Diario de Sesiones 85/2017, de fecha 12/9/2017 - Punto 30

9L/C-1259 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO NUEVA CANARIAS (NC), SOBRE LA PROLIFERACIÓN MASIVA DE MICROALGAS Y POSIBLES CONSECUENCIAS PARA LA SALUD PÚBLICA Y EL MEDIO AMBIENTE MARINO.

La señora PRESIDENTA: Señorías, pasamos a continuación a las comparecencias 1196 y 1259, que se van a debatir acumuladamente. A instancia, la primera, del Grupo Podemos, a la consejera de Política Territorial, al Gobierno, sobre la contaminación y cierre de playas del litoral tinerfeño, que se acumula con la del Grupo de Nueva Canarias, sobre la proliferación masiva de microalgas y posibles consecuencias para la salud pública y el medio ambiente marino.

Comienza el primer grupo proponente, Podemos. Para la defensa de esta iniciativa, el señor Déniz. Cinco minutos.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Señorías, buenas tardes. Señora presidenta.

Si para algo ha servido, en fin, todo lo que ha pasado este verano, es para poner en evidencia uno de los graves y más serios problemas ambientales que tenemos, pero no solamente en Tenerife -aunque ahora vamos a hablar, concretamente, de la isla de Tenerife-, sino, en general, de toda Canarias, es el problema de los vertidos incontrolados de las aguas residuales. Yo espero que entre esta comparecencia y la que tenemos también con el consejero de Agricultura quede claro cuál es nuestra posición.

Pero, vamos, ustedes tienen que saber, con respecto a la contaminación por vertidos en la isla de Tenerife y cómo afecta a las playas, que, en toda esta intervención, hay que partir de una serie de datos. La gente tiene que saber que se vierten diariamente 57 millones de litros de aguas no depuradas, 57 millones de litros de aguas no depuradas, que al año vienen a ser unos veinte mil setecientos diez mil millones de litros de vertidos. Entonces, todo esto, en los últimos años, se ha agravado, con un aumento del caudal que ha incrementado exponencialmente todos los caudales debido, fundamentalmente, a un incremento del turismo, a todas luces, ¿no? Y también al boom de la construcción; y, evidentemente, también al asentamiento de nuevas residencias. Por lo tanto, ¿esto está relacionado con el modelo económico que el grupo dominante en este Parlamento, que gobierna, ha desarrollado a lo largo de este tiempo?, sí, señor. Tiene que ver con el modelo. Y, como sigamos con este modelo, dentro de una serie de años diremos otros datos más exagerados todavía. También todo esto tiene que ver. Porque se está hablando de los vertidos al mar; pero es que hay un vertido potentísimo, difícilmente calculable, estamos hablando de un 30 % del total al subsuelo; el subsuelo afecta a los acuíferos, pero es que también afecta a las casas cuevas, también está afectando, en fin... El señor Pablo Rodríguez conoce la zona de donde yo procedo, en las cumbres de Telde, está afectando a las cuevas habitacionales de la gente, que es donde nosotros convivíamos con nuestros antepasados -mi abuelo y mi padre, sin más lejos-, está afectando porque está rezumando.

En definitiva, todo esto ha dado lugar a una serie de incumplimientos en que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictado sentencia. Y dice que se están incumpliendo, en fin, las obligaciones que se derivan de la Directiva 91/271. Concretamente, en Canarias se está hablando de la recogida de aguas residuales en las aglomeraciones del valle de Güímar, básicamente, y Valle Guerra. Pero también hay otra serie de pueblos y también hay otro tipo de denuncias. Por ejemplo, contra Santa Cruz, ¿no?, hay expedientes que incluso el propio Consejo Insular de Aguas de Tenerife reconoce que tiene razón la sanción impuesta por la normativa europea.

En definitiva, estamos hablando de, incluso, los informes propios de nuestras administraciones, que dicen que no se están llevando a cabo todas las fases. En la mayoría de los vertidos que se están produciendo al mar, señorías, solamente se está llevando el pretratamiento, ni siquiera llegamos a la primera fase. La primera fase es, digamos, decantación; es decir, los lodos van acumulándose en el fondo, en una tanqueta, ¿no? No, no, estamos todavía en la primera fase. Ustedes imagínense el pretratamiento. Imagínese una salida, una boca de vertido con una rejilla, una rejilla -que normalmente están destrozadas- y ahí se para todo lo sólido. Eso es lo que se está haciendo. El resto va a emisario, en la mayoría, en la inmensa mayoría. Es lo que está pasando en Canarias. Concretamente, se está hablando, en Santa Cruz, en fin, de unos vertidos ilegales, en algunas de sus estaciones, de más de veinte mil metros cúbicos diarios. Por lo tanto, incumplimiento.

¿Quiere decir esto que estos sean los únicos puntos -Valle Guerra, Güímar, Santa Cruz- que están incumpliendo la directiva?, no. Está incumpliéndose en otros muchos lugares. Se está incumpliendo en el subsuelo y también se está haciendo un mal tremendo, se está infringiendo claramente esta directiva.

Al año, en toda Canarias, se vierten -ya lo dije antes- veinte mil millones setecientos diez mil litros de vertidos anuales, y esto según el censo de la propia Consejería de Medio Ambiente.

En el caso de Tenerife, tenemos un problema, porque el cabildo, el presidente del cabildo, el otro día, les echó la culpa a los alcaldes. Pero, vamos a ver, desde el año 1992, el Consejo Insular de Aguas de Tenerife, el cabildo, hace una política de centralización de la depuración. ¿Qué pasó? Muchos ayuntamientos se quitaron el problema de encima: "bueno, si lo hace el cabildo, nosotros no lo hacemos". El cabildo coge ese tipo de control y resulta que, en más de veinte años, uno de los acuerdos era que se iban a encargar de poner depuradoras. No las han puesto. Además, se ha gestionado mal. Además, lo que ha hecho es: la fiscalización, el control, la vigilancia y la gestión los ha contratado, y esa contrata, además, subcontrata. Y aquí todo el mundo se lava... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

La señora PRESIDENTA: Señor. Muchas gracias, señor Déniz.

Turno ahora para el Grupo Nueva Canarias, señor Rodríguez.

Ruego que un momento vengan los portavoces a la tribuna, por favor.

(Los señores portavoces atienden el requerimiento de la Presidencia). (Pausa).

Bueno, señorías, reanudamos la sesión tras este breve paréntesis con la Junta de Portavoces, que ha habido una cierta...

Iba a explicarlo, pero no lo explico, señor Rodríguez, usted mismo (ante las explicaciones del señor Rodríguez Rodríguez a la Cámara). Venga.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señorías, se han acumulado dos iniciativas distintas: la que yo solicitaba, referida al fenómeno de las microalgas; y la del señor Déniz, referida a los vertidos, que son dos cosas distintas, aunque hay teorías que dicen que están relacionadas. Fíjense si las teorías están teniendo impacto que en la Mesa y la Junta de Portavoces juntaron las dos iniciativas, a pesar de que son distintas. Expresión, además, de que esto es lo que piensa la gente y lo que piensan los representantes de los ciudadanos, porque no tenía sentido con la teoría del Gobierno.

En fin, se pone en evidencia que este verano hemos padecido un fenómeno en grado superior a lo que habíamos vivido el año 2011 y el año 2004, y es que el cambio climático, que no es un fenómeno natural, es por intervención del hombre -y de la mujer, para ser justos- en el planeta, que junto con determinados cambios climáticos o meteorológicos, han creado condiciones para que se produzca la cianobacteria de manera explosiva, en grandes colonias. Y esto generó un impacto en la opinión pública, en las playas. Las playas para Canarias son muy importantes; en Madrid parece que no, pero aquí son muy importantes.

Y, frente a ese fenómeno, producido por esta condición de calentamiento de los mares, de calima y también de la ausencia de alisios, dicen los expertos que se generan las grandes colonias de esta cianobacteria. Impacta en la opinión pública y está ahí. Nada hizo el Gobierno del año 2011 al año 2017, cuando el año 2011, el fenómeno que entonces vivimos ya los expertos decían que había que actuar y tomar medidas. Nada se hizo, y lo que hizo el Gobierno es gestionar mal esta crisis. El problema está en las microalgas, porque van a seguir llegando, según los propios expertos; porque, si las condiciones que las provocan son esas, esas condiciones se repetirán. Anda el continente africano aquí cerca y no se va a ir, la desertización continúa, el calentamiento continúa y empeora, y habrá etapas en que no soplen los alisios, de manera que vendrán nuevos tiempos con este asunto.

Lo que ha habido este verano es una mala gestión de ese fenómeno por parte del Gobierno. Y es lo que piensa la gente, es lo que piensan la Junta y la Mesa, porque han vinculado ambas cuestiones, y es lo que yo creo que ha ocurrido.

Y, frente a eso, el Gobierno lo que ha hecho es atrincherarse y decir que todo se hizo bien, y que el problema es de la opinión pública, de las redes sociales, de los medios de comunicación y de la inmensa mayoría parlamentaria que conforma la oposición de este Parlamento. Y yo lo que quería plantearle al Gobierno es, primero, que sea autocrítico, que reconozca que las cosas no se hicieron bien; porque las cosas están bien o mal no en función de lo que ustedes valoren de sí mismos, sino de lo que valore la opinión pública, lo que valoran los medios de comunicación y lo que valora la oposición política.

Y, sobre todo, he planteado qué van a hacer a partir de ahora. Los expertos contratados por el Gobierno para analizar el fenómeno dicen, hace 72 horas, que, después de las grandes colonias de cianobacterias, su hundimiento puede producir mareas rojas, como ha ocurrido en México y en Florida. Y decía el reputado e influyente diputado de la Agrupación Socialista Gomera don Casimiro Curbelo que, en Valle Gran Rey, las mareas se están enrojeciendo porque pudiera darse el fenómeno que dicen los científicos. Y yo he preguntado: "oiga, frente a las posibles consecuencias de la reconversión, del cambio de las microalgas y su hundimiento, y la posibilidad de las mareas rojas, ¿ustedes qué van a hacer?, ¿con qué medios cuentan?, ¿cómo las van a combatir?" Y no me contestaron el otro día en la comisión. Y hoy pido, exijo, que contesten a este tema. ¿Y qué van a hacer ustedes con este fenómeno si el próximo verano, altamente probable, se repite el tema? ¿Va a haber una unidad de control, de seguimiento? ¿Se va a seguir investigando? ¿Se pueden combatir? ¿No se pueden combatir? ¿Los protocolos son perfectos, como decía el consejero? ¿Los protocolos son mejorables?

Y eso es lo que yo pretendía en esta comparecencia, que el Gobierno reconociera el problema que hemos tenido, que ha sido más de ellos que de las microalgas; que reconociera que tenemos un problema que puede empeorar; y que nos dé pautas de lo que va a hacer, porque los que gobiernan tienen que gestionar los problemas de la gente, y este verano hemos tenido un problema con las microalgas, estén o no relacionadas con los vertidos, que ya lo veremos, que no se dirime en el ámbito político, sino en el ámbito científico. Y luego hablaremos, en otra comparecencia, porque esta está mezclada, de los dichosos vertidos... (Corte del sonido producido por el sistema automático de control del tiempo).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Sabe que esta presidenta nunca se mete en los temas políticos, como tiene que ser; pero aquí parece que la contaminación, según el señor Rodríguez, también llegó a la Mesa, cosa que no es así, y a la presidenta tampoco, porque cuando hago las propuestas de acumulación, en este caso, por parte del grupo proponente no hubo ninguna observación. Pero, en cualquier caso, uno no está exento de equivocarse.

Continuamos. El Gobierno, por tiempo de doce minutos.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Muchas gracias, señorías.

En cualquier caso, estén acumuladas o no, si ustedes piden una comparecencia la haré, sea de lo que sea, me hagan hablar del tomate, de las cianobacterias o de algo de Hacienda. Ya me pasarán los compañeros los datos.

Si les parece, voy a intentar distribuir el tiempo hablando de la parte del litoral de Tenerife, que es una específica que ha pedido el señor Déniz; y dedicaré la parte final, porque hemos tenido una comparecencia parlamentaria la semana pasada, a aclarar alguna de las preguntas, sobre todo, concretas, que ha emitido el señor Rodríguez.

Hablaba el señor Déniz, y también lo hacía en la comparecencia de la semana pasada en el Parlamento, sobre lo que le preocupa de la situación del litoral y, especialmente, de algunas depuradoras o saneamiento de la isla de Tenerife.

Para poder dedicar más tiempo a esas concretas que usted ha mencionado y explicarle cómo se encuentra cada una de las situaciones, y dado que en la siguiente comparecencia -que es la que he pedido a petición propia- voy a explicar bien el tema de vertidos y a ahondar un poco más en el tema de tratamientos, etcétera, voy a centrarme básicamente en las que ha señalado y en alguna otra que considero que son de relevancia en el caso de Tenerife.

Sí creo que es importante dejar claro -y lo quiero hacer de entrada en esta, aunque después lo explicaré con más detalle-: creo que en el caso de los vertidos al mar, las autorizaciones, que es de lo que, en este caso, tenemos que hablar ahora, lo decía el otro día en la comparecencia parlamentaria y quiero empezar diciéndolo otra vez, yo creo que ya no es el momento, señorías, de decir "y tú más", o de tapar la realidad que tenemos o de seguir buscando culpables. Tenemos que ponerle de verdad una solución a esto. Si queremos solucionarlo, y hoy tenemos los datos reales -usted hacía alusión a algunos datos que ya son del censo antiguo, yo hoy traigo el avance del censo actualizado a fecha 2017 y, de hecho, a fecha de hoy, 12 de septiembre-, creo que es fundamental que todos asumamos que, independientemente de lo que competa a cada una de las administraciones, competencia en esto tenemos todas las administraciones: desde la Administración General del Estado a la canaria, a los cabildos y a los ayuntamientos.

Y eso es fundamental dejarlo claro de entrada porque, si de verdad queremos plantearnos una solución a esto, lo tenemos que hacer todos de la mano, señorías, partidos políticos y administraciones. Porque si perdemos tiempo en seguir echándonos culpas unos a otros, asumiendo que todos las hemos tenido, que todas las administraciones y partidos las hemos tenido -porque ya lo he dicho, me lo habrán oído más veces-, creo que toca valorar la realidad y empezar a ponerle solución de verdad. Eso no significa que no se haya hecho nada, porque se ha hecho, y lo verán ahora; pero, con los datos en la mano, tenemos que mejorar lo que hay.

Si nos centramos concretamente en los vertidos de Tenerife, en aquellos escasos emisarios que más le preocupaban, que son los que usted ha mencionado, vamos a empezar destacando algunos de los que usted ha dicho de algún otro que no.

En cuanto al emisario submarino de Valle Guerra, la vigencia de esa autorización está emitida hasta el 22 de septiembre de 2027. Según se establece en la autorización del vertido, desde tierra a mar solo se podrá evacuar el agua residual depurada que proceda de la planta depuradora de Valle Guerra. Tras la solicitud que hace el consejo insular de aguas en 2013, se modifica esa autorización otorgada, puesto que se amplía la capacidad de tratamiento y además se pretenden verter también salmueras procedentes de la desaladora de agua de mar, que es la EDAM, y la desalinizadora de aguas salobres.

Durante la tramitación de esa modificación, se pone de manifiesto que el emisario no solo está vertiendo efluentes de la EDAR, sino que también se están incorporando caudales sometidos a un tratamiento de cribado.

No obstante, en reuniones mantenidas de seguimiento durante todo este tiempo con el consejo insular de aguas y la Dirección General de Aguas del Gobierno de Canarias, se nos ha manifestado que las obras de la EDAR se están finalizando. Es una obra que acomete la Consejería de Agricultura -y de la que dará cuenta mañana el consejero en su comparecencia-, y que finalizará en octubre de este año. Por lo tanto, en este caso, finalizarán en octubre de este año y, mientras tanto, tanto la EDAM como la EDAS no han sido ejecutadas, por lo que el vertido que se produce a través del emisario submarino es únicamente de aguas residuales urbanas, sin que se mezcle con salmueras.

Si vamos al estado real que tiene el emisario submarino, es algo que... No había nombrado, pero que creo que es de relevancia y que hay que poner sobre la mesa y explicar en qué situación se encuentra, es, en este caso, el emisario submarino de Adeje y de Arona. Cuenta con autorización para el vertido de aguas residuales urbanas pretratadas y salmueras. Los caudales vertidos actualmente se corresponden con los procedentes de la estación de pretratamiento de Adeje-Arona, con la estación depuradora de aguas residuales de Adeje-Arona, ampliándose actualmente por la Dirección General de Aguas, estando previsto que entren en funcionamiento en primavera, al ser declaradas de interés general por el Estado, entra dentro de esas obras que estaban declaradas de interés general, y la estación desaladora de agua de mar de Adeje.

Gracias al programa de vigilancia y control, fundamental, como podremos explicar en la siguiente comparecencia, se han detectado problemas estructurales en la conducción que han ido reparándose a medida que se tenía conocimiento de los mismos, y se plantea que con eso se resuelve el problema estructural, sustituyendo de manera definitiva por el tramo submarino que se está desarrollando.

En mayo de 2014, el consejo insular de aguas solicita la modificación para la parte del trazado submarino de la conducción, así como para las características y volúmenes del efluente que se vertían. Con las actuaciones propuestas por el promotor, se entiende que las roturas del tramo submarino se solucionan.

En cuanto a los pliegos de condiciones, en este caso, de esta obra, para la concesión de la ocupación del dominio público marítimo-terrestre -fundamental, en este caso, ese trámite, cuando se trata de vertidos al mar-, está pendiente del Ministerio de Agricultura, ya fue ofertada al titular, que aceptó con alegaciones, y está pendiente de que se conteste. Se mandó el 25 de mayo de 2017.

Las obras de ampliación de la EDAR de Adeje-Arona finalizan en la próxima primavera, momento en el que la totalidad de las aguas serán vertidas con un tratamiento secundario, frente a la situación actual.

En estas mismas reuniones, se ha puesto de manifiesto que procederán a ejecutar las obras de modificación del tramo submarino de la conducción. De manera que se espera que, en este caso, con las obras que están realizando tanto el consejo insular de aguas como la Dirección General de Aguas, queden solucionadas.

En cuanto a la que hacía referencia de Santa Cruz, que entiendo que es la conducción del desagüe de Los Llanos, hay que decir que, en abril de 2015, se autorizó al Ayuntamiento de Santa Cruz a realizar el vertido de aguas residuales urbanas pretratadas procedentes de la estación de bombeo de aguas residuales de Los Llanos, a través de la conducción en el puerto de La Hondura. En mayo de 2015, se inicia el procedimiento relativo a la modificación de oficio de la citada resolución, con base en la Ley de Costas, por entender que las circunstancias que motivaron su otorgamiento se habían alterado y, por tanto, que habían sobrevenido otras que, de haber existido anteriormente, habrían justificado su denegación. Con posterioridad, se realiza la modificación no sustancial del plan de control y seguimiento establecido.

En virtud de esa autorización, el vertido en continuo cesará el 31 de diciembre de 2018, cuando entre en funcionamiento la EDAR de Buenos Aires. Dicha instalación está declarada de interés nacional dentro del Plan Hidrológico Nacional y cuenta con declaración de impacto ya consignada presupuestariamente en los presupuestos generales del Estado, que, como saben, esta la ejecutará el ministerio.

En cuanto al emisario submarino del polígono industrial de Güímar, la situación ha sido más compleja en toda su tramitación desde que se autorizó en su momento. Como saben, la Asociación Mixta de Compensación del Polígono Industrial Valle de Güímar contaba con una autorización de vertidos de tierra al mar, para las aguas residuales industriales procedentes del citado polígono, a través de una conducción de vertido de Arafo. La citada autorización fue otorgada en julio de 1998 y parcialmente modificada en el año 2000. El plazo de autorización finalizó el 22 de mayo de 2011, momento en el que también finalizó la concesión de ocupación de dominio público marítimo-terrestre que había otorgado el ministerio en 1981. La asociación presentó en mayo de 2011 un escrito solicitando que se le concediera autorización y, en febrero de 2016, finalizó el procedimiento administrativo por desaparición de la condición de sujeto que tenía la asociación. En este caso, la autorización otorgada era para el vertido, única y exclusivamente, de las aguas residuales industriales procedentes del polígono industrial, no incluyendo el vertido de aguas residuales urbanas en ningún núcleo de población.

Con fecha de 19 de mayo de 2017, en este caso, ya los ayuntamientos -Candelaria, Arona y Güímar- solicitan la autorización de vertidos al mar para el emisario del polígono industrial, estando en tramitación el citado expediente, que, actualmente, se encuentra suspendido hasta que presenten la documentación que se les ha requerido en julio de este año. Hasta la fecha, a través del emisario, no se realizan vertidos de tierra a mar procedentes de la EDAR de Güímar, si bien, en el futuro, se prevé que lo haga, porque así lo contempla el expediente de tramitación.

Las aguas residuales generadas en la aglomeración urbana tienen distintos destinos. Buena parte son vertidas al subsuelo, y otra parte, a través de las conducciones del puerto de Güímar, de San Blas, Punta Larga y Caletillas, tras someterse a un pretratamiento. Estos cuatro vertidos desaparecerán una vez que se ejecute lo contemplado en el plan hidrológico insular y se ejecute y ponga en funcionamiento la EDAR de Güímar, que, como ya nos han informado, inicia el proceso de adjudicación. Dicha obra ya ha sido, por tanto, adjudicada, y cuenta con un plazo de treinta meses para ponerla en funcionamiento, para finalizar y ponerla en funcionamiento.

En cuanto a los vertidos del polígono industrial, según nos informan tanto el cabildo como el ayuntamiento, están haciendo los informes previos de ejecución, para lo que el juzgado de lo contencioso les ha otorgado un plazo de diez meses.

Quiero dejar claro también que, durante todo este proceso, cuando se detectan incumplimientos, interviene la Agencia de Protección del Medio -ya Agencia Canaria del Medio-. Quiero aclarar algunos datos que el otro día se aportaban de manera incorrecta. Desde 2013 hasta agosto de 2017, hay unos 64 expedientes abiertos, de los que 13 son de la isla de Tenerife. El número de expedientes con resolución sancionadora, es decir, con resolución ya económica firme por vertidos al mar, desde 2011 hasta la fecha, es de 56, de los que 24 son de Tenerife. Se trata de vertidos no autorizados, de aguas residuales al mar sin depurar, vertidos de fuel, contaminación por vertidos de emisarios e incumplimientos en relación con las autorizaciones. Y las denuncias se dirigen tanto a corporaciones locales como a particulares, a empresas de aguas y a instalaciones hoteleras.

Podría ampliar un poco más, pero no quiero terminar esta primera parte de la comparecencia -aunque la amplíe posteriormente con la intervención del señor Rodríguez- sin decir que, el otro día, en la comparecencia parlamentaria, señor Rodríguez, sí que contestaba a parte de esas preguntas; a partes, porque hoy hay alguna nueva, que usted planteaba.

Decía que no habíamos manifestado qué íbamos a hacer. No voy a entrar otra vez en las causas, porque las ha explicado usted, y hoy las ha explicado tal y como coinciden la comunidad científica y técnica en su inmensa mayoría; pero sí quiero decir -y lo decía el otro día- que, desde la consejería, no estamos trabajando en esto ahora. Es verdad que en el 2004 hubo un episodio, es verdad que luego en el 2011. En 2011 se inició un protocolo que al final nos ha permitido actuar y que hemos perfeccionado, y que estamos trabajando de la mano de investigadores, de la comunidad científica canaria, en sacar adelante un proyecto que para nosotros es fundamental y que hemos financiado con fondos europeos por más de 2 millones de euros, que es el proyecto Mimar. Ese proyecto nos permite estudiar las causas del cambio climático en el medio marino exclusivamente. Y, entre ellos, tiene un apartado específico para las microalgas. Aparte de eso, le decía el otro día que no solo hay que hacer previsión. Es fundamental en esto el estudio de la previsión meteorológica que ha... (Corte producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, consejera; ha tenido doce, un minuto más.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): ...aunque después le explique más.

Es fundamental para conocer lo que puede venir en el futuro. Está claro que está asociado el cambio climático; y está claro que el cambio climático no es un fenómeno natural, pero sí lo es el fenómeno de las microalgas.

Le decía el otro día -y lo lanzaba en comisión parlamentaria- que estamos estudiando la posibilidad de tomar medidas de alguna manera preventivas. Y en eso estamos estudiando, y en eso estamos trabajando. No voy a avanzar lo que no sabemos si va a poder ser, pero sí es cierto que, entre el equipo de trabajo que se ha formado -interno y externo- de la propia consejería, estamos trabajando en la posibilidad, en algunas medidas que se están aplicando en otras regiones de España, pero también en otros países, donde se produce este fenómeno y, además, lo ha hecho con más incidencia durante muchos años. Y esperamos poder aplicarlas en Canarias. No es fácil, porque cada situación es distinta y cada lugar es distinto, pero lo cierto es que lo estamos haciendo. Y, sin lugar a duda, seguirán estudiándose e investigándose no solo los fenómenos en sí, sino las causas, porque, al final, teniendo conocimiento, profundamente...

La señora PRESIDENTA: Consejera, ya la di tres minutos, han sido doce. Y después tiene otros doce también para continuar.

Grupo Mixto, señor Curbelo, cuatro minutos.

El señor CURBELO CURBELO: Gracias, presidenta. Señora consejera, señorías.

A mí me gustaría que, en la intervención que hagamos hoy, al menos, lleguemos a algunas conclusiones que puedan ser de interés para los ciudadanos. Y es verdad que nada tiene que ver la petición de comparecencia respecto de cómo están las infraestructuras sanitarias y, por tanto, el vertido al mar y la afección a nuestras playas con la aparición de las cianobacterias, que, indudablemente, yo, personalmente, hasta que me demuestren lo contrario, creo que es un fenómeno como consecuencia del calentamiento global de nuestras aguas y demás; es decir, tiene una explicación científica. Pero hay tres conclusiones que a mí me parece que son importantes, y debemos profundizar en ellas.

Esta mañana, el presidente del Gobierno anunció una, que es el comisionado para... No, compañero Román; es importante, porque si hoy debatimos de las infraestructuras, por ejemplo, vinculadas a los saneamientos, y no hacemos un plan porque el último que conocemos es del año 2008, si el Gobierno no nos presenta un plan -no solo para Tenerife, sino para toda Canarias, para conocer cuál es la realidad de estas infraestructuras-, seguimos vertiendo al mar, y no nos damos cuenta de que tenemos las mismas infraestructuras que hace muchos años, cuando Canarias tenía menos de dos millones de habitantes y cuando no recibíamos más de seis millones de turistas. Y ahora resulta que son 15 millones de turistas los que llegan a Canarias y algo más de dos millones de habitantes. Por tanto, toda esta demanda requiere unas infraestructuras dimensionadas, realmente.

Y, miren, ¿saben la ventaja o una de las conclusiones que tiene el haber detectado el problema de las microalgas durante el mes de agosto?, que nos hemos dado cuenta de una carencia, de una carencia que tiene una importancia capital, porque Canarias vive de cara al mar, vive del turismo. Y después resulta que tenemos que cerrar determinadas playas en algunas de las islas del archipiélago porque el vertido de las aguas residuales al mar se hace muchas veces sin tratar; y yo sé que esto dio incluso pie a una polémica de una isla con otra, pero cuando el Gobierno tenga realmente actualizado el plan de infraestructuras para el conjunto, las carencias y las necesidades para el conjunto de las islas, seguramente nos daremos cuenta de que estamos más distantes de lo que realmente hoy podemos pensar.

Por tanto, yo creo que, en este momento, tenemos que centrarnos en un fenómeno, que es el que viene a continuación. Esta mañana apuntaba, en la pregunta que le hacía al presidente del Gobierno, cuando después de esas cianobacterias que han invadido muchos puntos de nuestras costas vienen lo que son las toxinas o las mareas rojas. Ya esta mañana las veíamos en algunas fotos. Decía todo esto porque, al final, nosotros tenemos que preocuparnos de que Canarias y todos los canarios nos preocupemos de una sostenibilidad imprescindible.

Leí algunas cosas que a mí, personalmente, como ciudadano, me aterran, y es que, en el año 2050, de continuar la tendencia actual, en nuestros océanos hay más toneladas de plástico que de peces, ¡pero es que es absolutamente increíble! Piensen que nuestro modelo económico, nuestro modelo económico, está vinculado al turismo. Y tenemos que dedicarnos y poner recursos participando todas las instituciones públicas, como no podía ser de otra... (Corte del sonido producido por el sistema automático de control del tiempo).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Curbelo.

Turno ahora para el Grupo Popular. Señor Gómez.

El señor GÓMEZ HERNÁNDEZ (don Zacarías): Gracias, señora presidenta.

Una vez más, comparecemos hoy para hablar de las cianobacterias -algo de lo que se ve que al Gobierno no lo gusta mucho hablar- y de los cierres de playas.

Miren ustedes, ya lo comentamos el grupo parlamentario en la comparecencia que tuvimos todos la semana pasada, y vemos, una vez más, cómo el Gobierno se encuentra solo, afrontando una serie de interrogantes que tienen no solo los grupos parlamentarios, sino también los ciudadanos de Canarias. Un verano en el que nos hemos pasado jugando al escondite el Gobierno con los ciudadanos y con la oposición, fomentando el alarmismo, por parte de este desasosiego, y el desconcierto, con la insuficiente información aportada por el Gobierno.

Una vez más, señores del Gobierno, los señores consejeros y el señor presidente han logrado esconderse para no dar la cara, y una vez más lo han conseguido.

Es lícito, quizás, aprovechar las comparecencias de las comisiones para explicar informes ad hoc que se preparan a los científicos; es lícito, también, que desaprovechemos el tiempo. Y, desde nuestro punto de vista, el Gobierno ha tenido una oportunidad de oro para dar explicaciones y sacudirse ese sambenito de opacidad y falta de transparencia que tiene. Y no lo han hecho. Ha habido un apagón, un apagón obligado, por parte del señor presidente, que ha hecho que todos los consejeros, a la chita callando, hagan caso obedientemente.

Miren ustedes, los vertidos, nos guste o no nos guste, son consecuencia de una falta, una negligencia por parte del Gobierno a lo largo de muchos años. La contaminación ambiental ha estado agravada, en este caso, por su contaminación informativa, fraudulenta y de medias verdades. Durante el pasado mes, durante las vacaciones, hemos asistido a un baile de informaciones y a una falta de coordinación institucional indigna de una comunidad como la nuestra, que presume de ser un referente turístico a nivel mundial.

Señora consejera, por mucho empeño que tengamos en negar la evidencia, no podemos hacer la vista gorda y exigir a aquellas administraciones insulares que cumplan a la chita callando determinadas cosas y, dependiendo del partido que sea, lo decimos de una manera o de otra. Le voy a dar muchos ejemplos. Estas comparecencias, al estar conjuntas, nos obligan a mezclar temas, y durante este verano hemos visto cómo se han cerrado playas como la de El Médano, tres playas en Candelaria, y el Ayuntamiento de Santa Cruz desaconsejó el baño en Las Teresitas por microalgas. Y, para la antología de este desconcierto, Sanidad y sus expertos ad hoc dicen que las microalgas no son peligrosas, pero que ellos no se bañarían.

Miren ustedes, no podemos seguir haciendo más tiempo el ridículo, más que nada, porque su dejación con los vertidos incontrolados hace que las causas naturales que aduce nuestro presidente se conviertan también en ridículas. En definitiva, hemos pasado un verano huérfanos de Gobierno, en el que su Gobierno ha estado ausente.

¿Hay correlación directa entre estos cierres de playas y la presencia de bacterias Escherichia coli? ¿Se han puesto medidas correctoras? ¿Ha hecho su consejería, desde el mes de junio, alguna acción tendente a controlar los vertidos?

Ya hemos comentado en comisión, todos los grupos parlamentarios, que hay un denominador común a lo largo de esta legislatura, y es el ponerse de perfil. Muchas han sido las ocasiones en las que se ha visto.

En definitiva, este Gobierno, cada vez que ha tenido algún problema, se ha ocultado tras el telón. Estamos ante un Gobierno que huye de los problemas, que huye de la toma de decisiones, al que le queman las decisiones. Hay un problema de debilidad total y de falta de credibilidad total por parte del Ejecutivo.

Señores del Gobierno, tienen la oportunidad, una vez más, para afrontar los problemas y dar la información que requieren los ciudadanos.

Respecto a su actuación y a las comparecencias y derivadas posteriores, quizás habría que hacer un análisis pormenorizado sobre el pleito insular y esta cortina de humo que han arrojado últimamente. Le pedimos hoy aquí que depuren responsabilidades, que tengan un plan de trabajo adecuado para retirar los vertidos incontrolados y un compromiso claro del Gobierno para afrontar los próximos presupuestos con financiación para acabar con ello.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Gómez.

Turno ahora para el Grupo Socialista, señora Alemán.

La señora ALEMÁN OJEDA: Muchas gracias, señora presidenta.

Antes de comenzar el turno, me gustaría aclarar que a este Parlamento no se viene a hablar a la carta; que los diputados solicitamos información; los diputados, que estamos elegidos en urna, venimos a solicitar información; y los consejeros del Gobierno, puestos por el presidente, vienen a explicarla. Quiero dejarlo claro, no hay más; vamos a ahorrarnos los juicios de valor, que últimamente se están generalizando por parte de algunos consejeros en esta Cámara.

Nosotros, los que, por lo visto, no tenemos sentido común; los desleales; los que, por lo visto, soliviantamos a la población; los que tenemos la capacidad de convencer a todo un archipiélago; los que movilizamos y hacemos que haya manifestaciones con muchísima gente; los que, por lo visto, somos artífices de influir en una población y en encuestas recientes; nosotros, que estamos en la oposición, somos, al parecer, los que tenemos que dar explicaciones por las microalgas. Nosotros, por lo visto, somos los responsables de los informes científicos con conclusiones completamente opuestas a los informes del Gobierno. Nosotros, por lo visto, somos los que hemos elaborado el informe del Banco Español de Algas. Hemos sido los diputados del Grupo Parlamentario Socialista.

No se engañe, señora consejera: nuestra sociedad conoce, lee, opina e incluso estudia. Los lumbreras no están todos en el Gobierno, también los hay fuera. Me faltó la coletilla "con todo el cariño", que es la que utiliza el presidente Clavijo para que el golpito sea más suave.

¿Ustedes creen que de verdad hemos sido la oposición la que hemos preocupado a la ciudadanía? Con expresiones utilizadas por ustedes como "no confundan a la población", o "se está intoxicando", creo que se está tomando a la gente por tonta. Yo creo que eso está muy lejos de la realidad, afortunadamente, a estas alturas. La población solicitaba información, la gente quería escuchar una explicación rigurosa. Pero, si esta no llega por parte del Gobierno, se quedará con la información a la que pueda acceder, y la dará como veraz, porque es la única información. ¿O qué creían, que la gente no se iba a preguntar, en sus días de asueto, qué eran esas manchas que estaban en la playa?

Pero parece que es la oposición la que tiene la culpa; que debíamos quedarnos quietos mientras la ciudadanía estaba preocupada y necesitada de información, que no de tutelas. Y ahora la culpa es de la oposición y de la gente que quiere informarse, en ningún caso del Gobierno, desaparecido a aquellas alturas del verano. El Gobierno nos reprende y pretende darle un tirón de orejas a la oposición. ¿Desde cuándo el Gobierno pide explicaciones a la oposición? ¿Dónde sucede eso? Todo el verano invadiéndonos las microalgas y el Gobierno paralizado, mirando hacia otro lado. ¿Quién le dijo que las cianobacterias se combatían haciendo como que no estaban?

He percibido esta mañana un resquicio de esperanza en la respuesta del presidente, Fernando Clavijo, cuando dijo que algunas cosas se habían hecho mal. Algo de autocrítica. Lo que no sé es a qué se refiere cuando dice "algunas cosas", porque, desde nuestro punto de vista, han sido muchas cosas; pero el Gobierno sigue con su traje de teflón, que todo le resbala.

Estuvimos esperando información al principio del verano. Yo creía -ingenua de mí- que el Gobierno estaba estudiando con rigor acciones; no solo para informar, sino también para tranquilizar a la ciudadanía y a las personas que nos visitan, pero no fue así. No solo se escondieron, sino que se permitieron el lujo de criticar a los que exigíamos información. ¿Que es un fenómeno natural?, nunca lo hemos dudado; era casi tan natural como el hecho de salir a explicarlo.

Esta comparecencia es para que responda a algunas cuestiones. Yo no voy a reproducir las 26 preguntas que le planteé a la consejera en la comisión y que a día de hoy sigo sin tener respuesta. Seguimos sin conocer los efectos que tiene este bloom en nuestra flora y en nuestra fauna. Y, simplemente, Gobierno de Canarias, sean consecuentes.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Alemán.

Turno ahora para el Grupo Nacionalista, señor Pitti.

El señor PITTI GONZÁLEZ: Gracias, señora presidenta. Gracias, señorías.

El análisis parlamentario de un asunto tan exclusivamente científico como el fenómeno de las cianobacterias constituye, como mínimo, una imprudencia.

Si nosotros hoy invadimos el espacio de la ciencia y discernimos sobre microorganismos eucariotas, mañana podrá venir aquí el célebre astrofísico Stephen Hawking y darnos una plática de la misteriosa relación entre el IGIC y el big bang.

Voltaire pensó que la ignorancia afirma o niega rotundamente, al tiempo que la ciencia duda. Algunos de ustedes, científicos de vocación, no se han dado ni la licencia de la duda: han organizado un juicio casi inquisitorial y, sin el más mínimo pudor, han instruido, interrogado, acusado y hasta sentenciado.

Me corresponde aseverar, en primer lugar, que las afloraciones de las cianobacterias no constituyen un riesgo tóxico. Nunca ha estado en riesgo la salud pública, nunca. Insinuar que las microalgas han causado cánceres, hepatitis y otras graves enfermedades es un hecho que roza la responsabilidad penal. A esta hora, señorías, no consta que haya un solo ciudadano afectado por las cianobacterias, ¡ni uno!

En el curso de esta estrambótica porfía, y desde el minuto cero, el Gobierno ha sido claro, contundente y rigurosamente informativo, y ha manejado los argumentos apropiados: los que sostienen los técnicos de Salud Pública, los expertos de nuestras universidades y los investigadores del Banco Español de Algas.

Pregunto: ¿por qué cuestionan algunos de ustedes el conocimiento, la capacidad y la honradez de nuestros interlocutores? Dígannos a quién tenemos que consultar: ¿a la FIFA?, ¿a la Cámara de Comercio?, ¿a la Conferencia Episcopal?, ¿a Google?, ¿a Wikipedia?

"La comunicación efectiva comienza con la escucha", pensó el teórico Robert Gately. Y este es el problema esencial: algunos de ustedes no han querido escuchar, algunos de ustedes no han querido comunicarse. Por encima de la tranquilidad de nuestro pueblo, algunos grupos han preferido manipular, deformar y desgastar.

Como ha esgrimido la señora consejera y al respecto de los vertidos, curiosamente, evocadores de tan escasas iniciativas parlamentarias, ustedes saben muy bien que la responsabilidad está institucionalmente compartida, que no es exclusiva del Gobierno de Canarias, que afecta a todos los niveles institucionales. Por cierto, ¿el Gobierno de España no tiene ninguna competencia en el medio marino?, ¿el Gobierno de España no tiene competencias en nuestras costas, en nuestros mares?, ¿en serio?

Concluyo con una cita del filósofo Jaime Balmes que quiero dedicar, con mucho cariño, al nuevo jefe de la oposición, don Román Rodríguez: "terrible es el error cuando usurpa el nombre de la ciencia". Salvando, obviamente, al erudito don Román, creador de este nuevo electromagnetismo político, somos parlamentarios.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Pitti.

Turno ahora para el grupo proponente, Podemos. Señor Déniz. (Pausa).

(Rumores en la sala). Señorías. Vamos a escuchar al señor Déniz, al Grupo Podemos, que tiene su turno ahora por tiempo de once minutos. Once minutos, señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: La verdad, señorías...

La señora PRESIDENTA: Perdón, perdón, señor Déniz.

Por favor (ante los murmullos en la sala), gracias.

Cuando quiera, señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Esto, la verdad, mire que la consejera me había convencido de empezar con un talante, en fin, de llegar a acuerdos y soluciones; pero, hombre, usted ha salido como un hooligan, despreciando que aquí hay personas que como mínimo sabemos leer y escribir e, incluso, si nos ponemos, estudiamos, nos asesoramos con científicos y también Wikipedia, algunos somos doctores y científicos sociales, como es mi caso, y antes que pedírselo a la virgen de Candelaria, pues, nosotros, en fin (risas en la sala). Nos basamos en hechos más contrastables. Por lo tanto, hombre, no creo que fuera acertada su opinión.

Señora consejera, vale, vamos a la línea. Yo, entre esta comparecencia y la siguiente, con la consejera, voy a aportar una serie de soluciones de las que espero que usted tome nota, porque están asesoradas por científicos, científicos de esos que usted llama científicos, aunque hay muchos tipos de científicos, ¿vale?, químicos, químicos analíticos, ingenieros y demás.

Vamos a ver, la estación depuradora de Valle Guerra: se le olvidó a usted decir que allí el proceso que se está siguiendo es antes de la primera fase, simplemente es acumulación de lodos, (ininteligible), decantación, y que se están vertiendo al mar, diariamente, por la cueva La Negra, que está entre Tacoronte y Valle Guerra, sale por ahí el tubo, 2 millones de litros diarios sin depurar, 2 millones de litros de agua sin depurar.

Sobre la estación de la depuradora Adeje-Arona, el mismo consejo insular de aguas estuvo analizando, durante nueve años, este tipo de estación, y llegó a la conclusión de que se vertían 4 millones de litros diarios en seis caudales potentes. Se afectó al sebadal de la zona LIC Teno-Rasca; y, además, usted no dijo, otra vez, otra cosa: que hay un indicador que indica alta contaminación, la aparición de gusanos, que siempre se me olvida el nombre, gusanos de fuego. El gusano de fuego, ¡sí, no se olvide usted, señora Dávila!, ese es un indicador de la alta contaminación. El gusano de fuego es un bicho que come materia orgánica en descomposición y aparece cuando está la zona bastante contaminada; y también está, y se le olvidó decirlo, en Güímar.

En Güímar, ustedes dieron un permiso donde está, veinte años casi sin ninguna depuradora, un polígono industrial vertiendo todos los derivados de metales pesados. El profesor Cisneros, por ejemplo, habla de malformación de peces en Güímar y también en Santa Cruz, pero eso a ustedes les da igual. Entonces, usted tenía que haber dicho eso también. Y todavía ustedes dieron una autorización, cuando todo el mundo sabe, ya estaba castigada por la Unión Europea. Autorizaron vertidos y después se la quitaron, y nuevamente siguen vertiéndose en el valle de Güímar-Candelaria-Arafo. Es decir, todo eso hay que decirlo.

Podría decirle a usted, por ejemplo, la empresa Sacyr del señor alcalde, Bermúdez, de su partido, en Santa Cruz. Porque aquí tenemos que hablar de que el cabildo ha delegado totalmente competencias en empresas privadas. La empresa Sacyr, en Santa Cruz, por ejemplo, hace diez años que se cargó el laboratorio, despidió a un montón de trabajadores, ¡la encargada de la depurada no tiene laboratorio para decir los indicadores! Porque aquí hay que decir otra cosa: ¡quien fiscaliza los índices de contaminación de las aguas son las propias empresas que gestionan las aguas! Por ejemplo, una solución que yo les propongo: ¡necesitamos un laboratorio de referencia! Y después le voy hablar del Semall, en nuestra Universidad de La Laguna, ¿por qué no es el Semall, este laboratorio increíble que tenemos en nuestra Universidad de La Laguna, departamento de Química Analítica, el que hace de referencia independiente?, ¿por qué tenemos nosotros que fiarnos de lo que ustedes están planteando cuando nos dan informes de las playas?

Mire, le voy a decir una cosa y voy a saltarme el guion. En las playas, los análisis que se hacen de las playas, tanto para cerrarlas como para abrirlas, son análisis simplemente de la bacteria Escherichia coli o E. coli. La bacteria E. coli o Enterococcus. Nada dice de nutrientes de fósforo y de nitrógeno, y ustedes están diciendo: "es que esta playa está bien". Perdona, ¡es que ustedes están midiendo solamente determinadas bacterias y patógenos! No están midiendo los nutrientes de fósforo y de nitrógeno, que son los que nutren, entre otras cosas, también en alta mar, pero a mayor profundidad, a 3000 metros, las cianobacterias. ¿Por qué las bacterias esas, si las tenemos a 37 metros en la orilla, no pueden nutrirse del fósforo?, porque le voy a decir una cosa: en los procesos de depuración de aguas, el problema es que en la tercera fase -atiéndame, señora consejera-, en la tercera fase -que bastante he estudiado, señor Pitti, este tema-, es donde se empiezan a eliminar los metales pesados y el nitrógeno y el fósforo. Tenemos que llegar a la tercera fase.

Dígame usted qué estación en Tenerife llega a la tercera fase de depuración. Pretratamiento; primera fase, decantación; segunda fase, tratamiento biológico, físico-químico; y la tercera fase, ahí empezamos para después llegar al afino. El afino es cuando esa agua reciclada es la que se usa después para regar en plataneras y jardines. Aquí, en Tenerife, eso no existe; y la gente que riega las plataneras en el sur de Tenerife ya le dijo a Santa Cruz que no le mandara más el agua de la depuradora, que no le hicieran nada, sino que se la manden y ellos mismos hacen los análisis abajo, en el sur. Para que usted vea la delegación y la subcontratación de sus contratas. Entonces, aquí hay una responsabilidad política en los vertidos. Y no voy hablar de microalgas, pero eso es lo que está pasando.

¿Cuándo se cierra una playa, por ejemplo? Una playa se cierra, por ejemplo, en el caso de la bacteria E. coli, cuando llega a 500 unidades por litro. Un cachito en la playa de El Médano, en la playa de Leocadio Machado, delante del bar de Guille, por si me está oyendo, la cerraron un cachito, ¿sabe usted cuántas unidades tenía?, 550 unidades por litro. Pero es que, una playa que tenga 200 unidades de bacteria E. coli, de caca, por litro, es un agua excelente y tiene bacteria E. coli, excelente con 200 unidades, tenemos tres rayas: 200, 300 y 500; cuando está en 200, puede tener una playa bandera azul. Eso hay que decírselo a la población, ¡la bandera azul es un cuento!, señorías, es un cuento. Tiene 200 unidades por litro de bacteria E. coli, y para los enterococos, tiene que tener 200. ¿Sabe usted cuánto tenía la playa de El Confital? A ver, ¿la de El Confital era? No, mentira. La de Alcaravaneras, donde yo entrenaba al fútbol también mucho: ¡1100 unidades formadoras de colonias de enterococos, 1100!, cuando debería tener solamente 200. Entonces, estamos hablando, ¿de qué estamos hablando? Estamos hablando de vertidos, y hay que acabar con todos ellos.

Luego, una pregunta: ¿Por qué en Tenerife -iba a hablar de más cosas, pero, mire, me interesa, estoy diciendo esto ya-, por qué en Tenerife no interesa el agua? Es la isla donde menos se depura. Es una pregunta. ¿A quién le interesa, por ejemplo, que en Tenerife no se depure el agua? Es una pregunta que yo le hago a este Parlamento. ¿Por qué se depura muchísimo menos que en otras islas?

Le voy a decir una cosa. El agua depurada, afinada y reciclada, es decir, pasando por la tercera y la cuarta fase, que sirve para regar, cuesta entre 40, 45, 50 céntimos -no más- el metro cúbico, puesto en su casa para regar. El agua depurada, que es pública. Es un precio político también, porque también podría estar más baja. ¿Sabe usted cuánto cuesta el agua de galería?, 50, 55 céntimos el metro cúbico puesto en su casa para que usted riegue. Le doy el agua y usted riega, pero usted me paga por metro cúbico 50, 55 céntimos, ¡de galería! ¿A quién le interesa que no haya agua depurada para regar?, a los aguatenientes, que aquí, en Tenerife, tenemos bastantes; y si no, váyase usted a este norte de Tenerife, ¡bastantes!, y pregunte por algunas empresas. Entonces, ¡si nosotros somos presos de ese tipo de empresas!, ¡a esas empresas no les interesa que haya agua depurada en Tenerife!, porque aquí todavía se puede sacar agua y, entonces, ellos se enriquecen; y cuando viene la época de riego, aumenta el precio. Los aguatenientes son de los principales responsables, y luego están las autoridades políticas que, en fin, han hecho dejación de su responsabilidad.

Entonces, ustedes, cuando dicen, a ver, con el tema de las microalgas, dicen "no, es que ustedes no han demostrado que tengan relación con las microalgas los vertidos de nitrógeno y fósforo", yo mañana se lo explico perfectamente, ¡pero enséñeme usted a mí aquí dónde está el estudio de ustedes que dice que no hay relación! ¿Ustedes lo tienen? ¡Ninguno! ¡Demuéstremelo usted! En cambio, estudios que dicen que sí hay relación, ¡montones!

Los israelíes, que no es mi país de referencia, precisamente -en todo caso, el de ustedes-, son punteros en el tratamiento de agua. Las primeras potabilizadoras que vinieron a Las Palmas se hicieron con tecnología israelí. Entonces, son punteros en este tema, y ustedes dicen "no, es que estos no se enteran de nada", ¿no se enteran de nada?, por favor... Ellos demostraron -igual que en Canadá y en Brasil-, han demostrado que hay relación, cuando hay nutrientes de fósforo y nitrógeno, fundamentalmente. En Canarias, puede estar a 37 metros de profundidad el emisario, las bacterias -y eso lo dije el otro día en la comisión- se lo comen; donde se lo comen, proliferan; y ahí crecen y se reproducen; y forman colonias, ¿vale?, igual que todos los animales y humanos. Donde hay, en fin, recursos suficientes para vivir y para proliferar, nos quedamos. Y mire Canarias cómo está, ¡una colonia entera! ¿Me entiende? Claro, porque hay recursos y ha habido, en fin, bienestar, etcétera, etcétera, o dinero, o lo que sea.

Entonces, ¿dónde está el estudio en que ustedes dicen "no hay relación"?, ustedes no tienen ninguno, solamente están basándose en el estudio que hacen quienes analizan las playas, que son empresas privadas: por ejemplo, Aqualia. En fin, otro tipo de empresas que lo único que están analizando es la bacteria E. coli y los enterococos, los niveles que hay, pero no están midiendo los niveles de fósforo y nitrógeno, señora consejera, eso es lo que yo le estoy diciendo.

Entonces, son ustedes los que no han demostrado nada de lo que están diciendo, solamente "no, es esto un fenómeno natural", ¡¿natural, de qué?! El calentamiento global no es un fenómeno natural. El calentamiento global no es un fenómeno natural.

Nosotros necesitamos tener una referencia de laboratorio independiente; o sea, nuestro Gobierno no puede estar pidiéndoles los informes a quienes están tratando las aguas y están incumpliendo sus funciones. Y yo le voy a decir a usted una cosa: en la Universidad de La Laguna, en el Departamento de Química Analítica, tenemos un Servicio de Medio Ambiente de la Universidad de La Laguna, que es quien analiza todo ese tipo de componentes y nutrientes del mar, y ha estado despreciado. ¿Dónde hay un informe de este tipo de servicio en el argumentario que ustedes han utilizado?, no existe. En cambio, ellos siempre han hecho. Claro, lo que pasa es que no está acreditado con una ISO9001/2000 para cada uno de los procedimientos, es una especie de patente que tienen que tener. No la tenemos, yo no sé por qué. Deberíamos tenerla. Pero, evidentemente, nosotros necesitamos una opinión independiente, y ustedes no se han basado en opiniones independientes. En ningún estudio.

En definitiva, mañana yo le daré algunas soluciones, pero aquí hay un problema tremendo, que es la cantidad de fósforo y nitrógeno que nosotros vertemos al mar, aparte de metales pesados; y eso solamente se hace en la tercera fase, y aquí no estamos llegando ni al pretratamiento, aquello de la rejilla donde se queda lo sólido.

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor...

Le iba a dar un minuto más, señor Déniz, pero me cortó tan...

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Bueno. Si me da un minuto más...

Lo que digo es que es verdad que la responsabilidad última de la depuración, la fundamental, la tenían los ayuntamientos; y yo creo que el modelo en Tenerife, que es de lo que estamos hablando, básicamente, en esta comparecencia. Al menos se lo solicité, y se lo solicité no a final de agosto, cuando ya todo el mundo estaba... No, está solicitada la entrada al registro el 27 de julio, señorías, cuando empezaron a cerrarse algunas playas. Creo que la cuestión está en que, efectivamente, tenemos que desarrollar labores de fiscalización institucional. Yo creo que ahí había un problema. Por ejemplo, usted dijo antes en la zona de Teno-Rasca. Ahí, el mismo informe del Consejo Insular de Tenerife decía que no hubo vigilancia ninguna, y que, por los datos, se ha estado vertiendo. Es que no hay control.

¿Usted ha ido al polígono industrial de Güímar?, ahí no hay vigilancia ninguna. Claro, la fábrica de pintura, de aluminio, todo eso vierte al mar directamente, sin pretratamiento ni nada. Las instituciones públicas no pueden estar haciendo dejación de funciones, porque nos estamos jugando mucho: la salud y también la economía. Entonces, hay responsabilidades políticas.

Y otro día hablaremos de la relación y le hablaré del fósforo y del nitrógeno. Pero me parece que ustedes no lo han hablado, y es fundamental.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Déniz.

Turno ahora para el Grupo de Nueva Canarias, señor Rodríguez, once minutos.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señora presidenta. Señorías.

Está claro que no han entendido nada.

Miren, señor Pitti y señores de Coalición Canaria. En este Parlamento, haremos las comparecencias que nos parezcan oportunas, las veces que sean necesarias, porque estamos en nuestro derecho. Esto es una democracia, aquí no vale la censura. Usted no va a decir las cosas que este Parlamento trae y discute aquí. Lo decidiremos nosotros, que somos tan representantes del pueblo como usted. Y lo que no vamos a hacer es callarnos, en ningún caso.

Aquí, a este Gobierno de la minoría, del 17,5 % del voto popular, le vamos a exigir responsabilidades con las microalgas, con los vertidos, con las listas de espera, con la pobreza, con la exclusión, con el desempleo, con la falta de política turística y lo que consideremos oportuno. No vamos a aceptar censuras ni limitaciones a nuestros derechos, y menos de usted.

Yo, en plan constructivo. Pero cambio rápidamente. Pedí al Gobierno que fuera autocrítico en la gestión de la crisis de las microalgas, porque es un clamor que lo han hecho de manera lamentable. Y el señor presidente, en vez de reconocer los errores y los fallos, culpa a los medios de comunicación, a las redes sociales y a la inmensa -a la inmensa- oposición política, que representa a más del 80 % de los electores. En vez de reconocer la situación de minoría, reconocer los errores y fallos, que están hasta medidos, saca pecho, nos acusa de no sé sabe qué, y responde lo siguiente -miren ustedes qué presidente tenemos, y así nos va-: "vamos a crear un comisionado para el cambio climático". Como sea igual que el de la pobreza, vamos listos. Tres años calentando el sillón y engordando la cuenta corriente, y ninguna respuesta.

Mire, había que acordarse del cambio climático cuando se elaboró la Ley del Suelo. Lo decían todos los expertos: no se puede hacer una ley de esta envergadura sin evaluar el impacto que tiene en este fenómeno que compromete el futuro del planeta. Y no hicieron ni caso. Juntaron a tres juristas amigos, los sentaron, y a proyectar el futuro de Canarias. No importa el calentamiento global, no importa el modelo de desarrollo. Ustedes, sencillamente, a engordar a los de siempre.

En todos los parlamentos democráticos del mundo, cuando hay problemas vinculados a la salud pública, se discute. Y en el Estado español se discutió con el aceite de colza en el Parlamento, por muy científicos que fueran los comentarios y los informes. Los vertidos en Doñana se discutieron en el Parlamento andaluz. Lo de las vacas locas se ha discutido en los parlamentos de medio mundo. Y lo de las microalgas se discute en este Parlamento, aunque a ustedes no les guste, y las veces que consideremos oportunas. Solo faltaba. Solo faltaba una censura al derecho de los diputados y diputadas de decidir y exigir control, seguimiento y responsabilidades a este mal Gobierno.

Sigan ustedes así, que verán las consecuencias. Ya las están viendo, más solos que la una, más solos que la una, ganadito a pulso. Primero, los medianeros del Partido Socialista; luego, los medianeros del Partido Popular; y ahora resulta que a lo mejor se rompe esa tradición, y les quiero ver.

Yo pretendía aquí solo pedir autocrítica; reconocer que no se hicieron las cosas bien; que, en materia de salud pública, la primera condición es la comunicación, y la consecuencia más relevante es la credibilidad. Y ustedes las han perdido: la gente no se cree los comunicados del Gobierno, no se cree las ruedas de prensa, casi una caricatura alguna rueda de prensa este verano, vergonzantes ruedas de prensa para tratar de eludir el debate legítimo e inevitable en democracia. Y ustedes perdieron la confianza de la gente, el crédito. Se cree la gente más los bulos que los comunicados del Gobierno, pero la culpa no es de quien pone los bulos a circular. De ustedes, que son el Gobierno, que cobran para ello y están para dirigir esta sociedad y resolver sus problemas. Y no han sabido hacerlo. Y ni la más mínima autocrítica.

La culpa, de los medios de comunicación, del pueblo, de las redes sociales, de la oposición, que representa al 80 %. Y ustedes, perfecto; nada que objetar; nada que rectificar; nada que revisar. Todo ha estado bien. En la comisión, el otro día, fue un buen ejemplo.

Pero, como aquí hemos mezclado dos cuestiones que el que les habla nunca ha mezclado, nunca -porque no soy tan imprudente como ustedes de descartar las cosas pero tampoco afirmarlas-, yo me he leído, como ustedes, y tengo derecho a hacerlo, y no necesito a ningún científico para yo interpretar un informe como el que el otro día repartía la señora consejera. Hemos leído que el origen estará en ese fenómeno antinatural que es el cambio climático, en la ausencia de alisios y el problema de la calima. Y hay algún científico que se ha atrevido -y Clavijo lo está persiguiendo por tierra, mar y aire- a vincular que esas microalgas se pueden retroalimentar, se pueden alimentar de vertidos biológicos. O sea, ¿que aquí no se puede discutir una teoría científica, que a su vez tiene otras visiones? ¡Claro que sí!, en la ciencia, cuando no hay acuerdo entre los investigadores, se generan espacios de consenso y de acuerdo sobre mínimos, ¿cómo queda? Exceptuando aquí, cuando son ustedes los responsables.

Pero hablemos también de los vertidos, que yo pretendía hablar después. Mire, nosotros, con los vertidos, tenemos un problema de infraestructuras. Sin duda, tenemos pocas infraestructuras, están obsoletas y están a tope. Y, por lo tanto, hay que reinvertir, hay que redimensionar las infraestructuras no solo de saneamiento, depuración y reutilización, sino también las infraestructuras estrictamente hidráulicas. Porque una cosa es eso y otra son las obras hidráulicas de producción de agua y de almacenamiento de agua. Y hay que hacer un sobreesfuerzo, porque hemos descapitalizado ese sector. Y lo decía el otro día algún político ya no en activo, que era más fácil invertir en lo que se ve que en lo que no se ve: dan más rédito electoral y votos las cosas que están en superficie que las que están enterradas. Y eso ha pasado mucho, más en un sitio que en otros, más en unos territorios y comarcas que en otros.

Y, luego, hay una cuestión, amigos míos: que ya está bien de hablar de sostenibilidad y de preocupación por el cambio climático. Nosotros hemos aumentado la población residente, en veinte años, un 50 %, y hemos aumentado los visitantes, que son grandes consumidores de agua, turistas, en esos veinte años, otro 50 %, más de otro 50 %. Y no se ha invertido en las infraestructuras de saneamiento, depuración y reutilización; tampoco, o en toda la medida, en las infraestructuras hidráulicas. Y nos está pasando lo que pasa con las carreteras: que este no es un problema solo de hacer más carreteras, sino del modelo de desarrollo.

Por eso nos oponíamos a la Ley del Suelo de ustedes, que solo está pensando en licencias; cuántas licencias damos, lo antes posible, para seguir creciendo, para repetir los errores de la historia que suponen población, sobrecarga e incapacidad de este territorio de asimilar todo lo que ustedes han planificado. Ustedes no están apostando por la sostenibilidad, el medio ambiente no es relevante, y no hay sino que ver a quién ponen al frente de Medio Ambiente. Yo no me quiero meter con las personas, pero al frente de las responsabilidades públicas tiene que estar gente capaz, competente; no pueden convertirse los puestos de alta responsabilidad y sensibilidad estratégica en echaderos, echaderos. Me sobra en este ayuntamiento, hala, Dirección General de Seguridad y Emergencias, ¡casi nada! Mañana hablaremos del barco de los fertilizantes. Me sobra en este ayuntamiento; pues, nada, viceconsejera de Medio Ambiente y Seguridad, ¡casi nada! Estas son sus prioridades, las prioridades de hacer una ley para el desarrollismo, para repetir la historia. No les preocupa el futuro; sencillamente, el presente, el corto plazo, responder a esos cuatro, que son los que mandan en esta tierra y deciden qué Ley del Suelo, eso es lo que han hecho ustedes. Nada sobre el cambio climático durante todos estos años, ¡nada, nada!

Ese comisionado será bienvenido frente a la nada. Primero lo van a tener que buscar, a ver quién se atreve a sentarse con ustedes a hablar de sostenibilidad y de cambio climático, con las políticas que ustedes promueven, que son crecimiento por crecimiento, desarrollismo y más desarrollismo.

Pero lo he dicho públicamente y lo voy a volver a repetir, aunque ustedes no se merezcan esta respuesta. Nosotros estamos dispuestos a cooperar en el ámbito de las responsabilidades que tenemos, en buscar una salida a la crisis de las infraestructuras de saneamiento, depuración y reutilización, porque estamos por debajo de las necesidades, por debajo de la demanda. Pero, en paralelo, nosotros vamos a seguir peleando por hacer un modelo de desarrollo sostenible. Si no, esto no lo aguantará nadie. No se puede pelear por 20 millones de turistas y luego quejarse de que no eres capaz de depurar el agua que los turistas consumen; no se puede uno quejar de eso, ¿eh?, y luego tener los atascos que tenemos en las carreteras, que tienen que ver no solo con más infraestructuras, sino con un modelo de desarrollo sostenible, con la apuesta por el transporte público y por un crecimiento que sea soportable, que sea sostenible. Las capacidades de carga que ustedes se han cargado.

Lo que han hecho ustedes en la verdadera política, en la política económica, es apostar por más desarrollismo; y por eso han hecho esa ley, para las licencias, para acelerar el cemento, los ladrillos; y por eso han derogado ustedes las directrices generales de ordenación, que hablan de esto, de la sostenibilidad, del saneamiento, de las mares, de los residuos, y esas las han derogado, ¡todas!, se han salvado...

La señora PRESIDENTA: Señor Rodríguez, un minuto más y concluya, por favor.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: ...por lo que sabemos, porque ahí el consejero hizo su presión, y el señor portavoz de Coalición Canaria tenía alguna sensibilidad.

Pero ustedes se han cargado las directrices, la política propia del Gobierno, de este Parlamento, decidida por unanimidad, en relación con el saneamiento, la depuración y la reutilización. Ha desaparecido, habrá que cumplir las leyes europeas y españolas, pero lo que decían las directrices -la 31, la 31.5 y la 85- hoy no está, porque ustedes se lo cargaron frente a la nada, y ahora se quejan, cuando tienen los problemas.

Seguimos apostando por el acuerdo y el consenso, pero no les vamos a tolerar que nos den lecciones quienes son los responsables del fracaso de esta sociedad en este y en otros temas.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Turno ahora, para cerrar esta comparecencia, de la señora consejera, por tiempo de doce minutos.

Señorías, señorías, ruego silencio. Espere, perdone un momento, consejera; disculpe, a ver si soy capaz de que sus señorías escuchen su intervención.

Cuando quiera.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Gracias, señora presidenta.

Voy a empezar. Señor Déniz, no voy a poder contestarle a todo, lo lamento, porque no creo que me dé el tiempo y quiero contestar a todos. En las siguientes comparecencias, como vamos a hablar más de vertidos, y en algunas cosas de depuración y saneamiento, mañana el consejero de Agricultura le responderá a lo que queda; pero sí quiero dejar clara una cosa: yo creo que no podemos confundir las analíticas que se hacen desde Sanidad en las playas para comprobar su estado y la calidad de sus aguas con otras cosas; eso se hace con los inspectores de Sanidad, en laboratorios propios, dan lo que dan y, una vez que dan los parámetros que no son los adecuados, se mandan a cerrar las playas desde Sanidad, cuando tienen que ver con esas bacterias que se analizan. Y eso creo que es necesario dejarlo claro para no generar confusión, porque a lo mejor en la explicación se mezclaron cosas que creo que no... Hay que darles la seguridad a los ciudadanos de que sepan que eso es así.

Señora Alemán, yo no sé qué escuchó usted, porque yo en ningún momento he dicho que no venga aquí a hablar; dije todo lo contrario, que hablo de lo que ustedes me pidan, sea lo que sea. El día de la comparecencia parlamentaria, le respondí a preguntas de las que usted hizo. Es más, le dije: "anoto las más importantes". Porque 26 no pude anotar. Si usted me las pasa, se las respondemos; pero le respondí a las preguntas que consideré más relevantes en aquel momento. Igual me equivoqué en considerar algunas relevantes.

Yo sí quiero decir, y lo digo en general para todos, que nunca me atrevería a decir que los técnicos son unos lumbreras: los técnicos y los científicos son lo que son, podremos estar de acuerdo con lo que dicen o podremos que no; se podrán equivocar, como nos equivocamos los que somos de la rama jurídica, los que se equivocan que son matemáticos... Pero lo cierto es que toda la comunidad científica, y hemos contrastado, señor Rodríguez, concluye -en su inmensa mayoría- que esto es lo que es; que nace, es un fenómeno natural que nace del cambio climático, y ya lo he explicado ampliamente en comisión parlamentaria, y al principio de esta comparecencia también se ha dicho.

Por lo tanto, aprovecho también para dar las gracias a los técnicos, a los profesores universitarios, a los científicos que han colaborado durante todo este proceso con el rigor que se les exigía. Y, siempre, desde este Gobierno, hemos dado la información con rigor técnico y científico. Nunca hemos dado opiniones personales, porque no estamos para opinar personalmente sobre este fenómeno que se trata; lo hacemos con el rigor científico y técnico que siempre hemos buscado.

Sobre las demás cuestiones, muchas se las contesté, como le decía, en la comparecencia; y, a lo que decía ahora, creo que he contestado el jueves; no voy a alargarme mucho más, porque quiero contestarle a todo lo demás. Pero no tengo problema: podré venir aquí las veces que usted quiera a hablar de microalgas, a seguir hablando de los estudios que estamos haciendo, a seguir hablando de los futuros, a seguir hablando de las conclusiones futuras las veces que ustedes quieran, como no podía ser de otra manera.

Decía el portavoz, en este caso, del Partido Popular, que fomentamos el alarmismo. Decía en la comisión parlamentaria el otro día que, posiblemente, podíamos haber dado más información; la misma, pero haberlo hecho más, y lo dije: no pueden ustedes venir a decir aquí que yo no hice autocrítica. La hice en la comisión parlamentaria y la hice en una respuesta del señor Rodríguez, y dije que posiblemente podíamos haber informado más, se podría haber dado más información, pero siempre hubiera sido la misma, la que nos dan los técnicos y los científicos. No la que a nosotros, desde nuestra opinión personal, hubiéramos dado o nos hubiera gustado dar. La que es. No es otra.

Ustedes mismos ya, que vienen aquí ahora a decir que nunca han dudado... Bueno, algunos han dudado, y hoy ya reconocen que no hay duda. Por lo tanto, también entienden que esto es lo que es: un fenómeno natural que se produce por lo que se produce, que se origina por el cambio climático y que hay que seguir investigando, porque eso lo hemos dicho nosotros y lo dije yo en comparecencia parlamentaria, que seguiríamos investigando, que esto no se va a quedar, como pasó en el 2004 y en el 2011, que quienes estaban... -porque parece que todos los males son de los que estamos ahora-. En el 2004 y 2011, se decidió no seguir investigando, y se paró. Los científicos y los técnicos pedían medios técnicos y económicos para continuar, y no pudieron. Y eso es lo que vamos hacer ahora con un plan de trabajo serio y riguroso, por mucho que ustedes se empeñen en decir que no.

Hablaba usted de alarmismo. Pues, el alarmismo no lo creó este Gobierno; dimos siempre la misma información. Lo dije en comparecencia parlamentaria y se lo digo a usted; lo ha dicho aquí alguno: a lo mejor, el alarmismo lo crean los que dicen que hay que informarse en otro sitio; alarmismo, a lo mejor, crean los que dicen que, a pesar de toda la información, sin avalarse en nada, hacen comentarios fáciles para buscar portadas de periódicos; a lo mejor, el alarmismo es ese, pero no la información que ha dado este Gobierno. Y, si en algún momento ha habido información que se ha interpretado mal, se ha explicado; y la han explicado quienes la han hecho, que es lo que hizo el señor Soler.

Y no voy a consumir más tiempo en esto.

Quiero terminar diciéndole al señor Rodríguez que, muy posiblemente, considero que es una falta de respeto lo que usted ha dirigido a mí, a la viceconsejera de Medio Ambiente y a la directora general. (Aplausos de los señores diputados). Decir que esto es "un echadero" es..., perdón, discúlpeme, estoy hablando yo (en respuesta a los gestos del señor Rodríguez Rodríguez). Decir que esto es un echadero es una falta de respeto también para usted, que fue presidente de esta comunidad autónoma; y decir que esto es un echadero es una falta de respeto para todos los que se sientan aquí. Pero, ¿sabe lo peor de esto, señor Rodríguez?, que venimos de una comparecencia anterior, del consejero de Presidencia, que hablaba de igualdad; fundamentalmente, de igualdad. Y estoy segura de que si eso que usted acaba de decir, en lugar de dirigírmelo... Por las palabras que precedían, se lo tenía usted que haber dirigido al señor Pitti, pero, desgraciadamente, me lleva a la conclusión de que usted lo hace conmigo porque soy una mujer, y no se lo dirige al señor Pitti. Y, de verdad, señor Rodríguez, que siempre lo he tratado con respeto. Y me da igual lo que piense usted: eso se lo tenía que haber dicho a él, que fue el que se dirigió a usted, no a mí. Y es una falta de respeto a la viceconsejera y a la directora general, que no están aquí para defenderse. Yo sí, y le digo aquí y en cualquier momento que considero que es una falta de respeto y ha sido machista.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora consejera.

Señorías, hemos transcurrido el tiempo que nos damos.

Se levanta la sesión, se suspende y se reanuda mañana.

Hasta mañana a las nueve de la mañana.

(Se suspende la sesión a las veinte horas y veintisiete minutos).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1259 Sobre -Gobierno-, sobre la proliferación masiva de microalgas y posibles consecuencias para la salud pública y el medio ambiente marino.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico