Diario de Sesiones 141/2018, de fecha 11/12/2018
Punto 5

9L/PO/P-2627 PREGUNTA DEL SEÑOR DIPUTADO DON JOSÉ MIGUEL RUANO LEÓN, DEL GRUPO PARLAMENTARIO NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC), SOBRE LA CELEBRACIÓN DEL 40 ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN EN EL ACTUAL CLIMA POLÍTICO DEL ESTADO, DIRIGIDA AL SEÑOR PRESIDENTE DEL GOBIERNO.

La señora PRESIDENTA: Turno ahora para el señor diputado don José Miguel Ruano León, del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, sobre la celebración del 40 aniversario de la Constitución española en el actual clima político del Estado.

Señor Ruano.

El señor RUANO LEÓN (Desde su escaño): Muchas gracias, señora presidenta; señorías, buenos días; buenos días, señor presidente del Gobierno.

Señor presidente, en el contexto político estatal actual acabamos de celebrar el 40 aniversario de la Constitución española, que los españoles ratificaron mediante referéndum el 6 de diciembre del año 1978.

En este momento, además, además de esa celebración, hay debates en torno a la eventual reforma de la misma, hay debates acerca de cuál sería el alcance, algunos hablan, hoy, de monarquía o república sin que, en principio, las diferentes opciones parezcan tener condiciones para que, al menos, en una pequeña modificación, haya al menos tres quintos de cada una de las Cámaras que es, digamos, la reforma más sencilla de las posibles en materia constitucional.

Dicho eso, señor presidente del Gobierno, queríamos saber cómo valora el Gobierno la celebración de ese 40 aniversario de la Constitución en el actual clima político del Estado.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Ruano.

Señor presidente.

El señor PRESIDENTE DEL GOBIERNO (Clavijo Batlle) (Desde su escaño): Muchas gracias, señora presidenta. Querido, querido portavoz, José Miguel.

Tuvimos el pasado 6 de septiembre, como bien sabe, la celebración del 40 aniversario, yo creo que fue un acto entrañable, creo que fue un acto donde se intentó que imperase ese espíritu de los padres de la Constitución, que buscaron aquellos puntos de encuentro, aquellas zonas comunes en la que podían construir, después de una guerra civil y de 40 años de dictadura, a un país, un proyecto de nación y que, durante 40 años, todos los indicadores socioeconómicos han podido contrastar que... han sido de manera muy positiva o... el balance es tremendamente positivo para este país.

Lamentándolo mucho, allí, en la propia Cámara, no pudimos observar un ambiente, desde luego, propenso a poder afrontar una reforma 40 años después de la Constitución, que pudiese aglutinar, como mínimo, como decía uno de los padres de la propia Constitución, el mismo consenso con el que fue hecha la propia Constitución. Pudimos ver personas ausentes, pudimos ver personas que ni siquiera aplaudieron, pudimos ver declaraciones, a posterioridad, de determinados grupos políticos y partidos que, lejos de buscar ese ambiente de concordia, lo que están buscando es una polarización de la sociedad y un enfrentamiento, a mi juicio, estéril.

Por lo tanto, no somos optimistas, ahora mismo, con el clima político para poder abordar una reforma de la Constitución. Creo que deberíamos hacerlo, lo hemos dicho en muchas ocasiones, lo hemos dicho en los medios, lo hemos dicho en privado, un paréntesis para poder reflexionar todos sobre qué estamos haciendo, la propia clase política con nuestro país, y cómo vamos a afrontar el futuro, y qué herencia le vamos a dejar a nuestros hijos y a nuestros nietos.

Yo, en el día de ayer, ya terminada la ronda del presidente Sánchez, de reunión con todos los presidentes autonómicos le he mandado otra carta para buscar ese espacio de encuentro dentro de la Conferencia de Presidentes de comunidades autónomas para poder hablar, entre otras cosas, de estas situaciones, porque, si no, con todas las amenazas que vienen ahora mismo del exterior, con todas las declaraciones de, digamos, el reto que nos hacen los secesionistas catalanes con declaraciones, realmente, que dan escalofríos -recientemente del presidente Torra- pues realmente no aventuramos un horizonte, al menos a corto y medio plazo, optimista para este país.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor presidente.