Diario de Sesiones 56/2020, de fecha 1/12/2020
Punto 24

10L/C/P-0539 COMPARECENCIA DE LA SEÑORA CONSEJERA DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES, CULTURA Y DEPORTES, SOBRE LA OBESIDAD INFANTIL Y PRÁCTICA DEPORTIVA, A PETICIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO NUEVA CANARIAS (NC).

El señor PRESIDENTE: Vamos a reanudar la sesión plenaria -buenas tardes, señorías- con la comparecencia de la consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, sobre la obesidad infantil y práctica deportiva, a petición del Grupo Parlamentario de Nueva Canarias.

Tiene la palabra el grupo proponente, señora Hernández.

Señorías, silencio, por favor.

Adelante.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Gracias, señor presidente.

Bueno, quisiera empezar diciendo que esta comparecencia perfectamente, la verdad que me hubiera gustado que estuviera el consejero de Sanidad, podía haberla presentado en el ámbito sanitario, pero finalmente decidí hacerlo en el ámbito educativo por el elemento que tiene el sistema educativo, la propia consejería, la familia y los propios profesores de influir de manera preventiva en los hábitos de vida en general y en el caso de la alimentación en particular.

Quisiera, en estos primeros minutos, dedicar un poco de tiempo a compartir un estudio promovido por el Ministerio de Consumo y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, un estudio del año 2019 sobre la alimentación, actividad física, desarrollo infantil y obesidad en España. El estudio recoge que la obesidad infantil es uno de los principales problemas de salud pública en Europa, que se asocia, junto con el sobrepeso, a numerosas complicaciones de salud en la edad adulta, como son la diabetes y las cardiopatías. Por este motivo la región europea de la OMS ya impulsó en el año 2006, después de una conferencia ministerial contra la obesidad, impulsó una iniciativa denominada de manera... con las siglas COSI que lo que busca es vigilar la obesidad infantil en todos los Estados, comparando en el tiempo y entre países para buscar no solo el mejor conocimiento del problema sino la evaluación de las políticas y las medidas que se llevan a cabo.

También la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, Aesan, a través del Observatorio de la Nutrición y de Estudio de la Obesidad, desarrolla la vigilancia de la obesidad infantil en el marco de la Estrategia NAOS para la nutrición, actividad física y prevención de la obesidad en el marco de los objetivos de desarrollo sostenible de 2030. Este estudio, que mencionaba -o que menciono- analiza factores como hábitos alimentarios de la población infantil, práctica de actividad física de la infancia, hábitos de sueño y las características socioeconómicas de la familia. Y la verdad que revela conclusiones importantes a tener en cuenta a la hora de diseñar políticas para prevenir este problema de salud.

Por una parte, habla de que en el año 2019 la prevalencia de sobrepeso fue el 23,3 y la de obesidad del 17,3. Segregado por sexo, este sobrepeso es significativamente más prevalente en niñas en un 24,7 frente a un 21,9 de niños; y la obesidad, incluida la obesidad severa, es significativamente mayor en niños. Por edad, en los niños la frecuencia de sobrepeso es mayor en los de 9 años y la obesidad en los de 7, 8 y 9 respecto a grupos de menor edad; en niñas no hay diferencias por edad. Y, por último, el 69,1 % de los progenitores de escolares con exceso de peso consideran que el peso de sus hijos es normal.

Como decía también, en cuanto a hábitos alimentarios, actividad física y sueño habla de que las familias declaran que el 80,6 de los escolares desayunan solamente un vaso de leche o zumo o que los escolares con obesidad realizan menos actividad física, son más sedentarios y disponen de pantallas en su habitación con mayor frecuencia que el resto, duermen menos y la prevalencia de sobrepeso y obesidad es significativamente superior en los escolares de familias con menos nivel de ingresos con respecto a las de mayor nivel.

Bueno, si vamos a los datos canarios aún son más preocupantes, porque estos datos estadísticos se elevan. Las últimas cifras hablan de que casi la mitad de los niños canarios de entre 3 y 8 años padecen actualmente obesidad o sobrepeso, en concreto un 44,2 %, una cifra superior a la media del Estado, que se sitúa en torno al 40.

Ya los pediatras advierten de los problemas que tiene para la salud, tanto física como psicológica, del niño o niña este problema, y en la segunda intervención me extenderé un poco más en la línea de qué papel creemos que debe jugar la Consejería de Educación de manera transversal, como decía al principio, con el área sanitaria para prevenir e intervenir cuando ya la obesidad es una realidad, pero lo deseable evidentemente es trabajar la prevención.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Hernández.

Turno para el Gobierno, señora consejera.

Sí, adelante, señora consejera.

La señora CONSEJERA DE EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES, CULTURA Y DEPORTES (De Armas Rodríguez): Gracias, señor presidente. Muy buenas tardes, señorías.

La prevención de la obesidad en la población infantil y juvenil de Canarias constituye un objetivo y una prioridad para esta consejería. Se aborda de manera transversal -como usted bien decía, señoría-, sistemática y continuada en el tiempo en todos los centros educativos de Canarias. Es una actuación impulsada también desde la Red de Escuelas Promotoras de Salud.

La obesidad infantil sabemos que es una patología que llega ya, según todo lo que vemos, está considerada ya como una epidemia y así lo consideran muchísimos organismos internacionales.

La necesidad de implementar medidas y actuaciones integradas de carácter intersectorial en las que colaboren, además de las escuelas -que, por supuesto, tienen un papel fundamental-, otras instituciones y agentes sociosanitarios y educativos de la comunidad. Aquí, si me permite además hacer un paréntesis, nos preocupó muchísimo que durante la pandemia en el confinamiento -bueno, durante el confinamiento porque la pandemia sigue estando-, la situación de los niños y niñas que estaban cerrados en sus casas y, por lo tanto, ni siquiera podían jugar y hacer ejercicio. Y cuando regresaron a las escuelas es algo que nos tomamos en serio de manera que los profesores y profesoras insistieron en esta materia, en estos aspectos para que, precisamente, hicieran más ejercicios de la cuenta, por lo menos se pudieran mover más. De ahí también que en los recreos se siguieran a pesar, con mucho cuidado, aplicando todo lo que es el protocolo para que los niños corrieran, saltaran, hicieran todo lo que no podían haber hecho en el tema cuando estuvieron en el confinamiento.

Esta preocupación se ha traducido en la puesta en marcha de distintas iniciativas propias y en colaboración, como bien decía también su señoría, con la Consejería de Sanidad. También hay otros agentes sociocomunitarios y que tenemos los siguientes objetivos: dotar al profesorado de conocimientos, herramientas y estrategias orientadas a la prevención y la lucha contra la obesidad en la población infantil en las escuelas y las familias. Otro objetivo es minimizar, en la medida de lo posible, los efectos negativos de la obesidad sobre la salud de la población escolar mediante la práctica de hábitos y estilos de vida saludables; otro objetivo, fomentar la práctica de actividad física y deportiva en la población infantojuvenil; otro sería propiciar recreos y aulas activas que faciliten la práctica de la actividad física, que es a lo que yo me refería antes; concienciar sobre el uso abusivo de pantallas y sustancias y desarrollar acciones preventivas; y, el último objetivo, potenciar la vertiente nutricional, educativa y social en los comedores escolares. Para materializar esos objetivos se vienen desarrollando distintas iniciativas de distinta naturaleza, de carácter preventivo y de promoción de la salud, y voy a comentar algunas de ellas.

El Área de Salud Escolar y Estilos de Vida Saludables tiene incorporado el objetivo de promocionar los hábitos de vidas saludables en toda la comunidad educativa de Canarias a través de las líneas, de la sensibilización, de la información y de la formación. A través del Programa Escuela y Salud del área se trabaja en los hábitos y estilos de vida saludables que favorecen el desarrollo de la salud integral en la población infantojuvenil, además de la prevención de enfermedades derivadas de una inadecuada alimentación, la carencia de actividad física, el uso abusivo de pantalla, la inadecuada gestión de las emociones, con 509 centros educativos pertenecientes a la red canaria educativa InnovAS a través de su eje temático Promoción de la salud y educación emocional.

También en colaboración con otros organismos e instituciones vinculadas a la promoción de hábitos en la alimentación y educación física se destacan las siguientes iniciativas: Estudio Aladino. Este estudio de vigilancia del crecimiento, alimentación, actividad física, desarrollo infantil y obesidad se desarrolla bajo las directrices del Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Educación. El distintivo de sello de vida saludable, otra iniciativa también del ministerio, que pretende motivar a los centros educativos a que fomente el aprendizaje de la salud, la asunción de prácticas de vida saludables y la educación física y que permita un adecuado desarrollo personal y social a lo largo de la escolarización del alumnado. El Plan de frutas y hortalizas, pretende contribuir a una educación y alimentación equilibrada, variada y saludable y un fortalecimiento de los hábitos de alimentación adecuados; además, contribuye al bienestar físico y psicosocial del alumnado y las familias, consiste, esta iniciativa, en el reparto de frutas y hortalizas y la realización de unas medidas de acompañamiento. Se realiza esto en coordinación con la Consejería de Agricultura, de Ganadería y de Pesca del Gobierno de Canarias y en colaboración con la Consejería de Sanidad. Este plan va dirigido a todo el alumnado de educación infantil y de educación primaria y en el curso 2019-2020, de manera expresa, participaron 413 centros de toda Canarias. La iniciativa Alipa a través de este proyecto se fomenta la adquisición de hábitos saludables de acuerdo con los planteamientos de la Estrategia canaria Islas y Municipios Promotores de Salud y es una experiencia de carácter piloto, de la Dirección General de Salud. Siempre aparece, como ustedes verán, salud por medio, quiere decir, nunca o muy pocas veces Educación trabaja sola, siempre es en coordinación con Sanidad que además me parece que es la manera correcta de hacerlo. Esta experiencia piloto de la Dirección General de Salud Pública se desarrolló en el curso pasado con 41 centros educativos de toda Canarias y era para las etapas de Educación Primaria, 5.º y 6.º, y de Educación Secundaria para 1.º y 2.º.

Está también la Guía de comedores escolares. A través de este documento se pretende potenciar los comedores escolares como un servicio complementario de carácter educativo, social, saludable e inclusivo. Esto también lo hacemos en colaboración con la Consejería de Sanidad, o sea, la guía de los comedores las hacemos conjuntamente con ellos.

Km+salud, se trata de un proyecto orientado a la promoción de hábitos y estilos de vida saludables en los centros educativos de educación primaria, de tercero y de cuarto, a través de la práctica de la actividad física y se desarrolla en colaboración con la Dirección General de Salud también.

Engánchate al deporte es otra de las iniciativas, como veo que me queda poco tiempo las nombro y si alguno tiene interés especial pues luego se la comento. 100 % Salud Street Workout, otra, otra... iniciativa. Promoción de juegos y deportes autóctonos y tradicionales de Canarias, el (ininteligible), el Desenrédate, aquí tiene que ver con las nuevas tecnologías para que los niños se desenganchen y jueguen más en la calle y se muevan más que lo que es estar sentados continuamente delante de un ordenador. El proyecto Nino y Nina, que es un proyecto de carácter preventivo de promoción de la salud y esto (ininteligible) destinado a los niños de 3 a 6 años, que durante el confinamiento dio muy buen resultado y se promocionaba a través de la televisión canaria y si... y así en general entendiendo siempre que esto es un eje transversal.

Yo creo que hay materia, como puede ser esta de la alimentación y la higiene, por ejemplo, en todos los sentidos, que son ejes transversales que nunca se pueden dar como un tema concreto que se da en un trimestre... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional). Siempre un eje transversal que día a día se trabaja en las escuelas.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora consejera.

Bien, turno para los grupos no proponentes, Grupo Mixto.

La señora ESPINO RAMÍREZ: Gracias, presidente, señorías.

Quería, para empezar, agradecer a la señora Hernández que haya traído este asunto, porque yo creo que es un asunto muy importante y que a nuestro grupo parlamentario también le preocupa especialmente, teniendo en cuenta que la obesidad infantil es un factor clave para futuras enfermedades. Estamos hablando de enfermedades cardiovasculares, diabetes, respiratorias, incluso algún tipo de cáncer. Los últimos estudios realizados por el Gobierno de Canarias, hacía usted referencia a un estudio del ministerio, pero el último estudio realizado por el Gobierno de Canarias, del año 2015, con datos de 2013 y 2014 y la situación de sobrepeso y de obesidad infantil en Canarias ya era bastante superior con respecto a la media nacional.

Llevamos veinte años luchando en Canarias contra la obesidad infantil con diferentes programas, como ha explicado la consejera, que han puesto en marcha Gobiernos anteriores, que se han continuado con este Gobierno y lo que nos dicen los expertos es que apenas se han obtenido resultados, apenas se ha mejorado. Tenemos que plantearnos en qué estamos fallando para no conseguir el objetivo de reducir esas altas tasas de obesidad infantil y de sobrepeso en la población. Estamos hablando de una tasa de obesidad infantil, según los últimos datos, del 20 % de los niños y más de un 40 % en el caso del sobrepeso.

Por eso nosotros queremos plantear -y así lo hemos hecho mediante una enmienda a la Ley de Presupuestos de Canarias para el próximo año- que este Parlamento... que el Gobierno y este Parlamento aprobemos un plan contra la obesidad infantil. Hemos propuesto mediante una enmienda que el Gobierno de Canarias, tanto la consejería, trabajando de forma coordinada la Consejería de Sanidad con la de Educación, en el plazo de seis meses aprueben un plan que puedan traer a este Parlamento, que podamos participar todos con el objetivo de reducir las tasas de obesidad infantil y de sobrepeso entre los menores de 12 años. Un plan con cinco años vista y dotándolo del presupuesto necesario.

Creemos que tiene que ser la Consejería de Sanidad y la de Educación, pero también participando las consejerías de Derechos Sociales, de Agricultura, de Transición Ecológica, porque entendemos que esto también es una política transversal.

Programas hasta ahora se han hecho muchos y se siguen desarrollando muchos: programa Escuela y Salud, Ecocomedores, Desayunos escolares, Intervención para la prevención de la obesidad infantil, programa de consumo de fruta y verduras, Programa de familia y participación educativa... Todo eso está en marcha, pero no está dando los resultados que creo que a todos nos gustaría, así que yo les pediría a los grupos y, sobre todo, al Gobierno, que vea esa enmienda con buenos ojos, que la vea con cariño y con el objetivo que tenemos todos de reducir realmente esto, porque nos estamos jugando mucho: nos estamos jugando la salud de nuestros niños, de nuestros jóvenes... el deporte también es clave, lo que nos dicen los estudios es que los hábitos de vida sedentarios, cada vez más sedentarios, también están perjudicando mucho, así que lo que les pedimos es que tengan en cuenta.... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional). ¿Presidente...? Que tengan en cuenta esa iniciativa, porque nos estamos jugando mucho, como digo, la salud de nuestros niños, de nuestros jóvenes, y a medio-largo plazo la salud en general de toda la población de las islas.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Espino.

Turno para el Grupo Parlamentario de la Agrupación Socialista Gomera, señora Mendoza.

La señora MENDOZA RODRÍGUEZ: Gracias, presidente, buenas tardes, señorías, buenas tardes, señora consejera.

Bueno, señora consejera, los últimos datos que conocemos hablan por sí solos, además, es cierto que no logramos que las cifras mejoren. Señorías, estamos hablando de niños y niñas enfermos, porque la realidad es que la obesidad es una enfermedad. Hablar de obesidad infantil significa la aparición de muchísimas enfermedades como diabetes tipo 2, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, problemas respiratorios, además que desencadenan, a su vez, en problemas sociales muy duros.

Es cierto que incluso se asocia que a mayor pobreza mayor es la prevalencia de obesidad infantil debido al consumo de más productos procesados, pero no solo es por la mala alimentación, también se debe a un alto nivel de sedentarismo. La OMS recomienda un promedio de sesenta minutos de actividad física al día para los niños, para las niñas y para la gente joven, y las estadísticas estiman que 4 de cada 5 adolescentes no realizan la suficiente actividad física.

Por tanto, mala alimentación más poca actividad física es igual a enfermedad asegurada. Estamos obligados a cambiar esta fórmula si queremos tener una sociedad sana. Tan importante es saber comer como saber leer o saber escribir, es importante ser conscientes de que nuestro cuerpo es nuestro vehículo de vida y que estamos obligados, porque no podemos cambiarlo, estamos obligados a cuidarlo, y por tanto no podemos normalizar el sobrepeso, tan igual de mal es la delgadez extrema como la obesidad.

Y la realidad es que falta mucha educación alimentaria, hay que enseñar a comer adecuadamente, damos por hecho que lo hacemos bien y no lo podemos estar haciendo peor. E, insisto, en muchas ocasiones por desconocimiento absoluto.

Estamos obligados a inculcar hábitos saludables a la población infantil y a las familias, sobre todo porque si lo hacemos desde que son niños la tarea es mucho más sencilla, porque de adultos es muy difícil, muy difícil, cambiar hábitos que llevas realizando durante toda tu vida. Es una de las cosas más difíciles de cambiar del ser humano, toda persona que se haya sometido a un cambio alimenticio o simplemente se haya sometido a una dieta sabe lo difícil y lo complicado que es.

Señora consejera, en la legislatura pasada aprobamos una PNL, la 383, sobre los menús escolares, de forma que los menús de los comedores fueran supervisados y respondieran a una dieta sana y equilibrada. Y también aprobamos la PNL-435, en la que se instaba, entre otros aspectos, a estudiar la implantación de la tercera hora de educación física por semana en ESO y en Bachillerato y también una hora en FP... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia concede un tiempo adicional). Además de regular la venta y consumo de productos alimenticios en los centros de la ESO y Bachillerato.

Por tanto, finalizo, señora consejera, animándole, porque de verdad que consideramos que vale la pena, a continuar trabajando con los proyectos que ya están en marcha y también llevando a cabo nuevas medidas y actuaciones que nos ayuden a dar la vuelta a estas cifras.

Y, por supuesto, pues, la mejor forma es trabajar conjuntamente de la mano de Sanidad.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora Mendoza.

Turno para el Grupo Parlamentario de Sí Podemos Canarias.

Señor Déniz, tiene la palabra.

El señor DÉNIZ RAMÍREZ: Gracias, señor presidente. Señorías.

Bueno, yo lo que creo es que de esto se ha hablado bastante, pero me parece que centrar el problema en un problema individual no vamos a ningún lado. Que también es un problema individual, pero a mí me parece que lo fundamental aquí es que hay una serie de factores estructurales que están condicionando un estilo de vida absolutamente insufrible.

Entonces, hay factores estructurales que tienen que ver con nivel salarial, tienen que ver con pobreza, con nivel cultural, con nivel de estudios, etcétera, etcétera, y esto, efectivamente, es una pandemia. Antes de que existiera esta pandemia del coronavirus estaba la otra pandemia, la obesidad. Por lo tanto, hay factores estructurales que yo entiendo que desde la política tenemos que actuar ahí, tenemos que actuar, tenemos que actuar en la pobreza, tenemos que actuar en la justicia y en la igualdad social, en elevar el nivel cultural de la población. Y, efectivamente, aquí también hay una tradición, la dieta canaria, también, que se ha abandonado, evidentemente, pero por un estilo de vida estresante, por los ritmos e intensificación del capitalismo salvaje este en el que estamos inmersos, por un consumismo que, además, tiene en la oferta gastronómica una cantidad de azúcares impresionante. Entonces, me parece a mí que nosotros tenemos que actuar ahí.

En la legislatura pasada hubo un acuerdo muy interesante que este diputado aplaudió del Partido Popular con la industria alimentaria española, por el cual había un compromiso con el cual la industria alimentaria se comprometía a reducir en porcentajes de hasta el 10 y el 15 % la cantidad de azúcares y de grasas saturadas en los alimentos, porque el problema que tenemos es que la oferta que tenemos en los supermercados, en las tiendas, donde sea, es una alimentación -por decirlo de alguna manera- engañosa, y estamos sometidos a una publicidad absolutamente engañosa. Por ejemplo, la gente cree que los yogures son naturales, ¡mentira!; la gente cree que los refrescos son saludables, ¡mentira!; o los jugos son naturales, ¡mentira! Eso es una cantidad de enfermedad tremenda, pero es la oferta que tenemos. Entonces, a mí me parece que hay que atacar ese problema.

Por ejemplo, desde la política yo entiendo, por ejemplo, que se está haciendo algo positivo, yo creo que la política de comedores escolares, por lo menos en la escuela pública, que es la que conozco, funciona perfectamente, perfectamente, porque las dietas son razonadas y, además, hay un equipo de gente en la consejería, de Agricultura también, no solamente en el programa de Ecocomedores, sino también esto están influyendo en las demás dietas, que es importante.

Pero aquí tenemos otra serie de problemas, por ejemplo, usted hablaba antes de la calle. La calle la hemos perdido como espacio público, la calle está secuestrada por los vehículos, ¿o es que no fuimos niños nosotros también y nos criamos en la calle? Claro, para los que tenemos una edad. Entonces, hay un desajuste en el balance energético que ingerimos y el que gastamos, evidentemente, porque antes nosotros lo gastábamos absolutamente todo y más, pero, claro, ahora tenemos una serie de problemas. Entonces, el problema es hay que atacar a lo global y es el estilo de vida en el que nos hemos metido, el consumismo exageradísimo. Por lo tanto, a mí me parece que sí, el ámbito sanitario, pero el ámbito sanitario no deja de ser tampoco un parche, lo que se pueda de hacer de la familia no deja de ser un parche también, aunque creo que también que en las familias... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional). También el factor de concienciación que tengan las familias con respecto a la educación de los hijos, porque, claro, lo que no podemos nosotros tampoco es aplaudir que en determinadas familias estén enfermando los chiquillos, creen que los están alimentando y lo que están haciendo es enfermándolos. Pero, claro, aquí tenemos otra serie de problemas y es que la alimentación sana es muchísimo más cara, más del doble, que la alimentación basura, es que ese es el problema que tenemos.

Entonces, creo que hay que atajar el problema de raíz, es complicado, pero es que estamos metidos en una espiral de rutina que yo creo que nos lleva a la enfermedad. Y, efectivamente, tenemos muchas enfermedades por la obesidad infantil.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor Déniz.

Turno para el Grupo Parlamentario Popular, señor Ponce, adelante.

El señor PONCE GONZÁLEZ: Gracias, señor presidente. Buenas tardes.

Bueno, yo también quiero agradecer a la señora Hernández que haya traído esta propuesta. Ella comentaba que podía hacer desde el ámbito sanitario, pero yo creo que es interesante hacerlo desde el ámbito educativo, al final estamos hablando de prevención.

En ese sentido, la verdad que mis antecesores han comentado muchas cosas interesantes, han hablado de los efectos nocivos sobre la salud del sobrepeso, para no insistir más en esto yo creo que queda claro. La propia OMS ya en el año 2014 creó la comisión de lucha contra la obesidad infantil reconociendo este problema y dada su progresión en los últimos diez años y los estudios de prevalencia en Canarias, los estudios Aladino, indican que, efectivamente, es un problema de salud pública importantísimo en Canarias, la necesidad de revertir esta tendencia es prioritaria. Canarias sufre la mayor tasa de obesidad infantil de los últimos tiempos y, según un informe elaborado por Diecónomis junto con expertos españoles, es evidente que Canarias supera la media de España y de la OCDE. Los datos de Canarias son característicos de países en vías de desarrollo, esto es muy grave y hay que destacarlo, y no de países desarrollados como nos corresponde. Niños con 12 años padecen de diabetes, padecen de hipertensión, padecen del colesterol, padecen de asma bronquial, padecen de apnea del sueño y esto es un tema, efectivamente, de primer orden. El sedentarismo infantil también se va acrecentando por el desmesurado abuso de los móviles, de las tabletas, de los videojuegos, se pasan horas absortos sentados en el sillón frente a la pantalla y, además, son pocos los niños que si les entra hambre delante de la consola se comen una manzana o beben agua, frente a las bebidas azucaradas o los snack salados.

Efectivamente, nosotros, desde el Partido Popular, insistimos en que hay que adelantarse al problema con estrategias activas de prevención de la obesidad infantil, romper mitos como aquello de que un niño gordito es más saludable y, efectivamente, comer alimentos sin valor nutritivo es realmente desnutrición, no es una nutrición correcta.

Además, el COVID, efectivamente, ha ayudado al aumento de la obesidad infantil, en este sentido, un estudio publicado recientemente estima que hasta un 5 % de la población infantil ha subido de peso. En este sentido, desde el punto de vista de las medidas nutricionales, más allá de las medidas que ha presentado la señora consejera a nivel deportivo, todo lo que sean dietas ricas y variadas y bajas en grasas animales, comer varias veces al día, incluso en menor cantidad de alimentos, evitar todo lo que son el sedentarismo, la promoción de la publicidad y de las campañas de concienciación, también los padres, el papel de los padres en todo esto a la hora de incentivar este tipo de dietas en casa con nuestros hijos e, incluso, a incentivarles a preparar alimentos y dietas saludables. Y evitar en los colegios, por último, todas las máquinas tipo vending, tipo snacks, bebidas azucaradas son medidas que, efectivamente, como puede ser en un plan que, como ha comentado la compañera de Ciudadanos, podría ser muy interesante... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional). Invitamos a la Consejería de Educación, conjuntamente con la de Sanidad, a que desde los colegios se pongan todas estas medidas en marcha porque es verdad que es una..., es otra pandemia, como bien comenta el señor Déniz, de Podemos, que tenemos aquí en Canarias, además de la del COVID.

Muchísimas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Ponce.

Turno para el Grupo Parlamentario Nacionalista, señor Bravo de Laguna.

El señor BRAVO DE LAGUNA CABRERA (desde su escaño): Gracias, señor presidente.

Bueno, yo creo que, efectivamente, es una comparecencia necesaria, que evidentemente es transversal, está la educación, está sanidad -lamentar, desde ese punto de vista, que no haya podido asistir el señor consejero, pero estoy seguro que usted le trasladará lo que aquí estamos hablando-. Y, bueno, se han dicho muchas cosas en las cuales es muy difícil no estar de acuerdo prácticamente con el cien por cien, yo creo que casi todos tenemos claro un poco la lectura que se hace de esta situación, más allá de que después las medidas, pues, parece que no están dando grandes resultados. Hombre, siempre se puede ver el vaso medio lleno y pensar que a lo mejor sin determinados programas y medidas llevadas a cabo en los últimos años el porcentaje de niños con sobrepeso u obesidad sería aún mayor, pero está claro que los números no son nada buenos, para el conjunto de España a nivel mundial y especialmente para Canarias a nivel nacional.

Pero si estas medidas no están siendo eficaces, pues tendremos que tomar más. Decía anteriormente una compañera o portavoz de su grupo que tan importante es aprender a leer y a escribir como aprender a comer; bien, pues ¿cuántas horas se dedican, lectivas, a aprender a leer y a escribir y cuántas a que los niños aprendan a comer? Pues ahí estamos un poco dando una de las claves de por qué; sí, decimos que es importante pero después la realidad es que no ocupamos el tiempo suficiente para que los niños aprendan desde pequeños a comer bien.

Y, como decía el otro día en la PNL del Partido Popular, también enseñar a los padres, que son los principales actores en esta cuestión. Los principales protagonistas de una mala alimentación de los hijos son los padres y, por tanto, si los padres no tienen una mínima formación... Y ahí no entra solamente el ámbito educativo, sino también el sanitario, debe haber una atención nutricional en la salud pública que sepa enseñar a los padres cómo deben alimentar a sus hijos, porque, al final, si el padre te lleva al restaurante o al sitio de comida rápida -por no nombrar ninguna marca- o te da bollería industrial y refrescos poco más o menos que pa desayunar pues, hombre, tenemos un problema que por muchos planes que ustedes hagan pues no se va a solventar.

De todas formas, en este tema yo siempre veo un poco de hipocresía general, porque, claro, con el tema de las apuestas "hay que prohibirlo porque (ininteligible) tal, tal, tal", me parece muy bien que se prohíba porque está afectando a los menores, pues ¿qué pasa?, ¿por qué no prohibimos que puedan comprar bollería o que puedan beber refresco o determinados alimentos que les puede matar, directamente les puede matar o causar daños irreparables? ¿Por qué no lo hacemos? Porque hay mucha hipocresía. Esa es la realidad. Y yo creo que debemos salir de ese bucle de esa hipocresía, dejar de buenas palabras y tomar medidas reales, ser valientes y, por supuesto, que es parte del título de la comparecencia, fomentar el deporte, también más horas de deporte en la escuela, que hay demasiadas pocas.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señor diputado.

Turno para el Grupo Parlamentario Socialista, señora González.

La señora GONZÁLEZ VEGA: Gracias, presidente. Buenas tardes, señorías, señora consejera.

Yo, en primer lugar, también agradecer a la proponente de esta comparecencia que haya puesto el foco en este problema grave que tenemos con los menores en Canarias.

Señorías, casi la mitad de los menores canarios entre 3 y 8 años padecen actualmente obesidad o sobrepeso, en concreto el 44,2 %, una cifra superior a la media nacional, que se sitúa en el 40 % según un estudio nutricional de la población española publicado por la Sociedad Española de Cardiología.

Según la Organización Mundial de la Salud el número de niños y niñas que padecen obesidad en todo el mundo se ha multiplicado por diez en la última década, de tal forma que más de cuarenta y dos millones de menores de 5 años tienen obesidad o sobrepeso a nivel global, de ahí que se califique -efectivamente, como se ha comentado aquí esta tarde- de una epidemia mundial.

El sobrepeso y la obesidad son enfermedades que están relacionadas con un exceso de grasa corporal debido a la ingesta irregular de calorías y a su deficiente gasto. En este sentido, se considera que la obesidad y el sobrepeso infantil se deben principalmente al sedentarismo y al descenso de la actividad física entre los más pequeños, que pasan más tiempo delante de las pantallas, de tablets, de ordenadores, de videojuegos y no haciendo ejercicio o jugando en los parques

La obesidad es un verdadero riesgo para la salud en la infancia, ya que genera otras patologías como el colesterol, la diabetes, problemas cardiovasculares, entre otros. Además, el haber sufrido obesidad en la infancia incrementa las posibilidades de padecerla también en la edad adulta, por lo que implica también un mayor riesgo de sufrir enfermedades.

Por otro lado, la crisis sanitaria ha supuesto para los menores que no hayan podido practicar deporte o jugar al aire libre, por lo que es fundamental que, una vez finalizadas las restricciones de movilidad, los menores practiquen actividades que fortalezcan su capacidad aeróbica, además de potenciar su musculatura, su estructura ósea, como mínimo tres veces por semana.

Desde el Grupo Socialista consideramos que prevenir la obesidad en la población infantil y juvenil debe ser una prioridad en la acción del Gobierno, y debe abordarse de forma transversal en nuestros centros educativos para lo que hay que incrementar los recursos y las acciones. Y aplaudimos que la Consejería de Educación se esté preocupando y ocupando de implementar medidas de carácter preventivo y de promoción de la salud a través de los distintos programas que se están desarrollando y en coordinación con otras instituciones y agentes sanitarios y educativos que suman más de una decena de proyectos dirigidos al alumnado del... (Corte de sonido producido por el sistema automático de cómputo del tiempo. La Presidencia le concede un tiempo adicional).

Y, para terminar, también celebramos que se estén impulsando iniciativas para paliar el impacto físico y psicosocial que el confinamiento ha tenido en los hábitos de los niños, niñas y jóvenes de Canarias.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora González.

Turno para el grupo proponente, señora Hernández.

Adelante.

La señora HERNÁNDEZ JORGE: Se ha mencionado referencias a la OMS y precisamente la OMS nos advertía de que la epidemia de la obesidad podría anular muchos de los beneficios sanitarios que han contribuido al aumento de la longevidad en el mundo.

Yo estoy totalmente de acuerdo con lo que se ha expuesto, yo creo que hay una evidencia científica a través de los estudios que se han mencionado que avalan la afirmación de que estamos ante un problema de salud comunitaria, como bien (ininteligible) decía, y también de salud individual grave, y además que los adultos tenemos la responsabilidad y la obligación de proteger a la infancia.

La realidad, y se ha dicho hoy aquí, es que todos esos proyectos y programas que estamos desarrollando no logran revertir los datos. Y, por tanto, como decía un eminente científico, no podemos pretender resultados distintos si seguimos haciendo las cosas de la misma manera.

Por tanto, mi primera apreciación es que tenemos que revisar los programas y los proyectos que estamos desarrollando, porque los datos siguen siendo tremendamente preocupantes. Si esto lo trasladáramos a cualquier otro dato de protección de la infancia y de la familia, ¿cómo le llamaríamos al hecho de que hay niños y niñas que tienen un exceso de peso, de sobrepeso, que les está abocando a tener enfermedades, presentes o futuras, cardiacas o de otro tipo de enfermedades? Pensaríamos que está habiendo un nivel de desprotección de ese menor. Porque el niño no es consciente de que cuando ingiere un alimento que está en la nevera de su casa está perjudicando su salud, pero sus padres sí debieran ser conscientes.

Y ahora entramos en qué podemos hacer desde los poderes públicos para, primero, generar conciencia comunitaria e individual del problema de salud. Me llamó poderosamente la atención, yo no sé si a ustedes, que casi el 70 % de los progenitores con niños con sobrepeso no percibieran que sus hijos tenían sobrepeso. Eso es un problema grave. Quiere decir que hay mucho trabajo por hacer desde el ámbito sanitario. Yo creo que el ámbito de atención primaria los pediatras tienen que tener un papel mucho más incisivo en esta materia. Yo tengo un pediatra de mis hijos que, bueno, le hacía el cuestionario a los niños de lo que comían sin que pudiéramos hablar los padres, para saber exactamente si comían Nocilla... Bueno, no debo nombrar ninguna marca. Es decir, yo creo que los pediatras tienen mucho margen y las pediatras de actuación para, primero, hacer ver a la familia y a los padres que estamos ante un problema serio y que igual que se les recomienda las vacunas o de alguna manera se influye en los padres para que puedan proporcionar las mejores condiciones de salud al niño, lo tenemos que hacer con el tema alimentario. Ahí mi primera propuesta. Tenemos que intensificar el trabajo con el ámbito sanitario, con atención primaria e incorporar en el trabajo diario de pediatría una mayor insistencia. Porque no nos está saliendo bien, puesto que los datos siguen siendo absolutamente desalentadores.

Y luego, ¿qué podemos hacer desde el ámbito de la escuela? Conozco, por razones profesionales, muy bien las escuelas promotoras de salud, y son una línea de trabajo muy interesante que hay que insistir en ella.

Comparto con quienes lo han dicho, tenemos que potenciar el deporte escolar. Porque el deporte es salud, porque el deporte nos ayuda a controlar el peso. Y, por tanto, debemos darle un mayor protagonismo al deporte en la escuela, en el marco del horario lectivo, evidentemente. Tenemos que abrir las canchas en los horarios de tarde de los centros educativos. El COVID ha puesto una zancadilla más a algo que era una asignatura pendiente, porque muchas veces los centros educativos tienen una tentación a cerrar sus espacios en horario de tarde, y yo creo que eso hay que cambiarlo, abriendo los espacios deportivos de los centros a la práctica deportiva en horario de tarde.

Evidentemente hay que trabajar por una educación... fomentar una educación en hábitos sanos alimentarios, pero también promover o luchar contra el sedentarismo. Hoy por hoy el mayor enemigo de la movilidad de los niños y niñas son las tablets, los móviles, las tecnologías. Y ahí hay un trabajo importante que podemos hacer desde la escuela para prevenir el abuso de las tecnologías de la información y de la comunicación, que generan, también, además de otros problemas de adicciones, como sabemos, generan un problema de obesidad.

Por tanto, yo creo que tenemos que trabajar de manera más transversal, tenemos que revisar los planes y proyectos que tenemos en marcha, porque resulta que algunos igual ya no están siendo efectivos y poner en marchar otros nuevos. Esto, además, es un elemento que yo sinceramente creo que no requiere una gran inversión, lo que requiere es de mucha coordinación y de estrategias consensuadas y compartidas, es decir de que haya especialistas del ámbito sanitario, del ámbito educativo, del ámbito de derechos sociales, el ámbito de la Dirección General de la Infancia y la Familia, sobre todo cuando el estudio nos advierte de que en las familias con pocos recursos hay más riesgo de padecer esta problemática, y no solo por falta de recursos económicos para comprar alimentos frescos o alimentos de kilómetro cero, que, efectivamente, la cesta... es mucho más barato comprar un bollycao que una pieza de fruta, efectivamente, ese es un problema, pero no solo es ese el problema, también es educacional, de conciencia, de sensibilización hacia las familias. Por tanto, insistir en un trabajo coordinado, transversal, donde especialistas de las diferentes áreas... Se nombraba antes también por la portavoz de Ciudadanos, y me parece tremendamente oportuno, el área de Agricultura, que mucho puede aportar en una alimentación sana y equilibrada. Tenemos la dieta mediterránea, la dieta canaria es una dieta sana y también, evidentemente, pues el área de lucha contra el cambio climático porque, al final, a poco que ahondemos, veremos que caminar más y llevar una dieta de kilómetro cero también resulta que descarboniza o contribuye a descarbonizar el planeta. Con lo cual, ese trabajo transversal tiene que formar parte de una nueva línea o estrategia de trabajo para lucha contra la obesidad infantil en Canarias.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Hernández.

Turno para el Grupo... perdón, para el Gobierno. Turno de cierre.

La señora consejera de EDUCACIÓN, UNIVERSIDADES, CULTURA Y DEPORTES (De Armas Rodríguez): Gracias, señor presidente.

Me da mucha alegría saber que todos los grupos parlamentarios de esta Cámara estamos con la preocupación y con el acuerdo de que esto hay que cambiarlo. Desde luego, todos también hemos visto lo difícil que esto resulta, ¿no?, y de ahí la importancia que tiene la coordinación, como bien decía la última interviniente, con Sanidad, con Derechos Sociales, con Educación, evidentemente, con Agricultura...

Nosotros, como saben, una de las iniciativas son los ecocomedores, que cada día tienen más número de centros implicados donde, efectivamente, se cuida mucho lo del kilómetro cero y, además, cómo repercute también en los agricultores de la zona. O sea, cuando las cosas se hacen bien, cuando una cosa es buena, normalmente no es para un solo... no solamente tiene un servicio sino normalmente afecta a otras áreas. En el caso de los ecocomedores, como digo, no solamente atiende a la salud, el tema de la obesidad, por supuesto, sino también la economía de los agricultores de la zona.

Es complicado, evidentemente, pero yo creo que no podemos tirar la toalla ni mucho menos. Y antes preguntábamos o hemos dicho todos que en Canarias, de manera clara, tenemos más niños obesos y niñas que en el resto de España, ¿no? Tiene mucho que ver, evidentemente, con la pobreza, entiendo yo. Porque, como bien decían sus señorías, y yo también lo digo, los productos más baratos son los menos saludables y por lo tanto tiene mucho que ver una cosa con la otra, ¿no?

Planteaba la diputada de ASG que habían planteado en su día una iniciativa, una PNL aquí, para solicitar una hora más de deporte en horario escolar. Mire, yo creo que ahora estamos en un buen momento, porque la ley que se está tramitando, la Lomloe, permite una cierta autonomía de las autonomías para modificar el currículum y completarlo con asignaturas propias de cada comunidad. Podría ser interesante dar una vuelta a este asunto y quizás convendría que una de esas horas fuera, precisamente, para actividad física en horario lectivo. Podría ser... me parece a mí que podría ser interesante esto que plantea.

Luego hay otras cosas, evidentemente, que influyen. Como digo, la pobreza es fundamental, el consumismo, que también se ha hablado aquí, claramente, yo creo que tenemos que empezar a consumir de otra manera, y cuando digo consumir de otra manera es en general, no solamente lo que comemos, no solamente el medio ambiente, cómo nos relacionamos con nosotros mismos, hay un cambio importante que hacer en la sociedad y, desde luego, la escuela tiene un papel fundamental en la prevención de todo este tipo de cosas, ¿no?

Yo creo que deberíamos, o deberíamos, en este caso, esta consejería o este Gobierno, hacer una revisión de los planes que se están llevando a cabo, yo creo que la mayor parte de ellos tienen sus resultados, yo creo que pueden ser positivos, pero, bueno, sería conveniente revisarlos, ver si podemos añadir alguna más y, desde luego, lo del plan, que también muchos de ustedes han manifestado como una salida, me parece oportuno. Y también estoy de acuerdo con la representante de Nueva Canarias que quizás no sea un tema de dinero, sino de coordinación de todas estas áreas que tienen que ver con un plan serio para la obesidad infantil.

Por lo tanto, mi compromiso para empezar a estudiar, para ver este plan conjunto, lo tienen. Yo creo que es necesario que todos lo asumamos como propio para que esto salga para adelante, aquí no cabe un tema partidario, ni mucho menos, sino una preocupación conjunta, que es que nuestros niños y niñas estén sanos y puedan seguir avanzando. Ya digo que entiendo que es algo complejo, que no depende solo de lo que comen, que depende del conocimiento que tengan los padres.

Y hay una figura, yo creo, o una herramienta que a veces utilizamos poco, pero que es interesante. Yo me acuerdo hace muchos años, que fui a una convención de pedagogía a un país donde se trabaja mucho con las familias, y tenían un programa específico de la televisión pública donde se trabajaba la alimentación. Yo creo que por ahí podríamos también ayudar a esas familias que a lo mejor no lo hacen, no porque no puedan -que la mayor parte no pueden-, sino muchos porque no saben la importancia que tiene lo que comen sus hijos para su salud. Por lo tanto, yo creo que en este plan podríamos mirar todo este tipo de cosas y empezar a trabajar de una manera seria contra esta pandemia, hoy reconocida, como es la obesidad infantil.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señora consejera.

Damos por finalizadas, por hoy, las comparecencias en pleno. Recuerden que tenemos varias comparecencias en la mañana de mañana en relación con la consejera de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud.