Diario de Sesiones 86/2017, de fecha 13/9/2017 - Punto 9

9L/C-1260 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE LA ACTUACIÓN DEL GOBIERNO EN RELACIÓN AL SINIESTRO DEL BUQUE CHESHIRE.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Proseguimos con el orden del día.

Veremos las dos comparecencias que están acumuladas: la comparecencia, de Nueva Canarias, al Gobierno, sobre medidas adoptadas para prevenir el daño ambiental producido por el incendio del barco Cheshire, y también, del Grupo Socialista, sobre la actuación del Gobierno con relación al siniestro del buque Cheshire.

Para la primera intervención, el Grupo de Nueva Canarias, por tiempo de cuatro minutos.

Señor Rodríguez.

(Se reincorpora a su lugar en la Mesa la señora presidenta).

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señora presidenta, señorías.

Este verano, de nuevo, hemos tenido en las aguas cercanas al archipiélago el grave accidente de una embarcación, en este caso, el incendio en una embarcación con 40 000 toneladas de un fertilizante, según los expertos, muy tóxico para la atmósfera y para el mar.

Es evidente que somos una comunidad insular alejada, que estamos rodeados de mar y que por esta zona del mundo pasan miles de barcos todos los años que pueden tener siniestro. Hace dos años, un barco ruso también, un pesquero, en el puerto de La Luz y de Las Palmas, con un incendio grave, fue sacado del puerto y lo llevaron al sur de la isla de Gran Canaria, y después, afortunadamente, de la extracción del combustible se hundió.

Yo lo que planteo son dos cosas. Primero, nuestro Estatuto otorga competencias en esta materia: tenemos competencias de ejecución en salvamento marítimo en el artículo 33.9 y también de desarrollo legislativo y ejecución en la protección del medioambiente, incluidos los vertidos en el ámbito territorial de la comunidad. Hay una sentencia del Tribunal Constitucional -que recomiendo-, del año 98, a instancia de la Generalitat de Cataluña, que plantea que, en esta materia de salvamento marítimo y de lucha contra la contaminación, las comunidades que tienen competencias en ejecución tienen competencias concurrentes con la Administración General del Estado. Y la sentencia es categórica, una sentencia larga e interesantísima, pero que pone en evidencia que las comunidades autónomas pueden actuar también en las aguas territoriales del archipiélago, que son canarias y españolas.

Pero a mí me inquieta lo que hemos vivido este verano. Necesitamos una política, necesitamos unos medios, necesitamos una respuesta. Con ese barco, el dichoso barco incendiado, la primera actuación que hace el Gobierno es anunciar, a través de su presidente, que estaba hundido. Posteriormente, a reclamación de algunas autoridades locales, dice que las competencias del Gobierno de Canarias son cero y que, por lo tanto, nada que hacer ni nada que decir, como si las cosas que pasaran en esta tierra sean de competencia de las Naciones Unidas, sean competencia de la Comisión Europea o del Gobierno español no interesan a las autoridades de esta tierra, al margen de que sea discutible el ámbito competencial.

Y luego, cuando el barco está reconducido, cuando las autoridades de orden estatal parece que han controlado el tema, se activa el Pecmar, que es un plan específico en relación a las contingencias estas de accidentes en la materia.

Yo pregunto: ¿cuántas llamadas, cuántas reuniones con la Administración General del Estado, con el Ministerio de Fomento, con la Delegación del Gobierno? ¿Cuántas reuniones de coordinación? ¿Qué información? Porque el argumento que se dio para activar el Pecmar es que no había información y que los convocaban para que la Capitanía Marítima viniera.

Yo creo que ha sido un episodio más de lo que ha sido este Gobierno estos dos años, pero este verano desde luego se han retratado, ¿no? Vertidos, microalgas, barco incendiado cerca de las costas, Gobierno ausente, Gobierno mal informado; el barco se hundió, el barco estaba a la deriva ardiendo, un Gobierno sin capacidad de reacción. Quiero saber qué hicieron, cuáles fueron las actuaciones, cuáles fueron las coordinaciones, porque, también en este tema, la Administración General del Estado, a través de la Delegación del Gobierno, discrepó públicamente de las posiciones del Gobierno.

En definitiva, el Gobierno, en Belén con los pastores; sé que la culpa es de la Oposición, de la opinión pública y que el incendio lo provocamos nosotros. Todo eso lo sé, pero ¿qué hicieron ustedes?

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Rodríguez.

Turno ahora para el otro grupo proponente, el Grupo Socialista.

Señora Alemán, cuatro minutos.

La señora ALEMÁN OJEDA: Muchas gracias, señora presidenta.

En relación con el buque Cheshire, sí me atrevería a decir que la gestión ha sido bien diferente a la gestión de las microalgas, la realizada por el Gobierno de Canarias. A nosotros nos resulta curioso que cuando se tienen las competencias se sea incompetente y cuando no se tienen las competencias se quiera ser competente. Resulta al menos paradójico.

Vamos a hablar un poco de fechas en este tiempo que tengo. El carguero comenzó a arder el 12 de agosto, al sur de las islas, por la combustión de una parte de su carga que se extiende a unas cuantas bodegas del buque; 12 de agosto. El carguero se queda a la deriva, al ser evacuada su tripulación, el 14 de agosto. La tripulación es evacuada con dos helicópteros. Este buque, que había salido de un puerto noruego y que pensaba cargar sus tanques de combustible en el puerto de La Luz, comenta el incidente a Capitanía Marítima y Capitanía le deniega la entrada en el puerto, obligando al capitán a seguir navegando hasta situarse a unas sesenta millas de la punta de Maspalomas, que es cuando vemos el barco ardiendo. Y ahí un amplio dispositivo de Salvamento Marítimo, conformado por embarcaciones, por helicópteros, por, incluso, un avión, vigilan al Cheshire. Hasta la posición del Cheshire se acerca la embarcación guardamar Talía y la Menkalinán, así como el buque del grupo Boluda VB La Graciosa. También la salvamar Punta Salinas, con base en Santa Cruz de Tenerife, permanece todo el tiempo junto al buque. No se barajaba la opción de que el buque zozobrase, ni tampoco que emitiese contaminación alguna que pudiese afectar a las costas. Estamos ya a 15 de agosto.

El 26 de agosto el buque ya no echa humo, ha dejado de combustionar, sigue siendo remolcado y se encuentra a unas cincuenta y cuatro millas del sur de Gran Canaria. Y el 30 de agosto, cuando no hay riesgo alguno de vertido, de contaminación, se activa el Plan Específico de Contingencias por Contaminación Marina Accidental, llamado Pecmar.

¿Y no será que el Gobierno de Canarias, enrabietado y molesto por lo que considera un desaire inadmisible del Gobierno central, pone en marcha un instrumento previsto para situaciones que nada tienen que ver con la emergencia del Cheshire, que a esas alturas ya estaba más que resuelta de manera satisfactoria? El 30 de agosto, ese día, las temperaturas de las bodegas apenas alcanzaban los 24 grados centígrados y ya no salían gases ni humo de las bodegas.

¿Por qué el Gobierno de Canarias no ha estado informado de todas las decisiones que las autoridades marítimas han ido tomando para gestionar la emergencia? ¿Y será, digo yo, que la Dirección General de la Marina Mercante y la Capitanía Marítima de Las Palmas tienen orden de informar al ministerio y a la Delegación del Gobierno de España de la marcha del accidente? Se me ocurre...

Cuestiones que espero que resuelva la consejera: ¿por qué razón se activa el Pecmar a los dieciséis días cuando al parecer no había riesgo de contaminación? ¿Qué significa aguas próximas? ¿Dieciséis millas, sesenta millas? Las cuestiones que planteó el señor Rodríguez ya yo las solicité por escrito, pero estaré bien atenta a la respuesta de la consejera.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Alemán.

Turno ahora para el Gobierno, por diez minutos.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Gracias, presidenta.

Bien, señorías, comenzamos por orden cronológico los hechos, creo que es la mejor manera de entender cuál fue la actuación, que la hubo desde el primer momento.

Siendo las catorce y veintiuno del día 14 de agosto de 2017, se recibe en el Cecoes, a través de un mensaje de Salvamento Marítimo, la siguiente información: existencia de un barco mercante con problemas de gobierno al que están enviando dos helicópteros de rescate para evacuar a 23 marineros, en principio, en buen estado, hasta el aeropuerto de Gando, realizarán varios viajes tras repostar. Al parecer, se trata de un desplazamiento de carga. Esa es la información que tenemos ese día.

Tras recibir ese mensaje sobre las catorce y treinta, hago una llamada a la Dirección General de Seguridad y Emergencias para comprobar si teníamos más información, la respuesta es que no y llamo a la delegada del Gobierno, primero, para ponernos a su disposición por si necesitaba colaboración y, en segundo lugar, para pedirle información concreta sobre el estado del barco, el estado del incendio, el tipo de carga y qué planes había con el barco. Tras esa conversación, recibo una llamada del subdelegado del Gobierno en la que me comunica que el barco tiene una carga de fertilizantes, sin concretar nada más, y que en ese momento se disponía, en este caso, la empresa encargada, de hacer las labores de extinción y de establecer el plan que iban a plantear. Establecemos un mecanismo de comunicación dentro del marco del Pecmar en su primera fase, establecemos un mecanismo de comunicación permanente entre la Dirección General de Seguridad y Emergencias y Salvamento Marítimo para recibir información, encargándose de esto el subdirector de Protección Civil, Néstor Padrón, que es técnico de la dirección general.

Durante todos estos días hasta lo que les contaré a partir de ahora, recibimos información sobre la situación del barco, es decir, la ubicación, las millas de distancia, y sobre el incendio. Dada la evolución del incidente y conforme determina el Real Decreto de 2012 del Estado, por el que se crea el sistema nacional de respuesta ante contaminación marina accidental, la gestión, en este caso, se hace tendiendo a criterios competenciales a partir de los dos subsistemas establecidos por la normativa vigente y que determina la cronología en cuanto a la evolución del incidente.

En una primera fase, en esta fase, es la Administración General del Estado la titular de las competencias en la lucha contra la contaminación del mar a través de la Dirección General de Marina Mercante. Y en esta fase es en la que nos encontramos hasta que se produce el acercamiento a las costas ya de aguas territoriales; fase en la que, como decía, establecemos el sistema de comunicación y solicitamos información de la ubicación y del estado del barco, de manera diaria.

En la segunda fase, ya en el subsistema costero, con respecto a la contaminación marina, el sistema nacional de respuesta dispone, entre otros, que los planes territoriales de las comunidades autónomas puedan activarse. En este caso, en el caso de Canarias, contamos con el Plan Específico de Contingencia de Contaminación Marina Accidental para activarlo cuando se produzca un problema cercano al litoral de Canarias, así como en áreas marítimas protegidas.

¿Qué estrategia se planteó? Pues muy bien. En la primera fase de la que hablaba, subsistema marino, esta fase se prolongó desde el día 14 de agosto hasta el día 30. Durante este periodo, en función de la información -lo vuelvo a decir- en la que la competencia, por lo tanto, correspondía a los planes del Estado, la información suministrada, que nos pasaba Salvamento Marítimo, nos permitía saber que el barco se encontraba, se mantenía a entre unas 60 y 100 millones en todo momento al sur-suroeste del archipiélago. Además, se nos comunicaba que la empresa contratada gestionaba la extinción del incendio y garantizaba la seguridad del buque.

El día 27 de agosto se comunica al Cecoes por Salvamento Marítimo, y leo textualmente: Actualmente se encuentra a 48 millas al sureste de Maspalomas, Gran Canaria, y a 42 millas del sur de la Punta de Jandía, Fuerteventura. Y dadas las labores de enfriado efectuadas por los remolcadores, se encuentra prácticamente extinguido el incendio y sin humo sobre su cubierta, obteniéndose permiso de Capitanía Marítima para aproximarse a las 12 millas desde Gran Canaria.

El día 29 se comunica que el buque está a 40 millas del sur de Maspalomas y el día 30 de agosto, según los datos facilitados por Salvamento Marítimo, el buque de referencia se posiciona a 14 millas del sur del Faro de Maspalomas. Es aquí, en este momento, en el que finaliza esta primera fase de seguimiento del incidente y entramos en la segunda fase, subsistema costero.

En esta fase entramos el día 30 de agosto y finaliza el día 5 de septiembre, y viene motivada por la activación del Plan Específico de Contingencia por Contaminación Marina Accidental en Canarias en situación preventiva y de prealerta por accidente marítimo en el mar, sin que se produzca de momento derrame de contaminante.

Si bien hasta ese momento las labores de actuación de los servicios intervinientes se habían desarrollado en aguas internacionales, la proximidad a aguas territoriales -por tanto, aguas canarias- y a zonas protegidas -porque las hay- suponía un nuevo escenario operativo que determinaba la necesidad de actividad de manera preventiva y en prealerta el Pecmar para poder actuar y, si fuese necesario, tomar las medidas de protección necesarias para evitar cualquier daño al litoral y a las zonas protegidas.

En esta situación, como mecanismo de actuación, el Gobierno activa el plan y, como hemos hecho en otros momentos en los que se activa el Pecmar, convoca de urgencia una reunión de coordinación en las salas del Cecoes, tanto en Tenerife como en Las Palmas de Gran Canaria, a la una del mediodía de ese día, con la presencia en este caso de las administraciones públicas implicadas: Cabildo de Gran Canaria, ayuntamientos -en este caso, el de San Bartolomé-, Delegación del Gobierno y otros centros directivos del Gobierno. Se invita también, en este caso, a los organismos oficiales que hasta el momento habían llevado el incidente, que son Salvamento Marítimo y Capitanía Marítima. Reunión a la que no acuden Salvamente Marítimo y Capitanía Marítima.

Entre los acuerdos adoptados en ese comité, se establece, de manera unánime por todos presentes, la necesidad de elevar conjuntamente una solicitud a la Delegación del Gobierno y a Capitanía Marítima, solicitando información con datos concretos ya no solo sobre la ubicación del barco y sobre la extinción del incendio, que es la información que nos pasaban, sino, dada la proximidad a las 12 millas territoriales, sobre datos concretos del estado del barco en ese momentos, si tenía daños estructurales o no los tenía, posibles vertidos de carga, combustible, qué se había hecho, cuál era el plan que habían activado para prevenir que eso se produjera, la situación de la carga, la composición exacta del fertilizante, el estado actual del incendio, los riesgos derivados y una serie de directrices establecidas para que se pudiera prevenir el incidente.

Esa solicitud de información se remite a la Delegación del Gobierno y a Capitanía Marítima, recibiendo el día 31 de agosto un documento con información que no responde a todas las cuestiones planteadas, pero esas respuestas se solventan en la siguiente reunión del comité asesor, que se produce el día 1 de septiembre a las doce treinta, nuevamente, en las dos salas del Cecoes de Santa Cruz de Tenerife y de Las Palmas de Gran Canaria.

En esta reunión participan el presidente del Gobierno, el presidente del cabildo, el subdelegado del Gobierno, la consejera, en este caso, yo, los alcaldes afectados, así como también las autoridades competentes en materia de... Capitanía Marítima y Salvamento. Y en esta reunión es en la que se nos informa sobre aquellas cuestiones que les planteábamos en el documento que se les remitió y que no contestaban en la carta que se nos facilitó. En ese momento, se nos informa de la composición exacta del fertilizante, se nos dice que el incendio había afectado a la totalidad del barco, que el buque llevaba 42 000 toneladas de fertilizante del que se estimaba que se habrían descompuesto entre 20 000 y 22 000, aproximadamente, convirtiendo el resto, entendíamos, en residuos; así como 300 toneladas de combustible.

En cuanto al estado actual del incendio, nos comunican desde Capitanía Marítima que el incendio estaba extinguido, quedando solo hot spots que iban a ser sofocados de manera particularizada, y que las directrices establecidas para su posible traslado a algún puerto de Canarias eran, en ese caso, trasladarlo para hacer reparaciones básicas en el barco y poder seguir su curso al puerto de La Luz. Todo esto en la reunión del comité asesor y que consta en el acta de la misma.

Esta situación se mantiene en dichos términos hasta el día domingo 3 de septiembre, cuando, a las trece horas, información de Salvamento Marítimo nos comunica que el barco abandona aguas canarias y se desplaza hacia el dispositivo de separación de tráfico rumbo hacia la bahía de Cádiz. De esta manera, el día 5 de septiembre a las nueve y quince damos por finalizada la activación del Pecmar de manera preventiva y en fase de prealerta, una vez que queda constatado que el barco se sitúa a 143 millas del norte de Canarias rumbo a la bahía de Cádiz.

Muchas gracias, señorías.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora consejera.

Turno para los grupos, Grupo Mixto.

Tres minutos, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta.

Señora consejera, lo primero es la importancia de cómo se traslada la información a la opinión pública, pues en esta situación se ha generado un grave problema y demostrado que existe una descoordinación entre la Administración General del Estado y el Gobierno de Canarias. Esto ha provocado que se constate que se debe trabajar en la comunicación interna entre ambas administraciones. No se podía decir que el barco había zozobrado sin pruebas porque, de haberse producido el hundimiento, se hubiera generado una alarma social completamente justificada debido al cargamento del buque y al grave desastre ecológico que hubiera podido provocar su naufragio.

Pero ¿quién es el culpable de generar esta incertidumbre y el cruce de afirmaciones contrapuestas? Al final, el problema sigue siendo la competencia en materia de aguas territoriales de nuestro archipiélago. Si fuera el Gobierno de Canarias el competente, sabríamos a quién acudir, pero los medios buscaron esa respuesta a través del presidente del Ejecutivo canario cuando la competente era la delegada del Gobierno en dar una respuesta que no generara más dudas a la ciudadanía.

Por ello, señorías, es crucial que ante cualquier situación que nos atañe tengamos que ser debidamente informados, y así evitaremos que en la población se genere desconcierto, ruido político y desinformación.

En cuanto a la activación preventiva del Plan específico de contingencias por contaminación marina accidental de Canarias a pesar de que no éramos competentes, entendemos que aunque no hubo riesgo inminente de peligro de hundimiento del carguero ni de derrame de mercancía, según obra en los informes de Capitanía Marítima, se activó precisamente para salvaguardar cualquier problema que pudiera derivarse de la situación del carguero y el consecuente peligro para nuestro medioambiente.

Cuando ocurrió el incidente, el buque se encontraba en aguas internacionales al estar a más de 12 millas y, por tanto, la competencia era del Estado y correspondía a Capitanía Marítima y a Salvamento Marítimo tomar las medidas que consideraran oportunas.

Señora consejera, desde la Agrupación Socialista Gomera les pedimos que hagan un análisis de la situación y dialoguen con el Estado para no solo tener a tiempo toda la información, sino también para actuar conjuntamente en caso de que exista un riesgo para nuestras costas en el futuro.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Turno ahora para el Grupo Podemos, señora Monzón.

La señora MONZÓN NAVARRO (Desde su escaño): Buenos días.

Hay un titular que yo creo que define la situación que hemos vivido en Canarias este verano con el granelero Cheshire: que "deambula por el sur de Canarias convertido en una gigantesca bomba flotante". Porque eso es lo que era esta embarcación, una potencial bomba flotante.

La sensación que tenemos es que hemos estado en manos del azar, el cómo se iba a terminar esta crisis o cómo iba a terminar la situación de esta embarcación a la deriva durante muchísimos días, queremos recordar que desde el día 12 de agosto, cuando tenía previsto esta embarcación acceder al puerto de La Luz y de Las Palmas. No accedió, previsiblemente, porque ya se había originado el incendio. Hasta el día 28 de agosto, que es cuando los expertos acceden al interior de la embarcación, no se ha podido evaluar cuál era el potencial peligro de esta embarcación, por tanto, por eso comentaba esa sensación del azar.

Me sorprende muchísimo que hasta el 1 de septiembre no se supiera qué tipo de fertilizante es el que contenía esa embarcación. Es que nos parece gravísimo. Ya se veía en la prensa que el nitrato de amonio, además, en condiciones normales, o sea, cuando se usa como fertilizante agrícola en los suelos, sabemos lo potencialmente tóxico que es, cómo puede contaminar las aguas de nuestros acuíferos, más en una cuestión de un accidente y, cuando hablamos, creíamos que eran 40 000... Estamos hablando de 42 000 toneladas de este fertilizante.

Todo esto nos ayuda a que tengamos que debatir, a que tengamos que reflexionar, a que empezamos a ver debate de exactamente cuáles son las medidas que se toman cuando tenemos tantas embarcaciones circulando muy cerca de las aguas de Canarias. Primero, si el armador tomó todas las medidas necesarias. Sabemos que la compañía y los expertos, la empresa que llevaba precisamente este tema, eran los mismos expertos del Prestige, con lo cual no nos daba tampoco excesiva confianza. El subdelegado del Gobierno decía que no ofrecía ningún peligro, cuando sabíamos que durante todos estos días estuvo, ya digo, sin control y sin saber exactamente qué es lo que pasaba. No solamente Ben Magec, que ya ha aludido los peligros, que podía contaminar este barco, también la Federación Regional de Cofradías de Pescadores ponía en alerta sobre esta situación, porque ya en Chile se produjo un accidente de este tipo y sabíamos las consecuencias que había tenido en esa zona.

Por tanto, nos parece lamentable cómo ha sido la gestión y, de hecho, en encuestas que salen en la prensa también se dice lo lamentable que ha sido la gestión, la coordinación que ha podido haber entre Canarias y el Estado, estas reuniones que usted nos plantea. Nos parece asombroso que hasta el 1 de septiembre no se tuviera la información que se debía tener, como creemos que debería ofrecerse.

No se hizo ninguna zona de exclusión marítima ni aérea de esta embarcación cuando todos los demás barcos deberían saber cuál era la situación exacta para prevenir los peligros. Esto también abre el debate de la zona económica exclusiva de Canarias, de nuestros mares, del limbo administrativo en el que se encuentra Canarias, que ya es hora de que empecemos a hablar de ello.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Monzón.

Turno ahora para el Grupo Popular, señor Estalella.

El señor ESTALELLA LIMIÑANA: Señora presidenta, señorías, buenos días.

Empiezo mi intervención por el final y, a cuenta de lo que dice la señora Monzón, el Partido Popular, no está de acuerdo con esa visión que tiene del siniestro. Nosotros queremos poner de manifiesto la extraordinaria labor de los profesionales de Capitanía Marítima y todos los que participaron en las labores de rescate de la tripulación y de control del barco. Para todos ellos una matrícula de honor cum laude y nuestro agradecimiento.

Desde el punto de vista de la gestión de la Administración General del Estado, nos parece que la actuación fue la adecuada. Tal es así, que el barco navega rumbo a Cádiz sin que hubiese ocurrido nada. Las decisiones que se tomaron fueron las correctas; sería distinto si hubiese habido, efectivamente, un derrame o un hundimiento. El barco no se hundió, y no lo digo yo, es la realidad. El presidente del Gobierno dijo que el barco se había hundido, él sabrá por qué lo dijo: el barco se ha hundido, el barco ha zozobrado. Y resulta que no sale corriendo a reunirse con el Pecmar o con quien sea para ver qué había pasado. No puede, en la celebración de La Candelaria, expresarse en estos términos y seguir en la celebración, ¡pero bueno! Si realmente tenía la certeza o la información de que el barco había zozobrado, no entiendo, con un asunto tan grave, cómo siguió con su vida normal; decir "bueno, pues ya se hundió, ya lo rescataremos, a ver qué pasa con la carga, ¿no?".

No quiero repetirme en el tipo de carga, de dónde venía el barco, la bandera que tenía, pero, desde luego, yo creo que lo que hay que sacar en claro aquí es que, primero, la Administración General del Estado -insisto- actuó estupendamente y conforme a lo que tenía que haber hecho y, en segundo lugar, creo que al Gobierno de Canarias le ha faltado capacidad para ponerse al costado de la Administración General, que es quien tenía la verdadera capacidad de gestionar el asunto, porque es, digamos, la propietaria de los barcos que podían ayudar y los elementos, los instrumentos para ayudar a ese barco a solucionar el siniestro, y ponerse al lado a ayudar y no a enredar con unas noticias falsas y de tal manera que lo que creaban era alarma en la población. Más aun, sobre todo, en esta comunidad en la que vivimos en que el medio marino es tan importante y los canarios siempre hemos estado muy sensibilizados con el medio marino. Y, con respecto al verano este, como lo hemos pasado, pues solo faltaba que se hundiera un barco aquí con no sé cuántos miles de kilos de fertilizante.

No entiendo cuál ha sido la motivación para activar el Pecmar, tarde, cuando ya estaba prácticamente todo solucionado. Más bien era un ejercicio de publicidad o de atención para decirle a la ciudadanía "nosotros también estamos preocupados". Sí, todos estamos preocupados, pero creo que debían plantearse una mejor coordinación con respecto a aquellas instituciones que tienen las verdaderas competencias y capacidad.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Estalella.

Turno ahora para el Grupo Nacionalista. Señor García Ramos.

El señor GARCÍA RAMOS: Gracias, presidenta.

Señor Rodríguez, don Román Rodríguez, usted sabe la admiración que le profeso por su locuacidad, su elocuencia, ¿no? Pero a veces la elocuencia también deriva hacia la logorrea, y aquí no ha faltado ya sino decir que don Fernando Clavijo le pegó fuego a la bodega número 4 del Cheshire, porque estamos creando un clima de apocalipsis.

Está muy bien que hayamos tenido una crisis de microalgas, que nos hayamos dado cuenta todos de los errores que hemos cometido históricamente con los vertidos; pero, estoy de acuerdo con el portavoz del Partido Popular, que, en este caso del Cheshire, desde el 14 de agosto hasta el 3 de septiembre que se soluciona todo, porque el barco se va hacia un puerto peninsular, las actuaciones de las autoridades del Estado y de las autoridades de la comunidad autónoma ha sido de matrícula de honor. Estoy completamente de acuerdo con usted.

Aquí no hay lugar, sinceramente, aquí no hay lugar para la demagogia, ¿no? Ni más alarmismo ni más demagogia. Esto se ha resuelto como se tenía se resolver a través de la legalidad vigente, ¿no?, el Real Decreto 1695/2012, que es el que activa el sistema nacional de respuesta a la contaminación marina accidental, y que tiene dos ámbitos: el ámbito del mar y el ámbito costero. Aquí se ha actuado dentro del ámbito del mar, dentro del plan marítimo, y lo único que sucedió fue que, en un momento determinado, las autoridades marinas, la Capitanía Marítima y Salvamento, tienen una duda de si el barco ha de atracar en un puerto canario, está a 14 millas, y entonces las autoridades de la comunidad autónoma lo único que hacen, en consecuencia, es activar el Pecmar de manera preventiva. Es decir, no sobra ninguna alarma en este sentido, y yo creo que se ha actuado de una manera casi ejemplar, ¿no?

Otra cosa, y nosotros estamos pendientes en cuanto a competencias, es que sabemos que hay una ley, no todo lo hizo mal el señor Zapatero con nosotros, hay una ley, la 44/2010, de aguas canarias, que nos otorgaría competencias dentro de todas estas aguas y a lo mejor nos otorgaría capacidad distinta a la que hoy tenemos. Pero la capacidad que hoy tenemos está en manos de la Capitanía Marítima, de la Marina Mercante, desde el Estado, y de la Capitanía Marítima y de Salvamento, por lo tanto, no más alarmas. No alarmemos más a nuestra población con hechos que no tienen entidad ninguna, sino que han sido un ejemplo de comportamiento de colaboración y de cooperación interadministrativa.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor García.

Turno ahora para el grupo proponente, Nueva Canarias. Por seis minutos.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señorías.

Las microalgas, plaga bíblica; los vertidos, tema histórico; y el barco, perfecta colaboración. Esto que el presidente dijo de que se había hundido el barco, asunto menor.

Si se hunde el barco, tenemos un problema ambiental extraordinario y el presidente, que he escuchado sus declaraciones, casi se alegraba, como que con el hundimiento desaparecía el problema. Expliquen por qué el presidente del Gobierno, no un quinta fila, dice a la opinión pública, frente a un tema de altísimo riesgo, que el barco se hundió y no pide disculpas, no aclara la situación. ¡Normal! La culpa es de los alarmistas, de la inmensa mayoría de la población, de los ciudadanos y sus representantes que alarman. Que el presidente diga que se hundió, no pasa nada, que tiene competencias cero.

Vamos a ver, hay que leerse el Estatuto de Autonomía vigente y el que está en tramitación y hay que leerse la sentencia del Tribunal Constitucional, que dicen lo que dicen. Y parece mentira que un Gobierno nacionalista diga que tiene competencias cero: tiene competencias concurrentes en las aguas territoriales españolas en relación con la contaminación, y llegaron tarde y mal. Tenían que haber llamado al ministro de turno y al Gobierno de España, tenían que haber hecho lo siguiente, fíjese: el presidente del Gobierno llamó al Gobierno de España en el verano, en el mes de agosto, unas cuantas veces, ¿saben para qué? Para parar la moción de censura en Icod de los Vinos, para eso sí llamó unas cuantas veces. Podía haberse sacado un huequito de ese tiempo para preguntar al ministerio cómo estaban las cosas y sentar a ambas administraciones. Para lo de Icod de los Vinos muchas llamadas, y no solo a Rajoy; para eso sí estaba el presidente.

Miren, este es otro botón de muestra más de la inoperancia, de la falta de liderazgo del Gobierno de Canarias, otro ejemplo más. Es que se han retratado este verano con las microalgas, los vertidos y el dichoso barco y, además, no han dicho qué van hacer. Mire usted, por aquí pasan miles de barcos, hace dos años tuvimos otro accidente, que me digan a mí con qué medios cuenta el Pecmar, con qué medios materiales, humanos, en qué ha consistido su despliegue, cuál es su ficha financiera. Mire, yo he hablado ayer con algunas personas vinculadas a este mundo y algunos responsables de ámbito local y no se ha hecho ni un curso de formación. Llegamos a tener un desastre y el Pecmar hasta ahora es un documento bien hecho, pero sin desplegar, sin desarrollar.

En las competencias en salvamento marítimo y en ejecución de materia de contaminación no se ha hecho nada. ¿Para qué pedimos más competencias en el nuevo Estatuto si las que tenemos otorgadas aquí y por las sentencias del Constitucional no las desarrollamos? El Gobierno estuvo en Belén con los pastores frente a esta potencial catástrofe y reaccionó tarde y mal. Y alarma quien no es capaz de liderar a su pueblo, alarma quien no es capaz de decir lo que hay que hacer aunque no fuera de su competencia, porque todo lo que pasa en Canarias, todo lo que le puede pasar a Canarias tiene que ser, necesariamente, de la atención del presidente del Gobierno; aunque sea Naciones Unidas la responsable, aunque sea la Comisión Europea, el Gobierno de España o el país vecino, el presidente del Gobierno tiene que ocuparse de todo, aunque no sea competencia, y trasladar a su gente lo que está ocurriendo. Y lo que trasladó es que el barco se había hundido, luego que tenía competencias cero y, a continuación, tarde y mal, activa el Pecmar y culpa a la Administración General del Estado de falta de información. Está en los periódicos, que es la única fuente que aquí tenemos de información. Tarde y mal, y la Delegación del Gobierno aclara la situación ante los medios de comunicación.

Ha sido otra actuación del nivel de las anteriores, pero, claro, el Gobierno es perfecto, se equivoca la opinión pública, se equivocan los medios de comunicación, se equivoca la Administración General del Estado, se equivocan los partidos de la Oposición y ustedes aciertan, el nivel de acierto es evidente en todo lo que hemos vivido en este verano.

Ya está bien, analicen la situación, digan con qué medios cuentan, ejecuten las competencias que tenemos, estemos a establecer una política en esta materia. Esto se volverá a repetir, pero no porque yo sea un profeta, es que pasan miles de barcos por las aguas próximas al archipiélago y necesitamos una política y no la tenemos, no la tenemos. Hubo unos intentos, en su momento, con relación a la seguridad pública en Canarias, muy interesantes y eso ha pasado a un segundo plano. Los temas de seguridad, señor Ruano, han pasado a un segundo plano, y miro pa' usted porque sé cuál es su opinión, y sus responsabilidades, a lo largo de la historia reciente en esta comunidad en esta materia y ahora no es un asunto relevante, es un asunto menor, y lo hemos vivido este verano de manera evidente.

Yo lo que espero es que se tomen en serio el incidente que hemos vivido para dimensionar los recursos, para desplegar los planes, para ejercer las competencias y para pelear por más autogobierno en esta materia. Pero lo hemos dicho en muchas ocasiones: más autogobierno y mejor gobierno, porque si no nos estamos haciendo un flaco favor. Y un pelín de autocrítica, que explique el presidente por qué dijo, de dónde se sacó que el barco se hundió; es que no lo dijo la Oposición, lo dijo él, de dónde se sacó semejante cuestión. ¿Fue un mal sueño de verano? ¿Vinculado a qué? ¿A las microalgas, a la censura de Icod de los Vinos? Responsabilidad.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Rodríguez.

Turno ahora para el otro grupo proponente, el Grupo Socialista. Señora Alemán.

La señora ALEMÁN OJEDA: Parece ser que el buque no ha sido el único que ha tenido problemas de gobierno este verano.

Seguimos sin entender qué dato fue el definitivo para activar el Pecmar; no había un suceso de contaminación marina que afectase a las aguas del archipiélago.

Señora Barreto, usted no es la ministra del Gobierno de Canarias, es consejera de este Gobierno y, por lo que nos ha explicado, ha estado bastante informada en todo momento. Y ustedes nos afean a la Oposición que hayamos sido alarmistas con el problema de las microalgas, ¿y entonces ustedes? Dijeron que el barco, entre otras cosas, se había hundido y ustedes por lo menos tenían información detallada y puntual en cada momento.

El Pecmar se activa cuando hay una situación de emergencia real, no potencial, cuya importancia, además, requiera el esfuerzo común extraordinario, pero no era así. ¿Cuál era la emergencia? ¿Cuál? La respuesta es ninguna. El Cheshire se encontraba lejos del mar territorial, gestionando el problema que le sobrevino cuando el fertilizante que transportaba en las bodegas entró en un proceso de combustión interna que desprendía unos gases de suficiente toxicidad para la salud humana como para aconsejar, como así se hizo, la evacuación de la dotación del buque a petición del capitán y su razonable alejamiento de la costa mientras se procedía a enfriar el casco.

El armador del granelero cumplió con su deber y contrató una empresa de salvamento perfectamente capaz de resolver el problema, como así ha sido. La administración marítima tomó las decisiones que fueron pertinentes para salvaguardar las vidas de todos, de los que estaban en el barco y de los que mirábamos al barco desde la costa.

En conjunto, y desde el punto de vista del Grupo Parlamentario Socialista, hay que calificar de acertada esta gestión y técnicamente irreprochable. Y el buque se acercó cuando se acercó para facilitar las labores a los salvadores, no alarmen. Y, sinceramente, esperemos que no se activen los planes de emergencia cada vez que se acerque a nuestras costas un buque potencialmente peligroso porque no vamos a dar abasto.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Alemán.

Turno ahora para el Gobierno para el cierre. Por tiempo de siete minutos, consejera.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Gracias, presidenta.

Lo primero que quiero decir, porque creo que por lo menos lo intentado dejar claro en la primera parte de intervención, es que este Gobierno -y lo he dicho en la primera parte de mi intervención- recibió información, pero que lo que considerábamos es que no era la información que teníamos que recibir, faltaba información para saber cómo actuar.

Entre los días en que el barco se encuentra a 60 y 100 millas, la información que recibíamos sobre el estado del incendio y sobre su ubicación, a través de Salvamento Marítimo, del conducto de información que he dicho al principio que establecimos con la delegada del Gobierno, nos permitía saber que se encontraba alejado de aguas canarias. Desde el momento en que Salvamento Marítimo nos informa que el barco se acerca a 14 millas y solicitamos una serie de información que no se nos suministra, nos preocupa la situación igual que nos preocupaba al principio, por lo que actuamos dentro del sistema nacional, en este caso, establecido por el real decreto que decía al principio, pero considerábamos que, de manera preventiva y porque lo permite el Pecmar, señora Alemán, se lo quiero aclarar -sé que usted lo tiene y lo habrá leído porque ha dado cuenta del principio-, pero sabe usted también que ahí el Pecmar deja claro que se puede activar en fase de prealerta y de manera preventiva cuando puede existir un riesgo, a valoración del Gobierno de Canarias, de que se produzca contaminación en el litoral o en zonas protegidas, que es el caso. Y visto que el barco se acerca a 14 millas y no tenemos más información del tipo de fertilizante, porque la información exacta del tipo de fertilizante y sus toneladas se nos da, y el estado en el que se encuentra, el día 1 en la reunión del consejo asesor, es por lo que decidimos activarlo.

Usted dijo al principio, señora Alemán, que le pareció a usted que el incidente estaba solucionado cuando el barco estaba a 14 millas y que la información a quien había que suministrársela era al Estado, y yo le digo desde aquí que este Gobierno se va a negar a considerar que no tenga que recibir información. Este Gobierno tiene que recibir información y hemos actuado coordinadamente, y de lo que nos hemos quejado es de la falta de información. Está muy bien que se informe al Estado, pero cuando pedimos información para poder valorar necesitamos que nos la transmitan y a eso no vamos a renunciar. Igual que no podemos considerar que no había peligro ni riesgo cuando el barco estaba a 14 millas; todo lo contrario: que el barco se acerque a 14 millas, que tenga autorización para entrar en las 12 millas y que no conozcamos, a pesar de preguntarlo, el estado del fertilizante, cuántas toneladas quedaban, si estaba quemado o no estaba quemado, qué tipo de residuo era y el plan para evacuarlo sí nos preocupa.

Sí quiero decir que en todo momento, y lo vuelvo a repetir, este incidente se ha gestionado en dos fases. Una primera fase desde el día 14 de agosto al 30 de agosto, en la que se encontraba en el subsistema marino, tal y como se lo he explicado y establecen el real decreto y además el Pecmar. Y una fase, en la que decidimos activarlo de manera preventiva y en prealerta, que comienza el día 30 de agosto y finaliza el día 5, cuando sabemos que el buque se encuentra a más de 140 millas de Canarias rumbo a Cádiz.

En la reunión, tanto es así, que esa preocupación se constata el día en que, en ese segundo comité asesor, desde Capitanía Marítima se nos suministra información del tipo de fertilizante exacto, sus componentes, así como de la cantidad de toneladas que quedaban como residuo y de la intención de repararlo o de hacerle las reparaciones mínimas en el puerto de La Luz. Y, lo vuelvo a decir, eso consta en el acta de la reunión. Por lo tanto, sí que teníamos motivos, por lo menos, para preocuparnos, como hicimos desde el minuto cero cuando nos enteramos del incidente.

Creo que con asuntos como este, señor Rodríguez, por supuesto, cada uno es libre de hacer política con lo que quiera, pero yo creo que con el sistema de protección civil, seguridad y emergencias, por lo menos..., creo que hay cosas que deben quedar lejos de la política, porque al final generamos inseguridad. Pero, en cualquier caso, le quiero decir que seguiremos actuando y activando este plan, y cualquier otro, cuando consideremos que tenemos que hacerlo por una preocupación para este Gobierno.

Y quiero concluir, también, reconociendo que las labores de extinción fueron correctas, que la actuación de quienes intervinieron fue correcta y que lo único de lo que se ha quejado este Gobierno es de que la información que solicitábamos no se nos daba, la información precisa que necesitábamos.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora consejera.

Hemos finalizado esta comparecencia.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1260 Sobre -Gobierno-, sobre la actuación del Gobierno en relación al siniestro del buque Cheshire.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico