Diario de Sesiones 86/2017, de fecha 13/9/2017 - Punto 1

9L/C-1211 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD-, A PETICIÓN PROPIA, SOBRE CENSO DE VERTIDOS DE TIERRA A MAR.

La señora PRESIDENTA: Y lo hacemos con la comparecencia que ayer dejamos y que vamos a comenzar, que sería la 1211, a petición del Gobierno, sobre el censo de vertidos de tierra a mar.

Para la defensa de la misma, tiene la palabra el Gobierno.

Consejera.

(La señora consejera hace uso de los medios audiovisuales).

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Buenos días, señorías.

Como saben, pedí esta comparecencia, a petición propia, para dar cuenta del avance del censo de vertidos al mar -el tercer censo que hacemos en la comunidad autónoma- que tiene fecha reciente. Los últimos datos los hemos recibido a lo largo de la mañana de ayer, por lo tanto, totalmente actualizado. Pero antes de comenzar a dar datos del censo, me gustaría hacer una pequeña introducción sobre los vertidos al mar, que creo que es necesaria para poder centrar el debate. De manera breve.

Saben que desde el año 91 Europa establece normativa en ese sentido y España desde el año 95.

El tratamiento al que deben someterse las aguas residuales depende de varios aspectos, entre ellos, del destino final del vertido. Y los distintos tratamientos dependen de varios factores: el tamaño de la aglomeración urbana, el medio al que se efectúa el vertido -que pueden ser aguas dulces, estuarias o costeras- y la mayor o menor sensibilidad del medio, distinguiendo así entre zonas sensibles, zonas normales y menos sensibles.

En Canarias, desde el año 2004, solo se han declarado zonas sensibles el charco de San Ginés, en Lanzarote, la charca de Maspalomas y la bahía interior de la playa de Las Canteras. Por tanto, los tratamientos, también a los que se aludía ayer, de creciente intensidad pueden ser el tratamiento adecuado, el primario, el secundario y el más riguroso.

Quiero recalcar -y esto es muy importante- que en Canarias no se otorga ninguna autorización de vertidos al mar sin que se exija en la misma el correspondiente tratamiento de depuración. De ahí la importancia de que todos los ayuntamientos, cabildos y entidades nos soliciten las autorizaciones, y de ahí la importancia también de que anualmente presenten sus planes de vigilancia y control.

Creo que también es importante hacer una pequeña reseña en cuanto al marco competencial. En este caso, las competencias son de todas las administraciones y las tenemos todas compartidas:

En cuanto a la depuración de aguas, las obras de depuración y saneamiento de aguas corresponden a los ayuntamientos. Corresponde a esta consejería, a través de la Viceconsejería de Medio Ambiente, otorgar las autorizaciones de vertidos al mar -solo al mar- del resto de destinos que veíamos. En el caso del dominio público hidráulico, a los cabildos insulares, y en el caso de Canarias, que son la mayoría de los casos, necesitamos de las concesiones de ocupación de dominio público marítimo-terrestre para los desagües y las conducciones -en este caso, los emisarios- que dependen del Ministerio de Medio Ambiente.

En cuanto a las infracciones y sanciones, compete a la Agencia Canaria del Medio hacer la incoación, instrucción y resolución de todos aquellos vertidos no legales; pero también la función de inspección de aquellos que, desde la Viceconsejería de Medio Ambiente, se considera que pueden infringir la normativa y se les requiere para que así actúe la agencia.

Con datos del censo actual, en Canarias tenemos 109 autorizaciones de vertidos al mar, según los datos, como decía, de este avance del censo. Es importante dejar claro que el censo es un documento vivo, que cambia cada día en función de las autorizaciones que nos van entrando y de los expedientes que vamos resolviendo. A fecha de ayer, día 12 de septiembre, en la viceconsejería, además, se estaban tramitando 90 expedientes de autorizaciones -podrán ir viendo en la pantalla los datos por islas y además las autorizaciones que tenemos-. De esas autorizaciones, en 14 las solicitudes están presentadas y estamos estudiando la documentación; 44 están pendientes de requerimientos que se han hecho a los solicitantes, sean cabildos, ayuntamientos o cualquier otra entidad; 30 están pendientes de la preceptiva ocupación de dominio público marítimo-terrestre ante el ministerio; y 2 en fase de información pública.

En enero de este año, precisamente, para intentar desbloquear algunos aspectos, entre ellos los documentos de concesión de dominio público marítimo-terrestre, manteníamos en la Dirección General de Costas en Madrid una reunión en la que, además, planteábamos los expedientes por niveles de prioridad: 16 se consideraban de prioridad alta, 7 de prioridad media y 8 de prioridad baja.

Tenemos expedientes pendientes de concesión de ocupación de dominio público terrestre, documento que es preceptivo para poder otorgar las autorizaciones, desde el año 2010. Uno del 2010, uno del 2011, uno del 2012, siete del 2015, siete del 2016 y seis de 2017 pendientes de los pliegos de condiciones que tiene que otorgar el ministerio. Entre 2016 y 2017 hemos otorgado 16 autorizaciones de vertidos al mar.

Hay que decir también que del censo extraemos que el 46,48 % de lo que se vierte al mar de forma autorizada corresponde a aguas residuales urbanas que no están mezcladas con otras tipologías de efluentes. Dieciocho autorizaciones corresponden a aglomeraciones urbanas de menos de 10 000 habitantes-equivalentes -esa proporción que no corresponde exactamente a 10 000 habitantes, pero que se hace en función de las estadísticas que se plantean en la normativa- y diecisiete autorizaciones corresponden a aglomeraciones de más de 10 000 habitantes.

Todos los vertidos autorizados están obligados anualmente a presentar un programa de vigilancia y control ante la Viceconsejería de Medio Ambiente. El programa es fundamental, porque en él tenemos los datos actualizados de si los tratamientos y demás condiciones que se establecen en las autorizaciones se cumplen. Hasta ahora, en los últimos años, el nivel de cumplimiento de los titulares de las autorizaciones está en torno al 70 % y 80 % en cuanto a la presentación de los programas de vigilancia y control. Una vez que sucede eso, desde la consejería se pueden plantear distintos pasos: la extinción de la autorización si no atiende los requerimientos y no lo presentan, la revisión de oficio, plantear actuaciones para el cumplimiento de las mismas..., y todos los resultados pasan a la Agencia de Protección.

En cuanto al censo, me habrán oído decir en alguna ocasión que es el documento fundamental para poder conocer la fotografía real de los vertidos al mar. Hasta ahora, hemos tenido tres: uno que se inició en 1998 y finalizó en 2003, el segundo que se inició en 2006 y finalizó en 2009 y este tercer censo, cuyo avance presentamos, que iniciamos el año pasado. Del censo extraemos conclusiones como que la conducción mayoritaria se produce con desagües frente a un porcentaje menos elevado de emisarios submarinos. Muchos de los vertidos, además, no son habituales, sino que se producen únicamente en situación de excedencia o emergencia, como es el caso de los aliviaderos en caso de emergencia por lluvias.

Entrando en detalle en cuanto a datos concretos del censo, podrán ver en la pantalla que, del censo de 2017, tenemos 355 vertidos censados, de los que autorizados hay 109 y no autorizados 246. Si los datos los vemos por islas, Gran Canaria tiene 109, de los que 77 no están autorizados; Tenerife 146, 89 no autorizados; Lanzarote 33, 27 no autorizados; Fuerteventura 35, 27 no autorizados; La Palma 17, 14 no autorizados; La Gomera 9, 6 no autorizados; y El Hierro 6 no autorizados del total. En el caso de El Hierro quiero hacer una mención especial y es que ninguno de esos vertidos se refiere a aguas residuales, se refiere en algún caso a piscinas o a aguas de regadío, por ejemplo.

De los no autorizados, esos 246 a los que hacía referencia, algunos no tienen autorización, pero tampoco están en trámite, 163, 12 tienen la autorización ya no en vigor y 71 están en trámites. La cifra de los que se encuentran ahora mismo en trámite ha aumentado del año pasado a este año precisamente por la elaboración, la asistencia técnica que ha hecho el censo, que, además, se les pedía que fueran informando de los trámites que había que realizar para poder solicitar las autorizaciones. Hemos experimentado un incremento en cuanto a solicitudes de autorización de vertidos al mar del año pasado a este año.

Grosso modo, estos son los datos, que se pueden ampliar y que, en cuanto tengamos el censo definitivo, que lo tendremos en breve, se hará público, igual que los otros, se colgará en la página IDECanarias y, además, se permitirá verlo en la web de la consejería.

Pero los datos son los que son, señorías, y lo he dicho y lo vuelvo a repetir hoy: sobre vertidos al mar estamos trabajando en la consejería desde hace tiempo, ya hemos conseguido, con algunos ayuntamientos que así han querido trabajar, que podamos establecer no solo planes de etapa sino tramitar autorizaciones. Pero la responsabilidad de esto es de todas las administraciones, necesitamos también la colaboración de todas las administraciones. Hay que simplificar el procedimiento para otorgar las autorizaciones, en eso estamos trabajando. Empezamos en enero de este año y en junio hicimos una encomienda al ITC para poder simplificar ese procedimiento en lo que corresponde a la normativa canaria, puesto que se regula por una orden ministerial del año 93. Digo en lo que corresponde a la normativa canaria porque el trámite de las concesiones de dominio público marítimo-terrestre, como saben, depende del Ministerio de Medio Ambiente. Pero, además, hay que desbloquear procedimientos en materia de depuradoras y de saneamiento, creo que eso también es fundamental y, además, dará cuenta en la siguiente comparecencia sobre este asunto el consejero de Agricultura, posteriormente.

Eso lo podemos hacer aquellas que tienen problemas desde el punto de vista territorial, y en esto tiene que haber un compromiso de todas las administraciones, desbloqueando planeamiento. Para eso podemos contar con las modificaciones menores y con los proyectos de interés insular que regula la Ley del Suelo y debemos utilizarlos para poder sacar infraestructuras de depuración y de saneamiento.

Y en cuanto a los fondos, saben que el Fdcan tiene más de 300 millones de euros que ayuntamientos y cabildos han solicitado para obras de saneamiento, depuración y obras hidráulicas, pero también el Gobierno está dispuesto a que, si los cabildos y los ayuntamientos así lo quieren, podamos modificar ese fondo y que puedan invertir más dinero del fondo para saneamiento y depuración, porque la única manera de conseguir que los vertidos al mar lleguen sin contaminar es tener más obras de depuración y más saneamiento.

El convenio que el consejero de Agricultura está negociando con el Ministerio de Agricultura -que ayer hubo una nueva reunión, se negocia desde el 2015- ya cuenta con los datos del censo actualizado, y los presupuestos generales del Estado incorporan más de 10 millones de euros para este asunto.

Y, para concluir esta primera parte, quiero decir que también el Gobierno de Canarias lleva a cabo obras de...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, consejera.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): El Gobierno de Canarias realiza obras en depuradoras, a través de la Consejería de Agricultura, en Valle de Guerra, en Tamaraceite, en Adeje y en Arona y, a través de esta consejería, en La Graciosa.

Es fundamental que haya un compromiso de todos si de verdad queremos poner solución a este problema, pero también es importante dejar claro que las soluciones no se ponen a partir de ahora, se llevan poniendo hace tiempo. Pero ahora tienen que ser con el compromiso de todas las administraciones, todos de la mano, cada uno cumpliendo con la parte de las funciones que le corresponden, todos buscando fondos para que esto salga adelante y todos desbloqueando trámites, en la parte que les corresponda, para poder conseguir que de verdad sea una realidad que lo que se vierta al mar no esté contaminado.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora consejera.

Turno ahora de los grupos. Comenzamos por el Grupo Mixto, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta. Buenos días, señorías. Buenos días, señora consejera.

Desde el año 2008 no teníamos un censo actualizado sobre los vertidos desde tierra al mar en Canarias, por lo tanto, le agradecemos que haya venido usted hoy aquí a informarnos sobre cómo se encuentra actualmente ese estudio, sobre el censo de los vertidos desde tierra al mar.

Analizando los datos actuales, desde la Agrupación Socialista Gomera queremos resaltar la necesidad de conseguir una mejor calidad de las aguas en Canarias y para eso es necesario tratar las aguas que vertemos para limitar los efectos contaminantes de estas aguas tanto en la protección del medioambiente como en la salud de todos los canarios.

El estudio del 2008 ya demostraba el grave problema que sufríamos en Canarias: el 74 % de los vertidos al mar censados en Canarias carecía de autorización. Sobre la naturaleza de los vertidos se concluye que son mayoritarios los de carácter residual urbano. Además, el gran problema es que muchos de ellos son vertidos que no tienen ningún tipo de tratamiento previo a la llegada al mar, lo que hace que sean más nocivos para nuestro entorno. Actualizar este censo y el tipo de vertidos que se producen en Canarias es un paso previo para solucionar el problema, pero es el paso más fácil, queda lo más complicado, que es la solución.

Como usted ha dicho en la anterior comparecencia del día de ayer, coincido plenamente en que debemos aportar entre todos los grupos políticos y, además, entre todas las administraciones, ya que todas tienen un papel fundamental en los trámites de aguas residuales. Desde el Estado, mediante el convenio en materia de aguas, el Ejecutivo canario, tanto desde su consejería como desde la consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas, y, por supuesto, los ayuntamientos, los responsables de realizar los tratamientos del agua. Y está ahí a veces el problema: los ayuntamientos deberían haber resuelto el problema de los vertidos al mar, pero la realidad es que muchos municipios no tienen los medios económicos para afrontar estas infraestructuras. Por lo tanto, la colaboración institucional es indispensable para ayudar a los ayuntamientos en esta materia.

No hace falta buscar evidencias ni pedir ningún informe para estar seguro de que tantos vertidos incontrolados afectan a nuestro medioambiente, además de contribuir a empeorar la calidad del agua de nuestras zonas de baño. Casos, por ejemplo, de bacteria E. coli este verano en Tenerife tanto en la playa de El Médano como en la playa de Las Teresitas son una muestra de la conexión entre una mala depuración o un tratamiento deficiente y el amplio número de vertidos que se producen. Si luego, además, tenemos el problema de las microalgas y se confunden por falta de información... Que no decimos que el Gobierno no tenga la información, lo que sí creemos es que no se ha dado correctamente y eso ha creado tanto en la opinión pública como en algunos medios de comunicación el problema que hemos vivido durante estos días y durante todo el verano.

Señorías, este es un problema que llevamos padeciendo desde hace muchísimos años en Canarias y que, puntalmente, nos alarmamos cuando ocurren episodios como los ocurridos, como ya dije, este verano, auspiciados también por el clima y otros factores como la presencia de polvo en suspensión y unas elevadas temperaturas.

Otro de los grandes problemas es el mantenimiento de las instalaciones que depuran el agua actualmente, al igual que los emisarios que existen a día de hoy. Porque, si bien faltan muchas infraestructuras, no debemos olvidarnos de mantener las que están en funcionamiento: una avería o una rotura pueden producir un vertido incontrolado. Tan importante es un censo de los vertidos al mar y el tipo de vertido como un censo de la situación en la que se encuentran las infraestructuras para la depuración del agua.

Lo cierto es que no depuramos lo que la ley y Europa nos exigen y es ahora, después de tantos años, cuando nos preocupamos de verdad, cuando nos afecta y no podemos acudir a nuestras zonas de baño habitual o cuando la imagen es perniciosa para los millones de turistas que nos visitan. Invirtamos bien, apostemos de manera seria y decidida por nuestro territorio, por nuestras aguas, por nuestras cosas, pongamos al alcance de la ciudadanía canaria unas instalaciones adecuadas al momento actual, pues si a ello le sumamos los dos millones de personas que habitamos en las islas más los quince millones de turistas que llegan a nuestro destino, es más que evidente que hay que adecuar todas nuestras instalaciones al número de personas que generan estos residuos, tanto residentes como visitantes.

Estos vertidos no solo afectan a nuestros mares, sino a los acuíferos, lo que no deja de ser muy grave, ya que la calidad y cantidad de nuestros recursos hídricos corren un serio peligro de contaminarse. No olvidemos que somos islas sin ríos y en las que en muchas de ellas la obtención de agua es una difícil empresa si no fuera por la desalación. Proteger la calidad del agua tiene que ser uno de los ejes fundamentales de nuestra actuación a la hora del tratamiento de los vertidos en Canarias.

Nos parece importante destacar que, según se desprende del informe del 2008, el vertido a través del emisario submarino representa casi un 10 % del total y que, en el caso de La Gomera, solo cuenta con uno y tiene la pertinente autorización. La Gomera es la isla con menor número de vertidos, se ha hecho y se está haciendo un gran esfuerzo para su control. No hemos perdido la perspectiva de que hay que seguir mejorando para solucionar todos los problemas pendientes, incluso hemos destinado fondos del Fdcan para concluir esta tarea. Gracias a fondos como estos y a ayudas que puede dar la comunidad autónoma avanzaremos en resolver el problema de los vertidos.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Turno ahora para el Grupo Nueva Canarias. Señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señora presidenta, señorías, buenos días.

Ayer acabamos la sesión de forma confrontada y la señora presidenta, que tiene habilidades contrastadas, levantó la sesión sin dar oportunidad a aclarar algunas cosas.

Ayer se me hicieron dos acusaciones que no acepto. Una... Bueno, primero, yo tengo por costumbre y por estilo ser claro, contundente, duro, firme, pero nunca me meto con las personas y menos con su condición de género. Nunca. Pero este que les habla, antes, ahora y en el futuro, utilizará esta tribuna para criticar al Gobierno y a sus cargos sean hombres, mujeres o medio pensionistas. Es un derecho y lo vamos a seguir haciendo. Tampoco acepto eso de que sea una falta de respeto hablar de alguien que no esté en esta Cámara, porque, por esa teoría, solo se podrá hablar de nosotros mismos: no podremos hablar de Rajoy porque no está, ni de Montoro, ni del subdelegado del Gobierno, aunque sea para decir cosas que no ha dicho o para mandarle recaditos.

Mire, esto es un Parlamento, no un parvulario, y aquí se discute de política, de los de aquí y de los de Madrid, de los de Bruselas y de los de las corporaciones locales. Aquí se critica, aquí se hacen propuestas, aquí se controla al Gobierno y vamos a seguir hablando del Gobierno, de los doscientos del Gobierno, porque si no la señora presidenta va a tener que subir el techo del edificio y poner una grada ahí y cada vez que tengamos un pleno vienen los doscientos del Gobierno, se sientan ahí para poder hablar de ellos. ¡Solo faltaba!

Y si están tan preocupados con esos perfiles, yo no he escuchado... Mire, en este Parlamento en esta etapa ha habido consideraciones del señor presidente hacia la portavoz de Podemos, a lo largo de esta legislatura, que yo recuerde, al menos en dos ocasiones, con comportamientos y comentarios claramente vejatorios. Y también hacia la señora presidenta del Grupo Parlamentario Socialista, y no he visto a la bancada de Coalición Canaria levantarse ni alterarse. ¡Nada!

Los vertidos: señorías, tenemos un problema y la crisis de las microalgas lo ha puesto más en evidencia. Y eso es producto de que en esta tierra nuestra no hemos hecho las cosas razonablemente bien en esta materia. No hemos invertido suficiente en lo que no se ve, el dimensionamiento de las estructuras de saneamiento, de depuración y de reutilización está por debajo de la demanda, porque no ha sido una prioridad política, porque es más fácil invertir en superficie y más rentable que hacerlo enterrando las infraestructuras. Pero también les digo que no solo es un problema de que ha habido escasas inversiones, sino que la demanda, la demanda, el consumo de agua se ha multiplicado por dos y medio en los últimos veinte años. Hemos aumentado la población más de un 50 % y los visitantes más de un 50 %, y si se consume agua hay que canalizarla, bombearla, sanearla, reutilizarla o verterla al mar, y eso no se ha hecho al ritmo del crecimiento.

Por eso hemos dicho, decimos y mantendremos que es necesario redefinir una estrategia de inversiones en esta materia, una estrategia de inversiones, no solo la actualización de las autorizaciones, que por supuesto, hay que ver cómo captamos recursos ayuntamientos, cabildos, Gobierno de Canarias y Gobierno de España, para destinarlos a un plan que redimensione de forma adecuada las infraestructuras hidráulicas, porque estamos por debajo de las necesidades. Pero, en paralelo, seamos conscientes, no nos autoengañemos: o nosotros contenemos el modelo de crecimiento o esto no hay quien lo pare. Tendremos problemas de atascos en nuestras carreteras, problemas para eliminar los residuos, problemas en el dimensionamiento de puertos y aeropuertos, problemas en la producción energética, problemas en la producción de agua, en la depuración, porque no puede ser, porque esta tierra no lo aguanta todo. Más inversiones, más infraestructuras, pero una apuesta de verdad por la sostenibilidad.

Volvemos, aunque no se lo merezca este Gobierno, a lanzar una propuesta para buscar un espacio de cooperación. Nosotros, modestamente, porque solo tenemos un escaño en las Cortes Generales, entre las enmiendas que presentamos, había dos vinculadas al saneamiento. Una referida a la isla de Lanzarote por cinco millones, porque nuestra gente de allí nos planteó este asunto como un problema, que ahí están, hay cinco millones en la ley de presupuestos para que los ayuntamientos de Lanzarote puedan contribuir a mejorar el saneamiento de esa isla, que lo necesita y no es de las peores. Y un ayuntamiento del sureste, que tenía un problema de saneamiento, captamos ahí otros tres millones. Hay ocho millones de euros para infraestructuras de saneamiento en el presupuesto vigente del año 17 del Estado, porque sabíamos que ahí hay necesidades y demanda.

Estamos dispuestos a cooperar con el Gobierno, con los cabildos y con los ayuntamientos para hacer un plan, no solo un listado de autorizaciones. Mire, la estructura competencial en esta materia está razonablemente clara: el Gobierno autoriza, controla, inspecciona, sanciona y se encarga de los planes de inversión; los cabildos no tienen responsabilidades directas competenciales, cierto es que, a través de los consejos insulares de aguas, bien por convenio o bien por consorcio, han asumido esta responsabilidad. Esta es una responsabilidad esencialmente municipal que en Canarias se ha articulado de forma insularizada, por razones, yo creo, muy sensatas.

Por lo tanto, ayuntamientos, cabildos, Gobierno de Canarias y Gobierno de España nos tenemos que poner de acuerdo no solo en los procedimientos administrativos y de autorización, sino, sobre todo, en un plan y en una ficha financiera. Menos aceras y farolas y más infraestructuras estratégicas: el Fdcan es una parte importante de esa fuente de recursos, lo dijimos aquí en el debate del Fdcan y algunos prefirieron farolas y aceras y no inversiones necesarias, planificadas e ineludibles como esta. Y ahí está un buen ejemplo poquito tiempo después. Estamos a tiempo para reconvertir una parte de ese programa de inversiones a lo que realmente es necesario, inaplazable, entre otras cuestiones...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Por lo tanto, señorías, toca tomar el toro por los cuernos, trabajar de verdad por una solución para este problema.

Insisto, el tema de las microalgas ha facilitado este debate, lo ha puesto más en evidencia. Aprovechemos esta oportunidad para planear infraestructuras, para buscar ficha financiera, para acabar con este problema que compromete no solo el medioambiente, que es estratégico, sino también nuestra principal actividad económica. Y pensemos que no todo se va a resolver con más infraestructura sino con un modelo de desarrollo sostenible, con una capacidad de carga que tiene esta tierra que es limitada, y no hagamos leyes, por un lado, apostando por el desarrollismo y luego nos quejemos de las consecuencias de ese modelo que ustedes mismos han propuesto y que nos lleva al desastre.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Turno ahora para el Grupo Podemos, señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO: Buenos días a todas y a todos.

Es evidente, y hay un consenso amplio en este Parlamento sobre el tema de los vertidos, que tenemos un grave problema en Canarias con este tema. Eso es evidente. Y también reconocemos en esta comparecencia que usted reconozca esos graves problemas y que, además, haya bastante autocrítica por parte del Gobierno con respecto a este tema de lo que se ha hecho, no solo el Gobierno de Canarias, sino la responsabilidad de todos los responsables políticos en cada una de las administraciones públicas que tienen responsabilidad en este tema.

Usted ha informado, y al principio decía claramente algunos aspectos importantes a la hora de discutir este tema de vertidos. Yo querría también decir que la información suministrada, estos datos que usted nos ha dado ahora rápidamente no nos ha dado tiempo de poder verlos con claridad, pero es verdad que también en esa información tienen que incluir la localización, las características técnicas, la procedencia, origen y tratamiento de las aguas. También en las características del medio receptor, usted hablaba de zonas sensibles, hablamos de esos usos, de zonas, también de los espacios naturales protegidos, de los LIC, cómo pueden afectar, y la información fotográfica y la fecha de realización del control.

Yo me querría detener un poco en el control. Lo hablamos ayer un poco fuera, en los pasillos, de este tema, sobre el control que hay sobre los vertidos. Estamos hablando de empresas privadas, que son las que gestionan en la mayoría de los casos estos vertidos y ellas mismas son las que hacen los controles y redactan esos informes, aunque es verdad que van a los consejos insulares, dependientes de los cabildos, y a su vez los cabildos llevan los informes a la Consejería de Medio Ambiente. Pero, evidentemente, hacen falta controles públicos. Ahí tenemos un grave problema: la Apmun, como todos sabemos, igual que el resto de las administraciones, tiene también graves problemas de personal para tener capacidad. Pero esos controles públicos son indispensables para controlar a las empresas que se autogestionan y se autocontrolan. El control no lo puede hacer quien mismo lo gestiona, tiene que haber un control externo y eso es importantísimo.

Dentro de las conclusiones que teníamos, en los datos, hay varios datos que me sorprenden y que quería poner en énfasis aquí. Uno de ellos es respecto a la situación administrativa y al número de vertidos. Con los datos que teníamos del 2008, que son a los que podíamos acceder, teníamos que algo más del 20 % no disponía de la autorización y eran 107. Usted habla ahora de que los que están autorizados son 169, si yo no he cogido mal los datos. Y que, en los datos del 2008 aproximadamente el 74 %, que en este caso eran 378 vertidos, no tenía la autorización correspondiente. Ahora estamos en un 66, según usted, pero nos habla de 246. Esto significa que tenemos una reducción de vertidos, cosa que nos sorprende muchísimo, es decir, de 107 más 378 pasamos a 246 vertidos en total que dice usted que tenemos ahora mismo. Nos gustaría que nos aclarara este dato, porque la verdad es que nos sorprende que se hayan reducido en tan pocos años los vertidos cuando creemos que es al contrario, que se ha incrementado la población en estos últimos años y, además, toda la población flotante, con lo cual tenemos más cantidad de residuos líquidos, en este caso, de vertidos.

Después hay también alguna serie de contrastes con respecto a los censos que había del 2001 a los del 2008, un aumento en origen de vertidos urbanos, no sé si esta tónica se sigue produciendo, una leve disminución de vertidos industriales, no sabemos qué ha sucedido con estos últimos datos, y también un aumento de las salmueras debido a la desalinización de las aguas. Queríamos que nos diera también información sobre estos datos.

Yo no quería meterme en mucho más, hice un análisis también, para coger una isla, el debate que ha habido entre las islas de Gran Canaria y Tenerife, hay varios estudios, los datos están ahí, yo no voy a entrar en ninguna polémica de quién tiene más razón o no. Pero, evidentemente, los datos en el 2005 la Agencia Europea de Medio Ambiente refería cuáles eran precisamente las aguas en zonas urbanas, en este caso, se concentraba en las áreas urbanas, de las que no tenían tratamiento, que incumplían la directiva, y están ahí los datos: Tenerife es la isla con mayor incumplimiento, seguida de Gran Canaria y después estaban La Gomera, Fuerteventura y Lanzarote.

En cualquier caso, sí me gustaría más centrar el debate en algo en lo que entendemos que debemos ir caminando, porque cuando, al final, hablamos de esos sistemas, de cuáles son la naturaleza de los vertidos o los sistemas de vertidos, es importante decir que, por ejemplo, en esa comparativa que hice de una isla, cogí los datos de Lanzarote en concreto, y me sorprendían algunos datos. Y era que sobre todo la mayoría de las emisiones, en el caso en esta isla, con datos de 2008, solamente estaba autorizado el 10 % de los vertidos, que eran 70. Usted creo que habla ahora de que tenemos treinta y algo vertidos, que también se disminuye enormemente en Lanzarote. Me sorprende, pero bueno, los que están (ininteligible) son 70 vertidos, de los cuales un 10 % no estaba autorizado, residuales urbanos son 35, de los que estaban autorizados se correspondía con un 11 %. Y otra cosa que me sorprendía son los emisarios submarinos que, en el caso de Lanzarote, solo suponen un 5 %, de los cuales, además, el 50 % no estaba autorizado. Y digo lo de los emisarios submarinos porque son aquellos que la ley dice que tienen que estar a más de 500 metros del litoral; es decir, lo mínimo que debe estar un emisario para verter hacia el mar son 500 metros, cosa que no sucede en el resto de sistemas de vertido. Con lo cual, quizás sería el que más deberíamos tener en Canarias para que precisamente la contaminación no llegue, no se quede en nuestras playas.

Porque -ahora hablaré de otros temas-, en este caso, hablando con el profesor Cisneros, que es un profesor de contaminación marina, claramente nos indica cuál es la situación de Canarias, cómo se contamina mucho más en Canarias que en el continente, precisamente, porque las corrientes atlánticas forman un anillo entre las islas que no permite que se diluya en las aguas. Con lo cual, esa situación que tenemos, ese anillo alrededor de las islas que mantiene esas concentraciones mayores de los vertidos que se hagan en Canarias, si están incontrolados, si no están autorizados, si pueden tener daños para la salud pública -que es un tema en el que no vamos a entrar, tendremos ocasión de hablar de ese tema en otra ocasión-, evidentemente, es una situación específica en Canarias que tenemos que tener en cuenta a la hora de hacer los vertidos en Canarias.

Y después, por supuesto, centrarnos en otro debate importantísimo, que es nuestro sistema del ciclo integral del agua que tenemos en Canarias. Es absurdo que estemos cogiendo agua de mar para producir agua dulce y que, por otro lado, tengamos agua dulce que estamos vertiendo al mar otra vez. Tenemos que decidir qué sistema de ciclo de agua integral queremos en Canarias, si realmente esa agua no tiene que ir al mar, tenemos que reutilizarla, ser capaces de conseguir un sistema en el cual tengamos una depuración que nos permita reutilizar esa agua. Además, con (ininteligible) locales.

Usted hablaba de todas las administraciones responsables, evidentemente, tiene que haber una mayor coordinación y, por supuesto, no sé en qué momento tendremos que abrir ese debate de dónde tienen que estar las competencias y quiénes tienen que ser los responsables. Porque el problema de esto es que se diluyen las responsabilidades y, al final, estamos en la batalla de prensa que hemos visto estos días, todo el mundo se echa la pelota unos a otros: quién es el responsable y quién es el que tiene más culpa. La culpa, evidentemente, es de todos porque todos tienen una responsabilidad y a quien le corresponde controlar tendrá que velar porque cumpla el que tiene la responsabilidad de la gestión. Por lo tanto, es un problema de todos y un problema en el que todos tienen que implicarse.

Y, como decía, hay...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO: Hay muchas cuestiones que están encima de la mesa, que es ese debate de cómo tenemos que hacer ese ciclo. Y también dos cosas importantes que me gustaría resaltar en estos pocos segundos que nos quedan, que no es solamente el coste medioambiental que vamos a tener en Canarias con el tema de los vertidos -que, por cierto, pagamos todos-, sino también el coste económico, que, además, se nos cobra en la factura del agua la depuración. Por tanto, aquí estamos hablando de cosas mayores, de un presunto fraude que se está haciendo a todos los ciudadanos con este tema.

Y quiero intervenir aquí también con el tema de la ecotasa, algo que nos parece importantísimo. La ecotasa podría servir, precisamente, para que toda esa población que llega a Canarias, ese incremento de turistas que hemos tenido en Canarias, con esa ecotasa colaboren en el aumento de los vertidos que ellos mismos están originando y que es un problema gravísimo para nuestras costas y que también podría ser un problema de salud pública.

Con eso termino, muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Monzón.

Turno ahora para el Grupo Popular, señora Reverón.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ: Gracias, presidenta. Buenos días, señorías. Buenos días, señora consejera.

Lo cierto es que esta comparecencia es a solicitud del grupo de Gobierno, pero por un motivo claro: la nefasta gestión que ha hecho su Gobierno, el Gobierno de Coalición Canaria, en relación con la alarma social generada por ustedes por las famosa cianobacteria Trichodesmium.

Ya se lo dije la semana pasada en la Comisión de Sanidad, que a nadie se le escapa, y a ustedes menos, que nos encontramos ante una de las mayores crisis de gobierno que hemos vivido a lo largo de estos años en nuestra comunidad autónoma. Y, a pesar de que ustedes comparecieron la pasada semana en una comisión ad hoc, no dieron ningún tipo de explicación convincente de qué estaba pasando en nuestras costas, no contestaron a las numerosas cuestiones que le plantearon desde todos los grupos de la Oposición. Durante este último mes, hemos asistido atónitos a su inoperancia e incapacidad para atajar la repercusión del fenómeno de la aparición en nuestras costas del denominado bloom de las cianobacterias y dar las explicaciones convincentes. Una gestión plagada de opacidad, censura y verdades a medias para salvar su ineficacia y que solo ha contribuido a alimentar bulos y rumores que nada han favorecido a la imagen de las islas y mucho menos a tranquilizar a la población.

Durante casi un mes, ustedes hablaron de la aparición de unas microalgas evitando entrar en profundidad de qué se trataba hasta el momento en que se relacionó este suceso con los vertidos al mar. Vertidos que, por cierto, usted ha calificado de ilegales en esta Cámara y que son el objeto de esta comparecencia, señora consejera, lo sé, pero la semana pasada usted se negó a relacionar los vertidos incontrolados con la proliferación de las cianobacterias.

Sí me gustaría decir que usted ayer dijo, si mal no recuerdo, que todos habíamos dicho que las cianobacterias eran consecuencia directa de los vertidos. Mi grupo parlamentario no ha dicho eso y creo que el resto de los grupos de la Oposición tampoco lo han dicho: hemos dicho que hay que estudiar la posible proliferación, que son cosas muy muy diferentes.

Ese comportamiento, señora consejera, autocomplaciente al que nos tiene acostumbrados el Gobierno de Canarias ante estas actuaciones es lo que ha provocado la alerta social que hoy estamos viviendo los canarios usuarios de las zonas de baño y no la Oposición, señora consejera, como ayer nos quiso decir.

Por si esto fuera poco, además, han actuado con una manifiesta irresponsabilidad al no considerar siquiera la posibilidad de estudiar la influencia que ha podido tener la proliferación de las cianobacterias a la aportación de nutrientes extra procedentes de los vertidos incontrolados que contaminan nuestras costas. Pero, mire, ya no puede escapar a esta situación, ¿sabe por qué se lo digo? Porque, a pesar de que usted no ha dado las explicaciones que nosotros le hemos pedido, el propio informe que usted el otro día nos hizo llegar a toda la Oposición, en el resumen ejecutivo, dice lo siguiente: que, en cualquier caso -y me refiero al apartado 8-, recomendamos llevar a cabo experimentos con muestras naturales no solo de la cianobacteria Trichodesmium, sino también incluyendo bacterias y otros organismos del fitoplancton marino que potencialmente pueden formar bloom tóxico. Es necesario conocer el efecto que los vertidos pueden tener sobre las poblaciones planctónicas, es necesario conocer el efecto. Por tanto, no somos nosotros, ya es el propio informe que usted nos ha hecho llegar.

Ya tiene el informe, señora consejera, ¿y usted qué ha hecho? Pues lo que hace siempre: dar la sensación de que siempre mira para hacia otro y, por supuesto, cargar las culpas a otras administraciones públicas. Y por eso creo necesario recordarle cuáles son también sus competencias, porque es muy fácil decir que todos somos responsables de los vertidos al mar. Claro que sí, señora consejera, pero no minimice su responsabilidad.

Por tanto, vertidos que tiene usted la obligación de controlar y erradicar, obligación que hasta ahora usted, como el resto de sus antecesores, de gobierno y de partido, han mirado hacia otro lado.

Hoy el Gobierno ha solicitado esta comparecencia para dar a conocer el estado de los trabajos relativos a la actualización del censo de vertidos desde tierra al mar en Canarias. Le recuerdo que el censo ya lo tenemos, era incompleto, pero lo tenemos desde el año 2008 y no han hecho absolutamente nada y, lo que es peor, no lo habrían hecho de no haberse visto presionados por la presión pública y por los medios de comunicación.

Y le digo esto porque hace más de un año usted reconoció que el 74 % de los vertidos eran no autorizados, ilegales para que todos nos entendamos. Hace más de un año, usted también dijo que había 378 vertidos no autorizados; hoy, si mal no he cogido los datos que usted ha facilitado, dice que estamos hablando de 246. Por tanto, si no ha hecho mal los cálculos, ha habido una reducción en un año de 132 vertidos. Sí me gustaría que nos confirmara esto porque, si es así, creo que nosotros tenemos que felicitar.

Pero, sinceramente, ¿para qué queremos un nuevo censo? Sí, para tener la foto fija, como usted ha dicho, pero ¿para guardarlo en la gaveta igual que ha hecho con el censo del año 2008? Sinceramente, no esperaba que la solución al problema de los vertidos incontrolados en nuestras costas, y del que su Gobierno es conocedor desde hace más de un año, pase por hacer otro censo, se necesita mucho más. Por supuesto que a todos nos preocupa y estamos muy implicados por los riesgos ambientales de la actividad humana, porque tiene complicaciones, claro que sí, el riesgo cero no existe y todos lo sabemos, y puede ser potencialmente contaminante, pero lo que se debe hacer para ser consecuente es adoptar medidas.

Cuando se habla de medioambiente, de contaminación marina y de posibles vertidos, también hay que hablar y no ocultar que esto ya existe en Canarias. Los vertidos al mar son algo más que unas manchas blanquecinas en el litoral, señora consejera, los vertidos al mar, ya sean de aguas residuales o de aguas industriales, cuando no se hacen con el debido control y de la manera correcta, son un foco de contaminación y de destrucción del ecosistema, sobre lo que este Gobierno, su Gobierno, señora consejera, tiene plena competencia y responsabilidad.

Cuando un agua residual llega al mar, lleva el agua, evidente, pero también restos orgánicos, principalmente, con una enorme carga bacteriana. Es cierto que la mayor parte de estas bacterias tardan horas, incluso días, en morir, pero otras no mueren. Y no hay que recordar cómo en los últimos años y, más concretamente, las últimas semanas hemos tenido que cerrar playas al baño por la presencia de unas bacterias patógenas. Estos vertidos también pueden llevar sustancias tóxicas e incluso sustancias peligrosas. Ya sé que no debería ser así, pero esa es la realidad, y ese es el auténtico veneno para el mar.

Los vertidos de aguas residuales constituyen un problema que tiene dos aspectos fundamentales, señora consejera, y usted lo sabe: por un lado, el sanitario y, por el otro lado, el medioambiental. Un informe de las universidades canarias de hace un par de años relativo a la degradación de los fondos marinos advierte de que la afección por vertidos directos de aguas residuales es la fuente de contaminación más importante de nuestras aguas.

Consejera, mi grupo parlamentario hace más de un año que no la responsabilizó por la situación, pero, ¿sabe por qué?, a la espera de que usted hiciera sus deberes. Pero resulta que usted, ante la evidencia de estos vertidos incontrolados al mar, no ha hecho absolutamente nada. Su consejería tiene la obligación de vigilar los vertidos de la tierra al mar y, entre otras tareas, obrar en consecuencia, y hoy nos presenta el estado de los trabajos relativos a la actualización del censo de vertidos... ¿Y?, nos preguntamos nosotros. Llevamos mucho tiempo hablando de la nefasta gestión o de su nula gestión, ¿y cuál ha sido su prioridad? Tenemos claro que esta no lo ha sido. Y le digo esto porque si desde el año 2008, como le he dicho, teníamos conocimiento de un censo de vertidos, ¿por qué no ha hecho nada, a qué está esperando, por qué no ha declarado la urgencia del saneamiento y depuración de las aguas residuales de Canarias? Como comunidad autónoma, usted sabe que estamos incumpliendo con las directivas, a qué está esperando.

Señora consejera, sea responsable en esta legislatura, dé la cara y actúe en consecuencia. Llevamos más de treinta años de gobierno de Coalición Canaria, tiempo suficiente como para que tengan la madurez necesaria para reconocer sus errores. No me extraña que hayan perdido toda su...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señora Reverón. Un minuto más.

La señora REVERÓN GONZÁLEZ: Gracias.

Sí me gustaría terminar diciendo lo siguiente, lo que dijo mi compañero, el señor Gómez, ayer en su intervención. Desde el Grupo Parlamentario Popular le solicitamos: queremos un plan de trabajo para erradicar, de una vez por todas, los vertidos incontrolados y queremos un compromiso claro del Gobierno para que aporte en los próximos presupuestos una ficha financiera suficiente para solventar este problema cuanto antes.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Reverón.

Turno ahora para el Grupo Socialista. Señora Alemán.

La señora ALEMÁN OJEDA: Buenos días, señores y señoras diputados.

Hablando de agua me viene a la mente la frase "le falta un hervor", pero no se la dedico yo a usted, se la dedicó Carlos Alonso a Patricia Hernández y todavía estoy esperando a que alguien de Coalición Canaria le afee el gesto.

Que tenemos una labor importante en materia de depuración de aguas es más que evidente, que es una labor de todos también lo sabemos y es una empresa importante. Debemos, independientemente del censo de vertidos, conocer cuántos están autorizados, cuántos carecen de autorización, en qué parte de la geografía existen, se repiten. Deberíamos saber también cuántos expedientes sancionadores se han incoado por parte de la Apmun y si los sancionados son reiterados o no. Si la sanción surte efecto también deberíamos conocerlo, incluso plantearnos hacer una lista negra pública para que sepa la gente quién contamina.

Sabemos que las infraestructuras están obsoletas y colmatadas. Saneamiento, depuración, reutilización. En el año 2016, por los datos que tenemos, la Apmun abrió un total de veinticuatro expedientes por vertidos al mar. Esto no me lo invento, es una pregunta a que me responde el 5 de mayo del 2017 su consejería, una pregunta registrada a 11 de abril. Veinticuatro expedientes por vertidos al mar creo que son pocos y creo que no coincide con los datos que ha dado usted, así que me gustaría, por favor, que lo aclarase para ver dónde está el error o si obra en nuestro poder. ¿Y no será que el Gobierno de Canarias tiene pocos medios? A lo mejor tendríamos que reforzar ese servicio para la tranquilidad de todas y de todos. Que autorizar los vertidos está bien, pero sería mucho mejor y más interesante reforzar su depuración, su saneamiento y su reutilización. Desde mi humilde opinión, casi es mejor menos autorizaciones y más tratamiento para que las aguas que se vierten al mar estén menos sucias, porque, por lo que yo entiendo, en mi humilde opinión, no siempre la autorización va de la mano del tratamiento de agua.

La apuesta ha de ser conjunta, el mar y nuestro clima, sin duda alguna, nos lo van a agradecer, y nos llevan avisando desde hace tiempo. Aprovechemos los recursos que parece que en este ejercicio van a ser abundantes con respecto a los anteriores y comprometámonos, hagamos posible que las aguas que vertamos al mar sean aguas limpias.

Otro debate, como apuntaba la portavoz del Grupo Parlamentario Podemos, será cuál es el modelo que queremos en Canarias. Ahí seguramente encontraremos un amplio consenso, si no un consenso total. Invirtamos en enterrar tubos que, aunque no se vean, las generaciones venideras nos recordarán por eso, porque lo demás tal vez caiga en el olvido, porque seguramente ni siquiera seamos capaces de disfrutarlo.

Me sobran casi cuatro minutos, pero yo soy de esas personas que entiende que darle vueltas a lo mismo carece de sentido y que el tiempo es oro.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Alemán.

Turno para el Grupo Nacionalista. Señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señora presidenta. Señorías, señora consejera.

Señor Déniz, usted ayer citaba "Santa Cruz, lo ha dicho el concejal". El municipio tiene un plan de etapas y está trabajando con rigor. Los puntos que gestiona el ayuntamiento, todos hacen tratamiento del agua y están autorizados excepto tres, que están en trámite. Alguno lleva años dependiendo de los informes del ministerio. La solución definitiva depende del Estado, que debió contratar hace años la ampliación de la depuradora de Buenos Aires. Ahora, con cinco años de retraso, la licitará por treinta y dos millones y medio de euros gracias a la insistencia del alcalde, porque el Estado no se ha comprometido con Santa Cruz. Esto supondrá la solución de los vertidos desde Anaga hasta Añaza.

Señorías, este Gobierno no se esconde. La consejera comparece, a petición propia, para explicar la realidad de los vertidos tierra-mar en las islas. El Gobierno no ha estado impasible ante los vertidos, hoy conocemos el avance la actualización del censo y el diagnóstico es preocupante. El Gobierno no niega la evidencia, reconoce que tenemos un problema que hay y del que tenemos que ocuparnos.

No reiteraré la importancia del mar para Canarias, su conservación y cuidado es responsabilidad de todos, de todas las administraciones públicas sin excepción; también de los ciudadanos. Su conservación nos obliga a estar juntos. No me oirán hablar de culpables, quiero hablar de responsables, de responsabilidad compartida: ayuntamientos, competentes en la evacuación y el tratamiento de las aguas residuales; cabildos, en los planes hidrológicos insulares y los consejos insulares; Gobierno de Canarias, en las autorizaciones y el control, además de la inspección y la sanción; y el Estado, competente en las infraestructuras de interés general -¡no nos olvidemos del Estado!- y, por tanto, obligado a financiarlas, además de emitir los informes de impacto ambiental y la concesión de la ocupación del dominio público marítimo-terrestre.

Todas las islas están retratadas en el censo. Todos los partidos políticos aquí presentes, sin excepción, gobiernan, cogobiernan o lo han hecho en alguno de los 88 municipios y los cabildos donde es necesario actuar.

Aunque será objeto de una comparecencia posterior, no puedo hablar de vertidos sin sustraerme a mencionar las infraestructuras hidráulicas.

Señor Rodríguez, con frecuencia nos encandila usted con esa tendencia al adanismo, tan en boga en los últimos tiempos. Ese hábito de comenzar una actividad como si nadie la hubiera ejercitado anteriormente. Déjeme decirle que no todo empieza y termina con usted. El primer convenio de infraestructuras hidráulicas con el Estado lo firma, para los años de 1997 a 2004, Antonio Castro, siendo presidente Manuel Hermoso. También de la etapa de Hermoso es el plan director de infraestructuras de Canarias, cuya redacción comenzó en el año 96 y que este Parlamento conoció en abril del 99. Meses después, en julio del 99, usted recogió el testigo y pudo ejecutar en su mandato los convenios y toda la planificación que Hermoso le dejó preparada; como cualquier Gobierno debe hacer: gestionar con diligencia la herencia recibida. Además, tuvo la suerte de tener como vicepresidente a Adán Martín: el mayor, el más incansable y meticuloso planificador que ha tenido esta tierra. Recuerde que fuimos compañeros de viaje, ¿por qué se empeña en apropiarse en exclusiva de los logros colectivos de Coalición Canaria?

Mire, se han hecho muchas cosas bien. Ahora me apuntaba mi compañero Juan Ramón que en el 2011 ya se reutilizaba el 33 % de las aguas con destino a la agricultura o a jardines. Algunos recordarán la Canarias de los pozos negros o de las fosas sépticas, que era lo único posible porque no había alcantarillado al que conectarse. No hace tantos años de eso. Tampoco hace tantos años de cuando la prioridad en algunas islas era poder abrir el grifo y que saliera agua, cuando había que recurrir incluso a traer agua de buques aljibe de la Armada española, y se consiguió y ahora somos punteros en tecnología, en desalación de agua y en producción de agua desalada mediante energía eólica. El consorcio de aguas de Fuerteventura es buen ejemplo de ello, una isla que ha sabido hacer de la necesidad virtud.

Coalición Canaria lideró esa primera modernización de Canarias, que permite que hoy haya más redes de alcantarillado y más líneas de saneamiento y seamos referente en desalación de agua de mar. Pero hay que seguir trabajando.

El segundo convenio de infraestructuras hidráulicas, para el periodo 2008-2012, lo subscribió otro de mis compañeros, Juan Ramón Hernández, bajo la presidencia de Paulino Rivero; a ellos les tocó lidiar con la crisis más dura que hemos conocido. El Estado no cumplió con el convenio, redujo los fondos, algún año hasta los suprimió. Han sido necesarias hasta cinco prórrogas de ese convenio. Las obras se ralentizaron porque hubo que elegir entre la educación y la sanidad y los servicios sociales para los canarios; se priorizó la atención a las personas por encima de las infraestructuras. ¿Habrían hecho ustedes otra cosa? ¿Habrían cerrado una escuela o un hospital? El Gobierno de entonces no lo hizo, mantuvo los servicios públicos esenciales. Es comprensible la necesidad continua que tienen ustedes de reafirmarse como Oposición frente a un Gobierno en minoría parlamentaria y la respetamos, pero nosotros seguiremos tendiendo puentes, porque en este, como en muchos asuntos, es necesario ir de la mano. La solución a los vertidos vendrá con la implicación de todas las administraciones, vendrá con nuevas inversiones y vendrá con unidad.

Señorías, nada solucionamos instalados en la bronca, este no es un asunto trivial, no valen soluciones sencillas para problemas complejos, el espectáculo y la escandalera no resolverán los vertidos.

Miren, me quedo con el ofrecimiento de sus señorías a colaborar. Decía usted que Nueva Canarias negoció enmiendas a los presupuestos generales, también Coalición Canaria lo hizo -el consejero hablará después de eso-, consiguió diez millones de euros adicionales para infraestructuras.

Es obvio que el desarrollo económico, el bienestar social y el ritmo de crecimiento poblacional producen impactos sobre nuestro medio natural, no está usted descubriendo nada. Cualquier desarrollo debe planificarse en un marco...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO: Decía -gracias, presidenta- que cualquier desarrollo debe planificarse en un marco de sostenibilidad. El crecimiento conlleva demandas de viviendas, de infraestructuras, dotaciones y servicios de difícil absorción por unas infraestructuras que se diseñaron hace mucho tiempo. Se consume mucha agua, energía y se genera mayor cantidad de residuos, pero estamos a tiempo, estamos a tiempo de prever esos condicionantes.

Que los cabildos definan los modelos de cada isla, que los ayuntamientos adecúen sus planeamientos y dónde ponemos las infraestructuras, porque esa es otra, nadie quiere los detritus al lado de su casa, habrá que ponerse de acuerdo en eso.

Miren, señorías, insisto, agradecemos el ofrecimiento a la colaboración, demos ejemplo de responsabilidad, de rigor en el trabajo, de colaboración institucional que debe primar desde el diálogo, la implicación y el compromiso de todos con la sostenibilidad y el medio ambiente en las islas.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Beato.

Turno ahora del Gobierno para cerrar esta comparecencia.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Gracias, señora presidenta.

Voy a intentar contestar a algunas cuestiones que nos planteaban.

Decía el señor Ramos Chinea que el porcentaje de aguas residuales con el que trabajamos con este avance del censo del 2017 es del 46,48 % -lo decía al principio de la intervención- de aguas residuales tratadas que llegan al mar. Desde luego, agradezco su oferta de colaboración, yo creo que eso es lo fundamental y lo que llevamos pidiendo ya desde hace días, que en esto nos impliquemos todas las administraciones y todos los partidos políticos, ya no es época de buscar culpables sino de trabajar todos de la mano, de verdad, para llegar a una solución definitiva.

Señor Rodríguez, lo que le tenía que decir se lo dije ayer, yo creo que ya no es momento de opinar nada más al respecto. Lo que ha dicho usted, pues, lo doy por bueno.

No estamos ante un problema de hace dos días, ni de tres días, ni de hace algunos años, como dice usted, estamos ante un problema histórico en Canarias, nunca se ha dado una solución definitiva a los vertidos al mar, por mucho que usted diga que esto es solo de una década. Y el problema, por una parte, es que no están dimensionadas las obras, pero no están dimensionadas desde el origen y, por otra, es que hasta ahora creo..., y recientemente nos hemos dedicado a buscar culpables por todos lados y esto no es lo que va a hacer el Gobierno. El Gobierno ni va a incitar enfados ni va a buscar culpables, lo que ofrece, lo he ofrecido y lo vuelvo a repetir hoy es la voluntad de que haya un acuerdo para poner solución definitiva a esto, y el acuerdo tiene que venir de todas las administraciones.

De su intervención voy a entender que se ofrece a que ese acuerdo sea y a que podamos trabajar todos de la mano en el mismo camino dejando la búsqueda de culpas y los rencores de lado.

Señora Monzón, quiero aclararle un par de datos que daba. La cifra de autorizados de 109. En el censo de 2007, el que conocíamos en 2008, el número de no autorizados era superior porque no se analizaron todos, solo los vertidos al mar, esto es un censo de vertidos al mar. También, en aquel momento, se incluían los vertidos a cauces hidráulicos, a pozos... Eso no se ha analizado en este censo, esto son, exclusivamente, vertidos al mar. Del censo del 2008 no podemos decir que todos los que estaban como no autorizados o autorizados sí fueran de vertidos al mar. Por lo tanto, la cifra de vertidos es de 355: 109 autorizados, 246 no autorizados. Por eso en la comparativa que usted hace le baja, pero porque no se analizan los que no son al mar.

Hablaba de los planes de control y vigilancia. Eso sí quiero explicarlo muy bien, lo intentaba explicar en la primera parte de la comparecencia. Es muy importante -lo decía- que ayuntamientos, cabildos o cualquier otra entidad, sea empresa, que tenga que solicitar una autorización para tener vertidos al mar la solicite. La única garantía que existe de que se está aplicando el tratamiento correcto es que el Gobierno de Canarias otorgue la autorización. Una vez que se otorga la autorización, ahí van todos los aspectos técnicos que tienen que cumplir, el tratamiento que se tiene que aplicar y eso, además, conlleva la obligación de que, anualmente, quien sea titular de esa autorización presente ante la Viceconsejería de Medio Ambiente los planes de control y seguimiento. No vale tener planes de control y seguimiento en una isla determinada, en un cabildo, en un ayuntamiento, en una empresa y guardarlos, los tienen que presentar.

El porcentaje que tenemos de presentados decía que estaba entre el 70 % y el 80 %, y que, a aquellos que no se presentan, desde la Viceconsejería de Medio Ambiente se les requiere para que presenten la documentación y, si no, pues..., si la presentan se estudia, se les corrige lo que haya que corregir para que lo adecúen y los que no van directamente a la Agencia.

Eso es fundamental tenerlo claro, sin que se otorguen las autorizaciones no podemos saber si el tratamiento que se está aplicando es el correcto, si se aplica tratamiento, y sin que presenten los planes de control y seguimiento no podemos hacer esa labor de control y de inspección. Y, además, dentro de la consejería, quienes hacen ese control son los técnicos de la propia viceconsejería. Ejemplos de eso hay, en este caso, hay autorizaciones de vertidos que tienen autorización y un tratamiento adecuado que se les ha planteado y que con los planes de seguimiento y control hemos detectado que no lo están aplicando correctamente. Por lo tanto, quería aclararle simplemente eso.

Después, sobre lo que planteaba del ciclo del agua, el consejero de Agricultura se lo aclarará. Sobre el tema de saneamiento, depuración y sobre el ciclo del agua el consejero de Agricultura en la siguiente intervención le aclarará algunos aspectos más.

Sobre los datos que decía, señora Alemán. Ayer decía que son 56 las que tienen sanción económica, no que haya 56. Hay muchos más expedientes abiertos, 56 con sanción económica, y ayer dábamos los datos de Tenerife porque la comparecencia era para los datos de Tenerife. Hay abiertos muchos más expedientes.

Pero sí, y lo vuelvo a reiterar, no puede decir, porque creo que eso es inducir a un error, no puede decir que nada tiene que ver la autorización con el tratamiento. Sí que tiene que ver, la única garantía que tiene el Gobierno de que el tratamiento que se aplica es el adecuado es teniendo la autorización otorgada, porque en la autorización van los requisitos, el tipo de tratamiento, las fichas técnicas y se exige lo que se tiene que hacer para que lo que se va a verter al mar sea correcto. A partir de ahí, quien tenga la autorización está obligado a presentar un plan de seguimiento y control; si no tienen autorización, podrán hacerlos, pero los podrán hacer para ellos nosotros no tenemos conocimiento.

Por lo tanto, la garantía de que el tratamiento sea el adecuado la tiene que dar la consejería y la tiene que dar a través de esas autorizaciones y de los planes de control y seguimiento. Y eso es importante tenerlo en cuenta para no llevar a confusión de que una cosa no tiene que ver con la otra.

Señora Beato, agradezco que tienda puentes porque es apoyar lo que lleva diciendo el Gobierno desde hace días: creo que en esto nos tenemos que implicar todas las administraciones, todos los partidos políticos y le agradezco su intervención.

Y quiero, simplemente, al final, aclarar unos aspectos de lo que ha dicho la señora Reverón.

Yo no entiendo su intervención, sinceramente lo digo. Creo que en su intervención no ha hecho ninguna aportación en positivo, prácticamente no ha hablado de vertidos al mar. Creo que ha sido una intervención desde una crítica que no puedo entender, achaca usted que no hemos hecho nada desde el 2008: no, no, sí que hemos hecho. Si no hubiéramos hecho, no estaríamos trabajando en simplificar una normativa para dar las autorizaciones que el Estado, desde una orden de 2003, no se ha molestado en modificar y que es muy compleja. Si no hubiéramos hecho, no habría pedido una reunión en Costas para poder desbloquear, entre otros asuntos, los pliegos de condiciones. Es que hay que decir que la mayoría de los vertidos, en Canarias, que van al mar pasan por dominio público marítimo-terrestre, por lo tanto, necesitan de manera preceptiva esa autorización del Ministerio de Medio Ambiente. En esa reunión se les trasladaba una relación de cuáles eran los expedientes que estaban parados, paralizados en el ministerio y, por tanto, suspendida la tramitación de las autorizaciones en Canarias hasta que ese pliego llegue. Y le decía que teníamos, en aquel momento, 31, en enero teníamos 31, ahora nos quedan 30, y dábamos una relación por prioridades. Desde esa fecha hasta aquí, solo nos han entregado un pliego.

Pero, es más, es grave que desde el 2010 tengamos parados en el ministerio un pliego de condiciones, en 2011, otro, en 2012 otro, en 2013 siete, en 2015 siete, en 2016 siete y en 2017 seis. Es grave porque sin esa autorización, sin ese pliego para poder ocupar el dominio público marítimo-terrestre, esta consejería y este Gobierno no pueden dar las autorizaciones de vertidos al mar. Por tanto, no entiendo su intervención. Su intervención -entiendo yo- podía haber sido ofreciendo colaboración para que esto se desbloquee, que ya lo hemos pedido, lo hemos pedido reiteradamente y, además, lo hemos pedido en enero personalmente a la directora general de Costas. Pero, bueno, su intervención va dirigida a criticar.

Y sobre su interpretación del informe quiero decir algo. En la comparecencia de la semana pasada dejábamos claro -porque así lo dicen todos los informes técnicos y científicos con los que contamos y no voy a decir yo quiénes son quienes lo han hecho porque ya los saben ustedes- que nada tiene que ver el origen del fenómeno de las microalgas en Canarias con los vertidos. Y ese mismo informe establece que hay que seguir estudiando. Pero ese apartado, señora, vamos a leerlo como hay que leerlo, concluyen los técnicos y los científicos que no se puede decir que, en este caso, en Canarias, se nutran de eso. Pero de la misma manera que he dicho yo, y lo he dicho en varias ocasiones, que en nuestro plan de trabajo sobre este asunto también está seguir investigando y lo vamos a seguir haciendo; pero no leamos las cosas para confundir. El informe lo tiene usted, lo tienen los medios de comunicación y no se limita a decir que hay que estudiar. Hay medio párrafo y una página completa hablando de ese asunto en el que se dice que no se puede relacionar que se nutran las microalgas de los vertidos y que, por supuesto, hay que seguir estudiando. Pero la manera de leer las cosas y de contarlas también puede general confusión.

Por lo tanto, quiero cerrar agradeciendo a aquellos que han tendido la mano, porque esto es un problema de todos -vuelvo a repetir-, de todas las administraciones y de todos los partidos políticos. Y lamento que haya algunos que no tiendan la mano, no acepten llegar a acuerdos, no acepten llegar a acuerdos. Espero que, de alguna manera, intervengan para que nos desbloqueen los expedientes que tenemos parados en Madrid y que sean veraces en la información que dan, porque creo que para lo que no estamos es para generar confusión sino para dar...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora consejera.

Señorías, antes de continuar, llamo a los portavoces. Si son tan amables.

(Los señores portavoces y el representante del Gobierno atienden el requerimiento de la Presidencia).

(Pausa).

Señorías, si son tan amables y ocupan sus escaños... (Rumores en la sala).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1211 Sobre -Consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad-, sobre censo de vertidos de tierra a mar.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico