Diario de Sesiones 131/2018, de fecha 26/9/2018 - Punto 7

9L/PL-0018 DEBATE EN LECTURA ÚNICA. PROYECTO DE LEY DE CREACIÓN DEL COLEGIO PROFESIONAL DE LOGOPEDAS DE CANARIAS.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora consejera.

Tal y como se ha acordado en la Junta de Portavoces, pasamos al debate en lectura única del proyecto de ley de creación de colegios profesionales de logopedas de Canarias.

Le damos la bienvenida a todos los representantes del colegio, y para empezar tiene la palabra el Gobierno, por tiempo de diez minutos, señor Barragán, consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad.

El señor CONSEJERO DE PRESIDENCIA, JUSTICIA E IGUALDAD (Barragán Cabrera): Gracias, señor presidente. Un saludo a todas las personas que han hecho posible la promoción de esta ley que hoy vamos a traer aquí.

El Gobierno ha traído a este Parlamento el proyecto de ley de creación del Colegio Profesional de Logopedas de Canarias, una norma, como ustedes saben, largamente demandada por este colectivo, que el equipo que presido se empeñó en sacar adelante desde nuestra llegada a la Consejería de la Presidencia, Justicia e Igualdad el año pasado. Nos comprometimos en hacerlo y lo hemos cumplido. Ahora este texto podrá enriquecerse, en el transcurso de este debate, con las aportaciones que ustedes consideren oportunas.

Quiero hacer también una mención especial a los grupos parlamentarios que durante el tiempo que yo he estado aquí también se han interesado porque este y otros colegios profesionales salgan adelante en las distintas intervenciones, preguntas o comparecencias que hemos tenido.

Como ya he hecho en otras ocasiones, empiezo por recordar que la Logopedia quedó reconocida como profesión regulada, integrada en el sector sanitario, por el Real Decreto 2073/1995, que, a su vez, modificó el Real Decreto 1665/1991, que regula el sistema general de reconocimiento de títulos de enseñanza superior de los Estados miembros de la Comunidad Económica Europea, que exigen una formación mínima de tres años de duración. Más tarde, el Real Decreto 1125/2003, adoptó los estudios universitarios al contexto europeo, estableciendo el sistema europeo de créditos y el sistema de calificaciones en las titulaciones universitarias de carácter oficial y validez en todo el territorio nacional.

Más tarde, la ley 44/2003, de ordenación de las profesiones sanitarias, define la logopedia como profesión sanitaria titulada y regulada de nivel diplomado, que tiene entre sus funciones las actividades de prevención, evaluación y recuperación de los trastornos de la audición, la fonación y el lenguaje mediante técnica terapéuticas propias de su disciplina. De esta manera, la actividad profesional de los logopedas está dirigida al diagnóstico, la prevención, el tratamiento, la evolución y la investigación científica de los trastornos de comunicación humana, abarcando funciones asociadas a la comprensión y expresión del lenguaje oral y escrito, así como aspectos relacionados con la comunicación no verbal.

Cumple, por tanto, una labor social de primer orden, y está directamente relacionado con el campo sociosanitario y educativo. Por todo ello, hemos estimado conveniente la creación de un colegio profesional que integre a quienes, con la titulación suficiente, ejercen la actividad de logopeda, y regule su ordenación, representación y defensa desde la perspectiva del interés público.

Esta norma, como ocurre con todas las de este tipo, es bastante corta. Solo tiene cuatro artículos, que abordan, en este mismo orden, la creación, naturaleza y régimen jurídico del colegio, que aborda su estructura interna y funcionamiento; el ámbito territorial, que en este caso es toda la comunidad autónoma de Canarias; la titulación habilitante para la colegiación, que contempla varios supuestos; y el carácter voluntario de la colegiación, que explica que la misma no es un requisito obligatorio para el ejercicio de la profesión de logopeda, tal y como ordenan las directrices europeas en esta materia.

Además, incluye tres disposiciones adicionales; la primera, sobre diversos aspectos de la comisión gestora; la segunda, sobre su asamblea constituyente; y la tercera, que ordena crear el registro de personas colegiadas.

Y, asimismo, tiene una disposición transitoria, que contempla la integración de profesionales con otras titulaciones en el colegio, así como una disposición final que, como siempre saben ustedes, suele ser la habitual, de la entrada en vigor al día siguiente de su publicación en el BOC.

Y permítanme, ahora, avanzarles que, precisamente con la aprobación de esta ley, en el marco de la voluntad política a la que me he referido a sus señorías, y en la que también me han interpelado en alguna ocasión de sacar adelante otros colegios, me comprometo a traer a esta Cámara, antes de finalizar el año los proyectos de ley que crearán los colegios profesionales de los dietistas-nutricionistas, el de los terapeutas ocupacionales y el de los higienistas bucodentales. Se trata de iniciativas que, por diversos motivos, han sufrido largas demoras en otros tiempos, pero que nuestro impulso, desde el momento que comenzamos a gestionar el departamento, ha logrado sacar adelante, para dar satisfacción a la legítima pretensión de esos colectivos, que piden, además, con razón, con mucha razón, que culminemos ambos procesos.

Nada más y muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor consejero.

Turno del Grupo Nacionalista Canario, señora Beato.

La señora BEATO CASTELLANO: Gracias, señor presidente. Señorías.

Desde el Grupo Nacionalista Canario saludamos a las profesionales de la logopedia, que han promovido e impulsado esta ley. A doña Rocío González, a doña Susana Nieto y doña Noemí Fariña: bienvenidas a esta tribuna en el Parlamento hoy.

Como antes apuntaba el consejero, es en el año 1991 cuando se estableció el título oficial de diplomado en Logopedia, pero no es hasta varios años después -en 1995-, cuando la Logopedia quedó reconocida como profesión regulada e integrada en el sector sanitario. Posteriormente, en el año 2003, se adaptaron los estudios universitarios al contexto europeo; y, por último, uno de los hitos más importantes para esta profesión surge también en el año 2003, cuando se aprueba la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, que vino a definir la profesión de logopeda como profesión sanitaria titulada y regulada a nivel diplomado; conforme a lo cual, tiene entre sus funciones la prevención, la evaluación y la recuperación de los trastornos de la audición y la fonación, y del lenguaje. Así, la actividad profesional de los logopedas está dirigida al diagnóstico, la prevención, el tratamiento, la evolución y la investigación científica de los trastornos de la comunicación humana, abarcando funciones asociadas a la comprensión y la expresión del lenguaje oral y escrito, así como a aspectos relacionados con la comunicación no verbal.

Cumple, por tanto, como decía el consejero, una indiscutible función social, directamente relacionada con el campo sociosanitario y educativo. Estos profesionales operan desde los centros sanitarios, hasta los centros de mayores, además de los centros docentes o para niños con necesidades especiales.

La profesión abarca todos los trastornos relacionados con la adquisición del lenguaje a lo largo de la vida. La disfemia, es decir, la tartamudez, los problemas de la voz, los específicos del lenguaje, los del espectro autista, síndromes o enfermedades raras, parálisis cerebral y déficit auditivo o las disfagias, que es la dificultad o imposibilidad para tragar líquidos y que es causa de fallecimiento de muchos pacientes. Sin embargo, los logopedas, como tales, no están presentes en el sistema educativo público, al que solo pueden acceder por oposición si cuentan con la titulación de maestros, si bien los maestros en Audición y Lenguaje no disponen de los mismos conocimientos que los logopedas. El panorama en la Consejería de Educación en Canarias, en este momento: el número de profesionales de Audición y del Lenguaje, en el momento actual, es de 245. Aún faltan algunas plazas que están sin cubrir, que están publicadas, pero no hay personal en las listas de Logopedia.

En el ámbito de la educación, cuando se habla de logopedas se hace referencia, indistintamente, al profesorado de Audición y Lenguaje o a Logopedia, pero tienen formación totalmente diferente. Para acceder a las listas de educación de Audición y Lenguaje debes tener Magisterio por Audición y Lenguaje, o Logopedia más Magisterio por Educación Primaria; con lo cual en las listas hay personas que solo han hecho Audición y Lenguaje, o personas que hicieron Logopedia y luego Magisterio por Primaria. Solo tenemos algunos logopedas puros, en sentido estricto, que hicieron Logopedia y no tienen Magisterio, alrededor de diecisiete personas en este momento que son laborales fijos desde hace muchos años en la Consejería de Educación.

Formalmente es necesaria una ley de este Parlamento para la creación de un colegio profesional. Por el interés social que decíamos de esta profesión resulta oportuna la creación de un colegio profesional que integren a quienes con titulación suficiente ejercen la actividad de logopedia y se regule su ordenación, la representación y la defensa de sus intereses desde la perspectiva del interés público.

Desde nuestro grupo parlamentario, a propuesta de las promotoras del proyecto de ley promovimos una enmienda -que agradecemos a todos los grupos parlamentarios que la hayan asumido-, por la que se modifica la disposición transitoria única referida a la integración de los profesionales con otras titulaciones. Se trata de incorporar todos los profesionales que cumplan con los requisitos, a la vista de los distintos periodos y cambios legislativos desde el año 1991, el año 1995 y el año 2003. Así, podrán integrarse en el futuro Colegio Profesional de Logopedas de Canarias en el plazo de dos años, a partir de la entrada en vigor que hoy aprobemos, las personas que no estando en posesión del título, de Diplomatura o Grado en Logopedia hayan trabajado o trabajen en el campo de la perturbaciones del lenguaje y la audiencia que acrediten ejercicio profesional en el ámbito de la logopedia, al menos durante cinco años con anterioridad a la entrada en vigor del Real Decreto de 1991, que estén en posesión del título especializado en perturbaciones de la audición y el lenguaje oral y escrito o bien en el diploma oficial de especialista en perturbaciones del lenguaje y la audición. Y, asimismo, podrán integrarse quienes acrediten el ejercicio profesional en el campo de la logopedia en ese periodo que va desde 1991 a 1995 y que cuenten también con las titulaciones que antes mencionaba. Y, además, podrán incorporarse quienes estén en posesión de una titulación universitaria, licenciatura o diplomatura en el ámbito de las ciencias de la salud y de la educación, y acrediten una experiencia profesional de al menos diez años en tareas propias de la logopedia en el ámbito sanitario antes de la entrada en vigor de la ley que aprobaremos.

La enmienda tiene por objeto establecer un nuevo límite temporal a la integración de estos profesionales porque actualmente muchos puestos de trabajo están ocupados con logopedas con otra titulación universitaria: maestros, psicólogos, pedagogos... que en su día realizaron algún curso de logopedia. La creación del colegio profesional va a contribuir a aclarar esta situación y a que se identifique como logopedas exclusivamente a los diplomados universitarios en Logopedia. Para dar cabida a estos logopedas que acrediten experiencia profesional y determinados títulos reconocidos resulta necesario hacer esa concreción que hemos hecho en la enmienda en ambos periodos.

Por otra parte, también la enmienda tiene por objeto denominar correctamente la especialización del profesorado, es decir, especializado en perturbaciones de la audición y del lenguaje oral y escrito. Y, finalmente, la enmienda adecúa a la Ley del 2003, de Ordenación de los profesionales sanitarios, que vino a definir la Logopedia como una profesión sanitaria titulada y regulada. Con la aprobación de esta ley se suma Canarias como una de las últimas comunidades autónomas en crear el colegio profesional de logopedia.

Queremos felicitar a las promotoras porque ha sido un proceso largo, pero no han decaído para culminar hoy en esta aprobación de la ley, a partir de ahora la comisión gestora la que tome el testigo de aprobar los estatutos y convocar la asamblea constituyente.

Con esta ley se da un espaldarazo a la profesión que, a partir de ahora, además de evitar el intrusismo, va a contar con el respaldo jurídico necesario para mejorar en el futuro e incrementar el conocimiento social y la consideración social de la profesión y la consideración de las administraciones públicas.

Enhorabuena a las promotoras, enhorabuena a los profesionales, y suerte en la andadura que se abre para la apertura del colegio profesional de logopedia.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Beato.

Turno del Grupo Socialista Canario, señora Padrón.

La señora PADRÓN RODRÍGUEZ: Dar la bienvenida a la representación de los titulados en Logopedia de Canarias y, desde luego, felicitarlos por la constancia y perseverancia en la tarea de la construcción del Colegio de Logopedas de Canarias.

Yo me permití meterme en internet y decir: desde luego esto va a salir bien, porque con la constancia el tesón que han tenido, desde luego, quería saber quiénes eran y cómo habían empezado el proceso; y entonces, si no me documenté mal, comienza con la constitución de asambleas, estas se encargan de elaborar y aprobar democráticamente sus estatutos, el código deontológico y todo el material necesario para que el colegio pudiera comenzar a caminar con el máximo consenso.

Es el día 25 de marzo del 2006 -según he consultado- cuando celebran la primera asamblea constituyente de los entonces diplomados en Logopedia, y algunos estudiantes de último curso ya estaban con la preocupación en sus venas; y sin finalizar la diplomatura ya querían que la profesión ocupara un lugar dentro de lo que era la sociedad, la educación, los servicios sociales y la sanidad. Y me hacía ilusión porque, dentro de la comisión constituyente, algunas de las que estaban, que están aquí hoy, que eran estudiantes de último curso, hoy ya son profesionales expertas como doña Noemí Fariña o doña Beatriz Hernández. Desde luego, con ustedes esto seguro que va a tener éxito.

Y aunque, como digo, la comisión se constituye en el 2006, no es hasta el 2016 cuando se publica el borrador del anteproyecto en el Boletín Oficial de Canarias. También se han interesado por el señor don Aarón y don Teófilo, que tuvieron interés en sacar este... mucho interés, en los colegios profesionales. También es verdad que han empujado estos últimos años, porque veíamos que no sabía..., tanto la Confederación Española de Personas Sordas como la Fundación ONCE, y las mismas promotoras del proyecto. Nosotros decimos: más vale tarde; y bienvenido sea.

En Canarias, todos sabemos que hasta 1996 no se implantan los estudios de Logopedia, solo cinco años después de los que salieron a nivel estatal; por tanto, ellos calculan que pueden existir sobre un millar de titulados en las islas. Es hasta entonces en educación donde son los profesionales..., la comunidad autónoma habilita a maestros, en su momento, en Audición y Lenguaje porque no había profesionales, o los que estaban evidentemente tenían máster en materia de logopedia, pero no había una titulación específica y, bueno, puede ser que ahí también esté y de ahí venga la parte del intrusismo profesional, de la desregulación que ha tenido la profesión en estos últimos años. Por lo tanto, no se trata de demonizar a aquellos que han hecho una labor y que han, desde luego, cubierto un hueco que había dejado la ley al pairo, sino realmente recolocar a cada uno en el sitio que corresponde, y no permitir el intrusismo de aquellos que sí que se han aprovechado de esta desregulación para entrar en el sistema; y, desde luego, la preocupación no es solo a nivel profesional, sino a nivel del servicio que se oferta también a aquel que lo necesita.

Pero, como dicen ustedes, las he leído bastante y me hacen sonreír algunas declaraciones, porque es verdad, dice: nos va a ayudar a conocernos y van entender lo importante que somos para la sociedad, porque a un logopeda -decía una de las promotoras- se le conoce porque ayudamos a corregir la erre o por una tartamudez o una disfemia; pero un logopeda es algo más. Mire, un logopeda trata las patologías del lenguaje oral, del escrito; las dificultades de la deglución, alimentación a todas las edades; es el que ayuda al proceso de adquisición, de comprensión y expresión del lenguaje; trata dificultades en la articulación, fonemas, trastornos de fluidez oral, ritmo, tartamudez, respiración, conciencia fonológica, gramaticalidad, etcétera; habilidades comunicativas, deglución, disfagias... Y, así, un sinfín de cuestiones.

Pero miren, lo más importante de todo es que van a evitar, con esta constitución del colegio, porque van a estar atentos, algunas cuestiones muy fáciles de resolver con el profesional y los medios adecuados; se evitarían muchos problemas de exclusión social y de fracaso escolar, ya que muchas de esas pequeñas patologías, no hablamos de ninguna necesidad educativa especial -dentro de educación especial tienen su logopeda-, sino son pequeñas dificultades en el aprendizaje, las NEAE que llamamos ahora que, desde luego, con una pequeña intervención, evitaríamos muchos fracasos escolares, y muchísimas cuestiones de exclusión social a cualquier edad, a cualquier edad.

Y me gusta la definición que ellos hacen en el código deontológico, que dice muy bien, en el artículo 1, cuáles son las funciones del logopeda, y yo lo quiero destacar; porque dice que el objetivo de la logopedia es preservar y restablecer, y aumentar, la calidad de vida de la persona y la comunidad; fíjense si es importante la creación de este colegio. Y, además, le añadiría que son muy importantes para ir en la línea de la Declaración de Incheon, en el Marco de Acción para la realización del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4, Educación 2030, que solo es garantizar una educación inclusiva. Fundamentales para garantizar la educación inclusiva, equitativa, desde luego, si habilitamos recursos desde lo público y, desde luego, mucho más importante, durante toda la vida; por lo tanto, no solo hablamos de tratamiento en educación con niños y niñas, sino de personas que van a necesitar el apoyo durante toda la vida.

Es importante la constitución porque la profesión debe estar representada dignamente, y, como dicen ellas, va a dar respaldo -entre comillas- jurídico y político para que esté presente en la organización político-sanitaria de Canarias. Porque la terapia logopédica es limitada ahora mismo -comillas también-. La presencia de logopedas en hospitales, en centros sanitarios, en colegios, en centros de educación, incluso en centros en la tercera edad, es fundamental. Desde luego, con un colegio se hubiera avanzado más en esto.

No podemos decir que no hemos avanzado nada en Canarias en materia de necesidades educativas especiales, ni de NEAE -ni necesidades específicas en el apoyo a la educación-, ni en la integración de estos profesionales en los hospitales. Pero nos queda muchísimo camino por hacer y, desde luego, este colegio nos va a servir de apoyo y ayuda.

Quiero recordar que, en cada comienzo de curso, los equipos de orientación nos recuerdan que hay un logopeda... la ratio está por 1200 alumnos; y, desde luego, a mí me parece que deberíamos repensarnos esta cuestión. Y, como digo, sí hemos avanzado, pero la carencia de profesionales en los centros educativos obliga a los padres y madres costear, los que pueden..., con lo cual aquí hay una cuestión urgente que resolver. Desde luego, tienen que pagarse, aquellos alumnos, aquellos niños o familias que no pueden, con un profesional de la sanidad, también con las personas que sufren alguna enfermedad o que tienen problemas de deglución, un profesional externo. Ahí también vamos a tener al colegio, no solo apoyando a las familias que puedan, sino viendo si los profesionales que se eligen son los que deben ser.

Se me va acabando el tiempo; pero no quería dejar de hacer una reivindicación -que no sé por dónde la tengo, porque como yo soy una despistada y no numero los folios, pues voy haciéndolo (ininteligible)-, pero es una reivindicación que hacen desde el colegio estatal de logopedas, y que yo quiero mantener, y es que haya un logopeda por centro educativo y que, además, esté dentro de la plantilla orgánica de los centros. Y aquí también quiero recordar que sería muy importante que tuviéramos en cuenta la ley de atención temprana, que nos ha presentado Miguel Llorca, porque se resolverían muchos problemas y donde haría falta muchos profesionales de este tipo.

Sin más, porque se me acaba el tiempo, agradecerles, darles las gracias, por este colegio a los promotores, porque nos va a ayudar, y esperemos que sean cómplices para seguir el camino -igual a veces no tan rápido como queremos- pero vamos a tener un andamiaje serio con ustedes en este sentido.

Muchísimas gracias y felicidades.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Padrón.

Turno del Grupo Popular, señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ LABRADOR: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías. Bienvenidos a los afectados positivamente, hoy, por esta iniciativa.

Después de más de diez años por fin los logopedas podrán tener, en Canarias, un colegio profesional. Es una demanda de muchos años del colectivo, y por eso hoy lo felicito, porque es un éxito de ellos y de ellas que, después de tantos años, y con un expediente completo, en el que además intervinieron varias consejerías, por fin ve la luz su colegio profesional.

Dicen los expertos que aproximadamente un quince por ciento de las personas necesitaremos un logopeda a lo largo de nuestra vida. Es solo un dato de todos los que demuestran el papel que los logopedas tienen en la actualidad.

La creación de este colegio servirá para que los profesionales de la logopedia puedan tener voz, nunca mejor dicho, y voto, en las decisiones que se tomen en materia sanitaria, educativa, de menores, y en todas aquellas en las que tengan algo que decir. Además, darle mayor visibilidad a un colectivo que cobra importancia a pasos agigantados y que sufre, como otros, el intrusismo. Algo tan sencillo como importante, que es conocer el número de logopedas que hay en Canarias, no es posible saberlo porque no disponemos de un órgano, como el colegio profesional, que lo haga. Pero los datos apuntan que alrededor de mil profesionales pueden haberse titulado en nuestra comunidad autónoma, a lo que hay que sumar los profesionales que actuaban antes de su titulación oficial.

La logopedia es una profesión sanitaria que actúa en todas las variables de la comunicación oral -el lenguaje, la voz, el habla...- desde que nacemos hasta las últimas etapas de nuestra vida. Pero sí que cabe destacar que, aún siendo una profesión sanitaria, no solo deben actuar en los hospitales o centros sanitarios, sino que también lo hacen en centros educativos y su ámbito de actuación es amplio. Hay infinidad de menores con problemas que son de su competencia y donde los logopedas juegan un papel fundamental: trastornos del espectro autista, enfermedades raras, tartamudez, trastornos específicos del lenguaje, lesiones cerebrales...

El sistema educativo -he aquí un dato importante- no cuenta con profesionales sanitarios en todos los colegios con educación especial, o en las aulas enclave, o en las aulas donde conviven alumnos sin necesidades educativas especiales y alumnos que sí las tienen. Es una reivindicación del colectivo. Cuando hablamos de prevención, de diagnóstico de los menores, todas las herramientas que pongamos a su disposición son pocas, porque ayudaremos, y en algún caso, incluso, evitaremos, trastornos futuros en los menores y en las menores de Canarias. Atender al alumnado con necesidades especiales debe ser irrenunciable y los logopedas pueden ayudar en muchas ocasiones a conseguirlo.

La Ley de colegios profesionales de Canarias establece que la creación de los mismos debe hacerse a través del Parlamento, mediante una ley, siendo el Gobierno el encargado de la elaboración del proyecto de ley. Nuestro grupo se congratula de que ese momento haya llegado, tarde, pero no es momento de mirar hacia atrás, sino hacia adelante, y agradecer que el Gobierno lo haya tramitado.

Señorías, este Parlamento tiene el papel, no menor, de mejorar la vida de las personas, atender las necesidades y demandas de la gente. El objetivo de la logopedia también. Resuelve problemas tan importantes como el no poder expresarse, o algo tan fundamental como el papel del bilingüismo en nuestra comunidad autónoma, que por problemas que pueden tener para la adquisición de un nuevo idioma... Las intervenciones que se hagan en numerosos casos deben tener un carácter transversal, la logopedia tiene un papel protagonista en muchas de ellas, junto con otros profesionales, como pediatras, neurólogos, profesores, psicólogos, dentistas... Los logopedas trabajan con un objetivo: dar las herramientas necesarias para mejorar las dificultades de las personas.

Muchas veces, desgraciadamente, las familias que necesitan sesiones de logopedia acuden a los servicios privados, porque el servicio público no tiene una red articulada completa para que los menores puedan, por ejemplo, acudir con inmediatez a los especialistas, y quizás, si esperan, cuando lo hagan, ya sea tarde.

Por tanto, también este colegio viene a darles seguridad jurídica y cobertura a tantos profesionales. El colegio ofrecerá instrumentos de información conjunta y coordinada, para llegar a todos y todas las canarias y toda la sociedad para desarrollar su labor social sanitaria y educativa. También con esta ley no dejamos a ningún profesional atrás, y como bien ha apuntado el colectivo, siendo una profesión relativamente joven, reconocen a los profesionales que con anterioridad realizaban esta tarea sin existir una titulación como tal.

No quiero entretenerme más, porque, además, el consejero y los otros grupos han explicado claramente en qué consiste la ley, por lo tanto, lo único que quiero hacer, en nombre de mi grupo, es felicitarlas por el tesón, porque al final el trabajo ha conseguido su recompensa; que le trasladen a todo el colectivo la enhorabuena desde el Partido Popular. La tenacidad y el trabajo les ha llevado hoy a conseguir su objetivo, como decía, y aunque les queda mucho trabajo..., pero ya lo harán bajo el paraguas de vuestro colegio profesional, así que enhorabuena.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Hernández.

Turno del Grupo Podemos, señor Marrero.

El señor MARRERO MORALES: Buenos días.

En primer lugar, darles la enhorabuena al grupo de especialistas en Logopedia que están presentes en este pleno porque, bueno, yo creo que alcanzan una vieja aspiración del colectivo, que es que este Parlamento, yo creo que por consenso generalizado de todos los grupos, vaya a aprobar hoy una ley por la que se regula un colegio profesional que estaban necesitando.

Creo que es un colegio profesional que, entre otras cosas, intenta poner orden, de alguna manera, en lo que es la regulación del sector; y, en este campo, de lo que me gustaría hablar un poco también es que el sistema educativo y sociosanitario en Canarias, con los equipos multiprofesionales que durante años hemos tenido, esos equipos, cuando se crearon, ya que no había capacidad para dotar a todos los centros con los profesionales necesarios, los hicieron como equipos externos que atendían, a veces, a miles de personas.

La gente que hemos trabajado durante casi cuatro décadas, por ejemplo, en la educación, hemos padecido la insuficiente plantilla que existe con estos equipos multiprofesionales. A veces nos las veíamos y nos la deseábamos durante un curso completo para que pudiera acudir a atender a los chicos y chicas necesitados en esas tempranas edades. Es decir, ya no solo estamos reivindicando la detección precoz, estamos reivindicando el que se atendiera al menos, no de manera anticipada sino que se atendiera. Con lo cual, si esto significa un impulso para que dentro de la educación y del campo sociosanitario en Canarias haya mayor sensibilidad y se incremente el número de profesiones, llegando, incluso, a ratios mucho menores a las que hay ahora, como la que planteaba la señora diputada del Grupo Socialista hablando de uno por centro, bienvenido sea, porque en los centros educativos se necesitan, aparte de lo que hay de Pedagogía Terapéutica o de Audición y Lenguaje, hace falta gente para atender las cuestiones sociales, hay gente que se necesita para la logopedia, hay gente que se necesita para atención sanitaria, de cuestiones de salud, etcétera. Por tanto, los centros educativos tienen que ser una tribu, que está formando al conjunto de los muchachos y muchachas.

Yo quisiera hacer entrar en valor la labor de unos profesionales, porque estamos acostumbrados muchas veces a oír, y los que hemos estado relacionados con la educación o con la atención sociosanitaria escuchamos, a veces, diagnósticos de gente, y una larga lista de cosas como la dislalia, la dislexia, la disgrafía, la discalculia, la disfonía, la disglosia, la afasia, el autismo, los déficits sensoriales, las hipoacusias, la tartamudez... es decir, nombro esta larga lista porque quiero hacer entrar en valor lo que significa una profesión de apoyo para el sistema educativo y sociosanitario, que, si no se atienden a tiempo estas cuestiones, generan, luego, desde baja autoestima, en muchos casos, hasta no tener suficientes recursos para seguir con el ritmo necesario adelante en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Por tanto, creo que hay darle importancia a lo que significa la atención por parte de especialistas, a los niños y niñas, desde temprana edad, porque se van arrastrando a lo largo del sistema educativo a veces sin ponerle remedio. Son las familias las que tienen que hacer el esfuerzo monetario, individual para a veces acudir a especialistas externos y desde lo público no siempre lo hemos atendido con prontitud ni de manera adecuada.

Yo creo que el asunto de los equipos multiprofesionales es fundamental. Es decir, ahí forman parte gente de Psicología, de Pedagogía, de Pedagogía Terapéutica, etcétera, es una serie de grupos de gente, pero tienen una ratio tan elevada que no atienden. Y, claro, no vale solo con ir a asesorar a los tutores educativos en los centros, que está muy bien, que sepa la gente que está en el aula, a pie de aula, qué pautas debe seguir con cada uno de los chicos y chicas, que eso es fundamental, sino también lo que significa el trabajo concreto con cada uno de ellos, que eso un tutor en un aula difícilmente lo pueda acometer, y hay que segregar en algún momento, o en horas extras, atender a esos chicos y chicas y eso lo tiene que hacer gente especializada, gente competente, porque el que está en las aulas no tiene por qué entender de todo ni saber de todo, sino simplemente dejarse asesorar por aquellos especialistas que hay.

Creo que también es importante la labor social, porque no solo la labor profesional sino la función social que se cumple porque no solo estamos hablando con la Logopedia de atención a niños y niñas desde temprana edad, estamos hablando de la población a lo largo de toda la vida, es decir, hay muchísima gente con problemas de tartamudez o de una afasia o de cualquier otro tipo de problemas de comunicación, del lenguaje, etcétera, de comunicación no verbal, que necesitan la atención especializada de gente, y tanto se haga a título individual como se haga de manera grupal, como ocurre en estos casos, es fundamental desde mi punto de vista.

Esa función, digamos, la otra parte de la social es la terapéutica y la educativa, que ya he insistido en ella anteriormente, pero que, miren, los problemas de alteraciones del habla, de la voz, del lenguaje, de la comunicación, de la deglución, incluso, de la audición... es decir, son tratados por estos especialistas. Por tanto, de alguna forma, esos especialistas en logopedia, en foniatría, en audiología, es decir, y en otros países con distintos nombres también, pero creo que son fundamentales también en nuestra sociedad.

Así que bienvenido sea el que se haya creado un colegio al respecto, pero el colegio cumple una función, está claro que cumple una función, que es la defensa de los intereses corporativos de los que pertenecen al colegio, está claro que de alguna manera tutela y protege los intereses de los derechos de los consumidores y de los usuarios respecto a la relación con ellos, y ordena el ejercicio de la actividad y el control deontológico. Esas son las funciones del colegio, pero yo espero también que a mucha gente que conozco dentro de ese sector y que durante años, junto con otros más, han estado batallando para que el servicio público sociosanitario o socioeducativo alcance la mejor calidad posible, el hecho de estar colegiados no los haga... no van a ser corporativos, en estos momentos, sino a seguir siento como suyas las aspiraciones de una sociedad como la canaria, que aspiramos a tener el mejor servicio público sociosanitario, el mejor servicio público de la educación también y codo con codo con el resto de profesionales de la educación y de la sanidad, batallar porque eso sea posible, y junto con los usuarios del sistema, porque a veces parece que los que luchan en cada uno de los apartados son los trabajadores que están dentro, cuando estos servicios son de toda la sociedad. Por tanto, mejorar la educación o mejorar la sanidad en Canarias no solo es una cuestión de los profesionales que están dentro sino de toda la sociedad porque son nuestros derechos los que están ahí recogidos.

De alguna manera creo que se ha realizado un buen trabajo. Creo que el hecho de que hoy se constituya este colegio es muy importante también, para ustedes de manera fundamental, pero para todo el conjunto de la sociedad; y después, finalmente, yo creo que tenemos que reivindicar que las ratios y los equipos multiprofesionales que hoy existe dentro de la educación en Canarias, tienen que ser disminuidas, esas ratios, y llegar a los mejores óptimos posibles.

Me gustaría la posibilidad de que tuviéramos incluso uno por centro pero, si no es posible, por lo menos que se atienda, que es lo que interesa, que se atienda adecuadamente y de manera eficaz a todos los niños y niñas que tienen problemas en estos momentos dentro de los procesos educativos, y a toda la población adulta que lo demande.

Mi enhorabuena.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Marrero.

Turno del Grupo de Nueva Canarias, señor Rodríguez, don Pedro.

El señor RODRÍGUEZ PÉREZ: Gracias, señor presidente. Buenos días.

Saludos también desde nuestro grupo parlamentario, de Nueva Canarias, a las profesionales de logopedia promotoras de esta ley, felicitarlas por ese trabajo para hoy poder aprobar este proyecto de ley.

Señorías, señor consejero, antes de escucharle, cuando preparé la intervención, iba a aprovechar para recordarle, recordarle también esa demanda que tenían otros profesionales como los dietistas-nutricionistas, los terapeutas ocupacionales y los higienistas bucodentales en cuanto a la necesidad de también crear esos colegios profesionales. Hoy celebro que usted en esta Cámara se haya comprometido a agilizar, puesto que creo que las bases técnico-jurídicas son prácticamente las mismas que se han utilizado para crear este colegio profesional, y por tanto, pues, bueno, me alegra que hoy se haya comprometido. Sé que cuando usted se compromete, cumple; y, por tanto, estamos esperando en esta Cámara el que usted traiga también... el que se traigan esos proyectos de ley.

Ya se ha dicho por mis predecesores la evolución que ha tenido la propia profesión desde el año 1991 hasta cuando ya le ley en el año 2003 define esta profesión como una profesión sanitaria titulada y regulada de nivel diplomado.

Queremos destacar la constancia de estos profesionales, de estas profesionales, porque es cierto que el borrador del anteproyecto de ley de creación de este colegio profesional vio la luz el 22 de septiembre del 2014, y gracias a la insistencia a todos esos escritos a lo largo de estos años, hoy, por fin llega a este plenario.

Señorías, la importancia de la presencia de un colegio profesional radica en aspectos tan esenciales como representar y defender la profesión, darle visibilidad, proporcionar respaldo desde el punto de vista jurídico y político, garantizar una formación segura y de calidad, dar más valor a los profesionales que ejercen esa profesión e incluso un aspecto tan importante como es la erradicación del intrusismo laboral. Todos estos aspectos los siguen sufriendo los profesionales de la logopedia en Canarias. En torno a un millar de logopedas titulados en las islas que desde el año 2006 luchan por la creación de un colegio profesional a través de la comisión constituyente del Colegio de Logopedas de Canarias. Hoy, es una buena noticia el que dejemos de ser una de las dos comunidades autónomas de España que aún no contaban con un colegio profesional.

La actividad profesional del logopeda está dirigida al diagnóstico, la prevención, el tratamiento, la evolución y la investigación científica de los trastornos de comunicación humana, abarcando funciones asociadas a la comprensión y expresión del lenguaje oral y escrito, así como aspectos relacionados con la comunicación no verbal.

Con la creación del colegio oficial se aumentaría el número de profesionales y se evitaría el intrusismo laboral, en donde profesionales que no están cualificados para intervenir en este tipo de trastornos, realicen una práctica que ponga en peligro a los pacientes.

Los antecedentes de la titulación de Logopedia se remontan al año 1951, cuando el Ministerio de Educación, en aquel entonces, ofertó los primeros cursos para profesores de colegios especiales de sordomudos. Y, como ya se ha dicho anteriormente, ha ido evolucionando a lo largo de los años. En consonancia con esto, nuestro grupo parlamentario también suscribió la enmienda de modificación de la disposición transitoria única del proyecto de ley, que pretende ser más inclusiva con los profesionales que han venido ejerciendo la logopedia a lo largo de los años a través de los distintos títulos habilitantes para su empeño.

Por tanto, no me voy a alargar después de las exposiciones de los diferentes grupos, y desde nuestro grupo parlamentario nos alegramos del paso que se da en el día de hoy, en el que se aprueba con el consenso de esta Cámara la creación de este colegio profesional en Canarias, y a la comisión promotora le deseamos todo tipo de éxitos en esta nueva andadura.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Rodríguez.

Turno del Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías. Buenas tardes, señor consejero, y señora consejera, que también está presente.

Quiero empezar por saludar y agradecer su esfuerzo a los miembros de colectivos de logopedas de Canarias, que han sido los auténticos promotores de esta ley.

Hoy debatimos esta ley de creación del Colegio Profesional de Logopedas de Canarias en la que Agrupación Socialista Gomera también dará su voto favorable para su creación, porque consideramos que es del máximo interés público. Apoyamos la ley con el convencimiento de que esta nueva institución no solo dará el apoyo necesario a los futuros colegiados para poder afrontar los retos profesionales a los que se enfrentan en el día a día; también, la creación de este colegio profesional dará orden a la profesión en nuestras islas y establecerá un referente a los usuarios a la hora de saber a qué institución deben dirigirse. Incrementará, por tanto, la seguridad a los profesionales, para frenar el posible intrusismo y dará seguridad a los canarios que sabrán a quién dirigirse en caso de posibles reclamaciones, peticiones de información o solicitudes de profesionales para la realización de determinados servicios. El nuevo Colegio Profesional de Logopedas será la magnífica plataforma de representación para hacer valer los derechos de los logopedas que efectúan su labor en el ámbito sanitario en Canarias, tanto en sanidad pública como en la sanidad privada.

Tramitamos por el procedimiento de lectura única esta ley para poder agilizar su aprobación y porque consideramos que el texto, que nos remite en este caso el Gobierno, que a su vez fue impulsado por miembros del colectivo de logopedas, está lo suficientemente pulido para que solo le hayamos tenido que presentar, en este caso, unas pocas enmiendas técnicas; enmiendas que se limitan a asegurarnos que queden dentro del ámbito de la ley los profesionales que sacaron su titulación de diplomados desde el año 1991 hasta el 1996, que es donde obtuvo un reconocimiento como profesión regulada o enmiendas que mejoran el texto normativo; cambios que son fundamentales, sin embargo no se entendió que debía activarse el procedimiento normal de tramitación normativa con la formación de una ponencia, porque la generalidad, en este caso de los grupos parlamentarios, estábamos de acuerdo en darle una mayor rapidez a los trámites, y porque los cambios, en este caso, a proponer, eran pocos. Es por ello por lo que esperamos aprobarla en este debate de lectura única, como ya han dicho los antecesores, con el apoyo unánime que se prevé de todos los grupos que conformamos esta Cámara.

La ley que aprobamos es sencilla, como todos lo saben, apenas recoge cuatro artículos y cinco disposiciones. Pero también es cierto que la sencillez no le resta ni un ápice de su importancia. Entre los artículos, se recoge la creación del colegio profesional, su naturaleza y régimen jurídico, su ámbito territorial, la titulación habilitante para colegiarse y aclarar, también, que la colegiación es voluntaria y no es una obligación para poder ejercer la profesión. A pesar de esta voluntariedad a la hora de colegiarse, desde Agrupación Socialista Gomera queremos también pedirles a los logopedas que puedan estar interesados, incluso a los que tengan dudas, que no dejen de pasar esta oportunidad histórica de formar parte del proceso de constitución del Colegio Profesional de Logopedas de Canarias y, por tanto, sugerimos que sí que se colegien.

La ley establece que, en un plazo máximo de seis meses, la plataforma de logopedas promotoras de esta ley establecerá unos estatutos básicos, para que luego se cree en la asamblea constituyente, que conforme los cargos y unos estatutos que sean plenamente operativos. Un proceso, el de la constitución, en el que puedan participar, en este caso, todos los logopedas que se registren.

También debemos decirle a los que sin haber obtenido un grado o estar diplomados en Logopedia, pero que desempeñan tareas de esta profesión y que la puedan acreditar, que la ley, en este caso, también les permite colegiarse en base a unos requisitos. De forma que podrán estar cubiertos por la representación del colegio profesional.

Una representación que esperamos que contribuya a visualizar los diversos problemas que tiene el colectivo en su ejercicio profesional en la sanidad y que nos han trasladado a todos los grupos parlamentarios de esta Cámara y haya sido a través de correo o a través de distintas reuniones. Problemas que también afectan a fisioterapeutas y a los profesionales de terapia ocupacional, ya que aún queda mucho para que se haga una apuesta decidida para aumentar y mejorar los servicios de atención sanitaria de rehabilitación que se dan en todas las islas.

Por eso, esta ley que vamos a aprobar, tiene que tener no solo la máxima utilidad pública, también debe hacernos reflexionar sobre la importancia de los logopedas en nuestra sociedad y el apoyo que desde las fuerzas políticas debemos darles para que sigan contribuyendo a mejorar la calidad en la sanidad pública y la calidad de vida de quienes son atendidos por estos profesionales.

La propia exposición de motivos de la ley lo deja muy claro: la función de los logopedas está dirigida al diagnóstico, la prevención, el tratamiento, la evolución y la investigación científica de los trastornos de comunicación humana, abarcando funciones asociadas a la comprensión y expresión del lenguaje oral y escrito, así como aspectos relacionados con la comunicación no verbal. Cumple, por tanto, una labor social de primer orden, y está directamente relacionada con el campo sociosanitario y también educativo.

La cuestión está clara, señorías, ahora que ayudamos a poner la primera piedra de este colegio profesional es cuando debemos darnos cuenta de que nuestra tarea de apoyo a los logopedas de Canarias debe continuar y debe coger impulso, de forma que ayudemos a que en nuestra sanidad se hagan los cambios estructurales necesarios para darle cabida y, así, dar un mejor y renovado servicio a las personas que requieren de la atención de uno de estos profesionales.

Voy a terminar aquí mi intervención dándole a los futuros miembros del Colegio Profesional de Logopedas de Canarias; nuevamente las gracias por hacer posible la creación de este nuevo colegio y desearles la mejor de las suertes.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Mendoza, muchas gracias.

Señora Beato, me ha pedido la palabra.

La señora BEATO CASTELLANO (Desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Para matizar que, inicialmente, se presentó una enmienda, suscrita por todos los grupos parlamentarios; y a sugerencia del letrado ha habido un retoque técnico, todos los grupos tienen el texto, los servicios de la Cámara también. Se trata de una precisión técnica exclusivamente.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, queda constancia en los servicios.

Procedemos a llamar a votación, señorías.

(La Presidencia acciona el timbre de llamada a votación).

(Se reincorpora a su lugar en la Mesa la señora presidenta).

La señora PRESIDENTA: Señorías, votamos en primer lugar la enmienda al articulado que ha sido transada por los grupos.

Votación de la enmienda, señorías, comienza la votación.

Señorías, 48 votos emitidos, 48 sí, ningún no, y ninguna abstención.

Votamos ahora señorías (aplausos)... votamos ahora, señorías el conjunto del texto legislativo.

Señorías, comienza la votación.

Señorías, 48 votos emitidos, 48 sí, ningún no, ninguna abstención.

Queda aprobado el texto legislativo, señorías, muchas gracias (aplausos).

(El señor secretario primero, Cabrera González, ocupa un escaño en la Sala).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PL-0018 Sobre De Creación del Colegio Profesional de Logopedas de Canarias.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico