Diario de Sesiones 134/2018, de fecha 17/10/2018 - Punto 4

9L/PNL-0631 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO PODEMOS, SOBRE UNA UNIDAD DE CUIDADOS PALIATIVOS EN EL HOSPITAL UNIVERSITARIO DE CANARIAS.

La señora PRESIDENTA: Vamos ahora a la PNL-631, del Grupo Parlamentario Podemos, sobre la unidad de cuidados paliativos en el Hospital Universitario de Canarias.

Señor Márquez.

El señor MÁRQUEZ FANDIÑO: Gracias, presidenta, buenos días.

Bueno, en tanto en cuanto a nivel del Estado no aprobemos una ley sobre la muerte digna, hay varias propuestas legislativas en el Congreso de los Diputados, una a propuesta de Podemos, otra a propuesta del Partido Socialista, y hay que recordar que el Partido Popular las ha tenido bloqueadas, no han... no ha permitido que se lleve a trámite, ahora parece ser que sí, lo cual nos alegra, y tiene que ver con lo que vamos a hablar hoy aquí, ¿no?, tiene que ver con los cuidados paliativos.

No siempre se habla de este asunto, sabemos que es un asunto delicado, es un asunto doloroso, pero que tenemos que abordar, y nos gustaría que lo abordáramos desde el consenso, porque creo que es algo en lo que todos tenemos que estar de acuerdo para intentar mejorar. No se trata de hacer medidas o propuestas que queden en vano, que queden en papel mojado, sino que de aquí salgamos con algún acuerdo, que creo que lo hemos logrado, para que realmente sea productivo este debate.

Los cuidados paliativos son un elemento fundamental en proporcionar un final digno a la vida de las personas en fase terminal. Para proporcionar ese mínimo servicio, adquiere gran importancia el plan de cuidados paliativos de Canarias. Dicho documento, al que hemos podido tener acceso, lejos de ser una solución ética para las personas en dicha situación queda como un proyecto, en nuestra opinión, del todo insuficiente.

Especialmente abrumadora es la situación del norte de la isla de Tenerife, donde encontramos un escenario terrible para los pacientes de cuidados paliativos. El citado plan en su página 25 establece las camas por hospital destinadas a cuidados paliativos y nos sorprende que para el Hospital Universitario de Canarias, que no tiene unidad de paliativos, no se contempla ni una sola cama; aún peor, en la página 26 del mencionado plan, el personal sanitario para los diferentes centros se observa que, al menos para los próximos cuatro años, es decir, hasta el 2022, no se pretende destinar ni un solo profesional al Hospital Universitario de Canarias en este asunto. Sabemos que se están desviando al Hospital del Tórax, pero hay que decir que ya de por sí el personal está bastante saturado porque no es suficiente, si además se desvía todo esta atención, pues, no tienen ni siquiera tiempo para la propia formación, porque hay que recordar que, por ejemplo, no existe el MIR para cuidados paliativos, sino que tiene que ver con la formación continuada del personal para poder atender adecuadamente en ese sentido. Por otro, la falta de una unidad específica en el HUC que ni siquiera tiene camas para ellos se suma, además, a los pocos profesionales que existen en toda Canarias.

Nos encontramos, por tanto, con una asignación y gestión de los recursos muy dura con los pacientes y sus allegados y los profesionales que promueven que los pacientes en sus últimos momentos deban desplazarse a consultas para obtener tratamiento en lugar de caminar hacia una ayuda domiciliaria. Sabemos que existen los cuidados paliativos domiciliarios, pero son del todo insuficientes. Hablamos del final digno que merece nuestra gente, que merecemos todos y todas nosotras y, por tanto, debemos tener el personal, los recursos adecuados para que las personas que decidan pasar esos últimos momentos tan difíciles y tan dolorosos en casa lo hagan en condiciones dignas, sin dolor, con sus allegados y en condiciones adecuadas. Nosotros es lo que estamos demandando y creo que todos debemos estar de acuerdo en eso.

Por tanto, nos encontramos, además, especialmente, con una situación muy desequilibrada en la isla de Tenerife, que asume también parte de carga de otras islas, en la que solo hay 8 profesionales para los cuidados paliativos, 8 profesionales para toda la isla de Tenerife. Esto es claramente insuficiente, y lo digo de cara al debate que vamos a tener próximamente con los presupuestos de la comunidad autónoma. En este tipo de cosas tenemos que poner todos los recursos.

Una de las cuestiones que nosotros -no me voy a alargar mucho porque hemos tenido un acuerdo y creo que es bastante interesante-, una de las cuestiones que nosotros pedíamos -que, por cierto, esta proposición no de ley en los mismos términos se llevó al Cabildo de Tenerife y fue aprobada también con los votos del Grupo Nacionalista-, nosotros lo que pedíamos es instar al Gobierno de Canarias a que se abra y dote de recursos en los próximos presupuestos de 2019 una unida de paliativos dependiente del Hospital Universitario de Canarias. En segundo lugar, instar al Gobierno de Canarias a dotar de más recursos humanos y camas para la unidad de cuidados paliativos del resto de las islas. Y, en último lugar, instar al Gobierno de Canarias a que se ponga en marcha la atención domiciliaria de cuidados paliativos con los recursos necesarios.

Han presentado enmiendas a esta proposición, lo cual agradezco el interés, y también agradezco el interés de la señora González Taño que había presentado una enmienda que prácticamente lo que hacía era eliminar todo lo que yo proponía, pero creo que hemos llegado a un acuerdo que a nosotros nos resulta interesante, ya digo, porque no nos interesa que se apruebe una proposición no de ley para que después queden en nada, sino me parece interesante la propuesta de escuchar a los especialistas, de escuchar a las personas que han participado en la elaboración de este plan en la Comisión de Sanidad y, a partir de ahí, nosotros llegar a una serie de conclusiones, eso sí, que tengan que ser previas al debate presupuestario, porque lo interesante es que en los presupuestos del 2019 ya contemplemos aquellas necesidades que, del debate que tengamos con los especialistas, acordemos.

Por tanto, la enmienda transaccional que ahora daré a la Mesa de la Cámara dice así: instar al Gobierno de Canarias a remitir urgentemente a la Cámara la estrategia de cuidados paliativos de Canarias para su tramitación por alguno de los mecanismos previstos en los artículos 180 o 182 del Reglamento, y en el debate de dicha estrategia podrá producirse la comparecencia de expertos en la materia y se aprobarán las propuestas necesarias para el incremento de medios materiales y humanos en todas las áreas de salud de Canarias, y en especial en el área de Tenerife.

Lo dicho, para nosotros es mucho más importante este acuerdo porque creo que se puede traducir en unas mejoras sustanciales de cara al año que viene para poder paliar esta situación, más que aprobar una proposición no de ley que quede en absolutamente en nada.

Por lo tanto, agradezco el interés, agradezco que podamos llegar a acuerdos y, eso sí, vamos a estar muy atentos al debate y vamos a estar muy atentos a que esto se cumpla, porque creemos que tanto en cuanto no llegue una ley estatal que garantice una muerte digna, y ahí tendremos que tener un debate lejos de cuestiones religiosas o morales que nada tienen que ver con el interés de la mayoría social en un país laico -eso tiene que llegar en algún momento, espero que eso sea y que el Partido Popular no ponga los impedimentos en la Cámara del Estado para que eso suceda-, en tanto en cuanto desde Canarias, con nuestras competencias, garanticemos a nuestra población una muerte digna.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Márquez. Muchas gracias.

Esta PNL tiene dos enmiendas, por orden de presentación en el registro, en primer lugar, el Grupo Nacionalista, señora González Taño.

La señora GONZÁLEZ TAÑO: Gracias, señora presidenta.

Bueno, lo decía el señor Márquez: la muerte para nuestra sociedad es un tabú. No hablamos sobre cómo debemos morir, no hablamos en este Parlamento y tampoco hablamos en la sociedad sobre esto, en general, sin embargo la muerte forma parte de la vida y ha formado parte de nuestra formación personal y familiar, porque en Canarias todos tenemos la experiencia de nuestras familias cuidar a abuelos y abuelas, a enfermos terminales hasta su muerte, porque cuando no había cura se enviaba al enfermo a casa a morir. Aprendimos a cuidar de enfermos terminales y a despedirnos de nuestros familiares, y esta educación en valores fue el lado bueno; el lado malo es que esto lo hicimos básicamente las mujeres y lo hicimos haciéndolo en condiciones precarias, en muchos casos con gran sufrimiento para el paciente. Fuimos -y todavía somos, en la mayoría de los casos- las enfermeras y las cuidadoras. Somos las mujeres las que hemos renunciado a nuestros trabajos y, en muchos casos, a nuestra vida para cuidar de un padre, una madre, un hermano, una hermana o, incluso, un suegro o una suegra. Todos conocemos casos de mujeres que han dedicado toda su vida a esta tarea.

Los cuidados paliativos surgen en España muy tarde, a finales de los 80, como iniciativa de un grupo de médicos que se habían formado en el extranjero, y en los años 90 nace la Sociedad Española de Cuidados Paliativos que actualmente cuenta con más de ochocientos miembros. Fíjense que hasta el 2013 no tenemos en Canarias una sociedad canaria de cuidados paliativos. En este tiempo se ha empezado a dar formación en las distintas facultades, aunque todavía no de forma totalmente acertada, pero se ha ido avanzando en la formación. Aquí, por ejemplo, en el Hospital Doctor Negrín se puso en marcha un curso interesante hace tiempo a distancia, que fue muy importante, pero, bueno, empiezan a surgir grupos y equipos especializados a lo largo de toda Canarias, pero todos estos desarrollos han tenido que ver con liderazgos personales de gente que quería apostar por esto y no una estrategia coordinada para que esto fuese una realidad en toda Canarias, que, como sabemos, es un territorio complejo. Esto lo señala el propio prólogo de la estrategia, que reconoce que este es un tema en el que a los pacientes, que son pacientes hasta el final de su vida, muchas veces no se les ha tratado como tales porque no tienen cura.

Por ponerle algunos datos que nos parecieron interesantes: el 67 %, casi el setenta por ciento de las personas mueren como consecuencia de enfermedades crónicas avanzadas que requerirán paliativos, o sea, que es un porcentaje enorme de población. Solo la mitad de las personas que deberían recibir cuidados paliativos en España los están recibiendo. O que, por ejemplo, en la pirámide poblacional -ya lo decíamos ayer- es evidente que si hoy tenemos un 15 % de media de envejecimiento o de vejez en Canarias y vamos al 20 % en cinco años, pues esto va a peor. Todo esto unido a la lejanía, la insularidad, la doble insularidad, la ruralidad y todos los problemas que, como sabemos, afectan a nuestra sanidad, que en este tema se complica.

¿Qué es lo que nosotros planteamos aquí? Pues nosotros lo que planteamos es que esta planificación, que se produce por parte de la Consejería de Sanidad a través de la estrategia, en el planteamiento que hacíamos de forma conjunta y en la reflexión que hemos hecho en torno a esta proposición no de ley... Por cierto, agradecer que el señor Acuña había presentado una comparecencia y hemos acordado pasarla a comisión para poder evaluarla adecuadamente. Pues, decíamos que esta estrategia, debatirla en comisión, traer aquí al coordinador, que es uno de los mayores expertos en cuidados paliativos que afortunadamente le tenemos en Canarias, que es el doctor Marcos Gómez, y, por tanto, producir un debate, porque es importante pensar que esta estrategia ha sido diseñada por 50 profesionales que han trabajado durante un año y que, por tanto, detrás de ese planteamiento que hacía el señor Márquez sobre el Hospital Universitario de Canarias, ha trabajado el propio Hospital Universitario de Canarias, han trabajado el resto de hospitales, han trabajado todas las áreas de salud y han trabajado 50 profesionales durante un año.

Y, por tanto, nosotros pensamos que, más allá de hacer medidas concretas que puedan entorpecer el desarrollo del plan, tengamos un debate en profundidad sobre esto en la Comisión de Sanidad, trayendo a los coordinadores y a los expertos que nos expliquen lo que está en esta estrategia, y que, por tanto, nuestras aportaciones no se hagan en vacío, sino sobre una reflexión entre todos los grupos parlamentarios, contando con las personas que han elaborado esta estrategia.

Muchas veces nos quejamos de que en sanidad no se planifique, ayudemos en la planificación para el futuro.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora González Taño.

Turno ahora del otro grupo enmendante. Grupo Socialista, señor Hernández.

El señor HERNÁNDEZ GUILLÉN: Gracias, presidenta. Buenos días, señorías.

Nuestra obligación, efectivamente, de nuestro sistema sanitario, es mejorar la calidad de vida de los pacientes y familiares que se están enfrentando a los problemas asociados a una enfermedad potencialmente mortal. Y aquí es donde toman cuerpo los cuidados paliativos a través de la prevención y el alivio del sufrimiento, realizando una identificación precoz y aplicando tratamientos para el dolor y otros problemas físicos.

Señorías, mientras que otras comunidades autónomas empezaron hace tiempo desarrollando las estrategias en esta materia, Canarias carecía de ese plan, hasta que tan solo hace unos tres meses la consejería da a conocer una estrategia de cuidados paliativos. Y resulta contradictorio cuando el archipiélago fue pionero hace ya más de treinta años, cabecilla de esta práctica cuando se creó la unidad de medicina paliativa en el hospital el Sabinal, en Las Palmas de Gran Canaria, que llegó a ser además un referente entre los profesionales sanitarios del conjunto del Estado.

Parece razonable, señorías, que una región como la nuestra, donde se estima que entre unos seis mil o siete mil paciente cumplirían los requisitos susceptibles de recibir cuidados paliativos, de una vez por todas debemos contar con ese plan de cuidados paliativos. Debemos ofrecer al paciente mejor calidad de vida en una atención integral y coordinada entre atención primaria y especializada. Y, por supuesto, esto implica también, a su vez, fortalecer los recursos para la atención domiciliaria y la formación de los profesionales sanitarios.

El dato más demoledor, señorías, es que en el caso de Canarias algunos datos apuntan a que no estamos dando cobertura ni siquiera al cincuenta por ciento de los pacientes que lo necesitan y con desigualdades, como bien decía la señora Taño, desigualdades manifiestas, dependiendo de la localización o del tipo de enfermedad. Es verdad que eso tiene que ver con nuestra distribución geográfica y es otro hándicap más añadido. Por tanto, un plan de cuidados paliativos que se precie debe basarse en la accesibilidad, en una atención integral más humanizada, en la cobertura poblacional, autonomía del paciente y en una notable mejora de la calidad asistencial que se ofrece al paciente. Estos retos, señorías, se alcanzarán cuando, además, seamos conscientes que escasean los profesionales como médicos, enfermeros, trabajadores sociales o psicólogos.

Y quería entrar, para ir finalizando, en la enmienda. Una enmienda que plantea el Partido Socialista y que no va a cuestionar en ningún caso, y lo doy ya por adelantado, no va a cuestionar en ningún caso las aportaciones que desde los ámbitos profesionales se puedan plantear; en ninguno de los casos. Pero ¿no es menos cierto -y aprovecho que está aquí el señor Baltar; señor consejero, buenos días-, no es menos cierto que vuelve a coartarse una vez el debate y la aportación por parte de todos los grupos aquí representados en esta Cámara? No pueden establecerse los pactos, las estrategias, los planes, al margen del agradecimiento en este plenario o en comisión. Por eso la enmienda que yo, me alegro de que se haya llegado a un acuerdo, a un entente para incorporarla todos los grupos, de forma que usemos el Reglamento de la Cámara, eso que nos otorga el Reglamento en su artículo 180-182 y que nos facilita la posibilidad de que enriquezcamos algo más, bien en comisión bien en plenario, a través de la presencia de expertos, con las aportaciones de distintos grupos este plan. Porque si no, señor consejero, puede esto convertirse como el pacto por la sanidad que aún no sabemos en cómo está, pero esta Cámara no hemos tenido la posibilidad de debatirlo, de incorporar mejoras y, claro, no puede ser esto un continuo, es decir, plan sobre plan, estrategia sobre estrategia, los profesionales que, repito, que tienen todo nuestro apoyo y nuestra consideración, puede coartar la posibilidad del debate.

A mí me parece interesante que eso se haga, me alegra que los grupos parlamentarios acepten esa enmienda que, repito, el Grupo Parlamentario Socialista lo hace con la mejor intención. Y, sobre todo eso, para que todo ese trabajo que se ha venido iniciando, que todos conocemos la labor encomiable del doctor Gómez Sánchez que empezó por encargo, anterior, incluso, al consejero, el señor Morera, a desarrollar este estrategia pues de una vez por todas tengamos la posibilidad nosotros también de ser, bueno, estar en primera línea en esta toma de decisiones de un plan que, lógicamente, Canarias llega tarde, pero estamos a tiempo aún de resolverlo.

Muchísimas gracias, señorías.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Hernández.

Señor Márquez, aunque hay... Entiendo que la posición común está en la transaccional que me acaba de presentar, digo a efectos de que quede constancia, que siempre pido posición. ¿Le parece que así para incorporarlo al Diario de Sesiones? (Asentimiento). Muchas gracias.

Bueno, si quiere lo dice si no ya... Gracias, muy amable, muy amable, señor Márquez.

Continuamos, señorías. Grupo Mixto, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA (Desde su escaño): Muchas gracias, señora presidenta.

Desde nuestro grupo también les adelantamos que vamos a votar a favor de esta proposición no de ley, no solo creemos que es acertada, necesaria, sino, señor Márquez, que usted también ha sabido contextualizarla temporalmente, porque el pasado 13 de octubre, precisamente, fue el día mundial de los cuidados paliativos y la Asociación Española contra el Cáncer daba unos datos que eran demoledores. Hablaba de que el 50 % de los fallecidos pues lo hacen sin recibir cuidados paliativos. Y no solo esto, el 75 % de las personas que fallecen lo hacen con dolor emocional.

Todos hemos perdido algún ser querido, algún familiar, algún amigo, y lo que deseamos en esos momentos es que se despidan de nosotros sin dolor. Incluso si a nosotros mismos nos preguntaran que cómo nos gustaría morir, la mayoría diríamos que nos gustaría morir sin sufrimiento. Tener un final digno para las personas es fundamental en nuestra sociedad y los medios que tenemos actualmente demuestran que son insuficientes.

Aprovecho también que está el señor consejero aquí para decirle que la estrategia que se ha aprobado no creemos que no sea útil, todo lo contrario, creemos que es una estrategia que han trabajado muchísimos profesionales, que ha llevado muchas horas de trabajo. Lo que sí nos hubiese gustado desde nuestro grupo es que hubiese sido un poco más ambiciosa, porque nos gustaría que esa estrategia abarque el total de nuestro territorio, que llegue a todas las islas. Porque imagínese lo complicado o lo difícil que es para la familia de un gomero que tiene que venir, desgraciadamente, a recibir estos cuidados paliativos a su hospital de referencia; no solo el dolor que sufre esta persona, que muchas veces la mayor parte de su vida ha estado arraigado a su isla, sino también para los familiares y amigos, que muchos no pueden estar a su lado para despedirlo.

No solo, como ya le dije, los hospitales de referencia merecen tener cuidados paliativos, sino también todos los hospitales de nuestras islas, y también el del norte y el sur de Tenerife. Nos parece acertado que se ponga en marcha la atención domiciliaria en cuidados paliativos, porque recordemos que muchas de estas personas que mueren quieren hacerlo en su casa, rodeados de su familia y de sus amigos. Y me gustaría que los canarios y canarias no solo tengan una muerte digna, sino que también hayan tenido una vida digna.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Turno ahora para el Grupo Parlamentario Nueva Canarias, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Señora presidenta, señorías.

Los cuidados paliativos vinieron a humanizar la práctica médica, y especialmente a humanizar las últimas etapas de la vida. Hace muchos años aquí fuimos pioneros, no; aquí abrimos el camino, abrimos el camino para los cuidados paliativos, porque se dio la circunstancia, como casi siempre en la vida, de que el liderazgo de determinados profesionales abrió un espacio de trabajo que desde las administraciones seguimos. Yo tengo que recordar que esa unidad de paliativos del antiguo hospital del Pino -porque el Sabinal dependía del hospital del Pino- luego se amplió al hospital Insular de Gran Canaria, y luego al hospital de Ofra. El doctor Benítez inicia su tránsito en la unidad de cuidados paliativos de la isla de Tenerife siendo yo director del Servicio Canario de la Salud, hace cien años (risas), hace muchísimo tiempo.

¿Para qué vino los cuidados paliativos? A trabajar y eliminar el dolor, pero, y otra cosa más importante: a cultivar el espacio final de la vida desde la dignidad, desde el reconocimiento, respetando los elementos éticos, religiosos -que se mezclan mucho en este momento- y, por lo tanto, ha servido para que la sanidad, el sistema sanitario, contribuya a que ese final de la vida sea lo más digno posible.

La complejidad tecnológica es mínima, es esencialmente manejar drogas sin prejuicios, porque si yo les contara cómo evolucionó el consumo de determinados analgésicos desde que estaban, desde antes de los paliativos a después, se sorprenderían. Usar las drogas sin prejuicios ideológicos, religiosos, para evitar el dolor, para evitar el sufrimiento.

Y luego un trato exquisito en lo psicológico a la persona y a sus entornos. Yo he asistido -porque tuve oportunidad de estar muy cerca de esta realidad- a personas con cinco meses de vida, decir que la mejor etapa de su vida había sido esta, porque gracias a los paliativos se había reconciliado, había dimensionado, había valorado lo que le ocurría y le había permitido reconciliarse con su entorno, con su familia, con la vida. Pero eso tiene un valor adicional extraordinario en la calidad de la atención sanitaria, el dimensionamiento de los cuidados paliativos.

La organización no me preocupa. Si en Gran Canaria hay dos servicios y aquí debe haber uno, no me parece relevante; aquí hay un servicio insularizado, lo que hay que hacer es llevarlo a los domicilios, porque la atención en el ámbito domiciliario también tiene un (ininteligible) cuando se puede, porque hay ocasiones que hay que estar en el centro sanitario.

Así que animo a la concreción de lo que es una conquista, y uno de los aspectos que más humanizan la sanidad pública del archipiélago.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Rodríguez.

Turno ahora, para finalizar esta PNL, Grupo Popular, señor Gómez.

El señor GÓMEZ HERNÁNDEZ (Desde su escaño): Muchas gracias, presidenta.

Muchas gracias, señor Rodríguez, por ese recorrido histórico que nos suele hacer usted por cada una de las intervenciones que tenemos. Quiero un doble agradecimiento también al Grupo Parlamentario Podemos por traer esta iniciativa y al Grupo Parlamentario Socialista por posibilitar que el plan de cuidados paliativos venga a este Parlamento y sea debatido entre los grupos parlamentarios y mediar para ello.

Quiero fijar posición de nuestro grupo parlamentario, vamos a votar a favor de esta PNL, y quería decirles cuál es la posición de nuestro partido político. Nosotros estamos a favor de los cuidados paliativos y queremos romper una lanza a favor de los trabajadores que día a día trabajan en los cuidados paliativos.

Nuestro grupo le da la importancia que tiene a este tema, por muchos motivos. En primer lugar, porque entendemos que en el momento en el que se recibe esta atención sanitaria por parte de los enfermos, y en especial también por parte de los familiares, es un momento de alta sensibilidad, para las familias y para todos. Desde luego, nuestro país no está a la vanguardia de los cuidados paliativos, y así lo demuestran los estudios, pero debemos luchar para conseguir esa mejora.

Nos gustaría saber, y tendremos la oportunidad de debatirlo en comisión parlamentaria, cuál es el modelo que quiere fijar la consejería y que han propuesto estos expertos, si es un modelo de atención de cuidados paliativos hospitalarios, si es un modelo de atención de cuidados paliativos domiciliarios o qué tipo de modelo quiere establecer, o es un modelo mixto.

También queremos hacer especial hincapié en la formación. Se ha debatido aquí, se ha hablado, sobre el tipo de formación que tienen los trabajadores que desempeñan los cuidados paliativos. Quizás un buen comienzo sería plantearnos si realmente debe de existir una formación reglada a través de los cursos MIR para que los médicos tengan especialidad en cuidados paliativos; quizás ese sería un buen comienzo.

Y, por último, quería hacerles una reflexión o hacerles llegar una reflexión que hizo la Sociedad Española de Medicina Paliativa en un informe que hizo en el año 2015, que recogía las siguientes afirmaciones: "cada día mueren en España 140 personas con dolor y sufrimiento, perfectamente evitables si hubieran sido atendidos por equipos específicos de cuidados paliativos". La sociedad se debe comprometer de manera más decidida con los cuidados paliativos, exigiendo a los responsables sanitarios menos discursos y más realidades en el ámbito de la formación, la asistencia y la investigación aplicadas al alivio del sufrimiento de quienes están en la etapa final de su vida. La calidad moral de una sociedad y sus dirigentes se demuestra con la atención que presta a quienes, por su fragilidad, ni siquiera tienen fuerzas para reclamar la ayuda que necesitan, lo cual es especialmente significativo y grave en los pacientes que se encuentran en la etapa final de su vida.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Gómez.

Señorías, vamos a llamar a votación. (Pausa).

Bien, muchas gracias. Señorías, comienza la votación, la transaccional acordada. (Pausa).

Señorías, 47 votos emitidos: 47 sí, ningún no, ninguna abstención.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PNL-0631 Sobre una Unidad de Cuidados Paliativos en el Hospital Universitario de Canarias.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico