Diario de Sesiones 120/2018, de fecha 23/5/2018 - Punto 6

9L/C-1807 COMPARECENCIA DEL GOBIERNO -CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES-, INSTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO MIXTO, SOBRE LOS AVANCES EN LA MODIFICACIÓN DE LA NORMATIVA DEL ALQUILER VACACIONAL.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la comparecencia, a dos comparecencias acumuladas... de acuerdo. A dos comparecencias del consejero de Turismo, de Cultura y Deportes, sobre legislación del alquiler vacacional, planes de modernización y política turística, del Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra el portavoz adjunto don Miguel Jorge Blanco.

Señorías, informo que, por acuerdo de la Junta de Portavoces, vamos a reducir en un minuto proporcionalmente las intervenciones. Les agradezco su colaboración.

Tiene cuatro minutos, señor Jorge Blanco.

El señor JORGE BLANCO: Seguro que consumo menos, señora presidenta.

Señor consejero, en esta comparecencia acumulada con otra del Grupo Mixto queríamos que nos informara en relación a las distintas actividades que el Gobierno de Canarias realizaba sobre diversos temas que afectan al turismo en Canarias. Hablábamos en la comparecencia de materia legislativa, materia de planes de modernización y de alquiler vacacional, pero atendiendo a las expectativas que ha generado en los últimos días, después de la publicación, el lunes pasado, del borrador de decreto de alquiler vacacional que su señoría, el señor consejero, ha presentado a la sociedad canaria, y al que ha abierto un plazo de alegaciones públicas, y la tramitación de lo que conlleva un decreto hasta su aprobación final, me detendré exclusivamente, si les parece bien a sus señorías, en el alquiler vacacional.

En el año 2015, señor consejero, se aprobó el decreto 113, decreto 113 para regular una modalidad turística, modalidad turística imparable en el archipiélago canario, que se ha generalizado no solo en Canarias, sino también en el resto del territorio nacional, una actividad, o un decreto, que generó mucha discordancia, muchas divergencias, posturas muy encontradas, entre los responsables políticos con los responsables y las asociaciones dedicadas al sector del alquiler vacacional, que produjo incluso diversos varapalos judiciales contra el Gobierno de Canarias, con diversas sentencias del Tribunal Superior de Justicia, anulando las partes más esenciales del decreto 113, como por ejemplo era la prohibición en suelo turístico de la actividad del alquiler vacacional.

Todo esto ha producido, bueno, pues que se le reclame, al Gobierno de Canarias, una actitud activa para cambiar el decreto, lo ha anunciado el Gobierno desde hace no sé cuánto tiempo, lo cierto es que ha tardado muchísimo el Gobierno en realizarlo, y lo que nos ha ofrecido, bueno, ha salido publicado desde el lunes.

Queríamos que en su primera intervención nos explicara las líneas generales de este borrador de decreto vacacional, y en la segunda intervención, le haremos los comentarios que estimemos, por lo menos yo, pertinentes.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Mixto tiene la palabra don Jesús Ramón Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta.

Buenos días, señorías. Buenos días, señor consejero.

Coincido plenamente con el portavoz del Grupo Popular, es un decreto, un borrador a una modificación, pues, que está... ha tardado bastante en llegar. Bueno, fíjese usted si ha tardado tanto que la primera vez que yo, en esta legislatura, hablé del alquiler vacacional tenía el pelo negro y ya va cogiendo un tinte blanco (risas del orador), o sea, que hemos tenido que esperar demasiado. Pero bueno, más vale tarde que nunca.

Y el motivo por el que la pedimos es exactamente el mismo, para saber esos avances, esas novedades, que hay en el borrador. Hemos podido ir mirando lo que se refleja en él, y tenemos algunas dudas, porque hemos visto que en el borrador hay algunos aspectos por resolver que nos preocupan, como son por ejemplo la falta de viviendas, que ya hablamos en la anterior comparecencia, en islas como Lanzarote y Fuerteventura; el conflicto entre residentes y turistas, que va a seguir existiendo, porque si estas viviendas vacacionales van a estar exclusivamente en suelo residencial ese conflicto existirá eternamente; también la subida de los alquileres residenciales, en Canarias, en el último mes, en el mes de abril, han subido hasta un 40 %, solo estamos por detrás de Baleares en este sentido; y también a qué convenio se acogerán los trabajadores que contraten estos explotadores de las viviendas vacacionales, creo que es un tema también muy importante y que deja muy abierto, el borrador de este decreto.

Nosotros, desde nuestro grupo, creemos que lo más sensato, lo más justo, es que estos trabajadores se rijan por el convenio de hostelería, porque realmente lo que están haciendo es una actividad turística.

Ha habido un considerable aumento en los últimos años en viviendas vacacionales en nuestra comunidad, lo achacamos a diversos factores, como puede ser la afluencia de turistas, debido a los conflictos internacionales que hay en otros destinos turísticos; también a nuestras bondades, nuestros reclamos, como son el clima, el paisaje y la singularidad de cada una de las islas, y lo que puede ofrecer esa diversidad que tenemos para ofrecer, por tener siete islas, que podemos ofrecer cosas diferentes.

Y no solo también por ese mayor número de turistas, también por los problemas económicos de las familias. Recordemos que el mayor gasto que se produce en unas vacaciones es precisamente en el alquiler, en el alojamiento, y hace que muchas familias, no solo jóvenes, sino también adultos, elijan este medio para hospedarse por tener esa característica de ser mucho más económico que un hotel convencional.

Entre estos y otros múltiples factores, hace que el precio del alquiler residencial, como ya le comenté antes, siga ascendiendo.

Pero la cuestión que más nos preocupa es que la presión del alquiler vacacional está afectando de manera decisiva en la expulsión de los ciudadanos de sus viviendas, en las que residen en régimen de alquiler residencial, ya que los propietarios consideran que les es más rentable alquilar su vivienda por este sistema, es más seguro para ellos ante eventuales desahucios, y les permite disfrutar de la vivienda cuando quieran. Y la verdad es que la rigidez de la Ley de Arrendamientos Urbanos y la falta de una regulación de alquiler vacacional que sepa conjugar todos estos intereses en Canarias, hace que, donde debería haber una oportunidad de diversificación turística, se esté habiendo un verdadero problema.

Como ya le dije, es muy grave el problema que está habiendo en Lanzarote y Fuerteventura con el tema de la vivienda, también empieza a haberlo en Gran Canaria y Tenerife, y bueno, me reservo otros comentarios para mi segunda intervención, donde hablaré de aspectos más concretos como pueden ser los canales de venta y el papel que deben jugar los ayuntamientos y los cabildos.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención en nombre del Gobierno, del consejero de Turismo, Cultura y Deportes, don Isaac Castellano San Ginés.

El señor CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Castellano San Ginés): Muchas gracias, señora presidenta.

Señorías.

Les agradezco enormemente el planteamiento de esta comparecencia, y también la generosidad, en este caso al diputado, al señor Jorge, por dedicarlo en exclusiva a lo que, sin duda, es el tema de más actualidad en el ámbito turístico.

Tengo que decir que el borrador de este decreto es el fruto de un trabajo intenso, en el que se han tenido en cuenta a todas las partes que tienen alguna relación con el alquiler vacacional, partes que es cierto que muestran unos intereses encontrados, en muchos casos diría que incluso irreconciliables, pero es que en este proceso de elaboración del texto, que el pasado lunes presentamos, teníamos perfectamente claro que íbamos a escuchar a todas las partes, pero que solo íbamos a responder ante el interés general.

Hay cuestiones importantísimas, aristas que tienen que ser tenidas en cuenta, y los diferentes grupos parlamentarios, en la anterior comparecencia, relativa a la vivienda, hicieron muchos comentarios acerca del alquiler vacacional, sin duda, este es un aspecto que afecta al mercado de la vivienda y por lo tanto estos elementos tienen que ser incorporados al análisis; pero también otros elementos relacionados con la calidad del destino y la apuesta que ha caracterizado Canarias, porque nuestra principal industria, nuestra principal actividad económica avance por la senda de la sostenibilidad.

Lo primero que habría que decir es que el alquiler vacacional no es un fenómeno nuevo, si bien es cierto que hay circunstancias que han hecho que haya cambiado de una forma sustancial, y el hecho es que las viviendas vacacionales han formado parte de la oferta turística en Canarias desde hace décadas. Tanto es así, que si analizamos los datos del año 2010, antes de que posiblemente este debate se impulsara en la medida en la que lo tenemos ahora, en torno al 10,3 % de los turistas que nos visitaban se alojaban en estas viviendas alquiladas. Es cierto que el perfil ha cambiado, antes hablábamos de un turista que se quedaba por largas temporadas, incluso temporadas completas, y ahora, digamos, la aparición de las plataformas peer to peer han posibilitado que este fenómeno cambie, tanto es así que, por la propia confianza que han generado en torno al propio consumidor, en torno al turista, se está produciendo pues el fenómeno de estancias más cortas y también del crecimiento de la oferta.

Por lo tanto, tenemos que partir de este análisis. De hecho, si observamos los datos desde el año 2010 hasta ahora, podemos ver que la proporción de turistas que se alojaban en viviendas de alquiler siempre ha oscilado en torno al nueve o diez por ciento. Es cierto que ha habido un incremento significativo en los últimos años, pero no superior al de otras modalidades alojativas, si bien es cierto que en el último año sí se produjo este incremento notablemente superior, pero tampoco, digamos, nos escapamos de ese margen del nueve-diez por ciento de turistas que optan por esta modalidad alojativa.

Se ha planteando por qué hemos tardado el tiempo que hemos tardado en la elaboración de este decreto. Lo cierto es que, en la actualidad, tenemos un decreto absolutamente vigente que regula esta modalidad alojativa, y yo creo que era sensato, primero, analizar la experiencia del mismo y, por otra parte, establecer un proceso de escucha en el que todas las partes pudieran participar. Yo le puedo garantizar que, desde que asumí el cargo de la consejería, he puesto en marcha, he impulsado este proceso, lo que pasa que cuando uno recibe muchas sugerencias, muchas alegaciones; lo prudente y lo necesario es ser capaz de analizar todas.

Pero centrándonos en los contenidos, y en la explicación de los mismos, porque al final se trata también de motivar los contenidos de este decreto, nosotros siempre decíamos que el fenómeno del alquiler vacacional se estaba desarrollando, desde el punto de vista territorial, de una forma completamente desigual. Y este desarrollo desigual, no solo se producía entre islas e, incluso, en torno a los municipios, sino que en espacios determinados, el fenómeno del alquiler vacacional estaba, digamos, se estaba produciendo de una forma completamente diferenciada, entre otras cosas, porque el interés turístico de determinados espacios desde el punto de vista alojativo es evidentemente diferente.

Pero se observa un problema común que es el del acceso de los trabajadores que trabajan en la industria turística, el problema de acceso en condiciones dignas, óptimas, asequibles a la vivienda. Este es el motivo principal por el que se establece la prohibición del desarrollo del alquiler vacacional en las zonas turísticas, para proteger el suelo residencial, residencial en estas zonas, donde se puede producir a priori, siempre hay que decirlo, a priori una mayor presión por parte de los que desean hacer un uso turístico de estos espacios.

Por lo tanto, el alquiler vacacional quedaría restringido a suelos de uso residencial porque siempre el alquiler vacacional está asociado a uso residencial en espacios no turísticos.

Pero somos conscientes también de una cuestión, este marco general, no tiene por qué adaptarse a la realidad de todo nuestro territorio. Este es un aspecto que tenemos completamente presente. Por eso, si nos queríamos dotar de un marco flexible, era necesaria la participación de los cabildos y ayuntamientos, que, en atención a sus propias singularidades, pueden establecer una regulación que se adapte a las mismas. No podemos ofrecer el mismo traje a todas las islas, a todos los territorios, se tienen que producir adaptaciones, las adaptaciones necesarias al mismo.

Otra medida que incorporamos es que no se pueda establecer el alquiler vacacional en aquellos suelos que, en el momento de aprobación del decreto, no dispongan de licencia de construcción. Esto también nos parecía esencial porque los suelos que estaban previstos o que están previstos para los residentes, para la construcción de viviendas, no pueden ser usados, por lo menos a priori, ya repito a priori, para el desarrollo de nuevos espacios turísticos, porque tenemos claro que si queremos avanzar por la senda de la sostenibilidad, a la que antes hacía referencia, es necesario evitar un crecimiento desordenado de la actividad turística. Este es otro elemento que teníamos perfectamente claro. Y, repito, no nos hacemos cargo de competencias de cabildos o ayuntamientos, que podrán establecer medidas diferenciadas, pero, desde luego, no rehusamos a nuestra responsabilidad de fijar un marco general e inicial, en función de las oportunidades y riesgos, definitivamente, del reto que supone el alquiler vacacional.

También entramos en cuestiones que nos parecen importantísimas y que no estaban recogidas en el decreto actual, como es la responsabilidad de las propias plataformas que ponen a disposición de los turistas las viviendas vacacionales. Sin la participación de las mismas, es imposible controlar la oferta irregular, por lo tanto, el decreto exige a estas plataformas que, en su oferta, comuniquen, publiquen, el número de registro de las viviendas vacacionales, y plantea la exigencia de que, si alguna administración localiza una oferta irregular, pueda exigir la retirada por parte de estas plataformas y que tengan que proceder a la misma. Esto es una cuestión que también nos parecía irrenunciable.

Aspectos relacionados con la calidad y con la convivencia también son recogidos, entre otras cosas, se dispone que la exigencia de que exista un teléfono de atención las 24 horas, no solo para que, digamos, los vecinos de una comunidad de vecinos, valga la redundancia, planteen alguna queja, alguna situación que sea inconveniente, sino también para que el propio turista sea bien atendido.

Y es cierto, lo dije a lo largo del periodo de elaboración de este borrador, que la solución que ofrece no es integral al fenómeno del alquiler vacacional, porque si queremos una solución integral, primero: necesitamos la participación de más áreas de gobierno para resolver muchas de las cuestiones que se han planteado en este Parlamento, necesitamos la participación del conjunto de las administraciones, porque hay cuestiones en las que teniendo incidencia en el alquiler vacacional, en las que no hemos podido entrar, como es la forma en que se toman la decisiones en la comunidad de vecinos, esto depende de la Ley de Propiedad Horizontal, que es competencia estatal, todos sabemos que en la actualidad, digamos, para prohibir en una comunidad de vecinos el alquiler vacacional, se exige que expresamente aparezca en los estatutos, una modificación de estatutos requiere... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo.) ...la comunidad, y es obvio que si un solo vecino quiere establecer el alquiler vacacional...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Señor consejero, tiene un minuto.

El señor CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Castellano San Ginés): Muchas gracias, señora presidenta. Muchas gracias.

...si un solo vecino quiere establecer el alquiler vacacional en esa comunidad de vecinos tendría la capacidad de veto para que no sea prohibido.

Por lo tanto, repito, estamos ante un fenómeno que requiere la participación de todas las áreas de gobierno y también de todas las administraciones si, en definitiva, le queremos dar una solución integral.

En cualquier caso, en el segundo turno, para cualquier cuestión que se pueda plantear, estoy a su entera disposición.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Gracias, señor consejero.

En nombre del Grupo Parlamentario de Nueva Canarias tiene la palabra su portavoz don Román Rodríguez Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señora presidenta. ¿Qué tiempo tenemos, que no...? Tres minutos.

Pues en tres minutos desde luego del decreto no hablaremos; primero, porque es un borrador, porque le hemos conocido ayer, porque en mi organización hay gente con opinión y con criterio y lo debatiremos... pero sí hablar del fenómeno.

Primero, es evidente que estamos ante una actividad turística, por tanto de una actividad económica, y es evidente que esta comunidad, nuestro estatuto político nos permite intervenir, regular y actuar. Tenemos competencias exclusivas en la materia, de forma que lo puede hacer el Gobierno por decreto o lo puede hacer este Parlamento por ley. Nosotros defendemos que esto debe ser una ley canaria la que lo regule. Creemos que esa ley canaria tiene que estar discutida, consensuada, para regular una actividad económica en un ámbito donde somos una potencia, que es el turismo, y precisa, por lo tanto, de elementos comunes, de criterios de calidad y criterios que garanticen esta prestación de este servicio en condiciones reguladas.

Somos conscientes del primer decreto, y sus debilidades, y sus problemas jurídicos, cierto es que está vigente gracias al recurso y la admisión a trámite, y somos conscientes de que necesitamos, provisionalmente, un decreto, pero, insisto, creemos que necesitamos una ley; lo han hecho otras comunidades turísticas.

Estamos ante un fenómeno que no es nuevo, pero su dimensión sí, por eso comunidades turísticas como Cataluña -la primera del Estado español- o Baleares -junto con nosotros, en segundo o tercer puesto, dependiendo los parámetros- están actuando, desde hace años, porque se está generando un fenómeno de rechazo poblacional al fenómeno turístico en algunos ámbitos de manera preocupante. De forma que, aunque llegue tarde, nosotros damos por bienvenido el borrador de decreto sobre el que opinaremos cuando lo estudiemos. Nos parece absolutamente necesaria esta regulación porque está generando, como mínimo, dos problemas: uno en relación al deteriorado mercado de la vivienda residencial, que lo ha encarecido, que lo ha limitado, que lo ha tensionado; y otro referido a la competencia, no siempre leal, con el llamado turismo profesional. Por lo tanto, la regulación es imprescindible. No vamos a evaluar la regulación que prevé este borrador, porque la estudiaremos pero, insisto, sí que creemos que la norma debe tener mayor rango y que debe ser un compromiso de todo el Parlamento, en la medida de lo posible, porque actuamos sobre una realidad compleja, nada fácil de regular, pero imprescindible hacerlo, porque las consecuencias de la regulación son eso, que cada uno haga lo que quiera, que se deteriore el mercado de la vivienda, que se deteriore el destino turístico...Y, por lo tanto, estaremos dispuestos a cooperar en esa regulación.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Podemos tiene la palabra su señoría el señor diputado don Juan José Márquez Fandiño.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO: Vamos a ver, señor consejero, estamos ante un problema muy grave. Desde que ustedes anunciaron que iban a sacar este decreto han pasado años, y durante ese tiempo la cuestión se ha empeorado, y el alquiler vacacional es ya un problema en nuestro archipiélago.

Cuando usted prohíbe el alquiler vacacional en las zonas turísticas y no regula las zonas residenciales, lo que está generando es que toda la oferta, toda la demanda, de ese alquiler vacacional vaya a las zonas residenciales. Con lo cual está empeorando aún más la cuestión.

Mire, en las zonas turísticas, el alquiler vacacional es, principalmente, que no únicamente, un problema empresarial; y en las zonas residenciales es un problema social, de emergencia habitacional, de gentrificación. Y ustedes han establecido la prioridad en el problema empresarial, porque ustedes gobiernan para la patronal hotelera, y eso es una realidad, y se ve en este decreto. Se ve en este decreto, señor consejero, se le ha visto la patita, se le ha visto la patita. Y además incide en los mismos errores, en los mismos errores por los cuales estamos esperando una resolución de la justicia, señor consejero. Los mismos errores, señor consejero. Nos ha defraudado con este decreto.

Evidentemente que tiene algunas cuestiones buenas. Por ejemplo, ustedes dicen que a partir de tres viviendas estamos hablando de una actividad profesional y que tiene que generar empleo. Señor consejero, ¿cuántos puestos de trabajo?, no lo especifica el decreto, no especifica nada, no especifican nada en cuanto a los puestos de trabajo, señor consejero.

Control de las plataformas digitales: estamos de acuerdo con eso, evidentemente. Tienen que ser responsables también de lo que se publica en esas páginas web, donde se anuncian los alquileres vacacionales, por tanto, se les multará si incumplen este decreto. Ahí nos tendrá de su lado. Pero esto es claramente insuficiente. Es que el problema que estamos teniendo que en las zonas turísticas también lo hay, también hay emergencia habitacional por el encarecimiento de la vivienda, evidentemente, y lo compartimos y hay que regularlo. Pero ustedes están castigando al pequeño propietario, señor consejero, ustedes están castigando al pequeño propietario. Y esto no debe ser el motivo de este decreto, nosotros tenemos que generar un decreto... estoy de acuerdo también, que podríamos desarrollar una ley, pero llevamos esperando por este decreto años que ustedes llevan anunciando que iba a ser la solución al problema habitacional que tenemos, de alquiler vacacional que tenemos en Canarias, y nos encontramos que no regula prácticamente nada en suelo residencial, que es donde estamos teniendo la mayor parte de los problemas, señor consejero.

Esto no va a solucionar ni el problema de Arrecife ni Las Palmas de Gran Canaria ni el problema que nos estamos encontrando en centros urbanos de zonas residenciales donde se está encareciendo el alquiler. Es más, lo va a empeorar, porque al prohibirlo en la zona turística, ya le digo, va a haber más demanda en las zonas urbanas, en las zonas residenciales, y va a encarecer aún más el precio de la vivienda, señor consejero, ¿usted no se da cuenta de que este decreto no va a solucionar el problema, que lo va a empeorar aun más? Por lo tanto, yo le invito a revisarlo, a reunirse con los grupos y buscar un decreto que realmente sea una solución para el problema.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Socialista tiene la palabra su señoría la señora diputada doña Rosa Bella Cabrera Noda.

La señora CABRERA NODA: Gracias, señora presidenta. Señorías. Buenos días.

Señor consejero, tres años más tarde el Gobierno viene a decir con este nuevo borrador que seguimos casi igual, nada ha cambiado. Desde el Grupo Socialista esperábamos que este nuevo borrador de decreto, este nuevo decreto, arrojara cierta luz y una regulación que nos permitiera avanzar en la compleja situación que hay planteada respecto al alquiler vacacional. Sin embargo, nuestro gozo en un pozo al comprobar que esto ha sido una huída hacia adelante, que no resuelve la problemática existente, a la que cada vez cuesta más encontrar salida.

Sin acritud, señor consejero, por supuesto, este nuevo decreto nos aparenta una forma delicada de, permítame la expresión, escurrir el bulto y no afrontar sus responsabilidades. Desde el Grupo Socialista estamos convencidos de que la política turística hay que consensuarla entre todas las partes, que deben estar inmersos todos los agentes del sector y las distintas instituciones. Por ello valoramos el planteamiento de ceder competencias a las instituciones locales, que son quienes mejor conocen su territorio y su realidad. Sin embargo, esta cesión de competencias debe llevar aparejada la dotación de instrumentos de distinta naturaleza, que les permita a las instituciones locales actuar con coherencia, aportando seguridad jurídica en las distintas decisiones que tomen en función de cada territorio.

La política turística de Canarias se ha visto caracterizada por intentar regular el mercado a través del control del suelo que pueden ocupar los establecimientos. En la última década de normas legislativas y reglamentos sobre la materia se ha tejido una maraña jurídica que solo ha servido para obstaculizar y dar respuestas contradictorias a la problemática planteada.

Esperábamos que este nuevo decreto aclarara de alguna forma este enredo en el que estamos, pero parece ser que supone un paso más. Le pedimos que regulen, y que asuman su responsabilidad desde el Gobierno.

Nada más, muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención del Grupo Nacionalista Canario, en su nombre tiene la palabra la señora diputada doña Nereida Calero Saavedra.

La señora CALERO SAAVEDRA: (Desde su escaño) Ya hemos señalado en varias ocasiones que estamos pasando por una de las mejores etapas turísticas de la historia, no solo por el número de visitantes, sino por el nivel de gasto -que es más importante aún-.

Sabemos que en este balance tiene mucho que ver la coyuntura internacional e, incluso, la contención de los precios del combustible, pero supongo que estaremos de acuerdo en que algo estaremos haciendo bien en Canarias, tanto los profesionales del sector, las instituciones, como la propia sociedad.

Precisamente ahora, cuando la situación política de nuestros competidores parece estabilizarse, y cuando se prevén importantes alzas de esos precios del combustible, es más necesario que nunca que estemos atentos.

Consejero, usted tiene la responsabilidad de gestionar este buen momento y poner las herramientas reguladoras necesarias que permitan dotarlo de estabilidad y de solidez.

Evidentemente, hay herramientas en las que se viene trabajando para abordar realidades como el alquiler vacacional y los planes de modernización, acabamos de conocer las claves del borrador del decreto de alquiler vacacional, que, como se ha indicado en varias ocasiones, representa aproximadamente un diez por ciento del total de turistas que visitan las islas. Y vemos que se atiende a algunos aspectos de los planteamientos básicos que sí, que desde el Grupo Nacionalista Canario, hemos venido advirtiendo, como es la importancia del criterio local. Porque hay diferencias por islas, zonas y municipios que impiden homogeneizar, también respecto al estricto... el respeto estricto a las condiciones laborales para luchar contra la precariedad y otros muchos aspectos que usted ya ha detallado más profundamente.

Pero permítame señalar dos claves para abordar el marco normativo en general, y que deben ser de aplicación por supuesto al alquiler vacacional. Primero, la sencillez y la agilidad. Tenemos que hacer lo necesario para sacar al sector de la maraña legal en la que está inmerso, y que retrasa, dificulta, y hasta en muchas ocasiones impide proyectos interesantes. Y segundo, que nos adaptemos lo máximo posible a la realidad local, como hemos dicho. Debemos olvidar ese mantra de modelo global canario, porque la realidad es que hay diferencias sustanciales en el territorio, como ya hemos dicho, y la legislación y la gestión tienen que saber reaccionar ante esas distintas singularidades.

Consejero, la ley del 95 está quedando en una esquina, y me atrevería a decir que en diferente normativa posterior, más adaptada a la realidad de estos tiempos, incluso se contravienen aspectos de esa ley. Decretos turísticos como el del alquiler vacacional, o la propia Ley del Suelo, pues no están totalmente acordes con la misma y crean confusión, o dejan de tener sentido algunos aspectos de la ley, como por ejemplo el principio de unidad de explotación. Si a eso unimos, como hemos repetido en tantas ocasiones, que Canarias carece de una auténtica planificación turística que defina lo que queremos, tenemos sin duda muchísimos retos por delante.

Sabemos que ya se está trabajando en la elaboración de esa planificación estratégica, y esperamos que de ese trabajo salga un buen plan para el futuro desarrollo del sector, y por supuesto de Canarias.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Para una segunda intervención, toca el turno a los grupos proponentes de esta comparecencia, tanto al Grupo Popular como al Grupo Mixto.

En nombre del Grupo Parlamentario Popular tiene la palabra su portavoz adjunto, don Miguel Jorge Blanco.

El señor JORGE BLANCO: Gracias, señora presidenta.

Señor consejero, no voy a empezar mi intervención diciéndole "con el aprecio que le tengo...", porque después viene el leñazo, entonces, no se lo voy a decir, pero sí le voy a decir que voy a ser especialmente crítico con usted. Crítico porque me parece que se ha abordado el borrador de decreto de la manera más desafortunada posible que se podría haber hecho.

Mire, con el borrador que ha presentado usted en sociedad, en el lunes, ha dado, el Gobierno, usted, particularmente, una patada al balón hacia adelante. El contenido del decreto, señor Castellano, demuestra una vez más, que el Gobierno, la Consejería de Turismo, se ha plegado a los intereses particulares de una patronal turística, abandonando al interés general por el particular de unos pocos, señor consejero. Demuestra que manda usted poco, porque se ha sometido de manera irracional a los dictados de aquellos que defienden el cierre del mercado para una actividad absolutamente emergente e imparable.

Porque lo que hace, en definitiva, el borrador que usted ha presentado, el del alquiler vacacional, es impedir que se desarrolle razonablemente este sector en Canarias. Mire, de la lectura del mismo se deduce que el Gobierno abandona la responsabilidad de legislar de manera homogénea para todos, sencillamente, para que todos tengan los mismos derechos y las mismas oportunidades. La misma libertad en cada una de las islas para incorporarse al sector en Lanzarote, en La Gomera, en La Palma o en Tenerife.

A mí me gustaría saber qué criterios ha utilizado el Gobierno para tomar la decisión para dejar en manos de 88 ayuntamientos de Canarias la regulación de una modalidad de alojamiento turístico como esta. Porque, si es así, veremos disparates como que en la acera derecha de una calle pueda existir el alquiler vacacional, y en la acera izquierda, que pertenece a otro municipio, no pueda existir; que en unos municipios se autorice el alquiler vacacional en suelo rústico, y en otros municipios no. Mire, se puede dar la circunstancia, si todos los astros se alinean, de que ninguno de los 88 municipios autorice el alquiler vacacional en Canarias. Se puede producir, pero ¿esto es razonable, señor consejero? ¿Es razonable? Yo creo que no, esto es un disparate. Y por tanto, no puede usted presentar un borrador de esta naturaleza.

Mire, ¿por qué maltrata usted a la gente del campo en Gran Canaria y en Tenerife prohibiéndoles el alquiler vacacional, frente a la gente del campo de otras islas como La Palma, La Gomera y El Hierro? ¿Qué diferencia encuentra el Gobierno, la consejería, en los vecinos... o entre los vecinos de Artenara y Tejeda, en Gran Canaria, con los de Hermigua, en La Gomera, para que a unos se les autorice el alquiler vacacional y a otros -no salvo que el ayuntamiento les levante el veto existente-?

Mire, esta es una modalidad tan importante de alquiler vacacional, de turismo, para que el Gobierno, para que usted, renuncie a regularlo de manera homogénea para toda la comunidad autónoma. No puede usted renunciar, señor consejero, porque de otra manera, ¿para qué sirve el puesto que está usted ocupando, si no es para este tipo de cosas, señor consejero, para regular de manera integral en toda Canarias una actividad turística como esta?

Mire, es que los mismos alcaldes a los que usted -con esta palabra que ahora se usa tanto-, usted empodera ahora a los alcaldes para que tomen la decisión, esos mismos alcaldes hoy ponen verde el borrador de decreto porque dicen que es un disparate, pero es que hasta esos mismos no les gusta lo que está en la literalidad del decreto.

¿Sabe usted cuánto se tarda en modificar un planeamiento urbanístico en Canarias como para dejar en manos de eso el futuro del alquiler vacacional? ¿No ha vivido, señor consejero, usted en Canarias en los últimos diez, quince, veinte años para saber que un planeamiento se tarda entre diez y quince años para poder modificarse? ¿Va usted a condenar a todos, durante ese tiempo, para que no se produzca el alquiler vacacional y se puedan obtener esas rentas complementarias por parte de los ciudadanos? ¿Sabe usted, señor consejero, cuál es la filosofía de la nueva Ley del Suelo, que tanto trabajo nos costó sacar adelante, en relación a la regulación de los usos del suelo, que cambia su filosofía frente al anterior sistema, en el que todos los usos del suelo estaban prohibidos, excepto aquellos que se autorizan; hemos pasado a que los usos del suelo están todos autorizados, excepto los que se prohíben?

Por tanto, este decreto es una regresión, es una involución de la filosofía que se ha impregnado en la Ley del Suelo, ayer se lo dije a la señora Barreto, se quedó mirando... en treinta y tres.

Mire, señor consejero, inseguridad jurídica, va a generar una inseguridad jurídica brutal a los operadores y a los ciudadanos, lo que, supuestamente, era lo contrario de lo que usted pretendía. Se ha convertido usted, señor Castellano, en un insumiso judicial. Sí, esa es la realidad. El poder judicial debe tomar buena nota de lo que está haciendo el Gobierno en relación con las resoluciones judiciales, hasta cuatro sentencias hay anulando artículos, ¿eh?, que prohíben, por ejemplo, que... que... anulan la prohibición de la existencia del alquiler de la vivienda vacacional en suelos turísticos, además del bed and breakfast, y otras cosas. Esto aquí no lo entiende nadie, lógicamente salvo aquellos que le han dictado a usted el decreto, esos son los únicos que entienden el decreto que usted ha sacado a la luz.

Mire, que una modalidad de alojamiento turístico se prohíba en los suelos turísticos es inaudito, vamos, esto lo cuenta uno en la Península, en otros territorios, y la gente se piensa que es una broma. ¿Pero qué es esto? ¿Prohibir una modalidad turística en suelo turístico?

En el año 2015 se prohibió esto en las zonas turísticas y ha provocado lo que otros intervinientes han dicho, el señor Márquez, una burbuja en el precio del alquiler en el suelo residencial. Si usted limita el alquiler vacacional en una zona determinada y no lo abre a todas las zonas, digamos, de características del suelo, evidentemente los precios suben y está produciendo este problema.

Por tanto, señor Castellano, a lo que le insto es a que cambie, o acepte usted las distintas sugerencias que le van a hacer todos los sectores, los grupos políticos, etcétera.

Otro de los ejemplos que quería decirle. ¿Qué hacemos, señor consejero, con todos los complejos extrahoteleros que han abandonado el negocio turístico por diversos motivos, y que se deterioran a pasos agigantados, y en los que existe la propiedad múltiple, la multipropiedad, es una propiedad muy repartida? ¿Conoce usted, yo me imagino que sí lo conoce, Playa del Inglés, Las Américas, Puerto del Carmen, todos estos complejos, zonas turísticas de larga tradición, y que tienen un grado de obsolescencia importante? ¿Va usted a seguir dándole la espalda a la posibilidad de que edificios enteros en zonas turísticas, como por ejemplo Playa del Inglés, que han perdido su carácter turístico, que ya no están con el régimen de autorización otorgada por los cabildos y no se dedican al negocio turístico, va a seguir perpetuando esa situación, o va usted a poner remedio a esas circunstancias?, porque por aquí teníamos un camino para poder permitir volver a integrar edificaciones que están en suelo turístico a la actividad turística, me parece un camino que había que explorar. Usted en el artículo 10.2 literalmente se carga, impide esa posibilidad.

Creo que, en fin, con independencia... no me va quedando mucho tiempo, señorías, para seguir analizando punto por punto el decreto. Hay muchos argumentos para decirle, señor Castellano, que el Grupo Parlamentario Popular no le puede dar el aval a este borrador.

Hemos llegado a la conclusión, de verdad se lo digo, hemos llegado a la conclusión de que a usted eso del alquiler vacacional le da urticaria, sí, sí, que no le gusta a usted el alquiler vacacional; y está haciendo todo lo posible para cargárselo.

Mire, por ejemplo, otra cosa más, la póliza de 150 000 euros que le exige usted a todos los usuarios del, a todos los explotadores del alquiler vacacional. Son maneras, a veces sibilinas a veces muy concretas, de ir expulsando a la gente para que no se dedique al alquiler vacacional.

Así que, y con esto termino, espero o bien retire del debate público este documento o haga uno nuevo o bien oiga a todos los sectores afectados, le digo a todos los sectores afectados y no a uno solo, por favor, para que se modifique el decreto y se haga uno nuevo, porque si no es así pues nos veremos obligados a apoyar la iniciativa del señor Rodríguez de que, en vez de por decreto, se haga por ley para que los grupos parlamentarios podamos, de verdad, opinar e influir en la aprobación de una modalidad turística tan importante como el decreto vacacional.

Nada más.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): En nombre del Grupo Parlamentario Mixto tiene la palabra su señoría, el señor diputado, para esta segunda intervención en esta comparecencia, el señor diputado don Jesús Ramón Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señora presidenta.

Bueno, en muchos de los aspectos, señor consejero, que han nombrado los diferentes portavoces estoy de acuerdo, en otros no, porque he de reconocer que este borrador de decreto no es el culpable de que, por ejemplo, en La Gomera, El Hierro y en La Palma existan las viviendas vacacionales, para esto existió una enmienda en la Ley del Suelo en la que se excluía el tipo de suelo, lo único que se prevé es que se respetara la unidad de explotación y a lo demás. Tenemos también la ley de islas verdes, donde La Gomera, por ejemplo, reconoce que todo el suelo es turístico. Una ley que, de hecho, el Tribunal Constitucional ha avalado, y por lo que la Agrupación Socialista Gomera se alegra porque queremos el desarrollo de nuestra isla, el desarrollo sostenible de nuestros ciudadanos, de nuestros vecinos de la isla de La Gomera y en ese sentido seguiremos trabajando, porque creemos que merecemos, también, poder vivir de la actividad turística, pero diferenciándonos del turismo desarrollado que ha habido en algunas islas, y con el que no nos identificamos.

Voy a continuar, pues, relatándoles algunos de los aspectos de este borrador, como es ese protagonismo que se ha dado ahora a los ayuntamientos y a los cabildos, y no andábamos muy desencaminados desde nuestro grupo cuando decíamos que todas las islas eran diferentes, había que tratarlas de manera diferente y que, incluso, dentro de las mismas islas, habían municipios que son muy diferentes, y había que tratarlos también de otra manera.

Lo que pedíamos es que los ayuntamientos y los cabildos tuviesen voz y voto, lo que no queríamos tampoco es que se les cargara todo el peso en ese sentido porque, tengamos en cuenta que estamos hablando de instituciones que tienen pues los recursos muy limitados, no solo económicos, sino también, sobre todo, de personal. Y cuando hablamos de temas jurídicos y temas urbanísticos necesitan el apoyo de instituciones que estén por arriba con un mayor peso. (Se reincorpora a la Mesa el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández).

Esperamos ahora que los cabildos y los ayuntamientos, como ya le he dicho, van a tener un mayor peso, se especifique perfectamente en la regulación, y con claridad, cuáles van a ser esas competencias y los, preceptos y las áreas en las que se permitirá ejercer dicha actividad, así como las obligaciones que tendrán que cumplir todos aquellos propietarios y gestores que quieran dedicar sus viviendas al alquiler vacacional.

Otra de las cuestiones que queremos destacar también es que aún el decreto tiene que pasar por el trámite de información pública, donde se espera razonablemente que recibirán innumerables alegaciones de los ciudadanos que deseen participar, al igual que de las diferentes administraciones implicadas. Por tanto, cuando se apruebe el decreto se debe tener en cuenta las propuestas que refuercen la validez del alquiler vacacional, o propongan cambios que eliminen los problemas que están produciendo actualmente la falta de regulación y control, porque, aunque sabemos que el Ejecutivo canario marcará unas bases comunes para todo el territorio, parece difícil que haya un entendimiento entre los dos modelos por excelencia, el tradicional y el alquiler turístico donde, hasta el momento, hasta las dos patronales de cada provincia difieren incluso de sus postulados.

Y en este sentido también se ha puesto sobre la mesa la necesidad de un cambio en la Ley de Propiedad Horizontal para que sean las comunidades de propietarios las que tengan el poder de decidir si quieren o no el alquiler vacacional, cuestión que también podría generar reticencias en muchas de estas comunidades.

La realidad es que ojalá tuviéramos la varita mágica para hacer posible que residentes y turistas pudieran convivir bajo el mismo techo en todas las islas. Tenemos el ejemplo, como ya le he relatado en varias de mis intervenciones de la isla de La Gomera, donde llevan muchos años viviendo tanto... o conviviendo, más bien, este turismo de viviendas vacacionales, no solo con la población, sino con el resto de turistas, que usan el modelo convencional de hoteles o apartamentos, y la integración ha sido positiva. Por lo tanto, creemos que islas como El Hierro o La Gomera pueden ser un ejemplo en el tema de las viviendas vacacionales.

Es por todo esto también, señor consejero, que habrá también que estar muy vigilantes para que todos los puntos que el decreto establezca se cumplan, y no se desvíe a que determinadas cuestiones comunes se dejen al arbitrio y se genere confusión.

Sobre los canales de venta también nos gustaría que nos aclarase si se va a tomar alguna medida para regular las plataformas que aglutinan la oferta de alquileres vacacionales, tal y como están haciendo otras administraciones en España, al igual que en Europa, como el Ayuntamiento de París, por ponerle un ejemplo, por el alquiler sin permiso de vivienda. Por ejemplo, esta ciudad francesa ha puesto una medida para intentar controlar que las viviendas no superen el máximo de 120 días por año que la normativa permite alquilar de forma temporal la residencia principal de su propietario.

También nos gustaría que nos adelantara si se baraja la posibilidad de aumentar la fiscalidad que pagan estas plataformas, que actualmente es el 3 %, y qué cuestiones se están estudiando sobre lo que denominan la fiscalidad de la economía colaborativa, a diferencia de la economía sumergida que aflora en este tipo de actividades sin control. Pero que ambas cuestiones llegan al mismo puerto, ¿cómo se van a pagar los impuestos por los servicios anunciados en estas plataformas?, porque si tenemos en cuenta el último informe del Gobierno de Canarias, solo el 14 % actúa de forma legal, 18 400 de las 131 000 plazas alojativas que se anuncian en las islas.

La realidad es que lo que no podemos permitir tampoco es que exijamos requisitos incumplibles para la legalización de las viviendas. Los estándares de calidad y de servicio deben ser buenos, pero asumibles, porque si no corremos el riesgo de que esta actividad se quede en la economía sumergida. Y esta es una de las principales razones por las que es necesario este decreto, pero no las resuelve, al menos en el borrador, y sin más inspectores ¿pues cómo vamos a controlarlas?

No podemos perjudicar a los propietarios, que realmente pongan a disposición de las diferentes administraciones, tanto Gobierno de Canarias, cabildo, policía y agencia tributaria, todos los datos para cumplir con la legalidad, porque, por un lado se compite con los que están en ilegalidad, que captarán un mayor número de clientes a mejor precio y, por otro lado, después las plataformas no piden licencia o registro de viviendas que se explotan.

Por eso hacemos hincapié en la importancia que cobra que haya normativa, incluida la estatal, que regule todas estas cuestiones y, posteriormente, se haga un seguimiento real del censo, pues solo de esta manera se llegará a que todos los implicados jueguen con la misma baraja y en igualdad de condiciones.

Sin duda alguna, no podemos olvidarnos de que el turismo en Canarias es el principal motor de nuestra economía, hay que cuidarlo y mimarlo; y digo esto porque el turismo genera puestos de trabajo, obviamente, sirve de revulsivo para nuestro tejido económico y social, nos proporciona ingresos en nuestras arcas públicas, y esto incluye a los que trabajan en el sector hotelero, pero también muchos canarios que prestan sus servicios en el alquiler vacacional.

Y cuando hablo de trabajadores, permitan que les haga un inciso, porque creemos, desde nuestro grupo parlamentario, que seguimos abandonando a las personas que forma parte de estos datos positivos, que hacen posible que el turismo en Canarias haya alcanzado los 16 millones de visitantes, y hablo de los trabajadores y trabajadoras del sector turístico, que, a pesar de los ingresos que se generan, las camareras de piso especialmente, siguen a día de hoy trabajando en condiciones pésimas, con bajos salarios, con duras jornadas laborales, con problemas en sus extremidades, que está ocasionando una grave precarización del sector, con trabajos temporales, lejos de la estabilidad y sin poder llevar a cabo una vida digna y saludable.

Señor consejero, sigamos trabajando para que los compromisos que se han adquirido con este colectivo no sean palabras que se las lleve el viento, sino que haya un compromiso firme y real para que la calidad en el empleo de este sector mejore, para que se produzcan las inspecciones necesarias y que las soluciones que demandan se vean con hechos. Y en este sentido esperamos, sinceramente, que se concluya, en el menor tiempo posible, con la guía de estudio de cargas de trabajo que se está trabajando con las patronales y los sindicatos y se revise, y con fundamento, el catálogo de enfermedades profesionales para que no se den por comunes enfermedades que son propias de esta profesión.

Retomando el tema principal, señor consejero, tenemos un gran reto por delante. No podemos agradar a todas las partes, porque siempre, en cualquier asunto, va a haber personas a las que las soluciones no les favorezcan, pero sí que creemos que dentro de un marco razonable, con sentido común, con diálogo y con buena voluntad se puede, por lo menos, buscar la solución menos dañina para todos. Y en este sentido es en el que creemos que debe pivotar esta norma, donde, con las bases comunes asentadas, luego, desde cada isla y cada municipio, que mantienen realidades diferentes, y que son las instituciones que conocen perfectamente los problemas de sus habitantes, se saque adelante una normativa acorde con las demandas de la sociedad actual -pero, como ya le he dicho, no podemos dejar a cabildos y ayuntamientos solos, sino que tienen que tener también el respaldo del Gobierno de Canarias-; y que nos permita conjugar el modelo turístico y el residencial, y que sepamos dar la oportunidad a las miles de personas y familias que viven del alquiler vacacional, de poder decidir sobre su propiedad, pero a la vez de controlar los precios del mercado, sin romper la dinámica que, hasta el momento, nos ha brindado el turismo tradicional, y que sepamos captar y aprovechar las demandas y necesidades de los turistas que nos visitan.

Le reitero una vez más, señor consejero, no vayamos a matar a la gallina de los huevos de oro, porque al final el caldo nos va a salir demasiado caro.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Ramos Chinea.

Turno del señor consejero de Turismo, Cultura y Deportes.

El señor CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Castellano San Ginés): Muchas gracias, señor presidente. Señorías.

Era plenamente consciente de, que una vez se comunicara el contenido de este borrador, que pretende regular el alquiler vacacional, se iba a suscitar una amplia controversia, controversia que es fruto de visiones antagonistas en torno al fenómeno del alquiler vacacional, que también hemos podido ver en el seno de esta Cámara, de escuchar planteamientos en los que se ve el alquiler vacacional exclusivamente como un problema, como el origen de todos los males sociales, a otras visiones que plantean una posición liberalizadora extrema, en la que poco más o menos se plantea que el papel de la Administración es no hacer nada y dejar que el mercado del alquiler vacacional se regule por sí solo.

Señor Jorge, le puedo garantizar, le puedo garantizar que le aprecio, que el aprecio que sentimos, estoy seguro que es mutuo, más allá de las profundas diferencias en determinados planteamientos que podamos tener.

Pero aquí sí hay un fenómeno que es bastante curioso. Si establecemos un marco igual para todas las islas, muchos tardarían poco tiempo en agitar la bandera del insularismo y acusarnos de que la normativa está pensada en una sola isla, un solo sector, un solo colectivo... Sin embargo, si nos dotamos de mecanismos de flexibilidad, que permiten que la norma se adapte a las diferentes realidades con las que nos encontramos en nuestro archipiélago, se nos acusa prácticamente de no ofrecer una solución común que se base en una visión centralista de Canarias que no atiende a nuestras diferentes realidades.

No, señor Jorge, no puedo compartir su visión de establecer un modelo turístico común para todas las islas, porque es completamente diferente. Basta analizar los datos, también con respecto a la distribución espacial del alquiler vacacional para tener presente que lo que usted está planteando no es razonable si... en función de los datos. Este modelo, evidentemente, no lo compartimos. Y por lo tanto no vamos a hacer una apuesta por él.

Usted decía que igual lo conveniente era regular el alquiler vacacional, que todos los grupos se pusieran de acuerdo en torno a este fenómeno. Me parece que es razonable que los grupos parlamentarios se pongan de acuerdo. Ahora bien, también le digo que encontrar el acuerdo, analizando los diferentes planteamientos que se han puesto en este caso, que se han expuesto, no es cuestión sencilla.

Y lo que tampoco voy a hacer es reducir el debate del alquiler vacacional a un mero debate entre patronales turísticas. Me parece un error mayúsculo, un error mayúsculo, repito, en un tema que tiene tantas repercusiones sociales, culturales y medioambientales que tienen que considerar los efectos que tienen sobre el conjunto de la sociedad. Por eso decía, en mi primera intervención, que a lo largo de este proceso le puedo garantizar que hemos escuchado a todas las partes relevantes, pero que solo íbamos a responder ante el interés general. Y yo no voy a caer en esas trampas que, repito, que no persiguen otra cosa que el agitar banderas insularistas, que tanto daño hacen a nuestra comunidad autónoma.

Señor Márquez, hablaba, antes le decía que no podía compartir algunos de sus planteamientos. Creo que hay ciertas confusiones, cuando hablamos de suelos turísticos o zonas turísticas, que no es lo mismo. Y tampoco puedo compartir algunos planteamientos que hacía con respecto a los pequeños propietarios, que, por cierto, se establece, digamos, un marco diferenciado para unos y otros, entendiendo que se trata de una actividad profesional cuando se gestionan tres o más viviendas, y no en el caso en que sean menos viviendas. Por lo tanto, sí se establecen elementos diferenciadores entre los que tienen o gestionan muchas propiedades y entre los que no lo hacen.

Pero usted hacía un planteamiento que me parece profundamente equivocado, cuando decía que el problema en las zonas turísticas era exclusivamente empresarial. Está ignorando una realidad... Sí, lo dijo, lo dijo aquí. Bueno, principalmente. Pues ya le digo a usted que se equivoca profundamente. Porque también está, creo, que incorporando esta confusión de zona turística y suelo turístico. Siempre, lo dije en mi primera intervención, el alquiler vacacional se desarrolla en suelo residencial. Y de lo que estamos hablando es de prohibir el uso de suelos residenciales en zonas turísticas, para permitir que los trabajadores, que tantos problemas tienen para vivir del alquiler o adquirir vivienda, en los entornos donde trabajan tengan las dificultades que, de otra forma, tendrían. Lo que estamos haciendo es proteger el uso residencial, y esto quiero que quede claro, protegemos el uso residencial en las zonas turísticas, porque es donde existe a priori una mayor presión para el establecimiento de otros usos en estos suelos.

Y, evidentemente, no podemos establecer una... Ya le decía hay visiones en las que plantean que esto es solo una... solo genera beneficios y otros en los que solo ven problemas. Creo que a usted lo podría situar en los que solo ven los problemas.

Yo siempre planteé que el fenómeno del alquiler vacacional era un reto, porque posibilitaba la generación de rentas asociadas al turismo, de la que se puede beneficiar el que tiene una propiedad y, por lo tanto, la puede explotar vinculándola a nuestra principal actividad económica. Pero, también, presentaba una serie de problemas, algunos de los cuales usted ha mencionado, como el fenómeno de la gentrificación, que no solo produce expulsión de población residente de determinadas zonas, también tiene efectos culturales, banalización del destino... Podemos hablar de diferentes fenómenos asociados al alquiler vacacional, pero que no se tienen que producir si desarrollamos esta actividad de forma ordenada. Ahora bien, convendrá conmigo que el establecer un zonificación de dónde se puede establecer el alquiler vacacional o no en función de tipologías de suelo sería totalmente insuficiente. Usted seguro que conoce bien el entorno de, por ejemplo, Las Palmas de Gran Canaria, por citar cualquiera, estoy seguro que el desarrollo del fenómeno no es igual en la zona de Las Canteras que en Ciudad Alta.

Por lo tanto, un marco general no tiene por qué adaptarse a las realidades de los diferentes entornos, y esto es un aspecto que nosotros teníamos perfectamente presente. Por eso es, no es bueno, es que es necesario, la implicación de las administraciones insulares y locales en la definición de esta cuestión. Y, además, por dos vías. Una, por establecer, estableciendo criterios de zonificación diferentes a los que establece el marco general -que ya expliqué antes con qué criterio se habían establecido-, y la otra vía es la fijación de estándares de implantación, lo cual implica el que el alquiler vacacional no pueda hacer uso del espacio disponible en determinadas proporciones en relación a lo disponible para la población residente. Esto es un elemento que yo creo que introduce este borrador, y que puede contribuir a que, digamos, la oferta disponible para residentes y turistas se desarrolle de una forma equilibrada en atención, repito, a las diferentes realidades.

Decía, se hablaba de los tiempos necesarios para el desarrollo del planeamiento. Es cierto que en muchas ocasiones lleva un tiempo prolongado, pero lo que no podemos olvidar es la vía de las ordenanzas. La Ley del Suelo y de los Espacios Naturales, en su artículo 154, una ley aprobada por esta Cámara, no por el Gobierno de Canarias, establece la posibilidad de, mediante ordenanzas, cabildos y ayuntamientos, en atención a una situación sobrevenida, como puede ser la propia aprobación del decreto, y con criterios de interés, de interés social, puedan establecer medidas en las que podría caber perfectamente, si lo estimasen oportuno, repito, vía ordenanza, la... prohibición, perdón, del alquiler vacacional, si se entiende que origina unas distorsiones que tienen efectos negativos en el ámbito social, estableciéndose después, posteriormente, un plazo de dos años para el desarrollo de los instrumentos de planificación.

Por lo tanto, que nadie deseche esta vía, porque existe y, por lo tanto, podría ser una solución en cuanto a algunas de las cuestiones que se han planteado con respecto a los plazos. Y lo que sí que, señor Márquez, jamás, jamás dije, en el proceso de elaboración de este decreto, que iba a ser la solución a todos los problemas de la sociedad vinculados al alquiler vacacional o a la propia cuestión de la vivienda; jamás encontrará una declaración mía en esos términos, ni parecidos, ni parecidos, porque siempre es que he dicho todo lo contrario, siempre dije que una solución integral al fenómeno del alquiler vacacional exigía la participación de todas las administraciones. Tanto es así que, cada vez que he tenido reuniones con la secretaria de Estado le he planteado la necesidad... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Un minuto más, señor consejero.

El señor CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Castellano San Ginés): He planteado la necesidad de que todas las comunidades autónomas nos sentemos, hagamos un análisis de la cuestión, y planteemos las actuaciones necesarias por parte de las diferentes administraciones. Por tanto, repito, ese planteamiento que hacía no lo puedo compartir porque, sencillamente, es falso.

Agradezco el posicionamiento de la mayor parte de los grupos parlamentarios en este sentido, en cualquier caso, de tener la voluntad de establecer procesos de escucha, incluso la posibilidad de llegar a acuerdos con respecto a futuras modificaciones legislativas que se puedan plantear en torno a esta cuestión, me parece que es el escenario adecuado.

En cualquier caso yo, como siempre, esto es un proceso que, repito, no ha terminado, ahora estamos en una fase en la que lo que hemos presentado es un borrador, que someterá a exposición y a audiencia pública, y por tanto el debate evidentemente no ha terminado, y lo afrontaré, la parte que queda, con la misma voluntad con la que lo he hecho hasta ahora, la de escuchar a todas las partes, y, repito, y... (corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo). (El señor Jorge Blanco solicita intervenir).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor consejero.

Dígame, señor Jorge.

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): Quería pedirle la palabra, señor presidente, porque el señor consejero ha dicho algunas cosas que no se ajustan a la realidad, y me gustaría pedírsela, pues no sé por qué artículo, no sé si es el 248, o el 333, pero, pero... alguno de ellos es. Dejo a la consideración de la Presidencia el tipo jurídico correspondiente, pero...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Mientras no sea por el 155 vamos bien (risas).

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): Bueno, pues... se lo agradezco, se lo agradezco. Es una pena que...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Un minuto, señor Jorge.

El señor JORGE BLANCO (Desde su escaño): ...que el Reglamento de la Cámara, en fin, con lo encorsetado que es no permita réplicas en estos temas, pero me voy a ceñir, señor consejero. Dijo usted que, en fin, que en mi intervención yo iba a proclamar o a desear que no existiera regulación ninguna, porque me pone usted unas etiquetas y unos apellidos, que a mí no me molesta particularmente que me los ponga, pero claro, que se ajusten a la realidad.

Mire, yo lo que le he pedido a usted es lo contrario, que regule las cosas. Porque lo que ha hecho con este borrador es no regularlo y dejarlo en manos de otros que lo hagan, y por eso me pregunté a mí mismo para qué servía su cargo, si no era para tratar de resolver un problema que afecta a la totalidad del archipiélago canario. Esa fue mi intervención, y no pretender que no se regulara, porque sí que me parece que es verdad que debe haber al menos una cierta regulación.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Jorge.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Castellano San Ginés) (Desde su escaño): Creo que nuestra relación política, incluso de confrontación de ideas, se ha producido a lo largo de muchísimo tiempo, y a nadie se nos escapa las posiciones ideológicas de cada uno.

Yo, cuando hablé del liberalismo extremo, no lo planteaba en términos peyorativos porque me parece que cualquier posicionamiento ideológico es profundamente respetable, y lo bueno de tener cámaras como esta que nos permiten el diálogo y la confrontación de ideas.

Más allá de eso, le puedo garantizar que, por lo menos en el contenido de su intervención iba dirigido especialmente al no establecimiento de limitaciones con respecto al fenómeno del alquiler vacacional, y yo le he dicho que ese es un planteamiento que evidentemente no comparto. Si queremos avanzar por la senda de la sostenibilidad, y lo voy a decir una y otra vez, es necesario que el desarrollo de nuestra principal actividad económica se produzca de una forma ordenada, y eso es lo que vamos a hacer. (El señor Márquez Fandiño solicita la palabra).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor consejero.

Señor Márquez, también usted me pide la palabra. Dígame.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO (Desde su escaño): Sí. Por el artículo 79: inexactitudes.

Simplemente una puntualización, porque usted ha dicho, señor consejero, que yo soy de los que le veo al alquiler vacacional solo problemas, y no es así, señor consejero, los problemas surgen cuando hay una falta de regulación, los problemas surgen cuando se regula por los intereses de los empresarios y no por el interés general, o social en este caso, cuando tenemos una emergencia habitacional en muchos municipios.

Es verdad, y yo estoy de acuerdo con usted, que los cabildos pueden tener la capacidad de zonificar, ¿no?, los problemas para atender las realidades distintas que existen en cada isla y en cada municipio, pero comprenderá usted que este decreto está hecho única y exclusivamente para el interés de las patronales en zonas turísticas, limitando de manera muy clara el uso del alquiler vacacional en esos espacios, y no tocando en absoluto la parte residencial, las partes urbanas, que nosotros entendemos que son las que ahora mismo se están viendo afectadas con el incremento de la vivienda y con una emergencia habitacional.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señor Márquez.

Señor consejero.

El señor CONSEJERO DE TURISMO, CULTURA Y DEPORTES (Castellano San Ginés) (Desde su escaño): Pues también con un profundo respeto, le tengo que decir que no puedo compartir su planteamiento. En su intervención prácticamente analizaba el fenómeno del alquiler vacacional desde una perspectiva únicamente negativa.

Y tampoco puedo compartir su segundo planteamiento, que viene a reincidir, por ejemplo, en el argumento de que el problema del suelo residencial o de la prohibición del suelo residencial del uso para el alquiler vacacional solo residencial en zonas turísticas es exclusivamente empresarial, porque ignora la realidad de muchísimos trabajadores del sector turístico que se ven obligados de vivir lejísimos de sus lugares de trabajo, con las implicaciones que eso tiene en condiciones de vida, y, por lo tanto, no puedo compartir su argumento de que este es un problema exclusivamente empresarial, o por lo menos en la mayor medida, como usted decía, principalmente empresarial. Porque, repito, responde al problema que tienen muchísimos trabajadores que hemos observado para vivir cerca de los sitios donde trabajan.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor consejero.

Continuamos con el orden del día.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/C-1807 Sobre -Consejero de Turismo, Cultura y Deportes-, sobre los avances en la modificación de la normativa del alquiler vacacional.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico