Diario de Sesiones 97/2017, de fecha 28/11/2017 - Punto 29

9L/C-1261 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO, SOBRE LOS AVANCES EN LAS POLÍTICAS DE LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO.

La señora PRESIDENTA: Vamos a ver ahora la comparecencia 2.4. A instancias del Grupo Socialista Canario, al consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, sobre los avances en las políticas contra la violencia de género.

Para la presentación de la misma, la señora Rodríguez.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Gracias, presidenta. Señorías, buenas tardes. Señor consejero.

Traemos esta petición de comparecencia hoy aquí para conocer cuáles son los avances que se están produciendo o en los que está trabajando desde su Gobierno, bajo la dirección, en su consejería. Sobre todo, en lo que pretende alcanzar o dar continuidad, para 2018, en la lucha contra la violencia de género.

45 mujeres, no sé si igual no llevo bien el contador, 45 mujeres en el Estado -y 4 en Canarias- son las cifras que nos dan este año los datos. Desde luego que esta es la punta del iceberg. Bajo esa superficie se esconde todo un abanico de malos tratos, de desigualdad, de discriminación, de cientos de denuncias contra las que tenemos que luchar y trabajar. Aspiramos a tener una sociedad próspera e igualitaria, y esto sigue siendo una lacra, un punto débil de nuestra sociedad que, a día de hoy, debemos combatir.

En primer lugar, queríamos saber... Como todos ya conocemos, se aprobó hace poco un pacto de Estado para la lucha contra la violencia de género. Este pacto de Estado no es el que el Partido Socialista quería, pero hay una serie de acuerdos que creemos que son positivos en esa lucha y pretendemos que se apliquen en los territorios a la mayor brevedad posible. Por tanto, queremos saber, señor consejero, de este pacto de Estado, ¿cuáles son sus prioridades?, ¿por dónde va a empezar?, ¿cómo va a trasladar o cómo se va a negociar con el Estado la tramitación, el traspaso, nuevamente, de las competencias a los ayuntamientos y cabildos en esta..., que, además, van a redundar y a afectar en la tramitación, en la detección de la violencia de género?

Estas competencias, que fueron eliminadas con la escusa de la crisis, con su devolución, entendemos que supondrán un trabajo importante que se viene realizando por las administraciones locales, que son la primera puerta de entrada de la ciudadanía a la detección y prevención de la violencia de género.

En segundo lugar, queríamos saber también si hay alguna mejora en los convenios firmados con los cabildos para la atención de la red canaria de servicios y centros de atención a las víctimas de violencia, tanto los DEMA y las casas de acogida como las unidades técnicas de apoyo y ayuda o de atención a las mujeres víctimas de violencia.

Vemos que en el presupuesto tienen la misma cuantía que en años anteriores. Y, sin embargo, tenemos una novedad, que es la modificación de la ley canaria de violencia de género, en aplicación del Convenio de Estambul, que supone la atención también a los menores como víctimas de violencia. Sabemos que se vienen atendiendo, pero probablemente entendemos que sería bueno tener un refuerzo para esa red de atención a las víctimas de violencia de género.

Queremos saber también cómo está la comisión de estudio o el protocolo que se aprobó aquí en una PNL, en este Parlamento, para la coordinación interinstitucional para la atención a las mujeres víctimas de violencia en la comunidad autónoma. Este protocolo quedó prácticamente aprobado a final de año. Y, por tanto, entendemos que ya tendría que estar en aplicación, teniendo en cuenta ahora, además, estos dos puntos nuevos que hemos comentado, que son la aplicación del Convenio de Estambul y también la aplicación del pacto de Estado. Esa comisión necesita ese trabajo, ese engranaje, para poder atender de forma adecuada a las mujeres víctimas de violencia.

¿Cuáles son los principales avances en educación, en la transversalidad? Usted, además... Bueno, en educación, entendemos... El otro día veía en un Twitter, creo que era de la consejería del Gobierno, que pretendían impulsar la Red Canaria de Escuelas para la Igualdad. ¿Cuál es el impulso que pretende dar el Gobierno a esta red?

Recientemente, también leíamos que el presidente del Gobierno, el señor Clavijo, anunciaba la firma de un convenio con el Estado para reforzar la sanidad, los servicios sociales y la lucha contra la violencia de género, con una financiación de 13 millones de euros. ¿Qué se va a destinar de eso?, ¿cuánto se va a destinar de esos 13 millones de euros a la atención a las víctimas de violencia de género o a la prevención de la violencia de género?

Por cierto, queríamos saber también, de esos 2 millones fruto de las negociaciones de Nueva Canarias con el Estado para 2017, dónde se aplicaron, cómo se aplicaron y qué objetivos se han cumplido en este año con respecto a ese acuerdo.

Y, bueno, en esta parte no me da tiempo de más, señor consejero. Gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Rodríguez.

Turno ahora para el Gobierno, señor consejero.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Barragán Cabrera): Buenas tardes, señorías.

Estamos de nuevo hoy aquí con un tema sensible para toda la sociedad, y este Parlamento ha demostrado en más de una ocasión su alta sensibilidad con los temas de violencia de género.

Pero permítame que no quiera usar la palabra "avances" en su sentido estricto, porque todavía miles de mujeres y menores siguen sufriendo día a día esta terrible lacra social, siguen siendo asesinadas mujeres y menores. 7 mujeres asesinadas el pasado año en las islas, 4 asesinatos este año, como usted comentaba, y otro en investigación. Prefiero hablar de los pasos firmes y constantes que estamos dando para contribuir a la erradicación de la violencia, tanto mi antecesor en el cargo como yo mismo en este prácticamente año que llevamos al frente de la consejería.

Pero, antes de centrarme en las actuaciones y políticas desarrolladas desde el Gobierno de Canarias, quiero destacar, aquí sí, un progreso importante, que era el acuerdo al que usted ha hecho referencia: el acuerdo político e institucional alcanzado para que la violencia contra las mujeres sea una cuestión de Estado. Un compromiso largamente demandado por las asociaciones de mujeres, el movimiento feminista y otras entidades que, ante la persistencia de la violencia de género, pese a los esfuerzos políticos, legislativos y sociales, se ha evidenciado insuficiente.

Tras varios meses de trabajo en el Congreso y en el Senado y, paralelamente, en el Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer, estamos ya cerca de que se suscriba el pacto de Estado contra la violencia de género. El presidente del Gobierno de España ha anunciado que espera que el próximo mes de diciembre se firme el acuerdo, que se sustentará sobre la base de documentos parlamentarios.

Creo recordar que mi departamento les ha enviado ya, en este caso, los dos documentos básicos del acuerdo, que son los textos del Senado y los textos del Congreso, la declaración institucional y una serie de anexos que van, en este caso, al pacto que se va a suscribir, en el que también están recogidas las distintas observaciones hechas por la sociedad civil organizada en este asunto. Un pacto que refleja la voluntad política -al margen de ideologías o sensibilidades- de erradicar la violencia hacia las mujeres en cualquiera de sus formas e intensidades. Con este pacto, daremos un paso importante en la lucha contra la violencia machista, un compromiso social y político de toda nuestra sociedad.

Paso ahora a informarles de algunas de las actuaciones que desarrollamos en el Gobierno de Canarias y en las que su señoría también ha incidido -en algunas de ellas- para contribuir a que esta violencia sea en un futuro un hecho inexistente.

He repetido en numerosas ocasiones que la promoción de la igualdad y la prevención constituyen medidas absolutamente indispensables para cambiar conductas y mentalidades machistas, sexistas, misóginas y violentas, y una de nuestras grandes preocupaciones es impedir que la juventud siga reproduciendo la violencia de género. Por ello, seguimos insistiendo en las campañas de sensibilización y concienciación, dirigidas a la sociedad en general, pero, especialmente, para adolescentes y jóvenes. Debemos poner el foco de atención en los varones, porque son los hombres quienes ejercen la violencia de género. Y no podemos dejar la responsabilidad de acabar con esta lacra en quienes la sufren y no en quienes practican la violencia.

Estos días vemos con estupor el caso de la chica presuntamente violada por cinco chicos en Sanfermines. Digo "presuntamente" porque existe en nuestro ordenamiento jurídico la presunción de inocencia y le corresponde a un juez dictaminar su culpabilidad. Pero, independientemente de la resolución judicial de este caso, lo realmente preocupante es que se intente mostrar a la víctima como responsable: "no se resistió", "hace una vida normal", seguimiento de sus redes... Este es un caso muy mediático, pero hay muchos más que, además, pueden hacer que otras mujeres en situaciones similares no presenten denuncias o se callen por temor a ser juzgadas o culpabilizadas del maltrato al que han sido sometidas. No podemos permitirlo.

Hay que hacer un esfuerzo por cambiar las mentalidades machistas que todavía hoy, en pleno siglo XXI, persisten en nuestra sociedad, y promover las relaciones igualitarias entre sexos si realmente queremos acabar con la violencia hacia las mujeres. En este sentido, este año, como saben, la campaña del Instituto Canario de Igualdad que se ha puesto en marcha se centra en los varones jóvenes canarios, para que ellos mismos sean los que transmitan a otros jóvenes la importancia de las relaciones de igualdad y respeto mutuo entre ambos sexos, para hacer visibles modelos alternativos de masculinidad y rechazar toda forma de control, dominación y violencia en las relaciones interpersonales, además de destacar las ventajas de igualdad entre los sexos para el desarrollo y la calidad de vida.

Asimismo, trabajamos en la puesta en marcha de un proceso participativo para la construcción de masculinidades igualitarias en Canarias que pretendemos desarrollar durante el próximo año. Se trata de que, a través de la comunicación y el esfuerzo coordinado de distintos agentes, se defina una estrategia consensuada de actuación que se oriente a lograr la instauración de modelos de masculinidades no hegemónicos. El marco de actuación para la prevención temprana de la violencia de género en la pareja, de la que ya les he hablado en otras ocasiones, también pone el foco central en las relaciones entre el colectivo juvenil, con el mismo propósito.

Respecto a los y las menores, y aunque se les venía atendiendo en la red canaria de recursos y centros, estamos incorporando de forma progresiva en la red de servicios especializados para su asistencia, a través de los convenios de colaboración con los cabildos y los fondos para la asistencia social integral procedentes del Estado. También a través de los proyectos ASI se han incorporado, como acciones terapéuticas complementarias a los servicios de la red, proyectos de intervención y empoderamiento, a través de técnicas artísticas como el teatro, la pintura o la escritura, entre otras, que están teniendo resultados muy positivos en los procesos de recuperación de las víctimas de violencia de género.

En cuanto a la violencia sexual, se van a otorgar subvenciones para la realización de varios proyectos desarrollados por entidades y sin ánimo de lucro, dirigidos a la atención y la recuperación de las víctimas de trata con fines de explotación sexual. Este año, estamos abordando un proceso de evaluación de calidad de los servicios y recursos de la red, a través de la realización de una auditoría de gestión externa. Se trata de identificar los ámbitos o aspectos a mejorar. Tratamos de conocer no solo el nivel de ejecución de las acciones y medidas propuestas en la lucha contra la violencia de género, sino la eficacia y la calidad de las mismas y la viabilidad y oportunidad de las herramientas de coordinación y colaboración que se establecen para un avance homogéneo y real de la calidad de los servicios que se prestan.

Otras de las actuaciones que venimos desarrollando son la formación y la especialización de profesionales, quienes significan un recurso fundamental para asistir a las víctimas y cooperar para que puedan salir de la situación de violencia machista. Como ejemplo, recientemente se han celebrado las jornadas "Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Implicaciones normativas", organizadas por el Instituto Canario de Igualdad con el fin de conocer las implicaciones de tipo normativo y social que conlleva el acuerdo estatal en esta materia. Las jornadas tuvieron también como finalidad contribuir al esfuerzo de la formación de aquellos profesionales que trabajan en el ámbito de juzgados de violencia contra la mujer, de quienes ejercen la abogacía, del personal de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y de las entidades vinculadas al trabajo con menores víctimas de violencia de género en Canarias.

Otra de las acciones formativas se ha desarrollado en el marco del encuentro anual de profesionales de la red canaria de servicios y centros de atención a mujeres víctimas de violencia de género, y que en esta edición se ha centrado en el abordaje de la violencia machista en el colectivo de jóvenes y adolescentes, haciendo especial énfasis en la utilización de entornos digitales y redes sociales para ejercer la violencia de género. Se han tratado de ofrecer alternativas para afrontar estas situaciones desde el ámbito preventivo y de la intervención. Consideramos que profundizar en el conocimiento y en la aplicación eficiente de los recursos permitirá optimizar la atención a las mujeres y menores.

Estas son algunas de las medidas con las que pretendemos dar los pasos precisos para revertir la situación que tenemos en estos momentos. Todas las actuaciones deben ir acompañadas de financiación. Así, el Gobierno de Canarias, respondiendo al compromiso alcanzado por el presidente durante el pasado debate del estado de la nacionalidad, aprobó una ley de crédito extraordinario para el fomento de la igualdad y contra la violencia de género de 865 000 euros, que fue ampliado en 100 000 euros más en el trámite parlamentario.

En el proyecto de ley de presupuestos generales de Canarias, las partidas destinadas al Instituto Canario de Igualdad se incrementan en un 12,8 % con respecto al presente ejercicio. Y, además, acabamos de recibir la resolución del crédito de los 2 millones de euros procedentes de los presupuestos generales del Estado, que, dada la fecha de la transferencia, se podrán ejecutar hasta el 30 de junio del 2018.

Como ya anunciamos en su día, parte de esta partida irá destinada a reforzar los convenios con los cabildos. Y, el resto, a actuaciones que desarrollará el Instituto Canario de Igualdad, directamente o en coordinación con otras administraciones, consejerías y entidades especializadas. De hecho, la reunión que mantenemos esta semana en el ICI, para dar cuenta de estos convenios que vamos a firmar con los ayuntamientos, espero que esta semana la cerremos ya con los cabildos, una vez que pasen los trámites parlamentarios adecuados.

Esto, junto con el resto de la información que he ido dando de las otras cuestiones...

La señora PRESIDENTA: Consejero, un minuto más.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Barragán Cabrera): ...con las actuaciones que hemos ido avanzando en estas mismas sesiones plenarias de las acciones que tenía previsto desarrollar la consejería y, en este caso, el Instituto Canario de Igualdad, es lo que le puedo avanzar en esta primera intervención, que se nos ha acabado el tiempo.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, consejero.

Turno ahora para el Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidenta. Buenas tardes, señorías.

Señor consejero, ¿estamos realmente desde las instituciones comprometidos con la eliminación de esta lacra social? Yo quiero creer que sí, pero ¿es suficiente para esta erradicación con el compromiso de las administraciones?

Yo creo que tenemos que llegar a entender que la única forma de combatirla es existiendo un compromiso de la sociedad, de la sociedad, en el más amplio sentido de la palabra. Si no, vamos a estar siempre en el mismo punto. La realidad es que no avanzamos sobre la desigualdad. Varían, de un año a otro, cifras de muertes, cifras de denuncias, cifras y más cifras, pero no estamos avanzando en la desigualdad. ¿De qué nos asombramos, si está normalizado en nuestra sociedad que la mujer cobre menos que el hombre, que siga existiendo el llamado techo de cristal? Y luego nos preocupa cuántos millones tiene la Consejería de Igualdad, que a mí también me preocupa; pero, señorías, hay cosas que podemos cambiar. Por ejemplo, estas -la del techo de cristal, que la mujer no cobre menos que el hombre-, en las que no hace falta dinero. Se llama compromiso, implicación real. Es ir a la raíz del problema.

Luego nos alarmamos aquí de por qué se está reproduciendo la violencia en los jóvenes. ¿Hemos sabido dar respuesta a las nuevas formas de comunicación que tienen los chicos y las chicas?, no. ¿Los estamos educando para que tengan capacidad crítica sobre la información que les llega, ya sea a través de internet, a través de la música o las películas?, no. Solo hay que salir cinco minutos al mundo real para darse cuenta de que el cantante favorito de los jóvenes es cuya letra más denigra a las mujeres. Lo que quiero decir es que vivimos en una sociedad en que, con respecto a este tema, estamos fallando desde muchos ámbitos.

Como dijo la directora del Instituto Canario de Igualdad en una entrevista suya que leí ayer, si por la mañana en la escuela se da una charla contra la violencia y luego, cuando llegan a casa, ven programas de televisión que les gustan y que valores hacia la mujer no es precisamente lo que transmiten, pues, de nada sirvió esa charla. Y así, estamos dando vueltas y vueltas, y no estamos atacando al problema desde la raíz. Porque, realmente, si estuviésemos haciendo un buen trabajo, estos chicos, cuando viesen estos programas, lo que les produciría sería rechazo, no lo que está sucediendo, que es que les gusta y es que encima, lo peor, se quieren parecer a ellos. Que, por cierto, algo que no comparto también con la entrevista de la señora directora es que le preguntaron que si desde la Administración no se debería contratar nunca a empresas con desigualdad salarial, y contestó que no, que mejor poder dar más puntos a las que tengan ese sello. ¡No! Las administraciones están para dar ejemplo. Empresas con desigualdad salarial directamente no deben concursar.

La violencia de género se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se dirige a las mujeres por el mero hecho de serlo; por tanto, hay que eliminar cualquier desigualdad existente.

Hay que trabajar desde todos los frentes, hay que tomar medidas valientes y que de verdad erradiquen esta lacra social.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno ahora para el Grupo Parlamentario Nueva Canarias. Señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Señora presidenta.

Solo el título de esta comparecencia me llamó la atención, me pareció curioso, porque avances en la política de lucha contra la violencia de género creo que se contesta con una palabra y, además, muy rapidito. Avances, ninguno. Porque los avances siempre se han medido por los resultados, y lo resultados son en España 45 mujeres asesinadas en el 2017, en lo que va de 2017, frente a 44 del 2016. Eso en España, porque en Canarias no es que avancemos, es que vamos para detrás. Retrocedemos. En lo que va de 2017, hay 4 víctimas mortales de violencia machista, el mayor número que ha habido en Canarias desde el año 2010. Y yo que conste que no culpo de eso exclusivamente a los Gobiernos. Tal y como dijo la portavoz del Grupo Mixto, este tema es un problema de la sociedad. Creo que hemos fracasado todos, hemos fracasado como sociedad.

Y, además, entiendo que vamos a seguir fracasando si no damos un giro, un golpe de timón de 180 grados; si no nos planteamos qué es lo que realmente hay que hacer, qué estrategia es la que hay que utilizar, con qué secuencia hay que desarrollarla y qué tiempo, esfuerzo y recursos son los que hay que emplear para comenzar a lograr estos objetivos.

Y no nos podemos permitir que los árboles nos tapen el bosque, porque la raíz del problema, la enfermedad, no es la violencia machista. Esa es la consecuencia. La enfermedad es la desigualdad. Y, mientras siga existiendo desigualdad, mientras los hombres sigan pensando que las mujeres somos inferiores, somos más débiles, nos tienen que proteger, no tenemos capacidad para decidir -y ya, como culmen, que somos de su propiedad-, la violencia machista va a seguir existiendo y van a seguir existiendo las víctimas de violencia machista.

Pero yo también quiero decir que las mujeres también tenemos parte de culpa en la existencia de este problema. Y, por supuesto, además, tenemos culpa o tenemos parte en la solución del mismo. Yo digo esto porque a nuestros hijos e hijas no solo los crían los hombres, también los criamos las mujeres y los educamos. También parte de la educación de nuestros hijos, de nuestros niños y niñas -y de los ajenos- también la hacemos mujeres. Y, ya sea por acción o por omisión, estamos haciendo mal nuestra labor, y el hecho... Un ejemplo es que, en la actualidad, uno de cada cinco adolescentes ve normal eso que es violencia machista, pues no les parece mal.

Y yo, por último, consejero, decirle que los presupuestos de un Gobierno reflejan las políticas que se van a aplicar y, por supuesto, cuál es la prioridad de esas políticas. Y, en materia de igualdad y de violencias machistas, las políticas del Gobierno son más de lo mismo. O sea, no tienen variación. Más de lo mismo y, además, con menos dinero: 11,2 millones en el 2017; 9,3 millones en el 2018. Y eso no demuestra una ineludible implicación con esta política contra la violencia machista.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora diputada.

Turno ahora para el Grupo Podemos, señora Del Río. Se levantó también la señora Monzón. Señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes.

Volvemos a hablar de violencia machista, de desigualdad, en esta Cámara, justo unos días después del 25 de noviembre, en el que yo creo que la mayoría hemos salido a la calle, hemos gritado, hemos dicho que ya basta, que no queremos más violencia. Y en la calle hay un nivel alto de concienciación. Pero parece que no se corresponde con nuestra capacidad de dar respuesta desde las administraciones. Y parece que no se corresponde porque es que ni siquiera somos capaces de aplicar nuestras propias leyes.

Y fíjense que estamos hablando de los datos de las mujeres asesinadas este año en España y decimos 45, cuando son 73. Porque no estamos incluyendo todos los feminicidios que se dan, los asesinatos de mujeres, cuando la relación no es de pareja o de expareja, cosa que sí está recogida en el Convenio de Estambul y que está recogida en nuestra ley canaria. Es verdad que en la estatal no, y hay que modificarla. Pero ya en el pacto de Estado se habla del reconocimiento de los feminicidios. 73 mujeres asesinadas, 4 de ellas en Canarias. ¿Y saben qué significa eso? ¿Saben la desgracia tremendamente doble y triple que significa?, no solamente que a esas mujeres les han robado la vida, probablemente, sus parejas o exparejas u otros conocidos porque consideraban que tenían una relación y un derecho sobre ellas; porque, bueno, como se decía antes, "la maté porque era mía", y porque "sin mí...", "eres mía o no eres de nadie", y por todos esos argumentos que nos venden en las novelas, en las canciones y en la música de que las mujeres o pertenecemos o no podemos ser sujetos de derecho y decidir con quién queremos estar, cuándo y en qué momento. No.

¿Saben qué es clave también?, no solamente el sufrimiento de las madres, de las familias de esas mujeres a las que asesinan. ¿Saben lo que significa que 73 mujeres hayan sido asesinadas?, que en este país hemos tenido 73 hombres que han asesinado. ¿Han pensado alguna vez qué significa eso? Esos hombres también tienen madres, también tienen familia, ¿qué sienten?, ¿qué sentirán? Yo me pongo o intento ponerme en el papel de esas madres, ¿qué puede sentir una madre cuando su hijo ha matado? Pienso en Laura, de La Palma, que fue prendida fuego con gasolina, ¿qué sentirá la madre del chico? Es decir, ¿cómo podemos trabajar?, ¿cómo podemos vivir las madres, las hermanas, las abuelas, también, de esos chicos que han llegado a este nivel extremo de desigualdad extrema, de enfermedad?, porque cuando hablamos de lacra, hablamos de una enfermedad social que hace que lleguen a asesinar porque una chica quiere romper la relación y no quiere seguir estando contigo. El tema es muy serio.

Y, señor Barragán, sin presupuesto, ni el pacto de Estado será un pacto de Estado contundente ni en Canarias combatiremos nunca la violencia machista. Nuestro presupuesto es del todo insuficiente. Lo hablamos en la comisión: no sirve de nada, nueve millones y pico no son suficientes. País Vasco, la misma población, 22 millones el año pasado; este año, aún no sabemos cuánto van a subir, pero sí que van a incrementar el presupuesto. Es fundamental. ¿Cómo vamos a trabajar la prevención si no tenemos dinero? ¿Cómo van a trabajar en educación si los profesores y profesoras no tienen tiempo suficiente para dedicarle? Hay que liberar horas, hay que trabajar desde todos los espacios.

Y no me queda más tiempo, pero seguiremos hablando.

Desde luego, sin presupuesto no hay gasto y no hay compromiso.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Del Río.

Turno ahora para el Grupo Popular. Pero antes pido silencio, por favor. En este caso no a sus señorías, sino al público asistente, que se oyen las conversaciones que tienen arriba. O sea que, por favor, pido silencio.

El Grupo Popular, señor Hernández.

El señor HERNÁNDEZ MIRANDA: Gracias, presidenta. Señorías, señor consejero.

Hace unas semanas, debatíamos y acordábamos por unanimidad la necesidad de poner en marcha en el 2018 un servicio de atención integral de mujeres víctimas de agresiones sexuales que contemplara, al menos, el acompañamiento y el asesoramiento jurídico, psicológico y social de las víctimas. Este recurso debería estar presente progresivamente en las siete islas, estableciendo una prioridad en zonas metropolitanas y zonas sur de las islas capitalinas.

Para ello, se llegó a un acuerdo. Se cedió sobre posiciones iniciales en aras o en favor del acuerdo, rasgo característico y condición inexcusable para abordar esta lacra social. Hay que tener en cuenta que el pacto de Estado contra la violencia de género ha sido aprobado prácticamente por unanimidad, y esto supone un hecho sin precedentes en la reciente historia democrática de nuestro país.

Toca, por tanto, volver a realzar el acuerdo y la dimensión del mismo. Acuerdo, repito, mayoritario, con más de doscientas medidas y con un presupuesto de unos mil millones de euros para los próximos cinco años, señal de madurez democrática y de conciencia, porque para avanzar de verdad contra esta lacra debe ser una cuestión de Estado, ya que la violencia de género constituye una violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

El pacto de Estado contra la violencia se basa en la unidad, y esta ha de defenderse de cualquier injerencia o uso partidista. Después del esfuerzo de síntesis de las ideas y actuaciones expuestas durante mucho tiempo por muchas personas y organizaciones vinculadas a este fenómeno, sería imperdonable adoptar una posición que frenara de entrada la puesta en marcha de este gran pacto.

Aunque sea a vuelapluma, conviene resaltar de forma prioritaria, y como aspecto fundamental, la educación. Aquí ya se ha comentado. Por tanto, la elaboración de un gran pacto de Estado social y político por la educación.

También, las comunidades autónomas pueden perfectamente ir implementando la formación de violencia de género, de forma transversal, en las asignaturas troncales y específicas, desde las edades más tempranas; reforzando la prevención de la violencia de género en las redes sociales para adolescentes, en la aplicación de los teléfonos móviles, para ayudar a detectar las primeras señales de maltrato e informar de los recursos disponibles; liderando, en definitiva, campañas de sensibilización, dirigidas a los jóvenes, donde se expliquen las primeras señales de una relación tóxica, como el control de las contraseñas o de sus amistades en las relaciones sociales.

Las comunidades autónomas, efectivamente, tienen mucho que decir. El reciente protocolo de colaboración firmado en Madrid contempla otras formas de violencia. Algunas, incluso, no abordadas hasta ahora por la propia comunidad autónoma, referidas a la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual. Y, por tanto, la tarea que tenemos por delante es inmensa. El desafío, también. Y estamos totalmente persuadidos de que los pasos definitivos para su erradicación tendrán que venir -según algunos, como apuntaba una magistrada hace unos días- de una mayor valentía por parte de los hombres, y yo creo que incluso eso es válido. Pero, sobre todo, de un compromiso ético y moral de las personas, del hombre en primer lugar...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias. Se acabó su tiempo, señor diputado, muchas gracias.

Turno ahora para el Grupo Nacionalista, señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señora presidenta. Señorías, buenas tardes.

Quisiera saludar a la directora general del Instituto Canario de Igualdad, que nos acompaña esta tarde.

En Canarias, contamos con el 112, activo las veinticuatro horas; el Dispositivo de Emergencia para Mujeres Agredidas, el DEMA, una red de asistencia en todas las islas accesible, sin necesidad de denuncia; las leyes más avanzadas en la prevención y en la protección integral a las mujeres, adaptada al Convenio de Estambul; incrementan los recursos económicos... Sin embargo, aumentan los asesinatos y aumentan las agresiones. Cerca de 15 000 canarias acudieron el año pasado al DEMA. Y, en catorce años, 904 mujeres han sido asesinadas en España. Son cifras equiparables al terrorismo.

Convivimos a diario con formas de violencia sutiles, que pasan desapercibidas. Con creencias y esquemas mentales arraigados en la sociedad que perpetúan la desigualdad. Son los estereotipos, los roles de género, los micromachismos que todos aceptamos, que todos admitimos y que, incluso, celebramos. Los niños no lloran. Si lo hacen, son una nenaza. Los niños son fuertes como Superman. Las niñas son princesas, tienen que sonreír, ponerse el mejor modelito y comportarse como mujercitas. En el trabajo, conformarse con un menor sueldo. En el restaurante, la cuenta se la entregan a él. Los pañales son cosa de mujeres: ni siquiera los baños de hombre están preparados para cambiar pañales. El Día de la Madre está inundado de ofertas de pequeños electrodomésticos. ¿Han visto ustedes alguna plancha en oferta para el Día del Padre? ¿Y el lenguaje?, "zorro", "fulano", "perro", "guarro", "golfo", váyanse a la RAE, pásenlas a femenino y saquen sus conclusiones.

No caeré en el extremo de decir que estas son las causas de tantos feminicidios, pero sí son el reflejo de una sociedad profundamente machista que alimentan, que son germen y son caldo de cultivo de la violencia de género. En esta sociedad, los hombres no perciben que sean iguales, sino que son más fuertes, se creen más fuertes. Y se creen en el derecho de intimidar, coaccionar, dominar, agredir y violentar a esa mujer, a la mujer.

Estoy de acuerdo con lo que decía la portavoz del Grupo Mixto. Es necesario un compromiso de la sociedad, tenemos que preguntarnos todos qué podemos hacer desde las administraciones públicas, pero también desde nuestra casa, en la educación de los chicos y las chicas, desde la escuela, desde los centros de trabajo, desde los medios de comunicación. Porque solo concienciando y educando en valores desde la cuna y rechazando de plano los estereotipos y los micromachismos lograremos algún día -algún día- una sociedad más igualitaria y más justa, donde a la mujer se la trate con la dignidad que merece.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias. Muchas gracias, señora Beato.

Turno para el grupo proponente, Grupo Socialista.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Señorías.

El planteamiento de la comparecencia era "avances", efectivamente. Y, aunque parezca raro, yo sí creo que debemos hablar de avances. Desde luego que no son los avances que queremos, pero sí hay avances. Es un asunto, además, tan terrorífico, tan tremendo, tan negativo, que parece que hablar de un avance es conseguir el objetivo. Ni mucho menos. Todo lo contrario. Pero hay un avance. Hay una presidenta de un parlamento autonómico. En este Parlamento hay casi paridad. Exactamente, ahora no sé si hay un hombre o dos más o uno menos, pero son avances. Mi abuela, cuando yo dije que iba a estudiar Derecho en La Gomera, en un pueblecito de no sé qué, me dijo: "no, niña, mejor haz Magisterio, que Derecho es cosa de hombres". Afortunadamente, ese mensaje no se lo voy a dar a mi hija ni a las generaciones futuras.

Hay un pacto de Estado que nos compromete a todos, aunque tenemos distintas formas de afrontar este problema. Yo creo que, efectivamente, sí hay avances, y tenemos que pensar en los avances como objetivo para acabar con esta lacra social desde la casa, desde las familias, desde nuestro papel como enseñantes en la sociedad en la que vivimos, como ejemplo que tenemos que dar a nuestro entorno y a nuestro alrededor. Y desde luego que yo no responsabilizo -no debemos responsabilizar- a una parte de la población, a las mujeres. Esta es una responsabilidad de todos y de todas. Y hace falta política, mucha política, para avanzar más rápido.

En estos momentos, hablamos de que parece que acabó la crisis y el Gobierno así también lo apunta, pero no ha acabado para muchas personas, y para muchas familias no es verdad. Es cierto que el presupuesto de la comunidad autónoma creció en 1000 millones, lo que supone, a priori, la posibilidad de mejorar la calidad de vida de la ciudadanía. Desde luego que el Partido Socialista, en ese empeño, ha puesto todo el esfuerzo. No voy a repasar ahora las leyes importantes que se han aprobado en Gobiernos socialistas, pero entendemos que hay que seguir trabajando.

En estos momentos, el Instituto Canario de Igualdad tiene 9 millones de euros. Desde luego que no es suficiente, y en ese ánimo o con esta intención de creer que hay avances, que se van a producir avances, tampoco vamos a aplaudir al Gobierno si no hace lo que hay que hacer, si no trabaja a la velocidad suficiente. Vamos a seguir siendo absolutamente exigentes. 9 millones de euros no es el presupuesto que, al acabar una crisis, o con 1000 millones de crecimiento, se esperaba. Y más cuando el presidente del Gobierno, el señor Clavijo, anunció en el debate del estado de la comunidad autónoma pasado que duplicaría el presupuesto del Instituto Canario de Igualdad. ¿Dónde está esa multiplicación?, ¿cómo se va a reflejar ese tremendo crecimiento económico en el instituto?

Señor consejero, tenemos que hacer frente a este problema. Y, en este caso, les corresponde a usted y al Gobierno ser los primeros en ese trabajo. Nosotros, desde la oposición, seremos absolutamente exigentes. Traeremos a esta Cámara, una vez y otra vez, en comisión, en preguntas, en comparecencias, en propuestas que se han aprobado aquí también -que son avances-, lo que haga falta para caminar más rápido. Coincide usted, además, que es el consejero del área de Justicia, Gobernación y Justicia; ya lo apuntó. Entendemos que la formación en los órganos de justicia que trabajan en el ámbito de la atención a las víctimas es fundamental. Y, en ese sentido, pues, también creemos que hay que seguir trabajando.

Y desde luego que en el presupuesto aparecen partidas de integración. Del principio de igualdad local, con 350 000 euros, ¿para qué y cómo se va a gestionar esto?, porque, además, son partidas que parecen insignificantes pero que pueden marcar, también, una diferencia en la concienciación social. Actuaciones de prevención y sensibilización de la violencia de género, 300 000 euros, ¿cómo, señor consejero?, ¿cómo se va a hacer?

Acaba de mencionar usted la campaña que se hace desde el Instituto Canario de Igualdad enfocada a los jóvenes. Estamos de acuerdo, estamos de acuerdo en que es una de las propuestas que se pueden hacer no siempre de los dos ámbitos, sino centrándonos en los jóvenes, los chicos. Pero cuidado con el lenguaje, señor consejero: "mi chica" es una de las frases de esa campaña. El patriarcado -ya se ha planteado aquí-, el machismo, es muy sutil, y muchas veces perpetuamos roles. Quizás hubiera sido mejor otra expresión, no mantenernos en esa apreciación de la pertenencia.

La Administración -ya también se ha mencionado aquí- entendemos que tendrá que decir que no a los conciertos donde el artista tenga sus composiciones absolutamente machistas, que estoy de acuerdo, porque las escucho; efectivamente, las escuchamos. Pero, es más, no solo la Administración tiene que decir que no, hay que identificarlas y señalarlas. No. Y habrá que educar a nuestros hijos e hijas en que esa música... "mira realmente, escucha lo que dice", explicarles qué es lo que dice. La Administración tendrá que decir "no" a una publicidad discriminatoria, tendrá que decir "no" a la contratación de empresas que hagan discriminación o en las que no haya una igualdad de salarios.

¿Cómo tiene previsto, señor consejero, qué prioridad le da a esa PNL que se aprobó aquí de la puesta en marcha de los servicios a las víctimas de agresiones sexuales? Usted mismo ponía el ejemplo mediático que vivimos estos días en el que parece que lo que se juzga es a la mujer, a la víctima, y no el delito que ha cometido un grupo de hombres.

Desde el Grupo Parlamentario Socialista, seguiremos trabajando para que se cumpla y para que se aplique en Canarias el pacto de Estado, aprobado recientemente y que se firmará. Nos empeñaremos para que el Gobierno, a través del Instituto Canario de Igualdad, acuerde con los ayuntamientos y con los cabildos y aplique las medidas aprobadas, y se refuerce la red de atención a las víctimas de violencia en toda Canarias. Estaremos vigilantes para que se ejecute el presupuesto, el que está en el presupuesto que presentó estos días y en las partidas extraordinarias que se aprueben o en los acuerdos a los que llegue con el Estado y que redunden en la aplicación de programas o proyectos, tanto para la atención a las víctimas de violencia como en la prevención de la violencia de género. Estas actuaciones, además, esperemos que sean transversales, porque esa es una de las claves en las que debe trabajar el Gobierno para que esa lucha contra la violencia sea efectiva desde todas las administraciones.

Usted hablaba antes del código ético con los medios de comunicación. Antes no, esta mañana creo que fue... Bien, nos parece una buena medida, pero esperamos también que cumpla con la PNL que se aprobó hace unas semanas también en comisión, en la que acordamos todos los grupos parlamentarios que se firme un convenio con la Radio Televisión Canaria para revisar el código de comunicación de la Radio Televisión Canaria, que debe ser la primera en dar ejemplo de la promoción de la igualdad y del trato igualitario entre hombres y mujeres.

¿Qué medidas tiene previstas el Gobierno para la inserción laboral de mujeres víctimas de violencia, la lucha contra la explotación sexual y la trata de mujeres?

En definitiva, señor consejero, señorías, desde el Grupo Parlamentario Socialista, creemos que es necesaria la política, más política que nunca. Pero, además, con acciones claras, concretas, puestas en funcionamiento con un objetivo claro. Y entonces podremos hablar de avances. Esto le toca a usted, como digo, y a todo el Gobierno. Y a nosotros nos toca -a la Oposición- exigirle y apoyarle en los logros, aunque sean mínimos, mínimos, porque es un objetivo común, además de una transformación social. No es que podamos cambiar una parte de la sociedad, este es un cambio de mentalidad en el que todos debemos participar.

Acabo, además, haciendo ese llamamiento a la ciudadanía, porque desde luego que no solo en esta Cámara, no solo a través de las leyes, no solo a través de los proyectos y programas -que tenemos que ser los primeros-, sino que a través de toda la sociedad, de todos los que conformamos esta sociedad, hombres y mujeres, mujeres y hombres, debemos acabar con ese patriarcado, con ese machismo sutil, que a veces lo tenemos muy impregnado en nuestra cabeza, en nuestra forma de ser, y ni siquiera lo identificamos.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Rodríguez.

Turno ahora, para cerrar esta comparecencia, del Gobierno. Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Barragán Cabrera): Señorías, coincido plenamente con el diagnóstico y, en algunos casos, con las expresiones exactas que han hecho sus señorías a la hora de referirnos al problema que tenemos con la violencia contra la mujer. Y, dentro de la violencia contra las mujeres, la violencia de género, también, en todo a lo que han hecho referencia de las políticas de igualdad. Una cosa va a aparejada a la otra, desde el punto de vista de que una sociedad que entienda al hombre y a la mujer como iguales será una sociedad que tenga más capacidad de actuar contra la violencia de género. Coincidimos en esto.

Por lo tanto, no sé si nos damos cuenta de que muchas veces venimos aquí, al Parlamento, y hacemos un gran debate y nos volvemos a reforzar en los mismos argumentos, argumentos que está bien repetir porque hay que machacar. Sigue habiendo muertes. Por lo tanto, no son argumentos pueriles; no es estéril que nosotros, como representantes de la ciudadanía, hagamos hincapié una y otra vez sobre esos argumentos. Y también tenemos diferencias en las propuestas de cómo actuar.

Fíjense en el dato: el Congreso y el Senado han hecho un paquete de más de doscientas medidas. Después de un debate amplio, se han buscado 200 medidas; 200 medidas que se tienen que convertir en acciones concretas, en las instituciones y dentro del nivel competencial. Pues, bien. Si han visto el anexo, es decir, esto fue en el ámbito del Congreso y en el Senado. Si han visto el anexo de las aportaciones hechas por la sociedad civil, hay otras tantas aportaciones también de cosas que hay que hacer. ¿Qué quiero decir con esto?, 200 medidas, empezar a aplicarlas... ¿no?, empezar a aplicar las 200 medidas y ponerles nombre y apellido en todos los presupuestos donde van... Llevará su tiempo.

Y ahora podemos discutir, podemos discutir en los próximos días, una vez que se apruebe este acuerdo y que empecemos a dotarlo económicamente en los primeros presupuestos del año 2018. Empezaremos a dotarlo y empezaremos a priorizar, y a priorizar por comunidades autónomas, porque todos los problemas pueden ser distintos en cada comunidad autónoma. Me refiero desde el punto de vista de las prioridades que hay que atender. Y me gustaría compartir con ustedes esas prioridades una vez que se apruebe. Es decir, decidir qué cosas tendríamos que priorizar en Canarias.

Ya conocen perfectamente cómo está distribuido el presupuesto. Hemos tenido el debate presupuestario y hemos discutido sobre el presupuesto del Instituto Canario de Igualdad. Y el compromiso de que las partidas de violencia de género, con recursos propios, con recursos propios, de la comunidad autónoma, antes de finalizar la legislatura, efectivamente, se van a doblar. Es decir, van a ser más que al inicio de la legislatura, como nos habíamos comprometido.

También tendremos que ver cómo se va a articular el recurso del Estado en la distribución a corporaciones locales y a las comunidades autónomas para la lucha contra la violencia de género. Y para nosotros es muy importante seguir trabajando en la red que tenemos con los cabildos, y los cabildos con los ayuntamientos. Creo que todos han coincidido en la proximidad de las instituciones a los casos de víctimas de violencia de género o incluso en las políticas de igualdad. Precisamente, 350 000 euros del presupuesto de este año van encaminados a que todos los ayuntamientos de Canarias cuenten con planes de igualdad. Y esto es importante por lo que ustedes han puesto en relevancia de que no solamente se trata de atender a las víctimas una vez que son víctimas, sino intentar hacer una política de prevención. Y ahí están los planes de igualdad.

Coincido con ustedes en todas esas acciones y en todas esas valoraciones. Pero, insisto, tenemos que ponernos de acuerdo también en qué cosas son prioritarias. Yo les recuerdo que esta política no debería ser entre nosotros -que todos estamos de acuerdo en la lucha contra la violencia de género-, en el "tú más". Es decir, si Podemos presenta una propuesta, voy a ver si yo presento una que diga dos cosas más. Y Nueva Canarias diga: "no, dos no, tres". Y Coalición Canaria diga: "tres no, cuatro". Y el PSOE diga: "no, cuatro son pocas, seis". ¿Por qué? Porque, al final, estamos en una carrera para ver quién hace más propuestas y quién las hace mejores. Y se supone que tenemos un pacto. Vamos a desarrollar el pacto, vamos a adaptarlo a nuestras singularidades, y ya tenemos un camino para trabajar. Si tanto deseábamos el pacto, un pacto de Estado que fuera una política de Estado, lo que no podemos hacer es inventarnos ahora, en una carrera de obstáculos, cuáles son las nuevas actuaciones. Las tenemos ahí. Y yo les invito a que podamos tener una sesión parlamentaria en comisión, que creo que trabajaríamos más concentrados, y decidir: "oye, de las 200 medidas, ¿cuáles tendríamos que incorporar en los presupuestos de los años 2018 y 2019?, ¿dónde está el compromiso nuestro para demostrarle también a la sociedad que vamos caminando juntos en esta línea?"

La propuesta que usted me ha hecho de la proposición no de ley aprobada en el Parlamento nuestra idea también es trabajarla a través de los recursos o de la inmensa mayoría de los recursos que están también en el tema de los cabildos, incrementándola y mejorándola en ese sentido. Creo que es el camino que tenemos que seguir, más que crear un monstruo desde el punto de vista administrativo dentro del Instituto Canario de Igualdad. Es decir, hemos aprendido en esta tierra a sacarle partido a la colaboración institucional. Y esa colaboración institucional yo creo que siempre podemos hacer una crítica, porque alguna de ellas no funciona, pero la inmensa mayoría funciona. Hay lealtad institucional y es posible trabajar con cabildos y ayuntamientos en esta materia. Los ciudadanos nos lo agradecerán. Por lo tanto, vamos a seguir en esta línea.

Acepto, como no podía ser de otra manera, que cuando nos equivoquemos y erremos se intente corregir al Gobierno. Y si en un momento determinado alguna de las acciones que estamos poniendo en marcha... Y por eso estamos haciendo ahora el diagnóstico, ¿no?, me acuerdo de que la compañera de Nueva Canarias siempre me pide: "¿cómo vamos a hacer una política nueva si no hemos evaluado la anterior?" Don Román también, en algunas otras políticas que están ajenas al Instituto Canario de Igualdad, lo hace. Pues, hemos decidido que es verdad. Es decir, tenemos que evaluar, tenemos que saber si lo que estamos haciendo da resultado, para poder meternos en otra política. Por eso les pido también que trabajemos juntos en esto.

Si vamos a poner en marcha, no hagamos una carrera de proposiciones no de ley -a las que nadie se va a negar, a las que nadie se va a negar, porque son propuestas sensatas-, para después saber que de todas esas proposiciones no de ley que aprobamos porque las presentan los grupos de forma independiente y no coordinadamente -ojalá todas estas cosas las presentáramos de forma conjunta-, para después saber que de todas las que se han aprobado solo hay capacidad o solo hay recursos para poner algunas en marcha. Y después, enmendarle la plana al Gobierno diciéndole: "se han aprobado cinco proposiciones no de ley, ¿qué pasa con estas cuatro?"

Les invito a que trabajemos juntos. Esto es un trabajo de todos. Han hablado ustedes de que no es solo un problema de la política, sino un problema también de la sociedad. Tenemos que convencernos todos de que este es el camino. Creo que el pacto de Estado es un buen síntoma. Creo que aquí podemos repetir esa política, aplicándola desde el punto de vista de qué es lo mejor que podemos poner en práctica, con las prioridades que necesita, en este caso, nuestra sociedad. Y, si es así, estoy seguro de que entonces -como decía yo-, en vez de pasos firmes, podremos hablar -como decía usted- de avances.

Nada más y muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, consejero.

Hemos acabado esta comparecencia, y agradezco a la directora del Instituto Canario de Igualdad que esté con nosotros. Gracias, Claudina, por acompañarnos en esta iniciativa también, presentada a instancia del Grupo Parlamentario Socialista.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1261 Sobre -Consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad-, sobre avances en políticas de lucha contra la Violencia de Género.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico