Diario de Sesiones 91/2017, de fecha 24/10/2017 - Punto 29

9L/C-1333 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD-, A PETICIÓN PROPIA, SOBRE LA COORDINACIÓN DEL NIVEL 2 DEL INCENDIO DE GRAN CANARIA QUE TUVO INICIO EL PASADO 20 DE SEPTIEMBRE.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Señorías, pasamos a la siguiente comparecencia, del Gobierno. Precisamente, de la consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad, sobre la coordinación del nivel 2 del incendio de Gran Canaria que tuvo inicio el pasado 20 de septiembre.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Muchas gracias, señora presidenta.

Quiero comenzar, esta mañana lo decía la presidenta, uniéndose o recordando a las víctimas de los incendios; entre ellas, las de Gran Canaria, pero también, y hay que decirlo, las de los recientes incendios ocasionados en este mes. Poniendo eso por delante. Y decía el día que lo comentábamos tras o en la rueda de prensa en la que dábamos el balance del incendio, que es la noticia que nunca se quiere dar en una emergencia y que, al final, desgraciadamente, en esta ocasión, tuvimos que darla.

Bueno, como saben, he pedido la comparecencia una vez que finaliza, justo cuando finalizó la emergencia y se da por extinguido, para dar cuenta de la actuación, en materia de nivel 2, del incendio de Gran Canaria. Como saben, el incendio se originó el 20 de septiembre y su evolución se puede dividir, en este caso, en dos fases muy claras: una primera fase de propagación del incendio y una segunda fase de estabilización y control del mismo.

El incendio se propagó por dos flancos, uno norte y uno sur; y se centró, durante todos los días en los que se mantuvo, hasta que se dio por controlado, en seis sectores claramente diferenciados: el sector 1, Taidía; sector 2, Tejeda; sector 3, Aríñez; sector 4, Llanos de la Pez; sector 5, Cazadores; y sector 6, Cueva Grande.

Durante los días del incendio, hubo o surgió la necesidad, aplicando medidas de protección civil, en su momento, cuando el incendio se consideraba de nivel 1 y en momentos puntuales cuando era de nivel 2, la necesidad de evacuar a 800 vecinos de los municipios de Tejeda, San Mateo, Telde y San Bartolomé de Tirajana. Son datos proporcionados por los propios ayuntamientos.

Haciendo un balance cronológico de la evolución del incendio, debemos comenzar diciendo que, a las trece y cuarenta y siete horas del día 20 de septiembre, se reciben las primeras llamadas al 112, alertando de posible incendio en las inmediaciones de la carretera variante de Tejeda. A las trece y cuarenta y ocho, desde el Cecoes, se comunica al Cecopin de Gran Canaria dicha situación. Asume, por tanto, el Cabildo Insular de Gran Canaria la dirección y extinción del incendio y la coordinación del mismo de manera inmediata, actuando en esas primeras horas de manera eficaz.

Se trata, por tanto -y así lo han dicho todos los técnicos especialistas en este sentido- de un incendio que denominan exprés, tal y como se definía en esas primeras horas en el puesto de mando avanzado. Nace con un potencial para quemar entre 10 000 y 12 000 hectáreas. Avanza de manera muy rápida y virulenta y quema, en las primeras cuatro horas, más de 1000 hectáreas. Y, a las tres de la madrugada del día ya 21, algunas horas después de haber comenzado, ya se estimaba que había quemado 2700 hectáreas: aproximadamente, las hectáreas definitivas que se vieron afectadas. Se trataba de una situación compleja, en la que las primeras horas y, sobre todo, la primera tarde y noche, eran fundamentales.

Dentro de ese perímetro afectado y dentro de las hectáreas quemadas, cabe destacar que, si bien afectó especialmente a matorral y pinar, es cierto que afecta de manera importante a espacios naturales protegidos: afecta al parque rural del Nublo, al paisaje protegido de Las Cumbres, al monumento natural Riscos de Tirajana y a la reserva natural especial de Los Marteles. Afectó, en total, a ocho municipios, si bien es cierto que los que más hectáreas afectadas vieron fueron la Vega de San Mateo, con 1360; Tejeda, 827 hectáreas afectadas; San Bartolomé de Tirajana, 211; y así hasta completar las 279 hectáreas que finalmente se perimetraron como afectadas.

Tras la solicitud, por parte del cabildo insular, de subida de nivel, se termina estableciendo el nivel 2 a las diecisiete y cincuenta y seis de la tarde. En ese caso, el Gobierno de Canarias, a partir de ese momento, asume la dirección técnica y coordinación del incendio; el cabildo insular, la dirección de extinción; dentro todo del Plan Infoca que se aplicaba.

Siempre siguiendo en este incendio -también en el incendio del año pasado, en La Palma-, siempre siguiendo un criterio de máxima proximidad, se instaló, se decidió instalar el puesto de mando avanzado. Y, por tanto, todas las reuniones de coordinación y de extinción se realizaban, desde el mismo, en uno de los lugares más próximos al incendio. Se hace así en Montaña Cabreja, en la Vega de San Mateo, y en esa ubicación permaneció hasta que se dio por controlado el día 23. Desde el puesto de mando avanzado, se coordinaba todo el dispositivo y, además, se establecía de manera diaria, con las posibles variaciones, un plan de extinción que estaba supervisado por, en este caso, el director de extinción del cabildo insular; y que iba modificándose y evolucionando en función de cómo evolucionaba, a la misma vez, el incendio.

La meteorología, durante la primera noche, fue una gran aliada, porque gracias a la lluvia -y hay que decirlo- se permitió que al día siguiente pudiéramos contar con una evolución favorable del incendio. Pero también hay que decir -y lo he dicho en más de una ocasión, cuando sí he tenido que explicar la evolución día a día- no solo la meteorología, sino la actuación de todos los efectivos, de los efectivos vía terrestre, hizo que el incendio también esa noche pudiera acotarse en la zona en que estaba.

Es cierto que después, posteriormente, en la noche del 21 al 22 de septiembre, las previsiones del viento nos hacían mantener las máximas precauciones y prudencia, y de esa manera, y esa prudencia y esa precaución no solo nos las exigía la meteorología, sino que también nos permitían mantener los efectivos terrestres, que, en ese caso, eran los únicos que podían actuar, porque los medios aéreos, como saben, la meteorología no nos permitió que actuaran todo lo que lo hubieran podido hacer. Pero sí es cierto que nos permitió mantener todos los medios terrestres posibles. Esa noche teníamos rachas de 80 kilómetros por hora y, a partir de las seis de la mañana, llegó a haber rachas de 90 kilómetros por hora. Eso hizo que, si bien es cierto que hasta el día anterior había permanecido el incendio perimetrado dentro de esas hectáreas, en ese día, del 21 al 22, se reactivó un punto en el sector 4, Llanos de la Pez, fuera del perímetro del incendio, que, afortunadamente -porque hay que decir que no fue tanto como se esperaba inicialmente-, solo afectó a una hectárea y media.

Durante el día 22, los trabajos se intensificaron en los sectores 4, 5 y 6, que eran los que más complejidad planteaban: Llanos de la Pez, Cazadores y Cueva Grande. Dadas las previsiones de viento y ante la necesidad de mantener sus efectivos, se decide seguir manteniendo todos los medios terrestres posibles, que son los que más podían actuar, con intervenciones puntuales de medios aéreos. El día 22 por la tarde, a las veinte horas, se pudo dar por estabilizado el incendio en tres de los sectores que se pudieron mantener bajo control, si bien se seguía trabajando en otros tres.

En la mañana del día 23, se pudo poner bajo control otro de los sectores, y ese día, a las trece y treinta, se da por controlado el incendio y se baja el nivel. A partir de ese momento, se produce una desescalonada progresiva de los efectivos terrestres, se retira la Unidad Militar de Emergencia y quedan al servicio del Cabildo Insular de Gran Canaria los equipos de extinción y refuerzo del Gobierno de Canarias, así como tres helicópteros del GES.

En cuanto a los medios dispuestos para intervenir, en cuanto a medios terrestres, no solo los que intervinieron directamente, contando con los de cabildo insular, unidad militar de emergencias, los propios de municipios de la isla, sino también los equipos de extinción y refuerzos, hay que añadir los que estaban dispuestos en otras islas, por parte de cabildos insulares, para colaborar si hiciera falta. Once medios aéreos, así como la petición que se cursó al Ministerio de Medio Ambiente para la posible intervención de tres hidroaviones y un helicóptero Kamov, que, finalmente, no fue necesaria, puesto que tampoco podían actuar el resto de medios aéreos. Pero la petición fue aceptada y pudieron haber actuado.

En cuanto a suministros afectados, hay que decir que, durante los días en los que el incendio se mantuvo más activo, se vieron afectados 300 usuarios en cuanto a electricidad, puesto que durante el periodo del incendio se afectaron 8 transformadores; así como 300 abonados a telefonía móvil, con 14 repetidores afectados.

Quiero dejar claro que, en todo momento, la prioridad, tanto del cabildo insular -cuando el incendio era de nivel 1-, como del Gobierno de Canarias, era la protección de las personas; en segundo lugar, la protección de las viviendas y la protección del medio.

Quiero destacar algo que he repetido durante todos los días del incendio, y es la extraordinaria coordinación y colaboración entre todas las administraciones participantes en el incendio, que trabajaron de manera coordinada y que permitieron dar buenos resultados en pocos días y poder darlo por controlado tres días, dos días y pico después, tres días después.

Y me permiten, para acabar esta primera parte de la intervención, finalizar no solo agradeciendo a todos los efectivos, voluntarios, a los ciudadanos, al Colegio de Veterinarios, que hizo una gran labor en materia de atención a los animales perdidos y para poder hacer que se reencontraran con sus propietarios. (La Presidencia concede un minuto adicional). Termino esta primera parte. A los efectivos que trabajaron a pie de incendio, que, en definitiva, son los que, en este caso, más intervinieron, porque fue un incendio en el que fundamentalmente se pudo actuar por medios terrestres.

Y, como creo que de todas las emergencias tenemos que aprender, creo que es fundamental decir, y lo volvemos a comprobar en este incendio, que aquellos ciudadanos que mantienen labores de limpieza -que, por otra parte, son obligatorias- de sus viviendas, del entorno de sus viviendas y de sus terrenos, ayudan muchísimo a quienes se ponen al frente del incendio para apagarlo. Y en esto tenemos que hacer mucha labor. No solo el Gobierno, sino también ayuntamientos y cabildos: obligar a que se cumpla con algo que, por otra parte, es una obligación legal.

Desde la consejería, hemos mantenido ya reuniones de coordinación con los ayuntamientos y con el Cabildo de Gran Canaria, para poner en marcha una encomienda para la regeneración de los terrenos y la limpieza, y que empezaremos en breve, en cuanto terminen de estar contratadas las personas, y que las ayudas por los daños agrícolas y por viviendas y enseres están recabando la información. El Cabildo de Gran Canaria remitirá la información a las consejerías correspondientes.

Y hoy finalizo diciendo que, una vez que se da por controlado el incendio, el Consejo de Gobierno en el que disponemos de esa partida de 500 000 euros, a la vez, solicitamos ayuda al ministerio, que nos ha confirmado hoy aprobada por el valor de 250 000 euros, para hacer labores también de regeneración y de apoyo.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención de los grupos políticos. En nombre del Grupo Mixto, tiene la palabra don Jesús Ramón Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta. Buenas tardes de nuevo, señora consejera.

Tal y como ocurrió con el desgraciado incendio de La Palma del verano del año pasado, desde nuestro grupo, queremos agradecer que esté hoy aquí para comparecer e informarnos de lo acontecido, también, en el terrible incendio que hace poco más de un mes afectaba a las cumbres de Gran Canaria, afectando a nueve términos municipales, pero, más concretamente, a los municipios de Tejeda y la Vega de San Mateo.

Una vez dicho esto, quiero empezar por presentar las condolencias de mi grupo parlamentario a los familiares, vecinos y amigos de la señora Carin Birgitta Östman, que, por desgracia, falleció en este incendio intentando salvar a su rebaño de ovejas. Todos coinciden en que esta grancanaria de ascendencia sueca era una vecina ejemplar de los Llanos de Ana López, muy comprometida con los animales y los valores medioambientales, por lo que sentimos profundamente su pérdida.

Porque en un incendio siempre hay pérdidas, no solo se pierden valores paisajísticos y medioambientales. La flora y la vegetación desaparecen, dejando paso a la erosión del entorno. También se muere ganado y, con él, muchísimas familias pierden la única forma que tienen de ganarse la vida. Por supuesto, también fallecen irremplazables animales de compañía y se destruyen casas. Se afectan bienes y, en los casos más dramáticos, como este que nos ocupa, desgraciadamente, se pierden vidas.

Pero nuestro grupo espera que el ejemplo y el buen recuerdo de la señora Östman no se pierdan, porque, según los testimonios de los vecinos de su barrio, ella fue una de las que avisaron de la aproximación de las llamas en un primer momento, y gracias a eso estamos seguros de que se salvaron muchas más vidas.

Y, por supuesto, en esta labor de salvar vidas y proteger bienes, tenemos que reconocer, una vez más, la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad y de quienes colaboraron activamente en las labores de extinción de este incendio. No olvidemos que, cada vez que se activa un dispositivo, ante una de estas catástrofes, son cientos los bomberos y agentes que se desplazan al lugar y arriesgan sus vidas por las de otros.

También, señora consejera, quiero felicitar la labor de la coordinación y de la puesta en marcha del dispositivo con tanta premura.

Este incendio de las cumbres de Tejeda fue especialmente violento por el fuerte viento. Se calcinaron las primeras 1000 hectáreas de las más de 2800 afectadas en apenas tres horas. Incluso, se registraron llamas por encima de los 20 metros. Y el peligro que había para las poblaciones cercanas obligó al desalojo de cientos de personas. Trasladar a tanta gente, con la complejidad de la orografía de la zona -y más al ser en núcleos de casas dispersas-, no ha tenido que ser nada fácil, por lo que debemos reconocer la labor de su consejería, la Delegación del Gobierno, del cabildo insular y de los ayuntamientos afectados.

Estas personas vivieron momentos de gran ansiedad y preocupación por los suyos y por sus bienes. Porque no hay que olvidar que una casa concentra el esfuerzo, ahorro y dedicación de una familia, que la ha hecho su hogar; y la pérdida de este inmueble es un duro golpe para cualquier persona. Muchos fueron los testimonios en los medios de quienes perdieron sus casas y sus posesiones, o quienes se encontraron un panorama desolador y al fin pudieron regresar a sus propiedades o a lo que quedaba de ellas. Por eso, es primordial estar con los afectados, recordarles que no están solos, prestarles asistencia psicológica, si hace falta, y acordar las ayudas necesarias con rapidez.

En este momento, solicitamos que se hagan llegar las ayudas, que a nosotros nos gustaría que el Gobierno de España tuviera la misma celeridad y preocupación con los vecinos que demostró a la hora de presentarse en la zona y asegurar que se procedería a la reparación del parador nacional de Tejeda lo antes posible, porque lo importante ahora son los vecinos de Tejeda y la Vega de San Mateo, y hay muchas más infraestructuras y hogares afectados que deberían tener preferencia. En este punto, quiero añadir que nuestro grupo ha pedido varias veces que colaboren el Ejecutivo canario y del Estado para que se reparen los daños del incendio de Garajonay 2012; precisamente, porque sabemos qué terrible fue esta experiencia y los graves daños que causó.

Por supuesto, ahora toca saber qué se prevé hacer el próximo ejercicio, tanto con estas secuelas como con las del incendio de La Palma y las de este último incendio de Gran Canaria. ¿Se ha previsto algo al respecto o se tiene pensado hacer? ¿Y se va a pedir al Estado que colabore?

Precisamente de incendios se ha hablado mucho en las últimas semanas con el tema del gran número de focos provocados en Galicia, Asturias y el norte de Portugal, donde es peor la magnitud de la tragedia. Y el saber que la mayoría de esos focos fueron intencionados está haciendo reflexionar a la sociedad sobre si debemos agravar las penas a los pirómanos y aplicar activamente la pena de responsabilidad civil subsidiaria, y obligando al incendiario de turno a pagar el coste del dispositivo movilizado.

Lo que está claro es que debemos actuar ante lo que se ha denominado últimamente terrorismo incendiario. Y, en este sentido, esperamos que la labor de investigación arroje luz sobre quién o quiénes han podido estar implicados.

Pero dejemos atrás los asuntos penales y hablemos del dispositivo puesto en marcha por el Gobierno desde que se activa el nivel 2 de alerta y pasa a ser competencia del Cecoes. No hemos recogido ninguna incidencia en los medios acerca de que el dispositivo no cumpliera su cometido con la responsabilidad y profesionalidad requeridas. De hecho, la única incidencia al respecto se protagonizó en la búsqueda de la señora Östman, no por parte ni de los bomberos ni de la Policía Canaria, de los que es usted competente; sino, por lo visto, con la labor de la Guardia Civil y la Delegación del Gobierno, lo que ha generado una polémica y un cruce de acusaciones, entre el alcalde de la Vega de San Mateo y la delegada del Gobierno en Canarias, que esperamos que no vayan a más, se aclaren los hechos y se calmen los ánimos.

Como le decía, la labor de los bomberos, la Policía Canaria, así como todos aquellos implicados, ha sido fundamental para la extinción de este incendio.

Yo quiero también hacer un inciso, y es, pues, en el tema también de los voluntarios, como en el caso de La Gomera. Tenemos dos cuerpos de bomberos voluntarios: uno de ellos el de Valle Gran Rey, que tiene un convenio de colaboración con el Cecoes. Y tienen un pequeño problema, porque pueden perder en breve el local que les sirve de base de operaciones, lo que sería un duro golpe para la labor y pervivencia, por lo que nos gustaría pedirle que dialoguemos junto con ellos para que lleguemos a una solución y no perder un recurso tan valioso. Se sorprendería de cómo optimizan los recursos que tienen, desarrollando una labor social encomiable. En este sentido, reciben la ayuda inestimable del Cabildo Insular de La Gomera.

Y termino, una vez más, felicitando la labor de la consejería y de todos aquellos implicados... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario de Nueva Canarias, tiene la palabra su señoría, la señora diputada doña Esther González González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidenta. Señorías, señora consejera.

Lo primero que quiero hacer o que quiero manifestar es felicitar a la consejería por la coordinación en el incendio de la cumbre de Gran Canaria del pasado mes de septiembre, porque fue una coordinación impecable y eso hay que aplaudirlo.

Entiendo que fue, además, un gran acierto activar a la UME a escasas dos horas de que se iniciara el incendio. Y también quiero felicitar la labor de todos los efectivos que intervinieron: de la Guardia Civil, de la Policía Local, de los agentes de Medio Ambiente, de Protección Civil, la Policía Canaria, la Unidad Militar de Emergencias e incluso el voluntariado. Pero también creo que hay que felicitar, pues, tanto a los vecinos que auxiliaron a los ciudadanos afectados como al personal implicado; tanto a los vecinos como a las empresas de la zona, de San Mateo y de Tejeda. Yo pongo el caso, por ejemplo, de la Panadería Pulido, que se encargó del avituallamiento de los afectados, de los que habían sido desalojados de sus viviendas y, además, también del personal que estaba evacuando o estaba en primera línea de extinción del incendio. Porque es que no podemos olvidar que fue un incendio muy virulento, muy voraz, casi dos mil hectáreas y, además, o sea, lo que significó 4 hectáreas por minuto.

Hubo muchas personas en riesgo; desgraciadamente, una persona fallecida. Pero, aparte de esta persona, hubo personas que incluso estuvieron aisladas entre unas seis o siete horas: 17 personas que además eran de los miembros, agentes de protección del medioambiente, de Gran Canaria. Pero había también de otras islas que se refugiaron en la zona militar. Porque, bueno, allí no había combustible; pero, bueno, que estuvieron aislados seis horas esperando, porque estaban rodeados de fuego, esperando a ver si podían salir de allí. Y creo que, bueno, es importante también nombrarlos. Obviamente, estas 17 personas salieron de la situación sin lesiones. La señora fallecida no fue así, pero, bueno, creo que podía haber sido incluso peor el tema. Y fue un caso parecido al que pasó en La Gomera, en el incendio de La Gomera, cuando se vieron rodeados de fuego y no pudieron salir. En este caso no fue así, gracias a Dios.

Y, como usted bien dijo, de este incendio, como de cada uno de los que han ocurrido hasta el momento, hay que aprender para las intervenciones futuras. Y, según la opinión de los técnicos especialistas en la materia, de los técnicos de Medio Ambiente, no por que se hubieran puesto más medios en el incendio se hubiera podido sofocar a más velocidad; que es necesaria mayor prevención, hacer una mayor incidencia en la prevención. Es necesario que tengamos o que cuidemos con más mimo las zonas rurales, que se mejore la autoprotección de las viviendas aisladas; pero también hay que tener claro, por lo menos en el caso que nos ocupa, que fue el incendio de Gran Canaria, que gracias a la prevención de los vecinos -hablo de los 15 metros que por ley se establecen-, pues, gracias a que sí se cumplían estos 15 metros que no estaban forestados, se evitó una catástrofe mayor.

Y, por último, decir que, en estos momentos y con respecto al origen del incendio, pues, lo único que se sabe es que no fue un incendio por causas naturales. Intervino la mano del hombre, pero lo que no se sabe es si fue un descuido, una negligencia, alguien que tiró un cigarrillo o fue intencionado; de hecho, hay abierta una investigación al efecto, pero yo la verdad es que, personalmente, creo que, si fue intencionado, a estas alturas, creo que va a ser difícil identificar a quien lo provocó. Yo espero equivocarme y que sí se pueda identificar y que caiga todo el peso de la ley sobre esta persona, y que sirva; y que, además, si fuera y se identificara, fuera un castigo ejemplar para, por lo menos, que sirva como medida disuasoria para el futuro.

Y, por último, al igual que hizo el portavoz del Grupo Mixto, pedirle que las ayudas que están previstas para los afectados por este incendio se tramiten con la mayor celeridad posible, que no pase como ya ha pasado en otras ocasiones, tanto por incendios como, pues, cuando el Delta, que las ayudas se eternizaron en llegar a los afectados.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Podemos, tiene la palabra su señoría, la señora diputada doña Natividad Arnaiz.

La señora ARNAIZ MARTÍNEZ: Gracias, presidenta.

El pasado 20 de septiembre, la isla de Gran Canaria, nuevamente, ardía en llamas hasta alcanzar un nivel de emergencia 2. Un incendio con un fuego eruptivo, que es como lo denominan los profesionales por la virulencia de las llamas y la rapidez con la que se propaga en tan poco tiempo. Nos comentan los técnicos que era muy difícil de combatir por la velocidad y que, aun estando preparados, era complicado controlarlo. Afortunadamente, tres días después se declara controlado y de nivel 1. Fuimos muy muy críticos en esta Cámara con el incendio de La Palma por muchas razones. Una de ellas fue por la desastrosa coordinación que hubo entre las administraciones y que los propios profesionales fueron quienes denunciaron; pero, en esta ocasión, tenemos que decir que nos trasladan todo lo contrario y que son diferentes colectivos, además, los que lo verifican.

Teniendo en cuenta también las características del fuego, nos informan que tanto la predisposición como la coordinación entre administraciones fueron bastante buenas, aunque con algunos matices. Y precisamente son estos matices de la coordinación los que queremos destacar, con el fin de que no se vuelvan a repetir en futuras actuaciones.

Por una parte, nos alertan de que hubo personal voluntario que estaba extinguiendo fuego en primera línea, y de hecho hay fotografías que lo avalan. Esto, según la Ley de Protección Civil, 17/2015, y la propia Ley de Voluntariado, no está permitido. Este personal debe actuar siempre como apoyo y como colaboración en segunda o tercera línea de fuego, pero nunca exponerse de manera directa. No sabemos cuál fue el motivo por el que estas personas estaban ahí; pero, evidentemente, es un fallo de coordinación que debe corregirse. Tampoco tenemos claro en qué zona fue; si estaban en la cabeza del incendio, que es donde nadie puede estar, por razones evidentes de seguridad, o si estaban en la cola o en los flancos. En cualquier caso, no deberían haber estado, y lo que le queremos preguntar es por qué sucedió esto y si se produjo cuando estaba declarado nivel 2 o nivel 1.

Por otra parte, nos alertan también de un fallo con la Delegación del Gobierno. El propio alcalde de San Mateo hacía esta reclamación cuando se refería a la búsqueda de la persona fallecida. Decía que ciertos formalismos que tienen todo el sentido en una intervención ordinaria, cuando se trata de casos de emergencia, como era este, la activación de recursos para la búsqueda de personas desaparecidas debe ser inmediata. En definitiva, de lo que vienen a quejarse es de unos formalismos implantados por la Delegación del Gobierno para activar unos recursos que, en un momento de máxima emergencia, deberían ser mucho más ágiles.

También queremos hablar de algo que nos ha preocupado a muchos durante el incendio de Gran Canaria -y de todos los incendios en general-, porque además es algo que siempre sucede y que hay que corregir también. Y, además, nos alegramos de haberle escuchado -aunque fuera al final y no le diera mucho tiempo- esta mañana a esta consejera hacer referencia sobre ello, y estamos hablando de los animales.

Nosotros ya les decimos que estamos firmemente convencidos de que son seres sintientes. Y, de hecho, así hemos pedido, a través de enmiendas nuestras, que aparezca en el Estatuto de Autonomía. Pero no hace falta tampoco ser un firme convencido de esto para darse cuenta de que, cuando ocurren este tipo de incendios, es un auténtico problema sacar a los animales de la zona y, en caso de hacerlo, volverlos a reunir con sus dueños. Y todo esto lo que hace es agravar la situación. De hecho, la víctima que ha habido en este incendio -que aprovechamos también desde aquí para trasladar nuestro pésame a la familia-, esta víctima parece que murió cuando intentaba salvar a sus animales, y es que eso solo demuestra que realmente son importantes para las personas y que, si no se establecen mecanismos para solucionar esto, serán muchas más las personas y los animales que morirán por este motivo. Nos comentaban además agentes de Medio Ambiente cómo, en pleno incendio, estaban convenciendo a las personas para que salieran de allí, literalmente; convenciéndoles de que soltaran a sus caballos y salieran corriendo porque, si no, iban a acabar mal unos y otros.

Por eso les adelantamos que hemos estado trabajando en este tema desde lo ocurrido, y que ya en breve registraremos una iniciativa que precisamente viene a proponer soluciones a esta cuestión, por lo que esperamos que le pueda servir de apoyo a este Gobierno.

Y, por último y también más importante, no se puede dejar de decir que los incendios se apagan los 365 días del año, que los recortes de personal y de recursos en general solo sirven para que la magnitud de estos incendios sea mayor; y que ya hablamos en su momento de cómo las transferencias de los cabildos no se habían hecho bien y cómo los cabildos tampoco habían estado a la altura para remediarlo; y aún seguimos igual: agentes de Medio Ambiente con condiciones de precariedad, que se van jubilando los que pueden jubilarse, porque muchos de ellos ni lo consiguen por las lesiones propias de este trabajo. Y, aun así, no llegan nuevos agentes. También, plazas de bombero que nunca salen; voluntarios haciendo funciones de bomberos aunque la ley lo prohíba; islas que no tienen cuerpos de bomberos propios y tiran de voluntarios, como acabo de decir; materiales viejos y obsoletos que no se renuevan; y un largo etcétera.

Y, como ejemplo, nos remitimos a las quejas vecinales referentes al parque de bomberos de Tejeda, un parque que está cerrado por falta de personal y de recursos, y que era un parque que debía atender a las zonas de interfase -que son, precisamente, las zonas de cobertura de este parque que fue cerrado por el Partido Popular en 2011 y que debe dotarse de recursos para que se abra-.

Para finalizar, decir también que es evidente, aunque aún haya alguno que lo niegue, que el cambio climático es un hecho; pero que, si a esto le sumamos la falta de interés en prevención que tienen las instituciones, los riesgos en los incendios aún serán mayores si cabe.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra su señoría, el señor diputado don Miguel Jorge Blanco.

El señor JORGE BLANCO: Gracias, señora presidenta.

Quiero, en primer lugar, en nombre de mi grupo parlamentario, lamentar el fallecimiento de la señora Östman. Es una señora sueca o era una señora sueca que había adoptado la isla de Gran Canaria y, particularmente, un lugar en el municipio de San Mateo que se llama Los Llanos de Ana López, como su residencia, su vida, su hogar; y ahí pasaba sus ratos y su vida junto con sus animales. Y precisamente ese amor a los animales es lo que acabó con su vida: un fatal desenlace que todos, mi grupo parlamentario y seguro que todos, por supuesto, lamentamos profundamente.

Señorías, este incendio tiene unas características o tuvo unas características especiales, muy singulares: un viento fuerte, por un lado; un ambiente muy seco, por otro; y mucho calor. Esos tres elementos produjeron un cóctel mortífero que produjo un incendio muy voraz, un incendio que solo en las primeras 4 horas quemó aproximadamente 1000 hectáreas -2800 hectáreas en total, al final, en la contabilización final del incendio-, mil hectáreas fueron quemadas en esas primeras 4 horas.

Y llegó la lluvia y mandó a parar, gracias a Dios; pero, especialmente, señora consejera, me detengo en que no solo la lluvia, sino la labor fundamental, el trabajo que hicieron todos los que participaron en las labores del incendio, que hizo, insisto, que solo -un solo entre comillas- se quemaran dos mil setecientas o dos mil ochocientas hectáreas.

Y me detengo especialmente para hacer una mención a todos aquellos que participaron. Los servicios de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria; el propio Consorcio de Emergencias de la isla de Gran Canaria; las brigadas forestales y de incendios de otras islas que, a la primera, vinieron corriendo a apagar el incendio en Gran Canaria -La Palma, La Gomera, El Hierro-; la Unidad Militar de Emergencias de Gran Canaria y de Tenerife; pero, también, la de Sevilla, que, inmediatamente se le solicitó, puso rumbo a la isla para apagar fuegos; Protección Civil; Guardia Civil; Policía Nacional; policías locales afectados en la zona.

Y me detengo especialmente en la Guardia Civil, la labor que hizo la Guardia Civil, fundamentalmente, para varios motivos. En primer lugar, para apoyar al resto de las brigadas de extinción; para desalojar a las más de quinientas personas que tuvieron que desalojarse con motivos del incendio -recuerden que hubo casos en los que los propietarios, insisto, quizás, legítimamente, se escondían dentro de sus propiedades porque no las querían abandonar; se resistían a abandonar las propiedades y a sus animales porque no los querían dejar solos-. La labor de la Guardia Civil, insisto, ahí fue muy importante. Como importante también fue para la búsqueda de la señora lamentablemente fallecida y descubierta al día siguiente.

Elementos materiales como los que, en fin, ya la señora consejera mencionó. Mencionó, en su intervención, helicópteros venidos de otras islas, venidos de la Península, que permitieron, cuando se pudo -porque la niebla también impidió en algunos casos poder salir a helicópteros-, apagar el fuego.

Conclusiones y consecuencias, señoría. Yo creo que de esto hay que sacar conclusiones y consecuencias. La más importante, en primer lugar, señora consejera: no dejar abandonados a los que han perdido su hogar, sus pertenencias, sus cultivos, sus animales. Y para eso tenemos que abrir una línea de ayudas, por parte del Gobierno de Canarias, para intentar paliar, en la medida de lo posible, cuando se pueda, la pérdida de todas esas propiedades o de esos animales.

En segundo lugar, la labor judicial y policial que va caminando, con independencia de la actuación del Ejecutivo, para investigar el origen del fuego -que, según parece, y todos los indicios así lo demuestran, fue provocado e intencionado-.

El Gobierno ha abierto un crédito de 500 000 euros, señora consejera, para paliar el destrozo ambiental, para restauración forestal, control de la erosión, para el control de las especies silvestres posiblemente afectadas. No sé si será suficiente, señora consejera. Lo que le pide mi grupo parlamentario es que sea una línea de crédito abierta -y no cerrada-, para que, en caso de que sea necesaria mayor inversión, esté el Gobierno de Canarias a la altura de las circunstancias.

Una reflexión sobre el mantenimiento de nuestros bosques y de nuestros montes. ¿Es necesario seguir manteniendo las actividades especialmente prohibidas en las labores de nuestros bosques y de nuestros montes? ¿El combustible existente que no se retira y que impide un mantenimiento adecuado de nuestra masa forestal, vamos a seguir en esa línea? ¿Vamos a cambiar de política en relación con las actividades permitidas y no permitidas en nuestros montes?

Y he tenido la oportunidad de leer el relato, minuto a minuto, del incendio. Y me llama la atención una cosa de ese relato, señora consejera: la gestión de los puestos de mando avanzados.

Yo no sé -me gustaría conocer su opinión, señora consejera- si tiene usted la percepción de que en los puestos de mando avanzados había más gente de la oportuna y de la necesaria. Alcaldes, concejales, dirigentes políticos de toda naturaleza y condición, vecinos, medios de comunicación. No sé si eso es lo más oportuno para que se esté en un medio, en un puesto de mando avanzado, porque al final puede ser que se haya producido alguna distorsión en la información al respecto del incendio. Le hago esta pregunta para ver si usted también, señora consejera, ha sacado esa conclusión.

Y, en definitiva, mi grupo parlamentario apoya, creo que ha habido una excelente coordinación entre todos los departamentos del Gobierno de España... (Corte de sonido producido por el sistema automático de control del tiempo).

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra su señoría, la señora diputada doña Nayra Alemán Ojeda.

La señora ALEMÁN OJEDA: Gracias, señora presidenta. Buenas tardes, señoría.

En primer lugar, quería mostrar, en nombre del Grupo Socialista, nuestras condolencias a los familiares y amigos por la muerte de la mujer en el municipio de San Mateo. Concretamente, en los Llanos de Ana López, en la zona de la cumbre de Gran Canaria, durante el incendio. Nuestro reconocimiento a lo que según se desprende de las crónicas fue una actitud ejemplar intentando avisar a los vecinos del peligro que se acercaba.

También quiero extender este reconocimiento a los trabajadores y trabajadoras de los equipos de extinción y de seguridad, que trabajaron durante días y sin descanso para tratar de proteger nuestros montes y de poner a salvo a los ciudadanos y ciudadanas, y también a los animales que moraban en la zona. A todos ellos, un millón de gracias.

Señora consejera, a los socialistas nos parece que es una muestra de transparencia y de calidad democrática que el Gobierno haya pedido comparecer, a petición propia, para explicar la coordinación en las labores de extinción del incendio que acaeció en la isla de Gran Canaria. Parece que se ha aprendido algo en materia de gestión de información tras la crisis de las cianobacterias; y, en esta ocasión, no ha hecho falta que la oposición solicitase que viniese aquí a darnos unas explicaciones, sino que ha sido iniciativa de usted. Es usted la que ha dado el primer paso, así que enhorabuena.

Ahora bien, como usted sabe, las labores de coordinación de un incendio de esta magnitud son altamente tecnificadas, y la toma de decisiones está más que tasada y jerarquizada. Si usted quería salir hoy de aquí con el respaldo del Grupo Parlamentario Socialista o del resto de grupos del Parlamento, lo menos que se exigía es que los datos que ha dado usted aquí hoy, los que nos ha expuesto, nos los hubiese hecho llegar con anterioridad para poder estudiarlos y contrastarlos. Así que me gustaría que nos hiciese llegar ahora a todos los portavoces esta información que ha expuesto aquí. Creo que ese detalle es el que hubiese marcado la diferencia entre un gesto -como el que ha tenido el Gobierno al pedir la comparecencia- y la voluntad real de dar explicaciones, porque el movimiento se demuestra andando.

En cualquier caso, señora consejera, se va de aquí con el beneficio de la duda. Estamos seguros de que los técnicos y profesionales de las distintas administraciones implicadas -Cabildo de Gran Canaria, Delegación de Gobierno, ayuntamientos- trabajaron codo a codo con el Gobierno de Canarias para afrontar la situación y tomar las decisiones más oportunas y adecuadas en cada momento.

No obstante, tras escuchar su intervención, me gustaría que nos aclarara algunas cuestiones en su segundo turno. Quisiéramos conocer el tiempo de evacuación de los ciudadanos que estaban en las zonas afectadas. También, el tiempo que transcurre desde que se declara el incendio hasta que se declara el nivel 2 -hemos oído que el espacio natural protegido está afectado, que ha afectado a ocho municipios de los veintiuno de la isla de Gran Canaria-; si se prevé algún plan de forestación o acción para paliar esta devastación... Sabemos también que la meteorología fue una gran aliada; y no está en mi ánimo sembrar la alarma, pero sí querríamos conocer, si usted tuviese esos datos, cuál hubiese sido el resultado si no hubiese llovido. Porque sabemos que de todas las emergencias se aprende, como usted ha dicho.

Enhorabuena también por esa solicitud de ayudas concedida, y me gustaría también conocer cuál es la cuantía.

Y algo que he oído aquí varias veces y durante el incendio. Se está hablando de terrorismo incendiario. El terrorismo es un delito que está tipificado en el Código Penal. El terrorismo tiene una condición, y es pertenecer a banda armada. Este delito, el de provocar un incendio, con dolo, a sabiendas del daño que se quiere causar, es otro delito que está; además, tiene su ubicación en el propio Código Penal. Yo creo que hablar de terrorismo puede conducirnos a banalizar tanto el problema del terrorismo como el de los incendios forestales; y creo que, señorías, ese no es el objetivo ni nada tiene que ver con lo que estamos buscando.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención en nombre del Grupo Nacionalista Canario. Tiene la palabra el señor diputado don Juan Manuel García Ramos.

El señor GARCÍA RAMOS: Gracias, presidenta.

Señorías, creo que cualquiera de las comparecencias que hemos hecho esta tarde tendría que empezar por lamentar, en primer lugar, la desaparición de la víctima, doña Carin Birgitta Östman, como ha dicho el portavoz del Grupo Mixto, ¿no? Yo creo que vamos a hablar primero, vamos a escalonar las cosas, ¿no?

Los incendios están sensibilizando muchísimo a todo el mundo occidental, ¿no? Mañana, el Parlamento Europeo, en el último punto del orden del día, va a tratar precisamente de los incendios de Galicia y del norte de Portugal. La propuesta la hacen los socialistas españoles, la delegación de los socialistas españoles.

Y es curioso, porque el premio Princesa de Asturias que ha ganado la Unión Europea -los 50 000 euros- ha sido donado, tanto por el presidente del Parlamento Europeo como de la Comisión, como del Consejo, a las víctimas de estos incendios de Galicia y el norte de Portugal. El mismo Antonio Tajani, presidente del Parlamento, acaba de anunciarnos y decirnos -advertirnos, mejor- que ya van en este año, 2017, 750 000 hectáreas quemadas en Europa; y, en parte, 750 000; y 100 víctimas solo en el incendio de Portugal. Entonces, este asunto realmente requiere mucha atención.

Yo creo que Canarias, además, con el 36,6 % de su superficie con régimen especial de protección -entre parques nacionales, parques naturales y parajes naturales- debe tener especial cuidado con lo que es el territorio, ¿no?, nosotros tenemos, y lo ha dicho de pasada el portavoz del Grupo Popular, pero tenemos unos tesoros ahí, que son bosques de lauráceas pertenecientes al Terciario que, por las glaciaciones de Europa y lo que fue la desertización del norte de África, quedan como testimonios solamente en estas islas y en Madeira. Y, por lo tanto, hay que tener mucho cuidado. En este incendio del que nos estamos ocupando, como sabe la señora consejera, se han visto afectados el parque rural del Nublo, el paisaje protegido de Las Cumbres, el monumento natural de Los Riscos de Tirajana y la reserva natural especial de Los Marteles; es decir, son espacios que debiéramos tener mucho cuidado con ellos.

El incendio del que hoy ha dado cuenta la consejera, y el segundo asunto, que a mí me gustaría o tenía que haber empezado por él, era felicitar la cooperación institucional que se ha dado en esta emergencia. Creo que todos los portavoces lo han enfatizado así, pero yo también quiero dejarlo muy claro.

En este incendio, declarado el pasado día 20, como muy bien nos ha relatado la consejera, con un perímetro de 20 kilómetros, afectó a 2700 hectáreas -el portavoz del Grupo Popular ha dicho 2800; pues no sé si hay cálculos posteriores-. Y ha afectado también a ocho municipios; sobre todo, a los municipios de Tejeda y a la Vega de San Mateo. (El señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández, se reincorpora a la Presidencia).

En las labores de extinción, han también contribuido 300 efectivos y han intervenido hasta 12 medios aéreos, según las informaciones que nos ha dado la misma consejería. Desde la tarde del 20 de septiembre, se produjo la transferencia perfecta entre lo que era el nivel 1 insular y el nivel 2 autonómico entre el Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno de Canarias. Y ese nivel 2 se extendió hasta las trece horas del sábado 23 de septiembre, cuando el Gobierno ya consideró que podía pasar otra vez al nivel 1 insular.

Los daños materiales también han sido aquí más o menos enumerados; y hay otros, bueno, se vieron afectados el suministro de luz, el suministro de telefonía fija y telefonía móvil. Y luego hay daños considerables en enseres y en viviendas, los bienes muebles e inmuebles.

Yo quería pedirle información con respecto a las ayudas, pero usted la ha facilitado ya: parece que hay una línea de 500 000 euros por parte del Gobierno de Canarias y usted ha hablado también de 150 000 euros por parte del ministerio. Son ayudas que parecen coyunturales. Y de lo que está hablando también Europa, por terminar con la referencia europea, es de que hay que prever herramientas financieras para todo lo que es este tipo de emergencias.

De todas maneras, en Europa también se está hablando mucho del calentamiento global como uno de los determinantes de estos incendios. Pero también hay una fundación ciudadana que se llama Civio y que ha hecho un banco de datos de todos los incendios que han ocurrido en España, sobre todo; y, desde luego, se asombra uno del alto porcentaje de incendios intencionados. Hay un perfil psicosocial del incendiario con el que realmente uno se queda asombrado; hay una criminalidad pirómana, aunque en esto la portavoz del Partido Socialista ha dicho que no se puede hablar de terrorismo. Pero, desde luego, sí hay una criminalidad pirómana, aparte de que estemos viviendo, pues, épocas de sequía y de calentamiento y de, bueno, de todo lo que ha sucedido en la parte central de Gran Canaria.

Yo creo que, de todas maneras -y como bien decía también el portavoz del Grupo Parlamentario Popular-, de todo esto hay que sacar lecciones. Hay que sacar conclusiones. Y creo que su dirección general está sacando conclusiones, en este sentido, y que se está llegando a que hay que mejorar las conexiones entre las distintas instituciones -que esta vez han funcionado-.

También se está hablando de buscar un único organismo, según creo, que usted plantea que coordine todos los incendios en la superficie del archipiélago. Desde luego, nos estamos jugando mucho, no solo vidas humanas, no solo lo que pueden ser enseres y lo que puede ser también el rescate de animales. Porque esta mujer, precisamente, que ha muerto ha muerto por apegarse a sus animales -que es, desde luego, un gesto hermosísimo que debiéramos también aquí premiar con algún minuto de silencio, porque aquí ya damos muchos minutos de silencio pero no los damos realmente a algunos paisanos y paisanas que se lo merecen-.

Por lo tanto, cierro mi intervención felicitando de nuevo a la consejera y esperando que haya sacado de esta emergencia las lecciones de vida.

Nada más.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor García Ramos.

Para finalizar la comparecencia, la señora consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad.

La señora CONSEJERA DE POLÍTICA TERRITORIAL, SOSTENIBILIDAD Y SEGURIDAD (Barreto Hernández): Gracias, señor presidente.

Voy a intentar ser muy breve. Sobre las ayudas -que me lo preguntaban algunos de los intervinientes, lo explicaba en la primera parte de la intervención, es verdad que muy rápidamente, porque me quedaba poco tiempo-, la línea de actuación que hace la consejería en estos momentos, la que ponemos en marcha una vez que tengamos el personal contratado, la hacemos de manera coordinada, con el Cabildo de Gran Canaria y los ayuntamientos, y es para la regeneración, limpieza y medidas de recuperación de los terrenos. Va enfocada, en ese sentido, para eso la línea de financiación de los 500 000 euros. El resto -las ayudas por daños, en este caso, agrícolas- se coordinarán desde la Consejería de Agricultura. Y las que tengan que ver con los daños a viviendas, inmuebles o enseres, a través de la Consejería de Servicios Sociales. Para eso estamos esperando -así me lo transmitía esta mañana el consejero de Agricultura, al que le volví a preguntar tras el Consejo de Gobierno, que sabíamos que teníamos una valoración inicial-. Falta la valoración definitiva que nos tiene que remitir el Cabildo de Gran Canaria. En cuanto estén, valorarán y emitirán la línea de subvención correspondiente, tanto desde una consejería como desde otra.

Otra cosa que muchas de sus señorías han trasladado son las felicitaciones. Yo creo que eso así ya lo hice en su momento a todos los intervinientes. Creo que lo justo es trasladarlas. Así lo haré, se las trasladaré a todos los intervinientes, también por parte de este Parlamento. Creo que es fundamental también para apoyar y animar la labor que hacen en momentos de este tipo; no solo frente a incendios, sino a cualquier otro tipo de emergencia. Así que lo agradezco y se lo traslado, porque creo que siempre se agradece, cuando está uno al frente de una emergencia -en este caso, los que verdaderamente lo están, que son los equipos de extinción-, recibir apoyo.

Solo quiero matizar para dejar claro que en todo momento estuvieron protegidos. Decía la señora González que, en la noche del 20, se quedó en leva 21 personal del Cabildo de Gran Canaria; también personal de la brigada forestal del Estado, con base en La Palma; y dos civiles que no pudieron salir de las instalaciones militares pero que en todo momento estuvieron seguros, porque están perfectamente adaptadas para este tipo de emergencias. Y se consideró en ese momento, como medida de protección, que era más seguro que permanecieran allí -también a criterio de los propios agentes de Medio Ambiente- que trasladarlas.

Señora Arnaiz, hay un par de cosas de su intervención que me gustaría aclarar o más bien que me aclare. Y, si me lo permite, después me gustaría preguntarle. Del incendio del año pasado, sinceramente, no tenemos quejas de las administraciones, ni de ayuntamientos ni de cabildos, sobre la coordinación en materia de extinción. Eso no nos ha llegado; por lo tanto, no sé, me lo dirá después.

Y sí me preocupa una cosa. Dice usted que, durante la extinción, en este caso, hubo personal voluntario al frente del incendio, extinguiendo en primera línea. De eso no tiene conocimiento el puesto de mando avanzado en ningún momento ni se hizo como directriz de la coordinación, porque, entre otras cosas, no podemos. En cualquier caso, si eso sucedió, sí me gustaría que me lo transmitiera, exactamente dónde y qué días, porque creo que es importante trasladárselo al ayuntamiento o al cabildo allí donde fuera. En este caso, al cabildo o al ayuntamiento donde estuvieran, porque creo que, desde luego, desde la coordinación basada en el Plan Infoca y desde el puesto de mando avanzado, en ningún caso se les permite estar en primera línea de extinción. Por lo tanto, sí me gustaría que me lo dijera después.

Sobre los animales, lo explicaba esta mañana. Hay islas, cuando se produce un incendio, es verdad que no está recogido en el Plan Infoca, pero sí es verdad que hay islas que aplican, con sus cabildos, algunos ayuntamientos, un plan paralelo; un protocolo paralelo para atender, no solo para evacuar, sino para atender a los animales y llevarlos a zonas en las que estén protegidos.

Es verdad que, en el caso del Cabildo de Gran Canaria -y se lo transmitía así al presidente del Cabildo de Gran Canaria-, en ese momento, lo hizo el Colegio de Veterinarios con voluntarios, que no es lo correcto. Creo que, en ese caso, los voluntarios tienen que estar coordinados; y creo que tiene que hacerse bajo un mismo modelo y bajo un mismo protocolo. Eso se lo transmití en su momento al presidente del Cabildo de Gran Canaria. Él ya transmitió que quería hacer algo parecido, y lo que queremos es hacer algo, un protocolo similar para todas las islas, que permita las máximas garantías a aquellos que van a hacer esa labor. Y, desde luego, contar con la colaboración, en este caso, de, así lo hicieron, de manera voluntaria, con el Colegio de Veterinarios; y cualquier otro colectivo que quiera hacerlo. Ya ha habido el primer contacto desde la Dirección General de Seguridad y Emergencias con colectivos para este asunto, y lo elaboraremos contando con esas aportaciones. Pero sí creo que debe ser similar para todos, independientemente de que ya haya islas que lo estén aplicando.

Señor Jorge, sí quiero matizarle un dato que ha dado al final de su intervención. En el puesto de mando avanzado, en el momento en que se deciden las actuaciones, en el momento en que se establece el plan de extinción y que lo supervisa el director de extinción, en este caso, del cabildo insular, solo están las personas que tienen que estar. Eso creo que es muy importante aclararlo, porque habla usted de los alcaldes y, en un momento dado, de las reuniones. Los alcaldes tienen que estar y formar parte de la información que se da allí. No entran medios de comunicación al puesto de mando avanzado. Otra cosa es que, cuando allí no se producen reuniones, entren determinadas personas a tomar cualquier información o a hablar con cualquiera de los que están allí. Pero, en el momento en el que se toman las decisiones, eso hay que dejarlo muy claro, no hay nadie que no tenga que estar dentro del puesto avanzado, y creo que eso es muy importante dejarlo claro.

Y, desde luego, no se provoca distorsión en la información. Eso también hay que señalarlo. Cuando se toman las decisiones, se coordina también la comunicación, la información, para que sea clara, veraz y transparente, que es lo que se hace durante todo el incendio.

Para finalizar con lo que me decían, señora Alemán, no he pedido comparecencias a petición propia hoy para este caso en concreto: las llevo pidiendo, desde que tomé posesión, cada vez que he tenido una emergencia, cada vez que hemos activado un plan. Lo hice el año pasado para dar cuenta del incendio de La Palma, lo hice tras el incidente del barco Armas por el que tuvimos que activar el protocolo correspondiente y lo he hecho ahora. No es algo nuevo.

Y he dado la información que en todo momento he dado durante los días del incendio. Me extraña que usted diga que quería la información con anterioridad. La información es pública y es transparente, la hemos dado. Lo que he contado hoy aquí, que lo he hecho porque he venido a dar cuentas al Parlamento, porque hemos activado un plan y ha finalizado una emergencia, lo he hecho durante todos los días del incendio y se ha hecho posteriormente al incendio en un balance de los datos. Y ha sido pública. Yo creo que usted ha estado perfectamente pendiente, los días del incendio, de la información del incendio que se ha transmitido. Y esa misma que usted habrá escuchado en los medios de comunicación, porque doy por hecho que ha estado pendiente, es la misma que he dado hoy aquí con algunos datos de hectáreas más y algunos datos que hemos podido recabar posteriormente al incendio. Pero la información es pública y es transparente, por eso me extraña esa apreciación que ha hecho. Porque, sinceramente, prefiero entender que la he entendido mal, porque creo que no puede ser que se refiera a que la información no ha estado, no ha sido o no ha sido transparente.

Y, en cuanto a lo que decía de las acciones, ya lo he explicado. Las que vamos a llevar a cabo a través de la consejería, las ayudas correspondientes.

Y yo nunca me he referido a esto como terrorismo forestal. Nunca lo he hecho. Por lo tanto, quiero dejarlo claro. No sé si usted, como tampoco lo especificó, no sé si se refería a mí. Y quiero dejar claro que en ningún momento he hecho referencia a esto.

Y creo que con este tipo de situaciones no es nada bueno hacer predicciones con bolas mágicas. Por lo tanto, no le puedo decir qué hubiera pasado si no hubiera llovido. Creo que los protocolos están para actuar, los medios de extinción actuaron de manera correcta, hubo una coordinación extraordinaria. Y ningún incendio se puede tratar de igual manera, aunque sea en la misma zona. Por lo tanto, para cada incendio hay que actuar con los planes correspondientes de extinción -que, además, van variando en función de cómo evoluciona el incendio-. Por lo tanto, hacer predicciones sobre esto es bastante complicado. Lo que tenemos que hacer es actuar con los protocolos correspondientes, con las máximas garantías y teniendo en cuenta que son los que se ponen al frente del incendio los que tienen que hacer esa labor.

Y finalizo dando -lo decía antes de manera rápida-, quiero agradecer nuevamente a todos aquellos que intervinieron, y añado a las gracias que daba el señor Jorge, en este caso, a la Guardia Civil, por las evacuaciones; también, a la Policía Local de los ayuntamientos y a Policía Canaria, que participaron de manera activa en las evacuaciones de los ciudadanos para aplicar medidas de protección. Creo que es justo reconocer también eso, desde luego, a todas las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Y decía al principio que, como de todas las emergencias hay que aprender, desde luego, pondremos en marcha este protocolo. Y creo que es fundamental que sigamos coordinándonos. No solo en esta materia de emergencias; sino que, durante todo el año, ayuntamientos y cabildos, en colaboración con el Gobierno, hagamos lo que hemos hecho durante estos dos años de reuniones... (Corte de sonido producido por el sistema automático de control del tiempo).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora consejera.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1333 Sobre -Consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad- sobre la coordinación del nivel 2 del incendio de Gran Canaria que tuvo inicio el pasado 20 de septiembre.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico