Diario de Sesiones 43/2020, de fecha 23/9/2020 - Punto 2

10L/C/P-0468 COMPARECENCIA DEL SEÑOR CONSEJERO DE SANIDAD, SOBRE LA RELACIÓN ENTRE SEGURIDAD SANITARIA Y PROSPERIDAD ECONÓMICA, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO NUEVA CANARIAS (NC).

El señor PRESIDENTE: Con la comparecencia de la señora consejera de Economía, sobre las relaciones entre seguridad sanitaria y prosperidad económica, a petición del Grupo Parlamentario de Nueva Canarias.

Tiene la palabra el grupo proponente, doña Esther González tiene la palabra.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidente. Señorías. Consejera, buenos días.

Quizás si alguna diputada o diputado de este Parlamento, o de cualquier otro parlamento, hubiese planteado esta comparecencia hace un año escaso, más de una y de uno, habría pensado que tenía materia para hacer chascarrillos en el pasillo hoy, sin embargo, es evidente la inseparable relación entre la seguridad sanitaria y la prosperidad económica, entre la salud de los ciudadanos y la salud de la economía. Hasta ahora la seguridad sanitaria, la salud en términos globales, era una preocupación para la población pues entre 40 y 45 años y a partir de ahí, porque, obviamente, los jóvenes contaban con aquello de que vivir es para siempre, sin embargo, este es otro de los mitos que ha caído en la crisis económica originada por la pandemia del COVID-19, porque ahora la seguridad sanitaria, la salud de la población, es fundamental para garantizar la salud económica y social de todas y de todos, también de los más jóvenes, y no solo, además, para el momento actual, para ahora, sino también en pro de garantizar la prosperidad futura.

Y, consejera, sé que no le corresponde a su departamento el control de la pandemia, pero sí que le corresponde el control de sus efectos en el tejido empresarial, en el empleo y en el desarrollo del conocimiento, de la investigación, del desarrollo y de la innovación. Y ahora más que nunca, es absolutamente imprescindible que, desde su departamento, se adopten todas aquellas medidas necesarias para garantizar nuestra salud económica, no solo la actual, insisto, sino también la futura, porque es que, a estas alturas de la pandemia, todos tenemos claro que sus consecuencias van a ser perdurables en el tiempo. Los datos con los que contamos nos hablan de una caída de unos veinte puntos del PIB para este año 2020 y que, de forma más probable, o muy probable, el año 2021 va a ser un año duro tanto para la ciudadanía como para las administraciones. Puede ser probable que para el año 2023 pues podamos volver a alcanzar los niveles económicos del 2019, pero eso va a ocurrir siempre que se tomen las medidas adecuadas durante este año, el 2021 y el 2022.

Tampoco podemos obviar que Canarias llegó a esta crisis con su propia crisis de base, sus propios déficits históricos, los elevados niveles de desempleo, los vergonzantes datos de pobreza y exclusión y con una renta per cápita situada en el 80 % de la media estatal, producto, entre otros, de la crisis financiera del año 2008, en la que se ninguneó y se maltrató a Canarias, se maltrató al sector público recortando sus presupuestos, recortando la calidad de sus servicios públicos, recortando en sanidad, en educación y en acción social. Se maltrató, también, al tejido empresarial que se vio directamente afectado por los recortes en la inversión pública. Y, por supuesto, se maltrató a la ciudadanía, se maltrató a las canarias y a los canarios condenando su futuro y ahora nuestra tierra tiene que afrontar los efectos de la paralización económica, del cero turístico, del parón del motor de nuestra economía que repercutió, no solo en el sector turístico, sino en gran parte también del sector comercial, del sector industrial e, incluso, del sector primario que, en buena medida, dependían de los doce, catorce o quince millones de turistas con los que contaba Canarias hasta el año 2019, porque no hablamos solo del cierre de hoteles, un drama en sí mismo para los trabajadores y sus familias, sino, también, de los restaurantes y cafeterías ubicadas en zonas turísticas con la verja cerrada, de los comercios y las tiendas, todas ellas sin clientes, y de toneladas de cosechas cultivadas por los agricultores canarios destinadas al consumo turístico que también fueron tiradas e industrias, además, en idénticas condiciones cerradas y con sus trabajadores en ERTE, me refiero, por ejemplo, a una industria familiar panadera del sur de Gran Canaria que el 90 % de su producción lo destinaba a servir a hoteles y a restaurantes y que, ya le digo, ha cerrado.

Y, ante todo ello, entendemos que son dos los retos que hay que enfrentar:

En primer lugar, controlar la propagación de la pandemia, que a la vista está que no es fácil, de hecho en el mes de julio presumíamos de ser uno de los territorios más seguros de Europa desde el punto de vista sanitario y, sin embargo, un mes más tarde estamos inmersos en una segunda oleada de contagios casi más virulenta que la primera.

Y, en segundo lugar, ante el reto de reconstruir nuestra economía... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional)... depende directamente la prosperidad de las familias canarias.

Y respecto a estos dos temas es a los que le pido, consejera, nos informe de cuál es su parecer sobre las acciones que debe acometer el Gobierno para poder abordar con éxito lo que sí que es su responsabilidad, lo que sí son sus competencias, es decir, reactivar la economía y el empleo en nuestra comunidad autónoma.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora González.

Turno para la señora consejera.

La señora CONSEJERA DE ECONOMÍA, CONOCIMIENTO Y EMPLEO (Máñez Rodríguez): Gracias, presidente. Gracias, diputada.

Efectivamente, hace unos meses parecería impensable que un consejero de Sanidad ayer hiciese referencias a la economía y que hoy una consejera de Economía tenga, inevitablemente, que hablar de sanidad en esta crisis económica.

La salud pública siempre es un indicador del Estado de bienestar de cualquier sociedad y, en este caso, la salud pública, la sanidad, está generando una crisis con un impacto sin precedentes en nuestra historia: una crisis sanitaria que, de un día para otro, frenó el motor de nuestra economía, nos confinó y nos supuso una auténtica parálisis en todos los ámbitos de nuestra vida. Han cambiado nuestros ámbitos sociales, hoy aquí estamos hablando con mascarilla, algo que, hace unos meses, la imagen que estamos viviendo, desde luego, no nos lo hubiésemos creído si alguien nos hubiese dicho que íbamos a estar así; una crisis que ha impactado, precisamente, por su origen sanitario, fuertemente en nuestro Estado del bienestar, que ha puesto a prueba a nuestro sistema sanitario, al empleo, a todas las actividades económicas; una crisis sanitaria que ha generado un efecto dominó especialmente intenso en Canarias, como bien señalaba, porque, siendo el turismo el motor de nuestra economía, el efecto arrastre llega prácticamente hasta la última empresa situada en cualquier municipio de Canarias; una crisis que, por su origen sanitario, desde luego estamos viendo ya que se prevé que va a ser larga en el tiempo.

Hasta que no contengamos la pandemia no vamos a recuperar plenamente nuestra actividad económica; un control que se producirá cuando tengamos la vacuna, y, aún así, cuando tengamos la vacuna, pasará un tiempo hasta que esa vacuna sea plenamente efectiva y pasará un tiempo hasta que se pueda recuperar plenamente la actividad económica.

Ante circunstancias absolutamente excepcionales como las que estamos viviendo la respuesta del Gobierno ha sido buscar la unidad, buscar el diálogo, buscar el consenso, dar una respuesta conjunta por parte de todas las fuerzas políticas, administraciones, agentes sociales, agentes económicos, y en estos meses, como saben, fruto de ese trabajo contamos con un pacto y un plan que no es del Gobierno, que es de todos aquellos que han hecho posible este documento y que seguimos tendiendo puertas para que se sumen quienes quieran formar parte de este acuerdo, porque en estos momentos excepcionales no podemos ir cada uno por su lado, la ciudadanía, la sociedad, espera de quienes estamos aquí esa unidad y esa respuesta conjunta. Pero no hemos estado simplemente trabajando un documento buscando el diálogo o buscando el consenso sino que hemos tenido que dar respuesta inmediata a ese impacto en lo social, en lo sanitario, en lo económico, en el empleo, porque el impacto de la crisis no podía esperar a que tuviésemos un documento de consenso y para eso hemos tenido que repensar el presupuesto 2020, teníamos un presupuesto aprobado antes de la COVID y con ese presupuesto, que no estaba pensando en una pandemia global, hemos puesto en marcha acciones para dar respuesta a ese impacto. Y lo primero, lógicamente, ha sido el ámbito sanitario, porque si no controlamos la pandemia no va a haber recuperación económica. Lo hemos visto con este rebrote, preveíamos y los expertos nos decían que habría un rebrote a final de año vinculado al invierno y a las cuestiones climatológicas. El rebrote se ha adelantado. Preveíamos que, al ser ese impacto esa segunda ola a final de año, habría una recuperación vinculada a la campaña de invierno, turística, que es temporada alta, y nos ha puesto en graves dificultades, el rebrote, esa recuperación.

Por lo tanto, la sanidad es el pilar clave de la recuperación económica y social. Si la crisis sanitaria empeora, empeorarán nuestras previsiones sociales y económicas. A sensu contrario, si mejoran las previsiones sanitarias, desde luego, mejorará la salud de nuestra economía. Por eso la prioridad ha sido, sigue siendo y se mantendrá así, firme, hasta que se controle la pandemia, el dar la respuesta sanitaria a esta crisis.

244 millones de euros se han inyectado al sistema sanitario, que se ha visto muy tensionado en estos meses, y ayer en la pasión del debate que se planteó sobre la cuestión sanitaria todos coincidimos también en agradecer el inmenso esfuerzo que están haciendo los profesionales sanitarios. 244 millones de euros que se han inyectado de más al presupuesto de sanidad, para dar respuesta a la crisis. Porque los recursos públicos tienen que ir, en cada momento, donde son necesarios y esta es la primera trinchera para controlar. Además, todo el refuerzo en materia de contar con un stock sanitario para dar respuesta en materia de personal. Esa ha sido la primera trinchera.

Y la respuesta para dar... respuesta al impacto de la crisis en todos los ámbitos vendrá a este Parlamento, es el plan de reactivación social y económica, un plan ambicioso, fruto del consenso que recoge medidas y actuaciones hasta el año 2023, porque vamos a transitar durante todos estos años, hasta que no se controle la pandemia, un impacto que va a afectar a todos los ámbitos de nuestra vida, que va a afectar a la economía, que va a afectar a las familias, que va a afectar al empleo. Y ante eso era necesaria una respuesta desde la unidad, con acciones ambiciosas para hacer frente... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional).

Que, como decía al principio, una crisis sanitaria que necesitamos controlar, porque cuanto antes tengamos la respuesta a la pandemia antes podremos empezar a recuperar la actividad económica y el bienestar social, no solamente pre-COVID, porque, como bien decía, hay indicadores antes del COVID con los que ya este Gobierno no se conformaba y sobre los que vamos a seguir actuando.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora consejera.

Turno para los grupos no proponentes. Grupo Mixto.

El señor FDEZ. DE LA PUENTE ARMAS: Buenos días, señor presidente. Señora consejera.

El impacto súbito y globalizado de la pandemia del coronavirus y las medidas de suspensión y cese de las actividades que se adoptaron para contenerla han ocasionado una drástica contracción de la economía mundial que, según las previsiones del Banco Mundial se reducirá un 5,2 % este año.

De acuerdo con la edición de junio de este año del informe de perspectivas económicas mundiales del Banco Mundial será la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial y la primera desde 1870 en que tantas economías experimentarán una disminución de... de la reducción del producto per cápita.

A raíz de las graves distorsiones a la oferta y la demanda interna, el comercio y las finanzas, se prevé que la actividad económica de las economías avanzadas se contraigan un 7 % en 2020. Y se espera que las economías y los... emergentes y en desarrollo se contraigan un 2,5 este año, su primera contracción como grupo en los últimos sesenta años. La disminución prevista de los ingresos per cápita es de un 3,6 y empujará a millones de personas a la pobreza extrema este año. Un reciente estudio de McKinsey Global Institute, titulado Priorizar la salud: una prescripción para la prosperidad, estima que la falta de servicios adecuados de salud le cuesta cada año a la economía 43 días de trabajo perdidos por persona, por enfermedad o por muerte prematura, y una reducción de 5 % en la productividad laboral por padecimientos crónicos, lo cual implica una pérdida de 15 % del PIB, tres veces más del costo previsto para la pandemia. Si se aplicaran las herramientas sanitarias existentes, medidas de prevención mediante ambientes más higiénicos y seguros sanitariamente, acompañados de comportamientos sociales saludables y responsables, el tiempo que se puede garantizar al acceso a vacunas, medicinas preventivas, esas pérdidas podrán reducirse en un 40 %.

La crisis de la COVID-19 no solo plantea un desafío para repensar la salud pública y reconstruir la economía, sino que representa una oportunidad única para tomar un sistema sanitario con vistas a generar bienestar inmaterial para toda la población.

En Ciudadanos somos sumamente conscientes que ello supondrá un esfuerzo de distintas administraciones para hacer de la salud pública un esfuerzo de las distintas administraciones para hacer de la salud pública una prioridad económica y para transformar el sistema de salud actual en uno basado en las mejores prácticas a nivel internacional y enfocado a las áreas de mayor retorno socioeconómico.

Pero no se trata de gastar más en salud, sino de gastar mejor. El gasto público en Sanidad ha venido aumentando en Canarias en los últimos años sin que ello se haya traducido en una mejora de los servicios sanitarios. El ministerio de Hacienda publicó el pasado 10 de septiembre una serie de datos correspondientes a la evolución presupuestaria que reflejan el impacto de la pandemia provocado por la COVID-19 en las cuentas públicas, así como el efecto de las medidas a adoptar para gestionar en las empresas sanitarias.

En Canarias, el impacto asociado a la crisis del coronavirus se cuantifica, a junio de 2020, en 114 millones de euros, lo que representa un 0,27% del PIB, según los datos del ministerio de Hacienda y la información suministrada por la comunidad autónoma. Las perspectivas futuras de nuestro archipiélago dan mucho que pensar, ya que es probable que la crisis deje cicatrices difíciles de borrar y que en Canarias tengamos que afrontar complejos desafíos. (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional).

Es por ello que me habrá oído decir reiteradamente en este Parlamento que nuestra primera prioridad es abordar la emergencia en materia sanitaria y económica.

PCR en destino sí, reducción de la curva de contagios en Canarias fundamental, si queremos reactivar nuestra economía para, de esta manera, que la pobreza no siga creciendo en Canarias.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Turno para el Grupo Parlamentario de la Agrupación Socialista Gomera, señor Ramos Chinea.

Adelante.

El señor RAMOS CHINEA (desde su escaño): Muchas gracias, señor presidente, muy buenos días. Buenos días, señorías, buenos días, señora consejera.

Es indudable esa relación que existe entre la seguridad sanitaria y la prosperidad económica. Solo tenemos que echar un vistazo y ver las cuentas y un sector que aportaba -el turismo, precisamente- 17 millones a nuestro PIB, prácticamente se ha visto paralizado, hemos tenido un cero turístico durante varios meses, con lo cual se ha llegado a una previsión de que vamos a tener una pérdida del PIB del 20%, creo que los datos son muy, muy claros.

Industrias que tampoco tienen mucho peso en nuestro PIB como es la alimentaria también han sufrido un retroceso muy grande, claro, por ese efecto arrastre del que usted hablaba, que depende del sector turístico. La repercusión económica ha sido devastadora, hemos tenido que servirnos de herramientas fundamentales para poder mantenerla, como han sido los ERTE o las líneas de préstamos ICO, pero, desgraciadamente, también hemos visto como han subido los niveles de paro.

Estoy totalmente de acuerdo con usted en que ese pacto por la reactivación social y económica de Canarias debe ser de todos, creo que todos deberíamos sumarnos a ese pacto y aquellos que aún, todavía, no lo han hecho creo que deberían repensarlo un poco mejor y poner también su granito de arena.

Si algo ha demostrado también esta pandemia es que tenemos grandes profesionales en el ámbito sanitario y es esencial que los dotemos de estabilidad, dotarles de estabilidad en esas plazas para que puedan trabajar con la mayor libertad posible. Debemos doblegar la curva de los contagios, eso es esencial para poder volver a activar nuestro sector económico más relevante, que es el turismo, pero para eso no dependemos solo de nosotros, también tenemos que volvernos a ganar la confianza de esos países emisores y muchos siguen reacios porque quieren que sus ciudadanos hagan el gasto en su propio país, tienen los mismos problemas que nosotros, están teniendo también una crisis económica y, así como nosotros pedíamos este verano a los canarios que viajaran entre islas, pues están pidiendo ellos también a sus ciudadanos que viajen dentro de su propio país, algo lógico.

Señora consejera, se suele decir que hemos puesto los huevos todos en la misma cesta, yo no estoy de acuerdo con esa afirmación. Yo creo que hemos puesto la mayoría de los huevos en la apuesta más segura, en el turismo, porque por nuestras condiciones geográficas, nuestro clima, etcétera, es el sector que mejor podemos trabajar y el sector que mejor nos produce. Por lo tanto, tenemos que seguir trabajando en la diversificación económica, pero eso no significa que debamos restar la importancia que tiene el turismo.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias.

Turno para el Grupo Parlamentario de Sí Podemos Canarias, señor Marrero.

El señor MARRERO MORALES: Buenos días, señorías.

Hoy, aunque, aparentemente, sea una comparecencia que pueda pasar desapercibida, creo que es un debate de ideas, es decir, un debate ideológico, de posicionamientos, también, ante esta situación.

Todo este tiempo desde que comenzó la pandemia y se empezaron a tomar medidas hubo dos posiciones confrontadas a nivel internacional: si prima la salud o prima la economía. Y según hubiera un Gobierno u otros, nos encontrábamos con que Trump, Bolsonaro u otros gobiernos de derechas, como el caso de Boris Johnson también, pues prácticamente algunos llegaron, incluso, casi a negar la pandemia y no pusieron medidas para que primara la salud y la vida de las personas.

Otros gobiernos adoptaron medidas, pero esas medidas han sido cambiantes en el tiempo. Alguna vez puede ser por desconocimiento, por... al ir avanzando el conocimiento de la ciencia, irnos acercando más. Pero yo me temo que cuando tengamos perspectiva suficiente para analizar, es que una parte de esas medidas también han venido obligadas porque quien defendía la primacía de la economía sobre la vida de la gente ha ido ganando pasitos en la propuesta que se ha hecho de medidas a lo largo del tiempo. Si no, podemos poner algunos ejemplos, los datos del producto interior bruto de un país... cuenta cuando hay atascos en las carreteras, cuenta cuando hay un incendio. Ahora mismo no sabemos qué cuenta de esta pandemia, aparte de la caída de los ingresos, pero, posiblemente, aquí haya subido la economía de alguna gente, muy mucho, con motivo de esta pandemia.

Con motivo de las votaciones de los distintos decretos de alarma, ¿recuerdan aquel momento en que pasamos, a petición de Ciudadanos, de los dos metros de distancia al metro y medio? ¿Eso era una razón científica, o fue una razón económica que permitió que se incrementara un 25 % más el aforo de los lugares? Yo creo que ahí lo que primó fue, precisamente, no la seguridad, sino la economía, efectivamente. Digo por hacer resaltar algunas contradicciones.

Por eso, cuando en la actualidad hay gente aquí, por ejemplo, que en algún momento plantea que tenía que haber más profesorado en Secundaria, por ejemplo, o en Primaria, dice... ¡Pero si impulsaste aquella medida que permitía que las distancias se acortaran!, lo cual impidió que a lo mejor hubiera 600 o 700 profesores y profesoras más nombrados en los centros educativos si las medidas de distancia hubieran sido otras.

Por tanto, cuando algunos sectores hablan de los PCR en origen o de los PCR en destino... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia concede un tiempo adicional para que concluya la intervención) de los pasillos seguros, etcétera, ¿hay garantías suficientes con esas medidas, o significa también un pequeño escaparate para dar la sensación de seguridad y que, sobre todo, prime la economía -que es importante, que es fundamental que volvamos a reactivarla-? Por ejemplo, ¿ir en los transportes públicos hacinados, mientras que en la cultura se impide que se celebren determinados actos con las condiciones de seguridad suficientes? ¿No es una contradicción? ¿Que el confinamiento en algunos países ya pasó de quince a diez, algunos ya lo llevan por siete y...? (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Marrero.

Turno para el Grupo Popular, señor Enseñat.

El señor ENSEÑAT BUENO: Gracias, señor presidente.

Hoy es 23 de septiembre del 2020, señora consejera. Es importante que lo tenga presente.

La verdad es que esta comparecencia, señora consejera, señora González, y la de ayer por la noche, a última hora, si lo pensamos fríamente, no es más que una enmienda a la totalidad de la gestión de este Gobierno, de este Gobierno de Canarias, tanto sanitaria como económica durante todos estos meses.

La verdad es que vienen a decir hoy, y ayer, todo lo contrario de lo que decían en el mes de mayo, en el mes de junio, en el mes de julio, cuando lo proponía el Partido Popular. La verdad es que vienen ustedes, hoy y ayer, a anunciar todo lo que negaban y votaban en contra en el mes de mayo, en el mes de junio, en el mes de julio, cuando lo proponía el Partido Popular. Y la verdad, aunque ustedes lo van a negar, es que ustedes llegan tarde y son un Gobierno pasivo.

Y yo sé que ayer el consejero de Sanidad ponía excusas y hoy usted también las pondrá, y pondrá justificaciones, y nos va a relatar las medidas que va a tomar, que son el presupuesto de Canarias del 2020, porque no han tomado ninguna medida nueva.

Y la realidad es que este Gobierno, su pasividad, su retraso, a la hora de gestionar, a la hora de tomar medidas, ha agravado aún más la crisis sanitaria y la crisis económica, y eso lo están pagando los canarios.

Lástima, señores, que ustedes no descubrieran en el mes de mayo lo que parece que han descubierto hoy, el 22 de septiembre, pues que el uso de mascarillas obligatorias era necesario, como proponía el Partido Popular; que además, si fueran gratis, como se aprobó en este Parlamento, que ustedes todavía no la han tomado, para los sectores más vulnerables; que hacía falta test masivos, aunque dentro de su Gobierno todavía hay gente negacionista de los test, y que hacían falta test en puertos y aeropuertos para hacer que nuestro turismo tanto internacional como nacional fuera más seguro. Por cierto, una proposición no de ley que se trajo aquí hace dos meses y que ustedes votaron en contra y ahora dicen que lo van a hacer.

Y miren, ayer fue un día de refranes, y déjeme decirle uno, uno, nunca es tarde si la dicha es buena. Pues no es cierto para su Gobierno, porque su tardanza lo que ha provocado es una nueva crisis sanitaria, un turismo otra vez a cero, una población parada en un 35 %, una caída del producto interior bruto en un 32%, 68 000 hogares canarios no tienen ningún ingreso, el 14 % de la población canaria vive con menos de 500 euros, 69 000 autónomos han pedido el cese de actividad en Canarias, por cierto, siguen esperando a que usted les pague su 30 %.

Y, mire, la política económica de este Gobierno no está fracasando ahora, el COVID no es una excusa para ustedes, ustedes ya llevan fracasando desde antes del COVID, porque en esta comunidad autónoma ya caía el producto interior bruto en el primer trimestre un 9 %, un 6 %. Ya ustedes aumentaban el paro, ya disminuían las contrataciones, sus presupuestos del 2020 vaticinaban... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional), vaticinaban para el año 2020 un 21,5 % de paro. Ustedes ya fracasaban económicamente antes del COVID y ahora más todavía.

Y, miren, ya que están en fase descubrimiento, ya que están en fase de tomar medidas, les vuelvo a recordar, si los autónomos no cobran, no ganan, cuota cero a autónomos, subvenciónaselo, líneas de liquidez a autónomos y a pymes para que se fácil y gratuito, bonificaciones a la contratación, no las que tenían ustedes en los presupuestos del 2020, nuevas bonificaciones a la contrataciones, menores de 30 años, la comunidad autónoma con un 50 % de paro, mayores de 45 como siempre... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Lo siento, señor Enseñat, se acabó su tiempo.

Turno para el Grupo Parlamentario Nacionalista, señor Bravo de Laguna, tiene la palabra.

El señor BRAVO DE LAGUNA CABRERA (desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Señora consejera, en principio pensábamos que, en esta comparecencia, iba a intervenir el consejero de Sanidad, pero, en cualquier caso, podría intervenir casi cualquier miembro del Gobierno porque, efectivamente, como creo que todos tenemos absolutamente claro, ahora mismo hay dos cuestiones que centran la política, no solamente en Canarias, ni siquiera en España o en Europa, sino a nivel mundial, una es la protección sanitaria y otra la recuperación económica, porque la segunda va ligada a la primera.

Yo creo que las distintas intervenciones que se han producido hoy, tanto de la proponente como de los distintos grupos parlamentarios, todas tienen su punto y, digamos, su parte de razón. Usted reclama hoy aquí en este Parlamento, lo ha hecho también el presidente del Gobierno, el vicepresidente y distintos miembros, unidad y yo estoy de acuerdo, este grupo parlamentario está de acuerdo en que la unidad es fundamental, y creo, sinceramente, que este grupo lo está practicando más allá de que en ocasiones también ustedes lo ponen algo difícil porque, claro, pedir unidad constantemente cuando te están dando leña continuamente pues es, también, complicado. Pero, en cualquier caso, creo que más allá de los rifirrafes políticos, ahora mismo, ese llamamiento a la unidad y a la responsabilidad es absolutamente necesario. Pero nosotros les pedimos que, además de esa unidad, imprescindible, tengan mayor agilidad porque, como también se ha dicho por parte de algún diputado, en algunas cuestiones llegamos tarde y aunque el pasado, bueno, pues no sirve ahora mismo tampoco para mucho más que para aprender, creemos que es momento, insisto, de ponerse las pilas de una vez por todas, porque el señor Ramos Chinea hablaba antes de unos huevos y unas cestas, y aquí el problema no es que los huevos estén en una cesta o estén en varias, el problema es que cada vez hay menos huevos. Entonces, vamos a necesitar entre todos que la gallina vuelva a dar y la gallina, en Canarias, fundamentalmente, es el turismo.

Su propia compañera de Gobierno, doña Yaiza Castilla está prácticamente a diario por todos los medios, le falta mandar señales de humo, pidiendo que se autoricen los test en aeropuertos y puertos y esa debe ser la gran prioridad de este Gobierno, porque si no damos certidumbre, si no damos seguridad a las personas que nos visitan, extranjeros, peninsulares y a los propios canarios que tenemos que movernos entre islas, nuestra economía no saldrá hacia adelante o, por lo menos, no mejorará, porque no vamos a poder vivir eternamente de ERTE y de ayudas que, por supuesto, son necesarios, pero que, insisto, no pueden eternizarse.

Por tanto, unidad por supuesto, apoyo de este Parlamento creo que este Gobierno lo tiene a nivel general, pero, sobre todo, mayor rapidez, mayor agilidad y de una vez por todas los test que está reclamando absolutamente todo el mundo, no es excusa que en otros lugares no se hagan porque en sitios como Madeira sí se están realizando.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista, don Mauricio Roque, tiene la palabra.

El señor ROQUE GONZÁLEZ: Presidente, señorías, buenos días.

Dando por reproducidos los datos expuestos por los grupos que ya han tomado la palabra y de la propia consejera, y considerando a la economía como un devenir continuo que evoluciona y cambia constantemente, a tenor de nuestra actualidad sanitaria y social, la incertidumbre fundamental ha pasado de ser el impacto del brexit a la seguridad sanitaria, sin olvidar la innovación tecnológica.

El brexit y la seguridad sanitaria tienen en común en que no se conocen las circunstancias de su impacto ni las consecuencias futuras de una acción o una decisión de política económica, siendo que el sector de la sanidad nunca tuvo tanto peso en la bolsa como lo tiene hoy en día. En su obra El gran escape: Salud, riquezas y los orígenes de la desigualdad, Angus Deaton, alude a las victorias contra las fuerzas de la muerte, hoy una de esas fuerzas para nosotros ahora es el virus, pero por la falta de recursos si no potenciamos y reforzamos los sistemas públicos y los servicios esenciales las fuerzas de la muerte pueden ser otras. No podemos repetir las acciones de la crisis anterior, la austeridad mata, la asociación entre crisis económica y muchos de los resultados negativos de la salud es evitable.

La economía, igualmente, es un interactuar personal, directamente, y no solo intercambiar entre los empleados, que ofrecen y realizan los servicios y las entregas de los bienes, y los clientes, que los reciben, por lo que la seguridad sanitaria para ambos agentes de la acción económica es un elemento esencial en este tiempo.

La detección de los casos de positivos de COVID-19 y el rastreo de todos los posibles contactos, no solo sirve para controlar los contagios, sino también para la economía, evitando el impacto socioeconómico de las medidas asociadas al confinamiento.

La restricción de la movilidad está generando, como se ha expuesto, un impacto económico negativo, especialmente en lo que se refiere al turismo y los sectores conexos, de ahí la importancia del plan de reactivación cuyo objetivo central es mantener, fortalecer los servicios básicos -sanidad, educación, derechos sociales, vivienda- a fin de reforzar el empleo, la sostenibilidad, el turismo más competitivo y una administración más moderna.

La asignatura más importante que tenemos para este ciclo económico es evaluar y saber hacer... qué se va a realizar con la cuestión sanitaria y su impacto en la economía, claro está, pasando por la educación. Debemos aprender y aprender muy rápido. Aquí, hablando de aprender, se ha de destacar el esfuerzo de este Gobierno por la educación, pilar básico de la... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional).

Gracias.

Decía que la educación es un pilar básico de la reactivación social y económica, iniciando el curso escolar, eso es un esfuerzo y un acierto de este Gobierno. Piensen que hay niñas y niños, dado sus circunstancias y su entorno familiar, que solo tienen la oportunidad de acceder a la educación en igualdad de condiciones si esta es presencial, siendo la escuela el entorno más favorable en toda su etapa evolutiva.

Y, por último, les apunto que a nivel internacional, en lo que pueda afectar a los mercados emisores, se trabaja en lo que se conoce con el menú, con un menú único y... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Roque.

Muchas gracias.

Turno para el grupo proponente, Grupo Parlamentario Nueva Canarias, señora González.

La señora GONZÁLEZ GONZÁLEZ (doña María Esther): Gracias, presidente.

Consejera, señorías, es una obviedad que nos encontramos ante la mayor crisis sanitaria del planeta en su historia contemporánea, y también es una obviedad que los ciudadanos lo afrontamos con enorme desasosiego. La incertidumbre de la pandemia se ha trasladado, además, a todos y cada uno de los ámbitos de la sociedad, trastocando nuestra forma de vida y haciendo que nos resulte desconocido lo que hasta bien poco era un relativamente estable modelo económico y social.

Pero, por si fuera poco, ya sabemos a estas alturas que la pandemia va a ser un fenómeno de largo recorrido. La esperanza, como bien dijo la consejera, de una vacuna que nos cambiase todo de un día para otro se ha desvanecido conforme han ido avanzando los estudios y ya está claro los perversos efectos sobre la economía serán también de media y larga duración y, por supuesto, de complicado abordaje, y, sin embargo, frente a los más pesimistas, comprobamos también que existen también motivos para la esperanza. Aprendemos, hemos aprendido, todas y todos, de nuestros errores, y la diferencia con lo sucedido en la crisis financiera del 2008 ya se tiene claro que no es posible afrontar la crisis originada por la pandemia del COVID-19, y tampoco la futura recuperación económica, sin poner a los ciudadanos en primer lugar, atendiendo a sus circunstancias, entendiendo que solo así -y no de otra forma- podemos hablar de una sociedad como tal, solo cuando las medidas se adopten sin dejar a nadie atrás, y por ello, y con el objetivo de cumplir con ese lema de no dejar a nadie atrás, la gestión económica de la crisis pues entendemos, por lo menos desde mi punto de vista, debe tener dos etapas:

La primera que comenzó con la declaración de alarma, el confinamiento de la población, el cero turístico y la paralización de la economía, una situación que de momento y tras los rebrotes iniciados el pasado mes de agosto pues no tiene fecha cierta de finalización, pero lo que sí es cierto que de forma muy acertada, a pesar de los reiterados discursos del señor Enseñat en su contra, se adoptaron una serie de medidas con el objetivo de evitar la destrucción del tejido empresarial y del empleo, poniendo en modo hibernación a dicho tejido y tratando de asegurar la continuidad de las empresas, de los empleos y, por tanto, del sustento de las familias, varias medidas, algunas de las cuales han resultado tan fundamentales como los ERTE y cuya declaración más allá, no del 30 de septiembre, de este mes, sino muy posiblemente hasta el próximo verano, entendemos que es la única garantía de supervivencia de nuestra economía y del sustento de más del cuarenta por ciento del empleo en las islas. Eso sí, consejera, estamos a 23 de septiembre, falta una semana para finalizar el mes, y aún no hay nada cierto. Sobre todo... hasta cuándo la prórroga de los ERTE, y no solo hasta cuándo, sino en qué condiciones. Y junto a los ERTE, hablamos también, entre otros, por ejemplo, de los créditos ICO, de la moratoria de los doce meses de los créditos hipotecarios en las empresas hoteleras y de las ayudas al autónomo. Y la realidad es que con lo poco que contamos es con las declaraciones de la ministra Calviño, que pone coto en el tiempo y en las condiciones hasta los ERTE.

Todas estas medidas fundamentales para paliar la destrucción del tejido empresarial y del empleo y además evitar así el empobrecimiento extremo de las familias. Pero estas son medidas que tienen un objetivo o un objeto acotado en el tiempo, porque, a su vez, depende de que comience nuevamente la actividad turística a reactivarse y reactivar la economía de las islas. Sin embargo, mientras esa reactivación no se dé y no se estabilicen los datos en el número de turistas, en el número de estancias en establecimientos alojativos, es absolutamente imprescindible que la cobertura de los ERTE se mantenga en el tiempo, como he dicho, pero no solo para el sector turístico, sino para el sector... para todos aquellos sectores que depende de él: comercio, industria e, incluso, agricultura e transportes, incluso, y además... porque se han visto duramente afectados. Y, además, es tan importante mantenerlos en el tiempo, como mantener las condiciones necesarias.

Es imprescindible e irrenunciable que el importe que cobra un trabajador en ERTE no pase del 70 % al 50 de su cotización y aquellos que entraron en ERTE el 14 de septiembre están ya en esas condiciones.

Pero dicho esto, va a llegar una segunda fase, que esperemos que sea más temprano que tarde, y cuando la actividad económica comience a despegar, en ese momento, en ese preciso momento, es necesario que no nos vuelva a coger con el pie cambiado sin tener previstas las fases de reactivación y sin tener, también, previstas las medidas necesarias para que el tejido empresarial y, además, repito, el trabajo... el empleo y las familias que sustentan... vuelvan a coger aire. Es imprescindible que en ese momento no nos vuelvan a hablar simplemente o a sorprender simplemente hablando de exclusivamente del cambio de modelo productivo en Canarias, porque eso no es lo que toca ahora.

El pacto por la reactivación económica y social de Canarias, firmado el pasado 30 de mayo por todos los agentes sociales, económicos y las administraciones de Canarias, cuyo aspecto fundamental es la expresión de la unidad de la gran mayoría de la sociedad canaria, y del que además, repito, y lo digo como por tercera vez, desde Nueva Canarias vamos a seguir trabajando para que aquellos que no se sumaron el día 30 lo hagan ahora y ese pacto pase de ser el de la gran mayoría a la expresión de la unidad de toda la sociedad canaria. Porque es lo que Canarias... los canarios y canarias necesitamos para enfrentarnos con garantía de éxito a esta crisis social y económica, y porque Canarias necesita una actuación en bloque, que refleje con contundencia la unidad de los canarios para reivindicar nuestros derechos y defender nuestras necesidades ante el Estado, ante la Unión Europea y allá donde haga falta. Pero, consejera, sí que tengo que decirle que es la visión conceptual con la que se ha elaborado el plan que materializa este pacto el que no nos acaba de convencer, y le cuento por qué.

Como antes le dije, el valor del pacto es la expresión de la unidad de toda la sociedad canaria. Ese pacto que fue promovido por el Gobierno de Canarias, pero que, una vez suscrito, pasa a ser el pacto de la sociedad canaria y, sin embargo, la ficha financiera... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional) elimina toda mención a las aportaciones a los esfuerzos del resto de las administraciones canarias, de la misma forma que elimina el esfuerzo del sector privado, y realmente no entendemos por qué. Y es que entendemos que todos los esfuerzos de las distintas administraciones, como del resto de los agentes, debe ir destinado a este objetivo principal, a la reactivación económica y social de Canarias, y parece razonable que con esa premisa la cuantificación de los medios que se encuentren, de todos los medios, se encuentren reflejados en dicha ficha financiera. Y por la manera que está planteado este plan, más que un plan de reactivación producto de este pacto, pues... para calcularlo, o sea, producto de un pacto de unidad de acción, parece que fuera exclusivamente un pacto del Gobierno de Canarias. Y entiendo que, aunque usted haya dicho lo contrario, ese no es, precisamente, el espíritu del plan. Y, consejera, entendemos que esto no es buena cosa para que a los canarios y canarias y para todos... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo).

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora González.

Señora consejera.

La señora CONSEJERA DE ECONOMÍA, CONOCIMIENTO Y EMPLEO (Máñez Rodríguez): Muchísimas gracias, presidente. Y muchísimas gracias, en general, por el tono de las distintas intervenciones.

Yo creo que, como se ha repetido hasta la saciedad, en circunstancias excepcionales es necesario respuestas también excepcionales, y ahí sin duda la unidad de respuesta, la capacidad de llegar a acuerdos, que no siempre es fácil, pero la voluntad y el ánimo de llegar a esos acuerdos, desde luego, la sociedad lo pone en valor.

Estaba escuchando al señor Enseñat, atentamente, como corresponde al respeto parlamentario y, aunque yo no soy muy amiga de chascarrillos, como diría mi compañero Julio Pérez, pero cuando le escuchaba decir lo de este Gobierno llega tarde, ponemos excusas... pues yo es que me venía a la cabeza la canción de Sabina Pongamos que hablo de Madrid. Entonces, como diría mi compañero Julio Pérez, perdón por el chascarrillo, pero la verdad es que este Gobierno lo que ha hecho desde el minuto uno es seguir las recomendaciones sanitarias, hacer una evaluación permanente de la pandemia y, a partir de ahí, ir tomando las medidas que sean necesarias.

Decía, también, que las medidas que he puesto en marcha las he hecho con presupuesto 2020. Claro, ¿con qué otro presupuesto, si no, iba a hacerlo? Es lo que tengo disponible para operar. Pero lo que sí hemos hecho es, con esos presupuestos que no eran para el COVID, dar respuesta la COVID. Ayer se publicó en el boletín una medida novedosa, que no estaba prevista en los presupuestos y que lo hemos hecho, además, pensando en las necesidades que se nos vienen, porque van a cambiar muchas cosas tras esta pandemia.

Hemos puesto en marcha la primera línea de transformación digital para nuestras pymes, que es un reto fundamental que tiene que adaptar y adoptar nuestro tejido productivo, porque está en línea con esos fondos europeos que vienen, que nos marcan la línea hacia la transformación digital, la transición ecológica, la sostenibilidad, porque una de las bonhomías que tiene el plan de reactivación es que no solamente está pensando en las medidas del impacto inmediato, sino que Canarias no puede quedarse atrás de los procesos de transformación que se están produciendo en este contexto, que se están acelerando, lo hemos visto con el teletrabajo, algo que parecía extraño a nuestro modelo productivo y como se ha acelerado esa necesidad y esa realidad.

Y en eso es en lo que está esta consejería, pensando también en las medidas que tenemos que adoptar para que nuestro tejido productivo, al que le hemos inyectado ya más de 70 millones de euros, no se quede atrás de estos procesos. Desde luego, los test, que mi compañera Yaiza Castilla lleva peleando e insistiendo y trabajando intensamente durante todo este tiempo, son importantes, confiamos en el acuerdo al que se pueda llegar en el consejo de ministros europeos para establecer esos corredores seguros, pero volvemos al origen de esta comparecencia: seguridad sanitaria, si no hay seguridad sanitaria, por muchos corredores seguros que tengamos, la demanda turística no se va a recuperar. Son fundamentales y son importantes que tengamos esos corredores seguros para recuperar esa demanda y en un momento clave como la temporada alta turística que empieza ahora en Canarias.

Pero para que eso opere, lo primero sigue siendo recuperar la seguridad sanitaria, el control de la pandemia y, por eso, en la primera trinchera de esta reactivación social y económica está la Consejería de Sanidad y así va a estar, desde luego, durante todo este tiempo. Las grandes medidas, los grandes colchones, es que a diferencia de la crisis anterior, el Gobierno de España, y aquí nadie lo discute, sindicatos, patronales, lo dicen a todos los niveles, a nivel nacional, lo dicen aquí, los ERTE y los ICO han sido las grandes medidas que han evitado, y en el caso de Canarias han sido fundamentales, por el peso del turismo y el efecto arrastre, han evitado que nuestra economía no cayese como un castillo de naipes y tuviésemos una quiebra social y económica sin precedentes. Llegamos a tener 231000 trabajadores en ERTE, tenemos en estos momentos unos 83000, lo cual también evidencia la flexibilidad de los ERTE, que ha permitido, según se reactivado algo, insuficientemente, evidentemente, la economía, hayan podido salir trabajadores de los ERTE en función de las necesidades del tejido productivo. Ha salvado a las empresas y ha salvado a los trabajadores con garantías como que no se consuma la prestación.

Por cierto, la rebaja del 70% al 50% en las prestaciones de los ERTE fue fruto de la reforma laboral del Partido Popular que lo rebajó al 50%, y estoy convencida que en la mesa de diálogo social que está operando, porque es ahí donde se tiene que producir el acuerdo, esta cuestión parece que ya está resuelta y que hay acuerdo para que se mantenga en el 70% y se mantenga el contador a cero.

Los créditos ICO, 23754 empresas en Canarias se han beneficiado de los ICO, 3600 millones de euros. Aquí hemos puesto Avalcanarias, también, para completar y reforzar el esfuerzo de los créditos ICO. Eso es lo que está salvando y manteniendo y ahora toca reactivar, reactivar con un plan que yo creo que lo que hemos hecho es un ejercicio de transparencia, lo que suponen los ERTE en Canarias que estaban cuantificados en los anteriores millones que se ponían van a seguir llegando, y los créditos ICO, lo que hemos hecho es poner, evidenciar, transparentar el esfuerzo que el Gobierno de Canarias a lo largo de estos años prevé poner en marcha para reactivar la economía, pensando en los retos futuros también, transformación digital, la economía circular, la economía azul, porque... lo de los huevos en la misma cesta, ¿no? Es importante el turismo, lo seguirá siendo, el turismo puede ser también un elemento de... (Corte del sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo) actividades y demanda, estamos viendo cómo a nivel mundial el turismo se está transformando, también, en procesos que tienen que ver con la transformación digital e incorporando nuevos modelos de negocio que, si se incorporan, van a generar economía en otros sectores de actividad vinculada a la innovación, al conocimiento, y que van a incrementar esa diversificación.

Y esa es la apuesta que queremos hacer, no nos conformamos con volver solamente al tiempo pre-COVID, queremos que cuando salgamos de esta crisis estemos en unas mejores condiciones, a ser posible, nuestras empresas, nuestro tejido productivo, trabajadores y trabajadoras para que estemos mejor posicionados, con una economía más sostenible, más resiliente y con más capacidades para afrontar las incertidumbres en las que nos movemos, es decir, no hay, salvo en los libros de historia, y yo estudié Historia, ahí sí que veíamos los efectos de las pandemias en la economía y en la sociedad, pero estudios de Economía recientes sobre el impacto de una...

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora consejera.

Más información
Otros formatos
Iniciativas tratadas
  • 10L/C/P-0468 Sobre Del Sr. consejero de Sanidad, sobre la relación entre seguridad sanitaria y prosperidad económica.


Parlamento de Canarias · C/Teobaldo Power, 7 · 38002 S/C de Tenerife · Mapa · Tel: 922 473 300 Fax: 922 473 400
Glosario de términos · Mapa de contenidos · Aviso Legal · Protección de datos personales