Diario de Sesiones 98/2017, de fecha 29/11/2017 - Punto 7

9L/PNL-0508 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC), SOBRE LA BANDERA TRICOLOR CANARIA CON SIETE ESTRELLAS VERDES.

La señora PRESIDENTA: Continuamos. Ahora vamos a la PNL del Grupo Nacionalista. La 508 -el punto 5.5 del orden del día-, sobre la bandera tricolor canaria con siete estrellas verdes.

Para su defensa, el señor García. (Rumores en la sala).

Señorías, ruego silencio, por favor. Señorías, silencio.

El señor GARCÍA RAMOS: Gracias, señora presidenta. Señorías.

Esta proposición no de ley lo que persigue es que no creemos un conflicto donde no existe un conflicto, simplemente. Porque la activación de la prohibición de la entrada de la bandera tricolor con las siete estrellas verdes a los recintos deportivos, a través de la prohibición que plantea la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte, comisión estatal dependiente del Consejo Superior de Deportes, y que sacan a relucir una ley de 2007, una ley que ha estado diez años dormida y que no ha estropeado nunca que se entre una bandera a nuestros recintos deportivos, con el decreto correspondiente del 2010 y el Reglamento también dependiente de este decreto, me parece que está causando en nuestra ciudadanía..., nuestra ciudadanía, digamos, básica, no la que en un momento determinado exhibió una bandera de trescientos metros cuadrados que costó ciento y pico mil euros en la Fuente Luminosa de Las Palmas de Gran Canaria con motivo de una visita real... No, no, no estamos hablando de esa bandera de trescientos metros cuadrados que costó tantos cientos de miles de euros. No, no, no, estamos hablando de una bandera que maneja nuestro pueblo, que lleva a las luchadas, que lleva a las romerías, que lleva a todas las fiestas populares y que, además...

La señora PRESIDENTA: Señor García, disculpe que le interrumpe.

Señorías, por favor, está hablando un diputado y hay un murmullo permanente...

El señor GARCÍA RAMOS: Yo gritaré más, presidenta, no se moleste.

La señora PRESIDENTA: ¡Espere, señor García!

Siga.

El señor GARCÍA RAMOS: Es una bandera que lleva, digo, nuestra ciudadanía a todas estas manifestaciones populares y que, hasta el día de hoy, no ha significado nunca ni atentar contra la violencia ni contra el racismo ni contra la xenofobia ni contra la intolerancia en el deporte ni en ninguna fiesta popular.

Por lo tanto, una vez más, instituciones y organismos metropolitanos ignoran tradiciones e ideales y sentimientos que tenemos en estas islas. Hay, como todos sabemos, una legislación de los boletines oficiales, pero hay una legislación también de los sentimientos. Y estas legislaciones no pueden ser controladas, no pueden ser prohibidas.

Esta bandera, además, que algunos estigmatizan como una bandera independentista, una bandera terrorista, esta bandera tiene, y yo puedo hablar con conocimiento de causa porque conocí a la persona que la inventó, que la puso a funcionar, que era don Antonio Cubillo Ferreira, esta bandera tiene una larga tradición. Y yo puedo invocar que la primera bandera estatutaria que se usó en Canarias fue izada en el asta del Ateneo, que es mi segunda universidad, siendo presidente de ese Ateneo un conejero ilustre, que era don Benito Pérez Armas, novelista y político. Y esa bandera, que fue la primera que se exhibió en 1907, azul con siete estrellas blancas en el orden del mapa, que es la bandera de mi partido, el Partido Nacionalista Canario, fue la bandera que luego ha sido tenida en cuenta cuando se fundó la bandera de las siete estrellas verdes.

De todas maneras, hay un recorrido que habría que saberlo. Yo sé que aquí tenemos que ocuparnos de otras cosas importantes, pero en esta también tenemos que ocuparnos, de nuestra memoria histórica. Porque la memoria histórica no empieza tampoco solo en 1936, para mí la memoria histórica también empieza con el pueblo que había aquí antes, que estaba dos milenios antes de la llegada de los europeos y que merece también un respeto como yo lo he defendido aquí en otras ocasiones.

Por lo tanto, esta bandera digo que tiene una trayectoria: 1907, luego en 1950 se usa también la tricolor en movimientos, bueno, independentistas venezolanos, el MIC sobre todo; en 1961 la tricolor los hermanos Cantero la exhiben en la romería del Pino, 1961, la tricolor blanca, azul y amarilla sin estrellas verdes. Y me cuenta Antonio que cuando en 1964 funda el Mpaiac y tiene que ir a una asamblea de la OUA en Egipto, le dicen que, si él está por la descolonización de Canarias, debe llevar una bandera, y él me cuenta, además como la amistad que teníamos, dice: "pues me acordé de las siete estrellas del Ateneo, de las siete estrellas, se las puse verdes". Y en el segundo libro de sus memorias dice que ese verde es el verde de la esperanza, no como algunos otros dicen que es el verde del islam o el verde de África, no, no, el verde de la esperanza. El blanco de la paz y el azul y el amarillo que provienen de las provincias marítimas de Tenerife -no de Santa Cruz de Tenerife, porque la provincia se llama Tenerife porque fue provincia única en el siglo XIX- y de Las Palmas; el azul de la provincia marítima de Tenerife y el amarillo de la provincia de Las Palmas.

Yo creo que esto se ha asumido por todo el pueblo. Esta bandera ya no tiene los matices ni la semántica, podíamos decir, independentista con la que nació, sino una bandera que ha asumido todo el pueblo. Y que, además, cualquiera que haya ido, como dije antes, a una luchada o a un partido de fútbol sabe que esa es la enseña que lleva nuestro pueblo llano, sin ningún tipo de matiz ni ninguna..., y desde luego sin incitar, como dice la prohibición que se ha activado, sin incitar ni a la violencia ni al terrorismo, nada más lejos de la realidad.

Yo creo -porque además confío en nuestro compañero Guillermo Díaz Guerra, que demostró su solvencia democrática estando en este Parlamento y en su vida diaria- que esto hay que corregirlo. Hay que decirle a la Comisión Estatal, hay que decirle al Consejo Superior de Deportes, hay que decirle a la liga de fútbol española y hay que decirles, por ejemplo, a las delegaciones y a las subdelegaciones, que no estén entorpeciendo el uso de esta bandera porque, al fin y al cabo, las banderas lo que expresan, como dije antes también, son ideales y expresan sentimientos. Y lo que se está expresando en esos estadios es algo tan básico como recoger la herencia histórica que esta bandera ha significado.

Esta es una iniciativa que hemos hecho en contacto con las peñas futbolísticas de Tenerife y con el Club Deportivo Tenerife, y sorprende mucho que a algunos ciudadanos y ciudadanas que han ido al estadio con su bandera se les haya levantado acta, avisando de sanción y con pie de recurso también, sin necesidad ninguna. Es decir, en el encuentro entre el Tenerife y el Español se levantaron dieciocho actas. Y esto es un escenario que todos hemos vivido de la bandera tricolor con siete estrellas verdes en estos estadios de fútbol, sobre todo en las zonas donde el celo deportivo está más fundado, ha calado más.

Por lo tanto, esta iniciativa no viene sino a pedir a los organismos Comisión Estatal, Consejo Superior de Deportes, Liga de Fútbol Profesional y delegaciones del Gobierno en Canarias que sepan un poco de nuestras tradiciones, sepan un poco de lo que significan los emblemas que expresan nuestros sentimientos y nuestros ideales y que dejen de prohibir esta bandera en los recintos deportivos, como se ha usado siempre.

Nada más.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor García.

Esta proposición no de ley tiene una enmienda del Grupo Socialista. Para la defensa de la misma, el señor Matos.

El señor MATOS EXPÓSITO: Señora presidenta, señorías.

Señor Juan Manuel García Ramos, compatriota lagunero, que ha descrito usted el episodio de El Ateneo que es mítico en La Laguna, también el episodio en que se izó durante la transición democrática, o en los primeros años de la nueva etapa democrática, cuando se constituían los ayuntamientos, la bandera tricolor en el Ayuntamiento de La Laguna, que también es un episodio pintoresco de la historia democrática de La Laguna. Y ha hecho usted un repaso, yo creo que riguroso, sobre la historia de la bandera, cómo evolucionó desde esa inicial bandera de El Ateneo, que, efectivamente, luego en Cuba fue adoptada por su partido y aparece por primera vez en la revista El Guanche, y que después tiene toda esa evolución que usted ha explicado perfectamente.

Pero la posición de mi grupo parlamentario en este asunto yo creo que la voy a intentar centrar en lo que debe ser el debate, y me explico. En Canarias no hay un problema social, ni un conflicto con la bandera de las siete estrellas verdes. Yo no conozco ni un solo episodio ni de violencia, ni de agresiones, ni nadie se siente ofendido, que yo sepa, nadie se ha sentido ofendido porque nunca se ha utilizado como, digamos, un elemento de diferenciación con nadie.

El problema es que, en mi opinión y en la de mi grupo, la decisión de la Delegación del Gobierno en Canarias lo que puede hacer es generar un problema donde no lo había. Porque hoy probablemente no estaríamos hablando de esto, el otro día yo fui al partido del Tenerife y vi a las peñas manifestándose con este asunto, se levantaron actas, donde toda la vida ha habido esas banderas y nunca ocurrió absolutamente nada ¿por qué? Porque, aunque esa bandera pudiera haber tenido en algún momento un significado político, probablemente para algunos todavía lo tenga, para la gente corriente no lo tiene. Se usa en romerías, se usa en eventos deportivos, que levante la mano, que levante la mano el que no haya ido a un partido de fútbol, a una luchada o a un partido de baloncesto y no solo alguna vez haya ondeado una de estas banderas, sino haya cantado algún cántico irreproducible en este sitio en el que me encuentro en estos momentos. Y no se hace con ninguna intención ni xenófoba ni de otras características, sino simplemente forma parte un poco del ideario popular de los ciudadanos de esta tierra. Y donde no hay un problema, la Delegación del Gobierno en Canarias lo puede crear. Y creo que es acertada la propuesta de que no se considere que la bandera de las siete estrellas verdes entra dentro de lo que se regula en el artículo 2.1.b) de la Ley 19/2007, ni en el artículo 6.1, ni en el artículo 20.2.f) del decreto.

Además, tenemos suerte en el Grupo Parlamentario Socialista porque tenemos aquí a doña Patricia Hernández, que fue quien impulsó justamente en el Senado una comisión sobre este asunto, sobre el uso de banderas y símbolos ultras en los estadios de fútbol, que dio lugar después esa comisión justamente la ley. Así que sabemos perfectamente, porque además nos lo ha dicho la compañera, que desde luego la bandera de las siete estrellas verdes no tiene nada que ver ni con el espíritu de la comisión que ella impulsó en el Senado ni con la ley que luego se aprobó. Es una bandera que ni implica un mensaje que incite a la violencia ni en virtud de la cual una persona o grupo de ellas se pueda sentir amenazada, insultada o vejada por razón de su origen racial o étnico, su religión o convicción, su discapacidad, sexo u orientación sexual.

Obviamente, esto no ocurre. Por lo tanto, yo creo que es de sentido común instar al Gobierno de España, a la Delegación del Gobierno, a que la retire del abanico de banderas que sí producen estos efectos. Yo creo que es de sentido común, pero hasta aquí.

Porque lo que sí le tenemos que decir a Coalición Canaria es que si esta bandera es popular y se lleva a las romerías y la utilizamos todos, no es la bandera de Coalición Canaria, por lo menos para una gran parte de la gente que la exhibe en eventos, en romerías y en fiestas, y cuántos estudiantes fuera de Canarias, en la habitación de su colegio mayor o de su piso en Madrid o donde sea, la bandera que tienen colgada en la pared probablemente sea esta bandera, y no se sienten identificados con su partido político. Por lo tanto, tampoco se apropien de los, digamos, símbolos populares, como suelen hacer, que son de todos los canarios.

Por eso le presentamos una enmienda, porque si dejamos el debate ahí, es correcto, pero si vamos más allá, porque, don Juan Manuel, usted enumeró de qué va su PNL, pero se le olvidó el último punto, que es "impulsar el reconocimiento de la bandera tricolor con siete estrellas verdes como un emblema identitario". Esto es legítimo, pero no toca aquí, es otro debate que podemos tener en otro momento, pero no...

La señora PRESIDENTA: Señor Matos, un minuto más.

El señor MATOS EXPÓSITO: Presidenta, termino. Se lo agradezco, se lo agradezco, presidenta.

No hagamos justamente lo que tratamos de impedir con la PNL. Porque si estamos diciendo que la decisión de la Delegación del Gobierno es equivocada porque interpreta que hay un uso político de la bandera, porque no nos olvidemos que esto viene a colación de lo que ha ocurrido en Cataluña con el uso de la bandera estelada en los estadios... Por cierto, la ley no estaba dormida, se ha venido aplicando durante mucho tiempo en relación con el uso de banderas nazis, banderas xenófobas en estadios de fútbol, por lo tanto, no estaba en desuso ni durmiendo en un cajón, se estaba aplicando. Pero justamente no convirtamos esta propuesta justamente en lo que supuestamente trata de evitar, que es crear un conflicto donde no lo hay.

Insisto, respetamos el sentimiento independentista que cualquiera pueda tener, incluso de cambiar los símbolos si lo consideran oportuno, pero tiene que hacerse por los métodos que corresponden y el debate se puede tener cuando se quiera, pero hoy ese no es el debate que, entendemos, nos toca hacer.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Matos.

Pido al grupo proponente que me fije posición si acepta o no la enmienda, señor García Ramos.

El señor GARCÍA RAMOS (Desde su escaño): Señor Matos, señor Matos, creí entender que usted me estaba planteando una transaccional, ¿o no? ¿No? ¿Mantiene la enmienda tal y como la han planteado?

Acepto la enmienda.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor García Ramos.

Turno de fijación para el Grupo Mixto. Señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta. Señorías, señor García Ramos.

El debate sobre la bandera tricolor de las siete estrellas verdes realmente no creemos que sea el debate que más interese a los canarios. Si usted hiciese una encuesta hoy en la sociedad canaria, yo creo que los canarios están más preocupados por la sanidad, por el empleo, por la pobreza y no por saber si van a poder enarbolar una bandera en un estadio o no. Pero podemos también entender que hay una parte de la sociedad que está preocupada con este tema.

Por tanto, es respeto a la diversidad ideológica, política y religiosa, es lo que debe de ser que mueva la forma de conducirnos en nuestro día a día, pues vivimos en un Estado social y democrático de derecho.

Ahora se ven muchas banderas nacionales en muchos balcones de nuestras calles, también banderas tricolores de siete estrellas verdes, y esto se debe respetar por unos y por otros, entendemos que entra dentro de la esfera de lo personal. Pero, por desgracia, todo se ha complicado. Nadie puede obviar cómo ha influido la deriva del proceso catalán en que se tome la decisión de esta prohibición.

Decía don Isaac Newton que toda acción tiene una reacción igual y opuesta, y son las acciones radicales de los independentismos las que han provocado que se prohíban con más ahínco los símbolos políticos en el deporte.

La gente se une a una bandera por un sentimiento de pertenencia a una causa y no hay nada más bonito que ver en el deporte a las hinchadas enarbolando los colores de sus respectivos equipos y animando como una afición. Incluso muchas de las veces las hinchadas de diferentes equipos compartirán momentos amenos y de hermanamiento anteriores y posteriores en un encuentro, porque el deporte tiene esa virtud.

Pero recordemos que no hablamos de un símbolo deportivo. Esta bandera la creó Cubillo...

La señora PRESIDENTA: Señora Mendoza, disculpe que la interrumpa, paro el tiempo. Ruego silencio, por favor.

Continúe, señora Mendoza, disculpe la interrupción.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): No pasa nada, presidenta.

Pero recordemos que no hablamos de un símbolo deportivo. Esta bandera la creó Cubillo en defensa del independentismo canario anticolonial. Ahora, por fortuna, su mensaje radical se ha trivializado y la bandera se ha popularizado.

Se tiene que respetar enarbolar la bandera que cada uno crea conveniente mientras no incite al odio, quizá es ahí donde está el problema. ¿La bandera tricolor de siete estrellas verdes incita al odio? Nosotros creemos que no, que no incita al odio, o al menos no debería ser así. Pero hay que tener cuidado porque algunos de los hinchas que las llevan, cuando ven una bandera española en los estadios, pitan, vociferan y se aseguran de quitarla. Solo hay que ver cómo se vanaglorian de ello en las redes sociales, y esto sí es peligroso. Y son ellos mismos los que, al fin y al cabo, están provocando que no se reflexione en retirar la prohibición del uso de la bandera tricolor.

Por lo que sí queremos ponerle algún tipo de racionalidad al tema, del asunto lo que debemos decidir, o lo que se debe decidir es que los pocos hinchas que hagan actos violentos sean debidamente multados, lleven una bandera u otra, y no se generalice en criminalizar la bandera, o a todo un colectivo, pues nosotros creemos que, pacíficamente, con respeto y desde la libertad de cada uno, ambas banderas estamos seguros de que pueden convivir. Que las banderas siempre sean un símbolo de unión y no un símbolo de separación.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno ahora para el Grupo de Nueva Canarias, señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Yo, en primer lugar, quiero plantear una cuestión. No puede ser que cada vez que se trae un tema a esta Cámara que no le guste a alguno, se plantee que, como hay un problema de trescientos mil desempleados, como hay un problema de pobreza o como hay un problema de vaya usted a saber, que todos conocemos, se plantee que no es el espacio. Me parece irresponsable. Porque este es el lugar para defender las ideas, la palabra, y podremos hablar y defenderemos el silbo gomero y defenderemos cualquier iniciativa que salga, porque este es el espacio.

Dicho eso, estamos hablando de un elemento que para nosotros también es esencial. No es la bandera de Coalición Canaria, es la bandera también de Nueva Canarias, y ninguno de nosotros..., y de otras organizaciones políticas y de otros colectivos. Ninguno de nosotros creo que incita al odio. Nosotros no nos hemos apropiado de esta bandera, la hemos adoptado porque nos representa en muchos aspectos, esta bandera va mucho más allá de lo que puede ser una simple bandera, para muchos canarios, muchísimos canarios, es un sentimiento colectivo.

Los que han planteado que esta bandera incita al odio, incita a la xenofobia, yo creo que es no tener ni idea de lo que representa la bandera canaria. Los que han tomado esa decisión, que, por cierto, yo no sé cuánto tendrá que influir el tema catalán, pero les recuerdo que esto no sucedió solo el otro día: ya a principios del 2016 prohibieron la entrada de la bandera de las siete estrellas verdes al estadio de Gran Canaria en dos ocasiones, en un partido de Copa con el Éibar y otro con el Atlético de Madrid. Y, afortunadamente, gracias a la presión popular y a las declaraciones institucionales se consiguió que la Delegación del Gobierno retirara esa prohibición que estaban ejecutando a través de la Policía Nacional. Porque jamás, jamás, ha habido un problema en el Estadio de Gran Canaria, y procuro no perderme ningún partido. Jamás ha habido ningún problema con aquellos que portan la bandera.

Es un sentimiento, respetemos los sentimientos de las personas. Nosotros sabemos cuál es la bandera oficial, por eso, cuando uno escucha declaraciones, no precisamente de alguien que esté aquí dentro, que tacha a la bandera de las siete estrellas verdes como de ilegal, es que no tiene ni idea de lo que es ilegal o lo que es legal. No tiene ni idea. Una cosa es que sea la bandera oficial o no, y otra cosa es que esa bandera representa, por muchísimas cuestiones, a miles y miles de canarios.

En concreto, yo no voy hablar aquí, porque estoy convencido que incluso dentro de otras organizaciones políticas, que pueden tener un posicionamiento, en algún momento han llevado esa bandera o se han sacado una foto delante de ella, y a ninguno le ha generado ningún tipo de alergias, y se lo garantizo, ni nadie le ha pegado. Pero los que estamos aquí, en concreto, Coalición Canaria, Nueva Canarias y Podemos, representamos, por lo menos, a más votantes de los que representan los que tienen un posicionamiento distinto y defendemos esa bandera sin odio, sin discriminación de ningún tipo, pero sí reclamamos el derecho a mostrarla cuando queramos.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Campos.

Turno ahora para el Grupo Podemos, señor Déniz, cuando quiera.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Señor García Ramos, yo no hubiera aceptado la enmienda del Partido Socialista. Porque un poco la intervención del Partido Socialista ha venido a decir que esa bandera no significa absolutamente.

No solamente es para las romerías, señor Matos, usted probablemente no vaya a las manifestaciones, pero esa bandera también tiene un sentido político y tiene un sentido identitario y tiene un sentido también de festejo y de celebración. Es decir, esa bandera, precisamente, es popular porque comporta todo lo sentido que tiene un pueblo en un momento determinado. Por eso yo no la hubiera aceptado.

Lo que pasa es que, actualmente, actualmente, yo creo que el Partido Popular está aprovechando la ola de derechización: su iniciativa de una contrarreforma para intentar limitar la libertad de la gente, meterse a atentar contra los derechos alcanzados durante tiempo contra la libertad de expresión; y todo eso en un cometido, básicamente, que nos lleva a endurecer la Constitución, de la cual el Partido Socialista va a ser un aliado fundamental: la quinta del 155. Por lo tanto, en este proceso de derechización tremendo se está atentando contra las libertades básicas.

Las banderas son un trozo de tela, pero se les atribuyen unos significados, es decir, la cuestión está en qué significado se le atribuye a esa bandera. Los canarios hemos definido esta bandera en un sentido de solidaridad profunda entre la gente más desfavorecida en la población y siempre ha estado presente en todas las reivindicaciones sociales, políticas, obreras y laborales; también en defensa de nuestros derechos nacionales, como cada cual lo interprete, como cada cual lo interprete. Por lo tanto, tiene todos esos sentidos. Tiene también el sentido de la unidad de este pueblo, largamente dividido durante toda la historia. Yo la icé con otras personas en el 79 también, en el Ayuntamiento de Las Palmas cuando el señor Manuel Bermejo fue nombrado alcalde de la Unión del Pueblo Canario. Yo estaba allí, ¿qué problema hay, cuál es el problema?

En definitiva, me parece que, en el fondo, estamos hablando de, independientemente del sentido originario que tienen los símbolos, los símbolos van cambiando con lo que cada generación le aporte a su significado. Y, afortunadamente, fíjese lo que le voy a decir, afortunadamente, las nuevas generaciones han modificado el símbolo de esas banderas españolas que ustedes tienen hoy ahí, que tiene un sentido originario que eso sí que es odio, violencia y demás. Pero las nuevas generaciones le han aportado un sentido diferente, es decir, que los símbolos van cambiando con las generaciones.

Y, efectivamente, la bandera canaria es una bandera ya de todo el mundo, es más, es la única bandera que tenemos los canarios, ¡la única! ¡Esta no la conoce nadie! (Señalando a la bandera de Canarias que se encuentra ubicada a la izquierda de la Presidencia). Esa es...

Por lo tanto, por lo tanto, Coalición Canaria debería hacer muy bien...

La señora PRESIDENTA: Señor Déniz, señor Déniz. Señor Déniz, disculpe que le...

Señorías, por favor. Señorías. Señorías, no me hagan llamarlos uno a uno para decirles que guarden silencio. Escuchemos al señor Déniz, por favor.

Cuando quiera.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Digo que es una bandera reconocida socialmente en todos los ámbitos de nuestra canariedad y me parece que, a lo mejor, Coalición Canaria, algún día, debería plantearse seriamente lo de incorporarla en el Estatuto de Autonomía, puesto que es la que el pueblo ha asumido como suya, sin más cuestiones.

En definitiva, entiendo que los símbolos van cambiando con las generaciones, los símbolos van aportando en cada generación, aportan un significado, los símbolos se van transformando y, efectivamente, lo que originariamente fue, en fin, quien carajo fuera quien la inventara, ha asumido todas las aportaciones de sectores obreros, de sectores de la canariedad, de derechos nacionales, de reivindicaciones, de romerías también, de cuestiones deportivas. Y yo, además, les voy a decir una cosa, está forzándose la interpretación que se hace de la comisión nacional contra la xenofobia en el deporte, porque yo no he visto en el catálogo de banderitas y símbolos que eso esté ahí. Es decir, me parece que es una interpretación al calor de los acontecimientos.

Muchas gracias.

(El señor Matos Expósito solicita intervenir).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Déniz.

Turno ahora para el Grupo Popular.

Sí, dígame, señor Matos... Espere, escúcheme, ¿me permite que intervenga la señora portavoz del Grupo Popular y después le doy a usted la palabra? (Asentimiento del señor Matos Expósito, desde su escaño).

Señorías, la señora portavoz del Partido Popular me ha pedido la palabra y lo que le he pedido al señor Matos es que después de que usted intervenga me diga para qué quiere la palabra, que usted intervenga ahora.

(La señora Navarro de Paz, sin micrófono).

Sí, señora.

La señora NAVARRO DE PAZ: Gracias, presidenta, señorías.

Señor García Ramos, vaya por delante que siento mucho respeto por su trayectoria ideológica; es más, creo que usted es un nacionalista convencido. Pero también tengo que decirle, y lo lamento mucho, que Canarias no es la Cataluña imaginaria de los independientes.

Mire, nosotros, los canarios, no tenemos ningún problema con nuestra bandera -por cierto, nuestra bandera, esa, esa es nuestra bandera (señalando a la bandera de Canarias que se encuentra ubicada a la izquierda de la Presidencia)- ni con nuestra identidad, y por eso no entiendo, no entiendo a qué viene ahora su victimismo, su relato al margen de la realidad y su denuncia, de la que se han hecho eco todos, sobre unos hechos que digo desde aquí -y lo voy a demostrar- que son absolutamente falsos. Sí, señor García Ramos, falsos.

Mire usted, la Delegación del Gobierno no ha prohibido la entrada de ninguna bandera en los estadios de las islas; en segundo lugar, la Comisión Estatal contra la Violencia, dependiente del Consejo Superior de Deportes, tampoco lo ha hecho; y en tercer lugar, la liga nacional de fútbol profesional ni siquiera tiene un listado de banderas prohibidas, como usted asegura alegremente en su PNL. Así, señorías, que no podemos respaldar propuestas que son sencillamente falsas.

Yo lamento a todos ustedes, a los que han saltado, estropearles su relato victimista, pero la realidad es la que es, y aquí tiene usted (mostrando un documento a la Cámara), lo pongo a su disposición y a la de todas sus señorías, el informe del secretario de la Comisión Estatal contra la Violencia, que la semana pasada estudió esta PNL, donde informa de todo lo que le he dicho, todo lo que he afirmado yo desde esta tribuna.

Dicho esto, y diga usted lo que diga y digan otras señorías, que, con todos mis respetos, no comparto, la bandera que estamos comentando es la del movimiento independentista de los años sesenta, y eso lo sabe todo el mundo. Segundo, es la bandera de sus socios nacionalistas desde el año 2005, de Nueva Canarias desde el año 2010 y, por lo tanto, no es la bandera de todos los canarios, como se ha afirmado desde esta tribuna. No lo es. Es la bandera de una minoría, que merece todo mi respeto, claro que sí, todo mi respeto, pero mi bandera, vuelvo a insistir, es esa que está ahí, esa es la bandera de Canarias, ¿por qué? Porque es la que nos dimos todos y está recogida en el artículo 6 de nuestro estatuto de autonomía. Y eso, señorías, no se puede cambiar y, señor García, no se puede cambiar con una PNL, con todos mis respetos, como la que hoy nos trae aquí. Eso se tiene que hacer reformando el estatuto, que lo hubiesen hecho. No lo han hecho, por lo tanto, no se puede intentar, por la puerta de atrás, cambiar la realidad.

Y dicha otra cosa, mire, lo que sí le tengo que decir y quiero resaltarlo, es que hay una parte de su PNL que sí compartimos -y la leo literal-, cuando dice: el deporte debe usarse "para cohesionar, unir e integrar y no se debe mezclar -nunca- con la política". Esa afirmación claro que la...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Navarro, ha acabado.

Disculpe, señor García Ramos, el señor Matos me había pedido la palabra. Bueno, me habido pedido la palabra y ahora quiero saber para qué.

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Muchas gracias, señora presidenta.

Por alusiones, teniendo en cuenta la intervención hecha por el diputado don Francisco Déniz.

La señora PRESIDENTA: Un minuto, señor Matos.

El señor MATOS EXPÓSITO (Desde su escaño): Muchas gracias.

Señor Déniz, tengo una mala noticia para usted: no es usted el único héroe antifranquista que hay en Canarias. No lo es, porque mi partido está fraguado sobre la sangre y la vida de muchas personas que lucharon contra la dictadura franquista tanto o igual que usted. Así que no se apropie usted tampoco de la lucha antifranquista como si solo la hubieran hecho usted y algunos de sus amigos, porque fue más amplia y más colectiva.

Y mire, yo no he dicho lo que usted ha dicho que yo he dicho, porque he sido muy respetuoso con la bandera de las siete estrellas verdes; y he dicho no que no represente nada, he dicho que representa cosas distintas para un montón de personas y que, por tanto, el Partido Socialista la respeta y respeta a quienes consideran que esa debe ser la bandera oficial. Nosotros no le abrimos la cabeza a nadie para meterle una bandera y tampoco para sacársela. Pero supongo que su partido habrá presentado una enmienda al Estatuto de Autonomía de Canarias en las Cortes Generales para cambiar esa bandera por la que usted quiere; si no, está siendo usted incongruente.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Matos.

Señor Déniz... Sí, sí, se lo voy a dar, señor Déniz.

Señor Déniz, un minuto, para la réplica.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ (Desde su escaño): Yo no dudo que en su partido haya habido muchos antifranquistas, no estábamos hablando del antifranquismo, pero me parece que en alguna de sus intervenciones y sus actitudes políticas debería hacerle más honor a toda esa gente que luchó tanto.

Aquí lo que estamos planteando es que no podemos decir que se apoye la bandera, o que se apoye y no se reprima esa bandera, intentando plantearla como que no significa absolutamente nada, como es su intervención. Está usted equivocado, esa bandera significa mucho para muchas personas. Cada uno la pone en el nivel que desea de celebración, de su identidad, de su unidad, de su reivindicación laboral o del apoyo a su equipo, pero es la bandera que nos ha unido a todos; por lo tanto, tiene un sentido político.

Pues usted dijo, usted dijo en su intervención -y si no, lo recupero- no tiene ningún significado político. Mentira, tiene bastante significado político para mucha gente, yo no sé si mayoritario o minoritario, pero tiene un significado político, identitario y cultural y de festejo.

En definitiva, no me descafeíne usted. Por eso yo le dije al señor García Ramos que no debería usted haber aceptado esa enmienda, punto.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Déniz.

Señor García Ramos, dígame.

El señor GARCÍA RAMOS (Desde su escaño): Señora presidenta, en virtud del artículo 81, manifiestamente contradicho.

La señora PRESIDENTA: Un minuto, señor García Ramos.

El señor GARCÍA RAMOS (Desde su escaño): Decirle a la señora Navarro, que nosotros no hacemos PNL de gabinete ni a través de asesores, las hacemos en la calle, tomando información.

Y la reto a que me demuestre si no se levantaron dieciocho actas en el partido Tenerife-Español, tal y como se nos ha informado por parte del Club Deportivo Tenerife y por parte de las peñas.

Así que con nosotros no use esos adjetivos tan fuertes, porque pueden ir contra usted.

Y es lo que tengo que decirle.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor García Ramos.

Señora Navarro, un minuto también.

La señora NAVARRO DE PAZ (Desde su escaño): Muchas gracias, presidenta.

Vamos a ver, señor García Ramos, léase su propia PNL. Usted ha venido hoy aquí para que se levante una prohibición, no para contarnos que se han levantado unas actas por momentos puntuales, sino para que se levante una prohibición. Y yo le vuelvo a decir hoy, no se puede levantar una prohibición que no existe. Y esa es la contestación que le he dado yo en nombre de mi grupo.

Hay que informarse: no está prohibido el uso de esa bandera en ningún estadio. Discúlpeme, pero esa es la realidad.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias.

Suficientemente debatido, señorías, suficientemente debatido.

Llamo a la votación, señorías. (La señora presidenta hace sonar el timbre de llamada a la votación. Pausa).

Señorías, comienza la votación. (Pausa).

Señorías, 54 votos emitidos: 42, sí; 12, no; ninguna abstención.

(El señor secretario primero, Cabrera González, ocupa un escaño en la sala).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PNL-0508 Sobre la bandera tricolor canaria con siete estrellas verdes.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico