Diario de Sesiones 11/2019, de fecha 15/10/2019
Punto 3

10L/PO/P-0147 PREGUNTA DEL SEÑOR DIPUTADO DON MANUEL MARRERO MORALES, DEL GRUPO PARLAMENTARIO SÍ PODEMOS CANARIAS, SOBRE LOS PLANES PARA DESARROLLAR LAS LEYES CANARIAS DE MEMORIA HISTÓRICA Y MENORES ROBADOS, DIRIGIDA A LA PRESIDENCIA DEL GOBIERNO.

El señor PRESIDENTE: Sin más, señorías, ahora sí, vamos a iniciar el orden del día, con las preguntas en este caso dirigidas al presidente del Gobierno.

Empezamos por la primera de las preguntas, del señor diputado Manuel Marrero Morales, del Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias, sobre los planes para desarrollar las leyes canarias de Memoria Histórica y Menores Robados, dirigida a la Presidencia del Gobierno.

Tiene la palabra don Manuel Marrero Morales.

El señor MARRERO MORALES (desde su escaño): Buenos días, señores y señoras. Buenos días a todos los invitados que están presentes. Buenos días, señor presidente.

La pregunta va dirigida a que este Gobierno tiene un compromiso tanto con las víctimas del franquismo como con los menores robados sobre el desarrollo de estas leyes. Fueron aprobadas en la IX Legislatura, una hace once meses, la Ley de memoria histórica, y la Ley de menores robados fue aprobada a finales de marzo.

En marzo precisamente se tenía que haber puesto en funcionamiento ya la Ley de memoria histórica, pero en los presupuestos para 2019 no hubo financiación alguna destinada a ello.

Por eso mi pregunta iría dirigida a si usted tiene previsto adscribirlo a algún órgano del Gobierno el desarrollo de estas leyes y a si en la financiación que tendremos prevista para los presupuestos generales de la comunidad autónoma va a ir dinero destinado al desarrollo de las mismas.

Sabemos que la sombra del franquismo es muy alargada, y estos días en nuestra sociedad estamos todavía con debate, después de 83 largos años de inicio de un golpe de Estado y de una larga dictadura, debatiendo si se saca o no se saca o cuándo se saca de ese mausoleo a un dictador.

Ciento catorce mil muertos en todo el Estado y desaparecidos, asesinados por defender... cuyo único delito fue la defensa de los derechos y de las libertadas. Treinta... tres mil personas desaparecidas en Canarias durante todo lo que fue el proceso de la larga dictadura.

Y además no solo me voy a centrar en la cuestión de la Ley de memoria histórica, que tendría que desarrollarse por la comisión técnica, el banco de ADN, acabar con la simbología franquista, que en ciudades como esta en la que está este Parlamento, Santa Cruz de Tenerife, todavía sigue campando a sus anchas con monumentos en calles y en plazas.

Y también me quiero referir a la Ley de menores robados, la primera y la única ley aprobada en todo el Estado a este respecto.

Sabemos que los menores robados es una circunstancia que ocurrió durante toda la etapa franquista, pero que además continuó después del 78 hasta fechas recientes. Por eso no pudo tener cabida todas sus exigencias dentro de lo que fue la Ley de memoria histórica y tuvimos que hacer una pieza aparte.

En definitiva, creo que la sociedad canaria tiene una deuda con las víctimas, tanto del franquismo como de menores robados también posteriores al 78, y tenemos que responder a sus exigencias de verdad, de justicia y de reparación.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Marrero.

Tiene ahora la palabra señor presidente del Gobierno.

El señor PRESIDENTE DE CANARIAS (Torres Pérez) (desde su escaño): Gracias, señor presidente del Parlamento.

Saludo también a los miembros de las asociaciones presentes en el día de hoy en el Parlamento.

Y en justicia se hace un planteamiento que hay que reconocer que si bien llegó tarde al Parlamento de Canarias es justamente necesario poder desarrollar la Ley de memoria histórica y también la Ley de memoria histórica y también la Ley de menores robados. Con respecto a la Ley de memoria histórica, sé de lo que hablo como nieto de republicano que fue preso y sufrió vejaciones exclusivamente por defender la libertad y justamente ser republicano, él y sus hermanos. Murieron antes del año 2007 y apenas pudieron acogerse, solo uno de ellos, a la ley anterior para ser levemente reparado de lo que, durante cuarenta años, sufrieron ellos y su familia.

Y sé también de lo que hablo porque, en el año 2003, y siendo alcalde de un municipio como Arucas, la asociación por la memoria histórica pidió subvención para abrir uno de los pozos de Arucas. Y tocamos todas las puertas en la Administración canaria, todas las puertas, y todas se nos cerraron en aquellos años. Tuvimos que esperar a que hubiera una enmienda en el año 2005 para conseguir 300 000 euros y abrir uno de esos pozos. Es cierto que aquella enmienda salió porque había salido del Gobierno de Canarias el Partido Popular de José Manuel Soria. Cierto que también hay otro Partido Popular sensible con esta causa.

La Ley de memoria histórica está desarrollándose, y la buena noticia es que ya tiene el visto bueno del área de Hacienda con respecto al desarrollo de la comisión técnica, que tendrá su reglamento, y una vez que los servicios jurídicos evacúen su informe, en un mes, entrará en el consejo de Gobierno. Haremos un estudio de cómo están las fosas y los pozos de nuestra tierra, también para analizar el ADN pertinente, poder identificar a las víctimas y, por supuesto, sí, que haya financiación en los presupuestos de Canarias. Estará adscrito bien al área de Cultura o de Presidencia, aquella en la que decidamos, pero que haya financiación, porque tenemos que aprender, justamente, de la historia, y no puede ser que, en Canarias, pida una administración pública, a las administraciones canarias, fondos para poder abrir los pozos y las fosas y que tenga por respuesta la callada.

Y lo mismo con la Ley de menores robados, que pertenecerá a la comisión técnica de memoria histórica aquellos que, durante esos años, fueron también arrebatados a sus madres, cambiados o desaparecidos, y debemos desarrollarlo también con la comisión propia.

Por tanto, este Gobierno se compromete, públicamente, en el desarrollo de ambas leyes y tener la financiación pertinente. Es de justicia.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor presidente.