Diario de Sesiones 134/2018, de fecha 17/10/2018 - Punto 5

9L/PNL-0641 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO PODEMOS, SOBRE DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS.

La señora PRESIDENTA: Vamos, continuamos, turno ahora para la proposición no de ley, también del Grupo Parlamentario Podemos, sobre derechos sexuales y reproductivos.

Para la defensa de la misma, la señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Bueno, pues buenas ya casi tardes.

Esta PNL, quiero que esto vaya por delante, es el fruto del inmenso trabajo que el colectivo Harimaguada, con una dilatada experiencia en el ámbito de los derechos sexuales y reproductivos, viene desarrollando desde hace más de veinticinco años en nuestra tierra, contribuyendo a la promoción de unas relaciones humanas, afectivas y sexuales positivas, saludables, placenteras y no discriminatorias.

Vaya por delante todo nuestro reconocimiento y gratitud a Harimaguada. Hoy nuestro grupo les presta voz para defender en este Parlamento esta iniciativa que en forma de PNL es íntegramente, sin una coma de más o de menos, la propuesta del colectivo Harimaguada.

Quienes forman parte de la Comisión de Sanidad ya tuvieron la oportunidad de escuchar en voz propia a una de las representantes del colectivo, doña María del Carmen Bolaños, que hizo un gran esfuerzo de síntesis para explicar los puntos más destacados del reciente informe que Harimaguada acaba de publicar sobre las necesidades existentes en materia de derechos sexuales y reproductivos en Canarias y la calidad de las actuaciones desarrolladas por parte del Gobierno de Canarias en estos últimos años.

El informe hace un extenso recorrido y aborda las consecuencias que la eliminación del programa de educación afectivo-sexual de la Consejería de Educación en los años 1986-2003 y el Plan Canario de Educación y Atención a la Sexualidad Juvenil del Gobierno de Canarias 1997-2003 han tenido en nuestra tierra. Desde ambos programas se habían impulsado y ejecutado importantes acciones vinculadas a la educación afectivo-sexual y a la atención a la sexualidad juvenil -consultas jóvenes, teléfonos de información sexual, planes municipales, formación de campañas de sensibilización, etcétera-, que fueron consideradas como referencias en cuanto a modelos de trabajo sistemático y coordinado en materia de educación sexual y atención afectiva entre profesionales de distintas administraciones -desde las consejerías del Gobierno de Canarias, cabildos, ayuntamientos-, así como ejemplo de buena práctica en cuanto a trabajo con todos los agentes implicados, que desde un enfoque -y esto es muy importante- participativo, comunitario, de género e intercultural y respetuoso con la diversidad sexual y familiar se planteaba.

Fue precisamente, además -y esto es muy importante-, en el periodo 2000-2004, mientras se desarrollaban las medidas educativas y asistenciales del Plan Canario de Educación y Atención a la Sexualidad Juvenil 1997-2003 en el que se redujeron las tasas de aborto por 1000 mujeres entre 15 y 44 años de Canarias. Este indicador bajó en estos años de un 8,04 a un 6,23, mientras que en el Estado español subía de un 7,14 a un 8,94.

Desgraciadamente -y esto es muy significativo-, a partir del año 2005 y en años sucesivos, coincidiendo con el desmantelamiento de las políticas en materia de derechos sexuales y reproductivos, la tasa fue subiendo de nuevo de forma progresiva, volviendo a superar, a partir del 2011, la media del Estado hasta la actualidad, situándose en 2016 entre las 5 comunidades autónomas con la tasa más alta de interrupciones de embarazo -que es importante, no deseado, en fin-, con un 11,41 por cada 1000 mujeres entre 15 y 44 años, por encima de la tasa del Estado español, del 10,36 por cada 1000 mujeres entre 15 y 44 años.

(El señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández, se reincorpora a la Presidencia).

Esta es la situación en la que nos encontramos ahora. Es la situación que tiene nuestra tierra a partir de la subvención del programa de educación afectivo-sexual de la Consejería de Educación y del Plan Canario de Educación y Atención a la Sexualidad Juvenil del Gobierno de Canarias.

Las políticas en materia de educación y atención a la sexualidad han sido desde entonces prácticamente inexistentes o simplemente erráticas. No se están desarrollando medidas educativas y asistenciales desde una perspectiva integral -es importante, ellos ponen el foco, Harimaguada, en la importancia de la perspectiva integral- que preparen a la población para que asuma de forma satisfactoria y responsable el hecho de ser sexuado para que puedan decidir sobre sus sexualidades, sobre sus cuerpos, sobre sus maternidades, paternidades, sobre sus vidas.

En Canarias después de ocho años de vigencia de la Ley Orgánica 2/2010, de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo, la Administración canaria no ha querido hacerse eco de ella ni de la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva de 2011, no desarrollando sus medidas educativas y preventivas. La Ley 1/2010, de 26 de febrero, canaria de igualdad entre mujeres y hombres, y la Estrategia para la igualdad de mujeres y hombres 2013-2020 del Gobierno de Canarias establecen responsabilidades en torno a estas temáticas que en la práctica no se han asumido, muy al contrario. En junio de 2014 se aprueba la Ley 6/2014, de 25 de julio, Canaria de Educación no Universitaria sin contemplar la educación afectivo-sexual en su articulado, a pesar de que el Parlamento de Canarias en febrero de 2014 había aprobado una proposición no de ley en la que se instaba al Gobierno canario a que asegurara la puesta en marcha de un conjunto de medidas que garantizaran el desarrollo de una educación y atención sexual y afectiva con perspectiva de género no heteronormativa en todos los niveles de la enseñanza como tarea conjunta y coordinada de todos los agentes sociales implicados, y el acceso a los diferentes métodos anticonceptivos con garantía de gratuidad y facilidad de acceso.

Por último, el Plan para la igualdad y prevención de la violencia de género 2017-2020: coeducar en el sistema educativo canario, entre sus principales propuestas recoge el desarrollo de medidas y programas educativos dirigidos a promover una educación afectivo-sexual con perspectiva de género orientada a promover desde la diversidad sexual unas relaciones afectivo-sexuales saludables y no discriminatorias.

Bueno, hasta ahora la implementación en esta línea ha sido muy deficitaria, por tanto, planteamos -y se plantea Harimaguada- garantizar y promover la salud sexual y reproductiva, que debe ser una prioridad dentro de las políticas sanitarias públicas. La política imperante por parte de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias en la última década, en lo que a la promoción y atención a la salud sexual y reproductiva se refiere, se ha venido caracterizando por la falta de un enfoque integral y común a todas las áreas sanitarias y centros dependientes del Servicio Canario de la Salud. Se ha impuesto una visión fragmentada con acciones y medidas puntuales y con escasa dotación de medios, tanto económicos como de personal, y crédito horario suficiente que impide llevar a cabo una intervención real y eficaz y avanzada en esta materia.

La característica que define la política de atención a la salud sexual y reproductiva del Gobierno de Canarias en la última década es el desmantelamiento de los servicios creados en su día, ya de por sí insuficientes. Nos estamos refiriendo al cierre de los centros de planificación familiar y consultas jóvenes; a la infradotación de los equipos de atención primaria a quienes se les traspasó la atención a la salud sexual y reproductiva de la población; a la eliminación de programas de atención de las enfermedades infectocontagiosas y al VIH y sida; a la inexistencia de campañas específicas de prevención y de actividades de promoción de la salud sexual y reproductiva. A las dificultades de acceso a los métodos anticonceptivos; a la eliminación de las revisiones ginecológicas anuales a petición de las mujeres en los centros de atención especializada por la insuficiencia de profesionales; a la falta de un programa de cribado institucional de cáncer de cérvix, realizándose de forma heterogénea. Los cambios introducidos en el programa de diagnóstico precoz del cáncer de mama en el que las mamografías han pasado también a realizarse de cada dos años, a partir de los 50 años de edad, cuando en los últimos estudios indican que en torno al veinte por ciento de los nuevos diagnósticos de cáncer de mama son de mujeres menores de 45 años, y que este cáncer tiende a ser más agresivo en las mujeres jóvenes. La falta de matronas para desarrollar, en relación al embarazo deseado, los programas de preparación a la maternidad y la paternidad, atención al embarazo, parto y puerperio, el incumplimiento de algunas de las recomendaciones sanitarias reflejadas en la estrategia de atención al parto normal del Sistema Nacional de Salud, entre otras razones, por falta de personal, sobrecarga asistencial y falta de adecuación de los espacios de infraestructura hospitalaria. La inequidad territorial existente en el acceso a los diferentes servicios relacionados con la salud sexual.

Y como no me va a dar más tiempo y no puedo desarrollar, porque el informe es amplísimo y recomiendo que se lo lean, quienes tuvieron la oportunidad de estar en la Comisión de Sanidad vieron algo más, aquí simplemente nos hacemos eco de las propuestas y las reivindicaciones del Colectivo Harimaguada, con el afán constructivo de revertir la actual situación con respecto a la educación efectivo-sexual y proponiendo una educación afectivo-sexual integral que afecte al área de sanidad y de educación.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Del Río.

Turno de los grupos no proponentes. El Grupo Mixto, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Gracias, presidente. Buenos días, señorías.

Señora Del Río, hace poco que estuvo el Colectivo Harimaguada en este Parlamento y nos trasladó sus inquietudes, sobre todo la inquietud de por cómo era el actual sistema de atención tanto sanitaria como educativa ante el fenómeno de sexualidad en nuestras islas, y demostraron que era de extremada deficiencia y que era necesario un impulso significativo para convertir los derechos sexuales y reproductivos en una prioridad dentro de la acción del Gobierno.

En esa comisión compartíamos, como no podía ser de otra forma, que se debía hacer algo a todos los niveles, implicando al Estado si hiciera falta porque también es cierto que hay materias que Canarias en este caso puede decir poco, como cambiar las leyes estatales de interrupción voluntaria del embarazo o, por ejemplo, establecer como asignatura troncal la educación sexual.

Pero es cierto, y también compartimos, que hay que pedir que en el ámbito de actuación de la comunidad autónoma haga todas las actuaciones posibles porque tenemos que alcanzar, como el mismo colectivo ha dicho, esta realidad, la realidad con la que hemos convivido pero a la que se le ha dado la espalda permanentemente y continuadamente a este problema, que en este caso azota a muchos de nuestros jóvenes en nuestra comunidad.

Ustedes en su proposición -que creo que es una proposición tal cual ha trasladado el Colectivo de Harimaguada- establecen unas propuestas de cómo debería ser el sistema, cómo debería ser el sistema si en los últimos cuarenta años de democracia se hubieran puesto en nuestro país los recursos necesarios para hacer un referente de derechos sexuales y reproductivos. Pero, por desgracia, o lamentablemente, no se ha hecho ni una ínfima parte en las pasadas décadas y con el nivel presupuestario que tenemos actualmente y también poniendo en balanza las demás prioridades sociales podremos exigir cambios e impulsar cambios, pero no podemos o no vamos a cambiar el sistema de la noche a la mañana si no hacemos los cambios normativos que se exigen; decir lo contrario sería faltar a la verdad y en este caso también engañar al Colectivo de Harimaguada.

Muchas de las medidas que se piden en esta PNL requieren cambios normativos y poner un marco jurídico que lo sustente todo y que lo haga obligatorio, pero nosotros -como también le dijimos en la comisión y lo volvemos a mantener- nos comprometemos con el objetivo de esta PNL, y dentro de nuestras posibilidades vamos a pelear por tener unos derechos sexuales y reproductivos justos y adaptados a la época en la que estamos.

Agrupación Socialista Gomera, en todas las instituciones en las que tiene representación, ha llevado ya esta PNL, que también ha sido trasladada directamente por el Colectivo de Harimaguada y ha tenido el apoyo de Agrupación Socialista Gomera.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Mendoza.

Turno del Grupo de Nueva Canarias, señora Acuña.

La señora ACUÑA MACHÍN: Gracias, presidente. Buenos días, señorías.

Señor Baltar, en el año 2016 en Canarias hubo 570 abortos, 238 en mujeres menores de 18 años y 65 menores de 16 -entre 8 y 13 años-. Un 41,4 de las mujeres había tenido algún aborto previo, el 3,9 % del total -199 mujeres-, con tres abortos previos o más, y además a esto hay que añadirle el repunte de las enfermedades de transmisión sexual.

Estos datos ponen de manifiesto la insuficiencia de las políticas sanitarias y educativas del Gobierno de Canarias en materia de educación afectivo-sexual y de atención a la salud sexual y reproductiva. Desgraciadamente, buena parte de la información sexual que recibe nuestra juventud no procede ni de la escuela ni de las familias ni siquiera de los medios de comunicación, que debería ocupar un papel privilegiado, procede, señorías, de las amistades, de la calle y de un mundo, el de internet y redes sociales, en las que se encuentra muy presente la pornografía, una visión absolutamente machista de la sexualidad y una reiterada cosificación de las mujeres, convertidas en objeto de placer para varones. Una concepción, señorías, muy alejada, en fin, de una sexualidad responsable, equilibrada, igualitaria y que no discrimine a las mujeres ni imponga un modelo machista.

Señorías, señor Baltar, Canarias contó en las últimas décadas del pasado siglo y hasta el año 2004 con un programa de educación sexual impulsado por el Colectivo Harimaguada, integrado en nuestro sistema educativo, donde se formaron a docentes y al alumnado, donde otras comunidades autónomas copiaron este modelo, vaya por delante el reconocimiento de Nueva Canarias a este colectivo, y le invitamos -ya que lo tenemos aquí, señor Baltar- a incorporar estos programas, a trabajar con colectivos que desean, quieren hacerlo y saben hacerlo. Esto es un tema que estoy segura le preocupa tanto como a nosotros, pero que ya no podemos poner como excusa ni la falta de dinero ni la falta de recursos; tenemos que poner por delante los datos que son escalofriantes y que, lejos de mejorar, empeoran cada día.

Nada más, señorías, gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Acuña.

Turno del Grupo Popular, señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ LABRADOR (Desde su escaño): Gracias, presidente. Buenos días, señorías.

El pasado mes de octubre recibía la Comisión Sanidad la comparecencia del Colectivo Harimaguada y he podido ver y escuchar de la propia interviniente unos datos que, coincido con todos mis compañeros y los allí presentes, nos han sorprendido a todas y a todos. Nos han valido, además, para conocer la situación real de lo que ha supuesto el deterioro de la atención a la educación sexual y a la salud sexual en nuestro archipiélago. La conclusión a la que ha llegado la asociación Harimaguada, después del exhaustivo estudio que presentó y elaboró, arroja datos alarmantes, como el aumento de enfermedades de transmisión sexual; el aumento de embarazos no deseados; el aumento de embarazos en menores; aumento del 73 % de la violencia relacionada con la agresión sexual con respecto a 2017; el aumento de mujeres reincidentes -un dato alarmante-; hay tres veces más de la interrupción voluntaria del embarazo, más del 40 % de las mujeres tienen más de un IVE; más del 60 % tienen una interrupción voluntaria del embarazo con más de ocho semanas; Canarias tiene el 10 % de los embarazos no deseados en menores de toda España, que el 97,5, además, se hacen en centros privados concertados.

A la conclusión a la que he llegado, después de estudiar todos estos datos y circunstancias, es que algo falla; y lo que falla son las políticas educativas y sanitarias por el desmantelamiento, por ejemplo, de los centros de planificación familiar, que en algunas islas, incluso, han pasado de 7 a ninguno; lo que falla... Es dotar a los centros de Atención Primaria de plantillas suficientes y, además, formadas en estos temas. Si cerramos los centros de planificación familiar no podemos cargarnos de un plumazo las políticas de información educativas afectivo-sexual integral, porque, obviamente, estamos abocados al fracaso.

Este Parlamento ha insistido en numerosas ocasiones en la prevención como la solución a numerosos problemas que tenemos en Canarias, y la educación juega un papel fundamental porque es a través de ella la forma de evitar numerosos casos de los que antes mencionaba. Si yo no tengo la información, si yo no conozco los riesgos, si a mí nadie me dice en qué situación me puedo encontrar -porque sin información no somos libres-, estaré condicionada a encontrarme en un momento en el que, quizás, no deseaba, pero porque lo desconocía. Una vez más, la discriminación de las islas no capitalinas, suponiendo un doble esfuerzo económico para todas las que allí vivimos.

Por tanto, apoyamos esta PNL promovida por Harimaguada y que en sus extensos acuerdos hace un recorrido por diferentes programas que se deben recuperar, plantillas que deben aumentarse, revisar protocolos, revisar currículum educativos e incidiendo, sobre todo, en la prevención, para evitar que esta realidad cruda y dura -como así decía la interviniente- que tenemos actualmente en Canarias.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Hernández.

Turno del Grupo Socialista, señora Ventura.

La señora RODRÍGUEZ HERRERA: Gracias, presidente. Señorías, buenos días.

El Partido Socialista vamos a apoyar esta PNL, como no podía ser de otra manera. Creemos que los derechos sexuales y reproductivos son parte fundamental de los derechos humanos y es necesario el compromiso político y trabajar desde la sensibilización, la educación y la atención a la salud sexual y reproductiva para mejorar la calidad de vida de las personas y de nuestra ciudadanía.

Este compromiso del Partido Socialista está demostrado ya desde hace mucho tiempo, y cada día más, y lo será, siempre que tengamos la oportunidad de gobernar y cambiar y mejorar estas condiciones de nuestra población. Como decía, este compromiso se muestra en la ley orgánica del 2010, la Ley de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo, aprobada por un gobierno socialista, que fue un importante avance para los derechos sexuales y reproductivos. En ella se responsabilizaba a la Administración, por primera vez, para garantizar la educación, la atención sexual y reproductiva, y los siguientes gobiernos del Partido Popular se ocuparon de no aplicar la estrategia estatal y, además, de legislar en retroceso, hacia atrás, recortando derechos. Para el Gobierno de Canarias, además, esta ley es como si no hubiera existido, muy poquito caso que se le ha hecho; entre los recortes, la crisis, nos han hecho retroceder de forma que, hasta con la ley de 2013, para la mejora de la calidad en la educación, en la Lomce, la aplicación para la educación afectiva y sexual se ha dificultado y casi imposibilitado.

Por otra parte, 2017, a iniciativa del Partido Socialista, también se propuso en el pacto de Estado contra la violencia de género una serie de medidas importantísimas para la aplicación efectiva y, de manera amplia, de muchísimas medidas que incluían también aspectos importantes de, o medidas para reforzar y ampliar la educación afectiva y sexual obligatoria en todos los niveles educativos, formando, fomentando que los mismos se abordaran de forma integral.

Canarias tendrá este año 6 millones de euros en este pacto contra la violencia de género y también podrá, con parte de ese dinero, desarrollar medidas en el ámbito educativo y en el ámbito sanitario en la lucha contra este problema y estas carencias y dificultades.

Antes de terminar, felicitar al Colectivo Harimaguada por el trabajo que ha hecho siempre y por el que ha hecho, en este caso, para traer aquí este informe, que, además, entendíamos que lo habían propuesto para que fuera llevado por todos los grupos políticos -está bien que lo haya traído el grupo político Podemos, todos vamos a votar a favor, de hecho no hay ninguna enmienda-, pero yo creo que, en este caso, la respuesta debe ser conjunta y...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, señora Rodríguez Hernández.

Pasamos a... llamamos a votación. (La presidencia acciona el timbre de llamada a votación).

¡Ay...! Disculpe, señora García, faltaba el Grupo Nacionalista.

Señora García, tiene la palabra.

La señora GARCÍA MARTÍNEZ: Increíble pero cierto. Gracias, señor presidente. Buenos días, muchas gracias.

Miren, el pasado día 2 de octubre presentaban en la Comisión de Sanidad el Colectivo Harimaguada, la señora Bolaños, el informe sobre derechos sexuales y reproductivos. Nos hubiera gustado, como bien ha dicho la diputada del Grupo Socialista, que esta iniciativa fuera conjunta, porque así lo manifestó la propia componente del Colectivo Harimaguada. Sé que habían presentado ustedes la PNL el día 18 de septiembre, pero ella lo manifestó y nos lo mandó por correo, por eso le digo, lo vamos a apoyar, pero, insisto, nos hubiera gustado que fuera una PNL conjunta.

Nuestra posición es la misma que expusimos ya en la comisión: por supuesto que todas las herramientas, protocolos, servicios y medios son muy importantes; desde sanidad, en el año 1996, se puso en marcha un programa de atención a la mujer, y que en el 2004 se denominó Programa de Atención a la Salud Afectivo-sexual y Reproductiva, también hay muchos más programas que sabemos y que explicamos allí también en esa comisión, y por falta de tiempo no me voy a extender.

Conocemos perfectamente el trabajo que se venía haciendo y la necesidad de implicar los ámbitos sanitarios, servicios sociales y educativos, a través de una estructura como el plan educación afectivo-social. Hay un importante trabajo que a día de hoy también se sigue haciendo en la red de escuelas promotoras de salud, y también con el nuevo proyecto de islas y municipios promotoras de salud.

Y les hablaré ahora desde mi experiencia docente. El día a día de los docentes nos sitúa en un contexto en el que el alumnado está condicionado, de una forma, que diría, hasta exagerada, por los medios de comunicación y las redes sociales, incluso en las pautas de conducta sexual. Les hablo de medios de comunicación llenos de anuncios de prostitución, en los que el sexo es una mercancía y las personas son tratadas poco más que como cachos de carne; les hablo de contenidos culturales donde la mujer es un objeto de dominio machista, donde el control sobre ella es una pauta normal de funcionamiento. Por cierto, incluso en este mismo Parlamento seguimos celebrando sesiones plenarias al pie de una representación artística de la cosificación de la mujer; mientras, nosotras hablamos de que hay que cambiar la sociedad y dar ejemplo.

Le hablo de generaciones de jóvenes de múltiples procedencias culturales que convienen en el aula con una realidad, y en su hogar con otra muy diferente. Matrimonios ya concertados, mutilaciones genitales, represión de la identidad sexual -cuando no persecución-, normalización de la prostitución, altos índices de... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Se ha agotado su tiempo, lo siento, señora García.

Ahora sí, llamo a votación. (Pausa).

Señorías, ocupen sus escaños. Lanzamos votación.

46 presentes: 46 sí.

Queda aprobada por unanimidad esta proposición no de ley.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas

Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico