Diario de Sesiones 144/2018, de fecha 20/12/2018 - Punto 22

9L/PPL-0032 DEBATE DE TOMA EN CONSIDERACIÓN. PROPOSICIÓN DE LEY DE LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS NACIONALISTA CANARIO (CC-PNC) Y MIXTO, DE ORDENACIÓN TERRITORIAL DE LA ACTIVIDAD TURÍSTICA EN LAS ISLAS DE EL HIERRO, LA GOMERA Y LA PALMA.

La señora PRESIDENTA: Vamos, señorías, a la última iniciativa, que es la toma en consideración de la proposición de Ley de los grupos parlamentarios Nacionalista y Mixto.

Si quieren, también como proponentes, siete minutos. ¿Quién empieza de los dos?, ¿quién empieza de los dos?, ¿el Mixto o el Grupo Nacionalista? Grupo Nacionalista. Muy bien, siete minutos.

Criterio del Gobierno. Perdón, perdón. Criterio del Gobierno. El secretario primero.

(Abandona su lugar en la Mesa la señora presidenta. Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández).

El señor SECRETARIO PRIMERO (Cabrera González): "Rosa Dávila Mamely, secretaria del Gobierno, para que conste y surta los efectos procedentes, certifica:

Que en el acta de la reunión celebrada por el Gobierno el día 3 de diciembre de 2018 figura, entre otros, el siguiente acuerdo cuyo tenor literal se transcribe [...]

En su virtud, a propuesta conjunta del presidente, de las consejeras de Hacienda y de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad y del consejero de Turismo, Cultura y Deportes, acuerda manifestar su conformidad a la tramitación de la proposición de Ley, de los Grupos Parlamentarios Nacionalista Canario y Mixto, de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma".

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Gracias, secretario.

Ahora sí, por el Grupo Nacionalista Canario, el señor Castro Cordobez.

El señor CASTRO CORDOBEZ: Muchas gracias, señor presidente. Señorías.

Estaba pensando ahí que el destino ha querido que llegue en época de Navidad esta proposición de ley de los grupos parlamentarios para las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma, porque llevan esperando la Navidad estas islas, la Navidad de su desarrollo, desde el año 1967, donde se empezaron a hacer los primeros intentos. ¿Y cuál es la realidad de lo que tenemos?: que después de todos esos años, prácticamente más de cincuenta años, hay un desarrollo espectacular, unas veces no tan deseable pero en la mayoría de los casos un desarrollo importante, un crecimiento de población, de rentas, etcétera. Pero en El Hierro, en La Gomera y en La Palma sucede lo contrario: menos población, rentas más bajas, dependencia del sector público, una enorme dependencia en la económica de estas islas del sector público, llámese funcionarios del cabildo, de los ayuntamientos, pensionistas, los hospitales, los colegios -merece la pena que nos adentráramos en conocer esto-, y envejecimiento. Porque, descenso de población, nos podíamos quedar ahí con esa imagen, desciende la población y ahí nos quedamos; no, envejecimiento, o sea, falta de expectativas, y los jóvenes marchándose.

Entonces quien les habla, que comparte escaño desde hace muchos años con personas que yo entiendo que entienden esto... Lo que no comprendo es por qué no se quiere aplicar lo que entendemos y lo que necesitan, sinceramente lo digo, porque llevamos años y decimos, pero, bueno, ¿es que somos todos canarios?, ¿es que hay que aplicar los mecanismos de Lanzarote o Fuerteventura en La Palma?, ¿es que La Palma quiere que se le apliquen los mecanismos de desarrollismo, turismo de playa? ¡Pues no, no! Y tan es no que de la ley esta de que estamos hablando hoy, que se modificó hace dos años, se modificó la del 2002 hace dos años -y ahora me referiré a lo que pretendemos ahora-, pues, el Tribunal Constitucional ha venido a decir que sí, que está bien lo que se quiere hacer, que es legítimo y que no supone ningún cambio. Y yo les añado, para los que no saben de esto, que yo, por lo que veo, son muchos de los que nos sentamos aquí a la hora de opinar, y es que está limitado el número de camas en La Palma del plan insular. La Palma, cuando se vea esto desarrollado, se vean estas leyes aplicadas, tendrá muchas menos camas, muchísimas menos, que Pájara, pero al menos se crea una expectativa de crecimiento. Y fundamentalmente ligado al sector agrario, al que se quiere proteger y fomentar. Porque, señorías, las iniciativas que se proponen en el suelo rústico llevan obligadas, las iniciativas turísticas que propone esta ley obligan a cultivar el suelo, si no está en explotación, a ponerlo y si está en explotación, a mantenerlo. Entonces se dice uno, bueno, qué queremos.

Y después otro gran elemento que se suele utilizar en contra son las actuaciones estratégicas, que se llaman, es decir, ocho, diez actuaciones que estructuran, que le dan sentido al modelo. Y que no son tampoco del modelo tradicional de desarrollo turístico canario, sino que están ligadas a una economía sostenible, a un modelo de isla verde, de islas verdes. Yo, a veces, discúlpenme que me desvíe un poco, me voy a La Palma, pero es que pasa exactamente igual en La Palma, en La Gomera y en El Hierro, porque las tres islas están exactamente en lo mismo, exactamente en la misma situación económica, social y demográfica.

¿Y todo esto... por qué se viene? Pues, miren ustedes, señorías, la ley del 2002 ha sufrido ocho modificaciones a lo largo de las distintas legislaturas, bien por medidas de ley de desarrollo económico, medidas de desarrollo turístico, medidas de planeamiento, etcétera, y resulta que, además, nos vemos que el modelo se ve inmerso en una situación de la normativa general para la comunidad autónoma, se ve intervenido por la normativa general de la comunidad autónoma, cuando la ley le da una normativa específica para estas islas avalada por el Constitucional este mismo año, avalada, el modelo que se quiere hacer. Entonces es como un corsé del que no se puede salir. Y ya digo, después de cincuenta años haciendo intentos. Porque además estas islas tienen una dificultad grave para el desarrollo, gravísima, y son las comunicaciones. Las comunicaciones hacen, además, que sea muy difícil y atractivo ir a hacer cosas en El Hierro, en La Gomera y en La Palma.

Entonces la ley que se hizo en el 2016 se ve modificada por la Ley del Suelo, la ley que es generalista para toda la comunidad, se ve dificultada. El Constitucional aclara determinadas situaciones, que se contemplan ahora aquí en esta modificación, respaldándolas claramente, y en otras atribuyéndoles las competencias a los cabildos, que nosotros compartimos. Y es que además me consta, nos consta, que los cabildos comparten lo que estamos haciendo aquí y que lo necesitan. Solo hace falta voluntad política, pero voluntad política nuestra para hacer la ley y voluntad política de las administraciones -también tengo que decirlo- de las administraciones insulares y locales para ponerla en marcha, porque tienen instrumentos.

Y luego, a esas actuaciones de carácter estructurante, no se les puede censurar nada que estén en esta ley, porque están en la Ley del Suelo y solo en la Ley del Suelo pueden ser declaradas de manera aislada, una actuación de interés insular y hacerse, pero aquí lo bueno que tiene el tener en esta ley es que están definidas, no aquí, porque así lo dijo el Constitucional, que no deberían estar aquí, sino en los planes insulares, que los tiene el cabildo, están allí porque le dan sentido al conjunto, porque decir: para hacer esto hace falta hacer esto otro.

Se va el tiempo, desgraciadamente el tiempo, se requería, desde mi punto de vista, mucho más para ver estas cosas, pero, bueno.

Sí quiero agradecer, sinceramente, el que estemos hoy aquí, porque, bueno, al menos pararnos y hacer una reflexión para lo que se necesita hacer respecto a esta ley, de imposible aplicación, como digo, porque cuando se ha visto, en la práctica ir a aplicar la ley, que si la...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Un minuto más, señor Castro.

El señor CASTRO CORDOBEZ: ... la ley tal, que si el plan insular... Y el plan insular de estas islas está hecho con la filosofía de las directrices, que además ya no están en vigor. Pero es que la voluntad del legislador es salirse de las directrices, como muy bien sabe mi amigo, expresidente del Gobierno, don Román Rodríguez, que se intentó en el año 2002 sacarlas de las directrices y no se ha logrado.

Entonces viene un texto definido, claro. A lo mejor puede parecer exhaustivo, pero es para que los funcionarios de ayuntamientos, cabildos, lo puedan interpretar claramente y los operadores también lo entiendan, porque si no es imposible, imposible hacer nada en estas islas. Si la alternativa que tenemos, que no conozco ninguna, es seguir, que continúe envejeciéndose la población, que las rentas sean cada vez más dependientes y que la juventud emigre, pues, si esa es la alternativa, lo podemos entender, pero yo no creo, señorías, que esa sea la alternativa.

Yo, en cualquier caso, quiero concluir, señor presidente, felicitándoles estas fechas, felicitándoles la Navidad, y la ilusión de alguien que lleva años luchando por estas cosas, con mis compañeros de El Hierro, de La Gomera y mis propios compañeros de mi grupo parlamentario, a quienes quiero darles las gracias, entre otros, a José Miguel Ruano, a nuestro portavoz, pues, desear que este próximo año, al menos, esta Cámara, dejemos, dejemos un legado para las posibilidades de estas islas y que los canarios de El Hierro, de La Gomera y de La Palma puedan mirarse como canarios igual que otros, con el mismo derecho a vivir en sus islas, de la misma manera y con las mismas posibilidades.

Me gustaría continuar, pero, señorías, muchas felicidades por las Navidades y un exitoso año próximo 2019.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Castro.

(Aplausos).

Turno del Grupo Mixto, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Gracias, señor presidente. Buenas tardes, señorías.

Agradecerle que haya intervenido antes que yo, señor Castro Cordobez, porque su explicación ha sido perfecta y ha definido perfectamente cuál es la situación de El Hierro, La Gomera y La Palma, y no puedo estar más de acuerdo con usted.

Usted acabó con una reflexión y a mí me gustaría también empezar con una reflexión, y es que aquellos grupos que a la anterior ley pusieron palos que de esta forma apoyen y se enmienden con los herreños, gomeros y palmeros. No vuelvan, como cuando no se les dio la razón, a tener que ir a órganos o a instancias europeas donde al final no consiguieron ningún resultado y que pensemos en el bien de todos los canarios y de una Canarias que crezca conjunta, que crezca de manera cohesionada, y para eso es necesario ser solidarios con El Hierro, La Gomera y La Palma.

Usted ha nombrado una serie de problemas que lastramos desde hace muchísimo tiempo: el envejecimiento de la población, la disminución de la población... Por ponerles un ejemplo, en el año 1960, la isla de La Gomera tenía más de treinta mil habitantes; hoy en día, en el 2018, tiene apenas algo más de veintiún mil habitantes, y de esos 21 000 habitantes, el 21 % de la población es mayor de 65 años. Luego tenemos otros problemas, como son las oportunidades laborales. El poco trabajo que se genera en el sector privado depende del turismo plenamente.

Y luego no es lógico venir aquí y criticar los planes de empleo público, por un lado, y por el otro impedimos el desarrollo empresarial en estas islas. No le vemos ningún sentido.

Además nosotros tampoco pedimos que reconozcan que se han equivocado, solo les pedimos que reflexionen. Porque ¿por qué creen que nos llaman precisamente las islas verdes? Lo hacen así porque solo hay que visitarlas para ver que somos islas donde hemos coexistido responsablemente con nuestros espacios naturales y se ha hecho, por supuesto, con el convencimiento de ayuntamientos y cabildos de que esos valores son nuestro patrimonio, nuestro legado y también nuestro futuro, y debemos explotarlos de forma inteligente y responsable. Pero quienes no quieren ni el más mínimo aprovechamiento quieren que seamos una foto fija, envejeciendo en un baúl hasta que se acuerden de nosotros y vengan a mirarnos languidecer cuando les venga en gana. Y no vamos a consentir que se nos siga usando como un parque temático indefinidamente, mientras que en sus islas ni siquiera hacen el esfuerzo de revertir su modelo desarrollista, que nosotros rechazamos profundamente. Mientras los gomeros y gomeras sigan dando la confianza a la Agrupación Socialista Gomera, esto nunca sucederá.

No queremos ser el vagón de cola de una Canarias turística a dos velocidades, a la que nos quieren condenar otros. Queremos seguir desarrollando nuestra firma turística singular dentro de Canarias, que ha conseguido que, a pesar del parón en el turismo en el resto de islas, en la isla de La Gomera sigamos teniendo récords de ocupación. Y eso lo hemos conseguido ayudando a conservar nuestros senderos, miradores, recursos forestales y barrancos, y podemos mejorar esto mediante la puesta en marcha de más medios alojativos en las zonas rurales, que son zonas que también hay que dinamizar y no dejar que sigan despoblándose.

Porque la ley cumple también este doble objetivo, de dar la posibilidad de compatibilizar el desarrollo rural con el turístico, generando empleo a los que vayan a trabajar en estos establecimientos turísticos, pero, a su vez, da oportunidades a quienes desarrollan una actividad rural cercana a sus instalaciones, porque gracias a otras leyes como la del Suelo -a la que también se oponen- la gente del campo podría darle un complemento a su actividad agrícola y plantearse poner una bodega o vender sus productos artesanos a los turistas, que ya no estarán solo de paso sino que serán sus propios vecinos.

Muchos de los ciudadanos que nos oyen se preguntarán cuál es el sentido de una nueva ley de las islas verdes cuando, hace apenas dos años, aprobábamos la modificación de la ley, que se inició a propuesta del Cabildo de La Palma, y posteriormente en la Ley del Suelo seguimos mejorando aspectos esenciales en la misma. Y la respuesta es clara: queremos crear una nueva ley pero sin partir de cero. Todo lo contrario: dejamos todo lo bueno que hay en ella y es en lo que trabajamos en esta legislatura, porque todo lo que planteamos sigue siendo válido y tiene plena vigencia y utilidad. En esta ley están incluidos algunos apartados, que impulsamos desde nuestro grupo, referentes al alquiler vacacional, que ha coexistido junto con el residencial en estas tres islas durante muchísimos años. Y, en definitiva, ¿por qué el cambio?, pues porque de forma responsable hemos analizado su aplicación práctica en este corto periodo de tiempo y nos hemos dado cuenta de que todavía había cuestiones pendientes que debíamos modificar si queremos que despliegue sus efectos de utilidad prácticos para el desarrollo turístico responsable, sostenible y diferenciado que tenemos La Gomera, El Hierro y La Palma.

Y con esta ley lo que se pretende es armonizar, simplificar y sobre todo aclarar las diversas dudas e inseguridades jurídicas que se han planteado por los distintos técnicos y que han evitado que salgan adelante algunos proyectos turísticos. Además, con esta nueva ley se refunden hasta once normas, con lo que clarificar y facilitar es mucho más accesible.

Y, por supuesto, cuando nos hemos propuesto facilitar, esto en ningún caso es sinónimo de quitar garantías técnicas o ambientales. Esta ley ni está destinada a especular ni a ningún perverso u oscuro propósito del que la puedan tildar, usando la demagogia, los grupos que siempre se han opuesto a la mejora de la vida de gomeros, herreños y palmeros. No, señorías, el desarrollismo que se quede en otro lado; nosotros no lo necesitamos. Sin embargo, sí necesitamos la adecuación de esta ley de las islas verdes porque es esencial, y por ello la hemos querido tramitar de urgencia para que sea aprobada lo antes posible.

Y no me gustaría finalizar sin antes agradecer el trabajo al señor Castro Cordobez y dirigirme también a todos los diputados representando a la isla, a La Gomera, El Hierro y La Palma, y pedirles que intercedan dentro de sus grupos para conseguir que la vida...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Un minuto más, señor Ramos Chinea.

El señor RAMOS CHINEA: Muchísimas gracias, señor presidente, justo se lo iba a pedir.

Y, como les decía, y conseguir que la vida de los herreños, palmeros y gomeros sea mejor, que no tengan que salir fuera de su isla, que tanto añoran, para conseguir una oportunidad de vida, un trabajo, crear una familia, poder dar de comer a sus hijos, poder desarrollarse profesionalmente, etcétera.

Por eso les pido que tomen en consideración esta ley. Muchísimas gracias.

Agradecerles el trabajo también realizado todo este año en las distintas ponencias, en las distintas comisiones, en las sesiones plenarias y, por supuesto, desearles una feliz Navidad a todos.

Muchísimas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Ramos Chinea.

Turno del Grupo Nueva Canarias. Señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: Señor presidente, señorías, muy buenas tardes.

La verdad es que, después de escuchar el coro que hemos escuchado hoy, con las canciones preciosas, emotivas, que nos deleitaron, escuchar a don Antonio no es el mejor final en este año que acaba, con todo el cariño que le tengo. (Abandona su lugar en la mesa el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández. Ocupa la presidencia la señora vicepresidenta segunda, Tavío Ascanio).

Vamos a ver, esta proposición de ley tiene tela, tiene tela. Primero hay que decir que en el año 2002 este Parlamento aprobó un proyecto de ley que pretendía, de manera excepcional y provisional, interpretar el desarrollo económico de las llamadas islas verdes, buscando una estrategia legal, económica y política para articular actividades turísticas adaptadas a sus circunstancias históricas, culturales y ambientales.

Esa ley ha sufrido diez modificaciones, diez modificaciones, todas ellas utilizando procedimientos que no son los mejores para legislar, aprovechando que una ley pasaba por aquí, proposiciones de ley -por legítimas que sean- de instituciones, que ahora citaré, o proposiciones de ley de los grupos que sustentan al Gobierno. Qué mejor que seguir el camino de los proyectos de ley. Los proyectos de ley tienen una virtud, y es que el aparato del Gobierno, sus órganos horizontales, los servicios te ayudan a interpretar y a hacer las cosas. Tienes el informe del Consejo Consultivo antes de llegar aquí; por lo tanto, puedes modular los contenidos y su adecuación al marco constitucional y estatutario. Sin embargo, vuelven a elegir la vía de la proposición de ley los grupos del Gobierno. Es realmente insólito.

Se hacen todas estas modificaciones sin haber cumplido la Ley 6/2002. Decía la Ley 6/2002 que había que crear un mecanismo para evaluarlo, y creaba comisiones insulares en las tres islas -cabildos, ayuntamientos y Gobierno- para evaluar, para medir, y este Parlamento debía entender de esos informes evaluatorios.

¿Saben lo que ha pasado en estos diecisiete años o dieciséis años? Palos de ciego. Y este volverá a ser otro palo de ciego, porque, claro, qué garantías tenemos de que esto vaya a ser la salida definitiva, cuando en esta legislatura se van a producir cuatro modificaciones sustanciales del texto. La primera, la propuesta que nos trajo el Cabildo de La Palma aquí, que luego se le dio una vuelta como un calcetín seis meses después, que luego se volvió a modificar con la Ley del Suelo unos cuatro meses después y que ahora vuelven a modificar. Cuatro modificaciones sobre el mismo texto.

¿Ustedes creen que el problema está aquí?, ¿es serio pensar que el problema está aquí? Esta norma que ustedes proponen hoy, desde mi punto de vista, y creo que los antecedentes lo apuntan, solo pretende seguir desregulando, porque han considerado que en las desregulaciones está la solución, y yo creo que se equivocan. Este es un proyecto de ley que tiene dos grandes objetivos. El primero, prohibir, devaluar, eliminar los instrumentos de ordenación para impedir cualquier tipo de límite cualitativo, cuantitativo o zonal. En esta ley se dice que lo que aquí se decide se subordina al plan insular, a los planes territoriales, a los planes de uso y gestión de los espacios naturales. Es categórico el artículo 13. No me da tiempo leer los artículos, pero están ahí. Con esta ley, con esta ley, los planes insulares, los planes territoriales, los planes de uso y gestión de los espacios naturales se subordinan, y no puede ser.

Don Antonio, esto no sabe usted si es constitucional, yo creo que no. Lo que hizo el Constitucional sobre la otra ley lo conozco perfectamente; por ejemplo, anuló la disposición transitoria en la que ustedes aquí proponían treinta y tres hoteles y cinco campos de golf de forma categórica, de forma categórica, y lo que dijo es que caben excepcionalmente en suelo rústico instalaciones. ¿Pero sabe lo que hace esta ley?: permitir como uso ordinario del suelo rústico la actividad turística. Esto es lo que hace esta ley y eso contraviene la legislación europea, española y yo creo que la Constitución. Ya lo veremos, porque con esta decisión, hasta doscientas camas, usted puede hacer en suelo rústico lo que quiera. Da igual, tiene la misma complejidad y la misma categoría de uso plantar papas o piña tropical que hacer hoteles de doscientas camas en suelo rústico. Esto es lo que dice esta ley y eso no puede ser. Este Parlamento yo sostengo que no es competente para tomar esa decisión, pero ya lo veremos. Con esta ley, con esta ley, se tratan de matar moscas a cañonazos y se lo tienen que hacer mirar los que han protagonizado la historia de La Palma en los últimos veinte años. No se escuden ustedes en las normas, habrá que evaluar, analizar, en términos políticos, económicos, culturales, etcétera, qué es lo que ocurre, porque la culpa no puede ser de las leyes, y lo que no puedan hacer las leyes son decisiones como las que aquí se toman.

Yo, con el cariño que le tengo a don Antonio por razones de coincidencia a lo largo de décadas, hago un llamamiento a la gente que en Coalición Canaria tiene una visión del respeto al medio ambiente, de la sostenibilidad, y creo, sinceramente, que cuando estudien esto, cuando estudien esto, no pueden estar de acuerdo, y me estoy imaginando a la Agrupación Herreña Independiente, lo digo honestamente. Yo no creo que, con la cultura de esa isla, con la que ha protagonizado la Agrupación Herreña Independiente, pueda darle el aval a esta ley, lo digo honestamente, y creo que hay otras figuras en Coalición Canaria que cuando estudien esto le van a poner coto, porque esto no puede ser. Esto no es barra libre, esto es "entre usted y sírvase lo que quiera, hombre". Así no se corrige el futuro de la isla de La Palma. Los que han dicho eso durante décadas y han modificado leyes durante diez meses han fracasado, y este va a ser otro fracaso. Ahora, antes de las elecciones, pero es que han hecho, con esta es la cuarta modificación de la ley. Además, utilizando procedimientos que yo creo que no son buenos, tienen que ser excepcionales para la oposición. Los partidos del Gobierno tienen que utilizar el proyecto de ley, aprovechar el aparato administrativo, la solvencia técnica del Gobierno para poder articular proyectos solventes y proyectos que sean acordes a la legalidad y a los intereses generales, y yo creo que aquí eso no se consigue.

Nosotros no podemos estar de acuerdo con esta norma, porque esta norma tuerce la legalidad hasta límites insospechados y sostengo que, cuando esto lo vean los tribunales que evalúan la legalidad constitucional de las normas, esta no va a resistir. No puede garantizarse como uso turístico ordinario el suelo rústico. Es que en la Ley del Suelo, que la acotamos...

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Un minuto, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ: ... establece límites a los usos turísticos en suelo rústico, pero aquí se eliminan esos límites porque además se introducen los instrumentos de planificación singular donde cabe todo, no importa el tamaño ni el lugar. No puede ser, hombre, no puede ser.

Ni resolverá los problemas de La Palma ni esto es congruente con la responsabilidad que aquí tenemos y yo creo, honestamente, que, cuando esto se discuta en profundidad por los hombres y mujeres que conforman Coalición Canaria y el Partido Popular, le tienen que poner coto a esta norma. Esta norma no resistirá los tribunales superiores, y yo no soy un experto en Derecho ni pretendo serlo, pero tengo una cierta experiencia y una cierta lógica en la interpretación de estas cuestiones, y esto no resiste, esto no resiste las leyes básicas de las leyes europeas ni creo que la cobertura constitucional.

Lo lamento. Teníamos que haber tenido un proyecto de ley del Gobierno, ese sí que suele tener la base y los contenidos pertinentes. Nosotros no nos vamos a oponer a su tramitación, cosa que hacen ustedes cuando no piensan como nosotros, nos vamos a abstener en esta tramitación, pero esta ley así no la votaremos nunca.

Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Tavío Ascanio): Pasamos a la intervención del Grupo Parlamentario Podemos. Tiene la palabra en su nombre el señor diputado don Manuel Marrero Morales.

El señor MARRERO MORALES: Buenas tardes.

Antes de comenzar, por si acaso en aquello del fragor de la batalla me olvide, desearles a todos unas buenas fiestas, y buenas fiestas laicas, en estos días.

En los inicios de esta legislatura, y bajo la excusa de una petición hecha por el Cabildo de La Palma, se debatía y aprobó la llamada ley de las islas verdes. Nosotros presentamos una enmienda a la totalidad en aquel momento y presentamos incluso una reclamación ante la Mesa del Parlamento por no admitírsenos a trámite una serie de enmiendas parciales contra esta ley, que tuvimos que recurrir ante el Constitucional porque se nos impidió la presentación de esas enmiendas, vulnerando así nuestros derechos como parlamentarios. El Constitucional nos dio la razón, pero, bueno, a toro pasado, porque la ley ya estaba aprobada y tampoco nuestras enmiendas hubieran salido porque no teníamos la mayoría suficiente.

Esta ley en su momento fue un anticipo de lo que luego sería la denominada Ley del Suelo. Y hay que tener en cuenta esta curiosidad, que ambas leyes fueron las primeras que presentó el Gobierno en este Parlamento de alguna manera y que se aprobaron; la última posiblemente que se vaya a aprobar sea la de servicios sociales. Esos indica las prioridades de cada cual. Y encima, dos años y medio más tarde, se nos vuelve a traer una nueva ley de islas verdes. Y digo nueva porque prácticamente es una ley derogatoria de todos los artículos, o de casi todos los artículos, menos dos disposiciones, de la ley anterior. Por tanto, ustedes estaban convencidos de que el desgaste previsible que tendrían con la Ley del Suelo y de las islas verdes por la posible contestación social, después del paso de dos años, estaría amortizado y, por tanto, pues, ahora se pueden volver a permitir dar el último hachazo definitivo a lo que signifique la protección sobre el suelo rústico.

Yo creo que ustedes son conscientes de que esta ley va en contra de la legislación estatal y la europea y que, posiblemente, por ahí vengan determinados impedimentos para que se desarrolle. Son conscientes, además, de que esta ley va a crear más inseguridad jurídica, porque, bueno, con la anterior, ha quedado paralizada y esta, si no está sujeta absolutamente a las leyes, se va a crear más inseguridad jurídica.

Pero ustedes no tienen problemas, porque, leyendo los argumentos que se dan en la ley, son precisamente todo lo contrario que esgrimieron cuando se opusieron a nuestro recurso ante el Constitucional. Es decir, para el recurso en el Constitucional utilizaban unos argumentos y ahora utilizan los contrarios en esta ley.

Por tanto, yo califico que ustedes están abusando de las formas, las están retorciendo, y están actuando... Como decía el señor Román, una proposición de ley, cuando lo que le correspondería a un grupo que apoya al Gobierno sería un proyecto de ley. Claro, ¿qué pasa?: que el proyecto de ley lleva tiempos, lleva tiempos, lleva formas y ustedes quieren reducir las formas y los tiempos a la mitad, es decir, para eludir la participación ciudadana, eludir las posibles reclamaciones, etcétera, y pasar por esa vía, que nos lo permite, lógicamente, la legislación, pero que no deja de ser hurtar tanto la participación de la ciudadanía como la participación en el debate parlamentario, con más tiempo para hacerlo. Es decir, creo que están ustedes, de alguna manera, atentando contra esos mecanismos de participación.

Está claro que nuestro grupo defiende que la riqueza que proporciona el turismo se distribuya entre toda la población de las islas y que esas migajas que caen del banquete de los turoperadores y grandes cadenas también llegue, de alguna manera, a la gente que está en el interior, más alejada de los núcleos turísticos, etcétera. Nosotros defendemos que se reparta en igualdad de condiciones, que no se lo lleven todo unos y otros no se lleven nada, pero en lo que estamos en desacuerdo precisamente es que, bajo la excusa de utilizar suelo rústico para el turismo, se haga sin regulación casi, sin cautela suficiente, sin la preservación de lo que debe ser precisamente en esas islas verdes... Y la Agrupación Socialista Gomera hablaba del paisaje y demás; pues sí, de esas cuestiones -del paisaje, de la arquitectura, de la idiosincrasia de los pueblos, etcétera-, no necesariamente están protegidas con esta ley con los proyectos que tienen en ese caso.

Creo que esta ley nosotros la calificamos como que se hace a medida de los intereses especulativos, no precisamente a medida de las necesidades de la gente que habita en suelo rústico y que quiere hacer desarrollo turístico. ¿O es que alguien en un pueblo pequeñito va a intentar montar un alojamiento de doscientas camas, si no pertenece eso a una gran cadena hotelera o a alguien con mayor capacidad adquisitiva que la gente que vive en general en nuestros pueblos? ¿Es que por qué se permite la cuestión de fabricación de nueva planta, en estas edificaciones inmensas? Por tanto, nosotros nos manifestamos en contra.

Ustedes se garantizan con esta ley el ámbito de la prevalencia de la regulación especial tanto frente a las disposiciones de carácter general o común para el conjunto del archipiélago como respecto a los instrumentos de ordenación aprobados hasta la fecha. Planteamientos originarios ya superados -dicen- y cuya infraordenación a la ley conlleva su derogación por esta. Bueno, para garantizar que casi todo queda derogado, lo que les impida actuar con libertad, terminan al final con una disposición en que derogan todo lo que se oponga a esta ley que, de alguna manera, les permita hacer estas cosas. (Se reincorpora a su lugar en la Mesa el señor vicepresidente primero, De la Hoz Fernández, quien pasa a ocupar la Presidencia).

Por tanto, nosotros denunciamos que ustedes lo que están haciendo es evitar, como aprendieron a hacer desde que tramitaron como proposición de ley el catálogo canario de especies amenazadas para desprotegerlas, pues, de alguna forma, que los informes técnicos y jurídicos preceptivos para la aprobación por el Gobierno de un proyecto de ley queden casi sin validez alguna. Con este procedimiento de declaración de urgencia, ustedes reducen el debate parlamentario, como les decía antes, y la participación ciudadana.

Es esta otra variante de lo que hicieron durante la tramitación de la ley de las islas verdes, que ahora pretenden volver a derogar. Vuelven a restringir derechos de los diputados y diputadas. Ustedes tienen una larga y obsesiva historia de acumulación de modificaciones. Es que no hace falta sino hacer el repaso de todas las leyes que quedan modificadas por esta, pero es que también en la anterior y en la anterior. ¿Y a qué ha conducido esta presentación de esta ley hoy en día aquí, en el Parlamento? Es la conclusión de que ustedes han sido ineficaces con la ley anterior que aprobaron, que no ha servido para desarrollar esos fines que pretendían, a los que ya nosotros nos opusimos, y vuelven a traerla a este Parlamento para que en los finales de la legislatura todo sea posible en el suelo urbano...

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Un minuto más, señor Marrero.

El señor MARRERO MORALES: El objetivo final que han conseguido, junto con la Ley del Suelo, es el de avanzar por la senda de la desregulación, caminando hacia la creciente utilización del territorio como instrumento de crecimiento turístico, a través de la nueva planta de suelo rústico, y precisamente en las islas con un mayor patrimonio natural y paisajístico.

Finalmente, para terminar, quisiera plantearles que ustedes yo creo que están haciéndonos trampas a la sociedad en general con esta ley cuando dicen que todo uso o actuación turística a implantar en suelo rústico debe cumplir con las determinaciones que establezcan los planes y normas de los espacios naturales protegidos, pero ya se han encargado ustedes de que no haya problema por eso, porque previamente les han prohibido a esos planes y normas establecer limitaciones. Es decir, aquí hay una trampa en esta ley también. Yo espero que en la modificación de esta ley, cuando se debata, nosotros nos vamos a oponer al trámite, pero cuando haya motivo de debate, presentaremos las enmiendas suficientes para que esto no se llegue a producir.

Muchas gracias.

El señor VICEPRESIDENTE PRIMERO (De la Hoz Fernández): Muchas gracias, señor Marrero.

Turno del Grupo Popular, señora Hernández.

La señora HERNÁNDEZ LABRADOR: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías.

Cada vez entiendo más por qué Nueva Canarias no tiene representación en las islas verdes y dudo mucho de que la pueda tener alguna vez.

Unos propician una nueva ordenación y otros son incapaces de desarrollar la actual normativa propiciada por ellos mismos. Esta es la cruda realidad que atraviesa nuestra isla de La Palma. Y volvemos por enésima vez a buscar amparo a este Parlamento, que hace lo que puede pero, obviamente, no puede hacer milagros. Si la normativa no ha funcionado, hay un síntoma claro de que ha habido poco acierto por todas las partes.

Por tanto, sí a la toma en consideración, porque estamos de acuerdo en algunos puntos, como hay otros que ya matizaremos.

Lo que está claro es que tanto el PSOE como Coalición Canaria y Agrupación Socialista Gomera anuncian una modificación de esta ley de las islas verdes. El PSOE rectifica y no la presenta y hoy debatimos aquí una propuesta de los otros partidos, presentada en noviembre, aunque la consejera de Política Territorial, palmera, no tuviera ni idea y dijera alto y claro que el anuncio del Partido Socialista para cambiar esta ley de islas verdes como una necesidad es falso y que responde a una estrategia política de buscar culpables, donde "lo que yo no he sido capaz de hacer es culpa de otro", y culpan entonces a la ley de no haber hecho proyectos para la isla; y finaliza diciendo que la ley no hay que cambiarla y que es intocable. Y resulta que hoy debatimos aquí una que nace además de Coalición Canaria, aunque, por lo que parece, no todos vean esta toma en consideración con buenos ojos.

Señorías, la realidad es que no se impulsa el desarrollo de nuevas instalaciones alojativas turísticas en el suelo rústico de La Palma, La Gomera y El Hierro. No sabemos si por la no acertada labor legislativa, si por torticeras interpretaciones de la norma o porque realmente no hay inversores interesados en nuestras islas.

El Partido Popular tiene claro que no se puede legislar a la carta, se va modificando a ver si alguna vez el inversor se ve complacido: Ley 2/2016, 4/2017 principalmente y puntualmente Ley 14/2009 y 2/2013. Lo que es evidente es la necesidad de aclaración y puntualización con la proposición de ley. Es necesaria si de una vez y por todas nos allana el camino. Pero eso no lo hace solo una ley, eso lo hace una buena gestión política, y de eso adolece mucho la isla de La Palma.

Las leyes que se aprueban en este Parlamento pretenden mejorar la vida de las personas en todos sus ámbitos. Se pretende de nuevo, y repito, si es para conseguirlo, y estamos de acuerdo, que los inversores se fijen en nuestras islas. Unas islas que se han quedado atrás, y eso no lo puede negar nadie, aunque quedarse atrás para algunos partidos sea una ventaja. Qué insolencia más grande. Una isla con una alta tasa de envejecimiento, preocupante, unas islas que no han visto un desarrollo turístico según el modelo elegido, aprovechan el suelo rústico frente al suelo convencional, sin renunciar en algunos casos al segundo.

Lo que ha sido considerado como acierto en otras ocasiones, modificar la Ley 6/2002, sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística de las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma, ha devenido en una situación de inseguridad permanente. Las interpretaciones de la ley, las alegaciones técnicas, jurídicas, judiciales no han logrado nada bueno para cimentar adecuadamente este planteamiento de desarrollo turístico. Ahora, en lugar de modificar, adicionar o sustituir, se procura un documento nuevo que deroga el anterior. Eso en principio no parece malo, porque se trata de esclarecer y se continúa con el modelo normativo especial para las islas verdes y muchos de estos artículos concuerdan o se asemejan al actual. Es más, a algunas tipologías les permite una implantación generalizada en suelo rústico, que ya se recoge en la vigente ley.

A partir de aquí, sin ser especialmente explícitos, cabe destacar como importante la clasificación de los establecimientos turísticos: alojamiento de pequeña dimensión; establecimientos de pequeña o mediana dimensión, con carácter distinto a los anteriores y con una implantación en suelo rústico común, de protección agraria o paisajística o en asentamiento agrícola o rural; establecimientos alojativos integrados de trascendencia municipal; y establecimientos declarados de interés público o social sometidos a la Ley del Suelo. (Se reincorpora a su lugar en la Mesa la señora presidenta).

Señorías, de especial relevancia, por lo que conlleva de novedoso y seguramente controvertido, es la consideración de uso ordinario, no solo los previstos en la Ley del Suelo, sino los establecimientos que antes mencioné, de pequeña y mediana dimensión, con lo que ello supone a la hora de referirnos a la evaluación medioambiental. Señala con acierto determinadas prohibiciones a los instrumentos de ordenación en el artículo 13, clarificando otro aspecto que ha sido objeto de debate e interpretaciones diversas.

Señorías, en definitiva, y para ir terminando, hay un conjunto de aspectos positivos y otros que convendrá matizar. Una vez más, parece que vamos a encontrar un documento normativo que pretende clarificar. Esperamos que este sea el definitivo. Vamos a apostar por conseguirlo.

Señorías, las islas verdes no merecen esa incertidumbre, provocada por aquellos que tienen responsabilidad en el Gobierno regional y por otros que, desde gobiernos insulares, han espantado a los inversores.

Acabo, señorías, y como diputada palmera, me gustaría saber qué quieren los partidos representados en esta Cámara para la isla de La Palma, porque debo confesar que de algunos no lo tengo suficientemente claro. Sabemos lo que quiere Nueva Canarias y Podemos y espero que todos los ciudadanos de estas islas también lo sepan, y, si no, habrá que explicárselo: el no por el no, condenarnos a envejecer en una isla sin desarrollo, triste, sin posibilidades de trabajo para los jóvenes. Pero hay algo que quizás para mí es más grave que el no, que es la incertidumbre, y no es, creo, que los dirigentes palmeros es justamente esto lo que nos ofrecen.

El Partido Popular tiene claro qué quiere para nuestras islas y tiene un mensaje claro que darles a los ciudadanos, y es el desarrollo sostenible de nuestras islas verdes. Y claro que queremos infraestructuras turísticas complementarias y claro que queremos un turismo rural sostenible e integrado, poniendo en valor lo mejor que tenemos, que es el paisaje.

La... (ininteligible) política que reina en La Palma tiene nombres y apellidos y algunos no pueden dar aquí un mensaje y en La Palma otro. Les pido unidad, señorías, para tratar de una vez por todas, como cantábamos antes en la canción, conseguir una Canarias de una sola velocidad, donde las ocho y donde todos y todas las canarias tengamos las mismas oportunidades.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Hernández.

Turno ahora para el Grupo Socialista, señora Alemán.

La señora ALEMÁN OJEDA: Muchas gracias, señora presidenta. Buenas tardes.

A mí me gustaría empezar aclarando algunas cosas que se han dicho acerca de esta proposición de ley.

Esta proposición de ley no nace porque los técnicos no entiendan la ley. Eso es falso. Yo creo que quienes no entienden la ley, algunos, están sentados en este Parlamento. Los técnicos conocen perfectamente esta ley. Esta ley y la Ley del Suelo y de los Espacios Naturales de Canarias. Otra cosa muy distinta es que los técnicos no encuentren amparo y/o seguridad jurídica, que es lo que sucede, no solo en La Palma, sino en la mayoría de los ayuntamientos de este archipiélago y de los cabildos. Gracias a esa Ley del Suelo que clarificaba y simplificaba. Pero ¿por qué sucede esto? Fueron ustedes, los mismos que firman esta PPL, Coalición Canaria y Agrupación Socialista Gomera, junto con el Partido Popular, los que enfermaron y más tarde dieron el tiro de gracia a la Cotmac y, por esa razón, los técnicos, ahora, caminan por el alambre sin red alguna de seguridad. Pero, para más inri, la consejera de Política Territorial -palmera- ha sido incapaz, en año y medio desde que está la Ley del Suelo en vigor, de impulsar la Oficina de Consulta Jurídica, que viene mandatada en esta ley. Esto sería un recurso eficaz, instantáneo, para que todos caminásemos en la misma senda, ocho sobre el mismo mar.

Así que, señores de Coalición y señores del Grupo Mixto, este argumento es falso y, aunque fuese cierto, sería fácilmente subsanable. Así que esta ley no nace porque los técnicos no entiendan la actual; esta ley nace por otra cosa.

Después también se celebran unas jornadas, a petición de los técnicos municipales y de los cabildos, para subsanar dudas, pero ya, más que subsanar, más que despejar, confunden un poco más. ¿Por qué digo esto?, porque los ponentes que dicen una cosa en esas jornadas, cuando después se les solicita un dictamen previo pago, se desdicen de lo que dicen en aquellas jornadas. Así que nos vemos en esta situación. Esto es lo que tenemos en Canarias, unas jornadas que no benefician a los técnicos, a los ayuntamientos, a los cabildos, sino a otros, curiosamente otros que han colaborado en toda esta confusión.

Y ahora quisiera ahondar en algunos aspectos, porque hemos venido aquí a hablar de una PPL. Sin demagogias, señor Chinea, con la PPL sobre la mesa. Artículo 19, "Calificación del uso turístico en suelo rústico", lo acaba de mencionar don Román Rodríguez: "tienen consideración de uso ordinario en suelo rústico los usos, las actividades y las construcciones turísticas calificados como ordinarios en la Ley del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias". ¿Qué supone esto? Esto es abrir todo el suelo rústico a la explotación turística, no lo digo yo, no lo dice don Román solamente, lo dice también Faustino García Márquez, lo decía ayer en el Canarias7, exdirector de la Agencia Canaria de Desarrollo Sostenible, que yo le presumo algo de sapiencia al respecto.

En la ley actual, en la ley actual, la vivienda vacacional salvaguarda el principio de unidad de explotación; en la propuesta de PPL, no. Según esta propuesta, las casas rurales pueden construirse ex novo. Ya no va a hacer falta nada característico para denominar "casa rural" a una edificación, ya no hace falta nada, ni exigir la antigüedad ni limitar la superficie construida. Señorías, una cosa es que apostemos por el suelo rústico, para que el suelo rústico adquiera un papel dinámico en las nuevas políticas territoriales y otra bien distinta es convertir todo el campo en orégano. Claro que La Palma, La Gomera y El Hierro deben instaurar un modelo de desarrollo sostenible propio y un desarrollo turístico específico, pero siempre integrando en el medio y respetando el paisaje. Con esta propuesta de ley es imposible amalgamar una cosa con la otra. (Aplausos).

Y estamos de acuerdo en permitir un modelo turístico alternativo al de la urbanización turística en el litoral, pero esto debe sustentarse en la puesta en valor del paisaje como recurso, y así vamos a acabar con el paisaje y, por tanto, con el recurso, y van a dejar de ser islas verdes.

En la actualidad la ley posibilita la utilización del suelo rústico con fines turísticos, como elemento dinamizador económico y social. Antes se excepcionaban algunas reglas de la legislación general y específica, pero parece que ahora se quieren excepcionar todas las reglas, todas las leyes.

La necesidad de modificación de esta ley, en el caso del Cabildo de La Palma, con quien este grupo tiene un diálogo continuo y fluido, se basaba en la renumeración de algunos artículos, y lo más ambicioso era eximir del informe de impacto ambiental a los establecimientos turísticos de pequeña dimensión, no mediana, como quiere Coalición Canaria y ASG en su PPL, modificaciones que se han valorado, que en ningún caso se han registrado en este Parlamento. Quiero dejar ese extremo claro. Los ayuntamientos han solicitado esta modificación, este informe de impacto ambiental, quieren quedar eximidos en los establecimientos turísticos de pequeña dimensión. Lo han solicitado los ayuntamientos. Me gustaría saber quién solicita la PPL que firman ASG y Coalición Canaria. ¿Qué necesidad hay de volver a poner esta ley en un brete? Una ley que fue recurrida por inconstitucional, que el Tribunal Constitucional rechaza el recurso, bendiciendo de alguna manera esta ley, y ahora vienen ustedes con esta. ¿Qué necesidad hay de volver a darle una vuelta de tuerca más?

Nosotros vamos a abstenernos en esta toma en consideración de esta ley. Lo hacemos en aras de alcanzar el mayor de los consensos y convencer al resto de grupos de que este no debe ser el modelo de islas verdes.

Con esta PPL -y es mi opinión personal- creo que Coalición Canaria y ASG se han pasado de frenada. No se puede aquí hablar de medio ambiente y, sin solución de continuidad, apoyar este texto; no se puede decir que se lucha contra el cambio climático y con la misma mano firmar esta propuesta de ley. Ese equilibrio no está plasmado en esta propuesta de ley, esta PPL no beneficia a los ciudadanos de ninguna de estas islas.

Yo le haría una enmienda a la totalidad, yo personalmente le haría una enmienda a la totalidad, y les pediría a todas sus señorías que, en un acto de responsabilidad, leyesen esta propuesta y sacaran sus propias conclusiones, que se atrevieran a elevar la voz y a decir que esto no es lo que queremos ni para La Palma ni para El Hierro ni para La Gomera.

El problema no está en la ley, el problema no está en este Parlamento, no podemos legislar cortito y al pie; hay que adoptar planes insulares. Eso no depende de los diputados de este Parlamento...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más, señora Alemán.

La señora ALEMÁN OJEDA: ... de los diputados de este Parlamento. Por ejemplo, el Plan Insular de La Gomera, que no está adaptado a la Ley del Suelo: ¿por qué no hacemos los deberes? Sí, es culpa de un diputado de este Parlamento, y se llama Casimiro Curbelo.

(Rumores y aplausos en la sala).

(El señor Castro Cordobez solicita hacer uso de la palabra).

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Alemán.

Dígame, señor Castro. Señorías, señorías, el señor Castro me ha pedido la palabra. Dígame para qué me pide la palabra, señor Castro.

El señor CASTRO CORDOBEZ (Desde su escaño): Muchas gracias, señora presidenta.

Mire, es verdad que puede ser entendido que no procede, porque el formato... pero se ha dicho (rumores en la sala), se ha dicho una cantidad... Sí, digo que se puede entender que ha habido... Es por haber sido contradicho, pero no a mí, un montón de datos que son falsos, falsos.

Yo sé que el procedimiento no es correcto, pero yo, brevemente, muy brevemente, pediría...

La señora PRESIDENTA: Usted me lo pide por el artículo 81, que es por contradicho.

El señor CASTRO CORDOBEZ (Desde su escaño): Correcto.

La señora PRESIDENTA: Me lo pide por el artículo... por artículo contradicho, y lo voy a dejar ahí, por el artículo contradicho. Un minuto, señor Castro, y a ver a quién se lo dirige para ver a quién se lo doy, o va a repartir en el minuto. Ya veré lo que usted hace en el minuto.

Un minuto, señor Castro.

El señor CASTRO CORDOBEZ (Desde su escaño): No, brevemente.

Don Román, los que van a estar disgustados en esta Navidad son los palmeros habiéndolo escuchado a usted. El que a usted no le agrade mi discurso es lo de menos. Los palmeros sí que van a estar disgustados, sabe por lo que se lo digo.

Que usted diga que el uso ordinario no está... Es decir, sentencia del Constitucional. No se han leído las cosas, no se han leído la exposición de motivos de esta ley. Es así, está así, lo ha dicho el Tribunal Constitucional.

En cuanto a Podemos, no se hace ninguna regulación. ¡Lean cómo está! Es que como no tengo tiempo... Hay que hacer, en el planeamiento insular, que es verdad que establece un mecanismo de los instrumentos de planificación insular para que el cabildo... El Cabildo de La Palma, de El Hierro y de La Gomera tendrán que desarrollar la aplicación de la ley y tienen que decir dónde se puede hacer, qué cantidad y las tipologías y dónde.

Hay, claro, hay muchísimas cosas más. La prevalencia, lo que se quiere hacer es que esta ley tenga prevalencia. Porque ¿por qué estamos haciendo esto...?

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Castro, se acabó su minuto. Se acabó el minuto, que le doy a todo el mundo. Bien, muchas gracias, se acabó su minuto.

A ver, se ha dirigido, se ha dirigido a dos grupos parlamentarios: a Nueva Canarias y al Grupo Parlamentario Podemos. Por tanto, grupo parlamentario... Por eso le pregunté antes, señor Castro, que no me escuchó... Señor Castro, yo le pregunté que a qué grupo se iba a dirigir para ver después con quién iba a confrontar y usted aprovechó en su minuto para dos. Le tengo que dar la palabra a dos. Lo normal es que usted primero con uno y después con otro, como he hecho con todos los demás... (Comentarios del señor Castro Cordobez desde su escaño). ¡La experiencia no da para tanto y usted que tiene más que yo un rato...!

Bueno, señor Rodríguez.

El señor RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ (Desde su escaño): Siempre la misma técnica, o conmigo o contra mí: o hacen lo que yo digo y, si no, te declaro malo.

Mire, mire, el problema de esas islas no ha estado en las leyes, ha estado en sus gobernantes, en sus representantes, que han fracasado, y vuelven otra vez a este Parlamento para volver a engañar a la ciudadanía, para volver a dar la sensación de que ahora sí. Diez veces cambiada la ley, ahora sí.

Esa ley es un despropósito, esa ley no la puede apoyar la gente que cree en la sostenibilidad, en el respeto a las reglas del juego, y por eso yo sé que en su grupo parlamentario esto levanta ronchas, porque esto es inaceptable.

Y le digo una cuestión: usted representa a una parte de los palmeros, pero no a todos, y cada vez van a ser menos.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Rodríguez.

Señor Marrero.

(Rumores en la sala).

El señor MARRERO MORALES (Desde su escaño): Don Antonio, nuestro...

Cuando haya silencio.

Sí, quería dirigirme a don Antonio -al que le tengo un gran respeto porque lo conozco además hace muchos años- para decirle que, como nos conocemos hace muchos años también, sabe de la solvencia y el rigor con que al menos esta persona y nuestro grupo se prepara las cosas para traerlas aquí. Nos hemos estudiado la ley perfectamente, hemos recurrido a personas muy capacitadas tanto en el campo jurídico como en el campo medioambiental para que nos asesoraran. Otra cosa es que sean de su agrado o no las personas a las que hemos recurrido. Por tanto, sí que la hemos leído y sí que nos oponemos a ella.

Ustedes hablan de reglamentos provisionales, hablan de situaciones de provisionalidad para saltarse las propias normas, y lo hacen en la propia ley. Lo que demuestra, en definitiva, esta traída de nuevo de la ley dos años y medio después de la anterior es la incapacidad del Gobierno para salvar aquella excusa que ustedes ponían, bajo maraña administrativa y legal, y ahora hablan de sobredimensionamiento de las cuestiones para abordarlas.

Por tanto, nosotros...

(El señor Curbelo Curbelo solicita la palabra).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Marrero, acabó su tiempo.

Llamo a votación, señorías.

Dígame, señor Curbelo. Hoy no nos vamos. Dígame, señor Curbelo, a ver qué quiere.

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): Intervenir por alusiones directas de la portavoz del Grupo Socialista cuando hace referencia a La Gomera y al Plan Insular de Ordenación de La Gomera.

La señora PRESIDENTA: Señor Curbelo, vamos a intentar acabar este pleno, que ha sido el de los minutos, vamos a intentar acabar este pleno...

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): Muy breve...

La señora PRESIDENTA: Déjeme hablar, señoría...

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): ... con un minuto tengo, señora presidenta.

La señora PRESIDENTA: Déjeme hablar, déjeme hablar, señoría. Para ser el de los plenos, pero siempre que se habla se interpelan. Es verdad que ha habido una alusión directa a usted, es verdad, pero las alusiones tienen el alcance que tienen, también lo digo, ¿eh?, también lo digo, y sirva de aviso a navegantes, señor Curbelo, porque esta presidenta tiene que interpretar y no siempre acierta, y pido disculpas para cuando no acierto, que también me equivoco.

Tiene un minuto, señor Curbelo.

El señor CURBELO CURBELO (Desde su escaño): Muchas gracias. Muchas gracias, señora presidenta, por su generosidad.

A ver si acabamos de entender que los modelos de desarrollo turístico de estas islas de este archipiélago los sustentan fundamentalmente los planes insulares de ordenación del territorio y no nos vengan, no nos vengan a decir ahora que se pone en riesgo el modelo de desarrollo de isla verde de La Gomera, de La Palma o de El Hierro, porque no es verdad, ¡no es verdad!

Y, miren, sinceramente, yo le recomiendo al Grupo Socialista que no se abstenga, que si no comparte, si no comparte este criterio, ¡que vote en contra, que vote en contra! No lo hacen porque es que su cabildo en La Palma sí quiere la ley, pero ustedes no son capaces de decirlo aquí. ¡Esa es la clave! Esa es la clave, esa es la clave.

Por tanto, yo le ruego coherencia, coherencia. Nosotros la tenemos para bien del futuro de las islas verdes de este archipiélago.

(Rumores en la sala).

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Curbelo.

¡Silencio!

Vamos a escuchar a la señora Alemán, en nombre del Grupo Socialista, que claramente le contestará.

La señora ALEMÁN OJEDA (Desde su escaño): Gracias, presidenta.

Me estreno en estos turnos, jamás he solicitado la palabra, está bastante bien en el último pleno del año.

Don Casimiro Curbelo, no nos va a marcar usted la votación al Grupo Socialista. Eso lo hacía usted antes en La Gomera como... ¡Bueno!

Simplemente, estimado Casimiro, ¡felices fiestas!

(Suena el timbre de llamada a la votación). (Pausa).

La señora PRESIDENTA: Señorías, comienza la votación. Vamos, comienza la votación, señorías. (Pausa).

Señorías, 53 votos emitidos... -(rumores en la sala). ¡Señorías, por favor-, 53 votos emitidos: 30, sí; 6, no y 17 abstenciones.

Yo les agradezco especialmente a los que me han dejado hablar, que son normalmente en este caso los del fondo, y sí quiero desearles a todos y a todas unas felices fiestas. Gracias por el trabajo realizado y vuelvan con ganas, señorías, vuelvan con ganas, que harán falta.

Gracias.

¡Feliz Navidad!

(Se levanta la sesión a las catorce horas y tres minutos).

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 9L/PPL-0032 Sobre De ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso jurídico