Diario de Sesiones 90/2017, de fecha 11/10/2017 - Punto 7

9L/PNL-0467 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO PODEMOS, SOBRE LAS MEDIDAS PARA MEJORAR LA PUESTA EN PRÁCTICA DE LA LEY CANARIA DE EDUCACIÓN NO UNIVERSITARIA.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Procedemos, por lo tanto, a ver el 3.6, proposición no de ley, del Grupo Podemos, sobre medidas para mejorar la puesta en práctica de la Ley Canaria de Educación no Universitaria.

Para su defensa, señor Marrero.

El señor MARRERO MORALES: Buenos días.

En primer lugar, saludar a los representantes de los sectores de la comunidad educativa presentes entre las personas invitadas, miembros de la comisión gestora de la ILP, padres y madres, abuelos y abuelas del alumnado, representantes de los servicios, del personal de administración y servicios y del profesorado, de UGT, Comisiones, Sepca, Co.bas, Intersindical Canaria, afiliados del STEC, representantes de escuelas infantiles dependientes de la consejería de bienestar social, representantes del colectivo Freinet y de la Escuela de Verano de Canarias y personas interesadas por la educación. Muchas gracias a todos por mostrar su apoyo a esta PNL.

El 12 de noviembre de 2012, la compañera Alicia Reyes Hernández presentaba en esta Cámara la iniciativa legislativa popular por una ley canaria de educación para mejorar la enseñanza pública, como primer firmante de una comisión gestora de la que yo también formé parte. "Una ley canaria que sea motor y herramienta de progreso económico y bienestar social de la ciudadanía, y debe incluir las partidas presupuestarias necesarias que permitan cumplir con los objetivos trazados", reclamaba la compañera Alicia, entonces presidenta de la APA Galdós y miembro del movimiento Otra Educación Pública es posible.

Más de treinta y seis mil firmas, recogidas después de un amplio debate social, apoyaban esta iniciativa legislativa popular. Aspirábamos entonces a que se dedicara un 7 % del producto interior bruto, y aún lo siguen exigiendo las comunidades educativas en Canarias.

En el diagnóstico de la educación en Canarias, hacíamos referencia a las tasas de abandono y fracaso escolar, la escasa inversión, los recortes en cobertura de bajas del profesorado, una muy escasa oferta pública de 0 a 3 años y la insuficiente oferta en formación profesional, enseñanza de idiomas, bilingüismo o educación de personas adultas. Estábamos a la cola del Estado y de la Unión Europea, tanto en inversión como en resultados.

El Parlamento rebajó nuestras expectativas iniciales pero aprobó, el 8 de julio de 2014, con el apoyo del PSOE, Coalición Canaria y Nueva Canarias, la Ley Canaria de Educación. Y, además, de forma inusual, se comprometió a alcanzar, al menos, un 5 % del producto interior bruto en el año 2022. El compañero de dicha promotora y profesor universitario Pablo Joel Santana Bonilla, una vez aprobada la ley, publicaba un artículo titulado "Una lectura no complaciente de la Ley Canaria de Educación", e indicaba algunas insuficiencias, llegando a preguntarse qué diantres hacen los centros privados en la definición de la educación como "servicio público esencial" en Canarias. Por su parte, Iniciativa en Defensa de la Enseñanza Pública Canaria, a través de la compañera Mary Bolaños, miembro del colectivo Harimaguada, afirmaba entonces que "la Ley Canaria de Educación no afronta adecuadamente los serios problemas y retos que afectan a la educación pública canaria en la actualidad", "consolida y abre cauces para continuar la concertación privada" y, en definitiva, la calificaba entonces de "otra oportunidad perdida".

Como decía recientemente el compañero Bernardino Ruiz en un reciente artículo, mientras entre 2008 y 2013 el PIB canario perdió un 7,1 % del presupuesto de Educación, se perdió entonces un 14 %. Sin embargo, entre 2013 y 2016, el PIB ganó un 7,7 %, mientras en Educación solo "ganó un raquítico 3,0 % (menos de la mitad de la recuperación del PIB), acumulando, por tanto, una pérdida de nada menos que el 11,4 % (casi 200 millones de euros)" (mostrando un documento a la Cámara).

Durante los primeros años de la crisis, se han aplicado en Educación recortes muy severos que luego, en los momentos de recuperación económica, se perpetúan.

A pesar de todas esas críticas que comparto en su totalidad, hoy el Grupo Parlamentario de Podemos presenta esta PNL que tiene como objetivo principal recordar a este Parlamento y al Gobierno canario que las leyes se hacen para cumplirlas, y que la educación pública debiera ser una prioridad en la sociedad canaria. Y esta decisión queremos compartirla con la totalidad de los grupos de esta Cámara, a los que invito a apoyarla.

Tenemos un serio problema con los próximos presupuestos, si se tienen en cuenta los anuncios del Gobierno y las peticiones del Partido Popular de reducir impuestos que siempre benefician a las rentas del capital; y es que, si en 2018 se superan en más de un 7 % las estimaciones de crecimiento del PIB respecto a 2008, con un potencial incremento de los ingresos, lo lógico en una sociedad moderna sería cumplir con las leyes aprobadas en este Parlamento y devolver los recursos a los servicios públicos. En 1937, decía el presidente Roosevelt: "La medida de nuestro progreso no es cuanto podamos añadir a la abundancia de aquellos que tienen mucho, sino de qué manera podemos garantizar lo suficiente para aquellos que tienen poco".

Como se dice en la exposición de motivos de esta PNL, parafraseando la Ley Canaria de Educación, "Canarias demanda un sistema educativo en consonancia con sus singularidades y perfectamente homologable con los sistemas educativos que mejor funcionan"; "un sistema educativo que disponga de una financiación acorde con sus necesidades". La educación constituye un medio de formación, de socialización y de aprendizaje para la vida, incluida la capacitación para el mundo del trabajo. La educación es un derecho de la ciudadanía que debe garantizar los poderes públicos. La educación es un medio de cohesión social y contribuye a mayores cotas de equidad. Sabemos, además, que una sociedad con altos niveles educativos está más capacitada para afrontar nuevos retos y para resolver mejor los problemas.

Cuando se hace referencia a la financiación del sistema educativo en el artículo 72, sobre principios de gestión económica y compromisos de financiación, en su apartado 3, se dice: "El Gobierno de Canarias, con la finalidad de alcanzar los objetivos de la presente ley, incrementará progresivamente los recursos económicos destinados al sistema educativo. A estos efectos, el presupuesto educativo deberá situarse progresivamente dentro de los ocho años siguientes a la entrada en vigor de la presente ley, como mínimo, en el 5 % del producto interior bruto". Esto nos traslada al año 2022 como fecha límite para cumplir este objetivo, y estamos en el ecuador del periodo previsto por la ley.

Considerando, pues, que en los presupuestos para 2017 se ha dedicado a Educación en torno a un 3,51-52 del PIB, considerando que la citada ley fue aprobada por este Parlamento con el más amplio de los consensos posibles y que, por tanto, su cumplimiento no solo es un deber legal, sino también un compromiso político con la sociedad canaria, proponemos en esta PNL que el Parlamento de Canarias acuerde, en primer lugar, instar al Gobierno de Canarias a que incluya en los próximos presupuestos para 2018 un incremento que permita alcanzar el 4 % del PIB; instar al Gobierno de Canarias a que se comprometa, ante la sociedad canaria, en cumplimiento de la Ley Canaria de Educación, a un incremento anual de un 0,25 % del PIB durante el próximo cuatrienio 2019-2022, para situar la inversión de educación en 2022 en un 5 % del PIB. Tendremos que negociar cómo alcanzar esos objetivos en los presupuestos. Nosotros tendemos nuestra mano a esa negociación.

¿Para qué necesitamos urgentemente ese aumento en la inversión? En el último medio siglo, la educación en Canarias ha pasado de ser un privilegio a ser un derecho universal. Sin embargo, el alto grado de subdesarrollo y analfabetismo que sufrió Canarias durante décadas ha ocasionado que el punto de partida de la formación de la población canaria estuviera por debajo de la media del Estado.

El lastre generacional ha influido notablemente en las expectativas de los sectores más débiles de la sociedad. Voy a hacer una mención especial al que yo considero que es el más grave problema que padecen la educación y la sociedad canaria en general: la pobreza y la exclusión social.

Según el informe "Equidad para los niños: el caso de España", presentado por Unicef, más de ciento treinta mil niños en las islas, nada más y nada menos que el 30,9 % de la población infantil en Canarias, se encuentran en riesgo de exclusión social; la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística lo eleva a un 35 %. En estos momentos, les estamos dando clase en los centros educativos a los nietos pobres cuyos padres y abuelas también fueron pobres. "Si tus padres no han completado ninguna etapa educativa, tu probabilidad de sufrir pobreza se duplica", eso afirma el informe de Foessa. El abandono escolar temprano ha bajado en todos los sectores, efectivamente, entre 2008 y 2015. Menos en el 20 % más pobre, que ha subido.

Ante problemas sociales, tenemos que contar con niveles de protección colectivos. La educación es clave para intentar compensar desigualdades, como también la renta básica, a la que vamos a seguir defendiendo hasta conseguirla. En una sociedad democrática laica, la caridad no es la solución para enfrentarnos a las causas y consecuencias de la pobreza: hay que dirigir la mirada hacia la justicia social y la redistribución de la riqueza, y ahí la educación es una excelente colaboradora. Hay que potenciar prioritariamente la oferta pública de plazas de Educación Infantil de 0 a 3 años, aumentar cada año en este próximo quinquenio -del 2018 al 2022- un 20 % de la oferta pública y gratuita de plazas de 0 a 3 años para ir disminuyendo la brecha educativa. Es fundamental la atención a la diversidad desde temprana edad. Si realmente entendemos la educación como un servicio público y no como un negocio o una plataforma de adoctrinamiento, debemos dar prioridad a la creación de centros públicos y a la mejora de los servicios, frente al establecimiento de los conciertos educativos.

El analfabetismo repunta en los barrios más pobres de la crisis, y los recortes. El porcentaje de personas sin estudios supera este año el 17 % en la zona de Los Riscos, más del doble que la media de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. La tasa de analfabetismo en 2009 en La Gomera era del 6,7 %, la mayor de Canarias; y según el Istac, en un 78 % de los hogares canarios no reside ninguna persona con estudios universitarios.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Señor Marrero, un minuto más para que finalice, por favor.

El señor MARRERO MORALES: Si aspira Canarias a lograr resultados similares a los de los países de la OCDE, debería aumentar los presupuestos educativos a niveles equivalentes.

Es preciso garantizar una plantilla de profesorado suficiente, fomentar el trabajo colectivo del profesorado -la enseñanza es un trabajo en equipo, no una carrera individual de méritos-, así como promocionar la participación del alumnado y de las familias en el centro. Es necesario ampliar la oferta de servicios complementarios -transporte, acogida temprana, comedor escolar, bibliotecas escolares-, así como las actividades complementarias y extraescolares en régimen de gratuidad en los centros públicos: que no sean un lujo que solo algunos se pueden permitir.

Quisiera concluir esta intervención con una cita del sociólogo Pablo Gentili: "La educación debe transformarse en una oportunidad para comprender el mundo en que vivimos y ayudarnos a construirlo sobre los principios de la solidaridad, la igualdad y la más radical defensa de los derechos humanos, la paz y la justicia social", y recordarle a este Parlamento y al Gobierno de Canarias que las leyes las hacemos para cumplirlas, así que manos a la obra. (Aplausos desde el palco destinado al público).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Marrero.

Le pido al público asistente que no se manifieste. Gracias.

Turno para el Grupo Mixto. No tiene enmiendas esta proposición no de ley. Señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidente. Buenos días, señorías, de nuevo.

Desde Agrupación Socialista Gomera, nosotros vamos a apoyar esta PNL, puesto que entendemos que la inversión en educación es necesaria en Canarias y que ese esfuerzo en la mejora del sistema educativo en nuestra comunidad autónoma requiere de mayor financiación.

El porcentaje que se solicita en esta parte dispositiva nos parece razonable, dado que, tal y como se expone en la ley, uno de los objetivos es incrementar progresivamente los recursos económicos destinados al sistema educativo, por lo que alcanzar el 4 % del PIB en educación en el 2018 y el incremento anual de un 0,25 del PIB entre el periodo 2019 y 2022 es más que suficiente para alcanzar en el año 2022 el 5 % del PIB, objetivo que se estipula en la propia Ley Canaria de Educación.

Señorías, somos conscientes de que la Consejería de Educación está trabajando intensamente por el avance y la mejora de nuestro sistema educativo; pero, sin financiación adecuada, lejos estaremos de alcanzar los objetivos que nos hemos marcado. Desde la necesaria inversión en infraestructuras educativas pendientes, los nuevos centros, el aumento progresivo de la oferta de plaza pública de 0 a 3 años, el Plan de Reconocimiento Social y Profesional del Profesorado de aquí en adelante, ratios y sistemas de becas, hasta las ayudas al transporte y todos aquellos programas que se están desarrollando y que se van a desarrollar. Todas estas iniciativas requieren, ineludiblemente, incrementar significativamente el presupuesto destinado a educación, para que podamos contar con un modelo educativo con todas las garantías y dar respuesta a las necesidades y las demandas que requiere el sistema, y dotarlo de todas las mejoras que sean necesarias si queremos lograr la excelencia en la educación en Canarias.

El informe del Consejo Escolar de Canarias sobre la planificación del curso escolar 2017-2018 enumera, en sus propuestas de mejora, el que se concreten los datos sobre financiación del sistema -las inversiones, la disponibilidad presupuestaria, el origen de los fondos-, así como las cuantías destinadas a equilibrar la desigualdad en unas islas con otras; acciones estas que podrían ayudar a conocer en mayor medida la política real y efectiva del Ejecutivo canario en materia educativa.

Por tanto, reiteramos nuestro apoyo a esta iniciativa. Porque entendemos que la inversión en educación es una apuesta de futuro y que todo el esfuerzo realizado hasta el momento no puede quedar en vano. Por tanto, debemos establecer, de manera progresiva, que este aumento en educación, en los próximos presupuestos, sea una realidad y desencadene en una mejora permanente de nuestro sistema educativo como un sistema garantista y de calidad.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno del Grupo de Nueva Canarias, señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Muchas gracias, señor presidente.

Un saludo también a todas las personas que nos acompañan y que son parte fundamental de esa ley. Al menos, digamos, si no en la totalidad de lo que allí apareció reflejado, sí en el espíritu que hay detrás de la ley.

Porque es cierto que el resultado final de la misma no se corresponde con aquel trabajo participado, con aquellas más de treinta y cinco mil firmas que llegaron al Parlamento de Canarias y que hicieron posible una ley. Quizás no la más avanzada o la que quisiéramos; pero, en un momento en el que la Lomce era el espacio de referencia, supuso, desde mi punto de vista, un elemento de resistencia, de frenar un modelo educativo que pervertía, que volvía a sistemas absolutamente neoliberales en el ámbito de la educación. Y Canarias, en ese sentido, fue referente.

A Nueva Canarias le tocó el papel, en la pasada legislatura, de defender en solitario, en primera instancia, el que esa ley la tramitara. El Gobierno de Canarias, a pesar de las 35 000 firmas, en primera instancia, no quiso saber nada de esta ley. Y fue fruto de la presión ciudadana, de la presión del conjunto de la comunidad educativa y de algunos que estábamos en este Parlamento, los que propiciamos que finalmente esa ley se tramitara y saliera aprobada. Desde el inicio de esta legislatura, día a día, hemos estado exigiendo el cumplimiento de la ley.

Empiezo por donde terminaba el compañero de Podemos. Las leyes se hacen para cumplirlas y hay un elemento que es absolutamente esencial: la financiación. Claro que hay muchísimos apartados en el ámbito de la educación que requieren formación, que requieren implicación. Pero, sin financiación, la mayoría de los apartados que están establecidos en esa ley nunca se van a poder alcanzar. Lo peor de todo es que ese 5 % del producto interior bruto a alcanzar progresivamente, hasta el 2022, lo que hemos tenido es que, presupuesto tras presupuesto, lo que yo he denominado, hemos ido perdiendo, hemos ido gastando balas para acercarnos al verdadero objetivo, porque no solamente hemos ido en un proceso de convergencia hacia el 5, sino todo lo contrario: nos encontramos en una situación peor. Es cierto que con la incorporación de esos cincuenta coma cinco millones y medio que hicimos en la modificación de ley de crédito extraordinario ha mejorado algo la posición, pero en absoluto nos coloca en mejor posición que hace algún tiempo.

Y para eso se necesita financiación, y por eso vamos a estar vigilantes en los acuerdos, que algunos ya están prácticamente dados por hechos, porque escucharemos. Finalmente, veremos la realidad de cuál va a ser la bajada fiscal de este Gobierno apoyado por algunos grupos, y escucharemos luego las excusas, en función de esa bajada, para decir que no es posible ni coherente, y que hay que ser responsables en los cumplimientos de esos objetivos. Pero ya tuvimos una oportunidad con el Fdcan, cero euros en materia educativa que podían haber significado un avance importante en esta situación. Decía niños pobres de padres pobres y nietos pobres. Peor todavía: niños pobres de padres que no fueron pobres. Y esa es la situación también en la que nos encontramos. Espero que lo que predijo el presidente al principio de esta legislatura no se cumpla. Decía que no alcanzaría el 5 % del producto interior bruto.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Campos.

Turno del Grupo Popular, señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ LABRADOR: Gracias, presidente. Buenos días de nuevo, señorías, y a todos los que nos acompañan.

Sabe que la Ley de Educación no Universitaria, 6/2014, nos coloca, entre otros muchos objetivos, un camino claro hacia una financiación que ayude a alcanzar los objetivos de la presente ley. Por tanto, el Partido Popular y el Parlamento de Canarias siempre estarán al lado de la mejora de la financiación para la educación, entendiéndola como el aspecto más importante para mejorar nuestra comunidad autónoma.

El objetivo económico de la ley era claro: mejorar la financiación para alcanzar en los próximos 8 años a la aprobación de la ley, el objetivo 2022 del 5 % del producto interior bruto. A partir de este momento, habrá que marcar nuevos objetivos, para que la Comunidad Autónoma de Canarias no siga a la cola en la mayoría de las ratios en el sistema educativo. Sorprende que comunidades autónomas como Baleares, Navarra o Aragón, entre otras, invierten en educación un 7, un 11 o, incluso, un 15 % de sus presupuestos; comunidades que también han sufrido la crisis y los recortes. Pero hay que recuperar la inversión perdida en educación, progresivamente, para alcanzar, al menos, ese objetivo, y así parar el deterioro continuo de nuestro sistema educativo.

De cualquier forma, también es de justicia recordar que los problemas en educación en Canarias no solamente vienen vinculados a la financiación económica. Hay puntos en la Ley Canaria de Educación que dependen de una mejor gestión y voluntad política, y esto es así. No hablamos solamente de mejorar o aumentar las infraestructuras educativas, contar con profesorado formado y suficiente, implantación de la educación de 0 a 3 años; sino de gestión y de organizar mejor los recursos existentes.

En Canarias, tenemos una realidad social compleja, y tenemos que trabajar por un sistema educativo realista para un sistema como el nuestro. No podemos hablar de una sociedad avanzada cuando nuestros datos en educación reflejan lo contrario. Hablamos de la necesaria mejora de la calidad, pero cada vez hay menos profesores. Necesitamos más idiomas, más innovación, reafirmar el papel del docente y que todos y todas las consejerías hagan una política de comunicación en pro de la educación; fomentar el aprendizaje centrado en las competencias; complementar la formación teórica y práctica, y que tengan un carácter transversal; fomentar competencias relativas a la digitalización, al conocimiento de los idiomas desde los primeros años; formar estudiantes bilingües, para garantizar una educación de calidad y para el futuro; que el inglés esté presente en todos los hogares canarios.

Apoyo a programas educativos en los centros, para reducir el abandono escolar temprano. Los centros son los que mejor conocen al alumnado y a sus familias. Promover programas dirigidos a fomentar la coordinación entre profesionales que trabajan en grupos o en aulas con alumnado con problemas de aprendizaje; ayudar al profesorado sobre técnicas de aprovechamiento del potencial del alumnado, diagnóstico precoz, atención educativa y un seguimiento real y continuado del alumnado en riesgo de abandono escolar; trabajar conjuntamente con todos los sectores, y que el plan de formación del Gobierno lo conozca íntegramente toda la sociedad; que las AMPA formen parte de este proceso, porque las familias son una parte fundamental. En definitiva, sí a más financiación, sí a mejorar los recursos, pero también a la gestión de los mismos.

Nuestro voto será favorable. Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Hernández.

Turno del Grupo Socialista. Señor Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, señorías.

Bienvenidos, a las personas que se han acercado de la comunidad educativa.

La educación qué duda cabe de que es uno de los factores que más influye en el avance y el progreso de personas y sociedades. No solo provee conocimientos: la educación enriquece la cultura, el espíritu, los valores y todo aquello que nos caracteriza como seres humanos. La educación es necesaria para alcanzar mejores niveles de bienestar social y de crecimiento económico, para nivelar las desigualdades económicas y sociales que antes se mencionaban; para propiciar la movilidad social de las personas; para acceder a mejores niveles de empleo; para elevar las condiciones culturales de la población; para ampliar la oportunidad de los jóvenes; para vigorizar los valores cívicos y laicos que fortalecen las relaciones de las sociedades; para el avance democrático y el fortalecimiento, también, del Estado de derecho; para el impulso de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Una buena política educativa, además, debe garantizar que nuestros alumnos y alumnas lleguen tan lejos como les permitan su capacidad y su esfuerzo, y no la capacidad económica de sus familias.

Para lograrlo, en la pasada legislatura aprobamos -como ya han dicho todos- la Ley Canaria de Educación no Universitaria, una ley que surge de la iniciativa ciudadana, una ley en cuya aprobación el Partido Socialista tuvo un papel muy destacado.

Lo que se propone hoy, llegar en el 2018 al 4 % del PIB en inversión educativa -o lo que es lo mismo, que incrementemos su presupuesto en más de cien millones de euros el próximo año-, lo queremos, lo compramos, lo apoyamos. El Grupo Socialista está de acuerdo y va a votar a favor, pero preferimos que el debate no se centre solo en cuestiones cuantitativas sino, también, cualitativas: que hablemos en qué tenemos que gastar el dinero para ofrecer una mejor educación de nuestros alumnos y alumnas y en cómo ponérselo más fácil a los docentes.

Prioridades: educación infantil de 0 a 3 años, un plan de infraestructuras educativas, seguir reforzando becas y ayudas, incorporar herramientas informáticas, profundizar en planes de bilingüismo, mejorar las condiciones laborales de docentes y personal auxiliar.

Para ello, no solo hacen falta nuevos recursos sino, también, que tengamos que seguir reivindicando, por cierto, al Estado que recupere los convenios de cooperación educativa que recortó drásticamente, en el año 2012, el Partido Popular.

Simplemente, quiero hacer referencia al arduo trabajo que vamos a tener en este Parlamento. Hace poco más de 48 horas, el Gobierno de Canarias publicaba el plan presupuestario a medio plazo. Con respecto al presupuesto actual, el esfuerzo, en relación con el PIB, está en el 3,57 % (mostrando un documento a la Cámara). Si hacemos caso a este plan presupuestario a medio plazo, en el 2018, ese 3,57 % se va a mantener inamovible, pese a que se establecen también, para el año 2018, 1700 millones de euros más de ingresos. Creo que en esta comunidad tenemos margen para llegar al 4 %, sin ningún problema, el año que viene.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Álvaro.

Turno del Grupo Nacionalista, señora Machín.

La señora MACHÍN TAVÍO: Gracias, presidente.

Señor Marrero, claro que estamos a favor de que se cumpla la ley de educación. Cómo no íbamos a estarlo cuando fue un pronunciamiento de este Parlamento. Y, obviamente, el Gobierno está en la senda de querer llevarlo a cabo.

Como usted bien ha dicho, la ley de educación, en su artículo 72 y el apartado número 3, da un plazo de 8 años para aumentar progresivamente los recursos económicos al sistema educativo, desde la entrada en vigor de esta ley.

Obviamente, hay que tener en cuenta que, desde que se aprobó la ley, con todo el tema de la crisis, la situación política, económica, no ha sido nada favorable para poder llevarlo a cabo. Ha puesto a prueba la supervivencia de los servicios esenciales de esta comunidad.

Entendiendo esto y entendiendo también el esfuerzo que hacen la consejería y el Gobierno, a día de hoy, existe un compromiso del Gobierno canario de ir aumentando la dotación presupuestaria de Educación para llegar al 5 del PIB.

Este camino de cumplir la ley ya está iniciado, ya que se ha llegado a un acuerdo para la implantación progresiva de los sexenios. Pero tampoco debemos olvidarnos, y también hago referencia a los que me han antecedido en la palabra, de que estamos en una situación de incertidumbre, ¿por qué?, porque, a nivel estatal, se han prorrogado los presupuestos de 2017. Entonces, ¿en qué marco movemos nuestras cuentas presupuestarias aquí, en la comunidad autónoma?, ese es un tema que hay que tener muy en cuenta, porque de eso también dependen las transferencias económicas que nos llegan del Estado. Y ya que el PP ha anunciado que va a votar a favor, esperemos que insistan en que también aumente esa financiación autonómica hacia nosotros.

Y también tenemos que tener en cuenta, señor Marrero, que cuando el tema de educación es prioritario, y eso nadie lo pone en duda en esta Cámara, también tenemos otras circunstancias prioritarias: la sanidad, tenemos las políticas sociales... Y serán este Parlamento y cada uno de nosotros quien decida qué se debate, qué marcamos cómo máxima prioridad. Así que ese debate es responsabilidad de cada uno de nosotros. Así que apelo a la coherencia, obviamente, de que esa PNL saldrá adelante. Obviamente, nosotros nos vamos a abstener, por coherencia, también, con el Gobierno, en el marco presupuestario en que nos movemos. Pero apelo también a la coherencia de los grupos parlamentarios, a que tengamos conciencia del contexto actual en el que estamos. Y, aunque la queramos sacar adelante y es la iniciativa, y lo que queremos es hacerlo, pero también tenemos que tener en cuenta en qué terreno político nos estamos moviendo ahora mismo.

Sin más, creo que esta propuesta viene a reforzar lo que ya está intentando hacer el Gobierno, y esperemos que lo pueda cumplir. Sé que hay un compromiso de la consejera de querer llevarlo a cabo y de querer llevar a esa fuerza.

Sin más, le digo que nos vamos a abstener, pero, simplemente, por una coherencia de cómo están ahora las circunstancias económicas.

Gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Machín.

Procedemos, por tanto, a llamar a la votación. (Suena el timbre de llamada a votación).

(La señora presidenta se reincorpora a su lugar en la Mesa).

La señora PRESIDENTA: Señorías, ocupen sus escaños.

Señorías, comienza la votación. (Pausa).

Señorías, 49 votos emitidos: 33 síes, ningún no, 16 abstenciones.

(La señora vicepresidenta segunda, Tavío Ascanio, ocupa un escaño en la sala).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PNL-0467 Sobre medidas para mejorar la puesta en práctica de la Ley canaria de Educación no universitaria.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico