Diario de Sesiones 41/2020, de fecha 19/8/2020
Punto 2

10L/DL-0014 CONVALIDACIÓN O DEROGACIÓN DE DECRETO LEY. POR EL QUE SE PRORROGA LA VIGENCIA DEL ARTÍCULO ÚNICO DEL DECRETO LEY 8/2020, DE 23 DE ABRIL, DE ESTABLECIMIENTO DEL TIPO CERO EN EL IMPUESTO GENERAL INDIRECTO CANARIO APLICABLE A LA IMPORTACIÓN O ENTREGA DE DETERMINADOS BIENES NECESARIOS PARA COMBATIR LOS EFECTOS DEL COVID-19 Y SE MODIFICA EL APARTADO 2 DEL CITADO ARTÍCULO.

El señor PRESIDENTE: Pasamos al punto número 2 del orden del día, señorías, consistente también en la convalidación del decreto por el que se prorroga la vigencia del artículo único del Decreto Ley 8/2020, de 23 de abril, de establecimiento del tipo cero en el impuesto general indirecto canario aplicable a la importación o entrega de determinados bienes necesarios para combatir los efectos del COVID-19 y se modifica el apartado 2 del citado artículo.

Tiene la palabra el Gobierno.

Aprovecho, señorías, para aclarar nuevamente el uso de la mascarilla por parte de sus señorías en el salón de plenos.

Como saben, el Gobierno dictó una resolución, de 13 de agosto de 2020, publicada en el Boletín Oficial de Canarias el 14 de agosto de 2020, donde se aprobó una serie de medidas sobre el uso de las mascarillas, y concretamente lo que ha aprobado el Gobierno es que en cualquier espacio cerrado de uso público ha de utilizarse la mascarilla, incluso cuando exista la distancia interpersonal.

En la Junta de Portavoces valoramos esta cuestión. Hay dudas de que esto se pueda considerar espacio cerrado de uso público, porque las personas que están en el salón de pleno son solamente los diputados y las diputadas, pero tuvimos a bien, tanto la Junta de Portavoces como la Mesa, hacer una interpretación, digamos, la más restrictiva y más favorable al uso de la mascarilla, básicamente porque también queremos transmitir una imagen hacia la ciudadanía de la necesidad y la concienciación del uso de las mascarillas. Lo que sí dijimos en la Junta de Portavoces es que, independientemente de esta interpretación, que puede ser más rigurosa de lo que a lo mejor pudiera caber, acordamos que en el momento de la intervención los diputados que así lo deseasen podían retirarse la mascarilla para hacer su intervención desde el atril y luego se procedería a las medidas de limpieza del atril al respecto, entre otras cosas, señorías, porque hay personas que siguen por streaming las sesiones plenarias y el hecho de la visualización de las intervenciones de los diputados y las diputadas les facilita el seguimiento de las sesiones plenarias.

Lo digo por aclarar los términos en los que llegamos a este acuerdo y por qué en la Junta de Portavoces.

Muchas gracias, señorías.

Señor Rodríguez, tiene la palabra.

El señor VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO Y CONSEJERO DE HACIENDA, PRESUPUESTOS Y ASUNTOS EUROPEOS (Rodríguez Rodríguez): Señor presidente, señorías: muy buenos días.

Muchísimas gracias al presidente, a la Mesa y a la Junta de Portavoces por la rápida y diligente respuesta a la convocatoria de este pleno para convalidar dos decretos leyes del Gobierno, ambos vinculados a la situación extraordinaria que estamos viviendo por la pandemia y las consecuencias sociales y económicas derivadas de este grave, importante problema sanitario.

Aprovecho para sumarme a la reflexión que ha hecho el presidente de la Cámara y también alguno de los portavoces, de la necesidad, de la utilidad, de la eficacia de la mascarilla como mecanismo para reducir e incluso evitar la contagiosidad de este virus que tanto daño está haciendo globalmente a la vida de la gente y, lo que es tan importante como lo anterior, a la situación del bienestar y de nuestro futuro. La mascarilla es un instrumento útil, eficaz, capaz de contener la contagiosidad, y, por lo tanto, las normas dictadas por los gobiernos deben ser cumplidas a rajatabla, porque es un instrumento eficaz para proteger nuestra salud, pero también para contener el deterioro económico y social que conlleva la limitación de la movilidad, que ha sido el elemento determinante en el retroceso de la economía global y de todos los países y por supuesto, y desgraciadamente, también de Canarias.

Agradezco el apoyo al primer decreto ley de sus señorías por unanimidad, sin perjuicio de las legítimas discrepancias que se puedan tener en las formas o incluso en el contenido, y hoy volvemos aquí para pedirles su apoyo a la prórroga de un decreto que ya convalidaron ustedes hace tres meses, y se refiere al Decreto Ley 13/2020, que aprobó el Consejo de Gobierno el 30 de julio, destinado a prorrogar el Decreto Ley 8/2020, que ya, insisto, creo que fue el 19 de mayo, este Parlamento convalidó.

Tiene sentido la ampliación, la prórroga de la vigencia de este decreto, puesto que se trata de establecer el tipo cero del impuesto general indirecto a la importación y entrega de determinados bienes vinculados al sistema sanitario, a la protección, al funcionamiento de los dispositivos sanitarios y sociosanitarios, porque son eficaces, porque son útiles, porque abaratan la lucha contra el COVID-19.

Y en este caso, además, modificamos el anexo, porque incorporamos nuevos bienes, nuevos productos, del proceso de diálogo que hemos mantenido con los sectores.

Por lo tanto, hoy se trata, señorías, de prorrogar la vigencia del artículo único del Decreto Ley 8/2020 hasta el 31 de octubre. Y lo hacemos hasta el 31 de octubre en consonancia con la decisión de la Comisión Europea del día 23 de julio, que decidió prorrogar hasta esta fecha la exención del IVA y la concesión de franquicias a los derechos de importación, justamente, el 23 de julio, hasta el 31 de octubre, y también en consonancia y coherencia con lo que el Gobierno de España, eso sí, unos días después que nosotros, ha hecho en relación con el IVA cero para estos mismos productos para el resto del Estado español.

Lo hacemos en ejercicio de una competencia claramente de esta comunidad, de este Parlamento, que es la regulación de los tipos del IGIC, lo hacemos porque creemos que es urgente y extraordinario, lo hacemos porque -el propio Consejo Consultivo lo reitera-, porque es perfectamente compatible con el Estatuto, la Constitución y las demás normas. Y por eso hoy volvemos a pedir la convalidación de este decreto ley, que no es sino la prórroga del Decreto 8/2020, de 23 de abril, y, eso sí, con unas modificaciones en el anexo que tiene, que nos ha parecido que habría que ampliarlo después de la experiencia acumulada en estos últimos meses.

Muchísimas gracias, señorías, y, si no nos vemos luego, que disfruten en la medida de lo posible de los días de descanso que restan, porque tendremos un otoño e invierno difíciles, duros y todos vamos a precisar de la colaboración para combatir la pandemia y los efectos sociales y económicos, que serán, que son, que están siendo muy severos, muy serios.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Rodríguez.

Turno para los grupos parlamentarios.

Don Ricardo.

El señor FDEZ. DE LA PUENTE ARMAS: Buenos días, señor presidente. Señorías, señores del Gobierno.

No sería posible encontrar una frase mejor para empezar esta intervención que con el "ya se lo dije". ¿Y por qué digo esto? Pues verán, cuando el Gobierno propuso reducir algunos bienes a tipo cero en el IGIC, ya le hicimos notar que quizás fuera demasiado optimista pensar que con solamente tres meses iba a ser suficiente. Cuán equivocados estábamos. Cuando durante el confinamiento se produjo la convalidación de este decreto ley, también le dijimos que, como poco, debería ser hasta final de año, como poco.

La nueva normalidad, que hemos tenido que asumir, acostumbrarnos a vivir y a convivir con ella, ha venido para quedarse un tiempo y lamentablemente parece que ese tiempo va a ser largo. Estamos inmersos en una guerra, una guerra contra un enemigo invisible que no entiende ni de edades ni de sexos ni de clases sociales ni de ninguna otra consideración. Cuando dimos la bienvenida a la nueva normalidad, habíamos ganado la primera batalla pero no la guerra. Esta continúa hoy en día. Pecamos de exceso de confianza y ahora mismo estamos contemplando con desazón cómo las cifras y los datos de los contagios vuelven otra vez a las cifras que teníamos previas al comienzo de la pandemia. Este enemigo es como el de ese bosque que arde, se apaga, pero las brasas siguen latentes y al mínimo descuido vuelven a prender. Se ha tirado por la borda gran parte del trabajo que se hizo durante el confinamiento. Ha llegado el verano y hemos salido en tromba a la calle sin recordar todo lo sufrido estos meses anteriores ni tener en cuenta todo lo aprendido.

Las últimas medidas aprobadas por el Gobierno son necesarias, aunque quizás llegan algo tarde, porque lo que conocemos a día de hoy en cuanto a contagios e incidencias sucedió hace dos semanas. A veces el tomar decisiones impopulares va en el sueldo del Gobierno, porque gobernar no es un concurso de popularidad sino gestionar una crisis como esta de la manera más efectiva y prudente posible, aunque para ello se tengan que tomar decisiones que no sean fáciles de asumir a corto plazo.

Ya le adelanto que mi grupo, al igual que hicimos en la anterior ocasión, vamos a votar a favor de la convalidación y los argumentos que mantuvimos hace unos meses siguen estando, a nuestro juicio, de pleno vigor a día de hoy, y expresé entonces que quizás las circunstancias requieran que estas medidas se mantengan con carácter indefinido. Ya tendremos tiempo de retomar el tipo preexistente cuando toda la crisis y la pandemia estén controladas, solamente sean un mal recuerdo, pero todo indica que a día de hoy nos queda todavía mucho por hacer. Mientras tanto, nuestra economía está en una gravísima situación y no se aprecian signos de mejoría.

Señor presidente del Gobierno, señores del Gobierno, creo que se está tardando para pedir de manera contundente que Canarias pueda realizar los test PCR a todos los viajeros que lleguen a Canarias en aeropuertos y en puertos. Esto no significa una restricción a la libre circulación de los miembros del Tratado de Schengen; no, esto significa que nosotros nos preocupamos de verdad por las personas que llegan a Canarias y a las cuales queremos garantizarles un entorno lo más seguro posible.

¿De qué vale que pongamos restricciones al ocio nocturno, que impongamos la obligatoriedad del uso de la mascarilla, que exijamos que se guarde la distancia y demás medidas si por otro lado no estamos controlando las personas que llegan a Canarias y pueden traer con ellas el COVID? De nada. No estemos pensando en quién asume los costes del test. Eliminemos la promoción turística temporalmente. Ninguna publicidad será mejor que la garantía de un entorno seguro para nuestros potenciales visitantes. Ya se verá luego si esa inversión en test la podemos recuperar vía aportación del Estado o de la Unión Europea o como fuera, pero pongámonos ya. Estamos tardando en adoptar una medida clara y contundente, que sería el mejor positivo que se pueda dar y que desde luego ayudaría a que nuestra industria turística se reactivara.

La temporada de invierno la perdimos, eso ya se sabía de antemano, y lo que se pretendía era arrancar y testear los protocolos para estar preparados para el invierno.

Winter is coming, 'el invierno se acerca', y las previsiones del sector a día de hoy para nuestra temporada alta son muy malas, por no ser agoreros y decir malísimas, y este próximo invierno se prevé muy frío y duro desde el punto de vista del empleo y, por ende, de nuestra economía.

Señores del Gobierno, nosotros no quisimos firmar el pacto por la reactivación porque era una foto y a día de hoy, casi tres meses después, se ha demostrado que sigue siendo una foto en la que solamente ha cambiado el paisaje primaveral por el estival. Con todo respeto, nosotros no estamos para fotos sino que estamos por las medidas concretas que ayuden a reactivar nuestra economía y evitar unas cifras de desempleo hasta ahora desconocidas.

Por eso, y desde una oposición responsable y leal, vamos a apoyar esta convalidación y todas aquellas medidas que sean realidades y sirvan para mejorar la situación que hoy por hoy vivimos en Canarias.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, don Ricardo.

Turno para el Grupo Parlamentario de la Agrupación Socialista Gomera. Don Jesús.

El señor RAMOS CHINEA: Muchas gracias, presidente. Buenos días, señorías; buenos días, señor vicepresidente del Gobierno.

Nuestro grupo, la Agrupación Socialista Gomera, va a votar a favor de la ampliación del plazo de establecimiento del tipo cero en el IGIC de los productos sanitarios y de protección necesarios para combatir los efectos de la COVID-19, porque creemos que es una medida que fue útil hasta final de julio y que no ha perdido su contexto, es decir, seguimos en una situación donde la pandemia, lamentablemente, aún sigue creciendo. Sobre todo ahora que debemos seguir siendo vigilantes para que se cumplan las medidas de seguridad a la vez que se insiste en lanzar un mensaje a la población para que tenga un plus de responsabilidad y evitar que en Canarias haya un repunte generalizado de contagios, lo que sin duda sería desastroso para nuestra comunidad.

No solo porque hay que prevenir que no se vuelvan a producir más dolorosas muertes -lamentablemente después de varios meses sin fallecimientos hemos visto que en la semana pasada ya hemos tenido los primeros otra vez-, sino también porque además no podemos permitirnos poner en riesgo ni a la población ni tampoco a los sanitarios, y porque un efecto mayor de la pandemia en nuestras islas pondría en peligro la reactivación social y económica que hemos puesto en marcha para paliar los efectos socioeconómicos que ya ha tenido la crisis sanitaria en nuestras islas. Una situación que no debe darse en Canarias porque, como bien saben sus señorías, el turismo es nuestro principal motor económico y no podemos permitirnos que los países emisores de turistas veten nuestro destino, porque podría ser una ruina de muchas pymes y autónomos que se dedican al turismo y que generan empleo, a la vez que podría significar la extinción de miles de puestos de trabajo en la hostelería, la mayoría de los cuales sigue en ERTE. Unos ERTE que debemos conseguir que se prorroguen hasta final de año al menos si no queremos una debacle en nuestro producto interior bruto.

Si los efectos negativos de la pandemia se recrudecen, tendremos que buscar la manera de poner más medios y ajustarnos si hiciera falta, y en esto el Gobierno de Canarias está siendo consciente, al igual que este Parlamento, y por eso estamos hoy aquí debatiendo estos dos decretos leyes, que no podían aplazarse sus convalidaciones. Y es que el ajuste del plazo de vigencia de estas medidas fiscales para poner un tipo cero en el IGIC en la adquisición de los productos de protección sanitaria hasta el 31 de octubre tenía que aprobarse sí o sí, porque la vigencia del anterior decreto ley, que aprobamos hace meses por unanimidad, terminaba al final de julio.

La situación de la pandemia desde el final del estado de alarma ha ido en aumento en muchas zonas de España, hasta el punto de tener que confinar esas zonas, algo que en Canarias aspiramos a que no se produzca, para lo que tenemos que trabajar con especial diligencia.

Y esta medida que aprobamos en su momento se ha demostrado que ha sido beneficiosa para que la población y las administraciones obtengamos el material de protección necesario, de forma que tenemos que ampliar su vigencia. Debemos quitar todas las barreras posibles a la adquisición de respiradores y todo el material necesario para atender a un paciente que pueda entrar en urgencias o en la UCI por COVID, así como de los medicamentos que se han demostrado más efectivos en estos tratamientos, además de todo aquello que nos permita la posible instalación de más camas de atención de agudos o intensivos, así como la adquisición de mascarillas, geles, guantes, gafas y, en definitiva, todo el equipo de protección del personal sanitario que sea imprescindible para evitar que se contagien y se pongan en peligro, a ellos y al sistema sanitario.

Está claro que debemos facilitar la obtención de este material a un mejor precio y tener un stock adecuado para estar preparados contra los repuntes. Sobre este aspecto ya ha declarado varias veces también el consejero de Sanidad que tenemos un stock con previsión a tres meses, algo que creemos que es esencial y que demuestra también el trabajo efectivo que realiza el Gobierno de Canarias.

Otra cosa que tenemos que impulsar desde esta Cámara, como ya hicimos con la obligatoriedad de las mascarillas, es que las personas con menos recursos puedan obtener este material de protección a un menor coste o, si es posible, de forma gratuita. Estamos seguros de que el Gobierno de Canarias seguirá trabajando en ello.

Y, como ya dijo el señor vicepresidente, si no nos unimos todos e intentamos aunar esfuerzos, será mucho más difícil salir de esta... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, don Jesús.

Turno para el Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias.

El señor MARRERO MORALES: Este segundo decreto del que hoy se nos plantea su convalidación, en definitiva, solo trae consigo una modificación de plazo, hasta el 31 de octubre, en coherencia con lo que ha hecho la propia Unión Europea y con lo que se ha hecho también desde el Estado, cuyo Ministerio de Hacienda ha planteado que no hay ninguna cuestión que objetar, ninguna observación que hacer a este decreto. Por tanto, no me voy a detener más en él.

Porque quisiera aprovechar la intervención para hacer un alegato a favor de la corresponsabilidad y de las ciencias, en estos momentos en que parece que vuelve la oscuridad a las mentes de algunas personas, que las lleva a las calles también. Es decir, felicitar a la población responsable y corresponsable, que sigue usando la mascarilla, que cumple con las normas de la distancia, que cumple con las normas del número de asistentes a las reuniones y que, en definitiva, su sacrificio está sirviendo para salvar vidas, las propias y las de los familiares y personas con las que se relacionan. Por tanto, a esa mayoría social la quiero animar a que continúe en esa dirección. Pero al mismo tiempo, y estando a lo mejor de acuerdo con algunas de las críticas que se hacen sobre que, cuando hay crisis, cuando hay momentos de desgracia, siempre hay alguien que se enriquece, y en este caso puede ser que esas multinacionales farmacéuticas que están esperando para fabricar vacunas, etcétera, pues, terminarán a lo mejor sumando muchos dividendos a sus cuentas, no obstante, no puedo compartir en absoluto ninguna de las manifestaciones que se han hecho estos días en las calles, dirigidas por personajes públicos, como por ejemplo el ínclito Miguel Bosé u otro tipo de personajes que tienen gran incidencia en la sociedad y que tienen, por tanto, gran responsabilidad.

El que en Madrid, en la plaza de Colón, en estos días se haya dicho "bote, bote, que aquí no hay rebrote" o "quisiera ver el virus", etcétera, y otro tipo de eslóganes absurdos, están producidos por gente negacionista, por gente que ha vuelto todavía a la Alta Edad Media, al terraplanismo, a que la ciencia no existe. Un médico malagueño hablaba estos días, en una carta muy dura, que la titulaba Carta a los imbéciles... Yo no me atrevería a tanto, yo me atrevería a decir "carta a los irresponsables", es decir, a aquella gente que, de alguna manera, es incapaz de asumir responsabilidades, y para los que yo pediría, por ejemplo, que, ya que niegan tanto, se atrevieran a afirmar, por ejemplo, que, en caso de padecer el coronavirus, se negaran a ser atendidos en la sanidad pública, para no estar ocupando camas para aquellos que sí lo deseamos.

Por tanto, de alguna forma, sí creo que es absolutamente imprescindible que, ante la sociedad, sigamos con este mensaje necesario, porque está llamando a la confusión mucha gente que está en esa posición, es decir, en la posición de que la ciencia no existe prácticamente; es decir, desde Galileo se plantearon tres pasos muy simples: tenemos que elaborar una hipótesis, eso es un primer paso, tenemos que plantearnos ante esa hipótesis la prueba de veracidad o de falsedad, como se hace en cualquier tesis y en cualquier investigación o estudio que se plantee, y tenemos luego que publicar las conclusiones para que otra gente se sume, las refute, las asuma, etcétera, y sigamos creciendo de manera colectiva en ese edificio de construcción de la ciencia. Gracias a la ciencia, en este tiempo la viruela, la tuberculosis, la varicela, el VIH se ha cronificado, les hablo con conocimiento de causa de que muchos cánceres se están curando, etcétera... Por tanto, digamos que a la ciencia le tenemos que dar las gracias y a la investigación científica, durante, por lo menos, los tres últimos siglos, de lo que se ha avanzado en este campo.

Por tanto, apelar a que es un derecho a la libertad, de mi libertad, sin tener en cuenta la libertad de los demás a estar sanos, sin tener en cuenta la libertad de los demás al derecho a la salud, que tiene que tener todo el mundo, es una falta de responsabilidad y de respeto hacia el resto de la sociedad.

Por tanto, yo hacer una crítica en estos términos duros a toda esta gente que, algunos de buena fe, otros creyendo que esto es así... No hace mucho se me acercaba alguien y me decía: "¿y por qué llevas mascarilla?"; digo: "pues, entre otras cosas, porque tú no la tienes puesta, ¿no?, y soy persona de riesgo y, por tanto, puedo contagiarme".

Por tanto, digamos que, de alguna forma, tenemos que plantearnos, frente al negacionismo, la ciencia y la corresponsabilidad.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Marrero.

Turno para el Grupo Parlamentario de Nueva Canarias. Doña Esther González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (María Esther): Gracias, presidente. Señorías, consejero, buenos días. Justo, además, las doce.

Respecto a este decreto ley, poco que añadir, más allá de lo dicho por mis antecesores en la palabra, lo dicho por el consejero y lo que yo misma manifesté el pasado 19 de mayo, cuando se aprobó el Decreto Ley 8.

Este decreto básicamente tiene dos cuestiones. La primera es la prórroga, hasta el 31 de octubre, del establecimiento del tipo cero del IGIC a la importación o a la entrega de bienes necesarios para combatir los efectos del COVID. Y ahí quería plantearle una cuestión al señor Fernández de la Puente: el plazo del 31 de julio y del 31 de octubre no es distinto al que se ha prorrogado por el Gobierno de España y por Europa. O sea, que ni vamos más lentos ni más rápidos, simplemente el mismo. Y la segunda cuestión, tal como dijo el consejero, el incremento en el número de bienes a los que se aplica este tipo cero del IGIC, en tres productos nuevos y en cuatro variedades de productos ya incluidos en el anterior decreto ley.

Pero, en cualquier caso, sí entiendo que este decreto ley presenta una novedad, que es la proactividad del Gobierno de Canarias en cuanto a su aprobación, porque el Decreto Ley 8 simplemente transponía al IGIC la medida ya adoptada por el Gobierno de España en relación con el IVA; sin embargo, en este decreto ley es el Gobierno de Canarias quien toma la iniciativa aprobando esta norma cuatro días antes de la aprobación de la norma estatal, del Real Decreto Ley 27/2020, que entró en vigor cuatro días después que el canario, pero, eso sí, con idénticas intenciones y condiciones.

En cuanto a la urgente necesidad de la aprobación de este decreto ley, yo creo que es obvia. Es evidente que la crisis sanitaria que vivimos obliga a realizar todas las actuaciones necesarias que hagan posible poder disponer de todos los medios posibles para atajar la pandemia y es para esto para lo que se hace preciso promover todas aquellas acciones que permitan, en este caso, el rápido suministro del material sanitario destinado a mitigar la propagación del virus. Y entendemos que esto es necesario, que hay que tomar diversas decisiones entre las que, obviamente, se puede encontrar o se encuentra la medida fiscal contenida en el presente decreto ley, lo cual justifica sobradamente la imperiosa necesidad de su dictado y, por supuesto, su convalidación, convalidación que desde el Grupo Parlamentario de Nueva Canarias vamos a apoyar.

En tercer lugar, sí quiero hacer mención a algo que el Partido Popular ha manifestado en varias ocasiones en sus declaraciones, diciendo que tendría que haberse incluido en este decreto ley a las farmacias para que sobre todo las mascarillas salgan más baratas a los usuarios, y yo lo que quiero decirle es que las farmacias están acogidas al comercio minorista, que el comercio minorista paga, o sea, cuando compra, paga IGIC, pero no lo puede repercutir a los usuarios, o sea, a sus clientes. Con lo cual, incluirlos aquí no garantiza que el precio vaya a bajar, porque no le están cobrando, en teoría, el impuesto, lo hacen vía precios, lo pueden hacer, pero desde luego no garantiza que el precio vaya a disminuir.

Dicho esto, el tiempo que me queda, sí que quiero insistir una vez más en que la mejor aportación, la mejor iniciativa, el mejor proceder para luchar contra este funesto virus es el compromiso individual, el compromiso de todos y cada uno de los canarios y canarias de cumplir con las medidas establecidas, llámese la distancia de seguridad, el uso de mascarilla o el lavado frecuente de manos, medidas que día tras día y hora tras hora nos dicen, recuerdan y repiten las autoridades y los expertos, pero, dada la evolución en el número de contagios diarios, a la vista está, o por lo menos así lo parece, que no lo estamos cumpliendo o, para ser más exactos, no todos lo estamos cumpliendo. Y yo a los datos me remito: en la segunda quincena de marzo, tras decretarse el estado de alarma, el número de contagios fue de 1375, fue bajando paulatinamente y en los primeros quince días de mayo el número de nuevos contagios diarios era de 60 y en la segunda, de 56; llegamos a junio y en los primeros quince días la cifra era de 25, una cifra que ahora mismo se nos antoja como una ilusión; sin embargo, de ahí en adelante empezamos a subir...(se produce el corte del sonido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional) llegados a la primera quincena de agosto es un desmadre total y el número de contagios se sitúa en 958, o sea, 1195 nuevos casos desde el 21 de junio, fecha en la que se decretó el levantamiento del estado de alarma, hasta el pasado 15 de agosto. Y además, entre antes de ayer, ayer y hoy, 174 contagios más. Y a la vista está que de seguir persistiendo la actitud, esta actitud irresponsable de algunos y algunas, la tendencia en el número diario de contagios va a continuar al alza, y eso es nefasto desde el punto de vista sanitario y desde el punto de vista económico, y pudiera ser que los peores presagios, de seguir así, se puedan cumplir, que tengamos que volver a poner la economía a cero, como en el estado de alarma, que muchas empresas quiebren, que muchos trabajadores en el mejor de los casos se queden en ERTE y otros se vayan directamente al paro. Y yo quiero decir a todos esos irresponsables que no olviden que es algo que tendrán que llevar toda la vida sobre sus...

El señor PRESIDENTE: Gracias, doña Esther.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular.

Adelante.

El señor ENSEÑAT BUENO: Gracias, señor presidente, buenos días; y buenos días, señor Rodríguez.

Señores del Gobierno de Canarias, ustedes hoy con este decreto ley vuelven a perder una oportunidad, y ya son unas cuantas, para presentar en este Parlamento medidas reales, ambiciosas y eficaces para afrontar y para solucionar la dura realidad económica, social y sanitaria que viven los canarios hoy en día. Una realidad económica que se refleja, por ejemplo, en que el producto interior bruto de Canarias, es decir, la economía canaria, se desploma un 36 % en el segundo trimestre del 2020 frente al segundo trimestre del 2019, un 14 % más que la media nacional. Que, por desgracia, afecta a todos los sectores: los servicios caen un 40 %, la construcción un 36 %, la industria un 28 %, el sector primario un 8 % y el 9 % de nuestros comercios han tenido que cerrar ya definitivamente. Entre abril y junio se han perdido 108 000 empleos en Canarias y 68 630 autónomos han pedido el cese de actividad en nuestra comunidad autónoma. Y, por cierto, ustedes todavía no han pagado su parte, el 30 % del complemento.

Una realidad sanitaria también que viene marcada por que ya tenemos más de mil contagios, 731 contagios en la última semana, casi tantos como en la peor semana del confinamiento, y los contagios, por desgracia, siguen creciendo. O una realidad canaria que, desde el punto de vista social, sufre que el 35 % de la población activa esté en paro o en un ERTE, que casi sesenta mil hogares canarios no tengan ningún ingreso, que la tasa de paro en Canarias alcance el 22,5 %, la más alta de toda España, y que 226 000 canarios estén en paro. Esta es la realidad de Canarias hoy, a 19 de agosto. Y frente a esta debacle económica, social, de empleo y sanitaria ustedes, el Gobierno de Canarias, ofrecen pasividad, inacción, improvisación y medidas pocas, y tarde y mal, como el uso de la mascarilla obligatoria.

Y por eso, señores del Gobierno de Canarias, les digo que ustedes vuelven a perder una oportunidad con este decreto ley para traer a este Parlamento, como la han perdido con prácticamente la mayoría de los anteriores, medidas para afrontar y solucionar los problemas de la Canarias real. Porque este decreto ley lo que nos hace o lo que trae o lo que viene es a prorrogar el tipo cero del IGIC de las importaciones y de las entregas de material y equipos sanitarios. Eso es lo único que ustedes han traído. ¿Que es positivo?, yo no le digo que no, ¿y que algo mejora?, yo no le digo que no, y por eso se lo vamos a convalidar, pero, por desgracia, se queda muy corto, muy lejos de la realidad. Ustedes podían haber presentado aquí bajar los impuestos, por ejemplo el IGIC al sector turístico, como se lo están reclamando ya; bonificar la cuota de autónomos al menos seis meses; facilitar liquidez a pymes y autónomos; bonificar las contrataciones de los jóvenes -un 50 % de paro- o de los mayores de 45 años; ayudar a nuestros sectores productivos; financiar las mascarillas para las personas más vulnerables, como ha aprobado este Parlamento; o hacer test masivos a los canarios y a los turistas, ¡test masivos! Si no se pueden hacer en origen, hagámoslos aquí, en destino, como un valor añadido de seguridad a nuestro turismo, para dar seguridad al turismo y a los residentes, y a los trabajadores que trabajan con ese turismo también. Como dice mi portavoz, test, test y más test, señores del Gobierno.

Todas estas medidas, todas estas medidas, las llevamos presentando y poniendo sobre la mesa durante meses, llevamos reclamándolas durante meses en el Partido Popular, pero ustedes siguen sin dejarse ayudar, siguen sin escuchar, sin aceptar las propuestas del Partido Popular, pero sobre todo, y lo más importante, siguen sin actuar, sin ser proactivos, como refleja este exiguo decreto ley que ustedes hoy nos traen.

Señores del Gobierno, tienen la mano tendida del Partido Popular, desde el principio, tienen ustedes la mano tendida del Partido Popular, pero a cambio exigimos seriedad y trabajo y que no se engañe a los canarios con un plan de reactivación que ni tiene financiación ni tiene medidas, después de noventa días que ustedes lo presentaron, noventa días, como advirtió el Partido Popular.

Mire, sobre la mesa le hemos puesto 158 medidas reales, eficientes y eficaces, que ustedes han rechazado. Se las seguimos ofreciendo, porque Canarias no puede seguir esperando por ustedes. Salgan de su pasividad, salgan de su inacción, dejen de ser un Gobierno blando con Madrid y ahora en eso de que vamos a esperar por Europa. Pónganse ustedes a trabajar y, si realmente tienen un plan económico, tráiganlo a este Parlamento, pero, eso sí, con financiación y con medidas concretas, porque hasta ahora... (corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo y la Presidencia le concede un tiempo adicional), porque hasta ahora, señores del Gobierno de Canarias, lo único que hemos visto es humo. Ustedes decían que tenían un plan de 18 500 millones y ahora resulta que es de 950; ustedes decían que era un plan para activar la economía en el 2020 y ahora nos dicen que es para el 2021 o para el 2022; ustedes decían que tenían medidas innovadoras y lo único que están haciendo es aplicar el presupuesto aprobado en el 2020. ¿Y mientras tanto? Mientras tanto Canarias se hunde, la economía se desploma, el paro sube y el tiempo se acaba.

Señores del Gobierno de Canarias, el COVID fue la mecha, pero la pasividad, la debilidad de este Gobierno con Madrid y su falta de gestión son la dinamita que están haciendo volar la economía de Canarias y que nos está llevando a la ruina.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señoría.

Turno para el Grupo Parlamentario Nacionalista. Señora Dávila.

La señora DÁVILA MAMELY: Gracias, señor presidente. Señorías.

Anunciar nuestro voto favorable para la prórroga de esta medida, tipo cero para los productos sanitarios, pero me sumo a las palabras de mis antecesores, cuando advertimos de entrada, hace ya unos meses, que sería necesario volvernos a ver para prorrogarlo, porque sería claramente insuficiente. Igual que le anuncio, señor Rodríguez, y usted lo sabe, que nos veremos probablemente antes de que finalice octubre para volver a convalidar un nuevo decreto que extienda el tipo cero. La pandemia está aquí y, por lo tanto, esta medida y esta capacidad normativa que tiene el Gobierno están siendo claramente insuficientes.

Señor Rodríguez, este Gobierno tiene capacidad normativa fiscal para adoptar las decisiones necesarias para Canarias y usted lo único que hace es un corta y pega. ¿Necesario?, sí, pero clarísimamente insuficiente. Un Gobierno, nunca, insisto, nunca ningún Gobierno había tenido la capacidad que tiene este Gobierno, después de la aprobación del Estatuto de Autonomía, para legislar en materia económica y fiscal y lo que ustedes nos traen en el día de hoy es un simple corta y pega de algo que, ya advertimos, se iba a quedar corto.

Este Gobierno está llegando tarde, señor Rodríguez, este Gobierno llega tarde y mal. Tiene toda esa capacidad para tomar medidas urgentes, que están demandando todos los sectores pero muy especialmente el sector turístico, que ha pedido una reunión urgente de este Parlamento para trasladarle las medidas que necesita el sector turístico si no queremos acabar con tasas superiores al cuarenta por ciento de paro. Mi grupo parlamentario está registrando en este momento que se habilite el mes de agosto para poder celebrar las comisiones que sean necesarias para poder debatir esas medidas.

Señorías, si las patronales se están dirigiendo al Parlamento es porque ustedes, señores del Gobierno, no las están escuchando. Sus medidas llegan tarde, hace falta celeridad. Si hoy estamos en este punto de contagio, si hoy estamos en este punto de caída a plomo de la economía, es porque ustedes no han adoptado las medidas que eran necesarias. Se lo advertimos, nos sumamos al plan de reactivación el pasado 30 de mayo, pero, desafortunadamente, acertamos cuando advertíamos al presidente del Gobierno que esto no se podía quedar en una mera foto para su mesilla de noche. Se está equivocando el Gobierno. Necesitamos medidas urgentes, se las reclaman los sectores, primario, industrial, el comercio, el turismo... La economía canaria se hunde y, señorías, ustedes se están llevando por delante toda la capacidad y esperanza de que esta tierra tenga un futuro.

¿Cómo es posible, señores del Gobierno, que ustedes estén pensando en cómo nos vamos a mover dentro de diez años, si va a ser en tren o en patineta, y no en si hay algo para comer mañana? Es mañana, es el ayer... Se le han ido las medidas y por ese motivo hoy ya es tarde, hoy es tarde para la temporada de verano, pero es que también es tarde para la temporada de invierno turística. Desde el momento en que lleguemos a 50 contagiados por cada 100 000 se cerrará, se cerrará, la vía del turismo alemán y con ello se despedirán las esperanzas de miles de trabajadores y con ello también la capacidad de recuperación de Canarias.

Y ustedes se presentan ante este Parlamento el 19 de agosto sin haber puesto en marcha ni una sola medida de todo el plan de reactivación. Había medidas que se tenían que haber tomado, y se lo dijimos, con carácter de urgencia, en abril, en mayo; teníamos que haber preparado nuestros aeropuertos, teníamos que haber tomado las medidas sanitarias, económicas y sociales, y fiscales también, señor Rodríguez. ¿Dónde está el nacionalista que hay en usted o que supuestamente había? Usted forma parte de un Gobierno no monocolor, de un grupo de gobierno formado por partidos y esos partidos... Supuestamente, supuestamente, usted es nacionalista. Pues no encontramos su nacionalismo por ningún lado y desde luego no en este corta y pega y en esa renuncia que ha hecho usted expresamente a no defender...

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Dávila.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista. Señor Lavandera.

El señor ÁLVARO LAVANDERA: Gracias, presidente.

La verdad es que se me antoja difícil hablar sobre un decreto ley que es de lo que menos se ha hablado en las intervenciones. Podemos hablar sobre si el nacionalismo es llevar la bandera en la mascarilla o si es realmente luchar por los intereses de Canarias desde el sacrificio de un Gobierno que está ante uno de los mayores retos de la historia de esta humanidad. (Aplausos).

Este decreto ley, bueno, publicado el 31 de julio, acorde a un acuerdo del Consejo de Ministros del 4 de agosto... A lo mejor el corta y pega fue al revés, ¿no?, que fue al contrario la fecha, y que tiene que ver también con una decisión comunitaria en la misma línea, hasta el 31 de octubre. No es un problema de si es hasta el 31 de octubre o hasta el 31 de diciembre. Si el 31 de octubre, o a finales de octubre, nos encontramos en esta situación, se volverá a prorrogar. Ese no es el mayor de los problemas. Es un decreto ley que está coordinado, que es coherente, que da continuidad al anterior. Y es verdad que los grupos de la oposición dijeron eso, que seguramente habría que llevarlo hasta el 31 de diciembre, y también dijeron que aprovecharían el decreto ley de medidas extraordinarias del COVID para presentar enmiendas en este sentido, y no lo hicieron, y no lo hicieron, porque una cosa es decir y otra cosa es hacer.

Lo que está claro también, en otro aspecto de este decreto ley, es que seguimos en una situación de incertidumbre y sigue mejorando el conocimiento que se tiene sobre esta enfermedad. Que, por cierto, hablando de conocimientos, creo que no habría que minusvalorar el conocimiento que está presente en la sociedad, la verdadera dimensión de lo que significa cocrear normativa de mano de la ciudadanía y vincularlo a si la forma es la correcta o no o lo que diga el informe consultivo, porque la cocreación, la capacidad de participación de la ciudadanía, el conocimiento que está en esa sociedad, en esta situación también de pandemia, es algo que no se puede minusvalorar, como dije antes, y es algo más que crear desde luego una dirección general dentro de un Gobierno.

Una sociedad que tiene mucho que opinar, que sus científicos han hecho que, por ejemplo, en este decreto ley se hayan incluido aspectos como los divisores de flujo, dispositivo médico, medicamentos como el ruxolitinib, detectores de CO2, etcétera. Hay una incorporación, he detectado -un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete...- siete epígrafes nuevos que se han incorporado para tener este tipo cero del IGIC.

Una sociedad a la que yo creo que si le preguntásemos qué prefiere, que sus ahorros, no de los ayuntamientos, de los impuestos que han pagado los ciudadanos -este dinero no es de los ayuntamientos, es de los ciudadanos-, estén en los bancos, como aprobó el Partido Popular, o puedan estar en manos de la sociedad, a través de un acuerdo legal y viable, esta sociedad, a la que algunos no le gusta preguntar, seguramente preferiría lo segundo. (Aplausos y palmoteos desde los escaños).

Señorías, estamos ante un reto que a la humanidad y a esta sociedad canaria les costará muchos sacrificios. Es muy fácil estar con discursos tremendistas ante un problema, ante una situación en la que hoy por hoy no hay solución. Costará muchos sacrificios y si hay que buscar una salida tiene que ser una salida que la hagamos todos unidos, con solidaridad, también con renuncias individuales. Ustedes hoy han demostrado que se limitan a un discurso vacío, atemporal, etéreo, que podrían realizar hace un año o hace dos, si hubiesen estado en la oposición, por cierto, pero este Gobierno si por algo se está caracterizando es por planificar y no por improvisar. Pactar y planificar, no se puede echar por tierra la planificación a diez, veinte o treinta años del cambio climático o del transporte en estas islas. No tiene nada que ver con que se estén tomando también decisiones a corto plazo para hacer frente a la pandemia.

Por último, termino haciendo un llamamiento a la responsabilidad, a la individual y a la colectiva, porque nuestro comportamiento como sociedad no puede ser el mismo que antes de la pandemia. No podemos paralizar otra vez esta tierra, porque sería una nueva derrota ante el coronavirus.

Muchas gracias.

(Aplausos y palmoteos desde los escaños).

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Lavandera.

Finalizados los turnos de intervención, tanto del Gobierno como de los grupos parlamentarios, señorías, llamo a votación. (Suena el timbre de llamada a la votación. Pausa).

Vayan ocupando sus escaños, señorías. Tranquilos. Esperamos. (Pausa).

Sí, señorías... Señorías, procedemos a la... (El señor Curbelo Curbelo solicita la palabra). ¿Sí, señor Curbelo? (La señora Mendoza Rodríguez entra en la sala, por lo que el señor Curbelo Curbelo rehúsa su intervención). (Rumores en la sala). Señorías, ¿falta algún diputado o diputada más por ocupar su escaño en el salón de plenos o en la sala Europa?, ¿no?

La señora NAVARRO DE PAZ (desde su escaño): (Sin micrófono).

El señor PRESIDENTE: Sí, sí, sí. Adelante, María Australia, por favor.

La señora NAVARRO DE PAZ (desde su escaño): ¡Ah!, vale.

Ya nos lo aclararon. Es que antes votó aquí un miembro de la Mesa por parte del Grupo Popular.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias.

Bueno, pues, ya... ¿Sí? (Rumores en la sala).

Señorías, una vez que se llama, es verdad que me he precipitado y he tocado demasiado pronto la campana, pero, una vez que se toca la campana, los diputados tienen que ir a ocupar sus escaños. Es verdad que hay un trasiego de salas y, bueno, hay que tener cierta flexibilidad a la hora de que los compañeros diputados y compañeras diputadas puedan llegar a sus respectivos escaños, no pasa absolutamente nada; otra cosa es un diputado o una diputada que esté en su grupo parlamentario y no esté a tiempo.

Voy a esperar por cortesía unos segundos, señor Quintero, voy a esperar unos segundos por cortesía, y si no procedemos a votar. (Pausa).

Ahí viene. (El señor Barragán Cabrera entra en la sala).

Hemos hecho una excepción veraniega, señor Barragán.

Muy bien. Señorías, ¿ya estamos todos sentados? Procedemos a la votación. Adelante, señorías, votamos. (Pausa).

Señorías, 67 votos emitidos, incluido el voto delegado: 67 votos favorables, ningún voto en contra, ninguna abstención.

Queda convalidado por unanimidad el decreto.

Consulto ahora a la Cámara, señorías, según establece el Reglamento, sobre si su parecer es favorable a que se tramite como proyecto de ley por el procedimiento de urgencia. Adelante, señorías, votamos. Ahora... (El señor Curbelo Curbelo solicita la palabra).

Sí, señor Curbelo, tiene la palabra.

El señor CURBELO CURBELO (desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente.

Solo es para dejar constancia de nuestro error, que fue involuntario, a efectos del acta de sesiones.

El señor PRESIDENTE: Si le parece bien, señor Curbelo, para no repetir la votación, el sentido de su voto entiendo que, por tanto, era también contrario a la tramitación como proyecto de ley por vía de urgencia. ¿Es correcto, verdad?

El señor CURBELO CURBELO (desde su escaño): Indudablemente.

(Pausa).

El señor PRESIDENTE: Bien. Señorías, muchas gracias.

67 votos emitidos, han sido 65 noes más los dos votos de la Agrupación Socialista Gomera, que ya quedan también computados en el sentido que el señor Curbelo nos ha manifestado; por tanto, 67 votos en contra.

Unanimidad, por tanto, en que no se tramite como proyecto de ley por vía de urgencia el decreto que acabamos de convalidar.

Gracias, señorías.

Agotado el orden del día, se levanta la sesión.

(Se levanta la sesión a las doce horas y treinta y un minutos).

Más información
Otros formatos
  • Formato PDF Formato PDF
Iniciativas tratadas
  • 10L/DL-0014 Sobre Por el que se prorroga la vigencia del artículo único del Decreto ley 8/2020, de 23 de abril, de establecimiento del tipo cero en el Impuesto General Indirecto Canario aplicable a la importación o entrega de determinados bienes necesarios para combatir los efectos del COVID-19 y se modifica el apartado 2 del citado artículo.