Diario de Sesiones 89/2017, de fecha 10/10/2017
Punto 5

9L/PO/P-1640 PREGUNTA DEL SEÑOR DIPUTADO DON ROMÁN RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO NUEVA CANARIAS (NC), SOBRE LA CRISIS TERRITORIAL Y SUS CONSECUENCIAS, DIRIGIDA AL SEÑOR PRESIDENTE DEL GOBIERNO.

La señora PRESIDENTA: Pasamos entonces, señorías, a la siguiente pregunta: del señor diputado don Román Rodríguez Rodríguez, del Grupo Parlamentario Nueva Canarias, sobre la crisis territorial y sus consecuencias.

Señor Rodríguez, cuando quiera.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señora presidenta, señorías, señor presidente. Ando mal de la afonía.

Decir dos cuestiones.

A todos se nos ha ocurrido esta pregunta expresando la preocupación. Yo creo que la gente consciente, no importa el lugar del Estado donde viva, estamos inquietos y preocupados por los acontecimientos de Cataluña. Algunos veíamos venir esta crisis. Esta crisis tiene orígenes, esta crisis no es casual, esta crisis tiene historia. Pero lo cierto es que en este momento yo diría que grave, de confrontación, de quiebra de las reglas de juego, toca colocar a cada cual en su sitio y la ley está para eso. Y no tenemos dudas de que hay que aplicar la ley, pero no solo la ley, no se puede aplicar solo la ley, porque tenemos problemas, y los problemas en democracia se discuten, se dialogan, se acuerdan, se consultan, ya veremos a quién dependiendo de su naturaleza. De forma que ninguna duda sobre la necesidad de que a quien se sale de la norma, de manera burda, exagerada, fuera de lugar, tomándose la justicia por su mano, no se lo puedes permitir y, por lo tanto, se ha de aplicar la norma, pero no de cualquier manera tampoco sino de manera ponderada. Es decir, el 155 es un cajón de sastre que va desde la disolución de las cámaras a la destitución del Gobierno y yo espero, deseo y estoy casi seguro de que los que tienen que tomar decisiones van a medir las decisiones, van a medir las consecuencias de sus decisiones, porque por ahora esta crisis es reconducible, institucional y legalmente, pero esperemos que no demos el paso de la tragedia, porque si damos el paso de la tragedia la crisis será de otra naturaleza.

De manera que desde Nueva Canarias no tenemos dudas de que caben las reformas. Las hemos reclamado durante décadas. El título VIII tiene que ser reformado en profundidad. El modelo territorial está caduco, no vale, y, por lo tanto, se tiene que reformar a través de los procedimientos establecidos, pero ahora toca restablecer las reglas de juego con moderación, con ponderación, que no nos arrepintamos de los excesos. Toca recuperar lo antes posible la contención, la palabra, el acuerdo y, en definitiva, la decisión...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Señor presidente.

El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Clavijo Batlle) (Desde su escaño): Tres cuestiones, señor Rodríguez. La primera, me gusta más este tono que el que habitualmente usa, con lo cual se lo agradezco y creo que ganamos, ganamos usted y yo con su tono. La segunda cuestión, totalmente de acuerdo. Y el concepto, que es la tercera que usted buscaba, que también estamos de acuerdo, es proporcionalidad. Ese es el concepto jurídico que usted buscaba, proporcionalidad en la actuación, porque si se actúa de manera desproporcionada, lejos de arreglar, se agrava el problema y si nos quedamos cortos con la actuación tampoco se soluciona, y eso solo se puede solucionar, como usted bien ha dicho, con diálogo, con entendimiento, con un espacio de encuentro donde todos podamos participar y donde al final, como se ha dicho aquí al principio de esta sesión de control, pongamos el interés de los ciudadanos por encima del de los partidos políticos o de los tacticismos.

Con lo cual vuelvo a repetir o termino como empecé: es un orgullo, un alivio y un mensaje muy claro y nítido el que transmite esta Cámara hoy a la ciudadanía canaria, pero también a la del Estado español, a toda la ciudadanía, de que aquí hay sosiego, hay cumplimiento de la ley, hay proporcionalidad, preocupación y mucha predisposición para, con la humildad que podamos tener, participar en la solución de este grave problema que hoy sacude a nuestro país.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor presidente.