Diario de Sesiones 140/2018, de fecha 28/11/2018 - Punto 8

9L/PPL-0014 DICTAMEN DE COMISIÓN. DE LA COMISIÓN DE PRESUPUESTOS Y HACIENDA, DE MEDIDAS FISCALES PARA MEJORAR EL ACCESO A LA VIVIENDA EN CANARIAS.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Seguimos, señorías.

Pasamos a la PPL-14, de la Comisión de Presupuestos y Hacienda, sobre medidas fiscales para mejorar el acceso a la vivienda en Canarias.

Por tiempo de diez minutos, de menor a mayor, comienza el Grupo Mixto, señora Mendoza.

Señorías, guarden silencio.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidente. Buenas tardes de nuevo, señorías.

La política de vivienda ha sido la gran olvidada desde antes de comienzo de esta legislatura. Sin partidas estatales, sin una planificación adecuada, con mucho ruido social por ciertas actuaciones que se han llevado en esta área, y porque todavía hay continuos intentos de desahucio en nuestra tierra. No podemos seguir con los brazos cruzados ante esta problemática, a la que se suman los bajos salarios que sitúan a Canarias con la peor renta media de España, y la preocupante cifra que nos indica que tenemos un 40 % de canarios que están en riesgo de pobreza, y también que tenemos unas listas de espera de más de catorce mil familias para obtener una vivienda de protección oficial.

Por ello, Agrupación Socialista Gomera adelanta que va a votar a favor de la aprobación de la presente proposición de ley. Por todo esto y porque estamos convencidos de que tiene una evidente utilidad social y porque beneficiará, sin duda, a los canarios que quieran acceder a una vivienda digna y, en especial, a los colectivos con mayor vulnerabilidad.

Tener un hogar es casi lo más importante para una familia, y es difícil hoy en día poder encontrarlo con los altos precios y coste del alquiler que hay en nuestras islas. Como todos sabemos, son muchos los impedimentos con los que se topan a diario las familias canarias para acceder a una vivienda, ya sea como propietario, sujeto a una hipoteca gran parte de su vida o a través del alquiler, que cada día que pasa están más caros. Por eso los poderes públicos debemos ponernos de acuerdo y actuar para reducir los costes de la vivienda y resolver, en la medida de lo posible, este grave problema, que de aquí a 2030 los estudios dicen que afectará a más de cuarenta mil canarios que necesitarán nuevas viviendas.

Entre todos, aportando ideas y trabajando desde un punto de vista constructivo, hemos conseguido enmendar esta proposición de ley y dotarla de un contenido mejor, acotando claramente los límites, tanto en el valor máximo de las viviendas, que estarán bonificadas, como en los tipos y bonificaciones de varios impuestos.

Con esta ley demostramos que podemos ponernos de acuerdo en materia fiscal, usando el sentido social como una medida para bajar la carga impositiva a las familias canarias en aquellos asuntos importantes que les afectan directamente, y ese es el caso que nos ocupa hoy.

Con esta ley modificamos el IGIC, el IRPF, el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, afinando la fiscalidad para favorecer a quienes más necesitan la vivienda. Además, hemos puesto un límite del valor de la vivienda bonificada de 150 000 euros, para que estas medidas no sean un beneficio en la adquisición de viviendas de lujo, todo lo contrario. Y hemos incorporado, entre otras cuestiones, promover que a la hora de comprar una vivienda se puedan beneficiar de deducciones fiscales si venden la anterior en dos años, permitiendo con esto una agilización del tráfico de la compraventa de viviendas en Canarias. Y, por supuesto, beneficios fiscales a los que están en régimen de alquiler, que esperamos que permitan el acceso a un hogar con un precio justo.

Estos beneficios fiscales contribuirán a mejorar la calidad de vida de muchos canarios y, en especial, a los colectivos que tienen una especial vulnerabilidad social, como son las familias numerosas y monoparentales, las víctimas de violencia de género, los jóvenes y personas con diversidad funcional para que el acceso a la vivienda en Canarias tenga conciencia social y estos colectivos encuentren un alivio con esta ley.

Si bien es cierto que, tal y como dije al principio, la política de vivienda ha sido la gran abandonada, también hay que reconocer que en estos últimos años se han hecho avances. Por eso debemos aprovechar el impulso actual y más ahora que se han reactivado después de tantos años los planes estatales de vivienda, porque se podrá planificar el futuro de las actuaciones en esta materia al poder contar con financiación estatal, y en breve, también, por fin, tendremos un nuevo plan de vivienda en Canarias.

Antes de concluir quiero agradecerle al Partido Socialista, en particular al señor Lavandera, por presentar esta ley, y también darle las gracias al resto de grupos por presentar enmiendas para mejorar el texto inicial, por debatir con ánimo dialogante y por sacar una ley entre todos. Sabemos que el señor Lavandera ha tenido que ser flexible en algunas de las cuestiones para poder llegar a consenso y que esta ley hoy sea aprobada por unanimidad. Aprovecho, además, para darle las gracias por admitir y por transar la mayor parte de nuestras enmiendas dentro su texto.

Termino diciendo y pidiendo que sigamos trabajando en la misma línea para mejorar la política de vivienda en Canarias.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno del Grupo de Nueva Canarias, señor Campos.

El señor CAMPOS JIMÉNEZ: Muchas gracias, señor presidente.

Casi empiezo por donde terminaba la compañera de la Agrupación Socialista Gomera. Da la sensación, en muchas ocasiones, que los que estamos en política y pertenecemos a organizaciones distintas tenemos un elemento común, y es que seremos incapaces de ponernos de acuerdo, da igual de lo que se hable. Y yo creo que aspectos como esta ley vienen a desmontar esa teoría.

Cuando el elemento sobre el que hablamos es de interés general para todo el mundo, y todos somos capaces de renunciar a nuestras posiciones iniciales, sí hay espacio para el consenso. Cuando trabajamos y legislamos para mejorar las condiciones de vida de la gente, y lo hacemos desde la racionalidad pero también, como decía con anterioridad, siendo capaces de dar un paso atrás en algunos momentos, somos capaces de ponernos de acuerdo. Y yo creo que esa es una de las cuestiones importantes, que en el día de hoy podemos llevarnos; estamos hablando de una ley, sin embargo, y por eso digo que todos damos un paso atrás, Nueva Canarias probablemente no la hubiera promovido en los términos que se ha llevado.

Porque nosotros no somos favorables de intervenir en las políticas a través de rebajas fiscales. No renegamos de ellas, no nos parecen mal, de hecho, incluso, tanto en los presupuestos anteriores como en estos hay algunas rebajas fiscales que entendíamos que eran adecuadas. Pero no el parámetro para intervenir, el parámetro esencial para, de manera transversal, intervenir en las políticas. Nosotros preferimos, a través de políticas fiscales de ingresos, ser capaces de recaudar para, a partir de ahí, intervenir en la política de vivienda, para, a partir de ahí, ser capaces de promover miles de viviendas públicas protegidas en suelo público, para, a partir de ahí, con esos recursos, ser capaces de dotar con cantidades mucho más importantes, por ejemplo, para que la gente pueda acceder, aquellos que tienen escasos recursos, en materia de vivienda, a un alquiler digno.

Sin embargo, si hay algo por lo que al final decidimos apoyar esta iniciativa -entre otras cuestiones que luego comentaré también- es porque, ante la ausencia de política de vivienda, ha tenido que venir la oposición, de manera conjunta, aunque promovida esta iniciativa por el Partido Socialista, y le felicitamos en esos términos, para corregir, en cierta medida, para redirigir algunas cuestiones, y para ser capaces de acercar, sobre todo a aquellos sectores más sensibles, la posibilidad de acceder a un alquiler o a la propiedad de una vivienda.

Digo que nosotros lo hubiéramos hecho por otra vía, pero a partir de ahí damos un paso atrás y en aquellas cosas que coincidíamos hemos sido capaces de ponernos de acuerdo. Decíamos que nosotros somos más partidarios de impulsar políticas desde la Administración pública. Para eso, evidentemente, hacen falta recursos. Una ley de medidas fiscales, tal y como estaba planteada en sus orígenes, hubiera podido suponer detraer más de cien millones de euros, probablemente, de las arcas públicas, y ahí es donde, también, todos y cada uno, hemos sido capaces de dar pasos atrás, empezando por el Grupo Socialista en aquellas, digamos, en los artículos iniciales que contemplaba el proyecto de ley.

Pero quiero también reconocer, igual que soy muy crítico ante la ausencia, desde nuestro punto de vista, de políticas en materia de vivienda y que, por tanto, es lo que nos mueve a apoyar esta iniciativa, que la actitud también del grupo que apoya al Gobierno en este caso ha sido -y, sobre todo, en la figura de doña Elena Luis-, ha sido una actitud de consenso, de diálogo, de búsquedas de encuentro, de búsquedas de elementos que hicieran posible que esta ley saliera adelante. Y yo creo que ese aspecto también, cuando sucede, hay que reconocerlo. Esperemos que ese mismo -porque probablemente será la misma interlocutora, doña Elena-, ese mismo espíritu, lo tengamos dentro de unos días cuando debatamos las enmiendas a los presupuestos, porque me da que no.

Mire, uno de los aspectos en los que nosotros sí que entendíamos que no podíamos ceder, era en que teníamos que ser capaces de colocar límites a las cuantías de aquellos que podían beneficiarse de las rebajas fiscales. Porque tal y como estaba inicialmente, podía acceder a esas ventajas fiscales alguien que compraba una vivienda de 60 000 euros -si la encontraba-, como alguien que compraba una vivienda de 600 000 euros, y, desde nuestro punto de vista, ese, probablemente, mucha dificultad para acceder a la vivienda no tenga.

Y esta era una ley para mejorar la fiscalidad y, por tanto, mejorar el acceso a la vivienda, dirigida, por tanto -y eso lo hemos logrado-, a aquellos que menos recursos tienen, a través de distintas variables: en ocasiones que no superaran determinados umbrales de renta y, en ocasiones, disminuyendo el importe sobre el que se podía acceder, en este caso, el acceso a vivienda habitual que no superara los 150 000 euros, es verdad que ampliado en algunos casos, sobre todo de familias numerosas, por razones obvias, la tipología de las viviendas son distintas y, por tanto, se incrementaban los topes a 225, y en el caso de familias numerosas en el régimen especial, incluso hasta los 300 000 euros.

No obstante, para nosotros sigue teniendo un problema, y es que cuando entendemos que por la vía de las rebajas fiscales vamos a llegar a un amplio conjunto de la población, sobre todo los que menos tienen, nosotros defendemos que no va a ser así, desgraciadamente. Mejorará la posibilidad de acceder a la vivienda o al alquiler en algunos estratos de nuestra población, en algunos niveles de renta, pero yo le garantizo que sobre todo los niveles más bajos de renta, más del 80 %, el problema no está en la fiscalidad, el problema no está en que pasemos del 7, 6,5 % ahora del IGIC, por ejemplo, al 5 %, ahí no va a estar el problema, el problema va a estar en que muchos seguirán sin poder acceder a una vivienda de ciento treinta, de ciento cuarenta mil euros. Por tanto, esta ley no va a solucionar eso, por tanto es por lo que nosotros defendemos que es preferible ser capaces de tener recursos para impulsar miles de viviendas públicas protegidas para poder hacérselas llegar a las personas que menos recursos tienen.

Y luego, entre las modificaciones, yo creo que hay un amplio abanico, algunas tienen que ver con el impuesto de la renta de las personas físicas, obviamente en los tramos autonómicos, donde, sobre todo en el ámbito de la deducción por inversión en vivienda habitual o deducción por el alquiler de vivienda se han mejorado estas variables; también en algunos aspectos que tienen que ver con la deducción por arrendamientos en precios con sostenibilidad social, incitando y animando también no solamente para que pueda acceder el que no tiene recursos sino también para aquel que tiene la vivienda animarle a utilizar este tipo de alquileres, obviamente de precios más bajos de lo que está en el mercado; deducciones por arrendamiento de vivienda habitual vinculada a determinadas operaciones en dación de pago; y gastos en primas de seguros de créditos que cubran impagos de renta, en este caso una medida dirigida a personas que tienen viviendas que no las han puesto en el mercado de alquiler porque han tenido experiencias negativas en épocas o en momentos anteriores.

Modificaciones también en materia del impuesto sobre transmisiones patrimoniales, y también en el ámbito actos jurídicos documentados y también en el ámbito del IGIC. Aquí hay uno de los elementos más importantes, porque hemos sido capaces de ponernos de acuerdo y también a través de nuestra acción al Gobierno de Canarias para crear un nuevo tipo del IGIC, en este caso el 5 %, tanto en el impuesto de transmisiones patrimoniales como en el del IGIC, porque si no la consecuencia tendría que haber... tendríamos que habernos ido al 3 %, y las consecuencias en merma de recaudación por parte de la comunidad autónoma hubieran sido probablemente de más de cien millones de euros. Hemos sido capaces de ponernos de acuerdo en este sentido, y de esta manera, tanto el que compra vivienda de segunda mano como el que compra viviendas recién hechas, por decirlo de alguna forma, evidentemente destinada a vivienda habitual, van a tener el mismo tipo impositivo, el 5 %, a diferencia de lo que ocurría con anterioridad, que se premiaba más la vivienda, la adquisición de vivienda nueva, frente a la adquisición de vivienda de segunda mano.

En definitiva, esta y otras medidas, donde también tenemos tipos reducidos a determinados sectores, los menores de 35 años, a las mujeres víctimas de violencia de género, a las familias numerosas, a las familias monoparentales e incluso a aquellos que tienen rentas inferiores a 24 000 euros, son los que han motivado que desde Nueva Canarias en los términos que al final hemos sido capaces de consensuar todos y cada uno de los que hemos participado en la fase de ponencia nos parezca que la medida es interesante, y sobre todo, señor Lavandera, creo que oportuna en la medida en que viene a suplir la ausencia de políticas de vivienda por parte de este Gobierno.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Campos.

Turno del Grupo de Podemos, señor Marrero.

El señor MARRERO MORALES: Buenas tardes.

El Grupo Parlamentario de Podemos es consciente de las múltiples deficiencias que tenemos los canarios y canarias en materia de derechos, en salud, en educación, en dependencia y también en vivienda.

Y por tanto, sistemáticamente nos hemos opuesto a las rebajas fiscales que tanto ansían algunos otros grupos. Esa ha sido nuestra posición.

Seguimos insistiendo, no obstante, en la necesidad de redistribuir la riqueza para sostener los derechos de la mayoría social, y uno de los principales derechos, lógicamente, es el acceso a la vivienda en condiciones dignas.

En los últimos años en Canarias se ha evidenciado el grave problema de vivienda que padecemos, primero fueron los desahucios, que no han acabado todavía, continúa habiendo desahucios en nuestra sociedad, como consecuencia del impago de las hipotecas, como consecuencia de la crisis, del paro, etcétera; y luego vino el escaso poder adquisitivo, que una gran parte de la población con altas tasas de paro, altos índices de pobreza y exclusión social, donde hay muchas familias que no pueden afrontar siquiera el pago de un alquiler, es decir, hemos pasado de los desahucios a los alquileres por impagados en muchos casos.

Y cuando no hay salarios decentes, cuando no hay siquiera salarios, es muy difícil pagar alquileres siquiera. El pago del alquiler en muchas familias está absorbiendo una gran parte de los ingresos, por tanto es un problema que hay que solucionar en las islas, en primer lugar el que los salarios pasen a ser decentes les pueda dar a la gente para poder vivir con dignidad.

Por otra parte, hay otro fenómeno que está incidiendo en la cuestión de la vivienda en Canarias que son los procesos de gentrificación que hay en diversas islas, es decir, nos está pasando ya lo que ya en algunas grandes ciudades empezó a ocurrir hace un tiempo, donde, pues, fondos de inversión u otro tipo de especulaciones que ocurren a veces están haciendo que nuestra gente se vaya del centro de las ciudades, no pueda seguir alquilando dado el elevado precio y se tenga que ir. Y la gente más afectada directamente están, por una parte, nuestros jóvenes, a los cuales les es muy difícil emanciparse de sus familias porque no pueden asumir el pago de un alquiler o la adquisición de una vivienda, las familias monomarentales, las personas con discapacidad, la gente víctima de violencia de género, las mujeres, etcétera, ¿no? Y tienen problemas para acceder a una vivienda, tanto sea en régimen de alquiler como en régimen de propiedad.

Frente a esa situación ¿qué nos encontramos?, pues nos hemos encontrado en Canarias con una ausencia casi total de políticas de viviendas que favorezcan de alguna forma el acceso a la misma, tanto sea en alquiler como en régimen de propiedad. El Gobierno solo ha actuado, y de aquella manera que ha actuado, cuando el incendio está en marcha, caso de Añaza, por ejemplo, es cuando hemos visto que ha habido un movimiento rápido para que no se desahucie a esas familias. Y se habla de la adquisición de viviendas, pero no parece que haya un plan en Canarias a unos cuantos años vista porque esto no puede ocurrir, la solución al problema de un día para otro, y que haya salida para esta situación que llevamos arrastrando durante mucho tiempo.

Por parte del Grupo Parlamentario de Podemos felicitar al Grupo Parlamentario Socialista por haber presentado esta proposición de Ley de medidas fiscales para mejorar el acceso a la vivienda en Canarias y al ponente don Ignacio Lavandera por su solvencia al respecto. También al conjunto de miembros de la ponencia, pues nos hemos puesto de acuerdo prácticamente en todos los puntos, eso sí, hay que decirlo, siempre supeditado a que Hacienda nos fuera dando el permiso respectivo a través de la portavoz del Grupo Nacionalista, que eso nos hizo esperar un día y otro día a que Hacienda nos fuera diciendo qué podía ser asumible y qué no de lo que llevábamos proponiendo.

Realmente las expectativas iniciales propuestas por el Grupo Socialista y apoyada por otros grupos se fueron rebajando, rebajándose bastante, nosotros creemos que en exceso en algunas cuestiones, como puede ser, por ejemplo... Por eso mantenemos simplemente, no estábamos poniendo, no pusimos enmiendas ninguna, no mantuvimos enmiendas ninguna, sino una votación separada de dos puntos; el artículo 1, apartado segundo, en el texto definitivo, el 31 f), donde se habla sobre transmisión de vivienda habitual en el que el precio de la vivienda para esa transmisión de vivienda habitual se fija en 150 000 y nosotros pensábamos que debía fijarse en 300 000, realmente porque pensamos que más cantidad de gente debería beneficiarse en esta situación, sobre todo porque el precio de la vivienda en Canarias, en general, es casi imposible en muchos casos encontrar vivienda por esos precios. Y, después, el punto número 8 que también planteábamos que eran bonificaciones en la cuota tributaria, en el texto definitivo, el 35.1, porque la base imponible que se ponía allí es de 200 000 y nosotros planteábamos que también fuera igualada a 300 000. Era nuestra única discrepancia, con lo que llegamos al final y por eso pedíamos simplemente votación separada.

Seguimos considerando que hay que favorecer el alquiler de vivienda habitual frente al alquiler turístico vacacional, que es necesario que se regule definitivamente; también que se favorezca lo que significa vivienda de protección oficial, sin que eso tenga que plantearse sino con medidas de alguna forma, pero sin que se tenga que plantear, desembolsar para esas medidas.

Y, finalmente, consideramos que se debe favorecer igualmente la compra de vivienda en los términos que antes planteábamos, tanto por la transmisión como por la base imponible en términos de bonificación de la cuota tributaria.

En definitiva, con esta ley estamos intentando suplir la escasa o nula política de vivienda del Gobierno de Canarias, que las exenciones fiscales sí que de verdad repercutan directamente sobre los interesados y no esas exenciones y rebajas fiscales que se han hecho en otros casos que benefician más a los intermediarios que a la ciudadanía en su aspecto final.

Por tanto, nuestro apoyo a esta ley y nuestra petición de que esos dos puntos se voten separadamente.

Muchas gracias.

(La señora presidenta se reincorpora a su lugar en la Mesa).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Marrero.

Grupo Popular, señor Estalella.

El señor ESTALELLA LIMIÑANA: Gracias, señora presidenta. Buenas tardes, señorías.

Es una gran noticia que todos los grupos se hayan sumado a esta aprobación de la iniciativa presentada por el Partido Socialista, con el señor Álvaro Lavandera como proponente. Le felicito por la iniciativa, señor Lavandera.

Desde luego, si finalmente sale adelante cabría decirle a los grupos que históricamente rechazan las reducciones de impuestos aquello de "¿ven?, no era tan difícil", ¿o acaso estas reducciones no afectan a los servicios públicos fundamentales? Esta ley tiene un coste, tiene un coste recaudatorio, pero no oigo lío aquí con esto, quizás tenga que ver con que según de donde provenga la iniciativa de la reducción de los impuestos se le hace crítica o no se le hacer crítica.

¿Qué diferencia hay entre estos doce, entre los doce o quince millones del IGIC eléctrico y estos veintiséis o treinta que va a costar, que minora la recaudación, esta medida? ¿Qué diferencia hay? Que son más, incluso, y no afectan a los servicios públicos fundamentales. Pues vaya, qué vamos a hacer. Bueno. Esa es la incongruencia, la incongruencia de siempre.

Vayamos con la ley. La ley pretende ayudar a mejorar el acceso a la vivienda. Uno de los grandes problemas a los que se enfrenta Canarias es la vivienda. Son múltiples los factores que han influido para llegar a esta situación: por un lado, la limitación propia e intrínseca de un territorio fragmentado, en el que las poblaciones se desarrollan sobre zonas concretas de manera reiterada sin poder aliviar esa presión con el desarrollo en otras islas. Por otro, las enormes dificultades para, en según qué municipios, aprobar los planes urbanísticos que reserven zonas de desarrollo para construcción de viviendas. También hemos de contar con los devastadores efectos que tuvo la crisis en el sector de la construcción y la ausencia de crédito bancario o el endurecimiento de sus condiciones, que hacía inaccesibles las condiciones para la compra de vivienda.

Otro, sí, también, es el legítimo interés por maximizar el beneficio por parte de propietarios de parcelas y promotores para incrementar el precio. Y no me dejo atrás esta nueva fórmula de actividad económica cuya base es el arrendamiento de viviendas no turísticas, o sí, a visitantes, distorsionando el precio histórico o, al menos, el precio producto de una evolución más normal. En fin, una serie de ingredientes que nos llevan al resultado actual y que han derivado en una crisis producto de la falta de oferta y que empieza a tornarse en proporciones muy importantes, afectando a muchísimas personas que no encuentran una vivienda en donde poder desarrollar su vida familiar y social.

No puede pretenderse que esta ley soluciones el problema, pero sí tiene como objetivo aliviar o reducir los costes fiscales en el momento en el que se perfecciona el contrato de compraventa. Ese momento es el de mayor esfuerzo económico en la adquisición. Cierto es que el pago de las cuotas durante muchos años es una pesada carga, pero no le va a la saga el momento que acabo de citar.

Algunos detalles deben ser resaltados de esta ley. Varias leyes verán modificados sus textos con la entrada en vigor de esta nueva norma. Tres: el Decreto Legislativo 1/2009, por el que se aprueba el Texto Refundido de las disposiciones legales vigentes dictadas en la Comunidad Autónoma de Canarias en materia de tributos cedidos; la Ley 4/2012, de medidas administrativas; y la Ley 2/2003, de 30 de enero, de Viviendas de Canarias.

En relación al Decreto Legislativo 1/2009 se introducen diversas modificaciones en la regulación del tramo autonómico del IRPF: se actualizan los niveles de renta y el porcentaje de reducción para la inversión habitual, se incorpora un nuevo tipo de deducción vinculado a los supuestos de daciones en pago que culminan con un arrendamiento o arrendamiento con opción a compra, de forma que los contribuyentes que se encuentren en esta delicada situación puedan aumentar su deducción por el alquiler de vivienda habitual por encima del tipo medio y propiciar con ello una reducción de los costes de reestructuración económica de las rentas familiares. Se añade una deducción fiscal para los rendimientos de capital inmobiliario que provengan del alquiler de viviendas del contribuyente cuando estos rendimientos vengan generados por arrendamientos socialmente sostenibles. También se establece una deducción autonómica por gastos en primas de seguros de crédito para cubrir impagos de rentas de arrendamientos de vivienda.

Por otro lado, se reduce y se perfecciona el nivel de fiscalidad de las operaciones sobre derechos reales relativos a la vivienda en el impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. Así, se establece un tipo de gravamen del 5 % si el inmueble va a constituir la vivienda habitual del contribuyente, si se cumplen unos determinados requisitos.

También se mantienen las reducciones por adquisición de vivienda habitual para las familias numerosas o personas con discapacidad, ignorando su tributación del 4 al 1. Como novedad, además, se equipara estos colectivos en tratamiento fiscal a las familias monoparentales. Se introduce un nuevo tipo cero para las transmisiones de vivienda protegida que vayan a constituir una única vivienda habitual del adquirente, y se establecen nuevas bonificaciones del 20 % a los colectivos específicos que puedan acogerse a la tributación del 5 % por la adquisición de vivienda habitual, como son los jóvenes de 35 años o menos y las mujeres víctimas de violencia de género.

Por su parte, se actualiza el régimen a efectos de IGIC previsto en la Ley 4/2012, de medidas administrativas y fiscales, para las transmisiones de vivienda directamente con el promotor. A estos efectos, se equipara el tipo cero previsto para las viviendas de protección oficial de régimen especial o de promoción pública a las viviendas de protección oficial de régimen general. Y se establece el tipo del 5 % en las transmisiones de viviendas entregadas directamente por el promotor para vivienda habitual, manteniendo tipos más reducidos para otro tipo de adquirentes, como los integrantes de familias numerosas, discapacitados, jóvenes de 35 o menos años y mujeres víctimas de violencia de género.

Asimismo, se modifica la Ley 2/2003, de 30 de enero, de Vivienda de Canarias, adicionando un nuevo punto 3, por el que podrán ser calificadas como viviendas protegidas aquellas resultantes de actuaciones públicas de sustitución de vivienda. Y todo ello con el objetivo de reducir la fiscalidad de la vivienda en Canarias para facilitar el acceso a la misma al conjunto de la población.

Y para ello se ofrece una reducción, como decimos, de los tipos generales, se mantiene la estructura general de figuras impositivas y se establece una regulación simplificada para propiciar su interiorización y mayor aplicación por sus potenciales beneficiarios.

No puedo terminar sin agradecer nuevamente la proposición al señor Lavandera y también a doña Elena Luis, que durante todo el proceso de ponencia tuvo la capacidad de conciliar las pretensiones de la ley y su proponente y las posibilidades económicas de las que disponía la Consejería de Hacienda.

Muchísimas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Estalella.

Turno para el Grupo Socialista.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, presidenta. Señorías. Buenas tardes.

Terminamos el pleno de esta semana yo creo que con una buena noticia, que es la aprobación de esta ley.

Quiero decir, antes que nada, antes de que se me olvide, que si no el señor letrado se enfadará conmigo, que tengo que proponer una enmienda in voce, que espero que sea aceptada por todos los grupos. Y es que en la disposición final segunda se establece que la presente ley entrará en vigor el día siguiente de su publicación. Pero se nos olvidó poner el día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias. Espero que sea aceptada por todos los grupos y que este error técnico, error, este sí es un error, material, subsanable, se pueda aceptar.

Dicho esto, repetir un poco, yo creo que por reiteración, pero es necesario decirlo, que el objetivo de esta ley es facilitar evidentemente el acceso a una vivienda habitual, ya sea en alquiler o en propiedad, estableciendo medidas fiscales, sobre todo, y lo más importante, y hay que recalcarlo, para colectivos más vulnerables, como son las familias monoparentales, las numerosas, las víctimas de violencia de género, las personas con discapacidad o los jóvenes menores de 35 años para cuya emancipación es una odisea cada vez más compleja, como se decía y han recalcado, tanto en régimen de alquiler como en régimen de propiedad.

Las enmiendas que se han ido aceptando, hay que decir que en este consenso, bueno, hemos hecho todos un trabajo posibilista, de acuerdo, pero el 90 % de las enmiendas que se presentaron por parte de los grupos que apoyan al Gobierno eran enmiendas que rebajaban la intensidad, la ambición de la ley, pero, evidentemente, más vale algo que nada, y en este aspecto, bueno, pues hemos llegado a ese consenso, y la política es el diálogo. Porque todos compartimos el diagnóstico, eso sí hay que (ininteligible) justo; yo creo todos podemos compartir el diagnóstico de que en Canarias tenemos un problema grave de acceso a la vivienda, y un problema, además, que se está agravando con el paso de los meses. Cada vez es más difícil acceder a un alquiler a un precio razonable, cada vez es más difícil encontrar una vivienda a un precio razonable.

Yo he de decirle, señor Estalella, amablemente, que frente a ese discurso del Partido Popular, ese discurso que preconiza, lo quiero personalizar en el perdedor de Andalucía, el señor Moreno, del BMI, ¿no?, usted ha hablado del... habrá oído hablar del BMI, la bajada masiva de impuestos, que es la nueva política del Partido Popular, quiero que lo contraponga con el BSI o la BSI, que es la bajada selectiva de impuestos, la bajada solidaria de impuestos, la bajada social de impuestos o la bajada sensible de impuestos. Porque esto es responsable, lo otro es un brindis al sol y una irresponsabilidad, tal y como la tienen planteada, además, en la Ley de Presupuestos para el año 2019 con el IGIC, pasando del 7 al 6,5. Porque cuando...

Y por última referencia a su grupo, si se presenta un plan de choque, ya sea de listas de espera o de vivienda, como acaban de hacer la semana pasada, y no tiene su correspondencia con la Ley de Presupuestos que estamos tramitando actualmente, son brindis al sol, son meros titulares; no hay un compromiso efectivo, no hay una empatía por este grave problema social que tiene Canarias y tampoco la hay desde el Gobierno de Canarias, a nuestro juicio, porque, como bien se ha dicho, no hay una política de vivienda efectiva, más allá de la firma del plan estatal de vivienda y la continuidad de esas medidas.

Nosotros hemos presentado el año pasado, el anterior, este año, una enmienda, por ejemplo, para, por más de veinte millones de euros para la adquisición de vivienda vacía. Somos pesimistas de que ustedes la vayan a aceptar. Vivienda vacía, vivienda ya construida, para destinarla a alquiler social. Porque, como también se ha dicho, esto no deja de ser una pata para resolver el problema, porque este problema hace falta de una modificación revisión del decreto de vivienda vacacional, que también se ha dejado morir durante casi toda la legislatura, bueno, toda la legislatura. Un planteamiento en materia de planificación del suelo, no especulativo, sino social para que haya suelo para vivienda. Los salarios bajos son un grave problema también que hay para poder acceder a la vivienda.

Y la otra cuestión que hoy abordamos es la fiscalidad. Creo que debemos estar todos orgullosos, porque en la historia de la autonomía de Canarias esta es la segunda proposición de ley que se acepta por parte de un grupo de la Oposición en materia fiscal, es la primera en los últimos deciséis años. Y esto evidencia, por un lado, y quiero reconocer a todos los grupos, pero en especial a la portavoz del Grupo Nacionalista Canario, la sensibilidad ante un diagnóstico más que evidente, pero lo que viene a decir es que este problema es muy grave, es muy grave, que, como dijo antes, como dije antes, tiene que venir acompañado de otras medidas. Bajamos el IGIC, bajamos el IRPF, modificamos el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, pero, como les decía antes, no van a ser las únicas medidas posibles y necesarias para mejorar el acceso a la vivienda.

Y, terminando con el agradecimiento, el papel de la señora Luis ha sido complicado, porque ha sido la parte que ha trabajado con la Consejería de Hacienda, una Consejería de Hacienda que informó negativamente la tramitación de esta ley, que no le gusta esta ley, lo ha dicho por escrito, está en su informe, pero que la señora Luis, desde su grupo parlamentario, pues, ha hecho de intermediario y ha procurado que, al menos, algunas cosas salgan, y yo creo que cosas muy interesantes. Muy interesantes porque, más allá de la reducción de la normativa fiscal ya vigente, se introduce por primera vez en España una deducción fiscal para los rendimientos de capital inmobiliario que provengan del alquiler de viviendas del contribuyente, siempre y cuando estos rendimientos vengan de la mano de precios socialmente sostenibles. Cuando limitamos que el precio del alquiler, desde el poder público, no pueda superar más del 30 % de la renta del inquilino, no pueda superar más del 10 % del valor catastral de la vivienda, estamos innovando legislativamente, y yo creo que lo estamos haciendo bien.

Yo creo que no hace falta que vaya más allá del contenido de la ley, porque ya se ha dicho todo. Decirles que debemos sentirnos todos orgullosos, pero estoy seguro de que nos sentiremos muchísimo más orgullosos si somos capaces de aceptar las enmiendas, al menos las del Partido Socialista, para dedicar millones de euros de estos grandes presupuestos de la historia de Canarias para la compra de vivienda vacía, que cada vez está más cara, cada vez está más a tiro de piedra de los fondos buitre y cada vez tenemos más posibilidades en el Gobierno de Canarias de poder adquirirla.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Álvaro Lavandera.

Por el Grupo Nacionalista, señora Luis.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ: Gracias, señora presidenta.

Señorías, muy buenas tardes. Como decíamos en comisión, porque muchas veces tendemos a olvidarnos de las circunstancias que nos han traído hasta aquí, es indudable que la crisis económica, grave crisis económica, social y financiera que padecimos durante más de siete años ha tenido efectos devastadores en muchísimas familias, que han perdido sus empleos, que han visto reducidos drásticamente sus ingresos, y que se han visto abocadas a padecer situaciones de vulnerabilidad, llegando muchas de ellas, incluso, a perder sus viviendas, o a no poder hacer frente al pago de sus alquileres, y, desde luego, máximas dificultades para poder acceder, para poder adquirir una vivienda.

Por otro lado, en estos años de crisis el sector de la vivienda se ha visto afectado de forma especialmente importante, no solo por la situación de las familias a las que hacíamos referencia, sino también por la fuerte crisis que ha padecido el sector financiero, que no podemos olvidar que mucho ha tenido que ver con el origen de la crisis, y que posteriormente también contribuyó de manera, de alguna manera, a potenciar sus efectos, dado que cortaron el crédito a particulares y empresas y en ese proceso fueron muchos los pequeños y también grandes promotores de viviendas que se fueron a la quiebra, perdiendo sus promociones de vivienda, muchas de las cuales están hoy en manos, precisamente, de esas entidades bancarias. La no disponibilidad de crédito también fue decisiva para que las construcciones de vivienda quedaran bajo mínimos.

La propia Administración pública no quedó exenta, también padeció los efectos de la crisis: se paralizó prácticamente la construcción y adquisición de viviendas protegidas, VPO, viviendas de primera necesidad social, entre otras, y todas las medidas, tanto estatales como autonómicas, quedaron prácticamente paralizadas, y es evidente que la empresa pública Visocan también sufrió las consecuencias de esa crisis. Primero, por la imposibilidad de llevar a cabo promociones de vivienda protegida, incluso dificultades para hacer frente a compromisos económicos que ya había asumido, y con el problema adicional, recordemos, de que muchas familias en alquiler social no pudieron y siguen sin poder algunas de ellas, muchas de ellas, hacer frente al pago de sus alquileres, con lo que esto ha supuesto para la situación económico-financiera de la propia empresa pública.

En estos momentos de recuperación económica el sector de la vivienda se encuentra con nuevas dificultades, que se suman a la apremiante falta de vivienda, y me refiero al despunte del turismo vacacional que han nombrado ya algunos de los portavoces, que en islas como Lanzarote o como Fuerteventura o como los sures de las islas capitalinas, están complicando de manera importante las posibilidades de alquiler de vivienda habitual, con lo que eso supone para las personas resientes en esas islas y en esas zonas, y para personas que por su trabajo se tienen que desplazar ahí, profesionales sanitarios, de la educación, entre otros. Y qué decir de las dificultades que tienen las personas más vulnerables y con menos recursos.

Es indudable que, ante este panorama, las administraciones públicas deben tomar medidas encaminadas a hacer frente a estas dificultades de acceso a la vivienda; medidas dirigidas a personas y colectivos vulnerables, a jóvenes menores de 35 años que emprenden su proyecto de vida; medidas y acciones dirigidas a potenciar la construcción de viviendas; y, por supuesto, también medidas y acciones encaminadas a incentivar la adquisición de viviendas y el alquiler de viviendas.

No es cierto, señorías, como se ha dicho aquí, que no existe política pública en materia de vivienda. Claro que existe política pública en materia de vivienda, y no ha sido, además, fácil ponerla en marcha en estos años de paralización; en primer lugar, porque había que pagar cantidades muy significativas que se adeudaban del plan anterior, acuérdense, señorías, más de cuarenta y seis millones de euros, eso sin contar con los problemas legales de incompatibilidades entre (ininteligible) y la subvención, ¿ya se olvidaron?, que afectaban sobre todo a familias jóvenes y con pocos recursos que hubo que resolver. Y no solo se han solucionado, sino que se han puesto y se están poniendo en marcha acciones y medidas importantes en materia de vivienda en todas las islas.

Claro, claro que queda un largo camino por recorrer en materia de vivienda en Canarias, claro que sí. Hay que poner más recursos, hay que seguir incrementando esos recursos, hay que seguir buscando soluciones para resolver esas dificultades importantes que tenemos de acceso a la vivienda, sobre todo de acceso a la vivienda habitual en Canarias.

El Grupo Socialista presenta esta proposición de ley, desde nuestro grupo, desde el Grupo Nacionalista Canario, PNC... Coalición Canaria-PNC, queremos felicitarles por esta iniciativa, que compartimos, porque va dirigida, como hemos dicho, a un sector fundamental, necesitado de medidas adicionales que contribuyan a mejorar el acceso a la vivienda, y considerábamos que este conjunto de medidas fiscales que hemos logrado consensuar ampliamente entre todos los grupos en ponencia constituye, bueno, un buen aliciente para lograrlo.

Las conclusiones de esta ponencia son las que se llevaron el otro día, el día 16, a comisión, que están en el dictamen que hoy se somete a aprobación, debate y aprobación, si procede.

En relación a la ponencia, lo primero que quiero agradecer, como han hecho el resto de portavoces, es agradecer a todos los ponentes, a todas las ponentes, portavoces de cada uno de los grupos parlamentarios, en primer lugar, porque aceptaron nuestras enmiendas, que por problemas que tuvimos en su momento tuvimos que presentarlas in voce -se lo agradecemos también al señor Lavandera-; y, por supuesto, agradecerles a todas y a todos su trabajo, pero, sobre todo, su talante y su predisposición para llegar a acuerdos. Si me lo permiten, como hice el otro día en comisión, y como también han hecho otros portavoces, porque creo que es justo reconocerlo, una mención especial a don Iñaki Álvaro Lavandera, proponente de esta iniciativa, bueno, por su capacidad de negociación, su talante para que finalmente pudiéramos consensuar un acuerdo. Esto nos ha permitido llegar a la comisión con un texto prácticamente consensuado. Es verdad, finalmente, como ha mencionado don Manuel Marrero, que se han quedado vivas dos enmiendas, relativas fundamentalmente a los límites; nosotros no compartimos esas enmiendas porque, bueno, entendemos que había que poner límites para garantizar el acceso a las personas con más dificultades. Indudablemente, señor Marrero, claro que nos ha influido el impacto a la comunidad autónoma de estas medidas, que finalmente han superado los treinta y cuatro millones de euros, y, claro, eso también nos ha condicionado, evidentemente, porque, además, veníamos de un acuerdo para los presupuestos que también tenía un impacto importante sobre los ingresos de la comunidad.

Como dijimos en comisión, desde nuestro grupo consideramos que hemos alcanzado un buen acuerdo, que las medidas fiscales sociales contenidas van a constituir un buen aliciente para fomentar el acceso a la vivienda, tanto a la adquisición de vivienda de primera mano como de vivienda de segunda mano. Como también se ha comentado aquí, era importante buscar un equilibrio entre ambas medidas fiscalizadoras, uno a través de la rebaja del IGIC, que finalmente se ha creado un nuevo tipo del 5 %, un nuevo tipo reducido; y otro a través de las rebajas del impuesto de transmisiones patrimoniales, también al 5 % para buscar ese equilibrio, como no podía ser de otra manera.

También para fomentar el alquiler de vivienda y en general para facilitar el acceso a la vivienda a personas y colectivos especialmente vulnerables, como aquí también se ha comentado por otros portavoces, personas con discapacidad, familias monoparentales, mujeres víctimas de violencia de género o familias numerosas.

Como se ha señalado, las medidas incorporadas se refieren al impuesto sobre la renta de las personas físicas, a las modificaciones del impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, a modificaciones de la Ley 4/2012, de medidas administrativas y fiscales, en relación a la modificación de los tipos del IGIC. Se han comentado hoy aquí las medidas por parte de los ponentes y de los portavoces, pues, en relación a la renta, al impuesto sobre la renta, al tramo autonómico, pues, deducciones por inversiones de vivienda habitual, deducciones por el alquiler de vivienda, deducciones por arrendamiento de vivienda habitual vinculado a determinadas operaciones en dación de pago, arrendamientos a precios con sostenibilidad social, incluso una medida que nos pareció interesante, que era una deducción para el arrendador y no para el arrendatario en la deducción de gastos de primas de seguro para cubrir impagos, que nos parecía importante.

En cuanto a las modificaciones del IGIC, pues ya se ha dicho, la modificación general del IGIC al 5 %, 3 % para menores de 35 años y colectivos vulnerables, 0 % para protección oficial. En fin, se ha modificado también el apartado tercero de la Ley 2/2003, de viviendas de Canarias, para resolver situaciones como la de Las Chumberas que hoy la ley no permite resolver y que otras comunidades ya habían incorporado a su normativa, y también se ha modificado, como bien ha comentado el señor Lavandera, la disposición adicional segunda para que esta proposición de ley entre en vigor al día siguiente de su publicación, efectivamente, en el Boletín Oficial de Canarias.

No quiero terminar sin reiterar las gracias a todas y a todos los ponentes, pero también, y estoy segura que lo hago en nombre de todos ellos y todas ellas, dar las gracias de manera especial a nuestra letrado don Juan Manuel Díaz-Bertrana, agradecerle su trabajo y también su...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Luis. Muchas gracias.

Llamo a votación, señorías.

(La señora presidenta hace sonar el timbre de llamada a votación).

Sí, señorías, me comunican que hay petición de votación separa del artículo primero y del epígrafe segundo, artículo 31.1.f) y el artículo 35-bis, apartado uno. Si les parece votamos estas tres votaciones, y la in voce.

Dígame, señora Luis.

La in voce, vamos a ver, ¿la in voce es aceptada por todas? Parece que es un tema técnico. ¿Les parece que eso no haya que someterlo a continuación?, porque es que si no está así es una cuestión técnica, si no la ley no tiene efecto, no sabemos dónde la publicamos.

Dígame, señora Luis.

La señora LUIS DOMÍNGUEZ (Desde su escaño): Solamente a efectos de clarificar para la votación, lo que nos está pidiendo el señor Marrero no es la votación de las enmiendas sino de los artículos.

La señora PRESIDENTA: Sí, votación de los artículos. Sí, sí, correcto.

(El señor Marrero Morales habla desde su escaño sin micrófono).

Correcto.

Señorías, primero votamos separadamente el artículo primero, el artículo 31.1.f) y el artículo 35-bis, apartado primero. Comienza la votación, señorías. (Pausa).

Señorías, 50 votos emitidos: 44 sí, 6 no, ninguna abstención.

Votamos ahora todo el resto de la ley, el dictamen, en este caso. Comienza la votación, señorías. (Pausa).

Señorías, 50 votos emitidos: 50 sí, ningún no, ninguna abstención. Se queda aprobada por unanimidad de todos los presentes, señorías.

Muchísimas gracias. (Aplausos en la sala de todos los grupos parlamentarios).

Esta música me gusta, gracias.

Se levanta la sesión, señorías.

(Se levanta la sesión a las quince horas y cuarenta minutos).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PPL-0014 Sobre De medidas fiscales para mejorar el acceso a la vivienda en Canarias.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico