Diario de Sesiones 79/2017, de fecha 21/6/2017
Punto 3

9L/PO/P-1431 PREGUNTA DEL SEÑOR DIPUTADO DON ROMÁN RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO NUEVA CANARIAS (NC), SOBRE LA CORRUPCIÓN URBANÍSTICA Y LA LEY DEL SUELO, DIRIGIDA AL SEÑOR PRESIDENTE DEL GOBIERNO.

La señora PRESIDENTA: Continuamos, señorías. Turno ahora del señor diputado don Román Rodríguez Rodríguez, del Grupo Parlamentario Nueva Canarias, sobre la corrupción urbanística y la Ley del Suelo.

Señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señora presidenta.

Señor Clavijo, ¿garantiza usted que la nueva Ley del Suelo acabará con la corrupción?

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Rodríguez.

Señor presidente.

El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Clavijo Batlle) (Desde su escaño): Gracias, presidenta. Buenos días, señor Rodríguez.

Le voy a garantizar que la gestión urbanística, la gestión urbanística en Canarias, será más transparente, más democrática y más segura jurídicamente con la nueva ley.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor presidente.

Señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señor presidente, hay que pensar las cosas antes de decirlas, siempre; cuando uno preside el Gobierno, más, porque se supone que habla en nombre de todos.

A mí me parece como mínimo un desliz tratar de vincular la corrupción a la legalidad que este Parlamento por unanimidad ha decidido y que ha contrastado en todos los niveles de los tribunales el perfecto cumplimiento de todas las reglas de la democracia. Me refiero a la Ley de espacios naturales, del 94; a la Ley del territorio, del 99; a la Ley de directrices, del 93: son las leyes que este Parlamento aprobó por unanimidad y que han sido validadas frente a conflictos de terceros en el propio Tribunal Supremo y el Constitucional. De manera que culpar a las leyes de la corrupción es dar un pase a los corruptos. Los corruptos son los culpables de saltarse las normas, sean estas o nuevas. Y es poco razonable esa reflexión que usted hace.

Hablando de la dichosa ley -que hablaremos mucho de ella-, es rigurosamente falso que esté para favorecer a los de a pie. Los que se saltaron las leyes hasta ahora fueron los poderosos y es cierto que la nueva norma, flexible, desreguladora, discrecional, facilitará también a los poderosos acceder a determinados beneficios, que no a los ciudadanos de a pie, y el tiempo lo dirá, si esto resolverá los problemas de judicialización y si esto va a servir para avanzar o sencillamente para que avancen los de siempre. Me parece que tiene usted que reflexionar cuando hace declaraciones de este tipo, me parecen desafortunadas; en este caso, no le traicionó el subconsciente, sino el inconsciente, que no es exactamente lo mismo, como usted debiera saber.

Por lo tanto, le digo, señor Clavijo, reflexione en estas cuestiones. La culpa de la corrupción la tienen los corruptos, antes y ahora y en el futuro. Cierto es que si usted no pone límites de velocidad no habrá multa por ir rápido, y esto es lo que hace su Ley del Suelo. Que, por cierto, si no cambian las cosas de aquí a la tarde, la aprobarán 33 escaños de 60: 70 000 ciudadanos menos que los que nos vamos a oponer aquí en representación de esta ciudadanía.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Turno del señor presidente.

Ruego silencio, señorías, por favor.

Cuando quiera, señor presidente.

El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Clavijo Batlle) (Desde su escaño): Señor Román, yo puedo entender que usted se considere el padre de todo este lío urbanístico y legal en el que metió en su etapa de presidente a la comunidad autónoma. Pero, mire, yo no creo que sea para sentirse orgulloso; yo creo que sería para pedir disculpas. Eso es lo que debería a lo mejor hacer usted, por el lío. No puede ser concebible que proyectos y proyectos estén más de diez años, que los municipios no puedan actualizar su planeamiento, que no... que no... Yo le escuché atentamente, señor Román (ante gestos del señor Rodríguez Rodríguez desde su escaño). Que, desde luego, que no sea posible sacar ningún proyecto de interés, que tengamos que aprobar una ley de islas verdes porque tres islas se han quedado atrasadas porque el planeamiento se lo ha impedido. No puede ocurrir que aprobemos en la Cotmac planeamientos que son tumbados sistemáticamente en los tribunales una y otra vez. El sistema no es el adecuado, yo creo que esta ley, creo y estoy totalmente convencido, lo que va a poner es claridad, luz, transparencia.

Voy a poner ejemplos concretos, porque usted habla de frases grandilocuentes, que luego no pone ningún ejemplo concreto. ¿Son los poderosos los que piden calificaciones territoriales a los cabildos para sustituir un invernadero o un riego o un muro? ¿Usted ha escuchado atentamente a las distintas organizaciones agrarias lo que tienen que pasar? ¿Cuántas instalaciones ganaderas tenemos que no pueden ser legalizadas en Canarias? Para eso está la ley, para los resolver los problemas concretos de los ciudadanos, concretos, porque aquellos, aquellos que son los poderosos -según usted, que son con los que usted se reúne con frecuencia-, aquellos que son los poderosos son los que nunca tienen ningún tipo de problema, porque pueden pagar los grandes despachos. Todo el mundo sabe a qué despacho hay que ir cuando quiere sacar un proyecto en esta tierra.

Y eso lo ha propiciado usted, entre otros, señor Rodríguez, usted, entre otros. Por eso le quiero decir que el objetivo de la ley, el objetivo de la ley, es poner transparencia, claridad y seguridad jurídica. Y mire, no hable de ciudadanos porque usted los números a veces los utiliza a su conveniencia. Pregúnteles a todos los alcaldes de Canarias y a los presidentes de cabildos qué opinan, y esos no son ciudadanos de votación, esos también son elegidos democráticamente por el pueblo y son los responsables de lo que se hace y...

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor presidente.