Diario de Sesiones 148/2019, de fecha 30/1/2019
Punto 1

9L/PNL-0644 PROPOSICIÓN NO DE LEY, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR, SOBRE CONTROL DE LAS COLONIAS DE GATOS EN EL ENTORNO URBANO DE CANARIAS.

La señora PRESIDENTA: Vamos a reanudar, como les decía, la sesión plenaria, como dijimos ayer, con las proposiciones no de ley.

En primer lugar, del Grupo Popular, la 644, sobre el control de las colonias de gatos en el entorno urbano de Canarias.

Para la defensa de la misma, la señora Tavío, por tiempo de diez minutos.

La señora TAVÍO ASCANIO: Buenos días, señorías. Señora presidenta.

Hoy el grupo parlamentario trae esta iniciativa, que pretende sumar y completar el trámite del anteproyecto de Ley de Protección y Tenencia de Animales de Compañía de Canarias. Y lo hacemos porque colectivos -y les damos la bienvenida-, colectivos, expertos y ONG, como lo son Defensa Animal Tenerife, SOS Felina, la Plataforma contra el Maltrato Animal en Canarias o la Asociación para la Defensa de los Animales en Canarias, nos han trasladado la necesidad de hacer una gestión adecuada de las comunidades felinas, la gestión de las colonias de gatos ferales o callejeros, la identificación y reasignación familiar de los gatos caseros abandonados y la protección de los gatos con propietarios pero que salen del hogar.

También, antes de entrar en materia, quiero agradecerles a todos estos colectivos, aquí presentes algunos y otros que nos siguen a través del streaming de este Parlamento, especialmente a Maite Castro, veterinaria de Añaterve, en Güímar, y a Emma Infante, de Futur Animal, su disposición, primero, para darnos esta oportunidad de mejorar esta ley, pero también para defender precisamente a nuestros gatos. También nuestro reconocimiento a Gemfe -Grupo Especialista en Medicina Felin-, probablemente el colectivo veterinario español más valorado del mundo. Vaya por delante mi admiración y mi agradecimiento a todos ellos.

Los gatos, señorías, llevan más de nueve mil años siendo nuestros aliados. Participaron, por ejemplo, en el encuentro de ultramar, cuidando del grano que transportaban los navíos. Son una especie extendida en todo el mundo y que tiene unas características propias que deben ser tenidas en cuenta.

Siendo domésticos todos y, por tanto, merecedores de iguales derechos en los individuos de la especie Felis catus, es oportuno señalar tres categorías distintas: la del gato de casa, que depende del humano para su supervivencia y con el que establece un vínculo emocional muy estrecho; la del gato de calle, también llamado feral, depende del ser humano para su alimentación, hidratación y limitación de la natalidad, su grado de socialización es variable; y en el medio rural se desarrolla el gato que combina casa y calle a placer. Este tipo de gato tiene una dependencia intermedia con su familia de referencia a nivel emocional y no tanto a nivel nutritivo.

El gato de casa no sobrevive fuera de su hogar y, por tanto, su abandono es un delito, según queda tipificado en el artículo 337-bis del Código Penal, y el gato de la calle no debe ser confinado entre cuatro paredes. La retención de gatos callejeros en recintos cerrados es una forma de maltrato que conduce al animal a la inmunodeficiencia y a un sufrimiento psíquico que no pocas veces acaba con su fallecimiento.

Para ocuparse adecuadamente de los gatos y dotarlos a ellos y a su entorno de la máxima seguridad y armonía, el único método avalado por la ciencia es el método de captura, esterilización y retorno al territorio de origen.

Y antes de seguir quiero hacer una puntualización, puesto que al elaborar esta proposición no de ley pusimos "capturar, esterilizar y soltar", y es una mala traducción del término anglosajón, que es trap, neuter and return. Y, por lo tanto, le pido a los servicios de la Cámara que se corrija en el boletín oficial y hablemos a partir de ahora precisamente de "erre" de "retorno" y no de "erre" de "suelta".

Por eso, volviendo al tema principal de la proposición no de ley, los programas de captura, esterilización y retorno -y agradezco que esté presente, porque este es un asunto muy importante, el consejero de Sanidad-, precisamente estos sistemas de los gatos que viven en la calle, implican la captura incruenta de los felinos con jaulas trampas, llevarlos al veterinario para que sean esterilizados y vacunados, marcar su oreja izquierda con una pequeña muesca -es la marca para reconocer a cierta distancia a los felinos- y, de alguna forma, permitir que retornen a su colonia.

Propugnamos, señorías, un manejo ético, multidisciplinar e integral de estas colonias. Con este método, una colonia de gatos queda atendida, esterilizada y con un seguimiento adecuado de todos sus miembros. Las colonias son supervisadas por gestoras que tienen tanto formación general sobre signos de enfermedad, necesidades nutricionales, cuidando del entorno, como conocimiento específico de esos integrantes. Es importante poner en valor la dedicación de estas personas, que suelen colaborar de forma altruista y multiplican, señorías, los índices de salubridad de los gatos y los nuestros.

Con la ley en la mano, la no actuación ya no está permitida. Somos afortunados de conocer un método solvente que disminuye la natalidad y el tamaño de las poblaciones y crea comunidades armoniosas y sostenibles. Al esterilizar los gatos, eliminamos las peleas basadas en variedades hormonodependientes, por tanto, también la propagación intraespecies de enfermedades, las zoonosis vinculadas a las camadas, las vocalizaciones exageradas en periodos de celo, los malos olores, secundarios al marcaje, y conductas predatorias indeseables. Un gato en una colonia con la alimentación garantizada es garante en sí mismo de la prolijidad del área. La captura y sacrificio de gatos está sobradamente probado que multiplica la reproducción y la reocupación del territorio por nuevos gatos, en un ciclo inacabable, carísimo y cruel.

Queda claro que la gestión de colonias va más allá del CER e incluye el mantenimiento 365 días al año y, por tanto, la alimentación por voluntarios oficiales de gatos ferales, comprometidos con su vigilancia y con el cuidado de la colonia. Dispensadores de comida seca, evaluando si alguno necesita cuidados veterinarios y limpiando la zona donde acuden esos gatos. Y de hecho existe la posibilidad de darles un carné, precisamente como indicador de madurez cívica.

Precisamente les decía que hay comunidades autónomas que van por delante en esta materia. El anteproyecto de ley del Gobierno de Canarias no incluía esta cuestión y de ahí que nuestro grupo parlamentario, en unión con las asociaciones de veterinarios, hayamos querido incorporar este punto precisamente a ese trabajo que se está realizando desde el Gobierno.

En Canarias no contamos con datos reales de las colonias que pueden existir en nuestros ochenta y ocho municipios, pero todos sabemos que las hay y que es una cuestión que debemos abordar cuanto antes. Es cierto que hay municipios que ya han dado los primeros pasos y que los cabildos también han empezado a caminar en ese sentido. De hecho, hace unos días conocíamos que el Cabildo de Fuerteventura y los ayuntamientos majoreros colaborarán en la puesta en marcha de una campaña para la gestión controlada de las colonias de gatos urbanos y de concienciación entre la población.

Queda mucho por hacer y por eso entendemos que desde este Parlamento deberíamos instar al Gobierno para que, dentro de ese anteproyecto de Ley de Protección y Tenencia de Animales, se incluya un marco normativo común para todos los municipios que garantice el control de las colonias de gatos en el entorno urbano y de acuerdo, precisamente, con este método de captura, esterilización y retorno que hoy les he descrito.

La implantación del CER es una necesidad que sitúa a nuestras islas a la altura de la gestión medioambiental óptima que merecemos...

La señora PRESIDENTA: Un minuto más y concluya, señora Tavío.

La señora TAVÍO ASCANIO: Muchas gracias, presidenta.

Nuestro capital ecológico incluye a los gatos, pero no es una ausencia de intervención que corresponde con los animales silvestres, sino con la gestión apropiada que merecen los animales domésticos, y al que estamos obligados tras la adhesión al Convenio de Estrasburgo de 2017. De ahí la proposición no de ley.

En definitiva, señorías, desde el Grupo Parlamentario Popular consideramos que es una pequeña inversión que genera numerosas ganancias con esta proposición no de ley. Solo pretendemos con esta iniciativa que el número de gatos sea el que el ecosistema puede asumir, pero también la convivencia.

En definitiva, señorías, los gatos son seres sintientes, como está a punto de reflejarse en el Código Civil y como se establece en nuestro Estatuto, además es el animal de compañía preferido por la casi totalidad...

La señora PRESIDENTA: Se acabó su tiempo, señora Tavío.

Muchas gracias.

Esta PNL no tiene enmiendas -estaba concluyendo, concluyendo y, bueno, pues, ya concluyo-, no tiene enmiendas; por tanto, vamos a pedir la intervención de los grupos de menor a mayor.

Grupo Mixto, señor Ramos Chinea, tres minutos.

El señor RAMOS CHINEA (Desde su escaño): Muchas gracias, señora presidenta. Buenos días, señorías.

También dar la bienvenida a las asociaciones de protección de los animales.

Y, señora Tavío, estamos de acuerdo con usted en gran parte de su exposición. Podemos decir que este es un problema, o una cuestión más bien, de control y sostenibilidad y yo me atrevería también a decir que de sensibilidad. Creo que ha quedado suficientemente claro durante esta legislatura las veces que hemos hablado de los derechos de los animales y ese cuidado que debemos tener hacia ellos, ya sean salvajes o sean domésticos.

Tendremos la oportunidad de debatir más profundamente durante las enmiendas cuando entre la ley de tenencia y protección de animales a este Parlamento, pero es verdad que estamos hablando de una cuestión que es complicada en algunos casos, dependiendo del municipio, como son las colonias de gatos. Sin el control, ocasionan un problema a la población que llega a ser, en ocasiones, bastante grande. Si a eso le sumamos que muchas de esas colonias están cerca de áreas de juego de niños, como son los parques infantiles, aumenta todavía mucho más este problema por ese posible contagio de enfermedades que usted aludía en su exposición de motivos.

Creemos que es fundamental la captura y esterilización, y ahí juegan un papel fundamental muchas veces las asociaciones y, sobre todo, también muchos de los veterinarios. También tenemos que tener en cuenta que este colectivo, el colectivo de los veterinarios, es muy sensible también con este tema. Desde aquí queremos agradecer también, desde nuestro grupo, la labor que hacen, porque muchas veces también es incluso desinteresada y no llegan a cobrar por ello, y me constan algunos.

Desde nuestro grupo siempre hemos recalcado nuestra postura sobre el sacrificio cero. No estamos de acuerdo con ningún tipo de sacrificio cuando hablamos de animales ni de ningún ser sintiente o viviente.

Las asociaciones, como ya le dije anteriormente, juegan un papel fundamental y en La Gomera la que realiza esta labor, por decirlo así, es Pro Animal Gomera. Pro Animal Gomera colabora tanto con el Cabildo de La Gomera como con el resto de ayuntamientos. Sí es verdad que se implican unos ayuntamientos más que otros, pero en general son conscientes de esta labor que hay que realizar. Y ahí me gustaría recalcar ese papel fundamental que juega en la isla de La Gomera esta asociación.

Por contarles, en Valle Gran Rey teníamos un problema enorme hace unos veinte años con el tema de las colonias de gatos y precisamente de esta manera, mediante el control, con la captura, esterilización y luego la suelta, se ha logrado controlar y hoy en día la verdad es que ese problema es mínimo.

Lo que sí me gustaría recalcarle también, señora Tavío, es que...

La señora PRESIDENTA: Se acabó su tiempo, señor Ramos Chinea. Muchas gracias.

Turno ahora para el Grupo Nueva Canarias. Señora Acuña.

La señora ACUÑA MACHÍN: Gracias, presidenta. Buenos días, señorías.

Darles la bienvenida a las asociaciones presentes.

Desde luego lo que no es problema de nadie acaba siendo problema de todos, y es lo que ocurre con los gatos callejeros, ferales o asilvestrados.

La problemática que tratamos hoy aquí, el programa de captura, esterilización y retorno que plantea la PNL desde luego no debería ser una PNL, debería ser una discusión enmarcada dentro de la discusión del proyecto de ley de protección y tenencia de animales de Canarias, que todavía, por desgracia, no ha llegado a este Parlamento y no se puede discutir. Yo creo que deberíamos agarrar ese toro por los cuernos y empezar a tratar un tema que, si bien es verdad que genera cierta conflictividad, es hora de sentarnos y tratar este tema desde la sensibilidad, desde la responsabilidad y desde el compromiso con todos los sectores implicados en los animales.

Bien. Centrándonos en la problemática de los gatos callejeros, la principal causa de la sobrepoblación de gastos es el continuo abandono de los gatos domésticos, unido a su enorme capacidad de reproducción.

Desde luego es una buena iniciativa, es una buena solución el programa CER. ¿Qué ocurre? Se plantea derivar o localizar, focalizar esta responsabilidad en los ayuntamientos. Desde luego habría que compatibilizar en muchos de los casos las ordenanzas de los ayuntamientos, porque la mayoría de ellas prohíbe alimentar a los gatos en la calle, que defequen los gatos en la calle...; es decir, hay demasiada dispersión en la normativa. Y lo cierto es que hay un problema y lo cierto es que no se puede aplicar este tipo de programas sin educar, sin informar. Porque si nosotros no educamos ni informamos a las comunidades donde se pretenda aplicar este programa posiblemente, cuando retorna el gato a la comunidad donde se va a implantar el programa, corra el riesgo de ser envenenado. Esto ocurre. Porque hay quienes cuidan a los gatos, pero hay a quienes les molestan los gatos. Entonces, desde un buen hacer, se debería, en primer lugar, informar, educar e incluso, estoy segura, se conseguiría la colaboración de la población para que estos animales finalmente no fueran envenenados.

Miren, sabemos que una colonia, por ejemplo, de 20 gatos sin esterilizar en un año puede convertirse en una colonia de 30 gatos y en dos años, de 40. Entonces pongámonos en la situación de quienes quieren colaborar con los animales, pero de a quienes les molestan los animales; es decir, si a usted todas las noches un gato aullando lo despierta, posiblemente le genere molestias...

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora Acuña. Se acabó su tiempo.

(Rumores en la sala).

Turno ahora para el Grupo Parlamentario Podemos. Señor Déniz.

Señorías, pido silencio, si son tan amables.

Gracias.

Señor Déniz.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ (Desde su escaño): Gracias, señora presidenta.

Hace unos meses el viceconsejero de relaciones públicas del Gobierno canario anunció que en la próxima ley de protección animal estaba incluido y estará incluido el asunto de los gatos asilvestrados, ferales y demás. Por lo tanto, nosotros creemos en el control de las colonias de gatos. El señor viceconsejero no habló nada de las colonias de ultramar. Quizás hubiera sido también provechoso hablar en esta Cámara sobre las colonias de ultramar como Canarias y aprovechar este tiempo. Por lo tanto, va a estar incluido en la ley y creemos que lo lógico hubiera sido, en vez de presentar una PNL para que en la ley se incluya esto, presentar una enmienda a la ley. Creo que es el procedimiento correcto, puesto que esto es una Cámara legislativa, señoría.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Déniz.

El Grupo Socialista, señora Alemán.

La señora ALEMÁN OJEDA: Buenos días, señorías.

Doña Cristina, cuente con el voto favorable del Grupo Socialista para su iniciativa.

Yo creo que se ha dicho todo, además estamos todos de acuerdo, pero vamos a hablar un poco también de política.

Yo no sé cuántas veces hemos traído aquí distintas condiciones, distintas circunstancias en PNL para incluirlas en esa ley de bienestar animal, ley de tenencia de animales o comoquiera que la vayamos a llamar. Traemos muchas PNL, pero a mí me gustaría saber para cuándo la ley, cuándo se va a dignar el Gobierno a traer este texto definitivo a esta Cámara, cuándo se van a hacer realidad el esfuerzo y los conocimientos que aportaron en su día todos los colectivos que se involucraron en esta ley. Y recuerdo que fue en septiembre del 2015, a iniciativa del Grupo Parlamentario Socialista, se vota por unanimidad la modificación de esta ley. Lo recuerdo perfectamente porque además fue mi primera intervención en esta tribuna.

No va a ser en esta legislatura cuando se apruebe esta ley, eso para que ya lo vayan sabiendo. Yo ya no sé qué más necesita este Gobierno: se mandata la modificación de la ley, los colectivos avanzan un texto, se le da un texto menuito pa'la cachimba y, aun así, casi ultimado, el Gobierno de Coalición Canaria ha sido incapaz de traer un texto aquí para aprobarlo. Yo creo que las prioridades de este Gobierno han quedado clarificadas con la tranquilidad con la que se han tomado esta iniciativa. Otros proyectos, sobre todo los relacionados con el territorio, sí que corren mejor suerte y según se registran entran hasta la cocina de esta Cámara para su inmediata aprobación.

Así que, señorías, no seremos nosotros quienes podamos levantar la mano para aprobar esta ley de bienestar animal. Tal vez, con suerte, lo hagan las señorías de la próxima legislatura.

Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Alemán.

Turno ahora para el Grupo Nacionalista, señor Pitti.

El señor PITTI GONZÁLEZ: Gracias, señora presidenta. Salud. Buen día, señorías.

En el Grupo Nacionalista Coalición Canaria-PNC compartimos absolutamente la parte expositiva o, lo que es lo mismo, el espíritu de esta PNL que vamos a votar favorablemente.

Cierta y felizmente nuestra sociedad ha experimentado un gran avance en el objetivo de la sensibilidad en el trato con los animales. Sentimiento, afectividad y gusto que se ha trasladado felizmente al ámbito normativo.

Nuestro grupo comparte absolutamente los preceptos del convenio europeo de protección animal y la necesidad de establecer estándares mínimos de protección animal a nivel estatal y también que se determine, como es el caso, que cada comunidad autónoma española y cada ayuntamiento deberán realizar su legislación regional y local y adaptarla a la nueva ley.

En el artículo 35, capítulo II, del Estatuto de Autonomía de Canarias, se establece que, de acuerdo con la Constitución y el Tratado de la Unión, las administraciones públicas canarias velarán por el mantenimiento y la salvaguarda de los animales, además de reconocerlos como seres que sienten y con derecho a no ser utilizados en actividades que conlleven maltrato o crueldad.

Es bueno que sepan, señorías, que la propuesta que hoy se formula ya está incorporada en el anteproyecto de Ley de Protección y Tenencia de Animales de Compañía, que, en su disposición adicional novena, recoge, entre otros preceptos, la facultad de los ayuntamientos para autorizar, a solicitud de las entidades reconocidas que se responsabilicen de su atención, espacios destinados a colonias felinas controladas y también para el fomento de la gestión ética de dichas colonias, mediante el desarrollo de procedimientos consistentes en la captura, control sanitario, esterilización, identificación y suelta de los mismos. Esto es, el método CER que se invoca en la parte dispositiva de la PNL del Grupo Popular.

En la fase de consulta pública de este anteproyecto de ley, en fin, hubo más de trescientas aportaciones ciudadanas individuales y colectivas y en el trámite de audiencia, 9000 alegaciones, un grupo de ellas referidas al control y gestión de las colonias de gatos ferales.

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Pitti.

Señorías, llamo a votación. (La Presidencia pulsa el timbre de llamada a la votación). (Pausa).

Señorías, ocupen sus escaños, comienza la votación. (Pausa).

Señorías, 50 votos emitidos: 50, sí, ningún no y ninguna abstención.

Queda, por tanto, aprobada por unanimidad de los miembros presentes en la Cámara.