Diario de Sesiones 65/2017, de fecha 7/3/2017 - Punto 28

9L/C-0827 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO PODEMOS, SOBRE LÍNEAS ESTRATÉGICAS, OBJETIVOS Y ACCIONES EN IGUALDAD Y PREVENCIÓN Y LUCHA CONTRA LAS VIOLENCIAS MACHISTAS PARA 2017.

La señora PRESIDENTA: Señorías, vamos con las comparecencias acumuladas, como habíamos acordado cuando llamé a Junta de Portavoces. Vamos a ver ahora la comparecencia 794 y 827, a instancias del Grupo Nacionalista Canario y del Grupo Podemos, sobre medidas para la prevención y lucha contra la violencia de género.

Para la presentación o la defensa de esta iniciativa, por el Grupo Nacionalista, la señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señora presidenta. Señorías, señor consejero.

Este pleno coincide con la celebración mañana del Día Internacional de la Mujer. Una fecha para celebrar los logros conseguidos en la erradicación de las desigualdades entre hombres y mujeres, pero sobre todo un día para recordar que queda mucho que reivindicar y que no hay que retroceder ni un ápice en la lucha para la plena igualdad de género. De ahí que sean necesarios días como el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, y el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el 25 de noviembre, en los que hacemos un mayor esfuerzo para dar visibilidad a este grave problema.

El Grupo Nacionalista Canario ha solicitado... (Rumores en la sala).

La señora PRESIDENTA: Disculpe, señora Beato, disculpe, por favor. Disculpe que la interrumpa.

Continúe, señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO: Decía que el Grupo Nacionalista Canario ha solicitado esta comparecencia para contribuir hoy a esa concienciación. Conoceremos los esfuerzos del Gobierno en esta materia y tendremos mañana la oportunidad de reafirmar el compromiso de todos los grupos de esta Cámara en la lucha contra las violencias machistas con la aprobación de la modificación de la Ley 16/2003, de Prevención y Protección Integral de las Mujeres contra la Violencia de Género.

La violencia contra la mujer es la máxima expresión de la desigualdad entre hombres y mujeres. Detrás de los casos de violencia de género está la desigualdad como manifestación del desequilibrio histórico que ha llevado a la dominación y a la discriminación de la mujer por el hombre y que determina una posición de subordinación y vulnerabilidad de las mujeres. En realidad es posible afirmar que la discriminación y la violencia se retroalimentan entre sí.

Señor consejero, el Gobierno de Canarias dispone de una estrategia para la igualdad. Queremos preguntarle cómo se está trabajando en esa estrategia para fomentar la igualdad, como paso fundamental en la lucha contra la violencia.

La violencia contra las mujeres en sus múltiples formas y en sus múltiples acepciones, según las definiciones del Convenio de Estambul, que recogerá mañana también nuestra ley canaria con la modificación que aprobaremos en esta misma sesión plenaria. Este es un fenómeno de carácter estructural, de una enorme dimensión y complejidad, que quebranta los derechos más fundamentales de las mujeres: el derecho a la vida, el derecho a la integridad, a la salud, a la dignidad y a su libertad personal. Afrontar el fenómeno requiere, pues, un conjunto de soluciones que vayan más allá de paliar sus consecuencias, abordando las causas, su origen y lo que hay detrás de cada caso de violencia. Es por esto que son necesarias políticas integrales y estrategias transversales: la educación desde la escuela, desde los niños, desde los jóvenes, desde el área de sanidad para detectar los casos por los profesionales sanitarios, desde la intervención de la justicia para proteger y amparar a las víctimas y desde el área de empleo para favorecer el acceso de la mujer al mundo laboral, que le permita ganar independencia respecto al agresor. Por tanto, queremos preguntarle qué está haciendo su departamento para el impulso de la transversalidad de las políticas de igualdad y contra la violencia de género en el ámbito del Gobierno de Canarias.

Por otra parte, la prevención y la erradicación de la violencia requieren la intervención y la colaboración de todos los agentes sociales a través de una actuación coordinada e integral. Esperamos que nos detalle cómo está contribuyendo y colaborando el Gobierno de Canarias con el conjunto de agentes sociales y el resto de administraciones públicas. La coordinación interinstitucional en Canarias ha venido funcionando bien gracias al protocolo suscrito en el año 2009, en el que participaron todas las administraciones públicas y agentes que intervienen en la atención a las víctimas.

Nuestro grupo parlamentario promovió al inicio de esta legislatura una proposición no de ley, apoyada por todos los grupos de la Cámara, para la actualización del protocolo, entre otras cuestiones para ampliarlo a los menores y a la familia extensa. ¿Cuáles son las previsiones que maneja para la aprobación de la actualización del protocolo?

Y, finalmente, preguntarle por los medios sociales y los recursos disponibles para luchar desde las instituciones canarias contra las violencias machistas.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Beato.

Por el Grupo Podemos, señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes ya, señora presidenta.

Compañeras y compañeros diputados, volvemos a tratar este tema. No sabía cuánto tiempo iba a tener, con lo cual, bueno, como tenemos esta acotación iré dividiendo los espacios.

Señor consejero, con usted es la primera vez que hablamos de este tema, pero no es la primera vez, desgraciadamente, que en esta Cámara lo acometemos y me temo que no será la última, porque es uno de los temas, creo, más importantes de los que tenemos que hablar, porque afecta, de alguna manera, al 50 % de la sociedad como víctima posible y potencial y al otro 50, que hace que tampoco tenga la vida digna que deberíamos tener en una sociedad en la que las mujeres siempre fuésemos realmente iguales, no solamente jurídicamente iguales.

Voy a hablar de lo que entendemos, aunque mañana aprobaremos la ley, seguramente, de lo que entendemos por violencias machistas, de los muchos matices que hay, y de dónde viene esa desigualdad, que es la que hace que al final se traduzca en violencia o, en el peor de los casos, en asesinato. Porque la violencia machista es también la violencia económica, que hace que te paguen menos haciendo el mismo trabajo solo por el hecho de ser mujer; porque es violencia machista también la violencia física, la violencia psicológica; porque es violencia machista también el acoso laboral; porque es violencia el acoso sexual; porque es violencia machista la desidia institucional, que no exige el cumplimiento de las leyes de igualdad y que permite, por un lado, los techos de cristal, como ocurre en este caso con el Consejo Consultivo, con el Consejo General del Poder Judicial y a nivel estatal con el Tribunal Constitucional, y la perpetuación social de un suelo pegajoso que mantiene a las mujeres en condiciones de inferioridad laboral y económica, creciendo el número de mujeres empobrecidas, ese injusto fenómeno que llamamos "feminización de la pobreza", muchas de ellas mujeres solas con cargas familiares, confirmando que la pobreza tiene rostro y espalda de mujer. Porque es violencia machista también la que se ejerce contra las mujeres rurales, negando sus derechos a la titularidad compartida, que, aunque ya existe la ley, tan pocos resultados ha dado y que les perjudica, no solamente en el presente sino en el futuro, de cara a sus pensiones. Porque es violencia machista la cosificación de los cuerpos de las mujeres en la publicidad en general, con propuestas de mujeres extremadamente delgadas que proyectan imágenes estereotipadas, modelos inalcanzables para las chicas, que con tanta frustración y trastorno, pues, a veces acaban generando trastornos como la anorexia, la bulimia, en esos cuerpos donde los cuerpos reales se estigmatizan como defectuosos y de alguna manera se potencian conceptos como la gordofobia dentro de nuestra sociedad. Porque es violencia machista también la hipersexualización de las niñas, robándoles el derecho de disfrutar de la infancia -ya lo ha comentado antes el compañero con el tema del cartel de los carnavales-. Porque es violencia también la publicidad sexista en los juguetes y en los productos infantiles, esos ejemplos de "bonita como mamá, inteligente como papá". Porque es violencia machista la discriminación que también hace la Iglesia contra las mujeres, diciéndote "cásate y sé sumisa", o como en su jerarquía los papas y los obispos solo son hombres. Porque también es violencia por parte de la Iglesia sus referencias contra la igualdad, el feminismo y las manifestaciones que hace, que son puras de LGTBfobia. Porque es violencia machista la que se ejerce con la trata de mujeres y niñas, las violaciones, la mercantilización de los cuerpos, la prostitución, las mujeres que ahora empezamos a convertir en mujeres vasija también, en los vientres de alquiler, mujeres pobres siempre al servicio de hombres ricos. Porque es violencia la desigualdad en todos los campos que genera dependencia económica y sumisión. Porque son violencias machistas los recortes de los presupuestos, que desde el 2010 al 2016 recortaron más del 26 % en los presupuestos. Porque es también violencia machista la Ley de Racionalización de los municipios, que ha dejado sin el recurso más próximo a muchas mujeres frente a los malos tratos y abusos en sus ayuntamientos. Porque es violencia machista la pederastia y el abuso sexual sobre niñas, y de este tema tenemos que hablar también en Canarias porque nos han puesto en alerta ante la posible existencia de algunas redes en entornos muy próximos. Porque es violencia machista el racismo que se hace entre los pobres, las mujeres, sean siempre las mujeres más pobres entre los pobres y entre los pobres también el racismo, las mujeres gitanas, las mujeres negras, más pobres aún. Porque es violencia machista la no presencia de mujeres en el arte, en la música, en la pintura, todo ese 50 % de humanidad que nos hemos perdido y que sigue sin estar. Porque es violencia machista que sean las mujeres las que siempre tengan que cuidar, que las bajas por paternidad o maternidad no sean todavía iguales e intransferibles y por eso haya empresarios que prefieran contratar a hombres. Porque es violencia machista la falta de atención a enfermedades mayoritariamente femeninas...

La señora PRESIDENTA: Señora Del Río, se acabó su tiempo. Tiene después doce minutos más, once minutos más. ¿De acuerdo?

Muchas gracias.

El Gobierno, señor consejero de Presidencia.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Barragán Cabrera): Buenas tardes, a los que quedamos aquí y que pensamos que la igualdad y la violencia machista son un motivo para quedarnos en este pleno a estas horas de la tarde.

Me hacían una pregunta general en el sentido de qué están haciendo, qué están haciendo ustedes. Ahora explicaré lo que se está haciendo por parte del Gobierno, pero, en este mes y pico que llevo, yo debo reconocer una cosa, y es que llevaba veinte años en este Parlamento, no era de los temas que llevaba habitualmente -como siempre hay distribución de las cosas por parte de los grupos parlamentarios-, y he tenido que aprender algunas cosas que veíamos aquí, que seguramente yo también habría salido en alguna intervención cuando se estaba hablando de estas cuestiones, porque teníamos la sensación de que esto lo llevamos todos, ¿no?, no hace falta explicarlo, parece que todos estamos por la igualdad entre hombres y mujeres y que todos estamos contra la violencia de género. "Hay uno que se ocupa de eso en el grupo, hay uno que se ocupa de esto en el Gobierno, ya se ocupan los colectivos sociales", y me he dado cuenta de que efectivamente, si todos pensamos que de este tema se está ocupando el de al lado o se está ocupando una asociación o se está ocupando otro en el partido, otro en el grupo y no lo tratamos realmente como un tema transversal, como lo que debe ser, desde el punto de vista de mi responsabilidad ahora como Gobierno, no vamos a conseguir los resultados que año tras año estamos diciendo que queremos conseguir. Por lo tanto, cuando me dicen "¿están ustedes satisfechos de lo que están haciendo?", se están haciendo cosas, no es suficiente.

Quiero agradecer en primer lugar, ahora en mi intervención, que, cuando estamos hablando, con esto parece que todos estamos de acuerdo, y quiero agradecer a este Parlamento la modificación que va a producir mañana sobre la Ley 16/2003, de Prevención y Protección Integral de las Mujeres contra la Violencia de Género, actualizando e incorporando las disposiciones del Convenio de Estambul y de organismos internacionales de los que España forma parte, aparte de otras cuestiones importantes que también se modifican en la ley.

Por lo tanto, ¿hoy podemos decir "estamos todos en el compromiso, porque estamos haciendo cosas, tanto el Gobierno con lo que les voy a relatar ahora como ustedes, parlamentarios, que están preocupados, sensibilizados, preguntan en la parte ejecutiva, estamos contentos con lo que están haciendo desde los cabildos y los ayuntamientos?", y diríamos, "pues sí, parece que todos estamos preocupados por esta cuestión". Pero me gustaría que estuviéramos preocupados como una cuestión vertebral, radical, en cada uno de nosotros, en todas las cosas que hacemos todos los días, porque, insisto, de lo que he aprendido en estos pocos días en que estoy al frente de esta consejería es que, si no lo hacemos así, insisto, los resultados no serán los mismos. Seguiremos haciendo este mismo discurso año tras año.

¿Qué estamos haciendo? En el 2016, el instituto canario inició el trabajo de planificación estratégica de prevención de la violencia de género en adolescentes y jóvenes y durante este año pretendemos culminar y fijar las medidas de intervención y establecer un calendario de implementación. Se trata de efectuar una recopilación y un balance del conjunto de intervenciones, así como un análisis de la situación y las necesidades más recientes que permitan optimizar y mejorar la eficacia de la prevención temprana de la violencia de género en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias.

También, desde este punto de vista, la prevención de la violencia machista, el Instituto Canario de Igualdad puso en marcha el pasado año la campaña "Rompe con los malos rollos: di no a la violencia machista", dirigida a la población adolescente y joven y centrada en la detección y rechazo de los primero indicadores de violencia de género en la pareja. Citar también la puesta en marcha de la app Cibermolo, aplicación para móviles y tabletas, cuyo objetivo es prevenir la violencia machista entre jóvenes menores de edad y que se ejerce a través de internet y las redes sociales. Durante este ejercicio pretendemos lanzar la guía didáctica para implantar esta app en el sistema educativo canario.

Quiero también hacer una referencia, aunque no es mi departamento, al trabajo que está haciendo la Consejería de Educación en esta materia. Algunos ejemplos: el programa Educar para la Igualdad, que tiene por finalidad propiciar que toda la comunidad educativa trabaje y se relacione desde una perspectiva coeducativa para superar los estereotipos sexistas, potenciar unas relaciones igualitarias y prevenir la violencia de género. Una pregunta de un diputado, esta mañana, del Partido Socialista referida precisamente a los disfraces. Es un sitio donde tenemos que aprender a que esas cosas se eviten. Y aprovecho ya para decirles, perdón, que muchas veces nos encontramos con que, cuando se celebran los carnavales en los colegios, ese es el disfraz que se lleva a los colegios, y es triste también que parece que estamos haciendo todas estas cosas y vemos cómo después lo vemos en el centro educativo, ya no estamos hablando por la calle en un carnaval de día. El Programa formativo para promover la igualdad de oportunidades entre ambos sexos desde la escuela, la Red Canaria de Escuelas para la Igualdad, cuyo objetivo específico es promover y dinamizar la experiencia educativa, que integre la coeducación, la prevención de la violencia de género y el respeto a la diversidad afectivo-sexual en todas las dimensiones de la vida del centro.

Y después estamos también con la atención a las víctimas, ¿no? En la atención a las víctimas quiero hacer mención a los convenios que se vienen suscribiendo con los cabildos desde el año 2002 para el mantenimiento y consolidación del sistema de prevención y protección integral de las víctimas de violencia machista, y para este ejercicio la financiación conjunta supera los 10 millones de euros, de los cuales 5 millones son aportados por el Ejecutivo canario y el mismo importe por los cabildos insulares. El Instituto Canario de Igualdad ha incrementado un 3,84 % su aportación con respecto al año 2016 y los cabildos han hecho lo mismo, con lo que el incremento conjunto de la financiación de estos convenios superó el 12,29 %. En el 2017, en el año en el que estamos, también se dará continuidad a la dotación del Fondo Canario de Emergencia Social para mujeres víctimas de violencia machista, la prestación del Servicio de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia de Género a través del 112 y se proseguirá con el desarrollo de actuaciones específicas dirigidas a menores, como intervención psicológica, y se pretende extender la especialización en atención a menores al mayor número posible de recursos y servicios. Asimismo, se proseguirá con la formación de profesionales de los servicios y centros de atención especializada en violencia de género, tal y como se viene realizando en los últimos años.

Tenemos también un protocolo de coordinación interinstitucional, y es sabida la importancia de la colaboración para afrontar la violencia de género, y en el año 2009, como ustedes saben, se formalizó el Protocolo de coordinación interinstitucional para la atención a las mujeres víctimas de violencia de género en la Comunidad Autónoma de Canarias. El pasado año, el anterior equipo de la consejería impulsó su actualización, de dicho protocolo, con el fin de establecer procedimientos de colaboración más operativos y para adaptarlo a las importantes modificaciones producidas, modificaciones, perdón, legislativas, producidas desde la fecha de su formalización. Y durante el 2017 pretendemos aprobar e implementar ese protocolo. Con esta actuación se persigue, además, mejorar la coordinación, como estaba comentando, y también, en gran medida, la actuación coordinada con los distintos agentes intervinientes. Como saben ustedes, aquí están desde los operadores jurídicos, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, locales y autonómicas, los servicios de atención y protección a las víctimas que se prestan en la red canaria de servicios y centros públicos especializados del Instituto Canario de Igualdad y los cabildos y los servicios sociales especializados.

Hay un estudio también que dejó el anterior equipo, un estudio sobre la prostitución en Canarias, y tras concluir una primera fase de investigación, realizada por la Universidad de La Laguna en el 2017, se continuará con el estudio destinado a la implantación de un plan canario de intervención ante la prostitución de las mujeres.

Trabajar en el fomento de la igualdad entre hombres y mujeres es otro de los objetivos fundamentales y en este sentido impulsaremos la Estrategia para la Igualdad de Mujeres y Hombres, que se inició en el año 2013 y tiene previsto acabar... o su revisión en el año 2020. Y proseguiremos con la actividad de promoción de la igualdad a través de redes sociales o de campañas institucionales, así como las actuaciones específicas para mujeres que sufren doble discriminación: mujeres presas, con discapacidad, mujeres que tienen algunas... desde el punto de vista de raza, transexuales, bisexuales o lesbianas, aunque el programa específico en la comunidad autónoma está dedicado también a las mujeres gitanas. Estableceremos medidas de fomento para las empresas que apuesten por la igualdad y daremos continuidad a la política de subvenciones a universidades y organizaciones de mujeres, entre otras cuestiones.

Una consideración final que debo reforzar, que es la siguiente. Podemos hacer una magnífica actuación en la atención a las víctimas de la violencia de género, ¿pero es eso lo que está buscando esta sociedad? ¿Lo que busca la sociedad es que cuando una mujer es asesinada tengamos una respuesta -o una mujer es maltratada-, tengamos una respuesta magnífica desde las administraciones de cómo atenderla, cómo hacerle una guía para recuperar su vida o cómo atender a sus huérfanos?, ¿es ese el objetivo? Por supuesto que tenemos que tener este objetivo, es fundamental que esto se siga haciendo, pero llamo la atención a una cuestión, que creo que es la prevención, cómo prevenir. Toda la parte de prevención es la importante. Tenemos herramientas para estar prevenidos para cuando tenemos un desenlace fatal y podemos mejorar ese mecanismo de actuación para cuando tenemos un desenlace fatal, ¿pero qué pasa con lo que está ocurriendo antes?, ¿qué pasa con esos chicos jóvenes que están sufriendo ya violencia machista en los institutos?, ¿cómo estas chicas se dejan someter por sus jóvenes novios?, ¿cómo dejan que les controlen el móvil, el ordenador, dónde van, dónde viven, cómo visten...? Y eso está pasando hoy, en el siglo XXI, en nuestros colegios, en nuestros institutos.

La prevención, y permítame que también lo haga desde el punto de vista... Sé que alguna de las que va a intervenir o de los que van a intervenir me dirá "qué tarde llegas", ¿no?, pero lo digo con humildad, lo digo con humildad, es decir, me he dado cuenta, en este tiempo en que tengo que meterme a fondo en esta materia, de que tenemos muchas cosas bien hechas pero necesitamos sobre todo prevención. Lo digo con humildad porque, insisto, creo que todos en esta materia estamos de acuerdo y tenemos claro lo que tenemos que hacer, y si todos estamos de acuerdo, como se van a poner ustedes de acuerdo mañana en la ley, ¿por qué no ponernos de acuerdo también con las cosas que tiene que hacer el Gobierno?

Hay una estrategia planteada a nivel del Estado, que está debatiéndose a iniciativa de Podemos en el Congreso de los Diputados, que va a salir con unas conclusiones. El jueves estará la ministra en el Senado e intervendremos los representantes de las comunidades autónomas, y espero que entre todos, no solamente aquí, en Canarias, sino que entre todos efectivamente podamos...

La señora PRESIDENTA: ...consejero.

Muchas gracias.

Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta. Buenas días, señorías. Buenos días, señor consejero.

Más medios, mayor coordinación y más transparencia: estas son las claves que nos permitirán avanzar, sin olvidar, por supuesto, la necesidad de realizar un análisis en profundidad que determine las causas reales de la violencia machista y nos permita enfocar las actuaciones. Con estas cuatro frases he resumido, señorías, el modo en que la Agrupación Socialista Gomera entiende la cuestión que nos ocupa y que nos preocupa, pues las cifras de muertes y huérfanos son realmente aterradoras.

La realidad impone una modificación legislativa que ya hemos consensuado y que se prevé aprobar en este pleno. Un texto en el que se apunta claramente que el informe anual que se remita a esta Cámara debe incluir una evaluación de impacto de los planes, programas y servicios dependientes de la comunidad autónoma. Hablamos de marcar objetivos claros y medibles, de modo que, por ejemplo, si se hacen cursos destinados a la concienciación en igualdad entre los empleados públicos, es necesario que se informe de cuántas personas lo han recibido y en qué áreas aún no se ha materializado esta actuación. Y más importante aún: deben especificarse los medios materiales y humanos dedicados a cualquier actuación, además de cuáles son las necesidades y dónde debemos mejorar, no solo para la promoción de la igualdad sino también para avanzar en la lucha contra la violencia de género.

Pongo otro ejemplo: el informe anual que elabora el Instituto Canario de Igualdad sobre las actuaciones en violencia de género se limita a indicarnos el número de intervenciones y a incluir los datos estadísticos, pero no valora estas cifras ni concreta a qué responden los aumentos detectados. Que el número de mujeres que se atrevan a denunciar por primera vez crezca es algo bueno, unas 7888 mujeres dieron este primer paso entre 2015 y 2016, pero no lo es que se incrementen las cifras absolutas de mujeres sobre las que se ejerce la violencia de género, cuyo número también ha subido en 1126 mujeres; como tampoco que se duplique el número de mujeres que repiten la denuncia contra sus maltratadores.

Además, señorías, ningún informe recoge las deficiencias actuales del sistema ni las necesidades reales de medios materiales y recursos humanos para solventarlas. De ahí que insistamos en que hace falta una mayor transparencia y contar, de una vez por todas, con los medios suficientes. Este año debería realizarse la valoración que estaba prevista en la Estrategia para la Igualdad de Mujeres y Hombres 2013-2020 del Gobierno de Canarias y que a nuestro entender debe ser mucho más ambiciosa, además de hacer especial hincapié en la referida coordinación de actuaciones e instituciones.

Señorías, nuestra intención no es quitarle importancia a los programas que se llevan a cabo; todo lo contrario, lo que queremos es que nos concienciemos de que debemos complementar los esfuerzos y acometer acciones transversales dentro del área de todas las consejerías.

Subrayo, por último, que sin prevención, a lo que usted aludía en su intervención, sin prevención constante y sin formación permanente en los centros educativos no conseguiremos estar a salvo. No olvidemos el trabajo con los colectivos de mujeres, establezcamos un sistema de alojamiento efectivo y elevemos la solución habitacional inmediata.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Mendoza.

Grupo de Nueva Canarias, señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidenta. Señorías, señor consejero.

Yo esta acumulación de las dos comparecencias entiendo que hablaban, venían a hablar sobre violencia de género y sobre igualdad. De igualdad me da la impresión de que hemos hablado bastante menos, y no es igual, o sea, no son iguales las políticas de igualdad que las políticas de violencia o políticas para erradicar la violencia de género. Es cierto que todas las acciones de violencia de género redundan en la desigualdad pero no tiene por qué haber...; o sea, no solo hay desigualdad cuando hay violencia de género. Entonces, en este aspecto, yo quería separar las dos cosas.

Y como además venía hablando del año 2017, con respecto a igualdad en el año 2017, en los presupuestos de su consejería se decía que, aunque la igualdad de mujeres y hombres es actualmente un derecho fundamental reconocido en los ordenamientos jurídicos de las sociedades democráticas, la realidad social evidencia aún la persistencia de conductas y relaciones de desigualdad entre mujeres y hombres, de discriminación indirecta o de resultado hacia las mujeres y de escasa cuota de participación de estas en la actividad pública y en los poderes de decisión, y que, por tanto, era prioridad para su Gobierno que la igualdad siguiera siendo, como lo es, una prioridad. Entonces yo en este caso, y visto lo visto, como ya le comenté en la comisión, entiendo que es un discurso, que el papel lo aguanta todo, porque la realidad es que lo que ha hecho el Gobierno desde el 2015 hasta ahora es absolutamente todo lo contrario. Ya se lo comenté en la comisión, ya le dije que en el Gobierno que se conformó en julio del 2015, en el pacto de Coalición y el PSOE, un 65 % eran hombres y un 35 % eran mujeres, que en el Gobierno que se conformó en diciembre de este año un 69 % de los nombrados, un 69 % son hombres y un 31 % son mujeres, y le vuelvo a nombrar el CES, donde de los 18, 16 fueron hombres y solo 2 son mujeres. Y usted ya me dijo y por eso le digo: no me cuente que los miembros propuestos por el Gobierno cumplen con la paridad y que sobre el resto de los miembros, los designados a propuesta de los sindicatos, de la Confederación Canaria de Empresarios y las cámaras de comercio, de las organizaciones de consumidores, este Gobierno no podía hacer nada, porque sabe que eso no es cierto, porque usted no olvide que es que desde el año 2010 entró en vigor la Ley de Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres, en cuyo artículo 12 se determina que en la composición de los órganos colegiados de la Administración canaria deberá respetarse la representación equilibrada de mujeres y de hombres y que cada organización, institución o entidad a la que corresponda la designación o propuesta facilitará la composición de género que permita la representación equilibrada. Por lo que si los otros no cumplieron, si no le dieron esa participación, no le dieron esa propuesta de participación equilibrada, que no tuviera equidad, no haberles aceptado la propuesta y haberles exigido que cumplieran la ley, Con lo cual esto que usted me dice de que son así pero que ustedes no tienen la culpa no, porque este Gobierno fue quien los nombró y este Gobierno es el que tenía la posibilidad de no haberlo permitido.

En cuanto a la prevención y erradicación de la violencia de género, ya me queda poco tiempo, pero yo estoy de acuerdo y además le felicito por su intervención, porque la preocupación es la prevención, y efectivamente estoy de acuerdo. En estos momentos estamos, el 97 % del presupuesto se está destinando a las víctimas, a solucionar problemas de las víctimas, pero es que si hay víctimas es que hay violentos y si hay violentos es que hay violencia, y mientras no hagamos algo para que esa violencia desaparezca vamos a tener, vamos a tener víctimas toda la vida, y creo que esa no es la solución para erradicar la violencia de género.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora González.

Por el Grupo Popular, señor Moreno.

El señor MORENO BRAVO: Muy buenas tardes, señorías. Señor consejero.

Yo soy el que me ocupo de este tema en el Grupo Parlamentario Popular, muy gustoso además y porque entronca con lo que he hecho en mi vida profesional durante años, que es haber sido juez de violencia de género dentro del enjuiciamiento, en lo Penal y en la Audiencia Provincial.

Y es verdad que cuando quería abordar esta comparecencia en un principio pensé, por como estaba siendo el debate, como ha sido por parte de la representante del Grupo Nacionalista Canario, que no iba a tener que defender las políticas nacionales, las llevadas a cabo por parte del Gobierno popular desde el año 2011 hasta acá. Porque siempre estamos acostumbrados a ver reproches injustificados sobre el tema de violencia de género y de igualdad, y he aquí que al final mi compañera María del Río, pues, dejó deslizar, no uno, sino bastantes reproches más sobre la labor y las políticas emprendidas en igualdad por parte del Gobierno del Partido Popular. Y no es verdad, doña María, sinceramente, cada vez vamos a mejor, y eso no se puede negar, ni aquí ni en ningún sitio. Es verdad que falta mucho por hacer, por supuesto, que el problema de la violencia de género y el problema de la igualdad no se resuelven de aquí a mañana, pero desde luego siempre creo, por supuesto, que estamos a mejor.

El PP quiere derecho, igualdad y libertad para todas las mujeres del mundo y perseguir a todos esos hombres que quieren someterlas. Pero varias puntualizaciones, doña María, y además me anticipo seguramente al representante que me seguirá del Partido Socialista Obrero Español, que seguramente hablará, como le gusta a la izquierda de este país, del austericidio durante estos años, una falacia más que sostiene la izquierda socialista y también en este caso la izquierda del Partido Podemos. La Ley de Sostenibilidad y Racionalización no impide, y nunca ha impedido, que por parte de los ayuntamientos y las entidades locales se ayude a las mujeres víctimas de violencia de género, y si no le recuerdo que se repase el texto de la ley o si no gustosamente yo le indicaré a posteriori cuál es el artículo donde se prevé dicha posibilidad, y no se cercena en absoluto la posibilidad de utilizar recursos para la asistencia a las mujeres víctimas de violencia de género.

Me alegra además, por ejemplo, que ya lo veremos mañana -el Día Internacional de la Mujer-, que aprobemos la modificación de la Ley 16/2003, de 8 de abril, a propuesta del Grupo Podemos, que creo que esa debe ser la línea que hemos de seguir en la defensa de la lucha contra la violencia de género y en la eliminación de las desigualdades entre mujeres y hombres.

Por tanto, fíjense, gran parte de lo que estaba diciéndose por parte del señor consejero es verdad. Toda lucha o erradicación de la violencia de género tiene que conseguir o tratar aspectos distintos: la prevención, la sensibilización, el impulso de las denuncias, la asistencia integral a las víctimas y a sus hijos, una mayor coordinación institucional, protección de las víctimas, impulso del empleo de las víctimas, con especial atención a los menores, y mayor control de los maltratadores y mayor transparencia. Y eso es lo que ha intentado desde el Gobierno de la nación el Gobierno del Partido Popular.

No quiero dejar de comentar esa idea hoy plasmada, que ya es antigua y añeja, de aumentar los controles de prevención en los delitos de violencia de género. Por supuesto, sí a la prevención desde la escuela, pero sí también -quiero que se me entienda cuando utilizo este término-, sí a la represión; si no hubiésemos endurecido los textos penales en nuestro ámbito democrático, desde el año 1995 hasta aquí, seguramente la respuesta a la violencia de género hoy en día también sería muy muy distinta.

Nada más y muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Moreno.

Turno ahora del Grupo Socialista, señora Rodríguez.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Gracias, presidenta. Señorías.

Señor consejero, bienvenido a la lucha por la igualdad. La verdad es que me sorprende escucharle decir que en estos días ha aprendido algo o mucho sobre los asuntos de igualdad, pero, bueno, bienvenido y veo que se ha puesto usted las gafas de la perspectiva de género. Esperemos que no se las quite y además que siga estudiando mucho y muy rápido para estar a la altura de lo que la sociedad necesita hoy en día en esta lucha contra la desigualdad y la violencia de género.

No voy a exponer aquí qué es la desigualdad y qué razones la producen. Ya se ha expuesto y además lo hemos debatido muchas veces. Lo cierto es que nuestra sociedad sigue siendo muy desigual y como máximo exponente sufrimos esa violencia de género.

Terminaba usted diciendo qué es lo que queremos y qué es lo que esperamos. Desde luego que desde el Partido Socialista no queremos ninguna mujer asesinada, ninguna, y además no queremos ni siquiera que sufra violencia física ni psicológica. Ese es el objetivo. Pero tampoco queremos una sociedad desigualdad y, en esa sociedad desigualdad, hay mucho trabajo por hacer.

Cuenta usted con las herramientas necesarias, distintas leyes, desde la ley orgánica del 2007, a la que, por cierto, señor Moreno, el Partido Popular votó en contra. O sea, no es que lo diga la izquierda, es que la realidad los pone en su sitio; votaron en contra de una ley de igualdad efectiva entre hombres y mujeres en el Congreso de los Diputados. Tiene usted la Ley Canaria también de Igualdad, las dos leyes de violencia de género, tanto la estatal como la autonómica, y tiene además el Instituto Canario de Igualdad, como herramienta fundamental para trabajar en Canarias, tiene a los siete cabildos y a los ochenta y ocho ayuntamientos, que efectivamente miran para el Gobierno. Los cabildos, por fin, este año ya cofinancian al 50 % esa red de recursos con la que cuenta la comunidad autónoma para atender a las mujeres víctimas de violencia.

Pero, como bien decía la diputada de Nueva Canarias, no es lo mismo hablar de igualdad que de violencia de género, aunque este sea el exponente más trágico y el peor de esa desigualdad.

Nosotros queremos saber cuáles son sus prioridades, ya ha apuntado algunas aquí. Nos alegramos de que vaya a continuar con el trabajo con los jóvenes, con adolescentes, y que continúe con el trabajo que acertadamente se ha realizado en los últimos años en el Instituto Canario de Igualdad. Lo que sí es verdad es que desde el Partido Socialista en estos años, pues, apenas ha dado tiempo de sentar unas bases sólidas que supongan un cambio real en la sociedad. Pero aun así es necesario saber, porque muchas veces no es cuestión solo de presupuesto, sino de saber, de creer, en esa igualdad, creer que los trabajos que se ponen en marcha y en funcionamiento son necesarios para continuar y para conseguir una sociedad igualitaria.

Desde luego que el Partido Socialista cree en esa igualdad y para eso apostamos por la paridad en los órganos de representación social, en la corresponsabilidad entre hombres y mujeres; queremos eliminar la brecha salarial; además la equidad en el empleo de hombres y mujeres, que ponga fin a la precarización de la vida; apostar por combatir la trata de seres humanos, como ya se planteó en este año anterior y que usted anuncia que continuará; continuar con la apuesta por un acceso al empleo y reducir la brecha salarial, un acceso al empleo igual entre hombres y mujeres, de forma que la mujeres tengan esa posibilidad, esa libertad y esa autonomía para poder decidir qué es lo que quieren hacer con su vida, y además la protección de su integridad y la de sus hijos o los menores que las acompañan. El objetivo es recuperar el empleo que durante el Gobierno del Partido Popular, con la excusa de la crisis económica, se ha destruido, en mayor medida siempre en el ámbito de las mujeres que en el de los hombres...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Rodríguez. Se acabó su tiempo.

Señora Beato, Grupo Nacionalista.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, presidenta.

Valoramos positivamente la posición unánime de todos los grupos de la Cámara sumando esfuerzos en la lucha a favor de la igualdad y contra las violencias machistas. Aquí no caben reproches sino sumar, sumar entre todos para esa lucha. Nadie entendería otra actitud por nuestra parte que no fuera la de cerrar filas a favor de la igualdad y contra la violencia.

Reafirmamos nuestra más rotunda condena a la violencia ejercida contra las mujeres, como el más cruel exponente de la desigualdad. El inicio de este año está siendo especialmente preocupante, con datos estremecedores, a los que se suman los casos de menores huérfanos y también los que fueron víctimas a causa de la violencia de género, porque el asesino los utiliza para hacer daño a la madre, con lo que más quiere, con lo que más le duele, con sus propios hijos.

Estamos de acuerdo con que el Gobierno no se resigne ni se conforme; nosotros tampoco. No podemos esperar que la sociedad se acostumbre a tantas mujeres víctimas de la violencia y no podemos acostumbrarnos a que sigan incrementando las víctimas mortales. La situación es grave y las mujeres deben saber que no están solas y que todos estamos con ellas.

La violencia contra las mujeres está tan arraigada y tan presente en nuestra sociedad que a veces nos cuesta identificarla. La escalada de violencia comienza con un proceso paulatino y ascendente. Desde las agresiones psicológicas, a veces muy sutiles, se pasa a las verbales y de ahí a las físicas, y estas pueden desembocar en una muerte violenta. Es algo que se da entre las mujeres de todas las edades, categoría social, situación laboral o nivel educativo.

Hasta hace poco tiempo la violencia apenas trascendía del ámbito privado. El maltrato era casi un secreto de familia. Afortunadamente hemos progresado en la visualización del problema de la discriminación de la mujer y en la sensibilización social acerca de la violencia. Es preciso involucrar y contar con la colaboración de toda la sociedad, además del diálogo y la cooperación con el tejido asociativo que trabaja por la igualdad.

Desde el Grupo Nacionalista Canario queremos hacer un reconocimiento al trabajo desinteresado que realizan tantos colectivos, asociaciones y plataformas de mujeres, porque sin su participación no sería posible la lucha. Valoramos positivamente todo lo que se ha hecho pero no es suficiente. Necesitamos hacer mucho más.

Las preguntas que nos hacemos son cuál es el origen de la violencia, cómo abordar las causas, qué hay detrás de cada caso de violencia, qué le pasa a un agresor por la cabeza para ser capaz de hacerse con un bidón de gasolina, ir a rociar a su pareja y quemarla viva, qué clase de sentimiento es el que mueve a un agresor a maltratar a unos niños, a unos menores, para hacer daño a su madre. Desgraciadamente no tenemos respuestas. Tampoco las tiene el Ministerio del Interior, que ha desvelado que entre las medidas para analizar las causas de los feminicidios entrevistará a doscientos condenados por violencia machista para intentar fijar un patrón de conducta. Hay que incrementar la investigación y el análisis de este fenómeno tan complejo. Sin un diagnóstico certero será difícil dar con una solución.

Mientras tanto, ¿cómo podemos avanzar para ser más eficaces y conseguir que las mujeres pasen de ser víctimas a recuperar su libertad y su autonomía? Varios pueden ser los ámbitos. Desde luego, el primero, la sensibilización y la prevención; también la gestión y la reducción del riesgo de la violencia; además la coordinación y la colaboración interinstitucional; y sobre todo la asistencia y el acompañamiento para la integración de esas mujeres.

Sobre la sensibilización queremos hacer una reflexión. ¿A qué se debe que, pese al incremento incesante de las agresiones y del número de víctimas mortales, la violencia machista no está reconocida, según el barómetro del CIS, como uno de los principales problemas que existen en España? Hay que hacer un esfuerzo para que la sociedad sea consciente de la existencia de la violencia de género y de la necesidad de actuar frente a ella; que ninguna manifestación de violencia, por mínima o sutil que sea, es justificable. Aquí pueden jugar un papel muy importante la publicidad, la televisión o el cine para eliminar estereotipos y para erradicar actitudes sexistas.

La prevención ha de venir de la mano de la educación. Las investigaciones sobre la prevención entre los menores y adolescentes ponen de manifiesto que cuando se realiza un trabajo específico disminuye el riesgo de ejercerla o de sufrirla.

Nos preocupa, como decía el consejero, el repunte de la violencia entre la juventud. Por eso le pedimos que siga profundizando en la prevención específica contra la violencia de género entre la juventud y la adolescencia. Hay que analizar por qué, por qué muchas jóvenes y adolescentes ven con naturalidad, ven como algo normal, incluso como una prueba de amor, los celos, el control de su agenda, el control de su móvil, el de las redes sociales, el control que ejerce la pareja sobre cómo se viste o cómo se arregla o con quién se relaciona. Hay que seguir desarrollando programas para concienciarlas sobre los riesgos de los malos tratos y distinguir desde las edades muy tempranas entre el amor y la posesión.

Dar el paso es fundamental. Por eso seguir trabajando con decisión para apoyar a las víctimas para que denuncien es una prioridad. Ningún agresor debe quedar impune.

También hay que atender a los menores y evitar su utilización como instrumentos en la relación entre el maltratador y la víctima. Es importante que los niños y niñas no sean considerados meros testigos de la violencia, porque en realidad son víctimas también de la misma.

Le pedimos también que preste especial atención a las mujeres que, además de sufrir malos tratos, se encuentran en situaciones de especial vulnerabilidad. Nos referimos a las mujeres rurales, a las mujeres con discapacidad, a las mayores o a las inmigrantes.

Y, finalmente, mejorar las posibilidades para que las víctimas puedan rehacer su autonomía vital, ofreciéndoles todo el apoyo, y fomentar el empleo entre estas víctimas como medio para salir de la situación, estableciendo incentivos para la contratación de esas mujeres.

Trabajando desde la unidad, porque se trata de una realidad tan dramática que requiere que todos estemos unidos, desde el consenso, y que todos los esfuerzos y todos los recursos se concentren por encima de cualquier consideración ideológica o partidista. Estamos ante un fenómeno muy complejo que hay que abordar desde todas las perspectivas y de forma multidisciplinar. Por eso insistimos en que desde su consejería continúe afrontando el reto de la transversalidad para implicar a todo el Gobierno, con la coordinación y participación de todas las administraciones y del conjunto de la sociedad. También con la Administración General del Estado. Uno de los acuerdos de la reciente Conferencia de Presidentes fue trabajar por un pacto de Estado contra la violencia de género. Este asunto debe estar en lo más alto de la agenda de los gobiernos, autonómicos y del Gobierno de España. Queríamos saber si ya han comenzado los trabajos para consensuar ese gran pacto de Estado. Su impulso será fundamental para coordinar los esfuerzos de todos los poderes públicos por la igualdad de oportunidades entre las mujeres y hombres, desde todos los ámbitos: el social, el judicial, de seguridad, educativo, sanitario, deportivo o cultural.

Y garantizar también una mayor financiación por parte del Estado. La crisis mermó los presupuestos destinados a la prevención. La red de recursos y servicios se ha resentido desde el año 2007, en el que comenzó la crisis. Consejero, es necesario incrementar los presupuestos. Poner fin a la situación de las mujeres que sufren violencia requiere incrementar los recursos de la red, los recursos desde la atención inmediata, los recursos de la atención especializada y los recursos de acogida temporal.

Queremos decirles a las mujeres que hay un conjunto de servicios que están orientados a ofrecerles la protección a ellas y a sus hijos, la que necesitan para salir de la espiral de violencia y del infierno en el que viven. Insisto en la idea de que la mejor prevención de la violencia es trabajar para que la igualdad de oportunidades sea real y efectiva. Erradicar la violencia en todas sus formas es nuestra prioridad. Estamos dispuestos, desde el Grupo Nacionalista, a trabajar incansablemente contra este drama. No vamos a resignarnos ante el incremento de las cifras de violencia, aunque solo fuera una, aunque solo fuera una, una sola víctima es un drama en sí misma. Por ello todos nuestros esfuerzos tienen que estar orientados a salvar vidas y a la consecución de una sociedad libre de violencias machistas.

Muchas gracias.

(Aplausos).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Beato.

Turno ahora para el Grupo Podemos, señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Bueno, antes de que se vayan las pocas personas que quedan, vamos a intentar dar unas cuantas líneas más, porque en realidad casi la aportación que se ha hecho ha sido un poco coral y cada uno ha ido cogiendo una parte de las cifras que de alguna manera, pues, hacen ver un poco el puzle que es esta historia de la violencia machista y de las desigualdades, como bien dice la compañera.

Efectivamente, las desigualdades son el sustrato en el que crece y se alimenta esa violencia, que lo que vemos y cuando nos alarmamos es la punta del iceberg, cuando llegan a convertirse en asesinatos. Asesinatos que en este año son ya 27, no la cifra oficial, que es 17, pero ese baile de cifras es el que mañana nosotras en esta Cámara corregiremos, incluyendo el concepto de feminicidio, pero que todavía en el Estado no está recogido y solo se consideran los asesinatos que se hacen hacia parejas o exparejas, pero es importante que también en este fatal y último momento de la muerte reconozcamos a las personas y demos visibilidad a lo que son asesinatos machistas, que es de lo que creo que a final de cuentas estamos hablando.

En cualquier caso, en estos dos primeros meses hemos batido todos los récords desde que hay estudios estadísticos de la violencia de género y es importante que analicemos qué es lo que está pasando y por qué. No solamente es un tema que afecte a Canarias, nos está pasando en todo el Estado. Si la dinámica llega a ser así, cada dos meses, como el balance que tenemos ahora, sería brutal y yo espero que esto cambie y que entre todos pongamos de nuestra parte.

Hace poquito, hace menos de una semana, se ha hecho un pacto también en la Comunidad Valenciana, entre todas las fuerzas políticas, para abordar este tema. Creo que es un tema que deberíamos analizar con detenimiento, porque quizá valdría la pena ver si en Canarias también podríamos hacer algo igual.

Y de la misma manera nos planteamos la necesidad de ese pacto de Estado que estamos pidiendo por todos los sitios y que es imprescindible que se haga ya. Pero que sí que querríamos que se hiciera contando desde abajo, no un pacto institucional desde arriba, solamente entre los dos partidos importantes; no, un pacto que cuente con todos los movimientos sociales, con el movimiento feminista, con todos, desde abajo, con ayuntamientos, con todas las organizaciones que tienen y pueden decir algo, que es mucho. Si se hace ese pacto inclusivo, desde abajo, en el que quepa todo el mundo, yo creo que tendrá sentido, porque la violencia machista no la vamos a erradicar solo -ni la desigualdad-, solo atacando y abordando desde un sitio. La tendremos que analizar de forma conjunta y entre todos.

Muy de acuerdo con usted en el tema de la prevención, porque es que es la clave. No queremos solamente estar pensando en cómo vamos a ayudar a los hijos, a los huérfanos de las mujeres maltratadas, que por supuesto que hay que hacerlo y tenemos que tener protocolos que tienen que ser... Porque es inaudito que todavía estén en relación con la pensión que cobraría ella, es decir, o sea, la matan, no vive y encima mujer precaria, con pensiones precarias, y que su pensión, de sus hijos huérfanos por este tipo de violencia, también tenga que ver con eso me parece absolutamente inaudito.

Son muchas las cosas que hay que cambiar, desde muchos puntos de vista, pero sin duda la prevención, sin duda abordando desde la educación, es donde más energía tenemos que meter. Y la educación no solamente en los colegios y en la escuela, que también, es muy importante lo que se está haciendo en Canarias, pero tenemos 200 personas en los institutos especialistas en igualdad, se están preparando ahora 50 cada curso. Está muy bien pero absolutamente insuficiente, se queda gente en lista de espera. Me decía el otro día la consejera que esto no puede ser, y tiene razón, no puede ser. Efectivamente, no puede ser, que haya más motivación, pero estamos pensando que esto todavía es voluntario, son profesores que se matriculan a hacer estos cursos. No, es decir, esto no puede ser obligatorio.

Y cuando hablamos de que hay que cambiar desde todos los sitios, hablo también de la universidad. No se puede salir para ejercer la carrera docente, y de magisterio por supuesto, sin tener una estupendísima formación en cómo trabajar cosas tan importantes como es todo el tema de la igualdad, el tema de los acosos múltiples y el tema por supuesto de las violencias machistas. Y en el caso de los licenciados que dan clases en institutos, que no ejercen la carrera de magisterio, por supuesto el CAP tiene que incluir, y eso es una exigencia que tenemos que plantear en las universidades, no un cursito de unas cuantas horas, esto tiene que estar ya... tiene que venir de fábrica; o sea, los docentes y las docentes tienen que saber perfectamente cuáles son las causas, cómo atajar, cómo prevenir todos los tipos de violencia y, en el caso de los institutos y de los colegios, con más razón porque, cuando ya se llega a saber que hay un acoso escolar, que a mí me parece que tiene muchas similitudes, es porque ya el mal está hecho; es decir, se trata de que no ocurra, de prevenir antes.

Entonces ver y analizar en los asesinatos que tuvimos el año pasado y en este por violencia machista, en los que, en una gran parte de ellos, también había órdenes de protección, había denuncias... También es una reflexión que tendremos que hacer de cómo la coordinación de los distintos estamentos no está funcionando de la manera adecuada. Es decir, qué es lo que pasa cuando ha habido esas denuncias previas, como nos pasó también en Tenerife el año pasado, y no se ha sabido dar la atención que necesitan ya en estos casos extremos.

Mirar y trabajar en profundidad la prevención con la atención, cuando ya hay por supuesto medidas, es que tiene que ser necesariamente eficaz. Esto no puede pasar, no puede pasar que los jueces y las jueces se estén equivocando a la hora de dar las medidas o que las medidas simplemente no estén funcionando. Es importante esa reflexión.

Y después yo quisiera que cumpliésemos nuestras leyes, como bien decía nuestra compañera Esther; es decir, la Ley de Igualdad es estupenda, la Ley Canaria de Igualdad, y no solo contra la violencia de género, con los añadidos que tendrá en poquito tiempo, también es muy buena...; pero de nada sirve ninguna de las dos si no hacemos que se cumplan, si no denunciamos e impugnamos. Aquí hemos aprobado varias PNL sobre este tema y yo me pregunto: ¿qué ha pasado con ellas, tienen de verdad las mujeres que denuncian un recurso habitacional para poder irse?, ¿está?, ¿tenemos solucionados todos los temas que decimos que vamos a solucionar, de verdad?, ¿en la ley de empleo de verdad las mujeres que están en situación de precariedad están teniendo prioridad para conseguir trabajo? Yo estoy encontrando muchas situaciones de vulnerabilidad por parte de las mujeres, muchas, muchas: muchas mujeres desahuciadas, muchas mujeres que además, y hablo de mujeres solas con hijos, que tienen miedo de ir a los servicios sociales a denunciar su situación, porque tienen miedo de que lo primero que les pase es que les quiten a los niños, y quitarles a los niños por ser pobre no es una justificación. Hay que dar trabajo, hay que dar protección, necesitamos más escuelas infantiles, muchísimas más de 0 a 3 años, para dar cobertura a todas estas necesidades de estas mujeres que viven en esta situación.

En este momento, mañana es el día 8 de marzo, hay muchas mujeres en Canarias, en todo el Estado y en todo el planeta preparando grandes manifestaciones, una huelga general. Hay razones más que de sobra para hacerlo. La preocupación trasciende nuestras fronteras y creo que es el momento de que pongamos los ojos en todo lo que está pasando.

No quiero terminar sin recordar a las mujeres de Ve-la Luz, que en este momento están en huelga de hambre acampadas en Sol, que llevan ya casi veinte días, y que están reivindicando precisamente -son mujeres todas víctimas de violencia machista-, y que están reivindicando unas mayores atenciones en este campo.

Podría dar más datos pero yo creo que los datos ya los tenemos y no vale la pena insistir en ellos. Yo simplemente recordar, voy a citar a Gloria Poyatos, que es la presidenta de la Asociación de Mujeres Juezas, tenemos la fortuna de que vive entre Lanzarote y Las Palmas, y es una gran mujer, una gran jurista, una gran madre, una gran feminista, y dice una cosa que me parece muy importante: que el machismo es una enfermedad de transmisión social. Trabajemos, por tanto, en esto, en la educación, que es lo que están haciendo todos estos colectivos, todas estas iniciativas, para que estos cambios que tienen que producirse primero se produzcan en nuestras mentes, en los ciudadanos y las ciudadanas, para que luego se puedan trasladar a la realidad.

Y nada más, compañeras y compañeros, sobre todo a las compañeras, yo las invito mañana a hacer el paro de media hora, que es lo mínimo que podemos hacer para apoyar esa huelga de mañana.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Del Río.

Para cerrar, el Gobierno, señor consejero.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Barragán Cabrera): Bueno, intentaré ser breve. Sé que, a pesar de que el tema es importantísimo, también van a continuar por la tarde en la sesión plenaria.

No se sorprenda, igual es que no nos conocemos todavía lo suficiente, pero yo soy así de sincero. Si no sé un tema, digo que no lo sé y lo estudio. Podía haber venido aquí para hacer una intervención perfecta, bien escrita, ¿no?, ponerle el énfasis y la entonación perfecta y haber dicho usted, dice: "bien sabe este tío del tema de igualdad y de violencia de género". Pero no soy así, prefiero reconocer mis limitaciones e intentar aprender cuando no sé una cosa o cuando creía que tenía el suficiente conocimiento y no lo tenía. Y yo creo que eso, en política no es malo reconocer ese tipo de cuestiones.

Voy a intentar dar algunas pinceladas de algunas de las cuestiones que se han planteado. Estamos ahora en un momento... -antes lo decía la portavoz del Partido Podemos-, ¿es que creemos que haciendo una ley quedan resueltos los temas y después exigirle al político de turno...? Señora de Nueva Canarias, dice: usted tiene ahí las herramientas, la culpa es suya, ya nosotros hicimos la ley.

Dijo otra cosa importante la portavoz de Podemos: ¿estamos ante una violencia machista o una violencia social? Es decir, ¿quién está produciendo esto?, ¿es la sociedad?, ¿son unos hombres particulares que están por ahí y que no tienen nada que ver con nosotros? Yo creo que tenemos que hablar de sociedad. Usted puso algunos ejemplos de dónde tenemos que empezar a educar, de cómo tenemos que empezar a adaptarnos a esta nueva situación. Le pongo un caso curioso: en la comunidad autónoma el ICAP hace dos cursos, sobre igualdad y sobre violencia de género. No hacemos más porque no se apuntan más funcionarios. Es decir, viendo el curso, la preparación del curso de este año, del 2017, digo: "contra, ¿solo dos cursos?"; dice: "es que no se apuntan más". Es decir, en el trabajo de la transversalidad de que hablaba, es decir, esto no es solo el Instituto Canario de Igualdad, no es solo que el departamento que tengo ahora la obligación y el deber de dirigir sea transversal, es que tenemos que inyectar a muchos funcionarios, en todos sitios, que efectivamente esto es importante a la hora de tomar los acuerdos.

Pacto de Estado contra la violencia machista. En principio lo que está previsto, y ojalá haya un gran pacto de Estado, el pacto, señoría, va a empezar de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo. Las personas que están yendo al Congreso de los Diputados, invitadas por los distintos grupos parlamentarios, es recogiendo el sentir de la gente que está a pie de calle y de la gente que ha sufrido algún tipo de maltrato o tiene ideas interesantes sobre el tema de la igualdad. Por lo tanto, yo confío en que los trabajos parlamentarios sean la herramienta con la que el Estado puede ofertar también... Y, por lo tanto, hablábamos de un acuerdo que no solamente era político, en el ámbito del Parlamento, sino también social y también institucional, desde el punto de vista territorial, porque implicaba a las comunidades autónomas. Creo, sinceramente, que puede haber un buen acuerdo basándonos en lo que se está trabajando ya en el Congreso de los Diputados y en el trabajo de coordinación que está haciendo el ministerio, el Gobierno del Estado, con todas las comunidades autónomas. Todos tenemos que aprender y seguramente que todos pondremos lo mejor de nosotros mismos.

Hay otro tema que quería comentar, que se me olvidó antes, sobre políticas de igualdad. Yo antes expliqué también las políticas de igualdad, pero antes hablábamos de que lo peor que había en la igualdad o la desigualdad más grande era la violencia machista sobre las mujeres y creo que merecía un tratamiento un poco mayor, aparte de las políticas de igualdad, no es que quisiera dejarlas en un segundo plano. Pero, por ejemplo, en el tema de mujeres rurales, es un tema en el que ustedes saben que se produce bastante desigualdad, históricamente ha sido así, y estamos colaborando con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas en un tema que me parece interesante: que las mujeres tengan la titularidad compartida, la titularidad compartida para que se inscriban en el Registro de Explotaciones Agrarias y es un instrumento para fomentar el reconocimiento y la visibilidad del papel que juega la mujer en el sector primario. Y, por lo tanto, este es un trabajo que se está haciendo o se está intentando colaborar con la consejería isla por isla, porque es importante que todas estas mujeres vean que son útiles, que son parte de ese negocio en el sector primario, que no son la mujer que atiende al marido en el sector primario.

Micromachismo, esto tan sutil, que estoy convencido de que alguno hará hasta algún chiste después en la comida. Micromachismo, estas cosas que no se ven, que las llevamos en el día a día, en el lenguaje, en el chiste fácil, en el comentario fácil sobre la vestimenta que tiene y tal, pero ustedes también se ríen algunas veces con esos chistes. Por lo tanto, es un problema de todos, de quienes admiten y de quienes los dicen. Y es verdad que todos nos podemos echar unas risas un día, pero que también salgan chistes de hombres en esas cosas. Pero lo importante es que no exista esta cultura del micromachismo, y esto también hay que combatirlo.

La Estrategia para la Igualdad de Mujeres y Hombres, que me preguntaba la portavoz de Nueva Canarias, lo comenté. Ahora estamos en la evaluación del año 2015-2016, que con mucho gusto haremos una comparecencia a petición de cualquiera de ustedes o por parte del Gobierno para dar los datos de la evaluación de lo que ha sido la estrategia en el año 2015 y 2016.

En la formación, les comentaba antes este tema, y hay otra cuestión que dejó el equipo anterior que no la pudimos poner en marcha, por lo que me dicen los compañeros del equipo anterior, que era una marca de Excelencia Canaria en Igualdad, premiar a quien realmente hace cosas por la igualdad. Esto no se pudo llevar por un problema puramente mecánico, no habían registrado la marca, y, por lo tanto, no se podía poner en marcha. Estamos ya inscribiendo la marca y, por lo tanto, continuaremos con esa idea que tenía el equipo anterior.

Y le ofrezco al portavoz de Consumo del Grupo Socialista lo siguiente -lo oí esta mañana con esa cuestión-. No sé si hizo la pregunta directamente al consejero de Economía por la parte de Consumo, pero le propongo lo siguiente. Como usted decía, no es un tema de competencias sino un tema de actuar. Este departamento ya actúa en navidades, como usted sabe, a través del Instituto Canario de Igualdad, en todo lo que son los juguetes sexistas, en Navidad, en la campaña de Navidad y Reyes. Voy a estudiar, con el Instituto Canario de Igualdad, si podemos incorporarnos también, en la fecha de carnavales, también a una campaña que tenga la misma idea que la de los juguetes no sexistas en navidades y en Reyes, también, para que pudiéramos actuar en los términos que usted estaba planteando en la campaña de Carnavales.

Gracias y buenas tardes.

La señora PRESIDENTA: Muchísimas gracias, señor consejero.

Señorías, suspendemos la sesión y reanudamos a las diecisiete treinta, cinco y media. ¿De acuerdo?

Gracias, señorías.

(Se suspende la sesión a las quince horas y treinta y dos minutos).

(Se reanuda la sesión a las diecisiete horas y treinta y dos minutos).

La señora PRESIDENTA: Buenas tardes, señorías.

Señorías, por favor, si son tan amables.

Reanudamos la sesión plenaria.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-0827 Sobre -Consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad-, sobre líneas estratégicas, objetivos y acciones en igualdad y prevención y lucha contra las violencias machistas para 2017.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico