Diario de Sesiones 71/2017, de fecha 4/4/2017 - Punto 20

9L/PO/P-1283 PREGUNTA DEL SEÑOR DIPUTADO DON JUAN JOSÉ MÁRQUEZ FANDIÑO, DEL GRUPO PARLAMENTARIO PODEMOS, SOBRE CAMBIOS EN LOS PUESTOS DE DIRECCIÓN DEL SERVICIO CANARIO DE LA SALUD, DIRIGIDA AL SEÑOR CONSEJERO DE SANIDAD.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Siguiente pregunta: del señor diputado Juan José Márquez Fandiño, del Grupo Podemos, sobre cambios en los puestos de dirección del Servicio Canario de la Salud, dirigida al señor consejero de Sanidad.

Señor Márquez.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO (Desde su escaño): Sí.

Señor consejero, ¿qué cambios ha hecho o tiene pensado hacer en las estructuras directivas del Servicio Canario de Salud?

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Márquez.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo) (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Señor Márquez, me sorprende que no los conozca porque los han publicado en toda la prensa local, con foto. Pero, en cualquier caso, decirle que se han nombrado 6 altos cargos, uno, específicamente, director de servicio, nombrado por mi persona y luego 5 a propuesta del director del servicio canario; 7 directores de área, 3 directores gerentes de hospital y 5 directores de servicios sanitarios de islas.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor consejero.

Señor Márquez Fandiño.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO (Desde su escaño): Mire, esta pregunta viene motivada no como un ataque a su persona ni a su partido sino como una reflexión que tenemos que hacer todas las fuerzas políticas que nos sentamos en este Parlamento. En las últimas décadas hemos padecido un entorno rápidamente cambiante en nuestra Consejería de Sanidad. Los relevos políticos se han traducido siempre en cambios en los cargos de dirección, a merced de los intereses partidistas o personales. Estará usted de acuerdo conmigo, señor Baltar, si le digo que la eficacia, la legitimidad y la autoridad en la gestión exigen la profesionalización y la estabilidad contractual de los gestores, así como diferenciar su papel de los políticos, responsables últimos, claro está. La politización de la función directiva anula la autoridad necesaria para tomar decisiones y gestionar transformaciones. La rotación de los puestos gerenciales y de alta y media dirección, ligada al ciclo electoral o al cambio de gobierno en medio de una legislatura, como es este caso, supone una destrucción periódica del capital directivo acumulado y anula la autoridad de los gestores para promover cambios, fomentar la productividad y corregir problemas de desempeño ineficiente.

La sanidad pública debería dotarse, en sus diferentes niveles y especializaciones, de directivos profesionales para todas sus organizaciones y servicios, seleccionar y nombrar a los directivos, gerentes y a todos los cargos ejecutivos de alta dirección, de responsabilidad clínica o gestora, mediante procedimientos en los que exista concurrencia pública, participación de los respectivos órganos colegiados de gobierno y, en su caso, el asesoramiento profesional correspondiente.

La orientación de los servicios sanitarios hacia niveles más altos de calidad, efectividad y eficiencia pasa por el compromiso de todas las fuerzas políticas de este Parlamento para profesionalizar la gestión sanitaria. Y digo todas porque menos nosotros que no hemos estado en el Gobierno aquí han tenido responsabilidades en materia sanitaria todos ustedes, y siempre se ha hecho lo mismo, se hacen cambios en la dirección bajo criterios partidistas o personales. Por lo tanto, es algo que debemos asumir y reflexionar de manera consensuada.

Debemos superar la inestabilidad institucional y asegurar una continuidad mínima, y esto es una reflexión que hago visiblemente, porque yo creo que es algo de sentido común. Es imposible, es imposible implantar medidas políticas a corto, medio y largo plazo si existe una inestabilidad constante en los cargos de dirección, si cada vez que hay un cambio en el Gobierno hay un cambio en las direcciones del Servicio Canario de Salud. Es imposible hacer una gestión medianamente estable.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Márquez Fandiño.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE SANIDAD (Baltar Trabazo) (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Señor Márquez, no será este consejero el que discuta la profesionalización del puesto de gestor sanitario, que procedo de ese mundo, pero sí quiero decirle también que me parece que no podemos renunciar a que hay magníficos políticos que son magníficos gestores a la vez y que, consiguientemente...; como hay gestores que de repente caemos en este mundo político. Creo que no se puede despreciar en ningún ámbito a los profesionales que en un momento determinado se quieran dedicar a la gestión.

Decirle también que por nuestra parte sí hay un compromiso -así lo manifestamos en nuestras líneas estratégicas- de llegar a un nivel de profesionalización. Decirle que Canarias no es precisamente de las peores comunidades autónomas en cuanto a la movilidad de los puestos directivos en esta comunidad. No hay más que ver la evolución de los últimos años y los nombres de los que todos tiramos, porque la cantera es la que es, de gente formada y de gente con conocimientos. Decirle, no obstante, que esta consejería tiene entre sus objetivos buscar líneas como la por usted manifestada de publicidad para profesionalizar la línea directiva lo máximo posible.

Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor consejero.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PO/P-1283 Sobre cambios en los puestos de dirección del Servicio Canario de la Salud, dirigida al Sr. Consejero de Sanidad.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico