el año, y también se pueden contratar profesionales todo el año.

Se sigue pensando que es más importante gastar el dinero en sofocar incendios en vez de prevenir todo el año; y, sin embargo, es muchísimo menos costoso y mucho más eficaz hacer quemas prescritas, limpiezas de barrancos, limpiezas de montes, por ejemplo.

No nos engañemos tampoco, porque todos estos macrodispositivos desplegados en momentos críticos se convierten además en un caos, y eso no lo digo yo, lo dicen ellos mismos. Se complica muchísimo la coordinación. Son personas, y lo vuelvo a repetir con todo mi respeto, que trabajan con toda su buena intención, que a pesar de la implicación y del tremendo trabajo no conocen el terreno porque no están en él todo el año. Y se deben a diferentes mandos, pensemos que están los de la UME, los de la BRIF, los del parque nacional, etcétera. En momentos como estos lo que se necesita es un equipo profesional bien coordinado y dirigido. En palabras de los propios trabajadores, la extinción de un incendio son guerras de guerrillas; y nos dicen que enviar muchos efectivos en momentos críticos del incendio no significa ni mayor eficacia ni mayor operatividad.

Me comentan también trabajadores que tener operativos como la BRIF y como el parque nacional, aseguran que es lo peor que les ha pasado, porque el cabildo ha hecho dejación de funciones y no ha sacado plazas propias, siendo que ponen toda su confianza en medios que no son del cabildo, que además solo actúan en los momentos de los grandes incendios forestales. ¿Sabe usted cuántos retenes propios tiene el Cabildo de La Palma? ¿Sabe cuánto personal de medio ambiente tienen esos retenes? ¿Sabe usted qué es lo que está haciendo el Cabildo de La Palma con el dinero de las transferencias del Gobierno de Canarias? Si lo sabe, le pedimos que nos lo cuente y si no le anunciamos que pediremos una auditoría y pediremos que nos apoye también en ella, porque o bien ese dinero no se gasta en lo que se debería gastar o simplemente no llega para todo con esas cantidades. En cualquiera de los dos casos yo creo que usted debería pedir explicaciones y actuar al respecto.

Lo que no puede seguir ocurriendo en ningún caso es lo que actualmente ocurre. Existen islas que tienen sistemas de atención de emergencias y extinción de incendios con personal voluntario. Hablamos de La Palma, de Tenerife, de La Gomera y de El Hierro, cuando los voluntarios solo pueden estar integrados como colaboradores y no realizando funciones de profesionales, y eso está pasando aquí, incluida su isla.

También ocurren cosas como que las contrataciones que se están haciendo a través de empresas públicas como Tragsa y como Gesplan se hagan para que el personal contratado a los cinco años denuncia a la Administración y pasa a formar parte del personal laboral fijo, en lugar de que el cabildo saque plazas a oposición, y eso también está pasando en la isla de La Palma. Con esto lo que estamos haciendo es favorecer que se acceda a la Administración por la puerta de atrás, a personas que son elegidas por la propia Administración o por los intereses políticos, como usted prefiera.

La situación de emergencias en Canarias es crítica y lo estamos comprobando mes tras mes y año tras año, y debe actuar de inmediato. A pesar de las muchas competencias que tiene el cabildo en este suceso, no podemos obviar las que tiene el Gobierno de Canarias. Y no nos referimos tampoco a la propuesta sobre crear una brigada de la BRIF para toda Canarias. Disculpe que le diga pero nosotros creemos que esa no es la solución y mucho menos aún excluyendo al resto de trabajadores que operan en primera línea de fuego, como el otro día se aprobó en este Parlamento. Una auténtica vergüenza que dejen atrás al resto de trabajadores que trabajan en primera línea de fuego. Y además un brindis al sol porque instan al Gobierno del Estado a hacer algo que es competencia de la comunidad autónoma y que deben hacer aquí, y que además está recogido en el propio Estatuto de Autonomía.

La solución para prevenir la magnitud de estos desastres pasa, además de lo comentado hasta ahora, por la coordinación. Y tampoco haga demagogia, señora González Taño -es que me voy acordando-: yo no he dicho que no vaya a haber más incendios, por supuesto que va a haber más incendios. O sea, no estamos diciendo lo contrario, decimos que hay que intentar que no tengan la magnitud que ha tenido este.

La realidad es que ahora mismo tenemos un batiburrillo de cuerpos desorganizados, descoordinados, sin protocolos ni conjuntos de actuación ni planes de formación. Hoy en las islas tenemos consorcios de bomberos, ayuntamientos con servicios de bomberos, voluntarios integrados en asociaciones, agentes forestales, personal de la BRIF, Presa, Bravo... Deja un lío de emergencias que complica muchísimo la gestión. Tenemos que sumarle además que tenemos un territorio fragmentado y, por si fuera poco, tenemos que sumar las respuestas poco eficientes y lentas a causa de la burocracia, y que cada isla tiene un servicio y una configuración propia.

Toda esta tremenda situación solo refleja la poca importancia que le estamos dando a las emergencias. Por tanto, desde el Grupo Parlamentario Podemos pensamos que debemos ir a la base del problema, que es terminar de implantar la Ley 17/2015, de Protección Civil, para establecer una coordinación y definir así un modelo único, que será el que se implantará en cada isla. Facilitará, además, la aplicación de los planes territoriales y especiales. Y de no ser así esta situación se seguirá repitiendo año tras año.

El mejor de los ejemplos es la Ley de Coordinación de Policías Locales de Canarias, con la cual se ha logrado mayor efectividad, homologación competencial y eficacia en la coordinación a la hora de gestionar emergencias supramunicipales. Además, debido a su buena implantación, el propio Gobierno de Canarias ahora mismo se está planteando reformar para integrar el cuerpo de la policía autonómica y así tener una mejor y más eficaz coordinación entre ambas.

Recordemos también que ahora estamos abordando un tema por el incendio forestal, pero además de estas cuestiones nuestras islas están expuestas a otro tipo de desastres o calamidades públicas, como pueden ser climáticas, puede ser el riesgo de volcanes, terremotos, maremotos, etcétera, y estas situaciones necesitan también de una coordinación y de una organización máxima. Así que, además de afrontar el problema de estos incendios forestales, tenemos que afrontar todo lo que concierne a las emergencias. Que Canarias sea un territorio de 2 millones de habitantes con más de doce millones de turistas conlleva además la responsabilidad extra de tener que ser un destino turístico seguro.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Arnaiz.

Turno del otro grupo solicitante, el Grupo Nacionalista Canario. Señora González.

La señora GONZÁLEZ TAÑO: Bueno, en primer lugar la señora Arnaiz me ha permitido una cosa que me ha encantado, que era recuperar mi currículum. Yo no quise decir aquí -lógicamente estoy en mi labor de diputada-, recordar mi etapa al frente del Cabildo Insular de La Palma. Me ha dado la oportunidad de recordarla. Apunte también que dirigí el 112 y el Servicio de Urgencias Canario. Y, por tanto, bueno, pues, agradecer también esa etapa. Pero permítanme todos los compañeros de las emergencias, que seguro que están hoy pendientes de esto, que estoy muy orgullosa de esa etapa, pero personalmente, en mi etapa política, como es lógico, de la que estoy más orgullosa es la de haber presidido el Cabildo de La Palma. La Administración local y sobre todo los cabildos son las instituciones más valoradas y más queridas por los canarios. Y, por tanto, estar al frente de un cabildo es algo que te acompaña el resto de tu vida y que te imprime carácter. Así que yo la animo, si algún día tiene ganas y voluntad, a que participe en la política local -en un ayuntamiento, en un cabildo-, porque le aseguro que, como formación política y como experiencia, no lo va a olvidar nunca jamás en su vida.

Y sí, efectivamente, como presidenta del Cabildo Insular de La Palma y anteriormente como responsable de emergencias, participé, y en el segundo caso muy activamente, lógicamente, en dos grandes incendios que se han producido en la isla de La Palma, en cada una de estas etapas. Y efectivamente, y efectivamente es muy duro y es muy difícil y es un operativo muy complejo, pero también le tengo que decir que es uno de los momentos en los que una descubre sobre todo lo mejor de las personas, el momento en el que una sabe que la gente está ahí, que cuando hace falta todo el mundo se moviliza y que no necesariamente la movilización... A mí me hace gracia, porque ustedes hablan de la participación ciudadana, de darle protagonismo a la gente, pero yo creo que eso son frases huecas, porque usted ha demostrado hoy aquí que no cree en el voluntariado. En absoluto. (Aplausos). Ha rebajado hasta niveles absolutamente infames la labor de los voluntarios en tareas que están perfectamente capacitados para desempeñar. El hecho de que sean voluntarios no quiere decir que sean incompetentes. Usted lo ha dejado claro. No, no, es así.

Y, mire, usted considera que el que en un incendio intervengan muchos cuerpos distintos es un caos. No lo es. Y la animo a que estudie en profundidad y sobre el terreno lo que supone coordinar un equipo humano, que necesariamente tiene que ocuparse cada uno de tareas distintas, pero todos asumen el mando operativo. Porque si una cosa tiene -y se lo aseguro, que sé de lo que hablo, y aquí hay más personas que han trabajado en el sector de las emergencias y saben lo que estoy diciendo-, si una cosa tiene el colectivo de seguridad y emergencias es que son absolutamente serios, obedientes y conformes a la autoridad que coordina una emergencia. Se ponen todos a disposición y trabajan en las tareas que les corresponden.

¿Que faltan recursos?, ¡claro que faltan! Claro que faltan más recursos, claro que hay que poner más recursos. Como dijo creo que la portavoz de Nueva Canarias, todos los recursos seguramente son insuficientes y habrá que seguir trabajando.

Y hay un problema en los incendios que yo quiero decir, en términos coloquiales, porque va a pasar también ahora y que tenemos que pensar, y que usted no se ha dado cuenta. Vamos a ver, después de un incendio, ahora hay una etapa en la que hay que concentrarse en evitar una riada en las zonas afectadas. Y eso consume unos recursos económicos y humanos enormes durante una etapa, y eso hace que a veces las tareas se compliquen y que el dinero muchas veces, y sobre todo en esta etapa que hemos atravesado, sea absolutamente insuficiente y sobre todo dificilísimo de conseguir.

Yo le voy a decir una cosa: solamente en arreglar la carretera de Fuencaliente, cuando se rompió después del incendio del 2009, solo la carretera de Fuencaliente, arreglarla y dejarla operativa costó 10 millones de euros, solo arreglarla y dejarla para que pudieran pasar los coches. No voy a seguir relatando el resto, pero empiece a sumar millones de euros por ahí.

Pero, bueno, voy a irme a dos o tres asuntos que quería decir, para no limitar todo mi tiempo.

Bueno, hemos hablado de los incendios de interfaz, no lo voy a repetir, pero sí le voy a explicar una cosa porque creo -a usted pero creo que al resto- que no se ha entendido, y creo que lo dijo alguien también aquí. Vamos a ver, los incendios se producen en las zonas de interfaz, básicamente porque los pinos han bajado y las casas han subido, por decirlo en términos fáciles y entendibles. Los pinos en La Palma, el monte en La Palma ha ido creciendo enormemente en los últimos años. Nosotros nos asustábamos cuando el Gobierno de Canarias proponía planes de reforestación, porque nosotros tenemos reforestación hasta decir basta. Y las casas se han ido instalando en zonas donde tradicionalmente no las había. En La Palma las casas terminaban donde empezaban los pinos, y eso es una cultura tradicional que se ha ido perdiendo, y se lo aseguro porque yo pasaba todos los veranos en las laderas de la Caldera cuando era niña y cuando se producían incendios las gentes del lugar salían corriendo a apagarlo. Todos los veranos se producían muchos conatos. Y las casas terminaban exactamente donde empezaban los pinos y cualquiera de los que me esté oyendo de La Palma sabe que eso era así. Y hoy en día tenemos esta nueva realidad a la que nos tenemos que adaptar.

Bueno, no voy a repetir lo de la coordinación. Ya digo, todo el sistema de emergencias de Canarias, con independencia de que haya que mejorar los recursos, es un ejemplo de coordinación. Este incendio ha sido un ejemplo de coordinación. Y, mire, el incendio del 2009 -que pasará con este también porque este ha funcionado todavía mejor, porque hemos ido aprendiendo y eso mejora las cosas-, el incendio del 2009, la coordinación del incendio, se ponía de ejemplo en los cursos que se daban en materia de emergencias por parte de técnicos. Eso es así. Y no es solo tema mío, es que hay mucha gente que trabaja ahí de forma intensa y que hacía que eso fuera así. Y en este caso tengo que decir que tuvimos la fortuna en la isla de La Palma de tener a una consejera palmera, Nieves Lady Barreto. Aquí han dicho una cosa que es verdad, lo duro que debe haber sido enfrentar un incendio en la isla, pero es una suerte, porque ella -y esto también ella lo sabe, y aprovecho para decirlo, que muchos no lo saben- afrontó los dos últimos incendios anteriores como alcaldesa de su municipio. La Villa de Mazo hay que decir que es el municipio, en mi opinión, más castigado por los incendios últimos, porque todos los incendios que se han producido en los últimos años han ido a parar a la Villa de Mazo.

Pero, mire, le voy a decir una cosa: cuando antes le decía que estaba orgullosa de haber presidido el Cabildo de La Palma, también le tengo que decir que es que eso es un cargo de elección directa, como usted sabe, o sea, que los ciudadanos votan directamente a esa presidencia. Y le tengo que decir que en eso de que usted habla de escuchar la opinión de la gente, en el año 2009, efectivamente, se producen esos incendios, y hoy en día una va por Fuencaliente, y eso hay que pensar lo importante que es, uno va por Fuencaliente y ya nadie se acuerda de que allí se quemaron prácticamente todas las casas del municipio. Fue una tarea de todos y ahora ocurrirá igual, que habrá que restaurar, que habrá que trabajar, habrá que seguir trabajando. Y como se ha dicho aquí, tenemos que buscar ese debate que se ha planteado aquí, sereno, pero sobre todo desde el consenso, de verdad, desde el consenso, porque este es un tema que necesita mucho consenso y mucho acuerdo, porque como usted y todos los intervinientes han dicho tiene que participar el Estado, las fuerzas y cuerpos de seguridad, tiene que participar la comunidad autónoma, los cabildos, los ayuntamientos, los voluntarios. Y, por cierto, La Palma, si no tuviera bomberos voluntarios, no tendría bomberos, porque solo hay un municipio por ley obligado a tener bomberos, que es el municipio de Los Llanos de Aridane. Así que los bomberos, que sepa que los bomberos voluntarios de La Palma son unos profesionales desde el punto de vista de su formación, preparación y trabajo y que son una forma que hemos encontrado en la isla de La Palma para, sin estar obligados a tener bomberos, tenerlos. Con lo cual ya le digo que... bueno, mandarles un fuerte abrazo a todos, porque hacen una labor constante todo el año.

Decía que yo creo que efectivamente hay que generar un debate sereno, un debate de consenso, de todas las administraciones, de todos los participantes, consultar a todos los expertos, pero a todos, también a los que están a pie de obra, a todos los que trabajan intensamente en invierno y en verano para que los incendios no se produzcan, y cuando se producen para atajarlos y controlarlos lo antes posible. Y en esa tarea tienen que participar todos: profesionales, voluntarios...

Yo no voy a entrar en la valoración de que usted considere como negativo el que en La Palma se haya instalado la BRIF. La BRIF es una brigada rápida de intervención forestal que ataja montones de conatos de inmediato. O sea, que yo creo que también agradecer su trabajo.

No quiero dejarme a nadie, porque son muchos, pero, bueno, nosotros creemos que es lo que hay. Hay que mantenerlo, hay que mejorar. Efectivamente hay muchas condiciones en las que están trabajando todas esas personas, eso no hay que negarlo. Pero sobre todo, sobre todo, sobre todo, este tema es un tema sobre el que hemos tenido siempre un gran consenso, sobre el que hemos trabajado todos juntos, evaluando en cada incendio qué es lo que hay que mejorar, introduciendo mejoras, intentando que el próximo salga mejor que el anterior, con evaluaciones periódicas. Yo creo que hay que seguir trabajando en ese camino y contar con todos los intervinientes, sean profesionales, sean voluntarios, sean vecinos y vecinas, que también tienen mucho que decir y que aportar. Y que lo fundamental para el futuro es trabajar en ese modelo de que hemos hablado, de nuevo incendio, que está apareciendo, que ha venido para quedarse, según nos comentan los expertos, y que, por tanto, los medios tienen que acomodarse a esa nueva realidad.

Y, por cierto, aquí se comentó y me gustaría plantearlo rápidamente -lo comentó el señor Marcos Pérez-, hay que permitir usos agrícolas y usos forestales en el suelo forestal y en el suelo agrícola. Yo espero que eso lo podamos mejorar con la ley del suelo, que desde luego tiene medidas muy positivas en esa materia y estoy segura de que ayudará también a aprovechar mejor el suelo.

Y déjenme terminar, porque me quedan pocos segundos, para decir, por supuesto, recordar y dar las gracias a todos los intervinientes, a todos los vecinos y vecinas y, por cierto, a todos esos palmeros y palmeras que ante el incendio lo que hacían era poner sábanas en los tejados dando las gracias a todos los intervinientes. Por supuesto que habrá cosas que mejorar, pero lo que te trasladan los palmeros cuando vas por la calle, y yo le aseguro que paseo y pateo toda la isla, es el agradecimiento profundo a todas aquellas personas, incluidos los políticos, incluidos los políticos, que acometemos en un momento una cosa tan difícil como un incendio.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora González.

Para finalizar la comparecencia, señora consejera.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Bueno, señor presidente. Señorías.

Voy a intentar contestar a todas las intervenciones. Me van a permitir que primero... En la primera parte decía que hacía una valoración exactamente, una exposición de aquello sobre lo que versaban las comparecencias y, como ya se ha apuntado aquí -lo decía ahora la señora González Taño-, después de los incendios siempre hay un posincendio, sea mejor o peor, haya sido mayor o menor el incendio, siempre lo hay. Al respecto decir que se ha nombrado, y lo explicaré posteriormente, se ha hablado aquí mucho de coordinación. Bueno, la coordinación en emergencias no se hace en un incendio, se hace durante todo el año, hay numerosas reuniones a lo largo del año con las distintas administraciones en materia de coordinación, en las que se conocen no solo los efectivos personales sino los materiales con los que se cuenta y de los se va a disponer durante la campaña. Y, como decía, se mantienen reuniones en ese sentido. Quizás por eso funciona la coordinación durante un incendio, porque el previo durante todo el año se va haciendo en las distintas reuniones que se desarrollan.

Y ahora toca el posincendio. Sobre eso, muy brevemente, quiero decir que desde que se da por controlado el incendio, que hay que decir que no está extinguido -hoy el personal de Medio Ambiente del Cabildo Insular de La Palma sigue trabajando en intentar dar por extinguido definitivamente el incendio-, desde ese primer momento, una vez que se da por controlado, escasamente unos días después, comienzan a trabajar en labores de limpieza, en labores de selvicultura, en labores de labranza de terrenos, personal que se contrata a través del convenio que la consejería firma con La Caixa. Además de eso hay que añadir que se realizan numerosas reuniones de coordinación, en algunas participa directamente la consejería, en otras se siguen reuniendo en el Cabildo Insular de La Palma y en los ayuntamientos para coordinar labores, no solo de las obras que tiene que asumir el Cabildo Insular de La Palma por ser de su competencia sino también de aquellas otras que puedan desarrollar ayuntamientos y el Gobierno.

Mañana comenzarán a trabajar cincuenta y cinco trabajadores que desde la Consejería de Política Territorial vamos a poner a disposición del cabildo insular y de los ayuntamientos para las labores de limpieza, de labranza de terrenos. Un proyecto, un servicio, que se puso en marcha en reuniones con cabildos y ayuntamientos, pero también con los vecinos de la zona y que mejor conocen la zona.

Decía la diputada Guadalupe González Taño que una conoce algo de incendios; yo creo que de incendios nunca se termina de conocer nada y menos un cargo público, que al fin y al cabo los expertos son otros técnicos. Pero sí es cierto que, si la experiencia sirve de algo, sirve, o por lo menos en nuestro caso ha servido para saber que en el posincendio la colaboración y las aportaciones de los ciudadanos y de aquellos que conocen la zona especialmente es fundamental, y sin eso muy posiblemente las actuaciones no sean todo lo eficaces que tengan que ser. Por lo tanto, esas aportaciones se han incorporado y comenzarán a trabajar.

También desde la Consejería de Agricultura para todos los daños en materia agrícola y ganadera se ha articulado una partida, que están a la espera de las valoraciones definitivas y de poder actuar. Especialmente en el tema de la viña, que, como saben, hasta que no se termine la recolección no se sabrá definitivamente.

Decía, asimismo, que el Cabildo Insular de La Palma ya tiene un paquete de medidas de actuaciones que pretende llevar a cabo en los próximos meses.

Y todo esto hay que hacerlo con la premura de que hay que hacerlo antes de las primeras lluvias. Por lo tanto, sabrán que toda la ayuda y colaboración y coordinación que se pueda prestar bienvenida es, porque además es necesaria.

También decir que desde la consejería en los primeros días de septiembre se solicitó al Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente la colaboración a través de las ayudas que en un caso de este tipo corresponden y que ya se va a articular un paquete de ayudas por valor de algo más de un millón de euros, que los técnicos tanto del ministerio como del Gobierno de Canarias como de los cabildos y ayuntamientos ya se han reunido en el terreno para poder articular esas medidas; así como las demás acciones que desarrollen los ayuntamientos.

El sistema de emergencias de Canarias, el 112, se ha dicho aquí y lo han dicho muchos -y lo han dicho porque quizás lo conocen-, es ejemplar no solo, por supuesto, para la comunidad autónoma, pero es ejemplar en España y ha sido modelo para algunos otros de otros países. ¿Que se tiene que seguir mejorando?, lo tenemos claro. Creo que he sido yo la primera que en algunas ocasiones, en esta tribuna y en comisión parlamentaria, he dicho que tanto en medio ambiente como en emergencias y en seguridad siempre hay que mejorar, y hay que mejorar permanentemente, y siempre todo lo que se haga muy posiblemente nunca sea suficiente, porque hay muchas cosas más que hacer. Por lo tanto, son áreas transversales y siempre lo he defendido así. Pero aun así seguimos mejorando. Tenemos mejores medios aéreos propios, del Gobierno de Canarias, los tenemos con más capacidad de carga, no solo de personal sino de agua; tenemos uno nuevo que hemos situado en la isla de La Gomera -por lo tanto, contamos con seis-, además de los medios estatales; estamos trabajado en mejorar la normativa en materia de emergencias y protección civil. Desde la propia dirección general y a través de su personal técnico están trabajando en esas propuestas.

Creemos que queda mucho por hacer en materia de prevención y concienciación, también lo he dicho yo aquí en muchas ocasiones. Pero queda mucho que hacer en todas las islas. Es cierto que el Gobierno de Canarias no tiene competencias desde que las asume el cabildo insular, pero también somos conscientes, y lo hemos dicho en muchas ocasiones, de que quizás hay islas que lo tengan mejor pero que hay islas a las que habrá que ayudar, porque, en materia no solo de prevención sino también en materia de extinción, habrá que echar una mano con efectivos y también con labores de prevención. Y en eso estamos trabajando y tenemos también, en materia de concienciación y de educación ambiental, un proyecto en marcha, que esperamos poder poner en marcha antes de que finalice el año. Hemos dicho en algunas ocasiones, y lo vuelvo a repetir, que nuestra intención es seguir colaborando en ese sentido. No solo ya con el propio Programa de Desarrollo Rural, que ya, a través de él, y según las acciones que los propios cabildos insulares determinan que son necesarias en prevención en sus islas, el Gobierno de Canarias destina fondos, que son europeos pero que se establecen para hacer labores de prevención, pues, labores de selvicultura, hacer áreas de cortafuegos, mejora, mantenimiento y dotación de infraestructuras de prevención. Todo eso ya se hace, no es algo nuevo, no es algo que tengamos que hacer, ya lo estamos haciendo. Muy posiblemente habrá que ampliar fondos, habrá que mejorar. Sí, es cierto, pero tenemos los que tenemos. Y es cierto que habrá islas a las que habrá que ayudar más que a otras.

Y, como decía, los marcos normativos en materia de protección civil y emergencias están en fase de modificación desde la dirección general.

Y no podemos olvidarnos de un asunto que en islas como El Hierro, La Gomera, La Palma y en algunas zonas de Tenerife y de Gran Canaria es fundamental, que es el tema de las comunicaciones. De nada nos sirve tener los mejores servicios si la comunicación falla, y en eso también tenemos que trabajar y mejorar. No solo los cabildos, habrá que apoyar a los cabildos desde el Gobierno para poder sacar eso adelante.

Dicho esto, y dicho muy esquemáticamente, aquellas cosas en las que más estamos trabajando en temas de prevención, también quiero decir que... Bueno, estoy de acuerdo con lo que planteaba el señor Chinea... -voy a intentar ser muy breve porque el tiempo ahora es poco-. Es cierto que la colaboración tiene que estar y los medios, y agradezco desde aquí, ya que usted lo decía, al Cabildo de La Gomera la aportación y la ayuda que prestó en el caso del incendio de La Palma.

Decía la señora González que faltan medios. Sí, es cierto, faltan medios. Es posible que haya cabildos insulares que tengan carencia de medios. Bueno, pues, para eso tendremos que ayudar y apoyar, pero también es cierto que, con los medios que están, Canarias ha sufrido este verano 74 conatos y un gran incendio forestal. Los que no han sido incendios forestales grandes los ha apagado personal de Medio Ambiente de los cabildos insulares. Por lo tanto, puede ser que falten medios pero también es cierto que los que están son efectivos y son eficaces, y se emplean en conseguir que los conatos se queden en eso, en conatos, y no pasen a incendios forestales.

Decía la señora Hernández... Yo creo que también lo sufrió y lo vivió, usted también estuvo al frente del incendio en su municipio, concejal de su municipio, y sabe lo que era. Creo que más o menos le he contestado con lo que hemos dicho. Queda mucho por mejorar en los ayuntamientos y en los cabildos y el Gobierno tendrá que estar para apoyar.

Decía el señor Pérez que los fuegos son cada vez más en zonas de interfaz. Eso es cierto. Hay una estadística que dice que en torno a más del 85 % de los fuegos que se dan últimamente son en zonas de interfaz. Pues quizás no es porque las casas estén más arriba, que sí pueden estar más arriba, y es cierto, en el caso de La Palma es así, pero también es porque los pinos han bajado. Y lo que usted decía de empezar a trabajar en el suelo rústico, y lo que decía la señora González Taño, es fundamental. A cualquier vecino de La Palma que ha sufrido un incendio se lo explicas y lo entiende muy bien. Entiende que si no trabajamos la agricultura y si la agricultura y la ganadería no la trabajamos porque tenemos trabas, pues, difícilmente vamos a conseguir mantener nuestras viviendas protegidas. Y en ese sentido creo que lo que apuntaba la señora González Taño, la ley del suelo, podrá, y podrá ayudar muy bien.

Señora Arnaiz, muy brevemente, lo que plantea del Cabildo Insular de La Palma, bueno, pues, yo creo que aquí le trasladaremos al Cabildo Insular de La Palma sus peticiones. Pero sí quiero hacer un par de apreciaciones. Primero, porque creo que no ha sido así pero quiero dejarlo claro, yo creo que a ninguna vida se le pone precio. Por lo tanto, como creo que no ha sido su intención, hacerlo con mala intención, quiero dejarlo claro para que después no banalicemos, como dice usted, con vidas y con precios de personas. Yo creo que eso está por encima de todo.

La coordinación no se complica. Ha habido una coordinación ejemplar. No solo lo decimos los que estamos al frente de esto, lo dicen los técnicos, no solo los que participaron del Gobierno de Canarias sino también de otras administraciones. Coordinación ejemplar entre todas las administraciones y entre todos los efectivos. Y tiene que haber efectivos con distintos mandos porque son distintos efectivos, pero cuando surge y se activa en este caso la emergencia actúan bajo el mando y la dirección de extinción, o la dirección técnica, en ambos casos, y es única, y se actúa coordinadamente. Y no ha habido ningún solo momento de esta emergencia en el que haya habido descoordinación entre los distintos efectivos. Y no podemos decir que ha sido así porque, es más, todos apuntan a que la coordinación ha sido ejemplar.

Y yo sí la invitaría a conocer de lleno el sistema de emergencias de Canarias, el 112. De verdad, ir a hablar con los técnicos, a que se lo expliquen perfectamente, sin necesidad de que haya nadie más, porque creo que poner en duda la eficacia del 112, del Cecoes, no es correcto. Pues le agradezco que usted diga que no es eso lo que ha hecho, porque una se queda con, quizás, un mal sabor de boca (ante los gestos de la señora Arnaiz Martínez desde su escaño).

Para finalizar -se me quedan algunas cosas de las que han planteado, que ya no me da tiempo-, sí quiero decir dos cosas. Una, que los efectivos de Medio Ambiente de los cabildos insulares, y no solo ellos sino a través de los bomberos voluntarios, que no actúan en incendios forestales, actúan en la parte urbana, como usted sabe, han hecho una labor ejemplar, y gracias a ellos se apagan los conatos en esta tierra; y que ha habido una excelente coordinación entre todas las administraciones, y creo que en eso es en lo que tenemos que seguir trabajando, en mejorar la coordinación, en mejorar el marco normativo, en mejorar las labores de prevención. Porque usted decía que los incendios se apagan en invierno; bueno, los incendios se apagan en verano pero se previenen en invierno, para que esas labores de prevención... No van a evitar incendios pero nos pueden ayudar a que sean más eficaces. Y en eso es en lo que estamos trabajando, pero tenemos que trabajar coordinadamente todos, y no poner en duda la coordinación cuando la ha habido y ha sido ejemplar.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, gracias, señora consejera.

Damos por finalizado este pleno. Comenzamos mañana a las nueve, como es habitual, con la comparecencia al consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas.

Muchas gracias y hasta mañana.

(Se suspende la sesión a las veintiuna horas y ocho minutos).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-0658 Sobre -Consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad-, sobre operativo de emergencia y respuesta ante el incendio forestal que afectó a La Palma en agosto de 2016.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico