Diario de Sesiones 24/2020, de fecha 11/2/2020
Punto 27

10L/C/P-0231 COMPARECENCIA DE LA SEÑORA CONSEJERA DE SANIDAD, SOBRE LOS PROBLEMAS Y MEDIDAS LLEVADAS A CABO POR LOS GERENTES Y PLANIFICADORES DEL SCS PARA SOLUCIONAR LAS LISTAS DE ESPERA, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA CANARIO.

El señor PRESIDENTE: Bien, continuamos con las comparecencias. En este caso, con la comparecencia de la consejera de Sanidad, sobre los problemas y medidas llevadas a cabo por los gerentes y planificadores del Servicio Canario de la Salud para solucionar las listas de espera, a petición del Grupo Parlamentario Socialista Canario.

En este caso tiene un turno de cinco minutos, señor Marcos Hernández.

Señorías, un poco de silencio, por favor.

El señor HERNÁNDEZ GUILLÉN: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías.

Traigo esta comparecencia a este plenario, una propuesta de comparecencia, desde luego, ambiciosa, porque la tarea que nos hemos encomendado en esta legislatura con respecto a listas de espera es una tarea ardua y, desde luego, no exenta de dificultades y de complejidades.

El señor PRESIDENTE: Señor Hernández, un minuto, por favor. Disculpe, un segundo.

Señorías, por favor, guarden un poquito de silencio. Los que están haciendo mini debates en los escaños, por favor. Está interviniendo el señor Hernández. Gracias.

El señor HERNÁNDEZ GUILLÉN: Gracias, presidente.

Yo sé que a esta hora de la tarde puede hacerse pesado, pero es un tema, desde luego, importante el que queremos tratar en la tarde de hoy.

El debate social y político de las listas de espera es una constante cuando se habla de la calidad y la buena gestión de nuestro sistema sanitario, y cuando se da una inapropiada respuesta por parte del responsable público, cierto es que provocan en la ciudadanía y en los pacientes una creciente desconfianza en el sistema sanitario, con importantes consecuencias económicas y sociales, retrasos diagnósticos o inequidad en el acceso al sistema.

La lista de espera lo que refleja es, básicamente, una inadecuación entre la demanda de atención sanitaria y la oferta de servicios. Gestionarlas responsablemente es la base de un sistema público de calidad. Hay múltiples factores que las condicionan y su abordaje es complejo, y se requiere medidas para su análisis, priorización, asignación de recursos, etcétera, que comprometan al conjunto del sistema sanitario, incluyendo a pacientes y ciudadanos e implicando a gestores y responsables públicos comprometidos con la sanidad pública.

Está ampliamente demostrado, señorías, que un único tipo de acción no mejora las listas de espera. La respuesta más socorrida para la lista de espera ha sido la de aumentar los recursos, incrementar número de consultas, intervenciones quirúrgicas, etcétera, mediante la contratación de más personal en algunos casos, pero, sobre todo, a través de jornadas extraordinarias o derivación de pacientes a centros privados. Estas medidas, además de discrecionales, costosas y poco eficientes, no resuelven el problema, pues en el aumento aislado de los recursos los planes de choque no son la solución. En Canarias cuando se aplicaron importantes fondos a la concertación, sin duda complementaria -y no la vamos a poner aquí en duda en este momento y no es el debate-, no mejoraron las listas de espera quirúrgica a las que fueron destinados dichos fondos. De esta forma, señorías, nos encontramos con informes de tribunales de cuentas de distintas comunidades autónomas que analizan los gastos de productividad por jornadas extraordinarias y la derivación a centros privados, y concluyen que, a pesar del importante volumen de recursos económicos implicados, no constaba que se hubiera realizado el seguimiento de los programas extraordinarios aprobados ni que se evaluara conjuntamente el coste y la repercusión de la actividad extraordinaria realizada en la lista de espera.

Para mejorar las listas de espera debe haber un cambio del modelo de gestión. Incorporar medidas globales que mejoren el funcionamiento del sistema sanitario, haciendo un riguroso análisis de la demanda y crear mecanismos abiertos para facilitar la participación en distintos niveles de decisión de profesionales sanitarios, gestores y la Administración sanitaria.

Y aquí, señora consejera, señora Cruz, es donde quería circunscribir esta comparecencia: saber, conocer, el trabajo que se está desarrollando, que están desarrollando gerentes y planificadores, así como las dificultades inherentes que deben superar para cumplir con el reto de cualquier servicio público de salud, que no es solo reducir la lista de espera, sino, sobre todo, renovarlas, para que el tiempo de espera se reduzca a unos plazos razonables marcados por la prioridad y por la necesidad de los pacientes.

Sin duda, un debate completo, arduo, complejo; sin duda, señora consejera, un reto por delante, y me gustaría saber si esta primera puesta en común que he lanzado, si es coincidente con aquellas prioridades, aquellos objetivos, que desde la propia consejería se han marcado.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Hernández.

Señora consejera.

La señora CONSEJERA DE SANIDAD (Cruz Oval): Buenas tardes, señorías.

Quiero comenzar esta intervención haciéndole caso a los técnicos cuando hacen los informes para las listas de espera, y todos los informes para las listas de espera empiezan siempre con la misma entradilla: las listas de espera son inherentes a un sistema sanitario público, universal y gratuito. Y esa inherencia viene determinada por un crecimiento evidente de la población en general, un crecimiento de la población mayor de 65 años, que consume más servicio sanitario, y también es inherente a los avances científicos que conlleva que se recomienden, que se insten, una serie de pruebas diagnósticas que antes no se solicitaban. A este añadido hay que agregar, sin duda, que estamos con unos recursos no infinitos, sino finitos, limitados.

Entonces, en resumen, tenemos que tener en cuenta, con las listas de espera, tres asuntos: un sistema público, una demanda creciente y, por otra parte, una oferta limitada. ¿Esto qué supone? Que no estamos ante un problema coyuntural. Cuando no estamos ante un problema coyuntural no se pueden aplicar unas medidas que inmediatamente vayan a dar respuesta a ese problema. Estamos hablando de un problema estructural que se ha generado a lo largo del tiempo y, por lo tanto, requiere medidas que den respuesta a esos problemas que, en este caso, se han ido macerando a lo largo del último cuarto de siglo, desde que ha comenzado su andadura el Servicio Canario de la Salud ha sido un crecimiento continuo de las listas de espera.

¿Qué se ha hecho hasta este momento? Pues, legislatura tras legislatura se han ido implementando una serie de planes de choque que han supuesto para esta comunidad autónoma una inversión significativa. ¿Eso ha ido, ha conllevado que hayamos superado el problema de las listas de espera? No. Se ha amortiguado, pero hay épocas en las que hemos conseguido mejorar el número de personas que están en lista de espera y, lo que es más importante, porque no es tan relevante el número de personas que están en lista de espera, sino el tiempo de espera, hemos conseguido disminuirlo, pero hay otras en las que se han disparado. ¿Se ha hecho un análisis de por qué eso sucede? No. No se ha hecho un análisis en los últimos veinticinco años de por qué está ocurriendo esto con las listas de espera en Canarias.

Y sí que quiero volver para situar el mensaje en los crecimientos de la población y por qué estamos en esta situación en Canarias, porque no son ajenos a lo que está pasando con las listas de espera. En relación con el crecimiento de la población, cuando hablamos de "suben las listas de espera", ¿en relación con qué suben las listas de espera? ¿Pero también se ha incrementado la población o ha disminuido la población? Porque eso es un hecho que repercute directamente en ese número.

Entonces, desde el 2018, de diciembre del 2018 a diciembre del 2019 se ha incrementado la población en Canarias en 25 704 personas. Y del 31 de enero del 2019 al 31 de enero del 2020 se ha incrementado en 21 539 personas con tarjeta sanitaria. Y esas 21 539 personas nuevas con tarjeta sanitaria consumen recursos sanitarios, que hay que tenerlo en cuenta a la hora de hacer las valoraciones sobre las listas de espera.

Ha sido muy significativo, por lo menos a esta consejera le ha sorprendido mucho, porque no va con relación a la planificación de los recursos el incremento espectacular que ha tenido en dos islas, en tres islas especialmente, en una de ellas con un grave déficit en el sistema sanitario, y es el crecimiento en la isla de Tenerife, con 12 000 tarjetas sanitarias nuevas; el incremento que hay en Lanzarote, con 3035 nuevas tarjetas sanitarias; y en la isla de Fuerteventura, con 2390 tarjetas sanitarias en un sistema -como decía esta mañana- sanitario muy débil.

No nos podemos mantener al margen del envejecimiento, que no ha ido acompañado de los recursos sanitarios necesarios. En la franja 2014-2018 la población de Canarias, el porcentaje de población mayor de 65 años en Canarias, fue de un 7 % más. ¿Eso qué es lo que supone? Eso lo que supone es que la Administración, a esas demandas que hacían los mayores, se han limitado a una serie de recursos, que no voy ahora mismo a detenerme en ellos, porque mañana hay una comparecencia de Políticas Sociales sobre ese asunto, y ya me centraré en ello. Pero sí que es necesario que retengan el siguiente dato, y es que hemos intentado, en estos meses que llevamos el nuevo equipo al frente de la Consejería de Sanidad, de analizar exactamente lo que ocurre con esas personas mayores o personas que requieren una atención sociosanitaria en nuestros centros sanitarios. Y, en concreto, si hablamos de los cuatro hospitales de referencia, hoy hay en Canarias ocupando camas de agudos que no requieren esa atención 148 personas. Pero, ojo al dato, ojo al dato, si incluimos los centros dependientes y las personas que están en puestos de urgencias, en puestos de urgencias, y que tienen alta administrativa, estamos hablando, hoy, de 350 personas. (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo). Se acabó mi tiempo.

El señor PRESIDENTE: Termine, termine.

La señora CONSEJERA DE SANIDAD (Cruz Oval): No voy a terminar, señor presidente, así que se... continúa en la segunda intervención.

El señor PRESIDENTE: Muy bien, gracias, señora consejera.

Turno para los grupos no proponentes.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidente.

Consejera, la verdad que me ha sorprendido muchísimo su comparecencia, sus explicaciones, porque hay que ver cómo hemos cambiado en ocho meses. Hemos pasado de escucharla a usted decir en esta Cámara "voy a acabar con las listas de espera, voy a trabajar para acabar con las listas de espera", para decirnos hoy, en esta Cámara, que las listas de espera son inherentes al sistema. Parece que está usted tirando la toalla en su trabajo, señora consejera.

Lo cierto, lo cierto, es que lo que ha ocurrido en este tiempo es que los datos de las listas de espera son realmente malos, señora consejera, son realmente peores de lo que estaban. Después de veinticuatro meses consecutivos de reducción de las listas de espera en Canarias, desde su llegada esos datos han empeorado, y es lo que usted no quiere reconocer aquí, y solo le hemos escuchado un montón de excusas sobre el aumento de la población, sobre el envejecimiento de la población, cosas que todos los diputados de esta Cámara ya conocemos, consejera. Sabemos que aumenta la población, sabemos que las personas se hacen mayores y que cada vez tenemos una población más envejecida a la que hay que atender; sabemos, no es nuevo, que hay mayores ocupando camas en los hospitales que no deberían estar ahí, porque no hay plazas sociosanitarias, pero es que lo que tiene que hacer usted es resolver esos problemas.

El diagnóstico ya lo conocemos, señora consejera. Los datos, como digo, no pueden ser peores. Traumatología, más de siete meses de espera en Gran Canaria y en Lanzarote, más de ocho en el caso de Tenerife; cirugía pediátrica, nuestros niños que tienen que esperar hasta un año para ser operados; rehabilitación, donde las listas de espera parecen no tener fin, y cuando usted sabe que en muchos casos hay que actuar de forma rápida en rehabilitación para no tener luego pacientes dependientes.

Además, aumenta la desigualdad también entre los canarios, porque, por ejemplo, para una intervención ginecológica en la isla de La Gomera se espera una media de quince días, mientras que hablamos de casi dos meses en Fuerteventura o en Lanzarote.

Hospitales totalmente colapsados, como ocurre en el Insular de Gran Canaria; en Tenerife, donde no solo los hospitales, sino que los centros de especialidades tampoco dan más de sí, consejera; y los servicios de urgencias, aunque usted lo niegue, también están colapsados.

Señora consejera, yo le voy a trasladar algunas preguntas que me hacen llegar los sanitarios de Canarias: ¿por qué se están suspendiendo todas las semanas dos y tres veces los planes de contingencia y funcionan para reducir las listas de espera? ¿Por qué se están suspendiendo los quirófanos de tarde, señora consejera? ¿Por qué no dice realmente lo que señala el informe de los gerentes del Servicio Canario de la Salud y no esa filtración interesada que ustedes hicieron a la prensa para culpar a los médicos de la situación?

Consejera, los médicos, los sanitarios no son el... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

... no son el enemigo, son los aliados así que, por favor, no venga a contarnos a esta Cámara que la población envejece, que aumenta la población, díganos qué va hacer, qué política va a poner en marcha para reducir las listas de espera en Canarias.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Espino.

Turno para el Grupo Parlamentario de la Agrupación Socialista Gomera, señor Ramos Chinea, tiene la palabra.

El señor RAMOS CHINEA (desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Bueno, el señor Marcos Hernández nos trae hoy un tema a debate en el que yo creo que deja claramente que el Gobierno no se esconda entre los retos, porque realmente las listas de espera son un reto y que atañen a nuestra gente. Por tanto, señora consejera, yo creo que si los propios técnicos son los que dicen que las listas de espera son inherentes a un sistema público sanitario, pues tendremos que hacer caso a los técnicos, si no saben los técnicos pues qué va a saber la clase política, imagino yo.

Bueno, y con referencia a las diferencias de tiempo de espera, es que es obvio que en La Gomera tarden quince días, porque tenemos 20 000 personas habitantes de la isla en comparación con el resto de las islas que se ponían en referencia, tanto Lanzarote como Fuerteventura, que están muchísimo más pobladas. Y ahí hace referencia también, señora consejera, pues, ese incremento de la población que usted decía, a su vez el envejecimiento y otro factor que yo creo que es muy importante, también, en las listas de espera y es el índice tan alto de diabetes que existe en nuestra comunidad autónoma, que eso degenera en otras enfermedades graves, tanto de riñones como cualquier otro órgano y, por lo tanto, eso también necesita un diagnóstico, necesita pasar por esas listas de espera, de esta manera, incrementándola.

Señora consejera, sabemos que es un problema estructural, yo no quiero pues centrarme simplemente en las cifras, desde nuestro grupo creemos que es importante o más importante ir al foco de la cuestión y ahí es necesario saber qué causa ese problema. Si es, por ejemplo, por la falta de aparatos o de especialistas o por la falta de ambos, qué soluciones se trabajan para acabar con esta falta de recursos, si se establecerá un plan de inversiones para adquirir esos medios necesarios. Y esos mismos podríamos también, pues, apuntar sobre la atención sanitaria por los especialistas: saber en qué áreas de salud es necesario más personal, si se van a implementar las consultas online en otras islas, cuándo se instalarán los equipamientos necesarios para ese tipo de consultas en La Gomera o en El Hierro... En fin, yo creo que son cuestiones que ahora seguramente será imposible que usted me responda, pero creo que son cuestiones en las que debemos incidir porque son realmente donde debemos poner el foco para combatir estas listas de espera.

Estoy seguro de que en este tiempo que lleva usted en la consejería le ha dado tiempo para ir evaluando, junto con los técnicos, las medidas que están funcionando y cuáles no y, por tanto, sería conveniente dejar de invertir en aquellas que no funcionan y prestar nuestros recursos con más incidencias en aquellas que realmente están teniendo una repercusión.

Señora consejera, desde nuestro grupo le animamos a seguir adelante en esta lucha contra... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Chinea.

Turno para el Grupo Parlamentario de Sí Podemos Canarias, señora Del Río.

La señora DEL RÍO SÁNCHEZ: Buenas tardes, señor presidente.

Señora consejera, nadie va a ocultar ni va a negar que tenemos un problema en Canarias, obvio, de lista de espera, como en el resto del Estado, en Canarias quizás más fuerte. Sabemos que eso no se consigue estar a la cola en algunas cosas en dos días ni en tres meses ni en seis meses, porque a veces llevamos una trayectoria de hace años que nos hace estar en la situación que estamos.

Miren, yo voy a hablar de dos o tres cositas, porque sobre todo quiero escuchar lo que usted nos va a decir después, pero de las que a mí me preocupan como ciudadana de Lanzarote, por ejemplo, que vivimos en una isla pequeñita, que tenemos -no tan pequeña-, que tenemos mucha población, pero un hospital que no nos cubre todas las necesidades y que tenemos, a veces, pues, que pasar una lista de espera o esperar a poder ir a nuestro hospital de referencia, en este caso al Negrín. Bien.

¿Por qué estamos tan saturados, entre otras cosas, además de, por supuesto, todos los temas estructurales de envejecimiento de la población y la incapacidad de llegar con una sanidad pública a todo el mundo? Bueno, hay también varias razones: tenemos muchas camas -y ya lo estamos hablando- ocupadas, camas sociosanitarias que están en los hospitales ocupando un espacio, que deberían de estar en otro lugar; no deberían de estar porque no es un problema sanitario el que tienen las personas que están allí. ¿Por qué tenemos este problema y desde cuándo lo tenemos? Pues habrá que analizar también un poquito por qué no se han solucionado, por qué nos faltan centros de mayores, por qué nos faltan camas en centros sociosanitarios, que es un tema que tendremos que abordar desde su consejería, pero también desde la nuestra, en las cuales hay responsabilidades que tendremos que asumir también ahora, porque son conflictos que nos hemos encontrado. Es decir, faltan.

¿Se pueden rentabilizar más los quirófanos para las intervenciones quirúrgicas, que son las que más nos preocupan muchas veces? Porque las listas de espera, y ya hablaremos en la siguiente comparecencia, no solamente son las intervenciones quirúrgicas, pero, bueno, esas son importantes. Claro, hablando con el personal sanitario me decían "si es que a lo mejor abrimos los quirófanos por la tarde" y, efectivamente... Que, por cierto, voy a comentar una cosa, cuando hablamos de los profesionales sanitarios, como en todos los sitios, hay gente buena y no tan buena, ¿eh?, es decir, que tampoco es que sea todo el mundo unos santos porque, como en botica, hay de todo. Y hay personas que cuando trabajan por la mañana hacen tantas intervenciones y, cuando cobran por intervención, por la tarde hacen unas cuantas más, y eso también lo sabemos. Y hay personas que también demoran o personal, porque también hay que decirlo, la lista de espera se va haciendo grande, pero después te operan en su consulta privada. Y como defendemos la sanidad pública no queremos... no se trata de que algunas tengamos dinero para pagarnos a un profesional privado, sino queremos que la pública funcione bien para todo el mundo, pero que si hay intervenciones quirúrgicas por la tarde y no tenemos camas para esas personas, tenemos un problema también.

Efectivamente, hay que rentabilizar los espacios de la sanidad pública, los centros en los hospitales deberían estar abiertos por la tarde, deberían estar abiertos los sábados por la mañana, deberíamos de contratar más personal y más especialistas, que, sin duda, hacen falta, pero hay que rentabilizar y hay que apostar por la pública.

El dinero o mucho dinero se nos ha ido a los conciertos y a las privadas, y ahí tendremos también otro problema. Si nuestra apuesta es la pública la tendremos que trabajar desde el principio y viendo los problemas estructurales que arrastramos desde hace años.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Del Río.

Turno para el Grupo Parlamentario de Nueva Canarias.

Doña Sandra, tiene la palabra.

La señora DOMÍNGUEZ HORMIGA (desde su escaño): Señor presidente, muchas gracias. Señorías.

Yo me limitaré a hacer, porque, evidentemente, tendremos dos comparecencias muy similares, pero la introducción de esta comparecencia se refería específicamente a la actuación de los gerentes y planificadores en materia sanitaria y sus medidas para llevar a cabo una mejor prevención de las listas de espera, un diagnóstico más acertado. Y esta ha sido una de las, entiendo yo, de las prioridades de... recuerdo escucharla, incluso, en su discurso de toma de posesión, que sí señalaba que se hace necesario elaborar un diagnóstico, una estrategia clara de la situación sanitaria en Canarias, y que un instrumento necesario es elaborar un estudio sobre la situación de las listas de espera y las consecuencias de ello. Para eso tengo conocimiento de que ya existe una comisión de expertos, en la que participan gerentes y planificadores -según he tenido conocimiento, el pasado 21 de octubre elaboraban una especie de informe-, en la que se reunieron unos cuarenta y cuatro expertos, y se elaboró este informe o escrito de conclusiones en el que parece que no estaban de acuerdo. Quisiera que nos comentase un poco la conclusión de este estudio, porque hay gerentes del centro universitario, del Hospital Universitario de La Candelaria y creo que del Materno-Infantil, que entendían que en más que un estudio técnico se estaba trabajando sobre un taller. Quisiera que nos explicara este formato de estudio de investigación que tiene, porque fue convocado por la Consejería de Sanidad, creo recordar.

Y concluían en varios aspectos: uno, que hay un desajuste real entre las listas de espera, real y oficial. Quisiera que nos explicara, si puede ser, en qué términos estaban esos desajustes. Y, en otro sentido, sí que hacían, entre todos ellos tenían unas conclusiones muy claras, que ya mi predecesora también hizo alusión a ellas, y estas están basadas, como digo, en este informe de conclusiones. Señalaban específicamente que se ha de resolver la atención primaria, una capacidad de resolución más inmediata; que se ha de potenciar la cirugía menor; que se ha de revisar y mejorar la dotación de recursos humanos y de infraestructuras -dotación de quirófanos, camas- y, evidentemente, hay que marcar unas prioridades en las listas de espera, hay que marcar una prioridades de acuerdo con unos criterios sanitarios, pero también sociales, un acento que siempre ha hecho usted en todas sus intervenciones: la necesidad de crear camas no solo desde el punto de vista sanitario, como ya señaló antes, sino también desde el punto de vista social.

Y este, como le decía, es el contenido básico de este informe de conclusiones.

Quisiera que nos hablara, en general, sobre cuál va a ser la finalidad de este escrito, si habrá una aportación social, si está ya terminado o finalizado, y qué finalidad en sí misma va a tener el mismo.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular, señor Ponce.

El señor PONCE GONZÁLEZ: Gracias, señor presidente.

Desolador. Lo que acabo de oír de la señora Del Río poniendo a los médicos a parir es desolador (palmoteos desde los escaños). No lo consiento. En nombre de mis compañeros médicos, no lo consiento.

Segundo. Señora consejera, después de lo que ha dicho usted esta mañana de que los servicios de urgencias no están colapsados me reafirmo en la petición que el Partido Popular ha hecho para que el señor Torres haga cambios en la Consejería de Sanidad. Está usted mintiendo. Y le voy a decir por qué: porque yo he estado allí. He estado de guardias de fin de semana, y los pasillos son reales, los he atendido yo junto con mis compañeros. Los cuatro hospitales de Canarias están colapsados. Hay pasillos al lado de los ascensores. Por favor, no diga mentiras. Es sencillo, vale más reconocerlo. Vamos a intentar poner medidas. El Partido Popular le ha presentado medidas en relación y ha presentado varias enmiendas en relación a los planes de urgencia. Le tiendo la mano una vez más, dado que usted sigue al frente de la Consejería de Sanidad, pero, por favor, no nos mienta, no nos mienta.

Tercero. Ya de 250 pacientes vamos por 350 pacientes sociosanitarios en seis meses. En seis meses las listas de espera -luego tendremos la oportunidad de hablar de esto en la comparecencia que ha pedido el Partido Popular- han aumentado en 1000 pacientes los pacientes de lista de espera y en 9000 los de consulta. Algo está pasando. ¿Y usted lo que nos trae aquí es oferta limitada, crecimiento de la población? Es decir, ¿le decimos a los canarios "no se pongan enfermos"? Porque, claro, como la oferta es limitada, pues no se pongan enfermos, lo decía el compañero de la Agrupación Socialista Gomera, habrá que valorar los técnicos.

Y para terminar, el informe. ¿Usted sabe el malestar que ha creado ese informe? Mire, Colegio de Médicos de Tenerife: califica de insultante el informe de la Consejería de Sanidad, cuestionan a los MIR de cirugía, atenta contra la deontología médica. No lo digo yo, lo ha dicho el Colegio de Médicos. Sindicato de Médicos de Las Palmas: resulta muy duro negociar con la consejería actual, no conocedora de la realidad sanitaria, con ninguna voluntad negociadora y con hermetismo y prepotencia nunca visto. No lo digo yo. Declaraciones del Sindicato Médico de Tenerife: informe sanitario inaceptable. Comunicado de la gerencia del HUC: la gerencia no subscribe ese informe. Comunicado del Chuimi: le pide que se pidan disculpas públicamente. Comunicado de La Candelaria: la gerencia no está de acuerdo con esas informaciones.

El PP ha presentado más de treinta enmiendas en Sanidad, no nos aceptaron ninguna, y, entre ellas, estaban las listas de espera. Luego, en la comparecencia posterior, intentaré volver a recordárselas a ver si les ayudamos para intentar resolver este problema tan grave de los canarios.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Ponce.

Turno para el Grupo Nacionalista, señor Díaz-Estébanez.

El señor DÍAZ-ESTÉBANEZ LEÓN: Gracias, señor presidente.

¡Cómo cambian los tiempos, Venancio!, cantaba La Vieja Trova Santiaguera.

Hace ocho meses lo que había que oír para venir hoy a enterarnos que las listas de espera son inherentes al sistema, que tenemos demanda creciente y recursos limitados. Se habrán quedado calvos de pensar. (Palmoteos desde los escaños). Bienvenida a la cruda realidad, señora consejera.

Mire, el presidente del Gobierno decía esta mañana, creo que textualmente: siempre que haya un parado más es una mala noticia. Pues voy a remedarle también para decirle que siempre que haya un paciente más en lista de espera es una mala noticia. Y en los últimos seis meses hay mil malas noticias más para Canarias.

Venía realmente con una expectativa a esta comparecencia, no solo por ver si después de siete, ocho, meses teníamos alguna medida concreta para mejorar los datos de lista de espera, más allá, en fin, de buenas intenciones, de declaraciones grandilocuentes, para ver si era capaz de aclarar, sobre todo, el extraño caso del informe inexistente, que nadie encargó, nadie suscribió, nadie filtró, pero todo el mundo conoce.

Y, claro, al leer la prensa en estos días he visto con sorpresa titulares sucesivos en Canarias7 (mostrando un documento a la Cámara) -creo que poco sospechoso de ser de la caverna mediática-, día 8 de enero: planean regular la jornada de tarde de los médicos para que baje la lista de espera. Básicamente, publica un informe, supuesto informe, de 44 gerentes y planificadores del Servicio Canario de la Salud que habían participado en unas jornadas anteriores del mes de octubre, organizadas por la consejería, para identificar los problemas y buscar soluciones. Básicamente responsabiliza a los médicos, les viene a decir que son vagos, comodones y aprovechados, que buscan hacer sus tareas más sencillas y rentables, sobre todo los de más experiencia. Textualmente dice: "los profesionales programan las intervenciones quirúrgicas en las que más cobran y van dejando las otras". Y habla de perversiones, de trucos, les trata de peseteros. Como era de esperar, esto no sentó muy bien en el colectivo.

Y pasamos al día siguiente, veinticuatro horas después (mostrando un documento a la Cámara). Los médicos ven insultante que los médicos... que les culpen de las listas de espera. En fin, le voy a ahorrar los calificativos que usan, en las inexactitudes y falsedades, pero lo más suave que dicen es que este documento es para rajarlo y tirarlo a la basura.

10 de enero -porque esto era a veinticuatro horas-, siguiente titular (mostrando un documento a la Cámara): Sanidad no se responsabiliza del informe. Al ritmo de pío, pío, que yo no he sido, dicen que nadie ha filtrado, que no lo conocen, a pesar de que el propio Canarias7 dice en su edición, textualmente, que fue facilitado por el propio departamento. Aclárenos, señora consejera, si miente el periódico o miente la consejería.

11 de enero, el colectivo de médicos, veinticuatro horas después, viene a decir que exigen una disculpa, ante lo que consideran que les han dejado a los pies... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional). Gracias, señor presidente.

En fin, le voy a ahorrar también otros.

Pero no bastaban esas sorpresas. Y ya el 14 de enero, cuando parecía imposible ya darnos una nueva sorpresa, resulta que los gerentes, los propios gerentes, no suscriben el análisis del informe. Los equipos directivos del HUC, de La Candelaria, del Materno-Infantil hacen un escrito al personal sanitario desmarcándose del documento.

En fin, lo dicho, señora consejera. Ni Íker Jiménez en Cuarto Milenio es capaz de resolver este misterio. Este Gobierno parece que hace informes, no sabe quién los filtra, no sabe quién los publica, no sabe quién los suscribe, y después viene el propio Partido Socialista a pedir aquí la comparecencia de la consejera sobre ese informe.

Señora consejera, señores diputados, bienvenidos a la nave del misterio.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Estébanez.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista, señor Hernández.

El señor HERNÁNDEZ GUILLÉN: Gracias de nuevo, presidente.

Qué difícil es argumentar cuando ni siquiera se han leído el título de la comparecencia. Quienes único ha sido capaz de descifrarlo han sido la señora Domínguez, el señor Ramos Chinea y la señora María del Río. Es que no hemos hablado de datos de lista de espera, es que eso corresponde a una segunda comparecencia que vamos a tener posteriormente. Estamos hablando del trabajo, de las dificultades que se han encontrado los gestores y planificadores del Servicio Canario de la Salud para afrontar el reto de las listas de espera y, por tanto, las soluciones. En eso estamos.

Ahora, cada uno puede llevar el terreno a lo que quiera. El señor Estébanez, pues, como siempre con esa filosofía y esa forma de expresar las cosas que a la bancada nacionalista le puede venir muy bien, pero es que no aporta absolutamente nada de nada.

Vamos a entrar, entonces, sobre los problemas, de verdad, sobre los problemas y medidas llevados a cabo por los gestores y planificadores. Repito, señor Ponce, después, por si (ininteligible), que la comparecencia de la lista de espera es suya después, así que ya tendrá tiempo de expresar alguno de esos datos y, por tanto, contrastarlos.

Hombre, que a la señora Cruz, a la cual yo tengo el honor de conocerla hace bastante tiempo, decir que es una persona, en este caso, una consejera, con cierta arrogancia, pues yo creo que la señora Cruz es la antítesis, precisamente, de la arrogancia. Creo que es una persona con mucha capacidad de trabajo y aquel que ponga ese tipo de calificativos tendrá que demostrarlo, porque al margen de las connotaciones peyorativas que se le quieran dar, quienes la conocemos nos sentimos verdaderamente orgullosos de su tarea.

(El señor presidente abandona su lugar en la Mesa y ocupa la Presidencia la señora vicepresidenta segunda, Dávila Mamely).

Dicho esto, señorías, sé que la consejera no ha terminado toda su exposición. Que, por cierto, le han lavado la cara, señora Cruz, porque ha, efectivamente, se ha centrado en lo que yo le solicitaba en la comparecencia, que era, precisamente, sobre los problemas que se encuentran y las medidas por parte de los planificadores. Claro que el envejecimiento es un problema, claro que hay situaciones inherentes al propio sistema, al aumento poblacional, sin duda, ¿o acaso vamos a ser ajenos a esa realidad? Yo lo que sí espero, y, además, porque no tuvo tiempo en la primera intervención, es que entre en la otra segunda parte, que son las medidas correctoras, las medidas propuestas para mejorar esta circunstancia.

Yo creo que hay que exigir a nuestros responsables políticos, a nuestros gestores sanitarios, que desarrollen todo lo contrario a lo que anunciaba anteriormente, a eso que se ha denominado los planes de choque, eso que siempre se interviene en esa fase final. Pero es que estamos intentando establecer que no son estrictamente coyunturales las situaciones dadas que si nos... tiene un carácter más estructurante. Y, por tanto, no podemos ir hacia soluciones finales, sino acometerlas con propuestas que den respuestas desde el inicio de las situaciones, y eso es lo que hay que trabajar.

Yo considero, señora Cruz, que lejos de planes de choque, que yo... seguro que no ha hablado usted de planes de choque en la tarde de hoy, y espero que hablemos más de estrategias, de futuro, que tenga un componente, además, más sistémico en cuanto a que afecte a todas las partes integrantes y, por tanto, incorpore un poquito más de racionalidad a las listas de espera. Yo lo que he hecho ha sido un ejercicio de ir recuperando todas aquellas propuestas que desde la legislatura pasada hemos ido planteando con respecto a las listas de espera, y, sobre todo, he ido descartando aquellas que se han ido incorporando en los planes de choque, que, a la fin y a la postre, han resultado poco eficientes y poco edificantes para el resultado final que perseguíamos.

Voy a permitir hacer un resumen de aquellas propuestas que considero que hemos ido diseñando con mejoras, y aquí incorporo de todas las fuerzas políticas. De establecer prioridades, estándares y compromisos de espera; desde protocolarizar indicaciones quirúrgicas y la situación del paciente dentro de la lista en función de su gravedad y repercusión sobre la salud; adecuar y optimizar los recursos en base a necesidades detectadas en cada espacio territorial; analizar los sistemas... perdón, las necesidades mediante un sistema de información homogénea, accesible y comparable, lo hemos dicho aquí en varias ocasiones. Estamos hablando de adecuar el número de camas, quirófanos y medios de diagnóstico a la demanda existente; propuestas de mejora en cuanto a la utilización intensiva de los recursos, la apertura de quirófanos por la tarde, como se ha señalado en alguna ocasión; desarrollar la cirugía ambulatoria, tan importante darle ese espacio; mejora entre la comunicación, la atención primaria y la atención especializada, que, seguramente, evitaría la pruebas y las duplicidades en consulta; conceder al médico de atención primaria y al especialista hospitalario que indique el procedimiento más... en este caso, pues, más adecuado; el incremento de la capacidad resolutiva de la atención primaria, me parece muy importante, facilitando el acceso a los recursos diagnósticos. Hago un paréntesis, para que vean que estoy enumerando cosas que no se pueden establecer dentro de un plan de choque, sino que tienen, repito, un alcance y un enraizamiento -si me permiten la expresión- más desde el principio, desde las bases del propio sistema. Nada de planes de choque, pero sí de estar, ser conscientes de la realidad contra la que nos enfrentamos.

Proponer que la Administración sanitaria informe periódicamente a los ciudadanos, hemos planteado, desde luego, la recuperación de los informes mensuales en materia de listas de espera, pero que también puede ser ampliable a otros sectores, también están los consejos de salud, que podemos aportar esa información. Desarrollar sistemas de evaluación y seguimiento con la participación de los profesionales y la ciudadanía; derivación a los centros concertados y, repito, porque no es que sea el ogro, pero sí que esas derivaciones sean adecuadas, con carácter estrictamente complementario y siempre con los criterios de indicación que establezcan los profesionales...

En fin, señora consejera, no tengo más tiempo, pero considero que estas actuaciones se deben adoptar partiendo de un análisis global, evitando soluciones parciales, como incrementar simplemente la oferta, o las derivaciones a centros privados, mediante un compromiso claro y manifiesto para potenciar y defender el sistema sanitario público, liderándolo con profesionalidad y responsabilidad, aunando criterios de universalidad, equidad y sostenibilidad.

Que así sea, señora consejera. Gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señor diputado.

Para cerrar el debate, la señora consejera, por tiempo de siete minutos.

La señora CONSEJERA DE SANIDAD (Cruz Oval): Voy a centrarme en el estudio, pero antes quiero dar respuesta a algunos planteamientos.

Señora Vidina, hay una cuestión que se llama rigor, rigor. Y eso lo que exige es tener un diagnóstico real de cuál es una situación, no a ojo, como usted dice. Tenemos un diagnóstico hecho de lo que pasa en las listas de espera. ¿Qué es lo que me quiere decir? ¿Que el personal del Servicio Canario de la Salud quiere, durante un tiempo, perder el tiempo en hacer un análisis de lo que está ocurriendo con las listas de espera? ¿Es eso lo que usted me está transmitiendo?

Y llevamos, llevamos -escuche el dato- 271 programas especiales para luchar contra las listas de espera desde el 2007 funcionando, sin ningún diagnóstico. Solo usted tiene un diagnóstico en Canarias de lo que ocurre. Bienvenida, a ver si nos lo aporta y ponemos luz sobre los oscuros que tenemos.

Señor Ponce, yo no miento, no miento, no miento. Otra cosa es que lo que diga no le guste. Pero sí le pido a usted igualmente rigor, rigor especialmente porque viene del ámbito sanitario, y usted sabe perfectamente la diferencia que hay entre colapso y pico asistencial o presión asistencial. Y, señor Ponce, evidentemente, la presión asistencial en este periodo de tiempo no ocurre solo en Canarias, ocurre en todo el territorio nacional, y no le voy a explicar de por qué está ocurriendo esa presión asistencial, que no colapso, colapso, por eso le pido rigor, rigor, señor Ponce. No miento yo, sino usted es poco riguroso.

En relación a Coalición Canaria, señor diputado, yo no he dicho, le vine a decir a los médicos que son vagos; no participé en ese estudio, por lo tanto, yo no le digo eso a los profesionales del ámbito sanitario. Siempre que me he subido aquí he dicho que Canarias tiene unos extraordinarios profesionales. Así que también le pido rigor.

¿Qué ha pasado con el estudio? Efectivamente, estábamos sin un diagnóstico de lo que pasaba con las listas de espera, y hemos decidido hacer un análisis. Para eso lo hemos dividido en tres bloques. Un primer bloque o una primera fase en la que han participado 260 profesionales; de ellos, 200 son jefes de servicio del ámbito hospitalario y directores de atención primaria, y el resto, 60, son profesionales gestores, planificadores del Servicio Canario de la Salud. En esa primera fase lo que hemos hecho es detectar exactamente cuál es el problema, qué está pasando con las listas de espera en Canarias.

Paralelamente a esa primera fase, que ha generado tres documentos, no tres informes, tres documentos, en el que se han recogido las ideas, los problemas que consideran esas 260 personas que han participado. Paralelamente hemos hecho un análisis de todos los datos que aparecen a nivel informático sobre las listas de espera y, a su vez, hemos hecho un análisis, tanto a nivel nacional como internacional, de lo que está pasando con las listas de espera, unido a un observador externo que tenemos sobre listas de espera a nivel internacional, que ha servido de observador en todo este proceso. Una vez que culminen esos tres documentos -que ya están listos- haremos un informe final, informe en este caso. Informe final que esta consejera se compromete a trasladar a todos los grupos parlamentarios para que tengan el análisis de que está pasando con las listas de espera en Canarias. Y ese será el único informe, lo otro es tres documentos diagnósticos de lo que pasa con las listas de espera.

¿En qué punto nos encontramos ahora mismo? Pues nos encontramos en la fase final. Y yo quiero poner un detalle: esos profesionales que han participado en esa primera fase han sido buscados, no aleatoriamente, sino a conciencia, para que hicieran un análisis de todos los apartados que afectan a las listas de espera. Multidimensional, ¿de acuerdo? Y en la última fase ¿qué es lo que vamos a hacer? En la última fase -que será seleccionado también un número concreto de profesionales, que estamos en ese proceso de elección de profesionales- haremos las propuestas de mejora, las propuestas a implementar en esta comunidad autónoma para corregir, para disminuir las listas de espera en Canarias, documento, informe, en este caso, que también trasladaré a los distintos grupos parlamentarios.

Yo quiero decir una cosa: nos han bastado cinco meses para analizar lo que ocurre con las listas de espera en Canarias; otros han pasado trece años y no han hecho ni un análisis de lo que está pasando con las listas de espera en Canarias. Se puede acusar a este Gobierno de hacer y querer hacer las cosas mejor, pero, desde luego, de lo que no se le puede acusar es de no hacer.

Muchas gracias.

La señora VICEPRESIDENTA SEGUNDA (Dávila Mamely): Gracias, señora consejera.