Diario de Sesiones 28/2020, de fecha 10/3/2020
Punto 2

10L/PO/P-0504 PREGUNTA DE LA SEÑORA DIPUTADA DOÑA VIDINA ESPINO RAMÍREZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO MIXTO, SOBRE MEDIDAS ADOPTADAS EN EL ÚLTIMO EPISODIO DE CALIMA EXTREMA, DIRIGIDA A LA PRESIDENCIA DEL GOBIERNO.

El señor PRESIDENTE: Primera pregunta de la diputada doña Vidina Espino Ramírez, del Grupo Parlamentario Mixto, sobre medidas adoptadas en el último episodio de calima extrema, dirigida a la Presidencia del Gobierno.

Señora Vidina Espino, tiene la palabra.

La señora ESPINO RAMÍREZ (desde su escaño): Gracias, presidente. Buenos días.

Doy por reproducida la pregunta.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada.

Señor presidente, tiene la palabra.

El señor PRESIDENTE DE CANARIAS (Torres Pérez) (desde su escaño): Gracias.

Ante las indicaciones de la Agencia Estatal de Meteorología, el 21 de febrero, viernes, el Gobierno de Canarias activó las alertas y prealertas para cuatro fenómenos atmosféricos adversos: calima, viento, fenómenos costeros e incendios forestales para ese fin de semana y se actuó acorde a esos protocolos.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor presidente.

Señora Espino.

La señora ESPINO RAMÍREZ (desde su escaño): Si, señor presidente.

El pasado mes de febrero, en concreto esos días, 21, 22 y 23, vivimos una situación realmente complicada en Canarias con fuertes vientos, con incendios, un episodio de calima que obligó a cerrar el tráfico aéreo y, también, incluso, la detección de un caso de coronavirus en el sur de Tenerife. Eran muchos frentes abiertos, era una situación complicada y fueron más los aciertos que tuvo el Gobierno que los errores cometidos en esa gestión de esos días.

Sin embargo, yo le reconozco eso que fueron más los aciertos que los errores, pero, en cuanto a la calima, sí que es verdad que creemos que el Gobierno de Canarias no hizo todo lo que tenía que hacer, no tomó todas las medidas necesarias. Y es que la situación era tan extrema que el Gobierno tenía que haber declarado, no la alerta, sino la alerta máxima que contempla el Plan de Emergencias de Canarias. La cantidad de polvo en suspensión era tal, y también todas esas partículas nocivas que trae el polvo en suspensión, que duplicaban todos los indicadores de la Organización Mundial de la Salud sobre lo peligroso que era respirar ese aire. Estábamos respirando el aire más contaminado, señor presidente, de todo el planeta, y ustedes tenían los datos. Por ese motivo, el Gobierno de Canarias debió suspender las actividades al aire libre, porque la situación era perjudicial, no solo para aquellos que tenían problemas respiratorios, sino para toda la población en general.

No tuvo ningún sentido que se suspendieran las clases el lunes y, sin embargo, se permitiera que el domingo se celebrara una fiesta de carnaval al aire libre en la que familias, niños, mayores estaban respirando ese aire contaminado.

La recomendación de la Consejería de la Sanidad de quedarse en casa no fue suficiente ante un ayuntamiento que actuó de forma irresponsable celebrando una fiesta en la calle, al aire libre y con concierto incluido.

Los ciudadanos deben poder confiar, señor presidente, en sus instituciones. Es usted el responsable de la salud de los canarios, de la salud pública y, visto lo visto, no se puede dejar en manos de instituciones que no actúan de forma responsable y que poco les importa la salud de sus ciudadanos. Por tanto, señor Torres, la próxima vez, que no se repitan estos errores, tome las medidas necesarias, declaren esa alerta máxima y suspendan las actividades al aire libre.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Espino.

Señor presidente.

El señor PRESIDENTE DE CANARIAS (Torres Pérez) (desde su escaño): Le agradezco, señora Espino, que reconozca que tuvimos más aciertos que errores.

Y le tengo que trasladar que, si bien esta es una pregunta de carácter político y le respondo como tal, bien sabe usted que las declaraciones de alerta, prealerta, alerta máxima y emergencias quienes las firman son dos funcionarios, el director técnico y el coordinador, que, con sus rúbricas, son los que exponen la situación que se avecina en Canarias.

Le doy la razón en que fue un fin de semana complicado. El 23 de febrero tuvimos muchísimos fenómenos en distintos lugares y Canarias alertó y tomó sus decisiones en su plan de emergencia por fenómenos meteorológicos adversos -el Pefma-. Los cabildos lo hicieron con sus planes de emergencias insulares -los PEIN-, Cabildo de Gran Canaria y Cabildo de Tenerife. Y lo hicieron también los municipios a través de los planes de emergencia municipales. Y cada uno tomó esas decisiones siguiendo las consideraciones técnicas.

Hay que decir, claramente, que, cuando las alertas son por viento, hay indicaciones específicas que prohíben los actos sociales y recomiendan... prohíben, perdón, los actos deportivos y recomiendan con respecto a los actos sociales. Hablo de viento. Con respecto a la calima, el Gobierno de Canarias el viernes hizo lo que tenía que hacer -publicar, sacar nota de prensa, páginas web- de cómo debía actuar la sociedad y, en ese sentido, es un mensaje individualizado, especialmente para personas que tienen problemas respiratorios y niños, por eso se suspendieron las clases, porque fundamentalmente es una actividad obligatoria donde tenemos menores afectados. De resto, cada Administración hizo lo que consideró. Y el Gobierno de Canarias respeta todas las decisiones. No es verdad que hubiese un ayuntamiento que hiciera las cosas mal, porque hubo muchas actuaciones en muchos lugares de Canarias, porque los ayuntamientos pertinentes, entiendo, siguieron las indicaciones, y le puedo asegurar que los líderes de esos ayuntamientos de distintos colores políticos.

Yo, con lo que me quedo, es que ese fin de semana, con cuatro fenómenos a la vez, con siete incendios en Tenerife, uno importante en Gran Canaria, lo que nos llegó es que había una persona con politraumatismos provocados por el viento al caerse su vivienda, de resto, no tuvimos mayores alteraciones, y es el mayor éxito. Acabamos esas jornadas tremendas sin ningún daño personal, cierto que al día siguiente se activó un coronavirus positivo y también creo que el Gobierno, en ese caso, actuó acorde a lo que tenía que hacerse. (Aplausos).

El señor PRESIDENTE: ... señor presidente.